Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 13 – EL CARÁCTER DE JOB – PARA EL 24 DE DICIEMBRE DE 2016

5 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


Image result for job from bible paintings

“Job y su Nueva Familia” por William Blake, Inglaterra (1757-1827)


 Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 13: Para el 24 de diciembre de 2016

EL CARÁCTER DE JOB

Sábado 17 de diciembre________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Job 1:1, 8; Job 29:8-17; Job 31:1-23; Éxodo 20:17; Mateo 7:22-27; 5:16; Efesios 3:10.

PARA MEMORIZAR:

“¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? (Sant. 2:22).

EN MEDIO DE TODOS LOS GRANDES TEMAS que se tocaron en el libro de Job, no debemos perder de vista otro tema crucial: el de Job mismo. ¿Quién era este hombre en quien Dios confiaba tanto que desafió al diablo en relación con su fidelidad e integridad? ¿Quién era este hombre que no entendía por qué todo esto le ocurría a él, que sabía que lo que le estaba sucediendo no era justo, que expresaba enojo y frustración por todo ello, y sin embargo se mantuvo fiel hasta el fin?

Aunque la esencia del libro de Job trata con Job después de que cayeron sobre él las calamidades, de esta historia podemos obtener información acerca de la vida anterior de Job. Y, lo que aprendemos acerca del pasado de Job y de la clase que hombre que era nos da una mejor comprensión de por qué Job se mantuvo fiel al Señor, aun en medio de todo el terrible sufrimiento, aun en medio de todo lo que Satanás hizo para tratar de apartarlo de Dios.

¿Cómo era Job, y qué podemos aprender de su modo de vivir, que nos ayude a ser seguidores más fieles del Señor, mientras vivimos nuestra propia vida?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Est. 8 – Durante esta semana, PP caps. 54, 55.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

En toda iglesia debe establecerse un fondo para los pobres. Luego cada miembro presentará una ofrenda de agradecimiento a Dios cada semana o cada mes, según resulte más conveniente. Esta ofrenda expresará nuestra gratitud por los dones de la salud, el alimento y las ropas cómodas. Y en la medida en que Dios nos bendijo con estas comodidades, apartaremos recursos para los pobres, los dolientes y los angustiados. Quisiera llamar especialmente la atención de los hermanos a este punto. Recordemos a los pobres. Privémonos de algunos de nuestros lujos; sí, aun de comodidades, y ayudemos a aquellos que pueden obtener solamente la más escasa alimentación e indumentaria. Al obrar en su favor, obramos para Jesús en la persona de sus santos. El se identifica con la humanidad doliente. No aguardemos hasta que hayan sido satisfechas todas nuestras necesidades imaginarias. No confiemos en nuestros sentimientos para dar cuando nos sintamos dispuestos a ello, y retener cuando no nos inclinemos a dar. Demos regularmente, sea diez, veinte o cincuenta centavos por semana, según lo que quisiéramos ver anotado en el registro celestial en el día de Dios.

Queremos agradeceros por vuestros buenos deseos, pero los pobres no pueden vivir cómodamente sólo con buenos deseos. Deben recibir alimentos y ropas como pruebas tangibles de vuestra bondad. Dios no quiere que ninguno de sus seguidores mendigue su pan. Os ha dado en abundancia para que podáis suplir las necesidades que ellos no alcanzan a suplir con su laboriosidad y estricta economía. No aguardéis a que llamen vuestra atención a sus necesidades. Obrad como Job. Lo que él no sabía, lo averiguaba. Haced una jira de inspección, y ved lo que se necesita, y cómo puede suplirse mejor (Joyas de los testimonios, {2JT}, t. 2, pp. 41, 42).

Cada uno de ustedes necesita despertar y enfrentar honestamente la necesidad de abandonar el tren del egoísmo. Mejoren el breve tiempo de prueba que Dios les da, trabajando con todas sus fuerzas para redimir los fracasos de su vida pasada. Dios los ha colocado en un mundo de sufrimiento para probarlos, para ver si serán hallados dignos del don de la vida eterna. Alrededor de ustedes hay quienes tienen aflicciones, que necesitan palabras de comprensión, amor y ternura, y nuestras oraciones humildes y solidarias. Algunos están sufriendo bajo la mano de hierro de la pobreza, algunos con enfermedad, y otros con angustias, desaliento y tristeza. Como Job, ustedes debieran ser ojos para el ciego y pies para el cojo, e inquirir en la causa que no conocen y estudiarla con el propósito de aliviar sus necesidades y ayudar precisamente donde más ayuda necesitan (Testimonios para la iglesia, {3TI}, t. 3, p. 581).

89


Lección 13 // Domingo 18 de diciembre____________________________________

EL HOMBRE DE UZ

Lee Job 1:1 y 8. ¿Qué nos dice acerca del carácter de Job?

1 Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Y le nacieron siete hijos y tres hijas. Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales.E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días. Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? (Job 1)

Aunque a Job le dijeron en todos los diálogos que él debía haber hecho algo malo para que todos estos males vinieran sobre él, el caso era lo opuesto. Fueron su bondad y su fidelidad las que lo hicieron blanco especial de Satanás.

¿Cuán bueno y cuán fiel era él? Primero, el texto nos dice que era “perfecto”. Esta palabra no tiene el significado de “sin pecado”, como fue Jesús. En cambio, tiene la idea de ser completo, íntegro, sincero, pero en un sentido relativo. La persona que es “perfecta” a la vista de Dios es la persona que ha alcanzado el grado de desarrollo que el Cielo espera de él en cualquier momento. La palabra hebrea para “perfecto”, tam, “equivale al griego téleios, que a menudo se traduce como ‘perfecto’ en el [Nuevo Testamento], pero que se traduce mejor como ‘completamente crecido’ o ‘maduro’ ” (CBA 3:499). La experiencia posterior de Job revela que no había alcanzado la perfección máxima de carácter. Aunque fiel y recto, todavía estaba creciendo.

Segundo, el texto dice que era “recto”. La palabra significa “derecho”, “equilibrado”, “justo”. Job vivía como lo que podríamos llamar “un buen ciudadano”.

Tercero, el texto dice que era “temeroso de Dios”. Aunque el Antiguo Testamento describe la idea de “temer” a Dios como parte de ser un fiel israelita, la frase también se usó en el Nuevo Testamento para los gentiles que servían fielmente al Dios de Israel (ver Hech. 10:2, 22).

Finalmente, Job era “apartado del mal”, o evitaba el mal. Dios mismo caracterizó a Job de ese modo, cuando le dijo a Satanás: “¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?” (Job 1:8).

En definitiva, Job era un hombre de Dios cuya fe se revelaba por la clase de vida que vivía; y de este modo, realmente daba testimonio “a los ángeles y a los hombres” (1 Cor. 4:9) acerca de lo que una persona puede ser en Cristo.

Si el libro de Job hablara acerca de ti, ¿qué dirían sus primeras líneas? “Hubo en tierra de _________ un ______________ que era _______________ _____________ y ______________ de Dios y _______________ del mal”.

Reavivados por su Palabra: Hoy, Est. 9 – Durante esta semana, PP caps. 54, 55.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Job fácilmente se pudiera llamar “El primer Pagano de la Biblia” Job no era judío, ni tampoco era gentil. No pertenecía a la línea patriarcal, estaba fuera de lo que era en esos días pertenecer a la iglesia de Dios, en realidad Job habitaba en un mundo pagano, era ciudadano de un país pagano, pero a pesar de su cultura pagana, de su medio ambiente pagano, y de su origen pagano, era un hombre que creía y obedecía a Dios, de una manera única.

Hay muchos que creen que el Antiguo Testamento no es mas que una colección de literatura, historia, poesía, teología y pensamientos de la nación judía. Para los que creen de esa manera, el Libro de Job, es una muestra que el Antiguo Testamento no es así. El Libro de Job, se mantiene el solo, no le pertenece ni a la historia judía, ni al pensamiento judío, es un libro que se mantiene aparte y que habla de las grandezas de un personaje que tenía origen pagano. Según los eruditos de la Biblia, no hay otro libro que se halla escrito en la Biblia, que tenga los méritos literarios que tiene el Libro de Job.

El Libro de Job es la historia de un hombre justo y perfecto. Este hombre no se hizo justo y perfecto por la academia de sufrimientos que tuvo que cursar, sino que ya era justo y perfecto antes que la aflicción asaltara su vida. El Libro de Job está escrito en forma dramática, se centra en la arrogancia del acusador y el permiso divino para poner a prueba al acusado. El efecto que logró la prueba en Job y en sus amigos, constituye el centro del drama.

La teoría de sus amigos era la siguiente: En la vida; el sufrimiento de una persona es proporcional a su pecado, y el bienestar de una persona es proporcional a su santidad; en otras palabras; el sufrimiento es causa de la transgresión, y una vida llena de paz y alegría es el resultado de la inocencia.

Los amigos de Job no habían hecho provisión para el misterio del sufrimiento, para ellos, el sufrir era simple y sencillamente la consecuencia del pecado.

Job indignada-mente reprendía a sus amigos en su forma de pensar, en sus ardientes pero inocentes declaraciones, casi cruzaba las fronteras de la blasfemia y casi siempre demandaba de Dios una explicación de la razón de sus sufrimientos.

“Temeroso de Dios”

Aquí tenemos que la descripción de “temeroso de Dios” se le ha agregado a una persona que ya es “perfecto” y “recto”, de esto aprendemos lo siguiente:

1-Que la integridad moral y la honestidad moral, si no tiene el temor de Dios, no nos puede hacer aceptable a Dios. Dios no se deleita en lo que hacemos, si no lo hacemos en el temor de él. No hacerle ningún daño a nuestro prójimo por temor a Dios, es mucho mas que un argumento humano, es un principio divino.

2-El temor a Dios está presente en todos los regalos que recibimos de Dios y también está presente en la adoración que ofrecemos a Dios; El temor a Dios contiene fe y también contiene amor.

