Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 9 – PEDRO Y LOS GENTILES – PARA EL 27 DE AGOSTO DE 2015

Deja un comentario


Este es un estudio libre para toda persona que lo desee usar, compartir ó distribuir. Es una cortesía de SevenDay Radio y su servidor, Tony García. Cualquier pregunta ó comentario por favor escriba a *elhermanotony@gmail.com* Este documento es subido a la red los días Sábados  por la tarde, alrededor de las 3 de la tarde hora del este de los Estados Unidos de Norte América.

Toda información dada en éste documento es tomada de la vastedad de libros que la Iglesia Adventista del 7mo Día tiene disponible gratuitamente para el público en general, en Ingles y Español. A éste documento también se le agrega otras informaciones de otros libros, que también se encuentran disponible gratuitamente en el Internet para el uso del  público en general.

Aquí no le estamos presentando una nueva luz, nuestro trabajo es sencillamente recopilar información, y presentarla en un lenguaje sencillo y entendible,  para que se le haga mas fácil al maestro de Escuela Sabática comprender y prepararse mejor, para impartir la lección de Escuela Sabática.

Deseamos compartir con ustedes los tópicos  de las lecciones de los próximos años.

4 trimestres por año

2015:  (4)”Jeremías”

2016:  (1)”La Gran Controversia” (2)”El libro de Mateo” (3)”El Papel de la Iglesia en la Comunidad” (4)”Job”

2017:  (1)”El Espíritu Santo y la Espiritualidad” (2)”1ra y 2da de Pedro” (3)”Unidad en Cristo” (4)”Asuntos de Justicia Social”

2018:   (1)”Mayordomía” (2)”Preparación para los Días Finales” (3)”El libro de los Hechos” (4)”El Libro de Apocalipsis”

2019: (1)”Esdras-Nehemías” (2)”El Libro de Daniel” (3)”Romanos” (4)”Como interpretar las escrituras”

2020: (1)”Educación” (2)”Juan” (3) La Familia/Santidad del Matrimonio (nuevo)

Recordamos a los hermanos que ésta información está sujeta a cambios.


INVITAMOS A NUESTROS LECTORES A SUSCRIBIRSE A NUESTRO ESTUDIO SEMANAL. PARA HACERLO, POR FAVOR USAR LA BARRA QUE DICE “SEGUIR”; EL SISTEMA AUTOMÁTICO LE MANDARA EL ESTUDIO A SU DIRECCIÓN DE CORREO EN EL PRECISO MOMENTO EN QUE NOSOTROS PUBLIQUEMOS EL ESTUDIO SEMANAL.  

SI SE LE DIFICULTA INSCRIBIRSE EN EL SISTEMA AUTOMÁTICO POR FAVOR ESCRIBANOS A: ELHERMANOTONY@GMAIL.COM DEJE LA DIRECCIÓN DE SU E-MAIL Y NOSOTROS LO INSCRIBIREMOS.

LA PAGINA TAMBIÉN ESTA DISPONIBLE EN FACEBOOK,  POR FAVOR BUSQUE: ESCUELA SABÁTICA MAESTROS Y SOLICITE HACERSE AMIGO O SEGUIDOR, Y USTED PODRÁ VER LA PAGINA CADA VEZ QUE LA PUBLIQUEMOS.

SI DESEA VER LAS LECCIONES DE LOS TRIMESTRES PASADOS, BÚSQUENOS EN LA SIGUIENTE DIRECCIÓN:               

* WWW.ESCUELASABATICAMAESTROS.COM*


Este es un estudio extra para el maestro de Escuela Sabática, y es realizado por hermanos laicos de la Iglesia Adventistas del 7mo Día. En este lugar evitamos la crítica, la censura y los temas polémicos. Nuestro principal propósito es elevar la mente hacia Dios,  por medio de pensamientos elevados, para que podamos comprender la lección de una manera sencilla, precisa y al mismo tiempo profunda. 

Si tiene algún comentario, duda, pregunta ó sugerencia, siéntase libre en escribirnos a: *elhermanotony@gmail.com* déjenos la dirección de su correo y nosotros le contestaremos lo más pronto posible.


ANUNCIO ESPECIAL: Si usted necesita la lección en formato PDF necesita inscribirse con “WordPress”. Cuando entra a la página central de Escuela Sabática Maestros,  en la parte de abajo a su mano derecha encontrará una barra que dice “seguir” tiene que darle un “click” a la barrita “seguir” y poner su correo electrónico. Si usted no encuentra la barrita por favor escribanos a: elhermanotony@gmail.com y nosotros lo inscribiremos. Una vez usted halla sido inscrito, usted estará recibiendo un e-mail de confirmación de “WordPress” lo único que usted necesita hacer con ese correo, es abrirlo y aceptar la invitación de “WordPress”, mientras usted no lo haga, usted no quedará inscrito, esas son las regulaciones de “WordPress”  Una vez aceptada la invitación usted quedará inscrito y estará recibiendo un correo electrónico con la lección de Escuela Sabática cada vez que lo publiquemos. En su correo encontrará justo arriba de la foto el enlace para conseguir la lección en PDF


 

** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. ** 

 


 

Related image

 

 

Lección 9: Para el 29 de agosto de 2015

PEDRO Y LOS GENTILES

Sábado 22 de agosto____________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Hechos 2:5-21; 10:1-8, 23-48; Romanos 2:14-16; Hechos 10:9-22; 11:1-10; 15:1-35.

PARA MEMORIZAR:
 “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hech. 2:38, 39).

PEDRO FUE EL PRIMER APÓSTOL en proclamar la salvación a los gentiles. Siguió su liderazgo en la iglesia durante mucho tiempo, aun después de que Pablo llegó a ser el misionero por excelencia a los gentiles. Pedro, junto con Pablo, ayudó a la iglesia primitiva a comprender la universalidad de la Gran Comisión.

Pedro trabajó para formar una iglesia integrada, uniendo a los conversos gentiles, que no percibían los detalles de la cultura judía, con los conversos judíos que tendían a tomar sus costumbres como absolutos divinos. El apóstol tuvo que discriminar entre los absolutos divinos inmutables y aquellas prácticas que eran culturales y relativas, y que no tenían consecuencias importantes en el creyente, fuera este judío o gentil. Pedro, en el Concilio de Jerusalén, afirmó que Dios “ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos [los gentiles], purificando por la fe sus corazones” (Hech. 15:9), y ayudó así a la unidad de la iglesia primitiva.

Las poderosas berreras que ha levantado el prejuicio se derribarán tan ciertamente como las murallas de Jericó delante de los ejércitos de Israel. Debe haber fe continua y confianza en el capitán de nuestra salvación. Debemos obedecer sus órdenes. Cayeron las murallas de Jericó como resultado de obedecer órdenes (Comentario bíblico adventista, {BC2}, t. 2, p. 990).

 La vida de la iglesia depende del interés que sus miembros manifiesten por los que están fuera del redil. Que la iglesia de Dios recuerde que Cristo se entregó a sí mismo como sacrificio para salvar al mundo de la destrucción. Por amor a nosotros se hizo pobre, para que nosotros, por su pobreza, pudiéramos llegar a poseer las riquezas eternas. ¿Sería posible que las personas a quienes Dios ha bendecido con el conocimiento de la verdad se volvieran mezquinas en sus planes? Despiértense y comprendan la naturaleza de sus grandes obligaciones, eliminando cada hebra de egoísmo, para que el Señor pueda derramar su Santo Espíritu sobre ellos. Busquen al Señor mientras lo puedan hallar, y llámenlo en tanto está cercano. No tienen ninguna razón para ser incrédulos y quejosos. Abandonen todo lo que sea murmuraciones y buscar faltas en los demás, y cultiven un espíritu de gratitud por las misericordias y bendiciones ya recibidas. Alaben al Señor con gratitud no fingida por la luz de su Palabra (Exaltad a Jesús, {EJ}, p. 288).

“Entonces Pablo y Bernabé, usando de libertad, dijeron: A vosotros a la verdad era menester que se os hablase la palabra de Dios; mas pues que la desecháis, y os juzgáis indignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los Gentiles. Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de los Gentiles, para que seas salud hasta lo postrero de la tierra. “Y los Gentiles oyendo esto, fueron gozosos, y glorificaban la palabra del Señor: y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.” Se regocijaron sobremanera porque Cristo los reconocía como hijos de Dios, y con corazones agradecidos escucharon la palabra predicada. Los que creyeron fueron celosos en comunicar a otros el mensaje evangélico, y así “la palabra del Señor era sembrada por toda aquella provincia.”

Siglos antes, la pluma de la inspiración había descrito esta cosecha de los gentiles; pero esas declaraciones proféticas se habían entendido sólo obscuramente. Oseas había dicho: “Sin embargo, … el número de los hijos de Israel será como las arenas del mar, que no pueden ser medidas ni contadas: y acontecerá que en el lugar donde les fué dicho: No sois mi pueblo, les será dicho: ¡Hijos sois del Dios vivo!” Y en otro lugar: “Te sembraré para mí mismo en la tierra; y me compadeceré de la no compadecida, y al que dije que no era mi pueblo, le diré: ¡Pueblo mío eres! y él me dirá a mí: ¡Tú eres mi Dios!” (Oseas 1:10; 2:23).

