Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 6 – VICTORIA EN EL DESIERTO – PARA EL 6 DE FEBRERO DE 2016

11 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


 

“La Tentación del Señor” Eric Armusik (1973-) Pensilvana, USA


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Los pensamientos plasmados en el comentario de Escuela Sabática para Maestros (la letra café) no representan una postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Este es el pensamiento de  un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversiales, ni polémicos y evitamos los temas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Esperamos que le sea de ayuda a usted, si no lo es sencillamente descártela.


 

Lección 6: Para el 6 de febrero de 2016

VICTORIA EN EL DESIERTO

Sábado 30 de enero______________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 1:20-23; Juan 9:39; Mateo 3:7-12; 4:1-10; Deuteronomio 34:1-4; Apocalipsis 21:10.

PARA MEMORIZAR:
 “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Luc. 19:10).

“CUANDO SATANÁS SUPO que existiría enemistad entre él y la mujer, y entre su simiente y la simiente de ella, se dio cuenta de que su obra de depravación de la naturaleza humana sería interrumpida […]. Sin embargo, cuando el plan de redención se dio a conocer, Satanás se regocijó con sus ángeles al pensar que, por haber causado la caída del hombre, podía ahora hacer descender al Hijo de Dios de su elevada posición. Satanás declaró que hasta la fecha sus planes habían tenido éxito en la Tierra y que, cuando Cristo tomase la naturaleza humana, él también podría ser vencido, y así se evitaría la redención de la raza caída” (PP 51, 52).

Esta semana, al considerar las tentaciones en el desierto, podremos ver en esa batalla, claramente revelada en la Biblia, el Gran Conflicto entre Cristo y Satanás. Este había reclamado al mundo como suyo y Cristo vino para reconquistarlo. Y en el centro de este reclamo estaba el plan de salvación. No habiendo podido matar a Jesús después de su nacimiento, Satanás trató otra forma de sabotear la redención de la raza humana. Vemos este desarrollo en el desierto de la tentación.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La Majestad del cielo, mientras se ocupaba de su misión, se dedicaba frecuentemente y sinceramente a la oración. No siempre visitaba el monte de los Olivos pues sus discípulos conocían su refugio favorito, y a menudo lo seguían. Elegía la quietud de la noche cuando no sería interrumpido. Jesús podía sanar a los enfermos y levantar a los muertos. El mismo era una fuente de bendición y fuerza. Mandaba aun a las tempestades, y ellas le obedecían. No había sido mancillado por la corrupción, ni tocado por el pecado; sin embargo oraba, y a menudo lo hacía con profundo llanto y lágrimas. Oraba por sus discípulos y por sí mismo, identificándose así con nuestras necesidades, nuestras debilidades y nuestros fracasos, que son tan característicos de nuestra condición humana. Pedía con poder, sin poseer las pasiones de nuestra naturaleza humana caída, pero provisto de debilidades similares, tentado en todo según nuestra semejanza. Jesús sufrió una agonía que requería ayuda y apoyo de su Padre (Testimonios para la iglesia, {2TI} t. 2, p. 451).

Cristo vino a poner la salvación al alcance de todos. Sobre la cruz del Calvario pagó el precio infinito de la redención de un mundo perdido. Su abnegación y sacrificio propio, su labor altruísta, su humillación, sobre todo la ofrenda de su vida, atestiguan la profundidad de su amor por el hombre caído. Vino a esta tierra a buscar y salvar a los perdidos. Su misión estaba destinada a los pecadores: de todo grado, de toda lengua y nación. Pagó el precio para rescatarlos a todos y conseguir que se le uniesen y simpatizasen con él. Los que más yerran, los más pecaminosos, no fueron pasados por alto; sus labores estaban especialmente dedicadas a aquellos que más necesitaban la salvación que él había venido a ofrecer. Cuanto mayores eran sus necesidades de reforma, más profundo era el interés de él, mayor su simpatía, y más fervientes sus labores. Su gran corazón lleno de amor se conmovió hasta sus profundidades en favor de aquellos cuya condición era más desesperada, de aquellos que más necesitaban su gracia transformadora.

En la parábola de la oveja perdida se representa el maravilloso amor de Cristo por los que yerran, los vagabundos. No prefiere quedar con aquellos que aceptan su salvación, otorgándoles todos sus esfuerzos y recibiendo su gratitud y amor. El verdadero pastor abandona el rebaño que le ama, y va al desierto, soporta penurias y arrostra peligros y muerte, a fin de buscar y salvar la oveja que se extravió del redil, y que va a perecer si no se la trae de vuelta. Cuando después de diligente búsqueda halla a la oveja perdida, el pastor, aunque cansado, dolorido y hambriento, no deja que esa oveja débil le siga ni la arrea, sino que la recoge en sus brazos, y poniéndola sobre sus hombros, la lleva al redil. Luego invita a sus vecinos a regocijarse con él por haber recobrado la oveja perdida (Joyas de los testimonios, {2JT} t. 2, p. 246).

40


Domingo 31 de enero // Lección 6____________________________

EMANUEL AL RESCATE

Lee Mateo 1:20 al 23. ¿Cuál es la importancia del nombre dado a Jesús: “Emanuel”?

20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. 21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,[a] porque él salvará a su pueblo de sus pecados. 22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: 23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, m que traducido es: Dios con nosotros. Mateo 1

¿Por qué vino Jesús a esta Tierra para “estar con nosotros”?

Primero, vino para restaurar el dominio que Adán había perdido (Rom. 5:12, 15). Captamos una vislumbre del aspecto real de Jesús (teniendo dominio) cuando inspiró a las multitudes (cinco mil quisieron coronarlo rey) y cuando los niños le cantaron hosannas (una forma de alabanza dirigida a uno que salvaría a la gente de sus enemigos). Vemos su poder sobre su creación humana, como su capacidad de restaurar a hombres quebrantados otra vez en seres integrales (por ejemplo, el hombre que nació ciego y la mujer que tuvo hemorragias por doce años). También se manifestó su poder sobre la naturaleza cuando calmó la tormenta, y les dijo al viento y a las olas que se quedaran quietos.

Segundo, vino para traer juicio y destruir las obras del diablo (Juan 9:39; 1 Juan 3:8). ¿Cuán a menudo nos preguntamos por qué el mal prospera? Jesús trata con la injusticia y nos asegura que el fin está a la vista. Cristo fue reconocido por los demonios como teniendo poder sobre ellos; a menudo gritaban su verdadera identidad, algunas veces antes de que Jesús estuviera listo para revelarla. Dio paz a personas poseídas por el demonio, y les restauró su salud mental cuando otros huían llenos de temor.

Tercero, Jesús vino al mundo para buscar y salvar a los perdidos (Luc. 19:10) y para quitarles sus pecados (Juan 1:29). Fue hecho como uno de nosotros, para poder ser nuestro fiel Sumo Sacerdote y restaurarnos para Dios (Heb. 2:7). “Tratar con el pecado, salvar a los humanos del pecado, darles gracia, perdón, justificación y glorificación: todo esto fue el propósito del único pacto desde el principio, ahora cumplido en Cristo Jesús”.–N. T. Wright, Justification: God’s plan and Paul’s Vision (ed. Kindle), posición 1.462-1.463.

Finalmente, Jesús vino a mostrarnos cómo es Dios, para revelar a nosotros –y al universo que nos contempla– cuál es su verdadero carácter (Juan 14:9)

¿De qué forma estas razones pueden y deben fortalecer nuestra vida mientras esperamos la venida de Cristo y al caminar con Dios?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

En el nacimiento de Jesús hay dos personas que están perplejas: uno de ellos es José y la otra es María.

Vamos a estudiar primeramente la perplejidad de José: María estaba embarazada y él lo descubrió. El libro de Lucas capítulo 1, dice que el ángel Gabriel se le pareció a María y le dio la nueva de que ella quedaría embarazada; esto quiere decir que a la hora que María recibió el anuncio no estaba embarazada y aún era virgen, y así se mantuvo virgen, hasta el nacimiento de Jesús: 31 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. María se mantuvo virgen en todo el embarazo de Jesús, ella perdió su virginidad en el parto de Jesús; para todos aquellos que creen que María no tuvo nada que ver sexualmente con José, la Biblia dice lo opuesto: 25 Y no la conoció hasta que parió á su hijo primogénito: y llamó su nombre JESUS. Dicho en otras palabras, José tuvo relaciones con María, hasta después del nacimiento de Jesús.

¿Cuántos meses de embarazo tenía María cuando José se dio cuenta? Posiblemente tres meses; Si leemos detenidamente el libro de Lucas, allí dice que después que ángel le informó a María de su embarazo, también le informó que su prima Elizabeth estaba embarazada y ya tenía 6 meses de embarazo; eso quiere decir que el primo de Jesús, Juan el Bautista; solamente era 6 meses mayor que Jesús, la Biblia dice: 39 En aquellos días, levantándose María, fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá; 40 y entró en casa de Zacarías, y saludó a Elisabeth. Lucas 1 continua diciendo en el versículo 56: 56 Y se quedó María con ella como tres meses; después se volvió a su casa.

Con éste texto de Lucas fácilmente llegamos a la conclusión de dos asuntos muy importantes; el primero es que José se dio cuenta del embarazo de María, hasta el tercer mes, cuando ella regresó de su estadía con Elisabeth; y el segundo es que no fue María quien le contó a José de su embarazo. Si María se lo hubiera dicho, ella también le hubiera explicado la aparición del ángel, y José no hubiera estado pensando como romper el compromiso matrimonial que tenía con María, sin hacerle daño a ella.

Interesantemente el ángel se le apareció a María cuando ella estaba despierta, pero a José se le apareció cuando estaba dormido.

En el caso de María se esperaba de ella fe para creer, pero también se necesitaba su consentimiento para aceptar; por eso era necesario que ella estuviera despierta. Pero en el caso de José no, el sueño era suficiente. Nos pasa a los humanos que creemos mas fácilmente las cosas que ya fueron hechas por el poder de Dios, que las cosas que van a acontecer; esa es la naturaleza humana, siempre en contra de la naturaleza divina.

“José, hijo de David: es el saludo que el ángel le da a José; en éste saludo el ángel le está recordando a José de su linaje, linaje de reyes y de grandes, le está recordando la promesa del Mesías, le está recordando que Aquel que pudo convertir al hijo de un pastor en un rey, también podía convertir al hijo de un carpintero en un rey

21 Y parirá un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará á su pueblo de sus pecados.

El nombre Josué es Hebreo; el nombre Jesús es griego; El nombre Josué significa “Jehová es mi Salvador”; el nombre Jesús significa “Salvador”

¿Cuál es la diferencia entre los nombres “Jesús”, “Cristo” y  “Jesucristo”?

