Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 2 – ABRAHAM, EL PRIMER MISIONERO – PARA EL 11 DE JULIO DE 2015

1 comentario


Este es un estudio libre para toda persona que lo desee usar, compartir ó distribuir. Es una cortesía de SevenDay Radio y su servidor, Tony García. Cualquier pregunta ó comentario por favor escriba a *escuelasabaticamaestros@gmail.com* ó *elhermanotony@gmail.com* Este documento es subido a la red los días Domingos a las 6:00 de la mañana hora de Madrid, España; la media noche del día Sábado de la costa este de los Estados Unidos.

Toda información dada en éste documento es tomada de la vastedad de libros que la Iglesia Adventista del 7mo Día tiene disponible gratuitamente para el público en general, en Ingles y Español. A éste documento también se le agrega otras informaciones de otros libros, que también se encuentran disponible gratuitamente en el Internet para el uso del  público en general.

Aquí no le estamos presentando una nueva luz, nuestro trabajo es sencillamente recopilar información, y presentarla en un lenguaje sencillo y entendible,  para que se le haga mas fácil al maestro de Escuela Sabática comprender y prepararse mejor, para impartir la lección de Escuela Sabática.

 Deseamos compartir con ustedes los tópicos  de las lecciones de los próximos años.

4 trimestres por año

2015:  (4)”Jeremías”

2016:  (1)”La Gran Controversia” (2)”El libro de Mateo” (3)”El Papel de la Iglesia en la Comunidad” (4)”Job”

2017:  (1)”El Espíritu Santo y la Espiritualidad” (2)”1ra y 2da de Pedro” (3)”Unidad en Cristo” (4)”Asuntos de Justicia Social”

2018:  (1)”Mayordomía” (2)”Preparación para los Días Finales” (3)”El libro de los Hechos” (4)”El Libro de Apocalipsis”

2019:  (1)”Esdras-Nehemías” (2)”El Libro de Daniel” (3)”Romanos” (4)”Como interpretar las escrituras”

2020:  (1)”Educación” (2)”Juan”

Recordamos a los hermanos que ésta información está sujeta a cambios.


INVITAMOS A NUESTROS LECTORES A SUSCRIBIRSE A NUESTRO ESTUDIO SEMANAL. PARA HACERLO, POR FAVOR USAR LA BARRA QUE DICE “SEGUIR”; EL SISTEMA AUTOMÁTICO LE MANDARA EL ESTUDIO A SU DIRECCIÓN DE CORREO EN EL PRECISO MOMENTO EN QUE NOSOTROS PUBLIQUEMOS EL ESTUDIO SEMANAL.  SU INFORMACIÓN ES MANTENIDA 100% CONFIDENCIAL.

SI SE LE DIFICULTA INSCRIBIRSE EN EL SISTEMA AUTOMÁTICO POR FAVOR ESCRIBANOS A: ELHERMANOTONY@GMAIL.COM DEJE LA DIRECCIÓN DE SU E-MAIL Y NOSOTROS LO INSCRIBIREMOS.

LA PAGINA TAMBIÉN ESTA DISPONIBLE EN FACEBOOK,  POR FAVOR BUSQUE: ESCUELA SABÁTICA MAESTROS Y SOLICITE HACERSE AMIGO O SEGUIDOR, Y USTED PODRÁ VER LA PAGINA CADA VEZ QUE LA PUBLIQUEMOS.

SI DESEA VER LAS LECCIONES DE LOS TRIMESTRES PASADOS, BÚSQUENOS EN LA SIGUIENTE DIRECCIÓN:               

* WWW.ESCUELASABATICAMAESTROS. COM*


 Este es un estudio extra para el maestro de Escuela Sabática, y es realizado por hermanos laicos de la Iglesia Adventistas del 7mo Día. En este lugar evitamos la crítica, la censura y los temas polémicos. Nuestro principal propósito es elevar la mente hacia Dios,  por medio de pensamientos sublimes, para que podamos comprender la lección de una manera sencilla, precisa y al mismo tiempo profunda. Todas las historias que usamos en éste lugar son historias de la vida real; si no las son, especificamos con toda claridad que es sencillamente una ilustración. Muchas de estas historias posiblemente no las encontrará fácilmente, ya que la mayoría de ellas las obtenemos de libros de historia escritos en ingles, y especialmente las tomamos de enciclopedias seculares y religiosas británicas. Esperamos que nuestro aporte y dedicación sea de ayuda espiritual para su vida, esa es nuestra intención y nuestra constante oración. Si tiene algún comentario, duda, pregunta ó sugerencia, siéntase libre en escribirnos a: *escuelasabaticamaestros@gmail.com*  ó también a: *elhermanotony@gmail.com* déjenos la dirección de su correo y nosotros le contestaremos lo más pronto posible


ANUNCIO ESPECIAL: Todos los hermanos que están inscritos con sus dirección de correos, estarán recibiendo un correo electrónico de *elhermanotony@gmail.com*  Allí se les estará preguntando si desean formar parte del nuevo grupo que se está formando, por favor acepte la invitación. Este nuevo grupo recibirá la lección de Escuela Sabática en el formato PDF.  Como todos sabemos, cuando usted recibe algún documento en PDF, usted lo puede subrayar, colorear y descargar en su teléfono, tableta ó computadora y una vez lo ha descargado, le queda ahorrado en su sistema y lo puede ver las veces que quiera sin necesidad de internet.

Si usted está interesado en éste nuevo sistema, por favor escríbanos a *elhermanotony@gmail.com* y nosotros con gusto lo agregaremos a ésta lista.

 


 

Lección 2: Para el 11 de julio de 2015

ABRAHAM, EL PRIMER MISIONERO

Sábado 4 de julio______________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Génesis 12:1-3; 14:8-24; He- breos 11:8-19; Gálatas 3:6; Génesis 12:6, 7; 18:18, 19.

PARA MEMORIZAR:
 “Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia. Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones” (Gál. 3:6-8).

NO ES COINCIDENCIA QUE, a veces, se llame a las tres principales religiones del mundo –el judaísmo, el cristianismo y el islamismo– las “fes de Abraham”. Es porque las tres, de un modo u otro, encuentran sus raíces en este gran hombre de Dios.

Aunque Abraham es admirado como el ejemplo definitorio de fidelidad, esta lección examinará esta fidelidad desde un ángulo diferente. Es decir, lo veremos como misionero, como alguien llamado por Dios para ir a otra tierra y testificar allí acerca del verdadero Dios, el Creador y Redentor.

Dios le dio a Abraham, y a su familia después de él (ver Gál. 3:29), un propósito triple: 1) ser receptores y guardianes de la verdad de Dios que se perdió temprano en la historia de la humanidad; 2) ser el canal mediante el cual el Redentor entraría a la historia; y 3) como fieles siervos de Dios, ser una luz para las naciones y para quienes necesitaban conocer a Dios.

Moisés vio cómo los discípulos de Jesús salían a predicar el evangelio a todo el mundo. Vio que a pesar de que el pueblo de Israel “según la carne” no había alcanzado el alto destino al cual Dios lo había llamado y en su incredulidad no había sido la luz del mundo, y aunque había desechado la misericordia de Dios y perdido todo derecho a sus bendiciones como pueblo escogido, Dios no había desechado, sin embargo, la simiente de Abraham y habían de cumplirse los propósitos gloriosos cuyo cumplimiento él había emprendido por medio de Israel. Todos los que lleguen a ser por Cristo hijos de la fe habían de ser contados como simiente de Abraham; serían herederos de las promesas del pacto; como Abraham serían llamados a cumplir y comunicar al mundo la ley de Dios y el evangelio de su Hijo. Moisés vio cómo, por medio de los discípulos de Cristo, la luz del evangelio irradiaría y alumbraría al “pueblo que habitaba en tinieblas” (Mateo 4:16). Y también cómo miles acudirían de las tierras de los gentiles al resplandor de su nacimiento. Y al contemplar esto, se regocijó por el crecimiento y la prosperidad de Israel (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 508, 509).

 Con frecuencia los israelitas parecían no poder o no querer comprender el propósito de Dios en favor de los paganos. Sin embargo, este propósito era lo que había hecho de ellos un pueblo separado, y los había establecido como nación independiente entre los pueblos de la tierra. Abrahán, su padre, a quien se diera por primera vez la promesa del pacto, había sido llamado a salir de su parentela hacia regiones lejanas, para que pudiese comunicar la luz a los paganos. Aunque la promesa que le fuera hecha incluía una posteridad tan numerosa como la arena del mar, no eran motivos egoístas los que iban a impulsarle como fundador de una gran nación en la tierra de Canaán. El pacto que Dios hiciera con él abarcaba todas las naciones de la tierra. Jehová declaró: “Bendecirte he, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición: y bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré: y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:2, 3). (Profetas y reyes, {PR}, pp. 272, 273).

 Abraham creyó a Dios. ¿Cómo sabemos que creyó? Sus obras testificaron del carácter de su fe, y su fe le fue contada por justicia. Necesitamos hoy la fe de Abraham para iluminar las tinieblas que nos rodean, que impiden que nos lleguen los dulces rayos del amor de Dios y que detienen nuestro crecimiento espiritual. Nuestra fe debiera ser fecunda en buenas obras, pues la fe sin obras es muerta. Cada tarea que realizamos, cada sacrificio que hacemos en nombre de Jesús, produce recompensa enorme. En el mismo acto del deber Dios habla y nos da su bendición (reflejemos a Jesús, {RJ}, p. 71).

12


Domingo 5 de julio // Lección 2____________________

EL LLAMADO DE ABRAHAM

“Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Gén. 12:1-3).

Abram –cuyo nombre significa “el padre es exaltado” y que fue cambiado a Abraham, “el padre de multitudes”− creció en Ur, en lo que ahora es Iraq. Dios lo llamó a separarse de su contexto social y espiritual conocido, y migrar a un país que no le era familiar. Allí, Dios conduciría una transformación espiritual que duró cien años y lo hizo el “padre de los fieles”. En medio de luchas personales y familiares, Abraham llegó a ser el prototipo misionero de varios grupos de pueblos, y un respetado líder que testificó de su fe en Dios.

Lee Génesis 12:1 al 3. ¿Qué principios puedes encontrar que tienen aplicación para cualquiera de nosotros en nuestra situación específica? Es decir, ¿qué experimentó Abraham que podríamos experimentar también nosotros? (Ver también Heb. 11:8-10.)

