Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 11 – PABLO: ANTECEDENTES Y LLAMADO – PARA EL 12 DE SEPTIEMBRE DE 2015

1 comentario


Este es un estudio libre para toda persona que lo desee usar, compartir ó distribuir. Es una cortesía de SevenDay Radio y su servidor, Tony García. Cualquier pregunta ó comentario por favor escriba a *elhermanotony@gmail.com* Este documento es subido a la red los días Sábados  por la tarde, alrededor de las 3 de la tarde hora del este de los Estados Unidos de Norte América.

Toda información dada en éste documento es tomada de la vastedad de libros que la Iglesia Adventista del 7mo Día tiene disponible gratuitamente para el público en general, en Ingles y Español. A éste documento también se le agrega otras informaciones de otros libros, que también se encuentran disponible gratuitamente en el Internet para el uso del  público en general.

Aquí no le estamos presentando una nueva luz, nuestro trabajo es sencillamente recopilar información, y presentarla en un lenguaje sencillo y entendible,  para que se le haga mas fácil al maestro de Escuela Sabática comprender y prepararse mejor, para impartir la lección de Escuela Sabática.

Deseamos compartir con ustedes los tópicos  de las lecciones de los próximos años.

4 trimestres por año

2015:  (4)”Jeremías”

2016:  (1)”La Gran Controversia” (2)”El libro de Mateo” (3)”El Papel de la Iglesia en la Comunidad” (4)”Job”

2017:  (1)”El Espíritu Santo y la Espiritualidad” (2)”1ra y 2da de Pedro” (3)” Unidad en Cristo” (4)”Asuntos de Justicia Social”

2018:   (1)”Mayordomía” (2)”Preparación para los Días Finales” (3)”El libro de los Hechos” (4)”El Libro de Apocalipsis”

2019: (1)”Esdras-Nehemías” (2)”El Libro de Daniel” (3)”Romanos” (4)”Como interpretar las escrituras”

2020: (1)”Educación” (2)”Juan” (3) La Familia/Santidad del Matrimonio (nuevo)

Recordamos a los hermanos que ésta información está sujeta a cambios.


INVITAMOS A NUESTROS LECTORES A SUSCRIBIRSE A NUESTRO ESTUDIO SEMANAL. PARA HACERLO, POR FAVOR USAR LA BARRA QUE DICE “SEGUIR”; EL SISTEMA AUTOMÁTICO LE MANDARA EL ESTUDIO A SU DIRECCIÓN DE CORREO EN EL PRECISO MOMENTO EN QUE NOSOTROS PUBLIQUEMOS EL ESTUDIO SEMANAL.  

SI SE LE DIFICULTA INSCRIBIRSE EN EL SISTEMA AUTOMÁTICO POR FAVOR ESCRIBANOS A: ELHERMANOTONY@GMAIL.COM DEJE LA DIRECCIÓN DE SU E-MAIL Y NOSOTROS LO INSCRIBIREMOS.

LA PAGINA TAMBIÉN ESTA DISPONIBLE EN FACEBOOK,  POR FAVOR BUSQUE: ESCUELA SABÁTICA MAESTROS Y SOLICITE HACERSE AMIGO O SEGUIDOR, Y USTED PODRÁ VER LA PAGINA CADA VEZ QUE LA PUBLIQUEMOS.

SI DESEA VER LAS LECCIONES DE LOS TRIMESTRES PASADOS, BÚSQUENOS EN LA SIGUIENTE DIRECCIÓN:               

* WWW.ESCUELASABATICAMAESTROS.COM*


Este es un estudio extra para el maestro de Escuela Sabática, y es realizado por hermanos laicos de la Iglesia Adventistas del 7mo Día. En este lugar evitamos la crítica, la censura y los temas polémicos. Nuestro principal propósito es elevar la mente hacia Dios,  por medio de pensamientos elevados, para que podamos comprender la lección de una manera sencilla, precisa y al mismo tiempo profunda. 

Si tiene algún comentario, duda, pregunta ó sugerencia, siéntase libre en escribirnos a: *elhermanotony@gmail.com* déjenos la dirección de su correo y nosotros le contestaremos lo más pronto posible.


ANUNCIO ESPECIAL: Si usted necesita la lección en formato PDF necesita inscribirse con “WordPress”. Cuando entra a la página central de Escuela Sabática Maestros,  en la parte de abajo a su mano derecha encontrará una barra que dice “seguir” tiene que darle un “click” a la barrita “seguir” y poner su correo electrónico. Si usted no encuentra la barrita por favor escribanos a: elhermanotony@gmail.com y nosotros lo inscribiremos. Una vez usted halla sido inscrito, usted estará recibiendo un e-mail de confirmación de “WordPress” lo único que usted necesita hacer con ese correo, es abrirlo y aceptar la invitación de “WordPress”, mientras usted no lo haga, usted no quedará inscrito, esas son las regulaciones de “WordPress”  Una vez aceptada la invitación usted quedará inscrito y estará recibiendo un correo electrónico con la lección de Escuela Sabática cada vez que lo publiquemos. En su correo encontrará justo arriba de la foto el enlace para conseguir la lección en PDF


** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Lección 11: Para el 12 de septiembre de 2015

PABLO: ANTECEDENTES Y LLAMADO

Sábado 5 de septiembre____________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Hechos 9:1; Filipenses 3:6; 1 Corintios 15:10; Hechos 9:1-22; 26:18; Gálatas 2:1-17.

PARA MEMORIZAR:
 “El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre” (Hech. 9:15, 16).

UNA FIGURA CENTRAL del Nuevo Testamento es Pablo; antes, Saulo de Tarso. Pablo fue para la iglesia cristiana lo que Moisés fue para Israel. Moisés sacó al pueblo de Dios de entre los gentiles para que pudieran hacer la voluntad de Dios. Pablo llevó la Palabra de Dios a los gentiles para que también ellos hicieran la voluntad de Dios.

