Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 7 – LAS ENSEÑANZAS DE JESÚS Y EL GRAN CONFLICTO – PARA EL 13 DE FEBRERO DE 2016

11 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


 

“La ascensión de Cristo” por Bienvenuto Garofalo (1441-1559) Italia


Los pensamientos plasmados en el comentario de Escuela Sabática para Maestros (la letra café) no representan una postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Este es el pensamiento de  un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversiales, ni polémicos y evitamos los temas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Esperamos que le sea de ayuda a usted, si no lo es sencillamente descártela.


 

Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 7: Para el 13 de febrero de 2016

LAS ENSEÑANZAS DE JESÚS Y EL GRAN CONFLICTO

Sábado 6 de febrero_______________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 11:29; Romanos 4:1-6; Mateo 13:3-8, 18-23; 7:21-27; Santiago 2:17; Mateo 7:1-5.

PARA MEMORIZAR:
 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mat. 11:28).

CUANDO PENSAMOS EN EL TEMA del Gran Conflicto, tendemos a hacerlo en términos grandiosos y generales. Es decir, tenemos una visión amplia del cuadro completo. Es lo que se llama una “metanarración”: una historia que cubre y explica una porción grande de la realidad, a diferencia de una historia narrativa local que explica algo mucho más limitado. Por ejemplo: un pequeño incidente de un prócer sería una narración local, en contraste con la narración mucho más grande y amplia de la Revolución que liberó a un país.

Sin embargo, el tema del Gran Conflicto, y sus inmensos problemas, se desarrolla diariamente aquí sobre la tierra, en nuestras propias vidas, y en cómo nos relacionamos con Dios, con la tentación y con otros. Y así como el Gran Conflicto impacta nuestra existencia diaria, cada uno de nosotros también la enfrenta, en un grado mayor, a través de eventos mayores de la política o la economía.

En esta lección, consideraremos algunas de las enseñanzas de Jesús en asuntos bien prácticos, al mismo tiempo que procuramos conocer y hacer la voluntad de Dios en medio del Gran Conflicto.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

En vez de inducir al pueblo a estudiar las teorías humanas acerca de Dios, su Palabra, o sus obras, le enseñó a contemplarlo según se manifiesta en sus obras, en su Palabra y por medio de sus providencias. Puso sus mentes en contacto con la mente del Ser Infinito.

“Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad”. Nunca antes habló otro que tuviera tal poder para despertar el pensamiento, encender la aspiración y suscitar cada aptitud del cuerpo, la mente y el alma.

La enseñanza de Cristo, lo mismo que su simpatía, abarcaba el mundo. Nunca podrá haber una circunstancia de la vida, una crisis de la experiencia humana que no haya sido prevista en su enseñanza, y para la cual no tengan una lección sus principios. Las palabras del Príncipe de los maestros serán una guía para sus colaboradores, hasta el fin (La educación, {ED}, pp. 81, 82).

La manera en que Cristo enseñaba era bella y atrayente, y se caracterizaba siempre por la sencillez. El revelaba los misterios del reino de los cielos por el empleo de figuras y símbolos con los cuales sus oyentes estaban familiarizados; y el común del pueblo le oía gustosamente, porque podía comprender sus palabras. No usaba palabras altisonantes, para cuya comprensión habría sido necesario consultar un diccionario.

Jesús ilustraba las glorias del reino de Dios por el uso de los incidentes y los sucesos de la tierra. Con amor compasivo y tierno, alegraba, consolaba e instruía a todos los que le oían; porque sobre sus labios se derramaba la gracia a fin de que pudiese presentar a los hombres de la manera más atrayente los tesoros de la verdad (Consejos para los maestros, {CM} pp. 227, 228).

Cristo hubiera podido impartir a los hombres conocimientos que hubieran sobrepujado cualquier descubrimiento anterior y dejar en segundo plano todo otro descubrimiento. Hubiera podido descubrir misterio tras misterio, y concentrar alrededor de estas maravillosas revelaciones el pensamiento activo y serio de generaciones sucesivas hasta el fin de los tiempos. Pero no quiso dejar pasar ni un momento sin enseñar la ciencia de la salvación. Su tiempo, sus facultades, y su vida, no los apreció ni aprovechó sino como medios para realizar la salvación de los hombres. Vino a buscar y salvar lo que se había perdido y nada le hubiera distraído de su propósito. Ni lo hubiera consentido tampoco.

Cristo impartió únicamente el conocimiento que podía ser aprovechado. Su instrucción al pueblo se limitaba a las necesidades de la condición de éste en la vida práctica (Consejos para los maestros, {CM}, p. 373).

47


Lección 7 // Domingo 7 de febrero_____________________

MUCHAS CLASES DE DESCANSO

“Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mat. 11:29). ¿De qué forma el tomar su “yugo” nos da descanso al alma?

Esta oferta apunta a una dimensión personal en medio de la misión más amplia de Jesús, de liberar a las personas del enemigo. Sus palabras son una adaptación de Jeremías, quien promete al pueblo descanso para sus almas si regresan a la religión de sus padres, en vez de seguir en el paganismo que los rodea (Jer. 6:16).

La idea de descanso es muy rica en las Escrituras. Comienza con Dios mismo. Él descansó cuando terminó su obra de creación (Gén. 2:2). Su descanso introduce un reposo sabático que es celebrado semanalmente. El reposo también se celebraba durante el año en las fiestas anuales (p. ej., Lev. 16:31); cada siete años en el “sábado de la tierra” (Éxo. 23:11); y cada cincuenta años en el jubileo, cuando se liberaba a los esclavos y se perdonaban las deudas (Lev. 25:10).

El descanso podía apreciarse cuando Dios estaba presente con su pueblo (Éxo. 33:14), donde no había “adversarios, ni mal que temer” (1 Rey. 5:4), ni enemigos (Deut. 25:19). El reposo se gozaba en la tierra que Dios dio a su pueblo (Jos. 1:13), y cuando ellos volvieron de la cautividad y el exilio (Jer. 30:10). El reposo se compartía en hospitalidad para con los extraños (Gén. 18:4) y en el gozo de una familia estable (Rut 1:9; Prov. 29:17).

A su vez, el descanso estuvo ausente en el cautiverio (Éxo. 5:4, 5; Lam. 1:3). El reposo escapa de los impíos que, como el mar agitado, no pueden descansar (Isa. 57:20). El único reposo que tales personas pueden esperar es la muerte y el sepulcro (Job 3:11, 13, 16-18). Apocalipsis 14:11 también advierte seriamente que no habrá descanso para los que están del lado equivocado del Gran Conflicto en los últimos días.

El reposo que Jesús ofrece es muy generoso. Incluye el don del sábado, dándonos tiempo con el Creador. Cristo reconoce nuestra condición perdida y nos restaura. Y cuando caemos, todavía tenemos la certeza del descanso junto a nuestro Salvador.

¿De qué otras maneras, además del sábado, podemos gozar del descanso que Dios nos ofrece? ¿De qué modo encontramos en Jesús reposo para nuestras almas? Ver también Rom. 4:1-6.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Dios nos ofrece descanso a través de todas las Escrituras, comenzando desde la creación hasta el Apocalipsis. El cuarto mandamiento de la ley de Dios, es una orden de descansar; no es una sugerencia.

El cuarto mandamiento es una orden para parar en nuestro correr diario, y dedicar tiempo al Señor nuestro Creador. En realidad el mandamiento de observar el día sábado, es el primer mandamiento que se da al hombre, justo después de la creación y fue dado al hombre aun antes del hombre haber pecado; esto nos demuestra que la ley de Dios, no se le dio al hombre por que pecó, como muchos creen; sino que nos demuestra que la ley de Dios, siempre ha existido en el universo y es para todos, la ley de Dios es para seres que han pecado como nosotros, y es también para seres que nunca han pecado.

¿Porqué es importante comprender y obedecer el mandamiento de reposar en el día sábado? El guardar el día sábado, es la entrada o la antesala para poder conseguir los demás descansos que Dios nos ofrece a través de todas las Escrituras.

Todo aquellos que no son capaces de guardar y de descansar el día sábado aquí en la tierra, no tendrán el privilegio de disfrutar de los demás descansos que ofrece Dios, no podrán disfrutar de los descansos que se han ofrecido mientras vivamos en la tierra, ni tampoco disfrutarán de los descansos que se han ofrecido cuando vivamos en el cielo y en la tierra nueva.

El Sábado es un regalo del CREADOR para sus CRIATURAS, esto incluye HOMBRES Y ANIMALES.

Si nos damos cuenta nuestro calendario está regido por movimientos en el universo

Un año- Es el tiempo que toma a la tierra para girar alrededor del sol

Un mes- Es el tiempo que le toma a la luna en girar alrededor de la tierra

Un día- Es el tiempo que toma a la tierra para girar en su propio eje

¿Y la semana? La semana no tiene ningún movimiento en el universo, la semana es sencillamente instituido por Dios.

Esto lo publicamos recientemente, pero vale la pena ponerlo de nuevo para todos aquellos que recientemente se han unido a éste estudio: el ejemplo del fracaso de los franceses, es uno de los mas grandes ejemplos para la humanidad, de que es muy difícil ir en contra de las ordenes que Dios ha dado, no por gusto Dios es Dios, y no por gusto el es nuestro Creador

En la revolución francesa, se introdujeron en Francia nuevas ideas, se introdujo el sistema métrico que ha ayudado tanto al mundo (metro – kilómetro – centímetro – centígrado – gramo – kilogramo, ETC) y también se introdujo un nuevo calendario: se le llamó “El Calendario de la Revolución Francesa”

Este calendario tenía como meta eliminar toda influencia religiosa a través de los días festivos observados y celebrados regularmente por las religiones.

El calendario estaba formado por 12 meses, cada mes tenía tres semanas de 10 días; en vez de llamársele semana, se le cambió el nombre a “DECADAS”

Los días no tenían nombre, sólo tenían enumeración tal como primero, segundo, tercero, ETC.

