Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 2 – DE LOS OÍDOS A LOS PIES – PARA EL 10 DE ENERO DE 2015

3 comentarios


Este es un estudio libre para toda persona que lo desee usar, compartir ó distribuir. Es una cortesía de SevenDay Radio y su servidor, Tony García. Cualquier pregunta ó comentario por favor escriba a tonygarcialopez@yahoo.com ó tglopez@sevendayradio.com Este documento es subido a la red los días Domingos a las 6:00 de la mañana hora de Madrid, España; la media noche del día Sábado de la costa este de los Estados Unidos.

Toda información dada en éste documento es tomada de la vastedad de libros que la Iglesia Adventista del 7mo Día tiene disponible gratuitamente para el público en general, en Ingles y Español. A éste documento también se le agrega otras informaciones de otros libros, que también se encuentran disponible en el Internet para el uso del  público en general.

Aquí no le estamos presentando una nueva luz, nuestro trabajo es sencillamente recopilar información, y presentarla en un lenguaje sencillo y entendible,  para que se le haga mas fácil al maestro de Escuela Sabática comprender y prepararse mejor, para impartir la lección de Escuela Sabática.

 Deseamos compartir con ustedes los tópicos  de las lecciones de los próximos años.

4 trimestres por año

2015:  (1)”Proverbios” (2)”El Libro de Lucas” (3)”Misioneros” (4)”Jeremías”

2016:  (1)”La Gran Controversia” (2)”El libro de Mateo” (3)”El Papel de la Iglesia en la Comunidad” (4)”Job”

2017:  (1)”El Espíritu Santo y la Espiritualidad” (2)”1ra y 2da de Pedro” (3)”Unidad en Cristo” (4)”Asuntos de Justicia Social”

2018:   (1)”Mayordomía” (2)”Preparación para los Días Finales” (3)”El libro de los Hechos” (4)”El Libro de Apocalipsis”

2019: (1)”Esdras-Nehemías” (2)”El Libro de Daniel” (3)”Romanos” (4)”Como interpretar las escrituras”

Recordamos a los hermanos que ésta información está sujeta a cambios.

Lección 2: Para el 10 de enero de 2015

DE LOS OÍDOS A LOS PIES

Sábado 3 de enero____________________________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Proverbios 4; 1 Reyes 3:9; Mateo 13:44; Proverbios 5; 1 Corintios 10:13; Proverbios 6:1-19.

PARA MEMORIZAR:
“Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal” (Prov. 4:26, 27).

La ciencia ha demostrado que el oír impacta en nuestra forma de caminar, y que aun nuestro equilibrio es influido por cuán bien escuchamos. Así, la instrucción o la educación –es decir, lo que escuchamos− son vitales para nuestra forma de vivir. “La sabiduría es lo primero”, dice Proverbios 4:7 (NVI).

No obstante, no importa cuán buena sea la instrucción, el estudiante debe prestar atención. No sin cierta ironía, un antiguo maestro egipcio notó que “el oído del muchacho está en su espalda; escucha cuando lo azotan”. (En el arte egipcio, a menudo se representa al estudiante con grandes orejas en su espalda.)

No es suficiente con saber acerca del bien y del mal; necesitamos saber cómo elegir lo correcto, y no lo malo. El adiestramiento en la sabiduría consiste en escuchar la instrucción adecuada y en seguir y obedecer lo que hemos aprendido, para no terminar andando en la dirección equivocada.

El estudio de ésta semana nos está impartiendo sabiduría para tener una buena relación con nuestras familias, una buena relación con nuestros amigos, una buena relación en nuestros trabajos, además nos está hablando del hombre haragán y también del hombre malo. Definitivamente será una lección muy interesante, le invitamos a que se tome el tiempo necesario y la disfrute.

Todos los que reciben los mensajes que el Señor envía para purificarlos y limpiarlos de todos los hábitos de desobediencia a los mandamientos divinos, y de su conformidad con el mundo, y se arrepienten de sus pecados y se reforman acudiendo a Dios en busca de ayuda, y se encaminan por la senda de la obediencia a sus mandamientos, recibirán auxilio divino para corregir su mal proceder. Pero los que se arrepienten y buscan al Señor solo en apariencia, y sin embargo no se apartan del mal de sus obras, no solo se chasquearán a sî mismos, sino que cuando su proceder les sea presentado en símbolos o parábolas sentirán vergüenza y dolor porque han chasqueado al Señor.  Han puesto su confianza y esperanza en su propia conducta. Como pueblo han sido reprobados, y sin embargo no han eliminado las malas obras que causaron el reproche (Comentario bíblico adventista, t. 4, p. 1180)

Muchos dicen: “¿Cómo me entregaré a Dios?” Deseáis hacer su voluntad, mas sois moralmente débiles, esclavos de la duda y dominados por los hábitos de vuestra vida de pecado. Vuestras promesas y resoluciones son tan frágiles como telarañas. No podéis gobernar vuestros pensamientos, impulsos y afectos. El conocimiento de vuestras promesas no cumplidas y de vuestros votos quebrantados debilita la confianza que tuvisteis en vuestra propia sinceridad, y os induce a sentir que Dios no puede aceptaros; mas no necesitáis desesperar. Lo que debéis entender es la verdadera fuerza de la voluntad. Esta es el poder gobernante en la naturaleza del hombre, la facultad de decidir o escoger. Todo depende de la correcta acción de la voluntad. Dios dió a los hombres el poder de elegir; a ellos les toca ejercerlo. No podéis cambiar vuestro corazón, ni dar por vosotros mismos sus afectos a Dios; pero podéis escoger servirle. Podéis darle vuestra voluntad, para que El obre en vosotros tanto el querer como el hacer, según su voluntad. De ese modo vuestra naturaleza entera estará bajo el dominio del Espíritu de Cristo, vuestros afectos se concentrarán en El y vuestros pensamientos se pondrán en armonía con El.

Desear ser bondadosos y santos es rectísimo; pero si no pasáis de esto, de nada os valdrá. Muchos se perderán esperando y deseando ser cristianos. No llegan al punto de dar su voluntad a Dios. No decidenser cristianos ahora.

Por medio del debido ejercicio de la voluntad, puede obrarse un cambio completo en vuestra vida. Al dar vuestra voluntad a Cristo, os unís con el poder que está sobre todo principado y potestad. Tendréis fuerza de lo alto para sosteneros firmes, y rindiéndoos así constantemente a Dios seréis fortalecidos para vivir una vida nueva, es a saber, la vida de la fe (El camino a Cristo, pp. 47, 48).

12


 

Domingo 4 de enero // Lección 2___________________________________________

¡OID!

Lee Proverbios 4. ¿Qué verdad práctica se encuentra aquí? ¿De qué modo podemos aplicarla a nuestras propias vidas, mientras procuramos vivir con fidelidad a Dios?

1 Oíd, hijos, la enseñanza de un padre, Y estad atentos, para que conozcáis cordura. Porque os doy buena enseñanza; No desamparéis mi ley. Porque yo también fui hijo de mi padre, Delicado y único delante de mi madre. Y él me enseñaba, y me decía: Retenga tu corazón mis razones, Guarda mis mandamientos, y vivirás. Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; No la dejes, y ella te guardará; Amala, y te conservará. Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia. Engrandécela, y ella te engrandecerá; Ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado. Adorno de gracia dará a tu cabeza; Corona de hermosura te entregará. 10 Oye, hijo mío, y recibe mis razones, Y se te multiplicarán años de vida. 11 Por el camino de la sabiduría te he encaminado, Y por veredas derechas te he hecho andar. 12 Cuando anduvieres, no se estrecharán tus pasos, Y si corrieres, no tropezarás. 13 Retén el consejo, no lo dejes; Guárdalo, porque eso es tu vida. 14 No entres por la vereda de los impíos, Ni vayas por el camino de los malos. 15 Déjala, no pases por ella; Apártate de ella, pasa. 16 Porque no duermen ellos si no han hecho mal, Y pierden el sueño si no han hecho caer a alguno. 17 Porque comen pan de maldad, y beben vino de robos; 18 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto. 19 El camino de los impíos es como la oscuridad; No saben en qué tropiezan. 20 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. 21 No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; 22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. 23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. 24 Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. 25 Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. 26 Examina la senda de tus pies, todos tus caminos sean rectos. 27 No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal. Proverbios 4

El acto de “oír” señala el primer paso en la educación. En el pensamiento hebreo, el asiento de la sabiduría, o la inteligencia, está ubicado no en el cerebro, sino en los oídos. Esto implica que antes de procurar conceptualizar o resolver un problema necesitamos oír sobre él. Esto significa que debemos escuchar. Cuando Salomón pidió sabiduría, pidió específicamente un “corazón oyente” (1 Rey. 3:9, traducción literal).

