Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica


Deja un comentario

LECCIÓN 7 – MATEO 24 Y 25 – PARA EL 19 DE MAYO DE 2018



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea estudiar las lecciones anteriores, esto es lo que tiene que hacer:

1-Entre a la página central de Escuela Sabática Maestros, y a su lado derecho encontrará una barra llamada “CATEGORÍA”. Allí por favor elija el trimestre del año que desea estudiar.

2-Una vez usted haya elegido el trimestre del año que desea estudiar, el sistema automáticamente le proveerá la última lección del trimestre que usted escogió, que es la lección 13.

3-Si usted desea estudiar las lecciones anteriores a la lección 13, al final de la lección encontrará una barra llamada “ENTRADAS ANTIGUAS”. Si usted está en la lección 13, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 12. Si usted está en la lección 12, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 11, y así puede repetir éste proceso hasta que llegue a la lección que usted, desea estudiar.

Tenemos la lecciones disponibles para su estudio, desde el segundo trimestre del año 2014.


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


 Image result for holy inquisition

Los pensamientos pertenecientes a la GUÍA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA – EDICIÓN PARA MAESTROS de la Escuela Sabática no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional ni mundial. Más bien, es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer información adicional para quien estudia la lección de Escuela Sabática. Provee una ayuda extra para el maestro, a fin de entenderla mejor, y explicar de una manera más clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversiales, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de ayuda o de agrado para usted, se le pide que, por favor, lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 7: Para el 19 de mayo de 2018

MATEO 24 Y 25

Sábado 12 de mayo_________________________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 24:1-25; Apocalipsis 13:11-17; Mateo 7:24-27; Lucas 21:20; Mateo 25:1-30.

PARA MEMORIZAR:

“Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos” (Mat. 24:24).

En Mateo 24 y 25, Jesús revela importantes verdades sobre el fin de los tiempos y sobre cómo prepararse. En un sentido, estos capítulos contienen lo que Cristo enseñó sobre los acontecimientos finales. Al mismo tiempo, al contemplar el futuro más inmediato, él ve la destrucción inminente de Jerusalén, una tragedia de proporciones catastróficas para su pueblo.

En las palabras dichas a sus discípulos, Cristo no solo les habla a ellos, sino también a sus seguidores de las generaciones siguientes y, en especial, a los de la última generación, que estará viva cuando él regrese. Jesús no pinta un cuadro bonito. Guerras, rumores de guerra, pestilencias, falsos Cristos y persecuciones: esta será la suerte del mundo y de su iglesia. Sorprendentemente –o en realidad, no–, al mirar hacia atrás, podemos ver cuán exactas fueron sus predicciones. Por lo tanto, podemos confiar en él para las predicciones que todavía no se han cumplido en la historia ni en nuestra vida.

Sin embargo, Jesús no solo advirtió en cuanto a lo que vendría. En Mateo 25 contó parábolas que, si se las atiende, prepararán a su pueblo para cuando venga el “Hijo del Hombre”. Sí, vendrán tiempos difíciles, pero el Señor preparará a un pueblo con el que se encontrará cuando regrese.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Las palabras de Cristo habían sido pronunciadas a oídos de gran número de personas; pero cuando Jesús estuvo solo, Pedro, Juan, Santiago y Andrés vinieron a él mientras estaba sentado en el monte de las Olivas. “Dinos —le dijeron—, ¿cuándo serán estas cosas y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo?” En su contestación a los discípulos. Jesús no consideró por separado la destrucción de Jerusalén y el gran día de su venida. Mezcló la descripción de estos dos acontecimientos Si hubiese revelado a sus discípulos los acontecimientos futuros como los contemplaba él, no habrían podido soportar la visión. Por misericordia hacia ellos, fusionó la descripción de las dos grandes crisis, dejando a los discípulos estudiar por sí mismos el significado… Este discurso entero no fue dado solamente para los discípulos, sino también para aquellos que iban a vivir en medio de las últimas escenas de la historia de esta tierra (El Deseado de todas las gentes, p. 581).

Las perspectivas de nuestro mundo son ciertamente alarmantes Dios está retirando su Espíritu de las ciudades impías, que han llegado a ser semejantes a las del mundo antediluviano y a Sodoma y Gomorra. Los habitantes de esas ciudades han sido sometidos a prueba. Hemos llegado al momento cuando Dios está por castigar a los presuntuosos malhechores que rehúsan guardar sus mandamientos y desprecian sus mensajes de advertencia. El que es paciente con los que obran mal, le da a todos la oportunidad de buscarlo y de humillar sus corazones delante de él (Cada día con Dios, p. 150).

Si alguna vez hubo un tiempo en que tuvimos necesidad de fe e iluminación espiritual, es ahora. Los que están velando con oración y escudriñando diariamente las Escrituras con el ferviente deseo de conocer y hacer la voluntad de Dios, no serán extraviados por ninguno de los engaños de Satanás…

Tenemos necesidad de la verdad en todo punto. La necesitamos no adulterada con el error, ni contaminada por las máximas, costumbres y opiniones del mundo. Necesitamos la verdad con todas sus inconveniencias. La aceptación de la verdad incluye siempre una cruz. Pero Jesús dio su vida en sacrificio por nosotros, ¿y no le rendiremos nuestros mejores afectos, nuestras más santas aspiraciones, nuestro servicio más pleno? (En los lugares celestiales, p. 352).

Satanás dota con su poder a los que le ayudan en sus engaños: por consiguiente, los que aseveran tener el gran poder de Dios solo pueden ser discernidos por el gran detector: la ley de Jehová. El Señor nos advierte que si les fuera posible engañarían a los mismos escogidos. El ropaje de oveja parece tan real, tan genuino, que el lobo puede distinguirse únicamente cuando acudimos a la gran norma moral de Dios y allí descubrimos que son transgresores de la ley de Jehová (Fe y obras, p. 45).

47


Lección 7 | Domingo 13 de mayo___________________________________________________

UNA CONFIRMACIÓN PODEROSA DE LA PROFECÍA

En los últimos días antes de la muerte de Jesús en la cruz, los discípulos hablaron con él en el Monte de los Olivos. Imagínate escuchar a Jesús decir que el Templo será destruido. Nadie sabe exactamente lo que pasó por la mente de los discípulos, pero las preguntas que hicieron más adelante indican que relacionaron la destrucción del Templo con “el fin del mundo” (Mat. 24:3).

Lee Mateo 24:1 al 25. ¿Qué mensaje general dio Jesús a sus seguidores acerca de los últimos días?

Mateo 24:1-25

1 Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. 10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. 11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. 13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. 14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. 15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), 16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. 17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; 18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. 19 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; 21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. 23 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. 24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. 25 Ya os lo he dicho antes.

Mateo 24:1 al 25 deja en claro que, entre otras cosas, a Cristo le preocupaban los engaños que confundirían a su pueblo a través de las edades y hasta el tiempo del fin. Entre esos engaños, señaló a falsos profetas y falsos Cristos; y que algunos afirmarían representar a Cristo (falsos profetas), y otros dirían que son el Cristo. Y lo terrible es que la gente les creyó y les creerá.

Hemos visto una triste pero poderosa confirmación de la Palabra de Dios. A lo largo de la historia, e incluso en nuestros días, ha habido engañadores que dijeron: “Yo soy el Cristo”. ¡Qué profecía tan notable! Al vivir en estos tiempos, podemos examinar los largos siglos de historia y ver (como no pudieron hacerlo en la época de Cristo) cuán exacta fue esa predicción. Tampoco debemos sorprendernos si este tipo de engaños va en aumento a medida que nos acercamos a la crisis final.

Además, en el contexto de la confesión de fe, observa cómo describió Jesús la condición del mundo. Desde la época de Cristo, en varias oportunidades de la historia de la Tierra, la gente puso su esperanza en cosas que creía que eliminarían, o al menos reducirían en gran medida, los sufrimientos y la aflicción de la humanidad. Ya sea que se tratara de movimientos políticos o de tecnología, o de ciencia o de razón, en un momento u otro, la gente ha puesto gran esperanza en que estas cosas inaugurarían una utopía aquí en la Tierra. Como ha demostrado una vez más el doloroso testimonio de la historia, estas esperanzas siempre han resultado ser infundadas. El mundo de hoy es exactamente como Jesús dijo que sería. Las palabras de Cristo, pronunciadas hace casi dos mil años, demuestran cuán equivocadas son esas esperanzas.

Lee Mateo 24:25. ¿Qué podemos extraer de este versículo que nos ayude a afirmarnos en nuestra fe?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Comentario del día domingo y el día martes en conjunto

Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada. Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. 10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. 11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. 13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. 14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. 15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), 16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. 17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. 19 Mas ¡!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;[a] 21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. 23 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. 24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. 25 Ya os lo he dicho antes. (Mateo 24)

Dos grandes capítulos a los que, como adventistas, hacemos bien en estar atentos: vigésimo cuarto y vigésimo quinto del primer evangelio. Tal el motivo de estudio en esta lección. 

Permitamos que el Santo Espíritu nos ilumine para evitar los errores del pasado, e invitar los fulgores del futuro.
 
 

Con  la primera venida de Jesús a esta tierra y con su muerte en la cruz, se dio inicio a la religión cristiana.

Con la segunda venida de Cristo a esta tierra se dará finalización a la religión cristiana.  Dicho en otras palabras, el cristianismo como religion ha existido, existe y existirá entre las dos venidas de Cristo a este mundo.

La segunda venida de Cristo no podría ocurrir sin su primera venida, y su primera venida no tendría frutos sin la segunda venida de Jesús.

Ambas están inseparablemente ligadas, no en el tiempo, pero sí en el propósito. Con la primera venida de Cristo se complementa la redención de la humanidad y con la segunda venida de Cristo se complementa el fin del Gran Conflicto en esta tierra y, por qué no decirlo, el conflicto cósmico, del universo entero.

La primera venida ya pasó y se completó; ahora sólo estamos esperamos con ansias su segunda venida.

En Mateo 23 está registrada la apelación de Jesús a los dirigentes judíos para que se arrepintieran y lo aceptaran como su única esperanza de salvación.

Luego, en Mateo 24, Jesús responde preguntas acerca de los eventos anteriores a su segunda venida. Aquí Jesús vincula la destrucción de Jerusalén con la destrucción del mundo que precederá a su regreso.

En Mateo 24 encontramos un paralelismo entre la situación de Jerusalén y su destrucción, con la situación del mundo y su destrucción en ocasión de la segunda venida de Cristo. 

Cristo compara la situación de Jerusalén con la situación del mundo antes de su segunda venida; lo hace por tres razones fundamentales:

1-Por el grado de pecaminosidad, rebeldía e incredulidad que existía en Jerusalén antes de su destrucción, con el mismo y aun peor grado de pecaminosidad, rebeldía e incredulidad que existe en nuestros días.

