Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 10 – PABLO Y LA REBELIÓN – PARA EL 5 DE MARZO DE 2016

7 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


“Pablo Escribiendo sus Epístolas” Valentin De Boulogne, Francia (1591-1632)


Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 10: Para el 5 de marzo de 2016

PABLO Y LA REBELIÓN

Sábado 27 de febrero____________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Romanos 5:12-21; 1 Corintios 3:12-17; 12:14-26; Efesios 6:11-17; 1 Corintios 15:12-18.

PARA MEMORIZAR: 
“Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria” (1 Cor. 15:54).

EN LOS ESCRITOS DE PABLO abunda el tema del Gran Conflicto, pues creía no solo en la realidad de Satanás, sino también que su obra de engaño y muerte era real. En muchos lugares, Pablo advierte contra las “asechanzas” de Satanás (Efe. 6:11), contra sus grandes engaños (2 Cor. 11:14) y aun contra sus poderes sobrenaturales (2 Tes. 2:9).

Cualquiera que lee a Pablo sabe que el énfasis del apóstol siempre fue Cristo y su victoria final por nosotros. Aunque Satanás tuvo éxito en vencer al pueblo del pacto de Dios a través de los siglos, el diablo fracasó totalmente con Jesús. En Jesús se cumplieron todas las promesas del Pacto, y así se aseguró la salvación para todos los que la reclaman con fe y obediencia. La fidelidad de Cristo asegura la eliminación de Satanás (Heb. 2:14) y el fin del Gran Conflicto.

Esta semana consideraremos algunas imágenes y metáforas que Pablo usó para explicar la realidad de la batalla, y el modo en el que hemos de vivir y de trabajar juntos, como comunidad de creyentes, para el bien de todos.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El amor, la cortesía y la abnegación, no pasan desapercibidos. Cuando los elegidos de Dios sean transformados de lo mortal a lo inmortal, sus palabras y actos de bondad serán conocidos y se preservarán por las edades eternas. Ninguna acción generosa, por pequeña que sea, deja de notarse. Las acciones y palabras hechas mediante los méritos de la justicia imputada de Cristo, quedarán preservadas para siempre (Review and Herald, 17 de marzo de 1904).

Los que rechazaron su misericordia siegan lo que sembraron. Dios es la fuente de la vida; y cuando uno elige el servicio del pecado, se separa de Dios, y se separa así de la vida. Queda privado “de la vida de Dios”. Cristo dice: “Todos los que me aborrecen, aman la muerte”. Dios les da la existencia por un tiempo para que desarrollen su carácter y revelen sus principios. Logrado esto, reciben los resultados de su propia elección. Por una vida de rebelión, Satanás y todos los que se unen con él se colocan de tal manera en desarmonía con Dios que la misma presencia de él es para ellos un fuego consumidor. La gloria de Aquel que es amor los destruye.

Al principio de la gran controversia, los ángeles no comprendían esto. Si se hubiese dejado a Satanás y su hueste cosechar el pleno resultado de su pecado, habrían perecido; pero para los seres celestiales no habría sido evidente que ello era el resultado inevitable del pecado. Habría permanecido en su mente una duda en cuanto a la bondad de Dios, como mala semilla para producir su mortífero fruto de pecado y desgracia.

Pero no sucederá así cuando la gran controversia termine. Entonces, habiendo sido completado el plan de la redención, el carácter de Dios quedará revelado a todos los seres creados. Se verá que los preceptos de su ley son perfectos e inmutables. El pecado habrá manifestado entonces su naturaleza; Satanás, su carácter. Entonces el exterminio del pecado vindicará el amor de Dios y rehabilitará su honor delante de un universo compuesto de seres que se deleitarán en hacer su voluntad y en cuyo corazón estará su ley (El Deseado de todas las gentes, pp. 712, 713).

Jesús comenzó su obra quebrantando el poder de Satanás sobre los que sufrían. Restauró la salud del enfermo, dio vista al ciego y sanó al tullido, induciéndolo a saltar de alegría y glorificar a Dios. Restauró la salud de los que habían estado enfermos por muchos años sometidos al cruel poder de Satanás. Con palabras llenas de gracia consolaba al flaco, al tembloroso y al desanimado. A los débiles, acosados por el sufrimiento, y a quienes el enemigo retenía triunfante, Jesús los arrebató de su puño devolviéndoles la sanidad del cuerpo y dándoles gran alegría y felicidad. Resucitó a los muertos, y éstos glorificaron a Dios por el maravilloso despliegue de su poder. Hizo obras extraordinarias en favor de todos los que creían en él (La historia de la redención, pp. 209, 210).

68


Domingo 28 de febrero // Lección 10________________________

ADÁN Y JESÚS

Aunque Pablo es mejor conocido por su clara exposición del evangelio, sus explicaciones del Gran Conflicto son también vitales. En medio de su enseñanza de las buenas nuevas, resume sus puntos principales: hemos sido “justificados por la fe” por medio de Jesús (Rom. 5:1); tenemos acceso directo a Dios, “nos gloriamos en la esperanza” (vers. 2); y las tribulaciones ya no nos preocupan (vers. 3-5). También nos promete que, “siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (vers. 8), y que ahora somos “salvos” por la vida y la muerte de Cristo en nuestro favor. También somos salvos del juicio final de Dios contra el pecado (vers. 9, 10), y nos regocijamos en que hemos sido reconciliados con él (vers. 11).

Lee Romanos 5:12 al 21. ¿De qué manera se revela el Gran Conflicto en este pasaje?

12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 13Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. 14No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. 15Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. 16Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. 17Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. 18Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. 19Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. 20Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; 21para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.

Tras hablar de lo que Cristo hizo por nosotros, Pablo explica cómo lo hizo. Debido al daño causado por Adán en el jardín, no habría esperanza de un futuro eterno y Satanás sería el triunfador en el Gran Conflicto. Con lo que hizo, Adán trajo la muerte a todos (Rom. 5:12). Aun el dar los Diez Mandamientos en el monte Sinaí no podía detener el problema del pecado y la muerte. La Ley solo clarificó qué era el pecado, pero no era la respuesta al pecado. El problema del pecado y de la muerte solo podría resolverse por medio del sacrificio de Jesús. Jesús pagó la deuda mediante el don lleno de gracia de su propia vida (vers. 15, 16).

Ahora la humanidad puede ser restaurada. Así como la muerte había “reinado” por causa del pecado de Adán, ahora la “abundancia de la gracia” y el “don de la justicia” podían reinar por causa de la fidelidad de Jesús (Rom. 5:17). No es justo que hayamos perdido el paraíso por causa de Adán. No tuvimos parte en su elección equivocada, pero sufrimos las consecuencias de ella. A mismo tiempo, tampoco es justo que recuperemos el Paraíso. No tuvimos nada que ver con lo que Jesús hizo hace dos mil años. Pablo resume su argumento en Romanos 5:18 al 21. El primer Adán trajo condenación y muerte; el segundo trajo reconciliación y vida.

“Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rom. 5:8, énfasis añadido). Pon tu propio nombre allí, y reclama esa promesa para ti. ¿Qué esperanza te da?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

El texto que sub-rayamos arriba es realmente el texto clave para entender la lección de éste día.

Esta semana estaremos estudiando el gran conflicto de ésta tierra, desde el punto de vista del apóstol Pablo. Muchos tenemos temor, cuando nos toca hablar de los escritos de Pablo; a mi personalmente también se me hace difícil, cuando me toca escribir acerca de sus enseñanzas; pero esto no nos sucede solo a nosotros; mire lo que dijo el apóstol Pedro de Pablo:

  1. Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,
  2. casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. 2 Pedro 3

Imagínese que Pedro siendo contemporáneo de Pablo, hablando el mismo idioma, teniendo las mismas costumbres, se le hacía difícil comprender las enseñanzas de Pablo, cuanto mas a nosotros, después de 2000 años mas tarde; así que haremos lo que mejor que podemos, con la lección de ésta semana.

La buena noticia que tenemos es que la lección de ésta semana es sumamente fácil de impartir, todos los textos son muy conocidos y los temas los dominamos con facilidad en nuestra iglesia.

12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

La MUERTE es la maldición mas grande que los humanos tenemos que arrastrar en ésta tierra, sufrimos de muerte física; de muerte social y de muerte espiritual.

Muerte Física:

Muchas veces la muerte comienza, infligiendo dolores y enfermedades a nuestro cuerpo, y nosotros tenemos que enfrentar todos esos sufrimientos físicos con firmeza y muchas veces logramos vencer la muerte temporalmente.

Los dolores físicos se vuelven mas poderosos en contra de nuestro cuerpo, cuando los acompañamos con el miedo a la muerte. Últimamente las enfermedades y los accidentes se han vuelto tan fatales, que siempre evitamos un accidente por todo los medios, y soportamos el dolor físico y las enfermedades de una manera heroica con tal de evitar la muerte.