El nombre Jesús es el nombre personal que usó “Jesús” como ser humano aquí en la tierra.

El origen de éste nombre se inicia con la orden que le da el ángel Gabriel a José; esto lo encontramos en Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados. A través de este nombre Jesús es conocido por sus contemporáneos, es decir por la gente de su pueblo, de su tiempo, sus amigos, sus vecinos, etc.; este nombre sencillamente identificaba a Jesús como: “Jesús el hijo de José el carpintero.” 

CRISTO: La palabra Cristo viene de la palabra griega “JRISTOS”, y la palabra “JRISTOS” fue tomada de la palabra hebrea “MASHIAJ”

La palabra “MASHIAJ” es la misma palabra que en español es traducida como “MESÍAS” La palabra “MASHIAJ” significa “UNGIDO”. Por lo tanto si a Jesús se le llama “MESÍAS” ó se le llama Jesús el “CRISTO” se le está llamando Jesús “EL UNGIDO”

LA PALABRA CRISTO (JRITOS) Y MESÍAS (MESHIAJ) SIGNIFICA UNGIDO

En el Antiguo Testamento se UNGÍAN, algunas personas que tenían que desempeñar cargos extremadamente importantes, ó personas que eran consagrados para servicios especiales ó servicios sagrados; y entre ellos estaban: El Sumo Sacerdote, un profeta y un rey. A éstas personas se les daba el nombre de  “MASHIAJ” ó “MESÍAS” ó “UNGIDOS”

En las profecías mesiánicas la palabra “MESÍAS” fue tomada específicamente para aplicársela al Redentor del mundo; quién tenía que desarrollar los tres trabajos ó representar los tres títulos de un UNGIDO que son: Profeta, Sumo-Sacerdote y Rey.

Profeta: Vino a éste mundo a representar ó hablar por el Padre a los Hombres.

Sumo-Sacerdote: Vino a éste mundo a interceder por el hombre ante Dios a través de su muerte en la cruz, y ascendió al cielo para representar a los hombres frente al Padre.

Rey: A todo el que le acepta como Rey, se le es prometido una ciudadanía perfecta, en santidad y armonía por la eternidad.

Jesús es el “Ungido de Dios”  18-El Espíritu del Señor reposó sobre mí: por lo cual me ha consagrado con su unción divina, y me ha enviado a evangelizar a los pobres, a curar a los que tienen el corazón contrito, 19-a anunciar libertad a los cautivos y a los ciegos vista, a soltar a los que están oprimidos, a promulgar el año de la misericordia del Señor o del jubileo, y el día de la retribución.  Lucas 4  Torres-Amat

El problema del judío fue que aceptaron a Jesús como el hijo de José el carpintero, pero no pudieron aceptar a Jesús como EL UNGIDO, EL CRISTO o EL MESÍAS de Dios para nuestra redención.

Es por eso que Mateo comienza muy elocuentemente dando el linaje familiar de Jesús, ya que las profecías sostenían que el MESÍAS ó UNGIDO ó CRISTO tenía que descender de Abraham; padre de la nación hebrea; así como también tenía que descender de David; fundador del linaje real en la nación hebrea. Mateo presenta la evidencia necesaria de que Jesús cumple con las condiciones de ser descendiente de estos dos importantes e ilustres personajes; Abraham el padre de la fe hebraica y David fundador del linaje real hebreo.

JESUCRISTO ó JESÚS EL CRISTO

Cuando se unen estos dos nombres se está haciendo una de las confesiones de fe mas sublimes del universo; sencillamente se esta diciendo: Creo que Jesús el hijo de José y María, es también “El CRISTO DE DIOS”, que vino a este mundo para salvarme de mis pecados; él es mi Salvador, mi Sumo-Sacerdote y mi Rey.

Ahora vamos con la perplejidad de María:

María estaba perpleja y turbada ante la presencia del ángel Gabriel. El ángel Gabriel se ha hecho presente en la tierra, cuando hay obras especiales para ser hechas ó mensajes especiales para ser entregados, y aquí no podía faltar, estaba anunciando al Salvador del mundo.

María recibe , probablemente el saludo mas venerable y honroso que un humano haya podido recibir de un ser celestial: “Y entrando el ángel, le dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres.” Lucas 1: 24 

Posiblemente en su mente se formularon muchas preguntas: ¿Que significa éste saludo?; ¿Que tengo que ver en ser más favorecida y bendita entre todas las mujeres?; ¿Lo que estoy viendo es cierto?; ¿Es éste un ángel de Dios?; Tenemos que recordar, que según la historia, no era usual que en el pueblo judío, un hombre saludara a una mujer, mas que eso, era en contra de la ley judaica que un hombre hiciera un saludo a una mujer, no importando la manera ó la forma del saludo, y esto incluía aún a los mismos esposos. Por lo tanto María pudo haber estado muy inquieta con el significado de ese saludo, especialmente cuando Gabriel uso ese lenguaje tan especial, saludándola como favorecida de Dios y bendita entre todas las mujeres.

María tuvo que ser calmada, para poder asimilar el mensaje que el ángel tenía para ella. De todas las debilidades que los humanos tenemos, el miedo es una de las peores de ellas, el miedo hace cobarde al corazón, y un corazón aterrorizado no puede captar ningún mensaje, aunque éste sea divino. Todos aquellos que hemos sido favorecidos por Dios, no tenemos que ceder al destructor e inquietante miedo.

Vamos a estudiar, el error que cometió San Agustín al traducir la Biblia Bulgata Latina, cuando uso la expresión “LLENA ERES DE GRACIA” en vez de usar la expresión “MUY FAVORECIDA”

“ave gratia plena, Salve, llena de gracia.”-versión Bulgata Latina original

llena eres de gracia, El Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres” – versión Bulgata Latina

… muy favorecida!, El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.”-versión Reina Valera Gómez

Aquí encontramos una discrepancia en la traducción bíblica del idioma griego al latín. El nuevo testamento fue escrito originalmente en el idioma griego; así como Martín Lutero dedicó tiempo para traducir la Biblia al idioma alemán, San Jerónimo, en el siglo IV hizo lo mismo traduciendo la Biblia al idioma latín. Pero en éste texto particularmente de Lucas 1: 28, San Jerónimo comete un error al traducir “llena eres de gracia” en vez de traducir “salve, muy favorecida”

(otra palabra para dar a entender la palabra “salve” es “gozo,” ó en éste caso “gozosa”)

ENTENDIENDO LA PALABRA GRIEGA “PLARAS KARITOS”:

La frase “llena eres de gracia” en el idioma griego es “PLARAS KARITOS” y aparece solo dos veces en el Nuevo Testamento, en una ocasión se usa para Cristo y en la otra ocasión se usa para Esteban; pero no es la expresión que se usa en el saludo que el ángel Gabriel le dio a María:

“Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia (plaras karitos) y de verdad,”  Juan 1:14

“Esteban, lleno de gracia (plaras karitos) y poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.” Hechos 6:8

Las palabras “muy favorecida” ó “grandemente favorecida” en el idioma griego es “KEXARITOMENA” que se traduce como: “muy favorecida” ó “aceptada”

Esta palabra la encontramos dos veces en la Biblia, una de ellas es en Efesios 1: 6 y dice: “para alabanza de la gloria de su gracia, en la cual nos hizo aceptos en el Amado,”

Y la segunda vez que se usa es en el saludo que el ángel le da a María en Lucas 1: 30:

Estas son algunas versiones Bíblicas que traducen directamente del griego, sin usar la versión de la Bulgata Latina

LBLA Y entrando el ángel, le dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres.

JBS Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Gozo hallas, amada! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.

NTV Gabriel se le apareció y dijo: «¡Saludos, mujer favorecida! ¡El Señor está contigo!».

NVI El ángel se acercó a ella y le dijo: —¡Te saludo, tú que has recibido el favor de Dios! El Señor está contigo.

PDT El ángel entró al lugar donde estaba la joven y le dijo: —¡Hola! El Señor está contigo y quiere bendecirte.

BLP El ángel entró en el lugar donde estaba María y le dijo: — Alégrate, favorecida de Dios. El Señor está contigo.

TLA El ángel entró a donde estaba María, la saludó y le dijo: —¡Dios te ha bendecido de manera especial! El Señor está contigo.

Todas las demás versiones de la Biblia en español que son traducidas de la Bulgata Latina dice: “Salve, llena eres de gracia”

Por lo tanto descubrimos el error que cometió San Agustin al usar las palabras equivocada en la traducción de la Bulgata Latina, hay que recordar que de la Bulgata Latina se derivan las mayorías de las versiones bíblicas que tenemos en Español.

¿Porqué es importante saber la diferencia entre “llena eres de gracia” y “muy favorecida”?

Por que de la frase “llena eres de gracia” la iglesia católica ha creado ciertas dogmas ó doctrinas que ha hecho mucho daño y ha creado mucha confusión a millones de cristianos; entre ellas podemos mencionar las dos más predominantes como son: La de la redención sin pecado; y la concepción sin pecado, comúnmente conocida como; “La Inmaculada concepción”

La “inmaculada concepción” es la dogma que sostiene que desde el mismo momento en que María quedó embarazada, su vida fue puesta en santidad completa, en otras palabras desde la concepción, María nunca volvió a pecar. De acuerdo al Catecismo de la Iglesia Católica, par 722: dice -en ella- “reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente” queriendo decir que Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo, han hecho de María su residencia, ella es aún mas grande que cada uno de ellos, ya que abarca a las tres personas de la trinidad, por lo tanto ella es merecedora de alabanza y adoración, además ellos enseñan, que ella tiene el poder de interceder por los humanos en el cielo, atributo que solo le pertenece a Cristo.

La dogma de la “inmaculada concepción” fue proclamada por el papa Pío IX en 1845 y dice: “…la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda la mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano (CIC, par. 491).”

“De la descendencia de Eva, Dios eligió a la virgen María para ser la madre de su Hijo. Ella, “llena de gracia“, es “el fruto excelente de la redención” (SC 103)”; “desde el primer instante de su concepción, fue totalmente preservada de la mancha del pecado original y permaneció pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida. (CIC, par. 508).”

