Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 12 – BABILONIA Y EL ARMAGEDÓN – PARA EL 23 DE JUNIO DE 2018

8 comentarios


** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea estudiar las lecciones anteriores, esto es lo que tiene que hacer:

1-Entre a la página central de Escuela Sabática Maestros, y a su lado derecho encontrará una barra llamada “CATEGORÍA”. Allí por favor elija el trimestre del año que desea estudiar.

2-Una vez usted haya elegido el trimestre del año que desea estudiar, el sistema automáticamente le proveerá la última lección del trimestre que usted escogió, que es la lección 13.

3-Si usted desea estudiar las lecciones anteriores a la lección 13, al final de la lección encontrará una barra llamada “ENTRADAS ANTIGUAS”. Si usted está en la lección 13, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 12. Si usted está en la lección 12, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 11, y así puede repetir éste proceso hasta que llegue a la lección que usted, desea estudiar.

Tenemos la lecciones disponibles para su estudio, desde el segundo trimestre del año 2014.


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


 Image result for seven plagues of revelation

Los pensamientos pertenecientes a la GUÍA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA – EDICIÓN PARA MAESTROS de la Escuela Sabática no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional ni mundial. Más bien, es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer información adicional para quien estudia la lección de Escuela Sabática. Provee una ayuda extra para el maestro, a fin de entenderla mejor, y explicar de una manera más clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversiales, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de ayuda o de agrado para usted, se le pide que, por favor, lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 12: Para el 23 de junio de 2018

BABILONIA Y EL ARMAGEDÓN

Sábado 16 de junio__________________________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Apocalipsis 14:8; 16:19; Isaías 52:9; Apocalipsis 18:1-10; 16:12-16; 1 Reyes 18:1-40; 1 Corintios 15:1, 2.

PARA MEMORIZAR:

“Y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA” (Apoc. 17:5).

El libro de Apocalipsis, como ya hemos observado, está lleno de imágenes y lenguaje tomado directamente del Antiguo Testamento. Por ejemplo, el nombre de Babilonia aparece seis veces en Apocalipsis. Pero no se trata del antiguo reino de Nabucodonosor, que pasó por la historia mundial cientos de años antes; sino que Juan estaba usando imágenes del Antiguo Testamento para expresar una verdad. En este caso, Babilonia (un poder político y religioso masivo que había oprimido al pueblo de Dios) describe ahora a los poderes religiosos y políticos masivos que tratarán de hacer lo mismo en los últimos tiempos.

Algo similar ocurre con la palabra Armagedón, que solo aparece en Apocalipsis, pero se basa en una frase hebrea que posiblemente signifique “Monte de Meguido”, una referencia a un lugar en el antiguo Israel. Existe mucha especulación sobre el Armagedón: muchos esperan que se libre una batalla militar masiva allí, en Meguido, cerca del fin del mundo.

Esta semana nos centraremos en Babilonia y el Armagedón, y trataremos de aprender qué nos está diciendo la Biblia con estas imágenes.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La palabra “Babilonia” deriva de “Babel” y significa confusión. Se emplea en las Santas Escrituras para designar las varias formas de religiones falsas y apóstatas. En el capítulo 17 del Apocalipsis, Babilonia está simbolizada por una mujer, figura que se emplea en la Biblia pan representar una iglesia; siendo una mujer virtuosa símbolo de una iglesia pura, y una mujer vil, de una iglesia apóstata (El conflicto de los siglos, p. 378).

[A]l Israel espiritual se da este mensaje: “Salid de ella, pueble mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas”. Apocalipsis 14:8; 18:4. Así como los cautivos desterrados escucharon el mensaje: “Huid de en medio de Babilonia” (Jeremías 51:6), y fueron devueltos a la tierra prometida, los que hoy temen a Dios prestan atención a la orden de retirarse de la Babilonia espiritual, y pronto se destacarán como trofeos de la gracia divina en la tierra hecha nueva, la Canaán celestial (Profetas y reyes, p. 527).

Nos aguarda una tremenda lucha. Nos estamos acercando a la batalla del gran día del Dios Todopoderoso. Lo que ha estado controlado quedará suelto. El ángel de la misericordia está a punto de plegar sus alas, ya listo para descender del trono y dejar el mundo a merced de Satanás.

Los principados y las potestades de la tierra se han rebelado acerbamente contra el Dios del cielo. Se sienten embargados de odio contra los que sirven a Dios, y pronto, muy pronto se librará la última y gran batalla entre el bien y el mal. La tierra será el campo de batalla, o sea el escenario de la última justa y la victoria final.

Mientras estaban aflojando las manos [los cuatro ángeles que tenían poder de Dios para retener los cuatro vientos], cuando los cuatro vientos estaban a punto de soplar, los misericordiosos ojos de Jesús observaban al remanente que todavía no había sido sellado, y alzando las manos hacia su Padre intercedió ante él, recordándole que había derramado su sangre por ellos. Entonces se comisionó a otro ángel a que volara velozmente a los cuatro ángeles a pedirles que retuvieran los vientos hasta que los siervos de Dios fueran sellados en la frente con el sello del Dios vivo. (My Life Today, p. 308; parcialmente en Mi vida hoy, p. 317).

Dos grandes poderes antagónicos se revelan en la última gran batalla. En un lado está el Creador del cielo y de la tierra. Todos los que están a su lado llevan su sello; son obedientes a sus mandamientos. Al otro lado está el príncipe de las tinieblas con los que han preterido la apostasía y la rebelión…

Los poderes del mal no abandonarán el conflicto sin luchar; pero la Providencia tiene una parte que desempeñar en la batalla del Armagedón. Cuando la tierra esté alumbrada con la gloria del ángel de Apocalipsis 18, los elementos religiosos, buenos y malos, despertarán del sueño y los ejércitos del Dios viviente irán a la batalla. (Eventos de los últimos días, pp. 253, 255).

82

Estimados hermanos por favor lean las indicaciones que les damos.

1- Si usted no encuentra la nueva lección el sábado a las 3:00 de la tarde hora del Este de los Estados Unidos, es porque no la hemos publicado.

2- Si usted encuentra la nueva lección ya disponible a las 3:00 de la tarde hora del Este de los Estados Unidos, pero no puede descargarla en el sistema PDF, es porque nosotros no hemos terminado de arreglarla, y aún estamos trabajando en ella. Se activa el sistema PDF cuando la lección está completamente terminada.

Cuatro personas laboramos en este ministerio: si una de ellas tiene un contratiempo, los demás la esperamos. Muchas veces, aunque queramos, no tenemos la habilidad de hacer lo que la otra persona hace. Así que tenga paciencia, que nosotros tenemos en mente la lección de todas las semanas, pero muchas veces las cosas no van como deseáramos.

3- Por favor, no nos escriba preguntando por la lección, por el comentario, o por el sistema PDF, porque no recibirá respuesta. Si usted percibe un retraso, le rogamos orar por quienes le servimos en este ministerio, y tener paciencia.

Gracias por sus oraciones, comprensión y cooperación.

 

 

COMENTARIO PARA TODA LA SEMANA

Antes de comenzar el comentario de la lección de esta semana, deseamos publicar el siguiente mensaje:

Sabemos que amados hermanos y hermanas de otros credos religiosos leen estos comentarios, no solamente los adventistas del séptimo día. Deseamos aclarar que aquí -en el estudio de esta semana- no comentaremos acerca de individuos ni de miembros particulares de la iglesia católica, sino que comentaremos acerca del sistema político-religioso de esta organización, a la luz de la Biblia.

Nuestros hermanos católicos, dicho sea de paso, engrosarán las filas del adventismo, según vimos en el estudio de la semana pasada, mediante dos párrafos del Espíritu de Profecía. Llegamos a la conclusión -y lo reconocemos con toda claridad- de que algunos adventistas abandonarán las filas, y esos puestos vacantes serán ocupados por miembros de otras religiones, especialmente por un gran número de fieles miembros de la iglesia católica.

En la iglesia católica hay muchas personas de buen corazón, de un espíritu religioso muy cercano al ideal de Dios, que a la luz de su conocimiento bíblico, hacen todo lo posible para acatar lo que manda el Señor.

 A todas esas personas sinceras de corazón, Dios las recogerá y formará con ellas el verdadero redil. Así que, si usted es un seguidor de la iglesia católica, por favor no se sienta mal, que no es la intención ofenderle, sino estudiar la Biblia a profundidad, como usualmente lo hacemos en este lugar. En esta semana el estudio se concentra sobre el papado, la iglesia católica y su función en el tiempo del fin.

Desde que Lucifer se cambió de nombre, las palabras mentira, muerte y guerra ha sido el “pan nuestro de cada día” en la vida de este mundo, después del error de papá Adán y de mamá Evita.

Los historiadores estiman que desde el año 3600 antes de Cristo, hasta nuestros días (3600+2018= 5018 años) el mundo sólo ha tenido unos 292 años de paz. 

Se cree que en este período de tiempo arriba mencionado, han habido 14,531 guerras, entre grandes y pequeñas, y se estima que en estas guerras han muerto alrededor de 3 billones con 640 millones de personas, es decir 3,640 millones de muertos.

En los últimos 200 años ha habido 13 años de guerra, por cada año de paz.

En estos días que estamos viviendo, se cree que la cantidad total de militares en el mundo alcanza 21,300, 000 (21 millones, 300 mil) personas.                      

El ejército más grande del mundo en este momento es el de China, con un personal de 2.4 millones; el segundo ejército más grande del mundo es el de India, con 1.4 millones;  el tercer ejército más grande del mundo es el de Estados Unidos, con  1.3 millones; el cuarto en el mundo es Corea del Norte, con 1.1 millones y el quinto es el de Rusia con  900,000 personas militares.

Se calcula que para construir y mantener facilidades militares, para inventar, desarrollar, construir y mantener armas –lo cual que comprende desde el más grande transbordador hasta una bala- y para pagar todo el personal militar del mundo completo, se está gastando alrededor de 100 millones de dólares por hora.

La caída de Lucifer comenzó con una batalla en el cielo; la clausura del reinado de  Satanás también será a través de una batalla.

La Biblia menciona la palabra guerra 251 veces, menciona la palabra batalla 192 veces y menciona la palabra paz 401 veces.

La palabra Armagedón aparece solamente una vez en toda la Palabra de Dios.

El libro de Apocalipsis, capítulo 16, describe 7 plagas futuras, que serán derramadas sobre la tierra, inmediatamente después de que se haya sellado a los hijos de Dios.

Para entender la batalla del Armagedón, necesitamos entender las siete plagas postreras, pero especialmente las últimas tres plagas. 

Estas siete plagas futuras serán tan poderosas, que volverán la tierra al estado que ésta tenía, antes de comenzar la creación: “desordenada y vacía” (Génesis 1:2).  Al profeta Jeremías se le presentó en una visión la situación de la tierra en los últimos días y él escribió en el libro de Jeremías, capítulo 4, versículo 23: 23 Miré a la tierra, y he aquí que estaba asolada y vacía; y a los cielos, y no había en ellos luz.” En otras palabras, las siete futuras plagas revertirán la creación de la tierra, es decir, que la tierra quedará como si nunca hubiera habido creación.

A la tierra se le va a cortar la luz, el diablo y sus demonios quedarán a oscuras en este mundo. La tierra sin luz es totalmente fría; sabemos que Lucifer podía soportar altas temperaturas, él podía pasearse en el fuego del monte santo de Dios, pero no sabemos cuán resistente es al frío. Sabemos que él era un ángel de luz, y su nombre  también hace alusión a la luz, al final de los días se le castiga, con oscuridad y posiblemente con frío.

No vamos a estudiar con detalle, las siete plagas postreras, sino que nos vamos a concentrar en la quinta, la sexta y la séptima plaga, para que podamos entender en verdad qué es el Armagedón.

Antes de entrar en el tema, tenemos que quedar claro en algunos asuntos de la Biblia.

1-En el Apocalipsis los nombres y las historias del Antiguo Testamento, tienen un paralelismo. Por ejemplo, se habla del río Éufrates, que se secará. Existe un río Éufrates en la actualidad, que es el mismo río que ha existido desde el Edén; aunque está hablando literalmente del río Éufrates, la aplicación no es una aplicación literal, sino una aplicación espiritual; eso se llama paralelismo profético.   

