Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica


36 comentarios >


Este es un estudio libre para toda persona que lo desee usar, compartir ó distribuir. Es una cortesía de SevenDay Radio y su servidor, Tony García. Cualquier pregunta ó comentario por favor escriba a *elhermanotony@gmail.com* Este documento es subido a la red los días Sábados  por la tarde, alrededor de las 3 de la tarde hora del este de los Estados Unidos de Norte América.

Toda información dada en éste documento es tomada de la vastedad de libros que la Iglesia Adventista del 7mo Día tiene disponible gratuitamente para el público en general, en Ingles y Español. A éste documento también se le agrega otras informaciones de otros libros, que también se encuentran disponible gratuitamente en el Internet para el uso del  público en general.

Aquí no le estamos presentando una nueva luz, nuestro trabajo es sencillamente recopilar información, y presentarla en un lenguaje sencillo y entendible,  para que se le haga mas fácil al maestro de Escuela Sabática comprender y prepararse mejor, para impartir la lección de Escuela Sabática.

Estudio de Escuela Sabática para los siguientes años

2017:

1er Trimestre: “El Espíritu Santo y la Espiritualidad”
2do Trimestre: “1ra y 2da de Pedro”
3er Trimestre: “El Evangelio en Gálatas”
4to Trimestre: “Romanos”

2018:

1er Trimestre: “Mayordomía”
2do Trimestre: “Preparación para los Días Finales”
3er Trimestre: “El libro de los Hechos”
4to Trimestre: “Unidad en Cristo”

2019:

1er Trimestre: “Apocalipsis”
2do Trimestre: “La Familia/Santidad del Matrimonio”
3er Trimestre: “Esdras/Nehemías”
4to Trimestre: “Justicia Social”

2020:

1er Trimestre: “Daniel”
2do Trimestre: “Don del Ministerio y Misiones/Participación Total de la Membresía (PTM)”
3er Trimestre: “Romanos”
4to Trimestre: “Como Interpretar las Escrituras”

2021:

1er Trimestre: “Educación”
2do Trimestre: “Descanso en Cristo”
3er Trimestre: “Juan”
4to Trimestre: “Es Estado de los Muertos”

2022:

 

 

 

 

Recordamos a los hermanos que ésta información está sujeta a cambios.

INVITAMOS A NUESTROS LECTORES A SUSCRIBIRSE A NUESTRO ESTUDIO SEMANAL. PARA HACERLO, POR FAVOR USAR LA BARRA QUE DICE “SEGUIR”; EL SISTEMA AUTOMÁTICO LE MANDARA EL ESTUDIO A SU DIRECCIÓN DE CORREO EN EL PRECISO MOMENTO EN QUE NOSOTROS PUBLIQUEMOS EL ESTUDIO SEMANAL.  

SI SE LE DIFICULTA INSCRIBIRSE EN EL SISTEMA AUTOMÁTICO POR FAVOR ESCRIBANOS A: ELHERMANOTONY@GMAIL.COM DEJE LA DIRECCIÓN DE SU E-MAIL Y NOSOTROS LO INSCRIBIREMOS.

LA PAGINA TAMBIÉN ESTA DISPONIBLE EN FACEBOOK,  POR FAVOR BUSQUE: ESCUELA SABÁTICA MAESTROS Y SOLICITE HACERSE AMIGO O SEGUIDOR, Y USTED PODRÁ VER LA PAGINA CADA VEZ QUE LA PUBLIQUEMOS.

SI DESEA VER LAS LECCIONES DE LOS TRIMESTRES PASADOS, BÚSQUENOS EN LA SIGUIENTE DIRECCIÓN:               

* WWW.ESCUELASABATICAMAESTROS.COM



3 comentarios

LECCIÓN 10 – LA IRA DE ELIÚ – PARA EL 3 DE DICIEMBRE DE 2016


Iglesia “Tercer Ángel”, Querétaro, México

Aquí en Escuela Sabática Maestros que es compuesta por la familia Garcia-Saravia, no solamente impartimos el estudio de la Biblia a nuestros hermanos, también ayudamos cuando se nos solicita una ayuda económica. Hasta el día de hoy hemos ayudado en países como México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Cuba, Brasil, Estados Unidos y España. Hemos construido templos completos, hemos ayudado a remodelaciones y mejoras de templos, hemos provisto equipos y mobiliarios para templos, hemos ayudado a clubes de Conquistadores y también hemos ayudado a personas que se encuentran en necesidades críticas. No reconocemos de fronteras, banderas, nacionalidades, ni color, ayudamos donde creemos que en verdad existe una necesidad.

En éste momento estamos ayudando a nuestros hermano de la iglesia “Tercer Ángel” en Querétaro, México.  Ellos se reunían en una galera construida con lámina galvanizada por casi 6 años. El clima de Querétaro según entendemos, es un clima extremo. Cuando es verano es extremadamente caliente, y cuando es invierno es extremadamente frío, por lo tanto una galera con lámina galvanizada, es un lugar extremadamente incómodo para poder sostener servicios religiosos. Ellos dieron un paso de fe en demoler la galera y comenzar a construir un templo digno para una congregación adventista.

Nosotros en Escuela Sabática Maestros, le estamos extendiendo a usted una invitación para que ayude a nuestros hermanos de la iglesia “Tercer Ángel” Usted lo puede hacer mandando un cheque a nombre de Escuela Sabática Maestros.

La dirección es:    Escuela Sabática Maestros

                                        PO Box 4287

                               Frederick, Maryland 21705

Solo le queremos recordar que “Escuela Sabática Maestros” es un ministerio sostenido 100% por la familia Garcia-Saravia, y éste ministerio nos ha traído grandes bendiciones de Dios, tanto espirituales como económicas. Con todas éstas bendiciones recibidas de Dios, hemos podido ser canales de bendición a otros y así deseamos mantener éste ministerio. Por lo tanto usted no estaría ayudando a “Escuela Sabática Maestros” sino que estaría ayudando a otros proyectos, que se estarán  desarrollando en toda América Latina.

A todas las personas que ayuden por medio de Escuela Sabática Maestros, se les promete un informe financiero detallado, claro y transparente,  que se elaborará mensualmente.

Si desea mas referencia sobre el proyecto de la iglesia “Tercer Ángel” en Querétaro, México,  o si desea ayudar directamente a éste proyecto, por favor escriba a: dromero_dejesus@yahoo.com.mx Este correo le pertenece al hermano Daniel Romero, quien es el Director de Construcción de la iglesia “Tercer Ángel” y él con gusto le proveerá cualquier información extra que usted necesite saber en cuanto a éste proyecto.

Muchas gracias de antemano por la ayuda que brindará para nuestros hermanos de la iglesia “Tercer Ángel” en Querétaro, México, le invitamos a que invierta sus bienes donde en verdad se necesita.


** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


Related image

“Las Quejas de Job” William Blake, Inglaterra – 1786 Brocha con tinta negra sobre papel con un lavado gris


Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 10: Para el 3 de diciembre de 2016

LA IRA DE ELIÚ

Sábado 26 de noviembre_________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Job 13:28; Job 28:28; Job 32:1-5; Job 34:10-15; Ezequiel 28:12-17; Job 1-2:10.

PARA MEMORIZAR:

“Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isa. 55:9).

Y ASÍ SIGUE LA BATALLA VERBAL ENTRE JOB y estos tres hombres, con palabras que, a veces, son profundas, hermosas, sólidas y verdaderas. Cuán a menudo las personas citan frases del libro de Job, incluso dichos de Elifaz, de Bildad o de Zofar. Y eso es porque, como hemos visto una y otra vez, ellos tenían muchas cosas buenas para decir. Solo que no lo hacían en el lugar oportuno, en el momento preciso, en las circunstancias adecuadas. Esto debería enseñarnos la verdad poderosa de este pasaje de Proverbios 25:11 al 13:

“Manzana de oro con figuras de plata

es la palabra dicha como conviene.

Como zarcillo de oro y joyel de oro fino

es el que reprende al sabio que tiene oído dócil.

Como frío de nieve en tiempo de la siega,

así es el mensajero fiel a los que lo envían,

pues al alma de su señor da refrigerio”.

 

Lamentablemente, estas no fueron las palabras que Job escuchó de sus amigos. De hecho, el problema se puso peor porque, en vez de ser solo tres las personas que hablaban equivocadamente, apareció una nueva en la escena.

Reavivados por su Palabra: Hoy, Esd. 10 – Durante esta semana, PP caps. 49, 50.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Es peligroso que los hombres resistan al Espíritu de verdad, gracia y justicia, debido a que sus manifestaciones no están de acuerdo con las ideas de ellos y no entran dentro del molde de sus planes de acción. El Señor actúa en su propia forma y de acuerdo con sus propios planes. Oren los mortales para que puedan despojarse del yo y estar en armonía con el cielo. Oren: “No se haga mi voluntad, oh Dios, sino la tuya”. Tengan en cuenta los hombres que los caminos de Dios no son los caminos de ellos, ni sus pensamientos los pensamientos de ellos, pues él dice: “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Comentario bíblico adventista, {2BC}, t. 2, p. 998).

Cuando podemos relacionarnos para ayudarnos a ir al cielo, cuando la conversación se explaya en las cosas divinas y celestiales, entonces vale la pena conversar; pero cuando se concentra en el yo y en las cosas terrenales y sin importancia, el silencio es oro. El oído obediente recibirá la reprensión con un espíritu susceptible de recibir enseñanza. Sólo entonces nuestra relación con los demás resultará beneficiosa, y cumplirá el propósito que Dios desea que lleve a cabo. Cuando se cumplen aspectos de la instrucción divina, el sabio reprensor cumple su deber, y el oído obediente escucha con un propósito definido y resulta beneficiado.

Toda relación que formamos, aunque limitada, ejerce alguna influencia sobre nosotros. El grado de nuestro sometimiento a esa influencia quedará determinado por el grado de intimidad, la constancia de la relación, y el amor y la veneración que nos inspire ese amigo (Hijos e hijas de Dios, {HHD}, p. 168).

La vida no está hecha de grandes sacrificios y maravillosas realizaciones, sino de cosas pequeñas. La amabilidad, el amor y la cortesía son las características del cristiano… Ustedes necesitan admirar las preciosas cualidades que existían en el carácter de Jesús. Al relacionarnos los unos con los otros, recordemos siempre que hay capítulos en la experiencia de los demás que están sellados para los ojos mortales. Hay tristes historias escritas en los libros del cielo que están celosamente guardadas de los ojos indiscretos. Allí se registran largas y arduas batallas en medio de circunstancias difíciles en el seno de los mismos hogares, que día tras día minan el valor, la fe, la confianza, hasta que la misma virilidad parece que se va a desmoronar. Pero Jesús lo sabe todo y nunca lo olvida. Para los tales, las palabras amables y afectuosas son como la sonrisa de los ángeles. El apretón de manos de un amigo, fuerte y bondadoso, vale más que el oro y la plata. Le ayuda a recuperar su hombría (Cada día con Dios, {CDCD}, p. 144).

68


Domingo 27 de noviembre // Lección 10______________________

CONSOLADORES MISERABLES

Aun después de la poderosa expresión de fe de Job (Job 13:15, 16), el combate verbal continuó. En el transcurso de muchos capítulos, los hombres van y vienen, planteando muchas preguntas profundas e importantes acerca de Dios, el pecado, la muerte, la justicia, la maldad, la sabiduría y la naturaleza efímera de la humanidad.