1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Génesis 12

Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. Hebreos 11

El patriarca fue llamado a dejar su pasado tras de sí, a salir por fe, a creer lo que parecía increíble, a hacer lo que Dios lo llamaba a hacer. Y, como resultado de su fidelidad, todas las naciones de la tierra serían bendecidas.

A muchos de nosotros se nos prueba como a Abraham. Por supuesto, podremos no oír la voz de Dios hablándonos directamente, pero él nos llama por las enseñanzas de su Palabra y los eventos de su providencia. Puede pedirnos que dejemos una carrera que promete riqueza y honor, que abandonemos asociaciones provechosas o que nos separemos de nuestra familia; hasta podríamos tener que entrar en lo que parecería ser un sendero de negación propia, dificultades y sacrificios. Pero, si somos llamados, ¿cómo podemos rehusarnos?

En hebreo, Génesis dice, literalmente: “Y Dios dijo a Abram, sal por ti mismo de tu tierra…” Se le dijo “por ti mismo”; es decir, por su propio bien. ¿Cómo entenderíamos lo que eso significa, y de qué modo podemos aplicarlo a nosotros mismos?

El llamado de Dios a Abrahám fue para levantar la verdadera religión en su vida y en el mundo,  Abrahám fue llamado de en medio del paganismo y  de religiones extrañas, Dios deseaba implantar la verdadera religión en éste mundo. Abrahám no salió de su tierra por pobrezas, tampoco salió de su tierra por persecución, ni por amor a la aventura o a la vida migratoria o viajera que es un elemento peculiar de los habitantes del medio oriente. Abrahám salió de sus tierras por la Palabra de Dios: 1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Abrahám salió de su tierra por la inspiración Divina, Dio se le presentó como un Dios viviente y verdadero. Ahora el Dios de Sem, es también el Dios de Abrahám, un nuevo patriarca ha sido electo por Dios, un patriarca que cambiará la historia en la vida de este mundo.

Cuando Dios nos llama a la religión, no es para que seamos mejores que los demás, Dios nos llama a la religión  para que seamos mejores de lo que nosotros somos, la religión es relativa al individuo, es decir; la verdadera religión actuá en la persona como individuo, y no en las personas como grupo.

La paciencia de Dios con el hombre pecador es uno de los atributos mas hermosos de Dios, cuando Dios requiere que un trabajo importante se haga, Dios siempre tiene un hombre listo que va a realizar ese trabajo especial.

En la experiencia de Abrahám encontramos varias verdades fundamentales del cristianismo:

La primera verdad es que cuando Dios nos llama, el hombre no tiene otra que hacer sino obedecer, la obediencia es uno de los exámenes mas altos que tiene la materia de la santidad.

La segunda verdad que encontramos es que la obediencia se fundamenta sobre la fe, sin fe es imposible obedecer.

La tercera verdad que encontramos es que el máximo atributo que el hombre puede tener es una voluntad santificada; esta voluntad santificada nos la enseñó Jesucristo en el monte de los Olivos, allí precisamente en el jardín del Getsemaní.

La cuarta verdad es que todos los cristianos somo llamados a salir  y a separarnos del mundo; esto muchas veces involucra dolor,  sacrificios, abandonar hábitos viejos, abandonar apetitos viejos, abandonar viejos amigos, abandonar viejas asociaciones, abandonar maneras de pensar y de accionar, todo esto es muy severo para el cristiano que está comenzando una nueva vida en Cristo Jesús.

La quinta verdad que encontramos es que la única grandeza en éste mundo es Dios; ningún rey, ni noble, ni héroe puede tener más elevado título, que el que Dios nos otorga cuando él nos llama sus amigos. No hay título más noble en el universo que ser llamado “amigo de Dios”

La vida de Abrahám está muy cerca de ser una vida completa. En la Biblia podemos encontrar mucho espacio dedicado solamente pare él. Todos los que vivieron antes de él, aun puestos juntos, no alcanzan a usar el espacio en la Biblia, que le pertenece a Abrahám. Ahora viene la pregunta del día: ¿Porqué la Escuela Sabática Mundial, eligió a Abrahám para ser el primer misionero de este trimestre?

En la vida de Abrahám no podemos contemplar una acción poderosa como las que hizo Alias, Elíseo o Samuel, no podemos encontrar en Abrahám a un predicador o evangelista como lo fue Noe, Pedro o Pablo, nunca escribió una porción de la Biblia como lo hizo Moisés, David, Solomon y lo hicieron muchos otros. Pero aquí lo tenemos como el primer misionero de éste trimestre. ¿En qué consistía la grandeza de Abrahám? La grandeza de Abrahám consistía en la obediencia, usted posiblemente puede estar pensando que la grandeza de Abrahám era  la fe y hasta cierto punto tiene razón. El problema es que nosotros los Adventistas del Séptimo Día somos mas de 17 millones en el mundo y a pesar que tenemos la fe de la segunda venida de Cristo, pocos vamos a ser salvado de este selecto grupo, por que pocos somos los que obedecemos como Dios lo espera. Creer solamente no sirve de mucho, eso lo hace Satanás  y sus demonios, aún más, ellos creen y tiemblan,  y el destino es el mismo. La diferencia la hace el que obedece lo que ha creído y aprendido.

Por su fe y obediencia, Abrahám es premiado con el surgimiento del pueblo de Israel, de su linaje salen personas ilustres, reyes, profetas y sacerdotes, de su linaje sale el rey David, y de su linaje sale El Mesías, el Salvador del mundo. Por su fe y obediencia, Abrahám ha sido usado como un modelo clásico de un verdadero seguidor de Dios, en los púlpitos su nombre se escucha muy a menudo alrededor del mundo; Su vida de fe y obediencia fue un ejemplo y testimonio para la humanidad entera,  desde los días de su vida hasta los días actuales, su testimonio ha  tocado  el alma de millones y millones de fieles por todas las edades, Abrahám ha sido uno de los mejores misioneros que ha existido en nuestro planeta tierra.

Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Génesis 12

Esto nos enseña una gran verdad, que para ser misionero necesitamos dos ingredientes indispensables: Fe y Obediencia. Es imposible predicar a otros y convertir a otros, si nuestras vidas carecen de fe y obediencia.

El llamado de Dios a Abrahám, tenía varias razones, una de ellas era para que Abrahám tuviera una comunión mas íntima con Dios y con él mismo; otra razón era para que rompiera totalmente con su pasado; y también era un llamado a la soledad.

Hay una razón extremadamente importante por la cual muchos de nosotros que somos personas buenas y honorables nuca llegamos a ser personas de renombre y de extrema importancia en esta vida; y es que nos rehusamos a ser únicos o singulares.  Cuando se nos llama no queremos dejar nuestro pasado, no queremos dejar nuestra manera tradicional de pensar y nuestros viejos sentimientos, y lo peor de todo es que no queremos dejar nuestros viejos pecados secretos y nuestra idolatría. Todas las veces que escuchamos la inconfundible voz de Dios hablando a nuestras vidas, cerramos nuestro ojos, volteamos nuestro rostro, y  decimos en nuestro corazón: “no iré” ¿Hasta cuando durará este comportamiento? hasta que escuchemos otra voz solemne y tenebrosa hablándonos,  cuando la muerte se acerca entonce decimos” “iré” y casi siempre es demasiado tarde. Por miedo nadie se salva, nos salvamos por amor.

Toda la vida de Abrahám fue un entrenamiento especial para una fin especial. Los instrumentos de Dios son instrumentos escogidos, Abrahám fue capaz de cumplir la voluntad y los propósitos de Dios en su vida; se le llamó “el padre de generaciones”, su carácter  llego a ser profundo y recto y fue transmitido a sus hijos y a los hijos de sus hijos por muchas generaciones, su simiente fue una simiente especial de donde salio “El Deseado de Todas las gentes”  a pesar que caminó como un peregrino y extranjero en esta tierra, lo más importante es que caminó con Dios, ” el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob”

Dios escogió a Abrahán como su mensajero para comunicar la luz al mundo. La palabra de Dios vino al patriarca desprovista de todo reconocimiento, de honor mundano y de halagüeñas perspectivas de un gran salario en esta vida. “Vete de tu tierra… a la tierra que te mostraré”, fue el mensaje divino para Abrahán. El patriarca obedeció y “salió sin saber a donde iba”, como un portaluz de Dios, dispuesto a mantener vivo el nombre de Dios en la tierra. Abandonó su país, su casa, sus amistades y todo vínculo agradable que lo unía con su vida joven y salió para ser un peregrino y un extranjero…{RJ 316.2}

Antes de que Dios pudiera usarlo, Abrahán debía romper sus vínculos anteriores, para que no pudiera ser controlado por influencias humanas ni confiara en ayuda humana. Ahora que estaba unido a Dios, de allí en adelante debía morar entre extranjeros. Su carácter debía ser peculiar y distinto de todo el mundo. Ni aun podía explicar a sus amigos a fin de que comprendieran los pasos que seguiría, pues ellos eran idólatras. Las cosas espirituales sólo se disciernen espiritualmente. Por esto sus motivos y sus acciones estaban más allá de la comprensión de sus familiares y amigos ( Reflejemos a Jesus, {RJ}, p. 316).

Dios …siempre que tuvo una tarea especial para hacer, tuvo hombres preparados para satisfacer la demanda. En cada oportunidad en que la voz divina preguntó: “¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?”, vino la respuesta: “Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8). En la antigüedad el Señor relacionó con su obra a hombres de variados talentos. Abrahán, Isaac, Jacob, Moisés con su mansedumbre y su sabiduría, y Josué con sus diferentes talentos, fueron todos alistados en el servicio de Dios. La música de María, el valor y la piedad de Débora, el afecto filial de Rut, la obediencia y fidelidad de Samuel, todos fueron necesarios. Elías con sus severos rasgos de carácter fue usado por Dios en el momento apropiado para ejecutar juicios sobre Jezabel.

Dios no dará su Espíritu a los que no usarán el don celestial. Pero los que se apartan de sí mismos buscando iluminar, animar y bendecir a otros tendrán capacidad y energía multiplicadas para gastar. Cuanto más luz entregan más reciben (Reflejemos a Jesus, {FJ}, p. 311).

 

13


Lección 2 // Lunes 6 de julio______________________

EL TESTIMONIO DE ABRAHAM A LOS REYES

Lot era un pariente de Abraham que lo acompañó en algunos de sus viajes. Su elección de vivir en el bien regado valle del Jordán lo llevó a la compañía de los hombres malvados de Sodoma (Gén. 13:1-13). Allí fue rescatado, primero por Abraham (Gén. 14:11-16), y más tarde por dos ángeles (Gén. 19).