El primer acto de la sabiduría es, entonces, “oír”; lo que sugiere que la sabiduría proviene de una fuente externa (en este caso, los padres). No podemos descubrir la sabiduría por nosotros mismos. El concepto del hombre que se hace con su propio esfuerzo es imposible en el área de la sabiduría bíblica. La sabiduría, en primer lugar, es algo que recibimos, no algo que formamos con nuestras propias habilidades o que descubrimos mediante nuestro brillo y razonamiento. La capacidad de “estar atentos” (en hebreo, “poner el corazón”) implica la participación del corazón. La búsqueda de sabiduría, entonces, no es meramente una empresa fría y objetiva. El corazón, que es el núcleo de la persona y, en el pensamiento hebreo, el asiento de las emociones, participa en la búsqueda de la sabiduría.

Lee Mateo 13:44 y Jeremías 29:13. ¿Qué vínculo encuentras entre estos versículos y la búsqueda de la sabiduría como se expresa en Pro­verbios 4?

44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. Mateo 13

13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Jeremîas 29

Las emociones desempeñan un papel vital en nuestra existencia básica como seres humanos y, por ello, no pueden ni deben ser ignoradas en nuestra relación con Dios. ¿De qué forma aprendemos cuál es el lugar apropiado y el valor de las emociones con respecto a nuestra vida espiritual? ¿Cómo te han conducido tus emociones (correcta o equivocadamente), y qué aprendiste de tales experiencias?

Oír no es lo mismo que escuchar: Oír es una acción normal del humano,  oír es el acto de percibir un sonido a través del oído, y esto ocurre inconscientemente. En pocas palabras el oír es un acto pasivo del humano que ocurre sin que el humano ponga ningún esfuerzo, oímos aún cuando estamos dormidos. Escuchar es algo que conscientemente escogemos hacer; escuchar requiere la concentración del cerebro para procesar las palabras de una conversación; el escuchar conduce al humano al aprendizaje.

La diferencia entre oír y escuchar es: el oír es solamente el acto de percibir un sonido, el escuchar es el acto de oír el sonido, de comprenderlo, de interpretarlo y de responder correctamente a éste.

Según los expertos en la materia, el “escuchar” está dividido en cuatro niveles y ellos son: 1-No escuchar, 2-Escuchar pasivamente, 3-Escuchar, 4-Escuchar activamente.

1-La persona “que no escucha” es aquella que está demasiada ocupada en sus propios problemas, pensamientos ó actividades y como consecuencia no tiene la capacidad de procesar lo que se le está diciendo, ésta persona está solamente oyendo.

2-La persona que escucha “pasivamente” oye las palabras pero no absorbe el mensaje de la conversación y como consecuencia provee solamente respuestas vagas y muchas veces hasta sin sentido.

3-La persona que “escucha”, oye y escucha; pero solamente escucha lo que le interesa de la conversación. Este es el caso típico de las personas que no quieren escuchar un tema que no les gusta ó no está de acuerdo con su personalidad, principios ó ideas. Cuando esto ocurre éste tipo de persona para de procesar la información que está recibiendo y comienza a generar sus propias ideas, pensamientos y conclusiones.  Otro problema grave y serio en la conversación es cuando la persona es afectada por prejuicios, un ejemplo de ésto es cuando la persona se siente ó está en una posición mejor que la otra persona, ya sea financieramente, intelectualmente ó socialmente. Cuando ésto sucede, la persona en mejor posición, no tiene la habilidad de escuchar lo que la otra persona está diciendo debido al sentido de superioridad que está experimentando.

La mayoría de Adventistas quedamos en éste nivel de comunicación. Estas son algunas sugerencias para lograr pasar al mas excelente nivel de comunicación:

(a) En una conversación, nunca interrumpa a la otra persona cuando ella esté hablando, para imponer sus ideas ó conocimiento.

(b) Mantenga una mente abierta para las palabras de la otra persona y nunca se apresure a juzgar a la otra persona, llegando a conclusiones equivocadas antes de tiempo.

(c) Mantenga su mirada puesta en la otra persona, mientras ella esté hablando.

(d) Nunca voltee a ver el reloj de el lugar donde se encuentra ó su reloj personal en una conversación.

4-La persona que escucha “activamente” son las mejores personas para escuchar. Ellos no solamente oyen a una persona hablar, ellos escuchan con paciencia y tienen una mente abierta; están completamente enfocados en la persona que está hablando.

Todas las personas desean ser escuchadas y comprendidas, pero muchas veces fallamos en no escuchar y comprender a otras personas. Es una necesidad fundamental para el humano el saber que sus pensamientos, ideas ó sentimientos son escuchados y comprendidos; no importando si son aceptados ó no. El acto de escuchar “activamente” a otra persona, crea una conección íntima y allana el camino para tener una buena comunicación

¿Porqué es importante saber ésto? Es importante saberlo, por que se ha llegado a la conclusión que toda persona que sabe escuchar es  también un buen “comunicador.” 

Si queremos dejar en nuestros hijos, en nuestras esposas, en nuestras iglesias, en nuestras comunidades el hermoso legado del evangelio eterno, tenemos que aprender a darlo.

Miles por no decir millones de niños nacidos en el evangelio, están fuera de la iglesia en el presente. Esto es gracias en parte, a la manera que los padres quisieron imponer el evangelio en ellos, especialmente el padre de la familia. Los padres especialmente, tienen una manera tiránica de imponer el evangelio a los hijos. Un evangelio a fuerzas, un evangelio a reprimendas, un evangelio sin amor. Un evangelio que ha hecho más mal que bien.

Me acuerdo de la experiencia de un muchacho en la iglesia que no quería usar corbata; sus padres tenían una guerra sin cuartel en contra de él. A los días se le acercó una señora ya de bastante edad, lo vio  y le fue a dar un abrazo y le dijo: -¡Muchacho como has crecido y mira que guapo y elegante te has puesto!- después de una pausa le dijo: -¡te vieras mas guapo y elegante si usaras corbata!- Eso fue suficiente, el siguiente Sábado apareció con su corbata; RECUERDE NO ES LO QUE DECIMOS, ES COMO LO DECIMOS.

Porque yo también fui hijo de mi padre, delicado y único delante de mi madre. Mime a sus hijos, juegue con sus hijos, escuche a sus hijos, dedíqueles tiempo, demuéstreles amor y afecto sin ningún temor, después de esto impártales el evangelio, y dejará en ellos algo que durará por toda la eternidad: La salvación en Jesucristo, Señor nuestro.

SI USTED NO TIENE LA CAPACIDAD DE ESCUCHAR, POSIBLEMENTE NO TIENE LA CAPACIDAD DE ENSENAR INSTRUIR,  O ACONSEJAR.

“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna” Escudriñar significa buscar diligentemente algo que se ha perdido. Investigad los tesoros escondidos en la Palabra de Dios. No podéis pasar sin ellos. Estudiad los pasajes difíciles, comparando versículo con versículo, y hallaréis que la Escritura es la llave que abre la Escritura.

Los que estudian la Biblia con oración, salen de cada investigación más sabios que antes. Algunas de sus dificultades han sido resueltas porque el Espíritu Santo ha hecho la obra de la cual se habla en el capítulo catorce de Juan: “El Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”. Sin esfuerzo ferviente, perseverante, no se obtiene nada que valga la pena. En asuntos de negocios, sólo aquellos que tienen voluntad de hacer una cosa, tienen buen éxito. No podemos esperar obtener un conocimiento de las cosas espirituales sin trabajo afanoso y ferviente. Los que obtienen las joyas de la verdad tienen que cavar por ellas como el minero cava para sacar el oro precioso oculto en la tierra.

