Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica


1 comentario

LECCIÓN 2 – EL CONFLICTO – PARA EL 14 DE OCTUBRE DE 2017



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea estudiar las lecciones anteriores, esto es lo que tiene que hacer:

1-Entre a la página central de Escuela Sabática Maestros, y a su lado derecho encontrará una barra llamada “CATEGORÍA”. Allí por favor elija el trimestre del año que desea estudiar.

2-Una vez usted haya elegido el trimestre del año que desea estudiar, el sistema automáticamente le proveerá la última lección del trimestre que usted escogió, que es la lección 13.

3-Si usted desea estudiar las lecciones anteriores a la lección 13, al final de la lección encontrará una barra llamada “ENTRADAS ANTIGUAS”. Si usted está en la lección 13, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 12. Si usted está en la lección 12, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 11, y así puede repetir éste proceso hasta que llegue a la lección que usted, desea estudiar.

Tenemos la lecciones disponibles para su estudio, desde el segundo trimestre del año 2014.


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


 Image result for god's law


Los pensamientos pertenecientes a la GUÍA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA – EDICIÓN PARA MAESTROS de la Escuela Sabática no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional ni mundial. Más bien, es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer información adicional para quien estudia la lección de Escuela Sabática. Provee una ayuda extra para el maestro, a fin de entenderla mejor, y explicar de una manera más clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversiales, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de ayuda o de agrado para usted, se le pide que, por favor, lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 2: Para el 14 de octubre de 2017

EL CONFLICTO

Sábado 7 de octubre_______________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Hebreos 8:6; Mateo 19:17; Apocalipsis 12:17; Levítico 23; Hechos 15:1-29; Gálatas 1:1-12.

PARA MEMORIZAR:

“La ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).

LA IGLESIA PRIMITIVA ESTABA COMPUESTA, en su mayoría, por judíos que nunca pensaron ni por un momento que, al aceptar a Jesús, el Mesías judío, estaban de alguna manera alejándose de la fe de sus padres o de las promesas del pacto que Dios le había hecho a su pueblo. Según parece, tenían razón. La cuestión para los primeros creyentes judíos era si ellos tenían que dejar de ser judíos para aceptar a Jesús. A su vez, el problema para muchos de ellos era si los gentiles tenían que hacerse judíos antes de que pudieran aceptar a Cristo.

Recién más adelante, en el concilio de Jerusalén, hubo una respuesta firme. Tomaron la decisión de no atosigar a los gentiles con una gran cantidad de reglamentos y leyes. Es decir, los gentiles no necesitaban hacerse judíos para poder aceptar a Jesús.

No obstante, a pesar de esa decisión, algunos maestros continuaron asediando a las iglesias, insistiendo en que los gentiles convertidos a la fe estaban obligados a guardar estas normas y leyes, incluyendo la circuncisión (un procedimiento que haría que el cristianismo no fuese particularmente atractivo para un adulto). Es decir, pensaban que estos gentiles, para ser partícipes de las promesas del Pacto, tenían que acatar muchas de las normas y las regulaciones que eran consideradas requisitos para los participantes de la comunidad de Israel.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El que quiera llegar a ser hijo de Dios, debe recibir la verdad que enseña que el arrepentimiento y el perdón han de obtenerse nada menos que mediante la expiación de Cristo. Asegurado de esto, el pecador debe realizar un esfuerzo en armonía con la obra hecha para él y con una súplica incansable, debe acudir al trono de gracia para que el poder renovador de Dios llegue hasta su alma. Cristo únicamente perdona al arrepentido, pero primero hace que se arrepienta aquel a quien perdona. La provisión hecha es completa y la justicia eterna de Cristo es acreditada a cada alma creyente…

Se ha dispuesto gracia abundante para que el alma creyente pueda ser preservada del pecado, pues todo el cielo, con sus recursos ilimitados, ha sido colocado a nuestra disposición. Hemos de extraer del pozo de la salvación (Mensajes selectos, t. 1, p. 461).

Todos los que estudian la Palabra con el firme propósito de quitar el pecado de su vida, y que escudriñan las Escrituras para aprender qué es verdad, recibirán la verdad de la Palabra como un “así dice Jehová”. Se arrepentirán ante los severos reproches de la verdad bíblica… El que siembra verdadero arrepentimiento, cosechará la recompensa de las buenas obras. Si persiste en la fe cosechará paz. Si es santificado y limpiado de su apetito por lo corriente y mundano cosechará… justicia y amor perfecto. La persistencia en hacer el bien y en la superación lo hará victorioso cada día porque mantiene continuamente ante sí la marca de la perfección de Cristo (That I May Know Him, p. 281; parcialmente en A fin de conocerle, p. 280).

La fe que obra por amor y purifica el alma, no hallaba donde unirse con la religión de los fariseos, compuesta de ceremonias y de órdenes humanas. El esfuerzo de aunar las enseñanzas de Jesús con la religión establecida sería vano. La verdad vital de Dios, como el vino en fermentación, reventaría los viejos y decadentes odres de la tradición farisaica…

Jesús señaló el poder que la falsa enseñanza tiene para destruir el aprecio y el deseo de la verdad. “Ninguno —dijo él—, que bebiere del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor”. Toda la verdad que había sido dada al mundo por los patriarcas y los profetas resplandecía con nueva belleza en las palabras de Cristo. Pero los escribas y fariseos no deseaban el precioso vino nuevo. Hasta que no se vaciasen de sus viejas tradiciones, costumbres y prácticas, no tenían en su mente o corazón lugar para las enseñanzas de Cristo. Se aferraban a las formas muertas, y se apartaban de la verdad viva y del poder de Dios…

Una religión legal no puede nunca conducir las almas a Cristo, porque es una religión sin amor y sin Cristo. El ayuno o la oración motivada por un espíritu de justificación propia, es abominación a Dios… Nuestras propias obras no pueden nunca comprar la salvación (El Deseado de todas las gentes, pp. 244-246).

12


Domingo 8 de octubre // Lección 2_____________________________________

UN MEJOR PACTO

Lee Hebreos 8:6. ¿Cuál es el mensaje? ¿Qué entendemos por estas “mejores promesas”?

Hebreos 8:6

Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

Quizá la mayor diferencia entre la religión del Antiguo Testamento y la del Nuevo Testamento sea el hecho de que la era del Nuevo Testamento se instauró con la venida del Mesías, Jesús de Nazaret. Dios lo envió para que fuese el Salvador. Los hombres no podían ignorarlo y pretender ser salvos. Solo mediante la expiación que él proveyó sus pecados podrían ser perdonados. Solo por la imputación de su vida perfecta podrían estar delante de Dios sin condenación. En otras palabras, la salvación era mediante la justicia de Jesús, y nada más.

Los santos del Antiguo Testamento ansiaban las bendiciones de la era mesiánica y la promesa de la salvación. En tiempos del Nuevo Testamento, la gente se enfrentó a la pregunta: ¿Aceptaré a Jesús de Nazaret, a quien Dios ha enviado, como el Mesías, mi Salvador? Si creían en él, es decir, si lo aceptaban por lo que realmente era y se comprometían con él, serían salvos por la justicia que se les ofrecía libremente.

Mientras tanto, los requisitos morales permanecieron inalterables en el Nuevo Testamento, porque su fundamento es el carácter de Dios y el de Cristo. La obediencia a la Ley moral de Dios es tan parte del Nuevo Pacto como del Antiguo.

Lee Mateo 19:17; Apocalipsis 12:17 y 14:12; y Santiago 2:10 y 11. ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de la Ley moral en el Nuevo Testamento?

Mateo 19:17

17 El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.

Apocalipsis 12:17

17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

Apocalipsis 14:12

12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

Santiago 2:10-11

10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.  11 Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley.

A su vez, en el Nuevo Testamento cesó todo el conjunto de leyes rituales y ceremoniales que eran netamente israelitas y estaban claramente ligadas al Pacto antiguo (señalaban a Jesús, a su muerte y a su ministerio como Sumo Sacerdote), y se instauró un nuevo orden, basado en “mejores promesas”.

Ayudar a judíos y a gentiles a entender lo que implicaba esta transición del judaísmo al cristianismo fue uno de los objetivos principales de Pablo en el libro de Romanos. Llevaría tiempo lograr la transición. Muchos judíos que habían aceptado a Jesús aún no estaban preparados para los grandes cambios que vendrían.

¿Cuáles son algunas de tus promesas bíblicas preferidas? ¿Con qué frecuencia las reclamas? ¿Cuáles son las decisiones que se pueden estar interponiendo en el camino para que estas promesas se cumplan en tu vida?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La lección de esta semana ofrece una riquísima veta para el estudio bíblico; tiene alguna conexión con la del trimestre pasado. Reestudiaremos en esta semana el tema de la circuncisión. Es grandioso saber que Dios espera de cada cual una amputación de las tendencias al mal, una circuncisión del espíritu; necesitamos vaciar todo lo negativo, para ser llenados por el Espíritu Santo.
Coincidencialmente, en esta semana se lleva a cabo en Washington el Concilio Otoñal de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. En esa crucial reunión de quienes representan a la Iglesia mundial, se toman acuerdos que faciliten predicar el evangelio por todo el mundo, bajo la ministración de las Agencias Divinas. La mayor parte de la feligresía adventista mundial es etnológicamente gentil, no judía. A cada miembro se le recuerda el privilegio de abrazar a CRISTO como el Salvador de judíos y gentiles; junto con su Persona, abrazamos su Palabra -la Santa Biblia-, su santa ley y su santo sábado, como señal del pacto.

 

PACTO: Término que se usa en la Biblia para referirse a los convenios entre Dios y el hombre; especifica las condiciones, los privilegios y las responsabilidades entre las partes pactantes. El pacto es un acuerdo formal.

Uno de los aspectos más importantes es recalcar que, aunque la Biblia habla de pactos en plural, realmente hay un solo pacto entre Dios y el hombre.

Este pacto consiste en el hecho de que un Dios santo y eterno bendice y salva a una raza caída. El amor es la principal característica del Salvador pactante y, como un requisito para el pactante salvado, la obediencia.

En el capítulo 8 de Hebreos se habla bastante con respecto a este tema; en el versículo 6 se declara:

Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

También en el mismo capítulo 8 encontramos el versículo 13, donde dice específicamente que el primer pacto fue abolido y ahora vivimos bajo el segundo pacto. Estos textos confunden a nuestros hermanos de otras denominaciones; apresuradamente, ellos concluyen que el primer pacto eran los Diez Mandamientos y llegan a creer que el segundo pacto es la gracia. La errónea conclusión de ellos es que la ley ya fue abolida y ahora sólo somos salvos por la gracia.

13 Con llamar nuevo a este testamento, dio por anticuado el primero. Ahora bien, lo que se da por anticuado y viejo, cerca está de quedar abolido. (Hebreos 8, Versión Torres-Amat)

13 Al llamar «nuevo» a ese pacto, ha declarado obsoleto al anterior; y lo que se vuelve obsoleto y envejece ya está por desaparecer.  (NVI)

Para entender mejor este pensamiento, permítanme tomar el ejemplo del automóvil. Cuando el automóvil fue inventado más de cien años atrás, contaba con partes esenciales y básicas, y entre ellas están: un chasis, una carrocería, un motor, una transmisión, cuatro ruedas, frenos, un timón, una llave, luces y un tanque de combustible, entre otros.

Ahora en nuestro tiempo moderno, el automóvil sigue teniendo todas las partes básicas del automóvil de 100 años atrás. Tiene un chasis, una carrocería, un motor, una transmisión, cuatro ruedas, frenos, un timón, una llave, luces y un tanque de combustible.

La gran diferencia es que después de 100 años de perfeccionamiento los vehículos han sido 1000 veces mejorados; por lo tanto, lo nuevo hace que lo viejo quede obsoleto. Aunque el vehículo es completamente moderno y confortable, sigue teniendo el mismo concepto y el mismo propósito de un vehículo antiguo.

Lo mismo sucede con el antiguo pacto y el nuevo pacto; el antiguo pacto fue dado cientos de años más temprano que el nuevo pacto. El antiguo pacto tiene como fundamento la ley de Dios, y el nuevo pacto también tiene como fundamento la ley de Dios.

En el antiguo pacto, que fue ratificado en el monte Sinaí, Dios escribió la ley en tablas de piedra y también en un libro. 

13 Él os mostró su pacto, y os mandó que le guardarais, y los diez mandamientos que escribió en dos tablas de piedra. (Deuteronomio 4,  NVI)

24 Moisés terminó de escribir en un libro todas las palabras de esta ley. 25 Luego dio esta orden a los levitas que transportaban el arca del pacto del Señor: 26 «Tomen este libro de la ley, y pónganlo junto al arca del pacto del Señor su Dios. Allí permanecerá como testigo contra ustedes los israelitas  (Deuteronomio 31,  NVI)

El propósito de Dios con los israelitas era escribir la ley en sus corazones. Los israelitas se resistieron a experimentar una religión nacida del corazón y tomaron este pacto externamente; es decir, lo visualizaron de una manera externa, teniendo por consecuencia una religión externa.

Cuando los israelitas rechazaron y crucificaron a Jesús, ese antiguo pacto fue disuelto por Dios y entregado a otro grupo de personas, ya no como nación, sino como individuos.

El nuevo pacto y el antiguo pacto son una misma cosa; ambos tienen como fundamento la ley de Dios. Pero ahora es muchísimo mejor, porque la santa ley no está escrita exteriormente sobre tablas de piedras; ahora está escrito interiormente en la mente y en el corazón del hombre; y como resultado tendría que dar una religión nacida y vivida en el corazón por el trabajo y fruto del Espíritu Santo, en la vida de cada creyente. 

El viejo pacto no era malo por el pacto en sí mismo; era malo porque los pactantes no lo aplicaron de la manera que tenía que haber sido aplicado; ellos tuvieron un pacto externo, y practicaron una religión externa.

El nuevo pacto tiene como propósito que la religión y la experiencia espiritual sean nacidas del corazón. También al nuevo pacto le puede suceder lo mismo que al viejo pacto, pero no por culpa del pacto en sí mismo, sino por culpa de nosotros los pactantes.

Hablar del viejo pacto y del nuevo pacto es sencillamente hablar del mismo pacto; la gran diferencia es que se entrega a dos pueblos totalmente diferentes y en diferentes épocas. El viejo pacto es para el viejo pueblo: Israel como nación; el nuevo pacto es para el nuevo pueblo: los gentiles como individuos. En los dos pactos hay tanto seres humanos salvados como perdidos, la diferencia la hace el pactante.

Otro punto que tenemos que hacer notar en este día es que un pacto no es un contrato; veamos la diferencia entre ambos.

 Dios no hace contrato con el hombre.

-Un contrato determina la imposición del lado más fuerte de los participantes

-Un contrato restringe la libertad de los participantes, imponiendo severas sentencias, multas y cargos al infractor

-Un contrato está escrito en forma imperativa (estipulaciones, requisitos, obligaciones, sanciones, etc.)

¿Por qué Dios no hace contrato con nosotros?

Porque:

-Dios creó al hombre con libre albedrío 

-Dios, basado en el libre albedrío, respeta la decisión que el hombre toma

-Dios nunca actúa por la fuerza, solamente actúa si el hombre se lo permite

-Dios inicia el pacto y ofrece como garantía la gracia en el cumplimiento de este pacto 

Es preciso tener el cuenta que el pacto no está escrito en forma imperativa; está escrito en una forma amorosa: “Si quisiereis y oyereis…” Dios promete miles de bendiciones a cambio de una solo requisito por parte del humano; y ese requisito es la obediencia.

Dios ha hecho pactos con el hombre a lo largo de toda la vida de este mundo.

-A las puertas del jardín de Edén se hace el primer pacto entre Dios y la raza recién caída.  El símbolo o señal, es la muerte. 