A los Meses se les cambio nombre

Septiembre         Ultima Cosecha ó Cosecha de Uvas

Octubre              Neblina

Noviembre         Granizo

Diciembre          Nieve

Enero                Lluvia

Febrero              Viento

Marzo                Germinación

Abril                 Flores

Mayo                Pastos

Junio                 Primera Cosecha

Julio                 Calor Veraniego

Agosto              Frutas

Napoleón Bonaparte abolió este calendario el 1 de Enero de 1806, después de haber estado en función cerca de 12 años. Estas son las razones por las cuales él abolió este calendario.

1-Los trabajadores estaban cansados y enfermos; en vez de descansar un día en 7 días, descansaban un día en diez, provocando estrés y cansancio en todo el pueblo francés.

2-Confusión con la entrada del verano y el invierno.

3-Perdieron el ritmo en las transacciones comerciales y los mercados agriculturales.

4-Este calendario se aplicaba solo a países con un clima parecido al de Francia, era imposible aplicarlo al mundo entero, especialmente a esos países con sólo dos épocas climáticas en el año.

5-No coincidía con los movimientos naturales del sistema solar

6-Le sobraban días.

7-Nunca coincidió con el reloj normal. En el calendario francés el día tenía 10 horas, con 100 minutos cada hora, y 100 segundos por minutos.

8-Andaban perdidos en el tiempo y el espacio

Dios en su infinita sabiduría instituyó la semana de siete días. Un diseño perfecto para todos los países, para todos los climas, para el movimiento del universo, para la salud del hombre, para la siembra y la cosecha, para la prosperidad y felicidad del hombre. ETC. Dios no lo basó en ningún movimiento del universo, lo basó en su sabiduría, sabiendo que calzaría con todo el mundo y sus habitantes y siendo benéfico para la humanidad.

16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. Lucas 4: 16

La palabra costumbre, que Lucas utilizó, proviene de una palabra griega relacionada con hábitos constantes en el tiempo y también en la práctica. En otras palabras, Jesús asistía con regularidad a la sinagoga todos los sábados que podía. De hecho, esto es tan importante para Lucas que, en todo su Evangelio, menciona cuatro veces que Jesús asistió a la sinagoga en sábados diferentes

Además, Lucas identifica especialmente el sábado como el séptimo día de la semana 54 Y era día de la víspera de la Pascua; y estaba para rayar el sábado. 55 Y las mujeres que con él habían venido de Galilea, siguieron también y vieron el sepulcro, y cómo fué puesto su cuerpo. 56 Y vueltas, aparejaron drogas aromáticas y ungüentos; y reposaron el sábado, conforme al mandamiento. Lucas 23

Y el primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las drogas aromáticas que habían aparejado, y algunas otras mujeres con ellas. Lucas 24

El hecho de que Jesucristo, durante su ministerio terrenal, observó el sábado junto con los judíos, testifica que el ciclo semanal no se había perdido desde que la Ley había sido dada en el Sinaí o, incluso, desde la creación. Su ejemplo como observador del sábado es un modelo para seguir por los cristianos, tanto en cuanto al día correcto como en la forma apropiada de guardarlo.

Las sinagogas Judías estaban abiertas todos los días y tenían tres servicios religiosos diarios, pero al que todos asistían era al de la tarde y al de la noche, a pesar que era obligación para un buen judío religioso asistir a los tres servicios.

Las sinagogas estaban repartidas por toda Judea, ó en los lugares donde vivían familias judías, las sinagogas no se originaron como una instrucción divina, como lo fue el templo; las sinagogas aparecieron por las exigencias de las personas, y el servicio primordial de las sinagogas era perpetuar el conocimiento de Moisés y de los profetas, se cree que las primeras sinagogas comenzaron a aparecer en los días de Esdras.

Los días que las sinagogas se llenaban más, eran los días sábados por ser el día de descanso, pero también los días lunes y jueves, que era los días de mercado. Los días Lunes y Jueves, era cuando la gente del campo venía a la ciudad y además en estos dos días se celebraban los días de las cortes y de los juicios. Las sinagogas siempre se construían en el lugar mas alto de la ciudad ó lo más cerca posible al lugar más alto de la ciudad. Sus formas era siempre rectangulares, y el extremo opuesto de la entrada, siempre tenía que estar apuntando a Jerusalén, ó sea que cuando las personas entraban, se sentaban , se paraban ó se arrodillaban, su rostro siempre estaba en dirección de Jerusalén.

La bandera de Israel, trae al recuerdo la orden de Dios en el versículo 37 al 41 del libro de Número 15, la estrella de la bandera es el símbolo de David, el color blanco significa la benevolencia divina y las franjas azules significan la gloria, la pureza y la severidad de Dios.

37 Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 38 Habla a los hijos de Israel, y diles que se hagan franjas en los bordes de sus vestidos, por sus generaciones; y pongan en cada franja de los bordes un cordón de azul. 39 Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis. 40 Para que os acordéis, y hagáis todos mis mandamientos, y seáis santos a vuestro Dios. 41 Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para ser vuestro Dios. Yo Jehová vuestro Dios. Números 15

La lección también habla del año del jubileo

¿Qué era el “año del jubileo”? En el libro de Levíticos capítulo 25, encontramos las provisiones, reglas y estatutos para éste año muy especial llamado el año del jubileo.  Esta ordenanza fue dada por Dios al pueblo de Israel, y tenía como propósito curar cuatro males que oprimían a Israel.  Aún en nuestros días modernos algunos de estos cuatro males siguen oprimiendo a la mayoría de naciones del mundo, estos males eran y son: la esclavitud, las deudas, la pobreza crónica y el alienamiento ó despojamiento de las tierras de las gentes más pobres de la nación.

El año de jubileo era el sistema divino que tenía la intención de aliviar con anticipación estos males de la nación hebrea.

El año del jubileo se celebraba a cada cincuenta años; después de éste año todo hombre que era esclavo, tenía que quedar en libertad, cuando las personas quedaban libres, entonces la nación entera comenzaba un proceso nuevo, fresco y vivificante.

Los hombre venían a quedar esclavos por diferentes y variadas razones, entre ellas encontramos los que eran capturados en las guerras y también aquellos que se vendían a ellos mismos ó a sus hijos para cancelar deudas que ellos no podían cancelar.

También en el año del jubileo,  las deudas eran perdonadas, habían muchos que acumulaban deudas que eran imposible poderlas pagar; en el año del jubileo éstas deudas tenían que ser perdonadas y canceladas por el acreedor.

La pobreza crónica afectaba a muchos en la nación, para ellos también había un chance de un nuevo comienzo, ya sea que su pobreza fuera la causa de una incapacidad física, de una enfermedad, cualquier vicio ó intemperancia que hubieran practicado, ó cualquier otra razón que lo hubiera conducido a la pobreza extrema y crónica, ellos también tenían una nueva oportunidad.

Este mismo año, también las propiedades que habían sido hipotecadas, alienadas ó quitadas a sus dueños, tenían que volver a sus dueños originales, ningún hombre ó familia podía partir de casa de su antiguo amo ó patrón, sin recuperar sus tierras ó propiedades.

En los días obscuros de la esclavitud en los Estados Unidos de Norte América, habían prácticas muy extrañas en cuanto al tema de la esclavitud. Entre una de esas prácticas estaba la famosa lotería de esclavos, en ésta lotería siempre había una persona de buen corazón que pagaba una fuerte suma de dinero para intentar darle la libertad a algún esclavo determinado. Pero el proceso de conseguir la libertad era a través de la suerte tirando los dados. Si el numero que salía después que el esclavo había tirado los dados, era el número estipulado, entonces el esclavo quedaba libre, pero si al tirar los dados los números no coincidían, el esclavo quedaba siempre en esclavitud y el que había pagado para que el esclavo tuviera la oportunidad de salir libre, perdía el dinero.

Se cuenta la historia de dos acaudalados hombres que habían pagado a ésta lotería, una oportunidad de libertad para una finísima mujer mulata y  para su hijo que casi era de raza blanca. Ellos tenían dos oportunidades para ser libres; cuando llego la oportunidad para la mujer, ella no pudo tirar los dados, estaba sobrecogida por el temor y la angustia de la ocasión. Al no poderlo hacer ella misma, le pidió a su hijo tirar los dados en vez de ella. El muchacho tomó los dados, los tiró y falló la primera oportunidad para los dos. Dice la historia que sin pensarlo, valientemente, el muchacho volvió a tomar los dados y los tiró y ésta vez acertó los números estipulados por la lotería. El que escribe la historia dice que es difícil explicar con palabras, el gozo de ésta madre y su hijo cuando se vieron libres después de muchos años de esclavitud.

Muchas veces nuestra cautividad del pecado no parece ser cautividad, estamos dormidos en placeres que los consideramos deleites, y no nos damos cuenta que nos están llevando y empujando al sepulcro día tras día.

Muchas veces somos esclavos de nuestro conocimiento, poder ó riquezas:

Somos esclavos de una mente que no puede descansar

Somos esclavos de las cosas que codiciamos tanto por que no las podemos tener

Somos esclavos de los miedos y temores que no podemos evadir, de las circunstancias que no podemos evitar

Somos esclavos de los sueños que no podemos concretar y de la felicidad que no podemos disfrutar.

Para todos los que sufrimos de éstas esclavitudes, Jesús nos dice: Este es “el año favorable del SEÑOR”; “Hoy es el día da la salvación”

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los hombres preparan para sus cuellos, yugos que parecen livianos y agradables de llevar, pero que resultan extremadamente irritantes. Cristo ve esto y dice: Llevad mi yugo sobre vosotros. El yugo que queréis poner sobre vuestro cuello, pensando que calzará perfectamente, no sirve para él. Tomad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí la lección que necesitáis aprender.