2-Para que los discípulos entendieran los eventos del futuro relacionados con los del pasado

3-Para que nosotros entendiéramos las eventos del futuro relacionados también  con eventos del pasado.

Esto lo explica mejor Elena de White, en el siguiente texto:

“Jesús responde las preguntas acerca de la señal de su venida y del fin del mundo. “Jesús no consideró por separado la destrucción de Jerusalén y el gran día de su venida. Mezcló la descripción de estos dos acontecimientos. Si hubiese revelado a sus discípulos los acontecimientos futuros como los contemplaba él, no habrían podido soportar la visión. Por misericordia hacia ellos, fusionó la descripción de las dos grandes crisis, dejando a los discípulos estudiar por sí mismos el significado […]. Este discurso entero no fue dado solamente para los discípulos, sino también para aquellos que iban a vivir en medio de las últimas escenas de la historia de esta Tierra” (DTG, 581, 582).

Por difíciles que se pongan las cosas, con guerras, hambre y traiciones, tenemos la promesa de que “verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes de los cielos, con poder y gran gloria” (Mat. 24:30). A pesar de las luchas y las tristezas, tenemos muchas razones para regocijarnos y mantener viva la esperanza.

Una cosa es muy clara en la respuesta de Jesús. Él no predijo ningún paraíso terrenal ni reino de paz en las épocas que seguirían desde su ascensión hasta su segunda venida.  La profecía fue de guerras y traiciones, desastres naturales, una iglesia que afrontaría persecución, falsos cristos y aun falsos hermanos. Lo más positivo descrito allí es la predicción de que “será predicado […] el evangelio del reino en todo el mundo” (vers. 14).

1Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. 2Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada. 3Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? 4Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. 5Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. 6Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. 7Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. 8Y todo esto será principio de dolores. 9Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. 10Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. 11Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; 12y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. 13Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. 14Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. (Mateo 24)

Este es uno de los párrafos más predicados por el mundo cristiano en todos los tiempos, y es además uno de los sermones principales y favoritos de la Iglesia Adventista del 7mo Día. Habla de los sucesos que acontecerán antes del tiempo del fin, todos los cuales son familiares para nosotros.

Interesantemente Jesús no mencionó los sucesos en forma cronológica; posiblemente lo hizo con el fin de no satisfacer la curiosidad del humano y también para evitar que el hombre pusiera fechas a su segunda venida.

“9Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. 10Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.”  (Mateo 24)

Nuestra iglesia de estos días, está en las fronteras del versículo 9 y 10; cuando el versículo 9 comience a cumplirse, entonces quedará la crema y la nata de nuestra iglesia, quedará solamente lo que sirve; el versículo 10 es un resultado directo del versículo 9.

De las demás señales ya hemos sido testigos; también nos encontramos trabajando arduamente en el versículo 14.

15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), 16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. 17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; 18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. 19 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; 21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. (Mateo 24)

La destrucción de Jerusalén fue una de las profecías que se cumplieron con el rigor de la letra; cada vez que una profecía se cumple, significa un refuerzo más para nuestra fe. Cada vez que una profecía se cumple, tenemos que entender que la Biblia es verdadera, Dios es verdadero y también nuestra salvación es verdadera.

15Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), (Mateo 24)

Las legiones romanas que invadieron a Jerusalén, portaban sus estandartes, que eran águilas doradas con sus alas extendidas, teniendo un relámpago atrapado en sus garras. Cada legión tenía 10 de estos estandartes y todos los militares romanos adoraban literalmente estos estandartes. Esto constituía una abominación para Israel, ya que para esta fecha, los judíos ya habían sido sanados de la idolatría en su totalidad. El cautiverio anterior en Babilonia, había sido la tumba para la idolatría que había afectado por siglos al pueblo de Israel.

Según aprendemos del historiador Josefo, cuando Jerusalén fue tomada por los romanos, ellos trajeron su estandartes a la misma entrada de la puerta oriental del templo, y allí mismo les ofrecieron sacrificios; éstos fueron sacrificios sacrílegos e idólatras en el templo de Dios.

Impresionantemente esta acción había sido predicha varios siglos antes por Daniel en una de sus profecías; en el capítulo 9 y el versículo 27 leemos lo siguiente: “…Sobre una de las alas del templo cometerá horribles sacrilegios, hasta que le sobrevenga el desastroso fin que le ha sido decretado.”

Daniel menciona tres veces la abominación desoladora. La primera aparece en Daniel 7: 27 que ya leímos arriba: “…Sobre una de las alas del templo cometerá horribles sacrilegios, hasta que le sobrevenga el desastroso fin que le ha sido decretado.”

 La segunda ocasión que lo menciona es en el capítulo 11: 31, que dice: 31Sus fuerzas armadas se dedicarán a profanar la fortaleza del templo, y suspenderán el sacrificio diario, estableciendo el horrible sacrilegio.”

 Y la tercera vez que lo menciona es en el capítulo 12 11, donde dice: 11A partir del momento en que se suspenda el sacrificio diario y se imponga el horrible sacrilegio, transcurrirán mil doscientos noventa días.”

16entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. 17El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; 18y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. 19Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 20Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; 21porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. (Mateo 24)

Con la expresión “abominación desoladora” se entiende generalmente alguna clase de sacrilegio o profanación de lo que es santo. Jesús está hablando obviamente acerca de la destrucción de Jerusalén, que ocurriría en el año 70 d.C.

Como ya vimos, Jesús mezcló su descripción de este evento con el estado en que se encontrará el mundo antes de su segunda venida. “Cristo vio en Jerusalén un símbolo del mundo endurecido en la incredulidad y rebelión que corría presuroso a recibir el pago de la justicia de Dios” (CS 24).

No obstante, aun en medio de la desolación, el Señor procura salvar a todos los que quieran dejarse salvar. En Lucas, Jesús realmente dice a los discípulos que huyan antes de que se establezca la desolación: “Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella. Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas” (Lucas 21:20-22).

Cuando los cristianos en Jerusalén vieron que esto sucedía, huyeron de la ciudad, como los instruyó Jesús, mientras que la mayoría de los judíos quedaron atrás y perecieron.

Se estima que más de un millón de judíos pereció durante el sitio de Jerusalén, y 97 mil más fueron tomados cautivos. “Sin embargo, durante un respiro temporario, cuando los romanos inesperadamente levantaron el sitio de Jerusalén, todos los cristianos huyeron, y se dice que ninguno de ellos perdió la vida. Se refugiaron en Pella, ciudad ubicada en los cerros al este del río Jordán, unos treinta kilómetros al sur del mar de Galilea” (CBA 5:486).

Esta importante recomendación no fue olvidada por el mundo cristiano; el mundo judío no hizo caso de la Palabra de Dios y su resultado fue la muerte. En cambio el mundo cristiano tuvo en cuenta la orden de Dios, y ellos fueron preservados de la muerte, en ocasión de la destrucción de Jerusalén.

Es inexplicable la acción que tomaron los romanos bajo la dirección de Cayo Cestio Galo, cuando ellos hicieron el primer avance militar hacia Jerusalén. Ellos simple y sencillamente se retiraron de una manera inesperada y políticamente incorrecta.

Esta acción del general Cayo Cestio Galo, fue en contra de toda regla de prudencia y estrategia militar; esta acción fue el cumplimiento de la Palabra divina, para liberar de la muerte a todos aquellos que estaban dispuestos a seguir la Palabra de Dios.

Los cristianos encontraron en esta acción de los romanos, la señal perfecta para abandonar Jerusalén: se fueron a la ciudad de Pella y otros cruzaron al otro lado del río Jordán; no hay registro en la historia de cristianos que murieron en la destrucción de Jerusalén a manos de los romanos.

Esto es un paralelismo con lo que acontecerá en la liberación de los santos en los últimos días, a diferencia de Jerusalén; la liberación de los santos de los últimos días, se hace por Jesús y para siempre.

17El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; (Mateo 24)

La historia dice que las casas de los judíos, como la de los romanos y la de los griegos, eran construidas con los techos planos, para poder caminar sobre ellos. Usualmente las gradas para subir a la azotea o los techos estaban en el lado de afuera de la casa, de esa manera la gente podía subir y bajar de los techos de las casas sin tener que entrar a la casa.

Las casas en Jerusalén estaban pegadas una a la otra y de esa manera atravesaban la ciudad de punta a punta, terminando en las puertas de la ciudad, por lo tanto se podía llegar hasta la salida de la ciudad usando las calles de la ciudad o los techos de las casas, y ésta era una práctica común en esos días.

Por lo tanto, la orden de Jesús para quien estuviera en la azotea, que no descendiera a la casa a tomar nada, era una orden literal. La persona que estuviera en la azotea tenía que comenzar a caminar sobre los techos de las casas hasta llegar a las puertas de la ciudad lo más pronto posible y así escapar por sus vidas. Si usted hubiera sido uno de esos cristianos de la azotea, ¿hubiera hecho caso tal como Jesús lo ordenó, o quizás hubiera bajado a su casa a recoger algunas pertenencias?

Este escape nos recuerda el escape de Lot, cuando los ángeles prácticamente sacaron a Lot y a su familia halados de las manos; los retiraron de la ciudad que pronto sería destruida. Parece ser que siempre que Dios va a destruir algún lugar, da poco tiempo, solamente se salvan aquellos que hacen caso de las instrucciones divinas al pie de la letra. Aquellos que ajustan las órdenes de Dios a su manera, sin duda serán estopa para el abrasador fuego divino.  En los días finales, se repetirá la misma historia, todas las cosas acontecerán velozmente, y el tiempo será acortado.

18y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. (Mateo 24)

Lo mismo se aplicaba a las persona que estaban trabajando en la agricultura. Era la costumbre quitarse la túnica o la capa, y dejarla en una esquina del sembrado y quedarse trabajando con ropas más livianas. A esta gente se ordenó no regresar a la otra punta del campo a recoger su túnica: así como estaban, en sus paños menores, tenían que escapar, si querían salvar su vida.

20Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; (Mateo 24)

Por la inclemencia del tiempo, el mal estado de los caminos, los días solares muy cortos, por eso es que Jesús hace un pedido: que la huida de ellos no se llevara a cabo en el invierno, ni en el día sábado.

Para aquellos que creen que Jesús vino a abolir la ley, el otro pedido de Cristo fue para que la huida no fuera tampoco en sábado. Esto sucedería 40 años más tarde. Si Cristo hubiera abolido la ley en la cruz, este pedido nunca hubiera formado parte de sus deseos con respecto a esta huida. Quizás hubiera dicho: Orad que vuestra huida no sea en domingo…

Hay oraciones que el hombre hace que son oraciones erradas, y por eso Dios no las contesta. Pero hubo dos oraciones muy malas y que Dios las contestó y el resultado fue de resultados funestos.