En ésta doctrina, ellos enseñan que debido a la santidad que consiguió en la concepción, ella es digna de alabanza y gloria, lo mismo que Dios es Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

No hay ninguna duda que María fue muy especial, fue escogida y se le encomendó la noble y delicada tarea de crecer al Salvador del mundo en ésta tierra; por eso el ángel la saluda y le dice: “Bendita tu entre las mujeres”, pero Dios nos compara a todos nosotros con María y también nos llama “benditos”:

“27-Y aconteció que diciendo estas cosas, una mujer de la compañía, levantando la voz, le dijo: Bienaventurado el vientre que te trajo, y los pechos que mamaste. 28-Y él dijo: Antes al contrario bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.” Lucas 11

Usted y yo que hemos creído y guardamos la palabra de Dios, compartimos esa misma felicidad, dicha, y bendición que tuvo María cuando dio a luz, amamantó y creció al hijo de Dios. María es madre de Jesús hombre, pero no es madre de Dios.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Por su vida y su muerte, Cristo logró aun más que restaurar lo que el pecado había arruinado. Era el propósito de Satanás conseguir una eterna separación entre Dios y el hombre; pero en Cristo llegamos a estar más íntimamente unidos a Dios que si nunca hubiésemos pecado. Al tomar nuestra naturaleza, el Salvador se vinculó con la humanidad por un vínculo que nunca se ha de romper. A través de las edades eternas, queda ligado con nosotros. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito.” Lo dió no sólo para que llevase nuestros pecados y muriese como sacrificio nuestro; lo dió a la especie caída. Para asegurarnos los beneficios de su inmutable consejo de paz, Dios dió a su Hijo unigénito para que llegase a ser miembro de la familia humana, y retuviese para siempre su naturaleza humana. Tal es la garantía de que Dios cumplirá su promesa. “Un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro.” Dios adoptó la naturaleza humana en la persona de su Hijo, y la llevó al más alto cielo. Es “el Hijo del hombre” quien comparte el trono del universo. Es “el Hijo del hombre” cuyo nombre será llamado: “Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.” El YO SOY es el Mediador entre Dios y la humanidad, que pone su mano sobre ambos. El que es “santo, inocente, limpio, apartado de los pecadores,” no se avergüenza de llamarnos hermanos. En Cristo, la familia de la tierra y la familia del cielo están ligadas. Cristo glorificado es nuestro hermano. El cielo está incorporado en la humanidad, y la humanidad, envuelta en el seno del Amor Infinito (El Deseado de todas las gentes, {DTG} p. 17).

¿Quién es Cristo? Es el Hijo unigénito del Dios viviente. Es, en su relación con el Padre, como una palabra que expresa el pensamiento: como un pensamiento hecho audible. Cristo es la Palabra de Dios. Cristo dijo a Felipe: “El que me ha visto, ha visto al Padre”. Sus palabras eran el eco de las de Dios. Cristo era la semejanza de Dios, el resplandor de su gloria, la misma imagen de su persona.

Como un ser personal, Dios se ha revelado a sí mismo por medio de su Hijo. Jesús, el resplandor de la gloria del Padre, “la imagen misma de su sustancia”, fue hallado en la tierra en forma de hombre. Vino al mundo como un Salvador personal. Ascendió a lo alto como un Salvador personal. Intercede en las cortes celestiales como un Salvador personal. Ante el trono de Dios ministra en nuestro favor “uno semejante al Hijo del hombre” (Apocalipsis 1:13) (Hijos e hijas de Dios, {HHD} p. 23).

¿Qué constituye el esplendor del cielo? ¿En qué consistirá la felicidad de los redimidos? Cristo es todo en todo. Ellos contemplarán con arrobamiento inenarrable al Cordero de Dios. Derramarán sus cantos de gratitud, alabanza y adoración, a Aquel a quien han amado y adorado aquí. Ese canto lo aprendieron y comenzaron a cantarlo en la tierra. Aprendieron a poner su confianza en Jesús mientras formaban sus caracteres para el cielo. Sus corazones estuvieron a tono con su voluntad aquí. Su gozo en Cristo será proporcionado al amor y la confianza que han aprendido a poner en él aquí. …

Dios debe estar siempre en nuestros pensamientos. Debemos conversar con él mientras andamos por el camino, y mientras nuestras manos están dedicadas al trabajo. En todos los propósitos y las realizaciones de la vida, debemos preguntar: ¿qué desea el Señor que yo haga? ¿Cómo puedo agradar al que dió su vida en rescate por mí? Así podemos andar con Dios, como anduvo el Enoc de antaño; y puede ser nuestro el testimonio que él recibió: que agradó a Dios (Nuestra elevada vocación, {NEV} p. 63).

41


Lección 6 // Lunes 1o de febrero_____________________________

EL BAUTISMO DE JESÚS

La aparición de Juan el Bautista debió de haber despertado excitación por toda la región. Aquí había alguien que se parecía al profeta Elías (Mat. 3:4; 2 Rey. 1:8). Era la primera voz profética que el pueblo oía después de cuatrocientos años. Dios nunca había guardado silencio por tanto tiempo. Ahora él hablaba al pueblo otra vez. Obviamente, algo importante estaba por suceder.

Lee Mateo 3:7 al 12. En su presentación del Mesías, ¿por qué relacionaría Juan temas del juicio: la ira por venir (vers. 7), el hacha puesta a la raíz de los árboles (vers. 10), limpiar completamente la era (vers. 12) y quemar la paja en el fuego que no se apaga (vers. 12)?

Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: !!Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. 10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego. 11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. 12 Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. Mateo 3

La gente pensaba que vivía en los últimos días. Vieron a Juan venir del desierto y animarlos a pasar por las aguas del Jordán mediante el bautismo. Esto era como un nuevo Éxodo, y mojarse (en vez de ir por el lecho seco del río) era necesario para la purificación y la preparación para la nueva Tierra Prometida. La mayoría de la gente pensaba que el Mesías les daría una victoria sobre los romanos y los introduciría en el reino eterno de Dios mencionado por los profetas.

Pero ni Juan ni Jesús estaban dirigiendo un movimiento político; era un evento de salvación. La explicación de Lucas acerca de lo que hacía Juan es una cita de Isaías, que describe la forma en que Dios prepararía el camino para que volvieran los exiliados a la Tierra Prometida (Luc. 3:3-6). Jeremías explicó la razón de ese camino especial: hacerlo transitable para los más vulnerables de la sociedad –los ciegos, los cojos, las embarazadas, las madres con niños pequeños– y para que todos los demás que desearan regresar a la Tierra Prometida pudieran hacerlo (Jer. 31:7-9). No es extraño que la gente acudiera en masa a Juan; se había encendido su esperanza de llegar a estar listos para el gran día de Dios, que pronto vendría sobre ellos.

Sin embargo, el Mesías vino de una manera que la mayoría no esperaba; se había predicho, pero no entendieron el significado de las Escrituras (Luc. 24:25-27).

Las personas fieles tenían conceptos equivocados acerca de la naturaleza de la primera venida del Señor. ¿De qué modo los fieles en los últimos días podrían evitar conceptos erróneos acerca de la naturaleza de su segunda venida?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Juan el bautista aparece en una etapa de decadencia de la nación de Judía, eso era tanto para el gobierno como para la iglesia. El reino se mantuvo unido hasta la muerte de Herodes el Grande, pero después de la muerte de Herodes, Judea se dividido y en vez de un solo rey, habían muchos tetrarcas ó gobernadores, reinando cada uno de ellos en pequeñas parcelas de tierra, por permiso y gracia del emperador romano.

La gloria antigua de las monarquías de Israel, solo hacían que este tiempo en que vivió Juan el Bautista, se viera aun mas empobrecido y deprimente. El reinado Judío necesitaba ser resucitado, o ser reemplazado, por un mejor rey. Un líder nacional nunca había sido necesitado con tanta urgencia como en esos días, la época se mostraba perfecta para subir al trono a un rey que en verdad representara la grandeza del imperio Judío.

La religión judía, también estaba en decadencia, encontramos a dos sumos sacerdotes, en vez de uno solo; Anas y Caifas.

Anas había sido puesto como sacerdote por el imperio romano, pero también el mismo imperio romano lo había depuesto por su mal proceder, ahora su yerno Caifas había sido elegido, y el era el nuevo sumo-sacerdote. Según la historia Caifas solo servia como un títere de Anas, era Anas quien dominaba los asuntos religioso-políticos por medio de su yerno. Una reforma era completamente necesaria también en la iglesia, era la hora perfecta, y felizmente el hombre para ésta reforma estaba disponible.

Lucas menciona las palabras de la profecía de Isaías 40: Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane. Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.

Juan tenia un trabajo gigante que hacer, preparando el camino al Mesías, el camino tenia que ser enderezado, los valles tenían que ser alzado o rellenados, las montanas tenían que ser bajadas o desbastadas, lo torcido tenia que ser enderezado y todo lo áspero tenia que ser allanado.

Esto no era un esfuerzo material, sino espiritual, la reforma no consistía en arreglar un camino o una ciudad para la venida de Jesucristo, el esfuerzo consistía en arreglar la espiritualidad de una nación. Esta reforma no se haría por la fuerza, sino a través de la palabra y la predicación. Isaías 40 representa los caracteres de los hombres y la gran necesidad de ser reformados: Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane. Los valles representan a los deprimidos y desesperados de este mundo, ellos necesitaban ser levantados moralmente para poder recibir y disfrutar de las buenas nuevas de salvación; las montañas representan a los orgullosos y exaltados, ellos necesitaban ser bajado a la humildad necesaria para poder recibir y aceptar al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo; los torcidos representa a todos aquellos sumidos en la concupiscencia y la profundidad del pecado, necesitaban experimentar la necesidad de un Salvador; los ásperos son aquellos que son toscos y grosero de naturaleza, quienes necesitaban ser suavizados y apaciguados para poder comprender y entender al Príncipe de Paz . Todas estas clases de personas serían alcanzadas por la predicación de Juan, para que pudieran comprender la salvación a través del Mesías.

¿Cómo prepararía Juan a esta generación para Jesús? “predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón de pecados” Ahora encontramos a Juan eliminando un rito del pueblo de Israel e instituyendo un nuevo rito, éste nuevo rito no solo era para el pueblo de Israel, sino para todo el mundo.

La circuncisión era un rito que todo varón judío tenía que experimentar, sin éste rito no era reconocido como judío, ni tampoco era reconocido como parte del pueblo de Dios. Este rito estaba terminando precisamente con la predicación de Juan, el enseñaba el bautismo no solamente para los gentiles, sino también para el mundo judío.

