Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 11 – PEDRO Y EL GRAN CONFLICTO – PARA EL 12 DE MARZO DE 2016

7 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


“La Liberación de Pedro” Gerard van Honthorst (1590-1656) Holanda


Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 11: Para el 12 de marzo de 2016

PEDRO Y EL GRAN CONFLICTO

Sábado 5 de marzo_____________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 1 Pedro 2:9, 10; Deuteronomio 14:2; 1 Pedro 4:1-7; 2 Pedro 1:16-21; 3:3-14; Daniel 2:34, 35.

PARA MEMORIZAR:“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Ped. 2:9).

LOS ESCRITOS DE PEDRO ABUNDAN con el tema del Gran Conflicto. Tal vez sea porque él sabía por sí mismo cuán fácil es caer presa de los engaños de Satanás. Él se daba cuenta de cuán real es la lucha. Por eso, Pedro escribió: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Ped. 5:8).

Pedro ve que la lucha se desarrolla de diversas maneras. Ve una lucha en la iglesia, que incluye a los que una vez tuvieron comunión con los creyentes pero que ahora son cínicos, y desechan a Dios y cualquier idea del retorno de Cristo. Él se expresa con fuerza contra los burladores porque, si se perdiera la fe en la promesa del retorno de Cristo, ¿qué esperanza quedaría?

Pedro afirma su fe tan positivamente por causa de sus propios fracasos. Él sabía lo que era negar a Jesús y tratar de acomodarse a la multitud para no ser condenado como seguidor de Cristo. De allí su énfasis en cuán vital es una vida que refleje la vocación de elegir al Señor y ser digno de ella.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La iglesia es el medio señalado por Dios para la salvación de los hombres. Fue organizada para servir, y su misión es la de anunciar el evangelio al mundo. Desde el principio fue el plan de Dios que su iglesia reflejase al mundo su plenitud y suficiencia. Los miembros de la iglesia, los que han sido llamados de las tinieblas a su luz admirable, han de revelar su gloria. La iglesia es la depositaría de las riquezas de la gracia de Cristo; y mediante la iglesia se manifestará con el tiempo, aun a “los principados y potestades en los cielos” (Efesios 3:10), el despliegue final y pleno del amor de Dios (Los hechos de los apóstoles, p. 9).

Aquel cuya mente ha sido iluminada porque la Palabra de Dios se abrió a su entendimiento, comprenderá su responsabilidad ante el Señor y ante el mundo; y sentirá que sus talentos deben desarrollarse de una manera tal que produzca los mejores resultados; porque ha de manifestar “las virtudes” de Aquel que lo ha llamado “de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9). Mientras crezca en la gracia y en el conocimiento del Señor Jesucristo, comprenderá sus propias imperfecciones, sentirá su verdadera ignorancia, y procurará constantemente conservar y emplear a fondo sus facultades mentales, a fin de llegar a ser un cristiano inteligente. Los estudiantes que estén imbuidos del Espíritu de Cristo, absorberán conocimiento con todas sus facultades. Sin esta experiencia, la educación queda privada de su verdadero lustre y gloria.

La entrada de la Palabra de Dios es la aplicación de la verdad divina al corazón, la cual purifica y refina el alma mediante la intervención del Espíritu Santo. Bajo la dirección del Espíritu divino, las facultades, consagradas sin reserva a Dios, se desarrollan constante y armoniosamente. La devoción y la piedad establecen una relación tan íntima entre Jesús y sus discípulos, que el cristiano llega a ser como él. Por el poder de Dios, transforma su carácter débil y vacilante en otro lleno de fuerza y firmeza. Llega a ser una persona de sanos principios, clara percepción y juicio fidedigno y bien equilibrado. Estando relacionada con Dios, fuente de luz y comprensión, sus opiniones, despojadas de prejuicios y preconceptos, se vuelven más amplias, su discernimiento, más profundo y abarcante. El conocimiento de Dios, la comprensión de su voluntad revelada (hasta donde la mente humana puede aprehenderla), al recibirse en el carácter, harán eficientes a los hombres (Consejos para los maestros, pp. 36, 37).

El apóstol exhortó a los creyentes a estudiar las Escrituras, para que por medio de un adecuado entendimiento de ellas pudiesen realizar una segura obra para la eternidad. Pedro comprobó que en la experiencia de cada persona que finalmente obtiene la victoria, existen momentos de perplejidad y prueba; pero sabía también que la comprensión de las Escrituras podía capacitar al tentado, trayendo a la mente promesas que podían confortar el corazón y reforzar la fe en el Poderoso (Los hechos de los apóstoles, p. 415).

75


Lección 11 // Domingo 6 de marzo___________________________

DE LAS TINIEBLAS A LA LUZ

Lee 1 Pedro 2:9 y 10. ¿En qué sentido se manifiesta el Gran Conflicto en estos dos versículos?

Estos versículos vienen de Éxodo 19:6: “un reino de sacerdotes, y gente santa”, y Deuteronomio 7:6 (repetido en Deut. 14:2): “un pueblo santo”, “escogido para serle un pueblo especial”, y “un pueblo único”. Esta certeza fue dada durante el Éxodo, cuando el pueblo de Dios estaba siendo liberado de la esclavitud y en camino a la Tierra Prometida. Pedro ve un paralelo entre el pueblo de Dios durante el Éxodo y la iglesia en sus días.

De este modo, las palabras de Pedro no son una descripción del producto final sino, más bien, de una obra en progreso. Hemos sido elegidos por él y hemos de alabar públicamente a Dios por sacarnos de la oscuridad con que Satanás ha envuelto al mundo. Pero eso no nos hace perfectos, ni significa que hayamos llegado a la perfección (ver Fil. 3:12). Por el contrario, al seguir a Jesús, nos damos cuenta de nuestras propias faltas y pecaminosidad, y sentimos la necesidad de su justicia en nuestra propia vida.

“Así es como cada pecador puede venir a Cristo. ‘Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia’ (Tito 3:5). Cuando Satanás nos dice que somos pecadores y que no podemos esperar recibir la bendición de Dios, digámosle que Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores. No tenemos nada que nos recomiende a Dios; pero la súplica que podemos presentar ahora y siempre es la que se basa en nuestra falta absoluta de fuerza, la cual hace de su poder redentor una necesidad. Renunciando a toda dependencia de nosotros mismos, podemos mirar la cruz del Calvario y decir: ‘Ningún otro asilo hay,/ indefenso acudo a ti’ ” (DTG 283, 284).

Una manera segura de saber que hemos sido llamados “de las tinieblas a su luz admirable” (1 Ped. 2:9) es nuestra percepción de cuán dependientes somos de Cristo, “el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1 Cor. 1:30).

¿Qué pasa por tu mente cuando te sientes abrumado y desanimado por tus acciones, y aun por tu propio carácter? ¿Qué haces cuando te inundan esos pensamientos? ¿De qué modo puedes transformar esos momentos para obtener alguna ventaja espiritual?

 

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La iglesia de Cristo, ha sido separada, llamada, y escogida por Dios, la iglesia de Cristo no es el resultado de la casualidad.

La función de la iglesia en el mundo es el “Real Sacerdocio” Aquí la realeza y el sacerdocio, se unen para demostrar el poder del evangelio. Defendemos al hombre para con Dios y defendemos a Dios para con el hombre, el “Real Sacerdocio” son los santos de Dios.