Existió una ciudad llamada Babilonia, literalmente, por ejemplo 1 Pedro 5: 13 dice: 13 La iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros, y Marcos mi hijo, os saludan.” Pero cuando la profecía  menciona a Babilonia, no se refiere a la Babilonia literal, sino que se refiere a la Babilonia espiritual.  Lo mismo sucede con Jerusalén: aunque hay una ciudad llamada así, la mayoría de veces, cuando los libros de profecías hablan de Jerusalén,  se está hablando de la Jerusalén espiritual.  Por lo tanto necesitamos aprender a reconocer, cuándo la Biblia está hablando literalmente y cuándo una palabra se está aplicando espiritualmente.

2-Para comprender los mensajes del libro de Daniel y del Apocalipsis, necesitamos identificar con detalles, las historias que Dios dejó en el Antiguo Testamento, para que nos ayuden a comprender los símbolos del Apocalipsis. 

Por ejemplo en el estudio de esta semana, para entender la plaga número cinco, estudiaremos una de las plagas que cayeron sobre Egipto.

Para entender la plaga número seis, necesitamos recurrir a la caída de la Babilonia de Nabucodonor, a manos de Ciro.

Para entender el Armagedón, necesitamos recurrir a la liberación  de Israel frente al mar Rojo. 

Todas las historias que Dios nos ha dejado en el Antiguo Testamento, como la liberación de Israel de manos de Faraón, la liberación de los tres jóvenes hebreos, la liberación de Daniel en el fosos de los leones y la liberación de Israel, en el tiempo de Ester, son historias que tendrían que estar latentes en nuestras mentes, para ayudarnos a comprender y a pasar los momentos de crisis que se nos avecinan. En todas esas historias bíblicas, hay profundas lecciones e instrucciones de lo que tenemos que hacer, y de lo que podemos esperar de parte de Dios, en momentos de tribulación.

Dios no nos ha dejado en la oscuridad: las historias del Antiguo Testamento, tienen que estar grabadas con lujo de detalle en nuestras mentes, para poder enfrentar con sabiduría las crisis futuras que día a día se nos acercan más. Quienes alimentamos nuestras mentes con la basura de este mundo, no tenemos mucha esperanzas para poder salir vencedores en los días futuros de tribulación.

3-Necesitamos comprender lo que escribe Elena de White.  Muchas veces ella cita párrafos de la Biblia y sabemos específicamente de qué tema está hablando, casi siempre estos son temas doctrinales.  Pero cuando ella se refiere a temas de profecías, interesantemente no da textos, ni menciona los símbolos de la Biblia.

Un ejemplo de esto es el capítulo cuatro de Apocalipsis. Allí se nos relata de una gran reunión celestial, en esa reunión el tema principal es adorar. Allí encontramos los siguientes símbolos: en el trono principal está sentado un Anciano de Días; también hay 24 ancianos sentados en 24 tronos y hay cuatro animales o seres vivientes. Pero no aparece Jesucristo, ni la multitud de ángeles; entonces nos queda todo incierto, no sabemos claramente lo que está pasando en el capítulo cuatro de Apocalipsis.

Si usted lee el capítulo cinco, allí entonces ya aparece un Cordero que fue inmolado, y aparece una vasta multitud de ángeles  que se cuentan por millones, y ahora en verdad se ha formado un impresionante servicio de adoración, que es especialmente dedicado al Cordero que fue inmolado.

Si usted busca esta historia en el Espíritu de Profecía con los símbolos que la Biblia menciona, no la va a encontrar. Si usted busca esta misma historia con las citas bíblicas de Apocalipsis 4 y 5, tampoco la va a encontrar… entonces el lector puede llegar a la conclusión de que el Espíritu de Profecía no toca ese tema. 

La verdad es que sí habla del tema y lo hace con lujos de detalles. Lo que necesitamos comprender es que ella no usa los símbolos del Apocalipsis, sino que ella habla con los nombres reales de las personas que contempló en la visión.

En el libro El Conflicto de los Siglos Elena de White explica los capítulos cuatro y cinco de Apocalipsis. En estos capítulos se ha convocado a una importante reunión en el cielo: ella no menciona al Anciano de Días, ella menciona directamente al Padre que está sentado en el trono. Ella no menciona a los 24 ancianos, ella menciona a los representantes de los mundos que no han caído. Ella no menciona a los cuatro seres vivientes, ella menciona  serafines y querubines.

Ella explica que en el capítulo cuatro no se menciona a Jesucristo, ni a la hueste de los ángeles, porque van de viaje. Los ángeles han venido a recoger a Jesucristo a la tierra en el día de su ascensión al cielo.  

En el capítulo cinco de Apocalipsis ahora ella contempla la fiesta entera: ya Jesucristo ha arribado al cielo con los ángeles. Ella no menciona al Cordero que fue inmolado, ella explícitamente dice que Jesucristo se presentó al Padre que estaba en su trono.

 Ahora sí la fiesta de adoración se lleva a cabo, porque el Centro de adoración para esta ocasión, era Jesucristo, el “Cordero de Dios” que fue inmolado para la salvación del mundo ya ha regresado al cielo vencedor.  ¿Se dio cuenta? Necesitamos comprender el Espíritu de Profecía.

Si usted busca la palabra Armagedón en el Espíritu de Profecía, posiblemente sólo va a encontrar unos diez textos con respecto a este tema, y casi va a quedar con muy poco conocimiento, porque no hay una explicación definida y clara en cuanto al tema.  Entonces muchos llegan a la conclusión de que no hay una explicación clara del tema del Armagedón; pero sí la hay, es clara, es precisa y es certera. Al final de esta lección, por la gracia de Dios, usted sabrá con todas sus letras qué es lo que es la guerra del Armagedón.

Sólo el lector que “escudriña” las Sagradas Escrituras, y que ora pidiendo luz divina, y que no mezcla su mente con las insensateces del mundo, puede descubrir estas grande joyas de la profundidad de la sabiduría divina.

Aquella persona que ensucia su mente con extraños libros del mundo, con películas de guerra, de espiritismo, de sensualismo, de pornografía, y aquellos que ven novelas y las vanidades del mundo, difícilmente podrán descubrir estos tesoros bíblicos; estos sencillamente quedarán a la vera del camino, cuando el diablo se dedique a confundir la mente del humano con milagros engañosos.

Volvemos a insistir, estudie la Biblia día a día, hágalo con oración y ruego, medite en ella, piénsela, vívala, mastíquela, digiérala, suéñela, imprégnese de ella; ruegue que Dios limpie su campamento de basuras, de frivolidad, de inmundicias, y usted comenzará a caminar en el sendero correcto. De otra manera, tristemente usted solamente está perdiendo su tiempo aquí en la iglesia, y esos que no son ni de aquí, ni de allá, comparten el mismo destino de los perdidos: serán vomitados de la boca divina.

Sólo le vamos a adelantar un poco de información acerca de las últimas tres plagas: la quinta plaga es la plaga de la oscuridad que será derramada sobre el trono de la bestia; esta plaga viene acompañada con dolor físico.

La sexta plaga seca el río Éufrates y allí mismo se desatan tres espíritus inmundos a manera de ranas. Esta es la plaga que prepara el escenario para el desarrollo de la séptima plaga, que es la guerra del Armagedón.

La séptima plaga es la guerra del Armagedón.

El Espíritu de Profecía afirma que las siete postreras plagas no serán plagas universales, sino que serán plagas que afectarán al mundo por regiones, la humanidad no podría resistir siete plagas si fueran derramadas universalmente.

“Estas plagas no serán universales, pues de lo contrario los habitantes de la tierra serían enteramente destruídos. Sin embargo serán los azotes más terribles que hayan sufrido jamás los hombres. Todos los juicios que cayeron sobre los hombres antes del fin del tiempo de gracia fueron mitigados con misericordia. La sangre propiciatoria de Cristo impidió que el pecador recibiese el pleno castigo de su culpa; pero en el juicio final la ira de Dios se derramará sin mezcla de misericordia.”  (Conflicto de los Siglos 54   687.1)

En Egipto fueron diez plagas las que cayeron, pero las plagas postreras solamente son siete, ¿Cómo podemos reconciliar esta diferencia?

Las primeras tres plagas que cayeron en Egipto afectaron a todos los habitantes de la región, tanto a los egipcios, como a los hebreos.

Si usted lee detenidamente el libro del Éxodo, descubrirá que es a partir de la cuarta plaga, cuando Dios comenzó a hacer la diferencia entre los israelitas y los egipcios, es a partir de la cuarta plaga que la Biblia relata que Dios comienza a proteger al pueblo israelita en contra de los daños de las últimas siete plagas de Egipto.

En el caso de las siete plagas postreras, ninguna de ellas afectarán en absoluto al pueblo sellado por Dios; esas plagas están dedicadas especialmente y solamente para el mundo que está condenado a morir.

Comenzamos con las primeras cinco plagas rápidamente:

PRIMERA PLAGA

1-Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios. Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen. (Apocalipsis 16)

En el libro de Deuteronomio capítulo 28, encontramos las amenazas que Dios entregó al pueblo de Israel si ellos desobedecían los mandatos de Dios, y entre esas amenazas está la siguiente: 27 Jehová te herirá con la úlcera de Egipto, con tumores, con sarna, y con comezón de que no puedas ser curado.” “(…)35 Te herirá Jehová con maligna pústula en las rodillas y en las piernas, desde la planta de tu pie hasta tu coronilla, sin que puedas ser curado”

El mundo impío será tratado de la misma manera en que el diablo trató a Job, cuando enfermó su cuerpo con una llaga que comenzaba desde la coronilla y terminaba en la planta de los pies.

Esta plaga viene sobre todos los que recibieron la marca de la bestia.

En los días que esta plaga sea derramada, se habrá desatado una serie de milagros de sanación divina: el falso profeta estará haciendo milagros de sanación divina, la bestia estará haciendo milagros de sanación divina, y el dragón también estará en todo su apogeo haciendo milagros de sanación divina.

Con esta plaga Dios golpea a todo hombre que tiene la marca de la bestia,  es una plaga que afecta al cuerpo, y reta  a los poderes mentirosos de sanación divina, que están de moda en esos días.

Dios reta a los sanadores divinos para que hagan un milagro sobre el castigo divino, es una plaga que provoca mucho dolor al que la recibe.

SEGUNDA PLAGA

El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar. (Apocalipsis 16)

El mar se convierte en sangre, real sangre de muerto. Esta plaga pone un paro a la economía mundial, ya que ésta mueve su mercancía con gigantes navíos usando los mares. Esta plaga también le pone un paro al flujo de comida, medicina, productos de primera necesidad, combustible, etc. Será una putrefacción increíble por la peste de los animales muertos y el olor de la sangre humana.  También esta plaga elimina una gran parte de alimentos -mariscos- que el hombre usa para el sustento diario, es decir que esta plaga es el principio de una gran hambruna en la tierra.

TERCERA PLAGA

El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.  Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas.  Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen.  También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos. (Apocalipsis 16)

Esta plaga afecta toda el agua que el hombre usa para tomar, tal como pasó en Egipto: 19 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón: Toma tu vara, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos y sobre sus estanques, y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre, y haya sangre por toda la región de Egipto, así en los vasos de madera como en los de piedra.”  (Éxodo 7)

Usualmente los ángeles se regocijan cuando cosas buenas pasan en el mundo: se regocijaron cuando Cristo nació en esta tierra, se regocijan cuando un pecador se arrepiente… Pero aquí encontramos que dos ángeles están con regocijo por este castigo. Tanto el ángel que destruye el agua, como el ángel que está en el altar, los dos ellos aprueban la obra de Dios, diciendo: “Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas.  Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen.[…] ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos” (Apocalipsis 16)

CUARTA PLAGA

El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego.  Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria. (Apocalipsis 16)

La cuarta plaga altera la lumbrera mayor, creada en el cuarto día de la creación de Dios.  

El sol ha sido adorado por el hombre desde que éste cayó en pecado. Ahora el mismo objeto de adoración, al cual el hombre ha llamado dios y lo ha venerado como un dios, se convierte en un objeto de venganza y de castigo sobre sus mismos adoradores, por orden del Dios verdadero.

Todos aquellos que reciban el sello de la bestia, comenzaran a probar los primeros aperitivos o bocadillos del infierno, en el derramamiento de la cuarta plaga.

