Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica


10 comentarios

Lección 12 – JUICIO SOBRE BABILONIA – Para el 23 de marzo de 2019

Este ministerio llega a usted por cortesía de la familia García y un pequeño grupo de colaboradores.

Le invitamos a que se una a este grupo y juntos sufraguemos los gastos que genera este gigantesco sitio. De antemano, muy agradecidos por su colaboración.


Lección 12 en PDF, no está disponible todavía


Lección 12: Para el 23 de marzo de 2019

JUICIO SOBRE BABILONIA

Sábado 16 de marzo____________________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Apocalipsis 17; Jeremías 51:13; Éxodo 28:36-38; Apocalipsis 13:1-10; Éxodo 28:2, 20-23; 13:5-8.

PARA MEMORIZAR:

“Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades” (Apoc. 18:4, 5).

La sexta plaga causa el secamiento simbólico del Éufrates, cuando los habitantes del mundo, desilusionados, retiran su apoyo popular de la Babilonia del tiempo del fin. Como vimos en la lección de la semana pasada, la pulverización de su poder estará precedida por extensas actividades demoníacas que falsificarán la obra de Dios (Apoc. 16:13, 14). La actividad demoníaca tendrá éxito al unir a los impíos en preparación para la batalla de Armagedón contra el remanente fiel de Dios.

Al comienzo de la batalla final, ocurre un gran terremoto como parte de la séptima plaga, que divide a Babilonia en tres partes (Apoc. 16:18, 19). La Babilonia del tiempo del fin se presenta como una ciudad, lo que denota la unión de los poderes políticos y religiosos del mundo en contra del pueblo de Dios. Esta unión de la Babilonia del tiempo del fin se hace añicos.

Debemos tener en cuenta que Apocalipsis 16:19 solo pronuncia la caída política de Babilonia. Los capítulos 17 y 18 nos detallan cómo ocurrirá esta caída. Antes de enfatizar la caída de Babilonia (Apoc. 17:12-18:24), Apocalipsis 17 describe este sistema religioso apóstata del tiempo del fin, esta vez en términos de una ramera sentada sobre la bestia escarlata que, juntamente con sus hijas, seduce al mundo contra Dios (Apoc. 17:1-11).

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La palabra “Babilonia” deriva de “Babel” y significa confusión. Se emplea en las Santas Escrituras para designar las varias formas de religiones falsas y apóstatas. En el capítulo 17 del Apocalipsis, Babilonia está simbolizada por una mujer, figura que se emplea en la Biblia para representar una iglesia; siendo una mujer virtuosa símbolo de una iglesia pura, y una mujer vil, de una iglesia apóstata (El conflicto de los siglos, p. 378).

Se dice que Babilonia es “madre de las rameras”. Sus hijas deben simbolizar las iglesias que se atienen a sus doctrinas y tradiciones, y siguen su ejemplo sacrificando la verdad y la aprobación de Dios, para formar alianza ilícita con el mundo. El mensaje de Apocalipsis 14, que anuncia la caída de Babilonia, debe aplicarse a comunidades religiosas que un tiempo fueron puras y luego se han corrompido. En vista de que este mensaje sigue al aviso del juicio, debe ser proclamado en los últimos días, y no puede por consiguiente referirse solo a la iglesia romana, pues dicha iglesia está en condición caída desde hace muchos siglos. Además, en el capítulo 18 del Apocalipsis se exhorta al pueblo de Dios a que salga de Babilonia. Según este pasaje de la Escritura, muchos del pueblo de Dios deben estar aún en Babilonia. ¿Y en qué comunidades religiosas se encuentra actualmente la mayoría de los discípulos de Cristo? Sin duda alguna, en las varias iglesias que profesan la fe protestante. Al nacer, esas iglesias se decidieron noblemente por Dios y la verdad, y la bendición divina las acompañó. Aun el mundo incrédulo se vio obligado a reconocer los felices resultados de la aceptación de los principios del evangelio. Se les aplican las palabras del profeta a Israel: “Salió tu renombre entre las naciones, en atención a tu hermosura, la cual era perfecta, a causa de mis adornos, que yo había puesto sobre ti, dice Jehová el Señor”. Pero esas iglesias cayeron víctimas del mismo deseo que causó la maldición y la ruina de Israel: el deseo de imitar las prácticas de los impíos y de buscar su amistad. “Pusiste tu confianza en tu hermosura, y te prostituiste a causa de tu renombre”. Ezequiel 16:14, 15 (VM) (El conflicto de los siglos, p. 380).

Todos han de oír el último mensaje de amonestación. Las profecías que se encuentran en el libro de Apocalipsis, en los (capítulos 12 y 18), se están cumpliendo. En el (capítulo 18) se registra el último llamado a las iglesias. Este ha de ser dado ahora. En el (capítulo 19) se describe el tiempo cuando la bestia y el falso profeta son tomados y arrojados en el lago de fuego. El dragón, que fue el instigador de la gran rebelión contra el cielo, es atado, y lanzado en el profundo abismo durante mil años. Luego sigue la resurrección de los impíos y la destrucción de Satanás junto con ellos, la victoria final y el reinado de Cristo en esta tierra (Alza tus ojos, p. 275).

82


Domingo 17 de marzo | Lección 12____________________________________________

LA RAMERA BABILONIA

Lee Apocalipsis 17:1. Jeremías 51:13 muestra que las “muchas aguas” sobre las que se sienta Babilonia representan el río Éufrates. Según Apocalipsis 17:15, ¿qué simbolizan las muchas aguas?

Apocalipsis 17:1

1 Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas;

Jeremías 51:13

13 Tú, la que moras entre muchas aguas, rica en tesoros, ha venido tu fin, la medida de tu codicia.

Apocalipsis 17:15

15 Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.

La mujer, en la Biblia, es un símbolo del pueblo de Dios. En Apocalipsis, la verdadera iglesia de Dios se presenta como una mujer pura (Apoc. 12:1; 22:17). Una ramera representa a una iglesia falsa y apóstata. En Apocalipsis 17:5, a esta ramera se la identifica como Babilonia la Grande. Así como la antigua Babilonia dependía del río Éufrates para su existencia, así también la Babilonia del tiempo del fin se valdrá del apoyo de las masas para hacer cumplir sus planes.

Lee Apocalipsis 17:2; 14:8; y 18:2 y 3. ¿Qué dos grupos de personas se especifica que participan de una relación ilícita con la Babilonia del tiempo del fin, quien las seduce?

Apocalipsis 17:2

con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.

Apocalipsis 14:8

Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.

Apocalipsis 18:2-3

Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.

El primer grupo son los reyes de la Tierra, los poderes políticos gobernantes. Estos se muestran implicados en una relación adúltera con la ramera Babilonia. El Antiguo Testamento a menudo utiliza un vocabulario relacionado con la fornicación para describir al Israel apóstata, que se apartó de Dios y se volcó a las religiones falsas (Isa. 1:21; Jer. 3:1-10). La relación adúltera entre los reyes de la Tierra y la ramera simboliza una unión ilícita entre la Babilonia del tiempo del fin y los poderes políticos gobernantes: una unión de Iglesia y Estado.

