Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 10 – FELIPE COMO MISIONERO – PARA EL 5 DE SEPTIEMBRE DE 2015

Deja un comentario


Este es un estudio libre para toda persona que lo desee usar, compartir ó distribuir. Es una cortesía de SevenDay Radio y su servidor, Tony García. Cualquier pregunta ó comentario por favor escriba a *elhermanotony@gmail.com* Este documento es subido a la red los días Sábados  por la tarde, alrededor de las 3 de la tarde hora del este de los Estados Unidos de Norte América.

Toda información dada en éste documento es tomada de la vastedad de libros que la Iglesia Adventista del 7mo Día tiene disponible gratuitamente para el público en general, en Ingles y Español. A éste documento también se le agrega otras informaciones de otros libros, que también se encuentran disponible gratuitamente en el Internet para el uso del  público en general.

Aquí no le estamos presentando una nueva luz, nuestro trabajo es sencillamente recopilar información, y presentarla en un lenguaje sencillo y entendible,  para que se le haga mas fácil al maestro de Escuela Sabática comprender y prepararse mejor, para impartir la lección de Escuela Sabática.

Deseamos compartir con ustedes los tópicos  de las lecciones de los próximos años.

4 trimestres por año

2015:  (4)”Jeremías”

2016:  (1)”La Gran Controversia” (2)”El libro de Mateo” (3)”El Papel de la Iglesia en la Comunidad” (4)”Job”

2017:  (1)”El Espíritu Santo y la Espiritualidad” (2)”1ra y 2da de Pedro” (3)”Unidad en Cristo” (4)”Asuntos de Justicia Social”

2018:   (1)”Mayordomía” (2)”Preparación para los Días Finales” (3)”El libro de los Hechos” (4)”El Libro de Apocalipsis”

2019: (1)”Esdras-Nehemías” (2)”El Libro de Daniel” (3)”Romanos” (4)”Como interpretar las escrituras”

2020: (1)”Educación” (2)”Juan” (3) La Familia/Santidad del Matrimonio (nuevo)

Recordamos a los hermanos que ésta información está sujeta a cambios.


INVITAMOS A NUESTROS LECTORES A SUSCRIBIRSE A NUESTRO ESTUDIO SEMANAL. PARA HACERLO, POR FAVOR USAR LA BARRA QUE DICE “SEGUIR”; EL SISTEMA AUTOMÁTICO LE MANDARA EL ESTUDIO A SU DIRECCIÓN DE CORREO EN EL PRECISO MOMENTO EN QUE NOSOTROS PUBLIQUEMOS EL ESTUDIO SEMANAL.  

SI SE LE DIFICULTA INSCRIBIRSE EN EL SISTEMA AUTOMÁTICO POR FAVOR ESCRIBANOS A: ELHERMANOTONY@GMAIL.COM DEJE LA DIRECCIÓN DE SU E-MAIL Y NOSOTROS LO INSCRIBIREMOS.

LA PAGINA TAMBIÉN ESTA DISPONIBLE EN FACEBOOK,  POR FAVOR BUSQUE: ESCUELA SABÁTICA MAESTROS Y SOLICITE HACERSE AMIGO O SEGUIDOR, Y USTED PODRÁ VER LA PAGINA CADA VEZ QUE LA PUBLIQUEMOS.

SI DESEA VER LAS LECCIONES DE LOS TRIMESTRES PASADOS, BÚSQUENOS EN LA SIGUIENTE DIRECCIÓN:               

* WWW.ESCUELASABATICAMAESTROS.COM*


Este es un estudio extra para el maestro de Escuela Sabática, y es realizado por hermanos laicos de la Iglesia Adventistas del 7mo Día. En este lugar evitamos la crítica, la censura y los temas polémicos. Nuestro principal propósito es elevar la mente hacia Dios,  por medio de pensamientos elevados, para que podamos comprender la lección de una manera sencilla, precisa y al mismo tiempo profunda. 

Si tiene algún comentario, duda, pregunta ó sugerencia, siéntase libre en escribirnos a: *elhermanotony@gmail.com* déjenos la dirección de su correo y nosotros le contestaremos lo más pronto posible.


ANUNCIO ESPECIAL: Si usted necesita la lección en formato PDF necesita inscribirse con “WordPress”. Cuando entra a la página central de Escuela Sabática Maestros,  en la parte de abajo a su mano derecha encontrará una barra que dice “seguir” tiene que darle un “click” a la barrita “seguir” y poner su correo electrónico. Si usted no encuentra la barrita por favor escribanos a: elhermanotony@gmail.com y nosotros lo inscribiremos. Una vez usted halla sido inscrito, usted estará recibiendo un e-mail de confirmación de “WordPress” lo único que usted necesita hacer con ese correo, es abrirlo y aceptar la invitación de “WordPress”, mientras usted no lo haga, usted no quedará inscrito, esas son las regulaciones de “WordPress”  Una vez aceptada la invitación usted quedará inscrito y estará recibiendo un correo electrónico con la lección de Escuela Sabática cada vez que lo publiquemos. En su correo encontrará justo arriba de la foto el enlace para conseguir la lección en PDF


** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. ** 


 

Lección 10: Para el 5 de septiembre de 2015

FELIPE COMO MISIONERO

Sábado 29 de agosto_________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 2 Corintios 4:18; Hechos 2:44-47; 4:34-37; 6:1-7; 8; 21:7-10.

PARA MEMORIZAR:

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hech. 1:8).

LAS MISIONES MUNDIALES fueron la principal preocupación del Cristo resucitado durante los cuarenta días entre su crucifixión y su ascensión. El Nuevo Testamento conserva por lo menos cinco de sus declaraciones sobre la Gran Comisión: Mateo 28:18 al 20, Marcos 16:15, Lucas 24:47 al 49, Juan 20:21, y Hechos 1:5 al 8. Juntas, constituyen la más grande asignación dada alguna vez a los cristianos. Entre los mandatos estaba la estrategia geográfica para el alcance misionero, de su base en Jerusalén a Judea y a Samaria, y hasta los confines del mundo. Los discípulos tomaron esta orden en serio y se dispusieron a cumplirla.

Esta estrategia geográfica se destaca en la obra misional de Felipe el evangelista. Según Hechos 8, su obra se extendió más y más lejos a medida que pasaba el tiempo.

¿Quién era Felipe el evangelista? ¿Qué nos dice la Palabra de Dios acerca de él y de la obra que hizo durante los primeros días de la iglesia? Finalmente, ¿qué lecciones podemos obtener nosotros del registro de este antiguo misionero?

A Cristo, y sólo a él, se le da derecho y autoridad sobre todas las cosas. Los que pongan su confianza en él, y mantengan su profesión de fe firme hasta el fin, serán protegidos. Como discípulos de Cristo, como colaboradores suyos, debiéramos actuar íntimamente unidos. Algunos se convierten a la verdad de una manera, y a otros se los puede alcanzar mediante la aplicación de un método diferente. Por eso los obreros deben trabajar, unos en una forma, otros en otra, pero íntimamente unidos. A cada cual se le asigna su tarea.

Los que critican a sus compañeros de labor abren una puerta por la cual puede entrar el enemigo. ¿Puede haber algo más triste que ver a un hermano que trabaja en contra de su hermano, que manifiesta sospechas y dudas acerca de la sinceridad del otro? Hay lugar para que todos empleemos los talentos que Dios nos ha concedido. Todos estamos trabajando con el único propósito de inspirar fe en la Palabra divina. Por lo tanto, cada cual administre su lengua y obre de tal modo que pueda estar en armonía con los que trabajan con el mismo fin…

El glorioso Evangelio, el mensaje del amor redentor de Dios, debe llegar a toda la gente, y se debe manifestar en el corazón de los obreros. El tema de la gracia salvadora es un antídoto para la aspereza de espíritu. El amor de Cristo en el corazón se manifestará mediante una obra ferviente en favor de la salvación de las almas… (Cada día con Dios, {CDCD}, p. 297).

¿Aguardaremos que las profecías del fin se cumplan antes de hablar de ellas? ¿De qué servirían entonces nuestras palabras? ¿Esperaremos hasta que los juicios de Dios caigan sobre el pecador para decirle cómo evitarlos? ¿Dónde está nuestra fe en la Palabra de Dios? ¿Debemos ver realizadas las cosas anunciadas para creer en lo que él nos ha dicho? En claros y distintos rayos, nos ha llegado la luz, enseñándonos que el gran día está cercano “a las puertas.” Leamos y comprendamos antes que sea demasiado tarde.