“…se le da poder al sol para “quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el grande calor.” Apocalipsis 14:8, 9.  Los profetas describen como sigue el estado de la tierra en tan terrible tiempo: “El campo fué destruído, enlutóse la tierra; … porque se perdió la mies del campo.” “Secáronse todos los árboles del campo; por lo cual se secó el gozo de los hijos de los hombres.” “El grano se pudrió debajo de sus terrones, los bastimentos fueron asolados.” “¡Cuánto gimieron las bestias! ¡cuán turbados anduvieron los hatos de los bueyes, porque no tuvieron pastos! … Se secaron los arroyos de las aguas, y fuego consumió las praderías del desierto.” Joel 1:10, 11, 12, 17, 18, 20. “Y los cantores del templo aullarán en aquel día, dice el Señor Jehová; muchos serán los cuerpos muertos; en todo lugar echados serán en silencio.” Amós 8:3.  ( Conflicto de los Siglos 56  686.1)

QUINTA PLAGA

10 El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas,  11 y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras. (Apocalipsis 16)

La quinta plaga afecta directamente el lugar donde tiene su trono la bestia. Esta plaga es una plaga misteriosa, ya que la oscuridad que acompaña a esta plaga, es una oscuridad que causa dolor, un dolor tan profundo que ellos se terminan castigando doblemente, porque se causan más dolor por la acción de morder sus propias lenguas. Esta plaga viene preñada de dolores, y el dolor hace parir más dolor sobre sus víctimas.

En esta plaga encontramos muchos símbolos que necesitamos interpretar para tener un mejor concepto de ella:

¿Dónde tiene su trono la bestia?  El trono de la iglesia católica y del papado, está en la ciudad del Vaticano. Esta pequeña ciudad, que pertenecía a la antigua Roma, es el centro de la administración de la iglesia católica, es el centro del gobierno político de la iglesia católica, es el centro religioso de la iglesia católica y además es la vivienda de los más altos dirigentes de ésta.

Entonces esta plaga se derrama específicamente, sobre la ciudad del Vaticano y sobre todos los que habitan en ella.

Pero hay algo más que necesitamos comprender. El versículo dice expone: “El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas.”  Es decir, la plaga es derramada sobre el Vaticano, pero todo el reino es afectado.

Ahora necesitamos entender a qué se refiere la Biblia cuando menciona que también su reino se cubrió de tinieblas.

Su reino es en toda la tierra:

 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia” (Apocalipsis 13)

 Su reino es en todo el mundo:

“ Una de las cabezas del monstruo parecía tener una herida mortal. Pero la herida sanó, lo que hizo que todo el mundo se asombrara y creyera en el monstruo.” (Apocalipsis 13 Versión: Traducción en Lenguaje Actual)

Su reino es sobre raza, pueblos, idiomas y países:

 “7 También se le permitió pelear contra el pueblo de Dios y derrotarlo, y además se le dio autoridad sobre la gente de todas las razas y pueblos, idiomas y países.” (Apocalipsis 13 Versión: Traducción en Lenguaje Actual)

 

“Vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas y habló conmigo diciendo: “Ven acá, y te mostraré la condenación de la gran ramera que está sentada sobre muchas aguas. Con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los que habitan en la tierra se embriagaron con el vino de su fornicación”.  (Apocalipsis 17)  “15 También me dijo: “Las aguas que has visto donde está sentada la ramera son pueblos y multitudes, naciones y lenguas.”  (Apocalipsis 17)

En este versículo se describe el mismo poder romano, bajo el nombre de la gran ramera. Hay que notar que la ramera “está sentada sobre muchas aguas” Aquí hay dos palabras importantes del idioma profético que no podemos pasar por alto, ellas son “aguas” y “sentarse.”  Aguas significa gentes o muchedumbre, y sentarse significa gobernar o regir. Por lo tanto este texto se puede traducir: “Ven acá y te mostraré la condenación de la gran ramera que gobierna sobre mucha gente.” Estas gentes incluyen los reyes de la tierra y también los habitantes de la tierra.

 Con toda seguridad el reino de la bestia es universal o mundial, por lo tanto la plaga, aunque es especialmente derramada sobre la oficina central, el nocivo efecto de esta plaga lo sienten todos los seguidores que esta organización tiene alrededor del mundo.  Desde el más viejo hasta el más joven, desde el más encumbrado hasta el más humilde, desde el más rico hasta el más pobre, desde el más intelectual hasta el iletrado, sufren las consecuencias de la quinta plaga, que se derrama sobre la ciudad del Vaticano.

También tenemos que notar que en esta plaga, las personas que la reciben se muerden la lengua de dolor. Dios nos dio la lengua con una función especial, y esa función especial es el habla.

Hablando de la misma bestia, pero con el nombre que le da Daniel  de “pequeño cuerno” la Biblia dice esto:

“8 Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno, uno pequeño, crecía entre ellos y delante de él fueron arrancados tres de los cuernos anteriores. Y he aquí que en este cuerno había ojos, como ojos de hombre, y una boca que hablaba arrogancias.” (Daniel 7)

 “5 Y a la bestia le fue dada una boca que hablara insolencias y blasfemias, y le fue dada autoridad para actuar por cuarenta y dos meses.” (Apocalipsis 13)

“15 También le fue permitido dar aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia hablase e hiciera que fueran muertos todos los que no adoraran a la imagen de la bestia.” (Apocalipsis 13)  Aquí encontramos que también el falso protestantismo usa la lengua para el mal, en este caso para dar muerte a todos aquellos que no adoraran a la bestia.

 La bestia ha usado su lengua para hablar mentiras, para infligir castigos y muertes, para hablar arrogancias e insolencias, y ahora bajo la quinta plaga esa lengua -que ha hecho tanto mal, tanto engaño y tanto daño-, viene a ser castigada por el dolor que el mismo hombre se inflige al mordérsela. Por eso decíamos al principio que la quinta plaga es una plaga que viene preñada de dolor y cuando llega el momento de parir, no es para aliviarse sino para parir más dolor. 

 Este castigo de la lengua fue predicho por el profeta Zacarías cuando dijo: 12 Esta será la plaga con que el SEÑOR golpeará a todos los pueblos que acamparán con sus ejércitos contra Jerusalén: Hará que se pudra su carne, aun estando ellos sobre sus pies. También sus ojos se pudrirán en sus cuencas y su lengua se pudrirá en sus bocas. 13 Acontecerá en aquel día que se apoderará de ellos un gran pánico de parte del SEÑOR. Cada cual se asirá de la mano de su compañero y la mano de cada cual se levantará contra la de su prójimo.” (Zacarías 14)

El cielo considera que es algo demasiado serio cuando usamos nuestra lengua para hablar mentiras. Vivimos en una sociedad que nos enseña que nuestra verdad puede ser cualquier verdad, nos enseñan que la verdad puede ser relativa; es decir, yo puedo construir y formar mi propia verdad, aunque ésta esté basada en la mentira. 

Usualmente escuchamos decir la expresión “esa es mi verdad” y esto lo rezamos cuando no decimos la verdad completa, o cuando sólo decimos la parte que nos conviene.

Pero la Biblia nos enseña algo diferente: la Biblia nos enseña que la verdad si es importante para Dios; él espera que nosotros seamos amantes de la verdad, y que nuestras palabras sean verdaderas.  Dios no ha pasado por alto, dar una terrible reprimenda a la boca o lengua que pronuncie mentiras.

Todo el que se desea salvar, tiene que tener la verdad en sus labios: “… Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que vaya. Estos fueron redimidos de entre los hombres, primicias para Dios y para el Cordero. Y en sus bocas no se halló engaño; son sin mancha.” (Apocalipsis 14)

SEXTA  PLAGA

12 El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates, y sus aguas se secaron para que fuese preparado el camino de los reyes del Oriente. 13 Vi salir de la boca del dragón y de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta, tres espíritus impuros semejantes a ranas. 14 Pues son espíritus de demonios que hacen señales, los cuales salen a los reyes de todo el mundo habitado para congregarlos para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso. 15 “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela y guarda sus vestidos para que no ande desnudo y vean su vergüenza”. 16 Y los congregó en el lugar que se llama en hebreo Armagedón. (Apocalipsis 16)

La sexta plaga comienza recordándonos una historia del Antiguo Testamento: la caída de Babilonia.

Por el pecado de idolatría de Israel, Dios había ordenado a su siervo Nabucodonosor que invadiera Israel y lo llevara cautivo.

Casaos, y engendrad hijos e hijas; dad mujeres a vuestros hijos, y dad maridos a vuestras hijas, para que tengan hijos e hijas; y multiplicaos ahí, y no os disminuyáis. 7 Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz. 8 Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: No os engañen vuestros profetas que están entre vosotros, ni vuestros adivinos; ni atendáis a los sueños que soñáis. Porque falsamente os profetizan ellos en mi nombre; no los envié, ha dicho Jehová. 10 Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar. Jeremías 29

Jeremías estaba muy bien informado de lo que estaba ocurriendo con los exiliados que vivían en tierra de Babilonia, y se dio cuenta de que en Babilonia había descontento. Los judíos exiliados estaban tratando de formar una revuelta en contra de Nabucodonosor y todas estas ideas eran alimentadas por los falsos profetas que residían en Babilonia.

Estos falsos profetas aún seguían predicando que el exilio solamente duraría un par de años o cualquier cantidad de tiempo extremadamente corto, Jeremías les está confirmando que la idea de un regreso temprano a Israel,  era imposible, y que Dios ya había ordenado que el exilio duraría 70 años.

“5 Edificad casas, y habitadlas; y plantad huertos, y comed del fruto de ellos.” Esta orden tiene dos enseñanzas: la primera era reconocer y aceptar la verdad que estaban viviendo, y la segunda enseñanza era que ellos entendieran que el exilio duraría por lo menos tres generaciones, y así se cumplirían los 70 años de cautividad. Además, muestra tanto la benevolencia como la tolerancia con que estos exiliados eran tratados por los babilonios, cuando se les permitía ser poseedores tanto de tierras, como de casas.

Tenían que seguir las instrucciones divinas, mantenerse ocupados plantando huertos y comiendo del fruto de ellos. Dios les aseguraba de que ni las casas, ni las propiedades, ni los huertos les serían quitados mientras ellos decidieran vivir en paz.

Jeremías deseaba que el pueblo de Israel dejara su amargura, que dejaran sus rencores, y que comenzaran a vivir una vida normal en su nueva nación.

Eran casi 500 años que los israelitas habían vivido en tierra cananea. Eran 500 años de prevaricación, de idolatría, de terquedad y de abuso;  Dios dijo en Éxodo 23:10 Seis años sembrarás tu tierra, y recogerás su cosecha; 11 mas el séptimo año la dejarás libre, para que coman los pobres de tu pueblo; y de lo que quedare comerán las bestias del campo; así harás con tu viña y con tu olivar.”  Ellos no habían cumplido esta orden durante casi 500 años y ahora era tiempo de que la tierra descansara 70 años, un año por cada siete años. 

La tierra iba a descansar de pecado,  de idolatría y de abuso, de parte de un pueblo que no pudo acatar las órdenes de Dios.  Cuando Dios nos da una orden, es mejor que la acatemos. Las órdenes de Dios siempre se van a realizar de la manera que él las ordena; las órdenes de Dios siempre se van a realizar, ya sea que nosotros estemos de acuerdo o no. Por las buenas o por las malas, con nosotros o sin nosotros, las órdenes de Dios siempre se cumplen.

2 Crónicas 3: 21 dice que todo se cumplió como Dios lo predijo:  “para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, hasta que la tierra hubo gozado de reposo; porque todo el tiempo de su asolamiento reposó, hasta que los setenta años fueron cumplidos.”

El gobierno de Babilonia cayó a los 70 años de mantener cautivo a Judá, el rey para ese tiempo era Belsasar:

¿De dónde aparece Belsasar? La Biblia no lo dice, pero la historia sí. Nabucodonosor tuvo una hija que se llamó Necrotis y ésta se casó con un joven llamado Nabonido. Juntos tuvieron un hijo al cual le llamaron Belsasar. En pocas palabras, Belsasar era el nieto de Nabucodonosor. Hay que tomar en cuenta que antes de que Belsasar reinara en Babilonia, ya Evil-Merodac que fue hijo de Nabucodonosor e inclusive el mismo yerno Nabonido, ya habían reinado en Babilonia.