El segundo grupo en una relación ilícita con la ramera Babilonia son los habitantes de la Tierra, las masas gobernadas. A estos se los embriaga espiritualmente con el vino de la fornicación de Babilonia. En contraste con los poderes políticos gobernantes, la población en general se embriaga con las enseñanzas y las prácticas falsas de Babilonia, y cree engañosamente que ella puede protegerla. Cuando la gente se emborracha, no piensa con claridad y se la puede controlar fácilmente (ver Isa. 28:7). El mundo entero, a excepción de un remanente fiel, se dejará engañar por Babilonia.

En el tiempo del fin, como en la actualidad, y como siempre ha ocurrido, las masas se equivocan. ¿Qué debería decirnos esto sobre los peligros de seguir la opinión popular, sin importar cuán masiva sea?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Domingo, lunes y martes

La lección de esta semana, está muy bien explicada por el folleto de la estudio de escuela sabática mundial. Escuela Sabática Mundial nos ha entregado una información precisa, concentrada y clara para esta semana, dejando un pequeño espacio para nuestro comentario. Agregaremos lo necesario, evitando de esa manera caer en la redundancia del tema.

Apocalipsis 16: 19 reza: 19 Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira”

Este preciso pasaje nos sirve como trampolín para que saltemos con facilidad a los capítulos 17 y 18 de apocalipsis. Además, apocalipsis 16: 19 es la clave para que comprendamos con facilidad los siguientes dos capítulos del apocalipsis, como lo son el capítulo 17 y  18

1Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro. (Apocalipsis 17)

La expresión “sentada sobre muchas aguas” es prestada de Jeremías 51: 13 que reza: “Tú, la que moras entre muchas aguas, rica en tesoros: ha llegado tu fin, la medida de tu codicia.” Dicho sea de paso, en este texto, Jeremías está hablando de Babilonia, la Babilonia de Nabucodonosor, que estaba asentada sobre el rio Éufrates, y además es un símbolo de la Babilonia espiritual.

De nuevo, Juan emplea su técnica literaria de escuchar y ver algo diferente a lo que escuchó. El ángel invitó a Juan para mostrarle a una gran ramera que estaba sentada sobre muchas aguas, cuando Juan es llevado al desierto, él vio a una mujer sentada en una bestia escarlata o color rojo brillante. El color escarlata es un color rojo muy vivo, no tirando al color ocre, sino con una concentración de color anaranjado, que lo hace lucir muy brillante.

El ángel describe a la ramera sentada sobre muchas aguas: 1Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas;” (Apocalipsis 17)

Juan no la ve sentada sobre muchas aguas, sino que la ve sentada sobre una bestia de color rojo brillante: Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.” (Apocalipsis 17)

Mas tarde, la postal nos cambia, y la ramera no está sentada sobre aguas, ni sobre una bestia color rojo, sino que está sentada sobre siete montañas: Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,” (Apocalipsis 17)

Con estas tres expresiones, fácilmente llegamos a la conclusión que el capitulo 17 de apocalipsis está hablando del mismo personaje, es decir está hablando de la misma ramera. El acto de estar sentada en diferentes lugares, nos enseña que esta ramera tiene la potestad de reinar sobre muchedumbre, además reina sobre los poderes políticos y seculares del mundo.

1Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas;

con la cual han fornicado los reyes de la tierra,

La palabra fornicación en el Antiguo Testamento, espiritualmente hablando, se refiere  a las alianzas que existen entre ciudades y naciones que son apóstatas.

Por ejemplo, Isaías dice de Tiro: 17 Y acontecerá que al fin de los setenta años visitará Jehová a Tiro; y volverá a comerciar, y otra vez fornicará con todos los reinos del mundo sobre la faz de la tierra.” (Isaías 23)

Nahúm dice hablando de Nínive: a causa de la multitud de las fornicaciones de la ramera de hermosa gracia, maestra en hechizos, que seduce a las naciones con sus fornicaciones, y a los pueblos con sus hechizos.” (Nahúm 3)

A Jerusalén, también se le llama prostituta: 21 ¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad; pero ahora, los homicidas.” (Isaías 1)

A Israel, se le acusa de ser prostituta de muchos amantes: “Dicen: Si alguno dejare a su mujer, y yéndose ésta de él se juntare a otro hombre, ¿volverá a ella más? ¿No será tal tierra del todo amancillada? Tú, pues, has fornicado con muchos amigos; mas ¡vuélvete a mí! dice Jehová.” (Jeremías 3)

Llegamos a la conclusión que el versículo que reza: con la cual han fornicado los reyes de la tierra” significa la unión de los poderes políticos de la tierra con la Babilonia espiritual de los últimos días de la existencia de este mundo. Dicho en otras palabras, la fornicación en este caso, es la unión de los estados políticos del mundo con el vaticano, que es cabeza de la religión católica.

 

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Muchas de las iglesias protestantes están siguiendo el ejemplo de Roma, y se unen inicuamente con “los reyes de la tierra”. Así obran las iglesias del estado en sus relaciones con los gobiernos seculares, y otras denominaciones en su afán de captarse el favor del mundo. Y la expresión “Babilonia” —confusión— puede aplicarse acertadamente a esas congregaciones que, aunque declaran todas que sus doctrinas derivan de la Biblia, están sin embargo divididas en un sinnúmero de sectas, con credos y teorías muy opuestos…

El gran pecado de que se acusa a Babilonia es que ha hecho que “todas las naciones beban del vino de la ira de su fornicación”. Esta copa embriagadora que ofrece al mundo representa las falsas doctrinas que ha aceptado como resultado de su unión ilícita con los magnates de la tierra. La amistad con el mundo corrompe su fe, y a su vez Babilonia ejerce influencia corruptora sobre el mundo enseñando doctrinas que están en pugna con las declaraciones más claras de la Sagrada Escritura (El conflicto de los siglos, pp. 380, 384).

Este es un tiempo solemne y terrible para la iglesia. Los ángeles ya están ceñidos, esperando el mandato de Dios para derramar sus copas de ira sobre el mundo. Los ángeles destructores están por emprender la obra de la venganza, porque el Espíritu de Dios se está retirando gradualmente del mundo. Satanás también está preparando sus fuerzas del mal, saliendo “a los reyes de la tierra en todo el mundo” para reunirlos bajo su bandera y prepararlos para “la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso”. Satanás hará enormes esfuerzos para obtener el dominio en el último gran conflicto. Se sacarán a la luz principios fundamentales, y habrá que tomar decisiones con respecto a ellos. El escepticismo está prevaleciendo por todas partes. La impiedad abunda. La fe de los miembros de la iglesia será probada en forma individual, como si no hubiera otra persona en el mundo (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 7, pp. 993, 994).