El Salvador mismo, durante su ministerio terrenal, predijo la difusión del Evangelio entre los gentiles. En la parábola de la viña, declaró a los impenitentes judíos: “El reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que haga los frutos de él.” Mateo 21:43. Y después de su resurrección, comisionó a sus discípulos a ir “por todo el mundo,” y doctrinar “a todos los Gentiles.” No debían dejar a nadie sin amonestar, sino que habían de predicar “el evangelio a toda criatura” (Mateo 28:19; Marcos 16:15) (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, pp. 140, 141).

61


Lección 9 // Domingo 23 de agosto____________________________

PEDRO EN PENTECOSTÉS

Las últimas palabras de Jesús antes de su ascensión fueron de naturaleza misional: “Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hech. 1:8). Aquí vemos otra vez el mandato de difundir el evangelio a todo el mundo. Solo cincuenta días más tarde, este llamado comenzó a desarrollarse, y Pedro tuvo un papel principal.

Lee Hechos 2:5 al 21. ¿De qué modo este evento muestra el deseo de Dios de que el evangelio vaya al mundo entero y el papel que los judíos de esa época tendrían en su proclamación?

Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, 10 en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, 11 cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios. 12 Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? 13 Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto. 14 Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. 15 Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. 16 Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: 17 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños; 18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. 19 Y daré prodigios arriba en el cielo, Y señales abajo en la tierra, Sangre y fuego y vapor de humo; 20 El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto; 21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Hechos 2

La Gran Comisión encontró su primer cumplimiento el día de Pentecostés. El derramamiento del Espíritu Santo tuvo como meta la evangelización del mundo. Este derramamiento inicial del Espíritu Santo produjo grandes resultados el día de Pentecostés. Sin embargo, fue solo un anticipo de resultados mucho mayores que habían de venir en los años que siguieron.

El sermón de Pedro contuvo unos pocos puntos principales que siguen siendo válidos hoy:

Primero, las profecías y las promesas del Antiguo Testamento se cumplieron en Cristo (Hech. 2:17-21), una verdad revelada por medio de las obras y las señales poderosas que acompañaron su ministerio, como también por su muerte y su resurrección (vers. 22-24).

Segundo, Jesús fue exaltado, puesto a la derecha de Dios, y ahora es el Cristo (el Mesías) y el Señor de todo (vers. 33-36). En él, todos los que se arrepienten y se bautizan recibirán el perdón de los pecados (vers. 38, 39).

Aquí vemos al activo y locuaz discípulo Pedro tomando su posición en favor de su creencia en Jesús. Fue llamado por Jesús para ser un líder sólido en los primeros días de la iglesia. Aunque menos cosmopolita, eficiente y adaptable a otras culturas y religiones que Pablo (ver Gál. 2:11-14), Pedro abrió el camino para que el evangelio entrara en unos quince países, al predicar a los judíos de la Diáspora en Jerusalén. De este modo, él usó un puente muy importante para llevar las Buenas Nuevas al mundo del Cercano Oriente de su tiempo.

¿Qué revela la historia de Pentecostés acerca de nuestra absoluta necesidad del Espíritu Santo en nuestras vidas? ¿Qué elecciones podemos hacer a fin de estar más sintonizados con la conducción del Espíritu?

********************************************************************************

La siguiente información ha sido tomada del Instituto de Investigación Bíblica de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

La pregunta que se hizo es: Por favor explíquenme si el don de lenguas que aparece en 1 Corintios 14 se trata de un lenguaje ininteligible o de otros idiomas.

El Pastor que contestó ésta pregunta fue Ángel Manuel Rodríguez y ésta es su respuesta:

“Dios otorga dones a su pueblo con el propósito de brindarles herramientas que ayuden en la testificación.

Existen tres interpretaciones básicas acerca de la manifestación del don de lenguas que hubo en la iglesia de Corinto.

La primera sostiene que dicho don consistió en la habilidad de hablar el idioma de los ángeles. Está basada en la siguiente referencia que hace Pablo: “Si yo hablase lenguas humanas o angélicas…” (1 Cor. 13:1). La segunda argumenta que, en virtud del Espíritu Santo, el don de lenguas constituye la capacidad de hablar en otros idiomas (véase Hechos 2). La tercera interpretación sostiene que, bajo la influencia del Espíritu Santo, el don proporciona un lenguaje que se caracteriza por su arrobamiento ininteligible (1 Cor. 14:2). Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios.

Con el propósito de decidir cuál es la interpretación que corresponde, debemos comenzar por 1 Corintios 14. ¿Es posible comprender bien la verdadera naturaleza del don que se manifestó en la citada iglesia? En éste capítulo Pablo no proporciona una detallada descripción del don al cual estamos refiriéndonos. En todo caso, debemos admitir que hay diferentes posibilidades. Basados en la Biblia, podemos preguntar cuál es la interpretación más probable.

1. Contexto mayor. El contexto mayor está formado por los textos que hacen una referencia específica al don de lenguas. El más conocido es Hechos 2. Existe un consenso generalizado que el don de lenguas se refiere a idiomas extranjeros: “y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”(Vers. 4). Cada uno de los asistentes “les oía hablar en su propia lengua”(vers. 6). El resto del libro enfatiza esta misma idea.

La comisión evangélica en Marcos 16:17 incluye la siguiente frase: “… en mi nombre hablarán nuevas lengua”, instrucción que seguramente se está refiriendo a idiomas extranjeros. Aparte de 1 Corintios 14, el don de lenguas confiere la capacidad otorgada por el Espíritu Santo para hablar otros idiomas.

Cuando aparece un texto como 1 Corintios 14, cuya interpretación ofrece dificultades, necesitamos valernos del principio bíblico de interpretación. Por esto, deberíamos interpretar este texto sobre la base de los pasajes que traten el mismo asunto y cuyo contenido y propósito sean claros (Hechos 2; Mar. 16:17). Al considerar el texto debemos estar atentos para descubrir si es que se está considerando o no el mismo tópico.

Contexto inmediato. A partir del texto de 1 Corintios, ¿Qué se puede aprender acerca del don de lenguas? Lo desconcertante en este tema es el aspecto ininteligible del don, “nadie le entiende” (vers. 2). Esta es la diferencia fundamental de la manifestación del don que aparece en Hechos 2, situación que ha conducidos a algunos a deducir que el don de lenguas tiene más de una manera de manifestarse.

Otros tratan de armonizar ambas posiciones argumentando que el don en Corinto era ininteligible, ya que allí se hablaban idiomas que eran desconocidos para algunos presentes, razón por la cual se necesitaba de un traductor (véase vers. 13). Segundo, Pablo establece que el don no debe llevar a una persona a perder el control sobre sí mismo. En la iglesia, sólo o 2 o 3 deberían hablar en lenguas. En el caso que no hubiera traductor, aquellos que estaban siendo utilizados por el Espíritu para que hablaran en otras lenguas, deberían quedarse en silencio (vers. 27, 28). La capacidad de controlar la expresión del don parece indicar que no se trataba de expresiones vertidas en estado de éxtasis durante las cuales la gente pierde el control sobre sí mismas.

Tercero. En relación con las ideas contrarias que prevalecen en el mundo religioso de hoy, Pablo no pretende estimular a cada feligrés a que aspire recibir este don. Al contrario, los desanima, por lo menos en el ámbito de la iglesia. Pablo piensa que el don de profecía es mucho más importante que el talento de los idiomas. Tampoco considera que la posesión de este don constituya una credencial de la conversión, o de la recepción del Espíritu Santo.

Mi comentario simplemente ilustró la dificultad de arribar a una respuesta definitiva a su pregunta. Existe base bíblica suficiente y fuerte para apoyar la interpretación de que el don de lenguas se refiere a la capacidad de hablar en otros idiomas. En efecto, la palabra griega glossa cuando se la utiliza en relación con un don o regalo, no significa “lengua” sino “idioma”. La expresión moderna de “hablar en lenguas” no debería usarse como una equivalencia del don descrito en el Nuevo Testamento.”

********************************************************************************

El sermón de Pedro fue predicado unos pocos días después de la ascensión de Jesús al cielo, la mayoría de personas que estaban presente en ese  lugar  habían conocido a Jesús, sabían de sus enseñanzas, de sus milagros, de su vida, de su muerte y de su ascensión a los cielos. Por lo tanto, ahora sin la presencia de Jesús,  ésta primera reunión era una prueba de fuego para los nuevos dirigentes de la iglesia; ¿Cómo ellos manejarían su primer servicio religioso público, con tanta diversidad de razas e idiomas?

Los apóstoles nunca se habían enfrentado ellos solos a una audiencia de esa magnitud. Personas de diferentes naciones, hablando en diferentes lenguajes: Alguien  burlándose en idioma hebreo diciendo que los apóstoles estaban borrachos, otro estaba preguntando en latín lo que estaba ocurriendo en ese lugar, otros estaban discutiendo en idioma griego y habían otros que andaban merodeando y preguntándose en idioma arábigo; el lugar se había convertido en una  verdadera “BABEL”   con expresiones de sorpresas, dudas y curiosidad. En medio de esa caótica escena se encontraban los pobres pescadores, tenían que comenzar un servicio religioso en público, su primer servicio religioso en público, la tarea era difícil, complicada y retadora. 

Pero allí había un líder: un hombre que poseía un carácter firme y que sabía tomar decisiones rápidas, un hombre que podía encausar la atención de los demás, un hombre de conocimiento y también de palabras; que cambio tan profundo había experimentado el “misionero” Pedro después de la negación de Jesús.