La primera oración la hace Israel en el desierto: ellos querían comer carne, como lo hacían en Egipto. Dios les contestó ese pedido y les mandó codornices; el resultado fue una terrible mortandad por indigestión carnívora.

La segunda oración también la hace el pueblo judío al pie de la cruz: “y que su sangre sea sobre nosotros, sobre nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.”

Esta oración también la contestó Dios: desde que Israel como pueblo fue abandonado por Dios, por su propia decisión y por su propio pedido, la espada nunca se ha apartado de ellos, no ha habido pueblo tan sufrido en la faz de la tierra, como el pueblo judío. Desde el año 70 de la destrucción de Jerusalén han sufrido hasta el día de hoy: sufren desprecio, maltrato, persecución, encarcelamiento, injusticia, y muertes, tanto individual como colectivamente. Ir en contra de Dios es ir en contra de uno mismo.

Se nos invita a orar correctamente pidiendo dirección y protección divina, anteponiendo nuestro deseo a la sabiduría divina  y nuestra voluntad a la voluntad de Dios. Esta es una de las maneras de no sucumbir en el temible día de destrucción que se aproxima a la tierra.
Cuánto mejor es orar:
CRISTO, tu voluntad hágase siempre en mí (Himnario adventista, 425)
Cristo, tu voluntad hágase siempre en mí.
Confiado en tu bondad,
siempre andaré aquí.
En medio del dolor, o en medio de la paz,
me rodeará tu amor y la gloria de tu faz.
Cristo, tu voluntad hago sin vacilar.
¡Oh!, quita mi maldad y en tu senda hazme andar.
Lloraste tú también; confiado a ti ir.
¡Oh Salvador, mi bien, consuelo mío sé!
Cristo, tu voluntad gustoso acataré.
Lo haré con lealtad y en ti yo viviré.
Me gozo en recorrer tus sendas de bondad,
tu ley obedecer, y hacer tu voluntad.
 

ESPÍRITU DE PROFECÍA

[En] lenguaje inequívoco, nuestro Señor habla de su segunda venida y anuncia los peligros que iban a preceder a su advenimiento al mundo. “Si alguno os dijere: He aquí está el Cristo, o allí, no creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y darán señales grandes y prodigios; de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos. He aquí os lo he dicho antes. Así que, si os dijeren: He aquí en el desierto está; no salgáis: He aquí en las cámaras; no creáis. Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre”. Una de las señales de la destrucción de Jerusalén que Cristo había anunciado era: “Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos”. Se levantaron falsos profetas que engañaron a la gente y llevaron a muchos al desierto. Magos y hechiceros que pretendían tener un poder milagroso arrastraron a la gente en pos de sí a las soledades montañosas. Pero esa profecía fue dada también para los últimos días. Se trataba de una señal del segundo advenimiento (El Deseado de todas las gentes, p. 584).

Por la luz que Dios me ha otorgado, sé que el mayor peligro de los hombres se encuentra en el autoengaño. Satanás está aguardando su oportunidad. Vendrá a los hombres en forma humana, y les hablará las palabras más fascinantes. Los acosará con las mismas tentaciones con que acosó a Cristo. A menos que sus mentes y corazones estén llenos del amor puro, desinteresado, y santificado que Cristo reveló, caerán presa del poder de Satanás, y realizarán, dirán y escribirán cosas extrañas para engañar, si fuese posible, a los mismos escogidos (Alza tus ojos, p. 293).

El pueblo de Dios tendrá que enfrentar tremendas pruebas. El espíritu de la guerra está conmoviendo las naciones de un extremo al otro de la tierra. Pero en el medio del tiempo de angustia que está por venir, un tiempo de angustia que no tendrá paralelo desde que existe nación, el pueblo de Dios permanecerá inconmovible. Satanás y sus ángeles no lo podrán destruir, porque ángeles sumamente fuertes los protegerán (Cada día con Dios, p. 67).

La época actual es de sumo interés para todos los vivientes. Los gobernantes y estadistas, los hombres que ocupan puestos de confianza y autoridad, los hombres y mujeres que piensan, de toda clase social tienen la atención fija en los sucesos que ocurren alrededor de nosotros. Observan las relaciones tirantes que mantienen las naciones. Observan la tensión que se está apoderando de todo elemento terrenal, y reconocen que está por ocurrir algo grande y decisivo, que el mundo está al borde de una crisis estupenda.

En este mismo momento los ángeles están sosteniendo los vientos de contienda para que no soplen hasta que el mundo reciba la advertencia de su próxima condenación; pero se está preparando una tormenta; ya está lista para estallar sobre la tierra; y cuando Dios ordene a sus ángeles que suelten los vientos, habrá una escena tal de lucha, que ninguna pluma podría describirla (La educación, p. 179).

48


Lunes 14 de mayo | Lección 7______________________________________________________

RESISTIR HASTA EL FIN

Lee Mateo 24:9 y Apocalipsis 13:11 al 17. ¿Qué paralelismos existen entre lo que Jesús dijo en Mateo y lo que Juan, por inspiración divina, escribió en Apocalipsis?

Mateo 24:9

Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.

Apocalipsis 13:11-17

11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. 13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. 14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. 15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. 16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

La preocupación de Cristo por su pueblo en el tiempo del fin incluye un engaño mundial que hace que las naciones se opongan a la fe verdadera e impongan una falsa adoración al mundo. Quienes permanezcan firmes enfrentarán odio, tribulación e incluso la muerte.

Lee Mateo 24:13. ¿Cuál es la clave para ser salvo, para ser fiel, incluso en medio de la oposición mundial?

Mateo 24:13

13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

“Solo los que hayan fortalecido su mente con las verdades de la Biblia podrán resistir en el último gran conflicto” (CS 580). Esta declaración significa que todos los que fortifican su mente con las verdades bíblicas no serán arrastrados por ninguno de los engaños del tiempo del fin. Tienen que estar cimentados en lo que es la verdad para este tiempo; de lo contrario, los engaños los abrumarán.

Lee Mateo 7:24 al 27. ¿Qué otra cosa es esencial para permanecer fieles a Dios?

Mateo 7:24-27

24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Es muy importante estar cimentados intelectualmente en la Palabra de Dios, pero, según Jesús, eso todavía no es suficiente para poder permanecer firmes en medio de las pruebas que enfrentaremos. Tenemos que hacer lo que aprendimos; es decir, tenemos que obedecer la verdad como es en Jesús. En la parábola anterior, ambos constructores oyeron las palabras de Jesús. La diferencia entre ellos, entre lo duradero y lo efímero, estaba en obedecer lo que Jesús había enseñado.

¿Por qué el que obedece se mantiene firme y el que desobedece cae? ¿Cuál es la diferencia que marca la obediencia para que una persona se mantenga firme en la fe?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.  12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.  13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.  14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.  15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.  16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;  17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. (Apocalipsis 13)

Cuando hablamos del libro de Apocalipsis tenemos que involucrar el libro de Daniel y cuando hablamos del libro de Daniel, tenemos que involucrar el libro de Apocalipsis.

 En Daniel 7 encontramos cuatro bestias:

Un león que representa el reino de Babilonia.

Un oso que representa el reino de Media y de Persia

Un leopardo que representa a Grecia

Y la cuarta bestia, que sólo se denomina bestia terrible, porque no hay ningún animal que la pueda describir; representa al Imperio Romano.

 Pero descubrimos que esta cuarta bestia, es decir Roma, tiene cuatro etapas consecutivas de dominio en su existencia terrenal:

La primera etapa 23 “Dijo así: ‘La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos los otros reinos. A toda la tierra devorará; la trillará y despedazará.” (Daniel 7) Este es el primer reino, el reino de los césares, el reino que conquistó el mundo, el reino que ejercía su poder en el mundo, cuando Cristo nació en esta tierra.

 La segunda etapa: 24 En cuanto a los diez cuernos, de aquel reino se levantarán diez reyes. Tras ellos se levantará otro, el cual será mayor que los primeros y derribará a tres reyes.” (Daniel 7) La segunda etapa es la división del Imperio Romano en 10 reinos o países; esto ocurrió como resultado de las invasiones de los bárbaros.

 La tercera etapa se encuentra en la segunda parte del mismo versículo: “…Tras ellos se levantará otro, el cual será mayor que los primeros y derribará a tres reyes.” (Daniel 7)

 En Daniel 7: 25 encontramos una descripción de este último reino: 25 Él hablará palabras contra el Altísimo y oprimirá a los santos del Altísimo. Intentará cambiar las festividades y la ley; en su mano serán entregadas durante un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo.”

 Este pequeño cuerno se describe haciendo tres cosas muy remarcadas:

1-Hablando palabras contra el Altísimo

2-Derribando, persiguiendo y asesinando a los santos

3-Cambiando las fiestas y la ley

4-Reinando por un lapso de un tiempo, de tiempos y la mitad de un tiempo, que equivale a 1,260 días que en profecía son 1,260 años.

Sin duda alguna la tercera etapa de Roma la descubrimos muy fácilmente, cuando leemos la historia del reinado papal en la era medieval por más de un milenio.

 Pero encontramos que hay cuatro etapas del reinado de Roma.

En Daniel no encontramos claramente la cuarta etapa, pero en el libro de Apocalipsis, el capítulo 13 sí encontramos muy definidamente la cuarta etapa del reinado de Roma.

 Ahora en Daniel 7 encontramos un texto muy importante en el versículo 26: 26 Pero el tribunal se sentará, y le será quitado su dominio para ser exterminado y destruido por completo.” ¿Cuándo sucede el exterminio y la destrucción completa de este reino?  A la venida de Cristo. Entonces llegamos a la conclusión de que este pequeño cuerno llegará a existir hasta el fin del mundo y será destruido totalmente a la venida de Cristo.

 Entonces quiere decir que al concluir la profecía de los 1,260 días no era la finalización total de este reino, ya que este reino surgirá de nuevo y estará gobernando el mundo a la segunda venida de Cristo, y esta última etapa se convierte en la cuarta etapa de esta bestia.

 Lo que Daniel no explica con toda claridad, ahora Apocalipsis 13 lo hace muy claro.

En el versículo 3 de Apocalipsis 13, descubrimos que este reino tiene una interrupción al final de la profecía de los 1,260 días: Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal se había sanado. Y toda la tierra se maravilló en pos de la bestia”

 Haciendo un recuento de nuevo:

-La primera etapa de Roma, es la Roma Imperial, la Roma conquistadora de los césares.