La Belleza de la Iglesia es su carácter: “Una Nación Santa” Para muchos de nosotros la santidad es frecuentemente una serie de negaciones y de prohibiciones. Pero la santidad en verdad, es un grupo de glorias hermosas, gloria en el valor, gloria en la obediencia, gloria en el amor y gloria en la esperanza.

La iglesia es preciosa para Dios: “pueblo adquirido por Dios” Son reyes, sacerdotes, gente Santa, la iglesia no necesita, ni busca la gloria terrenal.

El trabajo de la iglesia en el mundo es: para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Pedro contrasta las dos condiciones de la vida humana, a una le llama “tinieblas” y a la otra le llama “luz admirable”

La penúltima plaga enviada a Egipto, fue una de las mas severas, Éxodo 10 dice: 22Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres días. 23Ninguno vio a su prójimo, ni nadie se levantó de su lugar en tres días; mas todos los hijos de Israel tenían luz en sus habitaciones. Esta plaga contrasta la condición de dos pueblos; el pueblo de la rebeldía permaneció en la obscuridad y el pueblo de Dios, tuvo luz. Era mas preferido estar en la choza mas humilde de un israelita, que estar en el obscuro palacio del faraón. Estos dos pueblos todavía existen y viven lado a lado, uno de ellos poseen una obscuridad mas profunda que la de los egipcios y el otro pueblo posee una luz mas radiante que la de los israelitas.

También se aproxima una plaga postrera especial, sobre un pueblo tenebroso especial; la plaga de las tinieblas se va a derramar sobre los dirigentes de ésta iglesia, que son especialistas en apagar la “Luz admirable” y propagar las tinieblas; ya tienen casi 2000 años propagando las tinieblas alrededor el mundo, de una manera muy efectiva: 10El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas, 11y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras. Apocalipsis 16

La obscuridad representa la ignorancia del hombre en el campo espiritual y la luz representa el conocimiento de Dios. Cuando conocemos a Dios, no solo recibimos luz, sino que la luz que recibimos es una luz especial, es una luz digna de ser admirada.

6Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. 7No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; Deuteronomio 7

6Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. Éxodo 19

Los Israelitas fueron un pueblo escogido, un reino de sacerdotes y gente santa; ellos al rechazar y asesinar a Jesús sellaron su destrucción y su separación de Dios como “pueblo escogido”, y esa bendición pasó a nosotros los gentiles, en su totalidad.

La unidad para la nueva iglesia gentil, ya no depende de la geografía, o de la cronología, o de la descendencia; la unidad de la nueva iglesia de los gentiles depende de su carácter, temperamento y espíritu.

Los romanos fueron una nación marcial (guerrera); los babilonios fueron una nación comercial; pero los israelitas fueron llamados a ser una nación religiosa. Los judíos al fallar a su cometido, son eliminados y el cristianismo fue llamado a reemplazar el judaísmo.

Tristemente, muchas veces nuestras iglesias cristianas son mas guerreras que espirituales, son mas comerciales que espirituales, tenemos mas de Roma y Babilonia, que de Israel. La mayoría de veces nuestras iglesias copian el espíritu bélico de Roma, el espíritu comercial de Babilonia y le copian la apostasía a Israel. ¡Vaya que fórmula!; ¡La fórmula perfecta para la aniquilación! Si Babilonia, Roma e Israel fueron destruidas por sus pecados, también la nueva nación religiosa que es el cristianismo, será destruida por sus pecados.

Nosotros igual que los israelitas, fuimos llamados de la idolatría, de la superstición, de la oscuridad a la “luz admirable”; tristemente igual que los israelitas, repetimos constantemente la historia de ellos, e igual a ellos seremos destruidos por nuestro orgullo espiritual

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Andar en la luz significa ser decidido, pensar, ejercer fuerza de voluntad, en un ferviente intento de representar a Cristo en la dulzura de su carácter. Significa apartar toda lobreguez. No debéis descansar satisfechos diciendo solamente: “Soy un hijo de Dios”. ¿Estáis contemplando a Jesús, y al contemplarlo, os estáis transformando a su semejanza? Caminar en luz significa avanzar en el desarrollo de los dones espirituales (Hijos e hijas de Dios, p. 202).

¿Cómo podemos alcanzar la perfección especificada por nuestro Señor y Salvador Jesucristo: nuestro gran Maestro? ¿Podemos hacer frente a sus requisitos y alcanzar una norma tan elevada? Podemos, pues de lo contrario Cristo no nos lo hubiera ordenado. Él es nuestra justicia. En su humanidad, ha ido delante de nosotros y ha efectuado para nosotros la perfección del carácter. Hemos de tener la fe en él que obra por el amor y purifica el alma. La perfección del carácter se basa en lo que Cristo es para nosotros. Si dependemos constantemente de los méritos de nuestro Salvador, y seguimos en sus pisadas, seremos como él, puros e incontaminados.

Nuestro Salvador no requiere lo imposible de ninguna alma. No espera nada de sus discípulos que no esté dispuesto a darles gracia y fortaleza para realizar. No les pediría que fueran perfectos, si junto con su orden no les concediera toda perfección de gracia a aquellos sobre los que confiere un privilegio tan elevado y santo. Nos ha asegurado que está más dispuesto a dar el Espíritu Santo a los que lo piden, que los padres a dar buenas dádivas a sus hijos.

Nuestra obra es esforzamos para alcanzar, en nuestra esfera de acción, la perfección que Cristo en su vida terrenal alcanzó en cada esfera del carácter. Él es nuestro ejemplo. En todas las cosas, hemos de esforzamos para honrar a Dios en carácter. Al no alcanzar, día tras día los requerimientos divinos, estamos poniendo en peligro la salvación de nuestra propia alma (A fin de conocerle, p. 132).

¿Qué clase de fe vence al mundo? Es la fe que hace de Cristo su Salvador personal, esa fe que, reconociendo su impotencia, su total incapacidad para salvarse a sí mismo, se aferra del Auxiliador que es poderoso para salvar como su única esperanza. Es una fe que no se desanima, que escucha la voz de Cristo que le dice: “Ten ánimo, yo he vencido al mundo, y mi divina fuerza es tuya”. Es la fe que le oye decir: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20) (Reflejemos a Jesús, p. 13).

76


Lunes 7 de marzo // Lección 11_____________________________

PRESIÓN DE LOS PARES

Lee 1 Pedro 4:1 al 7. ¿Por qué son importantes nuestras elecciones de estilo de vida y cómo afectan nuestra preparación para el retorno de Cristo?

Pedro comenta que los creyentes habían estado haciendo lo que les agradaba a otros (1 Ped. 4:3). Pero, ahora las cosas habían cambiado; los creyentes eran considerados “extraños” por no unirse a la multitud, y se volvieron objeto de insultos y humillación (vers. 4). Es en situaciones como esta donde Satanás puede usar a viejos amigos para desanimarnos en nuestro caminar con Dios.

Pedro anima a los creyentes a no dejarse intimidar por estas burlas. Los “gentiles” darán cuenta de sí mismos ante Dios, quien es el único Juez, de modo que no hay que preocuparse por lo que ellos piensan (1 Ped. 4:5).

El punto es vital. ¿Cuántos conoces que se doblegaron bajo la presión de las expectativas de otros, en vez de mantenerse firmes en lo que creían? Este tipo de circunstancias son especialmente difíciles para los jóvenes, pues desean ser aceptados, pero tienen que luchar con la “presión de los pares”.