Pedro se levantó entre los discípulos para reprender la burla y el error. Pedro no humilló al burlador ni tampoco mostró enojo contra la burla, calmada y amablemente dijo que  eso no era verdad por dos razones:  la primera por que era muy temprano para estar tomando y  la segunda era que la ocasión de santidad  que estaba por acontecer en ese lugar no daba oportunidad para el bino,  todo lo que allí sucedía o estaba por suceder era obra directa de la presencia del Espíritu Santo.

El sermón de Pedro no fue un gran sermón, no había en el sermón verdades teológicas profundas, ni la muestra de un genio mental o espiritual, el sermón carecía de pensamientos elaborados que echaran la mente a volar, no tenía revelaciones maravillosas como las de Isaías o Ezequiel, ni  tampoco tenía poderosas frases como las que salían de los labios de Cícero o Demóstenes. En verdad los sermones de Jesús, de Pablo y de Pedro carecían de cualidades artísticas, pero tenían algo totalmente diferente, estos sermones estaba sancionados por el Espíritu Santo y esto  ayudaba a que se cumpliese la voluntad y  los  propósitos celestiales.

Los elementos poderosos en el sermón de Pedro eran:

1-Adaptación a la circunstancias: Era un evento muy asombroso el que estaba por acontecer, el sermón aplicaba lecciones prácticas. El sermón fue espontaneo, Pedro no tuvo tiempo para prepararlo.

2-El sermón de Pedro era basado cien por ciento en las Escrituras. Los puntos más grandes del sermón eran bíblicos. El emplear la naturaleza, la ciencia, la historia, la experiencia y las  ilustraciones son importantes en un sermón, pero no producen una convicción profunda como las que produce la Palabra Viva de Dios.

3-El sermón de Pedro tenía una fuerte condenación del pecado.

4-El sermón de Pedro tenía a Cristo en el principio, a Cristo en el medio y a Cristo en el final.
5-El sermón de Cristo tenía la presencia del Espíritu Santo
¿Usted sabe cual es la diferencia entre un sermón y un estudio bíblico? El estudio bíblico tiene como objetivo enseñar lo que se puede comprender. El sermón tiene como objetivo llevar al individuo más allá de lo que no se puede comprender. Un ejemplo de esto podía ser es el estudio bíblico del estado de los muertos. En éste estudio usted le enseña a la persona, que los muerto no saben nada, no aman, no odian, no sufren, no alaban, usted le enseña a la persona que un muerto está muerto y no hay manera de que un muerto esté vivo; o está vivo o está muerto, no puede estar en término medio. Eso se puede enseñar y entender muy claramente con la Biblia en la mano, y  en esto consiste precisamente es un estudio bíblico.
Ahora imagínese que se murió la persona más amada de esa persona a quien usted ya le dio el estudio bíblico acerca del estado de los muertos. Ahora en el servicio fúnebre no necesitamos un estudio bíblico, ahora necesitamos un sermón; la persona sufriente ya entendió el estado de los muertos, ahora ésta persona necesita palabras que la hagan llegar más allá de la comprensión humana, ella no logra comprender por que a ella le tocó sufrir ese dolor y esa separación, ahora se necesita un sermón para que le hable que a pesar de la muerte hay esperanza en la resurrección y consuelo en Dios. Esto es precisamente el sermón, lograr que una persona experimenta paz y consuelo en medio del dolor, lograr que una persona experimente confianza en Dios en medio de los problemas, lograr que una persona experimente gozo y quietud aún estando a la orilla de la tumba, el sermón logra que el humano experimente la salvación aún viviendo en un mundo lleno de pecado.
Se comete un error tremendo cuando en la iglesia, especialmente en el culto divino,  se usan maestros como predicadores. Una cosa es dar un estudio bíblico y otra cosa es predicar. El “espíritu de profecía” dice que ninguna persona que no tenga el don de la predicación tendría que ser elegido como anciano; en pocas palabras todo anciano de iglesia está obligado a ser predicador, si no puede predicar que no sea anciano. Usualmente éste problema suele ocurrir en iglesias donde los ancianos de iglesia no saben predicar y delegan a cualquier otra persona la predicación, aun sabiendo que éstas personas no tiene el don de la predicación. La Biblia dice: “Pedid y se os dará”

Para continuar su obra, Cristo no escogió la erudición o la elocuencia del Sanedrín judío o el poder de Roma. Pasando por alto a los maestros judíos que se consideraban justos, el Artífice Maestro escogió a hombres humildes y sin letras para proclamar las verdades que habían de llevarse al mundo. A esos hombres se propuso prepararlos y educarlos como directores de su iglesia. Ellos a su vez habían de educar a otros, y enviarlos con el mensaje evangélico. Para que pudieran tener éxito en su trabajo, iban a ser dotados con el poder del Espíritu Santo. El Evangelio no había de ser proclamado por el poder ni la sabiduría de los hombres, sino por el poder de Dios…

Al ordenar a los doce, se dió el primer paso en la organización de la iglesia que después de la partida de Cristo habría de continuar su obra en la tierra. Respecto a esta ordenación, el relato dice: “Y subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar” (Marcos 3:13, 14).

Contemplemos la impresionante escena. Miremos a la Majestad del cielo rodeada por los doce que había escogido. Está por apartarlos para su trabajo. Por estos débiles agentes, mediante su Palabra y Espíritu, se propone poner la salvación al alcance de todos.

Con alegría y regocijo, Dios y los ángeles contemplaron esa escena. El Padre sabía que la luz del cielo habría de irradiar de estos hombres; que las palabras habladas por ellos como testigos de su Hijo repercutirían de generación en generación hasta el fin del tiempo.

Los discípulos estaban por salir como testigos de Cristo, para declarar al mundo lo que habían visto y oído de él. Su cargo era el más importante al cual los seres humanos habían sido llamados alguna vez, siendo superado únicamente por el de Cristo mismo. Habían de ser colaboradores con Dios para la salvación de los hombres. Como en el Antiguo Testamento los doce patriarcas eran los representantes de Israel, así los doce apóstoles son los representantes de la iglesia evangélica (Los hechos de los apóstoles, (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, pp. 15, 16).

Pedro no se refirió a las enseñanzas de Cristo para probar su aserto, porque sabía que el prejuicio de sus oyentes era tan grande que sus palabras a ese respecto no surtirían efecto. En lugar de ello, les habló de David, a quien consideraban los judíos como uno de los patriarcas de su nación. “David dice de él—declaró:—Veía al Señor siempre delante de mí: porque está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y gozóse mi lengua; y aun mi carne descansará en esperanza; que no dejarás mi alma en el infierno, ni darás a tu Santo que vea corrupción…. “Varones hermanos, se os puede libremente decir del patriarca David, que murió, y fué sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy.” “Habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fué dejada en el infierno, ni su carne vió corrupción. A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos” (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, p. 34).

62


Lunes 24 de agosto // Lección 9_______________________________

LA CONVERSIÓN DE CORNELIO – I

Lee Hechos 10:1 al 8, y 23 al 48. Esta historia, sobre la manera en que alguien llegó a ser un seguidor de Jesús, ¿qué nos enseña acerca de la salvación y la testificación?

1 Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la compañía llamada la Italiana, piadoso y temeroso de Dios con toda su casa, y que hacía muchas limosnas al pueblo, y oraba a Dios siempre. Este vio claramente en una visión, como a la hora novena del día, que un ángel de Dios entraba donde él estaba, y le decía: Cornelio. El, mirándole fijamente, y atemorizado, dijo: ¿Qué es, Señor? Y le dijo: Tus oraciones y tus limosnas han subido para memoria delante de Dios. Envía, pues, ahora hombres a Jope, y haz venir a Simón, el que tiene por sobrenombre Pedro. Este posa en casa de cierto Simón curtidor, que tiene su casa junto al mar; él te dirá lo que es necesario que hagas. Ido el ángel que hablaba con Cornelio, éste llamó a dos de sus criados, y a un devoto soldado de los que le asistían; a los cuales envió a Jope, después de haberles contado todo. Hechos 10

23 Entonces, haciéndoles entrar, los hospedó. Y al día siguiente, levantándose, se fue con ellos; y le acompañaron algunos de los hermanos de Jope. 24 Al otro día entraron en Cesárea. Y Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos. 25 Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. 26 Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre. 27 Y hablando con él, entró, y halló a muchos que se habían reunido. 28 Y les dijo: Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero; pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo; 29 por lo cual, al ser llamado, vine sin replicar. Así que pregunto: ¿Por qué causa me habéis hecho venir? 30 Entonces Cornelio dijo: Hace cuatro días que a esta hora yo estaba en ayunas; y a la hora novena, mientras oraba en mi casa, vi que se puso delante de mí un varón con vestido resplandeciente, 31 y dijo: Cornelio, tu oración ha sido oída, y tus limosnas han sido recordadas delante de Dios. 32 Envía, pues, a Jope, y haz venir a Simón el que tiene por sobrenombre Pedro, el cual mora en casa de Simón, un curtidor, junto al mar; y cuando llegue, él te hablará. 33 Así que luego envié por ti; y tú has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros estamos aquí en la presencia de Dios, para oír todo lo que Dios te ha mandado. 34 Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, 35 sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia. 36 Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. 37 Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: 38 cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. 39 Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. 40 A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; 41 no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. 42 Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. 43 De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. 44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. 45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. 46 Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. 47 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? 48 Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días. Hechos 10

La conversión de Cornelio, un oficial pagano del ejército romano, ha sido llamada el “Pentecostés gentil”. Es una historia crucial en Hechos, y atiende el problema más decisivo que afectaba a la iglesia primitiva: ¿puede un gentil llegar a ser cristiano sin primero ser judío?