-La segunda etapa es Roma dividida en diez naciones

-La tercera etapa es el cuerno pequeño, que es la roma papal, reinando hasta 1260 años, cuando recibe la herida de muerte

-La cuarta etapa es el cuerno pequeño, es decir la misma Roma papal, después de que su herida fue sanada, reinando hasta el fin del mundo.

Estudiemos un poco la herida mortal:

¿Con qué arma fue dada la herida mortal a la bestia?

¿Qué representa la espada con la que fue herida la bestia?

¿Qué significa la herida mortal?

¿Qué mantuvo la herida mortal sin ser sanada?

¿Fue la herida mortal sanada en 1801 ó en 1929?

¿Cuándo o por quién será sanada la herida mortal?

 

-¿Con qué arma fue dada la herida mortal a la bestia?

10 Si alguien lleva en cautividad, es llevado en cautividad; si alguien mata a espada, tiene que ser muerto a espada. ¡Aquí está la perseverancia y la fe de los santos!  (Apocalipsis 13)

¿Qué representa la espada?

En la Biblia encontramos dos significados de lo que representa la espada

1-    La espada representa la Palabra de Dios, de acuerdo con Efesios 6: 17” 17 Tomen también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”

Esta espada es para ser usada por la iglesia para la predicación del evangelio a través de la Palabra de Dios, por el poder del Espíritu Santo. Esta espada es una espada que no obliga a nadie, todos los que escuchan la Palabra de Dios, están libres de aceptar o de rechazar la Palabra de Dios por el libre albedrío que Dios ha dado a todos los integrantes de la humanidad.

Esta espada es para la iglesia, usada por la iglesia y su único fin es usarla para convencer a las gentes del evangelio salvador de Jesucristo.

Esta no es la espada que hizo la herida mortal a la bestia, Apocalipsis 13: 10 dice: “…si alguien mata a espada, tiene que ser muerto a espada”

El papado no mató a nadie con la Palabra de Dios, ellos usaron armas literales para dar muerte a los santos y esa misma espada que ellos usaron en contra de los santos, se usó para dar la herida de muerte al papado.

El siguiente significado de la palabra espada en la Biblia lo encontramos en Romanos 13: 1-4 que reza; Sométase toda persona a las autoridades superiores porque no hay autoridad que no provenga de Dios; y las que hay, por Dios han sido constituidas. Así que, el que se opone a la autoridad se opone a lo constituido por Dios; y los que se oponen recibirán condenación para sí mismos. Porque los gobernantes no están para infundir el terror al que hace lo bueno sino al que hace lo malo. ¿Quieres no temer a la autoridad? Haz lo bueno y tendrás su alabanza porque es un servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no lleva en vano la espada pues es un servidor de Dios, un vengador para castigo del que hace lo malo.”

Esta es otra espada, y aquí el apóstol está hablando del gobierno, de la autoridad civil,  los que imponen el orden aquí en la tierra.

Dios ha establecido las dos espadas: tanto la espada religiosa que convence al mundo de pecado, como la espada del gobierno civil que ordena al mundo y aniquila al delincuente.

El problema surge cuando la iglesia usa la espada del gobierno o cuando el gobierno usa la espada de la iglesia.

Estas dos espadas tienen que mantenerse para siempre separadas la una de la otra: la iglesia tiene que usar su espada para persuadir en favor del evangelio y el estado tiene que usar su espada para preservar el orden civil de los países.

Jesús se rehusó a usar la espada para hacer progresar el evangelio en la tierra. Cuando la turba llegó al Getsemaní, Pedro sacó su espada y solamente logró cortar la oreja al criado del sumo sacerdote; Jesucristo reprendió a Pedro por defenderlo con una espada literal. Encima de todo Jesucristo usó palabras parecidas a las palabras de Apocalipsis 3: 10. En Mateo 26: 52 leemos; 52 Entonces Jesús le dijo:—Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman espada, a espada perecerán.”

Jesucristo sencillamente le dijo a Pedro que no usara la espada que usaba el gobierno civil,  porque en la vida cristiana no se trabaja de esa manera: la espada de la religión es una y la espada civil es otra; la espada de la religión no se impone, la espada civil, sí.

Unas horas más tarde, cuando Pilato preguntó a Jesús si él era el rey de los judíos, 36 Respondió Jesús: «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores lucharían para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi reino no es de aquí.» (Juan 18)

Tenemos el primer registro en la Biblia, donde la religión usa la espada civil para cometer un asesinato.

Los judíos querían asesinar a Cristo, pero la religión no permite matar a nadie. Entonces llevaron a Cristo al poder civil, Pilato examinó a Cristo y bajo el escrutinio de la espada estatal, lo encontró inocente. Pilato declaró que él no podía usar la espada civil en la ejecución de Cristo:

Y Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: Ningún delito hallo en este hombre.” Lucas 23

14 les dijo: Me habéis presentado a éste como un hombre que perturba al pueblo; pero habiéndole interrogado yo delante de vosotros, no he hallado en este hombre delito alguno de aquellos de que le acusáis.  15 Y ni aun Herodes, porque os remití a él; y he aquí, nada digno de muerte ha hecho este hombre.” Lucas 23

En Juan 18 encontramos que Pilato invita a los judíos a usar la espada de la religión en contra de Jesús, pero ellos admiten que con la espada de la religión, no se puede aplicar a nadie la pena capital:

 31 Entonces les dijo Pilato: Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra ley. Y los judíos le dijeron: A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie;

Ahora los judíos recurren a la amenaza: 12 Desde entonces procuraba Pilato soltarle; pero los judíos daban voces, diciendo: Si a éste sueltas, no eres amigo de César; todo el que se hace rey, a César se opone.” Juan 19

El trabajo y la posición de Pilato como gobernador romano se ven amenazados, y por miedo a perder su puesto, su posición o inclusive su vida, entonces presta la espada del estado romano a la religión judía, y se comete un asesinato y una injusticia en contra del mismo Hijo de Dios.

16 Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y le llevaron.” Juan 19

Los judíos tuvieron que pedir prestada la espada del estado romano para asesinar a Cristo, ya que la espada de la religión no les permitía matar a Jesús.

Las cosas más funestas pueden suceder cuando la religión usa la espada civil para imponer la religión, o cuando el estado usa la espada de la religión para imponer una idea política.

Ahora viene la siguiente pregunta ¿Qué fue la herida de muerte de la cuarta bestia del Apocalipsis?

Si el papado usó la espada de los gobiernos civiles, esa misma espada se levantaría en contra de él mismo.

La herida de muerte significa que la misma espada que el papado usó para dar muerte a los santos del Altísimo, esa misma espada se usaría para provocar al papado la herida de muerte.

El historiador George Trevor en su libro llamado Rome: From the fall of the Western Empire  pp 439,440 (Roma: Desde la caída de los imperios del Oeste) escribe lo siguiente: “The papacy was extinct, not a vestige of its existence remained; and among all the Roman Catholic powers not a finger was stirred in its defense. The Eternal City has no longer prince or pontiff… its bishop was dying in foreign lands; and the decree was already announced that no successor would be allowed in its place”

“El papado fue extinguido, ningún vestigio de su existencia permaneció, y de entre todos los poderes católicos romanos, ni un dedo fue movido en su defensa. La ciudad eterna ya no tiene más príncipe ni pontífice… su obispo estaba muriendo en tierras extranjeras; y el decreto ya se había anunciado: ningún sucesor se permitiría en su lugar.”

El historiador T. H. Gill escribió en su libro The Papal Drama, book 10 (El drama papal, libro 10) lo siguiente:

“Multitudes imagined that the papacy was at the point of death and asked, would Pius VI be the last pontiff, and if the close of the eighteen century would be signalized by the fall of the papal dynasty”

“Multitudes se imaginaron que el papado estaba en su punto de muerte y se preguntaron, ¿Será que Pío VI es el último pontífice? Y ¿será que el cerrar del siglo dieciocho sería marcado por la caída de la dinastía papal?

Otro libro llamado Symposium of Revelation  vol. 2 Pág. 337 (Simposio de Apocalipsis) escrito por el historiador Frank B Holbrook, dice:

“Historian M. Weitlauff…the papacy had suffered its deepest humilation… (and) appeared to be annihilated… The revolution also dealt it the wound which, it seemes did not want to heal until far into the twentieth century”

“El historiador M Weitlauff… el papado ha sufrido su más profunda humillación… (y) parece estar aniquilado. La revolución (francesa) también provocó la herida, que parece que no ha querido sanar sino hasta lejos en el siglo veinte.”

La parte interesante es que Francia fue el primer país que le prestó la espada del poder civil a la iglesia católica. El rey de Francia, Clovis I, le entregó las llaves de la ciudad al papa en el año 508 DC, simbolizando la entrega del poder del país franco al pontífice romano, también fue Francia quien le quitó la poderosa espada civil que usaba a su antojo la iglesia católica.

Fue el general Louis Alexandre Berthier, que también era un príncipe, quien bajo la orden del emperador Napoleón Bonaparte, en el año 1798  tomó prisionero al papa Pío VI quien murió un año más tarde en la ciudad de Valence, Francia.

En pocas palabras, el mismo poder que le dio la espada civil al papado, fue el mismo poder que le propinó la herida de muerte al papado. Francia es llamada la hija mayor del papado.

Pero la profecía nos dice que el papado va a recuperar la espada del poder civil, y además se va a recuperar de la herida de muerte que se le propinó en el año 1798.

Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal se había sanado. Y toda la tierra se maravilló en pos de la bestia” Apocalipsis 13

 Algunas personas creen que la herida de muerte fue sanada en 1801, cuando tres años más tarde  el 15 de julio de ese año fue electo el papa Pío VII, en el famoso “concordato de 1801” bajo la supervisión del emperador francés Napoleón Bonaparte.

 Pero esto no es así; la Biblia dice que será los Estados Unidos de Norte América el país que sanará la herida mortal del papa.

 Además, la iglesia católica fue severamente restringida por el gobierno de Francia, hasta tal grado que era el gobierno de Francia quien elegía y pagaba a los prelados católicos y el papa tenía que rendir cuentas al gobierno de Francia por la alianza formada entre ambos.

El historiador Arthur Robert Pennington en su obra titulada Epochs of the papacy, pp. 450,452 (Épocas del papado)  escribió lo siguiente:

 “He (Napoleón) felt that, as the large majority of inhabitants of France knew no other form of faith than romanism, it must become the stablished religion of the country… accordingly we find that he now began negotiations with the pope, which issued in a Concordat in July, 1801, whereby the roman catholic religión was once more established in France. He also left Pio in possession of his Italian principality”

 “Él (Napoleón) sintió que como la mayoría de habitantes no conocían otra forma de fe aparte del romanismo, ésta tenía que venir a ser la religión establecida en el país… En armonía encontramos que él comenzó negociaciones con el papa, que fueron dadas en un concordato en julio de 1801, en el cual la religión católica romana fue establecida una vez más en Francia. También dejó a Pio en posesión de su principado italiano”

 Además, el papado recibió otra bofetada el 20 de septiembre de 1870, cuando Víctor Emmanuel II, rey de Italia, confiscó todos los territorios de Italia que le pertenecían al papado.