En lugar de que se preocupen por ser aceptados por otros, y se conformen a sus opiniones y sus demandas, Pedro amonesta a los creyentes a que sean bondadosos y amantes con aquellos con quienes entran en contacto (1 Ped. 4:8, 9). Este es un deber adicional que debemos acomodar en nuestra lista cristiana de cosas para hacer. Es lo más importante que debemos hacer al interactuar con las personas que nos rodean. Tal vez esa sea la razón por la que Pedro dice que necesitamos orar con seriedad (vers. 7); Dios sabe que, a veces, podemos ser más atentos en el afán de agradar a los “gentiles” que al relacionarnos bondadosamente con los que están cerca de nosotros. Necesitamos orar no solo por ellos, sino también pidiendo ser más sensibles a sus preocupaciones. Como “linaje escogido, real sacerdocio”, se nos llama a influir sobre ellos para el bien, en oposición a permitir influyan en nosotros para el mal. La historia trágica de Israel era justo eso: los paganos, en vez de ser influenciados para el bien por Israel, lo arrastraron hacia el mal.

¿Qué clase de “presiones de pares” afrontas? ¿Cómo puedes resistir? ¿De qué manera las palabras “vence con el bien el mal” (Rom. 12:21) son apropiadas en estas situaciones?

 

COMENTARIO DE LECCIÓN

Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, 2para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. 3Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. 4A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; 5pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. 6Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios. 7Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración.

El cristianismo introduce dos cosas nuevas en el mundo: 1-Un nuevo tipo de vida que contrasta con la del mundo 2-Nuevos conceptos que ayudan al cristiano a hacer realidad el nuevo tipo de vida. Esas dos novedades son presentada en éste pasaje, donde asegura que el espíritu dominará la carne y que la voluntad de Dios predominará sobre el hombre.

En los versículos 1 y 2, se nos da una idea general de la historia de Cristo en ésta tierra: “Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne” Esta es una de las mas grandes verdades, que tendría que hacer un cambio total en todos los seguidores de Cristo. Aquí no solo se está refiriendo a la muerte de Cristo, sino que a toda su vida en la tierra. La vida de Jesús en la tierra, fue un constante sufrimiento, comenzando desde su nacimiento, hasta su resurrección.

Los mas fuertes y mejores argumentos en contra del pecado, son tomados de los sufrimientos de Cristo. El Murió para destruir el pecado. Se nos invita a nosotros a tomar el mismo pensamiento de Cristo para aniquilar el pecado de nuestras vidas.

-El pecado es una terrible pérdida de precioso tiempo

-El pecado es algo inservible

-El pecado nos termina haciendo daños y también hace daños a los que nos rodean

-El pecado es muy desfavorable para poder conseguir las bendiciones de Dios

-El pecado nos conduce en contra de la vida cristiana

La iglesia siempre condena al mundo de una manera silenciosa, y esto casi siempre tiene un efecto mas negativo, que positivo en contra de la iglesia. Casi siempre se condena al mundo sin pronunciar ni siquiera una palabra: 4A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución…” Noé condenó mas al mundo, con lo que hizo que con lo que dijo: Cada martillazo que daba era un sermón viviente, cada tabla que colocaba era una seria advertencia, mientras el arca avanzaba en su construcción, el mundo avanzaba en su destrucción.

6Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios.

Para aquellos que creen en la inmortalidad del alma y que también creen que los muertos aun tienen una oportunidad de salvación, éste texto es un pilar para ellos. Todos sabemos que la Biblia dice que en vida es nuestra oportunidad para salvarnos, una vez crucemos a la muerte ya no hay mas oportunidad para el arrepentimiento, ni chance de salvación; en otras palabras, nuestra gracia termina, cuando nuestra vida termina aquí en la tierra.

De lo que hicimos en vida, de eso seremos juzgados y de allí dependerá nuestro destino eterno.

Pero éste texto da la idea contraria, éste texto da a entender que aun a los muertos se les puede predicar el evangelio, es decir una persona muerta, tiene todavía un chance de salvación.

La conjunción o la palabra “POR” denota la unión de dos versículos, tanto el versículo 5, como el versículo 6 están unidos por la palabra “POR”:

5pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. 6Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios.

El versículo 5 está hablando literalmente de vivos y de muertos, por lo tanto el versículo 6 tiene que ser tomado también en forma literal.

El versículo 6 literalmente dice que el evangelio fue predicado a los muertos, el versículo 6 no está diciendo que el evangelio se está predicando a los muertos, sino que fue predicado a los muertos, mientras estos estaban con vida.

Además el versículo 6 dice que el juicio es “en carne,” por lo tanto denota que el evangelio se predicó en vida a los que ahora están muertos.

Encontramos la Versión de la Biblia “LA PALABRA (ESPANA -BLP)” que traduce: 5Pero tendrán que rendir cuentas al que está preparado para juzgar a vivos y muertos. 6Por eso precisamente, también a los que ya murieron se les anunció el mensaje de salvación, a fin de que, juzgados como mortales, obtengan de Dios la vida del espíritu.

Por lo tanto, éste texto está diciendo que el evangelio se le predicó a los muertos, cuando estos estaban vivos.

7Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración.

Una solemne verdad se entrega al humano: El fin de todas las cosas se acerca. El fin de nuestras responsabilidades terrenales está cerca; el fin de nuestros placeres terrenales está cerca; el fin de todas los sufrimientos y dificultades está cerca; el fin de todos los privilegios y oportunidades está cerca; el fin de nuestra aprobación está cerca. Se nos invita a ser sobrios (lo contrario de ebrio), a ser vigilantes, y a mantenernos en oración.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El apóstol procuró enseñar a los creyentes cuán importante es impedir a la mente divagar en asuntos prohibidos o a gastar energías en cosas triviales. Los que no quieren ser víctimas de las trampas de Satanás deben guardar bien las avenidas del alma; deben evitar el leer, mirar u oír lo que puede sugerir pensamientos impuros. No debe permitirse que la mente se espacie al azar en cualquier tema que sugiera el enemigo de nuestras almas. El corazón debe ser fielmente vigilado, o males de afuera despertarán males de adentro, y el alma vagará en tinieblas. “Por lo cual —escribió Pedro— teniendo los lomos de vuestro entendimiento ceñidos, con templanza, esperad perfectamente en la gracia que os es presentada cuando Jesucristo os es manifestado… no conformándoos con los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos en toda conversación: porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” (Los hechos de los apóstoles, pp. 413, 414).

Al estar con otros, cuide sus palabras. Que la conversación sea de tal naturaleza que no necesite arrepentirse. “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30). “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas” (Mateo 12:35). Si usted tiene el amor de Dios en su corazón y ama la verdad, con la fe más santa deseará contribuir al desarrollo de su hermano. Si oye algún comentario que perjudica a un amigo o hermano, no lo fomente; es obra del enemigo. Al que lo exprese, bondadosamente recuérdele que la Palabra de Dios prohíbe esa clase de conversación.