-Dios hace un pacto con Noé, con la humanidad y los animales después del diluvio; El símbolo o señal es el arcoíris.

-Dios pacta con Abraham.   El símbolo o señal es la circuncisión.

-Dios hace pacto con el pueblo de Israel: El símbolo son los diez mandamientos escritos en tablas de piedras

-Dios hace un pacto con el rey David. El símbolo es la “estrella de David,” que significa cetro y trono perpetuo a través de nuestro Señor Jesucristo.

Y el último pacto que se hace es con el cristianismo moderno, al escribir su ley en nuestros corazones.    El símbolo es invisible, no se puede ver; es un pacto de fe, que se acepta por fe. También se basa en la obediencia. Dios pide que cada pactante le obedezca: Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando (Juan 15:14)

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los términos del pacto antiguo eran: Obedece y vivirás… El nuevo pacto se estableció sobre “mejores promesas”, la promesa del perdón de los pecados, y de la gracia de Dios para renovar el corazón.

Las bendiciones del nuevo pacto se fundan únicamente en la misericordia evidenciada en el perdón de la injusticia y de los pecados… Todos los que humillen sus corazones y confiesen sus pecados, encontrarán misericordia, gracia y seguridad. ¿Acaso ha dejado de ser justo Dios porque manifiesta misericordia hacia el pecador? ¿Ha deshonrado él su santa ley y de aquí en adelante pasará por alto la violación de ella? Dios es fiel a sí mismo. No cambia. Las condiciones de la salvación son siempre las mismas…

Bajo el nuevo pacto, las condiciones mediante las cuales se puede obtener la vida eterna son las mismas que en el pacto antiguo, a saber, obediencia perfecta… En el nuevo y mejor pacto, Cristo ha cumplido la ley en favor de los transgresores de ella, si lo reciben por fe como Salvador personal… En el pacto mejor somos purificados de pecado por la sangre de Cristo (La maravillosa gracia de Dios, p. 136).

Los hijos de Dios son justificados por medio de la aplicación del “mejor pacto”, por medio de la justicia de Cristo. Un pacto es un convenio por el cual las partes se comprometen mutuamente al cumplimiento de ciertas condiciones; por lo tanto, el ser humano se compromete con Dios para cumplir las condiciones especificadas en su Palabra. Su conducta demuestra si respeta o no esas condiciones.

El hombre gana todo obedeciendo al Dios guardador del pacto. Los atributos de Dios son impartidos al hombre capacitándolo para proceder con misericordia y compasión. El pacto de Dios no asegura del carácter inmutable del Señor. ¿Por qué, pues, los que pretenden creer en Dios son inestables, volubles, indignos de confianza?, ¿por qué no rinden su servicio cordialmente, como si estuvieran bajo la obligación de agradar y glorificar a Dios? No es suficiente que tengamos una idea general de lo que Dios exige. Debemos conocer por nosotros mismos cuáles son sus órdenes y cuáles nuestras obligaciones. Las condiciones del pacto de Dios son: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. Estas son las condiciones de la vida. “Haz esto —dijo Cristo—, y vivirás” (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 7, pp. 943, 944).

Cuando contemplamos las promesas de Dios podemos hallar consuelo, esperanza y gozo, porque aquéllas constituyen las palabras del Infinito. Para apreciar con propiedad esas preciosas promesas debemos estudiarlas cuidadosamente, y examinarlas con detenimiento. ¡Cuánto más gozo podríamos disfrutar en la vida, cuánta más bondad infundiríamos a nuestro carácter si estuviéramos dispuestos a apropiamos de esas promesas! Al andar por el camino que lleva a la altura hablemos de las bendiciones esparcidas por la senda (Mi vida hoy, p. 348).

13


Lección 2 // Lunes 9 de octubre_______________________________________

LEYES Y REGLAMENTOS JUDÍOS

Si el tiempo lo permite, ojea el libro de Levítico. (Fíjate, por ejemplo, en Lev. 12; 16; 23.) ¿Qué pensamientos vienen a tu mente mientras lees todos estos reglamentos, normas y rituales? ¿Por qué muchos de ellos serían casi imposibles de cumplir en tiempos del Nuevo Testamento?

Conviene clasificar las leyes del Antiguo Testamento en varias categorías: 1) Ley Moral, 2) ley ceremonial, 3) ley civil, 4) estatutos y juicios, y 5) leyes de salud.

Esta clasificación es, en parte, artificial. En realidad, algunas de estas categorías están interrelacionadas y hay una superposición notable. Los antiguos no consideraban que estuviesen separadas ni que fuesen distintas.

La Ley Moral se resume en los Diez Mandamientos (Éxo. 20:1-17). Esta ley resume las exigencias morales de la humanidad. Estos diez preceptos se amplían y se aplican en varios estatutos y juicios a lo largo de los primeros cinco libros de la Biblia. Estas ampliaciones muestran lo que significaba guardar la Ley de Dios en diversas circunstancias.

Las leyes civiles tampoco son ajenas, pues también se basan en la Ley Moral; definen la relación de un ciudadano con las autoridades civiles y con sus conciudadanos, y enumeran los castigos para diversas infracciones.

La ley ceremonial regula el ritual del Santuario, describe las diferentes ofrendas y señala las responsabilidades individuales de cada ciudadano. Especifica los días festivos y define su observancia.

Las leyes de salud se superponen con las demás normas. Las diversas leyes relativas a la impureza definen la impureza ceremonial, aunque también van más allá de esto e incluyen principios higiénicos y de salud. Las leyes relativas a las carnes limpias y las inmundas se basan en aspectos físicos.

Si bien es probable que los judíos hayan pensado en todas estas leyes mayormente como un paquete, ya que todas provenían de Dios, debieron de haber hecho algunas distinciones mentales. Dios había pronunciado los Diez Mandamientos directamente al pueblo. Esto los diferenciaba como algo especialmente importante. Las otras leyes se habían transmitido a través de Moisés. El ritual del Santuario solo podía cumplirse mientras hubiese un Santuario.

Las leyes civiles, al menos en gran medida, ya no pudieron imponerse después de que los judíos perdieron su independencia y estuvieron bajo el control civil de otra nación; y muchos de los preceptos ceremoniales ya no se pudieron observar después de la destrucción del Templo. Además, luego de la venida del Mesías, muchos de los tipos se habían encontrado con sus antitipos, y ya no tenían validez.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Muchas veces escuchamos que al Pentateuco o sea los cinco libros que escribió Moisés se les llama los libros de la ley, y a veces no logramos comprender porqué se les llama a los cinco libros de Moisés: “el Torah o la ley.”

Las leyes que nosotros mas comúnmente conocemos y hablamos de ellas, son en primer lugar los diez mandamientos, también hablamos de la ley ceremonial, la ley civil y de la ley de salud; pero en realidad Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio encontramos que hay un total de 35 leyes diferentes que Dios entregó a Moisés.

Estas son las diferentes leyes que Dios entregó a Moisés en los cinco libros primeros de la Biblia:

1-Los Diez Mandamientos

2-Ley acerca de Dios

3-Ley acerca de la ley

4- Ley de Señales y Símbolos

5-Ley de Oraciones y Bendiciones

6-Ley de Amor y Hermandad

7-Ley sobre el Pobre y el Desafortunado

8-Ley acerca del Trato a los Gentiles

9-Leyes sobre el Matrimonio, Divorcio y Familia

10-Leyes acerca de Relaciones Sexuales Prohibidas

11-Leyes sobre Descansos y Fiestas

12-Leyes Dietéticas

13-Leyes sobre Prácticas de Negocios

14-Leyes sobre Empleados, Sirvientes y Esclavos

15-Leyes sobre Votos, Promesas y Juramentos

16-Leyes acerca del Año Sabático y el Año del Jubileo

17-Leyes sobre Corte y  Proceso Judicial

18-Leyes sobre Daños y Perjuicios

19-Leyes acerca Propiedades y Derecho a la Propiedad

20-Leyes Criminales

21-Leyes sobre Castigo y Restitución

22-Leyes acerca de Profecías

23-Leyes sobre Idolatría, Idolatras y Prácticas Idólatras

24-Leyes de Agricultura y Ganadería

25-Leyes de Vestimentas

26-Leyes sobre Primogénitos

27-Leyes sobre Sacerdotes y Levitas

28-Leyes acerca de Ofrendas, Diezmos e Impuestos

29-Leyes sobre el  Templo, El Santuario y los Objetos Sagrados

30-Leyes acerca de Sacrificios y Ofrendas

31-Leyes acerca de los Rituales de Pureza e Impureza

32-Leyes de Leprosos y Lepra

33-Ley acerca del rey

34-Leyes sobre Nazarenos

35-Leyes de Guerra.

La próxima vez que alguien le diga que la ley está abolida, pregúntele cual de las 35 leyes es la que está abolida. Posiblemente ellos están hablando de la ley  30 que es “Sacrificios y Ofrendas”, o posiblemente la ley 29 que es la ley de “El Templo, El Santuario y los Objetos Sagrados”, posiblemente la ley 33 que es una ley para el rey de la nación, o la ley 34 que es la ley de los nazarenos, o la ley 16 que es “El año sabático y el año del Jubileo”

Muchas de esas leyes no funcionan para el mundo gentil, pero aun siguen funcionando para los judíos, cuando usted lea los mandamientos de los libros de Moisés, se dará cuenta claramente cuales son los mandamientos abolidos o que no se usan mas, y cuales son los que siguen vigentes, donde el transgresor sigue siendo castigado tanto por Dios como por el hombre, cuando los transgrede.

El mundo judío a estos 613 mandamientos,  ellos le llaman “613 MITZVOS”

Hay eruditos judíos que encuentran mas de 613 mandamientos y hay otros que encuentran menos de 613 mandamientos, pero en un sentido general se reconoce y se sostiene ya por mas de 11 siglos, que son 613 mandamientos los que Dios dio a Moisés en los primeros cinco libros de la Biblia.

Hay que notar que muchos consideran el numero 613 como un número “GEMATRICO”

Un número o cifra gemátrica es aquella que tiene mas de un significado. Un ejemplo es el 666, como número significa 666, pero gemátricamente hablando, también significa otra cosa.

Ellos dicen que el número 613 aparte de ser el número 613 literalmente hablando, también es un numero gemátrico ya que representa al número 10: (6 + 1 + 3 = 10)

Ellos dicen que así como el 10 se puede encontrar en el 613, también los diez mandamientos se pueden encontrar en los 613 mandamientos y viceversa. En otras palabras para ellos los 613 mandamientos es una derivación de los 10 mandamientos, los cuales son la base y fundamento para cualquier otra ley que exista aquí en la tierra; ¡Muy interesante Pensamiento!

Si usted desea estudiar los 613 mandamientos de la ley de Dios, por favor vaya hasta el final de la lección, allí los encontrará. Los hemos puesto al final, por que es un estudio intensivo y largo. Le invitamos a que le dedique tiempo, encontrará cosas impresionantes.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La misma ley que fue grabada en tablas de piedra es escrita por el Espíritu Santo sobre las tablas del corazón. En vez de tratar de establecer nuestra propia justicia, aceptamos la justicia de Cristo. Su sangre expía nuestros pecados. Su obediencia es aceptada en nuestro favor. Entonces el corazón renovado por el Espíritu Santo producirá los frutos del Espíritu. Mediante la gracia de Cristo viviremos obedeciendo la ley de Dios escrita en nuestro corazón. Al poseer el Espíritu de Cristo, andaremos como él anduvo.

Hay dos errores contra los cuales los hijos de Dios, particularmente los que apenas han comenzado a confiar en su gracia, deben especialmente guardarse. El primero… es el de fijarse en sus propias obras, confiando en alguna cosa que puedan hacer, para ponerse en armonía con Dios. El que está procurando llegar a ser santo mediante sus propios esfuerzos por guardar la ley, está procurando una imposibilidad…

El error opuesto y no menos peligroso es que la fe en Cristo exime a los hombres de guardar la ley de Dios; que puesto que solamente por la fe somos hechos participantes de la gracia de Cristo, nuestras obras no tienen nada que ver con nuestra redención… Si la ley está escrita en el corazón, ¿no modelará la vida?… En vez de que la fe exima al hombre de la obediencia, es la fe, y solo ella, la que lo hace participante de la gracia de Cristo y lo capacita para obedecerlo (La maravillosa gracia de Dios, p. 137).

La predicción de Cristo acerca de la destrucción del templo era una lección sobre la purificación de la religión, que hacía ineficaces las formas y ceremonias. Anunció que él mismo era mayor que el templo, y proclamó: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida”. Era él en quien se cumplían todas las ceremonias y los ritos judíos. Él quedaba en lugar del templo; todos los oficios de la iglesia se centraban en él solo.

En el pasado, el pueblo se acercaba a Cristo por medio de formas y ceremonias, pero ahora él mismo estaba sobre la tierra, atrayendo la atención a sí mismo, presentando el sacerdocio espiritual, y colocando al agente humano pecaminoso en el estrado de la misericordia…

Las lecciones que Cristo dio en sus enseñanzas mostraban que los servicios rituales caducaban, que ya no tenían virtud alguna. “La hora viene —decía—, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”. La verdadera circuncisión es adorar a Cristo en espíritu y en verdad, no en formas y ceremonias, con pretensión hipócrita (Fundamentáis of Christian Education, p. 399).

14


Martes 10 de octubre // Lección 2______________________________________

SEGÚN LA COSTUMBRE DE MOISÉS

Lee Hechos 15:1. ¿Qué tema estaba causando disensión? ¿Por qué algunos creían que esto no era exclusivamente para la nación judía? (Ver Gén. 17:10.)

Hechos 15:1

1 Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos.

Génesis 17:10

10 Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros.

Si bien los apóstoles se unieron a los pastores y a los miembros laicos de Antioquía en un esfuerzo sincero por ganar muchas almas para Cristo, ciertos creyentes judíos de Judea, “de la secta de los fariseos”, lograron introducir un tema que pronto llevó a una controversia generalizada en la iglesia y causó consternación en los creyentes gentiles. Con gran confianza, estos maestros afirmaban que, para ser salvos, había que estar circuncidado y guardar toda la ley ceremonial. Al fin y al cabo, los judíos siempre se habían enorgullecido de sus cultos establecidos divinamente, y muchos de los que se habían convertido a la fe de Cristo todavía sentían que, puesto que Dios anteriormente había delineado con claridad el modo de adoración hebrea, era improbable que autorizara un cambio en cualquiera de sus especificaciones. Estos insistían en que las leyes y las ceremonias judías debían incorporarse a los ritos de la religión cristiana. Tardaron en discernir que todas las ofrendas sacrificiales habían prefigurado la muerte del Hijo de Dios, en la que el tipo se encontró con el antitipo, y que los ritos y la ceremonias de la dispensación mosaica ya no eran obligatorios después de la muerte de Jesús.

Lee Hechos 15:2 al 12. ¿De qué modo se resolvió esta disputa?

Hechos 15:2-12

Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.  Ellos, pues, habiendo sido encaminados por la iglesia, pasaron por Fenicia y Samaria, contando la conversión de los gentiles; y causaban gran gozo a todos los hermanos.  Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos.  Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.  Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.  Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.  Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;  y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones.  10 Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?  11 Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.  12 Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles.

“Aunque [Pablo] esperaba que Dios lo guiara directamente, estaba siempre listo para reconocer la autoridad impartida al cuerpo de creyentes unidos como iglesia. Sentía la necesidad de consejo; y cuando se levantaban asuntos de importancia, se complacía en presentarlos a la iglesia, y se unía con sus hermanos para buscar a Dios en procura de sabiduría para hacer decisiones correctas” (HAp 163).