Muerte Social:

La muerte también tiene resultados sociales; se pierden amistades, hay hogares destruidos, corazones rotos y sangrando, padres que quedan sin hijos e hijos que quedan sin padres, esposos que quedan sin sus compañeros de vida. Las tumbas de gente buena y la tumba de nuestros seres amados, son testigos silenciosos, del sufrimiento y de los estragos que sufren aquellos que han perdido a sus seres queridos por causa de la muerte. La muerte es un temor, una ruptura y una separación que perjudica la sociedad. Todos aquellos que hemos perdidos seres amados, cargamos con un dolor, que ni nosotros mismos podemos explicar. Ante tanta muerte, la sociedad sufre de una manera indescriptible el dolor de la separación.

Muerte Espiritual:

La muerte espiritual es lo opuesto a la pureza, paz, gozo, amor, ETC. De acuerdo a la Biblia, lo opuesto a la vida eterna se llama muerte. La muerte espiritual es una de las mas traicioneras, a veces creemos que somos santuarios de Dios y en verdad somos sepulcros andados, a veces creemos que somos templos de Dios y en verdad somos tumbas.

“…el pecado entró en el mundo por un hombre…”

Fue la mano de un solo hombre, que abrió las puertas de éste mundo al pecado y a la muerte. UN SOLO HOMBRE, que no cuidó de UNA SOLA ACCIÓN. Que momento de responsabilidad que tuvo Adán en sus manos. Solamente por una mala acción que cometió, nos dejo un legado de dolor, de sufrimiento y de muerte a todos los que hemos nacido en éste mundo, después de él.

Esa misma historia, también nosotros la volvemos a repetir por lo menos una vez en la vida. Por un momento de irresponsabilidad en nuestras vidas, cometemos una acción que deja sus estragos por el resto de nuestra existencia terrenal. Por un momento de locura humana, dejamos también un legado de dolor, de sufrimiento y de muerte, a aquellos que nos aman, a aquellos que les importamos, a aquellos que son íntimos a nosotros, a aquellos que una vez depositaron su confianza en nosotros. La influencia de UN SOLO HOMBRE Y SUS BUENAS O MALAS DECISIONES, tiene un efecto largo en ésta tierra y muchas veces logra tocar las mismísimas puertas de la eternidad.

Nuestro primer padre tuvo un hermoso paraíso y una vida perfecta, pero rápidamente lo perdió. Adán violó la confianza que se le había depositado en el cuido y obediencia a las reglas del paraíso, y pronto fue expulsado del Edén, encima de eso dejó a éste mundo a la deriva, como un barco sin timón. A

Adán trabajó arduamente la tierra para poder sacar el pan para su sustento diario, su primer hijo fue un asesino, y Dios le estampó su pasaporte, con una visa internacional, para que el resto de su vida la pasara visitando toda la tierra, convirtiéndose de esa manera en el primer vagabundo de ésta tierra, Caín, el primer humano nacido a éste mundo fue un asesino vagabundo.

Adán llevó a éste mundo a la bancarrota, y su herencia no fue otra cosa que una vieja deuda para saldar, en la que cada día que pasa, sus intereses crecen de una manera exorbitante, volviéndonos cada día mas pobres y tiñendo éste mundo de sangre, de dolor, de sufrimiento y de muerte. “Por que la paga del pecado es muerte”

Adán tiene una relación directa con los humanos – Cristo tiene una relación directa con los humanos

La acción de Adán ha afectado al mundo – La acción de Cristo ha beneficiado al mundo

El mundo sufre hasta ahora la acción de Adán – El mundo se beneficia hasta ahora de la acción de Cristo

Adán trajo al mundo sufrimiento y muerte – Cristo trajo al mundo esperanza y vida

Adán nos dejo un mundo lleno de consecuencias – Cristo nos dejo un mundo lleno de “gracia y salvación”

Por Adán entró el pecado al mundo – Por Cristo entró la salvación al mundo

Por Adán entró la muerte al mundo – Por Cristo entró la vida eterna al mundo

14No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés,

Este texto es un texto sumamente importante. El texto dice que la muerte reino desde Adán hasta Moisés. ¿Qué está diciendo el texto?; ¿Está diciendo que después de Moisés la muerte ya no reina mas?; ¿Quiere decir que después de Moisés la muerte ya no existe mas?

La palabra griega que se usa para “HASTA” es “μέχρι” que se pronuncia MECHRI o MEJRI. Cuando nosotros leemos que la muerte reino desde Adán “HASTA” Moisés, inmediatamente entendemos en español que la palabra “HASTA” es un asunto de terminación, entendemos que está hablando de un final. Pero esto no es así en el griego; la palabra MECHRI, no denota una terminación, si no que denota una etapa de tiempo.

Otro texto en la Biblia donde se usa la palabra MECHRI es en San Lucas 16: 16 que dice: “la ley y los profetas fueron hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es predicado, y todos se esfuerzan por entrar en él”

Este texto de San Lucas 16: 16 es usado, mal interpretado y pervertido terriblemente por las personas que creen que la ley de Dios terminó con la venida de Cristo, éste problema nos sucede por que no sabemos el griego. El texto no está hablando de que la ley o los profetas habían terminado, si no que está hablando de una etapa de tiempo que estaba concluyendo con Juan. La ley de Dios continuó, de la misma manera que los profetas. Hay que recordar que la Biblia habla de muchos profetas en el Nuevo Testamento, entre ellos están las hijas de Felipe que eran profetizas, también se menciona a Judas, Silas y Agabo. Aun mas recordemos que se tenía que escribir el libro mas grande de profecía de toda la Biblia que es el Apocalipsis, por mano de Juan, el discípulo amado.

La palabra MECHRI, que es en español “HASTA” no es una palabra de terminación, por lo tanto no está diciendo que la muerte terminó con Moisés, o que la ley y los profetas terminaron con Juan; como todos sabemos la muerte sigue reinando todavía, todos seguimos muriendo, por lo tanto también la ley se sigue guardando, y los profetas han seguido existiendo.

Entonces: ¿Qué quiere decir 14No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés,?

Quiere decir que la ley de Dios existía desde Adán hasta Moisés. (un periodo mas o menos de 2500 años?

Hay muchas personas que creen que los diez mandamientos se le dieron al pueblo de Israel, a través de Moisés. Hay muchas personas que creen que los diez mandamientos fueron solo para Israel, e inclusive le llaman a los diez mandamientos “la ley de Moisés” Este texto está dando una bofetada teológica a todas éstas personas que tienen ésta creencia.

La Biblia dice que pecado es “transgresión de la ley”; también la Biblia dice que “la paga del pecado es muerte”

Si Pablo nos está diciendo que desde Adán hasta Moisés reinó la muerte, quiere decir que había pecado en el hombre ya que la muerte estaba presente, y si había pecado era por que había una ley vigente.

Para todos aquellos que creen que la ley de Dios no existía antes de Moisés, este texto dice todo lo contrario, éste texto dice que había muerte por que había pecado, y si había pecado era por que había una ley.

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6: 23

Todo el que peca viola la ley de Dios, porque todo pecado va en contra de la ley de … pecado quebranta la ley; de hecho, el pecado es transgresión de la ley. 1 Juan 3: 4

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Tenemos motivo de incesante gratitud a Dios porque Cristo, por su perfecta obediencia, reconquistó el cielo que Adán perdió por su desobediencia. Adán pecó, y los descendientes de Adán comparten su culpa y las consecuencias; pero Jesús cargó con la culpa de Adán, y todos los descendientes de Adán que se refugien en Cristo, el segundo Adán, pueden escapar de la penalidad de la transgresión. Jesús reconquistó el cielo para el hombre soportando la prueba que Adán no pudo resistir; porque él obedeció la ley a la perfección, y todos los que tengan una concepción correcta del plan de redención comprenderán que no pueden ser salvos mientras estén transgrediendo los sagrados preceptos de Dios. Deben dejar de transgredir la ley y deben aferrarse a las promesas de Dios que están a nuestra disposición por medio de los méritos de Cristo (Fe y obras, p. 91).

El único que prometió a Adán la vida en la desobediencia fue el gran seductor. Y la declaración de la serpiente a Eva en Edén: “De seguro que no moriréis”, fue el primer sermón que haya sido jamás predicado sobre la inmortalidad del alma. Y sin embargo esta misma declaración, fundada únicamente en la autoridad de Satanás, repercute desde los púlpitos de la cristiandad, y es recibida por la mayoría de los hombres con tanta prontitud como lo fue por nuestros primeros padres. A la divina sentencia: “El alma que pecare, ésa morirá” (Ezequiel 18:20), se le da el sentido siguiente: El alma que pecare, ésa no morirá, sino que vivirá eternamente. No puede uno menos que extrañar la rara infatuación con que los hombres creen sin más ni más las palabras de Satanás y se muestran tan incrédulos a las palabras de Dios (El conflicto de los siglos, p. 588).

No porque le hayamos amado primero nos amó Cristo a nosotros; sino que “siendo aún pecadores”, él murió por nosotros. No nos trata conforme a nuestros méritos. Por más que nuestros pecados hayan merecido condenación no nos condena. Año tras año ha soportado nuestra flaqueza e ignorancia, nuestra ingratitud y malignidad. A pesar de nuestros extravíos, de la dureza de nuestro corazón, de nuestro descuido de su Santa Palabra, nos alarga aun la mano.

