Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica


Deja un comentario

Lección 9 – SATANÁS Y SUS ALIADOS – Para el 2 de marzo de 2019

Este ministerio llega a usted por cortesía de la familia García y un pequeño grupo de colaboradores.

Le invitamos a que se una a este grupo y juntos sufraguemos los gastos que genera este gigantesco sitio. De antemano, muy agradecidos por su colaboración.


Lección 9 en PDF, no está disponible todavía


Lección 9: Para el 2 de marzo de 2019

SATANÁS Y SUS ALIADOS

Sábado 23 de febrero_____________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Apocalipsis 13; Apocalipsis 17:8; Daniel 7:24; 2 Tesalonicenses 2:2-12; Apocalipsis 12:14-16; 1 Reyes 18:38.

PARA MEMORIZAR:

“Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apoc. 12:17).

Apocalipsis 12 describe los ataques de Satanás contra el pueblo fiel de Dios, incluyendo la persecución por parte de la Roma pagana y posteriormente la Roma papal durante los 1.260 días/años (538-1798; ver Apoc. 12:6, 13, 14 y Lección 7, día jueves). El capítulo 13 describe con mayor detalle los ataques de Satanás a lo largo de la historia cristiana, con la ayuda de dos aliados, ambos descritos como bestias. Bajo la dirección de Satanás, el dragón y estas dos bestias se unen en el tiempo del fin para oponerse a las actividades redentoras de Dios y para procurar granjearse la lealtad del mundo.

Es preciso hacer una advertencia. Es más fácil interpretar las profecías ya cumplidas en el pasado. Pero, cuando se trata de profecías que aún faltan cumplirse, como veremos en el estudio del martes, debemos ser más cautelosos. Dios nos muestra lo que ocurrirá en el tiempo del fin para que no nos sorprendamos, pero no nos cuenta todos los detalles que quisiéramos saber.

Siempre debemos recordar que, si bien estas profecías nos dicen lo que sucederá en el fin, no nos dicen cuándo ni exactamente cómo se desarrollarán los acontecimientos finales. Por lo tanto, debemos tener cuidado de no especular más allá de lo que nos dice la profecía. No olvidemos que las profecías de Apocalipsis tienen propósitos prácticos: enseñarnos a vivir hoy y a prepararnos para el futuro.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cuando se colocan los pies sobre la sólida Roca, Jesucristo, como el fundamento, se recibe una dotación de poder de la Fuente de todo conocimiento, toda sabiduría y eficacia espiritual, para que todos sepan a qué grupo pertenece: al de los que guardan los mandamientos o al de los que los transgreden. La bandera del Príncipe Emanuel, que ondea sobre su cabeza, no dejará de aclarar cualquier duda y de hacer comprender a todos que guardamos los mandamientos de Dios y tenemos el testimonio de Jesucristo. El amor de Jesús posee un poder constreñidor (A fin de conocerle, p. 214).

“No hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”. Aunque “las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios… las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos por siempre”. [Amos 3:7], Dios nos ha dado estas cosas, y su bendición acompañará al estudio reverente, con oración, de las escrituras proféticas.

Así como el mensaje del primer advenimiento de Cristo anunciaba el reino de su gracia, el mensaje de su segundo advenimiento anuncia el reino de su gloria. El segundo mensaje, como el primero, está basado en las profecías. Las palabras del ángel a Daniel acerca de los últimos días, serán comprendidas en el tiempo del fin… El Salvador mismo anunció señales de su venida y dijo: “Cuando viereis hacerse estas cosas, entended que está cerca el reino de Dios”. “Y mirad por vosotros, que vuestros corazones no sean cargados de glotonería y embriaguez, y de los cuidados de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día”. “Velad pues, orando en todo tiempo, que seáis tenidos por dignos de evitar todas estas cosas que han de venir y de estar en pie delante del Hijo del hombre”. [Lucas 21:31, 34, 36] (El Deseado de todas las gentes, p. 234).

En esta vida es donde debemos separamos del pecado por la fe en la sangre expiatoria de Cristo. Nuestro amado Salvador nos invita a que nos unamos a él, a que unamos nuestra flaqueza con su fortaleza, nuestra ignorancia con su sabiduría, nuestra indignidad con sus méritos. La providencia de Dios es la escuela en la cual debemos aprender a tener la mansedumbre y humildad de Jesús… Nadie puede descuidar o aplazar esta obra sin grave peligro para su alma.