Hemos de ser conductos consagrados, por los cuales la vida del cielo se comunique a otros. El Espíritu Santo debe animar e impregnar toda la iglesia, purificando los corazones y uniéndolos unos a otros. Los que han sido sepultados con Cristo por el bautismo deben entrar en una nueva vida, y dar un ejemplo vivo de lo que es la vida de Cristo. Una comisión sagrada nos ha sido confiada. Esta es la orden que nos ha sido dada: “Por tanto, id, y doctrinad a todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo: enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:19, 20). La obra a la que os habéis consagrado consiste en dar a conocer el Evangelio de la salvación. Vuestro poder está en la perfección celestial (Joyas de los testimonios, {JT}, t. 3, p. 289).

68


Domingo 30 de agosto // Lección 10______________________

FELIPE EL EVANGELISTA

No mirando las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las cosas que no se ven son eternas” (2 Cor. 4:18). Piensa en lo que Pablo dice aquí mientras estudias acerca de Felipe el evangelista, alguien de quien sabemos poco. Aunque hizo una buena obra, son escasas las referencias que hay de él en la Biblia. ¿Quiénes son algunas personas que conoces que hicieron grandes cosas para Dios pero recibieron poco reconocimiento? ¿Por qué es importante recordar las palabras de Pablo, especialmente si hacemos una obra que no produce mucha aclamación? Ver también 1 Cor. 4:13.

Felipe era un nombre griego popular, que significa “amante de los caballos”. En el Nuevo Testamento hay cuatro personas llamadas con ese nombre. Dos tenían el nombre adicional de “Herodes” y eran parte de la familia herodiana gobernante, que ejercía un gobierno áspero sobre Israel en los tiempos del Nuevo Testamento. Los otros Felipe tuvieron roles destacados en la misión.

El primero, Felipe de Betsaida, era un discípulo quien llevó a Natanael a Jesús (Juan 1:43-46). Más tarde, llevó a los griegos a Jesús (Juan 12:20, 21).

El segundo Felipe, apodado “el evangelista” en Hechos 21:8 para distinguirlo de Felipe el discípulo, aparece primero en la iglesia de Jerusalén como uno de los que “servían a las mesas” (Hech. 6:2-5), que se convirtió en evangelista y misionero (Hech. 8:12). Su servicio misional se extendió por más de veinte años y fue suplementado por sus cuatro hijas, que profetizaban (Hech. 21:8). Sabemos poco más de sus circunstancias y antecedentes.

“Fue Felipe quien predicó el evangelio a los samaritanos; fue Felipe quien bautizó al eunuco etíope. Por un tiempo, la historia de estos dos hombres [Felipe y Pablo] estuvo estrechamente entretejida. La violenta persecución de Saulo el fariseo esparció la iglesia de Jerusalén, y destruyó la efectiva organización de los siete diáconos. La huida de Jerusalén llevó a Felipe a cambiar su manera de trabajar, y siguió la misma vocación a la que Pablo había dedicado su vida. Preciosas fueron las horas que Pablo y Felipe pasaron juntos, recordando los días en que la luz había brillado en el rostro de Esteban mientras sufría el martirio, y que hizo que Saulo el perseguidor fuera, como un suplicante indefenso, a los pies de Jesús” (SLP 204).

No mirando las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las cosas que no se ven son eternas”

Todo lo que es desconocido, obscuro y misterioso, tiene una atracción fuerte y especial para cierta clase de mentes humanas. Esto se ha demostrado en casi todos los departamentos del conocimiento humano. Los secretos más profundos del mundo material no desaniman a éste tipo de gente, todo lo contrario, las cosas secretas siempre se ha convertido en un reto para que el humano persevere en la investigación.

En éste versículo encontramos a Pablo transportándonos a la vida de dos imperios existentes como lo son: el imperio de lo que se puede ver y el imperio de lo que no se puede ver. Estos dos imperios son dos mundos diferentes, quizás los pudiéramos poner en otras palabras: El mundo material y el mundo espiritual. Casi siempre que hablamos de estos mundos, siempre ponemos en primer lugar el mundo material y en segundo lugar el mundo espiritual, damos la impresión que el mundo material fue antes que el mundo espiritual, pero es todo lo contrario, el mundo espiritual fue antes que el mundo material; Dios y los seres celestiales existieron antes que nuestro planeta tierra y sus habitantes existieran. 
Las cosas que podemos ver están en medio de las cosas que no podemos ver, las cosas temporales existen en medio de las cosas eternas. Nosotros parecemos como esas imágenes que están encerradas en una vitrina de una catedral. Solo podemos ver nuestra propio reflejo en el vidrio de la urna. No nos damos cuenta que mas allá del vidrio están los hermosos pasíos, los majestuosos arcos, el púlpito donde se adueña la Palabra de Dios, las bellas cortinas, las hermosas ventanas de cristales donde la radiante luz solar penetra, las imponentes columnas y pilares,  y toda la hermosura que engalana el templo de Dios. 

Vivimos creyendo que el reino de lo visible es más importante que el reino de lo invisible, pero en verdad no es así, el mundo que no se puede ver es más importante que el mundo que nuestros sentidos pueden oler, ver, oír, palpar, y gustar.

No podemos avanzar en éste mundo sin darnos cuenta de la fuerte influencia del amor, la fe y la esperanza, especialmente cuando éstas nos han sacado del mundo material. ¿Qué es el amor?; ¿Lo podemos ver?; ¿Qué es la fe y la esperanza?; ¿Las podemos medir? No, no hay manera ni de verlas, ni de medirlas, ni de descubrirlas, pero el amor, la fe y la esperanza llegan a cada instante a nuestras vidas, y nos enseñan esas otras cosas que le pertenecen al majestuoso y poderoso reino que no podemos ver.

 ¿Cual es el secreto de un buen carácter? El secreto de un buen carácter no es el resultado de un entrenamiento o la asociación con la persona más buena que pueda existir en éste mundo, el secreto de un buen carácter está basado en una relación profunda y sincera con Dios. El buen carácter no se puede ver, no es algo material, pero la persona que lo posee, siempre refleja la brillante gloria que viene del cielo.
La Gloria del Evangelio no se puede ver, pero llena nuestras vidas de paz, de gozo, de felicidad y de esperanza de una vida mejor. De todas maneras la paz, el gozo, la felicidad, el consuelo, el perdón, la obediencia, la adoración, la santificación y la esperanza no se pueden ver, pero cambian completamente al humano que se llega a apoderar de ellas.

Nosotros cuidamos más de lo visible que de lo invisible;

Cuidamos tanto de nuestras doctrinas, y no cuidamos la obediencia que es algo que no se puede ver

Cuidamos tanto de una Biblia y descuidamos su contenido que también es algo que no se puede ver ya que es la “palabra” de Dios

Cuidamos tanto de nuestros edificios y no cuidamos nuestro cuerpo y nuestra mente que es el templo y morada del Espíritu Santo, en otras palabras cuidamos tanto un edificio de una iglesia y no cuidamos la espiritualidad  de la iglesia, que es algo invisible

Cuidamos tanto nuestra apariencia exterior y no cuidamos nuestro carácter que es invisible

Cuidamos tanto el nombre de nuestra religión  y no cuidamos la adoración que es invisible

Cuidamos tanto de las cosas visibles, pero cuando llegamos a las cosas invisibles se la dejamos a la mente de los filósofos o a la pluma de los poetas, para que ellos se encarguen de esas cosas invisibles.

Pablo nos insta a dejar de ver las cosas que si se pueden ver, y a comenzar a ver las cosas que no se pueden ver. ¿Parece una doble contradicción verdad? Dejar de ver las cosas que si se pueden ver, y ver las cosas que no se pueden ver.

¿Qué significa dejar de ver las cosas que se pueden ver? La vida en ésta tierra está llena de lágrimas, tristezas y sin sabores; que no vale la pena parar para contemplarlas. Esta vida de sufrimiento no tardará mucho tiempo en pasar, y Pablo no tenía cuidado en estar viendo todo los sinsabores de su vida. El era constantemente perseguido, acechado, torturado y amenazado, el decía: “No mirando las cosa que se ven… pues las cosas que se ven son temporales” Imaginémonos que vamos en un viaje largo y una de esas noches nos tocó quedarnos en un hotel que no era confortable, al amanecer del día siguiente no habrá tiempo para estarnos quejando, nuestro esfuerzo y tiempo se tiene que invertir en proseguir nuestro largo camino. Imaginemos que vamos hacer un viaje en tren, si el viaje es demasiado largo, vale la pena tener cuidado en conseguir el mejor asiento, pero si el viaje es corto, no tiene mucha importancia que nos asignen un mal asiento, ya que el viaje durará solo unos minutos. A eso se refiere Pablo, no cuidar de esas cosas de éste mundo que se pueden ver, ya que siempre son cortas, pasajera y muy tristes.