3-El temor a Dios mantiene un corazón y una vida limpia. Salmos 19: 9 dice “El Temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre…” El temor a Dios es como un hombre armado a la entrada de una ciudad, lo examina todo, arresta a cualquiera que desee entrar a la ciudad de una manera incorrecta. Es como un centinela, observa a todos los lados, ve quien se acerca al alma, si la maldad desea entrar al alma, el temor a Jehová no la admitirá.

Job era perfecto. Job era completo en todos los departamentos de su carácter tanto moralmente como religiosamente. Job no cumplía con unas tareas y desatendía otras, no cultivaba solo algunos atributos mientras descuidaba otros, él era completo, crecía simultáneamente y simétricamente.
– Job era completo en su conducta en general; la Biblia dice que era “perfecto”

– Job era completo en su relación con Dios; la Biblia dice que “era temeroso de Dios”

-Job era completo en su relación en contra del pecado; la Biblia dice que “era apartado del mal”

-Job era completo en su relación familiar: la Biblia dice que ofrecía sacrificios por sus hijos

“E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos”

Los hermanos hacían fiestas en sus casas para mantener ese amor fraternal. Esas fiestas no eran todos los días de las semanas de un año, eso hubiera sido cansador para todos ellos, hubiera sido un lujo grotesco, además hubiera sido una conducta que un hombre tan santo como Job no hubiera aceptado y permitido.

La palabra que se usa en ésta expresión es JOMO (יומו) que realmente significa cumpleaños; por lo tanto la traducción pudiera leerse así: “E iban sus hijos y hacían banquete en sus casas, cada uno en el día de su cumpleaños…” De acuerdo a los historiadores, especialmente para los día de Job, era la costumbre en el Medio Oriente, celebrar los cumpleaños con una gran fiesta y un derroche de lujo.

La Biblia Caldea dice “hasta que se completaban los 7 días” dando a entender que cada fiesta de cumpleaños que celebraban los hijos de Job, duraban 7 días. De esta manera los hijos de Job pasaban celebrando 49 días al año, fiestas de cumpleaños.

“y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos”

Usualmente cuando hay una fiesta donde solo se reúnen hombres, casi siempre esa fiesta tiene diversiones prohibidas, o connotaciones incorrectas. En el caso de los hijos de Job, ellos invitaban a sus hermanas a las celebraciones, dando a entender que sus fiestas eran de carácter afectivo y familiares. A pesar del tipo de fiesta familiar que los hijos de Job celebraban, Job siempre ofrecía sacrificios por ellos, pensando en la posibilidad que en una de esas fiestas se haya cometido un pecado en contra de Dios.

Uno de los refinamientos y beneficios que el cristianismo reclama para sí, es la restauración de la mujer a su dignidad y a también la restauración a su lugar correcto en la sociedad; el comportamiento que tenían los hijos de Job con sus propias hermanas, da a conocer el gran refinamiento que Job había tenido como padre, enseñando a sus hijos varones, el respeto a la dignidad femenina y la igualdad social entre el sexo masculino y femenino.

“Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones.”

Esta es una sugerencia de precaución; pero ésta precaución es necesaria, ya que no hay ningún lugar en ésta tierra que sea libre del pecado.

Por que donde hay dos reunidos, posiblemente Satanás es el tercero,   por que donde hay una mesa servida con abundancia, hay también mucha tentación, por que son mas los que han perecidos por exceso de comida que por escases de comida, por que son mas los que han perecidos ahogados en el alcohol que ahogados en el mar.

Este texto es instructivo y también es reflexivo;

Este texto es instructivo por que nos manda a que toquemos las campanadas para un sermón; si Job era tan diligente en mantener a sus hijos puros, era mucho mas diligente en mantenerse él mismo puro. Este texto nos manda a que seamos cuidadosos, y que constantemente nos escudriñemos a nosotros mismos.

Este texto es reflexivo por que nos manda a que toquemos las campanadas para un funeral. La calamidad y la muerte vinieron a los hijos de Job justamente en una celebración de cumpleaños. Entre la mesa y el féretro, solo existe un paso. Todas las cosas que hagamos y disfrutemos en éste mundo, hagámoslas teniendo en cuenta que siempre andamos caminando en los linderos de la tumba, y que nuestro comportamiento siempre tiene que ser pensando en la eternidad.

Sin ninguna duda Adán perdió el principado de éste mundo ante Satanás; ahora éste mundo tiene un príncipe temporal, que tiene ya su tiempo contado para ser eliminado para siempre de la posición que usurpó a nuestros primeros padres. Mientras llegue ese tiempo, sigue haciendo de sus fechoría, haciendo el mal e impartiendo su maldición a todos los habitantes de la tierra.

En los primeros capítulos de Job, encontramos dos versículos muy interesantes que son dignos de nuestra estudio y atención, y estos dos versículos son:

Job 1: 6-7

Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.

Job 2: 1-2

1 Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Jehová, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella.

Aquí hay un grupo de seres especiales, que a cada cierto tiempo suelen  presentarse ante Dios, y ellos son llamados “los hijos de Dios”; ahora la pregunta es ¿Quienes son  “los Hijos de Dios”?

Encontramos que los  “Hijos de Dios” ya  existían desde ante de la creación de la tierra.  Cuando Dios creó la tierra, ellos ya estaban presentes:

¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?
Házmelo saber, si tienes inteligencia.

¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes?
¿O quién extendió sobre ella cordel?

¿Sobre qué están fundadas sus bases?
¿O quién puso su piedra angular,

Cuando alababan todas las estrellas del alba,
Y se regocijaban todos los hijos de Dios?  Job 38

En la creación de la tierra encontramos a dos grupos de seres: uno de ellos son las “estrellas del alba” que se encontraban alabando a Dios por la creación de la tierra; y el segundo grupo son “los hijos de Dios” que se encontraban llenos de felicidad por la creación de un nuevo planeta.

En el libro de Apocalipsis capítulo 12 del versículo 3 al 9 encontramos que las estrellas del alba son los ángeles;  pero la pregunta sigue estando ¿Quienes son los Hijos de Dios?

Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.

1 Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Jehová, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella.

En estos dos párrafos encontramos ciertas verdades muy importantes:

La primera verdad es que  “los hijos de Dios” no habitan todo el tiempo en la presencia del Padre, en realidad ellos no habitan con el Padre. ¡Extraño!; ¿No es cierto?  Ellos llegan a cada cierto tiempo a presentarse ante el Padre, a cada determinado tiempo tienen una reunión especial todos ellos, junto con el Padre.

La Segunda verdad que descubrimos, es que Satanás “vino con ellos” Satanás no pertenecía a éste selecto y distinguido grupo, evidentemente Satanás se sentía con derecho de pertenecer a éste grupo; ¿Qué era lo que hacía a Satanás sentirse con derecho de mezclarse con éste grupo? En Lucas 4 encontramos las respuesta:

Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada,  (la tierra) y a quien quiero la doy.

Satanás se creía el dueño de la tierra. Desde el momento en que Adán decidió obedecerlo, Adán perdió su principado y automáticamente el principado de éste mundo es entregado y tomado por Satanás, esa es la razón por la cual, Satanás se atreve a presentarse ante Dios, como el representante de la tierra, junto con “los hijos de Dios”

 La tercera verdad, es que Satanás, llegó representando al planeta tierra, y si Satanás llegó a ésta reunión, representando al planeta tierra; ¿De dónde venía “los hijos de Dios”?; ¿Venían ellos, también representando otros planetas? La respuesta es si.

El espíritu de profecía da a entender que los representantes de los mundos no caídos o sea “los hijos de Dios”, son los 24 ancianos que menciona el libro de Apocalipsis. En el libro El Conflicto de los Siglos,  versión inglesa, página 581 dice: “Las escrituras declaran que en la ocasión, que los ÁNGELES DE DIOS, se vinieron a presentar delante del Señor, Satanás vino en medio de ellos (Job 1:6), {Satanás} no vino para postrarse ante el Eterno Rey, si no para continuar sus designios maléficos en contra de la justicia. Con esas mismas intenciones se presenta cuando los hombre se reúnen para adorar a Dios”

Aquí está el original en Ingles para todos aquellos que dominan el ingles: “The Scriptures declare that upon one occasion, when the angels of God came to present themselves before the Lord, Satan came also among them (Job 1:6), not to bow before the Eternal King, but to further his own malicious designs against the righteous. With the same object he is in attendance when men assemble for the worship of God” p. 518

En Apocalipsis 4: 4 se da una descripción mas detalladas de los 24 ancianos: Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas”

De éste texto aprendemos lo siguiente:

-Ellos son una clase especial de “seres”  a manera de ángeles que nosotros aquí en la tierra desconocemos en su totalidad,  ya que ellos solo representan los mundos que no han caído.

-En la caída de Adán y Eva, el “hijo de Dios” o “anciano”  que representaba a nuestro mundo, dejó de hacerlo. Ellos solo representan mundos no caídos.

-Estos 24 ancianos o “Hijos de Dios” tienen uno de los mas grandes y altos privilegios en el universo entero; y es el de tener su propio trono, allí,  en el mismo lugar donde Dios tiene su trono,  y se pueden sentar de frente a Dios.

-Ellos son llamados “ancianos” así mismo como su Padre Dios; la diferencia es que Dios Padre es llamado el “Anciano de Días”“Seguí mirando hasta que se establecieron tronos, y el Anciano de Días se sentó. Su vestidura era blanca como la nieve, y el cabello de su cabeza como lana pura, su trono, llamas de fuego, y sus ruedas, fuego abrasador.”  Daniel 7: 9

-Cuando en el cielo, se “establecen”, “colocan”, “ponen”, “aderezan” los tronos, incluye el trono de Dios y el de sus 24 hijos; los 24 “ancianos” del universo

-Ellos están sentados en sus tronos; de la misma manera que Dios está sentado en su trono, por lo tanto quiere decir que son gobernantes o soberanos, de la misma manera que Dios es Gobernante y Soberano

-Ellos gobiernan de la misma manera que lo hace Dios, pero debido a que ellos no pasan en el cielo, quiere decir que no son gobernantes del cielo, si no de alguna otra parte del universo.