Cuando Abraham oyó que su pariente Lot estaba en dificultades, decidió ayudarlo. Para rescatar a Lot, Abraham encabezó una fuerza militar de más de trescientos hombres de su propio entorno familiar. En la batalla por Sodoma participaron varios reyes, y Abraham resultó el vencedor.

Lee Génesis 14:8 al 24. ¿Qué dicen los actos de Abraham acerca de su carácter y, en consecuencia, acerca de su fe en su Dios?

Y salieron el rey de Sodoma, el rey de Gomorra, el rey de Adma, el rey de Zeboim y el rey de Bela, que es Zoar, y ordenaron contra ellos batalla en el valle de Sidim; esto es, contra Quedorlaomer rey de Elam, Tidal rey de Goim, Amrafel rey de Sinar, y Arioc rey de Elasar; cuatro reyes contra cinco. 10 Y el valle de Sidim estaba lleno de pozos de asfalto; y cuando huyeron el rey de Sodoma y el de Gomorra, algunos cayeron allí; y los demás huyeron al monte. 11 Y tomaron toda la riqueza de Sodoma y de Gomorra, y todas sus provisiones, y se fueron. 12 Tomaron también a Lot, hijo del hermano de Abram, que moraba en Sodoma, y sus bienes, y se fueron. 13 Y vino uno de los que escaparon, y lo anunció a Abram el hebreo, que habitaba en el encinar de Mamre el amorreo, hermano de Escol y hermano de Aner, los cuales eran aliados de Abram. 14 Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan. 15 Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco. 16 Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente. 17 Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey. 18 Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; 19 y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; 20 y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo. 21 Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas, y toma para ti los bienes. 22 Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra, 23 que desde un hilo hasta una correa de calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abram; 24 excepto solamente lo que comieron los jóvenes, y la parte de los varones que fueron conmigo, Aner, Escol y Mamre, los cuales tomarán su parte. Génesis 14

Abraham reveló el poder de Dios a los reyes que él conquistó. Aun durante su misión de rescate, el “padre de los fieles” no perdió de vista su llamado divino de ser una bendición para las naciones.

“El adorador de Jehová no solo había prestado un gran servicio al país, sino también se había revelado como un hombre de valor. Se vio que la justicia no es cobarde, y que la religión de Abraham le daba valor para mantener el derecho y defender a los oprimidos. Su heroica hazaña le dio amplia influencia entre las tribus circunvecinas. A su regreso, el rey de Sodoma le salió al encuentro con su séquito para honrarlo como conquistador. Le pidió que conservase los bienes, solicitándole solo la entrega de los prisioneros. Conforme a las leyes de la guerra, el botín pertenecía a los vencedores; pero Abraham no había emprendido esta expedición con el objeto de obtener lucro, y rehusó aprovecharse de los desdichados; solo estipuló que sus aliados recibiesen la porción a la que tenían derecho” (PP 129).

Piensa en tu trato con otros. ¿Qué clase de testimonio presentas acerca de tu fe?

Abraham antes de la batalla

Esta es la primera batalla que se registra en la Biblia, encontramos en ésta experiencia el contraste entre una guerra para el mal y una guerra para el bien. Pudiéramos decir una guerra justa y una guerra injusta.

Quedorlaomer y Abrahám salieron a la guerra; Quedorlaomer lo hizo por orgullo, ambición, odio a sus vecinos y el deseo de recuperar su vieja soberanía; Abraham lo hizo por piedad a los cautivos inocentes, lo hizo por amor a sus familiares y por el celo de hacer lo correcto. Abrahám no actuó por amor a la conquista y a las cosas materiales, tampoco actuó con un espíritu de venganza, su involucra-miento  en ésta guerra fue para liberar a los cautivos y también para la recuperación de bienes materiales.  El resultado fue lo mismo; Muerte; pero los motivos  de Abrahám y Quedorlaomer en ésta guerra eran tan diferentes, así como es de diferente el blanco y el negro.

Dios escogió a Abrahám como el medio de liberación y también como el medio para humillar al orgulloso agresor y opresor. La guerra es siempre una pesadilla para el humano, la guerra es una de las cosas mas pecaminosas que pueden existir en esta tierra, la guerra siempre se tiene que evitar por todos los medios posibles, sus resultado son funestos, amargos y deprimentes,  no importando cual sea el motivo.

La religión no deshumaniza a las personas,  la religión no reprime la acción cívica  de un ciudadano en su país, la religión no convierte al hombre en un afeminado o cobarde.

Abrahám en la batalla: fue distinguido, valeroso, prudente, justo, sabio y con mucha fe.

Abrahám después de la guerra:

Abrahám con Melquisedec: Misterioso personaje bíblico que hace su aparición cerca de un campo de batalla; ¿Quien era Melquisedec?  Hay tres escritores en toda la Biblia que mencionan a Melquisedec: Moisés, David, Pablo. Moisés habla de Melquisedec desde un punto de vista histórico; David habla de Melquisedec desde un punto de vista profético y Pablo habla de Melquisedec comparándolo con Jesucristo. Melquisedec fue un hombre, y no solo un hombre; fue un gran hombre, era un rey y también era un sacerdote.

La tradición y sabiduría  judía enseña que Melquisedec era Sem el hijo de Noe, ellos dicen que su nombre personal era Sem y su nombre religioso era Melquisedec.  Abrahám reconoce la superioridad de Melquisedec cuando entrega sus diezmos al sacerdote, pero Mequisedec reconoce la grandeza de Abrahám,  Melquizedec va a buscar a Abrahám con pan y vino para comer con él, y después de esa reunión, Melquizedec pronuncia una hermosa bendición sobre Abrahám: Bendito sea Abraham del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; 20 y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano.

La larga vida de los patriarcas causaba una interesante sincronización y duplicación de eventos.

Adán vivió lo suficiente para ver nacer a Lamec, el noveno miembro de la genealogía.

Set vivió para ver el traslado de Enoc y murió unos días antes del nacimiento de Noe.

Noe permanecía con vida cuando el abuelo de Abrahám; Nacor  murió. Noe murió cuando Abraham tenía sesenta años.

Sem el hijo de Noe, estaba con vida cuando Abrahám murió, pudo ver el nacimiento de Isaac, y aún estaba con vida cuando nació Esaú y Jacob.

Abraham tenía sesenta y cinco años cuando abandonó su tierra, eso quiere decir que Noe había muerto cinco años antes. Cuando Abraham fue y  regresó de la guerra entregó sus diezmos al más alto sacerdote que existía en sus días, Noe ya había muerto, pero estaba Sem; ¿A quién más el nuevo patriarca Abrahám le podía entregar sus diezmos, que al venerable patriarca Set?

Abraham Terah Nahor Serug Rehu Peleg Eber Shelah Kenan Arpachshad Shem Noah Lamech (father of Noah) Methuselah Enoch Jared (biblical figure) Mahalalel Kenan Enos (biblical figure) Seth Adam
 Posiblemente esta reunión de entre Melquizedec y Abrahám fue una reunión entre dos patriarcas. Sem  que fue el último patriarca de vida longeva ó larga y que era descendiente directo de Adán por sangre podía representar a la religión que fue elegida por sangre y linaje. Y Abrahám aunque también era descendiente directo de Adán por Sangre, también es el padre de la fe y el padre de tres religiones en el mundo; el puede representar a la parte del judaísmo que aceptan a Jesucristo como Dios, pero también  representa a la nueva religión que es el cristianismo, el cristianismo que acepta y somos aceptados por fe, de la misma manera que Abrahám lo hizo.
 
Abrahám con el rey de Sodoma: . 21 Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas, y toma para ti los bienes. 22 Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra, 23 que desde un hilo hasta una correa de calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abram;
Abraham está rehusando los botines de la guerra por varias razones fundamentales;
la primera es para evitar el pago enfermizo de una mala acción como lo es la guerra, al negarse a tomar  el botín de la guerra, Abrahám estaba demostrando que el verdadero motivo de su participación en la guerra fue el amor y la justicia y no la ambición. 
La segunda razón posiblemente era para demostrar al rey de Sodoma que el verdadero hijo de Dios puede hacer buenas obras sin esperar o necesitar ser recompensado.
La tercera razón pudo haber sido para demostrar que las verdaderas riquezas de esta tierra es tener a Dios y depender de el para el bienestar terrenal.
La cuarta razón pudo haber sido para demostrar que no es correcto tomar ventaja de la desgracia de otros.
La ultima razón era para no entrar en obligaciones o contratos con un dirigente pagano.
Esta fue la primera vez que Abrahám salvó a su sobrino de la destrucción terrenal, lo pudo hacer por que el destructor era un humano, la siguiente vez que Lot fue salvado de la destrucción,  Abrahám no lo pudo hacer personalmente por que la destrucción era divina, para salvar a Lot de la destrucción divina se necesitaba la intervención divina y fue por eso que poderosos ángeles fueron mandados nuevamente a Sodoma para esta misión. Lot no hubiera sido salvado sino hubiera sido por la intercesión de Abraham.
Después de la guerra; Abrahám se comportó con el sacerdote Melquisedec de la forma que Dios lo espera  que se haga y se comportó con el rey de Sodoma de la forma que  también Dios lo espera que se haga;  En otras palabras Abrahám  fue correcto e irreprensible  tanto en lo  espiritual y como en lo material; esto se llama integridad. 

Cuando Lot se trasladó a Sodoma, la corrupción no se había generalizado, y Dios en su misericordia permitió que brillasen rayos de luz en medio de las tinieblas morales. Cuando Abrahán libró a los cautivos de los elamitas, la atención del pueblo fué atraída a la verdadera fe. Abrahán no era desconocido para los habitantes de Sodoma, y su veneración del Dios invisible había sido para ellos objeto de ridículo; pero su victoria sobre fuerzas muy superiores, y su magnánima disposición acerca de los prisioneros y del botín, despertaron la admiración y el asombro. Mientras alababan su habilidad y valentía, nadie pudo evitar la convicción de que un poder divino le había dado la victoria. Y su espíritu noble y desinteresado, tan extraño para los egoístas habitantes de Sodoma, fué otra prueba de la superioridad de la religión a la que honró por su valor y fidelidad.

Melquisedec, al bendecir a Abrahán, había reconocido a Jehová como la fuente de todo su poder y como autor de la victoria: “Bendito sea Abram del Dios alto, poseedor de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios alto, que entregó tus enemigos en tu mano” (Génesis 14:19, 20). Dios estaba hablando a aquel pueblo por su providencia, pero el último rayo de luz fué rechazado, como todos los anteriores (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 152, 154).