Debemos vaciar el corazón de todo lo que profane el templo del creyente para que Cristo pueda habitar en él. Nuestro Redentor nos ha dicho cómo podemos darlo a conocer al mundo. Si apreciamos al Espíritu, manifestaremos amor por los otros, velaremos por sus intereses, y si, gracias a esos frutos, somos bondadosos, pacientes y perdona- dores, el mundo tendrá las evidencias de que somos hijos de Dios. Es la unidad en la iglesia la que nos capacita para ejercer una concienzuda influencia entre los no creyentes y los mundanos (Recibiréis poder, p. 78).

Debemos aprender una lección del lirio, y aunque estemos rodeados de influencias que podrían tender a corromper la moral, o arruinar el alma, debemos rechazar la corrupción, y ponemos donde las malas compañías no contaminen nuestro corazón. Individualmente los jóvenes debieran buscar la amistad de aquellos que están luchando para avanzar y ascender con paso firme.

Examinad vuestro propio corazón, juzgad vuestra propia conducta. Considerad qué clase de amistades estáis eligiendo. ¿Buscáis la amistad de los sabios, o estáis dispuestos a elegir amigos mundanos, compañeros que no temen a Dios y que no obedecen al evangelio?

Si queréis tener amplitud de miras, pensamientos y aspiraciones nobles, elegid amistades que fortalezcan los principios rectos. Que el pensamiento y el propósito de cada acto fortalezca la seguridad de la vida futura con eterna felicidad (Hijos e hijas de Dios, p. 164).

77


Lección 11 // Martes 8 de marzo
____________________________

LA PALABRA PROFÉTICA MÁS SEGURA

Lee 2 Pedro 1:16 al 21. ¿Qué dice sobre la profecía que es tan importante?

Pedro menciona algo de lo que ha visto: el bautismo de Jesús (2 Ped. 1:17), la transfiguración de Jesús en el monte (vers. 18) y la confirmación de las profecías con respecto a Jesús (vers. 19). Todo impactó profundamente a Pedro, pero él se detiene más sobre el último punto, las profecías. Esto tal vez tenga que ver con sus fracasos. ¿Cuántas veces Pedro no escuchó lo que Jesús decía porque pensaba que ya sabía lo que iba a decir? ¿Cuántas veces predijo Jesús su trato a manos de los sacerdotes y, sin embargo, cuando las cosas sucedieron exactamente como Jesús lo había dicho, Pedro no estaba preparado? Probablemente el más doloroso de todos estos “fracasos” haya sido cuando Jesús predijo que Pedro lo negaría. El discípulo estaba tan seguro de que eso nunca podría suceder que, cuando ocurrió, debió de haber sido el punto más bajo de su vida.

Tal vez por esto, Pedro aclara cómo ser un fiel seguidor de Jesús. Recuerda las “preciosas y grandísimas promesas” por las cuales ellos podían ser “participantes de la naturaleza divina”, a diferencia de aquellos que están presos en “la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia” (2 Ped. 1:4). Para indicar cómo escapar de la corrupción, enumera varias cualidades interconectadas que definen el estilo de vida cristiano: fe, virtud, conocimiento, dominio propio, perseverancia, piedad, afecto fraternal y amor (vers. 5-8). Cada una se construye sobre la característica anterior y, juntas, forman una unidad completa, como los ingredientes en un pastel. Pablo llama a estas cualidades “fruto” en vez de “frutos” (Gál. 5:22, 23), porque constituyen una unidad que no puede separarse.

Pedro dice que los creyentes no tropezarán si estos valores forman parte de sus vidas y les pide que hagan “firme vuestra vocación y elección” (2 Ped. 1:10). Recuerda que Pedro dirige su epístola a cristianos establecidos en la fe. No sugiere que conformarse a un conjunto de requisitos les asegurará un pasaje al cielo. Solo está contrastando las actitudes y las conductas generalizadas en su tiempo, lanzando el desafío de usar las energías en cosas positivas en vez de en cosas negativas.

 

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

16Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad.

La seguridad de la segunda venida de Cristo, la comprobó el apóstol Pedro, cuando pudo contemplar la Transfiguración de Cristo.

La transfiguración era un pequeño ejemplo de gloria, de lo que seria la segunda venida de Cristo, regresando al mundo con gloria y majestad. La gloria que emanaba de ese lugar era una gloria incomparable, Pedro pudo contemplar la majestad de Jesucristo, además escucho la voz de Dios que les aseguraba que Cristo era el Hijo de Dios, después de esa experiencia a Pedro no le quedó ninguna duda que Jesucristo era el Hijo de Dios : Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; 2y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. Mateo 17

Teniendo la experiencia y el recuerdo de la transfiguración, ahora Pedro dice con toda certeza, nuestra creencia en Cristo y su advenimiento no se basa en:

-Fábulas inventadas por el hombre

-No se basa en la mitología griega

-No se basa en la TEOSOFIA judía (que era un movimiento filosófico-religioso-esotérico)

-No se basa en los evangelio apócrifos

-No se basa en el sistema gnóstico: En esos tiempos el sistema gnóstico estaba en pañales, lo promovía Simón el Mago, quien mezclaba el evangelio con la magia: 9Pero había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad, y había engañado a la gente de Samaria, haciéndose pasar por algún grande. 10A éste oían atentamente todos, desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es el gran poder de Dios-Hechos 8

El gnosticismo mezcla la magia con el cristianismo, no creen en la resurrección, ni tampoco creen en la destrucción del mundo.

Simón el mago, después de andar en sus fechorías, fue convertido y bautizado por Felipe, estaba atónito contemplando los milagros que hacía Felipe. Mas tarde contemplo los milagros de Pedro y de Juan; y se dio cuenta que se podía hacer todos esos milagros si eran ungidos por el Espíritu Santo. Simón ofreció dinero a los apóstoles, para él poder obtener ese poder. Pedro se enojó de tal manera que mandó al infierno a Simón y encima de todo lo despojo para siempre de la magia que poseía. 20— ¡Al infierno tú y tu dinero! —le contestó Pedro—. ¿Cómo has podido imaginar que el don de Dios es un objeto de compraventa? 21No es posible que recibas ni tengas parte en este don, pues Dios ve que tus intenciones son torcidas. Hechos 8

El haber despojado a Simón de la magia, le costo la vida al apóstol Pedro; Nerón el emperador Romano, era quien patrocinaba a Simón el mago, Nerón disfrutaba de la magia, Nerón era fanático de la magia. Cuando Nerón se dio cuenta que Simón había perdido el poder mágico por orden del apóstol Pedro, su enojo contra el cristianismo rebalsó y fue allí cuando condenó a muerte al apóstol Pedro.

El evangelio de los apóstoles era poderoso, por que no estaba basado en historietas, experiencias o historias ajenas, el evangelio de ellos era poderoso, por que estaba basado en una experiencia personal, donde los apóstoles tuvieron la oportunidad de presenciar los momentos mas sublimes y asombrosos de la vida de Cristo; contra tal evangelio, es muy difícil encontrarle una oposición o contradicción, contra tal evangelio el único recurso que le queda al in-converso para silenciarlo, es la persecución y la muerte.

La verdad del evangelio y sus diplomas de graduación:

-La transfiguración es un diploma de graduación de la verdad del evangelio

-La Biblia es otro diploma de graduación del la verdad del evangelio

-La Conciencia, es uno de los diplomas mas grandes que tiene la verdad del evangelio

Muchos creen que la conciencia pura, es aun mayor o mas grande que la Biblia ¿Qué piensa usted?