La gracia es un atributo de Dios puesto al servicio de los seres humanos indignos. Nosotros no la buscamos, sino que fue enviada en busca nuestra. Dios se complace en concedemos su gracia, no porque seamos dignos de ella, sino porque somos rematadamente indignos. Lo único que nos da derecho a ella es nuestra gran necesidad.

Por medio de Jesucristo, el Señor Dios tiende siempre su mano en señal de invitación a los pecadores y caídos. A todos los quiere recibir. A todos les da la bienvenida. Se gloría en perdonar a los mayores pecadores. Arrebatará la presa al poderoso, libertará al cautivo, sacará el tizón del fuego. Extenderá la cadena de oro de su gracia hasta las simas más hondas de la miseria humana, y elevará al alma más envilecida por el pecado.

Todo ser humano es objeto del interés amoroso de Aquel que dio su vida para convertir a los hombres a Dios. Como el pastor de su rebaño, cuida de las almas culpables y desamparadas, expuestas a la aniquilación por los ardides de Satanás (El ministerio de curación, p. 119).

69


Lección 10 // Lunes 29 de febrero___________________________

EL “EDIFICIO” DE LA IGLESIA

“La iglesia de Cristo, por debilitada y defectuosa que sea, es el único objeto en la Tierra al cual él concede su suprema consideración” (ELC 286).

En ninguna parte esta declaración clásica de Elena de White está mejor ilustrada que en la primera carta de Pablo a los Corintios. En 1 Corintios 3, Pablo asemeja la iglesia a un campo en el cual trabajan diversas personas: una persona planta la semilla, otro la riega, pero Dios mismo es responsable por su crecimiento y maduración (1 Cor. 3:4-9).

Pablo continúa su punto, ahora al describir a la iglesia como un edificio. Alguien pone el fundamento y, luego, varios otros edifican sobre él (1 Cor. 3:10). Como el fundamento no es otro que Cristo (vers. 11), los que siguen tienen que ser cuidadosos acerca de qué clase de material usan. El juicio venidero distinguirá entre los “materiales de construcción” inferiores y los adecuados (vers. 12-15).

Lee 1 Corintios 3:12 al 15. Compara esto con Mateo 7:24 al 27. ¿Qué dos cosas revelan de qué lado del Gran Conflicto realmente nos encontramos?

12Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, 13la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 14Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 15Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

24Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Ahora considera lo que sigue: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Cor. 3:16, 17).

Necesitamos notar dos asuntos. Primero, el contexto: está hablando acerca de la iglesia y de cómo se edifica. El tema principal no es la salud. Dios no destruye a las personas que abusan de sus cuerpos con malas elecciones de estilo de vida; ellos se destruyen a sí mismos. (Más tarde, en 1 Cor. 6:15-20, Pablo sí habla acerca de nuestros cuerpos como templos del Espíritu Santo en relación con nuestras elecciones morales.)

Segundo: en estos dos versículos, el original griego de la palabra vosotros también aparece en plural todas las veces. No se dirige a una persona, sino a un grupo. Así, si alguno hace alguna cosa que puede destruir a la iglesia, esa persona está en serios problemas. Dios advierte que destruirá a la persona que trate de destruir a la iglesia.

¿Cómo puedes estar seguro de que, en todo lo que dices y haces, estás edificando a la iglesia, y no destruyéndola?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La iglesia le pertenece al Padre, el fundamento de la Iglesia es Cristo, los constructores somos todos los que tomamos partes en el crecimiento de la iglesia.

El problema de nosotros no es el fundamento de la iglesia, ya que la iglesia está fundada sobre la Roca que es Cristo mismo, por lo tanto nuestra preocupación no es la fundación, si no los materiales que usamos para la construcción de la iglesia; ya que como constructores de la iglesia, es nuestra responsabilidad escoger los materiales de mejor calidad que puedan soportar el fuego del gran día de Dios.

Nosotros podemos construir la iglesia, edificándonos espiritualmente a nosotros mismos, con la conducción correcta de nuestras familias, y también hacemos crecer la iglesia cada vez que vamos en busca de los in-conversos para traerlos al redil.

Exactamente de la misma manera podemos destruir la iglesia, yendo en contra de nosotros mismos, destruyendo a nuestros hijos y conyugues, con la crítica, la calumnia, y los prejuicios que podemos tener en contra de nuestros hermanos, ya sean estos dirigentes o dirigidos.

La lección de éste día está hablando de que materiales usamos para la construcción de la iglesia de Dios.

Los buenos materiales para la construcción de la Iglesia de Dios son las buenas doctrinas, el amor, la fe, la obediencia, la oración, el buen testimonio, la obra misionera, y la mayordomía cristiana entre otras, todos estos son materiales indispensables para la construcción sólida de nuestra iglesia.

Los materiales que se no deberíamos de usar son aquellos que van a perecer con el fuego divino en el día del juicio. Estos son las falsas doctrinas, la hipocresía, el fanatismo, y los errores teológicos que afectan a nuestra iglesia de una manera indescriptible.

Nuestra iglesia dejo de estudiar como estudiaba antes, y como resultado encontramos mucha ignorancia teológica, que es la fórmula ideal para encaminarse a la perdición.

En enero de éste año, 2016, la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Hollywood en California, Estados Unidos; nombró oficialmente como anciano de Iglesia a “Rhonda Dinwiddie.” Esta noticia ha sido publicada a nivel mundial por los medios públicos, especialmente por televisión e internet.

Esta noticia ha causado impacto, ya que es por primera vez en la vida de nuestra institución, que una iglesia Adventista local, nombra oficialmente a una persona que se ha cambiado de sexo. La “hermana Rhonda,” que ahora es anciana de iglesia y maestra de escuela sabática, era hasta hace unos días atrás, perteneciente al sexo masculino. En una de sus entrevista se le pregunto a nuestra “hermana Rhonda” cuales eran sus proyectos sobre el futuro, “ella” dijo que los dos proyectos mas importantes que tenía en su agenda era impulsar la ordenación de la mujer en la iglesia, y ayudar al movimiento homosexual del la iglesia adventista del séptimo día.   ¡Estamos arruinados!

En nuestra iglesia encontramos hermanos que creen en supersticiones, hay quienes creen que los muertos no están muertos, otros creen que todas las carnes se pueden comer, hay otros que creen que el Espíritu Santo no es una persona sino una fuerza, y en fin podemos mencionar un sin fin de creencias, errores teológicos y también muchos errores producidos por la conveniencia, estos tipos de materiales no sobrevivirán en el día del juicio.

Si seguimos construyendo nuestra iglesia con éste tipo de materiales, sin ninguna duda la construcción será destruida en el gran día de Dios. En ese día Dios probará con fuego, los materiales que como constructores hemos usado para la construcción de su iglesia, aquí en la tierra. Tanto el mal material, como el mal constructor no pasará la prueba de fuego y con toda seguridad los dos serán destruidos.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Una forma de piedad no salvará a nadie. Todos deben tener una experiencia profunda y viva. Esto es lo único que los salvará en el tiempo de angustia. Entonces será probada su obra para ver de qué clase es; si es de oro, plata y piedras preciosas, serán escondidos como en lo secreto del pabellón de Jehová. Pero si su obra es de madera, paja y hojarasca, nada podrá protegerlos del fuego de la ira de Jehová (Joyas de los testimonios, tomo 1, p. 26).

Conocer a Dios significa, en el sentido bíblico del término, ser uno con él en corazón y mente, conociéndolo por experiencia propia, manteniendo una comunión reverente con él como Redentor. Solo a través de una sincera obediencia puede obtenerse esa comunión. Donde ésta falta, el corazón no es en ningún sentido un templo de Dios, sino que es dirigido por el enemigo, que está llevando a cabo sus propios propósitos por medio del agente humano. Dicho individuo, cualesquiera sean su profesión y sus pretensiones, no es un templo del Espíritu Santo (Alza tus ojos, p. 293).

Es esencial que todos sepan qué atmósfera rodea sus almas, para ver si están en sociedad con el enemigo de la justicia, y si están realizando inconscientemente su obra, o si están unidos con Cristo para llevar a cabo su obra y establecer a las almas más firmemente en la verdad.

Satanás se regocijaría si pudiera conseguir que todos fuesen aliados suyos para debilitar de este modo la confianza del hermano en el hermano, y para sembrar discordia entre los que profesan creer la verdad. Satanás puede cumplir sus propósitos con más éxito utilizando a los profesos amigos de Cristo que no andan ni trabajan de acuerdo con la voluntad de Cristo. Quienes, en su mente y en su corazón, se están alejando de la obra especial del Señor para este tiempo, y quienes no colaboran con él para establecer a las almas en la fe induciéndolas a aceptar sus palabras de advertencia, están haciendo la obra del enemigo de Cristo (Mensajes selectos, t. 2, pp. 79, 80).

Somos artesanía de Dios. El valor del ser humano depende completamente del pulimento que recibe. Cuando las piedras en bruto se preparan para el edificio, debe llevárselas al taller para desbastarlas y pulirlas. El proceso con frecuencia es intenso cuando se oprime la piedra contra la rueda, pero así se elimina la áspera tosquedad y comienza a aparecer el brillo. El Señor no emplea su tiempo en material sin valor; solo sus joyas se pulen como las de un palacio. Cada alma no solo debe someterse a esta obra de la mano divina, sino que debe utilizar cada tendón y músculo espirituales a fin de que el carácter pueda llegar a ser más puro, las palabras más útiles y las acciones de un modo que Dios pueda aprobar (Comentario bíblico adventista, tomo 3, p. 1172).