Vuestra obra no consiste en cargaros por vuestra cuenta. … A menudo pensamos que pasamos un tiempo bien difícil, llevando cargas, y a menudo ése es el caso, porque Dios no nos ha ordenado llevar esas cargas; pero cuando llevamos su yugo y llevamos sus cargas, podemos testificar que el yugo de Cristo es fácil y sus cargas son ligeras, porque él ha hecho provisión para esto.

Sin embargo, ese yugo no nos dará una vida fácil, de libertad y de complacencia egoísta. La vida de Cristo fué de sacrificio propio y abnegación a cada paso; y el verdadero seguidor de Cristo, con una ternura y un amor cristianos y consecuentes, andará en las pisadas del Maestro, y a medida que avance en esta vida, se verá cada vez más inspirado por el Espíritu y la vida de Cristo (Nuestra elevada vocación, {NEV} p. 102).

Cuando el tiempo es agradable, paseen los padres con sus hijos por los campos y huertos. En medio de las cosas hermosas de la naturaleza, explíquenles por qué fué instituido el sábado. Descríbanles la gran obra creadora de Dios. Díganles que cuando la tierra salió de su mano era santa y hermosa. Cada flor, cada arbusto, cada árbol, respondía al propósito de su Creador. Todo lo que veían los ojos era hermoso y llenaba la mente de pensamientos relativos al amor de Dios. Todo sonido era música en armonía con la voz de Dios. Mostradles que fué el pecado lo que mancilló la obra perfecta de Dios; que las espinas y los cardos, el pesar y la muerte, son todos resultados de la desobediencia a Dios. Invitadlos a ver cómo la tierra, aunque mancillada por la maldición del pecado, sigue revelando la bondad de Dios. Los campos verdes, los altos árboles, la alegre luz del sol, las nubes, el rocío, la quietud solemne de la noche, la gloria del cielo estrellado y la luna en su belleza, todo da testimonio del Creador. No cae una gota de lluvia ni un rayo de sol sobre nuestro mundo desagradecido, que no testifique de la tolerancia y del amor de Dios…

Al bajar el sol, señalen la voz de la oración y el himno de alabanza el fin de las horas sagradas, e invitad a Dios a acompañaros con su presencia en los cuidados de la semana de trabajos.

Así pueden los padres hacer del sábado lo que debe ser: el día más gozoso de la semana. Pueden inducir a sus hijos a considerarlo como una delicia, el día superior a los demás días, santo de Jehová, honorable (Joyas de los testimonios, {3JT3} t. 3, pp. 24, 25).

48


Lunes 8 de febrero // Lección 7_______________________

PLANTAR Y COSECHAR

El tema del Gran Conflicto está implícito en la parábola de Jesús acerca del sembrador. La enumeración de cuatro tipos de respuesta al mensaje del evangelio indica que hay más que solo personas “buenas” y “malas” en el mundo. La vida es más compleja que eso, así que necesitamos ser cuidadosos respecto de la forma en la que nos acercamos a quienes no parecen responder al evangelio como pensamos que deberían hacerlo.

Lee Mateo 13:3 al 8, y luego los versículos 18 al 23. ¿De qué manera podemos ver claramente la realidad del Gran Conflicto revelada en esta historia?

Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. Mateo 13

La batalla por las almas es real, y el enemigo usa cualquier medio que puede para alejarlas de la salvación. Por ejemplo, en el contexto de la semilla que cae junto al camino, Elena de White escribió: “Satanás y sus ángeles se encuentran en las reuniones donde se predica el evangelio. Mientras que los ángeles del cielo tratan de impresionar los corazones con la Palabra de Dios, el enemigo está alerta para hacer que no surta efecto. Con un fervor solamente igualable a su malicia, trata de desbaratar la obra del Espíritu de Dios. Mientras Cristo está atrayendo al alma por su amor, Satanás trata de desviar la atención del que es inducido a buscar al Salvador” (PVGM 26).

Uno podrá preguntar: ¿Por qué el labrador no puede ser más cuidadoso y no desperdiciar semillas, al arrojarla al camino? ¿Por qué no es más diligente en eliminar las rocas? ¿Por qué no arranca las malezas?

Cuando se siembra la semilla del evangelio, el esfuerzo humano siempre es limitado. Tenemos que sembrar en todas partes. No somos jueces de lo que es un buen terreno o un terreno malo. La aparición de la maleza sencillamente indica que no somos capaces de impedir que el mal surja en los lugares menos esperados. El Señor de la cosecha trabaja detrás de la escena y asegura que todos los que puedan salvarse sean salvos. Nosotros hacemos nuestra tarea y debemos aprender a confiar en que él hará la suya.

¿En qué situaciones podemos ver la realidad de esta parábola? ¿Por qué, a veces, no encontramos con las siguientes situaciones?: personas recientemente bautizadas se van de la iglesia, otras sencillamente no muestran ningún interés y otras llegan a estar firmemente arraigadas en la fe.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

En el antiguo Israel había dos tipos de lluvias naturales que afectaban la región. La primera lluvia, llamada lluvia temprana; era la lluvia esencial para la siembra de los granos. La segunda lluvia, conocida como lluvia tardía, era esencial para la cosecha de los granos.

Este proceso natural en la tierra de Israel, llamada “lluvia temprana y lluvia tardía”, también tiene una aplicación espiritual para el cristianismo. Nosotros como cristianos también tenemos una lluvia temprana y una lluvia tardía, pero es “ESPIRITUAL”.

La “lluvia temprana” ya ocurrió, y fue con la venida del Espíritu Santo en el día del pentecostés y siguió a través del ministerio de los apóstoles y de los primeros cristianos, éste proceso de la “lluvia temprana” casi duro todo el primer siglo, después de nuestro Señor Jesucristo.

Ahora los cristianos de éste tiempo, estamos esperando la lluvia tardía, que consiste en el derramamiento especial de la gracia divina que prepara al mundo para la cosecha final, que es prácticamente el fin del mundo y la venida de Cristo.

Mientras éste suceso llega, “LA PACIENCIA” es un ingrediente indispensable para cruzar ésta etapa de espera.

Muchos creemos que la paciencia es una característica “pasiva” de una persona. Muchas veces creemos que al pedirle a Dios paciencia, él nos concede la paciencia para hacernos inmunes a los problemas de ésta vida; en pocas palabras creemos que con la paciencia en nuestras vidas, los problemas ya no nos van a afectar.

En nuestra vida espiritual la paciencia no es cuestión de un momento, es cuestión de toda la vida. Nuestra paciencia tiene que llegar hasta la cosecha final que es la segunda venida de Cristo. ¿Porqué la segunda venida de Cristo? Por qué allí sucede el milagro y evento más esperado por millones y millones de hijos de Dios que han pasado al descanso; y es la resurrección.

Si no tenemos la paciencia para llegar hasta el final, entonces hemos trabajado por gusto. El objetivo final de la paciencia es que consigamos la vida eterna.

Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. 4Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. 5Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; 6pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. 7Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. 8Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

En esta parábola encontramos 4 tipos de siembra que representan a 4 tipos de creyentes:

1-La semilla que cayó junto al camino, y que fue comida por las aves

2-La semilla que cayó en los pedregales, y fue muerta por el calor del sol

3-La semilla que cayó entre los espinos y murió ahogada

4-La semilla que cayó en buena tierra

 

Cuatro diferentes clases de suelo:

1-El suelo impenetrable – junto al camino

2-El superficial – el del pedregal

3-El preocupado – entre los espinos

4-El suelo preparado – buena tierra

Cuatro diferentes clases de escuchadores:

1-El descuidado – la semilla junto al camino

2-El temporal – la semilla del pedregal

3-El mundanal –la semilla entre los espinos

4- El sincero: Ellos comprenden, reciben, retienen y practican

El sembrador era la misma persona, y la semilla era de la misma calidad; aquí el problema reside en la tierra

La interpretación de la parábola del sembrador, es dada en la parábola del trigo y la cizaña; dicho sea de paso el trigo y la cizaña son dos plantas muy difíciles de distinguir. El trigo y la cizaña pertenecen a la familia que es la grama, y también las dos pertenecen al grupo especial de gramas llamadas “TRITITICINOE” o en otras palabras sería: “Gramas que parecen trigo” La estructura de la planta, su condición y forma de crecer es casi idéntica, cuando las plantas están maduras su apariencia es tan similar, que el agricultor judío, siempre se le ha hecho imposible reconocer entre las dos plantas; la única manera de reconocer entre las dos plantas es cuando dan su fruto, el fruto de la cizaña es muy pequeño, es de color negro, y es vano, es decir es solo la envoltura sin fruto; al final la planta impostora se ha descubierto.

parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

La semilla que cayó en el camino y fue comida por las aves, son todos aquellos que tiene una mente pecaminosa, les cuesta concentrarse en las cosas divinas, no comprenden, no acatan las órdenes de Dios. El enemigo que en éste caso es representado por las aves, no pierde ninguna oportunidad para robar la preciosa semilla puesta en la mente de los hombres. El enemigo trabaja incesantemente para borrar de la mente del hombre, los pensamientos y las impresiones que la Palabra de Dios logra hacer en la mente de nosotros. El suelo es impenetrable, y el oidor es descuidado.

Las aves de ésta parábola, representa a Satanás: 15 Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones. Marcos 5

Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;

Este tipo de persona es aquella que es rápida para actuar bajo las emociones, muchas veces basta solo un sermón y la persona demuestra las señales de su conversión. Pero toda conversión que se hace con rapidez tiene como resultado la apostasía, en su mayoría de veces. Mientras todo está bien en la iglesia; y en la vida de este tipo de conversos, todo está bien, pero al nomas aparecer las pruebas y las dificultades, la muerte espiritual es segura; así como entró a la iglesia por una emoción, solo es necesario para que se marche; una decepción. Estas personas no tienen raíces, no son verdaderos cristianos, sus corazones no han sido cambiados, no han logrado descubrir su culpabilidad, no han comprendido la excelencia de Cristo, estas personas no están completamente arraigadas al evangelio. Cuando esta personas son examinadas a través de las pruebas y persecución, siempre sucumben. La semilla muere, ante el ardiente sol del mediodía. El suelo es superficial, el oidor es temporal.

