Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 8 – JESÚS MOSTRABA SIMPATÍA – PARA EL 20 DE AGOSTO DE 2016

4 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


“El Buen Samaritano” por Jan Wijnants,  Haarlem-Países Bajos , 1670


 Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Nota: Para todos los hermanos que deseen el estudio completo acerca de “La Verdad acerca de los diezmos y las ofrendas”, lo hemos publicado al final de ésta lección, está después del estudio del día viernes.


Lección 8: Para el 20 de agosto de 2016

JESÚS MOSTRABA SIMPATÍA

Sábado 13 de agosto___________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 2 Reyes 13:23; Éxodo 2:23- 25; Lucas 7:11-16; 1 Juan 3:17; Juan 11:35; Romanos 12:15; 2 Corintios 1:3, 4.

PARA MEMORIZAR:
 “Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos” (Mat. 14:14).

UNA SEÑORITA DE 17 AÑOS, que tenía luchas como la mayoría de sus compañeras, excepto muchas más, se quitó la vida. Quién puede imaginar la devastación que sintieron los padres.

Su pastor fue a la casa. Se sentó en la sala junto a ellos, y por mucho tiempo no dijo nada. Se sumergió en el dolor de ellos. Luego, el pastor comenzó a sollozar y siguió hasta que se acabaron sus lágrimas. Finalmente, sin decir una palabra, se levantó y se retiró.

Tiempo más tarde, el padre le dijo al pastor cuánto habían apreciado lo que había hecho. Ellos en ese momento, no necesitaban palabras, ni promesas ni consejos. Todo lo que necesitaban en ese momento era simpatía.

Él le dijo al ministro “¡Cuánto significó su simpatía para nosotros!”

Simpatía significa “con patía”, y el término “patía” está relacionado con lástima, sufrimiento, ternura. Significa estar con alguien de una manera profunda. Mostrar simpatía es “mezclarse” con los dolores de otros en un nivel enteramente nuevo.

Mostrar simpatía fue la manera con que Jesús alcanzaba a la gente.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Nuestro Salvador experimentaba una tierna simpatía por los pobres y dolientes. Y si nosotros somos seguidores de Cristo debemos cultivar también la compasión y la simpatía. El amor por la humanidad doliente debe reemplazar a la indiferencia por la aflicción humana. La viuda, el huérfano, el enfermo y el moribundo, siempre necesitarán que se les ayude. Entre ellos existe una dorada oportunidad para proclamar el evangelio y para poner en alto el nombre de Jesús, la única esperanza y consolación del ser humano. Cuando la persona que sufre obtiene sanidad, y se ha demostrado un interés viviente por el alma afligida, entonces el corazón se abre y se puede derramar el bálsamo celestial sobre él. Si acudimos a Jesús y obtenemos de él conocimiento, fortaleza y gracia, podremos impartir su consuelo a los demás, porque el Consolador está con nosotros.

Habrá que vérselas con una gran cantidad de prejuicios, celo falso y piedad fingida, pero tanto en este país como en el extranjero hay más almas que Dios ha estado preparando para recibir la semilla de la verdad de lo que nos podemos imaginar. Éstas recibirán gozosamente el mensaje que se les presente (Consejos sobre la salud, p. 34).

Desde la ladera de la colina, él miraba a la muchedumbre en movimiento, y su corazón se conmovía de simpatía. Aunque interrumpido y privado de su descanso, no manifestaba impaciencia. Veía que una necesidad mayor requería su atención, mientras contemplaba a la gente que acudía y seguía acudiendo. “Y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor”. Abandonando su retiro, halló un lugar conveniente donde pudiese atender a la gente. Ella no recibía ayuda de los sacerdotes y príncipes; pero las sanadoras aguas de vida fluían de Cristo mientras enseñaba a la multitud el camino de la salvación.

La gente escuchaba las palabras misericordiosas que brotaban tan libremente de los labios del Hijo de Dios. Oían las palabras de gracia, tan sencillas y claras que les parecían bálsamo de Galaad para sus almas. El poder sanador de su mano divina impartía alegría y vida a los moribundos, comodidad y salud a los que sufrían enfermedades. El día les parecía como el cielo en la tierra… (El Deseado de todas las gentes, p. 332).

Jesús, precioso Salvador, nunca parecía cansarse de las impertinencias de las almas enfermas de pecado y de los enfermos de toda suerte de dolencias. “Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos” (S. Marcos 6:34). Esto significa mucho para los dolientes. El identificó sus intereses con los de ellos. Compartió sus cargas. Sintió sus temores. Tenía una anhelante compasión que era dolor para el corazón de Cristo…

Jesús, precioso Salvador, no tenía hogar y con frecuencia padecía hambre, no tenía dónde reclinar la cabeza. Con frecuencia estaba cansado. La humanidad es honrada porque Jesús asumió la humanidad para revelar al mundo lo que puede llegar a ser ella. Puede traer a la luz la vida y la inmortalidad, llenar con luz los propósitos más comunes y humildes de la vida. Jesús se inclina sobre nosotros y escudriña nuestro carácter para ver si su propio carácter se refleja en nosotros (A fin de conocerle, p. 49).

54


Domingo 14 de agosto // Lección 8_________________

ESCUCHAR LOS QUEJIDOS

El universo puede parecer un lugar muy temible: oscuro, frío, y tan grande que nos hace sentir nuestra propia insignificancia y falta de importancia. Este temor ha llegado a ser aún más extendido con el advenimiento de la ciencia moderna, cuyos telescopios gigantescos han revelado un cosmos mucho más grande y vasto de lo que nuestra imaginación puede captar fácilmente. Añadamos a esto las pretensiones extravagantes del darwinismo, que en sus versiones más populares elimina la idea de un Creador, y la gente puede, con toda razón, llenarse con un sentido de desesperanza en medio de una creación vasta que parece no tener ningún interés en nosotros.

Por supuesto, la Biblia nos da una visión diferente de nuestro lugar en la creación.

¿Qué nos enseñan los siguientes textos acerca de la compasión de Dios hacia su creación caída y quebrantada aquí sobre la Tierra?

Jueces 2:16-18

16 Y Jehová levantó jueces que los librasen de mano de los que les despojaban; 17 pero tampoco oyeron a sus jueces, sino que fueron tras dioses ajenos, a los cuales adoraron; se apartaron pronto del camino en que anduvieron sus padres obedeciendo a los mandamientos de Jehová; ellos no hicieron así. 18 Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían.

2 Reyes 13:23

23 Mas Jehová tuvo misericordia de ellos, y se compadeció de ellos y los miró, a causa de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob; y no quiso destruirlos ni echarlos de delante de su presencia hasta hoy.

Isaias 54:7, 8, 10

Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias.

Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tu Redentor.

10 Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti.

Contrariamente a la idea popular de un Dios del Antiguo Testamento severo, no perdonador, no compasivo, y muy diferente de Jesús y el modo en que representó a Dios en el Nuevo Testamento, estos textos son solo unos pocos de muchos del Antiguo Testamento que revelan la compasión de Dios por la humanidad.

¿Qué nos enseña Éxodo 2:23 al 25 acerca de la manera en que trata Dios con el sufrimiento?

23 Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. 24 Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. 25 Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios.

Dios se interesa profundamente en su pueblo (ver Sant. 5:11). Este es un tema que se ve a través de toda la Biblia.

“Su amoroso corazón se conmueve por nuestras tristezas y aun por nuestra presentación de ellas. […] Ninguna cosa que de alguna manera afecte nuestra paz es tan pequeña que él no la note […]. Ninguna calamidad puede acaecer al más pequeño de sus hijos […] sin que el Padre celestial esté al tanto de ello, sin que tome en ello un interés inmediato” (CC 100).

¿Qué clase de quejidos colectivos suben al cielo en tu comunidad, y cómo puede Dios usarte para simpatizar con los sufrientes y ayudarlos?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Entre los textos bíblicos y los comentarios del espíritu de profecía presentados en el estudio de éste día, llegamos a entender muy claramente que Dios, El Padre, es un Dios de compasión, y no un Dios agresivo, airado y castigador, como se ha presentado por miles de años.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los hijos de Dios no han de estar sujetos a sus sentimientos y emociones. Cuando fluctúan entre la esperanza y el temor, el corazón de Cristo es herido; porque él les ha dado evidencias inconfundibles de su amor. Desea que sean establecidos, fortalecidos y cimentados en la santísima fe. Quiere que hagan la obra que les ha confiado; entonces sus corazones serán en las manos divinas como arpas sagradas, cada una de cuyas cuerdas exhalará alabanza y acción de gracias a Aquel que Dios ha enviado para quitar el pecado del mundo.

El amor de Cristo por sus hijos es tan tierno como su fortaleza. Y es más fuerte que la muerte; porque él murió para comprar nuestra salvación, y para hacemos uno con él, mística y eternamente uno. Tan fuerte es su amor que controla todos sus poderes, y emplea los vastos recursos del cielo para servir a su pueblo. Es inalterable, sin sombra de variación: el mismo ayer, y hoy y por los siglos. Aun cuando el pecado haya existido durante siglos, tratando de contraponerse a este amor y de obstruir su fluencia hacia la tierra, todavía sigue fluyendo en ricas corrientes hacia aquellos por los cuales Cristo murió.

Dios ama a los ángeles que no pecaron, que realizan su servicio y son obedientes a sus mandatos; pero él no les da gracia: nunca la han necesitado; porque nunca han pecado. La gracia es un atributo manifestado a los seres humanos inmerecedores. Nosotros no la buscamos; se la envió para que nos buscara. Dios se regocija en otorgar su gracia a todos los que tienen hambre y sed de él, no porque seamos merecedores, sino porque carecemos de méritos. Nuestra necesidad es la calificación que nos da la certidumbre de que recibiremos el don (Testimonios para los ministros, p. 528).

Cualesquiera que sean tus angustias y pruebas, exponías al Señor. Tu espíritu encontrará sostén para sufrirlo todo. Se te despejará el camino para que puedas librarte de todo enredo y aprieto. Cuanto más débil y desamparado te sientas, más fuerte serás con su ayuda. Cuanto más pesadas sean tus cargas, más dulce y benéfico será tu descanso al echarlas sobre Aquel que se ofrece a llevarlas por ti.

Las circunstancias pueden separar a los amigos; las aguas intranquilas del dilatado mar pueden agitarse entre nosotros y ellos. Pero ninguna circunstancia ni distancia alguna puede separamos del Salvador. Doquiera estemos, él está siempre a nuestra diestra, para sostenemos y alentamos. Más grande que el amor de una madre por su hijo es el amor de Cristo por sus rescatados. Es nuestro privilegio descansar en su amor y decir: “En él confiaré; pues dio su vida por mí”.

El amor humano puede cambiar; el de Cristo no conoce mudanza. Cuando clamamos a él por ayuda su mano se extiende para salvamos (El ministerio de curación, p. 48).

55


Lección 8 // Lunes 15 de agosto___________________

NUESTRO SALVADOR COMPASIVO

Al mezclarse Jesús con el pueblo durante su ministerio terrenal, mostró su simpatía y compasión. “Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos” (Mat. 14:14).

Lee Mateo 9:35 y 36; y Lucas 7:11 al 16. ¿De qué modo se manifiestan la simpatía y la compasión verdaderas?

Mateo 9:35-36

35 Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

Lucas 7:11-16

11 Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. 12 Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad. 13 Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. 14 Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. 15 Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre. 16 Y todos tuvieron miedo, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta se ha levantado entre nosotros; y: Dios ha visitado a su pueblo.

La palabra simpatía también se relaciona con otras, tales como empatía y lástima. De acuerdo con los diccionarios, compasión es “lástima, simpatía, empatía”; lástima es “tristeza con simpatía por el sufrimiento de una persona”; y empatía es “comprender o compartir los sentimientos de otros”.

Compasión y simpatía muestran que comprendemos lo que otros sufren, pero que queremos aliviar y remediar el sufrimiento.