El bautismo era el nuevo símbolo ó rito para todo aquel que desea ser parte del pueblo de Dios y seguidor de Jesús. Mas tarde encontramos a Jesucristo aboliendo el rito de la pascua del mundo judío y estableciendo un nuevo rito el cual es la santa cena, Cristo abolió la pascua por que así lo enseñó a través de su ejemplo en la “santa cena” y también la abolió por su muerte en la cruz; el Cordero de Dios fue inmolado para remisión de pecados.

El evangelio de Juan era muy simple y práctico, de seguro no era un evangelio de reconciliación, ni tampoco un evangelio suavizador. A pesar de todo; fue un evangelio de mucho éxito, esto lo comprueban todos aquellos que se acercaban a preguntar a Juan lo que se necesitaba hacer; entre ellos estaban la gente común, los publicanos y los soldados. Las respuestas para ellos fueron: compartir, no robar, no extorsionar, no calumniar, y ser conformes.

Jesucristo no tenía pecados para confesar a la hora de su bautismo, pero en su bautismo mantenía la comunión con su Padre. El Padre y el Espíritu Santo se hicieron presentes, en ese momento solemne de la vida de Jesucristo.

Es muy importante recalcar que la Biblia explica que en tres ocasiones diferentes Dios habló desde el cielo, testificando acerca de su Hijo; y esto siempre sucedió cuando Jesús oraba ó acabada de orar.

29 Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente. 30 Y he aquí dos varones que hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías; 31 quienes aparecieron rodeados de gloria, y hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén. 32 Y Pedro y los que estaban con él estaban rendidos de sueño; mas permaneciendo despiertos, vieron la gloria de Jesús, y a los dos varones que estaban con él. 33 Y sucedió que apartándose ellos de él, Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, una para Moisés, y una para Elías; no sabiendo lo que decía. 34 Mientras él decía esto, vino una nube que los cubrió; y tuvieron temor al entrar en la nube. 35 Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd. Lucas 9

27 Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora. 28 Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez. 29 Y la multitud que estaba allí, y había oído la voz, decía que había sido un trueno. Otros decían: Un ángel le ha hablado. Juan 12

Hay muchas conjeturas acerca del porqué del bautismo de Jesús; entre las preguntas que se hacen, es que si Jesús no cometió pecado: ¿porqué se tenía que bautizar?

Esta son algunas de la razones que las religiones del mundo nos ofrecen como sugerencias:

1-Para santificar las aguas; hay muchas religiones que creen que con el bautismo de Jesús, toda agua que se usen para un bautismo en el futuro ó para asuntos espirituales en el futuro, están completamente benditas, por que Jesús las bendijo con su bautismo; de ésta idea nace la famosa “agua bendita”

2-Otras religiones creen que el bautismo de Cristo fue vicario: es decir se tenia que bautizar por que el era la cabeza de la iglesia;

3-Otros creen que era para consagración para su ministerio

4-Y otros creen que el bautismo de Cristo fue un acto de su gran humildad.

Jesús se bautizó por dos razones fundamentales;

La primera es para darnos el ejemplo

La segunda es por causa de aquellos que en la vida no lo pudieron hacer.

Un ejemplo de esto, es el ladrón en la cruz.

Dicho sea de paso, la paloma que bajo del cielo en el bautismo de Jesús, no fue una paloma como las que nosotros conocemos, esa es la primera vez que se logra contemplar una paloma así, y posiblemente la última vez;

Cuando estuvo en la orilla del Jordán, elevó una plegaria como el cielo jamás había escuchado. Su oración penetró las tinieblas que lo rodeaban y alcanzó las alturas de los cielos. Los cielos se abrieron y el Espíritu Santo, bajo el aspecto de una paloma de oro bruñido, descendió sobre él y de los labios del Infinito se escucharon estas palabras: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo contentamiento”. No hemos alcanzado a comprender la dimensión de este mensaje. “Nos hizo aceptos en el Amado”. {CT 211.5 (El Cristo Triunfante)} ¿Se ha dado cuenta que hay muchos cuadros religiosos que pintan a una paloma de oro descendiendo sobre Jesús cuando él se estaba bautizando? Bueno, imagínese, ellos no estaban lejos de la verdad.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Juan el Bautista, en su vida en el desierto, fue enseñado de Dios. El estudiaba las revelaciones de Dios en la naturaleza. Bajo la dirección del espíritu divino, estudiaba los rollos de los profetas. De día y de noche, Cristo era su estudio, su meditación, hasta que su mente, su corazón y su alma quedaron llenos de la gloriosa visión. El miraba al Rey en su hermosura, y perdía de vista al yo. Contemplaba la majestad de la santidad, y se reconocía ineficiente e indigno. Debía declarar el mensaje de Dios. Había de subsistir en el poder y justicia de Dios. Estaba listo para ir como mensajero del cielo, sin temor de lo humano, porque había considerado lo divino (Conflicto y valor, {CV} p. 272).

La voz de Juan resonó como una trompeta. Su comisión era: “Anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado” (Isaías 58:1). No había recibido educación en las escuelas humanas. Dios y la naturaleza habían sido sus maestros. En la tarea de preparar el camino para el advenimiento de Cristo se necesitaba a uno que fuera tan valiente como para hacer oír su voz al igual que los profetas de la antigüedad, y amonestar a la nación degenerada para que se arrepintiera (Mensajes selectos, {2MS} t. 2, p. 168).

Pero el pueblo de Dios no se extraviará. Las enseñanzas del falso Cristo no están de acuerdo con las Sagradas Escrituras. Su bendición va dirigida a los que adoran la bestia y su imagen, precisamente aquellos sobre quienes dice la Biblia que la ira de Dios será derramada sin mezcla…

Sólo los que hayan estudiado diligentemente las Escrituras y hayan recibido el amor de la verdad en sus corazones, serán protegidos de los poderosos engaños que cautivarán al mundo. Merced al testimonio bíblico descubrirán al engañador bajo su disfraz. El tiempo de prueba llegará para todos. Por medio de la criba de la tentación se reconocerá a los verdaderos cristianos. ¿Se sienten los hijos de Dios actualmente bastante firmes en la Palabra divina para no ceder al testimonio de sus sentidos? ¿Se atendrán ellos en semejante crisis a la Biblia y a la Biblia sola? Si ello le resulta posible, Satanás les impedirá que logren la preparación necesaria para estar firmes en aquel día. Dispondrá las cosas de modo que el camino les esté obstruído; los aturdirá con bienes terrenales, les hará llevar una carga pesada y abrumadora para que sus corazones se sientan recargados con los cuidados de esta vida y que el día de la prueba los sorprenda como ladrón (El conflicto de los siglos, {CS}, p. 683).

42


Martes 2 de febrero // Lección 6_____________________________

PIEDRAS EN PAN

Lee Mateo 4:1 al 3. ¿Qué sucede aquí, y por qué? ¿De qué modo se desarrolla el Gran Conflicto?

1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Mateo 4

“Cuando Jesús fue llevado al desierto para ser tentado, fue llevado por el Espíritu de Dios. Él no invitó a la tentación. Fue al desierto para estar solo, para contemplar su misión y su obra. Por el ayuno y la oración, debía fortalecerse para andar en la senda manchada de sangre que iba a recorrer. Pero, Satanás sabía que el Salvador había ido al desierto, y pensó que esa era la mejor ocasión para atacarlo” (DTG 89).

Hay semejanzas dramáticas entre el informe de las tentaciones de Jesús y las experiencias de los israelitas en su peregrinación después del Éxodo. Después de pasar por el agua, Jesús fue al desierto, donde no comió nada y fue probado durante cuarenta días. En forma similar, los israelitas pasaron por el agua (el mar Rojo), entraron al desierto donde no había pan, y estuvieron allí por cuarenta años. Lee esto en Deuteronomio 8:2 y 3.

Mateo dice que, después de cuarenta días, Jesús tuvo hambre (Mat. 4:2). Entonces, alguien aparece con un consejo “servicial” (como con Job). Esta no era la primera vez que Satanás llegaba para “ayudar” a alguien en crisis. Zacarías 3 registra la historia de un sumo sacerdote en tiempos de la reconstrucción de Jerusalén después del exilio babilónico. Al estar ante Dios en visión, alguien apareció a su derecha. El amigo de más confianza solía estar parado a la derecha para proteger y guardar contra cualquier posible atacante. Pero, quien estaba a la derecha en Zacarías 3 era el “acusador”, pretendiendo ser un amigo de confianza.

Lo mismo le sucedió a Jesús en el desierto. El que vino para “ayudar” se descubrió a sí mismo cuando dijo: “Si eres hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan” (Mat. 4:3). Un ángel de Dios no habría tenido dudas acerca de la divinidad de Jesús.

Nota además cómo la respuesta de Jesús (Mat. 4:4) es una cita vinculada al Éxodo: “[Dios] te sustentó con maná, comida que no conocías tú […] para hacerte saber que no solo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre” (Deut. 8:3).

Por importante que sea no caer en la tentación, ¿cuánto más importante es asegurarte de que, sin darte cuenta, no estés guiando a alguien a ella?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La tentación en el desierto fue una batalla importante entre Cristo y Satanás, en la gran controversia trabada desde la rebelión de Lucifer en el cielo. En el desierto, cuando el Salvador estaba debilitado por haber pasado los cuarenta días sin comer, y el camino por delante parecía sombrío y fatigoso, Satanás asumió el comando de su ataque contra Jesús. “Satanás vio que debía vencer o ser vencido. Los resultados del conflicto significaban demasiado para ser confiados a sus ángeles confederados. Debía dirigir personalmente la guerra” (DTG 91).

Del bautismo de Jesús pasamos a la tentación. Jesús recibió tres regalos en su bautismo:

-el primero regalo fue le perfecta revelación del Padre; los cielos se abrieron y se escuchó la voz del Padre.

-El segundo regalo fue la inspiración para hacer la voluntad del Padre; el Espíritu Santo descendió sobre Jesús para guiarlo en su ministerio.

-El tercer regalo fue la confirmación de Jesús como hijo de Dios, cuando el Padre dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.”

Ahora encontramos a Jesús enfrentando tres tentaciones; La primera tentación tiene que ver con el apetito, la segunda tentación tiene que ver con la ostentación o presunción, y la tercera tentación tiene que ver con la ambición.

Antes de entrar en las tentaciones tenemos que aclarar que el Espíritu Santo llevó a Jesús al desierto para una preparación espiritual, no guío a Jesús al desierto para que fuese tentado, como muchos de nosotros creemos.