¿Que significa ver las cosas que no se puede ver? Eso se hace por fe solamente. De la misma manera que los mártires estaban en los calabozos, mazmorras y cárceles, y por fe eran transportados a hermosos parajes celestiales, donde disfrutaban de la compañía de ángeles y de Cristo. En esas condiciones degradantes se les escuchaba cantar himnos de alabanza y de gloria a Dios, y los que los escuchaban quedaban completamente confundidos y admirados, por que no comprendían el poder que tiene encerrada la fe en Dios. En nuestras tristezas, desdichas, enfermedades, en esos días negros que solemos pasar en ésta tierra, por medio de la fe podemos pasar hermosos momentos cerca de Dios, disfrutando de las cosas invisibles que solamente  se pueden ver a través de la fe.

Pero tú vela en todo, soporta las aflicciones, haz la obra de evangelista, cumple tu ministerio.” En este encargo todo ministro tiene esbozada su obra,—una obra que él puede hacer únicamente por el cumplimiento de la promesa que hizo Jesús a sus discípulos: “He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

Los ministros del Evangelio, como mensajeros de Dios a sus semejantes, no deben nunca perder de vista su misión ni sus responsabilidades. Si pierden su conexión con el cielo, están en mayor peligro que los demás, y pueden ejercer mayor influencia para mal. Satanás los vigila constantemente, esperando que se manifieste alguna debilidad, por medio de la cual pueda atacarlos con éxito. ¡Y cómo se regocija cuando tiene éxito! porque un embajador ce Cristo que no esté en guardia, permite al gran adversario arrebatar muchas almas.

El verdadero ministro no hará nada que empequeñezca su cargo sagrado. Se comportará con circunspección, y será prudente en su conducta. Obrará como obró Cristo; hará como Cristo. Empleará todas las facultades en la proclamación de las nuevas de salvación a quienes no las conocen. Llenará su corazón una intensa hambre de la justicia de Cristo. Sintiendo su necesidad, buscará con fervor el poder que debe recibir antes de poder presentar con sencillez, veracidad y humildad la verdad tal cual es en Jesús (Obreros evangélicos, {OE}, pp. 17, 18).

El verdadero ministro de Cristo debería estar rodeado por una atmósfera de luz espiritual, porque está conectado con el mundo de la luz y camina con Cristo, el cual es la luz del mundo. Se pueden rechazar los argumentos, el poder de persuasión y la súplica pueden ser hechos objetos de burla, se puede hacer caso omiso de las apelaciones más elocuentes respaldadas por la fuerza de la lógica; pero el carácter viviente de la justicia, la piedad diaria manifestada en todos los órdenes de la vida, la ansiedad que se experimenta por el pecador dondequiera que se encuentra, el espíritu de verdad ardiente en el corazón, que brillan desde el rostro y se respiran en cada palabra que procede de los labios, constituyen un sermón que es muy difícil resistir o descartar, y que hace temblar la ciudadela de Satanás. Los ministros que caminan con Dios están vestidos con la panoplia del cielo, y sus esfuerzos se verán coronados de victoria.

Las personas ocupadas en la grandiosa y solemne tarea de amonestar al mundo, no solamente deberían tener una experiencia individual en las cosas de Dios, sino que deberían cultivar el amor mutuo, luchar por tener una misma mente, un criterio común, y ver las cosas de la misma manera. La ausencia de este amor complace grandemente a nuestro astuto enemigo. El es el autor de la envidia, los celos, el odio y la disensión; y se regocija cuando ve que esta vil cizaña ahoga el amor, esa tierna planta de crecimiento celestial.

Dios no se complace cuando ve que sus siervos censuran, critican y condenan a sus semejantes. El les ha encomendado una tarea especial: la de defender la verdad. Ellos son sus trabajadores; todos deberían respetarlos y ellos se deberían respetar mutuamente (Exaltad a Jesus, {EJ}, p. 219).

69


Lección 10 // Lunes 31 de agosto________________________

SERVIR A LAS MESAS

Lee Hechos 2:44 al 47; y 4:34 al 37. ¿Qué cuadro de la iglesia primitiva se presenta aquí?

44 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; 45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. 46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos. Hechos 2

34 Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, 35 y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad. 36 Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, 37 como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles. Hechos 4

 No hay dudas de que las cosas fueron bien entre los primeros creyentes. Pero, por supuesto, todos somos pecadores, y antes de mucho comenzaron a surgir algunas tensiones.

Lee Hechos 6:1 al 7. ¿Qué problemas aparecieron, y cómo los trató la iglesia?

En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos. Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.

El rápido crecimiento de la iglesia de Jerusalén trajo consigo tensión social. Felipe fue designado como parte de un equipo para atenderla. Los conversos, incluyendo los menos privilegiados y económicamente limitados que participaban en las comidas comunes diarias, hicieron demandas crecientes a los líderes de la iglesia. Comenzaron a murmurar sobre una distribución no equitativa de los alimentos a las viudas de habla griega. Esto era muy delicado, ya que los profetas hebreos recordaron muchas veces que no se debe descuidar a las viudas y a los huérfanos.

Para resolver este problema serio, los doce apóstoles reunieron a los creyentes y propusieron que se designara a siete hombres, llenos de sabiduría y del Espíritu Santo, para que “diaconizaran [en griego, ‘servir’] a las mesas”, de modo que los doce pudieran “diaconizar la Palabra” (ver Hech. 6:3, 4). Los siete tenían nombres griegos, lo que tal vez indicaba un equilibrio en el servicio de bienestar para las viudas de habla griega descuidadas. Entre ellos estaba Felipe, quien es mencionado por primera vez en la Biblia.

Los apóstoles alegaron que era necesario tener líderes adicionales para evitar estar sobrecargados por la administración de los recursos necesarios para la vida comunal. Enfatizaron que su vocación era dedicarse a la Palabra de Dios y la oración.

¿Cuáles son algunos de los temas potencialmente divisivos en tu iglesia local, y cómo puedes permitir que Dios te use para ayudar a aliviarlos?

Hay dos cosas fundamentales que tenemos que entender antes de proseguir con el estudio de éste día, la primera es que nunca ha habido una iglesia perfecta, ni nunca la habrá de éste lado de la eternidad, el trigo y la cizaña permanecerán juntas hasta el mismo día de la siega. La segunda es que la iglesia nunca puede estar tranquila y sin problemas, si no tiene persecución por los de afuera, entonces tiene problemas ocasionado por los de adentro de la iglesia; y cuando los desordenes y problema son ocasionados por los miembros de iglesia, es más peligroso para la iglesia que cuando sufre persecución por los de afuera.

Los problemas de una iglesia comienzan con el crecimiento de los feligreses, entre más personas se unen a la iglesia es más difícil de mantener la unidad de la iglesia. Hay muchas iglesias que han sobrevivido perfectamente en la adversidad, pero han sucumbido en tiempos de prosperidad.

En la lección de éste día habla de  dos grupos de personas: los judíos y los griegos.  Los judíos eran  aquellos que habían nacido en Palestina, ellos nunca habían salido de su nación, y  tenían una manera de pensar muy estrecha y una  simpatía muy restringida. Los griegos de quienes habla la lección eran también  judíos, pero la gran diferencia es que ellos habían nacido y crecido en países extranjeros, y esto fue una consecuencia de las conquistas y deportaciones que había sufrido Israel departe  de las naciones vecinas. Estas personas llamados los griegos, habían sido refinados por el arte, la poesía, la lectura, y la belleza de la cultura griega y que encima de todo hablaban el griego. Estas diferencias eran lo suficientemente grandes como para provocar una enfrentamiento entre los dos grupos. Los dirigentes judíos son acusados en ésta ocasión de negligencia. Muchas veces las pequeñas cosas crean grandes problemas en nuestras iglesias, especialmente si ya las diferencias existen. Las divisiones que ocurren en las iglesias, muchas veces se originan por cosas que realmente carecen de importancia. 