La Biblia es la Lámpara; la conciencia es la estrella del amanecer

La Biblia no ha estado con el hombre todo el tiempo de la tierra, la conciencia si

La Biblia es externa, la conciencia es interna

La Biblia es temporal; la conciencia es permanente

La Biblia es anunciadora de la eternidad; la conciencia vive la eternidad

19Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”

“Hasta que el día amanezca” La luz de una antorcha en la noche, es comparada con la luz del amanecer. Significa que tenemos que prestar atención a la luz provista por las profecías, hasta que la profecía se cumpla y sucesos mayores sean revelados. En otras palabras, la luz de la profecía es como una antorcha en la noche, su luz no es completamente clara y fuerte como la luz del día, pero sigue siendo luz, esa antorcha es mejor que estar en la oscuridad. Cuando las profecías se cumplan entonces vamos a ver con la claridad del día. Lo que veíamos borroso y no muy claro en la noche, con la luz de la antorcha, lo veremos muy claro con el resplandor del sol, cuando la profecía llegue a su cumplimiento.

Por el momento hay cosas que no entendemos en éste mundo, en nuestra iglesia, en nuestras familias, y en nuestras vidas, por el momento todo lo vemos borroso y tenebroso, pero si seguimos sosteniendo esa antorcha, llegara el momento que la noche va a terminar y como consecuencia lógica va a amanecer. Cuando amanezca veremos con la claridad del día, y es allí donde contemplaremos y comprenderemos tantas cosas que en éste momento no las entendemos, el momento del amanecer es la segunda venida de Cristo.

El apóstol Pedro tiene un mensaje glorioso y lleno de esperanzas, su mensaje nos conduce al día glorioso cuando Cristo venga en busca de su pueblo: 23Tampoco necesita sol ni luna que la alumbren; la ilumina la gloria de Dios, y su antorcha es el Cordero. 24La luz de esta ciudad alumbrará el destino de los pueblos, y los reyes del mundo vendrán a rendirle homenaje. Apocalipsis 21 El mensaje de Pedro no está basado en ninguna historieta o fábula, su mensaje está basado en la gloria que pudo contemplar en Cristo, en la noche de la maravillosa escena de la transfiguración. Así como esa noche obscura fue iluminada por la luz de Cristo, pronto nuestra noche oscura será iluminada por la luz de Cristo.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

No es una evidencia concluyente de que un hombre sea cristiano el que manifieste éxtasis espiritual bajo circunstancias extraordinarias. La santidad no es arrobamiento; es una entrega completa de la voluntad a Dios; es vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios; es hacer la voluntad de nuestro Padre celestial; es confiar en Dios en las pruebas y en la oscuridad tanto como en la luz; es caminar por fe y no por vista; y fiarse de Dios con confianza que no vacile, y descansar en su amor (La fe por la cual vivo, p. 142).

Los que tienen defectos de carácter, conducta, hábitos y prácticas, deben escuchar los consejos y reproches. Este mundo es el taller de Dios, y cada piedra que pueda utilizarse en el templo celestial debe ser cortada y pulida hasta que se convierta en una piedra probada y preciosa, apta para ocupar su lugar en el edificio del Señor. Pero si rehusamos ser enseñados y disciplinados, seremos como piedras que no serán cortadas y pulidas, y que son desechadas como inútiles.

Es posible que sea necesario realizar mucho trabajo en la formación de su carácter, y que Ud. sea una piedra tosca que debe ser cortada en perfecta escuadra y pulida antes que pueda ocupar un lugar en el templo de Dios. No necesita sorprenderse si con martillo y cincel Dios corta las aristas agudas de su carácter, hasta que Ud. esté preparado para ocupar el lugar que él le reserva. Ningún ser humano puede realizar esta obra. Únicamente Dios puede hacerla. Y tenga Ud. la seguridad de que no asestará él un solo golpe inútil. Da cada uno de sus golpes con amor, para su felicidad eterna. Conoce sus flaquezas y obra para curar y no para destruir (Conducción del niño, pp. 153, 154).

Como el pámpano obtiene su sustento del tronco paterno y por esto puede llevar mucho fruto, de la misma manera el verdadero creyente está unido con Cristo y revela en su vida los frutos del Espíritu. El pámpano llega a ser uno con la vid. La tormenta no puede arrancarlo. Las heladas no pueden destruir sus propiedades vitales. Ninguna cosa es capaz de separarlo de la vid. Es un pámpano viviente, y lleva los frutos de la vid. Así ocurre con el creyente. Mediante su conversación y buenas obras revela el carácter de Cristo. Como el pámpano extrae su nutrimento de la vid, así también todos los que están verdaderamente convertidos extraen vitalidad espiritual de Cristo (Alza tus ojos, p. 180).

78


Miércoles 9 de marzo // Lección 11__________________________

BURLADORES

Lee 2 Pedro 3:3 al 7. ¿Qué dice Pedro acerca del pasado, que puede ayudarnos a tratar tanto con problemas del presente como del futuro?

La batalla entre la luz y las tinieblas, entre los seguidores de Jesús y los promotores del mal, parece que está por alcanzar su clímax. El diablo, como un león rugiente buscando su próxima comida (1 Ped. 5:8), es ayudado por un coro de burladores. Con sus argumentos “racionales” y “científicos” (2 Ped. 3:3, 4), estos burladores tratan de neutralizar la fe de los creyentes y razonan que Jesús no está volviendo, porque todo continúa como siempre ha ocurrido. Pedro sugiere que los motiva su deseo de mantener su estilo de vida lujurioso (vers. 3; ver también Jud. 18).

Hay un rasgo muy perturbador acerca de esta burla. Jesús dijo: “Volveré otra vez” (Juan 14:1-3), pero los burladores están diciendo: “Jesús no regresará” (2 Ped. 3:4). Este es un eco del Edén, donde Dios dijo: “del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Gén. 2:17). Sin embargo, Satanás, por medio de la serpiente, dijo: “De ninguna manera moriréis” (Gén. 3:4, BJ). Aquí hay una contradicción directa de la palabra de Dios, ahora repetida no solo por una voz, como en el Jardín, sino también por un coro de voces, en todas partes. Un rasgo interesante de esta mentira es que Pedro la predijo. Cada vez que oímos a alguien burlarse de la idea de que Jesús regresará, él mismo está cumpliendo una profecía.

Aunque la historia presenció la destrucción de la Tierra por un diluvio catastrófico, los burladores no quieren reconocerlo. No quieren admitir que Dios tiene algo que ver con sus elecciones en su vida personal. También quieren evitar el hecho de que el mismo Dios que almacenó agua para inundar la Tierra tenga almacenado, en forma similar, fuego para barrer la Tierra a fin de destruirla en el gran día del Juicio (2 Ped. 3:5-7). Su esperanza equivocada es que la naturaleza seguirá funcionando como siempre lo ha hecho.

¿De qué modo nosotros, a medida que pasan los años, nos aferramos a la promesa de la Segunda Venida? ¿Por qué es tan vital que lo hagamos?

 

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

3sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, 4y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. 5Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, 6por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; 7pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.

La causa que guía a muchas personas a creer que Cristo no regresara a la tierra, es la ausencia de cambios. La naturaleza sigue su curso invariablemente y uniformemente, no tiene disturbios, su marcha no es interrumpida, se mantiene haciendo y repitiendo los mismo que ha hecho desde el primer día de la creación. La filosofía del ateo se basa en una vida sin esperanzas: El ateo reconoce que no hubo cambios en el pasado, no hay cambios en el presente, y por lo tanto asume que no habrá cambios en el futuro.