Belsasar comenzó a reinar muy joven en Babilonia, y aparentemente creció sin disciplina, sin respeto ni restricción. Belsasar cometió el infame, y el gran sacrilegio de traer los vasos de oro que pertenecían al templo de Jehová, para tomar vino en ellos. Esta historia la encontramos en Daniel 5:

El rey Belsasar dio un gran banquete a mil de sus nobles, y en presencia de los mil se puso a beber vino. Mientras saboreaba el vino, Belsasar ordenó traer los vasos de oro y plata que Nabucodonosor su padre había sacado del templo que estaba en Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y sus nobles, sus mujeres y sus concubinas. Entonces trajeron los vasos de oro que habían sido sacados del templo, la casa de Dios que estaba en Jerusalén, y el rey y sus nobles, sus mujeres y sus concubinas bebieron en ellos. Bebieron vino y alabaron a los dioses de oro y plata, de bronce, hierro, madera y piedra.” (Daniel 5)

Esa misma noche, cae uno de los imperios más grande, más fuerte, más selecto y más avanzado que ha existido en la tierra. Babilonia era una súper potencia, que hasta en el día de hoy se admira y se alaba por sus adelantos en el conocimiento y la ciencia; dominaban mucha astronomía, matemáticas, física, la economía nacional e internacional, fueron los fundadores de los sistemas bancarios que se usan hasta nuestros días, usaban interés sobre interés, también usaban pagarés y sistemas de cheque, eran grandes ingenieros y arquitectos, hicieron obras que hasta el día de hoy son renombradas tal como “los jardines colgantes de Babilonia” –que se considera una de las siete maravillas del mundo, así como la biblioteca de Asurbanipal.

Imaginémonos cuán avanzada era su cultura que en todo el imperio se hablaban cuatro idiomas a la perfección: uno era usado solamente dentro de los hogares, el otro idioma era usado en las calles, el tercero era usado sólo en el gobierno, y el cuarto era sólo para usarse en la iglesia y para asuntos de religión. Estamos hablando de un imperio extremadamente avanzado.

Babilonia era inexpugnable, fue vencida cuando el rey Ciro secó el río Éufrates, desviándolo de su cauce, y así logró entrar en la ciudad, ya que el río Éufrates atravesaba por el centro de la ciudad. El rey Darío y su ejército venían del norte y del oriente.

Desviar el río Éufrates de su cauce no era una tarea muy difícil, de acuerdo con los arqueólogos. Según la historia, Nabucodonosor había construido grandes canales de irrigación en las afueras de Babilonia, y fue desviando el río a todos esos canales; fue así como Ciro logró secar el Éufrates que pasaba por en medio de la ciudad. La Biblia y la historia aseguran que en medio de la borrachera nacional, se les olvidó bajar las macizas compuertas de bronce, que protegían la ciudad en la entrada y salida del río.

12 El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates, y sus aguas se secaron para que fuese preparado el camino de los reyes del Oriente. 13 Vi salir de la boca del dragón y de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta, tres espíritus impuros semejantes a ranas. 14 Pues son espíritus de demonios que hacen señales, los cuales salen a los reyes de todo el mundo habitado para congregarlos para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso. 15 “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela y guarda sus vestidos para que no ande desnudo y vean su vergüenza”. 16 Y los congregó en el lugar que se llama en hebreo Armagedón. (Apocalipsis 16)

Ya comentamos de la historia; ahora vayamos a la aplicación espiritual.

La mayoría de ciudades que son prósperas, ricas, lujosas, desarrolladas, opulentas y florecientes, son las ciudades que están junto a las aguas, ya sean ríos, lagos, bahías, penínsulas o el mismo mar.

Estas ciudades que están a la orilla de las aguas, también tienen un lado oscuro y son reconocidas también como fuentes de maldad, de pecado, de vicios, de crímenes y de pobreza.

12 El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates, y sus aguas se secaron para que fuese preparado el camino de los reyes del Oriente (Apocalipsis 16)

“1Vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas y habló conmigo diciendo: “Ven acá, y te mostraré la condenación de la gran ramera que está sentada sobre muchas aguas.  (Apocalipsis 17) 

 “15 También me dijo: “Las aguas que has visto donde está sentada la ramera son pueblos y multitudes, naciones y lenguas.”  (Apocalipsis 17)

La iglesia católica es una iglesia opulenta, rica, floreciente, próspera y atractiva; esto es en parte por la notable cantidad de feligreses que tiene. Sus feligreses vienen de todas partes del mundo, de toda lengua, de todo color, de todo nivel educativo, de todo estrato social, desde la realeza, hasta el esclavo.

Sus cardenales son personas muy estudiadas, con varios doctorados y tienen que dominar varios idiomas, entre ellos por obligación, el latín. El papa se viste de color blanco, de color rojo o color morado.  Los cardenales se visten de color rojo o morado, tal como la Biblia lo predijo: 15 Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando, 16 y diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, (blanco)  de púrpura (rojo) y de escarlata, (morado) y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas!”  (Apocalipsis 18)

La palabra cardenal, significa herida y de allí el color rojo de su vestimenta. Isaías 53 dice: “… y por sus heridas, (o cardenales) nosotros fuimos curados”

Su larga historia, sus costumbres, sus tradiciones, su ciudad, sus templos y catedrales, sus escuelas y universidades, sus hospitales y centros de caridad, sus líderes, su liturgia, su idioma, su gobierno, su diplomacia, su orden y organización, su conocimiento, su influencia y su experiencia, hacen que se cumpla la Biblia donde predijo: “Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada; y toda la tierra maravillada, siguió a la bestia.” (Apocalipsis 13 {Biblia Jubileo 2000})

El mundo entero se maravilla ante tanta extravagancia, derroche de esplendor, pompa, lujo y vanagloria terrenal; el mundo entero los apoya y los admira en gran manera. La sexta plaga destruye precisamente todo esto. La sexta plaga destruye todo ese apoyo y toda esa admiración que existe para la iglesia católica y el papado. 

La sexta plaga seca totalmente el río Éufrates -que, dicho sea de paso, la palabra Éufrates significa fructífero-,  donde la bestia o Babilonia está sentada. Es decir la sexta plaga termina la admiración, el respeto y el apoyo que el mundo tiene para con la iglesia católica y el Vaticano.

Encontramos un texto donde menciona que los reyes de la tierra (diez cuernos, que representan a los diez países originales de Europa) llegan a odiar tanto a la ramera, que la desnudan, la desolan, la asesinan y la queman.  Esta acción prepara el camino para la guerra del Armagedón y para la venida de Jesucristo y su séquito de ángeles a la tierra.

“16 Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego;”  (Apocalipsis 17)

El Espíritu de Profecía, también comenta acerca de la quinta plaga, y esto es lo que dice:

“Los hombres ven que fueron engañados. Se acusan unos a otros de haberse arrastrado mutuamente a la destrucción; pero todos concuerdan para abrumar a los ministros con la más amarga condenación. Los pastores infieles profetizaron cosas lisonjeras; indujeron a sus oyentes a menospreciar la ley de Dios y a perseguir a los que querían santificarla. Ahora, en su desesperación, estos maestros confiesan ante el mundo su obra de engaño. Las multitudes se llenan de furor. “¡Estamos perdidos!—exclaman—y vosotros sois causa de nuestra perdición;” y se vuelven contra los falsos pastores. Precisamente aquellos que más los admiraban en otros tiempos pronunciarán contra ellos las más terribles maldiciones. Las manos mismas que los coronaron con laureles se levantarán para aniquilarlos. Las espadas que debían servir para destruir al pueblo de Dios se emplean ahora para matar a sus enemigos. Por todas partes hay luchas y derramamiento de sangre.”  (Conflicto de los Siglos 54  713.4)

Pero la sexta plaga aún no ha terminado, después de secar el río donde estaba sentada la gran ramera, esta plaga continúa.

Ahora que ya no está la bestia en su apogeo, ni a cargo de la dirección del mundo, ahora es el mismo diablo el que toma las cartas del liderazgo mundial y es el mismo diablo quien prepara al mundo para la famosa batalla del Armagedón:

13 Vi salir de la boca del dragón y de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta, tres espíritus impuros semejantes a ranas. 14 Pues son espíritus de demonios que hacen señales, los cuales salen a los reyes de todo el mundo habitado para congregarlos para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso. 15 “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela y guarda sus vestidos para que no ande desnudo y vean su vergüenza”. 16 Y los congregó en el lugar que se llama en hebreo Armagedón. (Apocalipsis 16)

Del dragón o sea del mismo diablo, salen tres espíritus impuros o inmundos a hacer señales por todo el mundo, para congregar al mundo para la batalla del Armagedón.

Los espíritus inmundos que salen del dragón, son demonios; la Biblia dice que son “espíritus de demonios” un demonio es un ángel caído.

Dios mandó tres ángeles con un mensaje de salvación; ahora el diablo quiere contrarrestar el mensaje de esos tres ángeles que venían del cielo, con tres demonios que han salido de su boca, y tienen un mensaje de mentira, por eso la Biblia le llama “doctrina de demonios.”

Interesantemente estos espíritus  de  demonios tienen forma de ranas. La parte más grande del cuerpo de una rana es la boca, es tan grande su boca que es capaz de tragarse a otra rana de su mismo tamaño. Estos espíritus inmundos a manera de ranas, salen de la boca mentirosa del dragón, y estos espíritus inmundos a manera de ranas, tienen una gran boca para engañar a medio mundo y prepararlos para la batalla del Armagedón.

¿Cuál es la batalla del Armagedón?

Hay muchos que creen que la batalla del Armagedón es una batalla que se va a librar entre los ejércitos combinados de China, Rusia y Arabia en contra de Israel, quien es ayudado por los Estados Unidos de Norte América. Otros creen que la batalla del Armagedón es la tercera guerra mundial.

La batalla del Armagedón es la última batalla del impío, quien son liderados literalmente y personalmente por Satanás y sus demonios humanizados,  en contra de los hijos de Dios:

“Cuando los que honran la ley de Dios hayan sido privados de la protección de las leyes humanas, empezará en varios países un movimiento simultáneo para destruirlos. Conforme vaya acercándose el tiempo señalado en el decreto, el pueblo conspirará para extirpar la secta aborrecida. Se convendrá en dar una noche el golpe decisivo, que reducirá completamente al silencio la voz disidente y reprensora.” (Conflicto de los Siglos  54  693.1)

A muchos adventistas no nos gusta cuando las demás religiones llaman a nuestra iglesia “secta”. Eso es exactamente lo que somos, la iglesia de Cristo nunca fue la religión más grande, ni la más popular; contrario de todo eso, siempre fue la más pequeña, la más discriminada, la más menospreciada y hasta la más odiada. La iglesia de Cristo siempre fue una pequeña secta; recordemos que en sus albores, la Iglesia Cristiana era denominada como “ese camino”  (Hechos 24:14); y el Espíritu de Profecía también llama al pequeño remanente de los últimos días una “secta”.

No tenemos que ser intimidados por aquellos que nos llaman una secta, no tenemos que molestarnos cuando nos dicen que no somos una religión. La iglesia de Dios nunca fue la religión más grande de la tierra.

“El pueblo de Dios—algunos en las celdas de las cárceles, otros escondidos en ignorados escondrijos de bosques y montañas—invocan aún la protección divina, mientras que por todas partes compañías de hombres armados, instigados por legiones de ángeles malos, se disponen a emprender la obra de muerte…” (Conflicto de los Siglos  54   694.2)

“Multitudes de hombres perversos, profiriendo gritos de triunfo, burlas e imprecaciones, están a punto de arrojarse sobre su presa, cuando de pronto densas tinieblas, más sombrías que la obscuridad de la noche caen sobre la tierra. Luego un arco iris, que refleja la gloria del trono de Dios, se extiende de un lado a otro del cielo, y parece envolver a todos los grupos en oración. Las multitudes encolerizadas se sienten contenidas en el acto. Sus gritos de burla expiran en sus labios. Olvidan el objeto de su ira sanguinaria. Con terribles presentimientos contemplan el símbolo de la alianza divina, y ansían ser amparadas de su deslumbradora claridad.”  (Conflicto de los Siglos  54  693.)