Sabemos más de Pablo que de cualquier otro cristiano del primer siglo. Se lo recuerda, principalmente, por su gran contribución a la expansión del cristianismo, que ya lleva dos mil años. Sus actividades misioneras en favor de las naciones alrededor del mar Mediterráneo son un ejemplo para las misiones cristianas.

Pablo separó los absolutos bíblicos de la cultura judía, pues las leyes civiles, rituales y morales estaban tan integradas en la vida judía que casi no se distinguían de las costumbres judías y lo que creían que era el mensaje de Dios para las naciones.

Consideraremos a quien, fuera de Jesús mismo, fue el personaje más importante del Nuevo Testamento.

En ocasión de la conversión de Pablo, el Señor había declarado que había de ser ministro a los gentiles, para abrir “sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, remisión de pecados y suerte entre los santificados” (Hechos 26:18). El ángel que le apareció a Ananías le había dicho de Pablo: “Instrumento escogido me es éste, para que lleve mi nombre en presencia de los Gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel” (Hechos 9:15). Y Pablo mismo, más tarde en su vida cristiana, mientras oraba en el templo de Jerusalén, había sido visitado por un ángel del cielo, que le ordenó: “Ve, porque yo te tengo que enviar lejos a los Gentiles” (Hechos 22:21).

Así el Señor había mandado a Pablo que entrase en el vasto campo misionero del mundo gentil. A fin de prepararlo para esta extensa y difícil tarea, Dios le había atraído en estrecha comunión consigo y había abierto ante su arrobada visión las bellezas y glorias del cielo. Se le había confiado el ministerio de hacer conocer el “misterio” que había estado “encubierto desde los tiempos eternos,” “el misterio de su voluntad, … el cual misterio en los otros siglos no se dió a conocer a los hijos de los hombres como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas en el Espíritu: Que los Gentiles sean juntamente herederos, e incorporados, y consortes de su promesa en Cristo por el evangelio: Del cual—declara Pablo,—yo soy hecho ministro. … A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, es dada esta gracia de anunciar entre los Gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo, y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que crió todas las cosas. Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora notificada por la iglesia a los principados y potestades en los cielos, conforme a la determinación eterna, que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 16:25; Efesios 1:9; 3:5-11) (Los hechos de los apóstoles {Hap}, pp. 129, 130).

Entre aquellos que fueron llamados a predicar el Evangelio de Cristo, descuella el apóstol Pablo, y es para cada ministro un ejemplo de lealtad, consagración y esfuerzo incansable. Su experiencia y sus instrucciones acerca del carácter sagrado de la obra ministerial, son una fuente de ayuda e inspiración para aquellos que están empeñados en el ministerio evangélico.

Antes de su conversión, Pablo era un acérrimo perseguidor de los discípulos de Cristo. Pero ante las puertas de Damasco le habló una voz, resplandeció en su alma la luz del cielo, y en la revelación que recibió del Crucificado, contempló lo que cambió todo el curso de su vida. Desde entonces en adelante, el amor por el Señor de gloria, a quien había perseguido tan implacablemente en la persona de sus santos, lo superaba todo. Le había sido dado el ministerio de dar a conocer el “misterio encubierto desde tiempos eternos.”1 “Instrumento escogido me es éste—declaró el Angel que le apareció a Ananías,—para que lleve mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel.”

Y durante todo su largo servicio, Pablo no vaciló nunca en su lealtad al Salvador. “No hago cuenta de haberlo ya alcanzado—escribió a los filipenses;—pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo al blanco, al premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús” (Obreros evangélicos {OE}, p. 59).

El nombre Pablo viene del griego Páulos, del latín Paulus, y del hebreo Shazul que significa “Pedido a Dios” ó “Prestado a Dios”

A Pablo se le conoce por el nombre de Saulo hasta el capítulo 13 de los Hechos, y de allí en adelante se le comienza a llamar con el nombre de Pablo. Se ha especulado mucho acerca del cambio de nombre de Saulo a Pablo.

La respuesta mas aceptable es que posiblemente él tuviera mas de un nombre; un nombre en hebreo “Saulo” y un nombre greco-romano “Pablo” Posiblemente usaba el nombre hebreo con los judíos y su familia, pero usaba su nombre greco-romano en la ciudad donde nació. También usando el nombre de Pablo, estaría mas en armonía con su ciudadanía Romana.

Era de mucha ventaja para él usar su nombre “Pablo” cuando predicaba el evangelio al mundo gentil; y para el mundo gentil era mas fácil aceptar a un romano predicando de Jesús que a un Judío predicando de Jesús.

Pablo fue Judío de nacimiento, así también como su educación. Era de la tribu de Benjamín, y posiblemente le pusieron su nombre en honor de Saúl, el primer rey de Israel que también era de la tribu de Benjamín. (Saul-Saulo-Shazul) Se sabe muy poco de su familia, de acuerdo a la Biblia; su padre era romano y menciona que tenía una hermana por lo menos.

Pablo nació en el Asia menor, en la ciudad de Tarso; una ciudad sobresaliente por su cultura, ciencia, educación y filosofía. En esta ciudad se mezclaban las costumbres griegas, romanas y judías.

Hay un documento del siglo II después de Cristo, que sostiene que la familia de Pablo fue llevada esclava a Tarso por los romanos, en el año 2 antes de Cristo. Allí en Tarso, mas tarde se les otorgó la libertad y al mismo tiempo la ciudadanía romana, si esto es verídico posiblemente ésta fue la forma en que él y su familia consiguieron la codiciada ciudadanía romana de esa época.

Pablo fue una persona muy estudiada, se sabe que hablaba el hebreo, el griego, el arameo y muchos sostienen que también hablaba el latín. Mas tarde se le puede encontrar a los pies de uno de los rabinos mas sabios y prudentes de la época como lo fue Gamaliel, es allí donde fue enseñado en una de las religiones mas rigorosa de esa época como eran los Fariseos.

