Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 5 – LA GUERRA VISIBLE E INVISIBLE – PARA EL 30 DE ABRIL DE 2016

4 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


“Juan el Bautista en Prisión” Juan Fernández de Navarrete (1565-1570) Logroño, España – Museo Ermitaño de Saint Petersburg, Rusia


Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente la descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 5: Para el 30 de abril de 2016

LA GUERRA VISIBLE E INVISIBLE

Sábado 23 de abril_____________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 11:11, 12; Apocalipsis 5:5; Mateo 12:25-29; Isaías 27:1; Mateo 11:1-12; Hebreos 2:14.

PARA MEMORIZAR:
 “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mat. 11:12).

CADA DÍA HACEMOS ELECCIONES importantes sobre estilo de vida, relaciones, profesiones, prioridades, entretenimiento y amigos. Para comprender la importancia de estas elecciones, necesitamos asegurarnos de que entendemos de qué tratan. Necesitamos descorrer la cortina y ver lo invisible, porque la Biblia enseña que hay una realidad invisible que nos impacta.

Al vivir en la era de la ciencia, podemos creer en las realidades invisibles. Los que conocemos los rayos X, las ondas de la radio y las comunicaciones inalámbricas creemos en cosas que no podemos ver. Con cada llamada de un teléfono celular o con cualquier comunicación satelital, estamos aceptando las realidades invisibles que hacen que estas experiencias tangibles sean reales.

La gran controversia entre Cristo y Satanás es el trasfondo invisible del mundo de lo visible que experimentamos cada día. Esta semana examinaremos textos de Mateo (y de otros escritos) que ayudan a revelar estas fuerzas invisibles, y el modo en que impactan en nuestra vida y nuestras decisiones.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Las lecciones de Cristo eran de ese carácter para mostrar la importancia relativa del cielo y la tierra. El presenta ante la consideración de la mente que las demandas del cielo son de primera importancia. Las demandas de Dios son supremas. Pide todo el corazón, la mente, la fuerza y el vigor. Él asigna su lugar a las cosas terrenas, y han de subordinarse a los intereses eternos.

Las tentaciones de Satanás presentan las cosas terrenas y las hacen absorbentes y atractivas, para que eclipsen a las realidades celestiales y se ponga en primer lugar el apego a este mundo; Cristo vino para romper el encantamiento satánico, para contrarrestar la obra de Satanás, y llevar cautiva la mente, apartándola de las cosas terrenas para fijarla en las celestiales. Solamente él puede romper el encantamiento…

Si mantenemos en vista las realidades eternas, formaremos el hábito de cultivar pensamientos de la presencia de Dios. Esto será un escudo contra las incursiones del enemigo. Proporcionará fuerza y seguridad, y elevará el alma por encima del temor. Si respiramos la atmósfera del cielo, dejaremos de respirar el aire viciado del mundo. No permaneceremos en un sótano oscurecido, sino que subiremos a las cámaras superiores donde se abren las ventanas que miran hacia el cielo y reciben los brillantes rayos del Sol de Justicia (Nuestra elevada vocación, p. 287).

Cada alma tiene un cielo que ganar y un infierno que evitar. Y los seres angelicales siempre están dispuestos a venir en ayuda del alma probada y tentada. Él, el Hijo del Dios infinito, soportó la prueba y la aflicción en nuestro lugar. Delante de cada alma, se levanta vívidamente la cruz del Calvario. Cuando sean juzgados los casos de todos, ellos [los perdidos] sean entregados para sufrir por haber deseado a Dios, por no haber tomado en cuenta el honor divino y por su desobediencia, nadie tendrá una excusa, nadie necesitará haber perecido. Dependió de su propia elección quién habría de ser su príncipe, Cristo o Satanás. Toda la ayuda que recibió Cristo la puede recibir cada hombre en la gran prueba. La cruz se levanta como una promesa de que nadie necesita perderse, de que se da abundante ayuda para cada alma. Podemos vencer a los mismos agentes satánicos, o podemos unimos con los poderes que procuran contrarrestar la obra de Dios en nuestro mundo (Mensajes selectos, tomo 1, p. 112).

Todo aquel que rehúsa entregarse a Dios está bajo el dominio de otro poder. No es su propio dueño. Puede hablar de libertad, pero está en la más abyecta esclavitud. No le es dado ver la belleza de la verdad, porque su mente está bajo el dominio de Satanás. Mientras se lisonjea de estar siguiendo los dictados de su propio juicio, obedece la voluntad del príncipe de las tinieblas. Cristo vino a romper las cadenas de la esclavitud del pecado para el alma. “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” (El Deseado de todas las gentes, p. 431).

33


Lección 5 // Domingo 24 de abril___________________________

MATEO 11:1 1, 12

11 De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él. 12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

La Escritura es la Palabra de Dios, y en ella se revela el plan de salvación. No obstante, algunos textos pueden ser difíciles de comprender. Esto no debería sorprendernos porque, después de todo, en cada aspecto de la vida natural encontramos cosas difíciles de entender. ¿Cuánto más será con partes de la Palabra de Dios que nos revelan verdades y realidades espirituales y sobrenaturales?

Elena de White expresó este concepto muy claramente: “Aun las formas más humildes de la vida presentan un problema que el más sabio de los filósofos es incapaz de explicar. Por todas partes se presentan maravillas que superan nuestro conocimiento. ¿Debemos sorprendernos de que en el mundo espiritual haya también misterios que no podamos sondear? La dificultad está únicamente en la debilidad y estrechez de la mente humana. Dios nos ha dado en las Santas Escrituras pruebas suficientes del carácter divino de ellas, y no debemos dudar de su Palabra porque no podamos entender los misterios de su providencia” (CC 107, 108).

Por ejemplo, uno de los textos que más desafía en toda la Escritura es Mateo 11:11 y 12: “De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él. Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan”.

Lee Mateo 11:11 y 12. ¿Qué entiendes y qué no?

11 De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él. 12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

Algunas traducciones del versículo 12 dicen: “Desde que Juan el Bautista comenzó a predicar hasta ahora, el reino de Dios ha sido atacado con furia por gente violenta que trata de destruirlo” (BLA). “Y desde los días de Juan Bautista hasta ahora, el reino de los cielos es tomado a viva fuerza, y los valientes lo arrebatan” (VM).

¿Qué está queriendo decir Jesús aquí?

¿Qué cosas, aun en la vida secular, siguen siendo misterios para nosotros? ¿Dejamos de creer, por ejemplo, en la existencia del sol porque, sencillamente, hay muchos misterios acerca de él que no entendemos? ¿Cuánto más, entonces, con temas de fe y de la Palabra de Dios?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La verdadera grandeza de un hombre, no es medida por el humano, sino que es medida por el cielo; es Dios quien da el fallo de la grandeza de un humano, y no el hombre, ya que la regla que usa el hombre siempre es distorsionada e injusta.

Juan el Bautista, quien era profeta, era mas que un profeta, era el heraldo del evangelio de Cristo, el anunciante directo de Cristo y era la persona encargada de introducir a Cristo a su ministerio a través del bautismo, y también de presentar a Cristo, oficialmente y personalmente al mundo.

Juan el Bautista, fue grande en su trabajo, en su santidad, en su presentación de la verdad; fue mas grande que cualquier otro profeta o patriarca que haya existido antes de él, aun mas grande que David, Salomón, Moisés y Abraham

La grandeza de Juan no solo abarca el mundo religioso, sino que también abarca el mundo secular, por lo tanto Juan el Bautista, fue mas grande que cualquier conquistador, guerrero, rey o emperador, que haya existido antes de él.

Es interesante que Cristo dijo: “Entre los que nacen de mujer” una expresión que abarca a todos los humanos, nacidos hasta esa época.

Juan el Bautista fue el mas grande por varias razones:

1-El profeta era profético: Juan el bautista, fue profetizado por los profetas de la antigüedad (valga la redundancia), su aparición no fue un resultado de la casualidad, fue el resultado de las profecías claras de la Biblia.

Pocas personas fueron profetizada en la Biblia, entre esos que las profecías hablaron que nacería, podemos encontrar a Josías, a Juan, y a Jesús.

