Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 11 – DESDE UN TORBELLINO – PARA EL 10 DE DICIEMBRE DE 2016

1 comentario


** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


Related image

“Dios Contesta a Job, desde un Torbellino” por William Blake, Inglaterra (1757-1827)


 Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 11: Para el 10 de diciembre de 2016

DESDE UN TORBELLINO

Sábado 3 de diciembre______________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Job 38; 39; Juan 1:29; Mateo 16:13; 1 Corintios 1:18-27; Job 40:1-4; 42:1-6; Lucas 5:1-8.

PARA MEMORIZAR:

“¿Dónde estabas tú cuando fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia” (Job 38:4).

CUALESQUIERA QUE FUERAN SUS DIFERENCIAS, los personajes del libro de Job tenían una cosa en común: cada uno tenía mucho para decir acerca de Dios, o por lo menos, con respecto a su comprensión de Dios. Y, como hemos visto, podríamos estar de acuerdo con mucho de lo que dijeron. Después de todo, ¿quién podría discutir esto?: “Y en efecto, pregunta ahora a las bestias, y ellas te enseñarán; a las aves de los cielos, y ellas te lo mostrarán. O habla a la tierra, y ella te enseñará; los peces del mar te lo declararán también. ¿Qué cosa de todas estas no entiende que la mano de Jehová la hizo? En su mano está el alma de todo viviente, y el hálito de todo el género humano” (Job 12:7-10). O ¿esto?: “¿Acaso torcerá Dios el derecho, o pervertirá el Todopoderoso la justicia?” (Job 8:3).

Y, aunque el contexto era el sufrimiento de Job, el foco principal de la discusión era Dios. Con la excepción de los dos primeros capítulos, Dios permaneció oculto, en el trasfondo, a medida que el libro avanza.

Sin embargo, todo eso estaba por cambiar. Dios mismo –el tema de tanta discusión y debate en el libro de Job– hablará ahora por sí mismo.

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 7 – Durante esta semana, PP caps. 51, 52.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Las leyes de Dios para la naturaleza son obedecidas por la naturaleza. Las nubes y los vendavales, el sol y las lloviznas, el rocío y la lluvia, están bajo la supervisión de Dios y obedecen sus mandatos. En obediencia a la ley de Dios, el brote del trigo se abre paso en la tierra, “primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga” (Marcos 4:28). El fruto se ve por primera vez en forma de capullo, y el Señor lo hace desarrollar en sazón porque no resiste su obra. De la misma manera, las aves cumplen el propósito de Dios al hacer sus largas migraciones de país en país, guiadas a través del espacio libre por la mano de un poder infinito,

¿Será que el hombre, hecho a la imagen de Dios, dotado de raciocinio y de habla, es el único que no muestra agradecimiento por sus dones y que desobedece sus leyes? ¿Se contentarán aquellos que pudieran ser realzados y ennoblecidos, capacitados para ser colaboradores suyos, con permanecer imperfectos de carácter y causar la confusión en nuestro mundo…

Dios desea que aprendamos de la naturaleza la lección de la obediencia. “En efecto, pregunta ahora a las bestias, y ellas te enseñarán; A las aves de los cielos, y ellas te lo mostrarán; O habla a la tierra, y ella te enseñará; Los peces del mar te lo declararán también. ¿Qué cosa de todas estas no entiende Que la mano de Jehová la hizo?” “Con Dios está la sabiduría y el poder; Suyo es el consejo y la inteligencia” (Job 12:7-9, 13)…

El libro de la naturaleza y la palabra escrita se iluminan mutuamente. Ambas nos ayudan a conocer mejor a Dios instruyéndonos acerca de su carácter y de las leyes por medio de las cuales obra (Testimonios para la iglesia, {8TI}, t. 8, pp. 342, 343).

El águila de los Alpes es a veces arrojada por la tempestad a los estrechos desfiladeros de las montañas. Las nubes tormentosas cercan a esta poderosa ave del bosque y con su masa oscura la separan de las alturas asoleadas donde ha construído su nido. Los esfuerzos que hace para escapar parecen infructuosos. Se precipita de aquí para allá, bate el aire con sus fuertes alas y despierta el eco de las montañas con sus gritos. Al fin se eleva con una nota de triunfo y, atravesando las nubes, se encuentra una vez más en la claridad solar, por encima de la oscuridad y la tempestad. Nosotros también podemos hallarnos rodeados de dificultades, desaliento y oscuridad. Nos cerca la falsedad, la calamidad, la injusticia. Hay nubes que no podemos disipar. Luchamos en vano con las circunstancias. Hay una vía de escape, y tan sólo una. Las neblinas y brumas cubren la tierra; más allá de las nubes brilla la luz de Dios. Podemos elevarnos con las alas de la fe hasta la región de la luz de su presencia (La educación, {ED}, pp. 118, 119).

Las leyes obedecidas por la tierra revelan el hecho de que ella está bajo el dominio magistral de un Dios infinito. Los mismos principios rigen en el mundo espiritual y el natural. Eliminemos a Dios de la adquisición de conocimientos y tendremos una educación coja, unilateral, muerta respecto a todas las cualidades salvadoras que dan verdadero poder al hombre. El Autor de la naturaleza es el Autor de la Biblia. La creación y el cristianismo tienen un solo Dios (Consejos para los maestros, {CM}, p. 381).

75


Lección 11 // Domingo 4 de diciembre___________________

DESDE UN TORBELLINO

Lee Job 38:1. ¿Qué sucede aquí que es diferente de todo lo demás, en los otros diálogos?

1 Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino, y dijo:

Repentina e inesperadamente, Dios ahora aparece en el libro de Job, por primera vez desde Job 2:6: “Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida”.

Realmente nada prepara al lector para esta repentina aparición de Dios. Job 37 concluye con el discurso de Eliú, y lo siguiente que sabemos es: “Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino” (Job 38:1). En un instante es solo Dios y Job, como si los otros hombres fueran irrelevantes, por lo menos en este momento.

La palabra torbellino viene de una palabra hebrea que significa “tormenta” o “tempestad”, y se ha usado en relación con la aparición de Dios a los humanos (ver Isa. 29:6; Zac. 9:14). También fue la palabra usada en el contexto de la ascensión de Elías al cielo: “Cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal” (2 Rey. 2:1).

Aunque no se nos da ningún detalle físico acerca de esta “teofanía” (una manifestación visible de Dios a la humanidad), es claro que Dios no le está hablando a Job en un “suave murmullo” (1 Rey. 19:12, NVI). En cambio, se manifestó de una manera poderosa, que ciertamente captó la atención de Job.

Por supuesto, esta no era la única vez que Dios se revelaba a los humanos caídos. Una y otra vez, las Escrituras nos muestran cuán cerca está Dios de la humanidad.

¿Qué nos enseñan los siguientes textos acerca de cuán cerca puede estar Dios de nosotros? Gén. 15:1-6; 32:24-32; Juan 1:29.

Génesis 15:1-6

1 Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. Y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer? Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa. Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.

Génesis 32:24-32

24 Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. 25 Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. 26 Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. 27 Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. 28 Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. 29 Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí. 30 Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma. 31 Y cuando había pasado Peniel, le salió el sol; y cojeaba de su cadera. 32 Por esto no comen los hijos de Israel, hasta hoy día, del tendón que se contrajo, el cual está en el encaje del muslo; porque tocó a Jacob este sitio de su muslo en el tendón que se contrajo.

Juan 1:29

29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

La Biblia nos enseña la verdad grande e importante de que nuestro Dios no es un Dios distante que creó nuestro mundo y nos dejó abandonados. En cambio, él es un Dios que interactúa estrechamente con nosotros. No importa cuáles sean nuestras tristezas, nuestras aflicciones, o lo que nos confronte en la vida, podemos tener la certeza de que Dios está cerca y que podemos confiar en él.

Una cosa es creer intelectualmente en lo cerca que está Dios de nosotros; otra bien distinta es experimentar esa proximidad. ¿De qué forma puedes aprender a acercarte a Dios, y encontrar esperanza y consuelo en esta relación?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 8 – Durante esta semana, PP caps. 51, 52.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Mientras Eliú pronunciaba su discurso, pudo contemplar la tormenta que se avecinaba, y el exclamó en el capítulo 37 lo siguiente: Oíd atentamente el estrépito de su voz, Y el sonido que sale de su boca. Debajo de todos los cielos lo dirige, Y su luz hasta los fines de la tierra. Después de ella brama el sonido, Truena él con voz majestuosa; Y aunque sea oída su voz, no los detiene. Truena Dios maravillosamente con su voz; El hace grandes cosas, que nosotros no entendemos.”