Hay ciertos eruditos de la Biblia que sostienen que Saulo fue uno de los que perdió el debate antes Esteban, también el espíritu de profecía sostiene que Saulo fue uno de los que debatió teológica-mente con Esteban y salió perdedor en el debate, su odio se incendió más contra el cristianismo cuando pudo contemplar la muerte de Esteban, escuchó de Esteban las palabras de amor y perdón para sus verdugos, también vio la aprobación de Dios a la oración de Esteban, y pudo ver como el rostro de Esteban brillaba con la gloria del cielo.

En Hechos 6: 9-10 encontramos que nadie podía contrarrestar la sabiduría y el espíritu con que hablaba Esteban. En la muerte de Esteban, Saulo estuvo presente consintiendo en éste acto, esto marca el primer contacto conocido de Saulo con el cristianismo.

Después de su conversión, cuando Ananías le devuelve la vista por orden de Dios y le informa que ha pasado de perseguidor a perseguido; Pablo comienza sus incansables viajes misioneros, ganándose así el título de “El apóstol de los Gentiles”. Incontables son sus sufrimientos, incontables son sus dolencias; indescriptible es su abnegación por la predicación del evangelio.

Pablo termina en Roma por su apelación a César, donde permanece 2 años en espera de juicio. Al final de estos dos años es absuelto por Nerón. Las cartas a 1 Timoteo y a Tito muestra que Pablo realizó otros viajes después de su primer encarcelamiento. Hay un documento que lo escribe Clemente de Roma donde afirma que Pablo pudo predicar del Este hasta el Oeste.

Hay otro documento llamado el “Fragmento Muratorio” donde sostiene que Pablo estuvo en España. En Hechos 15: 24 al 28 Pablo menciona su deseo de ir a España. Posiblemente en este tiempo de libertad pudo cumplir sus deseo de visitar España, Filipos, Macedonia, Efesos, Corinto, y Creta.

La Biblia guarda silencio en cuanto al segundo arresto de Pablo. Muchos creen que esto sucedió cuando Nerón desato la cruel persecución contra el cristianismo, se cree que su segundo arresto fue en Troas.

El espíritu de profecía habla de su segundo arresto, y esto es lo que dice: “La mala voluntad del emperador hacia Pablo subió de punto por el hecho de que algunos miembros de la familia imperial, como asimismo otras personas distinguidas, se habían convertido al cristianismo durante su primera prisión. Por eso contribuyó a que su segundo encarcelamiento fuera mucho más severo que el primero, le dio muy poca oportunidad de predicar el Evangelio y decidió terminar con esa vida tan pronto como pudiera encontrar un pretexto plausible para hacerlo. La mente de Nerón fue tan impresionada por la fuerza de las palabras del apóstol en su último juicio que postergó la decisión acerca del caso sin dejarlo en libertad ni condenarlo. Pero la sentencia sólo fue diferida. No pasó mucho tiempo hasta que se dio a conocer la decisión que destinaba a Pablo a ocupar la tumba de un mártir. Puesto que era ciudadano romano, no podía ser sujeto a tortura, y por lo tanto se lo sentenció a ser decapitado”. – {HR 330.3}

De acuerdo a la tradición Pablo fue confinado en la cárcel Mamertina, donde fue encadenado como un preso común, es aquí donde escribió la carta a 2 Timoteo. La mayoría de autores cristianos de la época de Pablo; concuerdan que Pablo murió bajo el mandato de Néron, aunque no se sabe exactamente la fecha de su muerte, se cree que murió entre el año 66 al 68. El año 68 fue el año de la muerte de Néron. Pablo murió, decapitado en algún lugar de la vía Ostia.

Antes de su muerte escribió su propio epitafio: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me esta guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mi, sino también a todos los que aman su venida” Este es un epitafio hermoso y perfecto para escribir sobre su lápida, describiendo su vida y su misión en esta tierra.

En el cielo se van a poder contemplar encuentros de interesantes de personas que serán salvas. Uno de esos encuentros será el de Jesucristo y Adán. Todos los salvos podrán contemplar este encuentro entre Cristo y Adán . Pero hay otro encuentro que será impresionante presenciar y ese es el encuentro entre Esteban y Pablo. Imagínese usted a Esteban caminando en el cielo con su vestimenta especial de mártir,  de acuerdo al espíritu de profecía la vestimenta de un mártir es una vestimenta mas resplandeciente que la de los otros salvos, con matices de color rojo en su contorno. Esta vestimenta le pertenecerá a aquellos que hicieron la ofrenda máxima en este mundo; y es entregar la vida por nuestro Salvador.

Será impresionante poder conocer a Esteban, el primer mártir del mundo cristiano; Imagínese la sorpresa en el rostro de Esteban cuando pueda contemplar a Pablo en el cielo y aún mas cuando lo vea vistiendo el mismo estilo de vestimenta que él anda usando; vestimenta de mártir. En ese momento habrán expresiones de admiración, expresiones de amor, expresiones de satisfacción, expresiones de ternura; expresiones de perdón y aceptación.

75


Lección 11 // Domingo 6 de septiembre________________

SAULO DE TARSO

Saulo nació en Tarso, una ciudad importante en la ruta comercial entre Siria y el Asia occidental (Hech. 22:3). Tarso era un centro multicultural de industria, y fue el hogar, por poco tiempo, de Cicerón, el orador y senador más famoso de Roma.

Los padres de Saulo eran judíos de la Diáspora (judíos que no vivían en Israel), de la tribu de Benjamín. Le dieron el nombre de Saulo (hebreo, sha’ul, “pedido a [Dios]”), aunque después de que comenzó su misión a los gentiles (Hech. 13:9) él lo cambió a Pablo (latín, Paulus, nombre de una destacada familia romana). Además, siendo fariseo, Pablo probablemente tenía esposa, pero no sabemos nada de ella. De hecho, poco se sabe de su familia en general, aunque se mencionan una hermana y un sobrino (Hech. 23:16). Pablo también era ciudadano romano (Hech. 22:25-28).