70


Martes 1o de marzo // Lección 10___________________________

LA IGLESIA COMO UN CUERPO

Las funciones de la iglesia están claramente delineadas en 1 Corintios 12. Aquí encontramos que la iglesia se asemeja a un cuerpo, donde la función de cada miembro está claramente especificada y ellos operan juntos como un todo armonioso (1 Cor. 12:12).

Lee 1 Corintios 12:14 al 26. ¿Cuál es el mensaje esencial de este pasaje?

14Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. 15Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? 16Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? 17Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? 18Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. 19Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? 20Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo. 21Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. 22Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; 23y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a éstos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro. 24Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, 25para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. 26De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.

Pablo habla de una manera aparentemente ridícula, preguntándose qué pasaría si un pie o una oreja dijeran que no son parte del cuerpo. Luego, va más allá al preguntarse qué sucedería si todo el cuerpo fuera ojo u oído (1 Cor. 12:17). Imagínate una gran oreja abriéndose paso por la habitación, diciéndonos “¡Hola!” Aunque suena ridículo, de hecho ocurre cuando la gente trata de controlar a la iglesia como si fuera de su propiedad.

Previamente, Pablo bosqueja diversas actividades de la iglesia, describiendo cada una como un don del Espíritu Santo. Hay quienes hablan con sabiduría y quienes conocen mucho de las Escrituras (1 Cor. 12:8). Algunos tienen una fe que inspira a todos y otros tienen un toque sanador (vers. 9). Hay obradores de milagros, personas con percepciones proféticas, los que pueden distinguir claramente entre el bien y el mal, y aquellos que pueden atravesar las barreras del lenguaje (vers. 10). Nota que los individuos no son los que deciden cuál es su propia habilidad. En cambio, el Espíritu Santo elige individualmente a cada uno de ellos, para edificar y producir unidad en el cuerpo, la iglesia (vers. 11-13). Pablo repite: Dios es el que decide dónde le corresponde estar a cada miembro (vers. 18).

Sin embargo, lo más importante es que, a pesar de los muchos miembros, hay solo un cuerpo; cada miembro está vitalmente vinculado a todos los demás, aun los que no se consideran a sí mismos como de mucho valor (1 Cor. 12:20- 24). Esta interdependencia se manifiesta cuando los dolores y las alegrías son compartidos (vers. 26).

Algunas personas sufren de enfermedades autoinmunes, que son aquellas en las que una parte del cuerpo percibe a otra como enferma y, entonces, se ataca a sí mismo al atacar a esa parte. Estas enfermedades pueden ser debilitantes y, a veces, incluso fatales. Considerando los textos para hoy, ¿cómo trabaja el enemigo para socavar el cuerpo y de qué manera podemos ser usados por Dios para ayudar a detener este ataque?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

En nuestra iglesia encontramos muchos creyentes, pero todos con una misma fe

Encontramos muchos dones espirituales, pero un solo dador de los dones espirituales

Todos ellos desempeñan actividades diferentes, pero al final es un solo trabajo

Hay una anécdota muy interesante: Dice que el cuerpo humano tuvo una reunión, y cada miembro del cuerpo expuso sus problemas, inquietudes y males que estaba padeciendo. Llego el turno a los ojos, y los ojos dijeron que tenían muchas dificultades en observar las cosas con detalles, dijeron que veía las cosas de una manera borrosa y especialmente en la mañana observaban las cosas como empañadas, por lo tanto solicitaron permiso a todos los demás miembros del cuerpo para usar lentes. Todos estuvieron de acuerdo con éste cambio, menos las orejas y la nariz; las orejas dijeron que ellas se sentirían incómodas de andar esos ganchos metálicos a su alrededor, y la nariz dijo que a ella le tocaría cargar ese pesado objeto llamado lentes, solamente para el bienestar de los ojos. El cuerpo tomó en cuenta los cometario hechos por las orejas y la nariz, y para tener la paz entre todos los miembros del cuerpo, llegaron a la conclusión que era mejor evitar el uso de los lentes. Una noche mientras el cuerpo se dirigía a la casa después de un día largo de trabajo, los ojos no vieron una grada, y como resultado se cayó al suelo. La primera en sufrir las consecuencias fue la nariz, también las manos, los codos y las rodillas salieron dañadas, y el pie sufrió también por la caída. La nariz convocó a una reunión de emergencia y solicitó al cuerpo la instalación de los lentes a los ojos, ya que no deseaba pasar otra experiencia como la de esa noche.

De la misma manera que no podemos concebir la idea de que nuestra mano quiera dañar al pie, o que un pie se le antoje darle una patada al otro pie, o que los dientes quieran hacer de la suyas en contra de un brazo; tampoco pudiéramos concebir la idea de que un hermano de la iglesia le puede hacer daño a otro hermano de la iglesia, ya que todos hemos nacido para ser miembros y residentes del cielo.

Ninguna sociedad puede sobrevivir si no es protegida y amada por sus mismos miembros.

Nosotros hemos nacido naturalmente con la tendencia a ayudar a nuestro prójimo, cualquier acción opuesta a ésta tendencia, va en contra de la nuestra propia naturaleza.

Uno de los pecados grandes que no lleva a tratar mal a nuestro prójimo es el orgullo.

El orgullo es simplemente considerado un alto grado de estima propia sin ninguna moderación; el orgullo es una alta valoración personal aplicada por la misma persona, que en la mayoría de veces está basada en una intelectualidad falsa.

Cuando una persona se sobre valora ella misma, automáticamente desvalora a otras personas de sus méritos reales, esto con lleva a la opresión del prójimo, la opresión puede ser emocional, verbal y muchas veces hasta física. La opresión es uno de los pecados mas destructivos tanto para la sociedad como para el opresor; el opresor reúne al cielo y a la tierra en contra de él, para el día de su propia destrucción.

El orgullo es el causante de muchos otros pecados, entre ellos están; la injusticia, la violencia, la extorsión, la envidia, el insaciable deseo de ser alabados por otros, el chisme y el falso testimonio.

Esta es la historia del famoso cardenal de la Iglesia romana Thomas Wolsey. El cardenal Wosley era arrogante y autoritario, llego a ser extremadamente poderoso en Inglaterra, por los años de los 1500 DC, bajo el reinado de Henry VIII. Entre los títulos que llegó a poseer estaban Arzobispo de York, Arzobispo de Canterbury, Cardenal, Consejero del rey, y muchas veces fue denominado “alter rex” (rey alterno). Su conducta arrogante y autoritaria le gano muchos enemigos secretos, y su ostentación y amor al poder le causó perder los beneficios que le había concedido la corona. No quiso ayudar al rey cuando éste se intentó divorciar de Catarina de Aragon, y el rey Henry VIII muy disgustado le quitó todos los honores concedido. A pesar de haber entregado sus títulos y riquezas al disgustado rey, su comportamiento arrogante no cambió y mas tarde fue citado a aparecer en la corte del rey acusado de alta traición; la historia dice que el cardenal murió en el camino a la corte, murió de pena en el corazón.

No hay pecado más necio que el orgullo, el orgullo florece como resultado de la ignorancia: ignorancia de Dios, ignorancia de nosotros mismos, ignorancia de nuestros prójimos. El orgullo busca siempre la gloria propia ó vanagloria, y lo único que encuentra es la desgracia. El orgullo convirtió a Nabucodonosor en una bestia del campo, por el orgullo fue herido Herodes y fue consumido por gusanos en frente de todo el pueblo, el orgullo convirtió a Lucifer en Belzebú.

La mayoría de pecados son rebeldía contra Dios, pero el orgullo es diferente, el orgullo intenta tomar la corona, la posición y la dignidad de Dios; ésta es la razón de la intolerancia de Dios contra éste pecado. El hombre humilde siempre piensa de él mismo de una manera franca y real, el hombre humilde siempre busca que Dios tenga la gloria y el honor, inclusivo a costa de su propio honor.

También tenemos otro miembro que es muy peligroso en nuestras vidas, este miembro puede hacer daño tanto físicamente como espiritualmente:

La muerte y la vida están en poder de la lengua: El hombre puede hacer de la lengua un gran instrumento tanto para el bien como para mal. Muchos han encontrado la muerte por tener una lengua que habla falsedades, y muchos han mandado a otros a la muerte, también por una lengua que habla falsedades. De la misma manera muchos se han salvado por tener una lengua gentil, controlada y verdadera; muchos han sido salvados por otros gracias al testimonio dado por una lengua justa y verdadera.

La lengua es una gran bendición, el don del habla es de uno de los mas hermosos dones que Dios ha dado a la humanidad. El mundo animal no tiene éste don. Con éste don el humano puede pronunciar las mas hermosas alabanzas a un Dios Creador, también se puede expresar la alegría de la naturaleza, se puede transmitir el hermoso mundo de la poesía, se puede expresar el sentido común entre los humanos y transmitir los conocimiento de generación a generación.