Dios a pesar que sabía lo que ocurriría en el desierto, tampoco evadió la tentación que se presentaría, sino que dejó las cosas que tomaran su lugar, de la manera que sucedieron. De la misma manera que Moisés estuvo en Madián antes de iniciar su ministerio, David en Belén antes de ser rey de Israel, Elías estuvo en el monte Horeb, y Juan en el desierto, Jesús tenía que prepararse espiritualmente antes de comenzar su ministerio.

Jesús fue guiado al desierto por la dirección divina para un retiro espiritual, y también bajo el permiso divino fue permitida ésta tentación para Jesús. El bautismo del Espíritu Santo, la presencia confortadora del Espíritu Santo y la intensa comunión con el Padre, durante esos cuarenta días, capacitarían a Cristo para la prueba que tenía por delante; solamente por estos medios se puede lograr la victoria sobre la tentación. Ni la Biblia, ni Dios, extienden ninguna clase de garantía de victoria, a toda aquellas personas que corren deliberadamente y alocadamente a exponerse a una tentación.

Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Que diferencia entre la tentación del primer Adán y el segundo Adán; en la hermosura del jardín del Edén, sin estar con hambre Adán y Eva son tentados a través del apetito y sucumben, Jesús en la soledad del desierto, con cuarenta días de ayuno, es también tentado a través del apetito, y sale victorioso.

Antes de escuchar las palabras del tentador, Jesús decide escuchar la voz del cielo que dice: “NO SOLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS.

Muchas veces encontramos hermanos tanto de nuestra iglesia, como de otras religiones, que dicen que nosotros tendríamos que ayunar, como Jesús ayunó. La respuesta a ésta sugerencia es un rotundo no. Este ayuno no es para cualquier hombre, éste tipo de ayuno, es un ayuno especial que solo tres hombres lo han hecho en la historia de ésta tierra. Moisés, Elías y Jesús.

Moisés estuvo ante la presencia de Dios 40 días y 40 noches, Elías camino por el desierto 40 días y cuarenta noches, después de haber recibido de manos de un ángel dos vasijas de agua y dos tortas de pan, y Jesucristo estuvo 40 días y 40 noches en ayuno.

La Biblia hace una aclaración del ayuno de 40 días y 40 noches, por que la costumbre del judío era que ayunaba de día pero comía de noche; esa costumbre hasta ahora se sigue en la cultura judía, pero especialmente lo practica la religión musulmán. El ramadán es un ejemplo de esto. El ramadán es un mes de ayuno obligatorio para el musulmán, en éste mes ellos conmemoran la entrega del Corán a su profeta Mohamed. Durante 30 días ayunan, pero en el ayuno consiste solo de día, desde que el sol se oculta, hasta que vuelve a nacer, la comida y la bebida está servida, para su consumo.

El humano puede vivir sin comer alrededor de 20 días, esto es no comiendo, pero si tomando líquidos. Hay persona que por razones médicas se someten a ayunos, y bajo estricta supervisión médica, reposo total, y siendo constantemente hidratadas, logran llegar entre los 14 a 20 días, todo esto depende de la constitución física de la persona, su edad, su peso y su salud.

Pero cuando a la persona se le quita el líquido, la historia cambia totalmente: la ciencia médica ha descubierto que una persona puede vivir sin alimentos y sin líquidos entre 10 y 14 días. Esta información se ha obtenido con todas las personas que por cualquier razón quedan en estado vegetal y cuando a éstas personas se les desconectan las máquinas que le suministran alimento y líquidos, ese es el tiempo que logran sobrevivir, entre 10 y 14 días. Hay que recordar que mientras los días pasan en un ayuno total, el cuerpo sufre daños irreversibles.

De acuerdo al espíritu de profecía, a nosotros no se nos manda a hacer un ayuno como el de Cristo: 307. Todos los ayunos del mundo no asumirán el lugar de la sencilla confianza en la Palabra de Dios. “Pedid—dice—y recibiréis”… No se os pide que ayunéis cuarenta días. El Señor ayunó por vosotros en esta forma en el desierto de la tentación. No habría virtud en un ayuno tal; pero hay virtud en la sangre de Cristo.—Carta 206, 1908. {CRA 223.4}

Inclusive el espíritu de profecía, está en contra de los ayunos que destruyen la salud: Es verdad que hay personas con mentes desequilibradas que se imaginan ser muy religiosas y que se imponen la práctica del ayuno y la oración en menoscabo de su salud. Estas almas se permiten ser engañadas. Dios no les ha pedido esto. {3TI 192.2 (Testimonios para la Iglesia)}

El ayuno a la presencia del Padre, es un ayuno muy diferente al que nosotros conocemos, es un ayuno que mientras se está realizando, no produce hambre: Mientras estuvo en el desierto, Cristo ayunaba, pero no sentía hambre… Dedicaba su tiempo a la oración ferviente, y estaba en plena comunión con Dios; era como si estuviese en la presencia del Padre… El pensamiento de la lucha que estaba ante él disipaba todo lo demás, y su alma se alimentaba del pan de vida… En visión, pudo ver el quebrantamiento del poder de Satanás sobre los tentados y caídos. Pudo verse a sí mismo sanando a los enfermos, confortando a los desesperados, animando a los angustiados y predicando el evangelio a los pobres, haciendo la obra que Dios había delineado para él. Y mientras pensaba en su misión, no tenía sensación de hambre, hasta que se cumplieron cuarenta días de ayuno. {VAAn 176.2 (La Verdad sobre los Ángeles)} Sin duda alguna esa fue la misma experiencia de Moisés, no sintió el tiempo a la presencia de Dios, se le olvidó todo lo que pasaba alrededor. En el caso de Elías, su ayuno de cuarenta días y cuarenta noches caminando por el desierto, que es caliente de día y frío de noche, es en realidad uno de los grandes milagros de Dios, registrado en la Biblia, nos recuerda el versículo de Isaías 40: 31: pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

El ayuno de Jesucristo tuvo su reacción después de los cuarenta días:

Y mientras pensaba en su misión, no tenía sensación de hambre, hasta que se cumplieron cuarenta días de ayuno. Entonces, cuando la visión se disipó, la naturaleza humana de Cristo sintió una tremenda necesidad de alimento. Ahora era la oportunidad de Satanás para asaltarlo. Decidió aparecer como uno de los ángeles de luz que se había presentado ante Cristo en la visión.—Manuscript Releases 21:8-9. {VAAn 176.3} Con ésta información no estamos menospreciando el ayuno de Jesús, fue un ayuno severo y la tentación fue severa en su totalidad, como lo explica el siguiente párrafo:

Cristo estaba sufriendo las más agudas agonías del hambre, y esta tentación fue muy severa. Pero él debía comenzar la obra de redención precisamente donde empezó la ruina. Adán fracasó en el asunto del apetito, y Cristo debía triunfar en esto. El poder que descansó sobre él venía directamente del Padre, y no debía ejercerlo en su propio beneficio. Con ese largo ayuno se entretejía en su experiencia una fuerza y un poder que solamente Dios podía darle. Hizo frente y resistió al enemigo con la fuerza de un “Así dice el Señor”. “No sólo de pan vivirá el hombre—dijo—sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. versículo 4. {3MS 144.5}

Para finalizar, el estudio de éste día, queremos dejar para usted una cita muy interesante, que lo pone a uno en que pensar. En el siguiente texto, da la impresión, que uno de los requisitos de Dios para poder llegar al cielo, es vencer la prueba del apetito, que es a través del ayuno de 40 días:

307. Todos los ayunos del mundo no asumirán el lugar de la sencilla confianza en la Palabra de Dios. “Pedid—dice—y recibiréis”… No se os pide que ayunéis cuarenta días. El Señor ayunó por vosotros en esta forma en el desierto de la tentación. No habría virtud en un ayuno tal; pero hay virtud en la sangre de Cristo.—Carta 206, 1908. {CRA 223.4

Jesús vino a éste mundo a hacer cosas que nosotros no podíamos hacer o no íbamos a tener la oportunidad de hacerlo. Su bautismo fue para darnos un ejemplo, pero también fue para todos aquellos que por cualquier razón de la vida, no iban a tener la oportunidad de bajar a las aguas del bautismo. El ladrón en la cruz, fue salvado al último momento de su vida, y el bautismo de Cristo, le suplió el bautismo que el ladrón nuca hizo.

Jesucristo murió en la cruz, para que nosotros no muriéramos eternamente por nuestro pecado, su muerte fue vicaria.

Pero ahora el espíritu de profecía dice que nosotros no necesitamos ayunar 40 días, por que Jesús ya ayunó por nosotros. Esa prueba grande de vencer el apetito, donde Adán y Eva fallaron, ya Jesús lo hizo por nosotros; si a nosotros nos tocara hacer esa prueba, con toda seguridad moriríamos en el intento, y si hubiera alguno que lograra sobrevivir, los estragos físicos para el resto de su vida, serían insoportables de llevar.

De los tres personajes que se fueron al cielo antes de Jesús, sabemos que dos de ellos si ayunaron los 40 días y noches. Moisés así lo hizo y Elías también.

La Biblia habla tan poco de Enoc, que no tenemos mucha información de su vida, el espíritu de profecía tampoco habla de algún ayuno, pero si habla de su comunión con Dios, y esto es lo que dice:

 

En medio de una vida de labor activa, Enoc mantuvo constantemente su comunión con Dios. Cuanto mayores y más apremiantes eran sus labores, tanto más constantes y fervientes eran sus oraciones. El seguía excluyéndose de toda sociedad en ciertos períodos. Después de permanecer por un tiempo entre la gente, trabajando para beneficiarla por su instrucción y ejemplo, se retiraba, para pasar un tiempo en la soledad, con hambre y sed de aquel conocimiento divino que sólo Dios puede impartir. {OE 53.1}

Al comulgar así con Dios, Enoc llegó a reflejar más y más la imagen divina. Su rostro irradiaba una santa luz, la luz que brilla en el rostro de Jesús. Al terminar estos períodos de comunión divina, hasta los impíos contemplaban con reverente temor el sello que el cielo había puesto sobre su rostro. {OE 53.2} Este último párrafo nos hace recordar la imagen de Moisés, cuando bajo del monte, después de estar con Dios cuarenta días y cuarenta noches.

Sin duda alguna la redención es uno de los misterios mas grandes del universo; es tan grande que se pasará estudiando por el resto de la eternidad y aún así nunca lo lograremos comprender.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Satanás se acerca al hombre, como se acercó a Cristo, con sus tentaciones abrumadoras a complacer el apetito. Bien conoce su poder para vencer al hombre en este punto. Venció a Adán y a Eva en el Edén en el apetito, y ellos perdieron su hogar bendito. ¡Qué cúmulo de miserias y crímenes han llenado nuestro mundo a consecuencia de la caída de Adán! Ciudades enteras han sido raídas de la faz de la tierra a causa de los degradantes crímenes y de la repugnante iniquidad que hacía de ellas una mancha en el universo. La complacencia del apetito era el origen de todos sus pecados.