Es interesante que Pablo –que a menudo hablaba de su vocación profética, y de cómo Jesús lo había llamado y le había dado su misión– estuviese tan dispuesto a trabajar con el cuerpo mayor de la iglesia. Es decir, más allá de su llamado, se daba cuenta de que era parte de la iglesia en su conjunto y que necesitaba trabajar lo más posible con ella.

¿Cuál es tu actitud hacia el liderazgo de la iglesia? ¿Cuán cooperador eres? ¿Por qué es tan importante la cooperación? ¿Podríamos funcionar si todos hicieran solo lo que quisieran, independientemente del cuerpo mayor?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

(Estudio del día martes y miércoles, juntos)

La palabra circuncisión proviene del viejo frances  circoncisier, y del Latín circumcisio, que significa cortar alrededor; o recortar.

La circuncisión fue un pacto que comenzó entre Dios y Abraham y se desarrollaba de la siguiente manera: de parte del hombre, todo varón tenía que ser circuncidado y  de parte de Dios se  entregaba la tierra cananea por heredad perpetua a Israel. El hombre tenía que hacer de Dios su único, propio y verdadero Dios; a cambio de eso, Dios prometía que las naciones de las tierras serian benditas mediante Israel.

El rito de la circuncisión en el Antiguo Testamento fue reemplazado por el rito del bautismo en el Nuevo Testamento.

La señal de la circuncisión, así como la señal del arcoíris, eran señales que existían aun antes de comenzar a usarse como señales de pacto entre Dios y el hombre. En el trono de Dios existe un arcoíris que no necesita de lluvia ni de sol, para ser arcoíris. A Noé se le entregó esa señal, como resultado de un fenómeno natural, independiente de lo que el hombre hiciera, una señal que recordaba al hombre que Dios nunca destruiría de nuevo al mundo por medio de una inundación.

Se ha descubierto que la circuncisión se practicaba entre las gentes de los pueblos africanos a tempranas épocas de la vida de la humanidad. En Egipto hay información en la que la circuncisión se practicaba muchos siglos antes que se le diera por pacto a Abraham. De Egipto se cree que la circuncisión pasó a Fenicia y a Siria. La circuncisión en estas naciones no eran por motivos religiosos, sino por motivos de salud. Hay muchas enfermedades que evitan en las personas que se circuncidan, especialmente esos que viven en climas extremadamente cálidos. Las infecciones urinarias crónicas son uno de los desórdenes más comúnmente erradicados en aquellos que se circuncidan.

En la circuncisión de los hebreos el padre del niño voluntariamente impone este proceso espiritual en su hijo, en este caso el niño pasivamente, sin poder hacer nada en contra, recibe la señal de este pacto. Hay religiones que confunden este rito con el bautismo de infantes: ellos terminan bautizando a los niños recién nacidos. Para ser bautizado se necesita creer y aceptar; para ser circuncidado sólo se necesita un padre que imponga esta alianza en sus descendientes varones.

La circuncisión era el primer paso que Dios quería que su pueblo diera para impartir la educación religiosa en los niños de Israel. Por medio de este rito, todo israelita reconocía la responsabilidad, la esperanza y la obligación en conducir a su niño por el resto de la vida en el camino del Señor. La rebelión de un niño no podía revertir el rito de la circuncisión.

De acuerdo con la historia judía, estas eran las personas que podían ejecutar el rito de la circuncisión:

-Un sirviente

-Una mujer

-Un joven

-Un anciano

-Un israelita incircunciso, siempre y cuando su hermano mayor hubiera muerto en el proceso de la circuncisión

Personas que no podían circuncidar eran los idólatras y los gentiles.

Estas son algunas de las señales, enseñanzas o significados de la circuncisión:

-Una señal de fe en que el Mesías descendería de los Israelitas

-Una representación simbólica de la necesidad de separar la impureza de la carne

-Distinguir la simiente de Abraham y la simiente de los gentiles

-Perpetuar la alianza entre Abraham y Jehová

-Grabar en la mente de la nación judía la esperanza del Mesías

-Recordar la obligación de cultivar la pureza

-Visualizar el nuevo rito del bautismo

-La circuncisión anticipaba el hecho de que el nacimiento de Jesús no ocurriría por la intervención del hombre. La naturaleza humana de Cristo no sería engendrada por ningún hombre, sino por la intervención del Espíritu Santo.

Pedro en verdad fue el primer apóstol en proclamar la salvación a los gentiles. Mantuvo su liderazgo en la iglesia durante mucho tiempo, aun después de que Pablo llegó a ser el misionero por excelencia a los gentiles. Pedro, junto con Pablo, ayudó a la iglesia primitiva a comprender la universalidad de la Gran Comisión.

Pedro trabajó para formar una iglesia integrada, uniendo a los conversos gentiles, que no percibían los detalles de la cultura judía, con los conversos judíos que tendían a tomar sus costumbres como absolutas obligaciones  divinas.

El apóstol tuvo que discriminar entre las obligaciones divinas inmutables y aquellas prácticas que eran culturales y relativas, y que no tenían consecuencias importantes en el creyente, fuera éste judío o gentil.

Pedro, en el Concilio de Jerusalén, afirmó que Dios “ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos [los gentiles], purificando por la fe sus corazones” (Hechos 15:9), con lo cual ayudó a la unidad de la iglesia primitiva.

De acuerdo con la tradición, con los historiadores que vivieron en el tiempo de los apóstoles y que escribieron de ellos y que también los describieron, ellos testifican y concuerdan en que Pablo era de una estatura bastante pequeña, muy marcado por las costumbres judías, pero con un acento griego en su forma de pensar y de actuar. Describen que Pablo era calvo, y tenía una barba larga y delgada, con brillantes ojos color gris y con sus cejas un poco arqueadas, era alegre e inspiraba confianza.

Por el otro lado, los historiadores describen a Pedro como un hombre alto y fornido; sus ojos eran oscuros, su piel era amarillenta y pálida, su cabello era corto, ondulado y negro, con sienes bastante redondas. Es interesante destacar que los artistas han tomado esas descripciones físicas de ellos dos, las han plasmado en el lienzo, y muchas de esas facciones concuerdan las unas con las otras.

Como hemos dicho anteriormente, la Biblia es una rica fuente de expresiones frescas, honestas, naturales y sinceras de los sentimientos y pensamientos humanos.

La fe, la reverencia, la admiración, las aflicciones, los miedos, las tentaciones y los pecados de los escritores de la Biblia, han sido guardados para nuestra instrucción; de la misma manera han sido guardadas las doctrinas divinas para nuestro enriquecimiento espiritual.

En la Biblia encontramos una galería de fotos espirituales en las que podemos apreciar el verdadero trabajo del artista. Allí podemos descubrir la vanidad, el orgullo, los deseos y las traiciones de los personajes bíblicos, tal como ellos fueron.

La Biblia no sólo es la revelación de Dios; es también la revelación del hombre. La Biblia es el Libro más divino, como también el Libro más humano que se haya escrito en la historia de este mundo.

La Biblia en este caso nos presenta el gran pecado de Pedro, el pecado de simulación e hipocresía.

Un pecado abierto necesita una reprobación abierta. La amistad no tiene que interferir cuando se necesita reprobar un pecado; una falta notoria necesita ser reprobada con mucha valentía y resolución. Recordemos que cuando una persona eminente cae en la iglesia, nunca cae sola: muchas personas de la iglesia también caerán con él o con ella.

La reprobación del apóstol Pablo al apóstol Pedro, es uno de los eventos más descollantes en la historia sagrada.

EL PECADO de Pedro era el disimulo, reprensible por cualquiera, mucho más por el apóstol Pablo

LA OCASIÓN del pecado era el miedo a los hombres, acto que enardecía más el evento. Recordemos que Pedro era de naturaleza tímida, arrebatado para actuar, rápido para vacilar, y con miedo a la oposición.

EL EFECTO era el descarrío de otros, incluyendo a Bernabé

LA GRAVEDAD era la deshonestidad, que es anticristiana

LA REPRENSIÓN era dictada por el amor a Cristo, hecha por un hombre y abiertamente

LA REPRENSIÓN FUE JUSTA, ya que el mal proceder de Pedro iba en contra del espíritu y la doctrina de Cristo

LA REPRENSIÓN FUE SIN MIEDO, sin tomar en cuenta la edad de Pedro, ni su posición, sin miedo a los demás; la ofensa fue pública, por lo tanto la reprensión tenía que ser pública

LA REPRENSIÓN FUE AL PUNTO:  “Si tú, siendo judío”

LA REPRENSIÓN FUE DOCTRINAL: Pablo indicó que la ofensa estaba en contra de la justicia, de la gracia y del ministerio de Cristo.

El pecado del DISIMULO es un pecado de hipocresía; no solamente se está consciente de estar engañando a otros y que se está engañando a sí mismo, sino que el problema es que está engañando a todos a un mismo tiempo.

No siempre el más celoso en lo espiritual es el más categórico o firme. Muchas veces el fuego que desparramamos por medio de pequeños errores, se convierte en incendios difíciles de apagar.

Casi siempre el temor al hombre deforma el carácter del mejor cristiano. Muchas veces se necesita un poco de valor o coraje para prevenir un resultado vergonzoso; a menudo un paso firme y decisivo o una palabra dicha sin temor, es necesaria para corregir al adversario. Cuando esto no se hace, entonces se pierde la libertad y la independencia y el carácter del humano se degrada.

Pedro no había pecado solo, había sido arrastrado por las circunstancias y él también había arrastrado a otros al mismo pecado. De allí aprendemos la suprema necesidad de ser honestos: defendamos la verdad siempre de una manera cortés y amable, pero con firmeza.

La reprensión de Pablo fue un éxito, la verdad venció al final. Un poco de firmeza en el momento preciso, y en la manera correcta, corrigió un terrible mal que afectaba a la iglesia apostólica. 

Dios nos ayude a ser enérgicos y francos al relacionarnos amorosamente unos con otros.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los judíos se habían enorgullecido siempre de sus cultos divinamente señalados; y muchos de aquellos que se habían convertido a la fe de Cristo, sentían todavía que, puesto que Dios había bosquejado una vez claramente la forma hebrea del culto, era improbable que autorizara alguna vez un cambio en cualquiera de sus detalles. Insistían en que las leyes y ceremonias judías debían incorporarse en los ritos de la religión cristiana. Eran lentos en discernir que todas las ofrendas de los sacrificios no habían sino prefigurado la muerte del Hijo de Dios, en la cual el símbolo se había cumplido, y después de la cual los ritos y ceremonias de la dispensación mosaica no estaban más en vigor.

Antes de su conversión, Pablo se había considerado, “cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible” (Filipenses 3:6). Pero desde que cambiara de corazón, había adquirido un claro concepto de la misión del Salvador como Redentor de toda la especie, gentiles tanto como judíos, y había aprendido la diferencia entre una fe viva y un muerto formalismo. A la luz del evangelio, los antiguos ritos y ceremonias confiados a Israel habían adquirido un nuevo y más profundo significado. Las cosas prefiguradas por ellos se habían producido, y los que vivían bajo la dispensación evangélica habían sido relevados de su observancia. Sin embargo, Pablo todavía guardaba tanto en el espíritu como en la letra, la inalterable ley divina de los diez mandamientos (Los hechos de los apóstoles, p. 154).

El orden mantenido en la primitiva iglesia cristiana, la habilitó para seguir firmemente adelante como disciplinado ejército revestido de la armadura de Dios. Aunque las compañías o grupos de fieles estaban esparcidos en un dilatado territorio, eran todos miembros de un solo cuerpo y actuaban de concierto y en mutua armonía. Cuando se suscitaban disensiones en alguna iglesia local, como ocurrió después en Antioquía y otras partes, y los fíeles no lograban avenirse, no se consentía en que la cuestión dividiese a la iglesia, sino que se la sometía a un concilio general de todos los fieles, constituido por delegados de las diversas iglesias locales con los apóstoles y ancianos en funciones de gran responsabilidad. Así por la concertada acción de todos se desbarataban los esfuerzos que Satanás hacía para atacar a las iglesias aisladas, y quedaban deshechos los planes de quebranto y destrucción que forjaba el enemigo (Los hechos de los apóstoles, p. 78).

Jesús eligió como discípulos a hombres de caracteres diferentes, para que la obra se llevara a cabo con perfección. Existe una tendencia en los hombres a pensar que ellos son los únicos que pueden llevar a cabo el trabajo correctamente y convertirlo en un éxito, cuando en realidad son tristemente deficientes en cualidades esenciales que deben ser suplidas para que la obra tenga éxito… Todos debemos hacer lugar para que otros vengan a nuestro lado y trabajen en armonía con nosotros, a fin de que uno supla las deficiencias de otro y todos se unan en armonía perfecta (El ministerio de publicaciones, p. 114).

15


Lección 2 // Miércoles 11 de octubre____________________________________

LOS CREYENTES GENTILES

Lee Hechos 15:5 al 29. ¿Qué decisión tomó el concilio y cuál fue su razonamiento?

Hechos 15:5-29

Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.  Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.  Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.  Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;  y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones.  10 Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?  11 Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.  12 Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles.  13 Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme.  14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre.  15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: 16 Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar, 17 Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, 18 Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos. 19 Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, 20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre. 21 Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo. 22 Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé: a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás, y a Silas, varones principales entre los hermanos; 23 y escribir por conducto de ellos: Los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía, en Siria y en Cilicia, salud.  24 Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley,  25 nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo,  26 hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo.  27 Así que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra os harán saber lo mismo.  28 Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias:  29 que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.

La decisión iba en contra de las afirmaciones de los judaizantes. Estos insistían en que los gentiles convertidos se circuncidaran y guardaran toda la ley ceremonial, y que “las leyes y las ceremonias judías debían incorporarse en los ritos de la religión cristiana” (HAp 154).

Es interesante observar, en Hechos 15:10, que Pedro describió estas leyes antiguas como un “yugo” que no habían podido soportar. El Señor, que instituyó esas leyes, ¿las convirtió en un yugo para el pueblo? Eso no parece ser así, sino que algunos de los líderes, con los años y mediante sus tradiciones orales, habían transformado en una carga muchas de las leyes que se suponía que debían ser para bendición. El Concilio trató de salvar a los gentiles de estas cargas.

Observa, además, que no hubo ninguna mención ni cuestionamiento de que los gentiles no necesitaran obedecer los Diez Mandamientos. A fin de cuentas, ¿podríamos imaginarnos al Concilio diciéndoles que no comieran sangre, pero que era aceptable ignorar los mandamientos contra el adulterio, el asesinato y cosas por el estilo?

¿Qué reglas específicas les aplicaron a los creyentes gentiles y por qué? Hech. 15:20, 29.

Hechos 15:20, 29

20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre.

29 que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.

Aunque los creyentes judíos no debían imponer sus reglas ni su tradición a los gentiles, el Concilio quería asegurarse de que los gentiles no hicieran cosas que fueran ofensivas para los judíos que estaban unidos a ellos en Jesús. Por lo tanto, los apóstoles y los ancianos acordaron instruir a los gentiles por carta para que se abstuviesen de las carnes ofrecidas a los ídolos, de la fornicación, de la carne de animales estrangulados y de sangre. Algunos dicen que, debido a que la observancia del sábado no se mencionó específicamente, no debió haber sido para los gentiles (por supuesto, los mandamientos en contra de la mentira y el asesinato tampoco se mencionaron específicamente, por lo que el argumento no significa nada).