Cuando oyes que ocurrieron cosas tristes a personas de tu comunidad, como un robo en su casa o una muerte en la familia, ¿cuál es tu reacción? ¿Murmuras sencillamente: “Es muy triste”, y sigues con tu vida? O ¿te llenas de simpatía por ellos? La verdadera compasión te guiará a consolar y ayudar de maneras prácticas, a amigos y a extraños por igual; por ejemplo, enviar una tarjeta de condolencias, realizar una visita, ayudar con las necesidades inmediatas son acciones amantes, resultado de la simpatía verdadera.

Es bueno que las personas y las organizaciones de asistencia respondan compasivamente en los grandes desastres. Sin embargo, a veces, no prestamos mucha atención a los infortunios y desastres “menores” que afectan profundamente a alguien.

Jesús no solo mostró simpatía, sino también la llevó al nivel siguiente: acción compasiva. Se nos pide que hagamos lo mismo. Cualquiera puede sentir tristeza o simpatía por la desgracia de alguien. La pregunta es: ¿Qué acción te conducirá a transformar esa simpatía en acciones?

Mientras desayunaba, un hombre escuchaba que su esposa leía las noticias acerca de una tragedia en otro país, con miles de muertos. Después de hablar unos momentos acerca de cuán terrible era eso, él preguntó si el equipo local de fútbol había ganado el partido la noche anterior. ¿De qué modo todos somos algo culpables de lo mismo, y qué podemos hacer respecto de ello?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

El nombre de la ciudad era Naín, una ciudad de la región de Galilea, perteneciente a la tribu de Isacar. En la actualidad es una pequeña villa, habitada por judíos, musulmanes y cristianos. El nombre de la ciudad de Naín ha sobrevivido con poca alteración, y es conocida en la actualidad como la villa de Neín.

Naín estaba localizada al noroeste del monte Hermón, para entrar en la ciudad había que subir una calle muy empinada; a un lado se encontraba las honduras del valle Esdraelón y al otro lado de la calles estaba la “roca”, una inmensa formación rocosa, llena de muchas cuevas-sepulcros. Fue en camino a éste cementerio donde Jesús se encontró con la procesión fúnebre.

La procesión fúnebre era solemne, era un muchacho joven el que había muerto. La Biblia no da ninguna información acerca de la muerte del muchacho, no dice si murió de una enfermedad ó de un accidente, si murió lentamente ó su muerte fue súbita, pero si sabemos que había muerto en la flor de la juventud.

Era hijo único; hay siempre un océano de amor de parte de los padres para los hijos, pero en el caso de éste muchacho muerto, lo que golpeaba más la puerta del dolor, es que su madre era ya una viuda. Las viudas en el tiempo antiguo, casi siempre eran persona sufridas y eran mucho mas afectadas de lo que las viudas son en nuestros tiempos modernos. En el tiempo antiguo las viudas eran vulnerables a la injusticia, la opresión y el irrespeto de las demás personas, de esas personas que siempre suelen tomar ventajas de los débiles y angustiados. Esta viuda de Naín, ahora con la muerte de su único hijo, había sido privada de la única compañía que tenía para terminar su vida en ésta tierra, y estaba forzada a viajar sola, por el duro camino de la vejez.

Para allí se encaminaba Jesús, para encontrarse en el momento preciso y en el lugar preciso. COINCIDENCIA le llaman los no creyentes, PROVIDENCIA le llamamos los que somos creyentes.

Jesús se encontró con el muerto antes de llegar al sepulcro, unos minutos mas tarde y hubiera sido sepultado, unos minutos más temprano y el muerto hubiera estado todavía en la casa de su madre, nadie le llamó a Jesús para ésta ocasión, El Señor conoce como arreglar las cosas, sus planes trabajan perfectamente en el tiempo y el espacio de nuestras vidas.

Del Divino Maestro aprendemos lo siguiente:

Primero, el sabía con detalle todo lo de éste acontecimiento. Los que acompañaban a Jesús, sólo podían ver la marcha fúnebre, pero Jesús sabía y conocía al difunto, sabía que era un muchacho joven, sabía que era hijo único, y sabía que su madre era viuda.

Segundo; Jesús no esperó a que le pidieran, muchas veces antes que nuestros pedidos abandonen nuestras bocas, Jesús se hace presente para contestarlos.

Tercero: cuando Jesús vio a la viuda, “tuvo compasión de ella” No hubo otra característica que distinguiera más a Jesús en ésta tierra, que su amor, piedad y bondad.

Cuarto: cuando Jesús se dirigió a la viuda “…le dijo: No llores” Que frase más inútil y desconsiderada hubiera sido ésta frase en labio de otro que no hubiera sido Jesús.

Quinto: “Y acercándose, tocó el féretro” las leyes judías declaraban inmundo a todo aquel que tocara un féretro, Jesús hace caso omiso de éste reglamento y usó de ese toque divino que siempre ha traído mucho bienestar al ser humano, los reglamentos son importantes, pero los reglamentos no son más importantes que las personas.

Sexto; el milagro; Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. 15 Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre.

El milagro de Cristo sobre el hijo de la viuda de Naín, produjo cuatro resultados sobresalientes

1-Al muchacho se le devolvió la vida

2-La viuda de Naín, también inicio una nueva vida al lado de su hijo resucitado, que milagro más grande fue para ella la resurrección de su hijo

3-Los vecinos temieron y glorificaron a Dios. Estos tipos de milagros divinos hacen un gran impacto en la mente humana, las conversiones son tan prácticas, tan reales, tan divinas, que aquellos que tienden siempre a dudar, no les queda más espacio en sus mentes para la duda, logran ver el poder y la mano de Dios en ellos.

4-Con los vecinos impresionados, los rumores cundieron por todos lados. Las conversiones profundas hacen sentir sus resultados por miles de años y logran llegar hasta los linderos de la eternidad.

Muchas veces asistimos a un funeral por razones equivocadas, éstas son las razones correctas por las cuales debemos de asistir a un funeral.

a- La caridad ó amor, tiene que ser la razón principal, nunca se atiende un funeral por obligación ó por cortesía

b- Atender a un funeral va en armonía con la naturaleza humana

c- Es de mucho beneficio para nosotros, nos hace recordar que todos somos hermanos y también hijos de un mismo Padre, también nos hace recordar la fragilidad de la vida y nuestro destino en éste mundo.

d- Para consolar la familia del difunto

e- Para “llorar con los que lloran”, la compasión es el mejor bálsamo, para el sufrimiento humano

f- Para dar y darnos esperanza, a través de la promesa divina de la resurrección

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Quien se compadeció de las multitudes porque “estaban desamparadas y dispersas”, sigue teniendo compasión de los pobres que sufren. Les extiende la mano para bendecirlos, y en la misma plegaria que dio a sus discípulos nos enseña a acordamos de los pobres.

Al orar: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”, pedimos para los demás tanto como para nosotros mismos. Reconocemos que lo que Dios nos da no es para nosotros solos. Dios nos lo confía para que alimentemos a los hambrientos. De su bondad ha hecho provisión para el pobre. Dice: “Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos… Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos”. “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra”. “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará” (El discurso maestro de Jesucristo, pp. 95, 96).

Vuestro compasivo Redentor os observa con amor y simpatía, listo para oír vuestras oraciones y prestaros la ayuda que necesitáis. Conoce las cargas que pesan sobre el corazón de cada madre y es su mejor amigo en toda emergencia. Sus brazos eternos sostienen a la madre fiel y temerosa de Dios. Cuando estuvo en la tierra tuvo una madre que luchó con la pobreza y sufrió muchas ansiedades y perplejidades, así que él simpatiza con toda madre cristiana en sus congojas y ansiedades. Aquel Salvador que emprendió un largo viaje con el propósito de aliviar el corazón ansioso de una mujer cuya hija era poseída de un mal espíritu, oirá las oraciones de la madre y bendecirá a sus hijos.

El que devolvió a la viuda su único hijo cuando era llevado a la sepultura se conmueve hoy ante la desgracia de la madre enlutada. El que derramó lágrimas de simpatía ante la tumba de Lázaro y devolvió a Marta y María su hermano sepultado; el que perdonó a María Magdalena; el que recordó a su madre mientras pendía de la cruz en su agonía; el que se apareció a las mujeres que lloraban y las hizo mensajeras suyas para difundir las primeras y gratas noticias de un Salvador resucitado, es hoy el mejor Amigo de la mujer y está dispuesto a ayudarle en todas las relaciones de la vida (El hogar cristiano, p. 183).

56


Martes 16 de agosto // Lección 8__________________

CAMINAR EN SUS ZAPATOS

Lee Colosenses 3:12; 1 Pedro 3:8; y 1 Juan 3:17. ¿De qué forma podemos revelar esta compasión en nuestras vidas?

Colosenses 3:12

12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

1 Pedro 3:8

Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables;

1 Juan 3:17

17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?

“Compasión” viene de la palabra latina compassio, que significa “sufrir con”. Al haber sufrido, podemos entender los sufrimientos de otros; y así como anhelamos compasión y simpatía en nuestro sufrimiento, debemos estar dispuestos a hacer lo mismo por otros en sus necesidades.

En la historia del buen samaritano, vimos que Jesús subrayó el ejemplo del samaritano y dijo: “Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia” (Luc. 10:33). Esta compasión impulsó al samaritano a actuar en favor de la víctima. El sacerdote y el levita se preguntaron: “Si ayudo a este hombre, ¿qué me sucederá?”; pero el samaritano, generosamente, tomó la perspectiva de la víctima, y actuó. Arriesgó su seguridad y su riqueza por un extraño. A veces, ser cristiano involucra riesgos, que hasta pueden ser muy costosos.

Considera la historia del hijo pródigo desde esta perspectiva (Luc. 15:20- 32). ¿Qué hizo el padre del pródigo, que lo convirtió en vulnerable a la crítica y a una contienda familiar? El abrazo compasivo, el manto de pertenencia, el anillo de la confianza, las sandalias de la libertad y el llamado a una celebración reflejan el gozo de un padre que sacrifica todo por la restauración de su hijo pródigo. Pródigo significa “derrochador, extravagante y sin controles”. Esta clase de conducta describe bien al hijo. Pero, detente y considera: en respuesta al regreso del pródigo, uno nota en esta historia que el padre pone a un lado su dignidad y le otorga todo lo que tiene a este hijo desgreñado. A los ojos del hermano mayor, el padre es derrochador, extravagante y sin control. El padre llega a ser el pródigo a los ojos de su hijo arrepentido, y su corazón compasivo usa todos los recursos necesarios para restaurarlo.

Este nivel de simpatía y compasión involucra poner el yo a un lado, puede hacernos vulnerables y sufrir con alguien mientras procuramos conseguir su restauración. Es decir, la verdadera compasión y simpatía puede tener un costo.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

El Buen Samaritano

Aquí encontramos una relación entre el amor y la ley de Dios. Los dos grandes mandamiento de la Biblia, requieren amor, amor para Dios y amor para el hombre; y la manera en que podemos poner en práctica el amor es obedeciendo los mandamientos de Dios; el premio que Dios ofrece en éste pedido, es la vida eterna

Todos los hombres en todas sus variedades y estados, tienen que ser reconocidos como nuestros “prójimos” y “hermanos”. Los prejuicios de nacionalidad, color, lengua, religión, tienen que ser hechos a un lado para dar cabida a la caridad.

Así como es nuestra relación con Dios, así será nuestra relación con nuestro prójimo; ese es un termómetro que no se equivoca.

En la parábola del buen samaritano; Dios nos recuerda que vivimos en un mundo lleno de aflicciones y desgracias, encontramos pobrezas, dolor y aflicciones y muchas veces el que los padece no es responsable directamente por su situación, hay muchas aflicciones causadas por la pecaminosidad de otros.

Otra de las cosas que tenemos que recordar es que hay muchas personas que por diversas circunstancias, sus vidas están expuestas al sufrimiento y a la muerte más que otros. Las personas que trabajan en el mar o en las minas por ejemplo, están más expuestas a los sufrimiento y a la muerte.

Si pensamos como humanos, llegamos a la conclusión que no es conveniente ser buenos. Una manera libre y fácil de vivir es evitando las buenas obras. Cada vez que somos buenos, va en contra de nuestra propia conveniencia y cada vez que nos toca hacer el bien, siempre somos llevado al auto sacrificio. Las manos de aquel que cuida un rosal, son constantemente laceradas y heridas por las espinas de la planta. En la vida espiritual, todos somos llamados al servicio de nuestro prójimo, aunque éste trabajo no sea de nuestra predilección. El verdadero amor, no pregunta, no duda, no tiene miedo, no se tarda y siempre está dispuesto al sacrificio.