Eliú continua prediciendo la tormenta que se acerca en el resto del capitulo 37 donde dice: 15¿Sabes tú cómo Dios las pone en concierto, Y hace resplandecer la luz de su nube? 16 ¿Has conocido tú las diferencias de las nubes, Las maravillas del Perfecto en sabiduría? 17 ¿Por qué están calientes tus vestidos Cuando él sosiega la tierra con el viento del sur? 18 ¿Extendiste tú con él los cielos, Firmes como un espejo fundido? 19 Muéstranos qué le hemos de decir; Porque nosotros no podemos ordenar las ideas a causa de las tinieblas. 20 ¿Será preciso contarle cuando yo hablare? Por más que el hombre razone, quedará como abismado. 21 Mas ahora ya no se puede mirar la luz esplendente en los cielos, Luego que pasa el viento y los limpia, 22 Viniendo de la parte del norte la dorada claridad. En Dios hay una majestad terrible. 23 El es Todopoderoso, al cual no alcanzamos, grande en poder; Y en juicio y en multitud de justicia no afligirá. 24 Lo temerán por tanto los hombres; El no estima a ninguno que cree en su propio corazón ser sabio.”

1 Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino, y dijo:

Dios intervino en la larga disputa religiosa-teológica entre Job y sus tres amigos. Job deseaba que Dios interviniera y que lo declarara inocente y que también explicara el porqué de sus dolores y tribulaciones.

Los amigos de Job también deseaban la intervención de Dios y que declara culpable a Job y le mostrara en que consistía su error, pero Dios intervino y lo hizo a su manera, ninguno de los dos bandos en disputa fue complacido.

Primeramente, ninguno de los dos bandos tenía ni siquiera la mas mínima idea de los sufrimientos severos de Job, a pesar que Job había hecho hasta lo imposible para tener una buena relación con Dios en toda su vida.

Dios tampoco se interesó en explicar el porqué de las pruebas de Job a ellos.

Dios no se dirigió a los tres amigos de Job ni tampoco a Eliú, Dios se dirigió a Job directamente, posiblemente por que él era acusado injustamente, o posiblemente por que que él fue el único del grupo que clamó a Dios en medio de toda la trubulación.

Dios se dirige directamente a Job, no solamente por que él era el personaje principal de la obra, sino que también él era la persona mas descuidada para hablar, su lenguaje caminaba en los linderos de la profanidad, su lenguaje estaba lleno de maldiciones, lleno de murmuraciones, amargura y quejas contra Dios.

Dios deseaba llevar a Job a un estado mentalmente pacífico y estable, antes de poder vindicar-lo públicamente y abiertamente.

Para que seamos vindicados necesitamos tener una mente pacífica y tranquila, Dios no nos puede vindicar en medio de nuestra convulsión.

Esta es la razón por la cual muchas veces nuestras pruebas son prolongadas, Dios necesita que rindamos nuestro espíritu inquieto y revoltoso, antes que él aparezca para darnos consolación.

Dios nunca vindica a un rebelde en su rebeldía, ni vindica a alguien que tenga sentimientos de cólera o resentimientos en contra de él.

En la Biblia los torbellinos tienen una íntima relación con la presencia de Dios, los torbellinos hablan de una naturaleza inimaginable y poderosa de Dios, una fuerza que no se puede controlar u oponerse a ella.

11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. 12 Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. 2 Reyes 2

16 Te vieron las aguas, oh Dios; Las aguas te vieron, y temieron; Los abismos también se estremecieron. 17 Las nubes echaron inundaciones de aguas; Tronaron los cielos, Y discurrieron tus rayos. 18 La voz de tu trueno estaba en el torbellino; Tus relámpagos alumbraron el mundo; Se estremeció y tembló la tierra. Salmos 77

Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable. Jehová marcha en la tempestad y el torbellino, y las nubes son el polvo de sus pies. Nahum 1

15 Porque he aquí que Jehová vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de fuego. Isaias 66

Y miré, y he aquí venía del norte un viento tempestuoso, y una gran nube, con un fuego envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente. Ezequiel 1

Los problemas de Job realmente comenzaron con la presencia de un fuerte viento o un torbellino que mató a sus 10 hijos, los problemas de Job terminaron también con la presencia de un fuerte viento o un torbellino, de donde se impartió una bendición para la otra mitad de la vida de Job.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Quebrántese vuestro corazón por el anhelo que tenga de Dios, del Dios vivo. La vida de Cristo ha mostrado lo que la humanidad puede hacer participando de la naturaleza divina. Todo lo que Cristo recibió de Dios, podemos recibirlo también nosotros. Pedid, pues, y recibiréis. Con la fe perseverante de Jacob, con la persistencia inflexible de Elías, pedid para vosotros todo lo que Dios ha prometido.

Dominen vuestra mente las gloriosas concepciones de Dios. Enlácese vuestra vida con la de Cristo mediante recónditos eslabones. Aquel que ordenó que la luz brillara en las tinieblas, desea brillar en vuestro corazón, para daros la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. El Espíritu Santo tomará las cosas de Dios y os las mostrará, transfiriéndolas al corazón obediente cual vivo poder. Cristo os conducirá al umbral del Infinito. Podréis contemplar la gloria que refulge allende el velo, y revelar a los hombres la suficiencia de Aquel que siempre vive para interceder por nosotros (Palabras de vida del gran Maestro, {PVGM}, p. 115).

El manso de espíritu, el que es más puro y más semejante a un niño, será fortalecido para la batalla con poder por medio del Espíritu de Dios en el hombre interior. Quien percibe su debilidad y lucha con Dios como lo hizo Jacob, y como este siervo de antaño clama: “no te dejaré si no me bendices”, avanzará con una renovada unción del Espíritu Santo. La atmósfera del cielo lo rodeará. Andará haciendo bienes. Su influencia será positiva en favor de la religión de Cristo…

Nuestro Dios es una ayuda siempre presente en tiempo de necesidad. Conoce los pensamientos más secretos de nuestros corazones y todas las intenciones y los propósitos que abrigan nuestras almas. Cuando estamos en perplejidad, aun antes que le contemos nuestras angustias, está tomando las providencias para nuestra liberación (Alza tus ojos, {ATO}, p. 44).

76


Lunes 5 de diciembre // Lección 11______________________

LAS PREGUNTAS DE DIOS

Después de lo que le debió parecer a Job un silencio sumamente largo, finalmente Dios le habló, aunque lo primero que dijo pudo no haber sido lo que Job deseaba escuchar.

¿Cuál fue la primera pregunta que Dios le hizo a Job, y qué implicaba? Job 38:2.

¿Quién es ése que oscurece el consejo con palabras sin sabiduría?

A lo largo de toda la Biblia, encontramos que Dios hace preguntas a los hombres. Esto no es porque él no sepa ya las respuestas. En cambio, como a menudo hace un buen maestro, Dios plantea preguntas porque son una manera efectiva de conseguir que pensemos en nuestra situación, de confrontarnos con nosotros mismos, de ayudarnos a pensar en los problemas y llegar a conclusiones adecuadas. Entonces, las preguntas que Dios plantea no son para enseñarle a Dios algo que no entiende todavía. Más bien, a menudo las hace para ayudar a las personas a aprender cosas que tal vez necesiten comprender mejor. Las preguntas de Dios son recursos retóricos para ayudar a llegar a las personas con la verdad.

Lee las siguientes preguntas de Dios. ¿Cuál crees que es el propósito que tenía al hacerlas? ¿Qué punto está aclarando?

Génesis 3:11

11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?

Génesis 4:9

Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?

1 Reyes 19:9

Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías?

Hechos 9:4

y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

Mateo 16:13

13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?

Job tenía mucho para decir acerca de Dios, y el Señor obviamente quería que él viera que, de hecho, había mucho que él no sabía o no entendía acerca de su Creador. De muchos modos, la pregunta inicial de Dios a Job es similar a algunas palabras que estos hombres le habían dicho también (ver Job. 8:1, 2; 11:1-3; 15:1-3).

Si Dios te hiciera una pregunta acerca del estado de tu vida ahora mismo, ¿qué crees que preguntaría, y cuál sería tu respuesta? ¿Qué te enseñan acerca de ti mismo esa pregunta y tu respuesta?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 9 – Durante esta semana, PP caps. 51, 52.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

¿Quién es ése que oscurece el consejo con palabras sin sabiduría?

Hay personas que creen que ésta pregunta fue dirigida a Eliú, ya que él fue la última persona que dio su discurso, muchos creen que ésta pregunta es la interrupción de Dios al discurso de Eliú.

“Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás.”

Job había puesto muchas quejas por la situación deplorable en que estaba pasando, en realidad él creía que Dios tenía una batalla en su contra, pero la verdad era que la batalla no era en contra de Dios, sino que en contra de Satanás.

Ahora Dios se presenta ante Job, y le ordena que ciña sus lomos como un verdadero hombre. Cuando un hombre actúa como un verdadero hombre, Dios puede hablar con él y él con Dios. La orden de Dios a Job que se ciñera como un verdadero hombre, no es una declaración de ofensa o menosprecio, sino que es una declaración de dignidad.