Probablemente Saulo se haya educado en una escuela de sinagoga en Tarso, hasta los doce años, y seguido estudios rabínicos en Jerusalén, con el famoso Rabbán (“nuestro rabí”) Gamaliel (Hech. 22:3). Como muchos judíos varones, aprendió un oficio: la fabricación de tiendas (Hech. 18:3).

Pablo era fariseo (Fil. 3:5). Los fariseos (“los separados”) eran conocidos por insistir en que todas las leyes de Dios, tanto las de los libros de Moisés como las transmitidas verbalmente por los escribas, eran obligatorias para todos los judíos. Su estricto patriotismo y obediencia minuciosa a las leyes judías los hacían aparecer como hipócritas y críticos frente a los demás judíos. Sin embargo, Pablo no escondió el hecho de que su padre y él eran fariseos (Hech. 23:6).

Los antecedentes de Pablo ayudaron a su éxito en la misión, tanto entre judíos como entre gentiles. Conocía en detalle el Antiguo Testamento –las únicas Escrituras disponibles para los primeros cristianos–, y también sabía de las adiciones de los escribas y las extensiones de las leyes. Así, era el apóstol mejor calificado para discernir entre los absolutos divinos eternos basados en las Escrituras y las adiciones culturales judías, que no eran obligatorias, y que podían ser ignoradas por los gentiles seguidores de Jesús. Este problema llegó a ser muy importante en la iglesia primitiva. Hoy también el papel de la cultura sigue siendo importante en la iglesia.

¿Cuáles de nuestras creencias cristianas parecen estar en conflicto con la cultura circundante? ¿Cómo tratas el conflicto sin comprometer lo que nunca debe comprometerse?

DOMINGO Y LUNES

Este incidente ocurrió hace muchos años en la foresta de árboles negros de Alemania: Era el momento mas obscuro de la noche, el lugar estaba iluminado por antorchas, y se podía ver la siluetas de hombre fuertemente armados que estaban reunidos en forma de círculo en ese lugar. Muchos de ellos sostenían objetos en sus manos. Eran ladrones y esa tarde habían atracado y robado a una diligencia o un  carruaje de transporte público. De acuerdo a la costumbre de estos hombres, esa particular noche se encontraban en ese lugar para subastar entre ellos mismos los objetos que habían logrado conseguir en el robo. Maletas de viajeros, ropa, joyas y muchos artículos mas, estaban disponibles esa noche para la subasta. Así se fueron vendiendo objeto tras objeto, hasta que se llegó al último artículo de venta para esa noche, que era un Nuevo Testamento. El subastador introducía el Libro a la venta, con cierto tono de burla y de hostilidad, la cual había producido en los espectadores una oleada de burlas y carcajadas. Uno de los  miembro de la distinguida compañía sugirió al subastador que leyera un poco del Nuevo Testamento, idea que fue apoyada inmediatamente por otros compañeros del grupo. Al azar, el subastador abrió el Nuevo Testamento y comenzó a leer un párrafo del Libro con una burlesca solemnidad. Así como continuaba leyendo, se podían escuchar burlas y chistes en todo el grupo.

Mientras todo esto ocurría en la compañía, el mas viejo de éste grupo, quien era el líder del grupo y cabecilla en todas las maldades y fechorías de estos hombres, había sido movido a profundo  silencio y meditación, se le podía ver sentado en el suelo, con sus manos reposando sobre sus rodillas, perdido en una profunda meditación. El pasaje bíblico que el subastador había leído del Nuevo Testamento, era exactamente el pasaje bíblico que su padre le había leído casi treinta años atrás, en esa mañana que él había decidido por última vez abandonar la casa de su infancia. El recuerdo de su padre, de su madre, de sus hermanos, y de todos aquellos que habían contribuido para que el tuviera una niñez dulce, habían vuelto hacia él. Desde que él abandonó su casa nunca había vuelto a abrir la Biblia, tampoco había orado, ni tampoco había parado para tener una meditación acerca de Dios o asuntos espirituales. Comenzó a pensar en Dios, en su vida descarriada y pecaminosa, y  sintió mucha tristeza y miedo. Estaba tan penetrado en sus pensamientos y sentimientos, que no se dio cuenta de lo que estaba pasando a su alrededor, hasta que uno de sus compañeros se le acercó y dándole una violenta palmada en la espalda  le dijo: “Muy bien, viejo soñador, ¿Cuánto darás por ese Libro? Tu eres el que mas lo necesita de nosotros, ya que tu eres el mas pecador entre nosotros”; “es verdad -dijo el hombre- ese Libro lo compraré yo, y pagaré el precio completo por el”

Al siguiente día los ladrones, se fueron del lugar y  se repartieron en diferentes aldeas, villas y pueblos para vender lo robado. El viejo hombre, dueño del Nuevo Testamento, también se fue del lugar, pero no deseaba vender nada. Fue y buscó un lugar solitario en el bosque, y allí se mantuvo por varios días, leyendo el hermoso Libro que había conseguido.  Mientras lo leía, oraba y pedía perdón a Dios por su vida llena de pecado. Su oración fue contestada y recibió paz y quietud en su alma. A los días decidió salir de su lugar y se dirigió al pueblo mas cercano para poder conversar con el ministro religioso del lugar. Allí escuchó que todos su compañeros habían sido arrestados y tomados prisioneros. El hombre contó al ministro de toda su vida pasada y de los cambio espirituales que había experimentado;  después de ésta conversación se entregó voluntariamente a las autoridades.  El resto del grupo fue sentenciado a muerte, pero él, debido a su entrega voluntaria y al cambio que había experimentado, se le fue perdonada la vida. Estando en prisión, tuvo un comportamiento ejemplar, el cual le ayudó a ser perdonado de su sentencia y a ser libertado de prisión antes de tiempo. Al salir de prisión consiguió trabajo con un príncipe del lugar y desde ese día en adelante se convirtió en una verdadera bendición para todas aquellas personas que le rodeaban.