Los judíos de casa o hebreos, siempre vieron de reojo a sus hermanos extranjeros, y ellos consideraban que estos habían estado expuestos por tanto tiempo al mundo pagano que se habían contaminado con el paganismo. Como un resultado de ésta creencia el celo religioso se había propagado entre ellos. En el capítulo 2 de Hechos, Pedro se dirige a todos ellos como “varones judíos” y allí está el largo catálogo de las naciones de las cuales los judíos-griegos  procedían.

Siendo los griegos mas despiertos, de mayor educación e inteligencia que los judíos de Palestina, no dudaron ni por un momento protestar ante los apóstoles por el descuido y la negligencia que estaban sufriendo las viudas griegas de parte de los dirigentes del grupo judío. Para esos día especialmente,  los judíos de Palestina tenían la tendencia de enorgullecerse por retener y mantener un tipo de religión mas pura que los demás, al mismo tiempo los griegos tenían la costumbre de ver con desprecio a aquellos que nunca salieron de Palestina, y ellos solían tildar a los judíos de Palestina, como gente fanática e ignorante. La iglesia joven de los apóstoles, estaba comenzando a tener serios problemas. 

Pero los apóstoles restauraron la armonía; Prestamente, unánimemente, sabiamente. Ellos no esperaron que las murmuraciones se convirtieran en una infección declarada, tampoco condenaron a los que estaban murmurando, tampoco se trataron de justificar a ellos mismos, ellos simplemente pidieron que el trabaj0 se pusieran en manos de otros para que estos lo hicieran  correctamente. 

Con la ordenación de los “SIETE” se abre una nueva página en la historia de la iglesia. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.

Aquí no se usa la palabra “diácono” Los “SIETE” no son llamados diáconos. La palabra diácono significa “ministro o servicio” a ésta fecha bíblica había sido usada para los doce apóstoles y también para Jesús.

Se dice, y es verdad, que si alguno desea ser obispo, a noble función aspira. Así que el obispo debe ser intachable, esposo de una sola mujer, moderado, sensato, respetable, hospitalario, capaz de enseñar; no debe ser borracho ni pendenciero, ni amigo del dinero, sino amable y apacible. Debe gobernar bien su casa y hacer que sus hijos le obedezcan con el debido respeto; porque el que no sabe gobernar su propia familia, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios? No debe ser un recién convertido, no sea que se vuelva presuntuoso y caiga en la misma condenación en que cayó el diablo. Se requiere además que hablen bien de él los que no pertenecen a la iglesia, para que no caiga en descrédito y en la trampa del diablo.

Los diáconos, igualmente, deben ser honorables, sinceros, no amigos del mucho vino ni codiciosos de las ganancias mal habidas. Deben guardar, con una conciencia limpia, las grandes verdades de la fe. 10 Que primero sean puestos a prueba, y después, si no hay nada que reprocharles, que sirvan como diáconos. 11 Así mismo, las esposas de los diáconos deben ser honorables, no calumniadoras sino moderadas y dignas de toda confianza. 12 El diácono debe ser esposo de una sola mujer y gobernar bien a sus hijos y su propia casa. 13 Los que ejercen bien el diaconado se ganan un lugar de honor y adquieren mayor confianza para hablar de su fe en Cristo Jesús. 1 Timoteo

Aquí encontramos las características de un obispo, que traducido es un “supervisor” y de un diácono que es un ministro-servidor. Las características casi son las mismas en los dos personajes, por que el trabajo es casi el mismo, la diferencia es que el obispo es el supervisor.

En el tiempo de los apóstoles antes de ser ungidos, ellos tenían que tener al Espíritu Santo Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos.

En nuestro tiempo moderno se cree lo contrario, se cree que hay que ungir para recibir el Espíritu Santo.

Esta es otra característica para poder ser un obispo (supervisor) o un diácono:Así que el obispo debe ser intachable, esposo de una sola mujer“; “12 El diácono debe ser esposo de una sola mujer.” Estos textos han levantado mucha polémica en nuestra iglesia, con respecto al tema del ungimiento de la mujer, y lo vamos a tratar de estudiar un poco. 

Lo primero que tenemos que recordar es que la Biblia está escrita en forma masculina y cuando está escrita en forma masculina se refiere a los dos sexos.  En Romanos 16, hacemos un descubrimiento interesante: 1-Les recomiendo a nuestra hermana Febe, diaconisa de la iglesia de Cencreas. Les pido que la reciban dignamente en el Señor, como conviene hacerlo entre hermanos en la fe; préstenle toda la ayuda que necesite, porque ella ha ayudado a muchas personas, entre las que me cuento yo.  La hermana Febe para ser diaconisa se le tenía que aplicar la misma regla de los hermanos varones: tenía que ser esposa de un solo hombre.

El mandamiento dice: “no codiciarás la mujer de tu prójimo”, pero no le dice nada a la mujer, entonces; ¿quiere decir que la mujer está libre para codiciar al marido de su prójimo? no; el pecado de la codicia también se le aplica a ella, aunque la Biblia se está refiriendo solo al hombre.

“Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón” ¿Que pasa con la mujer?; ¿Ella puede codiciar a un hombre en su corazón? La respuesta es no, aunque la Biblia está escrita dirigiéndose al mundo masculino, esto se refiere tanto al hombre como a la mujer.

“Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio” Hebreos 9 : 27 Aquí mueren hombres y mujeres. Por eso es necesario que entendamos que la Biblia está escrita en forma masculina y está dirigido al sexo masculino; pero esto abarca no al hombre solamente, esto abarca al hombre y la mujer.

La otra cosa que necesitamos entender es la diferencia entre ungimiento  y la ordenación. Estas dos cosas son  totalmente diferentes la una de la otra; el ungimiento o imposición de manos es un rito hecho por el hombre, mientras que la ordenación no es un rito, sino es una decisión hecha por Dios en cuanto a la persona que se va a escoger para determinada misión. El Ungimiento es el acto de poner las manos sobre la persona y orar por él, en pocas palabras es un acto público de transferencia de poder al nuevo dirigente.

La ordenación viene de parte de Dios.  Samuel fue a la casa de Isaí para ungir al nuevo rey de Israel, y se equivocó de candidato: Y aconteció que cuando ellos vinieron, él vio a Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehová está su ungido. Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. 1 Samuel 16

 También los discípulos ungieron a Matías como reemplazo de Judás; pero Dios tenía a su elegido y lo ordenó como su ministro, y ese era el apóstol Pablo.

¿Que pasa si el hombre unge a una persona que no está ordenada por Dios?; ¿Queda ordenada por el ungimiento que hizo el hombre? la respuesta es no. ¿Que pasa si el nombre no quiere ungir a una persona que está ordenada por Dios?; ¿La persona queda ordenada a pesar de la negativa del hombre de ungirlo? La respuesta es si, ésta persona quedó ordenada por el cielo.

Aquí no le estamos invitando a que crea en la ordenación de la mujer, tampoco le estamos invitando a que no crea en la ordenación de la mujer; aquí le estamos invitando a que estudie la Biblia profundamente, por que el tema no es tan fácil como nosotros lo imaginamos. Es un tema muy profundo, que necesita mucho estudio y mucha oración para comprender-lo en su totalidad; lo que deseamos aquí en Escuela Sabática Maestro, es que usted se nutra y cuando usted tome una decisión,  que ésta decisión sea basada en la Biblia y no meramente en un capricho humano. Da mucha decepción escuchar a la gente fanática de los dos grupos,  dando su opinión; una opinión sin fundamento, una opinión sin conocimiento profundo bíblico y sin conocimiento de hermenéutica,  dan una opinión basada en la ignorancia.

Cuando la gracia de Cristo se exprese en las palabras y obras de los creyentes, la luz brillará hacia los que están en tinieblas, pues mientras los labios pronuncien la alabanza de Dios, la mano se extenderá para ayudar a los que perecen. Leemos que en el día de Pentecostés, cuando descendió el Espíritu Santo sobre los discípulos, nadie dijo que algo de lo que poseía era suyo. Todo lo que tenían fué entregado para el adelanto de una reforma admirable. Y millares se convirtieron en un día. Cuando el mismo espíritu actúe en los creyentes de hoy y devuelvan a Dios lo que es suyo con la misma liberalidad, se realizará una amplia obra muy abarcante.