La lengua nunca habla por hablar, la lengua habla de la abundancia del corazón, a través de la lengua se le hace propaganda aun corazón saludable y bueno ó a un corazón enfermizo y malo. Las palabras ociosas hablan de un corazón que nunca fue cultivado, las palabras severas denuncia un corazón salvaje y malicioso, las palabras encolerizadas denuncian un corazón lleno de fuego infernal, las palabras jactanciosas denuncian un corazón arrogante, las palabras susurradas denuncian un corazón traicionero y las palabras falsas denuncian a un corazón mentiroso.

La lengua puede ser sanada solamente contemplando a Jesucristo quien es el Autor y el Consumador de nuestra fe, solamente estudiando su excelencia y obteniendo su Santo Espíritu, es la única manera que nuestro lengua puede llegar a ser fuente de consejería, fuente de bendiciones y fuente de salvación.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El pueblo de Dios no puede agradarle a menos que esté henchido de la eficiencia del Espíritu Santo. Tan pura y leal ha de ser la relación mutua de sus miembros, que por sus palabras, sus inclinaciones, sus atributos, muestren que son uno con Cristo. Han de ser como señales y maravillas en nuestro mundo, que lleven adelante inteligentemente cada aspecto de la obra. Y las diferentes partes de la obra han de relacionarse tan armoniosamente entre sí, que todas se muevan como una maquinaria bien ajustada. Entonces se entenderá el gozo de la salvación de Cristo. Entonces no se verá nada de la impresión hecha por aquellos a quienes se ha dado la luz de la verdad para esparcirla, pero que no han revelado los principios de la verdad en su relación mutua, que no han efectuado la obra del Señor en una forma que glorifique a Dios (Mensajes selectos, tomo 1, pp. 133, 134).

Ekos el plan de Dios que sus siervos tengan diversos dones. Es su voluntad que hombres de distintos criterios ingresen en la iglesia para colaborar con él. Tenemos que hacer frente a diferentes opiniones, y se necesitan dones distintos. Los siervos de Dios deben trabajar en perfecta armonía. Le agradezco a Dios porque no somos exactamente iguales, aunque debemos tener el mismo espíritu: El espíritu que moraba en Cristo. El apóstol Juan no era igual al apóstol Pedro. Cada cual tenía que someter sus peculiaridades y suavizar su temperamento, para que pudieran ayudarse mutuamente mediante la fe en la verdad y la santificación que ella produce (Cada día con Dios, p. 262).

Cuando el Espíritu Santo conmueve las mentes, se desechan todas las quejas mezquinas y las acusaciones que los hombres arrojan contra sus semejantes. Entonces los brillantes rayos del Sol de Justicia resplandecerán en los ámbitos de la mente y el corazón. En nuestro culto a Dios no debe haber distinción entre el rico y el pobre ni entre el blanco y el negro. Hay que anular todo prejuicio. Cuando nos allegamos a Dios debemos hacerlo como una hermandad indivisa. Somos peregrinos y extranjeros aquí, porque estamos destinados a una patria mejor, a saber, la celestial. Allí todo orgullo, toda acusación, toda vana ilusión habrían terminado para siempre. Entonces se descubrirá toda cosa encubierta, y podremos “verlo tal como él es” (En lugares celestiales, p. 288).

Significa mucho sembrar junto a todas las aguas; significa impartir constantemente dones y ofrendas. Dios proporcionará facilidades, de manera que el mayordomo fiel de los medios que él confió sea provisto de suficiencia en todas las cosas, y pueda abundar para toda buena obra.

Hay una gran obra que hacer. El mundo no se convertirá por el don de lenguas, o por la obra de los milagros, sino por la predicación de Cristo crucificado. El Espíritu Santo debe tener libertad para actuar. Dios ha colocado instrumentos en nuestras manos, y debemos usar cada uno de ellos para hacer su voluntad y su camino. Como creyentes tenemos el privilegio de realizar una parte en la promulgación de la verdad para este tiempo (Testimonios para los ministros, pp. 430, 431).

71


Lección 10 // Miércoles 2 de marzo__________________________

LA ARMADURA DE DIOS

La realidad del Gran Conflicto, y que estamos en una batalla literal con un enemigo real (Efe. 6:11), se revela en el uso que hace Pablo de imágenes de la guerra en Efesios 6.

Lee Efesios 6:11 al 17. ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de cuán real y personal es la batalla?

11Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 15y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

Lo que importa no es qué es cada parte de la armadura, sino más bien qué representa. Nota que Pablo enfatiza que necesitamos tomar toda la armadura, no solo piezas seleccionadas de ella. Al hacerlo, permaneceremos en pie (Efe 6:13), una metáfora que usa la Biblia para describir la inocencia en el juicio (comparar con Sal. 1:5). En otras palabras, seremos victoriosos.

Lo que mantiene a toda la armadura en su lugar es el cinturón, usado como una metáfora de la verdad (Efe. 6:14). Así, la verdad sostiene nuestras defensas espirituales en su lugar. Jesús a menudo habló acerca de la verdad (Juan 1:14, 17; 4:24; 8:32; 14:6). Sigue la coraza de justicia (Efe. 6:14); “justicia” es otra palabra clave en los discursos de Jesús (p. ej., Mat. 5:6, 10; 6:33). En el Antiguo Testamento, la rectitud se entendía como sosteniendo la justicia y asegurando que todos tuvieran un trato justo.

Las sandalias militares (Efe. 6:15) representan el evangelio de paz, expresión tomada de Isaías 52:7, que habla acerca de la gente que camina grandes distancias para que los cautivos sepan que Jerusalén ha sido reconstruida y que Dios ha restaurado la libertad a su pueblo. Es otra manera de decir que parte de la pelea contra el mal es hacer que la gente sepa que Dios ha ganado ya la batalla, y que pueden ahora vivir en paz consigo mismas, con otros y con Dios.

El escudo de la fe (Efe. 6:16) impide que los “dardos de fuego” golpeen el blanco y causen destrucción masiva. El yelmo de salvación (vers. 17) es paralelo con la corona que Jesús comparte con nosotros (Apoc. 1:6; 2:10), y la espada del Espíritu (la Palabra de Dios) es nuestra única arma de autodefensa, para ser usada como Jesús lo hizo cuando fue tentado por el diablo (Mat. 4:4, 7, 10).

¿Qué nos dice el hecho de que la armadura es completa acerca de nuestra total dependencia de Dios en el Gran Conflicto? ¿Cómo podemos asegurarnos de que ninguna parte de nosotros esté sin protección?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

13Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

Se nos invita a tomar la armadura de Dios, para poder resistir en el día malo, el día malo es una mezcla de luz y de obscuridad, una mezcla de tristeza y alegría, el día malo es un día tormentoso y también soleado. El día malo es el día de aflicción, el día malo es el día de tentación, el día malo es el día de persecución, y el día malo también es el día de la muerte.

Dios nos ha dado la advertencia de usar éste traje especial de guerra, para poder salir victorioso cuando nos toque enfrentar el día malo de nuestras vidas. Ese traje tiene que tener todas las piezas ofrecidas por Dios, cada una de ella es indispensable para la victoria, con una de las piezas de la armadura que nos haga falta, se nos garantiza la derrota y posiblemente la muerte.

14Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad,

El cinturón o el cinto es lo que mantiene la armadura ajustada al cuerpo, da apoyo a los hombros, distribuye el peso de la armadura en todo el cuerpo y de esa manera disminuye la fatiga que el hombre experimenta en una guerra, y además defiende el corazón. Los cinturones antiguo eran hechos para cumplir estas funciones ya mencionadas.

Lo importante que tenemos que entender, es que el cinturón de la armadura de Dios, representa la verdad, si no tenemos la verdad como fundamento, será imposible que la armadura de Dios nos proteja en el día malo.

-Necesitamos tener una doctrina verdadera, que nos muestre la clara diferencia entre la verdad y el error

-Necesitamos un evangelio verdadero, y evitar tener un formalismo en la religión

-Necesitamos tener una profesión de fe verdadera en Dios, en la Biblia, en nuestras creencia y en nuestra doctrinas

-Necesitamos ser verdaderos y sinceros, evitar la simulación y la hipocresía

Necesitamos urgentemente el cinturón de la verdad, la palabra verdadera de Dios, el modelo verdadero de Jesucristo, y la presencia constante del Espíritu de Verdad.

La verdad es uno de los mas hermosos ornamentos de la religión:

-Hay verdad de juicio, y es cuando el hombre es juzgado y está en armonía con la Palabra de Dios;

-Hay verdad de corazón, esto es cuando el hombre busca la aprobación de Dios desde el fondo de su corazón;

-Está la verdad al hablar, y es la armonía entre las acciones del hombre y sus palabras

-Y está la verdad en la acción que es la simpleza, la confianza y la honestidad de las obras de un humano.

¿por qué necesitamos tener la verdad? Porque la verdad es excelente, por que la verdad nos asemeja a Dios, porque la verdad es una de las perfecciones del cristianismo, porque la verdad es una necesidad.

Si nos estamos colocando la armadura de Dios o estamos vistiendo a alguien con la armadura de Dios, comencemos en orden, comencemos ciñéndonos con el CINTURON DE LA VERDAD, sobre el cinturón de la verdad, se colocaran las otras piezas de la armadura de Dios. Sino ¿Cómo se va a sostener la fe o la obediencia, si no se tiene la verdad?

y vestidos con la coraza de justicia, Esta es la segunda pieza de la armadura de Cristo, que se debe de ceñir.