¿Puede ser que, de algún modo, estemos imponiendo sobre los demás cargas que no son necesarias, pues son más una tradición que un mandato divino? Si es así, ¿de qué forma? Lleva tus reflexiones a la clase el sábado.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Esta junto con el estudio del día martes.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Antes de su conversión, Pablo se había considerado, “cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible” (Filipenses 3:6). Pero desde que cambiara de corazón, había adquirido un claro concepto de la misión del Salvador como Redentor de toda la especie, gentiles tanto como judíos, y había aprendido la diferencia entre una fe viva y un muerto formalismo. A la luz del evangelio, los antiguos ritos y ceremonias confiados a Israel habían adquirido un nuevo y más profundo significado. Las cosas prefiguradas por ellos se habían producido, y los que vivían bajo la dispensación evangélica habían sido relevados de su observancia. Sin embargo, Pablo todavía guardaba tanto en el espíritu como en la letra, la inalterable ley divina de los diez mandamientos.

En la iglesia de Antioquía, la consideración del asunto de la circuncisión provocó mucha discusión y contienda. Finalmente, los miembros de la iglesia, temiendo que si la discusión continuaba se provocaría una división entre ellos, decidieron enviar a Pablo y Bernabé, con algunos hombres responsables de la iglesia, hasta Jerusalén, a fin de presentar el asunto a los apóstoles y ancianos. Habían de encontrarse allí con delegados de las diferentes iglesias, y con aquellos que habían venido a Jerusalén para asistir a las próximas fiestas. Mientras tanto, había de cesar toda controversia hasta que fuese dada una decisión final en el concilio general. Esta decisión sería entonces aceptada universalmente por las diversas iglesias en todo el país (Los hechos de los apóstoles, p. 154).

El sistema de sacrificios fue diseñado por Cristo mismo, y se le dio a Adán como un símbolo del Salvador que habría de venir, quien llevaría los pecados del mundo y moriría para darle redención. Por medio de Moisés, Cristo dio instrucciones definidas a los hijos de Israel en cuanto a las ofrendas de sacrificio… Solo animales limpios, perfectos, aquellos que mejor simbolizaban a Cristo, eran aceptados como ofrendas para Dios…

Se les prohibía a los israelitas comer la grasa y la sangre… Esta ley se refería no solamente a las bestias o a los animales destinados al sacrificio, sino a cualquier animal que se empleara como alimento. Esta ley debía grabar en ellos el hecho de que si no hubiera existido el pecado, no hubiera habido tampoco derramamiento de sangre…

La sangre del Hijo de Dios era simbolizada por la de las víctimas inmoladas, y Dios quería que tuvieran ideas claras y definidas para distinguir entre lo sagrado y lo común. La sangre era sagrada, porque solo mediante el derramamiento de la del Hijo de Dios podía haber expiación por el pecado (Sons and Daughters of God, p. 225; parcialmente en Hijos e hijas de Dios, p. 227).

Cuando surgen errores y son enseñados como verdad bíblica, los que están conectados con Cristo no confiarán en lo que dice el ministro, sino que —como los nobles bereanos— escudriñarán cada día las Escrituras para ver si estas cosas son así. Al descubrir cuál es la palabra del Señor, se pondrán de parte de la verdad. Oirán la voz del verdadero Pastor, que dice: “Este es el camino, andad en él”. De esa manera serán instruidos para hacer de la Biblia su consejero, y no oirán ni seguirán la voz de un extraño (Fe y obras, p. 88).

16


Jueves 12 de octubre // Lección 2______________________________________

PABLO Y LOS GÁLATAS

Por más claros que fuesen los consejos, había quienes buscaban seguir su propio camino y continuaban promoviendo que los gentiles guardaran las tradiciones y las leyes judías. Para Pablo, esto llegó a ser un asunto muy serio; es decir, no era trivial ni tenía que ver con las sutilezas de la fe. Se había convertido en una negación del mismo evangelio de Cristo.

Lee Gálatas 1:1 al 12. ¿Con cuánta seriedad trata Pablo el problema que afronta en Galacia? ¿Qué debería decirnos esto sobre la importancia del tema?

Gálatas 1:1-12

1 Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos),  y todos los hermanos que están conmigo, a las iglesias de Galacia:  Gracia y paz sean a vosotros, de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo,  el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,  a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.  No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.  Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.  Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.  10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.  11 Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre;  12 pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.

Como se mencionó anteriormente, fue la situación en Galacia lo que, en gran medida, motivó el contenido de la carta a Roma. En la Epístola a los Romanos, Pablo desarrolla aún más el tema de la Epístola a los Gálatas. Algunos creyentes judíos alegaban que la ley que Dios les había dado a través de Moisés era importante y que los conversos gentiles debían guardarla. Pablo estaba tratando de mostrar el verdadero lugar de esta ley y su función. No quería que esta gente se instalara en Roma como lo había hecho en Galacia.

Es una simplificación excesiva preguntar si, en Gálatas y Romanos, Pablo está hablando de las leyes ceremoniales o de las morales. Históricamente, el argumento era si los conversos gentiles debían circuncidarse, y guardar o no la ley de Moisés. El concilio de Jerusalén ya se había pronunciado sobre esta cuestión, pero algunos se negaban a acatar esa decisión.

Algunos interpretan que las cartas de Pablo a los gálatas y a los romanos demuestran que la Ley Moral, los Diez Mandamientos (o, en realidad, solo el cuarto Mandamiento), ya no es obligatoria para los cristianos. Sin embargo, estos intérpretes no captan la esencia de las cartas, y pasan por alto la perspectiva del contexto histórico y las cuestiones que Pablo encara. El apóstol, como veremos, enfatiza que la salvación es solo por fe y no por el cumplimiento de la ley, ni siquiera la Ley Moral. No obstante, eso no es lo mismo que decir que la Ley Moral no debe guardarse. La obediencia a los Diez Mandamientos nunca fue un problema; los que hacen de esto un tema están releyendo en los textos un asunto contemporáneo, que Pablo no estaba tratando.

¿De qué modo podemos responderles a los que afirman que el sábado ya no es obligatorio para los cristianos? ¿Cómo puedes mostrar la verdad del sábado de una manera que no comprometa la integridad del evangelio?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Me asombra que tan pronto se hayan alejado ustedes del que los llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.

Se ha dicho que Pablo fue el verdadero fundador del cristianismo. Por supuesto, eso es erróneo. Aunque Pablo contribuyó mucho a que comprendamos teológica-mente la doctrina cristiana, incluyendo 13 de los 27 libros del Nuevo Testamento, prácticamente todas sus enseñanzas pueden encontrarse en otras partes de las Escrituras. La razón principal por la que algunos alegan que Pablo comenzó una religión “nueva” está basada en  una idea equivocada sobre su enseñanza acerca de la Ley y la gracia.

Para los que no entienden la justificación por la fe, Pablo parece contradecirse. Afirma que el cristiano no está bajo la Ley y, no obstante, que el mismo cristiano está obligado a guardar la Ley.

No hay problema cuando recordamos que Dios demanda justicia de aquellos que afirman estar en relación con él. La norma de justicia es su Ley. Pero, cuando las personas se miden con la Ley, no alcanzan esa norma y, por lo tanto, la Ley las condena.

Si la Ley fuera el medio de salvación, entonces ninguno tendría esperanza de vida eterna.

La esperanza del cristiano no está en la ley sino en Jesús, quien no solamente guardó la Ley, sino también permite que los creyentes compartan su justicia, gracias al poder milagroso de Dios.

El cristiano puede ahora observar la Ley de Dios con libertad de conciencia porque Cristo quitó la condenación de la Ley. La gracia de Cristo no nos libera de ella sino, más bien, nos impulsa a obedecerla.

La palabra “LEY”, la podemos encontrar mas de 600 veces en el Antiguo Testamento y alrededor de 200 veces en el Nuevo Testamento, dependiendo la versión bíblica que se está usando. La palabra “GRACIA” la encontramos alrededor de 8 veces en el Antiguo Testamento y mas de 150 veces en el Nuevo Testamento.

Interesante-mente la palabra misericordia se encuentra alrededor de 500 veces en toda la Biblia.

Cuando se habla del Antiguo Testamento, lo primero que se viene a la mente es la palabra LEY; y cuando se habla del Nuevo Testamento lo primero que se viene a la mente es la palabra GRACIA.

En el Antiguo Testamento encontramos una experiencia de terror, donde Dios se muestra en la nube de fuego, detrás del relámpago, del rayo y del trueno, donde el monte y la tierra tiembla; y el fuego y el humo está presente. Parece un Dios sumamente aterrorizador que nadie puede estar en su presencia, que castiga inmediatamente el pecado sobre el transgresor.

En el Nuevo Testamento encontramos un Dios totalmente diferente; pareciera que se ha arrepentido de los actos y proceder del pasado y ahora es un Dios que sufre, que gime, que implora, que llora y que al final muere en la cruz.

Estas dos imágenes acerca de Dios y su trato con los habitantes de esta tierra le crea tanto problema al humano, cuando trata de comprender el obrar de Dios en estas dos diferentes etapas de la Biblia.

Muchas personas al no comprender el obrar de Dios, llegan a la conclusión que Dios es un Dios cambiante y esto les hace perder la fe y terminan volviéndose incrédulos o ateos. De la misma manera, le crea al cristiano mucho problema en comprender la relación entre la ley, la gracia y la misericordia.

Estas tres palabras: LA LEY, LA GRACIA Y LA MISERICORDIA estarán en una relación íntima hasta que el hombre sea salvo.

Encontramos que la Ley está en toda la Biblia, desde las primeras páginas hasta las últimas páginas de la Biblia.

De la misma manera en toda la Biblia encontramos la palabra misericordia; dicho sea de paso la palabra misericordia se deriva del hebreo “JANAN” y es una de las palabras mas difíciles de traducir, ya que tiene muchos significados y matices en su escritura. Pero una de las maneras mas comprensible sería “Compadecerse” o “posponer un castigo”.

La Palabra gracia aparece en su forma total con la venida de Cristo, especialmente cuando él muere en la cruz.

Para que entendamos la relación entre la LEY, LA GRACIA, y la MISERICORDIA, imaginemos el siguiente caso: Usted es acusado de un delito y es llevado al tribunal; en el tribunal es encontrado culpable, por que hay una ley que usted quebranto. Esa es la ley.

Cuando el juez lo encuentra culpable, el mismo juez le suspende su castigo. Esto se llama MISERICORDIA; usted no está recibiendo lo que se merece.

Pero sucede algo más, después que el juez le dice que le ha retenido el castigo, el juez le informa que le van a regalar 1 millón de dólares. Eso se llama GRACIA; usted está recibiendo lo que no se merece.

¿Entendemos la diferencia? (por favor lea despacio)

En la misericordia usted no está recibiendo lo que se merece (se merecía un castigo por su delito y no lo está recibiendo)

En la gracia usted está recibiendo lo que no se merece. (no se merece el millón de dólares y aún así, se los están regalando)

Ahora llevemos este caso al escenario bíblico para que podamos entender la relación entre la ley, la gracia, y la misericordia.

La ley ha existido y existirá por la eternidad; desde Adán hasta el último humano que viva en esta tierra ha quebrantado y quebrantará la ley (excepto Cristo) Por lo tanto, todos somos llevados al tribunal y en el tribunal a todos se nos ha encontrado culpables.

Pero el Juez a pospuesto ó retenido el castigo que nos merecemos, y esto lo ha estado haciendo desde Adán hasta nuestro tiempo; esto se llama misericordia.

Cuando Cristo muere entonces aparece la gracia, y el juez nos dice, que ha pesar que hemos quebrantado la ley, y que por amor él nos ha retenido ó pospuesto el castigo que merecemos, ahora nos tiene una noticia mejor; y es que nos está regalando el perdón, la salvación, y una tierra nueva libre de dolor y sufrimiento; perfecta por la eternidad. Esto se llama gracia.

¿NO CREE QUE ES UN JUICIO TOTALMENTE INCOHERENTE Y DESEQUILIBRADO? El transgresor se le es retenido el castigo (misericordia) y encima de todo se le está premiado con la vida eterna (gracia). La GRACIA es la esencia del amor divino, ni usted ni yo la podemos comprender; sólo la tenemos que aceptar por fe.

Entonces viene la pregunta ¿Es complicado entender esa relación inseparable  entre la ley, la misericordia y la gracia? La respuestas es no:

-La ley es una herramienta provista por Dios para reconocer mi estado espiritual.

-La misericordia es otra herramienta provista por Dios para aplazar, posponer con la posibilidad de eliminar el castigo al pecador.

-La gracia es la ultima herramienta provista por Dios hace 2,000 años donde se me regala vida eterna, que es una vida perfecta en una tierra perfecta y por la eternidad

La ley, la misericordia, la gracia, el perdón, la esperanza, la fe, el bautismo, el ayuno, la oración y la santa cena, entre otras; son herramientas que Dios ha provisto para nuestra salvación. No hay en ninguna de ellas contradicción, ninguna de ella se opone a otra, ninguna de ella suplanta a otra, ninguna de ella menosprecia a otra, entre todas tienen el propósito de ayudar al pecador a regresar a su antiguo Padre y a su antiguo hogar.

Me asombra que tan pronto se hayan alejado ustedes del que los llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.No que haya otro evangelio, sino que hay algunos que los perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, les anuncia otro evangelio diferente del que les hemos anunciado, quede bajo maldición. Como antes lo hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno les predica un evangelio diferente del que han recibido, quede bajo maldición. (Gálatas 1)

En los primeros años de una iglesia, sus miembros están dispuestos a hacer grandes sacrificios por la misma: están en el primer amor. Pero suele suceder que cuando la iglesia se estabiliza y se vuelve próspera, sus miembros se relajan y toman las cosas con tanta calma y quietud, que tocan los linderos del descuido y la indolencia. Dicho en otras palabras, una iglesia joven suele ser una iglesia pujante; una iglesia vieja suele ser una iglesia indolente. Los galos tenían un problema serio, ya que su iglesia, en plena juventud, con apenas unos cuantos años de formación, ya habían tomado el rumbo equivocado.

Las iglesias también se mantienen firmes y fieles, mientras sus fundadores o buenos dirigentes están con vida y cuidando de la grey; pero cuando ese gran dirigente muere, las iglesias tienden a apartarse del camino correcto. Eso sucedió con Israel en muchas ocasiones: mientras Moisés, Josué, Samuel, Elías, Eliseo, y Josías entre otros, estuvieron con vida, el pueblo fue próspero en todos los aspectos. Pero una vez muertos esos dirigentes, el pueblo casi siempre tomó el rumbo equivocado.

Este fenómeno también sucede en nuestros días modernos, mientras ese hermano específico, que es un baluarte, una columna, firme y con experiencia, se mantiene en la iglesia, ésta marcha bien, pero cuando ese hermano desaparece, la iglesia toma el rumbo equivocado. La iglesia de Galacia estaba joven y Pablo, que era el padre de la fe para ellos, aún estaba con vida y ellos ya habían tomado el rumbo equivocado; esto tenía completamente atónito al apóstol de los gentiles.

Los galos se habían alejado de la gracia de Cristo; la gracia de Cristo es una de las virtudes más grandes que el Cielo puede conceder a la raza caída. La gracia de Cristo no es el hombre escalando para conseguir llegar hasta al cielo; la gracia es Dios extendiendo su mano para levantar al hombre hasta las puertas del cielo. La gracia no es el hombre pagando a Dios para entrar a los cielos; la gracia es Dios regalando al hombre un pasaporte de oro que otorga la ciudadanía celestial gratuitamente, a través de la sangre de Cristo. La palabra “gracia” está escrita en el templo de la salvación divina, desde la fundación hasta el pináculo del santuario.

Hay diferentes tipos de revueltas religiosas, entre ellas podemos mencionar revueltas particulares, generales, por presión y por obstinación.

-Las revueltas particulares son aquellas donde se apostata de los principios doctrinales de una religión. Un ejemplo de esta son las diez tribus de Israel y la iglesia romana.

-Las revueltas generales son aquellas que renuncian a la fe y al nombre de Cristo. Un ejemplo de esta revuelta son los judíos y los musulmanes.

-Las revueltas por presión ocurren cuando el hombre compromete su fe por temor a la persecución o a la muerte.