-Si Satanás se coló entre ellos, para representar la tierra, entonces  quiere decir que los 24 ancianos son gobernantes de otros planetas, planetas habitados por seres sin pecado. Satanás aprovechó la oportunidad de colarse en una reunión de representantes planetarios.

Ellos son una imagen de la esencia del Padre: son llamados “ancianos” como el Padre; tienen y se sientan es sus “tronos” en el mismo lugar donde está el trono del Padre,  usan “coronas” como lo hace el Padre, visten “vestiduras blancas,” como las del Padre; podríamos decir que casi parecen una clase de “mini-dioses,” pero no es así, ellos son todo lo contrario de Lucifer, ellos nunca han pretendido tener la posición de Dios, son criaturas, que reconocen la majestad del Padre y el Señorío de Jesucristo. Cabe una gran posibilidad que éste grupo de 24 ancianos  fue el concilio,   que le celebró juicio a Lucifer y encontró y determinó  que en Lucifer  existía “maldad”

-Ellos son criaturas: 10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.  Apocalipsis 4

El libro del espíritu de profecía en Ingles:  Liberación de Manuscritos (Manuscript Releases V 12) dice:  Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.” [Versículo 4] La visión presentada a Juan hizo su impresión en la mente de Juan. El destino de cada nación estaba contenida en el libro. Juan estaba angustiado cuando no había ni un ser humano, ni una inteligencia angelical capaz de leer las palabras, y ni siquiera poder ver el libro. Su alma fue empujada hasta el punto de la agonía y el suspenso, cuando uno de los FUERTES  ÁNGELES tuvo compasión de él, y poniendo su mano sobre él, le aseguro diciendo: (Y uno de los ancianos me dijo:) No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos”

Aquí está su original en Ingles, para los que saben Ingles: “I wept much, because no man was found worthy to open and to read the book, neither to look thereon” [verse 4]. The vision as presented to John made its impression upon his mind. The destiny of every nation was contained in that book. John was distressed at the utter inability of any human being or angelic intelligence to read the words, or even to look thereon. His soul was wrought up to such a point of agony and suspense that one of the strong angels had compassion on him, and laying his hand on him assuringly, said, “Weep not: behold, the Lion of the tribe of Judah, the Root of David, hath prevailed to open the book, and to loose the seven seals thereof” [verse 5].” MR, v. 12, pp. 296, 297

Hay tres errores  con respecto a éste tema, que nosotros los cristianos enseñamos, y esto incluye también a muchos de nuestra propia iglesia, y nos gustaría aclararlos en ésta lección:

El primer error que muchos enseñamos, es que Satanás se presentaba entre “los hijos de Dios”, por que Adán había perdido ese privilegio. En  otras palabras, si Adán no hubiera pecado, Adán se  hubiera presentado ante Dios como el representante de nuestro mundo.

Esto no es así, ya que los “hijos de Dios”  o sea los representantes de los mundos ante Dios, son identificados por el espíritu de profecía como “poderosos ángeles”, además “los hijos de Dios” ya estaban presente en la creación del mundo, por lo tanto Adán, si aún no hubiera pecado, no podía ser uno de ellos, ya que Adán fue creado después de la creación del mundo. “Los hijos de Dios” ya existían desde antes de la creación de mundo; la Biblia Nueva Versión Internacional dice que los hijos de Dios, gritaban de alegría ante Dios, cuando Dios creaba el mundo.

El segundo error que muchos enseñamos, es que los 24 ancianos, son personajes provenientes de la tierra. ¿Porqué muchos llegan a ésta conclusión? En Apocalipsis 5: 8 y 9  encontramos que ellos están cantando un cántico nuevo: Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;” La expresión “con tus sangre nos has redimido para Dios” denota que ellos son provenientes de la tierra, ya que Jesús murió solamente para los habitantes de la tierra.

Esta expresión “nos has redimido para Dios” se ha estudiado y se ha llegado a la conclusión que es un error de traducción.

Hay que notar que  éste cánticos era cantado por dos grupos, uno de ellos eran los 4 seres vivientes, o sea los serafines, y el otro grupo eran los 24 ancianos. Los serafines nunca han sido redimidos por la sangre del cordero, ya que ellos nunca han pecado, ni tampoco son de la tierra; éste pensamiento también se le aplica exactamente a los 24 ancianos, ya que son los seres mas encumbrados en el universo, y nunca han pecado, son “poderosos ángeles”. La traducción correcta de éste texto dice así:  y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre has redimido al hombre para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación

Ya las nuevas versiones de la Biblia en Ingles, están corrigiendo éste texto, por ejemplo la Nueva Versión Internacional, La traducción Phillips, la versión NASB, la versión RSV, la versión NEB, la Biblia católica TNA, la Biblia Weymouth, la Biblia Jerusalén y el Nuevo Testamento Judío, entre otras. Todas éstas Biblia arriba mencionadas, ya están sacando sus nuevas versiones con éste error de traducción ya rectificado. Aun no sabemos cuando, las versiones de la Biblia en español, comenzarán a corregir éste error de traducción.

Otro punto que tenemos que recordar es que ellos estaban presentes en el cielo cuando Jesucristo ascendió al cielo, después de su resurrección;  esto quiere decir que los 24 ancianos no son partes de los resucitados, por que ellos ya estaban en el cielo. Los únicos humanos que se fueron al cielo antes de la resurrección de Cristo, fue Enoc, que fue transportado, Elías que también fue transportado, y Moisés que fue resucitado. Solo son tres, no 24.

“Todo el cielo estaba esperando para dar la bienvenida al Salvador a los atrios celestiales. Mientras ascendía, iba adelante, y la multitud de cautivos libertados en ocasión de su resurrección le seguía. La hueste celestial, con aclamaciones de alabanza y canto celestial, acompañaba al gozoso séquito.

“Al acercarse a la ciudad de Dios, la escolta de ángeles demanda:  “Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria.”  Gozosamente, los centinelas de guardia responden: “¿Quién es este Rey de gloria?

Dicen esto, no porque no sepan quién es, sino porque quieren oír la respuesta de sublime loor:  “Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria.”

Vuelve a oírse otra vez: “¿Quién es este Rey de gloria?” porque los ángeles no se cansan nunca de oír ensalzar su nombre. Y los ángeles de la escolta responden:  “Jehová de los ejércitos, El es el Rey de la gloria.” (Salmos 24)

Entonces los portales de la ciudad de Dios se abren de par en par, y la muchedumbre angélica entra por ellos en medio de una explosión de armonía triunfante.

Allí está el trono, y en derredor el arco iris de la promesa. Allí están los querubines y los serafines. Los comandantes de las huestes angélicas, los hijos de Dios, los representantes de los mundos que nunca cayeron, están congregados. El concilio celestial delante del cual Lucifer había acusado a Dios y a su Hijo, los representantes de aquellos reinos sin pecado, sobre los cuales Satanás pensaba establecer su dominio, todos están allí para dar la bienvenida al Redentor. Sienten impaciencia por celebrar su triunfo y glorificar a su Rey. {DTG 773.10 – Deseado de Todas las Gentes}

Aquí precisamente en éste último texto, se encuentra la clave para descubrir que “los hijos de Dios” son los 24 ancianos del Apocalipsis. Primero necesitamos entender la forma literaria de Elena de White. Se ha descubierto que la forma literaria de Ella, es repetitiva, es decir, da varias características juntas de un mismo objeto o persona. 

Si leemos cuidadosamente, encontramos el lugar de la celebración que es el trono de Dios. El primer grupo que Elena de White describe en la visión está compuesto por serafines y querubines, que es un número muy limitado de seres.

El segundo grupo tiene varias características, y entre ellas están:

1-Los comandantes de las huestes angélicas

2-Los hijos de Dios

3-Los representantes de los mundos que nunca cayeron

Estos no son tres grupos de personas, sino un solo grupo con tres diferentes características o títulos, ésta era el estilo literario de Elena de White, y se repite en muchas  ocasiones en diferentes manuscritos.

El siguiente texto continua hablando del mismo grupo, y los vuelve a describir como el concilio celestial donde Satanás había acusado a Jesús,  los describe como los representantes de los reinos sin pecados, y también los describe como el excelso grupo, donde Satanás planeaba implantar su dominio. No era poco lo que aspiraba Satanás, su aspiración era dominar a “los hijos de Dios”, quienes eran los representantes de los mundos no caídos ante el Padre. Si Satanás lograba convencerlos a ellos de sus aspiraciones, hubiera sido muy fácil para Satanás el dominio del universo, por medio de los 24 ancianos.

El tercer error que muchos enseñamos, es que Lucifer era el cuarto en posición en el universo. Realmente no es así, Lucifer era el numero 28 en el universo. Primero es El Padre, El Hijo, El Espíritu Santos, luego están los 24 ancianos y después estaba Lucifer. Lucifer era el cuarto en el cielo, no en el universo. Podemos decir que Lucifer era el administrador de las huestes angélicas en el cielo. Uno de los deseos de Lucifer era subir al trono de Dios, pero los 24 ancianos tienen cada uno de ellos su propio trono, allí en el mismo lugar donde está el trono de Dios.

También necesitamos notar que “los hijos de Dios” siempre se diferenciaron de los ángeles:  en la creación de acuerdo a libro de Job; “las estrellas del alba alaban”  y separados de ellos encontramos a “los hijos de Dios” que se regocijaban.

En la ascensión de Cristo al cielo, también los “hijos de Dios” se encuentran en un lugar diferente de la multitud de ángeles; los “hijos de Dios” se encuentran junto al Padre, esperando a Jesucristo para darle la bienvenida. Los ángeles se encuentran acompañando a Jesucristo en su ascensión al cielo.

En conclusión los “hijos de Dios” podíamos decir son los primero hijos del Padre en el universo, son los hijos mas mayores de Dios y los mas antiguos, los “ancianos”son los encargado ante Dios, de los mundos que no cayeron. Si ellos son los representantes de los mundo, ellos tuvieron que ser creados antes que la creación  de los mundo comenzara. “Los hijos de Dios” existen desde los días mas remotos de la eternidad, por eso se les llaman también los ancianos y son 24. Ellos son gobernadores, son reyes, tienen sus propios tronos, tienen coronas, tienen vestiduras blancas, un grupo muy elevado  de seres celestiales a los cuales nosotros no conocemos, ya que nosotros somos un mundo caído y ellos solamente representan a los mundos libres de pecados.