¿Qué verdades se expresan en los siguientes textos del libro de Job?

13:28

28 Y mi cuerpo se va gastando como de carcoma,
Como vestido que roe la polilla.

15:14-16

14 ¿Qué cosa es el hombre para que sea limpio,
Y para que se justifique el nacido de mujer?

15 He aquí, en sus santos no confía,
Y ni aun los cielos son limpios delante de sus ojos;

16 ¿Cuánto menos el hombre abominable y vil,
Que bebe la iniquidad como agua?

19:25-27

 25 Yo sé que mi Redentor vive,
Y al fin se levantará sobre el polvo;

26 Y después de deshecha esta mi piel,
En mi carne he de ver a Dios;

27 Al cual veré por mí mismo,
Y mis ojos lo verán, y no otro,
Aunque mi corazón desfallece dentro de mí.

28:28

28 Y dijo al hombre:
He aquí que el temor del Señor es la sabiduría,
Y el apartarse del mal, la inteligencia.

A lo largo de todos estos capítulos, siguieron los argumentos sin que nadie cediera en su posición. Elifaz, Bildad y Zofar, cada uno a su manera y con su propia agenda, no abandonaron su conclusión de que la gente recibe lo que merece en la vida; por lo tanto, lo que sobrevino a Job tenía que ser el justo castigo por sus pecados. Entretanto, Job seguía lamentando lo que le había acontecido, seguro de que no merecía ese sufrimiento. Siguieron altercando, cada “consolador” acusaba a Job de pronunciar palabras vacías y vanas, y Job les respondía.

Al fin, ninguno de ellos, y tampoco Job, comprendieron lo que sucedía. ¿Cómo podían entenderlo? Hablaban desde un punto de vista limitado, que compartimos todos los humanos. Si podemos obtener alguna lección del libro de Job (una que ahora ya debería ser obvia, después de estos discursos), es que, como humanos, necesitamos humildad al hablar de Dios y del modo en que actúa. Podemos conocer alguna verdad, o mucha verdad, pero a veces –como vemos en estos tres hombres– no necesariamente sabemos la mejor manera de aplicar las verdades que sabemos.

Mira el mundo natural que te rodea. ¿Por qué esto solo nos muestra cuán limitados somos en lo que conocemos aun de las cosas más sencillas?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 1 – Durante esta semana, PP caps. 49, 50.

 COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Hemos llegado a un punto de la lección que no sabemos que escribir, ya que las lecciones se han vuelto repetitivas. Por ejemplo el día de hoy sigue hablando de lo que hemos estado hablando en las ultimas tres semanas, que es la posición de los amigos de Job con Job, y la manera equivocada que ellos trataban a Job. Ya de eso hemos hablado tanto, que en verdad ya no sabemos que mas escribir al respecto.

El día Lunes y Martes tenemos un nuevo tema y es la entrada de un nuevo personaje a la vida de Job, éste nuevo personaje se llama Eliú. Para el día de mañana y el día Martes,  tendremos nuevo material para compartir.

El día Miércoles está hablando de la caída de Lucifer, tema que ya hablamos en éste trimestre.

Y el día Jueves nos manda de nuevo a estudiar el capítulo 1 de Job, capítulo que ya lo estudiamos con lujo de detalle.

Por lo tanto si usted ve comentarios repetidos, le pedimos disculpas, pero es por que los temas se están repitiendo, y nosotros ya extenuamos nuestra investigación. Esperamos su comprensión al respecto. 

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El que vive de acuerdo con la voluntad del Creador adquiere con ello el desarrollo más positivo y noble de su carácter. “El temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal la inteligencia” (Job 28:28).

Pocos se dan cuenta de la influencia de las cosas pequeñas de la vida en el desarrollo del carácter. Ninguna tarea que debamos cumplir es realmente pequeña. Las variadas circunstancias que afrontamos día tras día están concebidas para probar nuestra fidelidad, y han de capacitarnos para mayores responsabilidades. Adhiriéndose a los principios rectos en las transacciones ordinarias de la vida, la mente se acostumbra a mantener las demandas del deber por encima del placer y de las inclinaciones propias. Las mentes disciplinadas en esta forma no vacilan entre el bien y el mal, como la caña que tiembla movida por el viento; son fieles al deber porque han desarrollado hábitos de lealtad y veracidad. Mediante la fidelidad en lo mínimo, adquieren fuerza para ser fieles en asuntos mayores.

Un carácter recto es de mucho más valor que el oro de Ofir. Sin él nadie puede elevarse a un cargo honorable. Pero el carácter no se hereda. No se puede comprar. La excelencia moral y las buenas cualidades mentales no son el resultado de la casualidad. Los dones más preciosos carecen de valor a menos que sean aprovechados. La formación de un carácter noble es la obra de toda una vida, y debe ser el resultado de un esfuerzo aplicado y perseverante. Dios da las oportunidades; el éxito depende del uso que se haga de ellas (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 223, 224).

El corazón que se rinda a la sabia disciplina de Dios, habrá de confiar en cada manifestación de su providencia… La tentación procurará desalentarnos, pero, ¿qué se logra al ceder a la tentación? ¿Obtendrá, acaso, el alma algo mejor murmurando y quejándose de aquello que es la única fuente de poder? ¿Está el ancla echada dentro del velo? ¿Soportaremos la enfermedad? ¿Cuál será nuestro testimonio en los instantes finales de la vida, cuando los labios estén temblorosos por la muerte? ¡El ancla está firme! Yo sé que mi Redentor vive…

Que toda alma débil y sacudida por la tempestad de las pruebas pueda anclarse en Jesucristo, y no centrarse tanto en sí misma como para pensar sólo en sus pequeños fracasos y en la interrupción de sus planes y esperanzas…

Satanás nos acusará y pedirá destruirnos, pero es Dios quien abrirá una puerta al refugio. Y es Dios el que justifica a quien traspasa el umbral de esa puerta. Entonces, si Dios es por nosotros, ¿quién podrá estar contra nosotros? ¡Oh qué verdad gloriosa, brillante! ¿Por qué los hombres no pueden discernirla? ¿Por qué no caminan en sus brillantes rayos de luz? ¿Por qué no hablan del amor maravilloso de Cristo los creyentes?…

Dios vive y reina. Todos los salvados deben luchar virilmente como soldados de Jesucristo; entonces sus nombres serán registrados en los libros del cielo como fieles y verdaderos. Ellos realizarán las obras de Jesucristo, pelearán la buena batalla de la fe (Alza tus ojos, {ATO}, p. 375).

69


Lección 10 // Lunes 28 de noviembre________________________

LA ENTRADA DE ELIÚ

Desde Job 26 al 31, el héroe trágico de esta historia, Job, da su discurso final a los tres hombres. Aunque elocuente y apasionado, básicamente, repite el argumento que ha sostenido todo el tiempo: Yo no merezco lo que me ha ocurrido. Punto.

Otra vez, Job representa a las muchas personas que sufren lo que no merecen. Y la pregunta, en muchos aspectos la más difícil de todas, es: ¿Por qué? En algunos casos, la respuesta al sufrimiento es relativamente fácil. La gente, claramente, se echa encima los problemas. Pero muy a menudo, y en especial en el caso de Job, eso no es lo que ocurrió, y así la pregunta sobre el sufrimiento sigue en pie.

Al concluir el capítulo 31, Job ha estado hablando acerca de la clase de vida que llevaba, en la que nada de lo que había hecho justificaba lo que le estaba ocurriendo ahora. Finalmente, el último versículo de este capítulo dice: “Aquí terminan las palabras de Job” (Job 31:40).

Lee Job 32:1 al 5. ¿Qué ocurre aquí, y cuál es la acusación de Eliú contra Job y los otros hombres?

1 Cesaron estos tres varones de responder a Job, por cuanto él era justo a sus propios ojos. Entonces Eliú hijo de Baraquel buzita, de la familia de Ram, se encendió en ira contra Job; se encendió en ira, por cuanto se justificaba a sí mismo más que a Dios. Asimismo se encendió en ira contra sus tres amigos, porque no hallaban qué responder, aunque habían condenado a Job. Y Eliú había esperado a Job en la disputa, porque los otros eran más viejos que él. Pero viendo Eliú que no había respuesta en la boca de aquellos tres varones, se encendió en ira. (Job 32)

Aquí, por primera vez, se menciona a Eliú en el libro de Job. Obviamente, había oído algunas de las largas discusiones, aunque no se nos dice en qué momento apareció en la escena. Debió de haber llegado más tarde porque no se lo menciona como estando con los otros tres cuando fueron a ver a Job al principio. Sin embargo, lo que sabemos es que no estaba satisfecho con las respuestas que oyó durante la parte de los discursos que pudo oír. De hecho, en estos cinco versículos, se nos dice cuatro veces que “se encendió su ira” por lo que había escuchado. En los siguientes seis capítulos, entonces, este hombre, Eliú, procuró dar su explicación sobre lo que él comprendía de los temas que todos esos hombres había analizado a causa de la calamidad que cayó sobre Job.

Job 32:2 dice que Eliú se enojó con Job porque él “se justificaba a sí mismo más que a Dios”, una distorsión de la verdadera posición de Job. ¿Qué debería decirnos esto acerca de cuán cuidadosos debemos ser en la forma en que interpretamos las palabras de otros? ¿De qué modo podemos aprender a tratar de ofrecer la mejor interpretación en lugar de la peor sobre lo que la gente dice?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 2 – Durante esta semana, PP caps. 49, 50.

 COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Aquí aparece otro personaje predominante en el libro de Job, y su nombre es Eliú.

La Biblia no describe a Eliú como otro amigo de Job, la Biblia lo describe como un personaje que estaba presente y escuchó los discursos anteriores de los amigos de Job y de Job, y esperó pacientemente, hasta que le llegó su turno para él también poder dar su discurso. Contrario a lo que dice la lección en el día de hoy, la Biblia dice que él estuvo presente en la conversación de Job y sus amigos, y espero su turno por que el era el menor de ellos, y era la costumbre para esos tiempos, darles primeramente la palabra a los mayores: Y Eliú había esperado a Job en la disputa, porque los otros eran más viejos que él.”

Hay que notar que el discurso de Eliú, es el último discurso, antes de la intervención de Dios, también hay que notar que el discurso de Eliú es inmensamente largo ya que comienza en el capitulo 32 y continúa sin interrupción hasta el capítulo 37. Y lo último que es muy notorio de mencionar, es que de acuerdo a la Biblia, Dios solamente se enojó contra los tres amigos de Job, pero la Biblia no dice que Dios  se enojo en contra del discurso que dio Eliú:

Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job. Job 42

 2 Entonces Eliú hijo de Baraquel buzita, de la familia de Ram

El nombre Eliú (אליהוא ‘ĕlı̂yhû’) significa “Dios es El” que es una equivalencia de decir “Dios es mi Dios” o “Dios es Jehová”. La razón por la cual se le dio éste nombre la Eliú no se sabe. En los antiguo tiempos el dar un nombre a un hijo, era de mucho significado y además era muy común incorporar el nombre de Dios en el nombre que se les daba a los humanos. Posiblemente el nombre que se le dio a Eliú, denotaba un carácter de piedad y santidad de sus padres, ya que el nombre de su padres era Baraquel, que significa: “Dios Bendice”

Baraquel era Buzita. Buz era el segundo hijo de Nacor, hermano de Abraham: 20 Aconteció después de estas cosas, que fue dada noticia a Abraham, diciendo: He aquí que también Milca ha dado a luz hijos a Nacor tu hermano: 21 Uz su primogénito, Buz su hermano, Kemuel padre de Aram” Génesis 22

Buz también se menciona en Jeremías 25, entre las naciones que recibirían el castigo de la ira de Dios: 22 a todos los reyes de Tiro, a todos los reyes de Sidón, a los reyes de las costas que están de ese lado del mar; 23 a Dedán, a Tema y a Buz, y a todos los que se rapan las sienes” Todo esto confirma que la existencia de Job, fue por los días de Abraham.