El apóstol Juan, estando en visión, oyó una gran voz que exclamaba en el cielo: “¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo”. Apocalipsis 12:12. Espantosas son las escenas que provocaron esta exclamación de la voz celestial. La ira de Satanás crece a medida que se va acercando el fin, y su obra de engaño y destrucción culminará durante el tiempo de angustia (El conflicto de los siglos, pp. 607, 608).

61


Lección 9 | Domingo 24 de febrero_______________________________________

LA BESTIA QUE SUBE DEL MAR

Lee Apocalipsis 13:1 al 4, 8; y 17:8. ¿Cuáles son las características de esta bestia y cuáles son las fases de su existencia?

Apocalipsis 13:1-4, 8

1 Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?

 

Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

Apocalipsis 17:8

La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.

Juan observa que una bestia monstruosa surge del mar. Si bien una bestia representa un poder político, la descripción de la bestia que sube del mar apunta a un poder político cuya característica dominante es la religión. El mar simboliza los lugares ampliamente poblados de Europa de los que surge la bestia después de la caída del Imperio Romano (ver Apoc. 17:15).

Juan describe a la bestia a medida que emerge del agua. La bestia tiene siete cabezas y diez cuernos, lo mismo que el dragón de Apocalipsis 12:3 y 4, lo que muestra la estrecha relación con la Roma pagana. Sobre las cabezas de la bestia hay un nombre blasfemo, y sobre los cuernos hay coronas reales. Las cabezas de la bestia son los reinos que Satanás utilizó para perseguir al pueblo de Dios a lo largo de la historia (ver Apoc. 17:9-11). El nombre blasfemo indica el título divino que se atribuye la bestia. Los diez cuernos señalan a Daniel 7:24, y simbolizan las naciones que surgieron del Imperio Romano después de su desaparición. Estas características de la bestia que sube del mar señalan al Papado, que surgió del Imperio Romano.

La bestia que sube del agua se asemeja a un leopardo con pies de oso y boca de león. Como tal, la bestia combina las características de las cuatro bestias (imperios) de Daniel 7:2 al 7: Babilonia, Medopersia, Grecia y Roma. Sin embargo, Juan las enumera en orden inverso, el cual desde su perspectiva del siglo I muestra que la bestia que sube del mar tiene relación con la cuarta bestia de Daniel 7, el Imperio Romano.

El dragón (el Imperio Romano pagano empoderado por Satanás) le dio su poder, su trono y gran autoridad a la bestia. Así como el Padre le ha dado su Trono y su autoridad a Cristo (Apoc. 2:27), así también Satanás inviste a la bestia como su corregente y representante en la Tierra.

Apocalipsis 13:5 al 7 declara que el período de las actividades persecutorias de la bestia a lo largo de la historia cristiana son los 42 “meses”. Como hemos visto, la persecución de la mujer pura duró “un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo”; es decir 3 ½ “tiempos”, o años proféticos (Apoc. 12:13, 14; cf. Dan. 7:25). Cuarenta y dos “meses” proféticos equivalen a 30 días multiplicados por 42, o 1.260 días/años (Apoc. 12:6). Por lo tanto, “un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo”, 42 “meses” y 1.260 “días” se refieren al mismo período de 1.260 años. Esta fase termina cuando una de las cabezas de la bestia recibe una herida mortal que causa la muerte temporal de la bestia. Con la curación de la herida, la bestia vuelve a vivir. Esto hace que el mundo se admire y adore al dragón y a la bestia.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El apóstol Pablo advirtió a la iglesia que no debía esperar la venida de Cristo en tiempo de él. “Ese día —dijo— no puede venir, sin que” haya venido “primero la apostasía”, y sin que haya sido “revelado el hombre de pecado”. 2 Tesalonicenses 2:3 (VM)… El “hombre de pecado”, que también es llamado “misterio de iniquidad”, “hijo de perdición” y “el inicuo”, representa al papado, el cual, como está predicho en las profecías, conservaría su supremacía durante 1.260 años. Este período terminó en 1798. La venida del Señor no podía verificarse antes de dicha fecha. San Pablo abarca con su aviso toda la dispensación cristiana hasta el año 1798. Solo después de esta fecha debía ser proclamado el mensaje de la segunda venida de Cristo…

[D]esde 1798 el libro de Daniel ha sido desellado, la ciencia de las profecías ha aumentado y muchos han proclamado el solemne mensaje del juicio cercano (El conflicto de los siglos, p. 356).