-Las revueltas por obstinación, por ejemplo, son aquellas donde está involucrado el ateísmo.

Los de Galacia tenían la primera revuelta y parte de la tercera revuelta. Ellos se habían revelado contra la autoridad de Pablo y contra la gracia de Dios.

Muchas veces no nos gusta tener el evangelio puro y sencillo, muhas veces nos gusta tener un evangelio mezclado, que en la mayoria de ocasiones nos hace alejarnos de la hermosura del evangelio salvador:

-Los de Galacia, aparte de la gracia de Dios, tenían la ley ceremonial de los judíos

-Los judíos, aparte del Antiguo Testamento, tenían el famoso libro llamado “Cábala” libro que utilizaban para interpretar la Palabra de Dios

-Los católicos, aparte de la Palabra de Dios escrita, tienen la tradición

-Los pentecostales, aparte de la Palabra de Dios escrita, quieren ser expertos en lenguas extrañas y hacedores de milagros

-Y nosotros tampoco nos quedamos atrás, hay en nuestras filas quienes ponen más énfasis en el espíritu de profecía, que en la misma Biblia.

Encontramos que muchos hombres no creen en la verdad, pero fácilmente creen en el error

Encontramos que muchos hombres abandonan lo que ya está comprobado, por seguir lo especulativo

Encontramos que otros se niegan a seguir la salvación por fe para tratar de conseguir lo imposible: la salvación por obras.

Encontramos que otros dejan el bálsamo que sana las heridas de la conciencia por seguir asuntos que dañan la conciencia

Al final encontramos otros que se desprenden de los embajadores del evangelio por seguir a los pervertidores del evangelio, extraña maravilla satánica, que sólo invita al hombre a acercarse a las mismas puertas del infierno.

 Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, les anuncia otro evangelio diferente del que les hemos anunciado, quede bajo maldición. Como antes lo hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno les predica un evangelio diferente del que han recibido, quede bajo maldición. (Gálatas 1)

El tiempo cambia todo en este mundo: cambia nuestra manera de vestir, cambia nuestra manera de pensar… La tecnología está cambiando constantemente y también cambia todo lo que la rodea: lo que vivimos ahora no es lo mismo que lo que fue hace 40 años, 100 años ó 200 años atrás. Pero hay cosas que nunca cambian, son inviolables, son eternas. Nuestros días actuales, con todos sus cambios y modernismos, no nos pueden dar un nuevo Padre, un nuevo Jesucristo, un nuevo Espíritu Santo, una nueva Biblia ni un nuevo evangelio. Hay cosas que no cambian, porque son eternas, fueron puestas por Dios a perpetuidad.

Los tres castigos más temidos para un judío eran llamados NIDUI, CHEREM y SHAMMATHA

El castigo llamado Nidui, consistía en echar a la persona de la sinagoga y separarla de la sociedad, este castigo podía durar hasta 30 días

El castigo llamado Cherem, era la sentencia a muerte

El castigo llamado Shammatha o Maran atha, era el castigo en el que la persona era solemnemente entregada al juicio divino. La persona era maldecida, era excluida de la sinagoga para siempre, sus propiedades eran confiscadas, sus hijos eran considerados incircuncisos, a sus hijas no se les permitía contraer matrimonio, y el condenado era solemnemente entregado al juicio divino. Este castigo llamado Shammatha o Maran atha, es el castigo que Pablo está invocando sobre sí mismo, o sobre cualquiera persona que predique otro evangelio, y esto incluye también a cualquier ángel que venga del cielo.

La palabra griega para Shammatha o Maran atha, es Anathema. Anathema es el acto de entregar solemnemente algo o a alguien para destrucción.

El apóstol Pablo está enfatizando con todo su vigor, que nadie proveniente del Cielo está autorizado a cambiar el evangelio que entregó el Señor Jesucristo. Si nadie del cielo está autorizado para hacer dichos cambios, mucho menos nadie de la tierra. Toda persona que enseñe un evangelio nuevo que no es el de Jesucristo, queda expuesta a la destrucción eterna.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los Gálatas eran idólatras, pero cuando los apóstoles les predicaron, se gozaron en el mensaje que les prometía libertad de la servidumbre del pecado. Pablo y sus colaboradores proclamaron la doctrina de la justicia por la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo. Presentaban a Cristo como Aquel que, al ver la impotente condición de la especie caída, vino a redimir a los hombres y mujeres viviendo una vida de obediencia a la ley de Dios y pagando la penalidad de la desobediencia. Y a la luz de la cruz, muchos que nunca habían conocido antes al Dios verdadero empezaron a comprender la grandeza del amor del Padre.

Así se les enseñaron a los Gálatas las verdades fundamentales concernientes a “Dios el Padre,” y a “nuestro Señor Jesucristo, el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para libramos de este presente siglo malo, conforme a la voluntad de Dios y Padre nuestro”. “Por el oír de la fe,” recibieron el Espíritu de Dios, y llegaron a ser “hijos de Dios por la fe en Cristo”. Gálatas 1:3,4; 3:2,26 (Los hechos de los apóstoles, p. 169).

Los que trabajan actualmente en la obra de Dios tendrán que hacer frente a pruebas tales como las que Pablo soportó en su obra. Satanás procurará apartar de su fe a los conversos utilizando los mismos métodos engañosos y jactanciosos. Introducirá teorías que no será prudente analizar. Satanás es un obrero astuto, e introducirá engaños sutiles a fin de oscurecer y confundir la mente y desarraigar las doctrinas de la salvación. Aquellos que no acepten la Palabra de Dios literalmente, caerán en esa trampa.

Hoy necesitamos proclamar la verdad con santa intrepidez. La siguiente declaración dada a la iglesia primitiva por el mensajero del Señor, debe ser escuchada por su pueblo en la actualidad: “Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1:8).

Quien haga de la operación de milagros la prueba de su fe, encontrará que Satanás puede, mediante una variedad de engaños, realizar maravillas que pasarán por milagros genuinos. Esto mismo fue lo que pretendió introducir como elemento de prueba en el momento cuando los israelitas iban a ser librados de Egipto (Mensajes selectos, t. 2, p. 60).

Debemos estar libres de las costumbres y las servidumbres de la sociedad para que, cuando estén en juego los principios de nuestra fe, no vacilemos en mostrar nuestros colores, aunque se nos llame raros por hacerlo. Mantengan sensible la conciencia, para que puedan escuchar el más débil susurro de la voz de Aquel que habló como nadie lo hizo antes. Muestran los que quieran llevar el yugo de Cristo una firmeza de propósito que los induzca a hacer el bien por el bien mismo. Mantengan los ojos fijos en Jesús, preguntándose a cada paso: “¿Es éste el camino del Señor?” Dios no permitirá que nadie que haga esto se convierta en el objeto de las tentaciones de Satanás.

Cuando surjan las perplejidades, como seguramente va a ocurrir, acérquense a Dios y él se acercará a ustedes (Cada día con Dios, p. 282).

17


Lección 2 // Viernes 13 de octubre_____________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Judíos y gentiles” y “Apostasía en Galacia”, Los hechos de los apóstoles, pp. 153-156, 158-161, 307-311; “La ley dada a Israel” y “La ley y los dos pactos”, Patriarcas y profetas, pp. 319-322, 386-390; y “El pueblo elegido”, El Deseado de todas las gentes, pp. 19-22.

No cabe duda de que nuestra iglesia enfrenta tiempos de controversias y disensiones. Pero esto no es nada nuevo. Satanás siempre ha estado en guerra con la iglesia. Incluso en los primeros días del cristianismo surgieron disensiones y controversias en las filas de los creyentes. Y hubo una controversia que, de no haber sido resuelta, podría haber destruido la iglesia en sus comienzos.

“Por la influencia de falsos maestros que se habían levantado entre los creyentes de Jerusalén, se estaban extendiendo rápidamente la división, la herejía y el sensualismo entre los creyentes de Galacia. Esos falsos maestros mezclaban las tradiciones judías con las verdades del evangelio. Haciendo caso omiso de la decisión del concilio general de Jerusalén, instaban a los conversos gentiles a observar la ley ceremonial” (HAp 307).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Repasen con la clase la respuesta a la pregunta final del miércoles. ¿De qué manera tu iglesia local, o tú en tu propia casa, está/s imponiendo cargas sobre los demás (o sobre ti mismo) que no son necesarias? ¿Cómo podemos reconocer si realmente estamos haciendo estas cosas? O ¿podríamos estar en peligro de llegar demasiado lejos en el sentido contrario? Es decir, ¿de qué forma podemos reconocer si somos demasiado permisivos en nuestro estilo de vida y en nuestras normas, a tal punto que nuestra vida ya no refleja la elevada vocación que tenemos en Cristo?
  2. ¿Cuáles son algunos de los argumentos que la gente usa para decir que los Diez Mandamientos ya no son obligatorios para los cristianos hoy? ¿De qué manera respondemos a estas afirmaciones? ¿Por qué, a primera vista, esos argumentos están tan equivocados y por qué, en muchos casos, quienes los plantean en realidad no viven como si creyeran que los Diez Mandamientos ya no son obligatorios?
  3. Vuelve a leer Gálatas 1:1 al 12. Observa cuán intransigente, dogmático y fervoroso era Pablo en cuanto a su interpretación del evangelio. ¿En qué medida esto nos indica que debemos permanecer decididamente inquebrantables en ciertas creencias, en especial en esta época de pluralismo y relativismo? ¿En qué sentido esto demuestra que de ningún modo podemos transigir con ciertas enseñanzas?
  4. Conversen en clase sobre los asuntos que provocaron la Reforma Protestante. ¿Qué diferencias básicas no se han resuelto todavía?

18


Aquí les dejamos una joya de información para usted, es largo, es extenso, es profundo, es impresionante, le invitamos a que le dedique tiempo, y usted encontrará cosas que nunca se imaginó.

Nota: Si usted encuentra que la cita que se ha provisto no hace sentido con el mandamiento, por favor lea el versículo anterior. Hay mucha discrepancias en las versiones bíblicas, muchas de ellas van con un versículo atrasado, incluyendo la versión hebrea de donde ésta información se ha tomado.

LOS 613 MANDAMIENTOS: 365 de ellos están escritos en forma negativa y 248 de ellos están escritos en forma positiva

DIOS

  1. Creer en Dios (Ex. 20:2; Deut. 5:6)
  2. No creer que hay otro dios sino solo Dios el Eterno (Ex. 20:3 )
  3. No blasfemar el nombre de Dios, (Éxodo 22: 27 o 28) su castigo es muerte (Lev. 24:16)
  4. Santificar el nombre de Dios (Lev. 22:32)
  5. No profanar el nombre de Dios (Lev. 22:32)
  6. Creer que Dios es uno (Deut. 6:4)
  7. Amar a Dios (Deut. 6:5)
  8. Temer a Dios con reverencia (Deut. 6:13; 10:20)
  9. No tentar o provocar a Dios (Deut. 6:16)
  10. Seguir sus caminos (Deut. 28:9)

LEY

  1. Honrar al anciano y el sabio (Lev. 19:32)
  2. Aprender la ley y enseñarla (Deut. 6:7)
  3. Juntarse con quienes conocen a Dios (Deut. 10:20)
  4. No añadirle a la ley (Deut. 13:1)
  5. No quitarle a la ley (Deut. 13:1)
  6. Cada persona debe escribir un pergamino de la ley para sí mismo (Deut. 31:19)

SEÑALES Y SÍMBOLOS

  1. Circuncidar a todo varón descendiente (Gen. 17:12; Lev. 12:3)
  2. Poner flecos en el borde de los vestidos (Num. 15:38)
  3. Atar filacterias en la frente (Deut. 6:8)
  4. Atar filacterias en el brazo (Deut. 6:8)
  5. Escribir la ley en los postes de las casas y en las puertas (Deut. 6:9)

ORACIONES Y BENDICIONES

  1. Servir a Dios de acuerdo al talmud; en éste caso “servir” significa orar (Ex. 23:25; Deut. 6:13)
  2. Leer el “Oye Israel” o Shema (Deut. 6:4-5) al levantarse y al acostarse (Deut. 6:7) 
  3. Dar gracias por los alimentos (Deut. 8:10)
  4. No erigir monumentos de piedras o pintar piedras para adorarlas (Lev. 26:1)

AMOR Y HERMANDAD

  1. Amar a los humanos que están bajo el pacto de la ley (Lev. 19:18)
  2. No atentar contra la vida del prójimo (Lev. 19:16)
  3. No engañar al prójimo (Lev. 25:17)
  4. No difamar (Lev. 19:16)
  5. No guardar odio en el corazón (Lev. 19:17)
  6. No vengarse (Lev. 19:18)
  7. No guardar rencor (Lev. 19:18)
  8. No permitirás que tu hermano erre (Lev. 19:17)
  9. No maldecir al sordo, tampoco maldecir al que puede escuchar (Lev. 19:14)
  10. No poner tropiezo al ciego (Lev. 19:14)
  11. Corregir al pecador (Lev. 19:17)
  12. Ayudar a otro que trata de levantar su bestia caída (Ex. 23:5)
  13. Ayudar a otro a mover la carga de su bestia caída (Deut. 22:4)
  14. No dejar sin auxilio a la bestia que ha caído bajo su carga (Deut. 22:4)

EL POBRE Y EL DESAFORTUNADO

  1. No maltratar a la viuda ni al huérfano (Ex. 22:21)
  2. No segar el terreno hasta las orillas (Lev. 19:9; Lev. 23:22)
  3. Dejar lo no segado para el pobre (Lev. 19:10)
  4. Al segar, no recoger las espigas que se caen (Lev. 19:9)
  5. Dejar las espigas que se caen para el pobre (Lev. 19:9)
  6. No coger de la viña el fruto defectuoso (Lev. 19:10)
  7. Dejar para el pobre el fruto defectuoso de la viña (Lev. 19:10; Deut. 24:21)
  8. No recoger las uvas que se han caído (Lev. 19:10)
  9. Dejar las uvas, solas, en el viñedo, para el pobre (Lev. 19:10)
  10. No volverse a recoger las ramas de olivas (Deut. 24:19)
  11. Dejar para el pobre las ramas que se quedaron (Deut. 24:19-20)
  12. No abstenerse de ayudar al hermano pobre dándole lo que necesita (Deut. 15:7)
  13. Hacer caridad según la capacidad de uno (Deut. 15:11)

EL TRATO A LOS GENTILES

  1. Amar al extranjero (Deut. 10:19)
  2. No engañar al extranjero (Ex. 22:20)
  3. No explotar al extranjero en la compra y venta (Ex. 22:21)
  4. No contraer matrimonio con los paganos o gentiles (Deut. 7:3)
  5. Puede exigirse el pago al extranjero (Deut. 15:3)
  6. Al extranjero se le puede prestar con interés (Deut. 23:21)