7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.

Este es el grupo de personas que escucha la Palabra de Dios, pero los quehaceres, de éste mundo lo ahogan, se vuelven infructíferos y perecen. Esta semilla no cayó en pedregales, cayó en tierra profunda; demostrando que estas personas no son personas de carácter débil, ellos tiene carácter con fundamento. La maldad de ellos, consiste en que tiene un pensamiento dividido, parte es para la Palabra de Dios, y la otra parte está dedicada a los afanes del mundo. “No se puede servir a dos señores…” El deseo de las deslumbrantes riquezas de éste mundo, siempre termina ahogando la vida espiritual.

Este tipo de persona, nunca están satisfechos con lo que tienen, aprovechan cada ocasión, para ser deshonestos, para hacer trampas, para tomar ventajas, para oprimir a otros, para sacar hasta la última gota de sudor al trabajador, toda pasión es alimentada por el amor al dinero. Uno de los pecados peculiares de éste tipo de persona es el robo:

-Roba el que adultera un producto volviéndolo de calidad inferior y manteniendo el mismo precio.

-Roba el que usa medidas y pesas falsas en sus transacciones.

-Roba el que oculta defectos.

-Roba el que presenta una calidad tramposa.

-Roba aquel que ha encontrado algo y sabiendo quien es su dueño, lo mantiene para sí.

-Roban los que reciben comisión a espaldas de sus jefes.

-Roban aquellos que se posesionan de algo que no está detallado en un contrato.

-Roba todo trabajador que no hace el trabajo para el cual fue contratado.

-Roban aquellos que hacen trabajos descuidados, sin el esmero con que tendría que hacerse dicho trabajo.

-Roban aquellos que no cuidan los bienes del propietario, derrochando y menoscabando los bienes que no le pertenecen.

-Roban los empleadores cuando retienen los salarios.

-Roban los empleadores cuando no cumplen sus promesas con los beneficios prometidos.

-Roban los empleadores cuando hacen trabajar a los trabajadores horas extras sin el debido pago.

-Roban los empleadores cuando privan a sus trabajadores de algo que ellos merecen.

-Todos aquellos viajeros que no declaran, ó desfiguran y ocultan sus propiedades al inspector de aduanas; ellos también son ladrones.

-Roban todos aquellos que se meten a deudas que saben que les será imposibles pagar.

-Roban aquellos que antes de una bancarrota transfieren todos sus bienes a alguien con el convenio de serles devueltas mas tarde.

-Roba el que acepta el reconocimiento de trabajo ó la idea de otro.

-Roba aquel que usa lo ajeno sin permiso de su propietario.

-Es ladrón al que se aprovecha de su prójimo en cualquier forma.

-Roba aquel que no entrega a su dueño lo escrito en una herencia.

-Roba el que encuentra algo y no lo reporta al centro de objetos perdidos.

-Roba él que le compra a un ladrón.

-Se puede robar a otros quitándoles las FE mediante las dudas y las críticas.

-Se roba a Dios con los diezmos y las ofrendas.

-Se roba el buen nombre de una persona a través de chismes calumniosos y perniciosos.

8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

El grupo de personas que escuchan la Palabra de Dios, la comprenden, la retienen y la obedecen. Este proceso, no es un proceso que es intelectual solamente, es el proceso tomar la Palabra de Dios, escudriñarla y descubrir los grandes tesoros que se encuentran ocultos en la Palabra de Dios. Este tipo de personas son las que llevan frutos, unos al cien, otros al sesenta y otros al treinta, de acuerdo a las oportunidades y a las capacidades de cada uno de ellos.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La semilla del Evangelio a menudo cae entre las espinas y las malas hierbas; y si no hay una transformación moral en el corazón humano, si los viejos hábitos y prácticas y la vida pecaminosa anterior no se dejan atrás, si los atributos de Satanás no son extirpados del alma, la cosecha de trigo se ahoga. Las espinas llegarán a ser la cosecha, y exterminarán el trigo.

La gracia puede prosperar únicamente en el corazón que constantemente está preparándose para recibir las preciosas semillas de verdad. Las espinas del pecado crecen en cualquier terreno; no necesitan cultivo; pero la gracia debe ser cuidadosamente cultivada. Las espinas y las zarzas siempre están listas para surgir, y de continuo debe avanzar la obra de purificación. Si el corazón no está bajo el dominio de Dios, si el Espíritu Santo no obra incesantemente para refinar y ennoblecer el carácter, los viejos hábitos se revelarán en la vida. Los hombres pueden profesar creer el Evangelio; pero a menos que sean santificados por el Evangelio, su profesión no tiene valor. Si no ganan la victoria sobre el pecado, el pecado la obtendrá sobre ellos. Las espinas que han sido cortadas pero no desarraigadas crecen con presteza, hasta que el alma queda ahogada por ellas (Palabras de vida del gran maestro, {PVGM} pp. 30, 31).

A través de la parábola del sembrador, Cristo presenta el hecho de que los diferentes resultados dependen del terreno. En todos los casos, el sembrador y la semilla son los mismos. Así él enseña que si la palabra de Dios deja de cumplir su obra en nuestro corazón y en nuestra vida, la razón estriba en nosotros mismos. Pero el resultado no se halla fuera de nuestro dominio. En verdad, nosotros no podemos cambiarnos a nosotros mismos; pero tenemos la facultad de elegir y de determinar qué llegaremos a ser. Los oyentes representados por la vera del camino, el terreno pedregoso y el de espinas, no necesitan permanecer en esa condición. El Espíritu de Dios está siempre tratando de romper el hechizo de la infatuación que mantiene a los hombres absortos en las cosas mundanas, y de despertar el deseo de poseer el tesoro imperecedero. Es resistiendo a! Espíritu como los hombres llegan a desatender y descuidar la palabra de Dios. Ellos mismos son responsables de la dureza de corazón que impide que la buena simiente eche raíces, y de los malos crecimientos que detienen su desarrollo.

Debe cultivarse el jardín del corazón. Debe abrirse el terreno por medio de un profundo arrepentimiento del pecado. Deben desarraigarse las satánicas plantas venenosas. Una vez que el terreno ha estado cubierto por las espinas, sólo se lo puede utilizar después de un trabajo diligente. Así también, sólo se pueden vencer las malas tendencias del corazón humano por medio de esfuerzos fervientes en el nombre de Jesús y con su poder. El Señor nos ordena por medio de su profeta: “Haced barbecho para vosotros, y no sembréis sobre espinas”. “Sembrad para vosotros en justicia, segad para vosotros en misericordia”. Dios desea hacer en favor nuestro esta obra, y nos pide que cooperemos con él (Palabras de vida del Gran Maestro, {PVGM} pp. 36, 37).

49


Lección 7 // Martes 9 de febrero______________________

CONSTRUIR SOBRE LA ROCA

El problema de dónde estamos en la lucha cósmica que se desarrolla a nuestro alrededor se hace muy personal en la parábola del hombre que edifica su casa sobre la roca.

Lee Mateo 7:21 al 27. ¿Qué es lo que asusta acerca de esta parábola?

21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. 24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Mateo 7

¿Qué nos viene a la mente cuando imaginamos esta historia? ¿Dónde está la roca y dónde está la arena? Para algunas personas, la arena se encuentra solo en la playa; sin embargo, probablemente esta historia no se refiera a residencias a orillas del mar. El lugar más probable está entre las colinas sobre las que se ubican la mayor parte de las aldeas, en un valle por allí.

Jesús describe dos casas; una edificada directamente sobre la superficie, mientras que la otra tiene fundamentos que van hasta la roca (Luc. 6:48). No hay manera de indicar la diferencia entre las dos casas completadas, hasta que llueve más arriba en la colina y un torrente baja por el valle, rugiendo. Para uno de los constructores, eso no es una preocupación, pues la casa está firmemente anclada; pero, el otro tiene un problema. Sin un fundamento seguro, la casa construida sobre la superficie es presa fácil de las aguas turbias de la creciente.

Jesús compartió esta parábola porque él sabía cuánto nos engañamos a nosotros mismos. La lucha es seria, y sin su ayuda no tenemos posibilidades de sobrevivir a ella. Jesús venció el mal, y por eso lo llamamos la Roca.

Esta batalla personal contra el mal puede ganarse solo si edificamos nuestras vidas firmemente sobre él, algo que únicamente podremos lograr mediante la obediencia. “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca” (Mat. 7:24). Es así de sencillo. Por más que la fe sea un componente vital, la fe sin obras, dice la Biblia, es “muerta” (ver Sant. 2:17, 20, 26) y, en esta parábola, vemos justo cuán muerta realmente es.

Lee Mateo 7:22 y 23. Echar demonios en el nombre de Jesús, o profetizar en su nombre, revela que hay alguna clase de “fe” en esas personas. Y no obstante, ¿cuál es su suerte? Pregúntate, ¿sobre qué fundamento está edificada tu casa? ¿Cuál es tu respuesta?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Esta escena se da en el día del juicio, en el día grande, famoso y temido, éste día ha sido escogido por Dios, y su fecha se ha mantenido en secreto a los ángeles y también al hombre. El día del juicio será un día de alegría para algunos y un día de terror para otros. Este será el día donde los ministros fieles al evangelio de Dios, serán tomados por posesión por Cristo, y ellos poseerán el reino de los cielos.