Job insistía en que Dios tenía que contestar sus preguntas, ahora las cosas se invirtieron, Dios aparece no para contestar las preguntas que Job tenía para Dios, Dios aparece para que Job conteste a sus preguntas.

Las preguntas de Dios para Job, eran preguntas que sencillamente ningún humano puede contestar, ni aún en nuestros días modernos.

Las preguntas de Dios para Job, era una prueba grande que Job no tenía ningún derecho de estar cuestionando a Dios, ni demandando ninguna respuesta de Dios.

Interesantemente Dios confirma el discurso de Eliú. El discurso de Eliú dice que la manera correcta del hombre para negociar con Dios, no es a través del razonamiento, sino a través de la sumisión completa a Dios. La gran lección del libro de Job, consiste es ser sumiso a las pruebas que Dios diseña y permite para nuestras vidas.

Dios hace una serie de preguntas a Job, y entre los temas que Dios toca están:

1-El trabajo de la creación

2-El fundamento y las medidas de la tierra

3-Las estrellas, el mar y sus límites

4-La mañana y la luz

5-La profundidad del mar, las puertas y la sombra de la muerte y la anchura de la tierra

6-El nacimiento de la luz y de la obscuridad, los tesoros de la nieve y del granizo

7-El viento del Este, la primavera y la lluvia

8-Los planetas, el orden del universo, el dominio de la tierra, las nubes y los rayos

9-Sabiduria y entendimiento del corazón humano, la alimentación del león y del cuervo y los trabajos de Dios que no podemos entender.

Job sufría por el pensamiento de creer que Dios lo había abandonado en medio de sus sufrimientos, pero ahora se está dando cuenta que Dios nunca lo abandonó. Quizás nos podemos imaginar el rostro de Job siendo iluminado por una sonrisa ante todas las preguntas de Dios, las palabras de Dios lo condujeron a la humildad y al arrepentimiento por su mal proceder. Si Job se sonrió ante la presencia de Dios, fue como la sonrisa de un niño que ha estado separado de su padre por largo tiempo, aunque el padre se presentó solo a corregir a su hijo, la sonrisa de Job era por que su padre había vuelto a él.

Otros creen que Dios ignoró completamente el discurso de Eliú y que sus palabras son directamente a Job. Job no había quedado sin faltas, él había hablado “muchas palabras” sin conocimiento, o sin suficiente conocimiento, había proferido una cuantas maldiciones, había tenido un lenguaje muy cerca de ser profano e irreverente, y había también dado la ocasión para que sus amigos blasfemaran.

Job también había obscurecido el consejo de Dios, en vez de dar un mensaje claro y reconciliador de Dios a sus tres amigos, él había dudado del gobierno moral de Dios, de su amor y misericordia, y casi había dudado de la perfecta justicia de Dios. Por lo tanto las palabras de Dios están mas encaminadas a Job y no a Eliú. Al final del discurso de Dios, es Job quien toma y acepta la reprensión para él mismo, y esto es una prueba mas que las palabras de Dios, eran en contra de Job y no en contra de Eliú.

Silenciar es una de las virtudes del hombre, aún hasta los verdaderos amigos de Dios, en los momentos obscuros de las pruebas, tienden a hablar demasiado. Hablan tanto que terminan poniendo dudas en la mentes débiles de los amigos, esas dudas usualmente son en contra de la sabiduría y la benevolencia del gobierno de Dios.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Pablo llevaba consigo la atmósfera del cielo. Todos los que se asociaban con él sentían la influencia de su unión con Cristo. El hecho de que su propia vida ejemplificara la verdad que él proclamaba, daba poder convincente a su predicación. En esto reside la fuerza de la verdad. La influencia natural e inconsciente de una vida santa es el sermón más convincente que pueda predicarse en favor del cristianismo. Los argumentos, aun cuando sean incontestables, pueden provocar tan sólo oposición; mientras que un ejemplo piadoso tiene un poder al cual es imposible resistir completamente.

El corazón del apóstol ardía de amor por los pecadores, y él dedicaba todas sus energías a la obra de ganar almas. Nunca vivió obrero más abnegado y perseverante. Las bendiciones que recibía las apreciaba como otras tantas ventajas que debía emplear para beneficio de otros. El no perdía oportunidad de hablar del Salvador o de ayudar a quienes estuviesen en dificultades. Dondequiera que pudiese encontrar auditorio, trataba de contrarrestar el mal y encaminar los pies de hombres y mujeres por la senda de justicia.

Pablo no se olvidaba nunca de la responsabilidad que pesaba sobre él como ministro de Cristo; ni de que si se perdían almas por infidelidad de su parte, Dios lo tendría por responsable (Obraros evangélicos, {OE}, pp. 60, 61).

El gran derramamiento del Espíritu de Dios que ilumina toda la tierra con su gloria, no acontecerá hasta que tengamos un pueblo iluminado, que conozca por experiencia lo que significa ser colaboradores de Dios. Cuando nos hayamos consagrado plenamente y de todo corazón al servicio de Cristo, Dios lo reconocerá por un derramamiento sin medida de su Espíritu; pero esto no ocurrirá mientras que la mayor parte de la iglesia no colabore con Dios (Servicio cristiano, {SC}, p. 314).

Necesitamos líderes para dirigir empresas misioneras, tanto en este país como en tierras extranjeras; líderes que tengan simpatía y un corazón abierto hacia las almas que parecen lejos y cerca. El hielo que congela a muchas almas egoístas debe ser derretido para que cada uno comprenda que es guarda de su hermano. Entonces irán a buscar a su vecino con la verdad, dispuestos a rendir a Dios un servicio aceptable, y ayudarán a otros en la formación de un carácter como el de Cristo. Si todos trabajaran como lo hacía Cristo, podría hacerse mucho para cambiar la condición de los pobres y los afligidos. La religión pura y sin mancha iluminaría como una luz brillante. El amos de Dios en el corazón derretirá las barreras de raza y de casta y quitará los obstáculos que los hombres han levantado para evitar que otros conozcan la verdad tal como es en Jesús. La verdadera religión lleva a sus defensores a ir a los caminos y los vallados de la vida para ayudar a los que sufren. Como fieles pastores buscarán a las ovejas y los corderos perdidos que perecen en el desierto, para traerlos salvos al redil (The Southern Work, {SW}, p. 39).

77


Lección 11 // Martes 6 de diciembre_____________________

DIOS COMO CREADOR

Lee Job 38:4 al 41. ¿Qué preguntas le hace Dios a Job, y cuál es el propósito de ellas?

¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios? ¿Quién encerró con puertas el mar, Cuando se derramaba saliéndose de su seno, Cuando puse yo nubes por vestidura suya, Y por su faja oscuridad, 10 Y establecí sobre él mi decreto, Le puse puertas y cerrojo, 11 Y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, Y ahí parará el orgullo de tus olas? 12 ¿Has mandado tú a la mañana en tus días? ¿Has mostrado al alba su lugar, 13 Para que ocupe los fines de la tierra, Y para que sean sacudidos de ella los impíos? 14 Ella muda luego de aspecto como barro bajo el sello, Y viene a estar como con vestidura; 15 Mas la luz de los impíos es quitada de ellos, Y el brazo enaltecido es quebrantado. 16 ¿Has entrado tú hasta las fuentes del mar, Y has andado escudriñando el abismo? 17 ¿Te han sido descubiertas las puertas de la muerte, Y has visto las puertas de la sombra de muerte? 18 ¿Has considerado tú hasta las anchuras de la tierra? Declara si sabes todo esto. 19 ¿Por dónde va el camino a la habitación de la luz, Y dónde está el lugar de las tinieblas, 20 Para que las lleves a sus límites, Y entiendas las sendas de su casa? 21 !!Tú lo sabes! Pues entonces ya habías nacido, Y es grande el número de tus días. 22 ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve, O has visto los tesoros del granizo, 23 Que tengo reservados para el tiempo de angustia, Para el día de la guerra y de la batalla? 24 ¿Por qué camino se reparte la luz, Y se esparce el viento solano sobre la tierra? 25 ¿Quién repartió conducto al turbión, Y camino a los relámpagos y truenos, 26 Haciendo llover sobre la tierra deshabitada, Sobre el desierto, donde no hay hombre, 27 Para saciar la tierra desierta e inculta, Y para hacer brotar la tierna hierba? 28 ¿Tiene la lluvia padre? ¿O quién engendró las gotas del rocío? 29 ¿De qué vientre salió el hielo? Y la escarcha del cielo, ¿quién la engendró? 30 Las aguas se endurecen a manera de piedra, Y se congela la faz del abismo. 31 ¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión? 32 ¿Sacarás tú a su tiempo las constelaciones de los cielos, O guiarás a la Osa Mayor con sus hijos? 33 ¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra? 34 ¿Alzarás tú a las nubes tu voz, Para que te cubra muchedumbre de aguas? 35 ¿Enviarás tú los relámpagos, para que ellos vayan? ¿Y te dirán ellos: Henos aquí? 36 ¿Quién puso la sabiduría en el corazón? ¿O quién dio al espíritu inteligencia? 37 ¿Quién puso por cuenta los cielos con sabiduría? Y los odres de los cielos, ¿quién los hace inclinar, 38 Cuando el polvo se ha convertido en dureza, Y los terrones se han pegado unos con otros? 39 ¿Cazarás tú la presa para el león? ¿Saciarás el hambre de los leoncillos, 40 Cuando están echados en las cuevas, O se están en sus guaridas para acechar? 41 ¿Quién prepara al cuervo su alimento, Cuando sus polluelos claman a Dios, Y andan errantes por falta de comida? (Job 38)

Si Job esperaba alguna explicación de sus calamidades, no la obtuvo. En su lugar, recibió una serie de preguntas retóricas en las que Dios contrasta su poder creador con la transitoriedad e ignorancia del pobre Job.

“¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia”, comienza Dios (Job 38:4). Después de repetir algunas de las primeras imágenes del Génesis –p. ej., los orígenes de la tierra, el mar, la luz y las tinieblas–, Dios ironiza diciéndole a Job que él ya sabe todas estas cosas, “pues entonces ya habías nacido, y es grande el número de tus días” (Job 28:21).

Dios luego señala las maravillas de la Creación, con otra serie de preguntas retóricas que abarcan los fundamentos de la Tierra y los misterios del tiempo, y aun de las estrellas mismas. “¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, o desatarás las ligaduras de Orión?” (Job 38:31). Luego le señala a Job de nuevo lo que podía ver en la tierra (Job 38:39-41), un tema que es expuesto con mucho más detalles en todo el capítulo 39 de Job. Si el libro se hubiese escrito hoy, Dios podría haber preguntado: “¿Quién ata los quarks en protones y neutrones?” “¿Dónde estabas tú cuando medí la masa de un Planck?” “¿Es por tu sabiduría que la gravedad curva el espacio y el tiempo?”

La respuesta a estas preguntas es: por supuesto, no. Job no estaba allí, y sabía muy poco acerca de los fenómenos a los que Dios se refirió. Dios quería mostrarle a Job que aun con toda su sabiduría, y aunque hablara lo “recto” (Job 42:7) acerca de Dios en contraste con esos hombres, Job sabía muy poco. Y esa falta de conocimiento se reveló por su gran ignorancia del mundo creado.

Si Job sabía tan poco acerca de la Creación, ¿cuánto podría comprender acerca del Creador? ¡Qué gran contraste entre el Creador y lo creado, entre Dios y la humanidad! Aunque Dios se contrastó con Job, habría bastado igualmente cualquier otro ser humano (con la excepción de Jesús). ¿Qué somos nosotros en contraste con Dios? Y, no obstante, miren lo que Dios hizo para salvarnos y ofrecernos la comunión eterna con él.

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 10 – Durante esta semana, PP caps. 51, 52.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular,

La tierra tiene fundamento, y es tan fuerte y firme que no puede ser movida. ¿Pero cuál es el fundamento de la tierra, si la tierra está flotando en el aire? El fundamento de la tierra no es otra cosa que el poder y la voluntad de Dios de preservar la tierra en su lugar y en su órbita. Fue el poder del Hijo de Dios quien creo y sostiene todas las cosas por el poder de su palabra: el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder…” Hebreos 1:3

Las medidas de la tierra nadie las sabe. En nuestros días modernos, con equipo sofisticado como las computadoras y los satélites, aun no se sabe la dimensión de la tierra. Los Estados Unidos de Norte América ha gastado millones de dólares por saber con exactitud la dimensión del estado de Alaska y hasta éste momento solo tienen una idea de la bastedad y de las riquezas de éste formidable territorio.  El gobierno de Estados Unidos vende una acre de tierra en el estado de Alaska desde los $2,000.00 dólares, hasta millones de dólares, dependiendo el lugar.  Estados Unidos compró  a Alaska al imperio Ruso en 1867, y pagó 7.2 millones de dólares . Debido a que no saben con exactitud la medida de Alaska, el gobierno americano calcula que ellos pagaron a Rusia solamente 21 centavos por acre de tierra.

¿A dónde estaba Job, cuando Dios creó la tierra? Job no estaba presente, no existía, ésta pregunta reprende a Job ya que él no puede contestar a Dios, por estar ausente en el momento majestuoso de la creación de la tierra.

El mensaje principal es que Dios creo el mundo sin  ayuda de nadie, por lo tanto Dios puede gobernar el mundo sin la necesidad de consejo, ni dirección de nadie. Dios es el supremos Creador, Dios es el supremo Soberano de la tierra, y nadie puede o debe estar cuestionando a Dios.

Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?

En la creación de la tierra encontramos a dos grupos de seres: uno de ellos son las “estrellas del alba” que se encontraban alabando a Dios por la creación de la tierra; y el segundo grupo son “los hijos de Dios” que se encontraban llenos de felicidad por la creación de un nuevo planeta.

En el libro de Apocalipsis capítulo 12 del versículo 3 al 9 encontramos que las estrellas del alba son los ángeles;  y el espíritu de profecía dice que los hijos de Dios, son una especie de encumbrados ángeles que nosotros desconocemos.

Por lo tanto los que alababan y se regocijaba en la creación de Dios eran ángeles. Hay muchos que creen que los que alababan y se regocijaba en la creación de Dios, eran estrellas literales. Este pensamiento no tiene mucho sentido, además de acuerdo a la Biblia las estrellas literales que podemos ver en nuestro universo terráqueo, fueron creadas hasta el cuarto día.

¿Quién encerró con puertas el mar, Cuando se derramaba saliéndose de su seno, Cuando puse yo nubes por vestidura suya, Y por su faja oscuridad, 10 Y establecí sobre él mi decreto, Le puse puertas y cerrojo, 11 Y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, Y ahí parará el orgullo de tus olas?

Dios pasa sus preguntas de la tierra al mar, que es la segunda maravilla de la creación de Dios.

El poder de Dios es demostrado cuando el controla y pone límites al mar, un mar que muchas veces parece amenazante e indomable.

Dios le pone una puerta al mar, donde ya no puede pasar, muchas veces la puerta puede ser un inmenso muro rocoso, como lo hallamos en Gran Bretaña, pero muchas veces esa puerta es apenas un pequeña franja de arena a la cual le llamamos playa. Cualquiera que se la puerta, ya sea un muro de piedra o una franja de arena, el mar obedece a los límites que Dios le impuso.

La arena es la señal que Dios le dio al mar como límite y se lo impuso por estatuto perpetuo: 22 ¿A mí no me temeréis? dice Jehová. ¿No os amedrentaréis ante mí, que puse arena por término al mar, por ordenación eterna la cual no quebrantará? Se levantarán tempestades, mas no prevalecerán; bramarán sus ondas, mas no lo pasarán. Jeremías 5

16 ¿Has entrado tú hasta las fuentes del mar, Y has andado escudriñando el abismo?

La palabra que se usa en el hebreo para “fuentes es (נבך nêbek), y es la única vez que la Biblia la usa. La Bulgata Latina traduce la palabra (נבך nêbek) como “profunda”. Este texto parece referirse a las fuentes de las aguas que se hallan en las profundidades del mar. Los mares son alimentados en gran parte por ríos, pero ahora se sabe que también la mar tiene sus propias fuentes en las profundidades, algunas de esas fuentes se pueden descubrir en la superficie del mar, tal como la que está cerca de la costa del estado de Florida, en los Estados Unidos.

La otra palabra interesante es “entrado” que en hebreo es (חקר chêqer), otra manera de traducir ésta palabra es “investigar”

Dios está preguntado a Job, si por casualidad él ha investigado las profundidades de las fuentes del mar, éstos estudios son limitados al ser humano aún en la actualidad. Las profundidades de las fuentes marítimas, como las cavernas marítimas, son temas que solo los conoce Dios y su sabiduría; al hombre se le hace imposible llegar a esos lugares y si logrará llegar el miedo no se lo permitiría.

 Entre una de las curiosidades que el hombre ha logrado descubrir, es que toda fuente de agua que existen en el mundo, todas ellas son de agua dulce, incluyendo a esas que se encuentran en el fondo del mar. ¿Cómo se sala el mar? Ese es otro misterio que el hombre no puede contestar.

17 ¿Te han sido descubiertas las puertas de la muerte, Y has visto las puertas de la sombra de muerte?

Esta postal ha sido prestada por el hombre en pinturas y pensamientos acerca de la muerte, da a entender que el reino de la muerte es un lugar subterráneo que se encuentra cercado y cuidado con barras y puertas, un lugar que apresa a los que allí entran, para nunca mas poder ser liberados.