Nunca tendrán éxito los que trabajan indiferentemente y sin entusiasmo. Tanto los jóvenes como los ancianos debieran leer la Palabra de Dios, y no sólo debieran leerla sino estudiarla con diligente fervor, orando, creyendo e investigando. De este modo hallarán el tesoro escondido, pues el Señor avivará su entendimiento (Mensajes para jóvenes, pp. 257, 258)

Esta parábola ilustra el valor del tesoro celestial y el esfuerzo que deberíamos hacer para obtenerlo. El que encontró el tesoro en el campo estaba listo para abandonar todo lo que tenía y realizar una labor incansable, a fin de obtener las riquezas ocultas. Así el que halla el tesoro celestial no debe considerar ningún trabajo demasiado grande y ningún sacrificio demasiado caro para ganar los tesoros de la verdad.

En la parábola, el campo que contiene el tesoro representa las Sagradas Escrituras. Y el Evangelio es el tesoro. La tierra misma no se halla tan entretejida de vetas de oro ni está tan llena de cosas preciosas como sucede con la Palabra de Dios.

Se dice que los tesoros del Evangelio están escondidos. Aquellos que son sabios en su propia estima, los que están hinchados por la enseñanza de la vana filosofía, no perciben la hermosura, el poder y el misterio del plan de la redención. Muchos tienen ojos, pero no ven; tienen oídos, pero no oyen; tienen intelecto, pero no disciernen el tesoro escondido (Palabras de vida del Gran Maestro, p. 76).

13


 

Lección 2 // Lunes 5 de enero_____________________________________________

PROTEGE A TU FAMILIA

Una vez que decidimos andar en la senda de la sabiduría permanece nuestra necesidad de ejercer mucho cuidado, porque encontraremos obstáculos a lo largo de ese camino (ver 1 Ped. 5:8). Uno de los mayores peligros que afrontamos tiene que ver con nuestra familia, el área más preciosa, sensible e íntima de nuestra vida.

Lee Proverbios 5. ¿Con respecto a qué peligros debemos ser pre­cavidos, según este pasaje?

1 Hijo mío, está atento a mi sabiduría, Y a mi inteligencia inclina tu oído, Para que guardes consejo, Y tus labios conserven la ciencia. Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos. Sus pies descienden a la muerte; Sus pasos conducen al Seol. Sus caminos son inestables; no los conocerás, Si no considerares el camino de vida. Ahora pues, hijos, oídme, Y no os apartéis de las razones de mi boca. Aleja de ella tu camino, Y no te acerques a la puerta de su casa; Para que no des a los extraños tu honor, Y tus años al cruel; 10 No sea que extraños se sacien de tu fuerza, Y tus trabajos estén en casa del extraño; 11 Y gimas al final, Cuando se consuma tu carne y tu cuerpo, 12 Y digas: !!Cómo aborrecí el consejo, Y mi corazón menospreció la reprensión; 13 No oí la voz de los que me instruían, Y a los que me enseñaban no incliné mi oído! 14 Casi en todo mal he estado, En medio de la sociedad y de la congregación. 15 Bebe el agua de tu misma cisterna, Y los raudales de tu propio pozo. 16 ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, Y tus corrientes de aguas por las plazas? 17 Sean para ti solo, Y no para los extraños contigo. 18 Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud, 19 Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre. 20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña? 21 Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, Y él considera todas sus veredas. 22 Prenderán al impío sus propias iniquidades, Y retenido será con las cuerdas de su pecado. 23 El morirá por falta de corrección, Y errará por lo inmenso de su locura. Proverbios 5

El primer peligro comienza en nosotros mismos; se encuentra en nuestras palabras. Tenemos que vigilar nuestra lengua para asegurarnos de que lo que decimos no transmita un mensaje inadecuado o confuso. Nuestros labios deben estar en armonía con nuestro conocimiento y reflejar nuestra perspectiva espiritual.

El segundo peligro proviene de otra mujer, u otro hombre, que interfiera en la familia (aunque el texto se refiere al peligro que viene de una “mujer extraña”, el lenguaje debe entenderse en un sentido general; la tentación puede provenir de un hombre o una mujer). Cualquiera de ellos puede seducir a un cónyuge para que viole sus votos matrimoniales, y ¿quién no ha visto, o experimentado, cuán destructivo es este pecado?

Según el texto, la mejor manera de resistir estas tentaciones, que a menudo comienzan con palabras atrayentes, es escuchar las palabras de la sabiduría. Al prestar atención y obedecer la instrucción inspirada, es más probable que nos mantengamos concentrados en lo esencial y que, así, estemos protegidos del adulterio, o de cualquiera otra tentación que se nos cruce en el camino.

Por supuesto, no solo debemos evitar el adulterio, también debemos evitar ir al lugar donde reside la “tentadora” (Prov. 5:10): no debemos ni acercarnos a su puerta (5:8).

Tal vez, la mejor protección contra la tentación de amar a otra mujer u hombre es amar a tu cónyuge, “la mujer [o el hombre] de tu juventud” (5:18). El autor de Eclesiastés da un consejo similar: “Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol” (Ecl. 9:9). Sé agradecido por lo que tienes, y no mires hacia otra parte.

Lee 1 Corintios 10:13. Con esta promesa delante de ti, ¿qué pasos definitivos y prácticos necesitas dar, ahora mismo, para protegerte de las pasiones que pueden estar agitándose dentro de ti?

13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1 Corintios 10

En el estudio de éste día, está hablando de proteger al joven  en cuanto al quebrantamiento del  séptimo mandamiento de la Ley de Dios. Debido a la cultura de esos días la instrucción se enfocaba solamente en el hijo joven de la familia. En nuestros días modernos, ésta instrucción se tiene que concentrar en toda la familia; tanto el esposo, la esposa, el hijo(s) y la hija (s).

Si Salomón escribiera en nuestros días, posiblemente dijera: -hijo mío ten cuidado de los programas de televisión que ves, cuida de no usar el internet para satisfacer tus fantasías y tus tendencias pecaminosas, ten cuidado con las conversaciones que tienes por teléfono con los conocidos y también con los desconocidos, ten cuidado con los textos que mandas y recibes.

Sexo, sexo, sexo. Nuestra cultura está saturada de sexo. Libros, revistas, televisión, anuncios y películas nos bombardean incesantemente con sexo. Siendo una de las mas fuentes poderosas de sexo el Internet. El televisor, es el primero que hace su entrada triunfal en los hogares con una pantalla gigante de alta definición, con sonido estereo y a todo color. Los programas nocturnos de entretenimiento y entrevistas a personajes importantes está lleno de pensamientos al mal. Somos una generación extremadamente acosada, bombardeada y saturada por el sexo.

Con toda la información disponible gratuitamente a través de los medios modernos de comunicación, la familia corre un peligro extremado de sobre vivencia. No hay pecado que haga mas daño y que tenga las mas terribles consecuencia como lo es el pecado del adulterio ó fornicación. Este pecado destruye familias, destruye la reputación, destruye y consume tiempo muy valioso, destruye el estado financiero, destruye la salud y llena la mente de terror y culpabilidad. Entre uno de los pecados más costoso en éste mundo está el pecado del adulterio.

Se nos está invitando constantemente a que hagamos las decisiones correctas para evitar el remordimiento y  el sentido de culpabilidad que afecta al transgresor, más tarde en la vida. Nuestros padres, nuestras madres, amigos, ministros de iglesias, la Biblia, la conciencia, la naturaleza misma y las bendiciones que recibimos de Dios son constantes instructores para evitar caer en éste funesto pecado.

Todos aquellos que caemos en el pecado del adulterio sentimos el pesar y el remordimiento de nuestras malas acciones al momento de la muerte, el mundo anglo-sajón suele llamar el momento de la muerte; “el momento honesto”                                  Hay que recordar que éste momento es inevitable, no está lejos, y muchas veces es apresurado por el mismo pecado. El problema que éste tipo de remordimiento ó pesar que sentimos antes de ir al descanso es inútil, por que ya no podemos arreglar nada, está acompañado de mucho miedo, en el momento de la muerte se reconoce cuan grande es Dios y cuan miserable es el humano cuando va en contra de Dios.
Si todos los humanos  al principio de nuestras vidas tuviéramos la capacidad de poder contemplar el final de nuestras vidas, el poder de la tentación fuera mucho mas liviano y huyéramos de esas decisiones equivocadas que nos conducen a la desgracia, miseria y tanto dolor.