A Juan el Bautista lo profetizó Isaías cuando dijo: 3Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios” (Isaías 40)

Pero también Juan el bautista fue profetizado por el mismo Jesucristo a través del profeta Malaquías cuando dijo: “«¡Miren! Yo envío a mi mensajero y él preparará el camino delante de mí. Entonces el Señor al que ustedes buscan vendrá de repente a su templo. El mensajero del pacto a quien buscan con tanto entusiasmo, sin duda vendrá», dice el Señor de los Ejércitos Celestiales.” (Malaquías 3)

Este versículo es impresionante por dos razones; La primera razón que posiblemente es la única vez en la Biblia que Jesucristo mismo está dando una profecía directamente, la segunda razón es por que es un versículo que se puede usar de prueba contra aquellos que creen que el “Dios” del Antiguo Testamento es solamente el Padre y no el Hijo.

En éste versículo a Jesucristo se le llama “El Señor de los Ejércitos”, que es un título que usualmente se cree que solo le pertenece al Padre.

Si usted le agrega Génesis 19: 24 donde la Biblia menciona que hay “2” Jehovás: 24Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos;” y también le agrega Proverbios 30: 4 donde ya desde los tiempos de Salomón está mencionando que en el cielo existe el Padre y que también existe el Hijo, y el nombre de los dos ellos son nombres misteriosos, entonces usted tiene tres textos poderosísimos donde habla que Jesús era Dios, desde antes de venir a éste mundo: 4-¿Quién subió al cielo y descendió? ¿Quién recogió los vientos en sus puños? ¿Quién envolvió las aguas en su manto? ¿Quién estableció todos los confines de la tierra? ¿Cuál es su nombre o el nombre de su hijo? Ciertamente tú lo sabes.

También Zacarías, el mismo padre de Juan el bautista, profetizó el trabajo y título de Juan, cuando Juan el Bautista nació: 64Al momento fue abierta su boca y suelta su lengua, y habló bendiciendo a Dios… 67Y Zacarías su padre fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó, diciendo:.. 76Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; Porque irás delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos” (Lucas 2)

2-Juan venía con el “espíritu de Elías”, en éste caso la palabra “espíritu” se traduce poder, pensamiento o carácter. Elías fue un de los profetas mas poderoso del Antiguo Testamento: a Juan le acompañaría la misma personalidad, atrevido, sin miedo, resuelto, poderoso en pensamiento y en la palabra y la expresión.

3-Su concepción y nacimiento fue un milagro, y fue anunciado por el ángel Gabriel, de la misma manera que fue la concepción y el nacimiento de Jesús.

4-Su misión era introducir al mundo a su Salvador, Juan era el anunciante directo de Cristo.

5-Juan el bautista fue el primer administrador del rito del bautismo en ésta tierra.

6-El mansaje de Juan, era un mensaje de transición entre dos religiones, con su mensaje estaba cerrando las puertas del judaísmo y también con su mensaje estaba abriendo las puertas del cristianismo.

“no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él”

Este es un texto un tanto contradictorio, ya que nuca se había levantado otro mas grande que Juan, pero al mismo tiempo Juan no es mas grande que el mas pequeño del reino de los cielos.

Juan fue el mayor por la verdad que predicaba, y la verdad que vivía; en otras palabras él fue grande por su predicación, pero también por su testimonio.

A pesar de su trabajo, de su predicación y de su gran privilegio de introducir a Jesucristo al mundo, Juan no supo el evangelio completo de Jesús, ya que prácticamente fue asesinado cuando Cristo comenzó su ministerio aquí en la tierra.

Hay que recordar que Juan mandó a sus discípulos a preguntar a Jesús si él era el Mesías o había que esperar a otro; lo mismo le pasó a los discípulos con la muerte de Jesús, ellos aun no habían comprendido la muerte de Jesús, fue hasta después del día del pentecostés, que ellos comenzaron a entender la realidad del evangelio de Jesús.

Nosotros ya tenemos alrededor de 2000 años con la Biblia terminada, tenemos una luz superior, por que podemos contemplar una imagen mas grande, mas amplia y mas completa de toda la Biblia.

Podemos contemplar como las profecías del Antiguo Testamento se cumplieron en el Nuevo Testamento, podemos contemplar como las profecías de Daniel y de Apocalipsis se han cumplido hasta los días de hoy, y podemos entender de una manera mas clara el gran plan de Dios para la salvación del hombre.

Nosotros tenemos una luz superior, el evangelio ha sido abierto a nosotros y logramos comprender el evangelio y la vida de Cristo de una manera mas clara y completa, mucho mejor de lo que Juan el bautista lo comprendió.

Cada persona que acepta el evangelio en nuestros días, tiene el privilegio y la alegría de poder comprender la Biblia y sus profecías ya cumplidas. El problema de nuestros días no es que no tenemos suficiente luz, el problema de nuestros días es que no tenemos ganas de estudiar la Biblia.

La mayoría de los escritores de la Biblia no lograron comprender, lo que escribieron a través de la Inspiración de Dios, la mayoría de ellos bajaron al descanso sin comprender sus propios escritos a plenitud

26La visión de las tardes y mañanas que se ha referido es verdadera; y tú guarda la visión, porque es para muchos días. 27Y yo Daniel quedé quebrantado, y estuve enfermo algunos días, y cuando convalecí, atendí los negocios del rey; pero estaba espantado a causa de la visión, y no la entendía. (Daniel 8)

Dios le dijo a Daniel en el capítulo 12 : 4Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará.”

Por lo tanto Jesús dijo, que el mas pequeño del reino de los cielos, es mayor que Juan, ya que los ministros de Dios de nuestros días, tantos los pagados como los no pagados, tenemos una luz mayor, una comprensión mas elevada, y un entendimiento mas claro teológicamente hablando, que todos los que vivieron en el pasado, incluyendo a Juan el Bautista.

Por ésta razón Jesús entrega una oficina mas elevada, una oficina de mas responsabilidad, una oficina de mayor jerarquía y de mayor influencia, a todos aquellos que vivimos en estos últimos días de éste mundo, y tenemos la oportunidad y el privilegio de comprender la luz de la Biblia, de una manera mas clara, mas sólida, mas precisa y mas profunda.

Entre mas elevada es la oficina teológica que se nos entrega, mas grande es la responsabilidad que tenemos para con nosotros mismos, para con el mundo y para con Dios; y también nos espera un juicio mas minucioso por nuestro conocimiento.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Un profundo sentido de nuestra necesidad y un gran deseo de recibir las cosas que pedimos deben caracterizar nuestras oraciones, de lo contrario no serán oídas. Pero no debemos cansamos y dejar de pedir porque nuestras oraciones no reciban una respuesta inmediata. “El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11:12). Aquí se entiende por violencia un santo fervor, como el que manifestó Jacob. No necesitamos procurar ponemos en un estado de intensa excitación, sino que debemos presentar nuestras peticiones calmada pero persistentemente delante del trono de la gracia. Nuestra obra consiste en humillar nuestra alma delante de Dios, en confesar nuestros pecados y en acercamos con fe a Dios… El propósito de Dios es manifestarse a sí mismo en su providencia y en su gracia. El objeto de nuestras oraciones debe ser la gloria de Dios y no la glorificación de nosotros mismos…

El alma, mediante la oración secreta, debe abrirse a la inspección del ojo de Dios… Cuán preciosa es la oración secreta por medio de la que el alma entra en comunión con Dios. La oración secreta debe ser escuchada únicamente por el oído de Dios (A fin de conocerle, p. 274).

Cristo podría haber abierto ante los hombres las más profundas verdades de la ciencia. Podría haber descubierto misterios cuya penetración habría requerido muchos siglos de fatiga y estudio. Podría haber hecho insinuaciones en los ramos científicos que habrían proporcionado alimento para el pensamiento y estímulo para la inventiva hasta el fin de los tiempos. Pero no lo hizo. No dijo nada para satisfacer la curiosidad o para gratificar las ambiciones de los hombres abriéndoles las puertas a las grandezas mundanas. En toda su enseñanza. Cristo puso la mente del hombre en contacto con la Mente infinita. No indujo a sus oyentes a estudiar las teorías de los hombres acerca de Dios, su Palabra o sus obras. Les enseñó a contemplarlo tal como se manifestaba en sus obras, en su Palabra y por sus providencias (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 12, 13).

Muchos, especialmente los que son nuevos en la vida cristiana, se sienten a veces turbados con las sugestiones del escepticismo. Hay muchas cosas en la Biblia que no pueden explicar y ni siquiera entender, y Satanás las emplea para hacer vacilar su fe en las Santas Escrituras como revelación de Dios. Preguntan: “¿Cómo sabré cuál es el buen camino? Si la Biblia es en verdad la Palabra de Dios, ¿cómo puedo librarme de estas dudas y perplejidades?”