Otra cosa importante para hacer notar en ésta parábola es la diferencia entre el doctor de la ley y el buen samaritano. El doctor de la ley era un Israelita ortodoxo, conocía y aplicaba la ley con mucha precisión y certeza, pero le faltaba la práctica. Hay muchos de nosotros que aprobamos la ley, conocemos la ley y la enseñamos muy bien, pero no la guardamos. En pocas palabras tenemos la verdad, pero no vivimos la verdad que profesamos.

El doctor de la ley necesitaba el amor que caracterizaba al buen samaritano, para ser completo en la piedad y la bondad. La verdad sin amor, no sirve para nada, la verdad revestida de amor llena los requerimientos de la ley, y se convierte en una vida cristiana práctica.

El levita y el sacerdote pudieron encontrar buenas escusas para no ayudar al herido; el sol se ocultaría pronto; el camino era solitario y peligroso aún de día; no estudiaron medicina para curar las heridas de una persona; el hombre estaba medio muerto; si el herido moría en sus manos pudieran ser culpados de asesinato; los ladrones pudieran regresar a cualquier momento; todas éstas son buenas escusas, y mientras encontramos buenas escusas el mundo que sufre no es socorrido, los errores del mundo no son corregidos y el pecador que perece no es rescatado.

Por el otro lado encontramos a un samaritano, que no tiene nada que ver con la religión judía, es posiblemente una persona ignorante de las normas y conducta de la vida cristiana; es una persona que no tiene la verdad en su esencia, pero tiene una vida llena de rectitud y amor.

El buen samaritano es un modelo para aquellos que ayudan a su prójimo: El ayudó sin esperar recibir una recompensa ó ser repagado por lo que gastó; ayudó a un verdadero extraño, ayudó a un enemigo y ayudó a uno que no era de su religión.

También el día de hoy habla de la parábola de hijo pródigo

En la parábola del hijo pródigo se ve el esfuerzo ó las decisiones que el humano tiene que tomar para estar bien con Dios. El hijo pródigo representa al grupo de personas que están en la iglesia, y por cualquier razón se alejan de ella. Son personas que creen que en la iglesia no hay libertad, y miran las cosas del mundo con curiosidad y envidia. A veces se agarran del mas mínimo problema, como una razón para alejarse de la iglesia. La mayoría de estos casos pasan con las personas que han nacido en el evangelio, quienes quieren probar el mundo y por se razón se marchan de la iglesia. Estas personas regresan cuando “vuelven en si”

La mayoría de veces tiene que pasar algún suceso fuerte en sus vidas; algo grande que los estremezcan para que se den cuenta de su situación. Son raras veces que estas personas vuelven a la iglesia por la visita ó amonestación de algún hermano ó pastor de la iglesia.

Ellos ya conocen la casa del padre, y han disfrutado de las abundancias, de las riquezas, de la seguridad y prosperidad de la casa del Padre; conocen el camino, saben como volver, sólo necesitan tener el valor y la decisión de regresar.

Vale mucho la pena recalcar que cuando el hijo pide la primogenitura al padre, el padre no hace ni el más mínimo esfuerzo para interferir con su hijo, la Biblia no registra ni una palabra de desacuerdo, ruego ó súplica de parte del padre hacia su hijo. Esto nos enseña que cuando nosotros decidimos romper esa relación con Dios, estamos completamente libres de hacerlo sin ninguna interferencia de su parte, Dios nunca usará su poder divino para detener nuestros intentos de independencia y libertad.

Seis escenas impresionantes en el relato del hijo pródigo:

1- Una vida llena de pecado

Un joven tratando de escapar de las restricciones del hogar por tres razones equivocadas:

  • Un falso concepto de la verdadera libertad
  • Un falso concepto de la verdadera felicidad
  • Un falso concepto de auto-control

2- Un joven demandando la porción de su herencia, por dos razones equivocadas

  • Por el deseo de ser independiente
  • Por el deseo de vivir una vida de acuerdo a sus propios planes

3- Un Joven recibiendo su herencia con anticipación

  • Un padre reconociendo el libre albedrío de un hijo
  • Un padre reconociendo el corazón de un hijo ya separado de él
  • Un padre experimentando la amarga experiencia del abandono de un hijo

4- Un hijo abandonando su hogar paternal

  • El viaje fue inmediatamente ejecutado
  • El joven pudo tomar todo lo que pudo conseguir

5- Un hijo derrochando su vida lejos del hogar

  • Una vida desenfrenada
  • Una riqueza gastada

6- Las consecuencias de las malas elecciones

  • Falta de alimentos
  • Necesidad
  • Trabajo degradante
  • Hambre

El hijo prodigo estaba trazando los planes de su vida, el deseaba los bienes de su padre pero no deseaba su presencia, ésta forma de pensar es precisamente el germen que hace nacer el pecado: un espíritu independiente, orgulloso y sin amor hacia Dios.

Su primer paso era escaparse de los lazos de su padre.

La libertad conduce al libertinaje

El libertinaje conduce al desenfreno

El desenfreno conduce a la reflexión

La reflexión conduce al arrepentimiento

El arrepentimiento conduce a la reforma

La reforma conduce a la restauración

La restauración conduce al gozo

Hay una historia muy interesante de una buena mujer que tenía a su hijo en el ejército de los Estados Unidos, un día decidió hacer una colcha y mandarla a uno de los hospitales del ejercito. Esta colcha no era una colcha cualquiera, era un colcha muy especial, ya que la iba a hacer de diferentes pedazos de telas, telas de múltiples colores y diseños, cortados en cuadros y puestos juntos hasta formar la colcha, esto en ingles se le llama “quilt”. La parte mas interesante es que en medio de cada cuadro de color, llevaría un cuadro de tela blanca y en cada cuadro de tela blanca bordaría un texto de la biblia. La historia dice que mientras bordaba cada texto de la Biblia, oraba por cada uno de los textos, para que el mensaje pudiera llegar a la persona que necesitara ayuda divina.

Muchos oficiales del ejercito heridos, pasaron por ese hospital y usaron la hermosa e interesante colcha ó sábana. Un día arribó un joven soldado que estaba herido. A los día se le vio que estudiaba incesantemente cada cuadro blanco que tenía la colcha. Más tarde se le vio llorar y besar incesantemente uno de los cuadros de la colcha, todos creían que había encontrado algún texto de la Biblia que había tocado su alma ó su corazón, pero no era así; había encontrado un cuadro de tela oscura que tenía al centro una hermosa hoja de color rojo. El muchacho preguntó: ¿Ustedes saben de donde viene ésta sábana? Le contestaron al muchacho que esa sábana la había mandado una mujer, y que con la sábana también había mandado una nota. El pidió ver la nota y cuando vio la nota, sus manos comenzaron a temblar y su rostro palideció, -es mi madre- dijo; y ese cuadro de tela oscura con la hoja roja al centro, es de uno de sus vestidos. El cuadro blanco que estaba a la par decía: “he pecado contra el cielo y contra ti…” La historia dice que ésta experiencia hizo un profundo impacto en la vida de éste muchacho; y también dice la historia que cuando salió del hospital fue en busca de su madre y también fue en busca de Dios.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Ustedes pueden creer toda la verdad, pero si no aplican sus principios a sus vidas, su profesión de fe no los va a salvar. Satanás cree y tiembla. Él obra. Sabe que su tiempo es corto y ha descendido con gran poder para hacer sus malas obras de acuerdo con su fe. En cambio, los profesos hijos de Dios no apoyan su fe con sus obras. Creen que el tiempo es corto, pero se aferran con tanto entusiasmo a los bienes de este mundo como si fuera a durar mil años más así como está.

El egoísmo caracteriza la conducta de muchos. “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él; pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquier cosa que pidiéramos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él” (1 Juan 3:17-22).

Despójense del egoísmo, y hagan una obra cabal para la eternidad. Rediman el pasado y no representen la santa verdad que profesan donde viven ahora, como lo hicieron cuando vivían en aquel otro lugar. Así alumbre la luz de ustedes delante de los demás, de manera que al ver las buenas obras que hacen éstos se sientan inducidos a glorificar a nuestro Padre que está en los cielos. Permanezcan sobre la elevada plataforma de la verdad eterna. Realicen todas sus transacciones comerciales en esta vida en estricta armonía con la Palabra de Dios (Testimonios para la iglesia, tomo 2, p. 246).

Cristo ha enseñado claramente que aquellos que persisten en pecados manifiestos deben ser separados de la iglesia; pero no nos ha encomendado la tarea de juzgar el carácter y los motivos. Él conoce demasiado bien nuestra naturaleza para confiamos esta obra a nosotros. Si tratásemos de extirpar de la iglesia a aquellos que suponemos cristianos falsos, cometeríamos seguramente errores. A menudo consideramos sin esperanza a los mismos a quienes Cristo está atrayendo hacia sí. Si tuviéramos nosotros que tratar con estas almas de acuerdo con nuestro juicio imperfecto tal vez ello extinguiría su última esperanza. Muchos que se creen cristianos serán hallados faltos al fin. En el cielo habrá muchos de quienes sus prójimos suponían que nunca entrarían allí. El hombre juzga por la apariencia, pero Dios juzga el corazón. La cizaña y el trigo han de crecer juntamente hasta la cosecha; y la cosecha es el fin del tiempo de gracia.

Existe otra lección en las palabras del Salvador, una lección de maravillosa clemencia y tierno amor. Así como la cizaña tiene sus raíces estrechamente entrelazadas con las del buen grano, los falsos cristianos en la iglesia pueden estar estrechamente unidos con los verdaderos discípulos. El verdadero carácter de estos fingidos creyentes no es plenamente manifiesto. Si se los separase de la iglesia, se haría tropezar a otros que, de no mediar esto, habrían permanecido firmes (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 50, 51).

57


Lección 8 // Miércoles 17 de agosto_________________

JESÚS LLORÓ

“Jesús lloró” (Juan 11:35). ¿Qué nos dice esta frase, no solo sobre la humanidad de Jesús, sino también sobre el modo en que se identificó con el sufrimiento de otros? Ver también Rom. 12:15.

Romanos 12:15

15 Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

En Juan 11:35, Jesús mostró simpatía, empatía y compasión desde muy adentro. Aun cuando estaba por resucitar a Lázaro de los muertos, el dolor de una familia muy cercana a él lo afectó física y emocionalmente.

Sin embargo, Jesús lloraba no solo por la muerte de un amigo querido. Miraba un cuadro mucho más grande, el del sufrimiento de toda la humanidad por causa del pecado.

“Descansaba sobre él el peso de la tristeza de los siglos. Vio los terribles efectos de la transgresión de la Ley de Dios. Vio que, en la historia del mundo, empezando con la muerte de Abel, había existido sin cesar el conflicto entre lo bueno y lo malo. Mirando a través de los años venideros, vio los sufrimientos y el pesar, las lágrimas y la muerte que habían de ser la suerte de los hombres. Su corazón fue traspasado por el dolor de la familia humana de todos los siglos y de todos los países. Los ayes de la raza pecaminosa pesaban sobre su alma, y la fuente de sus lágrimas estalló mientras anhelaba aliviar toda su angustia” (DTG 491).

Piensa en esto: Jesús, como ninguno de nosotros puede hacerlo, vio “el dolor de la familia humana de todos los siglos y de todos los países”.

Nosotros apenas podemos soportar el pensamiento del dolor de quienes conocemos o que son cercanos. Añadamos a eso el dolor de otros, sobre el que aprendemos en las noticias. No obstante, aquí tenemos al Señor, que conoce todas las cosas, llorando por el dolor de la humanidad. Solo Dios conoce la extensión de la tristeza y el dolor humanos. Cuán agradecidos debemos estar por tener apenas vislumbres de ese dolor, y aun eso nos parece demasiado. Imagina lo que habrá sentido el corazón de Jesús en ese momento.