Mediante el apetito, Satanás dominó la mente y el ser. Miles que podrían haber vivido, han bajado prematuramente a la tumba, como desechos físicos, mentales y morales. Tenían buenas facultades, pero lo sacrificaron todo a la complacencia del apetito que los llevó a aflojar las riendas, quedando a merced de la concupiscencia (La temperancia, {Te} pp. 13, 14).

El Espíritu Santo mora con el obrero consagrado de Dios dondequiera que esté. Las palabras habladas a los discípulos son también para nosotros. El Consolador es tanto nuestro como de ellos. El Espíritu provee la fuerza que sostiene en toda emergencia a las almas que luchan y batallan en medio del odio del mundo y de la comprensión de sus propios fracasos y errores. En la tristeza y la aflicción, cuando la perspectiva parece obscura y el futuro perturbador, y nos sentimos desamparados y solos: éstas son las veces cuando, en respuesta a la oración de fe, el Espíritu Santo proporciona consuelo al corazón.

No es una evidencia concluyente de que un hombre sea cristiano el que manifieste éxtasis espiritual en circunstancias extraordinarias. La santidad no es arrobamiento: es una entrega completa de la voluntad a Dios; es vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios; es hacer la voluntad de nuestro Padre celestial; es confiar en Dios en las pruebas y en la obscuridad tanto como en la luz; es caminar por fe y no por vista; confiar en Dios sin vacilación y descansar en su amor (Los hechos de los apóstoles, {HAp} p. 42).

Satanás había puesto en duda que Jesús fuese el Hijo de Dios. En su sumaria despedida tuvo una prueba que no podía contradecir. La divinidad fulguró a través de la humanidad doliente. Satanás no tuvo poder para resistir la orden. Retorciéndose de humillación e ira, se vió obligado a retirarse de la presencia del Redentor del mundo. La victoria de Cristo fué tan completa como lo había sido el fracaso de Adán.

Así podemos nosotros resistir la tentación y obligar a Satanás a alejarse. Jesús venció por la sumisión a Dios y la fe en él, y mediante el apóstol nos dice: “Someteos pues a Dios; resistid al diablo, y de vosotros huirá. Allegaos a Dios, y él se allegará a vosotros.” No podemos salvarnos a nosotros mismos del poder del tentador; él venció a la humanidad, y cuando nosotros tratamos de resistirle con nuestra propia fuerza caemos víctimas de sus designios; pero “torre fuerte es el nombre de Jehová: a él correrá el justo, y será levantado.” Satanás tiembla y huye delante del alma más débil que busca refugio en ese nombre poderoso (El Deseado de todas las gentes, {DTG} pp. 104, 105).

43


Lección 6 // Miércoles 3 de febrero___________________________

OTRA TENTACIÓN

La primera tentación es paralela al Éxodo, pero tiene sus raíces en la Caída. Al poner la prioridad en la fidelidad a Dios en lugar de ceder al apetito, Jesús recuperó el terreno que Adán perdió en el Edén. Sin embargo, para cubrir completamente la brecha que existía entre la raza humana y Dios desde el tiempo de Adán, Jesús tenía que estar sujeto a otras dos tentaciones.

De acuerdo con Mateo, en la segunda tentación Satanás llevó a Jesús a la parte más alta del Templo, tal vez la esquina sudeste que daba hacia un empinado barranco. De nuevo vino la desafiante declaración: “Si eres Hijo de Dios”, lo que demostraba que el tentador no era amigo de Jesús.

¿A qué estaba apelando Satanás aquí? ¿Qué habría demostrado Jesús si hubiese saltado? (Mat. 4:5-7).

Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, m y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. Mateo 4

Jesús no estaba interesado en teatro barato. Su confianza en Dios era genuina, no algo fabricado para impresionar a otros. La completa confianza de Jesús en su Padre se había manifestado al dejar el cielo y hacerse un ser humano, sufriendo la indignidad, las representaciones equivocadas, la humillación pública y la injusticia de su muerte (ver Fil. 2:5-8). Este era su destino, y él estaba plenamente preparado para cumplirlo. Su misión era recuperar el mundo que Adán y sus descendientes habían perdido. En Jesús, todas las promesas del Pacto habían de cumplirse, y el mundo tendría una oportunidad de salvación.

Jesús respondió con un “Escrito está”, citando otra vez Deuteronomio, y vinculando su experiencia con el Éxodo: “No tentaréis a Jehová vuestro Dios, como lo tentasteis en Masah” (Deut. 6:16). Masa era el lugar donde los israelitas se quejaron amargamente acerca de la falta de agua, y Moisés golpeó la roca para proveerla. Al evaluar esta experiencia, Moisés declaró que el pueblo había “tentado a Jehová, diciendo: ¿Está, pues, Jehová entre nosotros, o no?” (Éxo. 17:7). Por supuesto, Jesús sabía de qué se trataba esto, y no cayó en la trampa aun cuando esta vez el diablo le devolvió la frase “Escrito está” (Mat. 4:4, 6).

No siempre es fácil ver el límite entre la confianza que tenemos en Dios al pedir un milagro, y el ser presuntuosos con respecto a lo que esperamos de Dios cuando oramos. ¿Has aprendido a diferenciar lo uno de lo otro? ¿De qué modo? Trae tu respuesta a la clase el sábado.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Lucas y Mateo invierten el orden de la segunda y la tercera tentaciones. La razón no es clara, pero eso no necesita detenernos. El punto vital es la victoria final de Jesús sobre Satanás, proclamada en ambos evangelios. Al estudiar las tentaciones, vemos que Jesucristo es una Persona real: tentado como nosotros, pero sin pecado. Con su victoria sobre cada una de las tentaciones, su triunfo sobre Satanás, con la Palabra de Dios en su boca y conectado con el poder celestial por medio de la oración, Jesús sale para proclamar el Reino de Dios e inaugurar la era mesiánica.

Esto es lo que dice Mateo de la segunda tentación

Luego el diablo lo llevó a la ciudad santa e hizo que se pusiera de pie sobre la parte más alta del templo, y le dijo: 6 Si eres el Hijo de Dios, tírate abajo. Porque escrito está: “Ordenará que sus ángeles te sostengan en sus manos, para que no tropieces con piedra alguna.” Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. Mateo 4

Esto es lo que dice Lucas de la segunda tentación:

Y le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10 porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden;11 y, En las manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. 12 Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. Lucas 9

Satanás lleva a Jesús al pináculo del Templo en Jerusalén, que es el lugar más sagrado de la historia judía. La ciudad de Sion, el Templo donde Dios habita entre su pueblo, llega a ser el sitio para la confrontación de Satanás con Jesús. “Si eres Hijo de Dios” es otra vez la introducción. Observe lo que dice Satanás: Si Dios es realmente tu Padre, y si verdaderamente él planeó tu misión, arrójate desde el pináculo, y asegúrate de una vez por todas. Seguramente, si eso es cierto, Dios no dejará que te lastimes. Luego cita la Escritura: “A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden” (Luc. 4:10).

Satanás conoce las Escrituras, pero las usa mal. Su táctica es llevar a Jesús a poner a Dios a prueba. Dios realmente prometió la protección de sus ángeles, pero solo en el contexto de hacer su voluntad, como fue el caso de Daniel y sus compañeros. Jesús responde a Satanás otra vez usando la Escritura, declarando que no nos corresponde poner a prueba a Dios. Nuestro deber es entregarnos a la voluntad de Dios y dejar que él haga el resto.

Muchas veces confundimos la fe con la presunción

¿Qué es presunción? presunción es el acto de creer ó hacer cosas creyendo que Dios las ha aprobado, sin tener una prueba convincente de esa idea ó del acto.

Se cuenta la historia de un buen hombre que convenció a otro hermano de su misma congregación, de hacer un viaje misionero a un país extranjero, con la seguridad que ese viaje sería de mucha bendición y que muchas almas se convertirían por causa de su trabajo y esfuerzo, el hermano se fue de viaje y cuando llegó al país de destino, murió en un accidente de tránsito al nomas salir del aeropuerto.

Pablo perseguía a los cristianos creyendo que era aprobado por Dios, Uza tocó el arca de Dios, con fin de protegerla, y fue muerto por Dios inmediatamente.

La presunción es una tentación común, y cuando Satanás asalta a los seres humanos con ella obtiene la victoria nueve veces de cada diez. Los que profesan ser seguidores de Cristo y por su fe aseguran estar enrolados en la guerra contra todo lo que es de naturaleza pecaminosa, frecuentemente se sumergen sin pensarlo en tentaciones de las cuales se requeriría un milagro para sacarlos sin mancha. La meditación y la oración los habría preservado e inducido a evitar la posición crítica y peligrosa en la cual se colocaron al concederle a Satanás una ventaja sobre ellos. Las promesas de Dios no son para que las reclamemos irreflexivamente mientras nos apresuramos temerariamente a entrar en el peligro, violando las leyes de la naturaleza y descuidando la prudencia y el juicio con que Dios nos ha dotado. Esta clase de presunción es la más flagrante de todas. {EJ 74.3 (Exaltad a Jesús )}

La presunción también es el acto de ir en contra de la voluntad de Dios, y creer que seguimos contando con la bendición de Dios. Un ejemplo de esto son aquellos que roban a Dios con los diezmos y ofrendas. Cuando son cuestionados ó exhortados, ellos contestan: “se que está muy mal, pero Dios comprenderá mi situación y mi gran necesidad” Otro ejemplo son lo que trabajan en día sábado, cuando se les exhortan ellos responden que ellos están consciente de su error, pero creen que Dios comprenderá la gran necesidad de ellos. Estos son ejemplo del pecado de la presunción en su más descarada forma.

“…Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10 porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden;11 y, En las manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra…”

¿A dónde encontramos el pecado de la presunción en la segunda tentación que se le presenta a Jesús? En el acto de ponerse en peligro, sin necesidad, con la confianza que Dios lo tenía que librar de la muerte. Este acto parecía un acto de mucha confianza; pero en realidad era una manera de tentar al Padre; por que al hacerlo se estaba abandonando la fe y se está entrando al campo de la presunción.