Cualquier relación ilícita puede proveernos  un momento de placer bien corto, pero las consecuencias a largo plazo serán desastrosas. La fidelidad a nuestros cónyuges  proveerá genuina satisfacción. Tanto solteros cómo casados, tanto varón  como mujer,  tenemos que apartarnos de cualquier camino inmoral, ya que éstos son caminos de muerte. Nadie en ésta tierra escapará de los resultados dolorosos de la inmoralidad.

Aquel que conoce bien su propio carácter, que sabe cuál es el pecado que más fácilmente lo asedia, y las tentaciones que tienen más probabilidades de vencerlo, no debe exponerse innecesariamente e invitar la tentación colocándose en el terreno del enemigo. Si el deber lo llama a actuar en circunstancias desfavorables, recibirá ayuda especial de Dios, lo cual lo fortificará especialmente para sostener un conflicto con el enemigo.

El conocimiento propio salvará a muchos de caer en graves tentaciones, y evitará más de una deshonrosa derrota. A fin de conocernos a nosotros mismos, es esencial que investiguemos fielmente los motivos y principios de nuestra conducta, comparando nuestras acciones con la norma de deber revelada en la Palabra de Dios (Obreros evangélicos, p. 293).

En el uso del lenguaje no hay quizá error que tanto los viejos como los jóvenes estén más listos a tolerarse a sí mismos livianamente que el de la expresión apresurada, impaciente. Creen que es excusa suficiente decir: “No estaba en guardia, y no tenía realmente intención de decir lo que dije”. Pero la Palabra de Dios no lo trata ligeramente. La Escritura dice: “¿Has visto hombre ligero en sus palabras? Más esperanza hay del necio que de él”. “Como ciudad derribada y sin muro, es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda”.

La mayor parte de las contrariedades de la vida, de sus dolores de corazón, de sus irritaciones, se deben al genio indómito. En un momento, las palabras precipitadas, apasionadas, descuidadas, pueden hacer un daño que el arrepentimiento de toda una vida no pueda reparar. ¡Oh, cuántos corazones quebrantados, amigos distanciados, vidas arruinadas por las palabras precipitadas y rudas de aquellos que podían haber proporcionado ayuda y curación! (Mensajes para los jóvenes, p. 133).

En todas nuestras pruebas, tenemos un Ayudador que nunca nos falta. El no nos deja solos para que luchemos con la tentación, batallemos contra el mal, y seamos finalmente aplastados por las cargas y tristezas. Aunque ahora esté oculto para los ojos mortales, el oído de la fe puede oír su voz que dice: No temas; yo estoy contigo. Yo soy “el que vivo, y he sido muerto; y he aquí que vivo por siglos de siglos.” He soportado vuestras tristezas, experimentado vuestras luchas, y hecho frente a vuestras tentaciones. Conozco vuestras lágrimas; yo también he llorado. Conozco los pesares demasiado hondos para ser susurrados a ningún oído humano. No penséis que estáis solitarios y desamparados. Aunque en la tierra vuestro dolor no toque cuerda sensible alguna en ningún corazón, miradme a mí, y vivid. “Porque los montes se moverán, y los collados temblarán; mas no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz vacilará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti” (El Deseado de todas las gentes, pp. 446, 447).

14


 

Martes 6 de enero // Lección 2_____________________________________________

PROTEGE A TUS AMISTADES

Alguien dijo cierta vez: “Señor, protégeme de mis amigos; de mis enemigos me defiendo yo”. El libro de los Proverbios se ocupa de la vulnerabilidad de la amistad; nos aconseja sobre el modo de conservar a nuestros amigos y, si fuera necesario, también protegernos de ellos. La palabra hebrea para “amigo” además significa “vecino”, quien está cerca de nosotros y que ya es nuestro amigo o podría llegar a serlo. La sabiduría bíblica valora las relaciones humanas, y sugiere atención y respeto en estas relaciones.

Lee Proverbios 6:1 al 5. ¿A qué problema se refiere Salomón y cuál es la solución? ¿Qué principio espiritual vital encontramos aquí?

1 Hijo mío, si salieres fiador por tu amigo, Si has empeñado tu palabra a un extraño, Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios. Haz esto ahora, hijo mío, y líbrate, Ya que has caído en la mano de tu prójimo; Ve, humíllate, y asegúrate de tu amigo. No des sueño a tus ojos, Ni a tus párpados adormecimiento; Escápate como gacela de la mano del cazador, Y como ave de la mano del que arma lazos. Proverbios 6

Mientras la Torá insta a la gente a ayudar a los pobres y prestar dinero sin cobrar intereses (Éxo. 22:25), la sabiduría nos advierte en contra de dar respaldo financiero precipitado a un amigo que está con deudas. El deber de la caridad no excluye el deber de la justicia (Éxo. 23:2, 3). Aunque debemos ser generosos cuando podemos, es sabio asegurarnos de que nuestra caridad no se transforme en un fracaso (comparar con Prov. 22:27).

Por esto, Proverbios nos da un consejo sabio. La primera precaución se aplica a nuestras palabras. Cuán vital es que evaluemos la situación y nos aseguremos de que tenemos recursos para ayudar a nuestro amigo. Si es así, solo entonces podremos hablar y prometer. En realidad, la calidez de nuestra relación o el actuar en un momento de emoción pueden precipitar un compromiso que podríamos lamentar más adelante.

No importa cuán bien intencionado hayas sido, es vital pensar antes de actuar, y no comprometerte a hacer algo que no puedas cumplir. El punto es que, si nos metemos en un aprieto, tendremos que hacer lo que podamos para arreglar la situación, incluso humillarnos, admitir nuestra equivocación y pedir que se nos extienda la gracia.

¿Cómo aprendemos a equilibrar nuestro deseo de llevar los unos las cargas de los otros (Gál. 6:2) con las palabras que nos brinda este proverbio?

Cuantas amistades han quedado tronchadas por asuntos financieros muy mal pensados.

Cuando la ley mosaíca fue dada al pueblo de Israel, el préstamo de dinero para asuntos comerciales era desconocido en esos días. Se permitía hacer préstamos de persona a persona para cubrir las necesidades inmediatas del deudor. Este tipo de préstamo “de persona a persona” conllevaba al pago de extremos intereses (usura) de parte del préstamista ó acreedor. Entre las sanciones impuestas a aquellos que no podían pagar una deuda estaba el perder tierras ó la libertad de la familia deudora cuando eran tomados como esclavos para saldar la deuda pendiente: 1-Y hubo gran clamor del pueblo y de sus mujeres contra sus hermanos judíos. Había quienes decían: Nosotros, nuestros hijos y nuestras hijas somos muchos; por tanto, que se nos dé trigo para que comamos y vivamos. Había otros que decían: Nosotros tenemos que empeñar nuestros campos, nuestras viñas y nuestras casas para conseguir grano, a causa del hambre. También había otros que decían: Hemos pedido dinero prestado para el impuesto del rey sobre nuestros campos y nuestras viñas. Nehemías 5 Para prevenir éste tipo de abuso, se implemento la ley donde prohibía estrictamente el préstamo de dinero a un ciudadano israelita con intereses.

Hay que notar que aquí en la lección de éste día no está hablando de éste tipo de préstamo que es “de persona a persona”. La lección de éste día está hablando del préstamo comercial donde un amigo sale de fiador por otro. Un ejemplo de esto podría ser ayudarle a un amigo a conseguir un vehículo ó casa;  y  nosotros poner el nombre como garantía de esa deuda.  Esto da como resultado que si nuestro amigo falla en pagar esa deuda, nosotros seremos los responsables de saldar dicha deuda.

Este tipo de fianza, es lo que se tiene que evitar a toda costa; pero muchas veces esto es casi imposible evitarlo; si ésto es así, tres preguntas importantes tendríamos que hacernos antes de entrar en éste tipo de fianza:

1-¿Es realmente necesario servir de fiador?

2-¿A la persona que se le está haciendo éste favor, realmente merece que uno haga éste sacrificio y compromiso por ella?

3-¿Tengo yo, la capacidad ó solvencia para cancelar ésta deuda en caso de que mi amigo falle?

Si la respuesta es un si, a las tres preguntas anteriores, y se lleva a cabo la fianza; entonces se nos da el consejo de remover éste tipo de fianza lo mas rápidamente posible, siguiendo los próximos pasos:

1-Tratar de hacer todo gestionamiento necesario que sea honesto, para sacar nuestro nombre de la fianza.