Las oficinas del ejército romano para toda Judea, incluyendo Jerusalén, estaban en Cesárea. Cornelio habría sido uno de los seis centuriones que comandaban los seiscientos soldados que constituían la cohorte italiana con base allí. Su nombre indica que era descendiente de una ilustre familia militar romana, de la que provenía el comandante que había derrotado a Aníbal, un general cartaginés que había sembrado destrucción contra Roma durante años. Pero, más importante es que Cornelio temía a Dios, gozaba de un compañerismo espiritual con su familia, oraba con regularidad y era generoso con los necesitados. Dios escuchó sus oraciones y le envió a un ángel con un mensaje especial.

“Al considerar a Dios como Creador de los cielos y la Tierra, Cornelio lo reverenciaba, reconocía su autoridad y buscaba su consejo en todos los asuntos de la vida. Era fiel a Jehová tanto en su vida familiar como en sus deberes oficiales. Había erigido un altar a Dios en su hogar, pues no se atrevía a intentar llevar a cabo sus planes ni desempeñar sus responsabilidades sin ayuda divina” (HAp 109).

Nota, también, lo que sucedió cuando Cornelio finalmente se encontró con Pedro. Se inclinó y lo adoró, un acto que debió de haber sorprendido a Pedro. Podemos ver que este gentil, un hombre devoto favorecido por Dios, todavía tenía mucha verdad que aprender, aun en el nivel más básico, y estaba, sin duda, deseoso de aprender.

¿Cuáles son algunas de las características que tenía Cornelio, aun en su ignorancia, que haríamos bien en seguir en nuestra propia vida espiritual?

LUNES Y MARTES

¿Se ha dado cuenta que la Biblia habla muy en bien de los centuriones romanos? Encontramos al noble centurión Julio del libro de Hechos capítulo 27 haciendo lo imposible por salvar la vida de Pablo, en el naufragio de la Isla Melita o Malta: 42 Entonces los soldados acordaron matar a los presos, para que ninguno se fugase nadando. 43 Pero el centurión, queriendo salvar a Pablo, les impidió este intento, y mandó que los que pudiesen nadar se echasen los primeros, y saliesen a tierra; 44 y los demás, parte en tablas, parte en cosas de la nave. Y así aconteció que todos se salvaron saliendo a tierra.

Encontramos a otro centurión expresando al pie de la cruz, con sinceridad y valentía, las solemnes palabras: “En verdad éste era Hijo de Dios”, También encontramos a otro centurión romano pronunciando palabras de fe que causaron admiración al mismo Jesús, palabras que quedaron como monumentos de fe para el cristianismo en general: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.”

Y ahora encontramos a un centurión romano llamado Cornelio que es piadoso, temeroso de Dios, que daba muchas ofrendas, que hacía muchas oraciones y  que también recibía visiones. Se habla mucho de la disciplina del ejército romano en los tiempos de Jesús, estos centuriones era promovidos a puestos de autoridad por su humanidad e inteligencia, y ésta era una de las razones del por que una nación como Italia era tan exitosa en todas las empresas que se proponían. Ellos elegían a importantes posiciones, personas que eran dignas de esos cargos, no los elegían por amistad, por influencia o por conveniencia. Esto es una lección muy clara para nosotros cuando elegimos personas para los cargos de la iglesia.  Penosamente los elegimos por otras cosas que son equivocadas, y entre ellas están la amistad, la conveniencia, el egoísmo, la envidia, por las obras que han hecho en el pasado, por la familia, por su educación o por su bienestar económico y social; ésta es la fórmula para el fracaso y el estancamiento espiritual de las iglesias. Elijamos los dirigentes de nuestra iglesia, por sus dones, por su carácter y por su espiritualidad.

Hay personas que creen que el valor o coraje y el cristianismo no pueden existir juntos. Esto no es verdad, en realidad si hay personas cobardes en éste mundo, son aquellos que no tiene a Dios en sus vidas. Los verdaderos hombres y mujeres con valor y coraje los podemos hallar en el mundo cristiano. Cornelio es uno de ellos, era un valiente soldado que servía al poderoso ejército de las águilas romanas, y también era lo suficientemente valeroso y corajudo para preocuparse tanto por los asuntos espirituales de la vida  y en listarse bajo la bandera de la cruz de Cristo. 

La historia de Cornelio y de Pedro, nos demuestra como dos elementos religiosos se pudieron unir para encontrar a Jesús: aquí se están reuniendo un devoto pagano con un judío fervoroso; en otras palabras el paganismo se está encontrando con el judaísmo para seguir el nuevo movimiento del cristianismo. Los dos ellos están haciendo un sacrificio, Cornelio tiene que aprender a usar las ropas del evangelio y Pedro tiene que desvestirse de las ropas del formalismo, fanatismo y tradicionalismo judío. Los dos tenían que avanzar hacia Cristo dejando su pasado y reunirse  en el medio como un nuevo y solo hombre.

 En Pedro encontramos un verdadero maestro y en Cornelio encontramos un verdadero alumno. Uno tiene lo que el otro necesita, pero ellos no se conocen, están separados por un gran abismo. ¿Cómo se pueden reunir? Dios manda a un ángel a Cornelio con el mensaje de hacer traer a Pedro, Dios se le aparece a Pedro en visión y le enseña que a ningún gentil le siga llamando inmundo. Pronto el maestro y el alumno están reunidos. En éste incidente podemos comprender que cada  paso de la conversión de una persona es finamente arreglado y dirigido por Dios.

Cornelio vivía en Cesarea, una ciudad situada en el mar mediterráneo, aproximadamente a treinta millas al norte de Jope. Cesarea fue construida por Herodes El Grande aproximadamente 22 años antes que naciera Jesús,  y Herodes la construyó en honor a su patrón imperial; Cesar Augusto.  Esta ciudad se convirtió en la capital militar y civil del imperio romano y también era la ciudad de residencia del procurador romano. La mayoría de sus habitantes eran militares Romanos, pero también vivían allí muchas personas de Roma que se habían movido  voluntariamente ya sea por trabajos del imperio o simple y sencillamente por ayudar al crecimiento del imperio romano en Israel.

Era una ciudad esplendorosa construida con espaciosos cielos artificiales, además tenía un templo al centro de la ciudad construido para el emperador romano, donde se dice que habían colocado una estatua del dios Zeus, convirtiéndose de ésta manera en una ciudad sagrada. Cesarea era una ciudad con influencia griega y estaba corruptamente plagada con servicios religiosos paganos. Allí en medio de esa ciudad pagana y una ciudad que representaba fácilmente al gobierno pagano que oprimía a Israel, en medio de ese caos y degradación, existía un gentil que era verdadero hijo de Dios. A esa ciudad de mala reputación, le tocaba a Pedro ir a predicar el evangelio a una persona que pertenecía a los comúnmente llamados INMUNDOS, que vivía en una ciudad inmunda. ¿Comprendemos ahora el gran cambio drástico que tenía que hacer Pedro para predicar al mundo gentil? Por eso era necesario un sueño muy claro para Cornelio y una visión muy clara para Pedro, Dios era el único que podía unir a estos dos, de otra manera hubiera sido imposible unirlos, no se conocían, estaban muy lejos el uno del otro y no había una relación entre ellos, al contrario había repudio, condenación y mucha asperezas entre ellos causada por la raza diferente, por la nacionalidad diferente, por la situación política diferente y por la religión diferente.

Envía, pues, ahora hombres a Jope, y haz venir a Simón, el que tiene por sobrenombre Pedro. Este posa en casa de cierto Simón curtidor, que tiene su casa junto al mar; él te dirá lo que es necesario que hagas

¿Que estaba haciendo Pedro en la casa de un curtidor de pieles? La respuesta es: estaba viviendo

Para el judío era una total abominación relacionarse con un curtidor de pieles. ya que para éste trabajo se necesita estar en contacto directo con los cuerpos de los animales muertos y con todas las suciedad que expele el animal, esto incluye la sangre, la orina y los excrementos. Tal trabajo hacía a la persona inmunda y abominable para el resto de la vida si se mantenía en ese trabajo. La ley mosaica decía: 24 Ustedes quedarán impuros por tocar el cuerpo muerto de esos animales, el que los toque quedará impuro hasta el atardecer 25 y el que cargue el cuerpo muerto de esos animales lavará su ropa y quedará impuro hasta el atardecer. Levíticos 11

La ley de los rabinos decía: “Es imposible que el mundo viva sin los curtidores de pieles, pero es una desgracia que un hombre sea curtidor de pieles” Si una mujer se casaba con un curtidor de piel sin él habérselo dicho, la ley le daba todo el derecho a ella de divorciarse de él inmediatamente, al no mas ella darse cuenta del oficio de su esposo. También la ley decía que aquella mujer que quedara viuda  y que no  hubiera tenido niños, quedaba libre de no casarse con el hermano de su ex-esposo si éste era un curtidor de pieles.

La dirección donde encontrar a Pedro, se la da el ángel a Cornelio con toda claridad: Este posa en casa de cierto Simón curtidor, que tiene su casa junto al mar”, era prohibido, era impuro, era una abominación tener una factoría de curtir pieles en cualquier ciudad israelita.

Ya Dios había comenzado con Pedro a sanarlo de su escrupulosidad espiritual judía. Todo lo que no fuera judío era una abominación para ellos. Los primero pasos ya los había dado Pedro, pronto comenzaría a dar pasos gigantes, atreviéndose  a pasar al abominable mundo gentil para predicar la Palabra de Dios.