La sociedad de aquellos que rechazan la segunda venida de Cristo y la finalización del mundo, se llama la “sociedad de los Burladores” Ellos arrean la bandera de la burla, mientras recitan su lema que dice: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? No hay cosa mas ofensiva para una mente sana que escuchar burlas en contra de Dios y de la religión.

Los burladores tienen un lenguaje impaciente, para ellos la espera de la segunda venida de Cristo, no está contemplada en su apurada agenda, se enojan con Dios cuando una promesa no es verificada inmediatamente, y no pueden soportar ningún tipo de tardanza en ninguna promesa divina.

Los burladores no solo existen fuera de la iglesia, sino también dentro de la iglesia. En el tiempo de los apóstoles, muchos de ellos habían dejado su vidas tormentosas del paganismo, habían perdido fortunas y trabajos importantes, habían perdido amigos, por seguir la nueva esperanza que se les había presentado, la esperanza de una vida mejor en Cristo Jesús, ellos deseaban ver sus esperanzas realizadas inmediatamente Ya habían pasado muchos años desde la ascensión de Cristo ya muchos de los apóstoles habían bajado a la tumba, ya la primera generación y posiblemente la segunda ya habían pasado al descanso, ¿Dónde está Cristo; ¿Por qué no ha venido todavía?; ¿Por qué retarda su promesa?; ¿Por qué retarda su venida, si el mundo la está esperando con ansiedad? La mismas preguntas se repiten en nuestros días. Interesantemente la mayoría de nosotros tenemos la capacidad de creer en milagros que ocurrieron 2000 años atrás, pero se nos hace difícil creer que los milagros se pueden repetir en nuestros días; esa es la razón de nuestro cristianismo apagado y muerto, que solemos profesar.

Ser un burlador no es un carácter muy loable, el burlador es el resultado del orgullo, de la malicia, del mal comportamiento, hay muchas personas que practican la burla como un deporte, otras practican la burla al contagiarse por las malas compañías, y hay un grupo de personas que son burladores, porque les causa placer burlarse. Pero los burladores de éste texto aparte del orgullo y la naturaleza enfermiza que tienen, también están tildado con un vicio y un pecado extra como es la concupiscencia. “andando según sus propias concupiscencias”

La burla es irracional, es ridícula, es ruda, es incivilizada, es cruel, es inhumana, es injuriosa y es contagiosa.

5Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,

Antes que el mundo fuese creado, lo único que existía, era una inmensa masa de agua, donde estaban concentrados, revueltos y desordenados, todos los elementos que la tierra posee. Esa inmensa masa llamada agua, fue el material principal de donde se formó la tierra, y partiendo desde ese punto de vista el apóstol Pedro dice que la tierra proviene del agua.

Como consecuencia lógica que el agua es el material mas importante de la creación, la tierra necesita del agua para subsistir. Sin agua la tierra muere, pero Pedro recuerda a los burladores, que el exceso de agua, también es la muerte de la tierra, y eso fue lo que sucedió en el diluvio.

Antes de la creación, la tierra era un caos, todos los elementos de la tierra estaban revueltos en el agua, pero en la creación, Dios ordena el caos existente y coloca todo ordenadamente en su respectivo lugar. Después del diluvio, la tierra volvió de nuevo al mismo caos, los elementos de la tierra quedaron de nuevo en su forma original, todos ellos revueltos.

Dios da el agua para la sobrevivencia de la tierra, Dios también usa el agua para la destrucción de la tierra. Dios dejo el arcoíris para recordar al hombre que la tierra nunca será destruida de nuevo con agua, pero Pedro recuerda al burlador, que la próxima destrucción no será mas con agua, sino con fuego.

La misma Palabra que convoco las aguas en la creación, es la misma Palabra que convocó a las aguas para la destrucción; Pedro le recuerda al burlador, que esa misma Palabra pronto se volverá a dar, pero en esta ocasión no convocará al agua, sino que convocará al fuego para la destrucción.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Mientras exaltaba “la palabra profética más permanente” como un guía seguro en tiempo de peligro, el apóstol amonestó solemnemente a la iglesia contra la antorcha de la falsa profecía, la que sería levantada por “falsos doctores, que introducirán encubiertamente herejías de perdición, y negarán al Señor”. A esos falsos maestros, aparecidos en la iglesia y considerados por muchos de los hermanos en la fe como verdaderos, el apóstol los compara a “fuentes sin agua, y nubes traídas de torbellino de viento; para los cuales está guardada la oscuridad de las tinieblas para siempre”…

Mirando hacia adelante a través de los siglos hasta el tiempo del fin, fue inspirado a señalar las condiciones que habrían de existir en el mundo precisamente antes de la segunda venida de Cristo. “En los postrimeros días vendrán burladores —escribió— andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación”… No todos, sin embargo, serían engañados por los artificios del enemigo. Cuando el fin de todas las cosas terrenales esté cerca, se encontrarán fieles creyentes capaces de discernir las señales de los tiempos. Aunque un gran número de creyentes profesos negarán su fe por sus obras, habrá un remanente que resistirá hasta el fin.

Pedro guardaba viva en su corazón la esperanza del regreso de Cristo, y aseguró a la iglesia del infalible cumplimiento de la promesa del Salvador: “Y si me fuere, y os aparejare, lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo” (S. Juan 14:3). Para los atribulados y fieles la venida de Cristo iba a parecer muy demorada, pero el apóstol les aseguró: “El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (Los hechos de los apóstoles, pp. 426, 427).

Somos adventistas. Esperamos el advenimiento de nuestro Salvador Jesucristo, y nos gusta pensar en él. Sabemos en quién hemos creído, y no tememos encomendarle el cuidado de nuestra alma en aquel día. No nos sentimos humillados al confesar que somos adventistas…

Creemos en el sábado del cuarto mandamiento porque está señalado explícitamente, y es el fundamento de nuestra fe religiosa. Que ninguno se avergüence de esto… No aceptamos la autoridad de los concilios humanos, sino nos adherimos a los concilios celestiales. “Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos” (Salmo 119: 89). Aceptamos un “así dice Jehová”. Esta es nuestra posición. Una doctrina que no se conforma con un “así dice Jehová” podrá ser aceptada por todo el mundo, pero ello no la convierte en verdad… Si queremos conocer el camino al cielo, debemos estudiar la Biblia y no teorías o suposiciones humanas… No nos avergonzamos de nuestra fe, el adventismo del séptimo día, porque es la mejor distinción que podemos tener. Esperamos la segunda venida de nuestro Señor y Salvador. Los hombres pueden burlarse de nuestra fe y ridiculizarla, pero esto no debería provocamos ni sorprendemos. Todas estas demostraciones no convierten a la verdad en error, ni al error en verdad. Nos situamos firme e inamoviblemente sobre la plataforma de la Palabra de Dios (A fin de conocerle, p. 359).

79


Lección 11 // Jueves 10 de marzo____________________________

APRESURANDO EL DÍA

Aunque la espera de la Segunda Venida parece no acabar, el tiempo no preocupa a Dios. “Para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Ped. 3:8). En las Escrituras, el fin siempre está cerca, ya sea el día del Señor en el Antiguo Testamento o el retorno de Cristo en el Nuevo Testamento.