Los pobres son la heredad de Dios. Cristo ha dado su vida por ellos. El demanda a aquellos a quienes ha colocado para que actúen como sus mayordomos que den liberalmente de los medios que les han sido confiados para aliviar a los pobres y para sostener la obra de Dios en la tierra. El Señor es rico en recursos. Ha colocado a los hombres para que actúen como sus tesoreros en este mundo. Lo que él les ha dado han de usarlo en el servicio de Dios. En toda iglesia debe establecerse un fondo para los pobres. Luego cada miembro presentará una ofrenda de agradecimiento a Dios cada semana o cada mes, según resulte más conveniente. Esta ofrenda expresará nuestra gratitud por los dones de la salud, el alimento y las ropas cómodas. Y en la medida en que Dios nos bendijo con estas comodidades, apartaremos recursos para los pobres, los dolientes y los angustiados. Quisiera llamar especialmente la atención de los hermanos a este punto. Recordemos a los pobres. Privémonos de algunos de nuestros lujos; sí, aun de comodidades, y ayudemos a aquellos que pueden obtener solamente la más escasa alimentación e indumentaria. Al obrar en su favor, obramos para Jesús en la persona de sus santos. El se identifica con la humanidad doliente. No aguardemos hasta que hayan sido satisfechas todas nuestras necesidades imaginarias. No confiemos en nuestros sentimientos para dar cuando nos sintamos dispuestos a ello, y retener cuando no nos inclinemos a dar. Demos regularmente, sea diez, veinte o cincuenta centavos por semana*, según lo que quisiéramos ver anotado en el registro celestial en el día de Dios (El ministerio de la bondad, {MB}, p. 285-287).

Los discípulos de Jesús habían llegado a una crisis. Bajo la sabia dirección de los apóstoles, que habían trabajado unidos en el poder del Espíritu Santo, la obra encomendada a los mensajeros del Evangelio se había desarrollado rápidamente. La iglesia estaba ensanchándose de continuo, y este aumento de miembros acrecentaba las pesadas cargas de los que ocupaban puestos de responsabilidad. Ningún hombre, ni grupo de hombres, podría continuar llevando esas cargas solo, sin poner en peligro la futura prosperidad de la iglesia. Se necesitaba una distribución adicional de las responsabilidades que habían sido llevadas tan fielmente por unos pocos durante los primeros días de la iglesia. Los apóstoles debían dar ahora un paso importante en el perfeccionamiento del orden evangélico en la iglesia, colocando sobre otros algunas de las cargas llevadas hasta ahora por ellos.

Los apóstoles reunieron a los fieles en asamblea, e inspirados por el Espíritu Santo, expusieron un plan para la mejor organización de todas las fuerzas vivas de la iglesia. Dijeron los apóstoles que había llegado el tiempo en que los jefes espirituales debían ser relevados de la tarea de socorrer directamente a los pobres, y de cargas semejantes, pues debían quedar libres para proseguir con la obra de predicar el Evangelio (Los hechos de los apóstoles, {Hap}, p. 73).

70


Martes 1º de septiembre // Lección 10____________________

FELIPE EN SAMARIA

Saulo, un futuro apóstol y misionero, aparece por primera vez en la Biblia en el apedreamiento del diácono Esteban, el primer mártir cristiano. Esta ola de persecución, sin embargo, solo ayudó a diseminar más el evangelio.

Lee Hechos 8:1 al 6. ¿Cuál fue el resultado de la persecución sobre la iglesia de Jerusalén?

Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. Y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban, e hicieron gran llanto sobre él. Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel. Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo. Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía. Hechos 8

Samaria fue la primera parada en la difusión geográfica del cristianismo. Los samaritanos se consideraban descendientes de los israelitas que quedaron en su tierra cuando los asirios exiliaron a la mayoría del pueblo en el año 722 a.C. Sin embargo, los judíos consideraban que los samaritanos eran descendientes de extranjeros que los asirios habían establecido por la fuerza en Israel. Las relaciones judeosamaritanas durante la era del Nuevo Testamento estaban marcadas por tensiones y brotes de violencia. Sin embargo, como vimos antes, Jesús había pavimentado el camino para la obra misional allí cuando trató con la mujer junto al pozo, quien, a su vez, comenzó a “evangelizar” a su propio pueblo.

El llamado de Felipe a servir a las mesas llegó a ser el de un evangelista misionero a los samaritanos. Como un refugiado que huía de una persecución religiosa en Jerusalén, no perdió su tiempo. Proclamó que el Mesías, esperado tanto por judíos como por samaritanos, había venido (Hech. 8:5, 12).

Lee Hechos 8:6 al 15. ¿Cuál fue el éxito del ministerio de Felipe en Samaria?

Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía. Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados; así que había gran gozo en aquella ciudad. Pero había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad, y había engañado a la gente de Samaria, haciéndose pasar por algún grande. 10 A éste oían atentamente todos, desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es el gran poder de Dios. 11 Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas les había engañado mucho tiempo. 12 Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. 13 También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito. 14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; 15 los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo;

Dios usó poderosamente a Felipe en su temprano campo misionero extranjero. La afirmación de la samaritana junto al pozo, de que “judíos y samaritanos no se tratan entre sí” (Juan 4:9), había llegado a ser cosa del pasado.

¿Qué enemistades, rencores y prejuicios que han envenenado tu alma necesitan ser “cosas del pasado”? ¿No es tiempo de que los abandones?

En es texto de éste día encontramos tres figuras muy importantes del cristianismo: El perseguidor Saulo, el mártir Esteban, y el diácono-evangelista Felipe.

Tres veces se nombra a Saulo en ésta narración; la primera es cuando Saulo sostuvo la ropa de Esteban, la segunda es cuando Saulo consintió la muerte de Esteban y la tercera fue cuando Saulo desolaba la iglesia, como nunca se había desolado antes. El poder de la religión cristiana excita las peores pasiones de los humanos, el cristianismo es un sabor “de vida para vida o de muerte para muerte”: el cristianismo o salva o mata. En estos días modernos no tenemos enemigos por que tampoco tenemos evangelio; pasamos sin dificultades nuestra vida por que no molestamos a nadie por sus pecados o prejuicios, no somos mártires por que toleramos todo tipo de idolatría y pecados de nuestros vecinos y conocidos. En el tiempo de los apóstoles el cristianismo atacó a las formidables fortalezas del pecado, de la concupiscencia y de la idolatría, y consiguieron contra ellos las mas sangrientas olas de venganzas.

El segundo personaje que encontramos en ésta historia es a Esteban, en su último día de vida en ésta tierra. Ya habían dos tumbas en la joven iglesia apostólica; la de Ananía y la de Safira, en esas dos tumbas había un tipo de lamentación sin esperanzas, era unas tumbas tristes, tumbas de mentirosos e hipócritas; ninguno de nosotros desea ser puesto en ese tipo de tumba, donde la persona se recuerda por su mal proceder y por sus malas decisiones, y que hace que en el fondo del corazón del humano se abrigue ese frío sentimiento de pérdida eterna.

La nueva tercera tumba que se abre es muy diferente, es para el primer mártir del cristianismo, es la tumba para un santo hombre, una tumba llena de mucha paz y llena de muchas promesas y esperanzas. Aunque el camino fue duro para éste Esteban, el descanso es dulce y profundo, aún se encuentra allí en su tumba y su nombre también se encuentra registrado en el libro de la vida, Esteban se encuentra a un paso de conseguir la eternidad.

Y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban: Eran hombres “piadosos”, la Biblia no los describe como ricos, o estudiados, o con  títulos académicos, la Biblia los describe como personas  buenas: eran piadosos, eran virtuosos, eran leales a ellos mismos, eran leales a su prójimos, eran leales a Dios, eran cristianos de alta calidad, eran un grupo selecto.

Usualmente los funerales son muy mezclados. Algunos atienden los funerales por principios equivocados; algunos asisten a un funeral por que el fallecido era un buen cliente, o se asiste a un funeral por que el fallecido era un vecino,  otras veces se atiende a un funeral por conexiones familiares, muchas veces por la necesidad de poner al difunto fuera del camino lo mas pronto posible y otras veces se atiende a un funeral por obligaciones y moral  religiosa. Pero el funeral de Esteban no era mezclado, el funeral de Esteban era de gente piadosa solamente, ¡oh santo entierro, para un santo hombre, realizado por santos dolientes!