Poco se aprecia el valor de la cortesía. Muchos cuyos corazones son bondadosos, tienen modales que carecen de bondad. Muchos que inspiran respeto por su sinceridad y rectitud, están tristemente desprovistos de afabilidad. Esta falla malogra su propia felicidad, y reduce su servicio en favor de los demás. Los descorteses sacrifican muchas de las experiencias más dulces y beneficiosas de la vida, con frecuencia debido a su falta de reflexión.

Las sagradas escrituras nos presentan señalados ejemplos de personas que ejercieron la verdadera cortesía. Abraham era un hombre de Dios. Cuando clavaba su tienda, inmediatamente erigía un altar para sacrificios e invitaba a Dios para que morara con el. Abraham era cortes. No mancho su vida de egoísmo, efecto tan odioso en cualquier persona y tan ofensivo a la vista de Dios. Observad su conducta antes de separarse de Lot. Aunque este era sobrino suyo, y mucho mas joven que él, y el derecho de elección le correspondía al tío, movido por la cortesía, Abraham olvido sus derechos, y le permitió elegir a Lot la parte del país que le pareciera mas codiciable. Observadlo cuando da la bienvenida a los viajeros que llegan bajo el calor del día y se apresura a satisfacer sus necesidades. Contempladlo cuando hace negocios con los hijos de Heth, para comprar un sepulcro para Sara. En medio de su dolor no se olvida de ser cortés. Se inclina delante de ellos aunque es un noble de la corte divina. Abraham sabia lo que era la cortesía genuina y lo que debe el hombre a sus semejantes.

Debemos olvidarnos de nosotros mismos y… tratar siempre de encontrar oportunidades de animar a los demás, y aliviar sus penas y cargas mediante actos de afectuosa bondad y pequeñas muestras de amor.

Estas atenciones y expresiones de solicitud que, comenzando en el seno del hogar se prolongan fuera del circulo de la familia, contribuyen a formar la suma de la felicidad de la vida (Meditaciones matinales, 1952, p. 198).

14


Martes 7 de julio // Lección 2_____________________

EJEMPLO DE FE

Aunque lejos de ser perfecto, Abraham era un hombre de Dios, y en la Biblia, aun en el Nuevo Testamento, se lo usa como un ejemplo de fidelidad y de lo que significa ser salvo por la fe (ver Gén. 15:6; Gál. 3:6).

Lee Hebreos 11:8 al 19. ¿Qué nos dice acerca de Abraham y su fe, que es muy importante para el que quiera ser un misionero para Dios, en cualquier situación que sea posible?

Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. 11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido. 12 Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar. 13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; 15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. 16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad. 17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, 18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; 19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir. Hebreos 11

Dios quería usar a Abraham, pero lo primero que este tuvo que hacer fue dejar atrás su pasado. La lección aquí es obvia para cualquiera de nosotros, especialmente para los que tenemos un pasado que no está en armonía con la voluntad y la Ley de Dios, lo que nos incluye a todos.

Sorprende también el hecho de que Abraham salió, “sin saber a dónde iba” (Heb. 11:8). La mayoría de los misioneros sabe a dónde va en el sentido geográfico. En otro sentido, cuando cualquiera de nosotros da el gran salto de fe y entrega su corazón por completo a Dios, realmente no sabe (por lo menos en el corto plazo) adónde se encontrará al final (aunque a largo plazo la certeza es absoluta). Si lo supiéramos, no se requeriría mucha fe; por ello, no saber es un prerrequisito para ser realmente capaz de vivir por fe.

Otro punto aquí es que Abraham esperaba “la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” (vers. 10). Abraham mantuvo en su mente el cuadro grande; sabía que, sin importar cuáles fueran las luchas y las dificultades, al final, el esfuerzo habría valido.

También sabía que no era un mero extranjero en “la tierra prometida”, sino que era uno de los “extranjeros y peregrinos sobre la tierra” (vers. 13). Por precioso que este mundo y nuestras vidas en él parezcan ahora –que es todo lo que tenemos por el momento–, no son la historia completa.

Y, por supuesto, el mayor ejemplo de fe en el Antiguo Testamento fue lo que Abraham estuvo dispuesto a hacer con su hijo sobre el monte Moriah, por orden de Dios.

¿De qué maneras has experimentado lo que significa “salir” por fe? ¿Qué dificultades tuviste que afrontar? ¿Qué gozos experimentaste? Sabiendo lo que sabes ahora, ¿qué podrías haber hecho en forma diferente?

Este es el único texto de la Biblia que define la palabra fe. Fe es la completa seguridad de las cosas que no se ven. Fe no es creer solamente, fe no es comprender solamente, fe es confianza en lo que se espera y la convicción  de lo que no se ve. La fe es la fuente de todas las victorias espirituales y es la fundación para todas las demás virtudes religiosas.
El llamado de Abrahám era una tarea muy difícil de cumplir:
Envolvía una separación con el pasado
Envolvía el ser mal comprendido en el presente
Envolvía una gran incertidumbre del futuro
La Fe requerida para esta tarea era muy simple:
La fe se tenia que basar en el llamado divino
La fe era sostenida por abundantes promesas
La fe demandaba completa sumisión a Dios

Este es un ejemplo claro para nosotros en nuestras tribulaciones y pruebas, Abrahám obedeció y como un resultado de la obediencia al llamado divino, el mundo entero ha recibido la mas grande bendición:  “… y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”

La obediencia exhibida por Abrahám a llamado divino, no fue hecho por pobreza, ni por descontento de la vida diaria, ni por persecución. La obediencia de Abrahám a Dios fue sencillamente por acatar la orden divina. Este paso que dio Abraham  en obedecer a Dios y salir de su tierra y dejar su parentela fue el primer eslabón de una cadena de actos de fe, que serian realizados por Abrahám durante toda su vida. La vida de Abrahám tenía como propósito mantener  y preservar la palabra de Dios y preservar al verdadero Dios aquí en la tierra, hasta que la redención del hombre se efectué en su totalidad a través de nuestro Señor Jesucristo.  Las más grandes y felices consecuencias han sucedido en ésta tierra, solamente por un acto de obediencia de parte de Abrahám para Dios.

Martín Lutero no fue un ángel  cuando era joven, en sus narraciones personales, el mismo Martín Lutero cuenta, que la primera vez  en su vida que asistió a la escuela  lo castigaron 15 veces en el mismo día.  Martín Lutero fue un brillante estudiante, a la edad de veinte anos había recibido su maestría en artes de la universidad. Pero en ésta etapa de su juventud, su corazón lo tenía en el mundo. Su padre terrenal lo había  conducido e introducido al estudio de las leyes, pero Dios tenia otro plan par el rebelde joven. Cuando Lutero estaba listo para comenzar la siguiente parte de su estudio en la universidad y  convertirse un doctor en leyes, Alexis uno de sus más queridos amigos, tan querido como un hermano, fue repentinamente asesinado. La noticia del asesinato de Alexis llego a los oídos de Lutero, quien se apresuro al lugar de los hechos solamente para confirmar la triste  muerte de su amigo. Antes de la muerte de Alexis, Lutero había experimentado la urgencia y necesidad de buscar a Dios y a la iglesia, para prepararse para la muerte y el juicio. Y ahora estando al frente del ensangrentado cadáver de su amigo, se preguntaba el mismo” ¿Qué hubiera sido de mí, so yo hubiera sido llamado a la muerte en vez de Alexis? Fue en el verano del año 1505, cuando Lutero tenía 25 años que decidió visitar a Mansfeldt, el lugar de su infancia. Para éste tiempo ya Lutero tenía  formado en su corazón el llamado al sacerdocio, pero aún no había tomado ninguna decisión clara al respecto.  Cuando regresaba de su pueblo natal a la universidad fue sobrecogido por una terrible tormenta; “los truenos rugían terriblemente” comenta D’Aubigne; Un rayo cayó en la tierra precisamente a su lado; Lutero se tiró de rodillas, pensó que posiblemente también su hora ya había llegado. Muerte, Juicio, Eternidad estaban enfrente de él con todo su terror, le estaban hablando con una voz que él ya no podía resistir más. Acompañado con el angustiante terror de la muerte, hizo un voto para él mismo. Si Dios lo libraba de la muerte y del peligro, entonces dejaría el mundo y dedicaría su vida al servicio a Dios. Levantándose del suelo, aun con el sentimiento que la muerte lo pudo haber tomado, y lo podía tomar en cualquier momento, se examinó muy cuidadosamente: ¿Cuál era la condición de su vida?; ?Podía con su sucia vida presentarse ante el tribunal de un Dios santo y terrible? la respuesta fue clara, tenía que buscar la santidad. Por esto entró en la iglesia, por esto entró  al monasterio, llegó a ser un monje y un predicador de la orden de San Agustín. Escuchó el llamado de Dios, entrego su vida a Dios, y su nombre que da registrado en la historia de éste mundo, como uno de los reformadores más grande e intrépidos que éste mundo haya producido. 

ENTENDIENDO LA DIFERENCIA ENTRE FE Y ESPERANZA

 La fe la entendemos bastante bien.  Es pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven. Hebreos 11: 1
En palabras sencillas fe es “CONFIANZA”, la fe viene a través del conocimiento. No se puede confiar en alguien a quien no se conoce, no se puede confiar en Dios, si no se le conoce.
El problema nuestro está en entender la palabra esperanza

La palabra “ESPERANZA” nos trae mucha confusión. Muchas veces creemos que la palabra esperanza es igual a la fe. Otros creemos que la palabra esperanza es prima-hermana de la fe y siempre se encuentran y van juntas en la vida.

1 Corintios 13: 13 dice: Y ahora permanece la fe, la esperanza y el amor, estas tres; pero la mayor de ellas es el amor

Aquí encontramos que la esperanza no es lo mismo que la fe; son dos cosas totalmente diferentes.

La palabra esperanza significa: Una aptitud optimista de la mente, basado en el deseo que algo pase. 

La esperanza es el deseo de que algo pase, pueda ser que si va a pasar, pueda ser que no va a pasar. hay un cincuenta y cincuenta por ciento. Lo que hay es optimismo en éste deseo. La esperanza es totalmente lo opuesto de la fe.

La fe es la completa seguridad de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven, en pocas palabras confianza. No hay ni la menor duda, hay completa seguridad.

Llevémoslo al campo espiritual. Los tres jóvenes hebreos cuando se rehusaron a adorar la imagen de oro, ellos usaron la fe, pero también la esperanza.

Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. Daniel 3: 17   Esto es fe, no hay ni la menor duda en Dios, hay una total y completa confianza en el poder de Dios.

Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado. Daniel 3: 18  Esta es esperanza.  Ellos tienen completa fe en el poder de Dios, pero no saben la voluntad de Dios. Al no saber la voluntad de Dios entonces la esperanza entra en acción, dando optimismo en un deseo que se espera que  pase, y dando resignación y consolación si no pasa.

Llevémoslo al campo práctico: hace unos años una hermana tenía una enfermedad terminal y le habían dado unas cuantas semanas de vida. Los ancianos de la iglesia se reunieron una noche especial para orar por ella. En las oraciones se aseguraba, con toda firmeza que ella iba a ser sanada. Eran tan convincentes las oraciones que todos salieron creyendo que la sanación era cuestión de tiempo.  La hermana murió dos semanas mas tarde. ¿Qué pasó? ¿Faltó la fe? ¿No se oró con fe suficiente? 

El problema fue que se oró con la esperanza en un milagro. El centro de la oración fue puesta en la obtención de un milagro.

En la oración por ésta hermana se tendría que haber puesto la fe en Dios, Y LA ESPERANZA EN LA VOLUNTAD DE DIOS. La oración pudo haber sido así: Señor aquí estamos un grupo de tus hijos con la plena seguridad que para ti no hay nada imposible en ésta vida, tu poder es infinito, tu eres el creador y en ti confiamos nuestras vidas. (esto es fe) Aquí estamos de rodillas para pedirte un milagro de sanación sobre nuestra hermana X, pero al mismo tiempo la depositamos en tus manos para que se haga en ella tu santa voluntad (esto es esperanza). 

Se dio cuenta, la fe no se equivoca, reconocemos que tenemos un Dios que no hay nada que le sea imposible. La pregunta es ¿Quiere Dios hacer el milagro? ¿Considera Dios que ese milagro va a hacer mucho bien? Eso no lo sabemos, pero nosotros expusimos a Dios claramente cual es nuestro deseo, reconociendo que es él quién tiene la última palabra. Esto es esperanza. Haciendo de ésta manera, la esperanza da consolación y resignación en reconocer y aceptar la voluntad de Dios, cuando un milagro no pasa de la manera que uno está esperando que pase.

Hay muchos que se han ido de la iglesia, resentidos con Dios; por que clamaron toda una noche, toda una semana pidiendo a Dios un milagro y Dios no hizo el milagro que se pedía. Los casos más comunes son aquellos que han perdido a sus seres queridos. Hicieron promesas, derramaron lágrimas y lágrimas sinceras, lloraron con el corazón herido por el dolor, y Dios supuestamente no contestó.

Tristemente no han entendido el evangelio. La fe se deposita en el poder de Dios y la esperanza se deposita en la voluntad de Dios; si ocurre el milagro entonces estará en armonía con el plan y la voluntad de Dios.

La fe nos da firmeza en el evangelio y la esperanza nos da consolación y nos ayuda a aceptar la voluntad  de Dios. De ésta manera nadie terminará chasqueado.

La fe y la esperanza las necesitamos para lograr atravesar nuestra vida de sufrimiento y dolor en éste mundo. Las dejaremos de usar cuando nos encontremos con Cristo cara a cara en su segunda venida.

La incondicional obediencia de Abrahán fue uno de los ejemplos de fe y de confianza en Dios más impresionantes que se encuentran en el registro sagrado. Sólo con la simple promesa de que sus descendientes poseerían Canaán y sin la menor evidencia exterior, Abrahán siguió hacia donde Dios lo condujo, cumpliendo cabal y sinceramente con las condiciones que le atañían y confiando que Dios cumpliría fielmente su palabra. El patriarca fue dondequiera Dios le indicó; cruzó sin temor el desierto; pasó por en medio de naciones idólatras, con un solo pensamiento: “Dios ha hablado; obedezco su voz; El me guiará y me protegerá”.

Una fe y una confianza semejantes a las de Abrahán necesitan hoy los mensajeros de Dios. Pero muchos a quienes el Señor quisiera usar para que atiendan y obedezcan su voz por sobre toda otra no avanzan… El Señor podría hacer mucho más por sus siervos si éstos se consagraran más plenamente a El, y estimaran servirle como superior a todo vínculo familiar y a toda otra asociación terrenal (Reflejemos a Jesus, {RJ}, p. 316).

Dios probó siempre a su pueblo en el horno de la aflicción a fin de hacerlo firme y fiel, y limpiarlo de toda iniquidad. Después que Abrahán y su hijo hubieron soportado la prueba más severa que se les podía imponer, Dios habló así a Abrahán por medio de su ángel: “Ya conozco que temes a Dios, pues que no me rehusaste tu hijo, tu único” (Génesis 22:12). Este gran acto de fe hace resplandecer el carácter de Abrahán con notable esplendor. Ilustra vívidamente su perfecta confianza en el Señor, a quien no le negó nada, ni aun el hijo que obtuviera por la promesa (Joyas de los testimonios, {JT}, t. 1, p. 447).

El Señor escogió a Abrahán para que cumpliera su voluntad. Se le indicó que abandonara su nación idólatra y se separara de sus familiares. Dios se le había revelado en su juventud y le había dado entendimiento preservándolo de la idolatría. Había planeado hacer de él un ejemplo de fe y verdadera devoción para su pueblo que más tarde viviera sobre la tierra. Su carácter se destacaba por su integridad, su generosidad y su hospitalidad. Imponía respeto puesto que era un poderoso príncipe de su pueblo. Su reverencia y amor a Dios y su estricta obediencia a su voluntad le ganaron el reconocimiento de sus siervos y vecinos. Su piadoso ejemplo y su conducta correcta, junto con las fieles instrucciones que impartía a sus siervos y a toda su familia, los indujo a temer, amar y reverenciar al Dios de Abrahán (La historia de la redención, {HR}, p. 77).

15


Lección 2 // Miércoles 8 de julio___________________

ABRAHAM, EL PEREGRINO

Un estudio de la vida de Abraham revela que su fe incluyó difíciles luchas contra la duda y la incredulidad en el poder de Dios. Los antepasados de Abraham eran idólatras (Jos. 24:2), y este antecedente tal vez explique por qué no siempre tuvo confianza total en el poder de Dios. Dos veces mostró cobardía y le pidió a Sara que dijera una media verdad (Gén. 12:11-13; 20:2). Además, se rio (Gén. 17:17) cuando se le dijo que tendría un hijo de Sara. Sin embargo, y a pesar de sus faltas, Abraham todavía fue usado por Dios pues quería ser usado por él; por lo tanto, de este modo, Dios pudo moldear su carácter.

Un medio que Dios usó para hacer de Abraham un reformador y misionero fueron sus muchas peregrinaciones. El viajar es educativo en sí mismo. Abre a la persona a nuevas ideas y a las posibilidades de cambio. Las peregrinaciones a Jerusalén eran una parte importante y requerida de la adoración de los israelitas. Los cambios que experimentaban los peregrinos, cuando tenían que caminar largas distancias, dormir en otros lugares, comer alimentos diferentes, afrontar otros climas y encontrarse con otras personas, fortalecían su fe por su vulnerabilidad. La adoración, con sacrificios y ofrendas, danzas sagradas y recitación de salmos, ayudaba al pueblo de Dios a confirmar su identidad y sus tradiciones.

Desde su lugar de nacimiento en Ur, hasta el sitio de su sepultura en Hebrón, Abraham visitó por lo menos quince áreas geográficas diferentes. La mayor parte de los episodios misioneros y de reforma en su vida están conectados con sus jornadas.

¿Cuáles son algunas de las lecciones espirituales que experimentó Abraham en los siguientes lugares?

More, en Siquem (Gén. 12:6, 7)

Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la tierra. Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido. Génesis 12

Hebrón (Gén. 13:18-14:20)

18 Abram, pues, removiendo su tienda, vino y moró en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí altar a Jehová. Génesis 13

 1 Aconteció en los días de Amrafel rey de Sinar, Arioc rey de Elasar, Quedorlaomer rey de Elam, y Tidal rey de Goim, que éstos hicieron guerra contra Bera rey de Sodoma, contra Birsa rey de Gomorra, contra Sinab rey de Adma, contra Semeber rey de Zeboim, y contra el rey de Bela, la cual es Zoar. Todos éstos se juntaron en el valle de Sidim, que es el Mar Salado. Doce años habían servido a Quedorlaomer, y en el decimotercero se rebelaron. Y en el año decimocuarto vino Quedorlaomer, y los reyes que estaban de su parte, y derrotaron a los refaítas en Astarot Karnaim, a los zuzitas en Ham, a los emitas en Save-quiriataim, y a los horeos en el monte de Seir, hasta la llanura de Parán, que está junto al desierto. Y volvieron y vinieron a En-mispat, que es Cades, y devastaron todo el país de los amalecitas, y también al amorreo que habitaba en Hazezontamar. Y salieron el rey de Sodoma, el rey de Gomorra, el rey de Adma, el rey de Zeboim y el rey de Bela, que es Zoar, y ordenaron contra ellos batalla en el valle de Sidim; esto es, contra Quedorlaomer rey de Elam, Tidal rey de Goim, Amrafel rey de Sinar, y Arioc rey de Elasar; cuatro reyes contra cinco. 10 Y el valle de Sidim estaba lleno de pozos de asfalto; y cuando huyeron el rey de Sodoma y el de Gomorra, algunos cayeron allí; y los demás huyeron al monte. 11 Y tomaron toda la riqueza de Sodoma y de Gomorra, y todas sus provisiones, y se fueron. 12 Tomaron también a Lot, hijo del hermano de Abram, que moraba en Sodoma, y sus bienes, y se fueron. 13 Y vino uno de los que escaparon, y lo anunció a Abram el hebreo, que habitaba en el encinar de Mamre el amorreo, hermano de Escol y hermano de Aner, los cuales eran aliados de Abram. 14 Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan. 15 Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco. 16 Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente. 17 Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey. 18 Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; 19 y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; 20 y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo. Génesis 14

Mamre (Gén. 18:1, 20-33)

1 Después le apareció Jehová en el encinar de Mamre, estando él sentado a la puerta de su tienda en el calor del día. Génesis 18

20 Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo, 21 descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré. 22 Y se apartaron de allí los varones, y fueron hacia Sodoma; pero Abraham estaba aún delante de Jehová. 23 Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío? 24 Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él? 25 Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? 26 Entonces respondió Jehová: Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos. 27 Y Abraham replicó y dijo: He aquí ahora que he comenzado a hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza. 28 Quizá faltarán de cincuenta justos cinco; ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad? Y dijo: No la destruiré, si hallare allí cuarenta y cinco. 29 Y volvió a hablarle, y dijo: Quizá se hallarán allí cuarenta. Y respondió: No lo haré por amor a los cuarenta. 30 Y dijo: No se enoje ahora mi Señor, si hablare: quizá se hallarán allí treinta. Y respondió: No lo haré si hallare allí treinta. 31 Y dijo: He aquí ahora que he emprendido el hablar a mi Señor: quizá se hallarán allí veinte. No la destruiré, respondió, por amor a los veinte. 32 Y volvió a decir: No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez. No la destruiré, respondió, por amor a los diez. 33 Y Jehová se fue, luego que acabó de hablar a Abraham; y Abraham volvió a su lugar. Génesis 18

Monte Moriah (Gén. 22:1-14)

1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.

Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos.

Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros. Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos. Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos. Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. 10 Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. 11 Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 12 Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. 13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 14 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto.  Génesis 22

10Y hubo hambre en la tierra, y descendió Abram á Egipto para peregrinar allá; porque era grande el hambre en la tierra. 11Y aconteció que cuando estaba para entrar en Egipto, dijo á Sarai su mujer: He aquí, ahora conozco que eres mujer hermosa de vista; 12Y será que cuando te habrán visto los Egipcios, dirán: Su mujer es: y me matarán á mí, y á ti te reservarán la vida. 13Ahora pues, di que eres mi hermana, para que yo haya bien por causa tuya, y viva mi alma por amor de ti. 14Y aconteció que, como entró Abram en Egipto, los Egipcios vieron la mujer que era hermosa en gran manera. 15Viéronla también los príncipes de Faraón, y se la alabaron; y fué llevada la mujer á casa de Faraón: 16E hizo bien á Abram por causa de ella; y tuvo ovejas, y vacas, y asnos, y siervos, y criadas, y asnas y camellos. 17Mas Jehová hirió á Faraón y á su casa con grandes plagas, por causa de Sarai mujer de Abram. 18Entonces Faraón llamó á Abram y le dijo: ¿Qué es esto que has hecho conmigo? ¿Por qué no me declaraste que era tu mujer? 19¿Por qué dijiste: Es mi hermana? poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer? Ahora pues, he aquí tu mujer, tómala y vete. 20Entonces Faraón dió orden á sus gentes acerca de Abram; y le acompañaron, y á su mujer con todo lo que tenía.

Aquí encontramos el conflicto de la fe en contra de las realidades de la vida “… era grande el hambre en la tierra”  Interesante manera en la que Abrahám comienza su peregrinaje en “la tierra que fluye leche y miel” Una de las promesas que tenía Dios para Abrahám era bendecirlo materialmente y aquí encontramos que él comienza su peregrinaje con una hambruna. 

Este es uno de los misterios que nos muestra constantemente nuestra ignorancia y ceguedad con respecto a la verdadera religión  de Dios. Las desgracias, la pobreza, los problemas, las dificultades de la vida, los aceptamos fácilmente cuando éstas tocan nuestras vidas. Todos sufrimos en ésta tierra: el atleta que está en entrenamiento, el soldado que hace su trabajo,  el científico que anda en busca de la verdad, el estudiante en todo su trabajo, acepta rápidamente todas los problemas y dificultades que se presentan como una condición para ser exitosos. El amor a la ciencia, al arte, a viajar y al progresar, estimula al hombre a aceptar y enfrentar con valentía todos los retos, problemas y dificultades de la vida; pero cuando llegamos a la materia de la religión la mayoría de nosotros fallamos. Cuando tenemos problemas con nuestra fe, inmediatamente comenzamos a preguntar, a cuestionar y a culpar a Dios, de su abandono y también de su falta de interés para con nosotros.

¿Había abandonado Dios a Abraham, en ésta hambruna? No, las dificultades y los problemas juegan un papel muy importante en la disciplina y la experiencia que conseguimos en éste mundo.

Imaginémonos que le preguntamos a un piloto; ¿Que hacer en caso de una severa tormenta? y el piloto nos conteste que no sabe, por que felizmente el siempre ha estado en tierra cuando éstas tormentas han ocurrido. Imaginémonos que le preguntamos a un Doctor que hacer con una enfermo en una situación grave, y el doctor nos conteste que no sabe por que felizmente el siempre ha revisado solo personas que están sanas. Nos cambiamos de piloto y nos cambiamos de doctor, no tienen la experiencia necesaria para ayudarnos en la vida.  Esa es una de las razones por la cual Dios permite las pruebas, los problemas y las dificultades en nuestras vidas, para ayudarnos a nosotros mismos, para crecer emocionalmente, anímicamente y espiritualmente;: y también para poder ayudar a otros.

 Las compensaciones que estaba recibiendo Abrahám por su obediencia no eran muy halagadoras: “ era grande el hambre en la tierra” ; “…y el cananeo estaba entonces en la tierra” Esto fue precisamente lo que pensó Lot, vio hambre, pobreza y dificultades y escogió el lugar equivocado. Abrahán también vio el hambre, los problemas y las dificultades, pero confió en la promesa de Dios:

6Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la tierra. Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido. Génesis 12

El caso de Lot y Abrahán nos enseña una gran lección: Lot escoge el lugar equivocado, y como consecuencia de su mala elección es rescatado dos veces, su esposa es muerta por desobedecer el mandato de Dios, sus hijas lo embriagan y cometen incesto con él, los moabitas y los amonitas surgen como resultado del incesto, al final los moabitas y los amonitas son pueblos que desaparecen y los que quedan con vidas son diseminados entre las naciones. La fe no es asunto de los sentidos, no es lo que vemos, lo que escuchamos o palpamos, le fe es creer en esas cosas que esperamos y tener la seguridad de esas cosas que no vemos.

Estas son algunas de las características de un peregrino:

1-Un peregrino nunca se siente que está en su hogar: Nunca encuentra un lugar al que le puede llamar hogar, puede residir en muchos lugares por el tiempo que lo desee, puede cambiar de etapas y de situaciones día a día, puede encontrar hermosos  y placenteros lugares, pero nunca encuentra un lugar donde realmente se pueda sentir como en casa.

2-Un Peregrino se siente solo en éste mundo: Puede encontrar a otros viajeros en la vida, y algunos se pueden unir a su compañía, pero siempre serán extraños por su manera de actuar ó de pensar, en vez de ayudar en el viaje, muchas veces éstos viajero son una molestia y obstrucción en el camino.

3-Un viajero siempre se siente vulnerable al peligro: Viajar en tierra extrañas, se descubre la diferencia de costumbres e idiosincrasias. Por lo tanto el peregrino nunca puede depositar su confianza en nadie con quien conversa, no importando que ésta persona se muestre amigable ó no. El peregrino siempre está expuestos al fraude, a la injusticia, y a la maldad de gentes que no tiene escrúpulos y que no tienen ley. 

4-El peregrino es agradecido con cualquier ayuda que recibe en su viaje: Es sensible a la dependencia, providencia y favores que reciben de otras personas. Es agradecido por un buen camino, por un buen clima, por un buen descanso y por los alimentos. El peregrino es agradecido a cada extraño que en buena fe y amablemente le provee de cualquier ayuda.

5-El peregrino nunca toma más de lo necesario para su viaje.

6- El peregrino no es un ermitaño: Muchas veces es muy común confundir “espiritualmente hablando” a un peregrino con un ermitaño. Pero estos dos encima que son diferentes, nos presentan un contraste muy demarcado. El ermitaño no aparece en la Biblia, no es encontrado ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento. El ermitaño no aparece en ninguna parte del plan de Dios, pero interesante-mente el ermitaño es una de las instituciones favoritas del paganismo y en los antiguos tiempos era una manera de vivir, muy prevaleciente. La idea del ermitaño fue adoptada en Egipto y ha sido difundida por todo el Oeste hasta nuestros países en América.

¿Qué es un ermitaño? Un ermitaño o eremita es una persona que elige profesar una vida solitaria, sin contacto permanente con la sociedad. Este término se extendió para significar a todo aquél que vive en soledad, apartado de los vínculos sociales. En el cristianismo, la vida ermitaña tiene por finalidad alcanzar una relación con Dios que se considera más perfecta. La vida del ermitaño está por lo general caracterizada por valores que incluyen el ascetismo, la penitencia, el alejamiento del mundo urbano, el silencio, la oración, y el trabajo.

El ermitaño está en constante pleito con la sociedad, y toma la decisión de separarse lo más posible de cualquier contacto con sus semejantes. El ermitaño se separa ya sea viviendo en un lugar solitario, encerrándose en las paredes de un convento, y muchos han llegado al extremo de hacer sus hogares en lugares altos, como en los árboles y en las cimas de las montañas donde se hace difícil acceder los.

Este no es el caso del peregrino: El peregrino es una persona totalmente diferente. El peregrino no se pelea con la sociedad, tampoco se separa de los hombres; todo lo contrario de ésto, el peregrino siempre se caracteriza por ser una persona amigable y social, que busca la compañía de otros, que comparte sus experiencias y está dispuesto a ayudar a otros en su peregrinaje. Pero el peregrino tiene algo muy peculiar, que no importa en que lugar esté viajando, nunca es tentado a quedarse en determinado lugar. El desierto con todas sus dificultades no lo parará, el jardín con todas sus flores, no lo parará, siempre estará avanzando.

Si somos peregrinos confesaremos ante el hombre nuestra fe y nuestro peregrinaje en éste mundo

Si somos peregrinos sera un crimen tener una religión que se ajusta y se conforma con los placeres de éste mundo

Si somos peregrinos no tendremos en nuestra mente la filosofía del ermitaño

Si somos peregrinos, somos herederos de las promesas de Dios, y estaremos felices con nuestro peregrinaje. Todos nuestros esfuerzos, peligros, pruebas, sufrimientos  y dificultades que encontremos en nuestro peregrinaje, lo tendremos por nada comparado por el inmenso peso de gloria que será cuando lleguemos a nuestro verdadero hogar.