 Italia estaba dividida en pequeños estados, departamentos o provincias, y todas ellas eran propiedad del papa. Bajo el reinado de Víctor Emmanuel II todas esas provincias fueron unificadas y se formó lo que ahora conocemos como Italia.  Para conseguir esto, él confiscó todas estas tierras al papa y solamente lo dejó en posesión de unos cuantos edificios en la ciudad de Roma.

A Víctor Emmanuel II  se le conoce en Italia como “PADRE DELLA PATRIA.”

 En protesta por la acción de Víctor Manuel II, el papa Pío VII y sus sucesores se declararon en arresto domiciliario y desde el año 1870 hasta el año 1929, ningún papa salió fuera del territorio vaticano.

 Otros creen que la herida de muerte fue sanada en el año 1929. En el año 1929, la ciudad del Vaticano le fue devuelta al papa y también se le permitió que comenzara a funcionar como un gobierno independiente dentro del territorio de la Republica Italiana, y esto fue hecho también por un concordato.  Tampoco este es el sanamiento de la herida mortal de la bestia, ya que la Biblia especifica claramente que Estados Unidos es el poder que podrá sanar la herida mortal infringida al papado en 1798. 

 ¿Por qué la herida de muerte aun no se ha sanado en la bestia?

La respuesta es por la restricción que los gobiernos seculares del mundo han impuesto sobre el papado.

En el libro El Conflicto de los Siglos, página 564 dice en inglés”

“Let the restraints now imposed by secular governments be removed and Rome be reinstated in her former power, and there would speedily be a revival of her tyranny and persecution.”

“Dejemos que la restricción impuesta por los gobiernos seculares sea removida y Roma será restaurada a su antiguo poder, ocurriría  un veloz reavivamiento de su tiranía y de su persecución.”

¿Quién sanará la herida de muerte de la bestia?

11 Después vi subir de la tierra otra bestia. Tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como un dragón. (Apocalipsis 13)

Esta es una bestia interesante: tiene dos cuernos pero habla como dragón.

El dragón en la Biblia representa dos cosas: primero representa a Satanás, pero también representa a Roma.

Cuando Cristo nació, el dragón estaba listo para devorar al niño recién nacido; allí estaba Herodes el Grande asesinando a los niños recién nacidos. Entonces esta bestia, a pesar de que tiene cuernos de cordero, cuando habla, habla como Satanás y también habla como Roma.

Por lo tanto este reino que surge de la tierra, tiene el poder para hablar; de alguna manera es la única bestia del Apocalipsis y de Daniel  que tiene el don del habla, pero interesantemente cuando habla, habla como habla Satanás y también habla de la misma manera que habla Roma.

¿Cómo puede hablar una nación? A través de un gobierno representativo, puede hablar por un gobierno que presume ser de la gente, elegido por la gente, y trabaja para la gente.

Esto nos recuerda las famosas palabras que inmortalizó Abraham Lincoln en su segunda inauguración presidencial, cuando dijo: “Government of the people, by the people, for the people” o sea, “Un gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.”

Es decir, un gobierno donde los dirigentes no son de la realeza, ni tampoco son miembros eclesiásticos, sino que provienen del pueblo, son dirigentes elegidos por el pueblo, y trabajan para el pueblo.

Una de las cosas interesantes es que todas las bestias de las profecías bíblicas, dominan o destruyen a la bestia anterior, pero este no es el caso con la bestia del Apocalipsis 13:11. Esta bestia no aplasta, no domina ni destruye a la bestia que tuvo la herida de muerte; todo lo contrario, ayuda a la bestia a sobrevivir, sanando su herida.

11…  pero hablaba como un dragón. (Apocalipsis 13)

Otra cosa que llama mucho la atención es el intensivo uso del idioma latín por el gobierno de los Estados Unidos. Todos sus títulos  y lemas tanto del gobierno federal, como de gobiernos estatales y locales, la mayoría de ellos están escritos en latín.

El sello de los Estados Unidos que se encuentra en los billetes, tiene dos lados, un lado es donde está el águila y dice: E pluribus unum que se pudiera traducir ” Entre Muchos, Uno”

El otro lado del sello está una pirámide sin terminar, que significa un trabajo inconcluso, generaciones pasan una tras otra y siempre se continua construyendo y edificando la nación, también significa estabilidad y duración. A la cima de la pirámide sin terminar, está un ojo, este es el ojo  de Dios y su justicia divina, que todo lo contempla, todo lo observa con atención y detalle. Este lado del sello dice en latin: “Annuit Coeptis” que significa “Favor o Empresa” y también está la frase “Novus Ordu Seclorum” que significa “Nuevo Orden de las Edades o de los Tiempos”

Por ejemplo muchos estados tiene sus lemas en latín:

Arizona               Ditat Deus                              Dios enriquece

Arkanzas            Regnat Populus                     El Pueblo Rige

Colorado              Nil Sine Numine                  Nada sin la Providencia

Connecticut        Qui Transtulit Sustine          El que  trasplanta sostiene

Kentucky            Deo Gratiam Habeamus       Seamos Agradecidos a Dios

Maine                  Dirigo                                        Yo dirijo

Massachusetts    Ense Petit Pacidam Sub libertate quietem 

                             Por la espada buscamos la paz, pero solamente paz bajo la libertad

Puerto Rico      Joannes Est Nomen Elius       Juan es su Nombre

Así podemos seguir escribiendo todos los lemas de los Estados Unidos y sus diferentes gobiernos y la mayoria de ellos están escritos es idioma latín.

En las cortes también hay muchas frases que se han hecho parte del idioma ingles pero, en verdad son frases latinas. Es más, el sello del departamento de justicia de los Estados Unidos, también tiene su lema en latín y dice: “Qui Pro Domina Justitia Sequitur” Su traducción es muy discutida por los erúditos en idiomas, se cree que este lema quiere decir: ” Aquel que enjuicia en favor de la dama de la justicia”   

 

11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. (Apocalipsis 13)

“…y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero…”

Nosotros los adventistas reconocemos que los cuernos son los dos principios fundamentales sobre los cuales se fundan los Estados Unidos de Norte América, que son:

El republicanismo y el protestantismo.

Estados Unidos es una república, no una monarquía. En los tiempos antiguos, la palabra del rey era todo y suficiente para doblegar o para ayudar a una nación entera. Lo mismo sucedía con la iglesia, cuando el papa daba una orden, el mundo entero tenía que seguir esa orden al pie de la letra; si no se obedecía a los dictámenes del rey o del papa, se pagaba la desobediencia con multas, con prisión, con castigos o con la misma muerte. Era un gobierno totalitario.

El rey ordenaba los asuntos civiles y el papa ordenaba los asuntos espirituales; era un gobierno que dictaba de arriba hacia abajo. Pero el surgimiento de los Estados Unidos como república es todo lo contrario: es un gobierno que dicta de abajo hacia arriba, un gobierno electo por la misma gente del pueblo, electos por el pueblo y trabajan para el pueblo. EUA es un estado que no tiene rey y una religión que no tiene papa.

Los Estados Unidos de Norte América surgen como una república, donde sus ciudadanos hablan, piden y exigen por medio de los líderes que ellos mismos han elegido.

Un gobierno donde lo civil y lo religioso se mantienen separados, donde la espada de la religión no es prestada al estado, ni la espada del estado es prestada a la religión. 

Hay que recordar que estas dos espadas, tanto la civil como la religiosa, fueron implantadas en este mundo por Dios, y además el Cordero reconoce estos dos sistemas como legítimos; él dijo, cuando se le trataba de entrampar por los fariseos: …dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.” (Lucas 20: 25)

 11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.  12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.  13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.  14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.  15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.  16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;  17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. (Apocalipsis 13)

Tristemente, los Estados Unidos de Norte América será la potencia que sanará la herida mortal de la bestia y también  hará que se adore a la bestia. Impondrá leyes, impondrá la marca de la bestia, y matará a todos aquellos que no acaten sus leyes.

A través de la historia, Estados Unidos nunca tuvo una relación diplomática con el Vaticano, pero tuvo emisarios que trataban con ellos asuntos de caridad y de ayuda al mundo.

Esa débil relación se rompió totalmente en 1865 cuando Marry Surrat, fue ejecutada por el gobierno federal de los Estados Unidos, por su participación en el asesinato del presidente Abraham Lincoln.

Marry era católica y fue sentenciada a la horca, dicho sea de paso esa fue la primera ejecución en la historia del gobierno norteamericano.

El hijo de Marry llamado John Surrat, que también era católico, fue acusado también del asesinato de Abraham Lincoln, pero él fue amparado y protegido por la iglesia católica y terminó viviendo en el Vaticano, donde se le dio el puesto de lo que ahora se conoce como la “guardia suiza”

En el año 1940, el presidente Franklin D Roosevelt, mandó a un emisario al vaticano y la misión era por asuntos de paz, y aliviar el sufrimiento de la humanidad en medio de las dos guerras mundiales. Hubo una protesta increíble en los Estados Unidos, y esta es la carta de explicación  que el presidente escribió a George A. Buttrick, quien era el presidente del Consejo  de las Iglesias de Cristo en América (Estados Unidos) , después de recibir una carta de éste, demandado una explicación al presidente, por el emisario a Roma

 

My dear Dr. Buttrick:

I HAVE RECEIVED your letter of February 27, 1940, concerning the status of Mr. Myron Taylor’s mission to the Pope. I am sure that on further thought you will agree that no public statement is required, or indeed could be made, on the basis of a mere press report, which so far as I know has not emanated from a responsible source.

(He recibido tu carta de Febrero 27, 1940, concerniente al estado del señor Myron Taylor en su visita al papa…)

The status of Mr. Taylor’s mission is exactly as Mr. Messersmith described it to you in his letter of January 25. Mr. Taylor is in Rome as my special representative. This appointment does not constitute the inauguration of formal diplomatic relations with the Vatican. The President may determine the rank for social purposes of any special representative he may send; in this case the rank corresponding to Ambassador was obviously appropriate. The reason for and circumstances surrounding his designation were made clear in my Christmas letter to the Pope; and in the letter which I gave to Mr. Taylor for presentation to the Pope, which conforms to the Christmas message.

Mr. Taylor was sent to Rome to assist parallel endeavors for peace and the alleviation of suffering; and I am sure that all men of good-will must sympathize with this purpose.