La armadura es el chaleco de metal que cubre el pecho y la espalda del guerrero. Es esa pieza que se introduce al cuerpo por la cabeza y consiste en dos partes unidas por unas bisagras en la parte de los hombros, se sujeta por los dos lados de la cintura. Este pieza salvaguarda los órganos vitales del hombre y le evita la muerte o lo preserva de conseguir una herida de muerte.

La justicia hace lo mismo con nosotros, la justicia nos preserva la vida o evita que seamos heridos de muerte, tanto físicamente como espiritualmente. La biblia está llena de promesas para aquellos que practican, enseñan y defienden la justicia en el mundo. Cuando llega el momento del castigo, casi siempre la gente justa sale ilesa, pero todo aquel que ha cometido injusticia, siempre sufre el castigo por su injusticia, que en la mano de los hombres es casi siempre la muerte, y en las manos de Dios es siempre la muerte y muerte eterna.

15y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.

Los zapatos viene del Divino Maestro, quien es un experto en todas las artes y sabe por experiencia las cosa que necesitamos, ya que él mismo recorrió el tortuoso y apero camino del mundo.

7¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina! Isaías 52

Parece contradictorio y antagónico, las palabras de guerra y de paz. El texto está hermosamente delineado, cuando describe a un guerreo, que en su vestimenta de guerra trae un evangelio de paz.

Los antiguos y los paganos en el tiempo de Pablo tenían un lema muy interesante que decía: “Si quieres paz, prepárate para la guerra”

Pero los cristianos tiene un lema totalmente diferente y totalmente opuesto: “Si tu quiere victoria sobre la guerra, asegura la paz en tu corazón”

Necesitamos tener paz con Dios, en el pasado, en el presente y en el futuro

Necesitamos tener paz cuando nos sometemos a la voluntad de Dios

Necesitamos tener paz con la Palabra de Dios y sus enseñanzas

Necesitamos tener paz con nosotros mismos y con nuestra conciencia

Necesitamos tener paz con nuestros hermanos de la iglesia

Necesitamos tener paz con el hombre en general

No hay cosa que moleste mas, que un par de zapatos mal ajustados a nuestros pies, nos inquieta, nos molesta, nos perturba, nos lastiman.

Los zapatos de paz que nos ofrece Dios en su armadura, son zapatos que calzan perfectamente a todo ser humano, son los zapatos que usa Jesús y usan todos sus santos, son antiguos y dóciles pero al mismo tiempo son nuevos y firmes, esos zapatos tienen una suela especial que con ellos se puede escalar las grandes altura de la santidad, esos zapatos dan una fortaleza para continuar la marcha diaria de todo cristiano, esos zapatos son una gran protección para las pruebas del camino.

16Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

La fe, igual al escudo, nos protege de los ataques. Hubieron muchas clases de escudos en el tiempo antiguo, pero el texto de éste día se refiere a uno de esos escudos muy grandes. La palabra para escudo en ésta ocasión, muchas veces se traduce como “puerta” ya que los escudos que se usaban eran del tamaño de una puerta, que protegían completamente al guerrero. Esto nos hace recordar de la madre del soldado espartano, que mientras su hijo se dirigía a la guerra ella le grito: “Procura volver con tu escudo, si no lo traes cargando, que te traigan cargando en el escudo Era tan grande el escudo, que también servía de cama para transportar a un herido o a un muerto.

La fe es el escudo que recibe los golpes que están destinados para el hombre. Los golpes son una realidad en la vida, nadie puede escapar de ellos, pero el escudo de la fe, recibirá los golpes y las laceraciones que el hombre estaba destinado a recibir.

Casi todos tenemos problemas comprendiendo que es fe y que es esperanza.

La fe la entendemos bastante bien.  Es pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven. Hebreos 11: 1

En palabras sencillas fe es “CONFIANZA”, la fe viene a través del conocimiento. No se puede confiar en alguien a quien no se conoce, no se puede confiar en Dios, si no se le conoce.

El problema nuestro está en entender la palabra esperanza

La palabra “ESPERANZA” nos trae mucha confusión. Muchas veces creemos que la esperanza es igual que la fe. Otros creemos que la palabra esperanza es prima-hermana de la fe y siempre se encuentran y van juntas en la vida.

1 Corintios 13: 13 dice: Y ahora permanece la fe, la esperanza y el amor, estas tres; pero la mayor de ellas es el amor

Aquí encontramos que la esperanza no es lo mismo que la fe; son dos cosas totalmente diferentes.

La palabra esperanza significa: Una aptitud optimista de la mente, basado en el deseo que algo pase. 

La esperanza es el deseo de que algo pase, pueda ser que si va a pasar, pueda ser que no va a pasar. hay un cincuenta y cincuenta por ciento. Lo que hay es optimismo en éste deseo. La esperanza es totalmente lo opuesto de la fe.

Llevémoslo al campo espiritual. Los tres jóvenes hebreos cuando se rehusaron a adorar la imagen de oro, ellos usaron la fe, pero también la esperanza.

Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. Daniel 3: 17 Esto es fe, no hay ni la menor duda en Dios, hay una total y completa confianza en el poder de Dios.

Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado. Daniel 3: 18 Esta es esperanza. Ellos tenían completa fe en el poder de Dios, pero no sabían la voluntad de Dios. Al no saber la voluntad de Dios entonces la esperanza entra en acción, dando optimismo en un deseo que se espera que pase, y dando resignación y consolación si no pasa.

Se dio cuenta, la fe no se equivoca, reconocemos que tenemos un Dios que no hay nada que le sea imposible. La pregunta es ¿Quiere Dios hacer el milagro? ¿Considera Dios que ese milagro va a hacer mucho bien? Eso no lo sabemos, pero nosotros expusimos a Dios claramente cual es nuestro deseo, reconociendo que es él quién tiene la última palabra. Esto es esperanza.

Haciendo de ésta manera, la esperanza da consolación y resignación en reconocer y aceptar la voluntad de Dios, cuando un milagro no pasa de la manera que uno está esperando que pase.

Hay muchos que se han ido de la iglesia, resentidos con Dios; por que clamaron toda una noche, toda una semana pidiendo a Dios un milagro y Dios no hizo el milagro que se pedía. Los casos más comunes son aquellos que han perdido a sus seres queridos. Hicieron promesas, derramaron lágrimas y lágrimas sinceras, lloraron con el corazón herido por el dolor, y Dios supuestamente no contestó.

Tristemente no han entendido el evangelio. La fe se deposita en el poder de Dios y la esperanza se deposita en la voluntad de Dios; si ocurre el milagro entonces estará en armonía con el plan y la voluntad de Dios.

La fe nos da firmeza en el evangelio y la esperanza nos da consolación y nos ayuda a aceptar la voluntad  de Dios. De ésta manera nadie terminará chasqueado.

La fe y la esperanza las necesitamos para lograr atravesar nuestra vida de sufrimiento y dolor en éste mundo. Las dejaremos de usar cuando nos encontremos con Cristo cara a cara en su segunda venida.

17Y tomad el yelmo de la salvación

El yelmo es la pieza que protege la cabeza, el cuello y la nuca del guerrero. El yelmo es un objeto de esperanza, esperanza en la salvación. En nuestra mente se almacenan todos los pensamientos, ideas, sueños, deseos, e información acerca de Dios y de su reino. En nuestra cabeza se encuentra la vista, que es la lámpara de nuestro cuerpo, los oídos, y también nuestra boca y lengua, que son miembros vitales para la predicación de Dios. La salvación podríamos decir reside allí, es la oficina central de nuestro carácter, y el carácter es lo único que llevaremos al cielo. El yelmo que Dios nos ofrece, es la pieza perfecta para proteger la salvación ofrecida al hombre.

y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

La palabra de Dios de Dios es llamada la espada, el Autor es el Espíritu Santo. La espada se usa para resistir las tentaciones del enemigo, y también para destruir el trabajo de Satanás.

La Biblia no fue hecha solamente por un hombre, pudiéramos decir que Moisés hizo la empuñadura, Josué, Samuel, David, Salomón, Isaías, Jeremías, Daniel, y los profetas menores hicieron el cuerpo metálico, los apóstoles hicieron la punta, le dieron forma y filo a la espada.

La Biblia es como una espada por que se tomó mucho tiempo para completarla, y tenerla lista para su uso, se hizo de una manera que perdurará mientras éste mundo exista.

La espada era usada por los soldados para matar al enemigo, la Biblia tiene también la habilidad de matar: mata al pecado, que es el mas grande enemigo del humano aquí en la tierra. La Biblia logra matar al pecado, cuando nos relata del gran amor de Dios, al ofrecernos el perdón y la salvación a través de la muerte de Jesús.