La transición que hace Dios desde las profundidades del mar a las regiones de la muerte, es algo natural. Los dos lugares son incomprensibles para la mente del hombre, a los dos lugares no se llega con facilidad y cuando se llega no se puede regresar.

Tanto la mar, como la muerte, apresa a sus habitantes para siempre. Dios ha prometido que en la resurrección la mar devolverá sus muertos, y también la tumba liberará a sus cautivos.

18 ¿Has considerado tú hasta las anchuras de la tierra? Declara si sabes todo esto.

Nadie sabe a perfección la anchura de la tierra, ni su largura, ni su diámetro, ni su circunferencia. Si la tierra fuera completamente plana, fuera fácil de medir, pero la tierra tiene diferentes formas, tiene montañas, valles, sierras, pantanos, piedras y grandes cadenas rocosas. Si se pudieran medir las ciudades, los pueblos, las aldeas, los bosques, las forestas, fuentes, ríos y lagos, las medidas de la tierra cambiaran totalmente. Muchas partes de la tierra son inaccesibles, otras son desconocidas, otros está compuestas de miles de islas y archipiélagos que ni el mas experto puede saber con exactitud sus medida. En nuestros tiempos modernos, aún encontramos partes de mapas del mundo, que están marcada como “terra incognita”

22 ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve, O has visto los tesoros del granizo, 23 Que tengo reservados para el tiempo de angustia, Para el día de la guerra y de la batalla?

Uno de los inviernos mas crudo que se ha registrado en la historia de éste mundo los encontramos precisamente en los años de la segunda guerra mundial. Los años mas crudos fueron los inviernos de 1941 y 1942. Las nevadas fueron sin misericordia en Europa, y la historia dice que especialmente en Rusia, el frio alcanzaba hasta -50 grado Fahrenheit, que equivale a -45 grados centígrados.

El ejercito de Hitler se disponía a tomar a Moscú en el mes de Noviembre. El ejercito de Rusia, era un pobre ejercito que para esos días llevaban todas las de perder, en contra del formidable ejército alemán. Resultó ser que la campaña que Alemania pensó que tomaría solamente seis semanas, duró todo el crudo invierno. Para el mes de Diciembre, se habían reportado 130,000 caso de quemaduras de hielo, llevando a la amputación a 13,000 personas, Hitler tuvo que emprender el retiro, estando solamente a 25 millas de Moscú. En esas condiciones dicen los historiadores, que 25 millas, parecían 1000 millas de lejanías. A los soldados que sobrevivieron ésta tragedia, se les dio una medalla, que le llamaron “Gefrierfleischorden” que significa “la medalla de la carne congelada”

El ejercito alemán no fue derrotado por el ejército ruso, fue derrotado y muertos por la nieve, el hielo y el frío.

También se registra un invierno crudo en 1812, cuando Napoleón salía de Moscú,  Rusia después de una fracasada guerra, sin poder conquistar a Rusia.

Se ha determinado que el 10% de todas las bajas humanas del ejército de los Estados Unidos en la segunda guerra mundial y la guerra de Corea, se debió al frío de los inviernos.

Cuando hay climas desbastadores en una guerra, no es por casualidad, es la mano de Dios tratando de parar al empedernido corazón guerrero del hombre.

Dios ha usado éstas armas en contra del hombre directamente:

“23 Y Moisés extendió su vara hacia el cielo, y Jehová hizo tronar y granizar, y el fuego se descargó sobre la tierra; y Jehová hizo llover granizo sobre la tierra de Egipto.” Éxodo 9

“11 Y mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón, Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron; y fueron más los que murieron por las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel mataron a espada.” Josué 10

 Dios volverá a usar éstas armas, ésta vez será en la guerra espiritual en contra del anti-Cristo

 “21 Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande.” Apocalipsis 16

25 ¿Quién repartió conducto al turbión, Y camino a los relámpagos y truenos…?

Ahora Dios pregunta quien repartió las aguas de las tormentas, o sea las aguas lluvias que caen de las nubes. La idea principal es que las lluvias no caen juntas del cielo de un solo golpe, si esto fuera así, esas aguas lluvias causarían muerte y desbasta-miento a la tierra. Pero en vez de que la lluvia caiga junta de un golpe, cae suavemente en pequeñas gotas, esparcidas en grandes porciones de tierra, como si en el cielos hubieran tuberías o canaleta que repartieran todas esas aguas uniformemente.

La manera en que el agua es suspendida en las nubes y esparcida en la faz de la tierra, es uno de los misterios grandes que el hombre puede explicar, pero no comprende en su totalidad. Job 26: 8 dice: “Ata las aguas en sus nubes, Y las nubes no se rompen debajo de ellas.”

Los relámpagos de despiden de las nubes con violencia y eso causa el trueno. Dios pregunta a Job ¿Quién es el que abre el camino a los relámpagos, para que se liberen de las nubes que los tienen prisioneros? Una de las maravillas de Dios es que el agua proviene de las nubes, lo mismo que el fuego de los rayos. Agua y fuego naciendo del mismo lugar.

26 Haciendo llover sobre la tierra deshabitada, Sobre el desierto, donde no hay hombre, 27 Para saciar la tierra desierta e inculta, Y para hacer brotar la tierna hierba?

Estos versículos ensalzan la gloria de Dios. La lluvia no es el resultado de la intervención del hombre y en éste caso la lluvia no es enviada por Dios para el hombre, ya que la tierra es deshabitada por el humano.

Hay una gran belleza en la descripción de cómo Dios es el superintendente de todas las lluvias que caen sobre la tierra, ya sea en partes habitadas por humanos, como en parte desérticas. Pareciera que las aguas que caen en los desierto son aguas que son gastadas por gusto, pero no es así, esas aguas son enviadas a los desiertos para el alivio de las bestias, plantas, y frutas en esas inhóspitas tierras, que de otra manera murieran por la sequía.

Para satisfacer los desiertos, Dios manda liberal y abundante lluvia, que hace que la hierva nazca de una manera rápida y abundante. Las preguntas de Dios era para convencer a Job de su ignorancia, pero ésta pregunta de la lluvia en particular es para convencer a Job de su impotencia.

 31 ¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión? 32 ¿Sacarás tú a su tiempo las constelaciones de los cielos, O guiarás a la Osa Mayor con sus hijos? 33 ¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra?

Ahora Dios hace el examen a Job en astronomía, un examen que sin duda alguna va a fallar en grande, el hombre solo tiene una noción del universo, en los tiempos de Job, el conocimiento de la astronomía era menos que ahora.

El pensamiento del hombre fue encausado a la astronomía desde la antigüedad, no solamente por la belleza de los cielos nocturnos, sino por el deseo de conocer más acerca de las estrellas. Las naciones caldeas y otras naciones orientales fueron atraídas a la astronomía, ya que la mayoría de ellos eran pastores de rebaños, y pasaban mucho de su tiempo al aire libre, bajo los hermosos cielos nocturnos de Arabia, cuidando sus rebaños.

Dios menciona la osa, el orión y las pléyades.

La osa mayor es la constelación del polo norte, está constelación siempre gira alrededor del polo norte y nunca se mueve de su lugar. Mas al norte de la osa mayor se encuentra la osa menor, que es donde podemos hallar la estrella polar, que ha guiado a los marineros en el hemisferio norte, en los tiempos antiguos.

El Orión está al sur y es la figura de un guerrero con espada y escudo. Esta constelación aparece solamente en Diciembre para aquellos que vivimos en el hemisferio Norte, para ésta fecha en algunos países del norte es la época tormentosa del año.

La palabra Orión significa “necio”. La leyenda presenta a ésta constelación como un héroe, un héroe que se reveló contra Dios, y se comportó como un necio. Según la leyenda de la gente antigua, Dios castigo a éste héroe encadenándolo al cielo para siempre.

Posiblemente la leyenda de Orión, ya se conocía en los tiempo de Job, ya que Dios presenta a Orión atado y dice: ¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, o desatarás las ligaduras de Orión?

Orión es la misma persona que nosotros en la Biblia conocemos bajo el nombre de Nimrod.

Las pléyades es una constelación que está cerca de Orión, también es conocida como las 7 estrellas, su original en arábigo significa “nudo de estrellas”

39-¿Cazarás tú la presa para el león? ¿Saciarás el hambre de los leoncillos, 40 Cuando están echados en las cuevas, O se están en sus guaridas para acechar?

Es por el cuidado y la providencia de Dios, que los leones que viven en el desierto son provistos de sus alimentos necesarios. Cuando la vejez y la in-eficiencia afecta a un león, y ya no pueden casar como lo hacen los leones jóvenes, ellos se mantienen en sus cuevas, como que están esperando sus alimentos de parte de Dios, y en verdad de parte de Dios reciben sus alimentos..