En la Biblia se han registrado tres funerales sublimes: el primer maravilloso funeral es el de Moisés, los ángeles bajaron del cielo por orden divina y con ternura divina tomaron el cansado y avejentado cuerpo de Moisés y delicadamente lo pusieron al descanso. El segundo funeral fue el de Jesucristo, allí está el Dador de la vida y el Creador de todo lo que existe, aceptando los servicios funerales de parte de esas criaturas descarriadas, y culpables de su sufrimiento y muerte, santo entierro fue ese, lo mismo de santo y  glorioso fue su resurrección. El tercer entierro noble es el de Esteban, posiblemente los ángeles se agolparon en las ventanas del cielo, se agolparon en los atrios y almenas del cielo para contemplar con interés y admiración la noble y santa compañía de esa procesión, que llevaban el cuerpo mutilado del primer hombre que decidió seguir los pasos de Jesús, De ésta manera Esteban estaba ofreciendo al cielo la más sagrada y grande ofrenda que un humano puede entregar lo cual es dar la vida por Jesús y por el evangelio. Posiblemente los ángeles recordaron el entierro de Moisés donde muchos de ellos tomaron parte, posiblemente los ojos de Jesucristo se llenaron de lágrimas, lágrimas de amor, de admiración y de dolor al ver a uno de sus discípulos caminar la senda que el ya había caminado.

Juan Huss unos momentos antes de morir le dijo al hombre que componía la leña para la hoguera, las siguientes palabras: “Oh, santa simplicidad, Dios os enviará una luz mucho más mejor. En éste momento ustedes van a quemar a un ganso, pero detrás de mi vendrá un cisne y ese cisne si podrá escapar del fuego de la hoguera de ustedes” El apellido Huss significa en el idioma alemán ganso, y el apellido Lutero significa en el idioma alemán Cisne.

El tercer personaje que encontramos es a Felipe: Ahora que Esteban está muerto, alguien necesita tomar su lugar, esa es un regla militar, después que falta un hombre importante, el siguiente en importancia viene hacia el frente: ¿Quién será bautizado para muerte? Cuando Esteban fue muerto el resto de los siete diáconos no huyeron en terror y cobardía, Felipe era el siguiente, el tomó el lugar de Esteban y predicó a Cristo en Samaria

Credenciales de Felipe

Lugar de nacimiento: Cesarea

Su título: Evangelista

Su área de trabajo: Samaria

Su trabajo: Predicador

Su tema principal: Jesucristo

Causaba impresión a la gente por su enseñanza, por su carácter y por su espíritu

Causaba impresión por su poder: Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía.

Causaba impresión por su autoridad: Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces.

Bendecía a muchos con sus milagros: y muchos paralíticos y cojos eran sanados”

Su ministerio causaba alegría: así que había gran gozo en aquella ciudad.

La persecución que sobrevino a la iglesia de Jerusalén dió gran impulso a la obra del Evangelio. El éxito había acompañado la ministración de la palabra en ese lugar, y había peligro de que los discípulos permanecieran demasiado tiempo allí, desatendiendo la comisión del Salvador de ir a todo el mundo. Olvidando que la fuerza para resistir al mal se obtiene mejor mediante el servicio agresivo, comenzaron a pensar que no tenían ninguna obra tan importante como la de proteger a la iglesia de Jerusalén de los ataques del enemigo. En vez de enseñar a los nuevos conversos a llevar el Evangelio a aquellos que no lo habían oído, corrían el peligro de adoptar una actitud que indujera a todos a sentirse satisfechos con lo que habían realizado. Para dispersar a sus representantes, donde pudieran trabajar para otros, Dios permitió que fueran perseguidos. Ahuyentados de Jerusalén, los creyentes “iban por todas partes anunciando la palabra.”

Al ser esparcidos por la persecución, salieron llenos de celo misionero. Comprendían la responsabilidad de su misión. Sabían que en sus manos llevaban el pan de vida para un mundo famélico; y el amor de Cristo los movía a compartir este pan con todos los necesitados. El Señor obró por medio de ellos. Doquiera iban, sanaban los enfermos y los pobres oían la predicación del Evangelio.

Felipe, uno de los siete diáconos, fué de los expulsados de Jerusalén. “Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo. Y las gentes escuchaban atentamente unánimes las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía. Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos; … y muchos paralíticos y cojos eran sanados: así que había gran gozo en aquella ciudad” (Los hechos de los apóstoles, {Hap}, pp. 86-88).

La abnegada labor de los cristianos del pasado debería ser para nosotros una lección objetiva y una inspiración. Los miembros de la iglesia de Dios deben ser celosos de buenas obras, renunciar a las ambiciones mundanales, y caminar en los pasos de Aquel que anduvo haciendo bienes. Con corazones llenos de simpatía y compasión, han de ministrar a los que necesitan ayuda, y comunicar a los pecadores el conocimiento del amor del Salvador. Semejante trabajo requiere empeñoso esfuerzo, pero produce una rica recompensa. Los que se dedican a él con sinceridad de propósito verán almas ganadas al Salvador; porque la influencia que acompaña al cumplimiento práctico de la comisión divina es irresistible.

Tampoco recae únicamente sobre el pastor ordenado la responsabilidad de salir a realizar la comisión evangélica. Todo el que ha recibido a Cristo está llamado a trabajar por la salvación de sus prójimos. “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven” (Apocalipsis 22:17). A toda la iglesia incumbe el deber de dar esta invitación. Todo el que la ha oído ha de hacer repercutir este mensaje por valles y montes: “Ven”.

Es un error fatal suponer que la obra de salvar almas depende solamente del ministerio. El humilde y consagrado creyente a quien el Señor de la viña le ha dado preocupación por las almas, debe ser animado por los hombres a quienes Dios ha confiado mayores responsabilidades. Los dirigentes de la iglesia de Dios han de comprender que la comisión del Salvador se da a todo el que cree en su nombre. Dios enviará a su viña a muchos que no han sido dedicados al ministerio por la imposición de las manos (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, pp. 90,91).

71


Lección 10 // Miércoles 2 de septiembre___________________

CON EL ETÍOPE

Según Hechos 8:26 al 39, el siguiente contacto de Felipe fue el tesorero de la administración etíope, llevando la misión otro paso más hacia “lo último de la tierra” (Hech. 1:8). Felipe fue el eslabón entre Samaria y la misión en Gaza. De Samaria, al norte de Jerusalén, Felipe fue llamado a Gaza, que está al sur de la ciudad. Su trabajo en el norte se concentró en un grupo; aquí, en una sola persona. En Samaria, Felipe pudo proclamar a Cristo solamente desde los cinco libros de Moisés, porque esto era todo lo que aceptaban los samaritanos; aquí, pudo usar también el libro de Isaías, probablemente en una traducción griega.

Lee Hechos 8:26 al 39. Al hacerlo, responde las siguientes preguntas:

¿Cuáles fueron los versículos de Isaías 53 que estaba leyendo el etíope, y por qué le dieron a Felipe la oportunidad perfecta para evangelizarlo?

En contraste con la obra de Felipe en Samaria, donde realizó milagros (Hech. 8:6), todo lo que hizo con el etíope fue estudiar la Biblia. ¿Qué muestra esto, que nos puede servir al ministrar a otros?

26 Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. 27 Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, 28 volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. 29 Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. 30 Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? 31 El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él. 32 El pasaje de la Escritura que leía era este:
    Como oveja a la muerte fue llevado;
    Y como cordero mudo delante del que lo trasquila,
    Así no abrió su boca.

33 En su humillación no se le hizo justicia;
Mas su generación, ¿quién la contará?
Porque fue quitada de la tierra su vida. 

34 Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? 35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. 39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.

El Espíritu de Dios llamó a Felipe tan pronto como había terminado de explicar las “buenas nuevas acerca de Jesús” y bautizado al etíope. Felipe no tuvo la oportunidad de transmitir sus creencias y enseñanzas a su nuevo converso. El etíope quedó para abrazar su fe cristiana en el contexto de su cultura africana, guiado por el Antiguo Testamento y por el Espíritu de Dios, que ya había estado obrando, puesto que él ya era un adorador de Dios y un creyente en su Palabra.

Felipe le explicó al etíope los textos cruciales del Antiguo Testamento acerca de la muerte de Jesús. ¿Por qué Jesús, su muerte y su resurrección deben ser centrales en el mensaje que damos al mundo? ¿Qué es el mensaje sin él?

Interesante-mente el ángel no le dio el mensaje al etíope, el ángel va en busca de un hombre para que él le de el mensaje a otro hombre. En el plan de salvación de Dios, el pecador que ha sido redimido es el encargado de impartir el evangelio a aquellos que aún no lo han escuchado. Nadie de nosotros está para cuestionar los planes de Dios, y ya que ese es el plan de Dios, lo mejor que pudo haber hecho el ángel era servir como mensajero de Dios al hombre, ir al hombre y decirle lo que Dios ordenó.