El gran obstáculo que se opone a la aceptación y a la proclamación de la verdad, es la circunstancia de que ella acarrea inconvenientes y oprobio. Este es el único argumento contra la verdad que sus defensores no han podido nunca refutar. Pero esto no arredra a los verdaderos siervos de Cristo. Ellos no esperan hasta que la verdad se haga popular. Convencidos como lo están de su deber, aceptan resueltamente la cruz, confiados con el apóstol Pablo en que “lo momentáneo y leve de nuestra tribulación, nos obra un sobremanera alto y eterno peso de gloria”, “teniendo —como antaño Moisés— por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios”. 2 Corintios 4:17; Hebreos 11:26…

Debemos escoger lo justo porque es justo, y dejar a Dios las consecuencias (El conflicto de los siglos, p. 453).

La verdad era impopular en el tiempo de Cristo. Es impopular en el nuestro. Lo fue desde que por primera vez Satanás la hizo desagradable al hombre, presentándole fábulas que conducen a la exaltación propia. ¿No encontramos hoy teorías y doctrinas que no tienen fundamento en la Palabra de Dios? Los hombres se aferran hoy tan tenazmente a ellas como los judíos a sus tradiciones (El Deseado de todas las gentes, p. 209).

83


Lección 12 | Lunes 18 de marzo________________________________________________

LA RAMERA Y LA BESTIA ESCARLATA

Lee Apocalipsis 17:3. Uno de los siete ángeles se ofrece a mostrarle a Juan el juicio de la ramera que estaba sentada sobre muchas aguas. Cuando Juan la ve, ella está sentada sobre la bestia escarlata. Los símbolos del agua y de la bestia ¿cuán adecuadamente describen a los seguidores de Babilonia?

Apocalipsis 17:3

Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.

Juan ve a una mujer sentada sobre una bestia escarlata. En tanto que la ramera representa una entidad religiosa, la bestia simboliza un poder político. La imagen de la religión montada sobre los poderes seculares y políticos indica dos entidades separadas, algo que no ocurría en el pasado, cuando la religión y la política estaban integradas. No obstante, la profecía muestra que estas dos entidades se unirán en el tiempo del fin. El concepto de montar una bestia denota dominio; como jinete de la bestia, este sistema religioso del tiempo del fin dominará a los poderes seculares y políticos.

¿Qué características de la ramera apuntan al dragón, la bestia que sube del mar y la bestia que sube de la Tierra en Apocalipsis 12 y 13?

Apocalipsis 12 y 13 (Por favor leer de la Biblia)

A la ramera se la describe extravagantemente vestida de púrpura y escarlata, y adornada con ornamentos de oro, piedras preciosas y perlas. Esos ornamentos eran una práctica de las rameras de la antigüedad para aumentar su poder de seducción (Jer. 4:30).

El vestido de la ramera imita la vestimenta del sumo sacerdote del Antiguo Testamento, que incluía los colores púrpura, escarlata y oro (Éxo. 28:5, 6). La inscripción blasfema en la frente de la ramera reemplaza la inscripción sacerdotal: “SANTIDAD A JEHOVÁ” (Éxo. 28:36-38) en la mitra del sumo sacerdote. La copa en su mano nos recuerda los utensilios del santuario en los que Belsasar, rey de Babilonia, y sus invitados bebieron vino (Dan. 5:2- 4). La copa en la mano de la ramera se vale de la apariencia de verdad para ocultar el vino (las falsedades del sistema religioso de Satanás en el tiempo del fin), con el fin de inducir al mundo a apartarse de Dios.

A Babilonia, la ramera, más adelante se la describe embriagada con la sangre de los santos y los mártires de Jesús que murieron como resultado de dar testimonio de Cristo. Este derramamiento de sangre enlaza a la Babilonia del tiempo del fin con el cristianismo apóstata medieval, que estaba dirigido por el Papado y fue el responsable de la muerte de millones de cristianos que permanecieron fieles al evangelio.

La descripción de la ramera Babilonia refleja la imagen de Jezabel en la iglesia de Tiatira (ver Apoc. 2:20-23). ¿De qué manera los paralelismos entre estas dos mujeres dilucidan el carácter de la Babilonia del tiempo del fin?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La mujer Babilonia de Apocalipsis 17 está descrita como “vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro y piedras preciosas y perlas, teniendo en su mano un cáliz de oro, lleno de abominaciones, es decir, las inmundicias de sus fornicaciones; y en su frente tenía un nombre escrito: Misterio: Babilonia la grande, madre de las rameras”. El profeta dice: “Vi a aquella mujer embriagada de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús”. Se declara además que Babilonia “es aquella gran ciudad, la cual tiene el imperio sobre los reyes de la tierra”. Apocalipsis 17:4-6, 18 (VM). La potencia que por tantos siglos dominó con despotismo sobre los monarcas de la cristiandad, es Roma. La púrpura y la escarlata, el oro y las piedras preciosas y las perlas describen como a lo vivo la magnificencia y la pompa más que reales de que hacía gala la arrogante sede romana. Y de ninguna otra potencia se podría decir con más propiedad que estaba “embriagada de la sangre de los santos” que de aquella iglesia que ha perseguido tan cruelmente a los discípulos de Cristo. Se acusa además a Babilonia de haber tenido relaciones ilícitas con “los reyes de la tierra”. Por su alejamiento del Señor y su alianza con los paganos la iglesia judía se transformó en ramera; Roma se corrompió de igual manera al buscar el apoyo de los poderes mundanos, y por consiguiente recibe la misma condenación (El conflicto de los siglos, p. 379).

Satanás obrará con potencia y “con todo engaño de iniquidad”. 2 Tesalonicenses 2:9, 10. Su obra queda claramente revelada por el aumento acelerado de las tinieblas, los múltiples errores, herejías y engaños de estos postreros días. No solo está Satanás llevando cautivo al mundo, sino que sus seducciones están leudando a las iglesias que profesan ser de nuestro Señor Jesucristo. La gran apostasía se desarrollará en tinieblas tan densas como las de medianoche. Para el pueblo de Dios, será una noche de prueba, de llanto y de persecución por causa de la verdad. Pero de esa noche de tinieblas resplandecerá la luz de Dios (Maranata, p. 163).

¿Qué puedo decir para despertar a nuestras iglesias?… “El Señor viene”, debe ser el testimonio dado, no solo por los labios, sino por la vida y el carácter; pero muchos de los individuos a quienes Dios ha dado luz y conocimiento, talentos de influencia y recursos, son hombres que no aman la verdad ni la practican. Han bebido tan ávidamente de la copa intoxicante del egoísmo y la mundanalidad que se han embriagado con los cuidados de esta vida.