El general William Booth, fundador del Ejército de Salvación, dijo: “Si no puedes llorar sobre una ciudad, no te podemos usar”.−Roger S. Greenway y Timothy M. Monsma, Cities: Missions’ New Frontier, p. 246. ¿Qué nos deben decir estas palabras?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Somos tocados cuando vemos llorar a un niño, el llanto de un niño es la señal del sufrimiento mostrado de una manera simple y sincera. Pero somos más afectados cuando vemos llorar a un hombre fuerte y poderoso. Cuando un hombre de pensamiento poderoso, acostumbrado a comandarse el solo y comandar a otros, cede a las lágrimas, entonces estamos contemplando un estado profundo de tristeza y sufrimiento. Así fueron las lágrimas de Cristo, derramadas por la angustia de saber la suerte de una ciudad impenitente.

Las lágrimas tienen una elocuencia que es irresistible; hay varios pensamientos de los poetas en cuanto a las lágrimas y entre ellos están los siguientes: “las lágrimas es la sangre de una alma herida;” “las lágrimas es la savia de una planta llamada sufrimiento;” “las lágrimas es la lluvia de una vida que está en invierno;” “las lágrimas son las válvulas de seguridad de un corazón que está triste”

Hay hombres cabezas dura, con corazones fríos, con excelente digestión, con billeteras repletas, que no conocen nada acerca de las lágrimas, carecen de valores humanos y no tienen riquezas espirituales, ese tipo de hombre nunca debiéramos de envidiar. “Bienaventurados los que lloran por que ellos recibirán consolación”

1-Jesús lloró como un hombre; movido por la tristeza que experimenta un humano, Jesús lloró de pesar por Jerusalén

2-Jesús lloró como judío; toda la tierra, todas las naciones y todos los habitantes de éste mundo han sido y son especiales para Jesús, pero Jesús tenía una conexión especial con Palestina y la santa ciudad.

3-Jesús lloró como un maestro; la Luz vino al mundo, pero el hombre debido a sus malas obras, siempre ha amado más la oscuridad que la luz. Jerusalén rechazó las enseñanzas de Cristo, y Cristo pudo contemplar el triste fin de Jerusalén.

4-Jesús lloró como un profeta; en él brillaba la gloria del Padre y él declaraba al hombre el carácter y la voluntad de Dios

5-Jesús lloró como el Mesías; El era la simiente de la mujer prometida al hombre cuando fue expulsado del Edén; Jesús era el profeta que fue revelado a Moisés, Jesús era el Príncipe de Paz de quién habló Isaías. Su vida, su carácter y sus obras cumplieron las profecías escritas por los hombres inspirados, Jesús era el incomparable regalo del Padre para el mundo.

Jesús reclamó su posición de Mesías y mostró claramente su trabajo en éste mundo. A pesar de todo, fue rechazado por el hombre, causando dolor tanto al Padre, como al Hijo y al Espíritu Santo.

5-Jesús lloró como Salvador: Pudo contemplar todos aquellos que no serían salvos. Contemplar el mal y no poderlo remediar es angustiante, contemplar el mal y poderlo remediar da alegría y mucha esperanza. Contemplar a las personas que están en el mal y que rechazan ser ayudadas, eso traspasa los límites de las angustias; por eso Jesús lloró por Jerusalén, una ciudad que decidió no ser salvada por Cristo.

6-Jesús lloró como Dios encarnado: El Padre sintió dolor y Jesús lloró.

La Divinidad sufre y las lágrimas de Jesús han sido la muestra. Toda la naturaleza de Cristo estaba triste; las lagrimas de Cristo fueron lágrimas de Redentor, de hombre, de patriota, de maestro, de profeta, de Mesías, de Salvador; lágrimas que fueron humanas y divinas, lágrimas de simpatía y tristeza, lágrimas de un espíritu herido y de un alma llena de amor. Extrañas e incomprensibles eran las lágrimas de Cristo, eran lágrimas reales, solemnemente reales y misteriosas son las lágrimas derramadas por el Dios encarnado.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

“Jesús entonces, como la vio llorando, y a los judíos que habían venido juntamente con ella llorando, se conmovió en espíritu, y turbóse”. Leyó el corazón de todos los presentes. Veía que, en muchos, lo que pasaba como demostración de pesar era tan solo fingimiento. Sabía que algunos de los del grupo, que manifestaban ahora un pesar hipócrita, estarían antes de mucho maquinando la muerte, no solo del poderoso taumaturgo, sino del que iba a ser resucitado de los muertos. Cristo podría haberlos despojado de su falso pesar. Pero dominó su justa indignación. No pronunció las palabras que podría haber pronunciado con toda verdad, porque amaba a la que, arrodillada a sus pies con tristeza, creía verdaderamente en él…

A la vista de esta angustia humana, y por el hecho de que los amigos afligidos pudiesen llorar a sus muertos mientras el Salvador del mundo estaba al lado, “lloró Jesús”. Aunque era Hijo de Dios, había tomado sobre sí la naturaleza humana y le conmovía el pesar humano. Su corazón compasivo y tierno se conmueve siempre de simpatía hacia los dolientes. Llora con los que lloran y se regocija con los que se regocijan.

No era solo por su simpatía humana hacia María y Marta por lo que Jesús lloró. En sus lágrimas había un pesar que superaba tanto al pesar humano como los cielos superan a la tierra. Cristo no lloraba por Lázaro, pues iba a sacarle de la tumba. Lloró porque muchos de los que estaban ahora llorando por Lázaro maquinarían pronto la muerte del que era la resurrección y la vida (El Deseado de todas las gentes, p. 490).

Haced de la obra de Cristo vuestro ejemplo. Constantemente él iba haciendo el bien: alimentando al hambriento y curando al enfermo. Ninguno que se allegó a él en busca de simpatía se sintió chasqueado. El Príncipe de las cortes celestiales, se hizo carne y habitó entre nosotros, y su vida de trabajo es un ejemplo de la obra que nosotros debemos realizar. Su tierno, misericordioso amor censura nuestro egoísmo e indiferencia.

Cristo se colocó a la cabeza de la humanidad con el ropaje de la humanidad. Su actitud era tan llena de simpatía y amor, que hasta el más pobre no temía aproximársele. Era bondadoso para con todos y fácilmente accesible para los más humildes. Iba de casa en casa, sanando a los enfermos, alimentando a los hambrientos, consolando a los dolientes, aliviando a los afligidos, hablando paz a los acongojados. Estaba dispuesto a humillarse a sí mismo, negarse a sí mismo. No procuraba destacar su persona. Era el siervo de todos. Su comida y su bebida eran el ser un alivio y un consuelo para otros, alegrar a los tristes y cargados con quienes diariamente se relacionaba.

Cristo está delante de nosotros como un Hombre modelo, el gran Médico Misionero: un ejemplo para todos los que vendrían después. Su amor, puro y santo, bendecía a todos aquellos que llegaban dentro de la esfera de su influencia. Su carácter fue absolutamente perfecto, libre de la más leve mancha de pecado. Él vino como una expresión del perfecto amor de Dios, no para aplastar, no para juzgar y condenar, sino para sanar todo débil, defectuoso carácter, para salvar hombres y mujeres del poder de Satanás…

Hemos de hacer la misma obra que el gran Médico Misionero emprendió en nuestro beneficio. Hemos de seguir el sendero del sacrificio desinteresado que Cristo transitó (El ministerio de la bondad, pp. 57, 58).

58


Jueves 18 de agosto // Lección 8___________________

OTRA CLASE DE CONSOLADOR

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios” (2 Cor. 1:3, 4). ¿Qué nos dice Pablo aquí acerca de la manera en que nuestro sufrimiento puede ayudarnos a ser más efectivos en mostrar simpatía y consuelo a quienes nos rodean? ¿En qué sentido has experimentado la realidad de estas palabras en tu propia vida?

La palabra “consuelo” viene del latín con (junto, con) y solari (solaz, desahogo). Así como Cristo nos da solaz y desahogo en nuestros sufrimientos, podemos pasarlo a otros. Por haber sufrido nuestras tristezas, podemos ministrar mejor a otros en las de ellos.

Las iglesias generalmente tienen miembros que sufren y miembros que consuelan. Esta combinación puede transformar a tu iglesia en una “ciudad de refugio” (ver Núm. 35), así como en un río de sanidad (ver Eze. 47:1-12) que fluye hacia la comunidad.

Mostrar simpatía y consuelo es un arte. Aquí hay algunas sugerencias.

  • Sé auténtico. Escucha más de lo que hablas. Asegúrate de que tu lenguaje corporal refuerce tu intento de simpatizar y consolar.
  • Muestra simpatía según tu personalidad. Algunas personas dan simpatía llorando quedamente con la persona angustiada. Otras no lloran, pero muestran simpatía al hacer algo que da consuelo a los afligidos.
  • Estar presente es, a menudo, más importante que hablar o hacer.
  • Permite que la gente exprese su dolor a su manera.
  • Conoce las etapas del proceso de duelo por el que mucha gente pasa.
  • Ten cuidado al decir: “Sé lo que sientes”. Es posible que no lo sepas.
  • Hay lugar para buscar consejo profesional.
  • No digas “Oraré por ti” a menos que realmente decidas hacerlo. Cuando 
sea posible, ora con los sufrientes, acompáñalos sin prisa y comparte con 
ellos promesas bíblicas animadoras.
  • Organiza grupos de apoyo (si es posible) en tu iglesia o en tu comunidad.

    COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Muy bien explicado… No tenemos comentario para agregar.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Por medio del sufrimiento, Jesús se preparó para el ministerio de consolación. Fue afligido por toda angustia de la humanidad, y “en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”. Quien haya participado de esta comunión de sus padecimientos tiene el privilegio de participar, también de su ministerio. “Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación”. El Señor tiene gracia especial para los que lloran, y hay en ella poder para enternecer los corazones y ganar a las almas. Su amor se abre paso en el alma herida y afligida, y se convierte en bálsamo curativo para cuantos lloran. El “Padre de misericordias y Dios de toda consolación… nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios”.

A través de las bienaventuranzas se nota el progreso de la experiencia cristiana. Los que sintieron su necesidad de Cristo, los que lloraban por causa del pecado y aprendieron de Cristo en la escuela de la aflicción, adquirirán mansedumbre del Maestro divino (El discurso maestro de Jesucristo, pp. 16, 17).

Hablad palabras de fe y valor que serán como bálsamo sanador para el golpeado y herido. Muchos son los que han desmayado y están desanimados en la gran lucha de la vida, cuando una palabra de bondadoso estímulo los hubiera fortalecido para vencer. Nunca debemos pasar junto a un alma que sufre sin tratar de impartirle el consuelo con el cual somos nosotros consolados por Dios.

Todo esto no es sino el cumplimiento del principio de la ley —el principio ilustrado en la historia del buen samaritano y manifestado en la vida de Jesús. Su carácter revela el verdadero significado de la ley, y muestra qué es amar al prójimo como a nosotros mismos. Y cuando los hijos de Dios manifiestan misericordia, bondad y amor hacia todos los hombres, también atestiguan el carácter de los estatutos del cielo. Dan testimonio de que “la ley de Jehová es perfecta, que vuelve el alma”. Y cualquiera que deja de manifestar este amor viola la ley que profesa reverenciar. Por el sentimiento que manifestamos hacia nuestros hermanos, declaramos cuál es nuestro sentimiento hacia Dios. El amor de Dios en el corazón es la única fuente de amor al prójimo. “Si alguno dice, Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano al cual ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” Amados, “si nos amamos unos a otros, Dios está en nosotros, y su amor es perfecto en nosotros” (El Deseado de todas las gentes, p. 466).

59


Lección 8 // Viernes 19 de agosto__________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee Deuteronomio 24:10 al 22; Jonás 3; Malaquías 3:17; Mateo 15:32 al 38; Marcos 6:34 al 44; Gálatas 6:2; y Hebreos 10:32 al 34. Lee también “La adaptación es esencial” y “Sed amigables”, Meditaciones matinales 1953, pp. 195; 199; “¿Podemos comunicarnos con Dios?”, El camino a Cristo, p. 100; y “La verdadera religión” y “La parábola del buen samaritano”, El ministerio de la bondad, caps. 4, 5.