 Martin Lutero dijo: “Dios es el más grande artífice del universo, solamente se complace con las obras de arte más complicadas y difíciles, nunca se conforma con obras de artes simples y sencillas. Es por eso que desde los antiguos tiempos, él siempre escoge las piedras y las maderas más duras, para poder demostrar su gran habilidad, maestría y sabiduría.”

Esta es la historia de una de las más finas obras de arte de Jesús en un hombre, ésta es la historia de la conversión de Saulo.

Saulo se dirigía a Damasco, que se cree que es la ciudad mas antigua del mundo. Damasco aparece en la historia de Abraham, y  la tradición dice que  éste fue el lugar donde Caín asesinó a Abel. David había colocado sus guarniciones militares en Damasco. Sus ríos Abana y Farpar se creían que eras mucho más mejores aguas que todas las agua de Israel. Damasco negociaba con Tiro, exportando los exquisitos vinos de Helbon y también la lana blanca. Damaco en la historia fue conquistada por Parmenion para Alejandro Magno y mas tarde fue conquistada por Pompeyo. La ciudad fue famosa por que se convirtió en el centro del Islamismo y también por su belleza natural, sus hermosos ríos, sus valles fértiles, y por sus jardines de rosas.

Era emocionante acercarse a Damasco; Abraham se acercó a Damasco, También Elías cuando venía de Samaria, Acab se reunió allí con el rey de Asiria y también Mahoma. Cuenta la historia que cuando Mahoma llegó cerca de la ciudad y la contempló, dijo: “El hombre solo puede tener un paraíso en su vida, y el mío está arreglado en los cielos” Inmediatamente se volvió de Damasco, ya que tuvo miedo que la hermosura de la ciudad lo apartará de su misión espiritual. También Saulo llegó cerca de Damasco, lo que Saulo no sabía eran las profundas emociones y la grande experiencia que éste viaje haría en su vida, tampoco el diablo sabía, que en ese camino a Damasco perdería al campeón de la inquisición y además de todo eso, encontraría en Saulo el más grande enemigo, opositor y combatiente de las obras y de las huestes del mal.

Felipe se había convertido en el evangelista por excelencia, podía evangelizar a multitudes como a individuos, acababa de terminar la gran obra con el eunuco de Etiopía; ¿Por qué Dios no lo mando a evangelizar al siguiente converso que era Saulo?; él ya tenía la experiencia, podía andar en carruajes, ya había tenido éxito con el eunuco, podía tener éxito con Saulo también. No, a Saulo ningún hombre iría, Saulo tenía que ser golpeado por la luz divina del cielo directamente, la conmoción, la naturaleza y la experiencia del especial llamado divino,  se haría a cargo de él.

El cristianismo ha forjado en la conciencia de los humanos cambios indescriptibles. Saulo era un hombre único en muchos sentidos de la vida: Era un hombre de conciencia, era un excelente fariseo, y era muy sincero. No hay cosa mas terrible que va en contra de la humanidad, que enfrentar a una persona con una conciencia honesta, pero que está basada en el error y en el pecado.

Habían pasado aproximadamente dos años después de la ascensión de Cristo, Saulo por esos dos años aproximadamente se había convertido en un  fanático religioso ciego y su trabajo lo desempeñaba muy bien, con presteza y mucho celo. Saulo estaba en la flor de la juventud, tenía aproximadamente treinta años de edad, su educación era extremadamente fuerte, su temperamento natural era impetuoso, y su celo religioso-farisaico era extremo. Saulo no había parado por un momento para examinar las causas de los méritos del cristianismo. Saulo estaba convencido que su religión “farisaica” tenía su origen en Dios, de esa manera había llegado a la conclusión automáticamente, que el cristianismo, que se había convertido en una religión rival, no podía tener un origen divino.

Muchas veces Dios permite que el hombre avance en una mala causa, para hacer su arresto mas abrupto, para hacer su final mas notorio. Dios no paró a Saulo en Jerusalén, ni en Palestina, pero se interpuso en el camino a Damasco, y con una fuerte luz paró en un momento la notable y brillante carrera de Saulo.

A pesar de la enemistad que Saulo tenía contra Cristo, él era una persona muy eminente por las siguientes razones:

1-Tenía un intelecto fuerte y muy desarrollado; éste mismo intelecto le daba poder a sus pasiones

2-Tenía impulsos fuertes; éste impulso la daba fuerza a todos sus propósitos

3-Tenía una diligencia invencible; esto lo empujaba a tener gran crueldad sin retroceder

4-Era práctico; había legalizado sus planes de persecución, cumplía su cometido, prontamente, completamente

Para un hombre de tal calibre, una revelación y un llamado del mismo calibre:

-El símbolo del llamado; Una luz del cielo, probablemente la misma gloria de Dios llamada Shekinah

-Un llamado enfático: “Saulo, Saulo” se repitieron las mismas expresiones de Jesús anteriormente: “Marta, Marta”; “Simón, Simón”

-Un llamado excitante: ” ¿por qué me persigues?; ¿Que mal te he hecho?

Este llamado lo pone en contacto divino: El grupo de hombres llegaba a la ciudad después de 135 millas (217 Kilometros) de camino aproximadamente, allí estaba el príncipe de la religión farisea, montando su caballo, de nacionalidad romana, judío de sangre, dominador de varios idiomas,  graduado de una de las escuelas más finas de Israel y teniendo como profesor al eminente Gamaliel, allí estaba Saulo muy orgulloso de su trabajo y cargando en sus bolsillos documentos gubernamentales que legalizaban la aniquilación del cristianismo, posiblemente por su temperamento siempre corría con su caballo adelante de sus compañeros, y allí, sin pensar en un momento en su honor y en su dignidad, en cuestión de segundos lo podemos encontrar en el suelo junto con sus acompañantes. 