Dios nos guía paso a paso en la vida espiritual.  Con Dios no necesitamos adelantarnos a las conclusiones, el nos lleva un paso a la vez, y solo nos damos cuenta cuan lejos hemos avanzado hasta que llegamos al último paso de nuestras vidas. Esta es la manera como Dios nos entrena, poquito a poquito, día tras día, sufrimiento tras sufrimiento, prueba tras prueba, pérdida tras pérdida. Las cosas que nos parecen difíciles el día de hoy, serán muy comunes en el día de mañana, así nos conducirá el Señor hasta que lleguemos a esa tierra prometida que le podremos llamar nuestra, así nos entrena Dios hasta que lleguemos a ese lugar que a todo hombre le llamaremos hermano.

El evangelio tenía que salir de las manos de los judíos para alcanzar hasta Europa y de allí propagarse a todo el mundo.  Mientras Pablo es convertido al evangelio y está recibiendo entrenamiento de parte de Dios, Cornelio está recibiendo instrucciones de hacer llegar a su casa al apóstol mas influyente de Jesucristo, y Pedro estaba recibiendo la visión de no llamar “inmundo” a lo que el ya limpió,  de ésta manera Pedro estaba siendo obligado a obedecer el sueño de Cornelio. Cada uno de ellos estaba siendo trabajado por Dios, separados por muchas millas de distancias, el poder de Dios los reunió y de allí en adelante se da inicio a la evangelización de Europa y se comienza una nueva etapa en la salvación de Dios. Esto dependía de estos tres hombres que eran extraños el uno al otro.

Esta visión reprendía a Pedro a la vez que le instruía. Le reveló el propósito de Dios, que por la muerte de Cristo los gentiles fueran hechos herederos con los judíos de las bendiciones de la salvación. Todavía ninguno de los discípulos había predicado el Evangelio a los gentiles. En su mente, la pared de separación, derribada por la muerte de Cristo, existía todavía, y sus labores se habían limitado a los judíos; porque habían considerado a los gentiles excluidos de las bendiciones del Evangelio. Ahora el Señor trataba de enseñarle a Pedro el alcance mundial del plan divino.

Muchos de los gentiles habían oído con interés la predicación de Pedro y de los otros apóstoles, y muchos judíos griegos habían creído en Cristo, pero la conversión de Cornelio había de ser la primera de importancia entre los gentiles.

Había llegado el tiempo en que la iglesia de Cristo debía emprender una fase enteramente nueva de su obra. Debía abrirse la puerta que muchos de los judíos conversos habían cerrado a los gentiles. Y de entre éstos los que aceptaran el Evangelio habían de ser considerados iguales a los discípulos judíos, sin necesidad de observar el rito de la circuncisión.

¡Cuán cuidadosamente obró el Señor para vencer los prejuicios contra los gentiles, que tan firmemente había inculcado en la mente de Pedro su educación judaica! Por la visión del lienzo y de su contenido, trató de despojar la mente del apóstol de esos prejuicios, y de enseñarle la importante verdad de que en el Cielo no hay acepción de personas; que los judíos y los gentiles son igualmente preciosos a la vista de Dios; que por medio de Cristo los paganos pueden ser hechos partícipes de las bendiciones y privilegios del Evangelio (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, pp. 110, 111).

El capítulo décimo de los Hechos tenemos otro ejemplo más de la ministración de los ángeles celestiales, que dio como resultado la conversión de Cornelio y de los suyos. Léanse éstos capítulos y présteseles especial atención. En ellos vemos que el cielo está mucho más cerca del Cristiano que se ocupa de la obra de salvar almas de lo que muchos suponen. También debiéramos aprender de ellos la lección del aprecio de Dios por cada ser humano, y que cada uno debiera tratar a su prójimo como a uno de los instrumentos escogidos del Señor para la realización de su obra en la tierra.

[Se cita Hechos 10:1-4]. Es una distinción maravillosa que un hombre en esta vida sea alabado por Dios como lo fue Cornelio. ¿ Y cual fue el motivo de esa aprobación ? “Tus oraciones y tus limosnas han subido para memoria delante de Dios”.

Ni la oración ni las limosnas tienen en sí mismas virtud alguna para que el pecador sea aceptable ante Dios. La gracia de Cristo, mediante su sacrificio expiatorio, es lo único que puede renovar el corazón y hacer nuestro servicio aceptable delante de Dios. Esa gracia había conmovido el corazón de Cornelio. El espíritu de Cristo había hablado de su alma; Jesús lo había atraído, y él había cedido a esa atracción. Sus oraciones y limosnas no fueron obligadas o a la fuerza; no era un precio que él buscaba pagar para asegurarse el cielo, sino el fruto del amor y de la gratitud a Dios (Comentario bíblico adventista, {BC6},  t. 6, p. 1059).

63


Lección 9 // Martes 25 de agosto______________________________

LA CONVERSIÓN DE CORNELIO – II

“Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia” (Hech. 10:34, 35). Aunque para nosotros esas palabras no resultan revolucionarias, que hayan salido de la boca de Pedro significaba una confesión asombrosa. Tenemos que recordar quién era Pedro, de dónde procedía, y las actitudes que tenía y con las que todavía luchaba (ver Gál. 2:11-16). Sin duda, su experiencia con Cornelio lo ayudó a ver aún más claramente el error de sus caminos y a obtener un cuadro mejor de lo que Dios quería hacer con el mensaje del evangelio.

Lee Hechos 10:33. ¿Qué le dijo Cornelio a Pedro que mostraba que comprendía, a pesar de su ignorancia, que seguir a Dios también significa serle obediente?

33 Así que luego envié por ti; y tú has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros estamos aquí en la presencia de Dios, para oír todo lo que Dios te ha mandado. Hechos 10

Lee Hechos 11:14. ¿De qué forma esto nos muestra la necesidad de difundir el evangelio, incluso a personas piadosas como Cornelio?

14 él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa. Hechos 11

¿Qué se dice en Romanos 2:14 al 16 que nos ayuda a comprender lo que le sucedía a Cornelio?

14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, 15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, 16 en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio. Romanos 2

Como ya vimos, Cornelio era un gentil “temeroso de Dios” (Hech. 10:2), aunque todavía tenía mucho que aprender (¿y no tenemos todos algo que aprender todavía?). No obstante, su ayuno, sus oraciones y sus limosnas, todo revelaba un corazón abierto a Dios; y cuando el momento fue oportuno, Dios actuó en forma milagrosa en su vida.

Un punto importante para recordar es que, aunque se le apareció un ángel, este no le predicó el evangelio. En cambio, el ángel abrió el camino para que Cornelio se encontrara con Pedro, quien le habló de Jesús (ver Hech. 10:34-44). Podemos ver aquí un ejemplo de cómo el Señor usa a seres humanos como sus mensajeros al mundo.

Dios no escoge, para que sean sus representantes entre los hombres, a ángeles que nunca cayeron, sino a seres humanos, a hombres de pasiones semejantes a las de aquellos a quienes tratan de salvar. Cristo se humanó a fin de poder alcanzar a la humanidad. Se necesitaba un Salvador a la vez divino y humano para traer salvación al mundo. Y a los hombres y mujeres ha sido confiado el sagrado cometido de dar a conocer “las inescrutables riquezas de Cristo” (Efesios 3:8). 
En su sabiduría, el Señor pone a los que buscan la verdad en relación con semejantes suyos que conocen la verdad. Es plan del Cielo que los que han recibido la luz la impartan a los que están todavía en tinieblas. La humanidad, sacando eficiencia de la gran Fuente de la sabiduría, es convertida en instrumento, agente activo, por medio del cual el Evangelio ejerce su poder transformador sobre la mente y el corazón. 
Cornelio obedeció gustosamente la orden recibida en visión. (Los hechos de los apostoles, {HAp} pp. 109, 110).
Cornelio no conocía el Evangelio tal como había sido revelado en la vida y muerte de Cristo, y Dios le envió un mensaje directo del cielo, y por medio de otro mensaje mandó al apóstol Pedro para que fuera a verlo y a instruirlo. Cornelio no se había unido con la congregación judaica, y hubiera sido considerado por los rabinos como pagano e impuro; pero Dios veía la sinceridad de su corazón, y desde su trono envió mensajeros para que se unieran con su siervo en la tierra y enseñaran el Evangelio a este oficial romano.
Así busca Dios hoy también almas entre las clases altas como entre las bajas. Hay muchos como Cornelio, a quienes Dios desea poner en relación con su iglesia. Las simpatías de estos hombres están por el pueblo del Señor. Pero los lazos que los unen con el mundo los tienen fuertemente sujetos. Necesitan estos hombres valor moral para juntarse con las clases bajas. Hay que hacer esfuerzos especiales por estas almas que se encuentran en tan gran peligro a causa de sus responsabilidades y relaciones. (El ministerio de curación, {MC} p. 160).
Cornelio no comprendía cabalmente la fe de Cristo, aunque creía en las profecías y estaba esperando al Mesías venidero. Mediante su amor y su obediencia a Dios se había acercado a él y estaba preparado para recibir al Salvador cuando se le revelara. La condenación se produce cuando se rechaza la luz que Dios da. El centurión pertenecía a una noble familia y ocupaba un cargo de mucha responsabilidad y honor; pero esas circunstancias no pervirtieron los atributos de su carácter. La verdadera bondad y la grandeza se unían en él para darle una elevada condición moral. Su influencia era beneficiosa para todos los que se ponían en contacto con él. 
Creía en el Dios único, Creador del cielo y de la tierra. Lo reverenciaba, reconocía su autoridad, y procuraba su consejo en todas las transacciones de su vida. Era fiel a sus deberes hogareños como asimismo a sus responsabilidades oficiales, y había levantado un altar para Dios en su casa. No se atrevía a llevar a cabo sus planes y asumir el peso de sus responsabilidades sin la ayuda de Dios: por eso oraba mucho y con fervor para recibir esa ayuda. La fe caracterizaba todas sus obras, y Dios lo consideraba por la pureza de sus actos, por su generosidad, y se acercó a él en palabra y en espíritu. (La historia de la redención, {HR} pp. 295, 296).