Recordemos que todos somos hijos de Dios: Adán es el hijo de Dios original de ésta tierra, Adán es hijo de Dios por creación, nosotros también somos hijos de Dios pero por “pro-creación”.

Jesucristo es el “UNIGÉNITO” Hijo de Dios, no hay nadie en el universo como Jesucristo, ya que él mismo es Dios.

Los 24 ancianos son probablemente los originales “hijos de Dios” en el universo, ya que también son llamados “ancianos” como su Padre “el Anciano de Días.” 

Entre  ésta hueste especial de seres,  se coló  Satanás. Ya que no había un anciano representante de la tierra, Satanás trataba de representar a la tierra, como el dueño y señor de ella. Entre éste grupo selecto se metió Satanás, pero ya los tronos estaban tomados, el más excelso es de Dios y los otros 24 tronos le pertenecen a 24 “hijos de Dios” que representan a todos los mundos sin pecados.

Cuando la tierra sea renovada,  nosotros no tendremos un anciano representando nuestro mundo, sino que El Cordero Inmolado será el representante de éste planeta, ya que: “fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.”

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Que los padres aprendan del hombre de Uz una lección de constancia y devoción. Job no descuidaba su deber hacia los que no pertenecían a su familia; era benévolo, amable, considerado con los intereses de los demás; y al mismo tiempo trabajaba fervientemente por la salvación de su propia familia (Hijos e hijas de Dios, {HHD}, p. 260).

El altruismo, principio básico del reino de Dios, concita el odio de Satanás, que niega hasta su misma existencia. Desde el comienzo del gran conflicto ha tratado de demostrar que los principios que constituyen el fundamento de la actividad divina son egoístas, y califica del mismo modo a todos los que sirven a Dios. La obra de Cristo y la de todos los que llevan su nombre consiste en refutar las acusaciones de Satanás.

Jesús vino en forma humana para ofrecer en su propia vida un ejemplo de altruismo. Y todos los que aceptan este principio deben ser colaboradores con él, demostrándolo en la vida práctica. Escoger la justicia por la justicia misma; ponerse de parte de la verdad aunque cueste sufrimiento y sacrificio, “ésta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová” (La educación, {ED}, pp. 154, 155).

Cristo identifica su interés con el de la humanidad. La obra que lleva las credenciales divinas es aquella que manifiesta el espíritu de Jesús, que revela su amor, su cuidado, su ternura al tratar con las mentes de los hombres. ¡Qué revelaciones recibiría el hombre si se descorriera el velo y pudierais ver los resultados de vuestra labor al relacionaros con los descarriados que necesitaban un trato más juicioso para no ser desviados de la senda! “Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; y haced sendas derechas para vuestros pies, porque lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado”.

Siempre tendremos personas tentadas con las cuales tratar, y es esencial que nos convirtamos a Dios cada día, y seamos vasos que puedan ser usados para honra y gloria de su nombre. El verdadero valor del alma puede ser estimado únicamente por la cruz del Calvario (Testimonio para los ministros, {TM}, p. 184).

Cuando la depresión se apodera del alma, eso no es evidencia de que Dios haya cambiado. El es “el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. Es posible estar seguro del favor de Dios cuando se es capaz de sentir los rayos del Sol de justicia; pero si las nubes envuelven su alma, no debemos creer que hemos sido abandonados. La fe debe atravesar las tinieblas. El ojo debe estar fijo en Dios, y todo nuestro ser se llenará de luz. Hay que tener siempre ante la mente las riquezas de la gracia de Cristo. Atesoremos las lecciones que proporciona su amor. Que nuestra fe sea como la de Job, para que podamos decir: “Aunque él me matare, en él esperaré”. Aferrémonos de las promesas del Padre celestial, y recordemos la forma como nos trata; porque “todas las cosas les ayudan a bien… a los que conforme a su propósito son llamados” (Mente, carácter, y personalidad, {2MCP}, t. 2, p. 514).

90


Lunes 19 de diciembre // Lección 13_______________________________________

PASOS LAVADOS CON LECHE

Mientras Job luchaba por entender la calamidad que le sobrevino, pensaba en su vida pasada y cuán buena le había sido, y el modo en que la había vivido. Hablando sobre sus días anteriores, Job dijo que en este tiempo “lavaba mis pasos con leche” (Job 29:6), o “ante mí corrían ríos de crema” (NVI).

Por ejemplo, Job habla del tiempo en que “Dios me cuidaba” (Job 29:2, NVI). La palabra hebrea para “guardaba” o “cuidaba” viene de una palabra común usada en todo el Antiguo Testamento para hablar acerca del cuidado de Dios por su pueblo (ver Sal. 91:11; Núm. 6:24). Es claro que Job tenía una buena vida. Además, lo importante era que él sabía que había tenido una buena vida.

Lee Job 29:8 al 17. ¿Qué nos dicen estos versículos sobre cómo veían los demás a Job, y de qué manera trataba él a los que estaban luchando?

Los jóvenes me veían, y se escondían; Y los ancianos se levantaban, y estaban de pie. Los príncipes detenían sus palabras; Ponían la mano sobre su boca. 10 La voz de los principales se apagaba, Y su lengua se pegaba a su paladar. 11 Los oídos que me oían me llamaban bienaventurado, Y los ojos que me veían me daban testimonio, 12 Porque yo libraba al pobre que clamaba, Y al huérfano que carecía de ayudador. 13 La bendición del que se iba a perder venía sobre mí, Y al corazón de la viuda yo daba alegría. 14 Me vestía de justicia, y ella me cubría; Como manto y diadema era mi rectitud. 15 Yo era ojos al ciego, Y pies al cojo. 16 A los menesterosos era padre, Y de la causa que no entendía, me informaba con diligencia; 17 Y quebrantaba los colmillos del inicuo, Y de sus dientes hacía soltar la presa. (Job 29)

Aquí podemos ver cómo respetaban a Job. La frase “en la plaza hacía preparar mi asiento” (Job 29:7) da la idea de algún tipo de gobierno local del cual, obviamente, Job formaba parte. Esos asientos generalmente se daban a los miembros más respetados y mayores de la sociedad, y entre ellos Job era altamente estimado.

Pero, podemos ver que aun los miembros “más bajos” del nivel social lo amaban y respetaban. Los pobres, los ciegos, las viudas, los huérfanos, los inválidos: Job ayudaba y consolaba a los que no habían sido bendecidos como él lo había sido.

“Dios ha descrito en su Palabra a un hombre próspero, cuya vida fue un éxito en el sentido más verdadero, hombre al cual el Cielo y la Tierra se complacían en honrar” (Ed 142).

Veremos que versículos como estos y otros nos muestran por qué Job había sido una persona de mucho éxito en todos los aspectos, a la vista de los hombres y de Dios.

Es fácil ser bondadoso y respetuoso con los ricos, los poderosos y los famosos. Pero ¿de qué manera tratas a los que no tienen nada para ofrecerte?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Est. 10 – Durante esta semana, PP caps. 54, 55.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Job hace una comparación entre su pasado estado de prosperidad y su presente estado de miseria.

Hay cuatro cosas fundamentales que formaban en Job un grato recuerdo de su pasada prosperidad:

1-La Seguridad de haber tenido la presencia divina

2-El haber disfrutado de los favores divinos

3-La comunión que tuvo con el mundo divino

4-La confianza que depositó en la protección divina

En Job encontramos características personales que no se hallan muy a menudo en nuestro mundo; en Job encontramos un hombre que es justo, un hombre que tiene un poderoso carácter, y es ayudado y respaldado por una gran riqueza terrenal; estas tres cosas juntas, lo convierten en un gran personaje, digno de nuestra admiración. Ya que encontramos que hay muchos ricos pero son déspotas, encontramos muchas personas poderosas pero son injustos, y los pocos justos que encontramos son pobres y sin influencias.

También aprendemos que la piedad de una persona no es ningún garantía en contra de las pérdidas de sus bienes mareiales, en el caso de Job, las riquezas se perdieron, pero Job mantuvo la integridad de su carácter.

“Cuando hacía resplandecer sobre mi cabeza su lámpara, a cuya luz caminaba en la oscuridad”

En Job 18: 6  Bildad, uno de los amigos de Job, describió la suerte de los impíos, y él dijo: “La luz se oscurecerá en su tienda, y se apagará sobre él su lámpara” Ahora Job, está repitiendo las misma palabras, ahora Job recuerda aquellos hermosos día cuando su tabernáculo era iluminado constantemente por la luz divina.

Este versículo tiene mucho que ver con la costumbre de la gente árabe que vivían en los tiempos de Job. Los árabes que pertenecían a la alta alcurnia y a las familias acaudaladas, tenían la costumbre de colgar lámparas de los techos de sus suntuosas tiendas. Encontramos una hermosa descripción de una persona de esos días, y ella lo describe de la siguiente manera: “Colgando de los techos se encuentran las lámparas, hermosas lámpara que despiden rayos de luz tratando de imitar la luz natural del día” Cuando Job recordó el resplandor de la lámpara sobre su cabeza, posiblemente está haciendo alusión al recuerdo de su hermosa casa, cuando disfrutaba de todos los bienestares de la vida, y también cuando disfrutaba el estar con su familia en su suntuosa tienda, bajo los hermosos cielos nocturnos árabes.

Una lámpara, en la Biblia también significa vida y prosperidad, Dios y la Biblia, tiene una relación extremadamente íntima con la luz.

“lavaba mis pasos con leche” (Job 29:6), o “ante mí corrían ríos de crema” (NVI).

Ninguna grada de casa o palacio se repella de mantequilla, hacer esto sería una acción extravagante, peligrosa y sin sentido. La alusión de éste texto posiblemente se está refiriendo a la abundancia de ganadería y de sirvientes que tenía Job.