En el capítulo 13 (versículos 1-10, VM) [de Apocalipsis], se describe otra bestia, “parecida a un leopardo”, a la cual el dragón dio “su poder y su trono, y grande autoridad”… Se dice de la bestia parecida a un leopardo: “Le fue dada una boca que hablaba cosas grandes, y blasfemias… Y abrió su boca para decir blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre, y su tabernáculo, y a los que habitan en el cielo. Esta profecía, que es casi la misma que la descripción del cuerno pequeño en Daniel 7, se refiere sin duda al papado.

“Le fue dada autoridad para hacer sus obras cuarenta y dos meses”. Y dice el profeta: “Vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte”… Los cuarenta y dos meses son lo mismo que “un tiempo, y dos tiempos, y la mitad de un tiempo”, tres años y medio, o 1.260 días de Daniel 7, el tiempo durante el cual el poder papal debía oprimir al pueblo de Dios. Este periodo, como fue indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año 538 d. C., y terminó en 1798. Entonces, el papa fue hecho prisionero por el ejército francés, el poder papal recibió su golpe mortal y quedó cumplida la predicción: “Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá” (El conflicto de los siglos, p. 434).

En conjunto no estamos listos para el aparecimiento del Señor. Si cerráramos las ventanas del alma hacia la tierra y las abriéramos hacia el cielo, cada institución establecida sería una luz brillante y resplandeciente en el mundo. Si cada miembro de la iglesia viviera las grandes, excelsas y ennoblecedoras verdades para este tiempo, sería una luz brillante y resplandeciente. El pueblo de Dios no puede agradarle a menos que esté henchido de la eficiencia del Espíritu Santo. Tan pura y leal ha de ser la relación mutua de sus miembros, que por sus palabras, sus inclinaciones, sus atributos, muestren que son uno con Cristo. Han de ser como señales y maravillas en nuestro mundo, que lleven adelante inteligentemente cada aspecto de la obra (Mensajes selectos, t. 1, p. 133).

62


Lunes 25 de febrero | Lección 9__________________________________________

LAS ACTIVIDADES DE LA BESTIA QUE SUBE DEL MAR

Apocalipsis 13:5 especifica un período de persecución, como vimos en el estudio de ayer. Los 42 meses de las actividades de la bestia son el mismo período que los 1.260 días/años de la persecución de la mujer/iglesia de Apocalipsis 12:6 y 14. (Un día profético simboliza un año [Núm. 14:34; Eze. 4:6]. Ver el estudio del martes en la Lección 7.) El año 538 d.C. marca debidamente el comienzo de este período profético, cuando la Iglesia Romana, con el Papa como cabeza, se estableció como un poder religioso-político que dominó el mundo occidental durante la época medieval. Los acontecimientos de la Revolución Francesa infligieron a la bestia la herida mortal en el año 1798, llevando así a un fin temporal el dominio opresor de la iglesia y la religión instituida por el Estado.

Compara Apocalipsis 13:5 al 8 con Daniel 7:24 y 25; y 2 Tesalonicenses 2:2 al 12. ¿De qué manera las actividades de la bestia que surge del mar reflejan las descripciones del cuerno pequeño y del hombre de pecado?

Apocalipsis 13:5-8

También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo. Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

Daniel 7:24-25

24 Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será diferente de los primeros, y a tres reyes derribará. 25 Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.

2 Tesalonicenses 2:2-12

que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Las actividades de la bestia que sube del mar durante los 1.260 días/años proféticos se expresan en términos de blasfemias. En el Nuevo Testamento, la blasfemia puede denotar una pretensión de igualdad con Dios (Juan 10:33; Mat. 26:63-65) y la acción de usurpar su autoridad (Mar. 2:7). Las blasfemias de la bestia que surge del mar están dirigidas “contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo” (Apoc. 13:6). La morada de Dios es el Santuario celestial, donde Cristo ministra a favor de nuestra salvación. La bestia que sube del mar niega la obra mediadora de Cristo al intentar reemplazarla por un sacerdocio humano que pretende impartir salvación y el perdón de los pecados. Arrogarse esos poderes que solo le pertenecen a Dios es la esencia de la blasfemia.

Apocalipsis 13 señala un tiempo de gran apostasía en el cristianismo que se cumplió cuando el catolicismo romano reclamó la posición y las prerrogativas de Dios con el Papa como su cabeza. Los que rechazaron someterse a Roma sufrieron persecución y martirio. Aunque en la actualidad estas declaraciones se consideran duras e incluso intolerantes, el presente no puede borrar la historia, por más que ese sea el deseo de muchos.