Entonces Eliú hijo de Baraquel buzita, de la familia de Ram, se encendió en ira contra Job; se encendió en ira, por cuanto se justificaba a sí mismo más que a Dios. Asimismo se encendió en ira contra sus tres amigos, porque no hallaban qué responder, aunque habían condenado a Job.

Las contiendas religiosas siempre son un fracaso para la religión; larga fue la controversia entre Job y sus amigos, el espíritu de ellos estaba caliente por todos los argumentos presentados por los dos lados contendientes. ¿Cuál fue el resultado de esa larga y dura contienda religiosa? Ninguno de los dos lados contendientes quedó convencidos por los argumentos de su oponente. Se ha comprobado 100% que los altercados religiosos, es solamente un problema desbastador para la religión y ademas es uno de los obstáculos mas grandes para el avance de la verdad.

Es completamente refrescante cuando dos personas se reúnen con lazos de amistad, para comparar sus puntos de vistas y encontrar la verdad. La controversia comienza cuando una de las personas trata de probar que su oponente está equivocado teológica-mente. Por ésta misma razón fue que Cristo no discutió con Pilato.

-La controversia solamente le hace daño a la religión

-La controversia nos empuja a utilizar todas nuestras energías y conocimientos, solamente para probar que estamos correctos

-Y la mas triste de todas, es que la controversia destruye el espíritu de humildad que es tan necesario para la búsqueda de la verdad divina.

Eliú se incendió en ira en contra de Job y sus amigos, y esto fue el resultado del celo por Dios, ¡Que controversial!

Zofar fue el primero que fue silenciado por Job, después Elifaz y Bildad se quedaron sin nada mas que decir a Job. Los amigos de Job terminaron de usar todas sus armas en contra de Job y estaban conscientes que no habían conseguido nada con él. Después de intentar tanto en convencer a Job de su supuesto pecado, Job permanecía inamovible, sin ser convencido de nada, el único convencimiento de Job era que él era justo a sus propios ojos. Esto causó gran ira en Eliú. Se airó en contra de Job por justificarse así mismo, y se airó en contra de los amigos de Job por no poder responder nada a Job, ni por poderlo condenar por medio de sus discursos.

Aquí encontramos una ira que nace partiendo del celo divino, aquí encontramos a un hombre que está entrando al campo del odio a sus semejantes, solamente por que las opiniones de ellos, no calzan con su propia opinión: Esto se llama arrogancia.

Eliú cree que sus pensamientos son infalibles y la opinión del resto está equivocada, esto lo ha llevado hasta el extremo de encenderse en “ira”. Eliú fácilmente pudiera ser el primer papa de la historia de éste mundo, ya que esa es la base fundamental del papismo. En el papismo todos tiene que estar de acuerdo con su manera de ver y de interpretar la Biblia, ya que el papismo de acuerdo a ellos mismos es infalible. En el papismo hay que estar en armonía con ellos, de otra manera se incendian en ira inmediatamente y todo esa ira nace de un supuesto celo divino.

Incendiarse en ira en contra de nuestro prójimo por celo divino es impío y en un falso celo. La ira religiosa es un falso celo divino y aún más, va en contra de la naturaleza divina.

No hay cosa mas inhumana que incendiarse en ira en contra de nuestro prójimo, solamente por que sus opiniones religiosas son diferentes a las nuestras. Esta es la base del odio, la discriminación, la persecución y la muerte, ésta es la base del mismo papismo.

6Y respondió Eliú hijo de Baraquel buzita, y dijo: yo soy joven, y vosotros ancianos; Por tanto, he tenido miedo, y he temido declararos mi opinión. Yo decía: Los días hablarán, y la muchedumbre de años declarará sabiduría.

Aquí encontramos dos declaraciones que hace Eliú, una de ellas no tiene sentido, que es el hecho de no hablar por su juventud, y la otra que es muy digna de imitar, y ese es el respeto por los mayores de edad.

A Eliú se le olvidó que la sabiduría espiritual no siempre es propiedad de los ancianos solamente, y no siempre es solamente producto de una larga vida, la sabiduría tiene su nacimiento en Dios, y él imparte su sabiduría por medio del Espíritu Santo, de acuerdo a la comunión espiritual que tiene la persona, sin importar si es un viejo, es un joven o un niño. Tanto los viejos, como los jóvenes, como los niños, los animales como fue el caso Balaam,  y aun hasta las piedras pueden hablar, si la voluntad y la soberanía de Dios así lo demanda.

La segunda declaración de Eliú, si tiene mucho sentido y es el respeto que se le debe a las personas mayores

-Los de mayor edad tienen muchas mas ventajas para juzgar las cosas mas fácilmente

-Los de mayor edad tiene la capacidad de observar las cosas mas profundamente

-Los de mayor edad ya vieron los resultado de las buenas y las malas decisiones tomadas en la vida

-Los mayores de edad pueden fácilmente comprender las realidades de la vida

-Los de mayor edad ya nos son muy influenciados por las pasiones

Respetar los sentimientos de los adultos y de los ancianos, atender sus consejos, respetar sus personas, y darles la primera oportunidad de hablar, sería una buena indicación del avance correcto de nuestra sociedad moderna. Hacer todo lo contrario es simplemente la señal del deteriora-miento de la sociedad a través de las edades.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Las ventajas del hombre para obtener el conocimiento de la verdad, por grandes que sean, no le beneficiarán a menos que el corazón esté abierto para recibir la verdad y renuncie concienzudamente a toda costumbre y práctica opuestas a sus principios. A los que así se entregan a Dios, con el honrado deseo de conocer y hacer su voluntad, se les revela la verdad como poder de Dios para su salvación. Estos podrán distinguir entre el que habla de parte de Dios y el que habla meramente de sí mismo… “El que habla de sí mismo, su propia gloria busca; mas el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia.” El que busca su propia gloria habla tan sólo de sí mismo. El espíritu de exaltación propia delata su origen. Pero Cristo estaba buscando la gloria de Dios. Pronunciaba las palabras de Dios. Tal era la evidencia de su autoridad como maestro de la verdad (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, pp. 419, 420).

La justicia exterior da testimonio de la justicia interior. El que es justo por dentro, no muestra corazón duro ni falta de simpatía, sino que día tras día crece a la imagen de Cristo y progresa de fuerza en fuerza. Aquel a quien la verdad santifica, tendrá dominio de sí mismo y seguirá en las pisadas de Cristo hasta que la gracia dé lugar a la gloria. La justicia por la cual somos justificados es imputada; la justicia por la cual somos santificados es impartida. La primera es nuestro derecho al cielo; la segunda, nuestra idoneidad para el cielo (Mensajes para los jóvenes, {MJ}, p. 32).

Hermanos y hermanas que poseen buenas intenciones, pero que tienen conceptos estrechos y miran sólo lo externo, pueden tratar de ayudar en cosas acerca de las cuales no tienen verdadero conocimiento. Su experiencia limitada no puede discernir los sentimientos de un alma que ha sido urgida por el Espíritu de Dios, que ha sentido en lo profundo ese amor e interés ferviente e inexpresable por la causa de Dios y por las almas, que ellos jamás han experimentado, y que ha llevado cargas en la causa de Dios que ellos jamás han levantado.

Algunos amigos carentes de previsión y de experiencia, no pueden, con su visión estrecha, apreciar los sentimientos de alguien que ha estado en íntima armonía con el alma de Cristo en relación con la salvación de otros. Aquellos que quisieran decir que son sus amigos malentienden sus motivos e interpretan erróneamente sus actos, hasta que, como Job, él prorrumpe en una ferviente oración: Sálvame de mis amigos. Dios toma el caso de Job en sus manos. Su paciencia ha sido severamente probada; pero cuando Dios habla, todos sus sentimientos quisquillosos cambian. La justificación propia que él sentía que era necesaria para resistir la condenación de sus amigos no es necesaria ante Dios. Él nunca juzga mal; nunca yerra. Dice el Señor a Job: “Cíñete ahora como varón”, y Job tan pronto oye la voz divina inclina su alma con un sentido de su pecaminosidad, y dice ante Dios: “Me aborrezco y me arrepiento, en polvo y en ceniza” (Job 38:3; 42:6, NRV) (Testimonios para la iglesia, {3TI}, t. 3, pp. 557, 558).

70


Martes 29 de noviembre // Lección 10_______________________

ELIÚ DEFIENDE A DIOS

Se han escrito muchos comentarios a lo largo de los siglos acerca de Eliú y su discurso; algunos ven en él un cambio importante de dirección del diálogo. Sin embargo, realmente, no es fácil ver dónde Eliú añade algo nuevo o fundamental que cambia la dinámica del diálogo. Es más, en su mayor parte, parece que presenta los mismos argumentos que los otros tres habían dado en su intento de defender el carácter de Dios, en contra de la acusación de injusticia con respecto a los sufrimientos de Job.

Lee Job 34:10 al 15. ¿Qué verdades expresa aquí Eliú? ¿De qué manera son paralelas a lo que los otros hombres habían dicho antes? Y, aunque sus palabras fueran ciertas, ¿por qué eran inadecuadas para esa situación en particular?

10 Por tanto, varones de inteligencia, oídme: Lejos esté de Dios la impiedad, Y del Omnipotente la iniquidad. 11 Porque él pagará al hombre según su obra, Y le retribuirá conforme a su camino. 12 Sí, por cierto, Dios no hará injusticia, Y el Omnipotente no pervertirá el derecho. 13 ¿Quién visitó por él la tierra? ¿Y quién puso en orden todo el mundo? 14 Si él pusiese sobre el hombre su corazón, Y recogiese así su espíritu y su aliento, 15 Toda carne perecería juntamente, Y el hombre volvería al polvo. (Job 34)

Tal vez lo que podemos ver en Eliú, como en los otros hombres, es temor: el temor de que Dios no sea como ellos creen que es. Quieren creer en la bondad, y la justicia y el poder de Dios; y por eso, ¿qué puede hacer Eliú, sino decir verdades acerca de la bondad, la justicia y el poder de Dios?

“Porque sus ojos están sobre los caminos del hombre, y ve todos sus pasos. No hay tinieblas ni sombra de muerte donde se escondan los que hacen maldad” (Job 34:21, 22).

“He aquí que Dios es grande, pero no desestima a nadie; es poderoso en fuerza de sabiduría. No otorgará vida al impío, pero a los afligidos dará su derecho. No apartará de los justos sus ojos; antes bien con los reyes los pondrá en trono para siempre, y serán exaltados” (Job 36:5-7).

“Él es Todopoderoso, al cual no alcanzamos, grande en poder; y en juicio y en multitud de justicia no afligirá. Lo temerán por tanto los hombres; él no estima a ninguno que cree en su propio corazón ser sabio” (Job 37:23, 24).

Si todo esto es cierto, entonces la única conclusión lógica que uno puede obtener es que Job está recibiendo lo que merece. ¿Qué otra cosa podría ser? Eliú, entonces, estaba tratando de proteger su propia comprensión de Dios frente al mal tan terrible que le había sobrevenido a un hombre bueno como Job.