Sus vacas producían grandes cantidades de leche, y cuando los siervos transportaban la leche de los campos a la casa de Job, nunca lo hacían sin derramar la abundante leche en el suelo, y como una consecuencia natural, la leche al ser presionada y batida, se convierte en mantequilla o crema.

La expresión pareciera ser exagerada, pero no es así, tenemos que recordar que Canaán, donde vivía Job, se le llamó “la tierra que fluye leche y miel”

Deuteronomio 32: 13 dice: “Lo hizo subir sobre las alturas de la tierra, e hizo que chupase miel de la peña, y aceite del duro pedernal” De acuerdo a los historiadores, las abejas construían sus panales en las hendiduras de las peñas, y era tanta la abundancia, que la miel rodaba por el suelo. Además habla también de chupar aceite de la roca. Los árboles de oliva crecían en abundancia en toda Canaán, desprendían sus frutos en la madurez, del cual vertía grandes cantidades de aceite natural, Sin ninguna duda, Canaán terrenal, era una tierra llena de bendiciones y abundancia naturales para sus habitantes.

Los jóvenes me veían, y se escondían; Y los ancianos se levantaban, y estaban de pie. Los príncipes detenían sus palabras; Ponían la mano sobre su boca. 10 La voz de los principales se apagaba, Y su lengua se pegaba a su paladar. 11 Los oídos que me oían me llamaban bienaventurado, Y los ojos que me veían me daban testimonio, 12 Porque yo libraba al pobre que clamaba, Y al huérfano que carecía de ayudador. 13 La bendición del que se iba a perder venía sobre mí, Y al corazón de la viuda yo daba alegría. 14 Me vestía de justicia, y ella me cubría; Como manto y diadema era mi rectitud. 15 Yo era ojos al ciego, Y pies al cojo. 16 A los menesterosos era padre, Y de la causa que no entendía, me informaba con diligencia; 17 Y quebrantaba los colmillos del inicuo, Y de sus dientes hacía soltar la presa.

 Job era respetado por toda clase de personas, no era solamente respetado por su rango, sino que también era respetado por sus méritos personales, por su prudencia, por su integridad y por su buen proceder.

 Dichosas las personas que tienen todos estos atributos, ellos tiene la oportunidad de darle honor a Dios y también la oportunidad de poder hacer mucho bien al prójimo, solo tienen que batallar con un enemigo formidable que se llama orgullo.

Job era un gigante en la justicia y en la protección del pobre y débil de la sociedad, como un buen magistrado estaba armado de celo y de resolución para desempeñar ésta gran labor a favor de la sociedad.

 

Los jóvenes me veían, y se escondían; Y los ancianos se levantaban, y estaban de pie. Los príncipes detenían sus palabras; Ponían la mano sobre su boca. 10 La voz de los principales se apagaba, Y su lengua se pegaba a su paladar.

Un silencio general se producía a la presencia de Job, ya sea por respeto, por dignidad, por temor o por culpabilidad. Los jóvenes evitaban la presencia de un hombre tan digno.

La Biblia describe como los ancianos se ponían de pie mientras Job pasaba; no solamente se ponían de pie a la presencia de Job, sino que se mantenían de pie mientras el pasaba en frente de ellos. Esta es una elegante descripción y exhibe el gran respeto y reverencia con la cual Job era tratado, inclusive por las personas de mayor edad de su lugar. Toda la imagen presenta una bella ilustración de las costumbres y modales de los orientales, además presenta el respeto mostrado a un hombre, conocido por su justicia y su excelencia de carácter.

Los príncipes en la corte guardaban silencio ante la presencia de Job, recordemos que la Biblia de los 70 dice, que tanto Job, como sus tres amigos, eran reyes de Canaán.

11 Los oídos que me oían me llamaban bienaventurado, Y los ojos que me veían me daban testimonio,

 Por su integridad, por su justicia, por su sabiduría, por sus palabras y acciones, Job continuamente recibía palabras de bendiciones por las personas que le rodeaban. Nosotros a los contrario de eso, muchas veces recibimos palabras de desaprobación, palabras de desprecio, palabras llenas de cólera y de ira, palabras de descontento y de tristeza, de parte de aquellos que nos rodea. Estas palabras ásperas las conseguimos por nuestro mal proceder, por nuestra injusticia, por nuestra parcialidad, por nuestro orgullo, por nuestra agresividad, por nuestro despotismo, por nuestra malas decisiones, por nuestra inexperiencia y mal liderazgo, por nuestra ambición, y por nuestra falta de sinceridad.

 La Biblia dice, que mientras Jesús era un niño y estaba creciendo, a la par de su crecimiento físico, también crecía en “gracia para con Dios y para con los hombres” es decir, Jesucristo mientras crecía físicamente, le caía cada vez mas bien a Dios y a los hombres. A muchos de nosotros nos pasa lo contrario, mientras crecemos, por nuestras palabras y acciones, somos menos aprobados, tanto por Dios como por los hombres.

12 Porque yo libraba al pobre que clamaba, Y al huérfano que carecía de ayudador. 13 La bendición del que se iba a perder venía sobre mí, Y al corazón de la viuda yo daba alegría. 14 Me vestía de justicia, y ella me cubría; Como manto y diadema era mi rectitud.

 Job libraba al oprimido de su potente opresor, Job impartía justicia imparcial al afligido, Job mantenía la causa y el derecho en contra de adversarios poderosos. Job no dejaba de ayudar al pobre, no dejaba de ayudar a aquel que nunca le podría recompensar en la vida, no dejaba de ayudar a aquellos que eran oprimidos por los poderosos de la tierra, esto hacía su obra y su virtud mas admirable.

 Para todos aquellos que no podían pagar a un defensor profesional, su recurso ante la opresión era Job, él escuchaba su causa, y si había injusticia liberaba de las garras del opresor al oprimido.

 Todos aquellos huérfanos, que habían perdido a sus protectores naturales por causa de la muerte, en sus aflicciones buscaban a Job, y encontraban en Job el defensor y el protector natural que ellos habían perdido en la vida. No hay cosa que Dios le de mas honor en ésta tierra, que los actos de justicia que se hacen a favor de los humildes, de los pobres, de los huérfanos, de las viudas, de los ancianos, de los niños, y de toda las personas desvalidas que no tiene una persona que las defienda en la vida.

 

13 La bendición del que se iba a perder venía sobre mí, Y al corazón de la viuda yo daba alegría. 14 Me vestía de justicia, y ella me cubría; Como manto y diadema era mi rectitud.

 Job recibía las bendiciones de aquellos que estaban en peligro de perder sus vidas o sus propiedades, por la malicia y la tiranía de los hombres. Hay muchas personas que son llevadas a las cortes con falsas acusaciones y con falsos testigos, que le pueden costar la libertad o la vida; en el caso de Job, escuchaba a los condenados, investigaba la causa y liberaba de la muerte al condenado, y no solamente lo liberaba de la muerte, sino que limpiaba los cargos hechos en contra de ellos. Esas personas bendecían a Job por sus acciones de justicia y de liberación.

Job en verdad era una sombra de Jesucristo, era un rey, era un juez, era un abogado, era un libertador. Al igual que Jesucristo, también fue “un valor de dolores” sin ser culpable.

Las viudas eran y son objetos de la injusticia de los demás, ya que en muchas ocasiones no hay nadie que interceda por ellas, ya que ellas no son capaces de defenderse a ellas mismas de la violencia de sus opresores, tampoco son capaces de agredir a las personas que las molestan. Job era el patrón defensor de las viudas, por sus acciones de justicia hacia volver la alegría al corazón de ellas.

15 Yo era ojos al ciego, Y pies al cojo. 16 A los menesterosos era padre, Y de la causa que no entendía, me informaba con diligencia; 17 Y quebrantaba los colmillos del inicuo, Y de sus dientes hacía soltar la presa.

 Ojos para todos aquellos que necesitaban instrucción y guía, pies para todos aquellos que eran incapaces de ayudarse a ellos mismos, y padre para aquellos que carecían de afecto y de las necesidades básicas para sobrevivir en la vida.

De acuerdo a la historia, los reyes de Persia tenían oficiales de alto rango a los cuales se les llamaban “ojos” y “oídos” Esta personas corrían todas las provincias de la nación, viendo y escuchando lo que pasaba en el país entero, regresaban donde el rey y daban parte de los actos y necesidades de los ciudadanos persas. Job era algo parecido a esto, era una ayuda real a sus con-ciudadanos, era ojos que daban información al que no la podía obtener por la carencia de la visión, hacia mandados y llevaba mensajes a aquellos que carecían de sus pies, y suplía las necesidades de los menesterosos como lo hace un padre amante y cuidadoso.

Si Job no sabia la verdad del problema, no se quedaba de brazos cruzados, ignorando la situación o solamente escuchando superficialmente las cosas. El investigaba con profundidad, como lo hace un buen juez o un buen abogado, limpiaba los falsos colores, conseguía la luz verdadera, con tal de impartir una justicia correcta para las dos partes en contienda.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los misericordiosos son aquellos que manifiestan compasión para con los pobres, los dolientes y los oprimidos. Dijo Job: “Yo libraba al pobre que clamaba, y al huérfano que carecía de ayudador. La bendición del que se iba a perder venía sobre mí; y al corazón de la viuda yo daba alegría. Me vestía de justicia, y ella me cubría; como manto y diadema era mi rectitud. Yo era ojos al ciego, y pies al cojo. A los menesterosos era padre, y de la causa que no entendía, me informaba con diligencia”.

Para muchos, la vida es una lucha dolorosa; se sienten deficientes, desgraciados y descreídos: piensan que no tienen nada que agradecer. Las palabras de bondad, las miradas de simpatía, las expresiones de gratitud, serían para muchos que luchan solos como un vaso de agua fría para un alma sedienta. Una palabra de simpatía, un acto de bondad, alzaría la carga que doblega los hombros cansados. Cada palabra y obra de bondad abnegada es una expresión del amor que Cristo sintió por la humanidad perdida (El discurso maestro de Jesucristo, {DMJ}, p. 24).