Se ha descubierto que los leones jóvenes casan la comida para los leones viejos. Cuando un león joven consigue comida, usualmente lleva parte de esa comida a la cueva de los leones viejos, o llaman a los leones viejos para que vengan al festín.

Pero hay algo sumamente interesante, que llama la atención, y es que Dios ha dejado un animal encargado de buscar el alimento para los leones viejos. Este animal está en medio del lobo y del zorro, y se llama el chacal. Los expertos en la materia, han descubierto que el chacal se encarga de cuidar de los leones viejos proveyendo el alimento necesario para ellos, ellos tiene la tarea de buscar comida para los leones viejos. El león tiene problema con cualquier otro animal, por ejemplo no tolera las hienas, pero nunca se va a ver que un león le da muerte a un chacal. Dios ha puesto sus leyes y el mundo animal se ajusta a las leyes divinas.

Dios pregunta a Job; ¿Casarás tu la presa del León? La respuesta es no, Dios ya designó como alimentar al león, sea éste joven o viejo.

 41 ¿Quién prepara al cuervo su alimento, Cuando sus polluelos claman a Dios, Y andan errantes por falta de comida?

Dios hace una transición del noble león al ruidoso y molestoso cuervo, probando de esa manera que Dios cuida de todos sus animales, desde el mas grande y noble bruto, hasta el ave mas insignificante que pueda existir.

El cuervo tiene varios problemas; devora carne y muchas veces la carne es difícil de encontrar, el cuervo tiene una naturaleza ambiciosa y encima de ser ambicioso come mucho, el cuervo generalmente no es una ave que el hombre se interesa por cuidar como lo sabe hacer con otras aves, el cuervo es descuidado por sus propios padres a muy temprana edad, ellos en verdad sobre-viven su “niñez” por la providencia de Dios. Lucas 12: 24 dice: 24 Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves?”

Salmos 147: 9 dice: “El da a la bestia su mantenimiento, Y a los hijos de los cuervos que claman.”

 Suele suceder que los padre cuervos, muchas veces se olvidan de sus hijos que tiene en los nidos y nunca mas vuelven a ellos. Otras veces los padres cuervos simplemente son negligentes con ellos, no los alimentan y los abandonan a sus propias suertes. Los padres cuervos, también suelen expulsar a sus hijos cuando están aprendiendo a volar y otras veces sucede que los padres cuervos expulsan del nido al mas fuerte de sus hijos. Además se ha descubierto que cuando un cuervo en su “niñez” no es de color negro es inmediatamente abandonado o expulsado del nido quedando a la intemperie a una muy corta edad. Los rabinos judíos creen, que cuando un cuervo ve a uno de sus hijos color blanco, el cuervo se imagina que es descendiente de la serpiente, e inmediatamente los abandonan, ellos dicen que es allí mismo que Dios toma cuidado de los cuervos tiernos.

 Es en el momento de la “niñez” en que los hijos de los cuervos claman a Dios y Dios les provee alimento.

 Dios cuida de los hijos de los cuervos, dándoles a beber el rocío de la noche, las moscas siempre se mantienen volando alrededor de los cuervos cuando están tiernos y por orden divina siempre se terminan parando dentro del pico de los cuervos y es allí como ellos son alimentados por Dios. Además el excremento de los cuervos pequeños, siempre está lleno de gusanos y ellos también se alimentan de ellos.

Dios pregunta a Job:41 ¿Quién prepara al cuervo su alimento, Cuando sus polluelos claman a Dios, Y andan errantes por falta de comida?” Job posiblemente no supo contestar, pero la respuesta es Dios, él es quien no deja morir de hambre ni de sed, a esas insignificantes, ruidosas y molestosas aves.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Ninguna mente finita puede comprender plenamente el carácter o las obras del Ser infinito. No podemos descubrir a Dios por medio de la investigación. Para las mentes más fuertes y mejor cultivadas, lo mismo que para las más débiles e ignorantes, el Ser santo debe permanecer rodeado de misterio. Pero aunque “nubes y oscuridad alrededor de él; justicia y juicio son el cimiento de su trono”. Podemos comprender lo suficiente de su trato con nosotros para descubrir una misericordia ilimitada unida a un poder infinito. Podemos comprender, de sus propósitos, lo que seamos capaces de asimilar; más allá de esto, debemos confiar en la mano omnipotente, en el corazón lleno de amor.

La Palabra de Dios, como el carácter de su Autor, presenta misterios que nunca podrán ser enteramente comprendidos por los seres finitos. Pero Dios ha dado en las Escrituras suficiente evidencia de su autoridad divina. Su propia existencia, su carácter, la veracidad de su Palabra, lo corrobora un testimonio que toca a nuestra razón, y ese testimonio es abundante. Es cierto, él no ha eliminado la posibilidad de dudar; la fe debe apoyarse en la evidencia, no en la demostración; los que desean dudar tienen oportunidad de hacerlo, pero los que desean conocer la verdad tienen suficiente terreno para ejercer la fe…

Es imposible para cualquier mente humana abarcar completamente siquiera una verdad o promesa de la Biblia. Uno comprende la gloria desde un punto de vista, otro desde otro, y sin embargo sólo podemos percibir destellos. La plenitud del brillo está fuera del alcance de nuestra visión.

Al contemplar las grandes cosas de la Palabra de Dios, observamos una fuente que se amplía y profundiza bajo nuestra mirada. Su amplitud y profundidad sobrepasan nuestro conocimiento. Al mirar, la visión se expande; contemplamos extendido delante de nosotros un mar sin límites (La educación, {ED}, pp. 169-171).

La verdadera santidad y humildad son inseparables. Mientras más cerca esté el alma de Dios, más completamente se humillará y someterá. Cuando Job oyó la voz del Señor desde el torbellino, exclamó: “Me aborrezco, y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42:6). Cuando Isaías vio la gloria del Señor, y oyó a los querubines que clamaban: “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos”, exclamó: “¡Ay de mí! que soy muerto” (Isaías 6:3, 5). Cuando fue visitado por el mensajero celestial, Daniel dijo: “Mi fuerza se cambió en desfallecimiento” (Daniel 10:8). Pablo, después de haber sido arrebatado al tercer cielo y haber oído cosas que no es lícito que diga el hombre, habla de sí como el menor “que el más pequeño de todos los santos” (Efesios 3:8). Fue el amado Juan, que se reclinaba sobre el regazo de Jesús, y contemplaba su gloria, quien cayó como muerto ante el ángel. Mientras más íntima y continuamente contemplemos a nuestro Salvador, menos procuraremos aprobarnos a nosotros mismos.

El que capta un destello del incomparable amor de Cristo, computa todas las otras cosas como pérdida, y considera al Señor como el principal entre diez mil… Cuando los serafines y querubines contemplan a Cristo, cubren su rostro con sus alas. No despliegan su perfección y belleza en la presencia de la gloria de su Señor. ¡Cuán impropio es, pues, que los hombres se exalten a sí mismos (A fin de conocerle, {AFC}, p. 177).

78


Miércoles 7 de diciembre // Lección 11___________________

LA SABIDURÍA DE LOS SABIOS

Desde nuestra perspectiva actual, es fácil considerar las preguntas que Dios le hizo a Job y ver que él, quien vivió hace miles de años, podía comprender poco acerca del mundo creado. No fue hasta entrado el siglo XVI, por ejemplo, que algunos humanos, finalmente, comprendieron que el movimiento visible del sol era el resultado de la rotación de la Tierra sobre su eje, y no que el sol girara alrededor de la Tierra, cosa que hoy la mayoría da por sentado.

Gracias a la ciencia moderna, vivimos hoy con un conocimiento del mundo natural que la gente de los tiempos bíblicos no podía comprender. Pero, aun con todo ese conocimiento adquirido, los humanos todavía estamos muy limitados en comprender el mundo natural y sus orígenes.

Repasa las preguntas que Dios le dirigió a Job en los capítulos 38 y 39. ¿En qué medida podrían los hombres contestarlas mejor hoy?

(Por favor lea estos dos capítulos en la biblia)

La ciencia nos ha revelado facetas de la realidad que antes estaban ocultas. Pero todavía hay mucho que tenemos que aprender. Y, lejos de eliminar la majestad y el misterio de la creación de Dios, la ciencia lo hace aún más fascinante, revelando la profundidad y la complejidad del mundo natural, que generaciones anteriores no conocían en absoluto.

‘Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios: mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre’ (Deut. 29:29). Nunca reveló Dios al hombre la manera precisa en que llevó a cabo la obra de la Creación; la ciencia humana no puede escudriñar los secretos del Altísimo. Su poder creador es tan incomprensible como su propia existencia” (PP 105).

¿Qué advertencia debemos aceptar con respecto a los límites del conocimiento humano? Ver 1 Cor. 3:19; 1 Cor. 1:18-27.

1 Corintios 3:19

19 Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos.