Pero también habrán presentes “muchos” ministros que no son verdaderos, muchos de ellos son ministros falsos, que están reclamando al Señor en un pase al cielo, por los grandes milagros y prodigios que hicieron en la tierra: 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

 

Estas personas han estado en la universidad espiritual, han profetizado, han echado fuera de demonios, y han hechos muchos milagros; no pocos milagros, sino muchos milagros. Muchos de ellos han hecho sanaciones de todas clases de enfermedades, muchos de ellos han hablando en lenguas, han removido montañas, han caminado por lugares llenos de serpientes y escorpiones sin recibir daño, han tomado sustancias mortíferas sin perder la vida, son personas realmente en la universidad de la vida espiritual. Entre ellos podemos mencionar a Judas quien trabajo directamente con Cristo, y fue ungido por Cristo para realizar sanaciones y milagros, y también fue ungido como predicador. También podemos mencionar a Balaham , que oía la voz de Dios y pudo contemplar seres celestiales, pero a pesar de eso, el Nuevo Testamento, lo considera un falso profeta. .

 

Todos estos argumentos no son suficiente para levantar la sentencia del cielo en contra de ellos, en el día del juicio. Sus argumento están basados en lo que ellos han hecho por Jesús, y no en lo que Jesús ha hecho por ellos. Los regalos y dones que ellos recibieron de parte del cielo, mientras estaban en la tierra, son los dones mas grande y mas excelentes que un humano pueda adquirir, el único problema fue que no adquirieron el don mas sublime del universo que es la gracia de Dios.

El trabajo que estas personas realizaron fue el trabajo mas extraordinario que se puede hacer en la tierra, pero aun así no fue suficiente para alcanzar la salvación.

 

Toda persona que predica el evangelio de Cristo, y que lo hace con esmero, estudio, cuidado y extensa labor, no puede tener este trabajo como argumento para obtener un pase al reino de los cielos, no es lo que sabemos o lo que hacemos lo que nos da la entrada al cielo, la tarjeta que abre la entrada al cielo se llama obediencia.

Y entonces les declararé: Nunca os conocí; Palabras que están en armonía con la Omnisciencia de Dios, Dios sabía de su trabajo de iniquidad; Dios sabía lo que estas personas hacían todos los días, bajo el manto de la religión; Dios sabía los motivos de sus acciones; nada está oculto a los ojos de Dios. “Porque Jehová conoce el camino de los justos; Mas la senda de los malos perecerá.”

“Nunca os conocí” nunca los aprobé, nuca tuve asociación con ustedes, nunca los conocí en los planes de mi Padre, nunca estuvieron en mis planes, nuca aparecieron en la lista de los salvos por gracia, nuca los conocí como mis ovejas a quienes las llame por su nombre, nunca creyeron en mi, nunca me amaron, los vi a mi mesa sirviendo el pan y el vino, los vi en mi iglesia predicando en mi nombre, pero nunca exaltaron mi nombre, mi sangre y mi justicia; no tengo nada que hablar con ustedes, no tengo nada para escuchar, no los conozco.

 

Las dos casa eran iguales, las dos casa eran hermosas, las dos casas costaban lo mismo, las dos casa fueron hechas con esmero y dedicación: el hombre prudente construyo su casa sobre la Roca, que Jesús, el insensato construyó su casa sobre la arena, que son las obras y la justicia propia.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Dios nos ha dado fuerza intelectual y moral, pero en extenso grado, cada uno es arquitecto de su propio carácter. Cada día la estructura se acerca más a su terminación. La Palabra de Dios nos amonesta a prestar atención a cómo edificamos, a cuidar de que nuestro edificio esté fundado en la roca eterna. Se acerca el momento en que nuestra obra quedará revelada tal cual es. Ahora es el momento en que todos han de cultivar las facultades que Dios les ha dado y formar un carácter que los haga útiles aquí y alcanzar la vida superior más allá.

La fe en Cristo como Salvador personal dará fuerza y solidez al carácter. Los que tienen verdadera fe en Cristo serán serios, recordando que el ojo de Dios los ve, que el Juez de todos los hombres pesa el valor moral, que los seres celestiales observan qué clase de carácter están desarrollando (Consejos para los maestros, {CM} p. 213).

Para todos los que creen, Cristo es el fundamento seguro. Estos son los que caen sobre la Roca y son quebrantados. Así se representan la sumisión a Cristo y la fe en él. Caer sobre la Roca y ser quebrantado es abandonar nuestra justicia propia e ir a Cristo con la humildad de un niño, arrepentidos de nuestras transgresiones y creyendo en su amor perdonador. Y es asimismo por la fe y la obediencia cómo edificamos sobre Cristo como nuestro fundamento.

Sobre esta piedra viviente pueden edificar por igual los judíos y los gentiles. Es el único fundamento sobre el cual podemos edificar con seguridad. Es bastante ancho para todos y bastante fuerte para soportar el peso y la carga del mundo entero. Y por la comunión con Cristo, la piedra viviente, todos los que edifican sobre este fundamento llegan a ser piedras vivas. Muchas personas se modelan, pulen y hermosean por sus propios esfuerzos, pero no pueden llegar a ser “piedras vivas,” porque no están en comunión con Cristo. Sin esta comunión, el hombre no puede salvarse. Sin la vida de Cristo en nosotros, no podemos resistir los embates de la tentación. Nuestra seguridad eterna depende de nuestra edificación sobre el fundamento seguro. Multitudes están edificando hoy sobre fundamentos que no han sido probados. Cuando caiga la lluvia, brame la tempestad y vengan las crecientes, su casa caerá porque no está fundada sobre la Roca eterna, la principal piedra del ángulo, Cristo Jesús (El Deseado de todas las gentes, {DTG} p. 551).

Si ustedes se acostumbran a pensar en Cristo, y en su obra y carácter, serán inducidos a cavar profundo en la veta de la verdad, y serán hechos aptos para poseer sus preciosas joyas. Mediante la apreciación del carácter de Cristo y la comunión con Dios, el pecado llegará a serles odioso. A medida que mediten en las cosas celestiales y caminen con Dios, como lo hizo Enoc, se desprenderán de todo peso, y del pecado que los asedia tan fácilmente, y correrán con paciencia la carrera que está delante de ustedes… Nuestro edificio debe estar cimentado sobre la roca de Cristo Jesús o no pasará la prueba de la tempestad (Exaltad a Jesús, {EJ} p. 231).

50


Miércoles 10 de febrero // Lección 7____________________

NO JUZGUES

Jesús pronunció el Sermón del Monte en los días tempranos de su ministerio. Fue revolucionario. Para comenzar, le dijo a la gente común que ellos eran valiosos y benditos a los ojos de Dios (Mat. 5:3-12), y que eran la sal (vers. 5:13) y la luz (vers. 5:14-16), dos elementos muy valiosos. Habló de la importancia de la Ley de Dios (vers. 5:17-19), pero advirtió en contra de tratar de impresionar a otros con su propia buena conducta (vers. 5:20). Jesús además señaló que la moralidad se determina por lo que la persona piensa, no solo por sus acciones (vers. 21-28), aunque las acciones también deben ser vigiladas (vers. 5:29, 30). Al leer el sermón entero, se puede ver que él cubrió todos los aspectos de la existencia humana y sus relaciones (Mat. 5-7:27).

Lee Mateo 7:1 al 5. ¿De qué maneras la realidad del Gran Conflicto se revela en este pasaje? Es decir, ¿cómo se manifiesta aquí la interacción del bien y del mal?

1 No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? !!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. Mateo 7

‘No juzguéis, para que no seáis juzgados’. No os estiméis mejores que los demás ni os erijáis en sus jueces. Ya que no podéis discernir los motivos, no podéis juzgar a otro. Si lo criticáis, estáis fallando sobre vuestro propio caso; porque demostráis ser partícipes con Satanás, el acusador de los hermanos. El Señor dice: ‘Examinaos a vosotros mismos si estáis en fe; probaos a vosotros mismos’. Tal es nuestra obra” (DTG 280, 281).

Cuando Jesús le dijo a su audiencia que no juzgara, planteó dos puntos importantes. El primero es que juzgamos a otros porque hacemos exactamente las mismas cosas que estamos condenando (Mat. 7:1, 2). Distraemos la atención de nosotros y nos aseguramos de que todos los que nos rodean estén mirando a la persona que condenamos, en vez de mirarnos a nosotros.

El otro punto que Jesús plantea es que, a menudo, el problema que vemos en nuestro hermano es solo una fracción del tamaño de un propio problema que, tal vez, ni nos demos cuenta que tenemos. Es muy fácil para nosotros ver un pedacito de aserrín en el ojo del otro, pero somos incapaces de ver la gran viga que tenemos en el nuestro.

¿Cuál es la diferencia entre juzgar a una persona y juzgar la bondad o el error de sus acciones? ¿Por qué es importante que hagamos esta distinción?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Hay varias formas de clasificar los pecados; entre las mas conocidas están: pecados de omisión, pecados de comisión y pecados de disposición.

El pecado de omisión es el pecado de cometemos sin hacer nada. Un ejemplo puede ser el siguiente: Usted está sentado en un parque y pasa una persona enfrente de usted y en ese preciso momento se le cae de su bolsa alguna cantidad de dinero. Usted lo ve y no dice nada. Cuando la persona se ha marchado usted toma posesión del dinero. En ese pecado usted no hizo lo correcto: lo correcto era hacerle saber a la persona del dinero que estaba perdiendo. Debido a que no hizo lo correcto, usted está pecando. A pesar que usted no tubo ninguna acción en éste robo, el cielo lo juzga como ladrón. Otro ejemplo es cuando escuchamos acusaciones injustas y falsas contra una persona y nosotros sabemos que no es así, pero callamos; Sin hacer nada estamos compartiendo el pecado del falso testimonio.

El pecado de comisión es un pecado de desobediencia directa a Dios; éste pecado el acto de quebrantar los mandamientos, ordenes y estatutos de Dios con nuestras acciones.