Existen personas que piensan que es degradante para su dignidad ministrar a la humanidad que sufre. Muchos miran con indiferencia y desprecio a aquellos que han permitido que el templo del alma yaciera en ruinas. Otros descuidan a los pobres por diversos motivos. Están trabajando, como creen, en la causa de Cristo, tratando de llevar a cabo alguna empresa digna. Creen que están haciendo una gran obra, y no pueden detenerse a mirar los menesteres del necesitado y afligido. Al promover el avance de su supuesta gran obra, pueden hasta oprimir a los pobres. Pueden colocarlos en duras y difíciles circunstancias, privarlos de sus derechos o descuidar sus necesidades. Sin embargo, creen que todo eso es justificable porque están, según piensan, promoviendo la causa de Cristo (Palabras de vida del gran maestro, {PVGM}, p. 315).

91


Lección 13 // Martes 20 de diciembre______________________________________

CORAZÓN Y OJOS

A primera vista, en los textos que siguen, podría parecer que Job se está jactando, como si estuviera exhibiendo su santidad y su buena conducta. Por supuesto, esta actitud es condenada por la Biblia (ver Mat. 23). Pero eso no es lo que ocurre con Job. Otra vez, es vital recordar el contexto: le están diciendo que su vida pasada fue muy malvada, y que esa es la causa de su sufrimiento. Job sabe que esto no es verdad, que él no había hecho nada para merecer lo que le había sobrevenido. Él se toma tiempo para contar cómo había vivido y la clase de persona que era.

Lee Job 31:1 al 23. ¿Qué otra cosa dice Job acerca de su vida antes de las calamidades?

1 Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen? Porque ¿qué galardón me daría de arriba Dios, Y qué heredad el Omnipotente desde las alturas? ¿No hay quebrantamiento para el impío, Y extrañamiento para los que hacen iniquidad? ¿No ve él mis caminos, Y cuenta todos mis pasos? Si anduve con mentira, Y si mi pie se apresuró a engaño, Péseme Dios en balanzas de justicia, Y conocerá mi integridad. Si mis pasos se apartaron del camino, Si mi corazón se fue tras mis ojos, Y si algo se pegó a mis manos, Siembre yo, y otro coma, Y sea arrancada mi siembra.Si fue mi corazón engañado acerca de mujer, Y si estuve acechando a la puerta de mi prójimo, 10 Muela para otro mi mujer, Y sobre ella otros se encorven. 11 Porque es maldad e iniquidad Que han de castigar los jueces. 12 Porque es fuego que devoraría hasta el Abadón, Y consumiría toda mi hacienda. 13 Si hubiera tenido en poco el derecho de mi siervo y de mi sierva, Cuando ellos contendían conmigo, 14 ¿Qué haría yo cuando Dios se levantase? Y cuando él preguntara, ¿qué le respondería yo? 15 El que en el vientre me hizo a mí, ¿no lo hizo a él? ¿Y no nos dispuso uno mismo en la matriz? 16 Si estorbé el contento de los pobres, E hice desfallecer los ojos de la viuda; 17 Si comí mi bocado solo, Y no comió de él el huérfano 18 (Porque desde mi juventud creció conmigo como con un padre, Y desde el vientre de mi madre fui guía de la viuda); 19 Si he visto que pereciera alguno sin vestido, Y al menesteroso sin abrigo; 20 Si no me bendijeron sus lomos, Y del vellón de mis ovejas se calentaron; 21 Si alcé contra el huérfano mi mano, Aunque viese que me ayudaran en la puerta; 22 Mi espalda se caiga de mi hombro, Y el hueso de mi brazo sea quebrado. 23 Porque temí el castigo de Dios, Contra cuya majestad yo no tendría poder. (Job 31)

Nota, además, que Job no estaba tratando solamente de sus conductas exteriores. El texto “si mi corazón se fue tras mis ojos” (Job 31:7) muestra que Job entendía el significado más profundo de la santidad, del bien y del mal, y de la ley de Dios. Job sabía que Dios se interesa en el corazón, en los pensamientos, así como en las acciones (ver 1 Sam. 16:7; Éxo. 20:17; Mat. 5:28). Job sabía que estaba mal codiciar a una mujer y no solo cometer adulterio con ella. (¡Qué poderosa evidencia es que el conocimiento del verdadero Dios había existido aun antes de que Dios llamara a la nación de Israel para ser su pueblo y testificar de él!)

Lee lo que él dice en Job 31:13 al 15. ¿Por qué este mensaje es tan importante?

13 Si hubiera tenido en poco el derecho de mi siervo y de mi sierva, Cuando ellos contendían conmigo, 14 ¿Qué haría yo cuando Dios se levantase? Y cuando él preguntara, ¿qué le respondería yo? 15 El que en el vientre me hizo a mí, ¿no lo hizo a él? ¿Y no nos dispuso uno mismo en la matriz? (Job 31)

Aquí Job muestra una comprensión, grande para su tiempo (en realidad, para cualquier tiempo), acerca de la igualdad de todos los seres humanos. En el mundo antiguo no se entendían o seguían los conceptos de los derechos y las leyes universales. Los grupos de pueblos pensaban que eran superiores y mejores que los otros, y a veces no les importaba negar la dignidad y los derechos básicos a los demás. Pero aquí, Job muestra que comprendía los derechos humanos, y que esos derechos se originaban en el Dios creador. De alguna manera, Job estaba adelantado no solo a su tiempo, sino también al nuestro.

Reavivados por su Palabra: Hoy, Job 1 – Durante esta semana, PP caps. 54, 55.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

1 Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?

No hay otro pecado que afecte mas nuestra iglesia como lo es el adulterio. Este pecado casi todos somos culpables de haberlo quebrantado. El adulterio no es la acción solamente, el adulterio es el deseo de estar con la persona que no nos pertenece, con la persona equivocada, con la persona que no es nuestro espos@. El adulterio comienza con la vista, y continua progresivamente hasta llegar al mismo acto sexual. Jesús condenó la codicia del corazón, en el mismo grado que condenó la acción sexual, ya que estos dos solo son separados por la falta de una oportunidad o por el consentimiento de la otra persona.

En el capitulo 31, Job está dando cuenta de su vida privada, de su integridad, de su constante caminar con Dios y de sus conversaciones con Dios. Una de las cosas que se cuidaba Job era de la infidelidad conyugal, y él tomó un interesante método para evitarlo, el hizo pacto con sus ojos.

El amor a éste mundo y la lujuria de la carne, son las dos piedras mas grandes, donde casi toda persona tropieza en la vida cristiana. Aquí Job hace un pacto con sus ojos, para que ellos no se desvíen para contemplar la mujer joven, extraña y ajena. De la misma manera en que Job evitaba tener negocios prohibidos, de la misma manera Job evitaba por todos los medios tener placeres prohibidos.

Job hizo pacto con sus ojos de no ver a ninguna mujer, ni reparar en su belleza o hermosura; ya que éste es el primer paso que siempre el hombre da, para caer en el pecado del adulterio con una mujer. Los ojos son las ventanas del alma, y es a través de la vista que muchos pecados logran entrar en la mente del hombre, incluyendo los buenos hombres. 2 de Pedro 2: 14 dice: “Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas constantemente…”

Seleuco, el gran general del ejercito de Macedonia y padre de Alexander el grande, castigaba a los adúlteros, sacándole un ojo. Job para evitar esto, entro en un solemne contrato con él mismo, se sometió a una obligación impuesta por él mismo, hizo un solemne trato de no emplear sus ojos contemplando cosas que pervertirían su corazón y lo conducirían a cometer pecados. Los ojos si no se cuidan, afectan el corazón, y despiertan los deseos carnales de los hombres.

Se nos hace una invitación a todos; hombres y mujeres, a hacer pactos con nuestros ojos, especialmente aquellos que tiene cargos de alta responsabilidad en la iglesia, como los son los ancianos y los pastores de nuestra iglesias.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Muchos dan por sentado que son cristianos simplemente porque aceptan ciertos dogmas teológicos. Pero no han hecho penetrar la verdad en la vida práctica. No la han creído ni amado; por lo tanto no han recibido el poder y la gracia que provienen de la santificación de la verdad. Los hombres pueden profesar creer en la verdad; pero esto no los hace sinceros, bondadosos, pacientes y tolerantes, ni les da aspiraciones celestiales; es una maldición para sus poseedores, y por la influencia de ellos es una maldición para el mundo.

La justicia que Cristo enseñaba es la conformidad del corazón y de la vida a la voluntad revelada de Dios. Los hombres pecaminosos pueden llegar a ser justos únicamente al tener fe en Dios y mantener una relación vital con él. Entonces la verdadera piedad elevará los pensamientos y ennoblecerá la vida. Entonces las formas externas de la religión armonizarán con la pureza interna del cristiano. Entonces las ceremonias requeridas en el servicio de Dios no serán ritos sin significado como los de los hipócritas fariseos (El Deseado de todas la gentes, {DTG}, p. 276).

Toda alma que desea alejarse de toda iniquidad … trabajará por estar al lado del Señor en pensamiento, en palabras y en carácter, obediente a todos sus requerimientos. En lugar de buscar oportunidades para evadirse de la ley de Dios, realizará la interpretación más amplia del extenso alcance de sus mandamientos, y se esforzará muy sinceramente por hacer que la voluntad, los afectos y todo el corazón ejemplifiquen los grandes principios de sus santos mandamientos. … La obra debe comenzar en el corazón. … Si el corazón está en armonía con Dios, entonces toda la vida será purificada, refinada, ennoblecida y santificada. … La religión no es cosa de exterioridades. … La religión es un asunto del corazón (Nuestra elevada vocación, {NEV}, p. 142).