64


Miércoles 26 de agosto // Lección 9____________________________

LA VISIÓN DE PEDRO

Como vimos ayer, cuando Pedro se encontró con Cornelio, ya había cambiado su actitud con respecto a los gentiles (ver Hech. 10:44, 45). ¿De qué manera sucedió este cambio en Pedro?

Lee Hechos 10:9 al 22; y 11:1 al 10. Nota cuán arraigadas estaban sus actitudes, que fue necesario algo así para que abriera su mente.

Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. 10 Y tuvo gran hambre, y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis; 11 y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; 12 en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo. 13 Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come. 14 Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás. 15 Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. 16 Esto se hizo tres veces; y aquel lienzo volvió a ser recogido en el cielo. 17 Y mientras Pedro estaba perplejo dentro de sí sobre lo que significaría la visión que había visto, he aquí los hombres que habían sido enviados por Cornelio, los cuales, preguntando por la casa de Simón, llegaron a la puerta. 18 Y llamando, preguntaron si moraba allí un Simón que tenía por sobrenombre Pedro. 19 Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan. 20 Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado. 21 Entonces Pedro, descendiendo a donde estaban los hombres que fueron enviados por Cornelio, les dijo: He aquí, yo soy el que buscáis; ¿cuál es la causa por la que habéis venido? 22 Ellos dijeron: Cornelio el centurión, varón justo y temeroso de Dios, y que tiene buen testimonio en toda la nación de los judíos, ha recibido instrucciones de un santo ángel, de hacerte venir a su casa para oír tus palabras. Hechos 10

1 Oyeron los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea, que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios. Y cuando Pedro subió a Jerusalén, disputaban con él los que eran de la circuncisión, diciendo: ¿Por qué has entrado en casa de hombres incircuncisos, y has comido con ellos? Entonces comenzó Pedro a contarles por orden lo sucedido, diciendo: Estaba yo en la ciudad de Jope orando, y vi en éxtasis una visión; algo semejante a un gran lienzo que descendía, que por las cuatro puntas era bajado del cielo y venía hasta mí. Cuando fijé en él los ojos, consideré y vi cuadrúpedos terrestres, y fieras, y reptiles, y aves del cielo. Y oí una voz que me decía: Levántate, Pedro, mata y come. Y dije: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda entró jamás en mi boca. Entonces la voz me respondió del cielo por segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. 10 Y esto se hizo tres veces, y volvió todo a ser llevado arriba al cielo. Hechos 11

La conversión de Cornelio y la tarea de Pedro de testificar eran tan importantes para la misión de la iglesia que Dios se comunicó de modo sobrenatural: mientras un ángel visitaba a Cornelio, Pedro recibió una visión.

Además, Pedro quedó en Jope con un curtidor (Hech. 9:43; 10:6, 32), algo que no debemos pasar por alto. Tanto la curtiembre como los curtidores eran repugnantes para los judíos, ya que manejaban cuerpos muertos y usaban productos de secreción en el proceso. Las curtiembres no podían ubicarse en los pueblos; nota que la casa de Simón estaba ubicada “junto al mar” (Hech. 10:6).

Que Pedro se alojara con un curtidor indicaba que, aun antes de la visión, había notado que algunas de sus anteriores actitudes eran opuestas al evangelio. Tanto Pedro como la familia de Cornelio necesitaban un cambio cultural. Todas las personas, representadas por “toda clase de cuadrúpedos, como también de reptiles y aves” (NVI) en la visión de Pedro, eran hijos de Dios.

El llamado de Dios a Pedro para testificar a Cornelio implicaba que, aunque todas las personas son aceptables para Dios, no todas las religiones son aceptables. Cornelio era un hombre “religioso”. Como soldado, debió de haber conocido la adoración de Mitra y, como oficial, debió de haber tomado parte en la adoración al emperador. Pero, estas no eran aceptables a Dios.

Aquí hay una lección hoy para los que se acercan a las religiones no cristianas sobre la base de la igualdad con el cristianismo. Aunque se haga con un espíritu correcto, tal actitud puede diluir las demandas bíblicas de singularidad y finalidad del cristianismo.

¿De qué manera podemos mostrar respeto por las personas cuya fe creemos que es equivocada sin dar la impresión de que respetamos esas creencias? ¿Cuál es la diferencia entre respetar a las personas y respetar sus creencias?

Hay tres capítulos dramáticos que resaltan en la Biblia con un significado especial:

Génesis 1: El mundo fue creado, la luz pareció, los arreglos del mundo fueron completados de una manera sublime; algo estaba por acontecer, y el secreto fue revelado por Dios cuando dijo: “Hagamos al hombre conforme a nuestra imagen y semejanza”

Mateo 1: En éste capítulo hay una gran movimiento, una gran urgencia y una gran rapidez. La lectura de la genealogía significa algo, el secreto es revelado cuando se cumplió la profecía que decía: “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz” Jesús había venido a salvar al mundo de sus pecados.

Hechos 10: En éste capítulo se denota un movimiento coordinado,  hay un sueño y una visión y el secreto es revelado: “Dios no hace acepción de personas” El evangelio es entregado oficialmente al mundo gentil,  ésta obra se le encargó al más alto representante del judaísmo, Pedro tenía que comenzar una obra que  continuaría por siglos y milenios, salvando para el reino de los cielos a millones y millones que nacerían en Europa, Asia, África, Oceanía y las Américas.

En la historia de Cornelio y Pedro, encontramos el milagro de la comunicación: Cornelio es visitado por el ángel, y el ángel prepara e instruye a Cornelio para poder recibir el sermón evangélico de Pedro. Los pintores y poetas suelen pintar o describir  a los ángeles siempre con alas, pero no la Biblia. En el caso de Cornelio, el ángel que lo visita tiene forma humana. Las personas sentimentales siempre conectan a los ángeles de Dios con la belleza física, pero las personas pecadoras a quienes se les aparecen ángeles, siempre conectan a los ángeles de Dios con el terror. “Mirándolo fijamente y atemorizado, Cornelio dijo: ¿Qué quieres, Señor? “

La conversación de Cornelio con el ángel hace un efecto inmediato de obediencia en Cornelio: Ido el ángel que hablaba con Cornelio, éste llamó a dos de sus criados, y a un devoto soldado de los que le asistían; Cornelio representa para el mundo gentil, lo que Abraham representa para el mundo judío. Cuando Cornelio recibió las instrucciones del  ángel obedeció inmediatamente, Cuando Abraham recibió la orden de Dios de dejar su tierra y su parentela, también obedeció inmediatamente, cuando nosotros recibimos alguna orden de Dios, ya sea por cualquier medio, recordemos a Abraham y a Cornelio, ellos nos enseñan la manera correcta de obedecer a Dios.

A las tres de la tarde fue la hora del sueño de Cornelio, y a las doce del mediodía del día siguiente fue la visión del apóstol Pedro, justo al momento en que los tres mensajeros de Cornelio estaban para llegar a Jope.

Jope fue una de las ciudades más florecientes de Israel, gracias al comercio de su puerto, Jope era el lugar de paseo preferido para los ciro-fenicios. Aun en los días actuales sigue creciendo, ya que tienen la cosecha y venta de la naranja. Jope fue la ciudad que le sirvió de refugio a Jonás cuando éste se rehusó ir a predicar al mundo gentil de Nínive, ahora Jope se convierte en una ciudad de refugio para otro ministro de Dios, que también tiene dudas de aceptar al mundo gentil en el plan de salvación de Dios, a  diferencia de Jonás, Pedro fue obediente al mandato de Dios de predicar al mundo gentil, y  de esa manera Pedro encontró paz y bendición en el camino de la obediencia divina.

Dicen los comentarista bíblicos, que la tierra ha tenido seis cumpleaños, o fiestas en su historia:

1-La creación

2-El día que se anunció la redención del hombre caído

3-Navidad

4-El día de las ascensión de Cristo

5-El día del pentecostés, o la venida del Espíritu Santo

6-El día en que desparece la distinción de raza y religión; y el evangelio es entregado a los gentiles: “Dios no hace acepción de personas” Dios abrió las puertas del reino de los cielos a todos.

Y falta la última fiesta que está por venir; que es la segunda venida de Cristo.

14 Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás.