Dos familias se reunieron durante las vacaciones y, con sus niños pequeños, hicieron paquetes de alimentos y objetos de tocador para dar a los “sin casa” en su ciudad. Después de algunas horas, fueron a un barrio pobre de la ciudad y, en poco tiempo, distribuyeron todos los paquetes. Al volver, uno de ellos dijo: “Estoy contento de que hicimos esto. Pero, sé que los que recibieron los paquetes pronto tendrán apetito otra vez”. No hay dudas: hay tantas personas que necesitan consuelo, simpatía y ayuda que podríamos pensar ¿Qué sentido tiene el hacer algo? ¡Es tan poco! Sin embargo, si todos pensaran de ese modo, nadie ayudaría a nadie, y las necesidades serían aún peores. Si todos los que pueden ayudar lo hicieran, las necesidades no serían tan malas. La Biblia no dice que el dolor, el sufrimiento y el mal serán eliminados de este lado del cielo, sino lo opuesto. Jesús mismo, cuando estuvo en la Tierra, no eliminó todo sufrimiento humano. Hizo algo. Nosotros también debemos hacer lo mismo: llevar consuelo, simpatía y ayuda a todos los que podamos.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿De qué manera tu iglesia puede llegar a ser un lugar de curación para los de corazón quebrantado?
  2. Analiza en la clase la siguiente cita: “Muchos se preguntan por qué Dios no actúa. Y Dios se pregunta por qué tantos de sus hijos no se interesan”.−Dwight Nelson, Pursuing the Passion of Jesus. ¿Estás de acuerdo con el planteo? Si es así, ¿qué podemos hacer para cambiar?
  3. Considera la siguiente cita: “Las palabras bondadosas pronunciadas con sencillez, las pequeñas atenciones ofrecidas sinceramente dispersarán las nubes de la tentación y la duda que se acumulan sobre el alma. La expresión sincera de una simpatía como la manifestada por Cristo, ofrecida con sencillez, tiene poder para abrir las puertas de los corazones que necesitan el toque sincero y delicado del espíritu de Cristo” (TI 9:25). ¿Qué nos dice esto acerca del poder para el bien que la bondad y la simpatía pueden tener al alcanzar y ayudar a los dolientes?

60


LA VERDAD ACERCA DE LOS DIEZMOS Y LAS OFRENDAS

El tema del dinero es un tema muy sensitivo, no importando en que esfera se toque el tema. El asunto de los diezmos y las ofrendas, no es la excepción en nuestra iglesia, cada vez que se toca éste tema monetario, crea mucho malestar en cualquier persona de la iglesia, sin importar cual es su posición con respecto a los diezmos y las ofrendas.

Nuestro propósito con éste tema, es darle información a los hermanos acerca de los diezmos y las ofrendas, visto desde el punto de vista bíblico y desde el punto de vista del espíritu de profecía. Además compartiremos las noticias de la iglesia Adventista mundial, para que usted se de cuenta que es lo que se está haciendo con los diezmos y las ofrendas de nuestras iglesias.

La primera vez que los diezmos se mencionan en la Biblia es en Génesis 14 que dice:

18Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; 19y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; 20y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.

Hay mucha confusión cuando se habla de Melquisedec, aunque él no es el tema, Melquisedec es identificado por los eruditos de la Biblia, como Sem, el hijo mayor de Noé, quien fue el último de los patriarcas que logró vivir mucho tiempo y logró conocer hasta Isaac y su hijo Jacob, por lo tanto cabe la posibilidad que en los tiempos antiguos los diezmos se le entregaban a los patriarcas, que al mismo tiempo eran sacerdotes.

La Biblia también registra que Jacob aunque no dice a quien, él tambien pagaba sus diezmos, esto lo encontramos en Génesis 28 que dice:

20E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, 21y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 22Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

En el Monte Sinaí, Dios instituye para su servicio a dos distinguidos cuerpos de servidores religiosos como fueron los sacerdotes y los levitas.

También Dios instituyó los diezmos y las ofrendas, oficialmente y por escrito, a través de Moisés; y esto lo hizo Dios para pagar el salario tanto a los sacerdotes, como a los levitas.

Los sacerdotes, eran los encargados de hacer exclusivamente los trabajos del altar, Dios dejo como pago para ellos la décima parte de los diezmos y los levitas que eran los encargados de todos los trabajos de la iglesia que no fueran del altar, Dios les dejo a ellos el 90% de los diezmos.

Tanto los sacerdotes como los levitas predicaban y enseñaban al pueblo, la diferencia era que los sacerdotes lo hacían desde el altar y los levitas predicaban y enseñaban en cualquier otro lugar, con tal que no fuera el altar; a parte de esto, los levitas eran los encargados de todo el mantenimiento de la iglesia, en todas sus formas. Encima de todo Dios ordenó so pena de muerte, que el levita y el sacerdote mezclaran los trabajos de ellos dos.

26Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os he dado como vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos, como ofrenda mecida a Jehová, el diezmo de los diezmos… 28Así presentaréis también vuestra ofrenda a Jehová de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Israel; se la daréis al sacerdote Aarón como ofrenda reservada a Jehová. Números 18

Dios dejó para a los sacerdotes el 10% de los diezmo, y Dios dejo a los levitas el 90% de los diezmos.

21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión. Números 18

24Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. Números 18

Además del 10% de los diezmos, Dios les dejó a los sacerdotes las ofrendas del pueblo:

3Y este será el derecho de los sacerdotes de parte del pueblo, de los que ofrecieren en sacrificio buey o cordero: darán al sacerdote la espaldilla, las quijadas y el cuajar. 4Las primicias de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas le darás; Deuteronomio 18

8Jehová dijo a Aarón: Yo te he dado también el cuidado de mis ofrendas. Todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te las he dado a ti y a tus hijos en virtud de la unción, por estatuto perpetuo. 9Esto será tuyo de la ofrenda de las cosas santas, reservadas del fuego: todas las ofrendas que me han de presentar, todo presente suyo, toda expiación por su pecado y toda expiación por su culpa, será cosa muy santa para ti y para tus hijos. 10En el santuario la comerás; todo varón comerá de ella. Cosa santa será para ti.

11Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones y todas las ofrendas mecidas de los hijos de Israel; te las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas por estatuto perpetuo. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas. 12De aceite, de mosto y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, para ti las he dado. 13Las primicias de todas las cosas de su tierra, las cuales traerán a Jehová, serán tuyas. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas. 14Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo. Número 18

De aquí precisamente es que la Iglesia Adventista del Séptimo Día, toma como base, la doctrina de los diezmos y las ofrendas de nuestra iglesia.

Hay un documento llamado “Gospel Financing: Pulling Together” (Finanzas Evangelísticas: Puestas Juntas) escrito por el pastor Frank B Holbrook, quien es director asociado del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Conferencia General. Como todos sabemos el Instituto de Investigaciones Bíblicas, es la máxima autoridad teológica de nuestra iglesia, es allí donde nace nueva luz teológica y es allí donde se lleva cualquier pregunta teológica que sea difícil de contestar, allí esta la crema y la nata mundial de la teología no solo de nuestra iglesia, sino del cristianismo en general.

El pastor Holbrook, nos dice en su documento lo siguiente:

Original: “Whereshall I send my tithe? I no longer have confidence in church leadership. May I give it to anyone who claims to preach ‘the straight testimony’ of the Adventist faith? May I assist self-supporting units with it?” In other words, am I free, as a church member, to direct my tithe into any channel I see fit? Can I expect the Lord’s approval of such a course of action?

Traducción: “¿Dónde mandaré mis diezmos? Si yo ya no tengo confianza en el liderazgo de la iglesia. ¿Puedo entregarle ese diezmo a cualquiera que dice predicar el testimonio de la fe Adventista?; ¿Puedo ayudar a esas organizaciones evangelistas que son de sostén propio con mis diezmos? En otras palabras ¿Cómo miembro de iglesia, soy libre de dirigir mis diezmos a cualquier canal que crea conveniente? ¿Puedo esperar la aprobación de Dios si tomo cualquiera de las acciones mencionadas?

Original: “These are practical questions–and sincere. Unfortunately, they reflect an uncertainty among some of our members over the role and function of the organized world church of Seventh-day Adventists. Since we are a Bible-based church, we believe that Israel’s experience with organization and tithing can provide sound insights to assist modern Adventists in resolving such questions.”

Traducción: Estas son preguntas prácticas y sinceras. Desafortunadamente (estas preguntas) reflejan la incertidumbre de ciertos miembros de iglesia sobre el trabajo y las funciones de la iglesia Adventista del Séptimo Día mundial. Debido a que nosotros somos una iglesia basada en la Biblia, nosotros creemos que la experiencia de Israel con la organización y los diezmos, nos pueden proveer un sonido claro asistiendo a los adventistas modernos para contestar estas preguntas”

El pastor Holbrook continua explicando lo que nosotros hemos dicho anteriormente, él dice:

Original: “The Levites (living in the 48 cities allotted to them throughout the tribal territories–Num. 35: 7) periodically gathered the tithes from the people. They in turn tithed what they received and brought this “tithe of the tithe” to the sanctuary storehouse chamber, where it was redistributed to the priests (and in later years to other Levitical personnel) who served in the sanctuary service and worship (see Num. 18:26-28).”

Traducción: Los levitas (que vivían en 48 ciudades asignadas a ellos a través de los territorios de las otras tribus—Números 35: 7) periódicamente recogían los diezmos del pueblo. Ellos diezmaban los diezmos que recibían, y traían el “diezmo de los diezmos” al aposento del granero (alfolí) del santuario, allí era redistribuido a los sacerdotes (y en años mas tarde a otro personal levita) quienes servían en los servicios del santuario y adoración. (ver número 18: 26-28)

Aquí encontramos que el Levita, traía al templo, el diezmo de los diezmos, y todas las ofrendas al templo, para ser distribuida por los sacerdotes, es decir que ellos se cobraban su salario, antes de traer el diezmo de los diezmos al templo.

Aquí comete un error garrafal la organización de nuestra iglesia, ellos dicen que el alfolí es la tesorería de la conferencia. ¡La Biblia no dice eso!

El siguiente párrafo es tomado de las directrices de la iglesia, éste es el punto número 1 en la declaración oficial de nuestra iglesia con respecto a los diezmos:

Original: (1) Only conference organizations are authorized to make allocations from tithe funds. The tithe is the Lord’s and should be returned to the storehouse, the conference treasury, through the member’s home church. “Bring ye all the tithes into the storehouse, that there may be meat in mine house, and prove me herewith, saith the Lord of hosts, if I will not open you the windows of heaven, and pour you out a blessing, that there shall not be room enough to receive it.”-Mal. 3:10.

Traducción: (1) Solo las organizaciones de la conferencia están autorizadas para distribuir los fondos de los diezmos. El diezmo le pertenece a Dios y tiene que ser devuelto al alfolí (granero), que es la tesorería de la conferencia, esto es a través de la iglesia local de los miembros. 10Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. (Malaquías 3: 10)

Esta declaración que fue aprobada en Octubre 14, de 1985, es desaprobada por muchos miembros de la iglesia, ya que el alfolí del cual habla la Biblia, no es la tesorería de la conferencia, sino el templo, mas bien dicho la iglesia. Era al templo donde se traían los diezmos de los diezmos y las ofrendas y allí eran distribuidas a los sacerdotes.

También en ésta declaración encontramos un segundo error, ellos dicen que solo la conferencia “está autorizada para distribuir los fondos de los diezmos” ¿De donde se basan ellos para ésta declaración? En todo éste estudio, usted descubrirá que ésta declaración no tiene base ni fundamento, no hay nada en la Biblia que ampare ésta declaración, y al contrario de esto, encontramos muchas declaraciones que prueban lo contrario.

Los levitas en el tiempo actual son los laicos, ellos son los que hacen el trabajo mas duro de nuestra iglesia que es la propagación del evangelio de puerta en puerta. Si el 90% de los diezmos quedaran en nuestra iglesia, entonces se pudieran pagar obreros bíblicos, médicos y enfermeras, se ayudaría a los pobres de nuestra iglesia y a los que no son de nuestra iglesia, y de esa manera se pudiera impartir un evangelio parecido al de Jesús.