El cristiano sincero, al aceptar la gracia, siente que su éxito depende enteramente de Cristo. Aquí está la fuente de energía divina. No se esfuerza por presentar méritos propios; no tiene fidelidad para presentar ante el Cielo. Siente su propia debilidad e ineficacia, y está convencido de que su carácter debe ser transformado. La humillación y abnegación revelan que el alma ha contemplado a Cristo. El corazón que fue llevado al arrepentimiento por el Espíritu de Cristo actuará sobre la base de principios. Es participante de la naturaleza divina… En su vida diaria y conversación representará el carácter de Cristo…

¿De qué nos serviría cultivar la altivez de espíritu y orar al mismo tiempo por humildad? ¿Cuál sería el beneficio de buscar ansiosamente la amistad y el aplauso del mundo, y orar al mismo tiempo por los afectos celestiales? ¿Cuál sería el beneficio de tolerar un temperamento apasionado y pronunciar palabras no cristianas, y orar al mismo tiempo por la mansedumbre de Cristo? Esto no es velar en oración. En la carencia de la fe que obra por el amor y purifica el alma yace el secreto de la oración no contestada (Alza tus ojos, {ATO}, p. 21).

92


Miércoles 21 de diciembre // Lección 13____________________________________

UNA CASA SOBRE LA ROCA

Lee Job 31:24 al 34. ¿Qué aprendemos acerca de Job aquí?

24 Si puse en el oro mi esperanza, Y dije al oro: Mi confianza eres tú; 25 Si me alegré de que mis riquezas se multiplicasen, Y de que mi mano hallase mucho; 26 Si he mirado al sol cuando resplandecía, O a la luna cuando iba hermosa, 27 Y mi corazón se engañó en secreto, Y mi boca besó mi mano; 28 Esto también sería maldad juzgada; Porque habría negado al Dios soberano. 29 Si me alegré en el quebrantamiento del que me aborrecía, Y me regocijé cuando le halló el mal 30 (Ni aun entregué al pecado mi lengua, Pidiendo maldición para su alma); 31 Si mis siervos no decían: ¿Quién no se ha saciado de su carne? 32 (El forastero no pasaba fuera la noche; Mis puertas abría al caminante); 33 Si encubrí como hombre mis transgresiones, Escondiendo en mi seno mi iniquidad, 34 Porque tuve temor de la gran multitud, Y el menosprecio de las familias me atemorizó, Y callé, y no salí de mi puerta; (Job 31)

No es extraño que Dios haya dicho lo que dijo acerca de la vida y el carácter de Job. Este es un hombre que claramente vivía su fe, un hombre cuyas obras revelaban la realidad de su relación con Dios. Por supuesto, esto hacia que su queja fuera aún más amarga: “¿Por qué me sucede esto a mí?” Y, por supuesto, hacía que los argumentos de sus amigos fueran tan vanos y huecos como lo fueron.

Pero, hay un mensaje más profundo e importante que podemos descubrir de la realidad de la vida fiel y obediente de Job. Nota cuán estrechamente la vida que vivió en el pasado estaba vinculada con la manera en que reaccionó ante las tragedias que le ocurrieron más tarde. No fue por el azar, o la suerte, o por el solo poder de su voluntad que Job rehusó cumplir la sugerencia de su esposa: “Maldice a Dios, y muérete” (Job 2:9). No, sino que fue por causa de todos aquellos años de fidelidad y obediencia, que le dieron la fe y el carácter que lo capacitó para confiar en Dios, a pesar de lo que le sucediera.

Lee Mateo 7:22 al 27. ¿Qué encuentras en estos versículos que revela la razón por la que Job se mantuvo fiel?

22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. 24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. (Mateo 7)

La clave principal de la victoria de Job se encuentra en todas las “victorias” menores que tuvo antes (ver también Luc. 16:10). Su fiel adhesión a lo correcto, sin entrar en componendas, hizo de Job lo que fue. Lo que vemos en Job es un ejemplo de lo que el libro de Santiago dice acerca de las obras en una vida de fe: “¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?” (Sant. 2:22). En este texto se revela un principio muy importante de la vida cristiana. En la historia de Job vemos actuar este principio de una manera poderosa. Job estaba hecho de la misma carne y hueso que nosotros; pero, por la gracia de Dios y su propio esfuerzo diligente, vivió una vida de fiel obediencia a Dios.

¿Qué elecciones necesitas hacer para poner en orden tu vida tan fielmente como lo hizo Job?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Job 2 – Durante esta semana, PP caps. 54, 55.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Esta escena se da en el día del juicio, en el día grande, famoso y temido, éste día ha sido escogido por Dios, y su fecha se ha mantenido en secreto a los ángeles y también al hombre. El día del juicio será un día de alegría para algunos y un día de terror para otros. Este será el día donde los ministros fieles al evangelio de Dios, serán tomados por posesión por Cristo, y ellos poseerán el reino de los cielos.

Pero también habrán presentes “muchos” ministros que no son verdaderos, muchos de ellos son ministros falsos, que están reclamando al Señor en un pase al cielo, por los grandes milagros y prodigios que hicieron en la tierra: 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

 Estas personas han estado en la universidad espiritual, han profetizado, han echado fuera de demonios, y han hechos muchos milagros; no pocos milagros, sino muchos milagros. Muchos de ellos han hecho sanaciones de todas clases de enfermedades, muchos de ellos han hablando en lenguas, han removido montañas, han caminado por lugares llenos de serpientes y escorpiones sin recibir daño, han tomado sustancias mortíferas sin perder la vida, son personas realmente en la universidad de la vida espiritual. Entre ellos podemos mencionar a Judas quien trabajo directamente con Cristo, y fue ungido por Cristo para realizar sanaciones y milagros, y también fue ungido como predicador. También podemos mencionar a Balaham , que oía la voz de Dios y pudo contemplar seres celestiales, pero a pesar de eso, el Nuevo Testamento, lo considera un falso profeta. .

 Todos estos argumentos no son suficiente para levantar la sentencia del cielo en contra de ellos, en el día del juicio. Sus argumento están basados en lo que ellos han hecho por Jesús, y no en lo que Jesús ha hecho por ellos. Los regalos y dones que ellos recibieron de parte del cielo, mientras estaban en la tierra, son los dones mas grande y mas excelentes que un humano pueda adquirir, el único problema fue que no adquirieron el don mas sublime del universo que es la gracia de Dios.

El trabajo que estas personas realizaron fue el trabajo mas extraordinario que se puede hacer en la tierra, pero aun así no fue suficiente para alcanzar la salvación.

 Toda persona que predica el evangelio de Cristo, y que lo hace con esmero, estudio, cuidado y extensa labor, no puede tener este trabajo como argumento para obtener un pase al reino de los cielos, no es lo que sabemos o lo que hacemos lo que nos da la entrada al cielo, la tarjeta que abre la entrada al cielo se llama obediencia.

Y entonces les declararé: Nunca os conocí; Palabras que están en armonía con la Omnisciencia de Dios, Dios sabía de su trabajo de iniquidad; Dios sabía lo que estas personas hacían todos los días, bajo el manto de la religión; Dios sabía los motivos de sus acciones; nada está oculto a los ojos de Dios. “Porque Jehová conoce el camino de los justos; Mas la senda de los malos perecerá.”

“Nunca os conocí” nunca los aprobé, nuca tuve asociación con ustedes, nunca los conocí en los planes de mi Padre, nunca estuvieron en mis planes, nuca aparecieron en la lista de los salvos por gracia, nuca los conocí como mis ovejas a quienes las llame por su nombre, nunca creyeron en mi, nunca me amaron.

Los vi a mi mesa sirviendo el pan y el vino, los vi en mi iglesia predicando en mi nombre, pero nunca exaltaron mi nombre, mi sangre y mi justicia; no tengo nada que hablar con ustedes, no tengo nada para escuchar, no los conozco.

 Las dos casas eran iguales, las dos casas eran hermosas, las dos casas costaban lo mismo, las dos casa fueron hechas con esmero y dedicación: el hombre prudente construyo su casa sobre la Roca que es Jesús, pero el insensato construyó su casa sobre la arena, que son las obras y la justicia propia.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Esta vida esta cuajada de felices oportunidades de podéis aprovechar para ejercer la capacidad que Dios os dio en beneficio de los demás. Y al hacer eso, os beneficiaréis vosotros mismos, sin quererlo. Las circunstancias menos importantes a veces se convierten en bendiciones definidas para el que obra basado en principios y en la costumbre de hacer el bien por el bien mismo. Procurad la perfección de carácter; y tratad de que todo hagáis, esté a la vista de ojos humanos o no, tome en cuenta la gloria de Dios, porque le pertenecéis a él os ha redimido al precio de su propia vida. Sed fieles en lo poco y en lo mucho; aprended a decir la verdad y a obrar siempre con sinceridad. Someted plenamente vuestro corazón a Dios. Si os regís por su gracia, realizaréis pequeñas acciones de bondad, os empeñaréis en la tarea más cercana, y trataréis de embellecer vuestra vida y carácter en la medida de lo posible, dispersando los dones de amor y bendiciones por el camino de la vida. Vuestras obras tendrán resultados eternos. La obra de vuestra vida se apreciará en el cielo, y allí vivirá a través de los siglos eternos, porque fue hallada preciosa a la vista de Dios (Meditaciones matrimoniales 1952, p. 226).

El Señor consideró a Daniel como un hombre, porque fue un administrador que trabajó fielmente con los bienes de su Señor. No se olvidó de Dios, sino que se colocó en el canal de la luz, desde donde podía tener comunión con Dios en oración. Y se nos informa que Dios concedió a Daniel y a sus compañeros inteligencia y destreza en todo conocimiento y sabiduría…

Dondequiera que se encuentren, permitan que los que están a su alrededor vean que ustedes le dan la gloria a Dios. Que el hombre quede en la sombra; que Dios aparezca como la única esperanza de la raza humana. Cada ser humano debe fundamentar la construcción de su carácter sobre Cristo Jesús, la Roca eterna; entonces permanecerá inamovible en medio de tormentas y tempestades (Exaltad a Jesús, {EJ}, p. 360).