Dios nunca nos exige que creamos sin damos suficiente evidencia sobre la cual fundar nuestra fe. Su existencia, su carácter, la veracidad de su Palabra, todas estas cosas están establecidas por abundantes testimonios que excitan nuestra razón. Sin embargo, Dios no ha quitado nunca toda posibilidad de duda. Nuestra fe debe reposar sobre evidencias, no sobre demostraciones. Los que quieran dudar tendrán oportunidad; al paso que los que realmente deseen conocer la verdad, encontrarán abundante evidencia sobre la cual basar su fe (El camino a Cristo, p. 106).

34


Lunes 25 de abril // Lección 5_____________________________

LAS FRONTERAS DE LAS TINIEBLAS

Los estudiosos de la Biblia a través de los siglos han luchado con Mateo 11:12 porque las palabras que aquí describen el Reino y la gente pueden usarse en forma positiva o negativa. El verbo griego biásmati puede significar “avanzar con fuerza” o “sufrir violencia”. Y la palabra griega biastés puede significar “hombres fuertes o ansiosos” u “hombres violentos”.

Así, ¿significa este versículo que el manso y suave Reino de los cielos está sufriendo violencia, que las personas violentas lo atacan? ¿O avanza el Reino de los cielos con fuerza en un sentido positivo, y los hombres fuertes lo toman si realmente siguen a Cristo?

¿Es posible que los seguidores de Cristo sean tan agresivos, incluso impetuosos, en su búsqueda del Reino?

Los siguientes textos pueden arrojar luz sobre la última pregunta. Mat. 10:34 Apoc. 5:5 Miq. 2:13

34No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Mateo 10

5Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos. Apocalipsis 5

13Subirá el que abre caminos delante de ellos; abrirán camino y pasarán la puerta, y saldrán por ella; y su rey pasará delante de ellos, y a la cabeza de ellos Jehová. Miqueas 2

Algunos sugieren que la interpretación más probable de Mateo 11:12 sea aplicar los usos de biázomai (típicamente positivos) y biastés (típicamente negativos), dándonos esta interpretación: el Reino de los cielos avanza con fuerza, con “santo poder y energía magnífica que ha estado empujando las fronteras de las tinieblas” y, mientras esto ocurre, “hombres violentos o rapaces han estado tratando de saquearlo”.−D. A. Carson, The Expositor’s Bible Commentary With the New International Version: Matthew, pp. 266, 267.

Esta interpretación parece estar en armonía con el resto del Evangelio de Mateo. De hecho, esta interpretación capta el cuadro amplio, más grande, el de la lucha entre la luz y las tinieblas, entre Cristo y Satanás: un tema bíblico en general, pero que es explícito en el Nuevo Testamento. Hay una guerra, visible e invisible, que todos experimentamos cada día, y en la que todos estamos involucrados y elegimos un lado, sin importar cuánto de lo que sucede entendamos. Esto es vivir en medio del Gran Conflicto.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Este versículo es el centro del estudio de la semana; por lo tanto nosotros nos vamos a concentrar en el, y lo vamos a estudiar lo mejor que podamos.

12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

A continuación vamos a poner las diferentes versiones bíblicas que podamos encontrar, para entender éste versículo de una manera mas clara y precisa:

12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, al Reino de los cielos se da vida; y los valientes lo arrebatan. (Biblia del Jubileo 2000-BJ)

12Y desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza. (La Biblia de las Américas-LBLA)

12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él. (Nueva Biblia al Día-NVD)

12Desde que vino Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos es objeto de violencia y los violentos pretenden arrebatarlo. (La Palabra-España-LPE)

12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza (Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy-NBLH).

12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él. (Nueva Versión Internacional-NVI)

12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, al reino de los cielos se hace fuerza, y los valientes lo arrebatan por la fuerza. (Palabras de Dios Para Todos-PDPT)

12 Y desde el tiempo de Juan Bautista, hasta el presente, el reino de los cielos se alcanza a viva fuerza, y los que se la hacen a sí mismos, son los que lo arrebatan. (Torres-Amat-TA)

12Desde los días de Juan Bautista hasta ahora el Reino de Dios es cosa que se conquista, y los más decididos son los que se adueñan de él. (La Biblia de Jerusalén-LBJ)

12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, al reino de los cielos se hace fuerza, y los valientes lo arrebatan. (Reina Valera Antigua)

12»Desde que Juan el Bautista comenzó a predicar hasta ahora, el reino de Dios avanza a pesar de sus enemigos. Sólo la gente valiente y decidida logra formar parte de él. (Traducción en Lengua Actual)

 ¡Muy impresionante!; ¡No hay confusión! El texto bíblico está diciendo, que el Reino de los Cielos, es un reino de poder, de fuerzas, de violencia, y solamente los que estén dispuestos a conquistarlo, se apoderarán de el.

El Reino de los Cielos, es un asunto de pelea, de batalla y de conquista. Todos los que entramos al evangelio, nos sometemos inmediatamente en varios combates al mismo tiempo.

Tenemos que comenzar a pelear en contra del diablo y sus trampas, sus acechanzas, sus tentaciones, su malicia y su enojo por causa de nuestra conversión.

Tenemos que comenzar a pelear en contra de una vida de pecado, vicios y complejos, que hemos estado practicado mientras estábamos en el mundo.

Tenemos que comenzar a pelear en contra de nuestros amigos mundanales y familiares, cuando nos humillan, nos critican y nos abuchean por nuestra nueva religión.

Tenemos que comenzar a pelear contra la sociedad de la cual antes éramos miembros, todos los privilegios que disfrutábamos antes en esa sociedad pecaminosa, son cerrados inmediatamente como resultado de nuestra nueva religión. Un ejemplo claro, es la pérdida de trabajo por causa del sábado.

Tenemos que comenzar a pelear con el viejo hombre y el corazón nuevo que Dios colocó en nuestro ser, en el día de la conversión. El hombre viejo está amañado por años a vicios y malas acciones, y ahora el corazón nuevo, blando y sensible, ordena hacer todo lo contrario.

Y muy pronto tenemos que comenzar a sufrir del mundo, violencia, persecución y muerte por causa del evangelio.

El Reino de los Cielos no es para gente frienta, soñolienta, débil, indecisa y perezosa.

El Reino de los Cielos es para gente fuerte, valiente, decidida, determinadas, con garras, con ganas, y con deseos de vencer.

Los valientes de la Biblia, son aquellas personas que están decididas a enfrentar penurias, bochornos, problemas, calamidades, desgracias, persecución, cárcel y hasta la misma muerte, con tal de conseguir el Reino de los Cielos. Esos son los valientes, los fuertes, los violentos, que habla el versículo, gente que por sus actitudes, arrebataran el Reino de los Cielos.

Ahora vamos a ver que dice el original griego:

ἀπὸ τῶν ἡμερῶν Ἰωάννου τοῦ βαπτιστοῦ ἕως ἄρτι ἡ βασιλεία τῶν οὐρανῶν βιάζεται, καὶ βιασταὶ ἁρπάζουσιν αὐτήν.

(Iglesia Ortodoxa Griega-Traducción 1904)

Aquí está como se pronuncia palabra por palabra:

apo tōn hēmerōn Iōanou tou Baptistou heōs arti hē basileia tōn ouranōn biazetai, kai biastai harpazousin autēn.

 

Aquí está traducido:

Apo (desde)  tōn (los)  hēmerōn (días)   Iōanou (de Juan)   tou (el)  Baptistou (bautista)  heōs (hasta) . arti (ahora)   hē (el)   basileia (reino)   tōn (de los) ouranōn (cielos)   biazetai, (es tomado por violencia)   kai (y ó los)   biastai (violentos)   harpazousin (arrebatan)   autēn. (lo)

 

Hay dos palabras muy interesantes que habla la lección de éste día, y ellas son: βιάζεται y βιασταὶ

La Palabra βιάζεται se pronuncia “BIAZETAI” o “BIAZOMAI” como dice la lección; Esta palabra significa: USAR LA FUERZA (manera positiva) O SUFRIR VIOLENCIA (manera negativa)

La palabra βιασταὶ Se pronuncia BIASTÉS y significa UN HOMBE VIOLENTO

Las dos palabra se derivan de la palabra griega BIA que significa VIOLENCIA

Solo hay dos lugares en la Biblia donde se encuentra la palabra BIAZETAI; uno de ellos es Mateo 11: 12 que es el versículo de nuestro estudio, y el otro texto lo encontramos en Lucas 16: 16 que dice: 16“La Ley y los Profetas fueron hasta Juan. A partir de entonces son anunciadas las buenas noticias del reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él.” Los dos textos están escritos de una manera positiva.