Hermanos, si continuáis siendo tan ociosos y mundanos y tan egoístas como antes, Dios os pasará seguramente por alto, y tomará a los que tienen menos cuidado de sí mismos, son menos ambiciosos de honores mundanales, y no vacilarán como no vaciló su Maestro, en cuanto a salir del campamento cargados de oprobio. La obra será dada a quienes la acepten, la aprecien y entretejan sus principios con su experiencia diaria. Dios… suscitará hombres que no tengan tanta sabiduría mundanal, pero que estén relacionados con él, que busquen fuerza y consejo de lo alto (Testimonios para la iglesia, t. 5, p. 436).

84


Martes 19 de marzo | Lección 12_______________________________________________

LA IDENTIFICACIÓN DE LA BESTIA ESCARLATA

Apocalipsis 17:3 describe a la bestia escarlata en términos similares a la bestia que sube del mar de Apocalipsis 13, que hizo guerra contra el pueblo de Dios y lo venció (Apoc. 13:5-7). Este período anterior de persecución hizo que la mujer huyera al desierto durante los 1.260 días/años, de 538 a 1798 d.C. (Apoc. 12:13, 14). Si bien vivimos en una era ecuménica, los protestantes harían bien en recordar la terrible persecución del pasado, porque, según la profecía, volverá a suceder algo similar, aunque peor.

Lee Apocalipsis 17:8. Compara la terminología de este versículo con Apocalipsis 13:8. ¿Cómo aclara Apocalipsis 13:3 las tres fases de la existencia de la bestia y sus actividades?

Apocalipsis 17:8

La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.

Apocalipsis 13:8

Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

Apocalipsis 13:3

Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia,

La bestia escarlata se identifica como la que era, y no es, y está para subir del abismo e ir a perdición. Esta frase tripartita, en primer lugar, es una falsificación del nombre divino Yahvéh: “El que es y que era y que ha de venir” (Apoc. 1:4; 4:8). También denota las tres fases existenciales por las que ha pasado la bestia:

1) La bestia “era”. Existía en el pasado. Sus actividades previas duraron el período profético de 42 meses, también conocido como los 1.260 días/años (ver Apoc. 13:5 y Lección 9, día domingo).

2) “No es”. Con su herida mortal (ver Apoc. 13:3), la bestia entró en su fase de inexistencia, al menos como perseguidora, en 1798. Desapareció de la escena mundial por un tiempo. Sin embargo, sobrevivió.

3) Finalmente, al sanarse la herida mortal, la bestia vuelve a vivir colmada de ira satánica.

Apocalipsis 17 describe a la bestia de Apocalipsis 13:1 al 8 al momento de la curación de su herida mortal. La ramera Babilonia también se sienta sobre esta bestia que resucita. Una vez más habrá una unión breve de religión y política, tal como existió durante la Edad Media, y volverá a haber persecución.

“Dejen que la oposición se levante, que el fanatismo y la intolerancia vuelvan a empuñar el cetro, que el espíritu de persecución se encienda, y entonces los tibios e hipócritas vacilarán y abandonarán la fe; pero el verdadero cristiano permanecerá firme como una roca, con su fe más fuerte y su esperanza más radiante que en días de prosperidad” (CS 587). ¿Qué advertencia deberíamos extraer de estas palabras sobre cómo necesita ser nuestra experiencia cristiana ahora, incluso antes de que se desplieguen los sucesos finales?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

9Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,  10 y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.  11La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición. (Apocalipsis 17)

Las siete cabezas representan diferentes períodos en la historia de la tierra, en los que la tierra ha sido gobernada por imperios que no conocieron a Dios y, como resultado, ha habido persecución para el pueblo de Dios.

 “Cinco de ellos han caído” y éstos fueron Egipto, Asiria, Babilonia, Medo-Persa y Grecia, poderes que ya habían caído o pasado, en los tiempos en que Juan escribió el Apocalipsis.

Egipto: Era el poder mundial que estaba en su apogeo, cuando nació -pudiéramos decir- el pueblo de Israel. Egipto oprimió a Israel por un largo período de tiempo y si no hubiera sido por la intervención del poder de Dios, Egipto hubiera acabado con la joven naciente nación.

Asiria: Fue el poder responsable de destruir al reino del norte de Israel, y además ellos fueron los que se encargaron de diseminar a las diez tribus de norte por todo el territorio que ahora conocemos como el medio oriente.

Babilonia: Destruyó la hermosa y legendaria ciudad de Jerusalén y tomó al mundo judío en cautiverio

Medo-Persa: Casi destruyeron al remanente del mundo judío, esto sucedió en los tiempos de la reina Ester

Grecia: A través de Antíoco Epifanes, oprimio al mundo judío y trataron de destruir su religión

“Uno es” – Este era el poder romano, que estaba en su apogeo en el tiempo de Juan.

“Y el otro aún no ha venido” – El poder papal que, en los tiempos de Juan era un asunto del futuro.

11 La bestia que era, y no es, es también el octavo” – Ese poder papal que aún no había venido (hablando en los tiempos de Juan) es el mismo octavo.

Es decir, el séptimo rey era el poder papal antes de la herida mortal, y el octavo rey es el mismo poder papal, después de que la herida mortal fue sanada.

12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.

13Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.

14Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

15Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. (Apocalipsis 17)

Para el tiempo de Juan, los diez reyes representados por diez cuernos, era algo del futuro, es decir que estaban por venir.

Aun para nuestros días, estos diez reyes también son del futuro, es decir que ellos están por venir.

En los días finales de este mundo, estos diez reyes serán la columna vertebral del vaticano, serán poderes políticos que someterán su autoridad y también su poder a la trinidad satánica.

En la crisis de los días finales, la bestia usará estos reyes o reinos, para en forzar sus planes y propósitos en el mundo entero.

“pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.”

En profecía bíblica, una hora es una fracción de tiempo demasiado pequeña, como para poder ser investigada o para ser comprendida en tiempo literal.

Todos los comentaristas concuerdan, que una hora, es un período muy corto de tiempo. Es decir, que cuando la profecía dice que estos diez reyes reciban autoridad para reinar con la bestia por una hora, nos está indicando que el tiempo que estos reyes gobiernen al lado de la bestia, es un tiempo relativamente muy corto.

13Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.  14Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

El versículo 13, nos declara que todos ellos tienen el mismo propósito que es someterse a la bestia, el versículo 14 nos informa que lucharan contra el Cordero, aunque la lucha es una derrota total, la Biblia nos advierte de las cosas que vendrán en un tiempo no muy lejano.

La Biblia no nos declara con exactitud quienes son estos diez reyes, hay muchos que creen que éstos son los reinos de la unión europea actual, que en este mismo momento son un total de 28 países, con cinco países más, que han postulado su candidatura.

Otros creen que estos reinos se pueden encontrar en las naciones que componen la Organización del Tratado del Atlántico Norte, conocida por sus siglas como OTAN. Los países miembros de la OTAN son 29, incluyendo 27 países de Europa y dos de América, que son los Estados Unidos y Canadá.

Algunos creen que estos reyes se pueden encontrar en la organización G-8 compuesta por los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia y Canadá.