El que recibe las palabras que os he hablado y las convierte en el cimiento de su carácter y su vida, dijo Jesús, es como los que construyen su casa sobre la roca. Siglos antes, el profeta Isaías había escrito: “La palabra del Dios nuestro permanece para siempre”, y Pedro, años después de que se pronunciara el Sermón del Monte, al citar estas palabras de Isaías, añadió: “Y esta es la palabra que por el Evangelio os ha sido anunciada”. La Palabra de Dios es lo único permanente que nuestro mundo conoce. Es el cimiento seguro. “El cielo y la tierra pasarán—dijo Jesús—, pero mis palabras no pasarán”.

Los grandes principios de la ley, que participan de la misma naturaleza de Dios, están entretejidos en las palabras que Cristo pronunció sobre el monte. Quienquiera que edifique sobre esos principios edifica sobre Cristo, la Roca de la eternidad. Al recibir la Palabra, recibimos a Cristo, y únicamente los que reciben así sus palabras edifican sobre él. “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”. “No hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. Cristo, el Verbo, revelación de Dios y manifestación de su carácter, su ley, su amor y su vida, es el único fundamento sobre el cual podemos edificar un carácter que permanecerá.

Edificamos en Cristo por la obediencia a su palabra. No es justo quien sólo se complace en la justicia, sino quien la ejecuta. La santidad no es arrobamiento; es el resultado de entregarlo todo a Dios; es hacer la voluntad de nuestro Padre celestial. Cuando los hijos de Israel acampaban en los límites de la tierra prometida, no bastaba que tuvieran conocimiento de Canaán ni que entonaran los himnos de Canaán. Esto solo no les daría posesión de los viñedos y olivares de la buena tierra. Tan sólo podían hacerla suya en verdad ocupándola, cumpliendo las condiciones, ejerciendo una fe viva en Dios, y aplicando las promesas a sí mismos mientras obedecían sus instrucciones (El discurso maestro de Jesucristo, {DMJ}, pp. 124, 125).

93


Lección 13 // Jueves 22 de diciembre______________________________________

LA MULTIFORME SABIDURÍA DE DIOS

Más temprano en el libro de Job, en medio de los vaivenes de los personajes, Elifaz temanita le dijo a Job: “¿Tiene contentamiento el Omnipotente en que tú seas justificado, o provecho de que tú hagas perfectos tus caminos?” (Job 22:3). Esta es una pregunta muy irónica, dado lo que sabemos acerca de lo que sucedía en el cielo detrás de la escena. Sí, era un placer para Dios que Job fuera justo, y era una ganancia para él que Job viviera en forma perfecta. Y esto es cierto no solo con Job; lo mismo vale para todos los que dicen ser seguidores de Dios.

Lee Mateo 5:16. ¿De qué modo estas palabras ayudan a responder la pregunta que le disparó Elifaz a Job?

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mateo 5)

El problema inmediato en el libro de Job era: ¿Sería Job fiel? Satanás dijo que no; Dios dijo que sí. La fidelidad de Job entonces era decididamente una ventaja para Dios, por lo menos en esta batalla específica con Satanás.

Pero, esta historia es apenas un microcosmos de problemas mayores. El mensaje del primer ángel nos dice, en parte, “dad gloria a Dios” (Apoc. 14:7), y Jesús explicó en Mateo 5:16 que por nuestras buenas obras podemos dar gloria a Dios. Esto es lo que hizo Job; y es lo que podemos hacer nosotros también.

Lee Efesios 3:10. ¿De qué forma se expresa aquí el principio revelado en el libro de Job, pero en menor escala?

10 para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, (Efesios 3)

Lo que vemos en este texto, y en el libro de Job, son expresiones del hecho de que Dios está actuando en la vida de sus seguidores para transformarlas, para su gloria, a su propia imagen. “La misma imagen de Dios se ha de reproducir en la humanidad. El honor de Dios, el honor de Cristo, están comprometidos en la perfección del carácter de su pueblo” (DTG 625). La vida de Job fue un ejemplo de cómo los seres humanos pueden revelar estos principios, aun cuando Job haya vivido hace muchos miles de años. El pueblo de Dios en cada época tiene también el privilegio de vivir su vida de la misma manera.

¿Qué hay en tu vida que trae gloria a Dios? ¿Qué dice tu respuesta acerca de ti mismo, de cómo vives y de qué cambios puede que necesites hacer?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Job 3 – Durante esta semana, PP caps. 54, 55.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La explicación de la lección es suficiente.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Dijo Cristo: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras obras buenas, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16). Dejad resplandecer vuestra luz de tal manera que la gloria sea para Dios en lugar de ser para vosotros mismos. Si se os dirigen alabanzas, bien podéis temblar y avergonzaros, porque se ha frustrado el gran propósito; no se ensalza a Dios sino al siervo. Así brille vuestra luz; tened cuidado ministros de Cristo de qué manera brilla vuestra luz. Si refulge hacia el cielo revelando la excelencia de Cristo, brilla correctamente. Si se vuelve hacia vosotros, si os exhibís a vosotros mismos, e inducís a la gente a miraros, sería mejor que os callaseis, porque vuestra luz brilla falsamente (Testimonios para la iglesia, {4TI}, t. 4, p. 393).

La obra de Cristo en el mundo consistió en buscar y salvar lo que se había perdido. Siempre vio ante él el resultado de su misión, aunque debió recibir primero el bautismo de sangre, aunque el peso de los pecados del mundo gravitó sobre su alma inocente, aunque la sombra de una indecible calamidad siempre se cirnió sobre él. Sin embargo, por el gozo propuesto delante de él, soportó la cruz y despreció la vergüenza. Soportó todo esto para salvar al hombre pecador, para elevarlo y ennoblecerlo, y darle un lugar con él en su trono.

Cristo es el originador de la verdad divina. Conocía la altura y la profundidad, la longitud, la anchura y la plenitud de la compasión del amor divino, como ningún mortal puede conocerla. Sabía qué gran bendición rehusaban los pecadores cuando rechazaban la luz divina…

Los hombres están contaminados con el pecado, y no pueden tener una concepción adecuada del atroz carácter del mal que acarician. Por causa del pecado, la Majestad del cielo fue golpeada, herida de Dios y afligida. Nuestro Sustituto desnudó voluntariamente su alma ante la espada de la justicia, para que nosotros no pereciéramos sino que tuviéramos vida eterna. Cristo dijo: “Yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo” (Juan 10:17, 18). Ningún hombre del mundo y ningún ángel del cielo habría podido pagar la penalidad del pecado. Jesús era el único que podía salvar al hombre rebelde.

El gozo puesto delante de Jesús fue el de ver las almas redimidas por el sacrificio de su gloria, su honor, sus riquezas y su propia vida. La salvación del hombre era su gozo. Cuando se reúnan todos los redimidos en el reino de Dios, él verá los resultados del trabajo de su alma y quedará satisfecho (A fin de conocerle, {AFC}, p. 370).

94


Viernes 23 de diciembre // Lección 13_____________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: La Reforma Protestante recuperó la gran verdad de la salvación solo por fe, que primero fue sugerida en el Edén mismo (ver Gén. 3:15). Luego fue expresada en forma más completa en la vida de Abraham (ver Gén. 15:6; Rom. 4:3), antes de ser sucesivamente revelada en la Escritura hasta Pablo. Pero, la verdad de la salvación solo por fe siempre incluyó la obra del Espíritu Santo en el creyente, no como medio de salvación, sino como expresión de ella. En la vida y el carácter de Job encontramos un ejemplo de cómo es esta obra. Los teólogos a veces llaman a esta obra “santificación”, que básicamente significa “santidad”. Es tan importante en la Escritura que se nos dice: “Seguid […] la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Heb. 2:14). El significado básico de santificación es “poner aparte para un uso sagrado”; esta idea se ve cuando Dios dijo a su pueblo del pacto: “Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios” (Lev. 19:2). Aunque este concepto aparece tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, es lo que Dios produce en nosotros. Es “un proceso progresivo de cambio moral, hecho posible por el poder del Espíritu Santo en cooperación con la voluntad humana” (TTA 336). Aunque esta obra es algo que Dios realiza en nosotros, no nos fuerza a la santificación ni a la justificación. Nos damos nosotros mismos a Dios, y Dios justifica por la fe; también nos santificará, moldeándonos, como lo hizo con Job, a la imagen de Dios, tanto como sea posible de este lado de la eternidad. Pablo escribe: “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros” (Gál. 4:19), y Elena de White escribe: “Cristo es nuestro modelo, el ejemplo perfecto y santo que se nos ha dado para imitarlo. Nunca podremos igualar al Modelo, pero podemos imitarlo y asemejarnos a él conforme sea nuestra habilidad” (AFC 267).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Qué decisiones podemos tomar que influirán para que Dios pueda obrar en nosotros? Solo Dios puede cambiar el corazón, pero debemos cooperar con él. ¿Cómo es esa cooperación? ¿De qué manera se manifiesta?
  2. Colosenses 2:6 dice: “Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él”. ¿De qué forma nos ayudan estas palabras a comprender lo que significa vivir en fe y obediencia?
  3. ¿De qué modo podemos, como iglesia y como individuos, dar gloria a Dios ante los seres humanos y los ángeles?
Reavivados por su Palabra: Hoy, Job 4 – Durante esta semana, PP caps. 54, 55.

95


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

5 pensamientos en “LECCIÓN 13 – EL CARÁCTER DE JOB – PARA EL 24 DE DICIEMBRE DE 2016

  1. ________________________________

  2. Dios los siga bendiciendo mi hermano toni y su familia igual con su grupo de trabajo. que DIOS los guie siempre

  3. hermano Tony muchas gracias por su material Dios le bendiga… hermano me pregunto si tienes algun material que hable de los 1444000 y la gran multitud …cosidero que usted sabe mucho gracias al cielo y me gustaria que me explicara este tema…gracias…
    mi correo es fernandopalominorubio@gmail.com

  4. DIOS te bendiga hermano tony saludos a sus familiares y al equipo de trabajo, leyendo el escrito del hermano fernando palomino me puede enviar tambien esa informacion de los 144000 estoy empezando a predicar y no quiero herrar en los temas. gracias hermano Dios te siga bendiciendo

  5. queridos hermanios encristo gracias doy gracias adios por su aportes para es de mucho aporte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s