2-Hay que hacerlo en una manera humilde y suplicante; en estos casos la fuerza, el mal carácter ó las amenazas son las peores herramientas para ser utilizadas.

3-Hacerlo efectivamente, no dormirse, ni confiarse, salir de éste compromiso honorablemente y ser libre.


Es totalmente equivocado, erróneo y pecaminoso el conseguir una fianza que traspasa nuestros limites económicos. Aparte que es herrado, es una injusticia para la persona que está facilitando el dinero (acreedor), también para la familia del que está facilitando el dinero (acreedor), y para los que solicitan préstamos al acreedor.

Todo aquel que sirve de fiador a un amigo, deja su tranquilidad, su paz, y su estado financiero en manos del carácter, debilidades ó caprichos del amigo a quién se le está ayudando con el préstamo.
Proverbios aconseja a los jóvenes especialmente a buscar consejo en los viejos antes de hacer éste tipo de transacción, de ésta manera se evitará muchos problemas y sin sabores en la vida.

¡NO ROBARÁS!

-Roba el que adultera un producto volviéndolo de calidad inferior y manteniendo el mismo precio.

-Roba el que usa medidas y pesas falsas en sus transacciones.

-Roba el que oculta defectos.

-Roba el que presenta una calidad tramposa.

-Roba aquel que ha encontrado algo sabiendo quien es su dueño, y lo encontrado lo mantiene para sí.

-Roban los que reciben comisión a espaldas de sus jefes.

-Roban aquellos que se posesionan de algo que no está detallado en un contrato.

-Roba todo trabajador que no hace el trabajo para el cual fue contratado.

-Roban aquellos que hacen trabajos descuidados, sin el esmero con que tendría que hacerse dicho trabajo.

-Roban aquellos que no cuidan los bienes del propietario, derrochando y menoscabando los bienes que no le pertenecen.

-Roban los empleadores cuando retienen los salarios.

-Roban los empleadores cuando no cumplen sus promesas con los beneficios prometidos.

-Roban los empleadores cuando hacen trabajar a los trabajadores horas extras sin el debido pago.

-Roban los empleadores cuando privan a sus trabajadores de algo que ellos merecen.

-Todos aquellos viajeros que no declaran, ó desfiguran y ocultan sus propiedades al inspector de aduanas son ladrones.

Roban todos aquellos que se meten a deudas que saben que les será imposibles pagar.

-Roban aquellos que antes de una bancarrota transfieren todos sus bienes a alguien con el convenio de serles devueltas.

-Roba el que acepta el reconocimiento de trabajo ó la idea de otro.

-Roba aquel que usa lo ajeno sin permiso de su propietario.

-Es ladrón al que se aprovecha de su prójimo en cualquier forma.

-Roba aquel que no entrega a su dueño lo escrito en una herencia.

-Roba el que encuentra algo y no lo reporta al centro de objetos perdidos.

-Roba él que le compra a un ladrón.

-Se puede robar a otros quitándoles las FE mediante las dudas y las críticas.

-Se roba a Dios con los diezmos y las ofrendas.

-Se roba el buen nombre de una persona a través de chismes calumniosos y perniciosos.

 La práctica de conseguir dinero prestado para aliviar alguna necesidad urgente, sin hacer cálculos para cancelar la deuda, aunque es muy común, es desmoralizadora. El Señor desea que todos los que creen en la verdad se conviertan de estas prácticas engañosas. Deberían preferir antes sufrir necesidad que cometer un acto falto de honradez. Ningún alma puede recurrir a la prevaricación o la falta de honradez en el manejo de los bienes del Señor, y quedar sin culpa delante de Dios. Todos los que hacen esto niegan a Cristo en sus obras, mientras profesan guardar y enseñar los mandamientos de Dios. No mantienen los principios de la ley de Dios. Si los que ven la verdad no cambian en carácter en una medida correspondiente a la influencia santificadora de la verdad, serán un sabor de muerte para muerte. Representarán mal la verdad, acarrearán oprobio sobre ella y deshonrarán a Cristo quien es verdad.—Manuscrito 168, 1898 (Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 269).
Decídase a no incurrir nunca más en otra deuda. Niéguese mil cosas antes que endeudarse. Durante toda su vida Ud. se ha estado metiendo en deudas. Evítelo como evitaría la viruela.
Haga un pacto solemne con Dios prometiendo que mediante su bendición pagará sus deudas y luego a nadie deberá nada, aunque viva solamente de gachas y pan. Resulta muy fácil al preparar la mesa para la comida sacar de su cartera y gastar veinticinco centavos en cosas extras. Cuide los centavos y los pesos se cuidarán solos. Son los centavos aquí y los centavos allá gastados para esto, aquello, y lo de más allá, que pronto suman pesos. Niéguese a complacer el yo, por lo menos mientras está asediado por las deudas… No vacile, no se desanime ni se vuelva atrás. Niéguese a complacer su gusto, niéguese a satisfacer la complacencia del apetito, ahorre sus centavos y pague sus deudas. Elimínelas tan pronto como sea posible. Cuando nuevamente sea un hombre libre, no debiendo nada a nadie, habrá alcanzado una gran victoria.—Carta 4, 1877 (Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 271).
Estamos relacionados los unos con los otros en la gran tela de la humanidad, y en todas nuestras relaciones mutuas debiéramos manifestar la actitud de Cristo. Cerrar los ojos frente a las necesidades de los que perecen, dejar que los pecadores sigan sin amonestar, y que debido a nuestra indiferencia y egoísmo se sientan tentados a decir: “Nadie se preocupa de mi alma”, equivale a deshonrar a Dios y acarrear baldón sobre su causa. Nuestra obra debe edificarnos en la santísima fe. Si no existe una armonía perfecta entre nosotros, no debiéramos pensar que no tenemos la culpa de esa situación.
Si los pensamientos y los sentimientos de los demás no recorren los mismos cauces que los nuestros, no debiéramos creer que ellos están equivocados y nosotros en lo cierto. Debiéramos mantener constantemente afinada la mente para responder a la oración de Cristo que aparece en. Juan 17:21-23. Necesitamos saber en qué consiste el yugo que Cristo quiere que llevemos, y las responsabilidades que tenemos que asumir en este tiempo, y tratar constantemente de demostrar con bondad y amor a nuestro hermano que nos interesamos en él, y poner amor en nuestras acciones cotidianas. Este es el oro afinado en fuego: La fe y el amor. Si viéramos que alguien está en error en algún aspecto, no debiéramos pasar a su lado sin decirle nada, sino que debiéramos tratar de traerlo de las tinieblas a la luz. Debiéramos cuidar los intereses de los demás como de los propios. No valoramos el alma como debiéramos. Tendríamos que unirnos en una gran hermandad, y ubicarnos donde podamos soportar las faltas de los otros con toda paciencia y humildad, tratando de compartir las cargas de los demás. Véase Efesios 5:1, 2 (Cada día con Dios, p. 274).

15

 

Lección 2 // Miércoles 7 de enero_________________________________________________

PROTEGE TU TRABAJO

Lee Proverbios 6:6 al 8. ¿Qué podemos aprender de las hormigas?

Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio; La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, Prepara en el verano su comida, Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento. Proverbios 6

Las hormigas no solo trabajan mucho (aun más que los humanos, si comparamos la carga que son capaces de portar con la que nosotros podemos llevar, en proporción a los respectivos pesos); ellas también trabajan en forma independiente y no necesitan ser supervisadas. La razón principal de su duro trabajo es prepararse para el futuro: “esperan” tiempos difíciles (el invierno) y se preparan para ello. Así, la hormiga nos enseña la sabiduría de pensar acerca del futuro cuando hacemos planes o nos ocupamos en alguna actividad. “Este asunto requiere la consideración de todo padre, maestro y alumno, de todo ser humano, joven o viejo. No puede ser perfecto o completo ningún proyecto de negocios o plan de vida que abarque únicamente los breves años de la vida actual y no haga provisión para el futuro eterno” (Ed 145).

Lee Proverbios 6:9 al 11. ¿Qué podemos aprender del perezoso?

Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10 Un poco de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo; 11 Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre armado. Proverbios 6

El perezoso es quien tiene que aprender algo de la hormiga, no al revés. “Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio” (Prov. 6:6). Mientras las hormigas trabajan, el perezoso duerme. Mientras las hormigas son productivas durante el tiempo de la cosecha, los perezosos cruzan sus manos, un símbolo de indolencia. Las hormigas llevan cargas más pesadas que ellas mismas y se preparan para el futuro; los perezosos viven en el presente y están ocupados solo consigo mismos.

Aunque aquí se condena la indolencia y la pereza, también debemos recordar que la vida es algo más que trabajar y ganar dinero. ¿De qué modo el sábado, como se presenta en el contexto de la semana de labor, nos ayuda a encontrar el equilibrio correcto?

La haraganería es un pecado muy grave:

1-Es un pecado en contra de la naturaleza; todas las cosas vivientes sobre ésta tierra dedican el más grande esfuerzo para sobrevivir, las fuerzas empleadas para la sobre vivencia provienen de Dios.

2-Es un pecado contra los mandamientos de Dios. El haragán para vivir, roba del fruto del hombre trabajador ya sea directa ó indirectamente. (muchos padres mantienen hijos haraganes a costa de hijos trabajadores)

3-La haraganería produce otros pecados: Como la desobediencia a los padres, vicios y drogas, adulterio (el caso de David), robo, mentiras y fraudes.

4-La haraganería atrae  la miseria sobre el hombre: Enfermedades, pobrezas, el desprecio de los demás y la pérdida del cielo.

 
Dios se revela al humano por dos medios: La Biblia y la naturaleza. El hombre cuando estudia la revelación de Dios, ya sea la Biblia ó la naturaleza se divide en tres clases:
1-Aquel que no estudia ninguna de las dos revelaciones; no estudia ni la Biblia ni la naturaleza. Tiene un mundo animalesco y mundanal.
2-Aquel que estudia una revelación pero desprecia la otra. Algunos cristianos estudian arduamente la Biblia pero no encuentran nada bueno en la naturaleza y como consecuencia pasan por alto hermosas revelaciones del gran amor de Dios. Por el otro lado encontramos científicos que siempre están tratando de poner sus conocimientos de la naturaleza en contra de la Biblia.
3-Aquel que estudia las dos, tanto la Biblia como la naturaleza; encuentra en la Biblia como en la naturaleza dos libros hermosos que hablan grandezas de su mismo autor.
 
Para éste día se ha escogido como ministro de nuestra iglesia, a la trabajadora hormiga, que pertenece al libro hermoso de la naturaleza. La hormiga nos dará un sermón acerca de como hacer provisión para el futuro. La facultad de proveer y el deseo de hacer algo para el futuro es una de las facultades mas divinas que pueden existir. Cada hora que pasa, la hormiga usa su tiempo para perfeccionar su trabajo, altamente educada y desarrollada, la hormiga le enseña al hombre una lección fundamental, lo importante de hacer provisión tanto para ésta vida, como para la vida celestial. Los siguientes cuatro puntos que vamos a estudiar, es una hermosa lección del mundo animal para el mundo humano.
 
1-Somos amonestados y reprobados por la sagacidad y cuidado con que la hormiga hace su preparación para el invierno. Dios les ha dado un instinto de anticipación a las necesidades que van a afrontar durante el invierno. El invierno de nuestras vidas se nos acerca velozmente; ¿Estamos haciendo los preparativos necesarios?
 
2-Somos amonestados y reprobados por la sagacidad en que la hormiga selecciona el momento preciso para obtener la comida para el invierno. La comida que la hormiga necesita para ser almacenada sin arruinarse no se da todo el tiempo. Si éste momento es descuidado, reinará el caos y la anarquía en toda la colonia dando como resultado la muerte de todas ellas. La presente vida de nosotros es el momento correcto para prepararnos para la vida eterna: “hoy es el día de salvación”
En uno de los tantos estudios que se ha hecho a la hormiga, se descubrió que la hormiga cuando almacena las semillas que usará en el invierno, las muerde de una manera precisa y uniforme. Como todos sabemos las semillas están formadas de dos partes básicas; una parte es la que germinará y la otra parte de la semilla es la que dará el sustento a la semilla después que ésta haya germinado. La hormiga sabe cual es la parte de la semilla que germinará, y esa parte precisamente la muerde y la come inmediatamente, dejando solamente la parte de la semilla que sirve para el sustento. Con éste proceso logra tres cosas muy importantes; La primera es alimentarse de comida fresca mientras está trabajando, la segunda es la seguridad de que la semilla queda esterilizada y la tercera es que si la humedad llegará a tocar la semilla en el futuro, el acto de haber esterilizado la semilla da la seguridad que la semilla no nacerá, salvándose así la colonia de hambre ó sofocamiento.
 
3-La incesante diligencia que la hormiga aplica a su trabajo en el verano entero, es otra lección  de sabiduría para la familia humana. A diferencia de la hormiga; la familia humana es racional y responsable de la manera en como administramos nuestro tiempo en días de libertad, paz y abundancia. El gran trabajo que tenemos que hacer por la humanidad que aún carece de Dios, nunca tiene que parar.

4-La armonía, la unión y la concordia que prevalece entre las hormigas, es una de las lecciones mas grandes para nuestra iglesia. El instinto de ayudarse las unas a las otras en los momentos mas atareados, ha sido celebrada  como una de las mas interesantes manifestaciones  de un Creador Sabio. Esto concuerda hermosamente con los consejos de Dios, del evangelio y del apóstol para cada uno de nosotros: Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. Gálatas 6

Las hormigas nos pueden hablar de cosas muy extrañas, de las casas que construyen; algunas de ellas hasta de cuarenta pisos (veinte pisos debajo del suelo y veinte pisos arriba del suelo), también nos pueden hablar de los diferentes trabajos que desempeñan: algunas son mineros, escarbando debajo del suelo; otras son albañiles, construyendo curiosas casas con paredes altas, pilares y cielos arqueados; otras son carpinteros, que construyen casas de maderas con muchas habitaciones todas ellas conectadas entre sí; otras son enfermeras, encargadas de cuidar a todos los recién nacidos; otras son obreras, trabajando incesantemente como esclavos para sus amos y otras son soldados, siendo su único trabajo montar guardias y estar listas para defender a sus amigos y a sus con-ciudadanos.

La ironía de la vida: el hombre que tiene mente, pensamiento y razón,  es enseñado con una lección de industria, perseverancia, unión, bondad y prudencia de parte de uno de los más pequeños insectos que como el resto de la naturaleza, aún se mantiene sujeta a Dios.

En el plan de Dios, no hay espacio para el haragán, tanto el haragán físico como el haragán espiritual.