MATRIMONIO, DIVORCIO Y FAMILIA

  1. Honrar a padre y madre (Ex. 20:12)
  2. No golpear al padre o a la madre (Ex. 21:15)
  3. No maldecir al padre o a la madre (Ex. 21:17)
  4. Temer reverente-mente al padre y a la madre (Lev. 19:3)
  5. Ser fructífero y multiplicarse (Gen. 1:28)
  6. El eunuco no se puede casar con las hijas de Israel (Deut. 23:2) (N)
  7. El bastardo no se puede casar con la hija de un israelita (Deut. 23:3) (N)
  8. El amonita o el moabita nunca se podrán casar con la hija de un israelita (Deut. 23:4)
  9. Excluir de a los descendientes de Esaú de la congregación de Israel, por tres generaciones(Deut. 23:8-9) (N)
  10. Excluir a los descendientes de los egipcios de la congregación de Israel por tres generaciones (Deut. 23:8-9) (N)
  11. No debe haber prostituta en Israel (Deut. 23:18)
  12. Tomar esposa mediante ceremonia formal (Deut. 24:1)
  13. El recién casado estará libre de compromisos de labor pública por un año (Deut. 24:5)
  14. La recién casada estará libre de compromisos de labor pública por un año (Deut. 24:5)
  15. No quitar los derechos de una esposa, si el marido tomara otra mujer por esposa (Ex. 21:10)
  16. La mujer de quien se sospeche ha cometido adulterio será tratada según la ley (Num. 5:30)
  17. Quien difame el honor de una esposa virgen deberá vivir con ella toda la vida (Deut. 22:19)
  18. Quien difame a su esposa calumniándola no podrá divorciarse de ella en toda su vida (Deut. 22:19)
  19. El divorcio debe ser mediante documento legal (Deut. 24:1)
  20. Quien se divorcie no podrá volver a casarse con la misma mujer, si la mujer después del divorcio se casó con otro hombre (Deut. 24:4)
  21. La viuda, cuyo esposo murió sin dejarle hijos, se tiene que casar con un hermano del difunto (Deut. 25:5)
  22. Un hermano de quien murió sin hijos se debe casar con la viuda (Deut. 25:5)
  23. Si el hermano del difunto no quiere tomar la viuda, entonces la viuda lo enrostrará en público (Deut. 25:7-9)

RELACIONES SEXUALES PROHIBIDAS

  1. No descubrir la desnudez de una parienta (Lev. 18:6)
  2. No descubrir la desnudez de la madre (Lev. 18:7)
  3. No descubrir la desnudez del padre su padre (Lev. 18:7)
  4. No descubrir la desnudez de la madrastra (Lev. 18:8)
  5. No descubrir la desnudez de la hermana (Lev. 18:9)
  6. No descubrir la desnudez de la hija de la esposa del padre (Lev. 18:11)
  7. No descubrir la desnudez de la hija del hijo (Lev. 18:10)
  8. No descubrir la desnudez de la hija de la hija (Lev. 18:10)
  9. No descubrir la desnudez de la hija (éste  mandamiento no está en la Ley pero se deduce de los otros mandamientos)
  10. No descubrir la desnudez de la hermana del padre (Lev. 18:12)
  11. No descubrir la desnudez de la hermana de la madre (Lev. 18:13)
  12. No descubrir la desnudez del hermano de la esposa del padre (Lev. 18:14)
  13. No descubrir la desnudez del hermano del padre (Lev. 18:14)
  14. No descubrir la desnudez de la esposa de un hijo (Lev. 18:15)
  15. No descubrir la desnudez de la esposa del hermano (Lev. 18:16)
  16. No descubrir la desnudez de la hija de la esposa (Lev. 18:17)
  17. No descubrir la desnudez de la hija del hijo de la esposa (Lev. 18:17)
  18. No descubrir la desnudez de la hija de la hija de la esposa (Lev. 18:17)
  19. No descubrir la desnudez de la hermana de la esposa (Lev. 18:18)
  20. No tener relaciones con una mujer en su período menstrual (Lev. 18:19)
  21. No tener relaciones con la esposa de otro hombre (Lev. 18:20)
  22. No cometer sodomía con otro hombre (Lev. 18:22)
  23. No tener relaciones con animales (Lev. 18:23)
  24. La mujer no debe tener relaciones con un animal (Lev. 18:23)
  25. No castrar animales de ninguna especie, sea doméstico o salvaje, esto incluye a las aves (Lev. 22:24)

DESCANSOS Y FIESTAS

  1. El primer mes del año debe ser solemnemente declarado santo (Ex. 12:2)
  2. No viajar en sábado más allá de los límites del lugar de residencia (Ex. 16:29)
  3. Santificar el Sábado (Ex. 20:8)
  4. No trabajar en Sábado en honor a Dios (Ex. 20:10) (N)
  5. Descansar en Sábado (Ex. 23:12; 34:21)
  6. Celebrar las 3 fiestas (Ex. 23:14)
  7. Gozarse en las fiestas (Deut. 16:14)
  8. Comparecer en el Santuario en las fiestas (Deut. 16:16)
  9. Remover la levadura al principio de la fiesta de los panes sin levadura (Ex. 12:15)
  10. Reposar el primer día de los panes sin levadura, pero se puede cocinar (Ex. 12:16; Lev. 23:7)
  11. Reposar el primer día de los panes sin levadura (Ex. 12:16; Lev. 23:6-7)
  12. Reposar el séptimo día de los panes sin levadura (Ex. 12:16; Lev. 23:8)
  13. No hacer trabajo en el séptimo día de los panes sin levadura (Ex. 12:16; Lev. 23:8)
  14. Comer panes ázimos en la noche de la Pascua (Ex. 12:18)
  15. No debe haber levadura en la casa del israelita durante los siete días de los panes sin levadura (Ex. 12:19)
  16. No comer en la Pascua nada que contenga fermento (Ex. 12:20)
  17. No comer levadura el primer día de los panes sin levadura (Ex. 13:3)
  18. Levadura no debe ser vista en la casa del israelita en la fiesta de los panes sin levadura (Ex. 13:7
  19. En el primer día de la fiesta de los ázimos explicar a los hijos la salida de Egipto (Ex. 13:8)
  20. A partir del medio día del 14 de Nisan no se debe comer leudado (Deut. 16:3)
  21. Contar cuarenta y nueve días desde el día en que se ofrece la ofrenda (Lev. 23:15)
  22. Reposar el día cincuentavo después de la fiesta de la cosecha (Lev. 23:21)
  23. No hacer ningún trabajo en el cincuentavo día
  24. (Lev. 23:21)
  25. Descansar la entrada del año nuevo (Lev. 23:24)
  26. No trabajar a la entrada del año nuevo (Lev. 23:25)
  27. Tocar trompetas a la entrada del año nuevo (Num. 29:1)
  28. Ayunar en el día de la expiación (Lev. 23:27)
  29. No comer ni beber en el día del perdón (Lev. 23:29)
  30. No hacer ningún tipo de trabajo en el día del perdón (Lev. 23:31)
  31. Reposar en el día del perdón (Lev. 23:32)
  32. No hacer ningún trabajo en el primer día de los Tabernáculos (Lev. 23:35)
  33. Reposar en el primer día de los Tabernáculos (Lev. 23:35)
  34. Reposar al siguiente día de los Tabernáculos (Lev. 23:36)
  35. No hacer ningún trabajo al siguiente día después de los Tabernáculos (Lev. 23:36)
  36. Tomar frutos y ramas de árboles para celebrar la fiesta de los Tabernáculos (Lev. 23:40)
  37. Habitar en tabernáculos durante la fiesta de los Tabernáculos (Lev. 23:42)

LEYES DIETÉTICAS

  1. Hacer diferencia entre animales limpios e inmundos (Lev. 11:2)
  2. No comer la carne de animales inmundos (Lev. 11:4)
  3. Hacer diferencia entre peces limpios e inmundos (Lev. 11:9)
  4. No comer peces inmundos (Lev. 11:11)
  5. Hacer diferencia entre aves limpias e inmundas (Deut. 14:11)
  6. No comer aves inmundas (Lev. 11:13)
  7. Hacer diferencia entre langostas limpias e inmundas (Lev. 11:21)
  8. No comer gusanos, incluso gusanos frutales (Lev. 11:41)
  9. No comer animales que se arrastran sobre la tierra (Lev. 11:41-42)
  10. No comer ningún insecto de la tierra (Lev. 11:44)
  11. No comer enjambres de insectos que flotan en el agua (Lev. 11:43, 46)
  12. No comer insectos alados (Deut. 14:19)
  13. No comer animal despedazado por las fieras (Ex. 22:30) (N)
  14. No comer la carne de animal encontrado muerto (Deut. 14:21)
  15. Se puede comer del ganado mayor o menor matándolo según está prescrito en la ley (Deut. 12:21)
  16. No comer partes de animales vivos (Deut. 12:23)
  17. No matar un animal y su cría el mismo día (Lev. 22:28)
  18. No tomar un ave y sus polluelos (Deut. 22:6)
  19. Dejar libre la madre y tomar los huevos o los polluelos (Deut. 22:6-7)
  20. No comer la carne del buey que ha sido condenado a morir (Ex. 21:28)
  21. No cocinar animales en la leche de la madre (Ex. 23:19
  22. No comer animales cocinados en la leche de la madre (Ex. 34:26)
  23. No comer el tendón que se encogió (Gen. 32:33)
  24. No comer grasa (Lev. 7:23)
  25. No comer sangre (Lev. 7:26)
  26. Cubrir con tierra la sangre de animales silvestres (Lev. 17:13)
  27. No comer o beber como glotón o borracho (Lev. 19:26; Deut. 21:20)

PRÁCTICAS DE NEGOCIOS

  1. No actuar mal al comprar o vender (Lev. 25:14)
  2. No cobrar interés sobre préstamos a los israelitas (Lev. 25:37)
  3. No prestar con interés (Deut. 23:20)
  4. No participar de ninguna transacción usurera entre prestamista y el que presta (Ex. 22:24)
  5. No prestar con usura al pobre (Ex. 22:24)
  6. No demandarás del pobre el pago de la deuda si no puede pagar (Ex. 22:24)
  7. No tomar como prenda, utensilios necesarios en la cocina (Deut. 24:6)
  8. Al prestar no entres a casa del deudor para elegir qué pieza tomar por prenda (Deut. 24:10) (N)
  9. No retener la prenda si su dueño la necesita (Deut. 24:12) (N)
  10. Devolver la prenda a su dueño (Deut. 24:13)
  11. No tomar prenda de la viuda (Deut. 24:17)
  12. No cometer fraude en la medida (Lev. 19:35)
  13. Asegurar que el peso de la balanza sea correcto (Lev. 19:36)
  14. No poseer pesos y medidas falsos (Deut. 25:13-14)

EMPLEADOS, SIRVIENTES Y ESCLAVOS

  1. No demorar o retener el pago del trabajador (Lev. 19:13)
  2. Permitir al trabajador comer del producto que está cosechando (Deut. 23:25-26)
  3. El trabajador no podrá tomar más de lo que pueda comer (Deut. 23:25)
  4. El labrador no podrá comer del producto que no esté siendo cosechado (Deut. 23:26)
  5. Pagar al labrador el salario a su debido tiempo (Deut. 24:15)
  6. Tratar con el esclavo hebreo según la ley del esclavo (Ex. 21:2-6)
  7. No obligar al sirviente hebreo a hacer trabajos de esclavo (Lev. 25:39)
  8. No vender al sirviente hebreo como esclavo (Lev. 25:42)
  9. No tratar al sirviente hebreo con rigor (Lev. 25:43)
  10. No permitir que el pagano que ha comprado un sirviente hebreo lo trate con dureza (Lev. 25:53)
  11. No despedir con las manos vacías al sirviente cuando sea liberado de su servicio (Deut. 15:13)
  12. Regalarle al siervo hebreo generosamente cuando su obligación termine (Deut. 15:14)
  13. Redimir al siervo hebreo (Ex. 21:8)
  14. No vender a la sierva hebrea a otra persona (Ex. 21:8)
  15. Casarse con la sierva hebrea (Ex. 21:8-9)
  16. Retener para siempre al esclavo canaanita (Lev. 25:46)
  17. No entregar al esclavo, que ha huido a la tierra de Israel, a su dueño que vive fuera (Deut. 23:15-16)
  18. No oprimir al esclavo que busca refugio (Deut. 23:17)
  19. No poner bozal al buey cuando trilla, para no impedir comer mientras trabaja (Deut. 25:4)

VOTOS, PROMESAS Y JURAMENTOS

  1. El hombre debe cumplir lo que promete (Deut. 23:24)
  2. No jurar innecesariamente (Ex. 20:7)
  3. No violar un juramento o jurar falsamente (Lev. 19:12)
  4. En caso de anular un voto, actual según manda la ley (Num. 30:2-17)
  5. No romper un voto (Num. 30:3)
  6. Jurar por el nombre de Dios (Deut. 10:20)
  7. No tardarse en cumplir votos, o en traer las ofrendas voluntarias prometidas (Deut. 23:22)

EL AÑO SABÁTICO Y EL AÑO DE JUBILEO

  1. Dejar que la tierra repose en el año sabático (Ex. 23:11; Lev. 25:2)
  2. No cortar hasta lo último del fruto (Ex. 23:11; Lev. 25:2)
  3. No recoger de la cosecha lo que quede en tierra en el año sabático (Lev. 25:4)
  4. No podar los árboles en el año sabático (Lev. 25:4)
  5. No cortar el fruto que nazca en el año sabático (Lev. 25:5)
  6. No recoger el fruto de los árboles en el año sabático (Lev. 25:5)
  7. Sonar el cuerno de carnero en el año sabático (Lev. 25:9)
  8. Perdonar las deudas en el séptimo año (Deut. 15:2)
  9. No exigir devolución de préstamos después que haya pasado el año sabático (Deut. 15:2)
  10. No abstenerse de prestar al pobre por estar cerca el año sabático (Deut. 15:9)
  11. Congregar al pueblo para oír la Ley al final del año sabático (Deut. 31:12)
  12. Contar los años del jubileo en ciclos de siete años (Lev. 25:8)
  13. Santificar el año del jubileo dejando que la tierra repose (Lev. 25:10)
  14. No cultivar la tierra ni hacer ningún trabajo en los árboles en el año del jubileo (Lev. 25:11)
  15. No recoger lo que nazca en el campo en el año del jubileo (Lev. 25:11)
  16. No cortar el fruto de los árboles en el año del jubileo (Lev. 25:11)
  17. La tierra debe ser redimida en el año del jubileo (Lev. 25:24)

LA CORTE Y EL PROCESO JUDICIAL

  1. Nombrar jueces y oficiales en cada comunidad de Israel (Deut. 16:18)
  2. No nombrar como jueces a personas que no conozcan bien la Ley (Deut. 1:17)
  3. Determinar en casos de compra y venta (Lev. 25:14)
  4. Determinar en casos de compromiso de pago al depositario (Ex. 22:9)
  5. Determinar en casos de pérdida cuando el señalado no es culpable (Ex. 22:13-14)
  6. Determinar en casos de herencia (Num. 27:8-11)
  7. Juzgar en caso de daño por no haber cubierto un pozo (Ex. 21:33-34)
  8. Juzgar en caso de daños ocasionados por una bestia (Ex. 21:35-36)
  9. Determinar en casos de daños causados por ganado a una propiedad ajena (Ex. 22:5)
  10. Determinar en casos de daños causados por incendio (Ex. 22:6)
  11. Determinar en casos de daño si el depositario es inocente o culpable (Ex. 22:7-8)
  12. Determinar en casos entre el demandante y el demandado (Ex. 22:8)
  13. No maldecir al juez (Ex. 22:27)
  14. Quien posee evidencias debe testificar (Lev. 5:1)
  15. No testificar en falso (Exodo 20: 13)
  16. Un solo testigo en casos de muerte no es suficiente (Num. 35:30)
  17. El transgresor no debe testificar (Ex. 23:1)
  18. En casos de muerte, ningún familiar cercano del demandado puede testificar a favor (Deut. 24:16)
  19. No oír la demanda de un partido en ausencia del otro (Ex. 23:1)
  20. Examinar el caso completamente (Deut. 13:15)
  21. Examinar evidencias de un solo testigo no es suficiente (Deut. 19:15)
  22. No imitar a la mayoría para hacer el mal (Ex. 23:2)
  23. No inclinarse a la mayoría en un juicio fraudulento (Ex. 23:2)
  24. Quien decida por exonerar al enjuiciado, no podrá argumentar para condenación (Ex. 23:2)
  25. Tratar con imparcialidad a dos partes en litigio (Lev. 19:15)
  26. No cometer injusticia en los juicios (Lev. 19:15)
  27. No favorecer al grande en un juicio (Lev. 19:15)
  28. No aceptar soborno (Ex. 23:8)
  29. No temer al malo en un juicio (Deut. 1:17)
  30. No inclinarse a favorecer al pobre en un juicio (Ex. 23:3; Lev. 19:15)
  31. No violar el derecho del extranjero ni del huérfano (Deut. 24:17)
  32. No pervertir el juicio contra el malo aunque sea pobre (Ex. 23:6)
  33. No hacer juicio en base a opinión personal sino en base a dos que vieron lo ocurrido (Ex. 23:7)
  34. No ejecutar a alguien sin que haya comparecido a juicio (Num. 35:12)
  35. Aceptar la sentencia dictada en el juicio por cualquier corte suprema (Deut. 17:11)
  36. No rebelarse contra la sentencia dictada en el juicio (Deut. 17:11)