Y hay otras personas que creen que estos diez reyes, representan a todos los reyes de la tierra, que se pongan al servicio  del vaticano y acaten sus órdenes al pie de la letra, en todos los aspectos de un gobierno terrenal.

Solo el tiempo dirá, a que reinos de la tierra, estos diez reyes representan.

16Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; 17porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios. (Apocalipsis 17)

Al final del capítulo 17, la postal bíblica nos cambia drásticamente, encontramos que los diez reyes que han apoyado a la gran ramera y que han reinado con ella solamente por una hora, ellos mismo se vuelven en contra de ella y ellos mismos se encargan de destruirla.

Esta escena es como un eco de las palabras del profeta Jeremías en contra de Jerusalén:

Y tú, destruida, ¿qué harás?
Aunque te vistas de grana,
aunque te adornes con atavíos de oro,
aunque pintes con antimonio tus ojos,
en vano te engalanas,
pues te desprecian tus amantes,
los que buscan tu vida. (Jeremías 4: 30)

También el espíritu de profecía nos comenta la escena de la destrucción de la gran ramera

“Los hombres ven que fueron engañados. Se acusan unos a otros de haberse arrastrado mutuamente a la destrucción; pero todos concuerdan para abrumar a los ministros con la más amarga condenación. Los pastores infieles profetizaron cosas lisonjeras; indujeron a sus oyentes a menospreciar la ley de Dios y a perseguir a los que querían santificarla. Ahora, en su desesperación, estos maestros confiesan ante el mundo su obra de engaño. Las multitudes se llenan de furor. “¡Estamos perdidos! -exclaman- y vosotros sois causa de nuestra perdición;” y se vuelven contra los falsos pastores. Precisamente aquellos que más los admiraban en otros tiempos pronunciarán contra ellos las más terribles maldiciones. Las manos mismas que los coronaron con laureles se levantarán para aniquilarlos. Las espadas que debían servir para destruir al pueblo de Dios se emplean ahora para matar a sus enemigos. Por todas partes hay luchas y derramamiento de sangre.”  (Conflicto de los Siglos 54  713.4)

Aquí precisamente es donde el diablo, prepara todo su ejército para la guerra del Armagedón.

La tierra quedó sin dirigentes apóstatas, la ramera ha sido destruida junto con el falso profeta, ya no hay quien dirija a la gigantesca masa de infieles en contra del pueblo de Dios.

El diablo con sus demonios, comandarán al gigante ejercito de humanos que se oponen a Dios, y planearán en una noche determinada dar el golpe mortal a la pequeña compañía de hijos de Dios, que está luchando por sobrevivir en los días mas obscuros de la historia de este mundo.

Esa noche que supuestamente es la última noche de vida para los hijos de Dios, es llamada la batalla del Armagedón.

Esa noche nunca llega a suceder, ya que esa misma noche Dios liberará a su pueblo.

El diablo tenía razón, esa era la última noche para los santos en una tierra llena de sufrimiento, esa misma noche que era noche de muerte y de destrucción, se convirtió en el primer día glorioso de la eternidad, una vida sin fin, donde nunca mas habrá dolor, ni enfermedad, ni tristeza, ni muerte.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Así como Cristo fue aborrecido sin motivo, así también lo será su pueblo debido a su obediencia a los mandamientos de Dios. Si Aquel que es puro, santo e inmaculado, Aquel que… hizo el bien y solo el bien fue tratado como el criminal más abyecto y condenado a muerte, sus discípulos no pueden esperar un trato diferente por irreprensible que sea su vida e impecable su carácter.

Los estatutos humanos, las leyes elaboradas por los agentes satánicos con el pretexto de fomentar el bien y restringir el mal, serán exaltados, en tanto que se despreciará, y pisoteará los sagrados mandamientos de Dios. Y todos los que por su obediencia demuestren ser fieles a la ley de Jehová, deberán estar preparados para afrontar arrestos y ser llevados ante asambleas cuya norma no será precisamente la elevada y santa ley de Dios (Maranata, p. 193).

Estamos viviendo en un período solemne de la historia de esta tierra. El gran conflicto está justamente frente a nosotros. Vemos al mundo corrompido bajo sus habitantes. El hombre de pecado ha obrado con maravillosa perseverancia para ensalzar el día de reposo espurio, y el desleal mundo protestante se ha maravillado en pos de la bestia, y a la obediencia al día de reposo instituido por Jehová lo ha llamado deslealtad a las leyes de las naciones. Los reinos se han aliado para sostener la institución de un falso día de reposo que no tiene la autoridad de una sola palabra de los oráculos de Dios (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 7, p. 988).

Los que luchan para vencer serán perseguidos por las tentaciones del enemigo. Satanás tratará de que se aparten de los principios que deben mantener, para alcanzar la elevada norma que Dios les ha fijado. El enemigo se regocija cuando puede inducir a las almas a seguir ideas equivocadas, hasta que sus nombres sean borrados del libro de la vida y anotados entre los de los injustos…

El hijo de Dios debe tratar de alcanzar cada vez mayores alturas. Debe confesar todo pecado, para que debido a su ejemplo otros se sientan inducidos a confesarlos también y recibir la fe que obra por el amor y purifica el alma. Debe estar constantemente en guardia, sin detenerse nunca, sin volver atrás, siempre avanzando hacia la elevada vocación de Dios en Cristo…

Debemos recordar siempre el hecho de que el tiempo es corto. La iniquidad abunda por todas partes. Los justos son como luces en el mundo. Por medio de ellos la gloria de Dios debe manifestarse a éste. Recuerden siempre los solemnes acontecimientos del futuro: El gran juicio investigador y la venida de Cristo. Ustedes y sus hijos deben prepararse para ese día (Cada día con Dios, p. 320).

Los hombres han caído en la costumbre de glorificar y exaltar a otros hombres… No puede haber verdadera conversión sin el abandono del pecado, y no se discierne el carácter detestable del pecado. Con una agudeza de percepción nunca alcanzada por la comprensión humana, ángeles de Dios observan que seres estorbados por influencias corruptoras, con almas y manos impuras, están decidiendo su destino por la eternidad; y sin embargo, muchos tienen escasa noción de lo que constituye el pecado y del remedio (Fe y obras, p. 23).

 

85


Lección 12 | Miércoles 20 de marzo____________________________________________

LAS SIETE CABEZAS DE LA BESTIA

Lee Apocalipsis 17:9 al 11; y 13:18. El requisito para comprender las siete cabezas es una mente sabia. ¿De qué tipo de sabiduría se habla aquí? ¿Cómo se puede obtener esta sabiduría divinamente impartida (ver Sant. 1:5)?

Apocalipsis 17:9-11

Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, 10 y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. 11 La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

Apocalipsis 13:18

18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.

Santiago 1:5

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

El ángel explica que las siete cabezas son siete montañas. Algunos traductores creen que estas montañas aluden a las siete colinas sobre las que se encuentra la ciudad de Roma, y por eso traducen la palabra griega oroi (“montañas”) como “colinas”. También hay siete reyes, que están simbolizados por las siete montañas. Además, estas montañas son sucesivas, no simultáneas.