Dios nos ha dado la espada para que la usemos, si con ella no logramos matar el pecado, entonces el pecado nos terminara matando a nosotros. Si la espada fuera usada por todos nosotros, no habría necesidad de las otras espadas que hay en el mundo, entre mas pecados matemos con la espada, menos guerras y conflictos tendremos con nuestros hermanos y con nuestros prójimos.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La armadura de Dios Cuando los siervos de Cristo toman el escudo de la fe para defenderse, y la espada del Espíritu para la guerra, hay peligro en el campamento del enemigo. En medio de las trampas a las cuales todos están expuestos, necesitan defensas fuertes y dignas de confianza en las cuales descansar. Muchos en esta era corrupta tienen tan poca provisión de la gracia de Dios, que en muchos casos sus defensas se quebrantan al primer asalto, y las fieras tentaciones los arrastran cautivos. El escudo de la gracia puede mantener a todos invictos frente a las tentaciones del enemigo, aunque estén rodeados de las más corruptas influencias. Gracias al firme apego a los principios y a la inconmovible confianza en Dios, su virtud y nobleza de carácter pueden resplandecer y, aunque se encuentren rodeados por el mal, ninguna mancha se depositará sobre su virtud y su integridad. La obra de vencer el mal debe ser hecha por la fe. Los que salgan al campo de batalla encontrarán que deben revestirse de toda la armadura de Dios. El escudo de la fe será su defensa, y los habilitará a ser más que vencedores (La maravillosa gracia de Dios, p. 33).

Satanás observa ansiosamente para hallar desprevenidos a los cristianos. ¡Oh, si los seguidores de Cristo recordaran que la eterna vigilancia es el precio de la vida eterna! Muchos poseen una fe adormecida. A menos que sean fortalecidos, reanimados, instados a obrar, sus almas se perderán.

El yo debe morir y Cristo debe reinar en el corazón como supremo y único. Los pensamientos deben estar sujetos a él. Entonces la vida será una honra para su nombre. El alma recibirá poder de lo alto para resistir los engañosos ardides de Satanás.

¿Se han olvidado los adventistas del séptimo día de la advertencia dada en el sexto capítulo de Efesios? Estamos comprometidos en una lucha contra las huestes de las tinieblas. A menos que sigamos de cerca a nuestro Guía, Satanás obtendrá la victoria sobre nosotros (Alza tus ojos, p. 198).

Pronto llegará ese tiempo, y habremos de asimos firmemente del fuerte brazo de Jehová, porque todos los prodigios y las grandes señales del diablo tienen por finalidad engañar y vencer al pueblo de Dios. Nuestra mente debe estar fija en Dios, y no debemos experimentar el temor que tienen los impíos; es decir, no hemos de temer lo que ellos temen, ni reverenciar lo que ellos reverencian, sino ser esforzados y valientes en pro de la verdad. Si nuestros ojos se abrieran veríamos en nuestro derredor a los ángeles malignos tramando alguna nueva manera de dañamos y destruirnos; pero también veríamos a los ángeles de Dios que con su poder nos amparan, porque el ojo vigilante de Dios está siempre sobre Israel para el bien, y él protegerá y salvará a su pueblo si éste confía en él. Cuando el enemigo irrumpa como una inundación, el Espíritu del Señor enarbolará un estandarte contra él.

Dijo el ángel: “Recuerda que estás en terreno encantado”. Vi que debemos vigilar y ponemos la armadura completa, embrazando el escudo de la fe para permanecer en pie y para que no nos dañen los ígneos dardos del maligno (Primeros escritos, p. 60).

72


Jueves 3 de marzo // Lección 10____________________________

EL ÚLTIMO ENEMIGO

Evidentemente, algunos en la iglesia de Corinto estaban confundidos acerca de la resurrección. Pablo explica cuidadosamente su importancia como un elemento clave del evangelio (1 Cor. 15:1-4). Parece que había alguna preocupación acerca de los creyentes muertos (vers. 6) y algunos sugerían que estos no verán el regreso de Jesús (vers. 12). Una situación similar también ocurre en Tesalónica (1 Tes. 4:13-17).

Lee 1 Corintios 15:12 al 18. ¿Qué implica negar la resurrección de los muertos?

12Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? 13Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. 14Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. 16Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron.

Pablo concluye su argumento diciendo que, “si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres” (1 Cor. 15:19). Por el contrario, Cristo ha realmente resucitado de los muertos, y ha llegado a ser las “primicias de los que durmieron” (vers. 20).

Luego, Pablo compara a Cristo con Adán: “Como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (1 Cor. 15:22), y especifica cuándo será esa resurrección general: “en su venida” (vers. 23). Más adelante en el capítulo, sigue con la comparación de los dos “adanes” (vers. 45-49). El primer hombre fue hecho del polvo, pero el Hombre celestial es del cielo; y así, un día, también nosotros seremos como él (vers. 47-49). En una descripción de lo que ocurrirá en la Segunda Venida, se explica lo que esto significa: “se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad” (vers. 52, 53).

Aunque Adán fue hecho al principio para vivir para siempre, la raza humana pronto se deterioró al punto de vivir solo un tiempo relativamente corto. Si hemos de heredar la vida eterna, seremos hechos para durar para siempre, y eso es lo que recibiremos.

Lee 1 Corintios 15:23 al 26. Aunque estamos inmersos ahora en el Gran Conflicto, y aunque la muerte, el mal y las fuerzas impías parecen dominar al mundo, ¿qué nos dicen estos versículos sobre el final del Gran Conflicto? ¿Cómo podemos aprender a mirar más allá de lo que vemos y captar lo que estas promesas significan para cada uno de nosotros, personalmente?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Hay dos clases de incrédulos: El primero es aquel que le fascina ser incrédulo, y busca todo material disponible para ayudarse en su incredulidad, éste aparte que es incrédulo, es un necio. El segundo incrédulo es aquel que quiere creer, pero está inundado por tantas filosofías e informaciones equivocadas. A los primeros incrédulos es difícil ayudarles, ya que el problema de ellos no está en la cabeza, sino en el corazón. A los segundos incrédulos, si hay gran posibilidad para ayudarles, ya que son personas honestas, que simplemente están confundidas o están muy mal informadas.

En los tiempos de Pablo habían tres colegios de filosofía fuera de la iglesia cristiana, que no creían en la resurrección y que enseñaban en contra de la resurrección de los muertos. Estaban los Epicurianos, estaban los Estoicos y estaba la escuela de los discípulos de Plato. En estas tres filosofías, estaban incluidas todas las personas de ese tiempo, y los únicos que creían y predicaban la resurrección de los muertos, era la nueva y joven naciente iglesia de los cristianos.

Los Epicurianos era la escuela de los materialistas; este grupo se llamaba Epicurianos en el mundo pagano, y se llamaban Saduceos en el mudo judío.

Los Saduceos o Epicurianos creían que el hombre dejaba de existir en su totalidad en la muerte. Para ellos el hombre tenía solo una vida. Para ellos una vez, ésta vida terminaba, hasta allí terminaba todo y para siempre. Para ellos cualquier otra idea, era simple y sencillamente el producto de la vanidad del hombre, en su insaciable deseo de alcanzar la eternidad. Los saduceos o Epicurianos era acérrimos enemigos de la resurrección.

Los Estoicos era los mas prominentes de ellos, ellos creían que Dios se manifiesta en todas las cosas existentes, por ejemplo la naturaleza, las estrellas, los animales y el humano. Esto en verdad se le llama “PANTEISMO” Para ellos, la naturaleza era una extensión de Dios, la naturaleza era Dios. Por lo tanto ellos creían que una persona cuando moría, era absorbida nuevamente por Dios quien la creó, y hasta allí dejaba de existir como una persona humana, pero se reencarnaba en cualquier forma de la naturaleza, y todo era de acuerdo a como había sido su vida anterior. Si la vida anterior había sido un desastre, su reencarnación podía ser en un gusano, pero si su vida había sido excelente, su reencarnación sería en un hermoso animal, o en cualquier forma o ser de la naturaleza. Esta es la base del Budismo y el Shintoísmo.

La tercera escuela, era la de Plato, ellos creían en la inmortalidad del alma, pero trataban la materia o el cuerpo, como la causa de todo el mal en la tierra. Ellos creían que el cuerpo era una barrera entre el alma y la santidad. Por lo tanto aunque creían en la inmortalidad, no la concebían, al menos que hubiera una total separación entre el alma y el cuerpo corrupto.

En pocas palabras ninguno de los tres grupos creían en la resurrección, y en estos tres grupos, estaban la creencia de las personas de todo ese tiempo.

Cuando el cristianismo comenzó a enseñar que Jesucristo había resucitado de los muertos, y que existía la doctrina de la RESURRECCIÓN, esto se convertía en un verdadero obstáculo para que el mundo pagano lograra aceptar y abrazar el cristianismo.

La resurrección era un tema muy repugnante para los judíos y era inaceptable para el gentil. El tema de la resurrección ha mantenido por muchos siglos fuera del cristianismo a millones de personas. Hubieron muchas secta especialmente en el mundo de los Gnósticos, que estuvieron dispuestos a aceptar la doctrina de la vida eterna en Cristo Jesús, con solo que no se les exigiera aceptar la doctrina de la resurrección del cuerpo.

Nuestra religión no está basada en nuestras opiniones, sino que está basada en realidades y hechos. Nuestros puntos de vista, en verdad no importan mucho, lo que importa son los hechos que la Biblia tiene registrados.