Entre uno de los problemas que nos afectan a los humanos es no saber cuando hacemos un acto de fe ó cuando hacemos un acto de presunción ó imprudencia.

Muchas veces el orgullo ó la suficiencia espiritual nos llevan al campo de la presunción, también la confianza propia nos coloca es el peligroso terreno de la presunción, donde muchos no hemos logrado salir ilesos.

Las tres respuestas que Jesús dio a las tres tentaciones de Satanás tendrían que ser nuestros lemas para nosotros mismos, cuando estemos frente a las tentaciones:

-Ante la tentación del apetito y de los sentidos la primera respuesta la podemos resumir en “confiar en Dios”, él es quién nos sustenta y alimenta tanto espiritual como material

-La segunda tentación que es la presunción sería no “tentar a Dios”, Dios ya mandó a sus ángeles para que nos guarden del mal, por lo tanto no necesitamos colocarnos en peligros innecesarios .

-La tercera tentación ante la ambición sería “adorar solo a Dios”, ya que Dios es quien nos provee todo las cosas que necesitamos en nuestras vida tanto material como espiritual

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El tentador pensaba aprovechar de la humanidad de Cristo e incitarle a la presunción. Pero aunque Satanás puede instar, no puede obligar a pecar. Dijo, pues, a Jesús: “Echate abajo,” sabiendo que no podía arrojarle, porque Dios se interpondría para librarle. Ni podía Satanás obligar a Jesús a arrojarse. A menos que Cristo cediese a la tentación, no podía ser vencido. Ni aun todo el poder de la tierra o del infierno podía obligarle a apartarse en un ápice de la voluntad de su Padre.

El tentador no puede nunca obligarnos a hacer lo malo. No puede dominar nuestra mente, a menos que la entreguemos a su dirección. La voluntad debe consentir y la fe abandonar su confianza en Cristo, antes que Satanás pueda ejercer su poder sobre nosotros. Pero todo deseo pecaminoso que acariciamos le da un punto de apoyo. Todo detalle en que dejamos de alcanzar la norma divina es una puerta abierta por la cual él puede entrar para tentarnos y destruirnos. Y todo fracaso o derrota de nuestra parte le da ocasión de vituperar a Cristo (El Deseado de todas las gentes, {DTG} pp. 100, 101).

El pecado de la presunción está cerca de la virtud que consiste en tener perfecta fe y confianza en Dios. Satanás se hizo la ilusión de que podría aprovecharse de la humanidad de Cristo para instarlo a trasponer la línea que separa la confianza de la presunción. Muchas almas se han arruinado en este punto. Satanás trató de engañar a Cristo mediante la adulación. Admitió que Cristo tuvo razón en el desierto al tener fe y confianza de que Dios era su Padre en las más difíciles circunstancias. Luego instó a Cristo para que le diera una prueba más de su entera dependencia de Dios, una evidencia más de su fe de que era el Hijo de Dios, arrojándose del templo. Dijo a Cristo que si ciertamente era el Hijo de Dios, no tenía nada que temer, pues sus ángeles estaban listos para sostenerlo. Satanás demostró que entendía las Escrituras por el uso que les dio.

El Redentor del mundo no vaciló de su integridad y demostró que tenía perfecta fe en el cuidado prometido de su Padre. No pondría inútilmente a prueba la fidelidad y el amor de su Padre, aunque estaba en las manos del enemigo y colocado en un lugar de dificultad y peligro extremos. Ante la sugestión de Satanás, no tentaría a Dios presuntuosamente haciendo experimentos con la providencia divina. Satanás había presentado un pasaje bíblico que parecía apropiado para la ocasión, esperando lograr sus designios al hacer la aplicación a nuestro Salvador en esa ocasión especial.

Cristo sabía que Dios ciertamente podía sostenerlo si le hubiera pedido que se arrojara del templo. Pero el hacer eso sin que se lo pidiera, y para poner a prueba el cuidado protector y el amor de su Padre porque era desafiado por Satanás a hacerlo, no mostraría la fortaleza de su fe. Bien comprendía Satanás que si podía prevalecer sobre Cristo haciendo que se arrojara del templo, sin que su Padre se lo hubiera pedido, para probar su derecho al cuidado protector de su Padre celestial, en ese mismo acto mostraría la debilidad de su naturaleza humana (Mensajes selectos, {1MS} t. 1, pp. 331, 332).

44


Jueves 4 de febrero // Lección 6_____________________________

LA ADORACIÓN DEL DIABLO

En la versión de Mateo, mientras la primera tentación se concentró en el apetito y la segunda en manipular a Dios, la tercera era un desafío directo a Cristo mismo, a su señorío y su misión última en la Tierra.

Lee Mateo 4:8 al 10, Deuteronomio 34:1 al 4 y Apocalipsis 21:10. ¿Cuál es el significado del “monte muy alto” al que Satanás llevó a Jesús?

Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. Mateo 4

1 Subió Moisés de los campos de Moab al monte Nebo, a la cumbre del Pisga, que está enfrente de Jericó; y le mostró Jehová toda la tierra de Galaad hasta Dan, todo Neftalí, y la tierra de Efraín y de Manasés, toda la tierra de Judá hasta el mar occidental; el Neguev, y la llanura, la vega de Jericó, ciudad de las palmeras, hasta Zoar. Y le dijo Jehová: Esta es la tierra de que juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas no pasarás allá. Deuteronomio 34

10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, Apocalipsis 21

Juzgando por la forma en que la Biblia usa el tema de subir a la cumbre de un monte muy alto para mirar a las naciones, podemos ver que el viaje de Jesús no era para ver el panorama. Este escenario se vinculaba con una visión profética. Desde una cumbre, Moisés ve la Tierra Prometida como sería más tarde; y Juan ve la futura Nueva Jerusalén. En forma similar, Jesús ve más que solo los países del antiguo mundo romano. Nota que Satanás muestra todo de la mejor manera. Muestra sus riquezas y brillo glamoroso, no el crimen, el sufrimiento y la injusticia.

Satanás entonces le dice: “Todo esto te daré, si postrado me adorares” (Mat. 4:9). Del mismo modo en que Satanás engañó a Adán y a Eva, haciéndoles desear ser como Dios (cuando ya habían sido hechos a su imagen), Satanás pretendió que él era Dios, que la propiedad de las naciones del mundo era exclusivamente suya y que, a cambio de un pequeño homenaje, él podía dárselo todo a Jesús (ver Luc. 4:6; comparar con Sal. 2:7. 8).

Lo central en esta prueba era la lealtad. ¿A quién le debe la humanidad su lealtad máxima? En el Edén, cuando Adán y Eva cedieron frente a la serpiente, lo que realmente hicieron fue darle su primera lealtad a Satanás, y esa infección se propagó con rapidez a través de cada generación sucesiva. Sin la directa intervención divina, el Gran Conflicto se habría decidido en favor de Satanás. La raza humana, y tal vez aun la vida sobre la Tierra, no podría haber continuado. Había mucho en juego.

Nota que Jesús, como José con la esposa de Potifar, no permitió que el mal estuviera cerca de él, de modo que salió de la escena del mal potencial (Gén. 39:11, 12). Es también una lección sencilla para nosotros.

Frente a las tres tentaciones, Jesús usó las Escrituras como su defensa. ¿Qué significa esto para nosotros en términos prácticos? Es decir, ¿de qué forma podemos nosotros, cuando nos embiste la tentación, usar las Escrituras para tener la misma clase de victoria?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Después de haber fallado en la primera y segunda tentación, ahora Satanás cambia su estrategia en la tercera tentación para Cristo. En la tercera tentación no se está tocando la relación Padre-Hijo, la frase “Hijo de Dios” no se menciona más.

Ahora Satanás no está atacando la relación Padre-Hijo; sino la relación Jesús-mundo.

Si Jesús aceptaba la oferta de Satanás, Jesús no tenía que negarse a sí mismo, no tenía que sacrificarse hasta la muerte, bastaba un momento de adoración y conseguía todo; era un negocio redondo que en cualquier mente humana se hubiera anidado inmediata-mente.

El asunto es que Jesús no veía a Satanás como príncipe y dueño de éste mundo, sino como el usurpador de éste mundo, el usurpador a quién él había venido a derrotar. Jesús no rendiría ningún homenaje a ningún usurpador, su único homenaje y adoración le pertenecía a su Padre Celestial. Una vez más podemos contemplar el gran espíritu de sacrificio de Jesús, el rescataría el imperio de éste mundo, aún sufriendo hasta la muerte y muerte de cruz, seguido de ésta manera por miles y posiblemente de millones de mártires, que al igual que Jesús prefirieron la adoración al único que es digno de adoración, antes de gratificar la ambición que el Diablo ofrece a través de las cosas terrenales.

Cuando Satanás muestra a Jesús todo los reinos del mundo, y se los ofrece a cambio de adoración, le está tentando a través de la ambición, al precio más barato que se puede ofrecer.

Todas las ofertas que Satanás ofrece son baratas y sin precio.

Cuenta la historia que el excéntrico predicador Rowland Hill estaba predicando en un lugar público, cuando pasó una dama perteneciente a la alta aristocracia llamada Ann Erskine por el lugar. Inmediatamente la dama le preguntó al cochero a que se debía la gran multitud congregada y el cochero le dijo: es Rowland Hill quién está predicando.

La dama le dijo al cochero: -He escuchado cosas muy buenas de Rowland Hill, por favor regresa y parquea cerca de la multitud, que quiero escucharlo.- 

Cuando Rowland Hill, descubrió que Ann Erskine había parqueado su coche y estaba escuchando su sermón, él paró su sermón inmediatamente y comenzó a decir a la multitud:

-Damas y caballeros, tengo algo para vender y es el alma de Anne Erskine. ¿Hay alguien aquí que quiere apostar algo por el alma de Anne Erskine?: -¡Un momento, estoy escuchando una oferta!, se contestó el solo; ¿Quién está apostando? es el diablo; ¿Que ofreces Diablo por el alma de Anne Erskine? Yo ofrezco riquezas, placer y honor-.

Después de una pausa, el predicador dijo un momento, estoy escuchando otra oferta: y ésta es de Jesús; el predicador preguntó ¿Que ofreces Jesús por el alma de Anne Erskine?  La vida eterna, respondió.-

Después de otra pausa se dirigió a la distinguida dama y le dijo: Anne Erskine, has escuchado las dos ofertas: ¿Cual vas a tomar? Dice la historia que Anne Erskine abrió la puerta de su lujoso carruaje y postrándose en tierra dijo: -¡tomo la de Jesús!-

El Diablo miente aún en sus promesas, pero Jesús es siempre verdadero y siempre mantiene sus promesas.