Ahora las cosas comunes, tiene valor para el reino de los cielos: Cuenta la historia de un hombre rico, que invitó a un amigo de su niñez a pasar unos momentos con él en su mansión. Estando en la suntuosa casa, el hombre rico comenzó a enseñarle a su amigo todas las piedra de gran valor que había conseguido en sus viajes alrededor del mundo. Allí habían diamantes, perlas, rubíes, zafiros, esmeraldas y muchas piedras más de todas partes del mundo, cuyo valor era tan alto, que era muy difícil contar. El amigo le dijo a su invitado: “interesante-mente todas éstas piedra de gran valor no me proveen ninguna ganancia económica”  El amigo pobre invito a su amigo rico a conocer su casa, y cuando llegaron a la casa, el pobre le dijo: “quiero mostrarte dos piedras, son dos piedras comunes y solo me costaron 5 libras cada una, pero me han provisto de una ganancia muy sustancial” El hombre abrió las puertas de su casa mientras apuntaba con su mano a dos piedras grises, grandes y rusticas de su molino, con las cuales se ganaba la vida” Tengamos cuidados en menospreciar a aquellos que nosotros consideramos “comunes” o que no tienen valor, a los ojos de Dios la “cosa común” es de mucho valor. 

Pedro encuentra en la casa de Cornelio una congregación perfecta:

Están todos presentes, están todos puntuales, tienen un propósito definido en escuchar la Palabra de Dios, tienen sus corazones preparados, están reverentes, están unidos, están ansiosos de escuchar al predicador, desean escuchar el consejo divino y están dispuestos a obedecer. Posiblemente la fina congregación del hermano Cornelio, se parece a la de su iglesia.

Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia”. Aunque Dios había favorecido a los judíos por encima de todas las naciones, si rechazaban la luz y no vivían de acuerdo con su profesión de fe, no serían más estimados por él que otras naciones. Los gentiles que, como Cornelio, temían a Dios y practicaban justicia, y vivían de acuerdo con la luz que tenían, era bondadosamente considerados por Dios, quien aceptaba sus sinceros servicios…

Pedro predicó a Jesús frente a ese grupo de atentos oyentes: su vida, su ministerio, sus milagros, su traición, su crucifixión, su resurrección y su ascensión, y su obra en el cielo como Representante y Abogado del hombre, para suplicar en favor del pecador. Mientras el apóstol hablaba, su corazón se llenaba de gozo por la verdad que el Espíritu de Dios le estaba ayudando a presentar a esa gente. Sus oyentes estaban encantados con la doctrina que escuchaban, porque sus corazones habían sido preparados para recibir la verdad. El apóstol fue interrumpido por el descenso del Espíritu Santo que se manifestó como en el día de Pentecostés. “Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días”. (La historia de la redención, {HR}, pp. 301-303).

65


Lección 9 // Jueves 27 de agosto______________________________

EL DECRETO DE JERUSALÉN

El éxito inicial de la misión a los gentiles planteó la pregunta crucial para la iglesia primitiva con respecto al tema de que los gentiles llegaran a creer en Jesús, una creencia que los injertaba en la fe bíblica (Rom. 11:17). Cuando personas de otras religiones y culturas se unen a una comunidad de creyentes establecida, siempre aparecen tensiones. En este caso, los cristianos judíos, con su elevada consideración por las demandas de las leyes y los ritos del Antiguo Testamento, suponían que los conversos gentiles debían aceptar y obedecer estas leyes y ritos. El tema principal era la circuncisión, la señal fundamental de ingreso de los varones a la comunidad judía, que simbolizaba la obediencia a todos los requisitos del judaísmo. ¿Debían los gentiles conversos al cristianismo someterse a la circuncisión? Algunos judíos cristianos en Judea creían precisamente esto, y afirmaban sus convicciones en un severo lenguaje teológico: para ellos, era esencial para la salvación.

¿Qué sucedió en el Concilio de Jerusalén que ayudó a resolver este importante tema? Hech. 15:1-35.

1 Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos. Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión. Ellos, pues, habiendo sido encaminados por la iglesia, pasaron por Fenicia y Samaria, contando la conversión de los gentiles; y causaban gran gozo a todos los hermanos. Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos.Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés. Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto. Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen. Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones. 10 Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? 11 Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos. 12 Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles. 13 Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme. 14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. 15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: 16 Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar, 17 Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, 18 Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos. 19 Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, 20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre. 21 Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo. 22 Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé: a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás, y a Silas, varones principales entre los hermanos; 23 y escribir por conducto de ellos: Los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía, en Siria y en Cilicia, salud. 24 Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley, 25 nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo, 26 hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. 27 Así que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra os harán saber lo mismo. 28 Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: 29 que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien. 30 Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta; 31 habiendo leído la cual, se regocijaron por la consolación. 32 Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras. 33 Y pasando algún tiempo allí, fueron despedidos en paz por los hermanos, para volver a aquellos que los habían enviado. 34 Mas a Silas le pareció bien el quedarse allí. 35 Y Pablo y Bernabé continuaron en Antioquía, enseñando la palabra del Señor y anunciando el evangelio con otros muchos. Hechos 15

Aunque el tema de la circuncisión fue la razón principal del Concilio de Jerusalén, también se trató una amplia gama de prácticas culturales que el evangelio no demandaba de los conversos. El decreto del Concilio (vers. 23-29) proveía una plataforma común donde los cristianos de origen judío y gentil podían coexistir en compañerismo. Los valores fundamentales judíos se respetaban, pero se permitía a los gentiles evitar la circuncisión. La decisión del Concilio fue tanto práctica como teológica. Estableció un modelo para que la iglesia tratara temas y problemas antes de que llegaran a ser demasiado divisivos. Hoy, los misioneros experimentados aprenden a identificar los temas centrales de las creencias cristianas, y se mantienen centrados en ellos en lugar de quedar abrumados con cosas que no son esenciales para la fe.

¿Qué lección podemos obtener del Concilio de Jerusalén que puede ayudar a la iglesia de hoy al tratar temas controversiales? ¿Qué hicieron ellos que puede servir como un modelo para nosotros?

La iglesia de Antioquía estaba compuesta por judíos y gentiles, era una iglesia próspera que vivía en completa armonía, pero aquí encontramos que unos cristianos de Judea llegaron a ocasionar problemas y disensiones a la iglesia de Antioquía.  Probablemente estos hermanos no eran apreciados en la iglesia de Judea, probablemente estos hermanos se habían movido Antioquía y habían llevado con ellos la intolerancia religiosa también. Los nombre de éstas personas no son dadas por la Biblia, no hay necesidad de eso, por que no eran hermanos de autoridad, eran hermanos que eran movidos más por los sentimientos que por la conciencia, eran movidos más por los ritos que por la espiritualidad.  Ahora encontramos que la iglesia de Antioquía está sufriendo por causa de estos hermanos de Judea. UN FANÁTICO DENTRO DE LA IGLESIA, CAUSA MAS DISENSIONES Y PROBLEMAS QUE CINCO INCRÉDULOS FUERA DE LA IGLESIA. 

Las controversias en la iglesia son inevitables, además son señales de vida y actividad en la iglesia:  Es mejor que la iglesia tenga controversias y no que la iglesia tenga la paz y la quietud de un cementerio.  Es a través de las controversias que la verdad es encontrada y que el error es vencido. Las grandes doctrinas bíblicas como la trinidad, la encarnación, la justificación por la fe y muchas más han sido el resultado directo de grandes disputas teológicas que han ocurrido en el mundo religioso.  Si permitimos que la controversia sea conducida en un espíritu cristiano,  somos llevados a descubrir verdades  irrefutables.

La mejor manera de vencer las controversias es a través de una discusión completa y sincera y también a través de la consulta: Ni siquiera los inspirados apóstoles decidieron el problema de la iglesia de Antioquía, solamente por la autoridad que ellos tenían. Ellos viajaron hasta Jerusalén, para conseguir una completa comprensión del problema y dar una oportunidad de escuchar completamente a la oposición. Es muy bueno cuando los miembros de la iglesia que están en disputas, se reúnen para pensar y conversar juntos. “En la multitud de consejos hay sabiduría” Un hombre puede ser mas sabio que una multitud entera, si éste hombre logra convencer a la multitud entera, entonces su juicio será mas convincente.

Las juntas administrativas son claramente aprobadas por los apóstoles, por su ejemplo y por su precedente: Es muy bueno para las iglesias tener éste tipo de reuniones donde se ventilan, casos y problemas que enfrentan las iglesias. Esta reuniones pueden ser anuales, trimestrales, mensuales u ocasionales. Estas reuniones pueden ser locales, distritales,  regionales, nacionales o mundiales; además pueden ser para consultas, para estudiar y proponer leyes y reglamentos o pueden ser electivas, todo de acuerdo a las necesidades de la iglesia.

La composición de toda junta de iglesia o reunión administrativa tiene que ser democrática: Los apóstoles pudieron haber decidido la controversia por ellos solos basados en el peso de su experiencia y autoridad, pero prefirieron consultarlo con los hermandad de la iglesia, y permitir una discusión libre y abierta. Toda decisión que se tome por un número reducido de dirigentes de la iglesia sin previa consulta, representa un desvío del plan correcto mostrado por los apóstoles que muestra la manera correcta de como conducir la iglesia en las decisiones, problemas y controversias que se presentan en la iglesia.