1 Corintios 1:18-27

18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 19 Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. 20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? 21 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. 22 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; 24 mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. 25 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. 26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;

Aun con todo el conocimiento que hemos acumulado en los últimos siglos, la Creación sigue llena de maravillas y misterios que apenas podemos penetrar. Cuanto más aprendemos acerca del mundo creado, tanto más asombroso y misterioso se nos aparece. ¿De qué modo el mundo creado hace que te maravilles ante el poder de nuestro Dios?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 11 – Durante esta semana, PP caps. 51, 52.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Hemos tratado de comentar la mayoría de preguntas que hace Dios a Job  en el capitulo 38, el día de hoy habla de las preguntas que Dios continua haciendo a Job en el capitulo 39; nos encantaría tener el tiempo suficiente para poder comentar las preguntas del capítulo 39, pero lamentablemente el tiempo es nuestro peor enemigo.

Ese deber les queda a ustedes  de leer el capítulo 39 y por favor escribanos para ver lo que usted opina del impresionante capítulo 39 de Job.

Aquí se los dejamos, para que lo lean y lo estudien, es uno de los capítulos mas hermosos e intrigantes de la Biblia entera :

1 ¿Sabes tú el tiempo en que paren las cabras monteses? ¿O miraste tú las ciervas cuando están pariendo? ¿Contaste tú los meses de su preñez, Y sabes el tiempo cuando han de parir? Se encorvan, hacen salir sus hijos, pasan sus dolores. Sus hijos se fortalecen, crecen con el pasto; Salen, y no vuelven a ellas. ¿Quién echó libre al asno montés, Y quién soltó sus ataduras? Al cual yo puse casa en la soledad, Y sus moradas en lugares estériles. Se burla de la multitud de la ciudad; No oye las voces del arriero. Lo oculto de los montes es su pasto, Y anda buscando toda cosa verde. ¿Querrá el búfalo servirte a ti, O quedar en tu pesebre? 10 ¿Atarás tú al búfalo con coyunda para el surco? ¿Labrará los valles en pos de ti? 11 ¿Confiarás tú en él, por ser grande su fuerza, Y le fiarás tu labor? 12 ¿Fiarás de él para que recoja tu semilla, Y la junte en tu era? 13 ¿Diste tú hermosas alas al pavo real, O alas y plumas al avestruz? 14 El cual desampara en la tierra sus huevos, Y sobre el polvo los calienta, 15 Y olvida que el pie los puede pisar, Y que puede quebrarlos la bestia del campo. 16 Se endurece para con sus hijos, como si no fuesen suyos, No temiendo que su trabajo haya sido en vano; 17 Porque le privó Dios de sabiduría, Y no le dio inteligencia. 18 Luego que se levanta en alto, Se burla del caballo y de su jinete. 19 ¿Diste tú al caballo la fuerza? ¿Vestiste tú su cuello de crines ondulantes? 20 ¿Le intimidarás tú como a langosta? El resoplido de su nariz es formidable. 21 Escarba la tierra, se alegra en su fuerza, Sale al encuentro de las armas; 22 Hace burla del espanto, y no teme,
Ni vuelve el rostro delante de la espada. 23 Contra él suenan la aljaba, El hierro de la lanza y de la jabalina; 24 Y él con ímpetu y furor escarba la tierra, Sin importarle el sonido de la trompeta; 25 Antes como que dice entre los clarines: ¡Ea! Y desde lejos huele la batalla,
El grito de los capitanes, y el vocerío. 26 ¿Vuela el gavilán por tu sabiduría, Y extiende hacia el sur sus alas? 27 ¿Se remonta el águila por tu mandamiento, Y pone en alto su nido? 28 Ella habita y mora en la peña, En la cumbre del peñasco y de la roca. 29 Desde allí acecha la presa; Sus ojos observan de muy lejos. 30 Sus polluelos chupan la sangre; Y donde hubiere cadáveres, allí está ella.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Nadie necesita preocuparse por las cosas que el Señor no nos ha revelado. En estos tiempos abunda la especulación, pero Dios declara: “Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios” (Deuteronomio 29:29). La voz que habló a Israel desde el Sinaí habla en estos tiempos a hombres y mujeres diciendo: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20:3). La ley de Dios fue escrita por su propio dedo en tablas de piedra, lo cual demuestra que nunca podría ser cambiada o abrogada. Ha de estar en vigencia durante las edades eternas, tan inmutablemente como los principios de su gobierno. Los hombres han opuesto su voluntad a la voluntad de Dios, pero esto no puede acallar sus palabras de sabiduría y sus órdenes, aun cuando opongan sus teorías especulativas a las enseñanzas de la revelación y exalten la sabiduría humana por encima de un claro: “Así dice Jehová” (Consejos para los maestros, {CM}, p. 235).

Hemos recibido cartas concernientes a asuntos sobre los que Dios no nos ha dado luz, y nos sentimos complacidas de decir a esos investigadores: No sabemos. Cada mente debería sentirse muy ansiosa de conocer a Dios y de cumplir sus requerimientos. Bienaventurados son los que prestan atención a la Palabra de Dios y la cumplen…

Los que sienten tanta curiosidad por averiguar cosas que no han sido dadas a conocer en las Escrituras son generalmente estudiantes superficiales con respecto a esas cosas que tienen importancia para la vida y la práctica de todos los días… Debemos revelar al mundo aquello que Dios ha visto necesario revelarnos. No estamos haciendo la voluntad de nuestro Padre celestial cuando especulamos acerca de cosas que él ha considerado conveniente ocultarnos. Cada uno tiene el privilegio de revelar a otro el aprecio que siente por las verdades divinas, el aprecio que siente por los tesoros de la vida eterna, al hacer todo sacrificio posible para obtener la recompensa (El evangelismo, {Ev}, pp. 454, 455).

Los que piensan que pueden aclarar las supuestas dificultades de la Biblia, midiendo con su canon limitado lo que es inspirado y lo que no es inspirado, mejor sería que cubrieran su rostro como lo hizo Elías cuando le habló la voz apacible, pues están en la presencia de Dios y de santos ángeles, los que durante siglos han comunicado a los hombres luz y conocimiento diciéndoles qué deben hacer y qué no deben hacer, desplegando ante ellos escenas de emocionante interés, señal tras señal, en símbolos, señales e ilustraciones.

Y mientras Dios presenta los peligros que se están acumulando para los últimos días, no ha facultado a ningún hombre limitado para que descifre misterios ocultos, ni ha inspirado a hombre alguno, ni a ninguna clase de hombres para que dictaminen qué es inspirado y qué no lo es. Cuando los hombres, en su juicio limitado, consideran necesario proceder a examinar las Escrituras para definir lo que es inspirado y lo que no lo es, se han adelantado a Jesús para mostrarle un camino mejor que aquél en que él nos ha guiado (Comentario bíblico adventista, {7BC}, t. 7, p. 956).

79


Lección 11 // Jueves 8 de diciembre_____________________

ARREPENTIDO EN POLVO Y CENIZA

Lee Job 40:1 al 4; y 42:1 al 6. ¿Cuál fue la respuesta de Job a la revelación que hizo Dios de sí mismo?

Job 40:1-4

1 Además respondió Jehová a Job, y dijo: ¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto. Entonces respondió Job a Jehová, y dijo:He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca.

Job 42:1-6

1 Respondió Job a Jehová, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza.

Obviamente, Job quedó abrumado por lo que Dios le mostró. En Job 42:3, cuando dice: “¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento?”, sencillamente estaba repitiendo la primera pregunta que Dios le hizo. Job ahora sabía la respuesta: era Job mismo el que hablaba de lo que realmente no sabía.

Nota lo que Job dijo en Job 42:5. Aunque él había oído acerca de Dios, ahora que había visto a Dios –es decir, ahora que tenía una mejor visión de Dios–, él se vio como realmente era. Por eso reaccionó despreciándose a sí mismo y arrepintiéndose en polvo y ceniza.

Lee Isaías 6:1 al 5, y Lucas 5:1 al 8. ¿De qué modo las reacciones aquí descritas son un paralelo de las de Job?

Isaías 6:1-5

1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.Entonces dije: !!Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

Lucas 5:1-8

1 Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes.Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud.Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían.Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador.

Lo que vemos en todos estos casos son manifestaciones de una verdad bíblica clave: la pecaminosidad de la humanidad. Job era “perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1). Y, a pesar de los intentos de Satanás de volverlo en contra de Dios, Job se mantuvo fiel en todo ese tiempo. Él era un creyente sólido y fiel del Señor.

Como sucedió con Isaías y Pedro, el tener una vislumbre de la santidad y del poder de Dios fue suficiente para que Job se humillara, al reconocer su propia pecaminosidad y pequeñez. Así somos todos los seres caídos, dañados por el pecado, cuya naturaleza misma nos pone en conflicto con Dios. Por eso ninguno puede salvarse a sí mismo; ninguno puede hacer suficientes obras buenas para merecer ningún favor ante Dios. Por eso todos –aun los “mejores” de entre nosotros, los que, como Job, son perfectos y rectos, y temen a Dios y se apartan del mal– necesitan gracia, necesitan un Salvador, necesitan a Alguien que haga por ellos lo que nunca podrían hacer por sí mismos. Afortunadamente tenemos todo eso, y aún más, en Jesús.