(El señor Taylor fue enviado a Roma, para asistir en la tarea paralela por la paz, y por aliviar el sufrimiento, y estoy seguro de que todo hombre de buena voluntad tiene que simpatizar con este propósito.)

There of course was not the slightest intention to raise any question relating to the union of the functions of Church and State, and it is difficult for me to believe that anyone could take seriously a contrary view, or that the action taken could interrupt in any way the necessary and healthy growth of interfaith comity.

(Por supuesto que no hay ni la más mínima intención, de levantar ninguna pregunta en cuanto a la unión de las funciones del estado y de la iglesia, y es muy difícil para mí creer que cualquiera pueda tomar seriamente una perspectiva contraria, o que la acción tomada pueda interrumpir en alguna manera el saludable y necesario crecimiento de nuestro cometido interreligioso.)

Very sincerely yours,

The Reverend

George A. Buttrick, D.D.

President, Federal Council of the Churches of Christ in America,

New York, New York

 

El espíritu anti-católico que existía en los Estados Unidos, comienza a cambiar cuando el primer presidente católico sube al poder, que fue John Fitzgerald Kennedy.

En el año 1984, bajo la administración Reagan, el senado norteamericano confirmó a William A Wilson como el primer embajador al Vaticano, y el pueblo norteamericano no protestó, como lo hizo en ocasiones anteriores. El pueblo tenía que llamar y hablar con sus representantes en contra de esta eleccion, pero nadie levantó su voz como en el pasado, y sin problema alguno, se abren relaciones diplomaticas oficiales con el vaticano.

En los Estados Unidos, como en otros paises, existen tres poderes gubernamentales: el legislativo (quienes escriben la ley), el ejecutivo (quienes hacen que la ley se cumpla) y el poder judicial (quienes interpretan la ley).

Cada vez que se pregunta quienes de estos tres poderes es el mas fuerte, automáticamente se contesta que es el poder ejecutivo, pero  la respuesta es incorrecta, porque el mas fuerte de ellos es el poder judicial.

El senado de los Estados Unidos (que es el poder legislativo) puede escribir cualquier ley, pero si la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos (que es el poder judicial) interpreta que la ley es anti-constitucional, allí termina el asunto. Todo lo contrario puede tambien pasar,  el senado puede rechazar un proyecto de ley, pero si la Corte Suprema de Justicia cree que ese rechazo es inconstitucional, entonces el proyecto de ley puede ser aceptado.

Por ejemplo, en el año 2001, cuando no se sabía claramente quién había ganado las elecciones presidenciales, en medio de todo el caos y la confusión, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, se sentó y dictaminó que el ganador era el presidente George W. Bush, y el caso fue cerrado.

De los nueve jueces de la Corte Suprema de Justicia, seis de ellos son católicos y los otros tres de ellos son judíos:

Católicos:

Samuel Alito

Anthony Kennedy

John Roberts

Antonin Scalia

Sonia Sotomayor

Clarence Thomas

 

Judíos:

Stephen Breyer

Ruth Bader Ginsburg

Elena Kagen

 La iglesia católica romana, con todas sus ramificaciones en el mundo entero, forma una vasta organización dirigida por la sede papal, y destinados a servir a los intereses de ésta. Instruye a sus millones de adeptos en todos los países del globo, para que se consideren obligados a obedecer al papa. Sea cual fuere la nacionalidad o el gobierno de éstos, deben considera la autoridad de la iglesia como por encima de todas las demás. Aunque juren fidelidad al estado, siempre quedará en el fondo el voto de obediencia a Roma que los absuelve de toda promesa contraria a los intereses de ella.” (CI {Conflicto Inminente } 62.2)

En este momento los católicos tienen la mayoría en el departamento gubernamental mas fuerte  de los Estados Unidos, ellos pueden interpretar una ley, que puede afectar la libertad religiosa, y ese seria el “principios de dolores” técnicamente para toda la humanidad.

Los santos van a sufrir en manos de la bestia cuya herida fue sanada y van a sufrir en manos de la bestia que parece cordero pero habla como  dragón.

  Por el otro lado, todos los seguidores de la bestia van a sufrir los castigos y las plagas que Dios tiene preparado para ellos. En pocas palabras no importa a que bando pertenescamos el dolor y el sufrimiento ya está tocando a las puertas de la historia de la humanidad, la diferencia será que unos sufrirán para salvacion y otros sufrirán para perdición.

Esta es la última carta del presidente de los Estados Unidos al papa Francis:

March 13, 2018

Your Holiness:

Su Santidad:

On behalf of the American people, I congratulate you on the fifth anniversary this March 13 of your election to the Chair of Saint Peter.

En nombre del pueblo americano, deseo felicitarte en tu quinto aniversario que es este 13 de marzo, por tu elección al trono de San Pedro

My family and I treasure the memory of our visit to the Vatican last May. I was honored to discuss with you many of the urgent global issues of shared concern to the United States and the Holy See. Our conversation underscored the enduring importance of moral leadership in the international community, and of our continued close cooperation as we work to advance peace and defend human freedom around the world.

Mi familia y yo, atesoramos la memoria de nuestra visita al Vaticano el pasado mayo. Tuve el honor de discutir contigo muchos asuntos que son de urgencia global que conciernen a los Estados Unidos y a la Santa Sede.  Nuestra conversación recalcó la importancia de un liderazgo moral en la comunidad internacional, y nuestra continua cercana cooperación para avanzar en la paz y defender la libertad humana alrededor del mundo.

As you enter the sixth year of your pontificate, please accept my best wishes for the continued success of your ministry.

Al entrar en tu sexto año pontifical, por favor acepta mis mejores deseos para ti, para tu  continuo éxito en tu ministerio.

Sincerely,

Donald J. Trump

Ya está todo preparado para sanar la herida mortal, ya el cirujano se encuentra al lado del paciente evaluando su situación, ya el paciente ha visitado varias veces el hospital donde será operado.

Ya el quirófano está listo, ya el equipo médico está preparado, ya los medicamentos están listos, ya el equipo de recuperación está esperando en el lugar correcto, ya el paciente también está listo para ser intervenido.

¿Qué se espera? Que se cumpla el tiempo, que se complete el número de los que serán salvos, y una vez ocurra eso, entonces se efectuará la operación que sanará la herida mortal de la bestia, se desatará la persecución más grande y sin igual que haya ocurrido en la historia de este mundo, se cumplirán las palabras “el reino de los cielos lo arrebatan los valientes”.

Todo esto no lo planeó Dios, sino que en su infinita misericordia nos hace saber los acontecimientos del futuro, para que nos preparemos y estemos listos para cualquier cosa que tengamos que afrontar y poder decir junto con el gran apóstol: 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,  39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Romanos 8)

También para que podamos entender y cantar las palabras del gran reformador:

Castillo fuerte es nuestro Dios defensa y buen escudo

Con su poder nos librara en este trance agudo

Con furia con afán acósanos Satán.

Por armas deja ver astucia y gran poder;

Cual él no hay en la tierra

 

Luchar aquí sin el Señor, cuán vano hubiera sido.

Mas por nosotros pugnará de Dios el Escogido.

¿Sabéis quién es? Jesús, el que venció en la cruz;

Señor de Sabaoth, omnipotente Dios, él triunfa en la batalla.

 

 

Aun cuando estén demonios mil prontos a devorarnos,

no temeremos, porque Dios vendrá a defendemos.

Que muestre su vigor Satán, y su furor;

dañamos no podrá, pues condenado está por la Palabra santa.

 

 

Sin destruirla dejará, aunque mal de su grado:

es la Palabra del Señor que lucha a nuestro lado.

Que lleven con furor los bienes, vida, honor,

los hijos, la mujer, todo ha de perecer; de Dios el reino queda.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Debemos “aferramos’’ y vivir a la altura de toda la luz que hemos recibido del cielo. ¿Por qué? Porque Dios desea que nos aferremos fuertemente de la verdad eterna, y actuemos como su mano ayudadora, para comunicar la luz a aquellos que no se han dado cuenta del amor que siente hacia ellos. Cuando os entregáis a Cristo, hacéis una promesa ante la presencia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, las tres grandes Personalidades, dignatarios del cielo. “Aferraos” a esa promesa.

El enemigo nunca puede arrebatar de la mano de Cristo aquel que confía sencillamente en sus promesas. Si el alma confía y obra en obediencia, la mente estará sensible a las impresiones divinas, y la luz de Dios la alumbrará, iluminando su entendimiento. ¡Cuántos privilegios tenemos en Cristo Jesús! (Sons and Daughters of God, p. 351; parcialmente en Hijos e hijas de Dios, p. 353).

La correcta comprensión de lo que dicen las Escrituras… es esencial para este tiempo… Debemos apoyar nuestra autoridad en la segura palabra profética. A menos que estemos versados en las Escrituras correremos el riesgo de ser engañados por el tremendo poder de Satanás capaz de obrar milagros, cuando éste se manifieste en nuestro mundo, y de atribuir sus obras a Dios; porque la Palabra de Dios declara que, si fuere posible, los mismos escogidos serán engañados. A menos que estemos arraigados y fundamentados en la verdad, seremos barridos por las trampas engañosas de Satanás. Debemos aterrarnos a nuestras Biblias. Si Satanás puede haceros creer que en la Palabra de Dios hay cosas que no son inspiradas, entonces estará preparado para entrampar vuestras almas. Entonces no tendremos seguridad ni certidumbre precisamente en el tiempo cuando necesitaremos saber cuál es la verdad (El evangelismo, p. 184).

Los hombres fieles que rehusaron doblegarse ante la estatua de oro fueron echados en un horno de fuego, pero Cristo estaba con ellos allí, y el fuego no los consumió…

Algunos de nosotros seremos puestos ahora en pruebas igualmente severas. ¿Obedeceremos los mandamientos de los hombres o los mandamientos de Dios? Esta es una pregunta que se les hará a muchos. Lo mejor que podemos hacer es estar en estrecha comunión con Dios, y si él quiere permitir que seamos mártires por causa de la verdad, esto puede ser el medio de traer a muchos otros a la verdad…

Cuando el creyente es encarcelado por causa de la verdad entre los muros de la prisión, Cristo mismo se manifiesta a él y encanta su corazón con su amor. Cuando sufre la muerte por causa de Cristo, Cristo le dice: “Pueden matar el cuerpo, pero no pueden dañar el alma. Ellos me crucificaron, y si te quitan la vida, me crucifican a mí de nuevo en la persona de mis santos” (Mensajes selectos, tomo 3, pp. 480, 481).