¿Cómo podemos permanecer fieles a la profecía en relación con la historia de la iglesia y, al mismo tiempo, ser amables y prudentes al presentar estas verdades a los demás?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los papas se han ensalzado por encima del Dios del cielo por la forma en que han tratado la Palabra divina. Esta es la razón por la que en la profecía se especifica al poder papal como al “hombre de pecado”. Satanás es el originador del pecado. El poder que hace que se altere cualquiera de los santos preceptos de Dios, es el hombre de pecado. El poder papal ha hecho precisamente esta obra bajo la dirección especial de Satanás.

Aunque los que están a la cabeza del papado pretenden tener gran amor por Dios, él los considera como que lo aborrecen. Han convertido la verdad de Dios en mentira. Adulterar los mandamientos de Dios y colocar en su lugar tradiciones humanas es la obra de Satanás. Así se aparta al mundo religioso de Dios, pues él declara: “Yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”. Dios cumplirá esta palabra (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 7, pp. 922, 923).

En las visiones de los profetas antiguos se representaba al Señor de gloria como otorgando luz especial a su iglesia en los días de tinieblas e incredulidad que preceden a su segunda venida. Como Sol de Justicia, iba a levantarse sobre su iglesia, para traer “salud” “en sus alas”. Malaquías 4:2. Y de todo verdadero discípulo debe irradiar una influencia que difunda vida, valor, auxilio y verdadera sanidad.

La venida de Cristo se producirá en el momento más obscuro de la historia de esta tierra. Los días de Noé y de Lot representan la condición del mundo precisamente antes que venga el Hijo del hombre. Apuntando hacia este tiempo, las Escrituras declaran que Satanás obrará con potencia y “con todo engaño de iniquidad”. 2 Tesalonicenses 2:9, 10. Su obra queda claramente revelada por el aumento acelerado de las tinieblas, los múltiples errores, herejías y engaños de estos postreros días. No solo está Satanás llevando cautivo al mundo, sino que sus seducciones están leudando a las iglesias que profesan ser de nuestro Señor Jesucristo. La gran apostasía se desarrollará en tinieblas tan densas como las de medianoche. Para el pueblo de Dios, será una noche de prueba, de llanto y de persecución por causa de la verdad. Pero de esa noche de tinieblas resplandecerá la luz de Dios (Profetas y reyes, p. 529).

Quien es atraído una vez y otra por su Redentor, y desatiende las advertencias dadas, no cede a su convicción de que debe arrepentirse y no escucha cuando es exhortado a buscar perdón y gracia, está en una posición peligrosa… Está respondiendo a otra atracción, y ésa es la atracción que Satanás ejerce sobre él. Presta obediencia a los poderes de las tinieblas. Esta conducta es fatal y deja al alma en obstinada impenitencia. Esta es la blasfemia más generalizada entre los hombres, y obra en forma muy sutil, hasta que el pecador no siente remordimiento, no oye la voz de la conciencia, no experimenta el deseo de arrepentirse, y en consecuencia no tiene perdón (A fin de conocerle, p. 242).

63


Lección 9 | Martes 26 de febrero_________________________________________

LA BESTIA QUE SURGE DE LA TIERRA

La primera mitad de Apocalipsis 13 describe el poder católico-romano que estuvo activo durante el período profético de 1.260 días/años. Con los acontecimientos de la Revolución Francesa, este sistema político-religioso recibió una herida mortal que, con el tiempo, se sanaría. La segunda mitad del capítulo describe cómo sería la curación de la herida mortal de la bestia.

Lee Apocalipsis 13:11. ¿Cuáles son las características de la segunda bestia? A la luz de Apocalipsis 12:14 al 16, ¿cuál es el significado del hecho de que esta bestia emerja de la tierra?

Apocalipsis 13:11

11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.

Apocalipsis 12:14-16

14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. 15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca.

Juan observa otra bestia. A diferencia de la primera bestia, la segunda bestia surge de la tierra. Esta segunda bestia es un poder mundial, con una influencia del mismo calibre que la primera bestia. Sin embargo, en contraste con la bestia que sube del mar, que tenía una apariencia aterradora, el aspecto de la bestia que surge de la tierra parece inofensivo, al menos a primera vista. Tiene “dos cuernos semejantes a los de un cordero” (Apoc. 13:11), que, como vimos en Apocalipsis, es un símbolo de Cristo. Por lo tanto, este poder del tiempo del fin tiene una apariencia semejante a la de Cristo.