 

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Al principio, la obra es dura y lenta. Ahora es cuando todos deben poner el hombro para levantar la carga y llevarla adelante. Debemos avanzar, aunque tengamos delante el mar Rojo y montañas inaccesibles del otro lado. Dios ha sido con nosotros y ha bendecido nuestros esfuerzos. Debemos trabajar con fe. “El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11:12). Hemos de orar, creer que nuestras oraciones son escuchadas, y entonces trabajar.

Ahora la obra puede parecemos pequeña; pero debe haber un comienzo antes de que haya progresado. “Primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga”. La obra puede comenzar débilmente y su progreso por un tiempo puede ser lento; sin embargo, si se empieza de una manera saludable, habrá un progreso firme y, sustancial. Debe ponerse una norma elevada delante de aquellos que acaban de aceptar la fe. Ellos deben ser educados a ser cuidadosos en su habla y circunspectos en su conducta, dando evidencia de que la verdad ha hecho algo por ellos, y esparciendo así por su ejemplo la luz sobre los que están en tinieblas (Notas biográficas, pp. 327, 328).

La gran crisis está por sobrecogemos. Para hacer frente a sus pruebas y tentaciones, para cumplir sus deberes, se necesitará una fe perseverante. Pero podemos triunfar gloriosamente; nadie que vele, ore y crea será entrampado por el enemigo…

Hermanos, vosotros a quienes han sido reveladas las verdades de la Palabra de Dios, ¿qué papel desempeñaréis en las escenas finales de la historia de este mundo? ¿Comprendéis estas solemnes realidades? ¿Os percatáis de la gran obra de preparación que se está realizando en el cielo y en la tierra? Presten atención a las cosas que están escritas en las profecías todos los que han recibido la luz y que han tenido oportunidad de leerlas y oírlas; “porque el tiempo está cerca”. Nadie juegue ahora con el pecado, fuente de toda desgracia en nuestro mundo. Nadie permanezca ya en letargo y en el estupor de la indiferencia, ni deje que el destino de su alma dependa de una incertidumbre. Aseguraos de que estáis plenamente de parte del Señor. Preguntaos con corazones sinceros y labios temblorosos: “¿Quién podrá subsistir?” En estas últimas preciosas horas del tiempo de gracia, ¿habéis estado colocando el mejor material posible en el edificio de vuestro carácter? ¿Habéis estado purificando vuestras almas de toda mancha? ¿Habéis seguido la luz? ¿Habéis hecho obras correspondientes a vuestra profesión de fe? (Testimonios para la iglesia, tomo 6, pp. 404, 405).

Mediante la historia y la profecía, la Palabra de Dios describe el prolongado conflicto entre la verdad y el error. Ese conflicto sigue en desarrollo. Las cosas que han acontecido volverán a repetirse. Revivirán antiguas controversias, y continuamente surgirán teorías nuevas. Pero el pueblo de Dios, el cual mediante sus creencias y su cumplimiento de la profecía ha desempeñado una parte en la proclamación de los mensajes del primero, del segundo y del tercer ángel, sabe dónde se encuentra. Tiene una experiencia que es más preciosa que el oro refinado. Debe permanecer firme como una roca, aferrándose al comienzo de su confianza hasta el fin (Mensajes selectos, tomo 2, pp. 124, 125).

35


Lección 5 // Martes 26 de abril____________________________

LA “COSMOVISIÓN BÉLICA”

Cualquiera que sea el significado definitivo de Mateo 11:12, como vimos ayer, el texto revela la realidad del Gran Conflicto. Describe una contienda, una batalla; y como sabemos por otros textos bíblicos, esta batalla es, en su esencia, la que se desarrolla entre Cristo y Satanás.

Lee los siguientes textos sobre la realidad del Gran Conflicto. ¿De quién nos hablan?

Mat. 12:25-29 Isa. 27:1
1 Juan 5:19 Rom. 16:20 Gén. 3:14-19 Efe. 2:2; 6:10-13

25Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. 26Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? 27Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. 28Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. 29Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa. Mateo 12

11 Cuando sus ramas se sequen, serán quebradas; mujeres vendrán a encenderlas; porque aquel no es pueblo de entendimiento; por tanto, su Hacedor no tendrá de él misericordia, ni se compadecerá de él el que lo formó. Isaias 27

19 Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Juan 5

20 Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Romanos 16

14Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. 16A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido,[a] y él se enseñoreará de ti. 17Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. 19Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Genesis 3

en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, Efesios 2

10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Efesios 6

 

Estos son unos pocos de los muchos textos, tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo Testamento, que se refieren a lo que un teólogo contemporáneo (no adventista) ha llamado la “Cosmovisión bélica”, la idea de que hay una batalla en marcha entre poderes sobrenaturales en el cosmos, una guerra en la que, de una manera u otra, todos estamos involucrados. Esta idea, por supuesto, no es nueva para los adventistas del séptimo día. Ha sido parte de nuestra teología desde los primeros días de nuestra iglesia; en realidad, nuestros pioneros la sostuvieron aun antes de que nuestra iglesia misma estuviera oficialmente organizada.

¿De qué modo ves expresada la realidad de esta contienda en tu propia vida? ¿Cómo se manifiesta en las elecciones que tienes que hacer y en las tentaciones que afrontas? ¿De qué manera la comprensión de la realidad de este conflicto te ayuda a tomar las decisiones correctas y a resistir la tentación?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Para el estudio de éste día, se nos han dado siete textos que para estudiar, nos gustaría escribir de cada uno de ellos, pero creemos correcto escribir acerca del principio de nuestra gran batalla aquí en la tierra.

14Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. 16A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. 17Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. 19Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Genesis 3

Todo estaba muy bien, pero cuando nuestros primero padres pecaron, todo cambió, todo se trastornó, y recibimos de nuestros padres un mundo en bancarrota, un mundo con una deuda inmensa para pagar, el cielo saldó la gran deuda del pecado, a través de la muerte de Jesús.

Nosotros seguimos con la deuda que heredamos, y pagamos día a día, los altos intereses de la deuda, con sufrimientos, aflicciones, sinsabores, desengaños, desgracias, calamidades, hambre, guerras, violencia, enfermedades y muerte.

En la caída del hombre encontramos, que Dios reparte tres maldiciones, a los tres culpables de la caída del mundo, esas maldiciones nos alcanzan a nosotros hasta el día de hoy:

Primera Maldición: 14. Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Porque hiciste esto, maldita serás mas que todas las bestias, y que todos los animales del campo: sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15. Y enemistad pondré entre tí y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Dios comenzó sus maldiciones donde comenzó el pecado, comenzó maldiciendo la serpiente, la maldijo a pesar que es una criatura irracional, y debido a que es irracional no está sujeta a la ley, ya que es incapaz de comprender el pecado y la culpabilidad. A pesar de ser una criatura irracional, sirvió en la maldad y las artimañas de diablo, por lo tanto fue maldecida “mas que todas las bestias” de la tierra, en la caída de la humanidad.

Es interesante que en la maldición de la serpiente, la Biblia no compara a la serpiente con los reptiles, si no que con las bestias del campo. Posiblemente después de haber recibido la maldición de Dios, la serpiente tomó las características de un reptil, y ahora la ciencia la identifica como un reptil.

“La serpiente era un hermoso animal con alas, y al volar por los aires tenía brillante aspecto, como de oro bruñido. No andaba por el suelo, sino que iba de un lado a otro por los aires y comía frutas lo mismo que el hombre…”  {2TS 31.1 – Tomos Selectos tomo II}

Hay que notar que antes de la maldición, la serpiente volaba de una “lado a otro”, después de la maldición ella se transporta de la misma manera “de un lado a otro”, pero ahora lo hace sin alas, lo hace por el suelo.