DAÑOS Y PERJUICIOS

  1. Hacerle protección a la azotea (Deut. 22:8)
  2. No dejar algo que pueda causar daño (Deut. 22:8)
  3. Salvar al perseguido inocente (Num. 35:25)
  4. No apiadarse del perseguidor si mata al perseguido antes de que alcance ciudad de refugio (Num. 35:25)

PROPIEDADES Y DERECHOS DE PROPIEDAD

  1. No vender tierra a perpetuidad en Israel (Lev. 25:23)
  2. No cambiar la condición de las tierras comunes cerca a las ciudades ni se venderán (Lev. 25:34)
  3. Las casas vendidas en una ciudad amurallada serán redimidas hasta dentro de un año (Lev. 25:29)
  4. No mover los linderos de la propiedad ajena (Deut. 19:14)
  5. No jurar falsamente negándole a otro el derecho de su propiedad (Lev. 19:11)
  6. No negar falsamente a otro el derecho de su propiedad (Lev. 19:11)
  7. Nunca volver a Egipto (Deut. 17:16)
  8. No robar bienes personales (Lev. 19:11)
  9. Devolver lo robado (Lev. 5:23)
  10. Devolver los pertenencias perdidas (Deut. 22:1)
  11. No pretender no haber visto las pertenencias perdidas, ni evitar la obligación de devolverlas (Deut. 22:3)

LEYES CRIMINALES

  1. No matar personas inocentes (Ex. 20:13)
  2. No secuestrar a ninguna persona de Israel (Ex. 20:13)
  3. No robar usando violencia (Lev. 19:13)
  4. No defraudar (Lev. 19:13)
  5. No codiciar los bienes ajenos (Ex. 20:14)
  6. No desear los bienes ajenos (Deut. 5:18)
  7. No deleitarse con malos pensamientos y miradas (Num. 15:39)

CASTIGO Y RESTITUCIÓN

  1. El tribunal dictará sentencia por decapitación (Ex. 21:20,21)
  2. El tribunal dictará sentencia de muerte por estrangulación (Lev. 20:10)
  3. El tribunal dictará sentencia de muerte por fuego (Lev. 20:14)
  4. El tribunal dictará sentencia de muerte por lapidación (Deut. 22:24)
  5. El tribunal dictará sentencia de horca (Deut. 21:22)
  6. El cuerpo de un ajusticiado será descolgado antes del anochecer (Deut. 21:23)˜
  7. Enterrar al ejecutado el mismo día (Deut. 21:23)
  8. No aceptar rescate por un homicida (Num. 35:31)
  9. Exiliar al homicida involuntario (Num. 35:25)
  10. Establecer seis ciudades de refugio para los homicidas involuntarios (Deut. 19:3)
  11. No aceptar rescate por homicida involuntario que está en exilio (Num. 35:32)
  12. Romper el cuello de la becerra como manda la Ley (Deut. 21:4)
  13. Matar la becerra en un terreno nunca labrado ni cosechado (Deut. 21:4)
  14. El ladrón debe pagar recompensa por su robo (Ex. 21:37) (N).
  15. Quien golpee a alguien pagará (Ex. 21:18-19)
  16. Pagar dote por la soltera seducida (Ex. 22:15-16)
  17. El violador debe casarse con la violada (Ex. 22:15-16)
  18. El violador casado no podrá divorciarse (Deut. 22:29)
  19. No infligir castigo por hoguera en Sábado (Ex. 35:3)
  20. Azotar al delincuente (Deut. 25:2)
  21. Según el delito será el número de azotes (Deut. 25:3)
  22. No compadecerse del ofensor que ha causado daño (Deut. 19:13)
  23. Hacerle al testigo falso según sus intenciones (Deut. 19:19)
  24. No castigar a alguien que es obligado a pecar (Deut. 22:26)

LEYES DE PROFECÍA

  1. Escuchar a los profetas de Dios en todas las generaciones (Deut. 18:15)
  2. No profetizar falsamente (Deut. 18:20)
  3. Matar falsos profetas (Deut. 18:20)

LEYES DE IDOLATRÍA, IDOLATRAS Y PRACTICAS IDÓLATRAS

  1. No hacer imágenes (Ex. 20:4)
  2. No hacer figuras para adorno aunque no sean para adoración (Deut. 4:12)
  3. No hacer ídolos (Ex. 34:17; Lev. 19:4)
  4. No usar el adorno de ningún objeto para adoración (Deut. 7:25)
  5. No usar ningún accesorio de ídolos para rendir-les culto u ofrendas (Deut. 7:26)
  6. No beber vino de idólatras (Deut. 32:38)
  7. No adorar ídolos como otros hacen (Ex. 20:5)
  8. No postrarse ante ídolos aunque no sea para adorarlos (Ex. 20:5)
  9. Ni siquiera mencionar otros dioses (Exo. 23:13)
  10. No escuchar a quien hable a favor de ídolos (Deut. 13:4)
  11. No conducir a los hijos de Israel a la idolatría (Ex. 23:13
  12. No inducir a los Israelitas a la idolatría (Deut. 13:12)
  13. Destruir la idolatría y sus lugares de servicio (Deut. 12:2-3)
  14. No amar a quien induce a la idolatría (Deut. 13:9)
  15. Matar a quien induzca a la idolatría (Deut. 13:9)
  16. No librar de la muerte a quien induzca a la idolatría (Deut. 13:9)
  17. La persona inducida a la idolatría no debe interceder por el inductor (Deut. 13:9)
  18. La persona inducida a la idolatría debe presentar pruebas contra el inductor (Deut. 13:9)
  19. No jurar por un ídolo ante sus adoradores, ni hacer que ellos juren por ellos (Ex. 23:13)
  20. No volver la atención a la idolatría (Lev. 19:4)
  21. No adoptar las costumbres o prácticas de los idólatras (Lev. 18:3; Lev. 20:23)
  22. No pasar por fuego a los hijos en honor a Moloc (Lev. 18:21)
  23. Matar a los hechiceros (Ex. 22:18)
  24. No permitir agoreros ni adivinos (Lev. 19:26)
  25. No depender de señales agoreras o adivinas (Lev. 19:26)
  26. No consultar a los espíritus (Lev. 19:31)
  27. No consultar a los brujos (Lev. 19:31)
  28. No practicar el uso de hierbas, de piedras y de objetos que la gente usa (Deut. 18:10)
  29. No practicar nada relacionado a brujería (Deut. 18:10)
  30. No practicar el arte de encantamientos (Deut. 18:11)
  31. No preguntar acerca de los espíritus (Deut. 18:11)
  32. No consultar por los muertos (Deut. 18:11)
  33. No consultar adivinos (Deut. 18:11)
  34. No rasurar totalmente la barba (Lev. 19:27)
  35. No cortarse en redondo el cabello (Lev. 19:27)
  36. No herirse el cuerpo a causa de un muerto (Lev. 19:28; Deut. 14:1)
  37. No tatuarse ninguna parte del cuerpo (Lev. 19:28)
  38. No raparse en redondo ninguna parte del cabello (Deut. 14:1)
  39. No plantar árboles para adorarlos (Deut. 16:21)
  40. No sembrar postes para adorarlos (Deut. 16:22)
  41. No mostrar favor por los idólatras (Deut. 7:2)
  42. No hacer pacto con las naciones cananitas (Ex. 23:32; Deut. 7:2)
  43. No permitir asentamientos de gente idólatra en Israel (Ex. 23:33)
  44. Matar a los habitantes de ciudades idólatras (Deut. 13:16-17)
  45. No reedificar una ciudad idólatra que ha sido destruida (Deut. 13:17) (N).
  46. No usar la propiedad de la ciudad que ha sido destruida (Deut. 13:18)

LEYES DE AGRICULTURA Y GANADERÍA

  1. No cruzar bestias de diferente especie (Lev. 19:19)
  2. No sembrar en un campo semillas diferentes a la vez (Lev. 19:19)
  3. No comer del fruto de los árboles durante sus primeros tres años de plantado (Lev. 19:23)
  4. El fruto de los árboles, al cuarto año de plantado, será consagrado al Señor (Lev. 19:24)
  5. No sembrar granos o hierbas en el viñedo (Deut. 22:9)
  6. No comer del producto de diferentes semillas sembradas en un viñedo (Deut. 22:9)
  7. No uncir bestias diferentes (Deut. 22:10)

LEYES DE VESTIMENTA

  1. El hombre no debe usar ropa de mujer (Deut. 22:5)
  2. La mujer no debe usar ropa de hombre (Deut. 22:5)
  3. No vestir ropa tejida con lana y lino juntos (Deut. 22:11)

EL PRIMOGÉNITO

  1. Redimir el hijo primogénito (Ex. 13:13; Ex. 34:20; Num. 18:15)
  2. Redimir el primer asno nacido (Ex. 13:13; Ex. 34:20)
  3. Desnucar al primer asno nacido si no es redimido (Ex. 13:13; Ex. 34:20)
  4. No redimir los animales limpios (Num. 18:17)

SACERDOTES  Y LEVITAS

  1. El sacerdote debe vestir ropas especiales mientras sirve en el santuario (Ex. 28:2)
  2. No rasgar la ropa del sumo sacerdote (Ex. 28:32)
  3. El sacerdote no debe entrar al lugar santísimo en todo tiempo (Lev. 16:2)
  4. Los sacerdotes no se deben contaminar por contactar un muerto (Lev. 21:1-3
  5. El sacerdote se puede contaminar por pariente cercano que muera (Lev. 21:3)
  6. El sacerdote que se haya lavado por inmundicia servirá en el santuario hasta la caída de la tarde (Lev. 21:6)
  7. El sacerdote no se casará con una divorciada (Lev. 21:7)
  8. El sacerdote no se casará con prostituta (Lev. 21:7)
  9. El sacerdote no se casará con mujer violada (Lev. 21:7)
  10. Honrar al sacerdote (Lev. 21:8)
  11. El sumo sacerdote no se puede contaminar ni siquiera por pariente cercano (Lev. 21:11)
  12. Para no contaminarse, el sumo sacerdote no saldrá del santuario (Lev. 21:11)
  13. El sumo sacerdote debe casarse con virgen (Lev. 21:13)
  14. El sumo sacerdote no se casará con viuda (Lev. 21:14)
  15. El sumo sacerdote no cohabitará con viuda ni siquiera fuera de matrimonio (Lev. 21:15)
  16. Ningún persona con defecto físico servirá en el santuario (Lev. 21:17)
  17. El sacerdote con defecto físico temporal no servirá en el santuario (Lev. 21:21)
  18. Esa persona con defectos físicos no entrará más allá del velo ni del altar (Lev. 21:23)
  19. El sacerdote que esté inmundo no servirá en el santuario (Lev. 22:2-3)
  20. Los inmundos deben ser sacados del campamento (Num. 5:2)
  21. El sacerdote inmundo no debe entrar al campamento (Num. 5:2-3)
  22. El sacerdote debe bendecir a Israel (Num. 6:23)
  23. Apartar para el sacerdote una porción de masa (Num. 15:20)
  24. Los levitas no harán el trabajo de los sacerdotes, ni los sacerdotes el de los levitas (Num. 18:3)
  25. Nadie que no sea descendiente de Aarón servirá en el santuario (Num. 18:4-7)
  26. Los levitas servirán en el santuario (Num. 18:23)
  27. Dar a los levitas ciudades donde morar (Num. 35:2)
  28. Los levitas no tendrán heredad en Israel (Deut. 18:1)
  29. Los levitas no participarán de los despojos (Deut. 18:1)
  30. Los sacerdotes servirán por turnos, pero en las fiestas servirán todos juntos (Deut. 18:6-8)

OFRENDAS, DIEZMOS E IMPUESTOS

  1. El incircunciso no podrá comer de la ofrenda (Ex. 12:44-45, Lev. 22:10)
  2. No alterar el orden de las ofrendas y diezmos (Ex. 22:28)
  3. Dar medio ciclo al año (Ex. 30:13)
  4. El sacerdote que está inmundo no comerá de las ofrendas (Lev. 22:3-4)
  5. Ninguna persona extraña podrá comer de las ofrendas (Lev. 22:10)
  6. El huésped o el siervo no comerán de la ofrenda (Lev. 22:10)
  7. Los extraños no deben profanar las ofrendas de Dios (Lev. 22:15)
  8. Apartar el diezmo para los levitas (Lev. 27:30; Num. 18:24)
  9. Dar el diezmo del ganado (Lev. 27:32)
  10. No vender el diezmo de la manada (Lev. 27:32-33)
  11. Los levitas deben dar el diezmo de los diezmos  a los sacerdotes (Num. 18:26)
  12. No comer el segundo diezmo de los cereales fuera de Jerusalén (Deut. 12:17)
  13. No consumir el segundo diezmo del vino fuera de Jerusalén (Deut. 12:17)
  14. No consumir el segundo diezmo del aceite fuera de Jerusalén (Deut. 12:17)
  15. No desamparar al levita (Deut. 12:19)
  16. Apartar todos los diezmos (Deut. 14:22)
  17. Apartar cada tres años el diezmo para los pobres (Deut. 14:28-29)
  18. Dar al sacerdote la porción del animal cocinado (Deut. 18:3)
  19. Dar al sacerdote la primera lana de las ovejas (Deut. 18:4)
  20. Apartar las ofrendas de vino, grano y aceite para el sacerdote (Deut. 18:4)
  21. No consumir el diezmo impropiamente (Deut. 26:14)
  22. No consumir el diezmo en estado de impureza (Deut. 26:14)
  23. No consumir el diezmo en luto (Deut. 26:14)
  24. Declarar el diezmo al ser traído al santuario (Deut. 26:13)