En las leyes por las cuales Dios rige la naturaleza, el efecto sigue a la causa con certeza infalible. La siega testificará de lo que fue la siembra. El obrero perezoso será condenado por su obra. La cosecha testifica contra él. Así también en las cosas espirituales: se mide la fidelidad de cada obrero por los resultados de su obra. El carácter de su obra, sea él diligente o perezoso, se revela por la cosecha. Así se decide su destino para la eternidad.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 62 (1900).{2MCP 211.2}
 Nunca podremos ser salvados en la indolencia y la inactividad. Una persona verdaderamente convertida no puede vivir una vida inútil y estéril. No es posible que vayamos al garete y lleguemos al cielo. Ningún holgazán puede entrar allí. Si no nos esforzamos para obtener la entrada en el reino, si no procuramos fervientemente aprender lo que constituyen las leyes de ese reino, no estamos preparados para tener una parte en él. Los que rehúsan cooperar con Dios en la tierra, no cooperarían con él en el cielo. No sería seguro llevarlos al cielo (Palabras de vida del Gran Maestro, p. 223).
En ocasión de la creación, el trabajo fue establecido como una bendición. Implicaba desarrollo, poder y felicidad. El cambio producido en la condición de la tierra, debido a la maldición del pecado, ha modificado también las condiciones del trabajo, y aunque va acompañado ahora de ansiedad, cansancio y dolor, sigue siendo una fuente de felicidad y desarrollo. Es también una salvaguardia contra la tentación. Su disciplina pone freno a la complacencia, y promueve la laboriosidad, la pureza y la firmeza. Forma parte, pues, del gran plan de Dios para que nos repongamos de la caída (La educación, p. 214).
Los propósitos del Señor no son los propósitos de los hombres. Dios no quería que éstos viviesen en la ociosidad. En el principio creó al hombre como caballero; pero aunque rico en todo lo que podía proveerle el Propietario del universo, Adán no había de quedar ocioso. Apenas fue creado, le fue dado su trabajo. Había de hallar empleo y felicidad en cultivar las cosas que Dios había creado; y en respuesta a su trabajo, sus necesidades iban a ser abundantemente suplidas con los frutos del jardín del Edén.{CM 261.2}
Mientras nuestros primeros padres obedecieron a Dios, su trabajo en el huerto fue un placer; y la tierra les daba de su abundancia para sus necesidades. Pero, cuando el hombre se apartó de la obediencia, quedó condenado a luchar con la semilla sembrada por Satanás, y ganar su pan con el sudor de su frente. Desde entonces debía batallar con afanes y penurias contra el poder al cual había cedido su voluntad. {CM 261.3}
Era el propósito de Dios aliviar por el trabajo el mal introducido en el mundo por la desobediencia del hombre. El trabajo podía hacer ineficaces las tentaciones de Satanás y detener la marea del mal. {CM 262.1}
Dios vió que el sábado era esencial para el hombre, aun en el paraíso. Necesitaba dejar a un lado sus propios intereses y actividades durante un día de cada siete para poder contemplar más de lleno las obras de Dios y meditar en su poder y bondad. Necesitaba el sábado para que le recordase más vivamente la existencia de Dios, y para que despertase su gratitud hacia él, pues todo lo que disfrutaba y poseía procedía de la mano benéfica del Creador.{PP54 29.1}
La obcerbancia del sábado entraña grandes bendiciones, y Dios desea que el sábado sea para nosotros un día de gozo. La institución del sábado fué hecha con gozo. Dios miró con satisfacción la obra de sus manos. Declaró que todo lo que había hecho era “bueno en gran manera.” Génesis 1:31. El cielo y la tierra se llenaron de regocijo. “Las estrellas todas del alba alababan, y se regocijaban todos los hijos de Dios.” Job 38:7. Aunque el pecado entró en el mundo para mancillar su obra perfecta, Dios sigue dándonos el sábado como testimonio de que un Ser omnipotente, infinito en bondad y misericordia, creó todas las cosas. Nuestro Padre celestial desea, por medio de la observancia del sábado, conservar entre los hombres el conocimiento de sí mismo. Desea que el sábado dirija nuestra mente a él como el verdadero Dios viviente, y que por conocerle tengamos vida y paz.{3JT 16.1}
 
16


 

Jueves 8 de enero // Lección 2___________________________________________________

PROTÉGETE A TI MISMO

Después de habernos advertido contra los males específicos que amenazan los tres dominios de la vida –nuestra familia, nuestras relaciones sociales y nuestro trabajo−, Proverbios presenta un cuadro de los malvados. Es una sátira, llena de ironía y aguda observación psicológica. Los dos poemas (Prov. 6:12-15; 6:16-19) son paralelos y, con el mismo ritmo poético de siete, cubre motivos que se corresponden. El interior de la persona malvada se describe como vinculado con lo que se piensa en el corazón; al mismo tiempo, todo llega a ser manifiesto en lo que se hace exteriormente.

Lee Proverbios 6:14 y 18, y Mateo 15:19. ¿Qué punto importante se presenta aquí?

14 Perversidades hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo; Siembra las discordias. 15 Por tanto, su calamidad vendrá de repente; Súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio. 16 Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, Proverbios 6

19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.  Mateo 15

“Si os entregáis a imaginaciones vanas y permitís que vuestra atención se espacie en temas impuros, sois en cierta medida tan culpables delante de Dios como si vuestros pensamientos se hubiesen puesto en ejecución” (HAd 303).

¿Qué advertencias se dan en Proverbios 6:12 al 19?

12 El hombre malo, el hombre depravado, Es el que anda en perversidad de boca; 13 Que guiña los ojos, que habla con los pies, Que hace señas con los dedos. 14 Perversidades hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo; Siembra las discordias. 15 Por tanto, su calamidad vendrá de repente; Súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio. 16 Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos. Proverbios 6

Las imágenes son irónicas. Luego del perezoso están los malvados. Las dos actitudes parecen ser diferentes y, sin embargo, enseñan la misma lección. Ambos se quedan dentro de sí mismos; ninguno de ellos está interesado en la instrucción que proviene de afuera. Ambos siguen su propia sabiduría y sus inclinaciones. Los perezosos duermen, y no funcionan sus oídos ni sus pies; el malo tiene sus pies y su boca en funcionamiento, pero no sus oídos. El resultado es el mismo: ambos irán a la destrucción.

Entretanto, el mal tiene dos efectos: perjudica no solo a las personas contra quienes se peca, sino también al pecador. Los mentirosos finalmente creerán sus propias mentiras. A su vez, es digno de notar que el resultado final de la maldad es la discordia y los conflictos, que también pueden afectar a la sociedad. En realidad, los efectos del pecado muy raramente se limitan a los pecadores. También se produce un impacto en otros, y, generalmente, solo para peor.

¿De qué modo los pecados de otros afectaron tu vida? Sin duda, mucho. ¿Qué lecciones puedes aprender de esto, acerca de cuán cuidadoso debes ser para que tus acciones no dañen a otros?

El hombre malo cree que nadie se da cuenta de su maldad, cuando la verdad es que todos saben acerca de la maldad que hace. El carácter interior es expresado a través de la boca, los ojos, las manos y los pies.

LA BOCA: Es perverso en su forma de hablar. No le importa la verdad ó el decoro; es falso, irreverente, impuro y audaz.

LOS OJOS: Que guiña los ojos,” mucho del carácter es expresado a través de los ojos. A través de los ojos podemos contemplar la amplitud, la transparencia, la honestidad y la inteligencia de una persona; como también podemos contemplar la bajeza, la astucia, lo sigiloso, la vergüenza, y la culpabilidad de una persona; cosas que los expertos pueden detectar con facilidad. Los ojos hablan de todas las emociones de la mente. A través de los ojos podemos interpretar las ordenes, las súplicas, el rechazo, la felicidad, el amor, el odio, la venganza y la maldad de una persona; “los ojos obedecen exactamente las acciones de la mente” El hombre malo es una artista en su conducta, expresa sus deseos por medio de sus ojos de una manera clandestina, muy elaborada y astutamente, el hombre malo nunca es ni  recto ni  transparente .

LOS PIES: Compare las pasos firmes de un hombre de negocio entrando a su trabajo, con los pasos sigilosos de aquellos que acechan solo para hacer el mal. Muchas veces la Biblia se refiere al carácter del hombre usando la palabra “camino”. De acuerdo al camino en que andamos, así somo los pasos que damos.

LAS MANOS: Las manos y los dedos también pueden transmitir mensajes; El dedo amenazante habla de la cólera ó ira de una persona; los dedos y la mano  son usados para transmitir mensajes de burla y vulgaridades; con señales de la mano y de los dedos el insensato y necio ofende a su semejantes.

A continuación encontramos el catálogo de las maldades que aborrece Dios: Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos. Proverbios 6

LOS OJOS ALTIVOS: Resultado del orgullo y la vanagloria. El orgullo es presentado muchas veces en la Biblia como una ofensa contra Dios. El orgullo está lleno de ignorancia personal, falta de bondad para el prójimo e irreverencia contra Dios

 
LA LENGUA MENTIROSA: implica tener un corazón malo. Un corazón puro nunca tiene motivos para ser falso. La vanidad, la avaricia, la ambición y la cobardía son los padres de la mentira.
 
LAS MANOS DERRAMADORAS DE SANGRE INOCENTE: Esto implica crueldad, falta de amor y simpatía para las criaturas de Dios. Todo aquel que inflige dolor, sufrimiento y muerte carece de simpatía tanto para el mundo como para su creador.
 
EL CORAZON QUE MAQUINA PENSAMIENTOS INICUOS: Una mente imaginadora, intrigante y maquinadora. Corazones tan entregados al mal, que pasan todo el tiempo inventando cosas malas.
 
LOS PIES PRESUROSOS PARA CORRER AL MAL: Estos pies no solo hacen el mal, si no lo hacen de una manera ansiosa y vigilante, son los pies que hacen el mal muchas veces basados en avaricia y la codicia.
 
EL TESTIGO QUE HABLA MENTIRAS: Una de las maldiciones mas grandes de la sociedad, de la iglesia y de la familia. Roba a sus semejante unos de los tesoros mas valorados por las personas, tal como la reputación y la confianza de sus amigos.
 