Después de ser uno de los animales mas bellos, exóticos y majestuosos de la tierra, se convierte en uno de los animales mas temido, detestado, despreciado, odiado y constantemente perseguido por el hombre para darle muerte. La serpiente es maldecida muchos mas que el resto de los animales, y es dejada bajo el poder de una invencible locura y maldad de parte del hombre, es dejada en desgracia, es dejada en una opresión mas profunda que cualquier otra vil bestia de la tierra, la serpiente es condenada a una miseria y sufrimiento que no se puede explicar, cuando ellas reciben la muerte de parte del hombre.

2da Maldición: “A la mujer dijo: Multiplicando multiplicaré tus dolores, y tus preñeces: con dolor parirás los hijos, y a tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de tí.”

La maldición de la mujer consistes en tres partes, las dos primeras partes están relacionada a la mujer como madre, y la tercera parte está relacionada a la mujer como esposa.

Las primeras dos partes tienen que ver con el sufrimiento del cuerpo y la tercera tiene que ver con la salud e higiene mental de la mujer.

En la primera y segunda parte de ésta maldición, la mujer es condenada al sufrimiento durante su embarazo. Desde el momento de la concepción hasta el momento del nacimiento, la mujer sufre todo tipo de angustia física, comenzando con dolores, desordenes del cuerpo, nauseas, rechazo a las comidas o el agua, mareos, dolores de cabeza o del cuerpo, desmayos, peligros de pérdida del bebe, los peligros del peso del bebe, especialmente cuando los bebes son demasiado pesados, etc. etc. etc. Después de estos nueve meses de sufrimiento viene la parte mas dura que es el parto, el parto es un dolor de muerte para vida, pero también el parto ha sido un dolor de muerte para muerte, ya que es un proceso que ha cobrado millones de vidas en toda la triste historia de la tierra.

La tercera parte de la maldición de Eva dice: ” y a tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de tí.”

“A pesar de todo, desearás tener hijos con tu esposo, y él será quien te domine”

(Versión Traducción en Lenguaje Actual –TLA)

“Y desearás controlar a tu marido, pero él gobernará sobre ti” Nueva Traducción Viviente

La tercera parte de la maldición de Eva, tiene que ver con su estado mental. Después de haber sido creada a un nivel igual que el de Adán, ahora es dejada en una posición inferior que la de Adán.

Esta parte de la maldición divina ha causado tantos estragos en la mujer, ya que a veces los humanos no somos capaces de comprender con exactitud y claridad, que es lo que Dios está diciendo en ésta maldición.

La mujer ha sido tratada de una manera inferior en toda historia de éste mundo, por línea general la mujer soporta bochornos, humillaciones, desprecios, abuso verbal y abuso físico, de parte del hombre y esto cambia notablemente de cultura a cultura. Por ejemplo en los Estados Unidos de Norte América y en muchas partes de Europa, es el padre de la novia quien corre con todos los gastos de la boda, el mensaje que ellos transmiten con ésta acción al novio es: “te estamos entregando una joya, tienes que cuidarla, por que para nuestra familia nuestra hija tiene mucho valor.” Pero en el caso del mundo árabe y de otras culturas, es el novio quien corre con todos los gastos de la boda, y en cima de todo tiene que dar una dote, un regalo, o una suma de dinero bien elevada cuando está pidiendo la mano de su novia, en pocas palabras el novio está comprando a su esposa así como se compra una propiedad; ella llega a ser una propiedad más entre sus propiedades. En éste tipo de cultura, es donde la mujer sufre más, tanto emocional como físicamente.

El primer error que el hombre comete es “someter” a su esposa; Dios no ordenó al hombre dominar a su esposa, esa orden es de Dios para la mujer, y no de Dios para el hombre. La orden que Dios dio para el hombre es amar a la esposa, y eso es una historia totalmente diferente. Todas persona que es amada y protegida, no importando si es hombre o mujer, es capaz de llegar a las mismísimas puertas del cielo o del infierno, (dependiendo donde ellos escojan ir) simple y sencillamente por amor.

Otro error que se comete en ésta maldición es en verdad creer que la mujer es inferior al hombre, y esto es una gran falsedad.

-Físicamente la mujer no es inferior al hombre, ellas son capaces de soportar el dolor y las incomodidades físicas mucho mas mejor que el hombre. Hace unos días se hizo un experimento con un grupo de hombres; se les iba agregando el peso y la forma de un bebe a sus cuerpos, semana tras semana, como  que ellos estuvieran embarazados. El mas fuerte de ellos llegó a los tres meses de embarazo, después de tres meses, no podía dormir, no soportaba el dolor en sus caderas y en su columna y caminaba todo des-balanceado y descoda lado. Nuestros cuerpos fueron creados diferentes, el cuerpo de la mujer es diferente al cuerpo de un hombre.

-Emocionalmente el hombre no es superior a la mujer. Se ha comprobado miles de veces que la mujer tiene mucho mas valor y determinación ante las decisiones críticas que se hacen en la vida que el hombre. La mujer tiene una manera diferente de enfrentar los problemas, vicisitudes, y decisiones, lo hace de una manera mas sabia, mas firme, mas determinada y más consistente que el hombre.

-Intelectualmente el hombre no es superior a la mujer. La inteligencia en los estudios puede ser desarrollado por el humano de una manera elevada sin importar el sexo. Si no acuérdese de esa niña en su clase que nunca le pudo ganar en los estudios.

Entonces nos hacemos la pregunta del día: ¿Es la mujer inferior al hombre por la maldición divina? La respuesta es un rotundo NO. Pero muchas veces tenemos dificultad para explicar ésta situación de la inferioridad de la mujer o de la superioridad del hombre.

Esta es una manera de entender este problema:

Antes de entrar el pecado al mundo, había armonía en la relación matrimonial entre Adán y Eva. Cuando el pecado entró al mundo la armonía en el matrimonio de Adán y Eva se perdió. Eva por el acto de haber hablado con la serpiente, por el acto de haber tomado del fruto prohibido, por el acto de haber comido del fruto, todo esto sin consentimiento de su esposo, la hace culpable del rompimiento de la armonía en el hogar del Edén. Ahora que entraron los problemas al hogar, uno de ellos se tiene que someter al otro. En todo problema de éste mundo, siempre uno de los dos bando se tiene que someter al otro, para lograr las pases. Lo mismo pasa en el matrimonio, ya que Eva rompió los platos, ella va a pagar por los platos rotos, y eso es precisamente lo que Dios le ordena a ella, que se someta a su esposo ya que ella es la culpable del rompimiento de la armonía en el hogar.

Para que usted entienda mejor ésta maldición, cambiemos los papeles por un momento. Supongamos que fue Adán el que habló con la serpiente, que fue Adán el que tomó del fruto prohibido y que fue Adán el que comió del fruto prohibido. Entonces la maldición no sería para Eva, si no para Adán, la maldición dijera: “y desearas controlar a tu mujer, pero ella gobernara sobre ti” Ahora le hacemos la pregunta a los hombres: ¿por la maldición que Dios le dio al hombre, somos los hombres inferiores a las mujeres? la respuesta es un rotundo NO. En el plan justo de Dios, el que rompe los platos, paga los platos rotos. “Todo lo que el hombre sembrara eso cosechará”

La tercera maldición: 17Y al hombre dijo: Porque obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé, diciendo: No comerás de él: Maldita será la tierra por amor de tí: con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18Espinos y cardos te producirá, y comerás yerba del campo. 19En el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado: Porque polvo eres, y al polvo serás tornado.

La tercera maldición tenemos poco que hablar, todos los humanos tarde o temprano experimentamos el trabajo, el esfuerzo, el sudor y el cansancio para logar la sobre-vivencia en ésta tierra. El trabajo es una manera de sobrevivir en éste mundo, pasamos toda nuestra vida trabajando, pero al final de la vida, cuando estamos ya cansados, sin fuerzas y gastados, la segunda parte de la maldición se cumple cuando somos devueltos al polvo de la tierra. Triste condición la nuestra, pero a pesar de todos los pesares, a pesar de todas las miserias, deseamos seguir viviendo, nadie quiere morir, y eso es por que fuimos creado para vivir. Aún en medio de los sinsabores de la vida, podemos vivir una vida feliz y con muchas esperanzas de ser partícipes de la promesa de Dios, de volver a recibir la tierra nueva por heredad, y también de recibir un cuerpo inmortal, todo eso gracias al amor del Padre, gracias a la guía del Espíritu Santo y al gran sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El gran engañador ha preparado sus artimañas para cada alma que no está fortalecida para la prueba y preservada por constante oración y fe viviente. Como ministros, como cristianos, debemos trabajar para eliminar del camino las piedras de tropiezo. Debemos retirar cada obstáculo. Confesemos y abandonemos cada pecado, para que pueda estar aparejado el camino del Señor, para que él pueda estar en nuestras reuniones e impartimos su rica gracia. Deben ser vencidos el mundo, la carne y el demonio.