Con esto terminamos la sexta plaga: la populacion entera del mundo, comandado por legiones de ángeles malos y humanizados, ya está preparado para aniquilar al pueblo de Dios de una vez por todas, en esa noche, noche de tinieblas y noche de muerte.

SÉPTIMA PLAGA

17 El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está.  18 Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.  19 Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.  20 Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados.  21 Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande.   (Apocalipsis 16)

Esta profecía también la encontramos en el Antiguo Testamento, fue escrita a manera de canto por el profeta Asaf, entregada al músico principal de Israel llamado Jedutún y el himno se titula: “Meditación sobre los hechos poderosos de Dios:

16 Te vieron las aguas, oh Dios;
Las aguas te vieron, y temieron;
Los abismos también se estremecieron.

17 Las nubes echaron inundaciones de aguas;
Tronaron los cielos,
Y discurrieron tus rayos.

18 La voz de tu trueno estaba en el torbellino;
Tus relámpagos alumbraron el mundo;
Se estremeció y tembló la tierra.    (Salmos 77)

La séptima plaga tiene muchos fenómenos, primero se escucha una voz que sale del templo y pronuncia las palabras: “Hecho está”, a esta voz le siguen relámpagos, voces, truenos y un gran terremoto cual nunca ha habido en la tierra.

“Multitudes de hombres perversos, profiriendo gritos de triunfo, burlas e imprecaciones, están a punto de arrojarse sobre su presa, cuando de pronto densas tinieblas, más sombrías que la obscuridad de la noche caen sobre la tierra. Luego un arco iris, que refleja la gloria del trono de Dios, se extiende de un lado a otro del cielo, y parece envolver a todos los grupos en oración. Las multitudes encolerizadas se sienten contenidas en el acto. Sus gritos de burla expiran en sus labios. Olvidan el objeto de su ira sanguinaria. Con terribles presentimientos contemplan el símbolo de la alianza divina, y ansían ser amparadas de su deslumbradora claridad.”  (Conflicto de los Siglos  54  693.)

Hasta este párrafo, arriba escrito, llegamos con la sexta plaga. El hombre impío está listo para caer sobre su preza, y Dios interviene con sus poderosos ministros de la naturaleza.

Esta misma noche que es la noche del Armagedón, la noche en que se dará muerte a la secta aborrecida, es la misma noche en que Jesucristo interviene para salvar a su pueblo; esa misma noche ocurre la gloriosa segunda venida de Cristo, la resurrección, la liberación de los santos y el primer día de la eternidad para los salvos.

Entonces concluimos con lo siguiente:

1-La sexta plaga termina de una vez por todas con la gran ramera, secándole el río donde ella estaba sentada, la sexta plaga hace desaparecer para siempre el papado y el vaticano para siempre.

La gran ramera después de ser elogiada y respetada, es odiada, desolada, desnudada, asesinada y quemada: “16 Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego;”  (Apocalipsis 17)

También la sexta plaga es la que prepara el camino para la gran batalla del Armagedón;  como la bestia ya no existe meas, entonces  los demonios en forma de hombres, es decir humanizados, conducen al pueblo para dar el golpe de muerte a los hijos de Dios, en una noche determinada.

2-La séptima plaga es el conjunto de todos los fenómenos naturales que acontecen antes de la segunda venida de Cristo; todos estos fenómenos naturales paralizan de terror al impío y esto hace que los hijos de Dios no sean aniquilados en la noche del Armagedón. Estos fenómenos naturales son la intervención divina para proteger a su pueblo y evitar ser aniquilados; por consecuencia lógica, quedan con vida para recibir a Cristo en su segunda venida.

Es decir, la guerra del Armagedón se la ganó Jesucristo al diablo, no permitiéndole la exterminación de sus santos. Es a través de la manifestación de la séptima plaga, que la guerra del Armagedón es ganada por Cristo.

“…Entonces, en la hora de supremo apuro, es cuando el Dios de Israel intervendrá para librar a sus escogidos.  El Señor dice: Es a medianoche cuando Dios manifiesta su poder para librar a su pueblo. Sale el sol en todo su esplendor. Sucédense señales y prodigios con rapidez. Los malos miran la escena con terror y asombro, mientras los justos contemplan con gozo las señales de su liberación. La naturaleza entera parece trastornada. Los ríos dejan de correr. Nubes negras y pesadas se levantan y chocan unas con otras. En medio de los cielos conmovidos hay un claro de gloria indescriptible, de donde baja la voz de Dios semejante al ruido de muchas aguas, diciendo: “Hecho es.”  (Conflicto de los Siglos  54   694.2)

“Esa misma voz sacude los cielos y la tierra. Síguese un gran terremoto, “cual no fué jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.” Vers. 18. El firmamento parece abrirse y cerrarse. La gloria del trono de Dios parece cruzar la atmósfera. Los montes son movidos como una caña al soplo del viento, y las rocas quebrantadas se esparcen por todos lados. Se oye un estruendo como de cercana tempestad. El mar es azotado con furor. Se oye el silbido del huracán, como voz de demonios en misión de destrucción. Toda la tierra se alborota e hincha como las olas del mar. Su superficie se raja. Sus mismos fundamentos parecen ceder. Se hunden cordilleras. Desaparecen islas habitadas. Los puertos marítimos que se volvieron como Sodoma por su corrupción, son tragados por las enfurecidas olas. “La grande Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del furor de su ira.” Vers. 19. Pedrisco grande, cada piedra, “como del peso de un talento” (50 libras) (vers. 21), hace su obra de destrucción. Las más soberbias ciudades de la tierra son arrasadas. Los palacios suntuosos en que los magnates han malgastado sus riquezas en provecho de su gloria personal, caen en ruinas ante su vista. Los muros de las cárceles se parten de arriba abajo, y son libertados los hijos de Dios que habían sido apresados por su fe.”  (Conflicto de los Siglos  54   694.3)

“Densas nubes cubren aún el firmamento; sin embargo el sol se abre paso de vez en cuando, como si fuese el ojo vengador de Jehová. Fieros relámpagos rasgan el cielo con fragor, envolviendo a la tierra en claridad de llamaradas. Por encima del ruido aterrador de los truenos, se oyen voces misteriosas y terribles que anuncian la condenación de los impíos. No todos entienden las palabras pronunciadas; pero los falsos maestros las comprenden perfectamente. Los que poco antes eran tan temerarios, jactanciosos y provocativos, y que tanto se regocijaban al ensañarse en el pueblo de Dios observador de sus mandamientos, se sienten presa de consternación y tiemblan de terror. Sus llantos dominan el ruido de los elementos. Los demonios confiesan la divinidad de Cristo y tiemblan ante su poder, mientras que los hombres claman por misericordia y se revuelcan en terror abyecto.” (Conflicto de los Siglos  54   695.2)

“Por un desgarrón de las nubes una estrella arroja rayos de luz cuyo brillo queda cuadruplicado por el contraste con la obscuridad. Significa esperanza y júbilo para los fieles, pero severidad para los transgresores de la ley de Dios. Los que todo lo sacrificaron por Cristo están entonces seguros, como escondidos en los pliegues del pabellón de Dios. Fueron probados, y ante el mundo y los despreciadores de la verdad demostraron su fidelidad a Aquel que murió por ellos. Un cambio maravilloso se ha realizado en aquellos que conservaron su integridad ante la misma muerte. Han sido librados como por ensalmo de la sombría y terrible tiranía de los hombres vueltos demonios. Sus semblantes, poco antes tan pálidos, tan llenos de ansiedad y tan macilentos, brillan ahora de admiración, fe y amor. Sus voces se elevan en canto triunfal: “Dios es nuestro refugio y fortaleza; socorro muy bien experimentado en las angustias. Por tanto no temeremos aunque la tierra sea conmovida, y aunque las montañas se trasladen al centro de los mares; aunque bramen y se turben sus aguas, aunque tiemblen las montañas a causa de su bravura.” Salmos 46:1-3 (VM). (Conflicto de los Siglos  54   696.2)

Mientras estas palabras de santa confianza se elevan hacia Dios, las nubes se retiran, y el cielo estrellado brilla con esplendor indescriptible en contraste con el firmamento negro y severo en ambos lados. La magnificencia de la ciudad celestial rebosa por las puertas entreabiertas. Entonces aparece en el cielo una mano que sostiene dos tablas de piedra puestas una sobre otra. El profeta dice: “Denunciarán los cielos su justicia; porque Dios es el juez.” Salmos 50:6. Esta ley santa, justicia de Dios, que entre truenos y llamas fué proclamada desde el Sinaí como guía de la vida, se revela ahora a los hombres como norma del juicio. La mano abre las tablas en las cuales se ven los preceptos del Decálogo inscritos como con letras de fuego. Las palabras son tan distintas que todos pueden leerlas. La memoria se despierta, las tinieblas de la superstición y de la herejía desaparecen de todos los espíritus, y las diez palabras de Dios, breves, inteligibles y llenas de autoridad, se presentan a la vista de todos los habitantes de la tierra. (Conflicto de los Siglos  54   697.1)

Entre las oscilaciones de la tierra, las llamaradas de los relámpagos y el fragor de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a los santos dormidos. Dirige una mirada a las tumbas de los justos, y levantando luego las manos al cielo, exclama: “¡Despertaos, despertaos, despertaos, los que dormís en el polvo, y levantaos!” Por toda la superficie de la tierra, los muertos oirán esa voz; y los que la oigan vivirán. Y toda la tierra repercutirá bajo las pisadas de la multitud extraordinaria de todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos. De la prisión de la muerte sale revestida de gloria inmortal gritando: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria?” 1 Corintios 15:55. Y los justos vivos unen sus voces a las de los santos resucitados en prolongada y alegre aclamación de victoria.  (Conflicto de los Siglos  54   702.1)

El Armagedón, como las demás batallas que ha habido entre el diablo y Cristo, de nuevo la ganará Cristo:

“Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.” Apocalipsis 17:14.

 

No hay por qué tener miedo, ya que Dios nos ha hecho hermosas promesas:

“El mundo ve a aquellos mismos de quienes se burló y a quienes deseó exterminar, pasar sanos y salvos por entre pestilencias, tempestades y terremotos. El que es un fuego consumidor para los transgresores de su ley, es un seguro pabellón para su pueblo.” (Conflicto de los Siglos CS 54  712.2)

“Si los hombres tuviesen la visión del cielo, verían compañías de ángeles poderosos en fuerza estacionados en torno de los que han guardado la palabra de la paciencia de Cristo. Con ternura y simpatía, los ángeles han presenciado la angustia de ellos y han escuchado sus oraciones. Aguardan la orden de su jefe para arrancarlos al peligro. Pero tienen que esperar un poco más. El pueblo de Dios tiene que beber de la copa y ser bautizado con el bautismo. La misma dilación que es tan penosa para ellos, es la mejor respuesta a sus oraciones. Mientras procuran esperar con confianza que el Señor obre, son inducidos a ejercitar su fe, esperanza y paciencia como no lo hicieron durante su experiencia religiosa anterior. Sin embargo, el tiempo de angustia será acortado por amor de los elegidos. “¿Y acaso Dios no defenderá la causa de sus escogidos, que claman a él día y noche? … Os digo que defenderá su causa presto.” Lucas 18:7, 8 (VM). El fin vendrá más pronto de lo que los hombres esperan. El trigo será recogido y atado en gavillas para el granero de Dios; la cizaña será amarrada en haces para los fuegos destructores.” (Conflicto de los Siglos 54  688.3)

“Los centinelas celestiales, fieles a su cometido, siguen vigilando. Por más que un decreto general haya fijado el tiempo en que los observadores de los mandamientos puedan ser muertos, sus enemigos, en algunos casos, se anticiparán al decreto y tratarán de quitarles la vida antes del tiempo fijado. Pero nadie puede atravesar el cordón de los poderosos guardianes colocados en torno de cada fiel. Algunos son atacados al huir de las ciudades y villas. Pero las espadas levantadas contra ellos se quiebran y caen como si fueran de paja. Otros son defendidos por ángeles en forma de guerreros.” (Conflicto de los Siglos 54  689.1)

 

Ya no habrá necesidad de más mártires en los últimos días de tribulación de este mundo:

“Si la sangre de los fieles siervos de Cristo fuese entonces derramada, no sería ya, como la sangre de los mártires, semilla destinada a dar una cosecha para Dios. Su fidelidad no sería ya un testimonio para convencer a otros de la verdad, pues los corazones endurecidos han rechazado los llamamientos de la misericordia hasta que éstos ya no se dejan oír. Si los justos cayesen entonces presa de sus enemigos, sería un triunfo para el príncipe de las tinieblas. El salmista dice: “Me esconderá en su pabellón en el día de calamidad; me encubrirá en lo recóndito de su Tabernáculo.” Salmos 27:5 (VM). Cristo ha dicho: “¡Ven, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tus puertas sobre ti; escóndete por un corto momento, hasta que pase la indignación! Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar a los habitantes de la tierra por su iniquidad.” Isaías 26:20, 21 (VM). Gloriosa será la liberación de los que lo han esperado pacientemente y cuyos nombres están escritos en el libro de la vida.”  (Conflicto de los Siglos 54  692.2)

En Apocalipsis 22:17 se nos invita:  Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.”