Encontramos en nuestro tiempo que hay mega-iglesias en todas partes del mundo. En los Estados Unidos hay unas cuantas iglesias, donde existen congregaciones hasta de 40,000 miembros. Para mantener una de éstas iglesias se necesita un presupuesto muy alto. Algunas de éstas iglesias tienen un presupuesto mensual hasta de 30 millones de dólares. Con eso pagan las utilidades, servicios de comunicación y logísticas, y miles de trabajadores que se necesitan constantemente para darle abasto a la iglesia, usualmente éstas iglesias tienen entre 5 a 20 pastores a su servicio.

En el tiempo de Israel era lo mismo, los sacerdotes eran bien pocos, el número gigante de trabajadores eran los levitas, ellos se encargaban de enseñar la Palabra al pueblo fuera del altar, ellos cuidaban del templo en todas sus formas, y ellos ayudaban en los miles de sacrificios que diariamente allí se ofrecían, hay mucha sabiduría de parte de Dios, cuando dejo el diezmo al mundo levita.

Lo mismo sucede en nuestros días, los encargados de llevar estudios de casa en casa es el mundo laico, el pastor solo hace el trabajo del altar, que es predicar, presentar niños, bautizar, casar, oficiar la santa cena y encargarse de las cosas administrativa de la iglesia. Tenemos que recordar que por la escases de pastores, el laico tiene que predicar en el altar, muchas veces tiene que presentar niños, también oficia la Santa Cena, e inclusive hay lugares que se les permite bautizar; pero bíblica-mente hablando, éste es un trabajo que le pertenece a los pastores de nuestra iglesia.

Hasta el año 2014, el reporte de ministros activos en la iglesia Adventista alrededor del mundo es de 18,846, en contraposición de eso, los laicos de la iglesia son 18 millones, dicho en otras palabras, hay mil pastores para cada millón de laicos.

Los diezmos de un millón de laicos es demasiado dinero para pagar a mil sacerdotes. Hay sabiduría en Dios, cuando él diseño el sistema de diezmos y ofrendas de una manera diferente. Dios diseñó que el 90 % de los diezmos se quedara con el millón de personas, para cubrir los gastos del evangelio, y que el 10% de los diezmos, mas las ofrendas, se fueran para los sacerdotes, ese es suficiente dinero para pagarse a ellos.

Como todo está al revés, esa es la razón de tanto abuso y despilfarro en nuestra iglesia, y lo peor de todo es que nadie se hace responsable del despilfarro en nuestra iglesia, al final nadie sabe, que es lo que se hace con el dinero de los diezmos.

Hay otro mandamiento muy interesante que Dios deja al pueblo de Israel:

28Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren. Deuteronomio 14

Hasta hace unos cuantos años atrás, la dirección de nuestra iglesia había dicho en sus declaraciones oficiales, que el diezmo no era para ayudar a los pobres, contradiciendo abiertamente la Palabra de Dios. Alrededor del año 2007 esa clausula fue quitada, y no existe más, a pesar que fue quitada, la dirigencia de nuestra iglesia no le importan los pobres de la iglesia, mucho menos los pobres del mundo. ¿Suena duro verdad? Tristemente esa es la verdad, y si se quiere convencer, vaya a pedir ayuda a su conferencia por un necesitado de su iglesia o de su comunidad, y usted se dará cuenta que la ayuda le será negada, casi siempre lo mandan a uno orar por el necesitado, teniendo ellos en su poder, los medios suficiente para hacerlo.

Este mandamiento maravilloso que dio Dios, tiene como fin varias cosas importantes, y entre ellas podemos mencionar:

1-Que las riquezas no sean almacenadas

2-Que no se vuelva rico cierto grupo o cierto sector de la iglesia

3-Que el fin de los diezmos y las ofrendas cumpla su objetivo de aliviar las necesidades del mundo

4-Que los pobres y los necesitados sean bendecidos con los diezmos que se le traen al Señor

¿Para que mas sirve el diezmo y las ofrendas?

17Ni comerás en tus poblaciones el diezmo de tu grano, de tu vino o de tu aceite, ni las primicias de tus vacas, ni de tus ovejas, ni los votos que prometieres, ni las ofrendas voluntarias, ni las ofrendas elevadas de tus manos; 18sino que delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita que habita en tus poblaciones; te alegrarás delante de Jehová tu Dios de toda la obra de tus manos. 19Ten cuidado de no desamparar al levita en todos tus días sobre la tierra.

El diezmo sirve para fiestas religiosas especiales; Por ejemplo, si en su país se celebra una vez al año el día de la hermandad, puede tomar del diezmo para sufragar los gastos de esa actividad. Si no lo cree, por favor lea el último texto de nuevo, allí descubrimos que el diezmo es también para las fiestas especiales que tiene nuestra iglesia. Si en su país celebran una fiesta espiritual, puede tomar parte del diezmo y dedicarlo para los gastos de esa actividad. Muchas veces nuestros pobres hermanos hacen grandes sacrificios, para venir a dichas actividades que usualmente se celebran en las ciudades capitales de sus respectivos países, y vienen casi con las manos vacías y con unos cuantos centavos para comer, cuando Dios ordenó todo lo contrario.

Si hay una fiesta “ESPIRITUAL” en la iglesia, los hermanos pueden tomar parte de los diezmos para esos gastos, tiene que haber alegría por las bendiciones de Dios. Lo contrario de eso es que muchas veces los hermanos asisten a éstas reuniones con mucho sacrificio, con mucha tristeza y con mucha preocupación por que no pueden sufragar los gastos de dichas reuniones, Dios ordenó todo lo contrario.

Este mandamiento lo siguen muy bien los dirigentes de nuestra iglesia. Ellos celebran sus días especiales, en estados o países lejanos, despilfarrando millones de dólares en viaje, alojamiento y alimentación.

Entre una de las noticias mas absurdas que conozco, fue el viaje de un grupo de personas desde los Estados Unidos hasta Grecia, fueron a orar en una casa que supuestamente se descubrió que el apóstol Pablo, había estado allí. Ellos viajaron con todo los viáticos pagado, entre ellos transporte, estadía y alimentación. El pretexto de  éste viaje que costó mucho dinero que era parte de los diezmos, era una oración. ¿Qué le parece?

Los dirigentes de nuestra iglesia enseñan que el diezmo es sagrado; y así lo es; para Dios y para nosotros que lo entregamos es sagrado, pero para ellos es una fuente de despilfarro, es una practica muy común entre ellos el despilfarrar el dinero sagrado de Dios, en cosas equivocadas.

Si la iglesia tomó como base para los diezmos, la experiencia de los Israelitas, entonces tenemos que tomar la experiencia total de ellos como base, no podemos tomar como base solo lo que nos conviene. Cuando se habla de esto con muchos dirigentes, muchos de ellos responden que eso fue para los israelitas ¿Y no es de ellos que tomamos los diezmos y las ofrendas para nuestra iglesia? O lo tomamos todo, o no tomamos nada; recordemos que el Nuevo Testamento no menciona los diezmos en absoluto.

¿Qué dijo o que hizo Elena de White?

Aquí hay una carta escrita por Elena de White, al presidente de la conferencia del estado de Colorado, en Enero 22 de 1905

Esta es la historia para que entendamos el porqué de su carta:

Los hermanos Adventistas negros del sur, habían sido descuidados y abandonados por la Conferencia General, muchos de ellos había trabajado en la obra sin ser pagados por muchos meses, sufriendo pobrezas, tanto los pastores como sus familias.

Cierto día, la “Sociedad Misionera del Sur” como se llamaban en esos días, tuvieron la oportunidad de viajar al estado de Colorado, y después de exponer su precaria situación financiera a los hermanos de una determinada iglesia en ese estado, la iglesia decidió tomó de su tesorería 400 dólares que eran diezmos y se los donó a la “Sociedad Misionera del Sur”

Cuando el presidente de la conferencia de Colorado se dio cuenta de esto, condenó públicamente la acción de los hermanos del sur, hizo un escándalo terrible y exigió a la “Sociedad Misionera del Sur” que devolvieran esos 400 dólares que eran diezmos. Al darse cuenta Elena de White, de éste escándalo, escribió la siguiente carta al presidente, y esto es lo que ella le dijo:

Original: “My brother, I wish to say to you, Be careful how you move. You are not moving wisely. The least you have to speak about the tithe that has been appropriated to the most needy and the most discouraging field in the world, the more sensible you will be.

Traducción: Mi hermano, deseo decirte, que seas cuidadoso con tu manera de actuar. Tu no estás actuando sabiamente. Mientras menos hables acerca de los diezmos que han sido posesionados por los mas necesitados y por el campo mas desalentador del mundo, mas sensible serás.

Original: “It has been presented to me for years that my tithe was to be appropriated by myself to aid the white and colored ministers who were neglected and did not receive sufficient properly to support their families. When my attention was called to aged ministers, white or black, it was my special duty to investigate into their necessities and supply their needs. This was to be my special work, and I have done this in a number of cases. No man should give notoriety to the fact that in special cases the tithe is used in that way.

Traducción: Se me ha presentado por muchos años, que yo me halla apropiado de mis diezmos, para ayudar a ministros blancos y negros quienes han sido abandonados y no han recibido propiamente lo suficiente para ayudar a sus familias. Cuando mi atención ha sido llevada a los ministros de edad avanzada, ya sean blancos o negros, es mi obligación especial de investigar sus necesidades y suplirlas. Este fue mi trabajo especial, y lo he hecho en muchas ocasiones. Ningún hombre tendría que dar tanto énfasis al asunto que en casos especiales el diezmo sea usado de esa manera.

Original: “In regard to the colored work in the South, that field has been and is still being robbed of the means that should come to the workers in that field. If there have been cases where our sisters have appropriated their tithe to the support of the ministers working for the colored people in the South, let every man, if he is wise, hold his peace.

Traducción: Con respecto al trabajo de los negros en el sur, ese campo ha sido robado y aun sigue siendo robado de los medios que tendrían que venir a los trabajadores en ese campo. Si han habido casos donde nuestras hermanas se hayan apropiado de los diezmos para ayudar a los ministros que trabajan para la gente negra del sur, entonces todo hombre, si es sabio, que guarde silencio.

Original: “I have myself appropriated my tithe to the most needy cases brought to my notice. I have been instructed to do this; and as the money is not withheld from the Lord’s treasury, it is not a matter that should be commented upon, for it will necessitate my making known these matters, which I do not desire to do, because it is not best.

Traducción: Yo me he apropiado de mis diezmos para ayudar a los casos mas necesitados que me han hecho saber. Yo he sido instruida para hacer esto, y el dinero no se ha retenido de los tesoros de Dios. Este es un asunto que no debería  ser comentado, para esto necesitaría dar a conocer mis obras en éste asunto, y es cosa que no deseo hacer, por que no es lo mejor.

Original: “Some cases have been kept before me for years, and I have supplied their needs from the tithe, as God has instructed me to do. And if any person shall say to me, Sister White, will you appropriate my tithe where you know it is most needed, I shall say Yes, I will; and I have done so. I commend those sisters who have placed their tithe where it is most needed to help to do a work that is being left undone. If this matter is given publicity, it will create a knowledge which would better be left as it is. I do not care to give publicity to this work which the Lord has appointed me to do, and others to do.

Traducción: En algunos casos lo he mantenido (el diezmo) por años, y he suplido sus necesidades con los diezmos, como Dios me ha instruido hacerlo. Y si alguna persona me dijera: Hermana White, tomarías mis diezmos para repartirlos donde mas se necesiten, yo les diría que sí lo haré, y así lo he hecho. Yo recomiendo a esas hermanas quienes han puesto sus diezmos donde mas se necesitan, a que ayuden a hacer un trabajo que se ha quedado sin terminar. Si a éste asunto se le diera publicidad, crearía un conocimiento que sería mejor dejarlo como está. No deseo darle publicidad al trabajo que Dios me ha designado para hacer, y que también les ha designado a otros a hacer.