No podemos preparar el camino ganando la amistad del mundo, que es enemistad contra Dios; pero con la ayuda divina podemos quebrantar su influencia seductora sobre nosotros y sobre otros. No podemos, individual ni colectivamente, libramos de las tentaciones constantes de un enemigo implacable y determinado. Pero podemos resistirlas con la fortaleza de Jesús (Mensajes selectos, tomo 1, pp. 143, 144).

El gran día del Señor está cerca. Cuando Cristo aparezca en las nubes de los cielos, los que no lo han buscado de todo corazón, los que han permitido que se los engañe, ciertamente perecerán. Nuestra única seguridad consiste en ser hallados en Cristo por medio del arrepentimiento y la confesión y debido a que nuestros pecados han sido borrados. Los que quieran buscar hoy al Señor fervientemente, dispuestos a humillar sus corazones ante él, y a abandonar sus pecados, serán preparados para formar parte de la familia real y ver al Rey en su hermosura, por medio de la santificación de la verdad (Cada día con Dios, p. 248).36

Es tan cierto que tenemos la verdad como que Dios vive; y Satanás, con todas sus artes y todo su poder infernal, no puede cambiar la verdad de Dios en mentira. Aunque el gran adversario procurará anular hasta lo sumo la Palabra de Dios, la verdad fulgurará como una lámpara encendida.

El Señor nos ha elegido, y nos ha hecho objetos de su misericordia maravillosa. ¿Nos dejaremos hechizar por las charlas de los apóstatas? ¿Nos colocaremos de parte de Satanás y de su hueste? ¿Nos uniremos con los transgresores de la ley de Dios? Sea más bien nuestra oración: “Señor, pon enemistad entre mí y la serpiente”. Si no estamos en enemistad con sus obras tenebrosas, nos circuyen sus poderosos repliegues y su dardo está listo para penetrar en cualquier momento hasta nuestro corazón. Debemos tenerla por enemigo mortal. Debemos oponernos a ella en nombre de Cristo. Nuestra obra es seguir adelante. Debemos defender cada pulgada del terreno. Que todos los que llevan el nombre de Cristo se revistan de la armadura de justicia (Joyas de los testimonios, tomo 1, p. 591).


Miércoles 27 de abril // Lección 5__________________________

CUANDO LA BATALLA SE VUELVE PELIGROSA

Como ya vimos, las palabras de Jesús en Mateo 11:12, aunque demasiado profundas, revelan el hecho de que el Reino de Dios no se establecerá sin una lucha o una contienda. Esa lucha, entendemos, es el Gran Conflicto, que ha estado librándose en el pasado, todavía continúa, y seguirá hasta la destrucción final del pecado, de Satanás y de los perdidos. A veces, puede llegar a ser muy peligrosa.

En el contexto de lo que Jesús mismo dijo en Mateo 11:12, vemos ver la realidad del Gran Conflicto y de cuán peligrosa puede llegar a ser.

Lee Mateo 11:1 al 12. ¿De qué forma vemos la realidad del Gran Conflicto, que se desarrolla aquí en diversos niveles? Es decir, ¿de qué modo la noción del Gran Conflicto nos ayuda a comprender lo que está sucediendo aquí?

1Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos. 2Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos, 3para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro? 4Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis. 5Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio; 6y bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí. 7Mientras ellos se iban, comenzó Jesús a decir de Juan a la gente: ¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? 8¿O qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que llevan vestiduras delicadas, en las casas de los reyes están. 9Pero ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta. 10Porque éste es de quien está escrito: He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino delante de ti. m 11De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él. 12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

Para comenzar, ¿quién creemos que inspiró a los dirigentes a poner a Juan en la cárcel? Podemos ver aquí el intento de Satanás no solo de detener a Juan, sino también de desanimar a Jesús. Después de todo, si Juan, el precursor de Jesús, encontró ese destino, ¿qué podía esperar Jesús mismo?

Además, no hay dudas de que Satanás podría haber logrado que los seguidores de Jesús y de Juan se preguntaran: Si este Jesús de Nazaret puede hacer tantas cosas maravillosas y tiene tanto poder, entonces, ¿por qué permite que un hombre tan fiel y bueno como Juan, su primo, se pudra en una cárcel?

Más aún, ¿quién crees que estaba poniendo dudas en la mente de Juan? ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué él no me libera? Por eso, no asombra que preguntara: “¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?” (Mat. 11:3). Recuerda: este es el mismo Juan que bautizó a Jesús, que “vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma y venía sobre él” (Mat. 3:16), y que había oído la voz del Cielo que declaraba: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mat. 3:17). No obstante ahora, después de todo lo que le había ocurrido, se llenó de dudas. Y por supuesto, por mala que fuera la situación de Juan, se volvería peor (por lo menos a corto plazo), lo que aumentaría sus dudas (Mar. 6:25-28).

Si algo te está haciendo dudar ahora, ¿en qué te puedes concentrar, meditar y orar, que expulsará las dudas y te ayudará a ver todas las razones maravillosas que tienes para confiar en la bondad de Dios?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

El título de la lección de éste día, se debería de llamar “DUDAS” o “IMPACIENCIA” Este día se concentra en unos de los peligros mas grande que podemos tener en la batalla del cristiano, estos son la duda y la impaciencia; la duda es lo opuesto de la fe.

Juan el Bautista, se acababa de ganar un pasaje a la cárcel por denunciar a Herodes y a Herodías.

La Biblia habla muy poco de Herodes y Herodías, pero está la historia que corrobora lo que la Biblia habla acerca de ellos y vamos a estudiar un poco de historia.

Este Herodes Antipas que fue un tetrarca, fue hijo de Herodes el grande, su madre se llamó Malteza.

Cuando su padre, Herodes el grande murió, él se convirtió en un tetrarca o dicho sea en otras palabras, un “príncipe regidor” estando a cargo de Galilea, Paraea, y una cuarta parte de la provincia Siria-Romana.

La primera esposa de Herodes era hija de Aretas, una famoso príncipe árabe, a quien el apóstol Pablo le llama el rey de los damacenos y habla de él en 2 Corintios 11: 32: En Damasco, el gobernador bajo el rey Aretas, vigilaba la ciudad de los damascenos con el fin de prenderme.

Después de su divorcio de la hija de Aretas, Herodes Antipas contrae matrimonio con Herodías.

El matrimonio con Herodías, a más que era un adulterio, también era un incesto. Herodías era sobrina de Herodes, y además era la esposa de su medio hermano llamado Felipe.

Según la historia, Herodías era una mujer muy hermosa y muy bella, que abandonó a su esposo Felipe y los motivos del abandono de su esposo fue la ambición, ya que Felipe no pertenecía a la realeza, pero Herodes si, él era un príncipe regidor.

Juan el Bautista se gano el odio de Herodías, ya que él denunciaba libremente y sin ningún temor, ésta relación ilícita sostenida por Herodes con su sobrina-cuñada; Herodías. Juan el Bautista atacaba abiertamente la brillante carrera pecaminosa de Herodías, y como resultado ahora se encuentra en la cárcel.

Mientras Juan el Bautista estaba en la cárcel, era un prisionero tratado con respeto, Herodes en verdad tenía respeto de Juan el Bautista, y permitía que sus discípulos lo asistieran, lo acompañaran y les permitía salir y entrar de la cárcel con libertad.

Muchos de los discípulos de Juan, contemplaban todos los Milagros y las obras que hacía Jesús y reportaban todo esto a Juan, de acuerdo a Lucas 7: 18A Juan le informaron sus discípulos acerca de todas estas cosas…”

Mientras Juan el Bautista escuchaba las maravillas de las obras de Jesús, el soñaba con la esperanza de que Jesús hiciera un milagro por su libertad, o estableciera su reino, y el poder conseguir su tan anhelada libertad.

Pero todo continuaba igual, grande milagros se escuchaban, y el continuaba en la cárcel e Israel continuaba bajo el yugo romano. Es Allí, que bajo la influencia de la frustración y de la impaciencia, envía a dos de sus discípulos a Jesús, para preguntarles si en verdad él era el Mesías o se tenía que esperar por otro.