49


Lección 7 | Martes 15 de mayo_____________________________________________________

LA “ABOMINACIÓN DESOLADORA”

En su gran discurso sobre el tiempo del fin, Cristo llama la atención sobre “la abominación desoladora” (Mat. 24:15), una imagen del libro de Daniel (Dan. 9:27; 11:31; 12:11).

Dios llamaba “abominación” a las graves violaciones de su Ley, como la idolatría (Deut. 27:15) o las prácticas sexuales inmorales (Lev. 18:22). Por lo tanto, esta “abominación desoladora” implicaba una especie de apostasía religiosa.

Lee Mateo 24:15 y Lucas 21:20. ¿En qué sentido estos versículos nos ayudan a entender mejor qué quiso decir Jesús con la expresión “abominación desoladora”?

Mateo 24:15

15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),

Lucas 21:20

20 Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.

Estos dos versículos aclaran que la predicción de Jesús incluye, en un sentido más inmediato, la terrible destrucción que vendría sobre Jerusalén en el año 70 d.C., cuando la Roma pagana destruiría no solo la ciudad, sino también el templo sagrado.

Sin embargo, hay un segundo cumplimiento de esta profecía en la que los acontecimientos más inmediatos, como la destrucción de Jerusalén, constituyen un tipo de los eventos futuros del tiempo del fin. “Cristo vio en Jerusalén un símbolo del mundo endurecido en la incredulidad y la rebelión, y que corría presuroso al encuentro de los juicios retributivos de Dios” (CS 22).

En Daniel 12:11 y 11:31, la “abominación desoladora” aparece en relación con la última fase de Roma, la fase papal, en la que se establece un sistema alternativo de mediación y salvación, que busca usurpar lo que Cristo hizo y hace por nosotros en el Santuario celestial.

Daniel 8, especialmente los versículos 9 al 12, ayuda a situar estos acontecimientos en su contexto histórico, con un poder romano en dos fases. La primera fase, vista en la rápida expansión horizontal del cuerno pequeño (Dan. 8:9), muestra el vasto imperio de la Roma pagana. En la segunda fase (Dan. 8:10-12), el cuerno pequeño crece verticalmente, derribando algunas de las estrellas (persiguiendo al pueblo de Dios), y engrandeciéndose contra el “príncipe de los ejércitos” (Dan. 8:11), Jesús. Esto representa la fase papal, que surgió de la caída del Imperio Romano pagano, pero sigue siendo Roma. (Por eso un símbolo, el cuerno pequeño, representa ambas fases del mismo poder.) El juicio en Daniel 7:9 y 10, la purificación del Santuario en Daniel 8:14 y las señales en el cielo de Mateo 24:29, todo apunta a la intervención de Dios en favor de su pueblo en los últimos días.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

El estudio de este día , está junto con el del  día domingo

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cristo había llamado la atención de sus discípulos a las palabras del profeta Daniel relativas a los acontecimientos que debían desarrollarse en tiempo de ellos, y les había dicho: “El que lee, entienda”. Y la aseveración de que el Apocalipsis es un misterio que no se puede comprender es rebatida por el título mismo del libro: “Revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto… Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca”. Apocalipsis 1:1-3 (El conflicto de los siglos, p. 340).

Ni un solo cristiano pereció en la destrucción de Jerusalén. Cristo había prevenido a sus discípulos, y todos los que creyeron sus palabras esperaron atentamente las señales prometidas. “Cuando viereis a Jerusalén cercada de ejércitos —había dicho Jesús—, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estuvieren en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse”. Lucas 21:20, 21… Empero la previsora misericordia de Dios había dispuesto los acontecimientos para bien de los suyos. Ya estaba dada la señal a los cristianos que aguardaban el cumplimiento de las palabras de Jesús, y en aquel momento se les ofrecía una oportunidad que debían aprovechar para huir, conforme a las indicaciones dadas por el Maestro… En la época del sitio, los judíos habían acudido numerosos a Jerusalén para celebrar la fiesta de los tabernáculos y así fue como los cristianos esparcidos por todo el país pudieron escapar sin dificultad. Inmediatamente se encaminaron hacia un lugar seguro, la ciudad de Pella, en tierra de Perca, allende el Jordán (El conflicto de los siglos, p. 29).

El día de la venganza de Dios está por sobrecogernos. El sello de Dios será puesto únicamente sobre las frentes de aquellos que suspiran y lloran por las abominaciones que son cometidas en la tierra. Los que simpatizan con el mundo, comen y beben con los borrachos, serán destruidos con los que hacen iniquidad…

Nuestra propia conducta determina si recibiremos el sello del Dios viviente, o si seremos abatidos por las armas destructoras. Ya han caído sobre la tierra algunas gotas de la ira divina: pero cuando se derramen las siete últimas plagas sin mixtura en la copa de su indignación entonces será para siempre demasiado tarde para arrepentirse y hallar refugio No habrá entonces sangre expiatoria que lave las manchas del pecado…

No se adquieren en un momento el valor, la fortaleza, la fe y la confianza implícita en el poder de Dios para salvarnos. Estas gracias celestiales se adquieren por la experiencia de años. Por una vida de santo esfuerzo y de firme adhesión a lo recto, los hijos de Dios estaban sellando su destino. Asediados de innumerables tentaciones, sabían que debían resistir firmemente o quedar vencidos… Su ejemplo será un consuelo y estímulo para el pueblo de Dios que sufrirá un tiempo de angustia como nunca lo hubo (Testimonios para la iglesia, tomo 5, pp. 197, 198).

50


Miércoles 16 de mayo | Lección 7__________________________________________________

LAS DIEZ VÍRGENES

Después de su discurso de Mateo 24 acerca de las señales de su venida, Jesús habla, en Mateo 25, de cómo estar preparados para ello.

Lee, en Mateo 25:1 al 13, la parábola de las diez vírgenes. ¿Qué está diciendo Jesús aquí que debería ayudarnos a entender cómo podemos estar preparados para su regreso?

Mateo 25:1-13

1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos! 12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Jesús comienza esta parte de su discurso hablando de diez vírgenes. El término “vírgenes” sugiere que representan a los que profesan ser cristianos, que no están del lado de Satanás en el Conflicto. Aunque se las compara con el Reino de los cielos (Mat. 25:1), en el tiempo del fin, todas se duermen (Mat. 25:5). Cristo ya había advertido que había que velar (Mat. 24:42), o mantenerse despiertos, para no ser desechados cuando él volviera.

Las diez vírgenes tenían lámparas y todas salieron al encuentro del novio, lo que significa que todas estaban esperando su venida. Hubo un retraso, y todas las que creían en su venida se durmieron. De repente, en la oscuridad de la noche, todas se despertaron: venía el novio (Mat. 25:1-6).

Las vírgenes insensatas se sobresaltaron: la llegada del novio las encontró desprevenidas. ¿Por qué? Una versión dice que “nuestras lámparas se apagaron” (Mat. 25:8). Otras versiones, fieles al original griego, dicen que las lámparas “se están apagando”. Todavía había una llama parpadeante. Todavía tenían un poco de aceite, pero no lo suficiente como para estar preparadas para encontrarse con Cristo.

Entonces, ¿cuál es el problema?

Estas vírgenes representan a los cristianos que esperan que Cristo regrese, pero tienen una experiencia superficial con él. Tienen un poco de aceite, el Espíritu obra de algún modo en su vida, pero es solo un parpadeo; están satisfechos con poco cuando necesitan mucho.

“El Espíritu obra en el corazón del hombre de acuerdo con su deseo y consentimiento, implantando en él una nueva naturaleza. Pero, las personas representadas por las vírgenes fatuas se contentaron con una obra superficial. No conocen a Dios. No han estudiado su carácter; no han mantenido comunión con él. Por lo tanto, no saben cómo confiar, cómo mirar y vivir. Su servicio a Dios degenera en formulismo” (PVGM 338).

¿Cómo podemos mirarnos a nosotros mismos y asegurarnos de que no estamos cometiendo los mismos errores que estas personas? Si nos vemos en este rol, ¿de qué forma podemos cambiar?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.  Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir. (mateo 25)

En la parábola de las diez vírgenes encontramos dos caracteres que son extremadamente contrastantes: Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas”

¿Cómo entender mejor el mensaje de esta parábola?

-Todas ellas tenían conocimiento del novio, y querían dar honor al novio en el día de la boda

-Todas ellas, en un momento dado, tenían sus lámparas encendidas

-Todas ellas se durmieron a la tardanza del esposo; no importa cuán prolongada o profundamente se duerma la persona, al final tiene que despertarse

-La diferencia entre las vírgenes se descubre al anuncio de la llegada del novio

Todas las características exteriores, tanto de las vírgenes prudentes como las insensatas, eran iguales; la diferencia entre ellas era interna.

Usualmente se interpreta que tener una lámpara prendida es la profesión de fe que hace una persona, y el aceite que hace arder una lámpara es la presencia del Espíritu Santo.

Las vírgenes insensatas eran sinceras, tenían el deseo de acompañar al novio en esa noche especial, eran genuinas hasta donde lograron llegar; el problema de ellas es que no lograron llegar lo suficientemente lejos en su intento de dar honor al novio.

A las vírgenes insensatas no se les puede dar el título de hipócritas: ellas tenían sentimientos que las unían al novio -en este caso, Jesucristo. El problema era que no tenían constancia.

Podemos decir que las vírgenes insensatas era movidas por impulso y no por principios. La religión de ellas no había logrado penetrar en lo más profundo de sus vidas; era solamente una religión superficial; eran semillas que habían caído en el pedregal donde no había mucha tierra para profundizar las raíces; eran personas que comenzaron a construir una torre sin tomar en cuenta el costo de la edificación. La insensatez de las vírgenes era el no haberse preparado correctamente para el futuro.

El verdadero carácter de una persona solamente se revela en medio de una crisis. La cantidad de religión pura que posee un hombre, solamente se descubre por la manera en que logra conducirse en medio de la tribulación.

El carácter es un asunto personal; no es algo que un hombre le puede dar a otro. El carácter no es transferible.

Es nuestro deber prepararnos con anticipación para enfrentar la hora de la prueba, que nunca sabemos cuándo llegará. Cada vez que desempeñamos nuestras obligaciones, nuestra alma se vuelve más poderosa; esa es la manera en la cual podemos almacenar el aceite que obtenemos.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

[Las vírgenes prudentes] habían recibido la gracia de Dios, el poder regenerador e iluminador del Espíritu Santo, que convertía su Palabra en una antorcha para los pies y una luz en la senda. A fin de conocer la verdad, habían estudiado las Escrituras en el temor de Dios y habían procurado con ardor que hubiese pureza en su corazón y su vida. Tenían experiencia personal, fe en Dios y en su Palabra, y esto no podían borrarlo el desengaño y la dilación. En cuanto a las otras vírgenes, “cuando tomaron sus lámparas, no tomaron aceite consigo”. Habían obrado por impulso. Sus temores habían sido despertados por el solemne mensaje, pero se habían apoyado en la fe de sus hermanas satisfechas con la luz vacilante de las buenas emociones, sin comprender a fondo la verdad y sin que la gracia hubiese obrado verdaderamente en sus corazones. Habían salido a recibir al Señor, llenas de esperanza, en la perspectiva de una recompensa inmediata; pero no estaban preparadas para la tardanza ni para el contratiempo. Cuando vinieron las pruebas, su fe vaciló, y sus luces se debilitaron (El conflicto de los siglos, pp. 391, 392).