Podemos pensar: ¿Cómo es posible que Felipe fue removido de la gran obra que estaba haciendo con una ciudad entera y ser trasladado tan lejos para predicarle solamente a una persona? Parece un poco sin sentido ¿verdad? bueno, realmente no: Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?”; también hay que recordar  la parábola de la oveja perdida, donde el buen pastor dejo noventa y nueve ovejas por salvar solamente a una que estaba perdida.

No era la salvación de una sola alma la que estaba en juego, el eunuco  era un alto dignatario en el país de Etiopía, él era  el segundo en rango después de la reina, y el con-vertimiento de tan alto dignatario gubernamental tendría un alcance de una naturaleza inimaginable. Los etíopes gozaron de un período de prosperidad, cuando  más tarde  la nación entera se convirtió al cristianismo. La superioridad religiosa, la alta cultura y el desarrollo de las finas artes y ciencias que disfrutó la floreciente nación de los “abisinios” o etíope, fue mucho mas elevada que el resto de los  demás pueblos africanos; esto  se debió  en parte  a esa semilla sembrada en Etiopía por éste eunuco a quién Felipe tuvo el privilegio de impartirle el evangelio. La historia  de Felipe con el eunuco etíope, también nos hace recordar cuando la providencia divina  obligó a Pablo a abandonar su gigante e importante feligresía de Asia y fue enviado a predicar a Europa. Europa en esos días era como un desierto comparado a Asia cuando se contaban sus habitantes. La historia nos enseña que la predicación de Pablo en Europa, tomó muchos siglos para dar sus verdadero frutos. Mas tarde el mundo Europeo se encargó de predicar el evangelio a las tres Américas, en ingles, en español, en portugués, en alemán y en francés; teniendo como resultado millones de conversos al cristianismo. 

Felipe es digno de ser admirado por su pronta obediencia a la orden divina, por su valentía de acercarse a una persona extranjera y desconocida, por su sabiduría para impartir el evangelio, por su habilidad para prender la llama de la fe, por su espíritu en poner el sello de la salvación a una alma de Dios, y por la humildad que tuvo de esconderse en Dios después que su trabajo fue terminado.

También podemos ver que todas las cosas trabajan para la salvación de una persona cuando ésta desea ser salva:

-DIOS, a través de su ángel y de su Espíritu

-EL HOMBRE; ese fue Felipe con su reunión y su estudio bíblico

-LAS ESCRITURAS; en éste caso las profecías del libro de Isaías

-LA NATURALEZA; el agua que había por el camino

Cuenta la historia del famoso pastor holandés Courtone, quien era muy famoso por su libertad de expresión mientras predicaba, que en cierta ocasión la corte de Holanda lo invitó a predicar. Este pedido el lo aceptó bajo dos condiciones: La primera condición era que el príncipe de Orange y toda su familia estuviera presente y la segunda condición era que nadie se ofendiera con él, por su sermón. Esas condiciones fueron aceptadas y llegó el día tan esperado para la predicación del pastor Courtone, ese día en la corte de Holanda se había congregado una noble y distinguida audiencia, y el pastor Courtone comenzó a predicar y predicó del eunuco de Etiopía.

Los cuatro puntos del sermón del pastor para los cortesano de Holanda fueron los siguientes:

1-Como un cortesano leía la Biblia; eso le causó sorpresa a los cortesanos de Holanda

2-Como un cortesano admitió su ignorancia bíblica; eso les causó más sorpresa a los cortesanos de Holanda

3-Como un cortesano le pidió a un inferior ser instruido en la Palabra de Dios; eso causo una sorpresa indescriptible a los cortesanos de Holanda

4-Como un cortesano se convirtió a Jesucristo; esa fue la más grande sorpresa que los cortesanos experimentaron en el sermón del pastor Courtone.

Y he aquí un Etíope, eunuco, gobernador de Candace, reina de los Etíopes, el cual era puesto sobre todos sus tesoros, y había venido a adorar a Jerusalem, se volvía sentado en su carro, y leyendo el profeta Isaías.” Este etíope era hombre de buena posición y amplia influencia. Dios vió que, una vez convertido, comunicaría a otros la luz recibida, y ejercería poderoso influjo en favor del Evangelio. Los ángeles del Señor asistían a este hombre que buscaba luz, y le atraían al Salvador. Por el ministerio del Espíritu Santo, el Señor lo puso en relación con quien podía conducirlo a la luz.

A Felipe se le mandó que fuese al encuentro del etíope y le explicase la profecía que iba leyendo…

Entonces Felipe le declaró la gran verdad de la redención. Comenzando desde dicho pasaje de la Escritura, “le anunció el evangelio de Jesús”.

El corazón del etíope se conmovió de interés cuando Felipe le explicó las Escrituras, y al terminar el discípulo, el hombre se mostró dispuesto a aceptar la luz que se le daba. No alegó su alta posición mundana como excusa para rechazar el Evangelio. “Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua; y dijo el eunuco: He aquí agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Y Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro: y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y bautizóle.

Este etíope simboliza una numerosa clase de personas que necesita ser enseñada por misioneros como Felipe, esto es por hombres que escuchen la voz de Dios y vayan adonde él los envíe. Muchos leen las Escrituras sin comprender su verdadero sentido. En todo el mundo, hay hombres y mujeres que miran fijamente al cielo. Oraciones, lágrimas e interrogaciones brotan de las almas anhelosas de luz en súplica de gracia y de la recepción del Espíritu Santo. Muchos están en el umbral del reino esperando únicamente ser incorporados en él.

Un ángel guió a Felipe a uno que anhelaba luz y estaba dispuesto a recibir el Evangelio. Hoy también los ángeles guiarán los pasos de aquellos obreros que consientan en que el Espíritu Santo santifique sus lenguas y refine y ennoblezca sus corazones. El ángel enviado a Felipe podría haber efectuado por sí mismo la obra en favor del etíope; pero no es tal el modo que Dios tiene de obrar. Su plan es que los hombres trabajen en beneficio de sus prójimos (Los hechos de los apóstoles, {Hap}, pp. 88-90).

El tema de la redención es un tema que los ángeles desean escudriñar; será la ciencia y el canto de los redimidos durante las interminables edades de la eternidad. ¿No es un tema digno de atención y estudio ahora? La infinita misericordia y el amor de Jesús, el sacrificio hecho en nuestro favor, demandan de nosotros la más seria y solemne reflexión. Debemos esparcirnos en el carácter de nuestro querido Redentor e Intercesor. Debemos meditar en la misión de Aquel que vino a salvar a su pueblo de sus pecados. Cuando contemplemos así los asuntos celestiales, nuestra fe y amor serán más fuertes y nuestras oraciones más aceptables a Dios, porque se elevarán acompañadas de más fe y amor. Serán inteligentes y fervorosas. Habrá una confianza constante en Jesús y una experiencia viva y diaria en su poder de salvar completamente a todos los que van a Dios por medio de El.

Mientras meditemos en la perfección del Salvador desearemos ser enteramente transformados y renovados conforme a la imagen de su pureza. Nuestra alma tendrá hambre y sed de llegar a ser como Aquel a quien adoramos. Cuanto más concentremos nuestros pensamientos en Cristo, más hablaremos de El a otros y mejor le representaremos ante el mundo (El camino a Cristo, {CC}, p. 88, 89).

72


Jueves 3 de septiembre // Lección 10_____________________

FELIPE COMO EVANGELISTA, PADRE Y HUÉSPED

Claramente, Felipe fue ungido para hacer la obra del Señor. Los comentadores están divididos con respecto a lo que significa que “el Espíritu del Señor arrebató a Felipe” (Hech. 8:39): si le dijo que fuera a Azoto (vers. 40) o si fue transportado milagrosamente a ese lugar. El punto vital es que Felipe era un hombre entregado al Espíritu Santo y, de ese modo, Dios pudo usarlo para hacer una gran obra.

Lee Hechos 8:40. ¿Qué se dice acerca de Felipe, que explica por qué se lo llama el “evangelista”?

40 Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea.

Lee Hechos 21:7 al 10. ¿Qué podemos aprender acerca de Felipe en estos versículos?