¿Has afrontado alguna vez una ocasión en que sucedió algo que te haya hecho temer por tu fe? ¿Cómo respondiste? Mirando hacia atrás, ¿qué podrías haber hecho en forma diferente?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 3 – Durante esta semana, PP caps. 49, 50.

 COMENTARIO DE LA LECCIÓN

“Por tanto, varones de inteligencia, oídme: Lejos esté de Dios la impiedad, Y del Omnipotente la iniquidad.”

El mensaje de Eliú, es el mismo mensaje que los tres amigos de Job ya habían dado. El mensaje de Eliú no fue un mensaje de reconciliación entre el pecador y la justicia de Dios, sino que fue un mensaje desequilibrado, donde la misericordia y el amor de Dios no existe, solamente existe la soberanía, el poder, la grandeza, y el castigo de Dios para el pecador.

Eliú esperó bastante tiempo para dar su discurso, y su discurso no fue nada nuevo, fue nuevamente un sermón repetido y un sermón aburrido para escuchar.

La mayoría de comentarista de la Biblia, llegan a la conclusión que las palabras de Eliú, no son clara y tiene un mensaje confuso.

El primer mensaje en estas palabra y el que todos queremos creer, es que la impiedad y la iniquidad, es algo ajeno a la naturaleza y al pensamiento de Dios. Pero Eliú no se expresa claramente, ya que su mensaje también expresa el deseo de tener un Dios que no vaya a cometer iniquidad o impiedad. El mensaje de Eliú está cargado de esperanza que Dios no vaya a cometer iniquidad o impiedad. El mensaje de Eliú, es un mensaje que no es claro y que encima de todo, es un mensaje contradictorio.

La idea de que Dios cometa iniquidad o impiedad, es un mensaje inconcebible, es un mensaje difícil de aceptar, es una interpretación profana, y no se puede tolerar en ningún momento.

“11 Porque él pagará al hombre según su obra, Y le retribuirá conforme a su camino”

Aparentemente Dios paga al hombre según sus obras, si el hombre hizo cosas buenas, conseguirá cosas buenas de Dios, pero si el hombre hizo cosas malas, Dios se encargará de traer cosas malas sobre él.

Salmos 62: 13 dice: “Y tuya, oh Señor, es la misericordia; Porque tú pagas a cada uno conforme a su obra.”

 Para entender correctamente estos versículos, tenemos que entender y recordarnos de la justicia divina en su plenitud, y además tenemos que entender el lenguaje bíblico.

Aparentemente Dios trae lo bueno y lo malo sobre el hombre de acuerdo a los actos del hombre; pero recordemos que en su Palabra Dios dice que todo lo que el hombre sembrara, eso cosechará. Partiendo de éste texto bíblico, entonces no es Dios quien trae tanto las bendiciones como las calamidades sobre el hombre, sino que somos nosotros mismos. Si sembramos buena semilla, cosecharemos buenos frutos; pero si sembramos cizaña, cosecharemos frutos vanos y frutos de dolor y de tristeza.

Hay algo que tenemos que tener muy claro en el lenguaje bíblico y es lo siguiente: En la Biblia, todas las cosas que Dios permite que sucedan,  el lenguaje bíblico lo presenta como una acción directa de Dios.

En el caso de Job, realmente Dios no hizo nada para su desgracia, quien hizo toda la desgracia de Job fue el diablo, pero Dios permitió toda la desgracia de Job; el lenguaje bíblico en  ésta ocasión como en las demás, dice que Dios cometió éstas desgracias.

En el lenguaje humano también sucede lo mismo. Los terremotos, huracanes y maremotos por ejemplo, son desgracias que suceden por la naturaleza. Vivimos en un mundo que tiene vida, y que encima de todo ha sido afectado por el pecado y además es constantemente abusado por el hombre, y esa es la razón de tanta desgracia provocada por la naturaleza. Nada de esto pasara si Dios no lo permitiera, pero todo lo que pasa en ésta tierra es por que Dios lo permite. A estos actos de destrucción de la naturaleza, el hombre le llama “Los Actos de Dios” no por que él los hace, los crea o los provoca, sino por que los permite. ¿Porqué permite Dios tanta desgracia provocada por la naturaleza? Eso no lo sabemos en su totalidad, solo se sabrá en el cielo.

Posiblemente la pregunta del humano para Dios podría ser otra: ¿Solamente en éste año, cuantas desgracias de la naturaleza Dios no las ha permitido? Tampoco eso lo sabemos a ciencia cierta, posiblemente Dios ha evitado cientos o miles de fenómenos naturales, la verdad del porqué Dios permite, o el porqué Dios no lo permite, eso solo se sabrá en el cielo.

Tanto el lenguaje bíblico como el lenguaje humano, cada vez que Dios permite algo, se dice que es un acto de Dios, aunque él no sea quien lo hizo directa o indirectamente.

13 ¿Quién visitó por él la tierra? ¿Y quién puso en orden todo el mundo?

No hay tal persona; Dios solamente es el Creador, el Supremo, el Propietario y Regidor de éste mundo, absoluto Señor de todas las cosas. Por lo tanto Dios no actúa injustamente, no tiene inclinaciones, no tiene tentación para hacer alguna mala obra. Estas han sido las razones mas grandes de la injusticias que se cometen en éste mundo, las personas que están obligadas ha complacer a sus superiores en ésta tierra, muchas veces cometen actos de injusticia con sus semejantes con tal de quedar bien con sus superiores. Este no es el caso de Dios, él no se tiene que reportar a nadie, ni darle cuenta a nadie, ni complacer a nadie, ni le tiene temor a nadie, ¿Porqué Dios tomaría algo de éste mundo injustamente o por violencia, si el mundo entero le pertenece? esto es la esencia de su misericordia y de su justicia, Dios no tuerce su justicia ni a mano derecha, ni a mano izquierda, él es el Supremo en nuestro mundo y también el Supremo en el universo entero.

“14 Si él pusiese sobre el hombre su corazón, Y recogiese así su espíritu y su aliento, 15 Toda carne perecería juntamente, Y el hombre volvería al polvo.”

Dos sugerencias con la misma autoridad son dadas, para la ex-terminación del hombre aquí en la tierra.

La primera sugerencia es “Si él pusiese sobre el hombre su corazón,” Muchas veces no entendemos los versículos, por que los traductores desean estar lo mas cerca del original posible, pero cuando estudiamos detenidamente los textos bíblicos en su original, los podemos entender mejor. La traducción simple de éste pasaje para nuestro completo entendimiento podría ser “Si el volviese su corazón en contra del hombre”

Las dos sugerencias son fatales para el hombre, si Dios volcara su corazón de amor en contra del hombre, nuestra muerte seria eminente; si Dios recogiera el espíritu de vida que ha colocado en nosotros y en los animales, tendríamos el mismo resultado, que seria muerte eminente.

La palabra “espíritu” que habla en éste texto es la palabra aramea “RUAJ” que no es una persona, sino una cosa. La palabra “espíritu” está escrita con “e” minúscula, Si estuviera escrita con “E” mayúscula sería una persona, como se hace en el caso del Espíritu Santo, que en arameo es Ruaj Kodeh.

El “espíritu” que habla en éste caso, es la licencia para vivir o respirar; esto lo compartimos tantos los humanos como los animales. Eclesiastés 3: 19 dice: “Porque la suerte de los hijos de los hombres y la suerte de los animales es la misma: como muere el uno así muere el otro. Todos tienen un mismo aliento de vida; el hombre no tiene ventaja sobre los animales, porque todo es vanidad.”

Las religiones que no comprenden bien la palabra “espíritu” fácilmente llegan a la conclusión de la inmortalidad del alma. Muchas personas creen que lo que vuelve a Dios, es nuestro pensamiento, ellos creen que el cuerpo se queda en la tierra cuando muere una persona, pero la mente sigue viva y parte para el cielo. Eclesiastés 3: 19 dice todo lo contrario, éste versículo dice que el “espíritu” no es otra persona dentro de nosotros, el “espíritu de vida” es solamente la licencia para respirar. Respirar naturalmente es vivir, respiramos tantos los humanos como los animales.

El hombre no tiene derecho a reclamar la vida, pero Dios que la dio, si tiene todo el derecho de volverla a tomar. La raza humana depende completamente de la soberanía divina, y partiendo de aquí, la raza humana no tiene derecho de poner quejas en contra de Dios, ni mucho menos de llamar los actos de Dios, “actos injustos” Si Dios comenzara a revisar detenidamente y minuciosamente todas las acciones del hombre, todo hombre se encontraría culpable, y todo hombre sería exterminado de la presencia de Dios. El hombre no tiene derecho de quejarse o enojarse en contra de las decisiones divinas en la pérdida de propiedades, de salud, de amigos o de la vida, Dios es el soberano del universo, nosotros somos una raza caída, si el así lo decide puede eliminar la raza humana entera y dejar la tierra completamente desolada, y nosotros no pudiéramos hacer nada en su contra.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

No debemos tolerar que las perplejidades y congojas cotidianas aflijan nuestro espíritu y obscurezcan nuestro semblante. Si lo permitimos, habrá siempre algo que nos moleste y fatigue. No debemos dar entrada a los cuidados que sólo nos inquietan y agotan pero no nos ayudan a soportar las pruebas.

Podéis estar perplejos en los negocios; vuestra perspectiva puede ser cada día más sombría, y podéis estar amenazados de pérdidas; pero no os descorazonéis; confiad vuestras cargas a Dios y permaneced serenos y alegres. Pedid sabiduría para manejar vuestros asuntos con discreción, a fin de evitar pérdidas y desastres. Haced todo lo que esté de vuestra parte para obtener resultados favorables. El Señor Jesús nos prometió su ayuda, pero sin eximirnos de hacer lo que esté de nuestra parte. Si confiando en nuestro Ayudador hemos hecho todo lo que podíamos, aceptemos con buen ánimo los resultados.

No es la voluntad de Dios que su pueblo esté abrumado por el peso de la congoja. Pero tampoco nos engaña. No nos dice: “No temáis; no hay peligros en vuestro camino.” El sabe que hay pruebas y peligros, y nos trata con franqueza. No se propone sacar a su pueblo de en medio de este mundo de pecado y maldad, pero le ofrece un refugio que nunca falla. Su oración por sus discípulos fué: “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.” “En el mundo—dice,—tendréis tribulación; pero tened buen ánimo; yo he vencido al mundo” (S. Juan 17:15; 16:33) (El camino a Cristo, {CC}, pp. 123, 124).

Cuando sobrevienen pruebas; cuando vemos delante de nosotros, no una gran prosperidad, sino, por el contrario, una situación que exige algún sacrificio de parte de todos, ¿cómo recibimos las insinuaciones de Satanás de que nos esperan momentos extremadamente penosos? Si escuchamos lo que él nos sugiere, perderemos nuestra confianza en Dios…

Lo que más necesitamos es fe en Dios. Cuando miramos el lado oscuro de las cosas, perdemos nuestro punto de apoyo en el Señor Dios de Israel. Cuando abrimos nuestros corazones al temor, la senda del progreso queda obstruida por la incredulidad. No abriguemos nunca el sentimiento de que Dios ha abandonado su obra…

Debemos tener menos fe en lo que podemos hacer, y más fe en lo que el Señor puede hacer por nosotros, si queremos tener manos limpias y corazones puros. No es vuestro el trabajo que realizáis; es de Dios.