Fue Cristo el que habló mediante Melquisedec, el sacerdote del Dios altísimo. Melquisedec no era Cristo, sino la voz de Dios en el mundo, el representante del Padre. Y Cristo ha hablado a través de todas las generaciones del pasado. Cristo ha guiado a su pueblo y ha sido la luz del mundo. Cuando Dios eligió a Abrahán como un representante de su verdad, lo sacó de su país, lo separó de su parentela, y lo apartó. Deseaba modelarlo de acuerdo con el modelo divino. Deseaba enseñarle de acuerdo con el plan divino. No había de estar sobre él el modelo de los maestros del mundo. Había de ser enseñado en la forma de guiar a sus hijos y a su casa tras sí, que guardaran los caminos del Señor, que hicieran justicia y juicio. Esta es la obra que Dios quiere que hagamos. Quiere que entendamos cómo gobernar nuestras familias, cómo manejar a nuestros hijos, cómo dirigir nuestros hogares para que guarden el camino del Señor (Mensajes selectos, {MS}, t. 1, p. 479).

El amor hacia las almas a punto de perecer inspiraba la oración de Abrahán. Aunque detestaba los pecados de aquella ciudad corrompida, deseaba que los pecadores pudieran salvarse. Su profundo interés por Sodoma demuestra la ansiedad que debemos experimentar por los impíos. Debemos sentir odio hacia el pecado, y compasión y amor hacia el pecador. Por todas partes, en derredor nuestro, hay almas que van hacia una ruina tan desesperada y terrible como la que sobrecogió a Sodoma. Cada día termina el tiempo de gracia para algunos. Cada hora, algunos pasan más allá del alcance de la misericordia. ¿Y dónde están las voces de amonestación y súplica que induzcan a los pecadores a huir de esta pavorosa condenación? ¿Dónde están las manos extendidas para sacar a los pecadores de la muerte? ¿Dónde están los que con humildad y perseverante fe ruegan a Dios por ellos? (Conflicto y valor, {CV}, p. 51).

 La prueba de Abraham fue la más severa que pudo recibir un ser humano. Si hubiera fracasado, nunca habría sido considerado como el padre de los fieles… La lección sirvió para que brillara a través de los siglos. Para que aprendiéramos todo don como la propiedad del Señor, y para utilizarlo en su servicio. Devolvedle a Dios las posesiones que se os han confiado y más se os confiará. Mantened vuestras posesiones para vosotros mismos, y no recibiréis ninguna recompensa en esta vida, y perderéis la recompensa de la vida venidera (Nuestra elevada vocación, p. 193).

16


Jueves 9 de julio // Lección 2_____________________

ABRAHAM: MISIONERO EN SU PROPIA CASA

“Habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra […]. Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él” (Gén. 18:18, 19). ¿Qué lecciones importantes acerca de la fidelidad y de servir a Dios encontramos en estos textos?

“Dios llamó a Abraham para que fuera maestro de su palabra, lo escogió para que fuese padre de una gran nación, porque vio que instruiría a sus hijos y a su casa en los principios de la Ley de Dios. El poder de la enseñanza de Abraham se debió a la influencia de su vida. Formaban su casa más de mil personas, muchas de las cuales eran jefes de familia, y no pocas recién convertidas del paganismo” (Ed 187).

Las actividades misioneras tienen más éxito cuando están respaldadas por una vida familiar en armonía con los designios de Dios. La historia de la Biblia y de la iglesia nos dice que la mayoría de las primeras iglesias cristianas se reunían en casas y estaban compuestas por familias. Una de las razones por las que Abraham fue elegido era que Dios vio su habilidad de dirigir a sus hijos y a su casa en el camino del Señor. El propósito de Dios en la familia iguala a su propósito en las misiones: es decir, “hacer justicia y juicio” (Prov. 21:3).

¿Qué ejemplos encuentras, de la familia de Abraham, que muestran que esta fue fiel a Dios? Ver Heb. 11:11, 20.

11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido. Hebreos 11

20 Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras. Hebreos 11

Por supuesto, en la Biblia también podemos encontrar ejemplos de hombres piadosos cuyas familias no siguieron el camino del Señor. Sin embargo, lo que quieren decir los textos es claro: la fe y el ejemplo de Abraham fueron suficientemente fuertes para que los de su casa aprendieran a guardar “el camino de Jehová” (Gén. 18:19).

¿Qué significa para ti la frase “guardar el camino de Jehová”? ¿De qué manera se “guarda el camino de Jehová”?

La manera que se describe a Abrahám  en el texto siguiente es como un hombre de conocimiento, piedad, virtudes, autoridad, fidelidad y diligente.

Una de las razones por las cuales Dios no ocultaba nada a Abrahám era por que gobernaba bien su casa: 17 Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer,18 habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra?19 Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

Las bendiciones de una familia depende de la religión de la familia. La temperancia, la frugalidad (economía familiar), la industria, la discreción, la paz, la quietud, el amor, la armonía, el favor de Dios, la protección y sus cuidados, todo ésto depende de nuestro grado religioso en la familia. 

 Los antiguos romanos tenían una costumbre muy interesante en sus hogares. Ellos acostumbraban a poner los “bustos” (figuras de piedras que eran solamente desde el busto para arriba) de sus ancestros en las salas principales de sus hogares, para constantemente estar recordando las buenas obras que ellos hicieron cuando estaban con vida. Ellos escogían a esas personas de sus familias que habían sido ejemplares, que habían tenido hermosas virtudes y que habían sido ilustres; de ésta manera cuando sus hijos los contemplaban, crecían reverenciando esas personas que observan diariamente, y encima de eso imitaban las virtudes que les había ayudado a ellos a obtener esa fama, prestigio y honor. En nuestro tiempo moderno no tenemos bustos en nuestros hogares para admirar o imitar, pero tenemos algo más impresionante que eso, y es el carácter de los padres que los hijos siempre están imitando consciente o inconscientemente. Ese ejemplo que dan los padres es un poderoso mensaje silencioso, que está moldeando los corazones jóvenes tanta para el bien como para el mal. El ejemplo de los padres es un influencia que perdurará en los hijos no por solamente por unos meses y años, sino para la eternidad. Ese ejemplo de los padres será el patrón de comportamiento de los hijos en la prosperidad, el respeto, la religión y la familia.

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor. Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Efesios 5: 22- 23
A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él señoreará sobre ti.
Geneis 3: 16

Posiblemente estos dos versículos  de la Biblia, son los dos textos bíblicos más mal interpretados en el mundo entero:

¿Que es ser cabeza del hogar? Cuando usted hace ésta pregunta la mayoría de hombres contesta muy discretamente que la cabeza del hogar es aquel que lleva la rienda del hogar. Cuando usted hace una pregunta más clara y precisa como: ¿Es la cabeza del hogar superior, o sea es el hombre superior a la mujer? es allí donde se genera cualquier polémica entre el hombre y la mujer. Es allí  precisamente donde  la mujer salta desde su trinchera y se arma una batalla encarnizada, donde la mujer defiende su derecho hasta la muerte. Entonces nos hacemos la pregunta: ¿Es en verdad la mujer inferior al hombre? La Respuesta es un rotundo NO, NO, NO.  El problema es que muchos hombres toman éste versículos a su conveniencia y la mujer aunque está correcta en su defensa, tampoco puede explicar con claridad y exactitud, éste texto bíblico.

Los científicos han descubierto que la mujer no es inferior al hombre:
FÍSICAMENTE LA MUJER NO ES INFERIOR AL HOMBRE: La mujer tiene una anatomía diferente a la del hombre, si usted le pide a una mujer que se pare con sus espaldas en contra de la pared y que toque  con sus dedos de la mano la punta de los pies, lo hará sin ninguna dificultad. Si le pide a un hombre que se pare con sus espaldas en contra de la pared y  que  toque con los dedos de manos las puntas de los pie con sus dedos, se ira de bruces o de nariz. Esa es una de las razones que la mujer puede soportar esos largos meses de embarazo por que su cuerpo está mejor balanceado que el hombre. Se hizo el experimento, con varios hombre, agregándole una bolsa en la forma que se desarrolla el embarazo en una mujer y se le agregaba el peso de un feto en crecimiento diariamente. El hombre más fuerte logró llegar hasta los tres mese de embarazo, se levantaba con dificultad de la silla y era una pesadía levantarse de la cama, caminaba encorvado con sus manos en la parte de atrás  de sus caderas (debajo de la cintura) para poder ayudarse a caminar, y no podía soportar el dolor de espalda. En éste experimento los hombres salimos bien fracasados y avergonzados. Cien por ciento comprobado que la mujer puede soportar el dolor y la enfermedad de una manera mucho mas fuerte y valiente de lo que el hombre lo hace. La única ventaja es la fuerza “bruta” del hombre, que dicho sea de paso hay muchas mujeres que también la poseen. La mujer mira mejor que el hombre,  la mujer tiene su vista en forma de espiral y el hombre mira en linea recta, esto le da una gran ventaja a la mujer para ver los objetos que muchas veces el hombre le cuesta encontrar, y si no fíjese cuantas veces su esposo le ha estado preguntando por algo dentro de la casa, que lo tiene en frente de sus narices y no lo ve. Así podemos seguir escribiendo un libro en cuanto a éste tema, solo queremos dejar plasmado en usted querido hermano que científicamente se ha comprobado que la mujer no es inferior al hombre físicamente.
LA MUJER NO ES INFERIOR AL HOMBRE EMOCIONALMENTE: Ella es capaz de tomar decisiones, que al hombre le cuesta tomar. Muchas veces los hombre solo somos amenazas y palabras y cuando vemos las cosas serias, nos hacemos para atrás. Ya se descubrió que la mujer no es así, soporta por mucho tiempo, pero cuando llega a sus límites toma decisiones con gran valentía dejando al hombre totalmente desconcertado por su manera de actuar. Por favor recuerde que en todos los casos siempre hay las excepción.
LA MUJER NO ES INFERIOR AL HOMBRE INTELECTUALMENTE: Toda mujer que se dedica al estudio, tiene resultado académicos tan sobresaliente somo el hombre y en muchos casos más elevados que el hombre.
Por lo tanto cuando la Biblia dice que el hombre y la mujer fueron creados a la imagen de Dios, eso es lo que quiere decir, que los dos tienen los atributos de Dios de la misma manera.
Entonces como podemos explicar que Dios sometió a Eva a Adán en el jardín del Edén, después de la caída: “…y tu deseo será para tu marido, y él señoreará sobre ti.” Génesis 3: 16 -Reina Valera 1909
16. Dijo asimismo a la mujer: Multiplicaré tus trabajos y miserias en tus preñeces; con dolor parirás los hijos y estarás bajo la potestad o mando de tu marido; y él te dominará.  Génesis 3: 16 Versión Torres – Amat

Antes de la caída, Adán y Eva gozaban de un mundo perfecto, donde al armonía, la paz y la felicidad eran los elementos esenciales para la convivencia familiar del Edén. Después de la caída, todo cambia, en vez de la armonía está el desacuerdo, en vez de la paz están las disensiones, y en vez de la felicidad está la desdicha.  Ahora Dios baja a hablar con los transgresores  e impone el orden nuevamente. Ahora ese hogar tendrá problemas, divisiones, y desacuerdos; ¿A quién le tocará someterse ante los problemas y los desacuerdos? A la persona más culpable, a la que fue causante que la armonía se rompiera, en éste caso a Eva. Ella fue la que se acercó al árbol prohibido, ella fue la que entabló conversación con la serpiente, ella tomó del fruto prohibido y arrastró a su esposo también a la desgracia, y ahora que todo es un caos, ante los problemas y los desacuerdos, por lo que ella hizo, ella tiene que someterse al hombre.