[A] menos que los miembros de la iglesia de Dios hoy tengan una relación viva con la fuente de todo crecimiento espiritual, no estarán listos para el tiempo de la siega. A menos que mantengan sus lámparas aparejadas y ardiendo, no recibirán la gracia adicional en tiempo de necesidad especial.

Únicamente los que estén recibiendo constantemente nueva provisión de gracia, tendrán una fuerza proporcional a su necesidad diaria y a su capacidad de emplearla. En vez de esperar algún tiempo futuro en que, mediante el otorgamiento de un poder espiritual especial sean milagrosamente hechos idóneos para ganar almas, se entregan diariamente a Dios, para que los haga vasos dignos de ser empleados por él. Diariamente están aprovechando las oportunidades de servir que están a su alcance. Diariamente están testificando por el Maestro dondequiera que estén, ora sea en alguna humilde esfera de trabajo o en el hogar, o en un ramo público de utilidad (Los hechos de los apóstoles, p. 45).

Crezcamos en el conocimiento de la verdad, dándole toda la honra y la gloria al que es uno con el Padre. Procuremos con todo fervor la unción celestial, el Espíritu Santo. Practiquemos un cristianismo puro y creciente, para que en los atrios celestiales seamos al fin declarados completos en Cristo.

“¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!” Mateo 25:6. No perdáis tiempo ahora en levantaros y arreglar vuestras lámparas. No perdáis tiempo procurando la unidad perfecta unos con otros. Debemos esperar que haya dificultades. Vendrán las pruebas. Cristo, el Capitán de nuestra salvación, fue hecho perfecto mediante el sufrimiento. Sus seguidores tendrán que encararse frecuentemente con el enemigo y serán probados severamente, pero no deberán desesperar. Cristo les dice: “Confiad, yo he venido al mundo”. Juan 16:33 (Testimonios para la iglesia, tomo 8, p. 224).

51


Lección 7 | Jueves 17 de mayo______________________________________________________

DE QUÉ MODO USAR TUS TALENTOS

Lee Mateo 25:13 al 30. ¿Qué papel juega el uso de nuestros dones en nuestra preparación para el regreso de Cristo?

Mateo 25:13-30

13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir. 14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. 16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. 17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. 18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. 19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. 20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Aunque Jesús contó una parábola diferente de la anterior, ambas hablan de estar listos para el regreso de Cristo. Ambas tratan de los que estaban preparados y los que no. Y ambas muestran el destino de quienes, por su propia negligencia espiritual, enfrentaron la perdición eterna.

Así como el aceite representa al Espíritu Santo para las diez vírgenes, las “monedas de oro” (Mat. 25:15, NVI) representan talentos, que es la palabra griega (talanta) en el idioma original. “Los talentos representan dones especiales del Espíritu como también los naturales” (CBA 5:498).

Todos los siervos de la parábola habían recibido bienes de su señor. Observa, además, que eran bienes del amo (Mat. 25:14), que les fueron confiados “a cada uno conforme a su capacidad” (Mat. 25:15). Los dones que recibieron fueron dados en fideicomiso; en realidad, estos siervos eran mayordomos de lo que no poseían, eran responsables. Por eso, cuando el señor regresó, “arregló cuentas con ellos” (Mat. 25:19).

Los dones espirituales provienen del Espíritu Santo (ver 1 Cor. 12:1-11, 28-31; Efe. 4:11). Hay una buena noticia para quienes piensan que tienen el don menor. Los dones nunca se reciben sin recibir también al Dador. Por lo tanto, estas personas reciben su don al recibir el mayor don: el Espíritu Santo.

Los dones ya son nuestros en Cristo, pero nuestra posesión real depende de la recepción del Espíritu Santo y de nuestra entrega a él. Aquí es donde el siervo infructuoso cometió el error. Se le había dado un don, pero no hizo nada con él. No desarrolló su don. No hizo un esfuerzo para tomar lo que había recibido de gracia para hacer algo con ello. Como resultado, Jesús lo llamó “malo y negligente” (Mat. 25:26), una condena impactante.

Jesús contó esta parábola en el contexto de los últimos días y de su regreso. ¿Qué nos enseña, entonces, en cuanto a la importancia del uso de nuestros talentos a fin de estar preparados para los últimos días?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Penosamente ya no nos quedó tiempo para comentar acerca de este tema. Será la próxima ocasión.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

A cada persona se le han confiado dones individuales, llamados talentos. Algunos consideran que estos talentos están limitados a ciertas personas que poseen dotes mentales superiores y genio. Pero Dios no ha restringido la dádiva de sus talentos a unos pocos favorecidos. A cada uno se le ha confiado algún don especial por el cual debe dar cuenta al Señor. El tiempo, la razón, los recursos, el vigor, las facultades mentales, la ternura de corazón; todos estos son dones de Dios, confiados para que sean usados en la gran obra de bendecir a la humanidad.

No hay duda de que algunos tienen pocos talentos, pero si negocian diligentemente con los bienes de su Señor, estos dones se aumentarán mucho…

El Señor vigila a cada uno para ver si usará sus talentos sabia y desinteresadamente, o si buscará su propio provecho. Cada hombre recibe talentos conforme a sus diversas capacidades, para que pueda aumentarlos haciendo una sabia inversión. Cada uno debe rendir cuentas al Maestro por sus acciones (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 5, p. 1075).

Nuestro tiempo pertenece a Dios. Cada momento es suyo, y nos hallamos bajo la más solemne obligación de aprovecharlo para su gloria. De ningún otro talento que él nos haya dado requerirá más estricta cuenta que de nuestro tiempo.

El valor del tiempo sobrepuja todo cómputo. Cristo consideraba precioso todo momento, y así es como hemos de considerarlo nosotros.  La vida es demasiado corta para que se la disipe. No tenemos sino unos pocos días de gracia en los cuales prepararnos para la eternidad. No tenemos tiempo para perder, ni tiempo para dedicar a los placeres egoístas, ni tiempo para entregarnos al pecado. Es ahora cuando hemos de formar caracteres para la vida futura e inmortal. Es ahora cuando hemos de preparamos para el juicio investigador (Palabras de vida del gran Maestro, p. 277).

Dios ha señalado a cada uno su obra. Tanto los más humildes como los más poderosos han sido dotados de una influencia que debe ejercerse del lado del Señor, y debieran dedicarle a él sus talentos, cada uno trabajando en el puesto de deber que se le ha asignado. El Señor espera que cada uno haga lo mejor de que es capaz. Cuando brilla la luz en el corazón, él espera que nuestra obra corresponda a nuestra luz, de acuerdo con la medida de la plenitud de Cristo que hemos recibido. Cuanto más usemos nuestro conocimiento y ejercitemos nuestras facultades, tanto mayor conocimiento tendremos, tanto más capacitados seremos para hacer una obra mayor y mejor.

Nuestros talentos no son nuestros; son del Señor, su propiedad con la que debemos negociar. Somos responsables por el uso o el abuso de los bienes del Señor. Dios pide que los hombres inviertan los talentos que les fueron confiados, para que cuando el Señor venga reciba con intereses lo que le pertenece. Con su propia sangre Cristo nos ha comprado como sus siervos. ¿Le serviremos? ¿Procuraremos con diligencia presentamos a Dios aprobados? ¿Manifestaremos por nuestras acciones que somos mayordomos de su gracia? Todo esfuerzo hecho por el Maestro, impulsado por un corazón puro y sincero, será una ofrenda fragante para él (Testimonios para los ministros, p. 166).

52


Viernes 18 de mayo | Lección 7____________________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

“El hombre que recibió un solo talento ‘hizo un hoyo en la tierra y allí escondió el dinero de su señor’.

“El que había recibido el don más pequeño fue el que dejó su talento sin mejorar. Aquí se da una advertencia a todos los que sienten que la pequeñez de sus talentos los excusa de servir a Cristo. Si pudieran hacer algo grande, cuán gozosamente lo emprenderían; pero debido a que solo pueden servir en cosas pequeñas piensan que están justificados en no hacer nada. En esto se equivocan. El Señor está probando el carácter por la manera en que distribuye los dones. El hombre que deja de aprovechar su talento demuestra que es un siervo infiel. Si hubiera recibido cinco talentos, los habría enterrado lo mismo, como enterró el único que recibió. El mal uso de un solo talento mostró que despreciaba los dones del Cielo.

‘El que es confiable en lo poco, también lo es en lo mucho’ (Luc. 16:10). La importancia de las cosas pequeñas es, a menudo, menospreciada a causa de su pequeñez; pero ellas proveen una gran parte de la actual disciplina de la vida. En realidad, no hay nada que no sea esencial en la vida cristiana. El edificio de nuestro carácter se verá lleno de riesgos si menospreciamos la importancia de las cosas pequeñas” (PVGM 290).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Cuáles han sido algunas de las ideologías e ideales que la gente creía que producirían una utopía en la Tierra? ¿Cuáles fueron esas ideas y por qué, sin excepción, todas fracasaron?
  2. ¿Qué hay, en la obediencia que Dios nos pide, que fortalece nuestra fe? Es decir, ¿por qué la fe sin las obras correspondientes “está muerta” (Sant. 2:26)? Teniendo en cuenta el tipo de pruebas que les espera a quienes “guardan los mandamientos de Dios” (Apoc. 14:12), ¿por qué es tan importante que nos preparemos ahora para lo que vendrá cuando menos lo esperamos?
  3. Medita en la historia de las diez vírgenes. El hecho de que, a simple vista y de diversas maneras, todas se veían iguales y actuaron del mismo modo ¿por qué debería ser una advertencia para nosotros? ¿De qué forma podemos asegurarnos de no autoengañarnos como los necios?
  4. ¿Qué significa que, si fuere posible, incluso “los escogidos” serían engañados? ¿Qué entendemos por “los escogidos”? (Ver Mat. 24:31; Rom. 8:33; Col. 3:12.) ¿Qué nos dice esto acerca de cuán grandes serán los engaños?

53


Escrito por: Tony García.

Gramática revisada por:
Pastor Noel Ruiloba y Nory Ester Garcia-Marenko

Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2018