Este poder surge en un territorio que protegió a la mujer –un símbolo de la iglesia verdadera de Dios– de las aguas perseguidoras del dragón al concluir los 1.260 días/años proféticos (Apoc. 12:14-16). Esta bestia surge como potencia mundial después de que la bestia del mar recibiera la herida mortal durante los sucesos de la Revolución Francesa, lo que significa que la bestia que sube de la tierra es exclusivamente una protagonista del tiempo del fin.

“¿Cuál era en 1798 la nación del nuevo mundo cuyo poder estuviera surgiendo, de manera que se perfilara como país fuerte y grande, capaz de llamar la atención del mundo? La aplicación del símbolo no admite dudas. Una nación, y solo una, satisface las especificaciones de esta profecía; sin lugar a equívocos, señala a los Estados Unidos de Norteamérica” (CS 435).

No obstante, Apocalipsis 13:11 muestra que los Estados Unidos, mayormente protestante, con el tiempo comenzará a hablar como el dragón, como el mismo diablo, con una influencia mundial similar a la del Imperio Romano. Este poder del tiempo del fin será fundamental para hacer que el mundo entero adore a la primera bestia, que recibió la herida mortal. En otras palabras, los Estados Unidos, que en una época proveyó protección y refugio para la iglesia, en algún momento asumirá un papel perseguidor.

Cuando en un principio se identificó a los Estados Unidos con la segunda bestia de Apocalipsis 13, distaba muchísimo de tener el poder y la influencia que tiene ahora. ¿Cómo ayuda este hecho a confirmar la identificación de los Estados Unidos con esta segunda bestia?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Una nación, y solo una, responde a los datos y rasgos característicos de esta profecía; no hay duda de que se trata aquí de los Estados Unidos de Norteamérica.

Esta es una imagen sorprendente del surgimiento y el desarrollo de nuestra nación. Y los cuernos semejantes a los de un cordero —símbolo de inocencia y mansedumbre— representan con acierto el carácter de nuestro gobierno, según está expresado en sus dos principios fundamentales: el republicanismo y el protestantismo.

El Señor ha favorecido a los Estados Unidos más que a cualquier otra nación… Era propósito divino que en esta nación siempre hubiera libertad para que las gentes pudieran adorarlo de acuerdo con los imperativos de su conciencia. Era su intención que las instituciones civiles manifestaran en su expansión y desarrollo la libertad que otorgan los atributos del evangelio.

Pero el enemigo de toda justicia ha trazado sus proyectos con respecto a los planes que Dios tiene para esta nación. Introducirá actividades que harán que los hombres se olviden de la existencia de Dios. La mundanalidad y la avaricia, que es idolatría, prevalecerán debido a la obra del archiengañador, hasta que la ley de Dios quede invalidada en todos sus aspectos (Maranata, p. 191).

La profecía del capítulo 13 del Apocalipsis declara que el poder representado por la bestia de cuernos semejantes a los de un cordero haría “que la tierra y los que en ella habitan” adorasen al papado, que está simbolizado en ese capítulo por una bestia “parecida a un leopardo”. La bestia de dos cuernos dirá también “a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la bestia”; y además mandará que “todos, pequeños y grandes, así ricos como pobres, así libres como esclavos”, tengan la marca de la bestia. Apocalipsis 13:11-16 (VM). Se ha demostrado que los Estados Unidos de Norteamérica son el poder representado por la bestia de dos cuernos semejantes a los de un cordero, y que esta profecía se cumplirá cuando los Estados Unidos hagan obligatoria la observancia del domingo, que Roma declara ser el signo característico de su supremacía (El conflicto de los siglos, p. 565).

“Tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón”. Apocalipsis 13:11. Aunque profesan ser seguidores del Cordero de Dios, los hombres se llenan del espíritu del dragón. Profesan ser mansos y humildes pero hablan y legislan con el espíritu de Satanás, demostrando con sus actos que son todo lo contrario de lo que afirman ser. Este poder semejante a un cordero se une con el dragón para hacer guerra contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. Y Satanás se une con los protestantes y los papistas, obrando en armonía con ellos como príncipe de este mundo, e imponiéndose a los hombres como si ellos fueran súbditos de su reino y él estuviera facultado para manejarlos, gobernarlos y controlarlos a su antojo. Si los hombres se oponen a pisotear los mandamientos de Dios, entonces se revela el espíritu del dragón (Maranata, p. 189).

64


Miércoles 27 de febrero | Lección 9______________________________________

LA IMAGEN DE LA BESTIA

Lee Apocalipsis 13:12 y 13. ¿En qué medida 1 Reyes 18:38 y Hechos 2:3 nos ayudan a comprender la naturaleza de las actividades engañosas de la bestia semejante a un cordero (la mayor de ellas es hacer descender fuego del cielo)?