Estas montañas no simbolizan reyes individuales, porque Apocalipsis no se ocupa de personas individuales, sino de sistemas. En la Biblia, las montañas a menudo simbolizan las potencias o imperios mundiales (Jer. 51:25; Eze. 35:2, 3). En la profecía bíblica, “reyes” representa reinos (ver Dan. 2:37- 39; 7:17). Por lo tanto, las siete montañas simbolizan siete grandes imperios sucesivos que dominaron al mundo a lo largo de la historia, a través de los cuales Satanás se opuso a Dios y perjudicó al pueblo de Dios.

Desde la perspectiva temporal de Juan, cinco de estos imperios han caído, uno es, y el otro aún no llegó. Si bien no existe una postura única entre los intérpretes adventistas, muchos sostienen que los cinco que han caído son los grandes reinos que en los tiempos del Antiguo Testamento dominaron y, a veces, perjudicaron al pueblo de Dios: Egipto, Asiria, Babilonia, Medopersia y Grecia. El reino “uno es” fue el Imperio Romano de la era de Juan.

El séptimo reino que “aún no ha venido” es la bestia de Apocalipsis 13 (el Papado restablecido, que dominó y perjudicó al pueblo de Dios) que vendría después de la época de Juan y después de la caída del Imperio Romano pagano. La historia ha avalado poderosamente la verdad de esta profecía, escrita muchos siglos antes de que ocurrieran los acontecimientos.

Luego se le dice a Juan que la bestia escarlata es una octava potencia mundial, aunque es una de las siete cabezas (poderes mundiales). ¿Cuál de las siete? Debido a que las cabezas son secuenciales en el tiempo, la octava debe ser la séptima cabeza que recibió la herida mortal. Es en tiempos de este octavo poder mundial que aparece la bestia escarlata, que transmite y fomenta los objetivos de la ramera Babilonia. Hoy vivimos en tiempos de la curación de la herida mortal. La octava cabeza aparecerá en escena justo antes del fin e irá a la perdición.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El que desee conocer la verdad debe estar dispuesto a aceptar todo lo que ella revele. No puede transigir con el error. El vacilar y ser tibio en obedecer la verdad, es elegir las tinieblas del error y el engaño satánico.

Los métodos mundanales y los invariables principios de la justicia, no se fusionan imperceptiblemente como los colores del arco iris. Entre los dos, el Dios eterno ha trazado una separación amplia y clara. La semejanza de Cristo se destaca tanto de la de Satanás como el mediodía contrasta con la medianoche. Y únicamente aquellos que vivan la vida de Cristo son sus colaboradores. Si se conserva un pecado en el alma, o se retiene una mala práctica en la vida, todo el ser queda contaminado. El hombre viene a ser un instrumento de iniquidad (El Deseado de todas las gentes, p. 279).

La Iglesia Católica le pone actualmente al mundo una cara apacible, y presenta disculpas por sus horribles crueldades. Se ha puesto vestiduras como las de Cristo; pero en realidad no ha cambiado. Todos los principios formulados por el papismo en edades pasadas subsisten en nuestros días. Las doctrinas inventadas en los siglos más tenebrosos siguen profesándose aún. Nadie se engañe. El papado que los protestantes están ahora tan dispuestos a honrar, es el mismo que gobernaba al mundo en tiempos de la Reforma, cuando se levantaron hombres de Dios con peligro de sus vidas para denunciar la iniquidad de él. El romanismo sostiene las mismas orgullosas pretensiones con que supo do- minar sobre reyes y príncipes y arrogarse las prerrogativas de Dios. Su espíritu no es hoy menos cruel ni despótico que cuando destruía la libertad humana y mataba a los santos del Altísimo (El conflicto de los siglos, p. 558).

A medida que nos aproximamos al tiempo cuando los principados, las potestades y las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales se confabularán para luchar contra la verdad, cuando el poder engañador de Satanás será tan grande que engañará a los mismos escogidos, si tal cosa fuese posible, debemos permitir que el esclarecimiento divino agudice nuestro discernimiento, para que reconozcamos al Espíritu que es de Dios, y para que no ignoremos los artificios de Satanás. El esfuerzo humano debe unirse con el poder divino para que estemos en condiciones de cumplir la obra final para este tiempo (Mensajes selectos, t. 2, p. 16).

El fin está cercano. Los hijos de la luz deben trabajar con celo fervoroso y perseverante para hacer que otros se preparen para el gran acontecimiento que se cierne sobre nosotros, a fin de que puedan resistir al enemigo por haber permitido que el Espíritu Santo trabajara en sus corazones. Continuamente surgirán cosas nuevas y extrañas para inducir al pueblo de Dios a una agitación espuria, a reavivamientos religiosos falsos y acontecimientos extraños. Que sigan avanzando, con sus ojos fijos solamente en la Luz y la Vida del mundo. Sabed que todo lo que es llamado luz y verdad en la Palabra de Dios es luz y verdad que emanan de la sabiduría divina, y no es una imitación de las artes sutiles de Satanás. La luz de la sabiduría de Dios será una lámpara para los pies de toda alma fiel, firme y contrita (Mensajes selectos, t. 2, p. 17).

 

86


Jueves 21 de marzo | Lección 12_________________________________________________

EL JUICIO DE BABILONIA

Lee Apocalipsis 17:12 al 15; y 16:12 al 16. ¿Qué explica el texto sobre los “diez reyes”?

Apocalipsis 17:12-15

12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. 13 Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. 14 Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. 15 Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.

Apocalipsis 16:12-16

12 El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente. 13 Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; 14 pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. 15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. 16 Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.

Se han presentado diferentes interpretaciones con respecto a la identidad de los diez reyes. Sin embargo, Apocalipsis no nos dice quiénes son. Todo lo que podemos deducir del texto es que son una confederación política efímera que aparece justo antes del fin y que apoya a la ramera. Su número denota que las potencias mundiales le rendirán lealtad total e inquebrantable a la bestia.

Apocalipsis 17:13 y 14 reitera en pocas palabras la batalla de Armagedón, presentada en Apocalipsis 16:12 al 16. Inducida por los poderes demoníacos que obran milagros junto con el dragón, la bestia que sube del mar y el falso profeta, la confederación política mundial le hará guerra al Cordero. En otras palabras, la batalla de Armagedón no es una batalla militar en Medio Oriente, sino el conflicto final de la Segunda Venida en el que Satanás y su confederación lucharán contra Cristo y su hueste angelical.

Lee Apocalipsis 17:16 al 18. Según lo que vimos en Apocalipsis 16:2 al 12, ¿qué hay detrás del cambio de actitud de los diez reyes hacia Babilonia? ¿Quién está detrás de lo que le sucede a Babilonia?

Apocalipsis 17:16-18

16 Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; 17 porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios. 18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.