Y nosotros completamos la navegación, saliendo de Tiro y arribando a Tolemaida; y habiendo saludado a los hermanos, nos quedamos con ellos un día. Al otro día, saliendo Pablo y los que con él estábamos, fuimos a Cesarea; y entrando en casa de Felipe el evangelista, que era uno de los siete, posamos con él. Este tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban. 10 Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo,

En esta historia aprendemos que Felipe era un hombre de familia, con cuatro hijas solteras. El llamado de Felipe del diaconado a la evangelización involucraba que tuviera que hacer viajes extendidos. Sabemos acerca del viaje de Jerusalén a Samaria, luego a Gaza, seguido por “todas las ciudades” en la costa del Mediterráneo, desde Azoto hasta Cesárea (unos ochenta kilómetros), y tal vez viajes no registrados. Como todos los misioneros, habrá sufrido los altibajos que tales compromisos incluyen. Sin embargo, atendió a su familia hasta el punto de que cuatro hijas fueran consideradas adecuadas por el Espíritu Santo para recibir el don de profecía. Esto testifica de su buena conducta como padre, y de una familia cristiana piadosa, pionera en las misiones.

El texto revela que el apóstol Pablo quedó con Felipe “algunos días” (Hech. 21:10). Veinticinco años antes, Pablo, conocido como Saulo, había sido un agresivo y feroz perseguidor de los cristianos (Hech. 9:1, 2). Su persecución de los creyentes en Jerusalén obligó a Felipe a huir a Samaria (Hech. 8:1-5). Ahora, años más tarde, perseguidor y perseguido se encontraron en el hogar de Felipe, que hospedó a Pablo. ¡Qué reunión interesante de hermanos y colaboradores con Cristo en la gran causa de llevar el evangelio al mundo no judío!

En nuestra obra en favor de otros, ¿por qué es vital nunca olvidar nuestra primera obligación: nuestras familias?

Felipe comenzó en las oficinas más humildes del cristianismo y por su dedicación, trabajo y aprobación del Espíritu Santo fue escalando posiciones hasta llegar a convertirse en un poderoso evangelista, y fundador y sustentador de nuevas congregaciones. Su vida familiar también había sido bendecida, ya que Felipe tenía cuatro hijas, y las cuatro ellas habían sido investidas con el poder del Espíritu Santo y tenían el don de la profecía. Muchas veces se da el caso que de los grandes dirigentes de nuestra iglesia, salen hijo fracasados; pero éste no era el caso de Felipe, sus hijas daban buen testimonio de Dios, de la religión y de la familia. 

Después del viaje misionero donde ocurrió  la conversión del Eunuco, Felipe se mudó para Cesarea.

En la casa de Felipe en Cesárea fue donde se hospedó Pablo. Era muy natural que Pablo hubiera llegado a la casa de un hombre que era igual a él, ya que Felipe igual a Pablo eran hombre de fuertes convicciones y de carácter aguerrido. También había otro personaje que también disfrutó de la presencia de Felipe y ese era Lucas, que en éste tiempo andaba consiguiendo la información necesaria para escribir el libro de Hechos de los Apóstoles. Sin duda alguna en éste encuentro de Lucas, Pablo y Felipe, fue donde Lucas pudo conseguir la información de la conversión del Eunuco de Etiopía, información que se encuentra en el libro de Hechos, escrito por Lucas.

Que impresionante reunión, Pablo y Lucas escribieron grandes partes del Nuevo Testamento; Felipe había tomado el lugar de Esteban, del cual Pablo había consentido su muerte. En esta escena encontramos al asesino y al colega del mártir, tratando de imitar la vida de ejemplo del mártir Esteban.

A Felipe se le infundió el deseo de entrar en lugares nuevos, y de abrir camino. Un ángel, que estaba observando toda oportunidad posible de relacionar a los hombres con sus semejantes, le dio las instrucciones. Felipe fue enviado “hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto” (Hechos 8:26). Esto lo puso en contacto con un hombre de mucha influencia, quien, una vez convertido, comunicaría a otros la luz de la verdad. El Señor, obrando por medio de Felipe, hizo que el hombre se convenciera de la verdad, y fuera convertido y bautizado. El fue un oyente del camino, un hombre de buena posición, que ejercería una fuerte influencia en favor de la verdad.

Hoy, al igual que entonces, los ángeles del cielo están esperando para guiar a los hombres a sus semejantes. Un ángel le mostró a Felipe dónde encontrar a este hombre que estaba listo para recibir la verdad, y hoy los ángeles de Dios guiarán y dirigirán los pasos de los obreros que permitan que el Espíritu Santo santifique sus lenguas y refine y ennoblezca sus corazones (Recibiréis poder, {RP}, p. 279).

Los padres y las madres deben comprender su responsabilidad. El mundo está lleno de trampas para los jóvenes. Muchísimos son atraídos por una vida de placeres egoístas y sensuales. No pueden discernir los peligros ocultos o el fin temible de la senda que a ellos les parece camino de la felicidad. Cediendo a sus apetitos y pasiones, malgastan sus energías, y millones quedan perdidos para este mundo y para el venidero. Los padres deberían recordar siempre que sus hijos tienen que arrostrar estas tentaciones. Deben preparar al niño desde antes de su nacimiento para predisponerlo a pelear con éxito las batallas contra el mal.

Los padres necesitan a cada paso una sabiduría más que humana a fin de comprender cómo educar mejor a sus hijos para una vida útil y feliz aquí, y para un servicio más elevado y un mayor gozo en el más allá (Conducción del niño, {CN}, p. 21).

73


Lección 10 // Viernes 4 de septiembre____________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “El evangelio en Samaria”, en Los hechos de los apóstoles, pp. 86-92.

“Al ser esparcidos por la persecución, salieron llenos de celo misionero. Comprendían la responsabilidad que implicaba su cometido. Sabían que, en sus manos, llevaban el Pan de vida para un mundo famélico; y el amor de Cristo los movía a compartir este pan con todos los necesitados” (HAp 88).

“Y cuando sus discípulos fueron expulsados de Jerusalén, algunos hallaron seguro asilo en Samaria. Los samaritanos dieron la bienvenida a estos mensajeros del evangelio, y los judíos convertidos recogieron una preciosa mies entre aquellos que habían sido antes sus más acerbos enemigos” (ibíd., p. 89).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Como ya vimos, el evangelio rompe barreras entre las personas. Por lo menos, ese es el ideal; pero la realidad ha sido a veces radicalmente diferente. ¿Qué tenemos los seres humanos que, aun entre cristianos –entre los que comprendemos que todos somos iguales ante Dios, que sabemos que la Cruz es el gran igualador−, permitimos que barreras culturales, sociales y otras nos dividan? ¿De qué modo la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que es tan universal, puede abandonar tales prejuicios?
  2. Como vimos, la persecución de la iglesia primitiva obligó a los creyentes a huir y, como resultado, el evangelio comenzó a esparcirse de una manera en que no habría sido posible sin la persecución. Aunque Dios fue capaz de sacar algo bueno de ello, debemos recordar que la persecución religiosa nunca es buena, nunca es correcta, nunca es justificada. ¿Cuál debe ser nuestra actitud hacia los que sufren persecución religiosa, aun si no estamos de acuerdo con sus creencias? (Ver Luc. 6:31.)

74


Este es un estudio serio para los maestros de Escuela Sabática. Si usted es una persona que le gusta la lectura, y profundizar en temas religiosos, este es el lugar para usted.

Este material no reemplaza el estudio de la Escuela Sabática; para comprender este material usted tiene que haber estudiado la lección de Escuela Sabática.
Este material es libre para ser copiado, compartido y distribuido. En este documento no hay nada una nueva luz, ni doctrinas nuevas, todo lo que aquí le presentamos está escrito en la Biblia, Lección de Escuela Sabática, Espíritu de Profecía, Comentarios Bíblicos, diccionarios religiosos y seculares, libros de historia y ciencia, enciclopedias, temas e ilustraciones. Nuestro trabajo aquí en 7Day Radio es poner juntos esos pensamientos esperando que usted pueda comprender mejor la lección. Este documento es subido al “INTERNET” todos los días Domingos a las  6 de la mañana, hora de Madrid, España; 12:00 AM hora del este de los Estados Unidos de Norte América.
Si usted desea contactarnos con nosotros para cualquier comentario, contribución o pregunta lo puede hacer escribiendo a elhermanotony@gmail.com 
Si usted desea recibir este material auxiliar de Escuela Sabática directamente, por favor escribanos a:
director@sevendayradio.com Si lo desea recibir en su teléfono, por favor, deje el número de teléfono incluyendo el código de su país.
Si lo desea recibir por “E-Mail”,  por favor escríbanos a elhermanotony@gmail.com deje su dirección de correo electrónico ó “E-MAIL”  y con gusto le estaremos mandando esta información semanalmente; en el preciso momento que la publiquemos usted también la estará recibiendo en su correo electrónico.
Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
Madrid, España 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s