De repente un nuevo sol es prendido y éste nuevo sol opaca el sol normal del mediodía, el Sol de Justicia con su gloria divina envolvió al impetuoso viajero, el resplandor fue insoportable, los caballos retrocedieron y sus montadores fueron lanzados a tierra. Ciego como una piedra exclamó y preguntó: ¿Quién eres Señor?  y Jesús contestó: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. El encuentro con Jesús había transformado al gran hombre en un pequeño niño, por eso preguntó con sagrada  curiosidad ¿Quién eres Señor?, también  por eso preguntó con discreción infantil: ¿Que quieres que haga Señor? En ese momento salvaje, excitante y estremecedor nace el más grande predicador de todos los tiempos, de esa caída violenta se levanta el más ilustre apóstol, a pesar de todas las inconveniencias del camino, ese fue el viaje más hermoso que le pudo acontecer a Saulo en toda su vida.

¿Qué le pasó a Saulo? Tenía que haber entrado en la ciudad como un torbellino destructor y entró como un pobre ciego limosnero: llevándole por la mano, le metieron en Damasco” A Saulo se le tenía que dar la bienvenida a las puertas de Damasco como el exterminador de la herejía, pero pasó todo lo contrario, fue llevado dentro de la ciudad como un indefenso inválido. La aflicción siempre vence a todos aquellos que tienen fuerzas que no son de orígenes celestiales. 

¿Qué quieres que yo haga? Una entera revolución comenzó en la vida de Saulo: cayó como  pecador y se levanto como santo; cayó como incrédulo y se levantó como un campeón en la fe;  cayó odiando el evangelio y se levantó como un apóstol del evangelio, cayó como un blasfemo y se levantó como un mártir; Saulo cayó odiando a Cristo y se levantó para vivir y morir por Cristo.

Saulo de Tarso sobresalía entre los dignatarios judíos que se habían excitado por el éxito de la proclamación del Evangelio. Aunque ciudadano romano por nacimiento, era Saulo de linaje judío, y había sido educado en Jerusalén por los más eminentes rabinos. Era Saulo “del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, Hebreo de Hebreos; cuanto a la ley, Fariseo; cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible” (Filipenses 3:5, 6). Los rabinos lo consideraban como un joven muy promisorio, y acariciaban grandes esperanzas respecto a él como capaz y celoso defensor de la antigua fe. Su elevación a miembro del Sanedrín lo colocó en una posición de poder (Los hechos de los apóstoles {HAp}, p. 92).

El gran apóstol de los gentiles, ¿hizo un verdadero sacrificio cuando cambió el farisaísmo por el Evangelio de Cristo? Contestamos que no. Con decidido propósito dió las espaldas a la riqueza, a los amigos y a la distinción social, a los honores públicos y a sus parientes a quienes amaba tierna y sinceramente. Prefirió ligar su nombre y su destino con los de un pueblo a quien había considerado como lo más bajo y despreciable de todas las cosas. Pero, por amor de Cristo sufrió la pérdida de todo. Sus obras fueron más abundantes que las de cualquiera de los discípulos, y sus sufrimientos excedieron toda medida. Fué golpeado con vara, apedreado, naufragó, a menudo estuvo en peligro de muerte. Estuvo en peligro en el mar y en la tierra, en la ciudad y en el desierto, a causa de los ladrones y de sus propios conciudadanos. Prosiguió su misión aquejado por continuas flaquezas, por el dolor, por el cansancio, por las vigilias, por el frío, por la desnudez. … Cuando respondió ante el sanguinario Nerón, ningún hombre lo acompañó…

Pablo fué un ejemplo vivo de lo que cada cristiano debería ser. Vivió para la gloria de Dios. Sus palabras nos llegan resonando a través del tiempo: “Para mí el vivir es Cristo” (Filipenses 1:21) (Nuestra elevada vocación {NEV}, p. 365).

Los que aman a Jesús y a las almas por quienes El murió, buscarán las cosas que contribuyan a la paz. Pero deben cuidarse, no sea que en sus esfuerzos por prevenir la discordia renuncien a la verdad, no sea que al evitar la división estén sacrificando los principios. La verdadera fraternidad nunca puede ser mantenida al comprometer los principios. Cuando los cristianos se acercan al modelo de la semejanza a Cristo y llegan a ser puros en espíritu y en acción, sentirán el veneno de la serpiente. Un cristianismo que es espiritual provoca la oposición de los hijos de la desobediencia… Esa paz y armonía que se obtienen por concesiones mutuas para evitar toda diferencia de opinión no merecen esos nombres. A veces se deberían hacer concesiones en asuntos que se relacionan con los sentimientos entre un hombre y otro; pero nunca debería sacrificarse ni una jota de los principios para obtener armonía (Mente carácter y personalidad {MCP}, t. 1, p. 250).

76


Lunes 7 de septiembre // Lección 11__________________

PABLO, EL HOMBRE

Los rasgos personales son las respuestas típicas de una persona a las circunstancias domésticas, culturales o educativas. El carácter es la combinación de rasgos, cualidades y habilidades que constituyen la clase de persona que es un individuo.

Lee Hechos 9:1; Filipenses 3:6 y 8; 1 Corintios 15:9 y 10; 1 Timoteo 1:16; Gálatas 1:14; y 2 Corintios 11:23 al 33. ¿Qué nos dicen estos pasajes acerca del carácter y la personalidad de Pablo?