En pocas palabras la acción de Eva desencadeno la infelicidad, los problemas, y las disensiones en el hogar perfecto, ella con su pecado rompió la  armonía de su hogar y del mundo, ahora a ella le toca trabajar por la armonía y la unión del hogar: ¿Cómo? Sometiéndose a su esposo.

Esto nos enseña otra gran lección a todos,  y es que si Adán hubiera sido el que hubiera tomado el fruto prohibido y dado de comer a su esposa, cuando Dios hizo impuso el orden nuevamente en el jardín del Edén, entonces hubieramos sido los hombres los que nos tendríamos que someter a las mujeres, y no por ser inferiores sino por ser los más culpables en la trangresión.

Si éste hubiera sido el caso, entonces las palabras de Dios hubieran sido diferentes, las palabras de Dios hubieran sido: “…y estarás bajo la potestad o mando de tu mujer, y ella te dominará” o “…y tu deseo será para tu mujer, y ella se enseñoreara de ti”

Recuerde querido hermano: Dios nunca le ordenó a usted que someta a su esposa, ese es trato entre Dios y su esposa, Dios a usted le ordenó que la ame; toda mujer amada y respetada será capaz de acompañarlo hasta las mismísimas puertas del cielo.

El hombre es cabeza del hogar cuando:

-Ama, respeta, agradece, enseña y obedece a Dios

-Ama, respeta y aprecia a su esposa

-Ama respeta, aprecia y cuida a sus hijos

-Promueve el culto familiar en su familia

-Promueve la oración y el estudio de la Biblia en su hogar

-Es capaz de dejar esas cosas que le roban el tiempo familiar y se lo dedica a su familia

-Enseña un evangelio que es través de su testimonio y práctica, y no solamente por la teoría

-Cuando no es colérico, amargado, tirano, orgulloso e imponente

-Cuando logra impregnar en la mente de su familia el amor, el respeto y el amor a Dios

Entonces Dios dirá: ¿Encubriré a (ponga su nombre) lo que voy hacer…? Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio…”

Abrahám fue un verdadero misionero y también un verdadero “cabeza” de hogar.

En el sitio indicado construyeron el altar, y pusieron sobre él la leña. Entonces, con voz temblorosa, Abrahán reveló a su hijo el mensaje divino. Con terror y asombro Isaac se enteró de su destino; pero no ofreció resistencia. Habría podido escapar a esta suerte si lo hubiera querido; el anciano, agobiado de dolor, cansado por la lucha de aquellos tres días terribles, no habría podido oponerse a la voluntad del joven vigoroso. Pero desde la niñez se le había enseñado a Isaac a obedecer pronta y confiadamente, y cuando el propósito de Dios le fué manifestado, lo aceptó con sumisión voluntaria. Participaba de la fe de Abrahán, y consideraba como un honor el ser llamado a dar su vida en holocausto a Dios. Con ternura trató de aliviar el dolor de su padre, y animó sus debilitadas manos para que ataran las cuerdas que lo sujetarían al altar…

En el monte Moria Dios renovó su pacto con Abrahán y confirmó con un solemne juramento la bendición que le había prometido a él y a su simiente por todas las generaciones futuras. “Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único; bendiciendo te bendeciré, y multiplicando multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo, y como la arena que está a la orilla del mar; y tu simiente poseerá las puertas de sus enemigos: en tu simiente serán benditas todas las gentes de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz” (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 147, 148).

Los padres deben considerarse en un sentido especial como agentes de Dios para instruir a sus hijos, como lo hacía Abrahán, a fin de que anden en el camino del Señor. Necesitan escudriñar diligentemente las Escrituras, para saber en qué consiste el camino del Señor, a fin de enseñarlo a su familia. Miqueas dice: “¿Y qué es lo que Jehová pide de ti, sino hacer justicia, y amar la misericordia, y andar humildemente con tu Dios?” Miqueas 6:8 (VM). A fin de ser maestros, los padres deben aprender, obteniendo constantemente luz de los oráculos de Dios e introduciendo por sus preceptos y ejemplo esta preciosa luz en la educación de sus hijos (El hogar cristiano, {HC}, p. 163).

Padres, recordad que vuestro hogar es una escuela en la cual vuestros hijos han de ser preparados para las moradas de arriba. Negadles todas las cosas antes que la educación que deberían recibir en sus primeros años. No les permitáis manifestar su enojo. Enseñadles a ser bondadosos y pacientes. Enseñadles a ser considerados con otros. Así los prepararéis para un ministerio superior en las cosas de la religión.

El hogar debería ser una escuela preparatoria donde los niños y los jóvenes se capaciten para el servicio del Maestro, el cual los ha de preparar para unirse con la escuela superior en el reino de Dios (Conducción del niño, {CN), p. 18).

Abrahán es un noble ejemplo de un fiel padre de familia. El nos dejó un modelo de la obediencia incondicional que todos deberíamos rendir. El que bendice a los justos dijo de Abrahán: “Yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí” (Génesis 18:19). Guardarán el camino del Señor para hacer justicia y juicio. No hablará palabras de hipocresía o engaño. No habrá traición a las obligaciones sagradas. Abrahán guardará la ley de Dios como uno que es responsable ante el Legislador

Cuando trabajemos juntos del modo en que lo hizo Abrahán, con seguridad recibiremos el encomio del Cielo. El fue, de manera notoria, escogido para andar en el camino del Señor, y gobernó su casa con las influencias combinadas de autoridad y afecto. El Santo nos ha dado normas que debemos obedecer, y de las cuales no podemos desviamos sin pecar. Fuimos comprados por precio. La fe y las obras han de hacemos completos en Cristo. Así nos mantendremos en el camino del Señor. Cuando el corazón es manso y humilde, Dios puede impresionar el alma. Su Palabra es nuestra consejera. Obedezcamos sus enseñanzas (Alza tus ojos, {ATO }, p. 247).

17


Lección 2 // Viernes 10 de julio____________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Dios llamó a Abraham, lo prosperó y lo honró; y la fidelidad del patriarca fue una luz para la gente de todos los países donde habitó. Abraham no se aisló de quienes lo rodeaban. Mantuvo relaciones amistosas con los reyes de las naciones circundantes, y fue tratado por algunos de ellos con gran respeto; su integridad y desinterés, su valor y benevolencia, representaron el carácter de Dios. A Mesopotamia, a Canaán, a Egipto y hasta a los habitantes de Sodoma, el Dios del cielo se les reveló por medio de su representante” (PP 384).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Por miles de años, la historia de Abraham e Isaac sobre el monte Moriah ha entusiasmado y desafiado a los fieles, y ha evocado burla y ridículo entre los que la veían como un acto de crueldad y barbarismo. Lee otra vez la historia en Génesis 22. ¿Qué grandes lecciones podemos sacar de ella? ¿Qué nos enseña sobre la Cruz y el terrible costo del pecado? ¿Qué podemos aprender acerca de lo que implica dar un salto de fe? ¿Por qué esta historia perturba a tantos?
  2. Lee Génesis 12:11 al 13, y 20:2, dos informes en los que Abraham, un hombre de Dios, mostró falta de fe. ¿Qué nos enseñan estos incidentes?
  3. Uno de los textos más famosos de la Biblia es Génesis 15:6. ¿Qué dice? ¿En qué contexto se dio? ¿Cómo se usa este pasaje en el Nuevo Testamento (ver Rom. 4:3; Gál. 3:6; Sant. 2:23)? ¿Qué dice sobre la fe, las obras y la salvación?
  4. ¿Quiénes fueron algunos de los grandes líderes religiosos cuyos miembros de familia no siguieron el “camino de Jehová”? ¿Qué podemos aprender de estas historias, que pueda auxiliar a quienes luchan por ayudar a los miembros de su familia a ser fieles?

18


Este es un estudio serio para los maestros de Escuela Sabática. Si usted es una persona que le gusta la lectura, y profundizar en temas religiosos, este es el lugar para usted.

Este material no reemplaza el estudio de la Escuela Sabática; para comprender este material usted tiene que haber estudiado la lección de Escuela Sabática.
Este material es libre para ser copiado, compartido y distribuido. En este documento no hay nada una nueva luz, ni doctrinas nuevas, todo lo que aquí le presentamos está escrito en la Biblia, Lección de Escuela Sabática, Espíritu de Profecía, Comentarios Bíblicos, diccionarios religiosos y seculares, libros de historia y ciencia, enciclopedias, temas e ilustraciones. Nuestro trabajo aquí en 7Day Radio es poner juntos esos pensamientos esperando que usted pueda comprender mejor la lección. Este documento es subido al “INTERNET” todos los días Domingos a las  6 de la mañana, hora de Madrid, España; 12:00 AM hora del este de los Estados Unidos de Norte América.
Si usted desea contactarnos con nosotros para cualquier comentario, contribución o pregunta lo puede hacer escribiendo a elhermanotony@gmail.com 
Si usted desea recibir este material auxiliar de Escuela Sabática directamente, por favor escribanos a:
director@sevendayradio.com Si lo desea recibir en su teléfono, por favor, deje el número de teléfono incluyendo el código de su país.
Si lo desea recibir por “E-Mail”,  por favor escríbanos a elhermanotony@gmail.com deje su dirección de correo electrónico ó “E-MAIL”  y con gusto le estaremos mandando esta información semanalmente; en el preciso momento que la publiquemos usted también la estará recibiendo en su correo electrónico.
Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
Madrid, España 2015

Un pensamiento en “LECCIÓN 2 – ABRAHAM, EL PRIMER MISIONERO – PARA EL 11 DE JULIO DE 2015

  1. Me gustaria compartir una frase que lei una vez en un parachoques de un carro”El dolor es parte de la vida,ser miserable es OPCIONAL”El cristiano verdadero con una vision de peregrino nunca va a tener una actitud miserable (amargada,negativa,pusilanime)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s