Necesitamos más amor, más franqueza, menos sospechas y desconfianza. Debemos estar menos dispuestos a censurar y acusar. Esto es lo que ofende gravemente a Dios. El corazón necesita ser enternecido y subyugado por el amor (Testimonios para la iglesia, {7TI}, t. 7, pp. 201-203).

71


Lección 10 // Miércoles 30 de noviembre_____________________

LA IRRACIONALIDAD DEL MAL

Estos cuatro hombres, creyentes en un Dios de justicia, se encontraban en un dilema: cómo explicar la situación de Job de una manera racional y lógica, que fuera consistente con su comprensión del carácter de Dios. Lamentablemente, en su intento de entender el mal que cayó sobre Job, terminaron en una posición que resultó ser equivocada.

Elena de White ofrece un comentario a este respecto. “Es imposible explicar el origen del pecado y dar razón de su existencia. […] El pecado es un intruso, y no hay razón que pueda explicar su presencia. Es algo misterioso e inexplicable; excusarlo equivaldría a defenderlo. Si se pudiera encontrar alguna excusa en su favor o señalar la causa de su existencia, dejaría de ser pecado” (CS 546).

Ella usa la palabra pecado, pero supongamos que la reemplazamos por otro término con un significado similar: mal. Entonces la cita diría: Es imposible explicar el origen del mal y dar razón de su existencia. […] El mal es un intruso, y no hay razón que pueda explicar su presencia. Es algo misterioso e inexplicable; excusarlo equivaldría a defenderlo. Si se pudiera encontrar alguna excusa en su favor o señalar la causa de su existencia, dejaría de ser mal.

Muy a menudo, cuando golpea la tragedia, la gente piensa: “No entiendo esto”. O bien: “Esto no tiene sentido”. Esto era la queja de Job todo el tiempo.

Hay una buena razón por la que Job y sus amigos no le encontraron el sentido a todo lo que estaba sucediendo: el mal mismo no tiene sentido. Si pudiéramos comprenderlo, si se adecuara a algún plan lógico y racional, entonces no sería tan malo, porque serviría a un propósito racional.

Considera estos versículos acerca de la caída de Satanás y el origen del mal. ¿Qué sentido tiene su caída? Eze. 28:12-17.

12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. 13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. 16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. (Ezequiel 28)

Aquí está un ser perfecto, creado por un Dios perfecto, en un ambiente perfecto. Es exaltado, lleno de sabiduría, bello y cubierto de piedras preciosas; es un “querubín cubridor”, que estuvo en el “santo monte de Dios”. Y, no obstante, habiendo recibido tanto, este ser se corrompió y permitió que el mal lo dominara. ¿Qué podría haber sido más irracional e ilógico que el mal que vino a infectar al diablo?

¿Cuál ha sido tu propia experiencia con cuán irracional e inexplicable es el mal?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 4 – Durante esta semana, PP caps. 49, 50.

 COMENTARIO DE LA LECCIÓN

12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. 13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.

Vamos a comenzar estudiando el nombre de Lucifer; para esto recurrimos al Departamento de Investigaciones Bíblicas de la Iglesia Adventista del 7mo Día y ellos nos dan una respuesta muy interesante:

¿Cuál es el origen del nombre “Lucifer”?

“En realidad, hasta donde sepamos, este nombre no aparece en ninguna de las versiones en español. En inglés, aparece solamente en la versión King James, en Isaías 14:12. Su pregunta nos brinda la oportunidad de examinar el papel de las antiguas traducciones en la interpretación del texto bíblico. Mi respuesta puede parecer algo técnica, pero si sigue la discusión entenderá algunas de las complejidades del tema. Afortunadamente, podemos identificar cómo el nombre Lucifer llegó hasta nuestros días.

1. Origen del título “Lucifer”. El término Lucifer es la traducción al español del término hebreo helel (“dar luz”, “brillar”). El significado del sustantivo hebreo fue preservado en la traducción griega de la Biblia hebrea a través del término heōsfóros (“portador del alba” o “estrella matutina”). El español “Lucifer” proviene del latín, que traduce el griego heōsfóros al latíno lucifer, que simplemente significa “portador de luz”. Los Padres de la iglesia primitiva emplearon el término latino “Lucifer” como un nombre propio para referirse a Satanás. Los traductores de la versión King James decidieron retener el término latino en su traducción, que llegó a ser “Lucifer”, otro nombre de Satanás. El término hebreo no es un nombre propio, sino un epíteto. {epíteto = apodo, sobrenombre, adjetivo calificativo}

2. El significado hebreo. La expresión hebrea utilizada en Isaías 14:12 podría ser traducido como “el que brilla [helel] hijo de la mañana [ben shajar]”. Tradicionalmente, helel, utilizado sólo aquí en el Antiguo Testamento, ha sido entendido como una designación de algo que es brillante o refulgente, que proviene del verbo halal, “brillar”, “dar luz”. Se ha sugerido que el término hebreo se refiere a Venus, el astro matinal, pero no existe ninguna evidencia lingüística que apoye esta interpretación. La sugerencia podría estar fundamentada en que, en ocasiones, el término griego heōsfóros y el latino lucifer son utilizados para designar a Venus.

Otro argumento que podría ser utilizado está fundamentado en el significado de la frase “hijo de la mañana”. En este caso, el término hijo expresa la idea de “perteneciente a”; es decir, su brillantez pertenece a la mañana o es la luz de ella. Las versiones griega y latina rezan “[la estrella de la mañana] que asoma temprano”, en lugar de “hijo de la mañana”, fortaleciendo la idea de que “estrella matutina” se refiere a Venus. El sustantivo sajres utilizado en el Antiguo Testamento para denominar la primera luz o claridad de la mañana, el alba. El hebreo podría ser traducido como “lucero [estrella], la claridad de la mañana” y podría estar refiriéndose a Venus, tal como éste aparece en el cielo matutino. Esta interpretación es muy probable, pero aún está lejos de ser certera y descansa demasiado en antiguas traducciones.

Probablemente, sea mejor entender “Lucero, hijo de la mañana” como una manera de enfatizar la gloria de su ser, al igual que su posición de privilegio. Está siendo comparado con la belleza del alba matutina, la primera luz de la mañana que anuncia el comienzo de un nuevo día. Esa posición gloriosa y destacada es empleada metafóricamente para referirse a este glorioso ser. El nombre “Lucifer” viene a expresar la idea de un ser celestial; y a eso hace referencia la idea básica del texto bíblico.

3. Alcances teológicos.  La imagen retórica del Nuevo Testamento de la estrella matutina, sugerida por el griego, se aplica a Jesús. Originalmente, “Lucifer” no estuvo totalmente satisfecho con su posición celestial y buscó ascender al cielo, entronarse en el monte celestial del testimonio (Isa. 14:13). Esta búsqueda de grandeza provocó su caída del cielo. En contraste, Jesús no persiguió la grandeza; voluntariamente, descendió de su elevada posición para servir a otros, y Dios “lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre” (Fil. 2:9, NVI). Cristo es el único que puede reclamar verdaderamente el título de “la estrella resplandeciente de la mañana” (Apoc. 22:16). Esperamos, expectantes, el momento en el que nuestro Lucero de la mañana aparezca para traernos salvación (ver 2 Ped. 1:19).”

¿Por qué Dios creo a Lucifer?; Si Dios sabía que Lucifer se rebelaría, ¿por qué lo creó?

Esta es una de las preguntas que muchas personas tanto cristiana como ateas, se hacen constantemente; la respuesta la sacamos nuevamente del Instituto de Investigación Bíblica, con cede en las Oficinas Mundial de la Iglesia Adventista del 7mo Día, en Silver Spring, Maryland  USA;  y en ésta ocasión la respuesta la da el Pastor Ángel Manuel Rodríguez:
Por favor lea despacio y lea varias veces ésta declaración, para que llegue a la  completa comprensión y dominio, de ésta importante información provista para usted.

“Esta es una pregunta a la que es prácticamente imposible darle una respuesta definitiva. Este tema no es abordado explícitamente en la Biblia. Por lo tanto, todo intento de respuesta será incompleto y en algún sentido incluirá elementos de la especulación. Preguntas como estas cargan en su interior el temor a que Dios, de alguna manera, pueda estar implicado en el origen del pecado en el universo. Permítame compartir algunos pensamientos.

1. La conexión de Dios con el pecado y el mal. Cuando se refiere al origen del pecado y del mal, la Biblia rechaza el monismo (Dios es el originador tanto del bien como del mal) y el dualismo (el bien y el mal son dos principios eternos que han estado peleando eternamente entre sí). La Biblia ofrece un dualismo modificado que niega la naturaleza eterna del pecado y el mal, al afirmar que este fenómeno tuvo un comienzo y también tendrá un final. Dado que Dios es eterno y el pecado y el mal no, podemos llegar a la conclusión de que no pertenecen a la esencia divina. Pero ¿podrían formar parte de la actividad creativa de Dios? ¿Los creó Dios? La respuesta bíblica es clara: todo lo que Dios creó “era bueno en gran manera” (Gén. 1:31). Esto afirma la virtud esencial de lo que vino a la existencia por medio del poder creativo de Dios.

2. La conexión de Dios con Lucifer. ¿Y con respecto a Lucifer? Fue creado por Dios. La Biblia declara tres cosas importantes acerca de él. Primero, es una criatura; segundo, cuando Dios lo creó, era “perfecto”; y tercero, posteriormente “se halló en [él] maldad” (Eze. 28:15). El texto afirma la virtud de la creación de Dios, al mismo tiempo que reconoce que algo horrible le ocurrió a esta criatura (“se halló en ti maldad”). Pero la última frase, ¿sugiere algo intrínsecamente malo en Lucifer que, en algún momento, se hizo manifiesto?

Aquí enfrentamos el misterio del origen del pecado: su irracionalidad. Si bien el querubín perfecto se puede explicar claramente como el producto de la creación divina, la maldad es un fenómeno inesperado que “se halló” (del hebreo matsá) en él. El uso pasivo del verbo en otros contextos legales nos lleva a concluir que aquí también tiene un sentido legal (ver Ester 2:23; Sal. 17:3; 1 Sam. 25:28). La conducta extraña del querubín fue examinada legalmente y resultó ser malvada. El procedimiento legal era necesario porque la conducta del querubín no correspondía con lo que se esperaba de él. La corte llegó a la conclusión de que había “maldad” en él.

{Comentario de Escuela Sabática para Maestros: En éste último párrafo la parte esencial que necesitamos comprender es el verbo hebreo MATSÁ. Este verbo denota una acción legal o un juicio, por ejemplo Ester 2 23 dice: Se hizo investigación (MATSA) del asunto, y fue hallado cierto; por tanto, los dos eunucos fueron colgados en una horca. Y fue escrito el caso en el libro de las crónicas del rey. A Lucifer no fue que se le declaró su pecado solo por ver su comportamiento, ¡no!, hubo un juicio en el cielo, se  celebró juicio en contra de él, y en el juicio se le encontró “Maldad”}

3. Explorando la mente divina. El hecho de que Dios sea omnisciente significa que sabía por anticipado que Lucifer, el portador de luz, se convertiría en Satanás, el acusador. Dado que Dios es omnipotente, el pecado y el mal existen porque Dios permitió que existieran. ¿Por qué Dios lo permitió? Esta es la pregunta básica. Algunos teólogos han establecido una distinción entre la naturaleza de Lucifer y su voluntad. Su naturaleza, tal como fue creada por Dios, era buena; pero su voluntad, tal como fue utilizada por él, lo condujo al pecado y al mal. Dios es responsable de lo primero, {DE SU NATURALEZA PERFECTA} pero no de lo segundo {DE SU VOLUNTAD}. El mal uso de la voluntad está basado en la libertad que Dios le otorgó a sus criaturas inteligentes, pero no estuvo predeterminado por Dios.