Lee 2 Pedro 3:8 al 14. ¿Cuál es la esperanza a largo plazo que se nos brinda aquí? Ver también Dan. 2:34, 35, 44.

Según las profecías de tiempo clásicas, la cantidad de tiempo que se permitirá que el mal continúe y cuánto más esperará Dios tienen un límite. En las profecías, Dios bosqueja su estrategia para acabar con el pecado y el sufrimiento, y para restaurar la Tierra a su perfección original.

Si consideramos el fin de todas las cosas como las conocemos, eso afectará el modo en que vivimos ahora (2 Ped. 3:12). Si nos rebelamos ante la idea de que Dios perturbe nuestro mundo, entonces seremos cínicos y burladores. Si, por otro lado, vemos en esto a un Dios misericordioso que finalmente limpiará la abominable corrupción y los abusos de los derechos humanos, entonces podemos, con confianza, esperar “cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (vers. 13).

Además, Pedro expresa su preocupación por nuestras actitudes y conductas personales. Nos anima a ser “diligentes” para ser “hallados por él sin mancha e irreprensibles” (2 Ped. 3:14). En el versículo siguiente, Pedro parecería promover “obras” religiosas, pero él corrige esto con la frase “la paciencia de nuestro Señor es para salvación”, confirmando las palabras de Pablo a los mismos creyentes (vers. 15).

Nuestra meta es ser irreprensibles; tal como se describe a Job –era “temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1)– y como Cristo nos presentará frente al Padre (1 Cor. 1:8; Col. 1:22; 1 Tes. 3:13; 5:23). ¿No tener manchas? Así debía ser el cordero del sacrificio (p. ej., Éxo. 12:5; Lev. 1:3), así fue Jesús (Heb. 9:14; 1 Ped. 1:19) y así presenta él a la iglesia ante el Padre (Efe. 5:27).

En nuestro esfuerzo por vencer el pecado, crecer en fe, evitar el mal y vivir vidas “irreprensibles” o “perfectas”, ¿por qué debemos depender de la justicia de Jesús, que se nos acredita por fe? ¿Qué sucede cuando perdemos de vista esa promesa?

 

COMENTARIO DE LECCIÓN

8Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.

Una de las cosas que necesitamos entender en el estudio de éste día, es que Dios no tiene el mismo reloj que nosotros los humanos usamos.

Vamos a ser el cálculo del reloj de Dios al reloj nuestro.

Dios                  Humanos

1 día                  1000 años

Medio día         500 años

6 horas              250 años

3 horas              125 años

36 minutos        25 años

9 minutos          6 años – 3 meses

1 minuto             8 meses – 8 días (+/-)

1 segundo           4 días – 8 horas (+/-)

Esto es un cálculo vago, no hay nade de científico en esta operación, pero nos ayuda a entender mas ó menos la diferencia del reloj divino y el reloj humano.

Teniendo una mejor idea del reloj de Dios y el reloj del humano, prepara el camino para entender otros puntos bíblicos.

1-Podemos comprender por que personas pasan al descanso en su temprana edad; Dios en su infinita omnisapiensia permite que la persona deje de vivir unos cuantos minutos menos de su reloj, con tal que viva la vida eterna. Posiblemente ésta personas si Dios le permitiera vivir unos minutos mas del reloj divino, perdería la vida eterna.

2-Podemos comprender que cuando pedimos al Señor un milagro ó cualquier otra petición, muchas veces el Señor hará que esperemos unos cuantos segundos de su reloj para darnos su respuesta a nuestro pedido. Cuando no entendemos el reloj del Señor, muchos perdemos la paciencia y salimos enojándonos con Dios, creyendo que a él no le importa nuestra vida ó nuestros problemas.

3-Hay muchos pedidos que hacemos a Dios y él nos contesta inmediatamente, eso nos demuestra la gran misericordia y amor de Dios, cuando él toma menos de un segundo de su reloj divino para responder a nuestros pedidos.

4-Podemos entender que Dios sentenció a Adán a morir el mismo día que desobedeciera y así fue; de acuerdo al reloj divino Adán murió ese mismo día, su vida llegó cerca de finalizar el día; Adán tenía 930 años, cuando murió.

5-Podemos entender la segunda venida de Cristo. Cristo en el reloj divino, tiene a penas dos días de haber partido. Debido a que nosotros nos regimos con un reloj extremadamente rápido, nuestra preocupación no sería tanto la hora de la venida de Cristo; sino la hora de nuestra muerte, eso puede ocurrir en los siguientes segundos, sin importar nuestra edad o condición física. Cuando nosotros morimos, allí también muere nuestra gracia y nuestra esperanza, allí queda nuestro destino sellado y nos colocamos automaticamente al lindero de la vida eterna o de la muerte eterna.

Con esto no queremos dar a entender que falta mucho tiempo para la venida de Cristo, nosotros no sabemos y no podemos poner fecha, de una cosa tenemos que estar seguros, es que todas las señales que preceden la segunda venida de Cristo ya se han cumplido, y que Cristo y su segunda venida a éste mundo es inminente.

6-Con el reloj divino podemos comprender que la vida mas larga de un humano aquí en la tierra, llega alrededor de 2 horas y media en el reloj de Dios.

 9El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

Con esto en mente el apóstol Pedro, confronta a los burladores, los burladores dicen que la espera de la segunda venida de Cristo es demasiada larga.

En el reloj de Dios, hay mucho tiempo para completar su obra, pero Dios puede completar el trabajo de mil años en un día, o puede completar el trabajo de un día en mil años, para Dios no hace ninguna diferencia. Para el hombre si, el hombre tiene solamente un corto tiempo para completar sus propósitos y planes en la tierra, si el hombre no logra completar sus planes en el pequeño corto tiempo que tiene, nunca mas tendrá la oportunidad para hacerlo; pero para Dios no es así, El siempre vive, y nosotros no podemos interferir en sus planes, aún cuando sus planes parecen retardados, aún cuando sus planes parecen olvidados, Dios trabaja con un reloj perfecto y su tiempo siempre es perfecto.

Si a Dios se le place hacer su obra en un solo día, él lo hará; si a Dios se le place hacer su obra en mil años, él lo hará, Dios tiene el poder para extender el tiempo a su antojo, tiempo que para los humanos le parece una eternidad.

Lo que el apóstol Pedro dijo, también lo dijo Moisés en Salmos 90: 4 “Porque mil años son ante tus ojos como un día, como un ayer que ya pasó, como una vigilia en la noche.”

El mensaje del apóstol Pedro es muy sencillo; la distinción entre corto y largo tiempo, no existe en la presencia de Dios, la tardanza de la segunda venida de Cristo, no existe, es simplemente una concepción humana.

El pasado, el presente y el futuro siempre están en la presencia de Dios, la tardanza de mil años no representa mucho para Dios, para Dios esto es asunto de días o de horas, Dios mide el tiempo por la eternidad; el hombre mide el tiempo por horas.

Si no conocemos bien a Dios a través de las Sagradas Escrituras, es muy fácil volverse miembro del gigante y fervoroso club satánico de burladores.

10Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

El apóstol Pedro habla de la pronta venida de Cristo. Para aquellos que no están preparados, la segunda venida de Cristo es rápida y sorprendente, pero no es oculta o silenciosa. Para todos aquellos que se mantienen observando las señales de los tiempos, la segunda venida de Cristo no es sorpresiva, sino que es un evento muy esperado, que llena de gozo y alegría.