Apocalipsis 13:12-13

12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. 13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.

1 Reyes 18:38

38 Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja.

Hechos 2:3

y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.

La curación de la herida mortal de la bestia que sube del mar se refiere a la restauración del papado romano como poder religioso-político. La bestia semejante a un cordero también comenzará a hablar como dragón y ejercerá el poder de la bestia del mar. Al obrar milagros, la bestia semejante a un cordero convencerá a muchos de que sus palabras son verdaderas pese a no estar en completa armonía con las Escrituras. “Por medio del espiritismo se fraguarán milagros, los enfermos sanarán y se realizarán muchos prodigios innegables” (CS 575). Estos milagros ayudan a la bestia semejante a un cordero a persuadir a los habitantes de la Tierra para que hagan una imagen de la bestia del mar que recibió la herida mortal.

“Semejante acción sería abiertamente contraria a los principios de ese gobierno […]. Pero la inconsecuencia de tal proceder no es mayor que la representada por el símbolo. Es la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero –que profesa ser pura, mansa e inofensiva– la que habla como un dragón. […] Aquí vemos presentada a las claras una forma de gobierno en el cual el poder legislativo descansa en el pueblo, una evidencia muy sorprendente de que Estados Unidos es la nación señalada por la profecía.

“Pero ¿qué es la ‘imagen a la bestia’? Y ¿cómo se la formará? […] Para saber a qué se asemeja la imagen y cómo será formada, debemos estudiar las características de la misma bestia: el Papado.

“Cuando la iglesia primitiva se corrompió al apartarse de la sencillez del evangelio y aceptó las costumbres y los ritos paganos, perdió el Espíritu y el poder de Dios; y para dominar las conciencias de la gente buscó el apoyo del poder secular. El resultado fue el Papado: una iglesia que dominaba el poder del Estado y se servía de él para promover sus propios fines. […]

“Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos de doctrina que sostienen en común, influyan sobre el Estado para imponer los decretos y sostener las instituciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerarquía romana, y la imposición de penas civiles sobre los disidentes será el inevitable resultado. […]

‘La imagen de la bestia’ representa esa forma de protestantismo apóstata que se desarrollará cuando las iglesias protestantes busquen la ayuda del poder civil para la imposición de sus dogmas” (CS 437-440).

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

¿[Q]ué es la “imagen de la bestia”? ¿Y cómo se formará? La imagen es hecha por la bestia de dos cuernos y es una imagen de la primera bestia. Así que para saber a qué se asemeja la imagen y cómo será formada, debemos estudiar los rasgos característicos de la misma bestia: el papado.

Cuando la iglesia primitiva se corrompió al apartarse de la sencillez del evangelio y al aceptar costumbres y ritos paganos, perdió el Espíritu y el poder de Dios; y para dominar las conciencias buscó el apoyo del poder civil. El resultado fue el papado, es decir, una iglesia que dominaba el poder del estado y se servía de él para promover sus propios fines y especialmente para extirpar la “herejía”. Para que los Estados Unidos formen una imagen de la bestia, el poder religioso debe dominar de tal manera al gobierno civil que la autoridad del estado sea empleada también por la iglesia para cumplir sus fines.

Siempre que la iglesia alcanzó el poder civil, lo empleó para castigar a los que no admitían todas sus doctrinas. Las iglesias protestantes que siguieron las huellas de Roma al aliarse con los poderes mundanos, manifestaron el mismo deseo de restringir la libertad de conciencia (El conflicto de los siglos, pp. 437, 438).

La “imagen de la bestia” representa la forma de protestantismo apóstata que se desarrollará cuando las iglesias protestantes busquen la ayuda del poder civil para la imposición de sus dogmas. Queda aún por definir lo que es “la marca de la bestia”…

El rasgo más característico de la bestia, y por consiguiente de su imagen, es la violación de los mandamientos de Dios. Daniel dice del cuerno pequeño, o sea del papado: “Pensará en mudar los tiempos y la ley”. Daniel 7:25. Y Pablo llama al mismo poder el “hombre de pecado”, que había de ensalzarse sobre Dios. Una profecía es complemento de la otra. Solo adulterando la ley de Dios podía el papado elevarse sobre Dios; y quienquiera que guardase a sabiendas la ley así adulterada daría honor supremo al poder que introdujo el cambio. Tal acto de obediencia a las leyes papales sería señal de sumisión al papa en lugar de sumisión a Dios (El conflicto de los siglos, pp. 439, 440).