La lección para nosotros es simple y sencilla; tenemos que entender que clase de gobierno Jesús vino a instituir a ésta tierra. Tenemos que estar conscientes que en nuestras cortas vidas no podemos lograr nuestras metas ó sueños, por medios cuestionables, no podemos hacer el trabajo de Jesús, usando las herramientas del Diablo.

Las iglesias no pueden bajar sus estandartes de moralidad cristiana solo por retener al poderoso y al rico dentro de la iglesia.

No podemos usar la envidia, el chisme, la crítica y la calumnia, para llevar nuestros propósitos y planes adelante, ya sea en el trabajo, en nuestra familia, ó en la iglesia; ¿No son acaso éstas herramientas de Satanás? ¿No es está una adoración a Satanás?

Aprendamos nosotros también, adoremos y agradezcamos a Jesús, por las calmadas, correctas y santas decisiones que tomó desde el principio hasta el final de su ministerio, que a pesar de tener sus pies heridos y sangrando, siguió firme, a través del tortuoso y duro camino del sufrimiento, hasta llegar hasta su trono, trono de justicia, verdad y santidad. 

Dos montes diferentes, con dos historias diferentes:

Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos.

16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. 17 Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. 18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Mateo 28

Aquí encontramos dos montes diferentes; en el primer monte se ofrece a Jesús los imperios terrenales, el precio era adoración al diablo y la respuesta fue “NO”, Jesús regresó de ese monte pobre, de la misma manera que había subido.

En el segundo monte, Jesús ha vencido con su sacrificio y su preciosa sangre, y ha recibido del Padre toda potestad no solo en la tierra, sino en el universo entero: Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Apocalipsis 5

De la misma manera que Satanás se acercó a Jesús, también se acercará a nosotros para tentarnos: ¿Porqué Dios permite las tentaciones a sus hijos?

1-Para probar nuestro carácter: Se necesita descubrir la templanza y firmeza de nuestra  sinceridad, fe, amor y paciencia.

2-Para nuestro crecimiento: La tentación descubre y hace crecer nuestras virtudes y gracias.

3-Para poderlas usar: Nos volvemos capaces de advertir, confortar, ayudar y sostener a otros cuando están en tribulaciones.

4-Para ser victoriosos: No hay cosa mas gloriosa en nuestra vida espiritual que vencer al archi-enemigo, con el poder y en el nombre de Dios..

5-Para honra y gloria de Dios: Dios derrota a Satanás a través del pobre y debilitado hombre.

El enemigo abandonó a Jesús después de las tres tentaciones, a Jesús le esperaba una prueba mas dura como lo sería el Getsemaní, y una prueba más durísima, sin comparación en la vida del universo, como lo fue el Calvario.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Colocando a Jesús sobre una alta montaña, hizo desfilar delante de él, en vista panorámica, todos los reinos del mundo en toda su gloria. La luz del sol hería ciudades llenas de templos, palacios de mármol, campos feraces y viñedos cargados de frutos. Los rastros del mal estaban ocultos. Los ojos de Jesús, hasta poco tiempo antes afectados por una visión de lobreguez y desolación, contemplaban ahora una escena de insuperable belleza y prosperidad. Entonces se oyó la voz del tentador: “A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí es entregada, y a quien quiero la doy: pues si tú adorares delante de mí, serán todos tuyos”…

Cuando el tentador ofreció a Cristo el reino y la gloria del mundo, se propuso que Cristo renunciase al verdadero reino del mundo y ejerciese el dominio sujeto a Satanás. Tal era la clase de dominio en que se cifraban las esperanzas de los judíos. Deseaban el reino de este mundo. Si Cristo hubiese consentido en ofrecerles semejante reino, le habrían recibido gustosamente. Pero la maldición del pecado, con toda su desgracia, pesaba sobre él. Cristo declaró al tentador: “Vete, Satanás, que escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a él solo servirás(El Deseado de todas las gentes, {DTG} pp. 102-104).

La Palabra de Dios proporciona a la mente las armas de poder divino con que derrotar al enemigo. Feliz de aquel que cuando es tentado halla su alma enriquecida con el conocimiento de las Escrituras, halla amparo en las promesas de Dios. El salmista dijo: “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”.

La Palabra de Dios es un canal de comunicación con el Dios vivo. El que se alimenta de la Palabra será fructífero en toda buena obra. Descubrirá ricas minas de verdad en las cuales hallará el tesoro escondido. Cuando se halle acosado por las tentaciones, el Espíritu Santo traerá a su mente las palabras exactas con las cuales podrá hacer frente a la tentación en el momento preciso en que más las necesite y las podrá usar eficientemente.

Debemos estar más familiarizados con nuestras Biblias. Podríamos cerrar la puerta a muchas tentaciones si supiéramos de memoria pasajes de las Escrituras. Pongamos vallas al camino de las tentaciones diabólicas con un “Escrito está”. Tendremos que hacer frente a conflictos que prueben nuestra fe y valor, pero éstos nos fortalecerán si vencemos por la gracia que Jesús está dispuesto a darnos. Pero debemos creer; debemos asirnos de las promesas sin dudar (La de por la cual vivo, {FV} p. 10).

45


Lección 6 // Viernes 5 de febrero____________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Aunque podemos encontrar escritores a través de los siglos que tocan el tema del Gran Conflicto, y aunque algunos evangélicos hoy están considerando más de cerca la idea, ninguno ha desarrollado profundamente una cosmovisión del Gran Conflicto como la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Un conflicto literal, físico, moral y espiritual entre Cristo y Satanás es una característica del pensamiento adventista. Y no es de extrañar: En toda la Biblia aparece lo que un escritor evangélico ha llamado “el tema de la guerra cósmica” y, a veces –como en esta lección sobre las tentaciones en el desierto–, ese tema aparece de una manera muy cruda y abierta. La idea de una batalla entre el bien y el mal puede verse aun fuera del contexto claramente religioso.

El poeta estadounidense T. S. Eliot escribió: “El mundo gira y el mundo cambia/ pero una cosa no cambia./ En todos mis años, una cosa no cambia…/ La lucha perpetua entre el Bien y el Mal”.–The Complete Poems and Plays, 1909- 1950 (N. York: Harcourt Brace & Co., 1952), p. 98. El ateo alemán Friedrich Nietzsche escribió: “Concluyamos. Los dos valores opuestos ‘bueno y malo’, ‘bien y mal’ han estado ocupados en una temible lucha sobre la Tierra durante miles de años”.–On the Genealogy of Morals and Ecce Homo (Vantage Books Edition: Random House, Inc., 1967), p. 52. La Escritura, ayudada por el Espíritu de Profecía, revela claramente, la verdadera naturaleza de este conflicto y los temas eternos que están en juego en ella.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Repasen, en la clase, las respuestas a la pregunta del miércoles sobre cuál es el límite entre confiar en milagros y ser presuntuoso. ¿De qué modo distinguimos la diferencia?
  2. La tentación viene de muchas formas, modos, tamaños y colores, todos cuidadosamente diseñados para alcanzarnos donde estamos. Y, por supuesto, algunas cosas que tientan a una persona no tientan a otra. Además de los pecados obvios, ¿cuáles son algunas maneras sutiles en las que podemos ser tentados?
  3. Lee de nuevo las tentaciones de Jesús en el desierto y la humillación a que fue sujeto. Al hacerlo, piensa acerca del hecho de que este mismo Jesús fue realmente “Dios con nosotros” y que “todas las cosas por él fueron hechas” (Juan 1:3). ¿De qué forma podemos captar el increíble concepto aquí, de que Dios –¡Dios!– ha soportado toda esta temible lucha en nuestro favor? Considerando esta verdad, ¿qué otra cosa importa?

46


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

11 pensamientos en “LECCIÓN 6 – VICTORIA EN EL DESIERTO – PARA EL 6 DE FEBRERO DE 2016

  1. Feliz semana familia de Dios. Es maravilloso tener la lección, el respaldo del espiritu de profesia y el aporte de ustedes. Realmente es un verdadero pan espiritual. Personalmente me encanta. Dios les continue bendiciendo.

  2. Mi querido hermano tony los comentarios fortalecen el cumplimiento de los objetivos a seguir,que dios lo bendiga un abrazo.

  3. Muchas gracias por el ministerio que vienen realizando, estoy aprendiendo nuevas verdades que no conocia a partir de sus comentarios. Estoy compartiendo sus comenbtarios en mi iglesia en el consejo de maestros donde soy primer anciano distrital en Pucallpa- Peru.

  4. Enormemente agradecida. Feliz semana. Dios nos bendice.

    😃

  5. Hola Hno. Tony Garcias!
    Saludos y bendiciones.
    Quiero agradecerle por proveer este documento tan complete. Estoy aprendiendo mucho por medio de esta pagina. Muchas gracias y que Nuestro Dios le siga bendiciendo.

  6. Gracias mil gracias a Dios y a Ustedes que hacen posible conocer más y mejor la palabra de Dios, a través de Escuela Sabática, que es el corazón de la Iglesia.

  7. Queridos hermanos necesito una ayuda Jesús fue cruxificado desnudo o no con citas del espíritu de profecía les agradezco urgente su respusta

    • Hermana, no creo que Jesús fue crucificado en una desnudez total. El párrafo que le voy a poner es el único que encuentro:
      Allí estaba el Hijo de Dios, llevando el manto ignominioso y la corona de espinas. Desnudo hasta la cintura, su espalda revelaba las largas y sangrientas huellas del látigo cruel. Su rostro estaba manchado de sangre y ostentaba las huellas del dolor y de la extenuación; pero jamás se presentó bajo más hermoso aspecto. Cada rasgo de su semblante expresaba mansedumbre y resignación y la más tierna piedad para con sus crueles enemigos. {CNS 123.4} (Cristo Nuestro Salvador)

  8. En la parte del Jueves, “En el segundo monte, Jesús ha vencido con su sacrificio y su preciosa sangre, y ha recibido del Padre toda potestad no solo en la tierra, sino en el universo entero: 8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; 9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Apocalipsis 5” Es muy conocido que este versículo esta mal en la versión RV1960, la parte “9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación”, y que los 24 ancianos y los 4 seres vivientes NO fueron redimidos por la sangre del Cordero. Dios los bendiga.

  9. SIENDO LA ESCUELA SABATICA EL CORAZON DE LA IGLESIA LES AGRADEZCO POR EXPLICAR EN ESTE MEDIO EN FORMA SENCILLA ENTENDIBLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s