El pecado de disposición es el pecado cometido en nuestras mentes y corazones. Este pecado en pocas palabras es el pecado de la imaginación. Podemos pecar con el odio sin tener violencia en contra de una persona determinada. Podemos codiciar a una persona, y se nos culpa de adulterio sin haber tenido un acto sexual con dicha persona. A los ojos de Dios el pecado de la disposición ó la imaginación es tan grave como el pecado mismo. El pecado de la imaginación es tan grave como el pecado de comisión, por que solo los separa la falta de una oportunidad.

El pecado de la ignorancia:

34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes. Lucas 23

y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos. 16 Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros. 17 Mas ahora, hermanos, sé que por ignorancia lo habéis hecho, como también vuestros gobernantes. Hechos 3

La ignorancia ha acarreado las mas grandes atrocidades y desgracias a los habitantes de nuestro mundo. éste pecado a pesar que se comete sin tener un conocimiento total ó parcial, no deja sin castigo al transgresor. 12 Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados; Romanos 2

El pecado de la debilidad: Consiste en saber las cosas incorrectas y no tener el poder para evitarlas. Muchas veces nos acercamos a lugares donde nunca debiéramos de acercarnos. Conociendo nuestras debilidades, al acercarnos a estos lugares abrimos una puerta que eventualmente se puede volver grande y destructible.

El pecado de la rebelión: Este es el tipo de pecado que sabemos las cosas correctas y no nos importa. Las personas que cometen pecados de rebelión, se coloca en una situación grave, ya que es muy difícil alcanzar a éstas personas, por que ellas saben todo lo bueno y santo y han decidido ir en contra de Dios. 23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos é idolatría el infringir. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey. 1 Samuel 15  El pueblo de Israel fue exterminado por Dios, por el pecado de la rebelion.

Pecados Morales: Este pecado consiste en un comportamiento que es deshonesto. Este pecado es muy común en nuestros días y siempre lo ha sido en la vida de éste planeta. El estándar de la inmoralidad dice: “Si te gusta algo, entonces hazlo”. La ley de la decencia es violada constantemente en nuestra manera de actuar, de vestir, de hablar, de bromear y de conducirnos en la vida.

Pecados doctrinales: Este pecado consiste en enseñar a otros le verdad de Dios alterada, torcida ó mentirosa. Son millones de almas que están en riesgo de perderse debido a conceptos erróneos bíblicos.  18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. Apocalípsis 22

En el mundo encontramos diversas leyes, entre las más comunes tenemos: Leyes marinas, leyes de bancarrota, leyes de negocios, leyes de derechos civiles, leyes criminales, leyes de entretenimiento, leyes del medio ambiente, leyes de la familia, leyes de salud, leyes de migración, leyes de propiedad intelectual, leyes laborales, leyes militares, leyes de daños personales, leyes de bienes y raíces, leyes de impuestos, ETC. Todas éstas leyes son hechas por humanos con el propósito de poner orden y respeto en la tierra. Pero de todas éstas leyes, tenemos una ley suprema y su dueño ó dador de ésta ley es un Dios supremo. Es una ley especial, por que abarca todo nuestro mundo, todos los países, todas las razas, todos los idiomas, todas las edades, todas las materias, todos los problemas; es una ley para la conciencia.

En la dieta de Wittenberg, Alemania; en el tiempo de Martín Lutero, los príncipes alemanes crearon un pensamiento, grandioso, profundo, universal, por que no decirlo inspirado divinamente, y el pensamiento fue: “En asuntos de conciencia no hay mayoría” La ley de Dios, es una ley para la mayoría, es una ley dictada a la conciencia, nadie se escapa de ésta ley, nadie se puede esconder de ésta ley, ni tampoco  nadie se puede esconder de su Creador.

El derecho que tiene Dios sobre su ley es incuestionable, tiene el poder para en en-forzar la ley, tiene poder para salvar, tiene el poder para premiar al que observa fielmente su ley y también tiene el poder para destruir al quebrantador de su ley.

Dios es perfecto, su ley es perfecta y su juicio es perfecto.

Es tiempo que paremos de hablar de nuestros hermanos, de censurarlos y de condenarlos. Es suficiente con la ley suprema de Dios, que nos juzga a todos los humanos. Es tiempo que paremos de poner nuestras propias medidas, nociones u opiniones para dirigir ó juzgar a otros, para eso está la ley perfecta, con su Dueño perfecto, que nos juzga perfectamente.

La palabra griega KATALALEO, en español podría traducirse como MURMURACION; significa hablar en contra de una persona en forma destructiva. Esto incluye ataques verbales, hablar a sus espaldas y falsas acusaciones. 

El apóstol Santiago habla de dos verbos; el primer verbo es murmurar e inmediatamente agrega el segundo verbo que es juzgar. El verbo juzgar se constituye en el centro de éste tema.

Hay tres razones por las que nosotros no podemos juzgar a nuestros hermanos:

1- Razón: Por que somos hermanos. Debido a que los cristianos somos hermanos, no podemos murmurar ó hablar en contra de ninguno de ellos. Si no podemos hablar en bien de ellos, es mejor que no digamos absolutamente nada. No podemos encontrar placer en exponer los errores de nadie divulgando cosas que son secretas, no podemos exagerar los errores de nadie presentando de esa manera una imagen falsa y mucho menos podemos inventar historias dañando de esa manera la reputación de persona inocentes.

2- Razón por la cual no podemos juzgar a nuestros hermanos es por que al hacerlo juzgamos la ley. ¿Cómo es posible que juzgamos la ley? Santiago dice que nosotros somos “hacedores de la ley” en pocas palabras somos guardadores de la ley. Cuando aceptamos la gracia de Dios, nos ponemos voluntariamente bajo la ley de Cristo que es una ley de amor y misericordia. Cuando juzgamos a nuestros hermanos, nos colocamos como jueces arriba de la ley. Al colocarnos como jueces sobre la ley, despreciamos la ley, ya que dejamos de ser guardadores, y tomamos el papel de jueces que solo le corresponde a Dios. En el Antiguo Testamento se nos dice: 16 No andarás chismeando entre tu pueblo… Levítico 19 y en el Nuevo Testamento se nos dice: No juzguéis, para que no seáis juzgados. Mateo 7

La Biblia dice: “La ley de Jehová es perfecta” Si alguien ha quebrantado esa ley perfecta, tiene que ser juzgado por el dador de la ley, que es un Dios perfecto. Nosotros no los podemos juzgar, por que somos imperfectos y también somos quebrantadores de la ley. Todos aquellos que estamos prestos para servir de jueces, somos los que mas fallamos en la obediencia a la ley.

3- Razón por la cual no podemos juzgar a nuestros hermanos: Dios es el dador de la ley, Dueño de la ley y también el Juez. Dios se ha reservado para él y él solo, el derecho y el poder de dictar la sentencia final sobre aquellos que quebrantamos la ley. Cuando juzgamos a otra persona estamos tratando de tomar el puesto de Dios; estamos intentando estar en el control, así como Dios está en el control. Este ha sido el deseo de rebelión del hombre desde que la serpiente le dijo a Eva: “…el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” Nuestro pecado de juzgar, es un atentado no solamente de ponernos arriba de la ley, sino de ponernos arriba del Dador de la ley.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Con frecuencia la verdad y los hechos deben ser presentados claramente a los que yerran para hacerles ver y sentir su error a fin de que se reformen. Pero esto debe hacerse siempre con ternura compasiva, no con dureza o severidad, sino considerando uno mismo las propias debilidades, no sea que también resulte tentado. Cuando el que cometió la falta vea y reconozca su error, en vez de agraviarle y tratar de hacérsela sentir más hondamente, se le debe consolar. Cristo dijo en su sermón del monte: “No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán a medir” (Mateo 7:1, 2). Nuestro Salvador reprendió los juicios precipitados. “¿Por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, … y he aquí la viga en tu ojo?” (Mateo 7:3, 4). Sucede con frecuencia que mientras alguien está dispuesto a discernir los errores de sus hermanos, tal vez comete mayores faltas él mismo y, sin embargo, no lo ve.

Todos los que seguimos a Cristo debemos tratarnos unos a otros exactamente como deseamos que el Señor nos trate en nuestros errores y debilidades, porque todos erramos y necesitamos su compasión y perdón. Jesús consintió en revestirse de la naturaleza humana, para que supiese compadecerse de los mortales pecaminosos y errantes e interceder ante su Padre en favor de ellos. Se ofreció para ser el abogado del hombre y se humilló para familiarizarse con las tentaciones que asediaban al hombre, a fin de que pudiese socorrer a los que son tentados y fuera un tierno y fiel sumo sacerdote (Joyas de los testimonios, {1JT} t. 1, pp. 300, 301).

No debemos considerar como cosa baladí el hablar mal de los demás, ni constituirnos nosotros mismos en jueces de sus motivos o acciones. “El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la Ley, sino juez” (Santiago 4:11). Solo hay un Juez, “el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones” (1 Corintios 4:5). Y todo el que se encargue de juzgar y condenar a sus semejantes usurpa la prerrogativa del Creador.

La Biblia nos enseña en forma especial que prestemos cuidado a no acusar precipitadamente a los llamados por Dios para que actúen como sus embajadores (Patriarcas y profetas, {PP}, p. 405).

Mi hermano, mantenga siempre delante de Ud. la perfección del carácter de Cristo. No importa cuál sea el juicio humano pronunciado en su caso, recuerde que Dios no ha autorizado a ningún instrumento humano para que sea el juez de su prójimo. Confíe en Dios siempre, y encontrará que es todopoderoso para guardarlo. Será una defensa siempre presente, y totalmente suficiente contra la porfía de las lenguas que Satanás inspira para confundir, debilitar y desanimar…

El Amigo de los pecadores sabe cómo ayudar, fortalecer y bendecir a los que, habiendo pecado, vuelven a Dios. Los que busquen a Dios de todo su corazón, encontrarán en El una ayuda presente en todo tiempo de necesidad. Sanará a los descarriados en lugar de denunciarlos y quebrantarlos. Oirá las oraciones de arrepentimiento y perdonará a los arrepentidos, haciéndoles bien, de acuerdo con las riquezas de su gracia (Alza tus ojos, {ATO} p. 346).