EL TEMPLO, EL SANTUARIO Y LOS OBJETOS SAGRADOS

  1. No edificar altar de piedras labradas (Ex. 20:22)
  2. No subir al altar por gradas (Ex. 20:26)
  3. Construir un santuario (Ex. 25:8)
  4. No remover las barras del arca (Ex. 25:15)
  5. Colocar el pan de la proposición y en incienso sobre la mesa cada sábado (Ex. 25:30)
  6. Encender las luces en el santuario (Ex. 27:21)
  7. El pectoral no debe separarse del efod (Ex. 28:28)
  8. Ofrecer incienso dos veces diarias (Ex. 30:7)
  9. No ofrecer incienso ni sacrificios extraños sobre el altar (Ex. 30:9)
  10. El sacerdote se lavará manos y pies antes del servicio (Ex. 30:19)
  11. Preparar aceite para ungir sacerdotes y reyes (Ex. 30:31)
  12. No preparar aceite para otros usos usando la misma fórmula del aceite de la unción (Ex. 30:32-33)
  13. No ungir extraños con el aceite de la unción (Ex. 30:32)
  14. No preparar otro incienso usando la misma fórmula del santuario (Ex. 30:37)
  15. Quien por error malgaste las cosas sagradas devolverá lo malgastado, con un quinto mas (Lev. 5:16)
  16. Remover las cenizas del altar (Lev. 6:11)
  17. El fuego en el altar no se extinguir (Lev. 6:12)
  18. El fuego en el altar no se debe apagar (Lev. 6:6)
  19. El sacerdote no debe entrar descubierto su cabello al santuario (Lev. 10:6)
  20. El sacerdote no debe entrar al santuario con ropas rotas (Lev. 10:6)
  21. El sacerdote no debe salir del santuario durante su servicio (Lev. 10:7)
  22. No beber embriagantes mientras se sirve en el santuario (Lev. 10:9-11)
  23. Reverenciar el santuario (Lev. 19:30)
  24. Al ser transportada, el arca debe ser cargada sobre los hombros (Num. 7:9)
  25. Observar la pascua el segundo mes (Num. 9:11)
  26. Comer la pascua con panes sin levadura y hierbas amargas (Num. 9:11)
  27. El sobrante de la pascua no debe quedar para el siguiente día (Num. 9:12)
  28. No quebrar hueso de la pascua (Num. 9:12)
  29. Tocar las trompetas según la Ley manda (Num. 10:9-10)
  30. Cuidar el tabernáculo continuamente (Num. 18:2)
  31. No descuidar el santuario (Num. 18:5)
  32. Ofrenda por la culpa debe ser traída por quien haya cometido diferentes infracciones (no texto)
  33. No destruir ninguna cosa del santuario (Deut. 12:2-4)

SACRIFICIOS Y OFRENDAS

  1. Consagrar todo primogénito de ganado (Ex. 13:2; Deut. 15:19)
  2. Matar el cordero de la pascua (Ex. 12:6)
  3. Comer asado el sacrificio de la pascua el catorce de nisan (Ex. 12:8)
  4. No comer cruda ni cocida la carne del sacrificio de la pascua (Ex. 12:9)
  5. No guardar ninguna porción de la pascua para el día siguiente (Ex. 12:10)
  6. Ningún israelita apóstata, o extraño, comerá de la pascua (Ex. 12:43)
  7. A los extranjeros que viven en Israel no se les debe dar la pascua (Ex. 12:45)
  8. No tomar de la pascua para comer afuera de la casa (Ex. 12:46)
  9. No quebrar hueso del cordero de la pascua (Ex. 12:46)
  10. El incircunciso no comerá de la pascua (Ex. 12:48)
  11. No sacrificar la pascua mientras haya fermento en la casa (Ex. 23:18)
  12. La porción de la pascua que va a ser quemada en el altar no debe quedar para el siguiente día (Ex. 23:18)
  13. No subir al santuario para una festividad sin llevar una ofrenda (Ex. 23:15)
  14. Traer los primeros frutos al santuario (Ex. 23:19)
  15. La carne de la ofrenda por el pecado o por la culpa se puede comer (Ex. 29:33)
  16. Quien no sea de la simiente de Aarón no debe comer la carne del sacrifico sagrado (Ex. 29:33)
  17. Observar el procedimiento de la ofrenda quemada (Lev. 1:3)
  18. Observar el procedimiento de la ofrenda de alimento (Lev. 2:1)
  19. No ofrecer ni levadura ni miel (Lev. 2:11)
  20. Todo sacrificio debe ser salado (Lev. 2:13)
  21. No ofrecer ningún sacrificio sin sal (Lev. 2:13)
  22. Si el sacerdote erra en un juicio debe ofrecer un sacrificio (Lev. 4:13)
  23. Quien se denuncie a sí mismo de haber cometido un pecado ofrecerá un sacrificio (Lev. 4:27-28)
  24. Ofrecer sacrificios de acuerdo a las posibilidades (Lev. 5:7)
  25. No cortar totalmente la cabeza de la víctima si se trata de un ave (Lev. 5:8)
  26. Si el oferente es demasiado pobre, ofrecerá flor de harina (Lev. 5:11)
  27. No agregar incienso a la ofrenda de flor de harina (Lev. 5:11)
  28. El culpable de haber cometido violación involuntaria la ley ofrecerá sacrificio (Lev. 5:17-19)
  29. El restante del sacrificio debe ser comido por el sacerdote (Lev. 6:9)
  30. El restante del sacrificio no debe ser cocido con levadura (Lev. 6:10)
  31. El sumo sacerdote ofrecerá una ofrenda diaria (Lev. 6:13)
  32. La ofrenda del sacerdote no se debe comer (Lev. 6:16)
  33. Observar el procedimiento de la ofrenda por el pecado (Lev. 6:18)
  34. La carne de la ofrenda por el pecado no se debe comer (Lev. 6:23)
  35. Observar el procedimiento de la ofrenda por el pecado (Lev. 7:1)
  36. Observar el procedimiento de la ofrenda de paz (Lev. 7:11)
  37. Quemar el resto de la ofrenda (Lev. 7:17)
  38. No comer del sacrificio más allá del tiempo en que debe ser comido (Lev. 7:18)
  39. No comer la carne que haya tocado algo impuro (Lev. 7:19)
  40. La carne que haya tocado algo impuro será quemada (Lev. 7:19)
  41. La persona impura no comerá de las cosas santas (Lev. 7:20)
  42. La hija del sacerdote no comerá de las cosas sagradas (Lev. 22:12)
  43. Después de haber dado a luz, la mujer traerá una ofrenda (Lev. 12:6)
  44. El leproso traerá ofrenda al ser limpio (Lev. 14:10)
  45. El hombre que haya tenido flujo traerá ofrenda al ser limpio (Lev. 15:13-15)
  46. La mujer que haya tenido flujo traerá ofrenda al ser limpia (Lev. 15:28-30)
  47. Observar el día del perdón (Lev. 16:3-34)
  48. No matar en otro lugar animales para ser sacrificados en el altar (Lev. 17:3-4)
  49. No comer la carne del sacrificio que haya sobrado para el siguiente día (Lev. 19:8)
  50. No santificar animales defectuosos para el sacrificio (Lev. 22:20)
  51. Todo animal ofrecido deberá ser sin defecto (Lev. 22:21)
  52. No lacerar el ganado apartado para el sacrificio (Lev. 22:21)
  53. No sacrificar ganado dañado (Lev. 22:22)
  54. No quemar sobre el altar extremidades de animal lacerado (Lev. 22:22)
  55. No rociar sobre el altar la sangre de ganado dañado (Lev. 22:24
  56. No sacrificar animales provenientes de gente no israelita (Lev. 22:25)
  57. El animal para sacrificio puede ser ofrecido hasta el octavo día (Lev. 22:27)
  58. No dejar carne de acción de gracias para otro día (Lev. 22:30)
  59. Ofrecer la ofrenda de la gavilla a la mañana siguiente del primer día de los panes sin levadura (Lev. 23:10)
  60. No comer pan hecho de grano nuevo antes de ofrecer la ofrenda (Lev. 23:14)
  61. No comer grano tostado de la nueva cosecha antes de ofrecer la ofrenda (Lev. 23:14)
  62. No comer espigas de grano nuevo antes de ofrecer la ofrenda (Lev. 23:14)
  63. En la fiesta de las semanas traer dos panes junto con los sacrificios (Lev. 23:17-20)
  64. Ofrecer sacrificio adicional en la fiesta de los panes sin levadura (Lev. 23:36)
  65. Pagar el precio correcto por una persona según el voto a Dios (Lev. 27:2-8)
  66. Si una bestia es cambiada por otra que ha sido dedicada en ofrenda, ambas quedarán consagradas (Lev. 27:10)
  67. No se debe cambiar la bestia que ha sido destinada a sacrificio (Lev. 27:10)
  68. El que dedique al Señor un animal no limpio debe pagar su valor (Lev. 27:11-13)
  69. El que dedique al Señor su casa debe pagar según el estimado (Lev. 27:11-13)
  70. El que dedique al Señor una porción de su tierra pagará según el estimado (Lev. 27:16-24)
  71. Los primogénitos no se deben dedicar (Lev. 27:26)
  72. Decidir si lo dedicado pertenece al Señor o al sacerdote (Lev. 27:28)
  73. La tierra dedicada al Señor no se debe vender (Lev. 27:28)
  74. Lo dedicado al Señor no se debe redimir (Lev. 27:28)
  75. Al pago por el error cometido se le debe agregar un quinto (Num. 5:6-7)
  76. No agregar aceite a la ofrenda por sospecha de adulterio (Num. 5:15)
  77. No agregar incienso a la ofrenda por sospecha de adulterio (Num. 5:15)
  78. Ofrecer los sacrificios diarios (Num. 28:3)
  79. Ofrecer un sacrificio adicional en sábado (Num. 28:9)
  80. Ofrecer un sacrificio adicional en cada luna nueva (Num. 28:11)
  81. Ofrecer un sacrificio adicional en el día de las primicias (Num. 28:26-27)
  82. Ofrecer un sacrificio adicional en el año nuevo (Num. 29:1-6)
  83. Ofrecer un sacrificio adicional en el día de la expiación (Num. 29:7-8)
  84. Ofrecer un sacrificio adicional en la fiesta de los tabernáculos (Num. 29:12-34)
  85. Ofrecer un sacrificio adicional en el octavo día de la asamblea (Num. 29:35-38)
  86. Traer las ofrendas obligatorias o voluntarias el primer día de la fiesta en que estas incurran (Deut. 12:5-6)
  87. No ofrecer sacrificios donde parezca apropiado (Deut. 12:13)
  88. Ofrecer sacrificios en el santuario (Deut. 12:14)
  89. Redimir en ganado que habiendo sido destinado al sacrificio sufra daño, pero se puede comer (Deut. 12:15)
  90. No comer de las ofrendas fuera de Jerusalén (Deut. 12:17)
  91. No comer la carne de la ofrenda quemada (Deut. 12:17)
  92. El sacerdote no comerá la carne de la ofrenda por el pecado fuera del patio del santuario (Deut. 12:17)
  93. El sacerdote no comerá la carne del sacrificio sin antes rociar la sangre, (Deut. 12:17)
  94. El sacerdote no comerá de los primeros frutos fuera del patio del santuario (Deut. 12:17)
  95. Traer al santuario las cosas consagradas (Deut. 12:26)
  96. No comer nada abominable (Deut. 14:3)
  97. No trabajar con el ganado apartado para el sacrificio (Deut. 15:19)
  98. No trasquilar animales apartados para el sacrificio (Deut. 15:19)
  99. No dejar ninguna porción del sacrificio para el siguiente día (Deut. 16:4)
  100. No sacrificar animales con daños temporales (Deut. 17:1)
  101. No traer al templo sacrificios u ofrendas de prostitutas o de sodomitas (Deut. 23:19)
  102. Leer la porción prescrita al traer los primeros frutos (Deut. 26:5-10)

RITUALES DE PUREZA Y DE IMPUREZA

  1. Los ocho animales inmundos que quien los toque queda inmundo hasta la tarde (Lev. 11:29-30)
  2. La comida queda inmunda al entrar en contacto con las cosas inmundas (Lev. 11:34)
  3. En que toque el cuerpo de una bestia muerta por sí misma quedará inmundo (Lev. 11:39)
  4. La mujer que dé a luz será igualmente impura como la que menstrua (Lev. 12:2-5)
  5. El leproso es inmundo (Lev. 13:2-46)
  6. El leproso cuando sea declarado como leproso, anunciará a todos su inmundicia (Lev. 13:45)
  7. La ropa del leproso es inmunda (Lev. 13:47-49)
  8. La casa del leproso es inmunda (Lev. 14:34-46)
  9. El hombre que tenga flujo queda inmundo (Lev. 15:1-15)
  10. El que derrame semen queda inmundo (Lev. 15:16)
  11. La purificación por toda clase de impurezas se hará por inmersión en agua (Lev. 15:16)
  12. La mujer con menstruación es inmunda y contamina a otros (Lev. 15:19-24)
  13. La mujer con flujo contamina (Lev. 15:25-27)
  14. Guardar la ordenanza de la novilla roja para que sus cenizas estén siempre disponibles (Num. 19:9)
  15. Los cadáveres contaminan (Num. 19:11-16)
  16. El que toque las aguas de la separación queda impuro y el impuro que toque las aguas de la separación, quedará puro (Num. 19:19-22)

LEPROSOS Y LEPRA

  1. El leproso no rasurará el bello de la llaga de la lepra (Lev. 13:33)
  2. Cosas que se usan en el proceso de limpieza por lepra (Lev. 14:1-7)
  3. El leproso rasurará todo su pelo (Lev. 14:9
  4. No arrancar las marcas de la lepra (Deut. 24:8)

EL REY

  1. No maldecir al rey o gobernante (Ex. 22:28)
  2. Nombrar un rey (Deut. 17:15)
  3. No nombrar gobernador a alguien que no sea israelita (Deut. 17:15)
  4. El rey no adquirirá muchos caballos (Deut. 17:16)
  5. El rey no tomara muchas esposas (Deut. 17:17)
  6. El rey no acumulará mucho oro ni plata (Deut. 17:17)
  7. El rey hará una copia de la Ley para él mismo en adición a la copia personal. El rey tendrá dos copias de la ley (Deut. 17:18)

NAZARENOS

  1. El nazareo no debe beber vino ni sidra, ni ninguno de sus derivados, ni ningún producto agrio (Num. 6:3)
  2. El nazareo no debe comer uvas frescas (Num. 6:3)
  3. El nazareo no debe comer uvas secas (Num. 6:3)
  4. El nazareo no debe comer las semillas de uvas (Num. 6:4)
  5. El nazareo no debe comer el hollejo de las uvas (Num. 6:4)
  6. El nazareo debe permitir que su cabello crezca (Num. 6:5)
  7. El nazareo no debe cortarse el cabello (Num. 6:5)
  8. El nazareo no debe entrar en ninguna estructura donde haya un muerto (Num. 6:6)
  9. El nazareo no debe contaminarse por ningún muerto, aunque sean familiares (Num. 6:7)
  10. Al terminar su voto, el nazareo debe cortarse el cabello (Num. 6:9)

GUERRAS

  1. Los que vayan a la guerra no deben temer al enemigo, ni entrar en pánico cuando estén en el combate (Deut. 3:22, 7:21, 20:3)
  2. Ungir un sacerdote especial (para que pueda hablar al soldado) en la guerra (Deut. 20:2)
  3. En las guerras hay que proceder según la Ley (Deut. 20:10)
  4. No dejar con vida ningún individuo de las ciudades Cananeas (Deut. 20:16)
  5. Destruir las siete ciudades Cananeas (Deut. 20:17)
  6. No destruir árboles frutales (ni por gusto, ni por necesidad) (Deut. 20:19-20)
  7. Tratar según la Ley a la mujer que en guerra es tomada en cautiverio (Deut. 21:10-14)
  8. No vender como esclava a la mujer hermosa capturada en guerra, después que se ha usado sexualmente (Deut. 21:14)
  9. No degradar a sirvienta, a una mujer hermosa capturada en la guerra, después que se haya usado sexualmente (Deut. 21:14)
  10. No ofrecer tregua a los Ammonitas ni a los Moabitas, después de haber empezado un combate con ellos (Deut. 23:6)
  11. Ningún inmundo debe entrar al campamento levita (Deut. 23:11)
  12. Tener un lugar fuera  del campamento, para servicios sanitarios (Deut. 23:13)
  13. Mantener esos lugares limpios (Deut. 23:14-15)
  14. Recordar siempre lo que Amalec hizo contra Israel (Deut. 25:17)
  15. La maldad de Amalec contra Israel no será olvidada (Deut. 25:19)
  16. Destruir la descendencia de Amalec (Deut. 25:19)

Escrito por: Tony García.

Gramática revisada por:
Pastor Noel Ruiloba y Nory Ester Garcia-Marenko

Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2017