Original: “I send this matter to you so that you shall not make a mistake. Circumstances alter cases. I would not advise that anyone should make a practice of gathering up tithe money. But for years there have now and then been persons who have lost confidence in the appropriation of the tithe, who have placed their tithe in my hands and said that if I did not take it they would themselves appropriate it to the families of the most needy ministers they could find. I have taken the money, given a receipt for it, and told them how it was appropriated.

Traducción: Yo te mando este asunto para que tu no cometas un error. Las circunstancias alteran los casos. Yo no recomiendo a nadie que haga la práctica de recoger (o alzar) el dinero de los diezmos. Pero por años hay y han habido personas que han perdido su confianza en la distribución de los diezmos, estas personas han puesto sus diezmos en mis manos y han dicho que si yo no los tomo, ellos repartirán a las familias de los ministros mas necesitadas que puedan encontrar. Yo he tomado el dinero, les he dado recibo de ese dinero, y les he dicho como se repartió ese diezmo.

Original: “I write this to you so that you shall keep cool and not become stirred up and give publicity to this matter, lest many more shall follow their example.”– Letter 267, 1905.

Traducción: Yo te escribo para que te mantengas tranquilo, y no te vuelvas agitado y no le des publicidad a éste asunto, para que muchos mas no vayan a seguir el ejemplo de ellos” – Carta 267, 1905

Cuando las Iglesias Adventistas comenzaron a colectar los diezmos, la pregunta grande era: ¿Qué se haría con ese dinero? El pastor James White contestó esa pregunta en una publicación de la revista “Review” en Marzo 5 de 1859 y él dijo:

Original: “We suggest that each church keep at least $5 in the treasury to help those preachers who occasionally visit them, and labor among them. This seems necessary. Such is the scarcity of money that our good brethren very seldom are prepared to help a messenger on his journey. Let there be a few dollars in every church treasury.”

Traducción: “Sugerimos que cada iglesia mantenga por los menos 5 dólares en su tesorería para ayudar a esos predicadores que ocasionalmente los visitan y trabajan entre ellos. Esto parece necesario. Es tanta la escases de dinero que hay, que nuestros buenos hermanos casi nunca están preparados para ayudar a un mensajero en su viaje. Permitamos que hayan unos cuantos dólares en cada tesorería de la iglesia”

Dos años mas tarde, el pastor James White da un reporte de los diezmos de su iglesia, la iglesia de Battle Creek (BC)

Original: “As the result of strictly carrying out Heaven’s plan, there is now in our treasury (B.C.) $150 waiting for some worthy object which will really advance the cause of truth.”–RH January 29, 1861.

Traducción: “Como resultado de llevar el estricto plan del cielo, ahora en nuestra tesorería tenemos (B.C.) 150 dólares esperando por algún objetivo que valga la pena, que realmente adelante la causa de la Verdad”—RH Enero 29, 1861.

En estos dos textos podemos darnos cuentas que las iglesias comenzaron a retener los diezmos en sus iglesias, además parte de los diezmos, por lo menos 5 dólares, que eso era mucho en ese tiempo, estaban destinados a aquellos predicadores u obreros que visitaban las iglesias.

Elena de White dijo:

Original: “There are exceptional cases, where poverty is so deep that in order to secure the humblest place of worship, it may be necessary to appropriate the tithes.” 4T 464

Traducción: “Hay casos excepcionales, donde la pobreza es tan profunda que la única manera para asegurar un humilde lugar de adoración, podría ser necesario apropiarse de los diezmos” 4T 464

Original: “Institutions that are God’s instruments to carry forward His work on the earth must be sustained. Churches must be erected, schools established, and publishing houses furnished with facilities for doing a great work in the publication of the truth to be sent to all parts of the world. These institutions are ordained of God and should be sustained by tithes and liberal offerings. As the work enlarges, means will be needed to carry it forward in all its branches.”– 4T 464.

Traducción: “Las instituciones que son los instrumentos de Dios para llevar adelante su trabajo en ésta tierra, tienen que ser sostenidas. Iglesias tiene que ser construidas, escuelas tienen que ser establecidas, y casas publicadoras tiene que ser provistas con facilidades para hacer un gran trabajo de la publicación de la Verdad, para ser enviadas a todas las partes del mundo. Estas instituciones son ordenes de Dios y deben ser sostenidas por los diezmos y las ofrendas voluntarias. A medida el trabajo se engranda, medios serán necesarios para llevar adelante todas estas ramificaciones.” 4T 464

En los años 1890 Elena de White habló de pagar a las mujeres que trabajaban para el evangelio ya sea desde el “escritorio sagrado” o las que llevaban el evangelio de puerta en puerta, ella dijo:

Original: “A great work is to be done in our world, and every talent is to be used in accordance with righteous principles. If a woman is appointed by the Lord to do a certain work, her work is to be estimated according to its value. Every laborer is to receive his or her just due. . . .

Traducción: “Un gran trabajo debe ser terminado en nuestro mundo, y todo talento debe ser usado con los principios correctos. Si una mujer es designada por el Señor para hacer un determinado trabajo, su trabajo tiene que ser calculado de acuerdo a su valor. Cada trabajador debe recibir lo que se le debe, ya sea hombre o mujer…

Original: “Those who work earnestly and unselfishly, be they men or women, bring sheaves to the Master; and the souls converted by their labor will bring their tithes to the treasury.”–Ev 491, 492.

Traducción: Esos que trabajan honestamente y desinteresadamente, ya sea hombre o mujer, ellos traen  gavillas al Maestro, y esas almas que se han convertido por su trabajo, traerán los diezmos al tesoro”– Ev 491-492

O sea que es una inversión para el evangelio, mientras mas se invierte en obreros bíblicos, mas almas se convertirán al evangelio y como consecuencia, mas diezmos entrarán a los tesoros de la iglesia, gracias a los nuevos conversos.

De acuerdo al consejo de Elena de White. Estos son los trabajadores que tienen derecho a ser pagados con los diezmos de la iglesia:

1- Los Pastores

2-Los Instructores Bíblicos

3-Los Maestros de la Biblia (solamente), los que trabajan en las escuelas enseñando solamente la materia de Biblia

4-Los misioneros tanto locales como internacionales

5-Los directores de departamentos de publicaciones

6-Medicos misioneros (ministros y doctores)

7-Pastores retirados y sus familias

8-Salario parcial para los colportores. De acuerdo a W.C. White, algunos colportores en Australia fueron provistos de un salario parcial, cuando Elena de White estuvo allí.

Esta es una de las declaraciones mas controversiales de Elena de White:

Original: “The Lord has made us individually His stewards. We each hold a solemn responsibility to invest our means ourselves. God does not lay upon you the burden of asking the conference, or any council of men, whether you shall use your means as you see fit to advance the work of God.”– Special Testimonies to Battle Creek, pp. 41, 42.

Esta declaración es controversial por varias razones: la primera razón es que el documento donde se tomó ésta declaración ya no está mas disponible para el público, solo se han publicado trozos de ésta declaración. Es también controversial por que muchos dicen que ella no está hablando de los diezmos, sino de las ofrendas, y es controversial por que dicen que no es ella quien escribió ésta declaración.

A mi manera de ver “El estado de Elena de White” que es la comisión que preserva, estudia, interpreta y publica sus escritos, en vez de estar explicando partes de ésta declaración, deberían permitir, que ésta publicación sea libre para el público nuevamente, así uno pudiera leer y decidir realmente de lo que ella estaba hablando en ésta declaración. Solo con el acto de ocultar algo que antes estaba libre para el público, despierta inmediatemente la duda.

La declaración se traduce así: “El Señor nos ha hecho individualmente sus mayordomos. Cada uno mantenemos la solemne responsabilidad de invertir nuestros bienes nosotros mismos. Dios no te dejó la carga de estar preguntando a la conferencia, o  ninguna junta de hombres, si se debiera usar tus bienes, de la manera que tu veas conveniente para el avance del trabajo de Dios”– Special Testimonies to Battle Creek, pp. 41, 42.

La Conferencia General ha venido arreglando muchas irregularidades con el uso de los diezmos y las ofrendas. En el año 2006 y 2007, se formó una comisión de 60 personas de todo el mundo, líderes y laicos, para que estudiaran la distribución de los diezmos y las ofrendas, y como resultados de los estudios de esa comisión, se hicieron muchos cambios a los estatutos de la Iglesia Adventista Mundial, en cuanto al uso de los diezmos y las ofrendas.

El mundo ya comenzó a preguntar que se hace con los diezmos y las ofrendas. Para el año 2007, la iglesia recibió 1 billón con 600 millones de dólares, dicho en otras palabras 1,600 millones de dólares.

En el año 2014 la iglesia mundial recibió 2, 314 millones con 826,002 dólares de Diezmos, es decir 2 billones y 315 millones de dólares.

Las ofendas de Escuela Sabática fueron 73 millones de dólares y la recolección fueron 9 millones de dólares.

¿Para donde se va ese dinero? Nadie lo dice con claridad, nadie sabe a ciencia cierta que se hace con todo ese dinero, lo único que se sabe y que constantemente se nos dice es que no hay dinero suficiente para los gastos de la iglesia en general. ¡Es tiempo de dar cuentas clara y hacer a personas responsables, de lo que se hace con ese dinero!

Lo único que sabemos es que la conferencia o asociación local se queda con el 70% de los diezmos y el 30% restante de los diezmos es divido entre la unión y la conferencia general.

Esta comisión del año 2006 y 2007, arregló muchas cosas en cuanto al uso de los diezmos y las ofrendas. Si usted compara los estatutos antes y después de ésta comisión, verá muchos cambios que se hicieron.

Pero aun existe mucha discrepancia en cuanto al uso de los diezmos y las ofendas.

Uno de los estatutos dice que solo la conferencia tiene la autoridad de la distribución de los diezmos, cuando Elena de White hizo y enseño que había libertad para hacerlo de otra manera

Por ejemplo está prohibido el uso del diezmo para los gastos de operaciones de una iglesia local y esto incluye evangelismo.

Pero las conferencias usan los diezmos para los gastos de un local de campamentos y para los campamentos en si. Es una ironía grande que el diezmo no se puede usar para un local de adoración, pero si se puede usar para un facilidad de recreación. Aquí está muy mal la dirigencia de nuestra iglesia.

La parte interesante es que si usted asiste a esos campamentos, especialmente en los Estados Unidos, usted tiene que pagar su estadía en esos lugares. O sea que ellos usan los diezmos para la mantención de los campamentos y usted sale pagando la entrada. Eso se llama negocio redondo.

Otros de los reglamentos de la iglesia dice que con los diezmos se puede pagar hasta un 30 % del salario de todos los maestros y hasta un 30% de todos los gastos de las escuelas elementarias.

Con los diezmos también se paga el 100% del salario de los maestros de Biblia, directores y decanos de las academias.

Con los diezmos también se paga el 100% total de los salarios de los decanos, y directores de los departamentos de Biblia de las universidades, además se paga el 100% de los gastos de los departamentos de Biblia de las universidades.

Elena de White dijo que con el diezmo se podía pagar a los maestros  que enseñaban la Biblia “SOLAMENTE”, esto tiene que incluir tanto a los maestros de escuelas como a los obrero bíblicos. Pero ahora con los diezmos pagan hasta el 30% del salario de los maestros en general y hasta el 30% del gastos de las escuelas elementarias, allí se va cualquier cantidad de diezmos. Muchas veces nuestros dirigentes toman de los consejos de la hermana White, solamente la parte que les conviene.

La ironía es que con los diezmos se pueden pagar maestros, pero no se pueden pagar mas pastores ni obreros bíblicos. Los pastores están sobrecargados con trabajo, y para ese departamento no hay mas dinero, no hay un centavo para agregar un ministro más, pero en cambio, usan “el diezmo sagrado” para pagar maestros. La iglesia no es una institución educativa, la iglesia es una institución evangelista.

Tristemente la mayoría de familias adventistas no pueden pagar para sus hijos el estudio en las escuelas adventistas, por que son demasiadas caras, éstas escuelas son en la mayoría de veces para los hijos de los pastores y para las personas pudientes. ¡Este es otro negocio redondo!