51


Lección 7 // Jueves 11 de febrero______________________

“ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DÍAS”

Mateo concluye su Evangelio con algunas de las palabras más tranquilizadoras que Jesús haya dicho: “He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28:20). Para nosotros, ¿qué debe significar esto en términos prácticos, en nuestras vidas, en nuestras luchas, fracasos y chascos, aun cuando sintamos que Dios nos ha abandonado?

Es interesante que Mateo comienza su Evangelio con palabras similares. Después de enumerar todos sus antepasados, y de informar de la visita del ángel, primero a María, y luego a José, Mateo explica que el bebé que iba a nacer sería Emanuel, Dios con nosotros (Mat. 1:23).

Dios prometió: “Estaré con vosotros” muchas veces en las Escrituras. Prometió estar con Isaac (Gén. 26:24), con Jacob (Gén. 28:15), con Jeremías (Jer. 1:8, 19) y con los hijos de Israel (Isa. 41:10; 43:5). El contexto de muchas de estas referencias son tiempos difíciles, cuando las palabras de Dios eran muy relevantes.

Un versículo paralelo usa palabras similares: “No te desampararé, ni te dejaré” (Heb. 13:5). Solo unos pocos versículos más adelante, añade: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (vers. 8). Esta promesa también se repite varias veces. Realmente, viene de la ocasión en que Moisés traspasa el liderazgo a Josué (Deut. 31:6, 8) y Dios dice a Josué, después de la muerte de Moisés: “No te dejaré, ni te desampararé” (Jos. 1:5). David, cuando le entrega el trono a Salomón, también le dice que Dios no lo abandonaría ni lo dejaría (1 Crón. 28:20).

Jesús, quien nunca cambia y está siempre con nosotros, dio una gran seguridad a nuestros antepasados en la fe. Ellos afrontaron dificultades y pruebas, y tuvieron grandes desafíos en sus vidas; no obstante, se les aseguró la presencia continua de Dios.

Para la iglesia de Cristo del fin del tiempo, estas seguridades son importantes. La promesa de Jesús de estar con nosotros hasta el mismo fin está en el contexto de hacer discípulos yendo, bautizando y enseñando. Allí está el foco: en el gozo de rescatar personas que están del lado perdedor en el Gran Conflicto.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

“…apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios…”

“Cuarenta días”; es un espacio de tiempo muy significante en la Biblia, y es usado por Dios como un término de probación antes que algún suceso importante ocurra con algo que tenga que ver con el reino de Dios.

  • Moisés estuvo cuarenta días y cuarenta noches antes de recibir los diez mandamientos
  • Después que Moisés destruyó las tablas de piedras originales, pasó otros cuarenta día con el Señor antes de recibir las nuevas tablas de los mandamientos
  • Los espías tomaron cuarenta días para explorar la tierra prometida
  • Cuarenta años peregrinó Israel por el desierto
  • Cuarenta días caminó Elías a través del desierto, dirigido por Dios hasta llegar al monte Oreb
  • Cuarenta días dio Dios a Nínive para que se arrepintieran
  • A los cuarenta días Jesús fue presentado en el templo
  • Cuarenta días Jesús oró y ayunó antes de ser tentado y comenzar su ministerio
  • Y ahora encontramos que Jesús tomó para estar con sus discípulos cuarenta días antes de su ascensión al cielo

Lo significante de éste número en verdad no lo sabemos, pero la repetición de éste espacio de tiempo y que usualmente está conectado con eventos importantes, nos lleva a pensar que hay un misterio divino es éste espacio de tiempo que Dios usa para con los humanos.

Estas son las apariciones de Jesús registradas por la Biblia durante esos cuarenta días:

  • A maría Magdalena (marcos 16; Juan 20)
  • A la mujer que lo visitó en el sepulcro, quién fue la que llevó el mensaje a los discípulos de reunirse con Jesús en Galilea (Mateo 28: 1-10)
  • a Pedro (Lucas 24:33))
  • A Cleofas y el otro, en el camino a Emaús  (Lucas 24: 36-43)
  • A los 11 discípulos en Jerusalén, en la ausencia de Tomás (Lucas 24: 36-43)
  • “Ochos días después” a los discípulos, estando Tomás presente (Marcos 16:14)
  • A algunos discípulos mientras pescaban en el mar de Galilea (Juan 21: 1-24)
  • a Santiago (1ra Corintios 15: 7)
  • A los discípulos, posiblemente todos ellos en cierta montaña de Galilea (1 Corintios 15: 6)
  • En la mañana de la ascensión (Lucas 24: 43-51)

 Jesús deseaba asegurar a sus discípulos que su resurrección era real, deseaba que antes de partir, que en ellos no quedara ni la menor duda de su existencia, por lo tanto una sola reunión no era suficiente. Las pruebas de su existencia fueron multiplicadas y sus visitas se repetían constantemente. Su aspecto se les hizo familiar a los discípulos, lo escucharon hablar, comió con ellos, inclusivo les preparó alimentos a la orilla del mar de Galilea. En la mente de los discípulos no quedó la idea de haber recibido una visión, quedaron convencidos que la presencia de Jesús después de su resurrección era real, ellos lo presenciaron y lo palparon; Jesús era real, había vencido la muerte. Esos cuarenta días de Jesús con sus discípulos, darían sus frutos en los siguientes cuarenta años de gracia que tenía Jerusalén, antes de ser destruida por los romanos.

Si comenzamos a contar esos 40 días, desde la resurrección de Cristo que fue el Domingo por la mañana, llegamos a la conclusión que el día que ascendió Jesús al cielo fue un día Viernes por la mañana. ¡Hermoso: ¿No lo cree usted! Poder descansar el día Sábado en la Patria Celestial! Nuestra imaginación nos transporta a contemplar uno de los sábados mas hermosos que han habido en el cielo, el cielo entero celebrando el sábado con el Hijo de Dios, después de años de ausencia, y

Fue al final de esos 40 días que Jesús pronunció esta hermosa promesa: “He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”

En la Biblia encontramos dos despedidas que hace Jesús a su iglesia; la primera es la de mateo 28, donde hay una conversación íntima entre Jesucristo y sus discípulos. Jesús les dice, yo me voy, pero aun que me vaya yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo; es una promesa que nos alcanza aun hasta nosotros y alcanzará a todos aquellos que crean en Cristo hasta que éste mundo de pecado llegue hasta su final.

La segunda despedida de Cristo la encontramos justamente al cerrar la Escritura, en el libro de Apocalipsis 22: 20 que dice: 20 El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. En estos versículos encontramos que el amor de Jesús para su iglesia es el mismo, a pesar que la iglesia está privada de su presencia corporal.

16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. 17Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. 18Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Antes de partir, Jesús se dirige primeramente al departamento de obra misionera: 19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Inmediatamente después de haberse dirigido al departamento de obra misionera, ahora Cristo se dirige al departamento pastoral de la iglesia: 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado

El Señor impartió ánimos, aliento y esperanza para que la obra se termine aquí en la tierra, el dijo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.” También dijo: y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. La promesa no es solo hasta el fin del mundo, sino que también todos los días, sin interrupción. Cada palabra en ésta expresión es muy enfática; Cristo estaría ausente con su presencia visible, pero estaría presente con su presencia espiritual. Jesucristo con su muerte en la cruz, quedó clavado a la naturaleza humana, en pocas palabras Jesús es un ser humano que camina por los cielos, dejó de ser la persona de la Deidad, que era antes de su nacimiento en éste mundo, perdió uno de los atributos mas grandes como es la omnipresencia, hoy ya no puede estar en todos lugares al mismo tiempo, como antes de su nacimiento; con todo esto no ha dejado de ser Dios. Cuando Cristo ascendió a los cielos, el prometió estar todos los días, hasta el fin del mundo, a través de la presencia del Espíritu Santo. El Espíritu es el verdadero representante de Cristo en ésta tierra, El estará con nosotros todos los días hasta que Cristo regresa de nuevo a la tierra, a recoger a sus santos…

ESPÍRITU DE PROFECÍA

“Emmanuel, Dios con nosotros”. Esto lo es todo para nosotros. ¡Qué ancho fundamento coloca para nuestra fe! ¡Qué esperanza llena de inmortalidad pone ante el alma creyente! ¡Dios con nosotros en Cristo Jesús para acompañarnos en cada etapa del viaje al cielo! ¡El Espíritu Santo con nosotros como Consolador y Guía en nuestras perplejidades, para aliviar nuestras tristezas y escudarnos de la tentación! “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios!” (Hijos e hijas de Dios, {HHD}, p. 297).

Tenemos que aprender individualmente esta lección de confianza especial en nuestro Salvador. Debemos confiar en nuestro Padre celestial, así como un niño confía en sus padres terrenales, y hemos de creer que obra para nuestro bien en todas las cosas… Yo puedo confiar en mi Salvador; me salva hoy, y mientras estoy luchando para vencer las tentaciones del enemigo, me dará gracia para triunfar (En lugares celestiales, {ELC} p. 118).

Cristo no dijo a sus discípulos que su trabajo sería fácil. Les mostró la vasta confederación del mal puesta en orden de batalla contra ellos. Tendrían que luchar “contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los aires” (Efesios 6:12). Pero no se los dejaría luchar solos. Les aseguró que él estaría con ellos; y que si ellos avanzaban con fe, estarían bajo el escudo de la omnipotencia. Les ordenó que fuesen valientes y fuertes; porque Uno más poderoso que los ángeles estaría en sus filas: el General de los ejércitos del cielo. Hizo amplia provisión para la prosecución de su obra, y asumió él mismo la responsabilidad de su éxito. Mientras obedecieran su palabra y trabajasen en comunión con él, no podrían fracasar. Id a todas las naciones, les ordenó, id a las partes más alejadas del globo habitable, y estad seguros de que aun allí mi presencia estará con vosotros. Trabajad con fe y confianza; porque yo no os olvidaré nunca. Estaré siempre con vosotros, ayudándoos a realizar y cumplir vuestro deber, guiándoos, alentándoos, santificándoos, sosteniéndoos y dándoos éxito en hablar palabras que llamen la atención de otros al cielo (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, p. 24).