Y EL QUE SIEMBRA DISCORDIAS ENTRE LOS HERMANOS: Estos son los calumniadores y chismosos. Pasan inventando historias enfermizas, cuentos e inventos que tiene como resultado poner fin a la amistad entre personas. Estas personas están colocadas de una manera frontal en contra de Dios, quién desea que sus hijos vivan en amor , en unión y en paz.
 
De estas cosas que aborrece Dios, aprendemos de la terrible deformidad moral que tiene el mundo, ya que estas siete cosas las encontramos a cualquier lugar  del mudo que vayamos, y si no las encontramos entonces nosotros las llevamos.
También aprendemos de la pureza de nuestro Dios. Al aborrecer Dios estás cosas, nos muestra que son ajenas a su naturaleza.
Y al final aprendemos de la verdadera misión y trabajo del hijo de Dios, que es el esfuerzo de deshacerse de las cosas malas de éste mundo, que son ofensivas a Dios.
…El corazón del fariseo es un suelo árido e infructuoso, en el cual ninguna simiente de vida divina puede crecer. El que más completamente se entrega a Dios es el que le rendirá el servicio más aceptable. Porque mediante la comunión con Dios, los hombres llegarán a colaborar con él en cuanto a presentar su carácter a la humanidad. {DTG 278.4}
El servicio prestado con sinceridad de corazón tiene gran recompensa. “Tu Padre que ve en secreto, te recompensará en público.” Por la vida que vivimos mediante la gracia de Cristo se forma el carácter. La belleza original empieza a ser restaurada en el alma. Los atributos del carácter de Cristo son impartidos, y la imagen del Ser divino empieza a resplandecer. Los rostros de los hombres y mujeres que andan y trabajan con Dios expresan la paz del cielo. Están rodeados por la atmósfera celestial. Para esas almas, el reino de Dios empezó ya. Tienen el gozo de Cristo, el gozo de beneficiar a la humanidad. Tienen la honra de ser aceptados para servir al Maestro; se les ha confiado el cargo de hacer su obra en su nombre.{DTG 279.1}
“Ninguno puede servir a dos señores.” No podemos servir a Dios con un corazón dividido. La religión de la Biblia no es una influencia entre muchas otras; su influencia ha de ser suprema, impregnando y dominando todo lo demás. No ha de ser como un reflejo de color aplicado aquí y allá en la tela, sino que ha de impregnar toda la vida, como si la tela fuese sumergida en el color, hasta que cada hilo de ella quede teñido por un matiz profundo e indeleble.{DTG 279.2}
Ud. debería controlar sus pensamientos. No será fácil; no podrá lograrlo sin un esfuerzo estricto y hasta severo. Pero Dios se lo requiere; es un deber que descansa sobre todo ser responsable. Ud. tiene que responder ante Dios por sus pensamientos. Si se abandona a su vana imaginación, y permite que su mente se dedique a temas impuros, en cierto modo es tan culpable delante de Dios como si sus pensamientos se hubieran convertido en actos. Todo lo que impide que esto sea así es la falta de oportunidad.{2MCP89 687.3}
Soñar de día y de noche y hacer castillos en el aire es un hábito malo y sumamente peligroso. Una vez que se ha consolidado, es casi imposible quebrantarlo y orientar los pensamientos hacia lo puro, santo y elevado. Tiene que convertirse en una fiel centinela de sus ojos, sus oídos y todos sus sentidos, si quiere controlar su mente e impedir que los pensamientos vanos y corrompidos le manchen el alma. Sólo el poder de la gracia puede llevar a cabo esta obra tan deseable. Ud. es débil en cuanto a esto.—Testimonies for the Church 2:561 (1870). {2MCP89 687.4}
Cada alma tiene un cielo que ganar y un infierno que evitar. Y los seres angelicales siempre están dispuestos a venir en ayuda del alma probada y tentada. El, el Hijo del Dios infinito, soportó la prueba y la aflicción en nuestro lugar. Delante de cada alma, se levanta vívidamente la cruz del Calvario. Cuando sean juzgados los casos de todos, y ellos [los perdidos] sean entregados para sufrir por haber desdeñado a Dios, por no haber tomado en cuenta el honor divino y por su desobediencia, nadie tendrá una excusa, nadie necesitará haber perecido. Dependió de su propia elección quién habría de ser su príncipe, Cristo o Satanás. Toda la ayuda que recibió Cristo la puede recibir cada hombre en la gran prueba. La cruz se levanta como una promesa de que nadie necesita perderse, de que se da abundante ayuda para cada alma. Podemos vencer a los mismos agentes satánicos, o podemos unirnos con los poderes que procuran contrarrestar la obra de Dios en nuestro mundo…{1MS 112.1}
Es probable que nunca sepáis el resultado de vuestra influencia diaria, pero debéis tener la seguridad de que la ejercéis para el bien o para el mal. Muchos que tienen un corazón bondadoso y buenos impulsos permiten que su atención sea absorbida en cuestiones mundanales o en el placer, mientras las almas que esperan dirección de su parte van a la deriva y hacia la destrucción inevitable. Tales personas pueden tener una elevada profesión y gozar de la opinión favorable de los hombres, y aun como cristianos, pero en el día de Dios, cuando nuestras obras se comparen con la ley divina, entonces se encontrará que no han estado a la altura de las normas establecidas. Otros que conocían su comportamiento cayeron más bajo que ellos, y aun otros tuvieron un comportamiento peor, y en esa forma continuó la obra de degeneración.{CSI 410.2}
Si lanzamos una piedra en un lago se formará una multitud de ondas concéntricas; y a medida que aumentan, el círculo se amplía hasta que llega a todas las márgenes. También nuestra influencia, aunque aparentemente sea insignificante, puede continuar extendiéndose mucho más allá de nuestro conocimiento o control.—The Review and Herald, 24 de enero de 1882. {CSI 410.3}
17


 

Lección 2 // Viernes 9 de enero__________________________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Normas morales”, El hogar adventista, pp. 295-308; “En el trato con los demás”, El ministerio de curación, pp. 389-394; y “Otras ilustraciones”, La educación, pp. 117-120.

“Debería enseñarse al estudiante de la Biblia a acercarse a ella con el espíritu del que aprende. Debemos escudriñar sus páginas, no en busca de pruebas que apoyen nuestras opiniones, sino para saber lo que Dios dice. […]

“Una de las principales causas de la ineficacia mental y la debilidad moral es la falta de concentración. […] Con la inmensa corriente de material impreso que sale constantemente de las prensas, tanto los adultos como los jóvenes adquieren el hábito de leer en forma apresurada y superficial, y la mente pierde la facultad de elaborar pensamientos vigorosos y coordinados” (Ed 189, 190).

“Las habitaciones que las hormigas se construyen demuestran habilidad y perseverancia. Pueden manejar un solo granito a la vez, pero por la diligencia y la perseverancia realizan maravillas.

“Salomón señala la laboriosidad de la hormiga como un reproche para los que malgastan horas en la ociosidad y las prácticas que corrompen el alma y el cuerpo. La hormiga hace provisión para las estaciones futuras; pero muchos seres dotados de facultades de raciocinio no se preparan para la vida futura inmortal” (CM 181, 182).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

1. Medita en el concepto de ayudar a otros aun a un costo personal. ¿Cómo consideramos las lecciones que fueron presentadas esta semana en contraste con este versículo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:13)?

2. ¿Qué otras lecciones puedes aprender del mundo natural que podamos aplicar a nuestra vida? A su vez, dado que el mundo ha caído, ¿por qué debemos ser cuidadosos con las lecciones que obtengamos?

3. Repasa las siete abominaciones de Proverbios 6:16 al 19. ¿Por qué crees que se consideran tan malas a la vista de Dios?

18

3 pensamientos en “LECCIÓN 2 – DE LOS OÍDOS A LOS PIES – PARA EL 10 DE ENERO DE 2015

  1. Solo quiero saber si esta suscripción es gratis. De lo Countrio, pueden cancelarla

  2. gracias por su gran ayuda con estas lecciones de estudios es mas facil tomar la leccion ya que me sirve para ayudar a mi clase de infantes con sabias sugerencias que voy a comodando a la leccion que a ellos corresponde.Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s