La figura del ladrón en la noche, es una escena para todos aquellos que están dormidos en el profundo sueño del pecado y de la seguridad de éste mundo, ellos se perderán, donde quiera se encuentren.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cristo ha sido para estos fieles seguidores un compañero de cada día, un amigo familiar. Han vivido en una estrecha y constante comunión con Dios. Sobre ellos ha aparecido la gloria del Señor. En ellos se ha reflejado la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. Ahora se gozan en los refulgentes rayos del brillo y la gloria del Rey en su majestad. Están preparados para la comunión del cielo, porque tienen el cielo en sus corazones. Con las cabezas levantadas, con los brillantes rayos del Sol de justicia refulgiendo sobre ellos, regocijándose porque su redención está cerca, salen en busca del Esposo, diciendo: “He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará”…

El tiempo de la demora casi ha terminado. Los peregrinos y extranjeros que durante tanto tiempo han buscado un país mejor, ya casi han llegado… “Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz” (2 Pedro 3:14) (Dios nos cuida, p. 129).

Nadie adopte la posición limitada y estrecha de que algunas de las obras del hombre pueden ayudar en lo más ínfimo a liquidar la deuda de su transgresión. Este es un engaño fatal. Si deseáis entender esto, debéis cesar de rumiar vuestras ideas favoritas, y estudiar la expiación con corazón humilde.

Este tema se comprende en forma tan confusa, que miles y más miles que pretenden ser hijos de Dios son hijos del maligno, porque quieren depender de sus propias obras. Dios siempre demanda buenas obras, la ley las demanda; pero como el hombre entró en pecado, donde sus obras no tenían valor, solo puede valer la justicia de Cristo. Cristo puede salvar hasta lo sumo porque siempre vive para interceder por nosotros.

Todo lo que el hombre puede posiblemente hacer para su propia salvación, es aceptar la invitación: “El que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” (Comentario bíblico adventista, tomo 6, p. 1071).

La primera lección que debe enseñarse… es la lección de la dependencia de Dios… Como la flor del campo tiene su raíz en el suelo, y debe recibir aire, rocío, lluvia y luz del sol, así debemos recibir de Dios lo que debe sostener la vida del alma.

La presencia de Dios es una garantía para el cristiano. Esta Roca de fe es la presencia viviente de Dios. El más débil puede depender de ella. Los que se creen más fuertes pueden convertirse en los más débiles a menos que dependan de Cristo como su eficiencia y su dignidad. Esta es la Roca sobre la cual podemos edificar con éxito. Dios está cerca en el sacrificio expiatorio de Cristo, en su intercesión, su amor, su tierno poder guiador en la iglesia. Sentado junto al trono eterno, los observa con intenso interés. Mientras los miembros de la iglesia obtengan sabia nutrición de Jesucristo por medio de la fe, y no de las opiniones, las invenciones y los métodos de los hombres; si tienen una convicción de la cercanía de Dios en Cristo, y ponen su entera confianza en él, tendrán una relación vital con Cristo, como el pámpano tiene una relación con el tronco. La iglesia no está fundada sobre teorías de hombres, sobre formas y planes vacíos de significado hace ya tiempo. Depende de Cristo, su justicia. Está edificada sobre la fe en Cristo “y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”…

La fortaleza de toda alma reside en Dios y no en el hombre. La quietud y la confianza han de ser la fuerza de todos los que dediquen su corazón a Dios. Cristo no manifiesta un interés casual en nosotros; el suyo es más fuerte que el de una madre por su hijo (Hijos e hijas de Dios, p. 79).

80


Viernes 11 de marzo // Lección 11___________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Los burladores dicen: “Todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación” (2 Ped. 3:4). Nada nuevo; lo mismo dijeron antes del Diluvio. “A medida que transcurría el tiempo sin ningún cambio visible en la naturaleza, los hombres cuyo corazón a veces había temblado de temor comenzaron a tranquilizarse. Razonaron, como muchos lo hacen hoy, que la naturaleza está por encima del Dios de la naturaleza, y que sus leyes están tan firmemente establecidas que el mismo Dios no podría cambiarlas. Alegando que, si el mensaje de Noé fuese correcto, la naturaleza tendría que cambiar su curso. […] Demostraron su desdén por la amonestación de Dios haciendo exactamente las mismas cosas que habían hecho antes de recibir la advertencia […]. Afirmaban que, si fuese cierto lo que Noé había dicho, los hombres de fama, los sabios, los prudentes y los grandes lo habrían comprendido” (PP 84). Hoy, “los grandes hombres” dicen lo mismo: las leyes de la naturaleza son fijas y todo sigue como antes. Eso es lo que enseña la teoría del evolucionismo: la vida apareció por medio de procesos naturales que pueden ser explicados, en principio, mediante la operación de leyes naturales que un día la ciencia nos explicará plenamente, sin necesidad de una deidad. Los “grandes hombres” de entonces se equivocaron, y también se equivocan los de hoy. Por eso, Pablo escribió: “Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios” (1 Cor. 3:19). Así fue en el tiempo del Diluvio y en el tiempo de Pedro, y así ocurre también en nuestros días y sucederá en el futuro.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. A pesar de todas las razones que tenía Pedro para creer en Jesús, seguía enfatizando “la palabra profética más segura”. ¿Por qué es tan importante la profecía para nosotros? ¿De qué modo la profecía ayudó a demostrar que Jesús era el Mesías en su primera venida? ¿Qué esperanza nos da para su segunda venida? Después de todo, sin profecía, ¿cómo podríamos saber que hay una promesa y una Segunda Venida?
  2. A veces pensamos que la presión de los pares solo la tienen los adolescentes y los jóvenes. Sin embargo, eso no es correcto. Todos queremos ser apreciados y aceptados por nuestros pares: “tendremos una mejor oportunidad para ser testigos si nos aprecian”, y sería lo opuesto si no nos apreciaran. En el deseo de agradar, ¿cómo podemos protegernos para no entrar en componendas con nuestras creencias? ¿Por qué esos compromisos son más fáciles de lo que pensamos?

81


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

7 pensamientos en “LECCIÓN 11 – PEDRO Y EL GRAN CONFLICTO – PARA EL 12 DE MARZO DE 2016

  1. GRACIAS A DIOS POR ESTE MATERIAL, DIOS LOS BENDIGA

  2. Buen dia Hno Tony!
    Gracias a Dios y a ud por proveer esta amplitud de las lecciones de escuela sabatica.
    Que Nuestro padre Dios le siga bendiciendo en gran manera.
    Saludos y bendiciones de Nuestro Padre Celestial.
    Feliz semana a todos.

  3. muy bueno el material estamos contentos

  4. Hermano Dios les bendiga me gusta mucho la leccion con ustedes esta completa me gustaria mas con audio Alomejor en un futuro Sigan adelante y muchas bendiciones

  5. gracias hermanos por sus conocimintos Dios los siga dotando

  6. Es la Primera vez que entro a esta pagina y me siento erosionado al encontrar tanta Luz. Bendiciones y felicitaciones a los Autores y creadores de esta metodología o sistema de enseñanza . Y que la honra y la gloria sea para nuestro Buen Dios.

  7. Gracias MUY completo BENDICIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s