Cuando un incrédulo niega los hechos de la Biblia, en verdad casi no le ponemos atención, pero cuando uno de nuestros mismos hermanos niega alguna doctrina bíblica, entonces el asunto cambia. Eso era lo que acontecía a Pablo, en la misma iglesia habían hermanos que negaban o no creían en la resurrección de los muertos.

12Ahora bien, si se predica que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, ¿cómo dicen algunos de ustedes que no hay resurrección? 13Si no hay resurrección, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado. 14Y si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación no sirve para nada, como tampoco la fe de ustedes. 15Aún más, resultaríamos falsos testigos de Dios por haber testificado que Dios resucitó a Cristo, lo cual no habría sucedido, si en verdad los muertos no resucitan. 16Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado. 17Y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es ilusoria y todavía están en sus pecados. 18En este caso, también están perdidos los que murieron en Cristo.  (Nueva Versión Internacional)

12La buena noticia que anunciamos es que Dios resucitó a Cristo. Pero entonces, ¿cómo es que algunos de ustedes dicen que los muertos no resucitan? 13Porque, si los muertos no resucitan, entonces Cristo tampoco resucitó. 14Y si Cristo no resucitó, esta buena noticia que anunciamos no sirve para nada, y de nada sirve tampoco que ustedes crean en Cristo. 15Si fuera cierto que los muertos no resucitan, nosotros estaríamos diciendo una mentira acerca de Dios, pues afirmamos que él resucitó a Cristo. 16Si en realidad los muertos no resucitan, entonces tampoco Cristo resucitó. 17Y si Cristo no resucitó, de nada sirve que ustedes crean en él, pues sus pecados aún no habrán sido perdonados. 18Y los que antes creyeron en Cristo y murieron, están totalmente perdidos. (Traducción en Lenguaje Actual TLA)

¿Si no hay resurrección, entonces para que es el evangelio?; ¿Si no hay resurrección para que necesitamos la fe?; ¿Si no hay resurrección para que necesitamos luchar espiritualmente?

Lo que Pablo está diciendo es que si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no pudo haber resucitado. Para la gente que no cree en la resurrección, Cristo está muerto. Entonces el reporte que dieron los soldados romanos que fueron sobornados, donde decía que Cristo no había resucitado, era verdadero. Entonces el sanedrín triunfó, el Cristianismos perdió, y lo que nosotros estamos haciendo es predicando una mentira y adorando a un cadáver.

Han pasado alrededor de 2000 años, desde que comenzó una nueva creencia, una nueva doctrina y una nueva religión en éste mundo. Hace 2000 años eran solo 12 personas que lograron presenciar, testificar y predicar a un Dios resucitado. Ahora somos mas de 250,000 Millones de personas que creemos en la resurrección. La idea que era una repugnancia y una ridiculez hace 2000 años, ahora es la idea mas grande, mas sublime, mas llena de esperanza, y mas gozosa que puede existir en todo el mundo.

Lo que predicamos es verdad, Cristo murió per también resucitó de los muertos, Cristo está con vida, la muerte fue vencida y el vencedor se llevó con él, las llaves del la muerte y del sepulcro. Pronto volverá y con esa llave abrirá las tumbas y vencerá la muerte de aquellos que bajaron al descanso con la gloriosa fe de la resurrección.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Glorioso es el triunfo que aguarda al fiel. El apóstol, comprendiendo las posibilidades que estaban por delante de los creyentes corintios, trató de exponerles algo que los elevara del egoísmo y la sensualidad y glorificase su vida con la esperanza de la inmortalidad. Fervorosamente los exhortó a ser leales a su alta vocación en Cristo. “Hermanos míos amados —les suplicó— estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es vano”.

Así el apóstol, de la manera más decidida y expresiva, se esforzó por corregir las falsas y peligrosas ideas y prácticas que prevalecían en la iglesia de Corinto. Habló claramente, pero con amor por sus almas. Mediante sus amonestaciones y reproches, brilló sobre ellos la luz del trono de Dios, para revelar los pecados ocultos que estaban manchando sus vidas. ¿Cómo sería recibida? (Los hechos de los apóstoles, pp. 258, 259).

La teología de moda presenta a los justos que fallecen como si estuvieran en el cielo gozando de la bienaventuranza y loando a Dios con lenguas inmortales, pero Ezequías no veía tan gloriosa perspectiva en la muerte. Sus palabras concuerdan con el testimonio del salmista: “Porque en la muerte no hay memoria de ti: ¿Quién te loará en el sepulcro?” (Salmo 6:5). “No son los muertos los que alaban a Jehová, ni todos los que bajan al silencio” (Salmo 115:17).

En el día de Pentecostés, San Pedro declaró que el patriarca David “murió, y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy”. “Porque David no subió a los cielos” (Hechos 2: 29, 34). El hecho de que David permanecerá en el sepulcro hasta el día de la resurrección, prueba que los justos no van al cielo cuando mueren. Es solo mediante la resurrección, y en virtud y como consecuencia de la resurrección de Cristo por lo cual David podrá finalmente sentarse a la diestra de Dios.

Y Pablo dice: “Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo son perdidos” (1 Corintios 15:16-18). Si desde hace cuatro mil años los justos al morir hubiesen ido directamente al cielo, ¿cómo habría podido decir San Pablo que si no hay resurrección, “también los que durmieron en Cristo, son perdidos”? No habría necesidad de resurrección (El conflicto de los siglos, pp. 601, 602).

73


Lección 10 // Viernes 4 de marzo___________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “No solo el hombre sino la Tierra, por el pecado, también ha llegado a estar bajo el control del impío, y había de ser restaurada por el plan de la redención. En su creación, Adán fue puesto para dominar sobre la Tierra. Pero, al ceder a la tentación, fue puesto bajo el poder de Satanás y el dominio que tenía pasó a su conquistador. De este modo, Satanás ha llegado a ser ‘el príncipe de este mundo’. Él usurpó el dominio sobre la Tierra que había sido dado originalmente a Adán. Pero Cristo, al pagar la penalidad del pecado por su sacrificio, no solo redimió al hombre, sino también recuperó el dominio que este había abandonado. Todo lo que el primer Adán había perdido es restaurado por el segundo” (ST, 4 de noviembre de 1908). Aunque es muy fácil olvidarlo al mirar el mundo que nos rodea, la verdad vital es que Satanás fue derrotado y que “tiene poco tiempo” (Apoc. 12:12). El mal, la muerte y el sufrimiento prevalecen en este mundo, aunque se nos promete que, por causa de lo que Cristo ha hecho, todo esto será erradicado. Además, si no es claro todavía, debería serlo: el mal no será eliminado por algo que los humanos hacemos a menos que destruyamos completamente la Tierra y toda la vida en ella (lo que sería probable si se nos diera el tiempo suficiente y Dios no nos retuviera). Solo la intervención sobrenatural de Dios traerá los cambios prometidos. Nosotros no podemos resolver este problema.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. “Debilitada y defectuosa, necesitada de advertencias y consejos constantes, no obstante la iglesia es el objeto de la suprema consideración de Cristo. Él está haciendo experimentos de gracia en los corazones humanos y está efectuando transformaciones de carácter que asombran a los ángeles, quienes expresan su gozo con cantos de alabanza. Se alegran al pensar que los seres humanos pecaminosos y descarriados pueden ser transformados así” (RH, 20 de enero de 1903). ¿Cuáles son algunas maneras en que somos transformados por lo que Jesús hace por nosotros y en nosotros?
  2. ¿De qué forma el Gran Conflicto se desarrolla dentro de la iglesia tanto en el ámbito local como en el mundial? ¿Cuáles son los problemas que nos dividen o debilitan, y nos impiden hacer la obra que se nos ha llamado a hacer? ¿De qué modo podemos traer sanidad y unidad cuando la gente no se pone de acuerdo en algunos puntos esenciales?

74


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

7 pensamientos en “LECCIÓN 10 – PABLO Y LA REBELIÓN – PARA EL 5 DE MARZO DE 2016

  1. Gracias y bendiciones un abrazo querido hermano tony

  2. MUY COMPLETO GRACIAS Y BENDICIONES

  3. Ciao. Mi chiamo Giuseppe Scarcella e sono Pastore della Unione Italiana della Chiesa Cristiana Avventista del Settimo Giorno. Sono molto legato alla SdS e Trovo molto interessante il tuo commento alla lezione della SdS. Ti prego di inviarmi il commento al mio indirizzo di posta elettronica. Grazie. Fraterni e cari saluti.
    Pastore Giuseppe Scarcella

  4. Porque la Iglesia adopto esa postura de cambio de sexo dentro de la misma, donde queda el versiculo de Galatas 5:19-21!!!!! que triste es saber que esto pasa. El tiempo está cerca!
    Gracias por estas lecciones. Bendiciones

  5. hermano TONY es loable tu labor, gracias!

  6. Muchas gracias por los comentarios de la lección me han ayudado mucho como maestro y personal también , me gustaría saber la página donde encuentro más información del cambio de sexo de la “hermana ” Que se cambio de sexo . Gracias. Y muchas bendiciones

  7. Siga adelante hermano con su gran aporte Dios lo bendiga mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s