Juan sabía que su misión en la tierra era preparar el camino para la venida del Mesías, cuando Jesús apareció fue el Espíritu Santo quien le avisó a Juan, que Jesús era el tan esperado Mesías.

Juan el bautista pudo presenciar la gloria del Padre y del Espíritu Santo, pudo escuchar la voz del Padre confirmando que era el Mesías el que había llegado a ser bautizado por Juan, y además escuchó la voz del Padre asegurando que Jesús era el Hijo de Dios. Ahora sus discípulos le estaban informando de los grandes milagros de Jesús y las obras de Jesús confirman a Juan el Bautistas, que en verdad Jesús era el mesías tan esperado.

Por lo tanto, lo de Juan no era tanto duda, sino era más frustración e impaciencia. Lo que Juan en realidad estaba preguntando, era por que Jesús había olvido en la cárcel a su heraldo, a su anunciador, a su ministro principal.

Posiblemente Juan formula esa pregunta, para evitar una reprensión directa de parte de Cristo.

Entre las cosas que mas hacen daño a un Adventista del Séptimo Día, es la duda y la impaciencia.

Son millones de hermanos que se han ido de la iglesia, tanto por la duda como por la impaciencia, pero el número mas grande de hermanos que se van de la iglesia, es mayormente por la impaciencia.

¿Se ha dado cuenta, que cuando un hermano se va de nuestra iglesia, casi nunca se va a otra religión? Son contados con los dedos de las manos, aquellos que se van de nuestra iglesia y adoptan otra religión. El mayor porcentaje de hermanos que abandonan nuestra iglesia, nunca mas vuelve asistir a otra religión, y si algún día deciden volver, siempre vuelven a la iglesia Adventista.

A todos nos ha asaltado la duda y la impaciencia, en algún momento de nuestras carreras espirituales. Para la duda la solución es el estudio y la oración, ya que estas dos nos conducen a la fe; y para la impaciencia, por supuesto la solución es la paciencia.

Después de ver como las profecías a corto y a largo plazo se ha cumplido con exactitud, llegamos a la conclusión de que la Biblia es verdadera, su mensaje es verdadero, Dios es verdad, el Hijo es verdadero, el Espíritu Santo es verdadero y que también la salvación es verdadera.

Para la impaciencia la respuesta es el Espíritu Santo; ya que uno de los frutos del Espíritu Santo es la paciencia. La verdadera paciencia cristiana no se consigue a través del esfuerzo humano, la verdadera paciencia se consigue con la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Jesús dejo morir a Juan el bautista, no hizo nada para salvarlo de la cárcel, en Jesús tenía puesta su confianza Juan el Bautista para su liberación, pero Jesús simple y sencillamente lo dejo morir, y su muerte fue muerte de mártir, realmente el primer mártir de la era cristiana fue Juan el Bautista.

50Pero Jesús clamó otra vez a gran voz y entregó el espíritu. 51Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló y las rocas se partieron. 52Se abrieron los sepulcros y muchos cuerpos de hombres santos que habían muerto se levantaron; 53y salidos de los sepulcros después de la resurrección de él, fueron a la santa ciudad y aparecieron a muchos. Mateo 27

“Al resucitar Cristo, sacó de la tumba una multitud de cautivos. El terremoto ocurrido en ocasión de su muerte había abierto sus tumbas, y cuando él resucitó salieron con él. Eran aquellos que habían sido colaboradores con Dios y que, a costa de su vida, habían dado testimonio de la verdad. Ahora iban a ser testigos de Aquel que los había resucitado.” {Deseado de Todas las Gentes 730.1}

En la muerte de Cristo ocurrió un terremoto que rompió dos cosas que particularmente se mencionan, se rompió el telón del templo, esa cortina gruesa que dividía el lugar santo del lugar santísimo y la segunda cosa que rompió fue un número escogidos de tumbas.

Esas tumbas en el terremoto, quedaron rotas, quedaron abiertas, quedaron como a la expectativa de un suceso grandioso que estaba por acontecer.

En la resurrección de Cristo, todos los muertos que ocupaban esas tumbas abiertas, fueron llamados a la vida por Jesús.

La característica de esos que fueron llamados a la vida, en la resurrección de Cristo eran dos: Primero eran colaboradores de Cristo y segundo habían dado su vida por la verdad.

En ésta resurrección especial, fueron resucitados todos aquellos que murieron por la causa de Cristo; todo ministro que fue muerto por la verdad, todo sacerdote que fue muerto, todo profeta que fue muerto por la causa de Dios, fue levantado en ésta ocasión, comenzando desde Abel y terminando con el último muerto que era Juan el Bautista.

De acuerdo al párrafo del espíritu de profecía arriba escrito; Juan el Bautista reúne las características de los que fueron resucitados en la resurrección de Cristo, y cabe la gran posibilidad que él está vivo en los cielos.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La vida de Juan había sido de labor activa, y la lobreguez e inactividad de la cárcel le abrumaban enormemente. Mientras pasaba semana tras semana sin traer cambio alguno, el abatimiento y la duda fueron apoderándose de él. Sus discípulos no le abandonaron. Se les permitía tener acceso a la cárcel, y le traían noticias de las obras de Jesús y de cómo la gente acudía a él. Pero se preguntaban por qué, si ese nuevo maestro era el Mesías, no hacía algo para conseguir la liberación de Juan. ¿Cómo podía permitir que su fiel heraldo perdiese la libertad y tal vez la vida? Estas preguntas no quedaron sin efecto. Sugirieron a Juan dudas que de otra manera nunca se le habrían presentado. Satanás se regocijaba al oír las palabras de esos discípulos, y al ver cómo lastimaban el alma del mensajero del Señor. ¡Oh, con cuánta frecuencia los que se creen amigos de un hombre bueno y desean mostrarle su fidelidad, resultan ser sus más peligrosos enemigos! ¡Con cuánta frecuencia, en vez de fortalecer su fe, sus palabras le deprimen y desalientan! (El Deseado de todas las gentes, pp. 185, 186).

El sistema más completo que los hombres hayan concebido jamás, si está privado del poder y de la sabiduría de Dios, resultará en un fracaso, mientras que tendrán éxito los métodos menos promisorios cuando sean divinamente ordenados, y ejecutados con humildad y fe. La confianza en Dios y la obediencia a su voluntad, son tan esenciales para el cristiano en la guerra espiritual como lo fueron para Gedeón y Josué en sus batallas contra los cananeos. Mediante las repetidas manifestaciones de su poder en favor de Israel, Dios quería inducirle a tener fe en él, a buscar con confianza su ayuda en toda emergencia. Está igualmente dispuesto a obrar en cooperación con los esfuerzos de su pueblo hoy y a lograr grandes cosas por medio de instrumentos débiles. Todo el cielo espera que pidamos sabiduría y fortaleza. Dios “es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos” (Efesios 3:20) (Patriarcas y profetas, p. 596).

Muchos se agitan cuando no pueden saber qué resultará en definitiva de los asuntos. No pueden soportar la incertidumbre, y en su impaciencia rehúsan esperar para ver la salvación de Dios. Los males que presienten casi los enloquecen. Ceden a sus sentimientos de rebelión, y corren de aquí para allá en dolor apasionado, procurando entender lo que no se ha revelado. Si tan solo confiaran en Dios y velaran en oración, hallarían consuelo divino. Su espíritu sería calmado por la comunión con Dios. Los cansados y trabajados hallarían descanso para sus almas, con solo ir a Jesús; pero cuando descuidan los medios que Dios dispuso para su consuelo, y recurren a otras fuentes, con la esperanza de averiguar lo que Dios vedó, cometen el error de Saúl, y con ello solo adquieren un conocimiento del mal (Patriarcas y profetas, pp. 742, 743).