¡Pero Dios no es como nosotros! Una vez que decidió crear, ninguna fuerza real o potencial lo forzaría a alterar sus planes. De otra manera, el temor al pecado lo hubiera derrotado antes de crear algo. Dios es el Valiente que, sin cambiar su plan, decidió enfrentar el problema del pecado y del mal, y resolverlo de una vez por todas por medio de su Hijo. ¡Y lo hizo!

Quizá esto es lo que sucedió, aunque no lo puedo demostrar en forma categórica.

Los habitantes del cielo y de los demás mundos, no estando preparados para comprender la naturaleza ni las consecuencias del pecado, no podrían haber reconocido la justicia y misericordia de Dios en la destrucción de Satanás. De haber sido éste aniquilado inmediatamente, aquéllos habrían servido a Dios por miedo más bien que por amor. La influencia del seductor no habría quedado destruida del todo, ni el espíritu de rebelión habría sido extirpado por completo. Para bien del universo entero a través de las edades sin fin, era preciso dejar que el mal llegase a su madurez, y que Satanás desarrollase más completamente sus principios, a fin de que todos los seres creados reconociesen el verdadero carácter de los cargos que arrojara él contra el gobierno divino y a fin de que quedaran para siempre incontrovertibles la justicia y la misericordia de Dios, así como el carácter inmutable de su ley. {CI 11.3}”

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Para muchos el origen del pecado y el por qué de su existencia es causa de gran perplejidad. Ven la obra del mal con sus terribles resultados de dolor y desolación, y se preguntan cómo puede existir todo eso bajo la soberanía de Aquel cuya sabiduría, poder y amor son infinitos. Es esto un misterio que no pueden explicarse. Y su incertidumbre y sus dudas los dejan ciegos ante las verdades plenamente reveladas en la Palabra de Dios y esenciales para la salvación. Hay quienes, en sus investigaciones acerca de la existencia del pecado, tratan de inquirir lo que Dios nunca reveló; de aquí que no encuentren solución a sus dificultades; y los que son dominados por una disposición a la duda y a la cavilación lo aducen como disculpa para rechazar las palabras de la Santa Escritura. Otros, sin embargo, no se pueden dar cuenta satisfactoria del gran problema del mal, debido a la circunstancia de que la tradición y las falsas interpretaciones han obscurecido las enseñanzas de la Biblia referentes al carácter de Dios, la naturaleza de su gobierno y los principios de su actitud hacia el pecado…

Nada se enseña con mayor claridad en las Sagradas Escrituras que el hecho de que Dios no fué en nada responsable de la introducción del pecado en el mundo, y de que no hubo retención arbitraria de la gracia de Dios, ni error alguno en el gobierno divino que dieran lugar a la rebelión. El pecado es un intruso, y no hay razón que pueda explicar su presencia. Es algo misterioso e inexplicable; excusarlo equivaldría a defenderlo. Si se pudiera encontrar alguna excusa en su favor o señalar la causa de su existencia, dejaría de ser pecado. La única definición del pecado es la que da la Palabra de Dios: “El pecado es transgresión de la ley;” es la manifestación exterior de un principio en pugna con la gran ley de amor que es el fundamento del gobierno divino.

Antes de la aparición del pecado había paz y gozo en todo el universo. Todo guardaba perfecta armonía con la voluntad del Creador. El amor a Dios estaba por encima de todo, y el amor de unos a otros era imparcial (El conflicto de los siglos, {CS}, pp. 546, 547).

David fué llamado hombre según el corazón de Dios cuando andaba de acuerdo con su consejo. Cuando pecó, dejó de serlo hasta que, por arrepentimiento, hubo vuelto al Señor. La Palabra de Dios manifiesta claramente: “Esto que David había hecho, fué desagradable a los ojos de Jehová.” Y el Señor le dijo a David por medio del profeta: “¿Por qué pues tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? … Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada; por cuanto me menospreciaste.” Aunque David se arrepintió de su pecado, y fué perdonado y aceptado por el Señor, cosechó la funesta mies de la siembra que él mismo había sembrado. Los juicios que cayeron sobre él y sobre su casa atestiguan cuanto aborrece Dios al pecado.

Hasta entonces la providencia de Dios había protegido a David de todas las conspiraciones de sus enemigos, y se había ejercido directamente para refrenar a Saúl. Pero la transgresión de David había cambiado su relación con Dios. En ninguna forma podía el Señor sancionar la iniquidad. No podía ejercitar su poder para proteger a David de los resultados de su pecado como le había protegido de la enemistad de Saúl.

Se produjo un gran cambio en David mismo. Quebrantaba su espíritu la comprensión de su pecado y de sus abarcantes resultados. Se sentía humillado ante los ojos de sus súbditos. Su influencia sufrió menoscabo. Hasta entonces su prosperidad se había atribuído a su obediencia concienzuda a los mandamientos del Señor. Pero ahora sus súbditos, conociendo el pecado de él, podrían verse inducidos a pecar más libremente. En su propia casa, se debilitó su autoridad y su derecho a que sus hijos le respetasen y obedeciesen. Cierto sentido de su culpabilidad le hacía guardar silencio cuando debiera haber condenado el pecado; y debilitaba su brazo para ejecutar justicia en su casa. Su mal ejemplo influyó en sus hijos, y Dios no quiso intervenir para evitar los resultados. Permitió que las cosas tomaran su curso natural, y así David fué castigado severamente…

Dios quiso que la historia de la caída de David sirviera como una advertencia de que aun aquellos a quienes él ha bendecido y favorecido grandemente no han de sentirse seguros ni tampoco descuidar el velar y orar. Así ha resultado para los que con humildad han procurado aprender lo que Dios quiso enseñar con esa lección. De generación en generación, miles han sido así inducidos a darse cuenta de su propio peligro frente al poder tentador del enemigo común. La caída de David, hombre que fué grandemente honrado por el Señor, despertó en ellos la desconfianza de sí mismos. Comprendieron que sólo Dios podía guardarlos por su poder mediante la fe. Sabiendo que en él estaba la fortaleza y la seguridad, temieron dar el primer paso en tierra de Satanás (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 782-784).

72


Jueves 1º de diciembre // Lección 10________________________

EL DESAFÍO DE LA FE

Los personajes del libro de Job, como mortales que veían “por espejo, oscuramente” (1 Cor. 13:12), actuaron desde un punto de vista muy limitado de la naturaleza del mundo físico y espiritual. Es interesante que, en todos estos debates acerca del mal que afectó a Job, ninguno analizó el papel del diablo: la causa directa de todos sus males. Y, aunque ellos pensaban que estaban en lo correcto, especialmente Eliú (ver Job 36:1-4), sus intentos de explicar el sufrimiento de Job no alcanzaron su objetivo. Por supuesto, Job sabía que los intentos de ellos fracasaban.

Aun conociendo el marco cósmico de la historia, ¿de qué modo podemos explicar el mal que le ocurrió a Job? Lee Job 1 a 2:10 otra vez. Aun con todo lo que se nos ha revelado, ¿qué otras preguntas persisten?

1 Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Y le nacieron siete hijos y tres hijas. Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales. E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días. Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? 10 ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 12 Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová. 13 Y un día aconteció que sus hijos e hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito, 14 y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos, 15 y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia. 16 Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. 17 Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia. 18 Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; 19 y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia. 20 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, 21 y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. 22 En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno. (Job 1)

1 Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Jehová, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa? Respondiendo Satanás, dijo a Jehová: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida. Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza. Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él, y estaba sentado en medio de ceniza. Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. 10 Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios. (Job 2)

En los capítulos iniciales de Job, tenemos algo que ellos no tenían. Sin embargo, los temas siguen siendo difíciles de comprender. No era su mal el que le produjo el sufrimiento a Job; sino que la bondad de Job hizo que Dios lo señalara ante el diablo. Entonces, ¿la bondad del hombre y su fidelidad a Dios causaron su mal? ¿De qué modo se entiende esto? Y, aun si Job hubiera sabido lo que sucedía, ¿no habría él clamado: “Por favor, Dios, usa a otra persona. Devuélveme mis hijos, mi riqueza, mis propiedades”? Job no se ofreció como voluntario para ser probado. ¿Quién lo haría? ¿Era eso justo para Job y su familia? Aunque Dios venció en este desafío con el diablo, sabemos que el diablo no reconoció su derrota (Apoc. 12:12). Cualquiera que sea el bien que resultó de lo que le pasó a Job, ¿valían la pena la muerte de todas esas personas y el sufrimiento de Job? Si nosotros tenemos tantas preguntas, imagina todas que debió de haber tenido Job.

Y aquí hay una de las lecciones más importantes del libro de Job: la de vivir por fe, no por vista; confiar en Dios y permanecer fieles a él, aun cuando no podamos explicar las cosas que nos suceden. No vivimos por fe cuando todo está racionalmente explicado. Vivimos por fe cuando confiamos y obedecemos a Dios, como Job, aunque no tenga sentido lo que sucede a nuestro alrededor.

¿Cuáles son las cosas para las que debes confiar en Dios aunque no las entiendas? ¿De qué manera puedes seguir edificando esa confianza, aun cuando no tengas todas las respuestas?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 5 – Durante esta semana, PP caps. 49, 50.

 COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Job fácilmente se pudiera llamar “El primer Pagano de la Biblia” Job no era judío, ni tampoco era gentil. No pertenecía a la línea patriarcal, estaba fuera de lo que era en esos días pertenecer a la iglesia de Dios, en realidad Job habitaba en un mundo pagano, era ciudadano de un país pagano, pero a pesar de su cultura pagana, de su medio ambiente pagano, y de su origen pagano, era un hombre que creía y obedecía a Dios, de una manera única.

A ciencia cierta el mundo cristiano no  sabe en realidad cuando y quien escribió el Libro de Job, pero el mundo Adventista, si lo sabe. El libro de Job lo escribió Moisés cuando estaba en el desierto de Madián, pastoreando las ovejas de su suegro Jetro.

“No se perdieron los largos años pasados en la soledad del desierto. Moisés no solo estaba ganando una preparación para la gran obra que estaba delante de él, sino también durante ese tiempo, bajo la inspiración del Espíritu Santo, escribió el libro del Génesis y también el libro de Job, [libro] que leería con el más profundo interés el pueblo de Dios hasta el fin del tiempo”.–“Comentarios de Elena de White” (CBA 3:1.158).

Hay muchos que creen que el Antiguo Testamento no es mas que una colección de literatura, historia, poesía, teología y pensamientos de la nación judía. Para los que creen de esa manera, el Libro de Job, es una muestra que el Antiguo Testamento no es así. El Libro de Job, se mantiene el solo, no le pertenece ni a la historia judía, ni al pensamiento judío, es un libro que se mantiene aparte y que habla de las grandezas de un personaje que tenía origen pagano. Según los eruditos de la Biblia, no hay otro libro que se halla escrito en la Biblia, que tenga los méritos literarios que tiene el Libro de Job.