Mediante esa primera bestia se representa a la Iglesia Romana, una organización eclesiástica investida de poder civil, con autoridad para castigar a los disidentes. La imagen de la bestia representa otra organización religiosa investida de poderes similares. La formación de esa imagen es obra de la bestia cuyo pacífico surgimiento y disposición aparentemente bondadosa hacen de ella un notable símbolo de los Estados Unidos. Aquí se puede encontrar una imagen del papado. Cuando las iglesias de nuestro país, al unirse en puntos de fe que les son comunes, influyan sobre el estado para que imponga sus decretos y apoye sus instituciones, entonces los Estados Unidos, país protestante, habrán formado una imagen de la jerarquía romana. Entonces la verdadera iglesia será objeto de persecución, como lo fue el antiguo pueblo de Dios (La historia de la redención, p. 400).

65


Lección 9 | Jueves 28 de febrero_________________________________________

LA MARCA DE LA BESTIA

Lee Apocalipsis 13:16 y 17; y Deuteronomio 6:4 al 8. El hecho de poner la marca en la mano derecha o en la frente ¿qué tiene que ver con los mandamientos de Dios?

Apocalipsis 13:16-17

16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

Deuteronomio 6:4-8

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;

Se presionará a todas las clases sociales para que reciban la marca de la bestia en la mano derecha o en la frente. Así como el sello en la frente identifica a los que Dios considera suyos (Apoc. 7:3, 4; 14:1), la marca de la bestia identifica a los adoradores de la bestia.

La marca de la bestia no es ningún tipo de señal visible. Su colocación en la mano derecha o en la frente imita las instrucciones que Moisés les dio a los israelitas de atar la Ley de Dios como una señal en la mano o en la frente (Deut. 6:8). La mano derecha tiene que ver con la conducta, mientras que la frente tiene que ver con la mente o el consentimiento mental. Algunos decidirán recibir la marca de la bestia para eludir la amenaza de muerte, mientras que otros estarán mental y espiritualmente comprometidos con este sistema de adoración apóstata.

Las cuestiones decisivas en la crisis final serán la adoración y la obediencia a Dios en la observancia de los mandamientos (Apoc. 14:12). El mandamiento del sábado, en concreto, será la prueba de fidelidad y obediencia a Dios. Así como el sábado es la señal distintiva de la obediencia del pueblo fiel de Dios (Eze. 20:12, 20), la marca de la bestia es la señal de lealtad a la bestia.

La marca de la bestia implica la sustitución de un mandamiento de Dios por un mandamiento humano. La mayor evidencia de este hecho es la institución del domingo establecido humanamente (ver Dan. 7:25) como el día de adoración en lugar del sábado, el día ordenado en las Escrituras por nuestro Creador. El intento de cambiar la señal de autoridad de Dios por otro día es un intento de usurpar el rol y el poder de Dios mismo. “La marca de la bestia es el día de descanso papal. […] Cuando se ponga en vigencia el decreto que ordena falsificar el sábado, y el fuerte clamor del tercer ángel amoneste a los hombres contra la adoración de la bestia y su imagen […] entonces los que continúen aún en transgresión recibirán la marca de la bestia” (Ev 174).

Apocalipsis 13:18 dice: “Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”. ¿Quién es este hombre? Pablo lo describe como “el hombre de pecado” (2 Tes. 2:3). Esta designación señala al poder papal simbolizado por la bestia que surge del mar, cuyo nombre blasfemo en su cabeza apunta al título divino que reclama para sí, ya que supuestamente ocupa el lugar del Hijo de Dios en la Tierra.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

¿Por qué no se interesan los hombres en conocer qué constituye la marca de la bestia y su imagen? Contrasta directamente con la señal de Dios…

¿Qué es la marca de la bestia? —Juan fue llamado para que contemplara a un pueblo distinto de los que adoran a la bestia y a su imagen observando el primer día de la semana. La observancia de ese día es la marca de la bestia…

Recibir esta marca significa adoptar la misma decisión de la bestia y apoyar sus mismas ideas, en oposición directa a la Palabra de Dios. De todos los que reciban esta marca, Dios dice: “El también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero”…

Si la luz de la verdad ha sido presentada a vosotros, revelando el día de reposo del cuarto mandamiento y mostrando que en la Palabra de Dios no hay ningún fundamento para la observancia del domingo, y sin embargo os aferráis al falso día de reposo negándoos a santificar el día de reposo que Dios llama “mi día santo”, recibís la marca de la bestia. ¿Cuándo ocurre esto? Cuando obedecéis el decreto que os ordena dejar de trabajar en domingo y adorar a Dios, sabiendo que no hay en la Biblia una sola palabra que muestre que el domingo sea algo más que un día común de trabajo, consentís en recibir la marca de la bestia y rechazáis el sello de Dios…

El sello del Dios viviente se coloca sobre aquellos que con plena conciencia guardan el día de reposo de Jehová (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 7, pp. 990, 991).