Apocalipsis 16:2-12

Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen. El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar. El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre. Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas. Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos. El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria. 10 El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas, 11 y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras. 12 El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente.

Los diez cuernos, que son los poderes sucesorios de las naciones divididas de Europa, llenos de odio, de repente se volverán contra la ramera Babilonia (la manifestación del Papado en el tiempo del fin), dejándola desolada y desnuda; simbólicamente le comerán la carne y la quemarán con fuego. Al escribir sobre lo que ocurrirá con la ramera Babilonia, Juan emplea un lenguaje similar a lo que Dios dijo que ocurriría con la adúltera Jerusalén (Jer. 4:30). El castigo para la hija de un sacerdote que hubiera participado de inmoralidad sexual era morir quemada (Lev. 21:9). Como lo indica Apocalipsis 16:10 al 12, los poderes políticos engañados se desilusionaron debido a la incapacidad de Babilonia para protegerlos de las plagas. Se sienten engañados y la atacan con hostilidad. Este sistema religioso apóstata del tiempo del fin experimenta la plenitud del Juicio divino junto con todos los que decidan identificarse con él.

Todavía hay muchas preguntas sobre los acontecimientos del tiempo del fin que siguen sin respuesta y, por lo tanto, pueden parecernos confusas ahora. ¿Qué promesa específica se da en Apocalipsis 17:14 y qué significa esta promesa para nosotros?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

 

Tarea bíblica:

Todos los trimestres tenemos una pregunta que siempre anda rondando por los aires y para este trimestre, no es la excepción.

La pregunta de este trimestre es bastante infantil, pero su respuesta no lo es:

¿Es el infierno eterno?

En nuestra iglesia enseñamos que el infierno no es eterno. ¿De dónde sacamos esa respuesta? Prácticamente de un versículo de la Biblia y de la lógica.

El versículo que citamos es Judas 1: 7 que reza: “como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.”

Entonces preguntamos ¿es el fuego eterno?, ¿Están todavía ardiendo Sodoma y Gomorra? Y allí explicamos que estas dos ciudades en este momento en verdad se encuentran sumergidas bajo agua, entonces llegamos a la conclusión que el fuego eterno, no es eterno.

También solemos decir, que Dios no fuera un Dios de amor, si castigara a una persona por la eternidad, por haber pecado unos cuantos años. Sería una de las injusticias mas grandes, castigar a una persona por la eternidad, por unos cuantos años de pecados.

Pero en verdad, no encontramos ningún texto que asegure que el infierno no es eterno, todo lo contario de eso, encontramos que los textos que hablan del infierno, la mayoría de ellos nos aseguran que el infierno es eterno.

¿Cómo podemos conciliar nuestra creencia que el infierno no es eterno con los siguientes textos bíblicos?

Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. (Mateo 3: 12)

Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. (Mateo 18: 8)

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. (Mateo 25: 41)

43Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado,

44donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

45Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado, 46donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga  (Marcos 9)

Su aventador está en su mano, y limpiará su era, y recogerá el trigo en su granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. (Lucas 3: 17)

Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, 10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; 11y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre. (Apocalipsis 14: 11)

1Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella.  3Otra vez dijeron: ¡Aleluya! Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 19)

Esto es uno de muchos comentarios del espiritu de profecia con respecto a un infierno eterno:

Pero después de la caída, Satanás ordenó a sus ángeles que hicieran un esfuerzo especial para inculcar la creencia de la inmortalidad natural del hombre; y después de haber inducido a la gente a aceptar este error, debían llevarla a la conclusión de que el pecador viviría en penas eternas. Ahora el príncipe de las tinieblas, obrando por conducto de sus agentes, representa a Dios como un tirano vengativo, y declara que arroja al infierno a todos aquellos que no le agradan, que les hace sentir eternamente los efectos de su ira, y que mientras ellos sufren tormentos indecibles y se retuercen en las llamas eternas, su Creador los mira satisfecho. {CS 524.1} (Conflicto de los siglos)

Hoy día Satanás está tratando de vencer a los hombres, como venció a nuestros primeros padres, debilitando su confianza en el Creador e induciéndoles a dudar de la sabiduría de su gobierno y de la justicia de sus leyes. Satanás y sus emisarios representan a Dios como peor que ellos, para justificar su propia perversidad y su rebeldía. El gran seductor se esfuerza en atribuir su propia crueldad a nuestro Padre celestial, a fin de darse por muy perjudicado con su expulsión del cielo por no haber querido someterse a un soberano tan injusto. Presenta al mundo la libertad de que gozaría bajo su dulce cetro, en contraposición con la esclavitud impuesta por los severos decretos de Jehová. Es así como logra sustraer a las almas de la sumisión a Dios. {CS 524.3}

¡Cuán repugnante a todo sentimiento de amor y de misericordia y hasta a nuestro sentido de justicia es la doctrina según la cual después de muertos los impíos son atormentados con fuego y azufre en un infierno que arde eternamente, y por los pecados de una corta vida terrenal deben sufrir tormentos por tanto tiempo como Dios viva! Sin embargo, esta doctrina ha sido enseñada muy generalmente y se encuentra aún incorporada en muchos de los credos de la cristiandad. Un sabio teólogo sostuvo: “El espectáculo de los tormentos del infierno aumentará para siempre la dicha de los santos. Cuando vean a otros seres de la misma naturaleza que ellos y que nacieron en las mismas circunstancias, cuando los vean sumidos en semejante desdicha, mientras que ellos estén en tan diferente situación, sentirán en mayor grado el goce de su felicidad”. Otro dijo lo siguiente: “Mientras que la sentencia de reprobación se esté llevando a efecto por toda la eternidad sobre los desgraciados que sean objeto de la ira, el humo de sus tormentos subirá eternamente también a la vista de los que sean objeto de misericordia, y que, en lugar de compadecerse de aquellos, exclamarán: ¡Amén! ¡Aleluya! ¡Alabad al Señor!” {CS 524.4}

¿En qué página de la Palabra de Dios se puede encontrar semejante enseñanza? ¿Los rescatados no sentirán acaso en el cielo ninguna compasión y ni siquiera un leve asomo de humanidad? ¿Habrán quedado esos sentimientos por ventura sustituidos por la indiferencia del estoico o la crueldad del salvaje? No, mil veces no. No es esa la enseñanza del Libro de Dios. Los que presentan opiniones como las expresadas en las citas anteriores pueden ser sabios y aun hombres honrados; pero han sido engañados por los sofismas de Satanás. Él es quien los induce a desnaturalizar las enérgicas expresiones de las Sagradas Escrituras, dando al lenguaje bíblico un tinte de amargura y malignidad que es propio de él, Satanás, pero no de nuestro Creador. “¡Vivo yo! dice Jehová el Señor, que no me complazco en la muerte del inicuo, sino antes en que vuelva el inicuo de su camino y viva. Volveos, volveos de vuestros caminos malos, pues ¿por qué moriréis?” Ezequiel 33:11.