¿Acepta usted hoy el desafío de estar allí, junto al Cordero, listo para la traslación?


Domingo 17 de junio | Lección 12__________________________________________________

“EL VINO DE LA IRA DE DIOS”

Lee Apocalipsis 14:8; 16:19; 17:5; y 18:2, 10 y 21: las seis referencias a Babilonia en el libro de Apocalipsis. Teniendo en cuenta la historia de Babilonia según se registra en el Antiguo Testamento, ¿qué nos enseñan estos versículos acerca de Babilonia en el contexto de los acontecimientos de los últimos días?

Apocalipsis 14:8

Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.

Apocalipsis 16:19

19 Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.

Apocalipsis 17:5

y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.

Apocalipsis 18:2, 10 y 21

Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.

10 parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: !!Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!

21 Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada.

Se ha dicho que la Biblia es una historia de dos ciudades, Jerusalén y Babilonia. Mientras que Jerusalén representaba a la ciudad de Dios y al pueblo del Pacto en toda la Biblia (Sal. 102:21; Isa. 52:9; 65:19; Apoc. 3:12), Babilonia simbolizaba la opresión, la violencia, la religión falsa y la rebelión abierta contra Dios.

Piensa, por ejemplo, en la torre de Babel (Gén. 11:9). La palabra hebrea para “Babel” es la misma palabra para el reino de “Babilonia”. En 1 Pedro 5:13, Pedro envía saludos desde la iglesia de “Babilonia”, que generalmente se entiende como la misma Roma, que pronto oprimiría a la iglesia, no como las ruinas del antiguo reino situado en Irak actualmente. Este es un apelativo interesante en función del libro de Apocalipsis, y el papel de Roma según se presenta allí.

Lee Apocalipsis 14:8 y 18:3. ¿Qué revelan estos versículos sobre la influencia malévola de Babilonia sobre el mundo y sobre el pueblo de Dios?

Apocalipsis 18:3

Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.

No cabe duda de que el poder que Babilonia representa, según se describe en el libro de Apocalipsis, es sumamente corrupto, y esta influencia corruptora se extiende por todo el mundo en mayor o menor grado. La frase “el vino del furor de su fornicación” (Apoc. 14:8) evidentemente es una referencia a la falsa doctrina, a la falsa enseñanza, a las prácticas corruptas y a sus resultados finales. Babilonia es una fuerza para el mal que se ha extendido a “todas las naciones” (Apoc. 18:3). Por lo tanto, todos tienen que tener cuidado de no corromperse también.

Mira a tu alrededor al mundo actual: la corrupción, la confusión, la opresión. ¿Qué debería enseñarnos esto sobre nuestra necesidad de estar arraigados en Jesús y en su Palabra?

 ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los que siempre se están acercando un poco más al mundo, y volviéndose más semejantes a los mundanos en sentimientos, en planes, en ideas, han dejado un espacio entre ellos y el Salvador, y Satanás se ha abierto camino para ocupar ese espacio; y en la vida de ellos se entretejen planes viles y egoístas, manchados de mundanalidad…

Los que se confunden en su comprensión de la Palabra, que no logran ver el significado del anticristo, con seguridad se pondrán del lado del anticristo. No hay tiempo ahora para que nos asemejemos al mundo. Daniel está en su “heredad” y en su lugar. Las profecías de Daniel y Juan deben ser entendidas. Se interpretan mutuamente. Dan al mundo verdades que cada uno debe entender. Estas profecías deben ser testigos en el mundo. Mediante su cumplimiento se explicaran a sí mismas en estos últimos días (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 7. pp. 960, 961).

“Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades… En el cáliz que ella os dio a beber, dadle a beber doblado. Cuanto ella se ha glorificado, y ha estado en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada reina, y no soy viuda, y no veré llanto. Por lo cual en un día vendrán sus plagas, muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque el Señor Dios es fuerte, que la juzgara. Y llorarán y se lamentarán sobre ella los reyes de la tierra, los cuales han fornicado con ella… diciendo: ¡Ay, ay, de aquella gran ciudad de Babilonia, aquella fuerte ciudad: porque en una hora vino su juicio!” Apocalipsis 18:5-10.

Tales son los juicios que caen sobre Babilonia en el día de la ira de Dios. La gran ciudad ha llenado la medida de su iniquidad: ha llegado su hora; está madura para la destrucción (El conflicto de los siglos, pp. 635, 636).

Ahora se está introduciendo toda clase de engaños. Las verdades más claras de la Palabra de Dios están siendo cubiertas por una masa de teorías de hechura humana. Errores mortales se están presentando como la verdad que todos debemos aceptar. La sencillez de la verdadera piedad ha sido sepultada (El evangelismo, p. 183).

A nosotros, como a Pedro, se nos dice: “Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte”. Gracias a Dios, no se nos deja solos. El que “de tal manera amó… al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”, no nos abandonará en la lucha contra el enemigo de Dios y de los hombres.

Vivamos en contacto con el Cristo vivo, y él nos asirá firmemente con una mano que nos guardará para siempre. Creamos en el amor con que Dios nos ama, y estaremos seguros; este amor es una fortaleza inexpugnable contra todos los engaños y ataques de Satanás. “Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado” Proverbios 18:10 (El discurso maestro de Jesucristo, p. 101).

83


Lección 12 | Lunes 18 de junio_____________________________________________________

HA CAÍDO BABILONIA

Aunque la influencia de Babilonia en el mundo haya sido tan corrupta y amplia, el libro de Apocalipsis señala que un día todo esto terminará.

Lee Apocalipsis 18:1 al 10. ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de “Babilonia la grande”?

Apocalipsis 18:1-10

1 Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites. Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades. Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble. Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto; por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga. Y los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, 10 parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: !!Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!

El mensaje del segundo ángel (Apoc. 14:8) sobre la caída de Babilonia se repite aquí, en Apocalipsis 18:2. Es una expresión de cuán corrupta ha llegado a ser esta entidad.

“La Biblia declara que, antes de la venida del Señor, Satanás obrará ‘con todo poder, y con señales, y con maravillas mentirosas, y con todo el artificio de la injusticia’; y que todos los que ‘no admitieron el amor de la verdad’ para ser ‘salvos’, serán dejados para recibir ‘la eficaz operación de error, a fin de que crean a la mentira’ (2 Tes. 2:9-11). La caída de Babilonia no será completa hasta que no se haya alcanzado esa condición y la unión de la iglesia con el mundo se haya consumado totalmente en toda la cristiandad. El cambio es progresivo, y el cumplimiento perfecto de Apocalipsis 14:8 está aún en el futuro” (CS 386).

Si ese “cumplimiento perfecto” ha llegado, solo Dios lo sabe. Pero lo que sí sabemos es que, de acuerdo con estos versículos, la Babilonia espiritual un día enfrentará el juicio de Dios debido a su gran mal. “Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades” (Apoc. 18:5). Esta expresión también refleja el lenguaje del Antiguo Testamento sobre la antigua Babilonia (ver Jer. 51:9), y significa que sin duda llegará la hora del Juicio.

Este Juicio venidero, por supuesto, no debería ser algo sorprendente. Al fin y al cabo, la Babilonia de antaño fue juzgada (ver Dan. 5). La Biblia deja muy en claro en varios lugares que, un día, todos tendrán que responder por sus actos, incluso Babilonia. Qué reconfortante es saber que, como cristianos, tenemos un Intercesor que nos defenderá en ese Juicio (1 Juan 2:1; Dan. 7:22). De lo contrario, nuestro destino podría ser no mucho mejor que el de Babilonia.

¿Qué consuelo te da la promesa de que toda la injusticia e iniquidad que parecen quedar impunes ahora algún día afrontarán la retribución final de Dios?

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El mundo ha llegado a ser temerario en la transgresión de la ley de Dios. A causa de la larga clemencia divina, los hombres han pisoteado su autoridad. Se han fortalecido mutuamente en la opresión y la crueldad que ejercen contra su herencia, diciendo; “¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en lo alto?” Salmo 73:11. Pero existe una línea que no pueden traspasar. Se acerca el tiempo en que llegarán al límite prescrito. Aun ahora casi han pasado los límites de la paciencia de Dios, los límites de su gracia y misericordia. El Señor se interpondrá para defender su propio honor, para librar a su pueblo, y para reprimir los desmanes de la injusticia…

Con respecto a Babilonia, el símbolo de la iglesia apóstata, Dios dice a sus ministros de juicio: “Sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades. Tomadle a dar como ella os ha dado, y pagadle al doble según su obra; en el cáliz que ella os dio a beber, dadle a beber doblado”. Apocalipsis 18:5, 6.

De la India, del África, de la China, de las islas del mar, de entre los pisoteados millones que habitan los países llamados cristianos, el clamor del dolor humano asciende a Dios. Ese clamor no subirá por mucho tiempo más sin ser contestado. Dios limpiará la tierra de su corrupción moral, no por un mar de aguas, como en los días de Noé, sino por un mar de fuego que no podrá ser apagado por ninguna invención humana (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 141, 142).

Jesús… caminó una vez como hombre sobre la tierra, su divinidad vestida de humanidad, como un hombre sufriente, tentado, acosado por los engaños de Satanás… Ahora él está a la diestra de Dios; está en el cielo como nuestro abogado, intercediendo por nosotros. Debemos siempre tomar aliento y esperanza al meditar en ello. Él está pensando en quienes están sujetos a las tentaciones en este mundo. Piensa en nosotros individualmente, y conoce cada necesidad nuestra. Cuando sea tentado, tan solo diga: Él cuida de mí; Él intercede por mí: El me ama: Él murió por mí. Me entregaré sin reservas a él.

Debemos confiar la custodia de nuestras almas a Dios como a un fiel Creador. Él siempre vive para interceder por nosotros, los tentados y probados. Abra su corazón a los resplandecientes rayos del Sol de justicia, y no permita que un aliento de duda, ni una palabra de descreimiento escape de sus labios, no sea que siembre la semilla de la duda. Hay ricas bendiciones para nosotros; tomémoslas por medio de la fe. Le ruego que tome ánimo en el Señor. La fortaleza divina es nuestra: hablemos de valor, fortaleza y fe (Reflejemos a Jesús, p. 101).

84


Martes 19 de junio | Lección 12____________________________________________________

EL ARMAGEDÓN

Aunque la mayoría, incluyendo a muchos cristianos, no sabe demasiado sobre el libro de Apocalipsis, una imagen o palabra de él ha llegado a la cultura popular: Armagedón (ver Apoc. 16:16). Incluso en la cultura secular la palabra ha llegado a representar una lucha final en la que el destino de la tierra pende de un hilo. Hollywood produjo una película llamada Armagedón, sobre un asteroide gigante preparado para destruir el planeta. En cierta medida, la idea del fin del mundo también está en la mente de la gente secular.

Muchos cristianos que están familiarizados con el libro de Apocalipsis y creen en él consideran que la batalla del Armagedón será un conflicto militar literal en Medio Oriente cerca del fin del mundo. Una versión sostiene que un ejército de doscientos millones de hombres procedentes de Asia arrasará el norte de Israel. Otros se centran exclusivamente en los diversos conflictos militares y políticos en esa parte del mundo, que, a su entender, prepararán el escenario para la última batalla militar del Armagedón en la zona de Meguido.