El Libro de Job es la historia de un hombre justo y perfecto. Este hombre no se hizo justo y perfecto por la academia de sufrimientos que tuvo que cursar, sino que ya era justo y perfecto antes que la aflicción asaltara su vida. El Libro de Job está escrito en forma dramática, se centra en la arrogancia del acusador y el permiso divino para poner a prueba al acusado. El efecto que logró la prueba en Job y en sus amigos, constituye el centro del drama.

La teoría de sus amigos era la siguiente: En la vida; el sufrimiento de una persona es proporcional a su pecado, y el bienestar de una persona es proporcional a su santidad; en otras palabras; el sufrimiento es causa de la transgresión, y una vida llena de paz y alegría es el resultado de la inocencia.

Los amigos de Job no habían hecho provisión para el misterio del sufrimiento, para ellos, el sufrir era simple y sencillamente la consecuencia del pecado.

Job indignada-mente reprendía a sus amigos en su forma de pensar, en sus ardientes pero inocentes declaraciones, casi cruzaba las fronteras de la blasfemia y casi siempre demandaba de Dios una explicación de la razón de sus sufrimientos.

“Temeroso de Dios”

Aquí tenemos que la descripción de “temeroso de Dios” se le ha agregado a una persona que ya es “perfecto” y “recto”, de esto aprendemos lo siguiente:

1-Que la integridad moral y la honestidad moral, si no tiene el temor de Dios, no nos puede hacer aceptable a Dios. Dios no se deleita en lo que hacemos, si no lo hacemos en el temor de él. No hacerle ningún daño a nuestro prójimo por temor a Dios, es mucho mas que un argumento humano, es un principio divino.

2-El temor a Dios está presente en todos los regalos que recibimos de Dios y también está presente en la adoración que ofrecemos a Dios; El temor a Dios contiene fe y también contiene amor.

3-El temor a Dios mantiene un corazón y una vida limpia. Salmos 19: 9 dice “El Temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre…” El temor a Dios es como un hombre armado a la entrada de una ciudad, lo examina todo, arresta a cualquiera que desee entrar a la ciudad de una manera incorrecta. Es como un centinela, observa a todos los lados, ve quien se acerca al alma, si la maldad desea entrar al alma, el temor a Jehová no la admitirá.

Job era perfecto. Job era completo en todos los departamentos de su carácter tanto moralmente como religiosamente. Job no cumplía con unas tareas y desatendía otras, no cultivaba solo algunos atributos mientras descuidaba otros, él era completo, crecía simultáneamente y simétricamente.
– Job era completo en su conducta en general; la Biblia dice que era “perfecto”

– Job era completo en su relación con Dios; la Biblia dice que “era temeroso de Dios”

-Job era completo en su relación en contra del pecado; la Biblia dice que “era apartado del mal”

-Job era completo en su relación familiar: la Biblia dice que ofrecía sacrificios por sus hijos

“E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos”

Los hermanos hacían fiestas en sus casas para mantener ese amor fraternal. Esas fiestas no eran todos los días de las semanas de un año, eso hubiera sido cansador para todos ellos, hubiera sido un lujo grotesco, además hubiera sido una conducta que un hombre tan santo como Job no hubiera aceptado y permitido.

La palabra que se usa en ésta expresión es JOMO (יומו) que realmente significa cumpleaños; por lo tanto la traducción pudiera leerse así: “E iban sus hijos y hacían banquete en sus casas, cada uno en el día de su cumpleaños…” De acuerdo a los historiadores, especialmente para los día de Job, era la costumbre en el Medio Oriente, celebrar los cumpleaños con una gran fiesta y un derroche de lujo.

La Biblia Caldea dice “hasta que se completaban los 7 días” dando a entender que cada fiesta de cumpleaños que celebraban los hijos de Job, duraban 7 días. De esta manera los hijos de Job pasaban celebrando 49 días al año, fiestas de cumpleaños.

“y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos”

Usualmente cuando hay una fiesta donde solo se reúnen hombres, casi siempre esa fiesta tiene diversiones prohibidas, o connotaciones incorrectas. En el caso de los hijos de Job, ellos invitaban a sus hermanas a las celebraciones, dando a entender que sus fiestas eran de carácter afectivo y familiares. A pesar del tipo de fiesta familiar que los hijos de Job celebraban, Job siempre ofrecía sacrificios por ellos, pensando en la posibilidad que en una de esas fiestas se haya cometido un pecado en contra de Dios.

Uno de los refinamientos y beneficios que el cristianismo reclama para sí, es la restauración de la mujer a su dignidad y a también la restauración a su lugar correcto en la sociedad; el comportamiento que tenían los hijos de Job con sus propias hermanas, da a conocer el gran refinamiento que Job había tenido como padre, enseñando a sus hijos varones, el respeto a la dignidad femenina y la igualdad social entre el sexo masculino y femenino.

“Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones.”

Esta es una sugerencia de precaución; pero ésta precaución es necesaria, ya que no hay ningún lugar en ésta tierra que sea libre del pecado.

Por que donde hay dos reunidos, posiblemente Satanás es el tercero,   por que donde hay una mesa servida con abundancia, hay también mucha tentación, por que son mas los que han perecidos por exceso de comida que por escases de comida, por que son mas los que han perecidos ahogados en el alcohol que ahogados en el mar.                                                                                                                                                                                               

Este texto es instructivo y también es reflexivo;

Este texto es instructivo por que nos manda a que toquemos las campanadas para un sermón; si Job era tan diligente en mantener a sus hijos puros, era mucho mas diligente en mantenerse él mismo puro. Este texto nos manda a que seamos cuidadosos, y que constantemente nos escudriñemos a nosotros mismos.

Este texto es reflexivo por que nos manda a que toquemos las campanadas para un funeral. La calamidad y la muerte vinieron a los hijos de Job justamente en una celebración de cumpleaños. Entre la mesa y el féretro, solo existe un paso. Todas las cosas que hagamos y disfrutemos en éste mundo, hagámoslas teniendo en cuenta que siempre andamos caminando en los linderos de la tumba, y que nuestro comportamiento siempre tiene que ser pensando en la eternidad.

Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? 10 ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.

Satanás emprendió una excursión diabólica hacia el cielo para destruir a uno de los mejores hombres que haya existido alguna vez en la tierra. Allá arriba, mucho mas lejos que las nubes, donde el ojo humano no puede ver, se estaba desarrollando una escena que anunciaba una desgracia total a la prosperidad terrenales de Job. El espíritu del mal se estaba enfrentando cara a cara con Dios, y una interesante conversación se había comenzado a desarrollar entre Dios y Satanás.

El carácter de Job era apreciado por Dios; Dios tenía a Job en una alta estima y hablaba muy bien acerca de él. También Satanás sabía del gran carácter de Job, no pasaba por alto su fidelidad y su integridad.

“¿Acaso teme Job a Dios de balde?”

Satanás no estaba negando ninguna de las buenas cualidades del carácter de Job, tampoco estaba acusando a Job de algún pecado. Esto demuestra que santo era Job en su vida y en sus conversaciones, tan santo que el mismo diablo no podía alegar nada en contra de él.

El diablo tampoco podía negar las cualidades del carácter de Job que mencionaba Dios, por que todas ellas eran verdad; solo podía alegar que había una razón privada para que Job se comportara de una manera tan santa.

Lo único que hacía Satanás era poner una duda, una insinuación, una indirecta sobre el intachable carácter de Job. Esta manera de actuar de Satanás es la manera mas común que sus hijos han copiado de él en toda la historia de éste mundo, todos aquellos que son hijos de la mentira, eso es lo único que necesitan hacer para destruir el buen nombre de una persona; ponen una duda, ponen una insinuación sobre las acciones o el carácter de una persona, y la obra de destrucción se completa.

De acuerdo a Satanás la obediencia de Job para con Dios no era el resultado del amor, ni de darle honor o gloria a Dios, de acuerdo a Satanás, la obediencia de Job estaba basada en la conveniencia y en el egoísmo, de acuerdo a Satanás la obediencia de Job hacia Dios, era por que él estaba muy bien pagado por Dios.

Hay dos clases de hipocresías en éste mundo: Hipocresía consciente e hipocresía inconsciente. No es nuestra intención hablar de la hipocresía consciente, alegremente aceptaríamos y creeríamos que la hipocresía consciente es tan rara como lo es el ateísmo consciente.

Satanás acusa a Job de tener una hipocresía inconsciente, una hipocresía que no era conocida ni por el mismo Job, y éste tipo de hipocresía inconsciente es una de las mas comunes en el mundo, y el mundo la pasa inadvertida.

En todos los servicios que prestamos o en las obras que hacemos, casi siempre hay un interés propio en todos los humanos y esto no se limita al mundo secular solamente, esto también incluye el mundo espiritual.

Muchos seguimos a Dios por diferentes intereses, muchos lo seguimos por la necesidad de obtener paz, tranquilidad, esperanza, salud, o cualquier otro favor en particular, muchos damos los diezmos y las ofrendas con la esperanza de ser bendecidos, muchos de nosotros hacemos cosas solamente por que así está escrito en la Biblia, muchos de nosotros no le hacemos mal al prójimo no por que no lo deseamos, sino por temor a las consecuencias, muchos honramos a nuestros padres por miedo de morir prematuramente en ésta tierra, hay muchos de nosotros que trabajamos incesantemente en la obra de Dios esperando recibir una recompensa por nuestro trabajo, muchos queremos ser salvos solamente para poder disfrutar de una vida eterna perfecta, y hay muchos que procuramos la salvación por que le tenemos terror a la muerte del infierno

Todos estamos invitados a estudiar los motivos de nuestras acciones en la vida cristiana, muy minuciosamente, ya que la hipocresía inconsciente es un problema al que estamos expuestos la mayoría de cristianos y especialmente el mundo adventista, que casi siempre estamos caminando en las fronteras del legalismo. ¿Son los motivos de nuestras acciones y comportamientos basados en el amor que tenemos hacia Dios?

10 ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene?

Dios había hecho un escudo de amor alrededor de Job, una barrera que no podía ser atravesada ni por el hombre ni por los demonios, Job estaba circuncidado con el poder de Dios, nadie le podía hacer daño, Job estaba guardado con la providencia de Dios, y sus ángeles acampaban alrededor de su familia y de sus propiedades. En esa cerca no había ni siquiera una pequeña brecha donde el diablo pudiera penetrar para hacer daño a Job, ni físicamente, ni mentalmente, sin el permiso divino.

Esa posición privilegiada que gozaba Job, había sido envidiada y perturbada por Satanás.

“Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra.”

Todos negocio honesto que tiene éxito es por que Dios lo bendice, trabajar es la obligación del hombre, pero la prosperidad es un regalo de Dios. Aquí el diablo habla muy bien de Dios, esa es la manera correcta de interpretar la intervención de Dios en el trabajo del hombre, ya que todas las bendiciones que recibimos es por el permiso de Dios. Muchos toman la gloria solo para ellos, agradecen y ensalzan sus trabajos, su sagacidad, su sabiduría, su póliza, y sus esfuerzos para conseguir las fortunas, y se olvidan completamente de Dios; pero aquí Satanás al decir: “Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra.” está predicando él mismo, una de las mas grande verdades bíblicas, que con toda seguridad dejaría confundido al impío e inclusive al mismo ateo.

12 Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.

-Te doy el poder completo para que hagas lo que quieras con las propiedades, con los siervos, con los hijos, y con la esposa de Job, solamente no pongas su mano sobre él.- dijo el Señor a Satanás.