¿Qué ganaría Dios con que creyéramos que él se goza en contemplar los tormentos eternos, que se deleita en oír los gemidos, los gritos de dolor y las imprecaciones de las criaturas a quienes mantiene sufriendo en las llamas del infierno? ¿Pueden acaso esas horrendas disonancias ser música para los oídos de Aquel que es amor infinito? Se alega que esas penas sin fin que sufren los malos demuestran el odio de Dios hacia el pecado, ese mal tan funesto a la paz y al orden del universo. ¡Oh, qué horrible blasfemia! ¡Como si el odio que Dios tiene al pecado fuese motivo para eternizar el pecado! Pues según las enseñanzas de esos mismos teólogos, los tormentos continuos y sin esperanza de misericordia enfurecen sus miserables víctimas, que al manifestar su ira con juramentos y blasfemias, aumentan continuamente el peso de su culpabilidad. La gloria de Dios no obtiene realce con que se perpetúe el pecado al través de los siglos sin fin. {CS 525.1}

Si puede escribirme, por hágalo, me gustaría saber su comentario, puede usar algún texto bíblico o algún texto del espíritu de profecía.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

[B]ajo una misma dirección, la de la potencia papal, para oponerse a Dios en la persona de sus testigos.

¿Qué entidad le entrega su reino a esta potencia? El protestantismo, un poder que, mientras profesa tener el carácter y el espíritu de un cordero y estar aliado con el cielo, habla con la voz de un dragón. Está movido por una fuerza que procede de abajo…

“Estos tienen un mismo propósito”. Habrá un lazo universal de unión, una gran armonía, una confederación de fuerzas de Satanás. “Y entregarán su poder y su autoridad a la bestia”. Así se manifiesta el mismo poder arbitrario y opresor contra la libertad religiosa, la libertad de adorar a Dios según los dictados de la conciencia, que manifestó el papado cuando en el pasado persiguió a los que se negaban a conformarse con los ritos y ceremonias religiosas del romanismo (Maranata, p. 185).

A pesar de las tinieblas espirituales y del alejamiento de Dios que se observan en las iglesias que constituyen Babilonia, la mayoría de los verdaderos discípulos de Cristo se encuentran aún en el seno de ellas. Muchos de ellos no han oído nunca proclamar las verdades especiales para nuestro tiempo. No pocos están descontentos con su estado actual y tienen sed de más luz. En vano buscan el espíritu de Cristo en las iglesias a las cuales pertenecen. Como estas congregaciones se apartan más y más de la verdad y se van uniendo más y más con el mundo, la diferencia entre ambas categorías de cristianos se irá acentuando hasta quedar consumada la separación. Llegará el día en que los que aman a Dios sobre todas las cosas no podrán permanecer unidos con los que son “amadores de los placeres, más bien que amadores de Dios; teniendo la forma de la piedad, mas negando el poder de ella”.

El capítulo 18 del Apocalipsis indica el tiempo en que, por haber rechazado la triple amonestación de Apocalipsis 14:16-12, la iglesia alcanzará el estado predicho por el segundo ángel, y el pueblo de Dios que se encontrare aún en Babilonia, será llamado a separarse de la comunión de esta. Este mensaje será el último que se dé al mundo y cumplirá su obra. Cuando los que “no creen a la verdad, sino que se complacen en la injusticia” (2 Tesalonicenses 2:12, VM), sean dejados para sufrir tremendo desengaño y para que crean a la mentira, entonces la luz de la verdad brillará sobre todos aquellos cuyos corazones estén abiertos para recibirla, y todos los hijos del Señor que quedaren en Babilonia, oirán el llamamiento: “¡Salid de ella, pueblo mío!” Apocalipsis 18:4 (El conflicto de los siglos, pp. 386, 387).

La inmensa mayoría del mundo desechará la misericordia de Dios, y será sumida en pronta e irremisible ruina.

Pero el que presta oídos a la advertencia y “habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente”. “Escudo y adarga es su verdad”. Para el tal es la promesa: “Saciarélo de larga vida, y mostraréle mi salud”. Salmos 91:1, 4, 16 (Patriarcas y profetas, pp. 163, 164).

 

87


Lección 12 | Viernes 22 de marzo______________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

Antes de la caída de Babilonia, una voz del cielo insta al pueblo de Dios que aún está en Babilonia: “Salid de ella, pueblo mío” (Apoc. 18:4). Hay muchos adoradores de Dios que todavía están en Babilonia por distintas razones. Por ellos, Dios utiliza a su iglesia del tiempo del fin para llamar a esas personas a salir de este sistema religioso apóstata y a no participar de sus pecados. Deben salir de él para escapar de su destino. Dios no quiere que nadie perezca (2 Ped. 3:9). Apocalipsis 19:1 al 10 muestra que muchas personas temerosas de Dios que están en Babilonia responderán al llamado. Por lo tanto, reflexiona en la tremenda responsabilidad que recae sobre nosotros como iglesia remanente de Dios. ¿Qué debería decirnos esto sobre la necesidad de la verdad de Dios en nuestro corazón y el derramamiento del Espíritu Santo en nuestra vida?

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Según revela Apocalipsis 18:4, hay muchas personas temerosas de Dios en Babilonia a quienes Dios llama “pueblo mío”. Reflexiona en la siguiente declaración: “Este mensaje debe ser dado, pero aunque debemos darlo, hemos de ser cuidadosos de no embestir, abrumar ni condenar a los que no tienen la luz que nosotros tenemos. No debemos salirnos de nuestro camino para hacer ataques duros a los católicos. Entre los católicos hay muchos que son cristianos muy concienzudos, y que andan en toda la luz que brilla sobre ellos, y Dios obrará en su favor. Los que han tenido grandes privilegios y oportunidades, y que han dejado de aprovechar sus oportunidades físicas, mentales y morales […] se encuentran en mayor peligro y en mayor conde- nación ante Dios que quienes están en error respecto de puntos doctrinales y, sin embargo, tratan de vivir para beneficiar a los demás” (Ev 419). ¿Qué debería decirnos este pensamiento sobre cómo tratar a los demás?
  2. Apocalipsis 17 describe a una ramera sentada sobre una bestia escarlata. Mientras que la mujer del capítulo 12 simboliza la iglesia fiel de Dios, la del capítulo 17 se refiere a una iglesia apóstata que induce al mundo a alejarse de Dios. A tu entender, ¿cuáles son las similitudes y las diferencias entre ellas? ¿Qué podemos aprender de esta comparación?
  3. Los pasajes de esta semana muestran un estado muy deprimente del mundo religioso y político durante las etapas finales antes del regreso victorioso de Cristo. ¿Qué debería decirnos esto acerca de por qué es tan importante que nos mantengamos fieles y puros ahora mismo al mensaje que Dios nos ha dado? Lee Apocalipsis 16:15, una apelación a la fidelidad en medio de la descripción de la apostasía mundial. ¿Cómo podemos aplicar esta advertencia a nosotros mismos hoy?

88