52


Viernes 12 de febrero // Lección 7_____________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: El autor León Wieseltier escribió acerca de lo que él dijo que era “una de las historias más tristes del mundo”. Contó de un señor inglés, identificado como “S. B.”, que había sido ciego de nacimiento. Sin embargo, la buena noticia es que, a los 52 años de edad, S. B. tuvo un trasplante de córnea que le dio la vista. ¡Por primera vez en su vida, S. B. podía ver! Debió de haber sido increíblemente excitante para él, finalmente, ver el mundo que había existido ante él toda su vida, pero que, literalmente, no podía ver. Sin embargo, Wieseltier luego cita el libro en el que él leyó la historia por primera vez. El autor decía que S. B. “encontró que el mundo era sombrío, y que le molestaban la pintura descascarada y las manchas […]. Notaba más y más las imperfecciones en las cosas, y examinaba las pequeñas irregularidades y marcas en las maderas y las pinturas, que él encontraba molestas; evidentemente, esperaba un mundo más perfecto. Le gustaban los colores brillantes, pero se deprimía cuando la luz disminuía. Su depresión llegó a ser marcada y general. Gradualmente abandonó la vida activa, y tres años después murió”.–www.newrepublic. com/article/113312. Por un lado parece algo difícil de entender; pero, desde otro punto de vista, no. Nuestro mundo es un lugar dañado. El Gran Conflicto ha estado librándose por unos seis mil años. Una guerra de seis mil años deja muchos escombros tras de sí. Y, a pesar de todos nuestros intentos por hacer que este mundo sea mejor, la historia no parece avanzar en la dirección correcta. En realidad, solo se pondrá peor. Por eso necesitamos la promesa de la Redención, que nos viene únicamente de la victoria de Cristo en el Gran Conflicto, una victoria que fue asegurada en la Cruz y ofrecida libremente a todos nosotros.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Qué lecciones puedes sacar para ti mismo de la historia de S. B.?
  2. Como vimos en la sección del martes, los que dijeron: “Señor, Señor […] en tu nombre hicimos muchos milagros” eran creyentes en Jesús. Al mismo tiempo, nota el énfasis en su respuesta. ¿En quién se concentraban? ¿En qué se concentraban? ¿De qué modo la respuesta aquí revela por qué estaban tan autoengañados?
  3. Si tienes un amigo o un miembro de tu familia haciendo algo obviamente malo, ¿de qué forma tratas con este problema de tal modo de no ser crítico ni parecer crítico?

53


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

11 pensamientos en “LECCIÓN 7 – LAS ENSEÑANZAS DE JESÚS Y EL GRAN CONFLICTO – PARA EL 13 DE FEBRERO DE 2016

  1. Saludos estimado Tony. Hoy al terminar de leer todo el material de la lección de esta semana encontré algo que llamo mi atención: En El ultimo párrafo de tu comentario del dia jueves hay algo que no me quedo claro y cito “Jesucristo con su muerte en la cruz, quedó clavado a la naturaleza humana, en pocas palabras Jesús es un ser humano que camina por los cielos, dejó de ser la persona de la Deidad, que era antes de su nacimiento en éste mundo, perdió uno de los atributos mas grandes como es la omnipresencia, hoy ya no puede estar en todos lugares al mismo tiempo, como antes de su nacimiento; con todo esto no ha dejado de ser Dios.” Y mi pregunta ¿Quiere decir que Jesus ya NO es omnipresente ? Si es asi ¿En que te basas para afirmarlo? O en caso que yo este entendiendo mal ¿podrías ser mas claro con tu opinión?
    De antemano gracias por tu atencion

    • Estimado hermano, por el momento no tengo a mano el texto del “espíritu de profecía” que dice con toda claridad, que Cristo quedo hecho hombre para la eternidad. Le prometo que se lo voy a publicar. Pero la Biblia también da a entender eso. Cuando Cristo resucitó, el mostró sus cualidades de humano, mostró sus heridas, comió con los discípulos, y en su ascensión los ángeles prometieron que Jesús regresaría de la misma manera que lo vieron ir.
      En seguida le presento unos versiculos de la Biblia:
      1 Corintios 15:47 El primer HOMBRE es de la tierra, terrenal; el segundo HOMBRE, que es el Señor, es del cielo.
      1 Timoteo 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los HOMBREs, Jesucristo HOMBRE,
      Apocalipsis 1:13 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del HOMBRE, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.
      Apocalipsis 14:14 Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del HOMBRE, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda.

  2. Espero estos textos le hayan ayudado en su pregunta. Recuerde que quien escribió el Apocalipsis fue Juan, el discipulos amado, y cuando el lo ve venir por segunda vez en vision, lo reconoce perfectamente y le da el mismo titulo, que se le dio en la tierra. “Hijo del Hombre” significa “Hijo de Adán” por lo consiguiente es un humano….

  3. Querido Hermano Tony: una pregunta he oido decir que la piedra en que estaban escritos los 10 mandamientos que Dios escribio con su dedo era de color azul,sabe algo al respecto? Gracias. Bendiciones a usted y su equipo.

    • En éxodo 24 está la historia de Moisés recibiendo las tablas de piedra. El suelo donde estaba los pies de Dios, dice la Biblia, que era azul como el cielo cuando está sereno, la Biblia dice que era de Zafiro. De allí aparece la idea, que las tablas de los diez mandamientos, eran de color azul, los rabís Judíos sostienen que las tablas de piedra, Dios las hizo de su mismo trono, que también es zafiro. Sin duda alguna la presencia de Dios, había convertido el lugar tosco del monte, es un lugar hermoso, fino y delicado.
      Yo personalmente creo que las tablas fueron azules, color del cielo, fueron de zafiro, que es el mismo color que está en la bandera de Israel, azul y blanco. De esto se deduce que los diez mandamientos eran azules, solo es una creencia, no hay seguridad.
      En los Estados Unidos, toda ley que tiene que ver con religión se le llama ley azul.
      Ezequiel en la visión, vio el trono de Dios, y era de zafiro, color azul.

      Tony Garcia

  4. ha sido de gran ayuda en comprender, la lección como viene aquí con el espíritu de profecía. DIOS, los bendice. gracias.

  5. Jesus es omnipresente porque el es Dios.esta en todo lugar;conoce toda nuestras acciones porque el examina nuestra vudas cada dia en el santuario celestial esta llevandose a cabo el juicio investigador.

    • Si lo que usted dice que Jesús es omnipresente, entonces todo el asunto de la salvación ha sido un fraude de parte del cielo.
      Jesucristo; en el milagro de la concepción de María, sufro otro milagro, y ese es el milagro de la encarnación. El Dios que nunca antes se había podido ver, ahora se hizo carne, y por primera vez en la vida del universo, se puedencontemplar a Dios hecho hombre. Asi anduvo en la tierra, tambien asi murio, y tambien resucito todo un hombre. Mostró sus manos y sus costado, comio (comida) con los discipulos, y cuando partio, los ángeles dijeron a los aposotoles, que de la misma manera en que Jesús se fue, asi volvera.
      Con su muerte Jesús quedo clavado a la naturaleza, fue un precio muy alto para pagar. ¿Como un hombre puede ser omnipresente?
      Mire los siguientes textos: En seguida le presento unos versiculos de la Biblia:
      1 Corintios 15:47 El primer HOMBRE es de la tierra, terrenal; el segundo HOMBRE, que es el Señor, es del cielo.
      1 Timoteo 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los HOMBREs, Jesucristo HOMBRE,
      Apocalipsis 1:13 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del HOMBRE, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.
      Apocalipsis 14:14 Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del HOMBRE, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda.
      ¿Como un hombre puede ser omnipresente? El es omnipresente a travez del Espiritu Santo, ellos son tre en uno…

    • Si lo que usted dice que Jesús es omnipresente es verdad, entonces todo el asunto de la salvación ha sido un fraude de parte del cielo.
      Jesucristo; en el milagro de la concepción de María, sufrio otro milagro, y ese es el milagro de la encarnación. El Dios que nunca antes se había podido ver, ahora se hizo carne, y por primera vez en la vida del universo, se pueden contemplar a Dios hecho hombre. Asi anduvo en la tierra, tambien asi murio, y tambien resucito todo un hombre. Mostró sus manos y su costado, comio (comida) con los discipulos, y cuando partio, los ángeles dijeron a los aposotoles, que de la misma manera en que Jesús se fue, asi volvera.
      Con su muerte Jesús quedo clavado a la naturaleza, fue un precio muy alto para pagar. ¿Como un hombre puede ser omnipresente?
      Mire los siguientes textos: En seguida le presento unos versiculos de la Biblia:
      1 Corintios 15:47 El primer HOMBRE es de la tierra, terrenal; el segundo HOMBRE, que es el Señor, es del cielo.
      1 Timoteo 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los HOMBREs, Jesucristo HOMBRE,
      Apocalipsis 1:13 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del HOMBRE, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.
      Apocalipsis 14:14 Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del HOMBRE, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda.
      ¿Como un hombre puede ser omnipresente? El es omnipresente a travez del Espiritu Santo, ellos son tres en uno…

  6. Jesús, al venir a la tierra, tomó la naturaleza humana sin dejar su naturaleza divina, por lo cual es divino-humano.

  7. gracias por su comentario , esto nos ayuda a entender mejor la leccion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s