Extraña licencia que otorga Dios a Satanás, una licencia para destruir y matar, una licencia para ejecutar todo tipo de maldad, y prontamente y sin pensarlo dos veces, Satanás parte de la presencia de Dios, para ejecutar su maligna obra.

La palabra “y salió” es la palabra hebrea Jatza (יצא) que significa cumplir prestamente una orden judicial. Esta palabra es usada en Isaias 37: 6 donde otro ángel parte de la presencia de Dios con orden de ex-terminación: 36 Y salió (יצא) el ángel de Jehová y mató a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos.”

El entusiasmo para la maldad es mostrada claramente por Satanás en ésta escena, parece que no pierde ningún tiempo para llevar a cabo el trabajo destructor, como hambrienta ave de rapiña se abalanzó sobre su presa, para llevar a cabo su terrible destrucción. Esta escena nos muestra que con permiso del cielo, éste espíritu maligno puede crear terremotos que pueden hacer desparecer ciudades, puede crear pestilencias que pueden hacer desaparecer poblaciones enteras y crear tormentas que pueden devastar tanto tierra y mar, él “es el príncipe de las potestades del aire”

La destrucción de Job vino una detrás de otra, mensajero tras mensajero, uno de tras de otro en perfecta sincronización, no había descanso para Job, no había un tiempo para respirar, no había tiempo para caer de rodillas e implorar por sostén divino en medio de la aflicción, no había tiempo para meditar en las promesas de Dios para aquellos que son afligidos por las tribulaciones, era la intención de Satanás despojar a Job de todas las armas de la religión en cuestión de segundos, dejarlo desnudo espiritualmente y conseguir el pecado de blasfemia que Satanás mismo había pronosticado.

Satanás usó agentes humanos y también usó agentes naturales para la destrucción de Job. Llama mucho la atención cuando la Biblia dice: “Fuego cayó del cielo” Satanás estaba tratando de poner la imagen en la mente de Job que el castigo venía de Dios, ese fuego era parecido a aquel mismo fuego que destruyó a Nada y Abiu, también se parecía al fuego consumidor que Elías hizo caer del cielo en el Monte Carmelo, también era un fuego parecido al mismo fuego que destruyó Sodoma y Gomorra, un tipo de fuego que solo denota que hay un juicio eminente de Dios en contra de determinadas cosas o personas

La aflicción es la prueba mas elevada para descubrir la sinceridad de una persona, cuando se nos conduce al horno de la aflicción es donde en verdad se descubre de que metal somos, la aflicción es un gran descubridor. Cuando la religión y la prosperidad viajan de la mano en la vida del hombre, es bien difícil decir quien es un verdadero seguidor de Jesús, pero cuando la religión y la prosperidad son forzadas a divorciarse, entonces fácilmente se descubre la templanza del corazón del hombre y también se descubre fácilmente quien es el verdadero seguidor de Cristo.

“20 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró”

El diablo calculó mal, Job en vez de blasfemar contra Dios, la Biblia dice que se levantó y adoró. En la adoración de Job descubrimos tres cosas muy importantes:

-Su profunda sensibilidad espiritual

-Su exaltada filosofía

-Su magnanimidad religiosa

Dios permitió que Satanás probara a Job de la misma manera que los comerciantes antiguos probaban las monedas de oro, con las cuales eran pagados por sus bienes. Ellos golpeaban las monedad en contra de otro metal y de acuerdo al sonido que omitían las monedas sabían el valor de la moneda.

Satanás golpeó muy fuerte a Job en contra del metal de las aflicciones, y el sonido que emitió la moneda fue como una música divina, una música divina que el mismo cielo logró escuchar y reconocer, y el cielo entero supo que esa moneda era digna de pertenecer al valioso cofre de tesoros de Dios.

De la experiencia de Job aprendemos lo siguiente:

-Que el ateísmo a la hora de la aflicción, es como una noche sin estrellas

-Que un hombre no puede tener ninguna propiedad sino es con el permiso de Dios

-Que la muerte es la mas grande prueba de que Dios es nuestro dueño

-Que someterse a la voluntad de Dios es el mas grande examen de la obediencia del hombre

-Que la sumisión a Dios es muy honorable para el hombre y también es aceptable a Dios.

-Que al someterse a Dios de una manera agradecida, el alma siempre encuentra refugio en los principios fundamentales de la religión

-Que la persona que puede bendecir el nombre de Dios aun en el santuario del sufrimiento o en el santuario de la muerte, esa persona podrá cantar las mas dulces melodías de amor en el cielo

20 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, 21 y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. 22 En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno. (Job 1)

Después de la escena de la muerte de Cristo, ésta posiblemente sea la escena mas sublime que la Biblia nos pueda presentar. El mundo no había contemplado algo similar como éste triunfo de Job sobre el diablo; el mas grande conquistador que haya existido en la historia de éste mundo, es un enano cuando lo comparamos al triunfo que tuvo Job.

El primer triunfo de Job, es el triunfo de lo espiritual sobre lo material

Job tiene un nivel espiritual mucho mas elevado que los asuntos materiales de éste mundo. Las cosas materiales que si podía ver, desaparecieron ante su vista; y las cosas espirituales que no podía ver, crecieron ante su vista con gran esplendor, movidas por la fe y sumisión a Dios solamente. Esteban cuando moría pudo contemplar al Hijo de Dios, pero eso no fue el caso de Job, él no estaba muriendo, él tenía vigor y fuerzas, no se le presentó ninguna visión, ni ninguna señal del cielo, y a pesar de todo, por sus actos y por sus decisiones; el cielo y sus habitantes, la tierra y sus habitantes, y el poder del mal y sus habitantes, lo declaran vencedor.

El segundo triunfo de Job, es el triunfo del principio sobre el egoísmo

Hay una batalla constante entre los principios del hombre y su propio egoísmo. Job tenía en su religión principios supremos que eran inamovibles. El hombre carnal hubiera maldecido, hubiera maldecido su suerte, hubiera maldecido su vida, hubiera maldecido a los caldeos, hubiera maldecido al diablo y posiblemente hasta el mismo Dios, pero la mente de Job pareciera no tener ninguna lucha entre el bien y el mal, dominado por la paciencia y un hábito firme en su vida, su principio sale vencedor. Job en medio de todas las noticias y las tribulaciones, se levanta de donde está sentado, para adorar a Aquel que da al hombre todo en la vida.

El tercer triunfo de Job, es el triunfo de la religión sobre lo mundanal

El mundo no era ningún factor importante en el destino de Job. Los casualistas pudieran haber dicho: “Que mala suerte la de Job”; “Que terrible coincidencia”; ésta es la manera de pensar de la gente que cree que todo pasa en éste mundo por casualidad. Pero la verdadera religión no cree en la casualidad, la verdadera religión elimina todo del mundo incluyendo la casualidad, y solamente deja a Dios como el máximo regidor del mundo, y es aquí precisamente el triunfo de la religión sobre lo mundanal. La religión nos enseña que todos lo que acontece en éste mundo no pasa por casualidad, sino que hay un Dios que está al control de toda las cosas.

Y el cuarto triunfo de Job, es el triunfo de la gracia de Dios sobre las tentaciones de Satanás.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El cristiano que ama a su Padre celestial puede no discernir por providencias externas o señales visibles algún favor celestial … A menudo está sumamente afligido, angustiado, perplejo … Las apariencias parecen estar en su contra…

José era virtuoso y su carácter estaba marcado por la verdadera bondad y firmeza de propósito, sin embargo fue difamado, perseguido y tratado como un criminal; pero Dios tenía señaladas victorias para José aun cuando aparentaba sufrir a causa de su bien hacer. Daniel fue arrojado en el foso de los leones a causa de su firme adhesión a los principios y su lealtad a Dios, pero triunfó finalmente y Dios fue glorificado mediante su siervo a quien él permitió que fuese humillado. Job fue despojado de sus tesoros terrenales, privado de sus hijos y convertido en un espectáculo de repugnancia para sus amigos, pero en la hora de Dios, él mostró que no había abandonado a su siervo…

El justo y fiel Esteban fue apedreado hasta la muerte por los enemigos de Cristo. Seguramente no parecía que Dios estuviera fortaleciendo su causa en la tierra permitiendo triunfar así a los impíos, pero en esta misma circunstancia Pablo fue convertido a la fe y mediante su Palabra miles fueron llevados a la luz del Evangelio. El amado, afectuoso Juan estuvo en el exilio en la solitaria isla de Patmos, pero allí Jesús se encontró con él … Le fue permitido mirar el trono de Dios y contemplar a los redimidos de ropas blancas que habían venido de gran tribulación y que habían lavado y blanqueado sus ropas en la sangre del Cordero.

Si os manda que entréis al horno rugiente por amor de él, Jesús estará a vuestro lado, así como estuvo con los tres fieles en Babilonia (En lugares celestiales, {ELC}, p. 271).

73


Lección 10 // Viernes 2 de diciembre________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: En un análisis con respecto al tema de la fe y la razón, el autor John Hedley Brooke escribió acerca del filósofo alemán Emanuel Kant (1724-1804) y su intento de entender los límites del conocimiento humano, especialmente en lo que respecta a las acciones de Dios. Para Kant, “la cuestión de justificar los caminos de Dios para el hombre es asunto de fe, no de conocimiento. Como ejemplo de una posición auténtica frente a la adversidad, Kant escogió a Job, que había perdido todo menos una conciencia clara. Sometiéndose ante un decreto divino, él estuvo bien en resistir el consejo de amigos que procuraron racionalizar su desgracia. La fortaleza de la posición de Job consistía en saber ahora lo que antes no sabía: lo que Dios pensó que estaba haciendo al acumular desgracias sobre él”.–Science and Religion, pp. 207, 208. Estos hombres en el libro de Job, incluido Eliú, pensaron que podían explicar lo que le sucedía a Job con una sencilla relación de causa y efecto. La causa fue el pecado de Job; el efecto, sus sufrimientos. ¿Qué podía ser más claro, teológicamente sólido y racional que eso? Sin embargo, su razonamiento estaba equivocado, un poderoso ejemplo del hecho de que la realidad, y el Dios que creó y sostiene esa realidad, no necesariamente siguen nuestra comprensión de cómo opera Dios y funciona el mundo que él creó.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Como vimos, en los largos discursos acerca de la miserable situación de Job y su causa, no se mencionó al diablo ni una sola vez. ¿Por qué fue esto? ¿Qué nos dice acerca de cuán limitados eran estos hombres en su comprensión, a pesar de todas las verdades que conocían? ¿Qué es lo que su ignorancia podría enseñarnos acerca de la nuestra, a pesar de todas las verdades que tenemos?
  1. “Cuando nosotros mismos nos encargamos de manejar las cosas que nos conciernen, confiando en nuestra propia sabiduría para salir airosos, asumimos una carga que él no nos ha dado, y tratamos de llevarla sin su ayuda. […] Cuando creamos realmente que Dios nos ama y quiere ayudarnos, dejaremos de acongojarnos por el futuro. Confiaremos en Dios así como un niño confía en un padre amante. Entonces, desaparecerán todos nuestros tormentos y dificultades; porque nuestra voluntad quedará absorbida por la voluntad de Dios” (DMJ 85). ¿De qué forma podemos aprender esta clase de confianza y fe? Es decir, ¿qué elecciones hemos de hacer ahora que harán que nuestra fe sea más fuerte o más débil?
Reavivados por su Palabra: Hoy, Neh. 6 – Durante esta semana, PP caps. 49, 50.

74