37


Lección 5 // Jueves 28 de abril____________________________

CAUSA PERDIDA

En toda la historia, los hombres emprendieron guerras. Algo en la naturaleza humana hace que las personas de un grupo deseen saquear y masacrar a otro grupo. La escritora británica Katherine Tait escribió un libro acerca de su padre, el filósofo Bertrand Russell. En este, habla de la preocupación que sentía Russell a comienzos de la Primera Guerra Mundial, a causa la euforia que se percibía en las calles frente a la perspectiva de una guerra con Alemania. “Él había crecido con una optimista confianza victoriana en el progreso automático; con la seguridad de que el mundo entero, a su propio ritmo, tomaría el sabio camino seguido por los ingleses, y pasaría de la antigua brutalidad a vivir voluntariamente bajo un gobierno civilizado. Entonces, de repente, encontró que sus amados compatriotas bailaban en las calles ante la perspectiva de masacrar gran cantidad de otros seres humanos que, casualmente, hablaban alemán”.−My Father Bertrand Russell, p. 45. Multiplica esta misma idea a lo largo de la historia y entre casi todos los pueblos, y verás la realidad de la naturaleza caída del hombre con sus trágicas y graves consecuencias.

En la mayoría de las guerras humanas, nadie sabe de antemano el resultado. La gente va a la batalla sin saber si estará del lado vencedor o del perdedor.

En la “Cosmovisión bélica” de nuestro cosmos, tenemos una gran ventaja: sabemos qué lado ya ha ganado. Cristo ya obtuvo la victoria decisiva en nuestro favor. Después de la Cruz, no queda ninguna duda acerca de quién es el Vencedor y de quién puede compartir los frutos de esa victoria. En realidad, la de Satanás es una causa perdida.

¿Qué nos dicen los siguientes versículos acerca del resultado del Gran Conflicto? Heb. 2:14; 1 Cor. 15:20-27; Apoc. 12:12; 20:10.

14Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, Hebreos 12

20Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 21Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. 24Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 25Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. 27Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. 1 Cor 15

12Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo. Apocalipsis 12

10Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. Apocalipsis 20

 

Así como Satanás perdió la guerra en el cielo, también perdió la guerra en la Tierra. Pero, con odio y deseo de venganza, todavía procura devorar a cuantos pueda (ver 1 Ped. 5:8). Aunque la victoria de Cristo es completa, la batalla sigue rugiendo y nuestra única protección es ponernos del lado vencedor. Las elecciones que hacemos cada día ¿nos ponen del lado vencedor, donde la victoria está asegurada para nosotros, o del lado perdedor, donde la derrota es certera? Nuestro destino eterno depende de la respuesta que demos a esta pregunta.

 

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Debemos establecer una acérrima enemistad entre nuestra alma y nuestro enemigo; pero debemos abrir nuestro corazón al poder y la influencia del Espíritu Santo. Queremos que la oscuridad de Satanás sea rechazada, y que la luz del cielo fluya. Queremos tomarnos tan sensibles a las santas influencias, que el menor susurro de Jesús mueva nuestras almas… Entonces nos deleitará hacer la voluntad de Dios, y Cristo nos manifestará ante Dios y los santos ángeles como los que estamos en él, y no se avergonzará de llamamos hermanos.

Pero no alardearemos de nuestra santidad. Al comprender mejor la infinita pureza de Cristo, sentiremos como Daniel cuando contempló la gloria del Señor y dijo: “Mi fuerza se cambió en desfallecimiento” (Daniel 10:8). No podemos decir: “Yo no tengo pecado”, hasta que este cuerpo vil sea cambiado y transformado a la semejanza de su cuerpo divino. Pero si procuramos constantemente seguir a Jesús, tenemos la bendita esperanza de estar ante el trono de Dios sin mancha ni arruga, completos en Cristo, ataviados con su justicia y perfección (A fin de conocerle, p. 363).

Toda manifestación del poder de Dios en favor de su pueblo despierta la enemistad de Satanás. Cada vez que Dios obra en su favor, Satanás y sus ángeles obran con renovado vigor para lograr su mina. Tiene celos de todos aquellos que hacen de Cristo su fuerza. Su objeto consiste en instigar al mal, y cuando tiene éxito arroja toda la culpa sobre los tentados. Señala sus ropas contaminadas, sus caracteres deficientes. Presenta su debilidad e insensatez, su pecado e ingratitud, su carácter distinto al de Cristo, que ha deshonrado a su Redentor. Todo esto lo presenta como un argumento que prueba su derecho a destruirlos a voluntad. Se esfuerza por espantar sus almas con el pensamiento de que su caso no tiene esperanza, que la mancha de su contaminación no podrá nunca lavarse. Espera destruir así su fe, a fin de que cedan plenamente a sus tentaciones, y abandonen su fidelidad a Dios.

Los hijos del Señor no pueden contestar las acusaciones de Satanás. Al mirarse a sí mismos, están listos a desesperar, pero apelan al divino Abogado. Presentan los méritos del Redentor. Dios puede ser “justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús”. Con confianza los hijos del Señor le suplican que acalle las acusaciones de Satanás, y anule sus lazos. “Hazme justicia de mi adversario”, ruegan; y con el poderoso argumento de la cruz, Cristo impone silencio al atrevido acusador (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 132, 133).

38


Viernes 29 de abril // Lección 5____________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: ¿Quién de nosotros no sabe que el Gran Conflicto es una realidad? Sabemos de esta guerra porque la sentimos dentro de nosotros cada día. Vivimos en un mundo maldecido con ansiedad y dolor. Un mundo donde una serpiente no se limita a un árbol en medio de un jardín, sino donde el jardín entero ha sido invadido por serpientes, con tentaciones que se presentan de muchas maneras, y que entrampan a quienes no son diligentes en la fe y la oración. No es extraño que Jesús dijera: “Velad y orad” para que no caigamos en las muchas trampas que nos esperan. Y, de todas ellas, la más peligrosa para el cristiano, tal vez, es la que dice: “Cuando sucumbas a la tentación, has ido demasiado lejos. Dios no te dará la bienvenida de regreso a sus brazos”. ¿Quién no ha escuchado, alguna vez, ese susurro en sus oídos? En un sentido, ese sentimiento es correcto: cuando caes en la tentación, aun solo una vez, has ido demasiado lejos para volver por ti mismo. Por esa razón, Jesús vino y obtuvo la victoria por nosotros, donde todos hemos fracasado; y luego nos ofrece su triunfo. De eso se trata el evangelio: Jesús hace por nosotros lo que nunca podríamos hacer nosotros mismos. Y cada día, a cada momento, tenemos que elegir ponernos de su lado; y lo hacemos al obedecer su Palabra y reclamando las promesas de victoria que nos aseguró que pueden ser nuestras, dependiendo todo el tiempo de sus méritos en nuestro favor como la seguridad de nuestra salvación.

 

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Cuáles son las otras realidades físicas que existen a nuestro alrededor y, sin embargo, son completamente inaccesibles para nuestros sentidos? Además, ¿de qué manera debería ayudarnos esta realidad a abrir nuestras mentes a la existencia de otras fuerzas y poderes que no podemos ver? ¿En qué sentido el percibir lo invisible nos ayuda a comprender la realidad del Gran Conflicto?
  2. Muchos cristianos no creen o no tienen ninguna idea de la cosmovisión del Gran Conflicto. ¿Qué razones podrían tener ellos para no verla? ¿Qué argumentos podrían plantearnos contra ella, y cómo los contestaríamos? Si tuvieras que dar a alguien un estudio sobre el Gran Conflicto, ¿qué textos usarías?
  3. ¿De qué forma tratas con la pregunta de por qué todavía estamos aquí, siendo que Jesús ganó la victoria en la Cruz hace tanto tiempo? Después de su muerte, resurrección y ascensión, ¿por qué Jesús no volvió enseguida y destruyó al diablo de una vez por todas?

39


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

4 pensamientos en “LECCIÓN 5 – LA GUERRA VISIBLE E INVISIBLE – PARA EL 30 DE ABRIL DE 2016

  1. querido hermno grasias por manifica leccion es una obra de dios

  2. Agradezco a Dios por este comentario de la lección. Realmente me siento bastante alimentada espiritualmente, gracias por ser los portadores de Dios con el alimento espiritual diario.

  3. Hno. Tony
    Que la sabiduría de Salomón, que es la sabiduría del Sabio, siga extendiéndose a a tu cabeza para que sigas en el camino de la fe y la salvación. Para que sigas produciendo acertados y diversos comentarios de la lección que nos ayudan a comprender explicar y reafirmar nuestra fe.
    Dios te bendiga abundantemente en tu vida espiritual y tu ministerio.
    Saludos
    Alejandro

  4. Saludos y Bendiciones Hno Tony
    Y muchas Gracias por seguir compartiendo tan valioso y bendecido estudio.
    Que Nuestro amante Padre Celestial siga derramando sus ricas bendiciones para Ud y toda su familia.
    Feliz Semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s