Sin embargo, la Biblia da una imagen totalmente diferente. La Biblia presenta el Armagedón como el punto culminante, no entre las naciones en guerra, sino entre los dos bandos del Conflicto Cósmico. Es una lucha religiosa, no económica ni política, por más que haya muchos factores económicos y políticos en juego.

Lee Apocalipsis 16:12 al 16. Únicamente con estos versículos, ¿qué podemos aprender del Armagedón?

Apocalipsis 16:12-16

12 El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente. 13 Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; 14 pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. 15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. 16 Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.

En primer lugar, observa cuán simbólico es el lenguaje. Espíritus como de ranas que salen de la boca del dragón, de la boca del falso profeta y de la boca de la bestia (referencias a los poderes de Apoc. 13; el “falso profeta” aquí debe referirse a la bestia que sale de la tierra de Apoc. 13:11). El Gran Conflicto también se hace evidente cuando los “espíritus de demonios” (Apoc. 16:14) salen a la batalla “de aquel gran día del Dios Todopoderoso” (Apoc. 16:14). Sea cual fuere la forma en que se desarrolle el Armagedón, será un conflicto mundial entre las fuerzas de Cristo y las de Satanás. No será una batalla local en la zona de Meguido, así como tampoco la Babilonia de Apocalipsis describe acontecimientos en una parte de Irak en la actualidad.

Lee Apocalipsis 16:15. Es fascinante que, en medio de estos acontecimientos, Jesús nos anime con el mensaje del evangelio, con la promesa de su venida y con la necesidad de cubrirnos con su justicia. ¿Cómo nos ayuda esto a entender la naturaleza espiritual de la batalla en la que estamos?

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Todo el mundo estará de un lado o del otro del asunto en litigio. Tendrá lugar la batalla del Armagedón, y ese día no debe encontrar a ninguno de nosotros durmiendo. Debiéramos estar completamente despiertos, como vírgenes prudentes que tenemos aceite en nuestras vasijas y en nuestras lámparas. El poder del Espíritu Santo debe estar sobre nosotros, y el Capitán de las huestes del Señor estará a la cabeza de los ángeles del cielo para dirigir la batalla.

La enemistad de Satanás contra lo bueno se manifestará más y más a medida que ponga en actividad sus fuerzas para llevar a cabo su última obra de rebelión, y toda alma que no esté plenamente entregada a Dios y protegida por el poder divino formará alianza con Satanás contra el cielo, y se unirá en la batalla contra el Gobernante del universo.

Pronto todos los habitantes de la tierra se habrán decidido en favor o en contra del gobierno del cielo (Eventos de los últimos días, p. 254).

En nuestro mundo hay solo dos bandos: los que son leales a Dios y los que están bajo la bandera del príncipe de las tinieblas. Satanás y sus ángeles descenderán con poder y señales y falsos prodigios para engañar a los que moran en la tierra y. de ser posible, a los mismos escogidos. La crisis está muy cerca de nosotros. ¿Deben paralizarse las energías de los que tienen un conocimiento de la verdad? La influencia de los poderes del engaño, ¿es tan abarcante que supera la influencia de la verdad?

Pronto se peleará la batalla del Armagedón. Aquel sobre cuya vestidura está escrito el nombre “Rey de reyes y Señor de señores”, conduce a las huestes celestiales montadas en caballos blancos, vestidos de lino fino, limpio y blanco.

Toda forma de mal se lanza[rá] a una intensa actividad. Malos ángeles unen su poder con hombres impíos, y como han estado en conflicto constante y son experimentados en las mejores artes de engañar y de combatir, y como se han fortalecido durante siglos, no se rendirán en el último conflicto sin una lucha desesperada, todo el mundo estará de un lado o del otro. La batalla del Armagedón se peleará y ese día no debe hallar a ninguno de nosotros durmiendo. Debemos estar biendespiertos, como vírgenes prudentes que tenemos aceite en nuestras vasijas con nuestras lámparas (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 7, p. 993).

El poder del Espíritu Santo debe estar sobre nosotros, y el Capitán de las huestes del Señor estará a la cabeza de los ángeles del cielo para dirigir la batalla. Solemnes eventos ocurrirán en el futuro. Sonará una trompeta tras otra; una copa tras otra serán volcadas en forma sucesiva sobre los habitantes de la tierra. Escenas de enorme interés están casi sobre nosotros (Mensajes selectos, tomo 3, p. 487).

85


Lección 12 | Miércoles 20 de junio_________________________________________________

EL ARMAGEDÓN Y EL MONTE CARMELO: PRIMERA PARTE

Pero ¿qué es esta gran batalla del Armagedón? En primer lugar, el nombre pareciera significar “Monte de Meguido”. Sin embargo, no hay ningún monte en la zona conocida como Meguido, pero el Monte Carmelo se ubicaba en las inmediaciones, y los eruditos consideran que la frase Monte de Meguido es una referencia al Monte Carmelo.

Más precisamente, los estudiantes de la Biblia creen que la historia de Elías y los falsos profetas de Baal en el Monte Carmelo son un símbolo, un tipo de lo que va a suceder en Apocalipsis 13.

Como vimos ayer, cuando Apocalipsis 16:13 menciona al dragón, a la bestia y al falso profeta, se remite a los sucesos de Apocalipsis 13, la falsa trinidad que vimos en la lección 9.

Los aspectos de Apocalipsis 13 comienzan a llegar a su punto culminante en los versículos 13 y 14, cuando la segunda bestia realiza actos sobrenaturales, e incluso “hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres” (Apoc. 13:13). Entonces, estos acontecimientos llevan a la confrontación directa entre Dios y Satanás, entre los que adoran al Dios verdadero y los que adoran la “imagen de la bestia” (Apoc. 13:14).

Lee 1 Reyes 18:1 al 18. ¿Qué sucede en esta historia que refleja algunos de los temas que se desarrollarán en los acontecimientos finales, según vemos en el libro de Apocalipsis?

1 Reyes 18:1-18

1 Pasados muchos días, vino palabra de Jehová a Elías en el tercer año, diciendo: Ve, muéstrate a Acab, y yo haré llover sobre la faz de la tierra. Fue, pues, Elías a mostrarse a Acab. Y el hambre era grave en Samaria. Y Acab llamó a Abdías su mayordomo. Abdías era en gran manera temeroso de Jehová. Porque cuando Jezabel destruía a los profetas de Jehová, Abdías tomó a cien profetas y los escondió de cincuenta en cincuenta en cuevas, y los sustentó con pan y agua. Dijo, pues, Acab a Abdías: Ve por el país a todas las fuentes de aguas, y a todos los arroyos, a ver si acaso hallaremos hierba con que conservemos la vida a los caballos y a las mulas, para que no nos quedemos sin bestias. Y dividieron entre sí el país para recorrerlo; Acab fue por un camino, y Abdías fue separadamente por otro. Y yendo Abdías por el camino, se encontró con Elías; y cuando lo reconoció, se postró sobre su rostro y dijo: ¿No eres tú mi señor Elías? Y él respondió: Yo soy; ve, di a tu amo: Aquí está Elías. Pero él dijo: ¿En qué he pecado, para que entregues a tu siervo en mano de Acab para que me mate? 10 Vive Jehová tu Dios, que no ha habido nación ni reino adonde mi señor no haya enviado a buscarte, y todos han respondido: No está aquí; y a reinos y a naciones él ha hecho jurar que no te han hallado. 11 ¿Y ahora tú dices: Ve, di a tu amo: Aquí está Elías? 12 Acontecerá que luego que yo me haya ido, el Espíritu de Jehová te llevará adonde yo no sepa, y al venir yo y dar las nuevas a Acab, al no hallarte él, me matará; y tu siervo teme a Jehová desde su juventud. 13 ¿No ha sido dicho a mi señor lo que hice, cuando Jezabel mataba a los profetas de Jehová; que escondí a cien varones de los profetas de Jehová de cincuenta en cincuenta en cuevas, y los mantuve con pan y agua? 14 ¿Y ahora dices tú: Ve, di a tu amo: Aquí está Elías; para que él me mate? 15 Y le dijo Elías: Vive Jehová de los ejércitos, en cuya presencia estoy, que hoy me mostraré a él. 16 Entonces Abdías fue a encontrarse con Acab, y le dio el aviso; y Acab vino a encontrarse con Elías. 17 Cuando Acab vio a Elías, le dijo: ¿Eres tú el que turbas a Israel? 18 Y él respondió: Yo no he turbado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, dejando los mandamientos de Jehová, y siguiendo a los baales.

En muchos sentidos, lo que vemos aquí es un retrato del Gran Conflicto. Elías expone el asunto con mucha claridad en el versículo 18: el pueblo abandonó la Ley de Dios, y adora y sigue a dioses falsos. ¿No ha sido siempre este el problema, independientemente de las innumerables formas en que este mal se ha manifestado a lo largo de la historia? Adoramos “a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apoc. 14:7) o adoramos a otra persona o cosa. En el caso de Apocalipsis 13 y los acontecimientos que se desarrollan allí, en lugar de adorar al Señor, la gente adora a la bestia y a su imagen. No hay término medio. Estamos del lado de Dios o del lado de Satanás. Esa es la importancia de las cuestiones en juego, ahora y especialmente en la batalla del Armagedón, en la que, como veremos en la historia del Monte Carmelo, la distinción se hace muy clara.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

De pie, y consciente de su inocencia delante de Acab, Elías no intenta disculparse ni halagar al rey. Tampoco procura eludir la ira del rey dándole la buena noticia de que la sequía casi terminó. No tiene por qué disculparse. Lleno de indignación y del ardiente anhelo de ver honrar a Dios, devuelve a Acab su imputación, declarando intrépidamente al rey que son sus pecados y los de sus padres, lo que atrajo sobre Israel esta terrible calamidad (Conflicto y valor, p. 208).

Dios no puede usar hombres que, en tiempo de peligro, cuando se necesita la fortaleza, el valor y la influencia de todos, temen decidirse firmemente por lo recto. Llama a hombres que pelearán fielmente contra lo malo, contra principados y potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este mundo, contra la impiedad espiritual de los encumbrados. A los tales dirigirá las palabras: “Bien, buen siervo y fiel… entra en el gozo de tu Señor” Mateo 25:23 (Profetas y reyes, p. 105).

La verdadera reverencia hacia Dios nos es inspirada por un sentido de su infinita grandeza y un reconocimiento de su presencia. Este sentido del Invisible debe impresionar profundamente todo corazón. La presencia de Dios hace que tanto el lugar como la hora de la oración sean sagrados. Y al manifestar reverencia por nuestra actitud y conducta, se profundiza en nosotros el sentimiento que la inspira. “Santo y temible es su nombre” (Salmos 1 1 1:9, VM), declara el salmista. Los ángeles se velan el rostro cuando pronuncian ese nombre. ¡Con qué reverencia debieran pronunciarlo nuestros labios, puesto que somos seres caídos y pecaminosos!…

Siglos más tarde, Pablo enseñó la misma verdad en estas palabras: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, éste, como sea Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos de manos, ni es honrado con manos de hombres, necesitado de algo; pues él da a todos vida, y respiración, y todas las cosas… para que buscasen a Dios, si en alguna manera, palpando, le hallen; aunque cierto no está lejos de cada uno de nosotros: porque en él vivimos, y nos movemos, y somos”. Hechos 17:24-28 (Profetas y reyes, p. 34).

Los atrios del templo de Jerusalén, llenos del tumulto de un tráfico profano, representaban con demasiada exactitud el templo del corazón, contaminado por la presencia de las pasiones sensuales y de los pensamientos profanos. Al limpiar el templo de los compradores y vendedores mundanales, Jesús anunció su misión de limpiar el corazón de la contaminación del pecado de los deseos terrenales, de las concupiscencias egoístas, de los malos hábitos, que corrompen el alma…

Su presencia limpiará y santificará el alma, de manera que pueda ser un templo santo para el Señor, y una “morada de Dios, en virtud del Espíritu” Efesios 2:21, 22 (El Deseado de todas las gentes, pp. 132. 133).