Ya estamos empezando a oír la voz del dragón. Hay una fuerza satánica que favorece el movimiento dominical, pero está oculta. Aun los hombres que están ocupados en la [esta] obra están ciegos en cuanto a los resultados que seguirán a su movimiento.

Que los hijos de Dios, guardadores de los mandamientos, no permanezcan ahora en silencio como si hubiéramos de conformamos con la situación. Lo que nos espera es una guerra continua en la cual nos arriesgamos a ser encarcelados, a perder las propiedades y aun la vida por defender la ley de Dios, la cual está siendo invalidada por las leyes de los hombres (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 7, p. 986).

Existe un marcado contraste entre los que tienen el sello de Dios y los que adoran a la bestia y a su imagen. Los fieles siervos del Señor tendrán que soportar la más encarnizada persecución por parte de falsos maestros que no prestarán atención a la Palabra de Dios y pondrán piedras de tropiezo en el camino de los que deseen oírla. Pero el pueblo de Dios no debe temer. Satanás no podrá trasponer su límite. El Señor será el amparo de su pueblo. Considera el daño hecho a sus siervos por causa de la verdad, como inferido a él mismo. Cuando se haya tomado la última decisión, cuando todos se hayan puesto de parte de Cristo y sus mandamientos o de parte del gran Apóstata, Dios se levantará en su poder y los labios de quienes han blasfemado contra él serán acallados para siempre. Todo poder opositor recibirá su castigo (Maranata, p. 189).

66


Viernes 1º de marzo | Lección 9__________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

El libro de Apocalipsis muestra que el sábado será una señal de obediencia al final de la historia. Sin embargo, debemos recordar que el observar el domingo ahora no significa tener la marca de la bestia. La observancia del domingo se convertirá en “la marca de la bestia” solo cuando a pesar de los engaños que existen, luego de entender claramente las cuestiones en juego al elegir un día de adoración, la gente se decida a favor o en contra de Dios. Sin embargo, ese tiempo aún está en el futuro.

“Nadie hasta ahora ha recibido la marca de la bestia. El tiempo de prueba no ha llegado aún. Hay cristianos verdaderos en todas las iglesias, sin exceptuar la comunidad católica romana. Nadie es condenado hasta que haya tenido la luz y haya visto la obligación del cuarto Mandamiento. Pero, cuando se ponga en vigencia el decreto que ordena falsificar el sábado, y el fuerte clamor del tercer ángel amoneste a los hombres contra la adoración de la bestia y su imagen, se trazará claramente la línea entre lo falso y lo verdadero. Entonces, los que continúen aún en transgresión recibirán la marca de la bestia” (Ev 174).

Recordemos que la observancia del domingo en la actualidad no hace que alguien se pierda, así como tampoco la observancia del sábado hace que una persona se salve. Sin embargo, llegará el día en que “la marca de la bestia” se convertirá en el tema central y la elección de un día de adoración será la prueba de fidelidad. El Apocalipsis hace un llamado al pueblo de Dios a tomar la Biblia y, con espíritu escudriñador, estudiar la palabra profética por sí mismo y hacer todo lo posible para alcanzar con el evangelio a los que en la actualidad no han sido alcanzados para Cristo.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Al observar la situación del mundo actual, ¿qué tendencias ves en los ámbitos religioso y político que parecen encaminarse hacia el cumplimiento de la profecía de Apocalipsis 13?
  2. Mientras esperamos el fin, ¿cuál debería ser nuestra actitud hacia los cristianos de otras confesiones religiosas? Piensa en el siguiente consejo: “Nuestros ministros deben procurar acercarse a los ministros de otras denominaciones. Oren por ellos y con ellos, pues Cristo intercede en su favor. Tienen una solemne responsabilidad. Como mensajeros de Cristo, deben manifestar profundo y ferviente interés en estos pastores del rebaño” (TI 6:84).

En nuestra actitud hacia los cristianos de otras confesiones ¿cómo podemos evitar manifestar una actitud de superioridad o un espíritu no cristiano? ¿Cómo mostrar respeto por ellos y su fe personal sin comprometer nuestras creencias?

67