Hay tiempo para todo:
“…tiempo de destruir, y tiempo de edificar…” Eclesiastés 3: 3
1-Hay tiempo para construir las defensas que protejan a nuestra iglesia y a sus miembros
2-Hay tiempo para destruir esas defensas viejas y rotas y construir defensas mejores y mas modernas
“…tiempo de guerra, y tiempo de paz…”  Eclesiastes 3: 8
1-Hay tiempo de tener guerras para encontrar la manera correcta de hacer las cosa en nuestra iglesia
2-Hay tiempo de tener paz después de haber encontrado la manera para hacer las cosas correctas en nuestra iglesia

“…tiempo de callar, y tiempo de hablar…” Eclesiastés 3: 7

1-Tiempo de hablar cuando concierne a nuestras convicciones

2-Tiempo de callar cuando concierne a la obediencia divina y la unidad de la hermandad

Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo… :

Ese era el momento crítico para Pedro, el momento perfecto para hablar. Los hombres sabios se mantienen en silencio el mayor tiempo posible en las asambleas o reuniones. Los sabios escuchan clara y detenidamente los puntos que se están exponiendo y en el momento donde reina la mas grande confusión, ellos toman la palabras, ajuntan las diferentes opiniones, determinan una línea intermedia e invitan a las personas a tomar decisiones y responsabilidades con respecto al tema que se está discutiendo.  Los sabios siempre aparecen en las grandes asambleas en el momento preciso y correcto. Encontramos en Pedro a un verdadero dirigente de la iglesia, un ministro completo con su experiencia, con su sabiduría, con su gracia, con su conocimiento, con su espíritu de firmeza, y con la gran transformación que el Espíritu Santo había hecho en su vida.

En los hombros de Pedro estaba la pesada responsabilidad de romper el judaísmo que tenía encerrado  y apresado el tesoro del cristianismo. El Cristianismo tenía que salir del judaísmo y ser entregado al mundo gentil, ya el ministro de los gentiles estaba comisionado, estaba listo y estaba esperando; era Pablo el encargado de cruzar tierras, mares  y fronteras, para llevar a las lejanías la hermosa semilla del evangelio de Cristo. Pero había un hombre clave  en todo éste plan misionero y ese era Pedro, por lo que hizo Pedro por el evangelio, por su visión y espiritualidad, por su firmeza y entrega, su nombre se escribe como uno de los mas grandes misioneros que ha habido en la historia de éste mundo.

Pedro les presentó todo el asunto. Relató su visión, e insistió en que ella le amonestaba a no observar más la distinción ceremonial de la circuncisión e incircuncisión, y a no considerar a los gentiles como inmundos. Les habló de la orden que le había sido dada de ir a los gentiles, de la llegada de los mensajeros, de su viaje a Cesarea y de la reunión con Cornelio. Relató el resumen de su entrevista con el centurión, en la que este último le había referido la visión donde se le indicaba que mandase llamar a Pedro.
“Y como comencé a hablar—dijo, relatando el incidente,—cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio. Entonces me acordé del dicho del Señor, como dijo: Juan ciertamente bautizó en agua; mas vosotros seréis bautizados en Espíritu Santo. Así que, si Dios les dió el mismo don también como a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios?” 
Al oír esta explicación, los hermanos callaron. Convencidos de que la conducta de Pedro estaba de acuerdo con el cumplimiento directo del plan de Dios, y que sus prejuicios y espíritu exclusivo eran totalmente contrarios al espíritu del Evangelio, glorificaron a Dios, diciendo: “De manera que también a los Gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida.” 
Así, sin discusión, los prejuicios fueron quebrantados, se abandonó el espíritu exclusivista establecido por la costumbre secular, y quedó expedito el camino para la proclamación del Evangelio a los gentiles.  (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, p. 115).
Los gentiles, por el contrario, acostumbraban recoger la sangre de las víctimas de los sacrificios, y usarla en la preparación de alimentos. Los judíos no creían que debieran cambiar las costumbres que habían adoptado bajo la dirección especial de Dios. Por lo tanto, como estaban entonces las cosas, si un judío y un gentil intentaran comer a la misma mesa, el primero sería ofendido y escandalizado por el último. {HAp 156.1}
Los gentiles, y especialmente los griegos, eran extremadamente licenciosos, y había peligro de que algunos, de corazón inconverso, profesaran la fe sin renunciar a sus malas prácticas. Los cristianos judíos no podían tolerar la inmoralidad que no era considerada criminal por los paganos. Los judíos, por lo tanto, consideraban muy conveniente que se impusiesen a los conversos gentiles la circuncisión y la observancia de la ley ceremonial, como prueba de su sinceridad y devoción. Creían que esto impediría que se añadieran a la iglesia personas que, adoptando la fe sin la verdadera conversión del corazón, pudieran después deshonrar la causa por la inmoralidad y los excesos. 
Los diversos puntos envueltos en el arreglo del principal asunto en disputa parecían presentar ante el concilio dificultades insuperables. Pero en realidad el Espíritu Santo había resuelto ya este asunto, de cuya decisión parecía depender la prosperidad, si no la existencia misma, de la iglesia cristiana. 
“Habiendo habido grande contienda, levantándose Pedro, les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis como ya hace algún tiempo que Dios escogió que los Gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio, y creyesen.” Arguyó que el Espíritu Santo había decidido el asunto en disputa descendiendo con igual poder sobre los incircuncisos gentiles y los circuncisos judíos…
Pedro relató la sencilla interpretación de estas palabras, que se le dió casi inmediatamente en la intimación a ir al centurión e instruirlo en la fe de Cristo. Este mensaje probaba que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta y reconoce a todos los que le temen. Pedro refirió su asombro cuando, al hablar las palabras de verdad a esa asamblea reunida en la casa de Cornelio, fué testigo de que el Espíritu Santo tomó posesión de sus oyentes, tanto gentiles como judíos. La misma luz y gloria que se reflejó en los circuncisos judíos brilló también en los rostros de los incircuncisos gentiles. Con esto Dios advertía a Pedro que no considerase a unos inferiores a otros; porque la sangre de Cristo podía limpiar de toda inmundicia. (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, pp. 156, 157).

66


Viernes 28 de agosto // Lección 9_____________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Judíos y gentiles”, en Los hechos de los apóstoles, pp. 155-165.

“Pedro refirió su asombro cuando, al hablar las palabras de verdad a esa asamblea reunida en la casa de Cornelio, fue testigo de que el Espíritu Santo tomó posesión de sus oyentes, tanto gentiles como judíos. La misma luz y gloria que se reflejó en los circuncisos judíos brilló también en los rostros de los incircuncisos gentiles. Con esto, Dios había advertido a Pedro que no considerase a unos inferiores a otros; porque la sangre de Cristo podía limpiar a todos de toda inmundicia. […]

“El discurso de Pedro dispuso a la asamblea para escuchar con paciencia a Pablo y a Bernabé, quienes relataron lo que habían experimentado al trabajar por los gentiles” (HAp 159, 160).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Algunos han usado la visión de Pedro para sostener la idea de que las leyes sobre alimentos del Antiguo Testamento ya no son válidas: específicamente, como justificación para comer carnes inmundas. El significado de la visión fue explicado claramente por el mismo Pedro: “A ningún hombre llame común o inmundo” (Hech. 10:28). Por lo tanto, la visión no era acerca de la dieta, sino sobre la aceptación de otros seres humanos como hijos de Dios, sin tomar en cuenta el origen étnico, la nacionalidad, la ocupación o la religión. Entonces, ¿por qué usa la gente esto como un argumento con respecto a la dieta? ¿Qué debe decirnos esto acerca de cuán cuidadosos debemos ser al manejar las Escrituras?
  2. Medita sobre Romanos 2:14 al 16. Como iglesia, ¿de qué forma debemos entender esta idea en términos de las misiones? Es decir, si aquellos que no tienen la Ley escrita la tienen en sus corazones, ¿por qué necesitan que se les predique?
  3. En la sección del jueves, hablamos acerca del Concilio de Jerusalén como un modelo para la iglesia de hoy. Lee los textos acerca del Concilio (Hech. 15:1-35). ¿Qué cosas específicas sucedieron, que sirven como modelo para la iglesia de hoy? Por ejemplo, considera asuntos tales como: 1) testimonios personales acerca de la testificación, 2) la función del evangelio, 3) la función de las Escrituras, 4) la función de las misiones y 5) la manera en que las personas se relacionaron unas con otras en el Concilio.

67


Este es un estudio serio para los maestros de Escuela Sabática. Si usted es una persona que le gusta la lectura, y profundizar en temas religiosos, este es el lugar para usted.

Este material no reemplaza el estudio de la Escuela Sabática; para comprender este material usted tiene que haber estudiado la lección de Escuela Sabática.
Este material es libre para ser copiado, compartido y distribuido. En este documento no hay nada una nueva luz, ni doctrinas nuevas, todo lo que aquí le presentamos está escrito en la Biblia, Lección de Escuela Sabática, Espíritu de Profecía, Comentarios Bíblicos, diccionarios religiosos y seculares, libros de historia y ciencia, enciclopedias, temas e ilustraciones. Nuestro trabajo aquí en 7Day Radio es poner juntos esos pensamientos esperando que usted pueda comprender mejor la lección. Este documento es subido al “INTERNET” todos los días Domingos a las  6 de la mañana, hora de Madrid, España; 12:00 AM hora del este de los Estados Unidos de Norte América.
Si usted desea contactarnos con nosotros para cualquier comentario, contribución o pregunta lo puede hacer escribiendo a elhermanotony@gmail.com 
Si usted desea recibir este material auxiliar de Escuela Sabática directamente, por favor escribanos a:
director@sevendayradio.com Si lo desea recibir en su teléfono, por favor, deje el número de teléfono incluyendo el código de su país.
Si lo desea recibir por “E-Mail”,  por favor escríbanos a elhermanotony@gmail.com deje su dirección de correo electrónico ó “E-MAIL”  y con gusto le estaremos mandando esta información semanalmente; en el preciso momento que la publiquemos usted también la estará recibiendo en su correo electrónico.
Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
Madrid, España 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s