Cuando se habla de éste tema; la mayoría de Adventistas nos callamos y la única respuesta que damos es que Dios juzgará las obras de cada quien, y eso es una gran verdad. Dios va juzgar a esos que derrochan el diezmos, ya sea que nosotros hagamos algo con respecto a éste problema, o no hagamos absolutamente nada; Dios los va a juzgar de todas maneras.

Aquí el problema grande, es que para mientras ese momento llega, millones y millones, se derrochan alrededor del mundo, mientras las iglesias sufren de pobreza y pasa muchas necesidades y miserias sin necesidas, simplemente por que somos ignorantes con respecto al tema de los diezmos y las ofrendas.

Dios nos ha indicado lo que tenemos que hacer y también el espíritu de profecía, pero aparentemente estamos hipnotizados por un sistema que está en contra de lo que Dios dice, y encima de todo no cuida de los fondos de Dios.

Hay conferencias que tiene sus reuniones directivas anuales y en vez de hacerlo en sus propios lugares que son lo suficiente grande y suntuosos, escogen el extremo del país y muchas veces el extranjero, para llevar a cabo dichas reuniones.

Por ejemplo en los Estados Unidos, la Conferencia de la Florida, puede escoger Los Ángeles para ésta reunión, la distancia entre estas dos ciudades sobrepasa las 3,000 millas. Se escuchan que muchas reuniones de éstas se llevan a cabo en Hawai, que está extremadamente lejos.

Todo esos gastos son pagados en su totalidad para los que asisten, y esto es usando los “diezmos sagrados” Hay un despilfarro total en la dirigencia de la Iglesia Adventista, mientras que ellos enseñan que el diezmo es sagrado, y que así lo es, ellos no tratan como sagrado al diezmo, y lo despilfarran sin misericordia.

Mientras que nosotros no hacemos nada, teniendo todas las herramientas para cambiar éste abuso y epidemia de excesivas riquezas que tienen los sacerdotes de nuestra iglesia.

En el área de Silver Spring, en el estado de Maryland, de los Estados Unidos; donde se encuentra la Conferencia General, La iglesia ha adquirido 4 hospitales en la ultima década: en 1997 adquirió el hospital llamado “Hackettstown Regional Medical Center” esto es en el norte del estado de New Jersey, en el año 2000 adquirió el hospital psiquiátrico llamado “Potomac Ridge Behabioral Center ” y ese mismo año se adquirió el hospital infantil “Reginald S. Lourie Center for Infants and Young Children” En el año 2001 la Iglesia se asoció con el hospital Kessler Rehabilitation Corporation para abrir el hospital llamado “The Kessler-Adventist Rehabilitation Hospital”

La semana pasada de éste mes de Agosto-2016 la Iglesia anunció que se estará asociando con el gobierno federal para abrir un nuevo hospital en Silver Spring, Maryland, a unos 10 minutos (manejando) de la Conferencia General.

Este hospital será construido en 44 acres de terreno que le pertenecen a la FDA-Food and Drug Adminstration (Administración de Alimento y Drogas) y estará listo para finales del año 2019. Todos estos hospitales cobran tan caro como el resto de hospitales, y no hay departamento de ayuda para nadie.

¿De donde sale tanto dinero, si no hay dinero?

¿Realmente es el diezmo sagrado para ellos? No, no lo es. No se engañe mi querido hermano.

Aquí en los estados de Maryland, Washington DC y Virginia, hay una escases de ministros para las iglesias hispanas, por que no hay dinero.

Yo no se el lugar donde usted vive, posiblemente su iglesia no éste pasando dificultades económicas, si eso es así, es usted la excepción, pero el resto del mundo, está sufriendo una epidemia de abuso y de despilfarro, por que simple y sencillamente, la alta dirigencia de la iglesia adventista no es espiritual y también por que los laicos de la iglesia Adventista, somos personas demasiado ignorantes en cuanto a los diezmos y las ofrendas, y además somos las personas mas conformitas que pueden haber entre las religiones del mundo.

Posiblemente éste temas es un tabú para usted, posiblemente quizás usted prefiriera no hablar de éste tema aunque sepa que está incorrecto.

Esto no pasa con los hermanos del resto del mundo, ellos constantemente están haciendo ejercer su derecho y constantemente están pidiendo cuentas de lo que se hace con ese dinero, esto pasa especialmente con la Unión Norte-Americana. Ellos constantemente hacen escuchar sus voces, y muchas reglas de la distribución de los diezmos y las ofrendas, es por la influencia y la presión que ellos constantemente ejercen, y no realmente por que esa es la mejor manera de distribuir los diezmos y las ofrendas.

La Unión Norte-Americana es la responsable de dar un poco mas del 50 % de los diezmos y ofrendas del mundo. La Unión Inter-Americana da aproximadamente un 11% de todos los diezmos del mundo y la Unión Sud-Americana da aproximadamente el 12% de los diezmos del mundo. El resto del los diezmos mundiales o sea el restante 27 % de los diezmos mundiales, vienen de afuera de las tres Uniones Americanas.

El día que se cambie la distribución de los diezmos y las ofrendas, el día que vuelva al plan original que Dios instituyó, entonces las iglesia tendrán la capacidad económica para llevar adelantes grandes obras a favor de sus propias comunidades locales, habrá una explosión en el crecimiento de la iglesia, se predicará el evangelio a todo el mundo, se acabará éste mundo de pecado y vendrá Cristo.

Para mientras los dejaremos con un pensamiento del espíritu de profecía que dice:

Original: “Some have been dissatisfied and have said: ‘I will not longer pay my tithe, for I have no confidence in the way things are managed at the heart of the work.’ But will you rob God because you think the management of the work is not right? Make your complaint, plainly and openly, in the right spirit, to the proper ones. Send in your petitions for things to be adjusted and set in order; but do not withdraw from the work of God, and prove unfaithful, because others are not doing right” (Testimonies, vol. 9, pp. 247-249).

Traducción: “Algunos han estado insatisfecho y han dicho: ‘Yo no pagaré mas los diezmos, por que no tengo confianza en la manera como se administran las cosas en el corazón de la obra’ Pero, ¿Robarías a Dios solo por que piensas que el manejo de la obra no es correcto? Pon tu queja, clara y abiertamente, con el espíritu correcto, a las personas indicadas. Envía tus peticiones para que las cosas sean ajustadas y puestas en orden, pero nunca te retires del trabajo de Dios, y te muestres infiel, solo por que otros no están actuando correctamente” (Testimonies, Vol. 9, pp. 247-249)

¿Qué puede hacer usted para hacer la diferencia?

Usted puede hacer mucho:

1-Compartir éste tema con sus hermanos de confianza y maduros de la iglesia, de ésta manera se propagará éste estudio y conocimiento bíblico que la mayoría de hermanos de latino América y también del resto del mundo desconocemos. Esto nos ayudará a abrir los ojos y a hacer la diferencia.

2-Cambie su manera de dar los diezmos, deje el 90% para su iglesia, y mande el 10% de los diezmos y todas las ofrendas a la conferencia. Eso así lo instituyó Dios, y si nuestra iglesia tomó el ejemplo del pueblo de Israel, usted está bíblicamente correcto si lo hace así. Recuerde que si en algún momento alguien le dice que eso era solo para los judíos, entonces todo el tema de los diezmos era solamente para los judíos y nosotros que no somos judíos, no tenemos nada que ver con éste tema. En el Nuevo Testamento no se habla de Diezmo.

El Nuevo Testamento solo se dice que los miembros de iglesias traían el 100% de sus propiedades vendidas a los pies de los apóstoles y ellos lo repartían a los pobres de la iglesia, y no había pobre en la iglesia. ¿Se imagina usted los líderes de nuestra iglesia distribuyendo todas las riquezas de la iglesia para evitar la pobreza en nuestra iglesia? Sería lo ideal ¿Verdad?

También Pablo dice que el que trabaja para el evangelio, que viva del evangelio. Usted nunca va ha encontrar que el Nuevo Testamento habla  específicamente de los diezmos, solamente se habla que recogían ofrendas para los pobres.

3- Si su iglesia también es robada de las ofrendas, entonces distribuya usted mismo los diezmos. Elena de White, así lo hizo, puso sus diezmos ahorrados donde en verdad se necesitaban. No se olvide de dar el 10% de los diezmos y las ofrendas a su Conferencia, así lo mandó Dios.

Hay varios países en las dos uniones hispanas de América, donde las conferencias toman un gran porcentaje de las ofrendas. Por ética no daremos el nombre de los países, pero hay uno de ellos donde la conferencia toma mas del 50% de las ofrendas de la iglesia. Estimado hermano ese abuso y robo, tiene que parar, discúlpeme usted a mi, pero es un descaro, es un abuso y un robo, y lo mas triste es que nosotros los laicos no hacemos nada, aun teniendo en nuestras manos, todas las herramientas para hacer un cambio total a éste problema.

Con éste tema yo ya me he ganado varios títulos, entre ellos están: Infiltrado, Jesuita, Anti-Cristo, Vara del Pastor, y hasta el de un Demonio. No hay nada de eso en mi, simple y sencillamente proveo información para ustedes. En éste trimestre la Escuela Sabática Mundial decidió hablar acerca de la ayuda de la iglesia a la comunidad, y éste tema tristemente se tenía que tocar.

Si no arreglamos el asunto de la distribución de los diezmos y las ofrendas, el tema de la ayuda de la iglesia a la comunidad, se convierte en una de las mas grandes hipocresías de nuestra iglesia, ya que la mayoría de iglesias, por no tener los fondos necesarios, no pueden aunque quieran, ayudar ni a sus propios hermanos, mucho menos a los de afuera.

Es una hipocresía por que las conferencias hablan de ayudar a la comunidad, y ellos que tiene los medios se rehúsan a hacerlo, mejor prefieren derrochar los “diezmos sagrados” y no ayudar ni a las iglesias, ni a sus miembros, ni a la comunidad.

Es una tristeza que el mundo laico, teniendo la manija en su manos, no quiera arreglar éste denigrante problema que consume a nuestra iglesia.

No hemos hablado de la recolección, que es también una de las vergüenzas de nuestra iglesia. Nuestra iglesia debe aprender de instituciones como la Cruz Roja Internacional, que cuando piden dinero para ayudar al necesitado, en verdad así lo hacen. Otra institución que nos da un ejemplo de honestidad e integridad cuando se trata de ayudar a los damnificados, es también la iglesia Católica.

No hemos hablado que hay algunas uniones o conferencias que imponen a los pastores una venta anualmente de libros. Hay muchas conferencias que exigen que sus pastores vendas 300 libros al año o más, por la fuerza. Si ellos no logran vender esos libros a sus iglesias, o a  los miembros de sus iglesias, o al público en general, automáticamente se les descuenta ese dinero de su salario. Escuché el caso de un pastor en Centro América, que no pudo vender los libros en su totalidad. Su conferencia le quito ese dinero de su cheque, y de la angustia que pasó el hombre con los gastos de su casa y de su familia, se estresó  tanto que terminó dándole un ataque al corazón.

Todo éste abuso tiene que parar; le invito a que extienda éste estudio a sus amigos y también le invito a que corrija la manera de dar su diezmo y sus ofrendas, todo error tiene que ser corregido y éste puede ser el principio para despertar, abrir los ojos, y corregir uno de los mas denigrantes abusos de los dirigentes de nuestra iglesia.


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

4 pensamientos en “LECCIÓN 8 – JESÚS MOSTRABA SIMPATÍA – PARA EL 20 DE AGOSTO DE 2016

  1. Excelente aporte. Muchas gracias.

  2. MUY AGRADECIDO EXTRAORDINARIO MATERIAL OJALA PODAMOS COMPARTIRLO CON LA MISMA HONESTIDAD CON LA QUE SE NOS ENTREGO ESTE MATERIAL. DIOS LO BENDIGA

  3. Excelentes, por espíritu de profecía y la explicación del lecciones dia a día es facil de entender de tema central

  4. tristemente es una realidad de nuestra iglesia, el tema de los diezmos dios nos de fuerza sabiduría y su espíritu para hacer los cambios necesarios y servir a dios y nuestros semejantes como los hizo cristo jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s