Imagina que ahora mismo estás frente a Dios. ¿Cuál crees que sería tu reacción?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 12 – Durante esta semana, PP caps. 51, 52.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

1 Además respondió Jehová a Job, y dijo: ¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto. Entonces respondió Job a Jehová, y dijo:He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca.

La comunión con Dios, convence y promueve la humildad de cualquier santo, la comunión con Dios hace que la personas abandonen sus mas queridos pecados. Necesitamos estar completamente convencidos y humillados, para poder recibir un milagro de parte de Dios.

Después que Dios mostró a Job su ignorancia en cuanto al trabajo de la naturaleza de Dios, logró poner en Job una gran pregunta: ¿Debo contender con el Omnipotente? Ahora ante ésta pregunta Job comenzó a derretirse en una tribulación divina.

Job no cedió ante los discursos de sus amigos, se defendió fuertemente en contra de ellos, pero ahora que escuchó la poderosa voz de Dios, ahora que el Espíritu de Verdad llegó a su vida, Job cedió ante la gracia de Dios, se descubrió que era un completo ofensor y no había nada que lo podía justificar.

Job se vio así mismo como un pobre, como un necio, y como un pecador , como alguien que no tenía derecho ni siquiera de hablar con Dios; “Mi mano pongo sobre mi boca” dijo Job

Job 42:1-6

1 Respondió Job a Jehová, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza.

Job se encuentra muy sensible y consciente de su situación pecaminosa, ya no puede estarse justificando mas, ahora se ha llegado hasta aborrecer el solo, y en su arrepentimiento aun se encuentra postrado en el polvo y la ceniza, de la misma manera que estaba postrado en el polvo y la ceniza cuando se dolía por la muerte de sus hijos.

 Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás” Esta es una expresión de humildad y dócil sumisión a Dios. Anteriormente Job estaba hablando atrevida-mente de Dios, su lenguaje era un lenguaje retador, y estaba lleno de demandas para Dios. Pero ahora encontramos a un Job diferente, su lenguaje es como el de un niño sumiso, que ruega que se le permita sentarse a los pies de Dios, y humildemente aprender lo que es la verdad; esto se llama: “Religión Verdadera”

“5 De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven”

Es claro, que aquí Job está disfrutando de privilegios que nunca antes los había disfrutado. Tiempo atrás había escuchado de Dios, pero ahora está contemplando con sus propios ojos la hermosura de la santidad de Jehová, ha recibido una nueva luz, esa luz que ilumina y aclara la visión espiritual del hombre y le permite contemplar las cosas divinas.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cuando Job oyó la voz del Señor de entre el torbellino, exclamó: “Me aborrezco, y me arrepiento en el polvo y la ceniza” (Job 42:6)…

No puede haber glorificación de sí mismo, ni arrogantes pretensiones de estar libre de pecado, por parte de aquellos que andan a la sombra de la cruz del Calvario. Harta cuenta se dan de que fueron sus pecados los que causaron la agonía del Hijo de Dios y destrozaron su corazón; y este pensamiento les inspira profunda humildad. Los que viven más cerca de Jesús son también los que mejor ven la fragilidad y culpabilidad de la humanidad, y su sola esperanza se cifra en los méritos de un Salvador crucificado y resucitado (El conflicto de los siglos, {CS}, pp. 524, 525).

Cuántos se aferran tenazmente a lo que creen que es dignidad, y que sólo es estima propia. Los tales tratan de honrarse a sí mismos, en vez de esperar con humildad de corazón que Cristo los honre. En la conversación, más tiempo se pasa hablando del yo que exaltando las riquezas de la gracia de Cristo. … No han aprendido de Aquel que dice: “Soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11:29) (A fin de conocerle, {AFC}, p. 177).

Cuando al siervo de Dios se le permite que contemple la gloria del Dios del cielo, cuando el Eterno se quita su velo ante la humanidad, y el hombre comprende aunque sólo sea en pequeñísima medida la pureza del Santo de Israel, hará también sorprendentes confesiones de la contaminación de su alma antes que jactarse con altivez de su propia santidad. Isaías exclamó con profunda humillación: “¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios… han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos”… la contrición del profeta era genuina. Se sintió completamente insuficiente e indigno cuando la humanidad, con sus debilidades y deformidades, fue puesta en contraste con la perfección de la santidad, de la luz y la gloria divinas (Comentario bíblico adventista, {4BC}, t. 4, p. 1162).

La visión dada a Isaías representa la condición de los hijos de Dios en los últimos días. Tienen el privilegio de ver por fe la obra que se está desarrollando en el santuario celestial. “Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo”. Mientras miran por fe en el lugar santísimo, y ven la obra de Cristo en el santuario celestial, perciben que son un pueblo de labios impuros, un pueblo cuyos labios a menudo han hablado vanidad y cuyos talentos no han sido santificados y empleados para la gloria de Dios. Con razón podrían entregarse al desaliento al comparar su propia debilidad e indignidad con la pureza y hermosura del carácter de Cristo. Pero hay esperanza para ellos si, como Isaías, reciben el sello que el Señor quiere que se imprima sobre el corazón y si humillan su alma delante de Dios. El arco de la promesa está sobre el trono y la obra realizada a favor de Isaías se realizará en ellos. Dios responderá las peticiones provenientes del corazón contrito.

Queremos que el carbón encendido sacado del altar se coloque sobre nuestros labios. Queremos oír las palabras: “Es quitada tu culpa, y limpio tu pecado” (Conflicto y valor, {CV}, p. 234).

80


Viernes 9 de diciembre // Lección 11____________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Dios ha permitido que raudales de luz se derramasen sobre el mundo, tanto en las ciencias como en las artes; pero cuando los llamados hombres de ciencia tratan estos asuntos desde el punto de vista meramente humano, llegan a conclusiones erróneas. […] Los que dejan a un lado la Palabra de Dios, y pugnan por explicar de acuerdo con principios científicos las obras creadas, flotan sin carta de navegación, o sin brújula, en un océano ignoto. Aun los cerebros más notables, si en sus investigaciones no son dirigidos por la Palabra de Dios, se confunden en sus esfuerzos por delinear las relaciones de la ciencia y la Revelación. Debido a que el Creador y sus obras les resultan tan incomprensibles que se ven incapacitados para explicarlos mediante las leyes naturales, consideran la historia bíblica como algo indigno de confianza. Los que dudan de la certeza de los relatos del Antiguo Testamento y del Nuevo serán inducidos a dar un paso más, y dudar de la existencia de Dios; y luego, habiendo perdido sus anclas, se verán entregados a sus propia suerte para encallar finalmente en las rocas de la incredulidad” (PP 105).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Según la cita de Elena de White que se encuentra más arriba, ¿qué evidencia tenemos de que lo que ella advirtió está ocurriendo actualmente, especialmente en las ciencias? ¿Cuáles son algunas cosas que enseña la ciencia actual que contradicen en forma evidente la Palabra de Dios?
  2. Alfred North Whitehead, un gran matemático y filósofo que vivió en el siglo pasado, declaró: “Hace 57 años entré como un joven en la Universidad de Cambridge. Hombres brillantes me enseñaron ciencias y matemáticas, y me fue bien en ellas; desde fines del siglo he vivido para ver que cada una de las suposiciones básicas de ambas era puestas a un lado. […] Pero, frente a esto, los descubridores de las nuevas hipótesis en la ciencia declaran: ‘Ahora, por fin, tenemos certeza’ ”.–A. N. Whitehead, Dialogues of Alfred North Whitehead. ¿Qué nos dice esto acerca de cuán cuidadosos debemos ser antes de aceptar lo que los “hombres brillantes” del mundo nos enseñan, cuando lo que enseñan contradice la Palabra de Dios?
  3. ¿Cuáles son algunas de las maravillas de la Creación que la ciencia moderna nos ha revelado, que la gente en el tiempo de Job (o aun hace unos doscientos años) no podrían haber entendido? ¿De qué modo estas cosas nos revelan el asombroso poder creador de nuestro Dios?
Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 13 – Durante esta semana, PP caps. 51, 52.

81


Escrito por: Tony García.

Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

Un pensamiento en “LECCIÓN 11 – DESDE UN TORBELLINO – PARA EL 10 DE DICIEMBRE DE 2016

  1. Yo quiero ser como job que cayo ante la presecia de Dios poruqe reconosco que e benido de de este mundo pecasdor a los pies de Crsto esta leccion me enseno mucho cuan grande Nuestro Dios, Dios le Bendiga hermnao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s