86


Jueves 21 de junio | Lección 12_____________________________________________________

EL ARMAGEDÓN Y EL MONTE CARMELO: SEGUNDA PARTE

Lee 1 Reyes 18:18 al 40. ¿Qué sucede, cómo termina la historia y (sin forzar demasiado los paralelismos) cómo refleja esta historia lo que sucederá, pero a gran escala, cuando el Gran Conflicto llegue a su punto culminante en el tiempo del fin?

1 Reyes 18:18-40

18 Y él respondió: Yo no he turbado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, dejando los mandamientos de Jehová, y siguiendo a los baales. 19 Envía, pues, ahora y congrégame a todo Israel en el monte Carmelo, y los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal, y los cuatrocientos profetas de Asera, que comen de la mesa de Jezabel.20 Entonces Acab convocó a todos los hijos de Israel, y reunió a los profetas en el monte Carmelo. 21 Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra. 22 Y Elías volvió a decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta de Jehová; mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta hombres. 23 Dénsenos, pues, dos bueyes, y escojan ellos uno, y córtenlo en pedazos, y pónganlo sobre leña, pero no pongan fuego debajo; y yo prepararé el otro buey, y lo pondré sobre leña, y ningún fuego pondré debajo. 24 Invocad luego vosotros el nombre de vuestros dioses, y yo invocaré el nombre de Jehová; y el Dios que respondiere por medio de fuego, ése sea Dios. Y todo el pueblo respondió, diciendo: Bien dicho. 25 Entonces Elías dijo a los profetas de Baal: Escogeos un buey, y preparadlo vosotros primero, pues que sois los más; e invocad el nombre de vuestros dioses, mas no pongáis fuego debajo. 26 Y ellos tomaron el buey que les fue dado y lo prepararon, e invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: !!Baal, respóndenos! Pero no había voz, ni quien respondiese; entre tanto, ellos andaban saltando cerca del altar que habían hecho. 27 Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, porque dios es; quizá está meditando, o tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez duerme, y hay que despertarle. 28 Y ellos clamaban a grandes voces, y se sajaban con cuchillos y con lancetas conforme a su costumbre, hasta chorrear la sangre sobre ellos. 29 Pasó el mediodía, y ellos siguieron gritando frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el sacrificio, pero no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni escuchase. 30 Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el pueblo se le acercó; y él arregló el altar de Jehová que estaba arruinado. 31 Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada palabra de Jehová diciendo, Israel será tu nombre, 32 edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová; después hizo una zanja alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de grano. 33 Preparó luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo puso sobre la leña. 34 Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua, y derramadla sobre el holocausto y sobre la leña. Y dijo: Hacedlo otra vez; y otra vez lo hicieron. Dijo aún: Hacedlo la tercera vez; y lo hicieron la tercera vez, 35 de manera que el agua corría alrededor del altar, y también se había llenado de agua la zanja. 36 Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. 37 Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos. 38 Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja. 39 Viéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron: !!Jehová es el Dios, Jehová es el Dios! 40 Entonces Elías les dijo: Prended a los profetas de Baal, para que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y los llevó Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló.

La batalla del Monte Carmelo fue entre Elías, un profeta de Dios, y centenares de sacerdotes de Baal. (Observa que el mal superaba en número al bien.) Fue una prueba para demostrar quién es el Dios verdadero: el Dios que creó los cielos y la Tierra o Baal, solo otra manifestación del “dragón” y otro medio por el que procura engañar al mundo (Apoc. 12:9).

Los sacerdotes oraron a Baal para que enviara fuego y quemara su sacrificio de toros. Gritaron desde la mañana hasta el mediodía. “Gritad en alta voz”, se burlaba Elías. “Quizá […] duerme” (1 Rey. 18:27). Los sacerdotes actuaron con frenesí. Se cortaban con espadas hasta que la sangre fluía libremente. Cansados y agotados, se dieron por vencidos a la hora del sacrificio vespertino.

Empaparon tres veces el sacrificio de Elías, y el agua rebosaba de las zanjas. Elías elevó una sencilla oración al Señor. Dios instantáneamente quemó todo, incluyendo el altar de piedra y el suelo de abajo. El poder del verdadero Dios en contraste con Baal era ahora inconfundible.

Lee Apocalipsis 16:13; y 19:20 y 21; y compara estos pasajes con el destino de los falsos profetas de Baal. ¿Qué vemos aquí?

Apocalipsis 16:13

13 Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas;

Apocalipsis 19:20-21

20 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. 21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.

Por más que haya cosas que desconozcamos sobre el Armagedón, al menos por ahora, sabemos el resultado: la destrucción de los enemigos de Dios, y la reivindicación de Dios y sus santos.

Lee 1 Corintios 15:1 y 2. Aunque el contexto inmediato no es igual al del Armagedón, ¿qué quiso subrayar Pablo, y por qué es tan relevante que lo recordemos, especialmente en función de lo que nos depara el futuro? Ver además Apocalipsis 16:15, donde el contexto es decididamente el Armagedón. ¿Qué nos dicen estos versículos en su conjunto?

1 Corintios 15:1-2

1 Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.

Apocalipsis 16:15

15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Juan… fue testigo de las terribles escenas que acontecerán como señales de la venida de Cristo. Vio ejércitos que se reunían para la batalla y el corazón de los hombres desfalleciendo de temor. Vio la tierra sacudida de su lugar, las montañas trasladadas al medio del mar, sus olas rugiendo y agitadas, y las montañas sacudidas por la turbulencia del mar. Vio abrirse las copas de la ira de Dios, y la peste, el hambre v la muerte que sobrecogían a los habitantes de la tierra (El Cristo triunfante, p. 318).

Estamos acercándonos a la finalización de la historia de esta tierra, cuando podrá haber solo dos bandos, y todo hombre, mujer y niño estará en uno de estos dos ejércitos. Jesús será el General de un ejército; Satanás será el dirigente del ejército opositor. Todos los que están quebrantando y enseñando a otros a quebrantar la ley de Dios, el fundamento de su gobierno en los cielos y en la tierra, están comandados por un jefe superior, que los dirige en oposición al gobierno de Dios. “Los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada” (Judas 6) son rebeldes contra la ley de Dios, y enemigos de todos los que aman y obedecen sus mandamientos. Estos súbditos, con Satanás su dirigente, reunirán a otros en sus lilas usando cualquier medio posible, para fortalecer sus fuerzas e imponer el cumplimiento de sus demandas.

Por medio de sus engaños y falsedades. Satanás quiere arrastrar, si fuera posible, a los propios escogidos. Su engaño no es minúsculo. El tratará de presionar, fustigar, falsificar, acusar y engañar a todos aquellos a quienes no pueda obligar a darle honor y ayudarlo en mi obra. Su gran éxito reside en mantener confundidas las mentes de los hombres, conservándolos en la ignorancia respecto de sus artimañas, porque entonces puede inducir a los desprevenidos, por así decirlo, con los ojos vendados (Mensajes selectos, tomo 3, p. 483).

Jehová, el eterno, el que posee existencia propia, el no creado, el que es la fuente de todo y el que lo sustenta todo, es el único que tiene derecho a la veneración y adoración supremas. Se prohíbe al hombre dar a cualquier otro objeto el primer lugar en sus afectos o en su servicio. Cualquier cosa que nos atraiga y que tienda a disminuir nuestro amor a Dios, o que impida que le rindamos el debido servicio es para nosotros un dios.

“No harás para ti imagen de escultura, ni figura alguna de las cosas que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni de las que hay en las aguas debajo de la tierra. No las adorarás ni rendirás culto”…

“Yo soy el Señor Dios tuyo, el fuerte, el celoso”. La relación estrecha y sagrada de Dios con su pueblo se representa mediante el símbolo del matrimonio. Puesto que la idolatría es adulterio espiritual, el desagrado de Dios bien puede llamarse celos (Patriarcas y profetas, p. 313).

Todo lo que Cristo fue para sus primeros discípulos desea serlo para sus hijos hoy, pues en su última oración, que elevó estando junto al pequeño grupo reunido en derredor suyo, dijo: “No ruego solamente por éstos, sino por aquellos también que han de creer en mí por medio de la palabra de ellos”. Juan 17:20. Oró por nosotros y pidió que fuésemos uno con él, como él es uno con el Padre. ¡Cuán preciosa unión!… Si Cristo está en nuestro corazón, obrará en nosotros “el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Filipenses 2:13. Obraremos como él obró; manifestaremos el mismo espíritu. Amándole y morando en él, creceremos “en todos respectos en el que es la cabeza, es decir, en Cristo”. Efesios 4:15 (El camino a Cristo, p. 75).

87


Lección 12 | Viernes 22 de junio___________________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

“En varios lugares del relato de la batalla del Armagedón, las criaturas abominables y los acontecimientos espantosos pasan a un segundo plano por un momento, y se vislumbran verdades más personales. Como hemos visto, una de ellas es Apocalipsis 16:15: ‘¡Cuidado! ¡Vengo como un ladrón! Dichoso el que se mantenga despierto, con su ropa a la mano, no sea que ande desnudo y sufra vergüenza por su desnudez’ (NVI). Este versículo, que se ubica justo en medio del lugar de la Biblia que efectivamente menciona el Armagedón, se hace eco de muchos pasajes del Nuevo Testamento acerca de la preparación personal para el regreso de Jesús y los acontecimientos del fin.

“Otro versículo de este tipo es Apocalipsis 17:14: ‘Ellos harán guerra contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles’ (traducción del autor). Aquí la gran guerra del fin involucra a un ejército de personas cuyo principal propósito no es destruir a los demás con armas, sino ser fieles a su llamado y elección divinos. Este es un tipo de batalla muy diferente de las que las naciones y las operaciones insurgentes todavía libran hoy. Como he dicho en reiteradas ocasiones, la batalla del Armagedón es una lucha por la mente. Es también una batalla por el corazón: un llamado a la sincera lealtad al Cordero que fue inmolado (Apoc. 5:9, 10, 12; 13:8)”.–Jon Paulien, Armageddon at the Door, p. 193.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Cómo podrías ayudar a alguien que cree que muchos de los acontecimientos descritos en el libro de Apocalipsis tendrán lugar en los lugares literales mencionados? ¿Qué planteamientos podrían ayudarlo a ver por qué esta es una manera incorrecta de interpretar los pasajes?
  2. Como hemos visto, la influencia de Babilonia se extiende por todo el mundo. ¿Cuáles son algunas de las enseñanzas de Babilonia, y cómo podemos aprender a discernir cuáles son esas enseñanzas y cómo evitarlas?
  3. En la referencia de Elena de White del lunes, dice: “La caída de Babilonia no será completa hasta que […] la unión de la iglesia con el mundo se haya consumado totalmente en toda la cristiandad”. Piensa en la frase “la unión de la iglesia con el mundo”. ¿Qué poderosa advertencia tenemos aquí?

88


Escrito por: Tony García.

Gramática revisada por:
Pastor Noel Ruiloba y Nory Ester Garcia-Marenko

Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
www.sevendayradio.com
www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2018

8 pensamientos en “LECCIÓN 12 – BABILONIA Y EL ARMAGEDÓN – PARA EL 23 DE JUNIO DE 2018

  1. Gracias, Dios les bendiga

  2. Hno, buenos días, hasta el día de hoy no puedo descargar la lección. que es lo que sucede?
    nunca había tenido este problema. gracias espero su respuesta, Dios le bendiga

  3. Dios les bendiga mis hermanos gracias a Dios por tenerlos como hermanos y comparten el comentario de la lección que nos ayuda a entender muy bien. y esa información que muchos no tenemos por ser tan extensa y abarca desde varias décadas de décadas.

  4. Que Dios siga bendiciendo su hogar mi hermano Tony, que el Espiritu Santo le de sabiduria, inteligencia y conocimiento siempre estoy pendiente de la lección, me sirve mucho para mi estudio diaria y para compartir a mis hermanos de Iglesia, desde Ecuador saludos

  5. Exelnte informacion. Muchas felicidades. Con el permiso de ustedes y con la ayuda del espiritu santo voy a comenzar a realisar videos para youtube usando este material de apoyo.. Dios los siga bendiciendo..gracias..

  6. Que Dios les Bendiga y les siga dando sabiduria y fortaleza para que sigan haciendo este hermoso trabajo que nos ayuda mucho en el repaso de la leccion desde Churuguara, Venezuela

  7. Felicitaciones ,Dios los bendiga

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.