1 Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, Hechos 9

6 en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Filipenses 3

Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, Filipenses 3

Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. 10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo. 1 Corintios 15

16 Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna. 1 Timoteo 1

14 y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres. Gálatas 1

23 ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. 24 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.  25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; 26 en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos;  27 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; 28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.  29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno? 30 Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad. 31 El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien es bendito por los siglos, sabe que no miento. 32 En Damasco, el gobernador de la provincia del rey Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme; 33 y fui descolgado del muro en un canasto por una ventana, y escapé de sus manos. 2 Corintios 11

Pablo era claramente un hombre de grandes convicciones y celo. Antes de su experiencia del nuevo nacimiento, usó su celo para perseguir a la iglesia primitiva. Apoyó el apedreamiento de Esteban (Hech. 7:58), tomó la iniciativa de apresar hombres y mujeres cristianos (Hech. 8:3), amenazó de muerte a los discípulos (Hech. 9:1) y organizó una incursión contra los cristianos en un país extranjero (Hech. 9:2; Gál. 1:13).

Al mismo tiempo, podemos ver cómo su celo y su fervor fueron usados para el bien, al dedicar su vida a la predicación del evangelio a pesar de increíbles desafíos y contratiempos. Solo un hombre con una dedicación total a lo que creía habría hecho lo que él hizo. Y, aunque perdió todo por Cristo, lo contó como “basura”, que viene de una palabra griega que significa “algo que es inútil”, como la basura. Pablo comprendió lo que era importante en la vida, y lo que no lo era.

El apóstol también fue un hombre humilde. En parte, sin duda, por causa de la culpa de su anterior persecución de los cristianos, se consideraba indigno de su elevada vocación. Y también, como alguien que predicaba la justicia de Cristo como nuestra única esperanza de salvación, él sabía bien cuán pecador era en contraste con un Dios santo; y ese conocimiento era más que suficiente para mantenerlo humilde, rendido y agradecido.

“Un rayo de luz de la gloria de Dios, un destello de la pureza de Cristo que penetre en el alma, hace dolorosamente visible toda mancha de pecado, y descubre la deformidad y los defectos del carácter humano. Hace patente los deseos impuros, la infidelidad del corazón y la impureza de los labios” (CC 27).

Ninguno de nosotros es inmune al orgullo. ¿De qué modo el concentrarnos en la Cruz y lo que significa debe curar a cada uno de este pecado?

Los ejemplos de arrepentimiento y humillación genuinos que da la Palabra de Dios revelan un espíritu de confesión que no busca excusas por el pecado ni intenta su justificación propia. El apóstol Pablo no procuraba defenderse, sino que pintaba su pecado con sus colores más obscuros y no intentaba atenuar su culpa. Dijo: “Lo cual también hice en Jerusalem, encerrando yo mismo en la cárcel a muchos de los santos, habiendo recibido autorización de parte de los jefes de los sacerdotes; y cuando se les daba muerte, yo echaba mi voto contra ellos. Y castigándolos muchas veces, por todas las sinagogas, les hacía fuerza para que blasfemasen; y estando sobremanera enfurecido contra ellos, iba en persecución de ellos hasta las ciudades extranjeras.” Sin vacilar declaró: “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores; de los cuales yo soy el primero.”

El corazón humilde y quebrantado, enternecido por el arrepentimiento genuino, apreciará algo del amor de Dios y del costo del Calvario; y como el hijo se confiesa a un padre amoroso, así presentará el que esté verdaderamente arrepentido todos sus pecados delante de Dios (El camino a Cristo {CC}, pp. 40, 41).

¿dedicó Pablo su precioso tiempo a hablar de sus aflicciones? No, desvió la atención de sí mismo a Jesús. No vivió para lograr su propia felicidad, y sin embargo fué feliz. … “Sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones” (2 Corintios 7:4). Y en los últimos días de su vida, teniendo en vista la muerte del martirio, exclamó con satisfacción: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” (2 Timoteo 4:7). Y fijando su vista en el futuro inmortal, el cual había sido el motivo grande e inspirador de toda su carrera, añadió, plenamente seguro de su fe: “Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día”—y entonces este hombre que vivió para otros se olvida de sí mismo—; “y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”. ¡Oh, noble hombre de fe! (Nuestra elevada vocación {NEV}, p. 365).

Pablo, el más grande maestro humano, aceptaba tanto los deberes más humildes como los más elevados. Reconocía la necesidad del trabajo, tanto para las manos como para la mente, y desempeñaba un oficio para mantenerse. Se dedicaba a la fabricación de tiendas mientras predicaba diariamente el Evangelio en los grandes centros civilizados. “Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo—dijo cuando se despedía de los ancianos de Efeso—, estas manos me han servido.”

Al par que poseía altas dotes intelectuales, Pablo revelaba en su vida el poder de una sabiduría aún más rara. Sus enseñanzas, ejemplificadas por su vida, revelan principios de la más profunda significación, que eran ignorados por los grandes espíritus de su tiempo. Poseía la más elevada de todas las sabidurías que da una pronta perspicacia y simpatía, que pone al hombre en contacto con los hombres, y lo capacita para despertar la naturaleza mejor de sus semejantes e inspirarlos a vivir una vida más elevado (La educación {ED}, p. 66).

77


Lección 11 // Martes 8 de septiembre__________________

DE SAULO A PABLO

Lee Hechos 9:1 al 22, la historia de la conversión de Pablo. ¿De qué forma esta experiencia se vincula con su llamamiento misionero? Ver también Hech. 26:16-18.

1 Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén. Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie. Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco, donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió. 10 Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. 11 Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora, 12 y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista. 13 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; 14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. 15 El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; 16 porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre. 17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. 18 Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. 19 Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco. 20 En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios. 21 Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes? 22 Pero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo. Hechos 9

16 Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, 17 librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, 18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados. Hechos 26

Desde el mismo principio, era claro que el Señor tenía la intención de usar a Pablo para alcanzar tanto a judíos como a gentiles. Ningún otro evento en la preparación de Pablo como misionero y teólogo se compara en importancia con su conversión; en realidad, a menudo en su testificación hablaba de esa experiencia.

“Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti” (Hech. 26:16). Pablo no podía predicar o enseñar acerca de lo que no sabía. No, en cambio predicaría y enseñaría de sus propias experiencias, con un conocimiento del Señor, todo el tiempo en armonía con la Palabra de Dios. (Ver Rom. 1:1, 2.)

Lee Hechos 26:18. ¿Cuál sería el resultado de la obra de Pablo?

18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados. Hechos 26

Aquí podemos ver cinco resultados de una obra misionera auténtica:

  1. Abrir los ojos de la gente. Hacer que Dios y Jesús sean reales, presentes, activos y atrayentes.
  2. Pasar de las tinieblas a la luz, de la ignorancia al conocimiento: un tema central del evangelio. (Ver Luc. 1:78, 79.)
  3. Volver del poder de Satanás a Dios.
  4. Recibir el perdón de los pecados. Que el problema del pecado tiene una solución es el mensaje vivo, sanador y central de los cristianos.
  5. Recibir un lugar entre los santificados; esto significa ser miembro de la iglesia de Dios, sin tener en cuenta la etnia, el género o la nacionalidad.

Si alguien te preguntara: ¿Cómo es tu propia experiencia con Jesús? ¿Qué me puedes decir acerca de él?, ¿qué le dirías?

“dura cosa te es dar coces contra el aguijón”

Esta figura ha sido tomada de los agricultores que en el tiempo antiguo usaban una yunta de bueyes para arar la tierra. El instrumento que el agricultor usaba para conducir los bueyes, era una garrocha ó  una vara de madera que en la punta tenía una pieza de acero puntiaguda en forma de clavo. Este instrumento es conocido en español bajo el nombre de “puya” posiblemente usted lo conozca como banderilla, dardo, remoquete, rehilete, vareta, puntada, alfilerazo etc. Cuando se está conduciendo una yunta de bueyes ya sea que halen una carreta o que estén arando, éste es el instrumento necesario para hacerlos caminar, girar o parar. Usualmente la puya se usa en el muslo del animal. Cuando se usa en el muslo del animal, la tendencia natural del animal es de darle una patada a la punta de la puya, causándose a ellos mismos un dolor más grave de lo normal, por la acción de la patada.

“Dar coces contra el aguijón” lo pudiéramos fácilmente traducir como: darle patadas a la punta de una puya, o darle patadas a la punta de un clavo. 

“Dar coces contra el aguijón” es una escena vívida de un hombre que es dañado y torturado por su misma conciencia quebrantada. Había algo en Saulo que lo revelaba  en contra del crimen que estaba ejecutando contra el cristianismo, había algo que le sugería que estaba luchando en contra de Dios. Es muy fácil descubrir estos pensamientos cuando nacen en nuestra mente. Saulo había sido educado a los pies del eminente Gamaliel, quien era un defensor de la humanidad y un impulsor de la tolerancia religiosa, Gamaliel había aconsejado al sanedrín que dejaran en paz al mundo cristiano. Saulo estaba muy joven para tener un trabajo tan desagradable y tan espantoso como lo era trabajar de inquisidor; él  había podido observar el noble carácter y excelente comportamiento de los cristianos. Había observado el comportamiento de Esteban en su muerte, había escuchado su noble defensa, había visto resplandecer su rostro como el de un ángel, había escuchado su oración pidiendo perdón por los que le asesinaban; ¿Parecían éstas gentes enemigas de Dios? Había presenciado un poquito de la vida social de los cristianos cuando entraba a sus casas para arrestarlos; ¿Ese comportamiento de pureza y de amor, era a caso un producto de los poderes de las tinieblas?; ¿La serenidad y paz con la cual los cristianos esperaban sus sentencias eran a caso un producto de la casualidad? No; definitivamente no, y  todas éstas cosas posiblemente hacían ecos en la perturbada mente de Saulo. 

donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió”

Tres días sin ver, tres días sin beber y tres días sin comer.  Tres días de privacidad absoluta,  tres días pensando, tres días meditando y tres días orando; el conflicto espiritual era tan grande que en esos tres días no probó ni bebida, ni comida. En ese momento no podía tener comunicación con los cristianos, por que ellos sería aterrorizados con su presencia, tampoco podía tener comunicación con los judíos, por que los judíos no tolerarían su nuevo estado mental. Sus pasiones habían sido fieras y sus decisiones tempestuosas. No hace mucho tiempo atrás había tomado parte activa en el martirio de Esteban, y ahora se encontraba a los pies de Jesús, tenía muchas escenas para recordar, tenía demasiado alimento para meditar. De la misma manera en que Cristo murió, la vida antigua de Saulo tenía que morir, tenía que estar sepultada y escondida para poderse levantar al tercer día con Cristo, transformado en una nueva criatura por el poder del Divino Maestro.

Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías

¿Ha tenido la oportunidad de presenciar a unos de esos pequeños barcos remolcadores empujando diligentemente a un gigante barco para que salga del puerto?  El remolcador trabaja arduamente hasta que logra colocar el gran navío en una posición estable y listo para comenzar a cruzar los mares majestuosamente. Cuando ya lo ha conseguido, el gran barco comienza su travesía, con su propia pompa y su grandeza increíble,  comienza la incansable travesía de mares y océanos, llevando consigo su preciosa carga y sus incontables riquezas. Esta ilustración se puede comparar con los diferentes miembros que encontramos en  la Iglesia, hay grandes navío gloriosos y majestuosos que saben alcanzar las lejanías del mundo, llevando con ellos tesoros incalculables, estos representan a personas así como Pablo, que la influencia de sus palabras se atesoran aún en nuestros días, en iglesias, hogares y en la mente de miles y millones de individuos.

Pero también hay pequeños navíos que aparecen en momentos de crisis, en momentos difíciles, vienen, ayudan y luego desaparecen quedando en el olvido y en el anonimato. Estos representan a personas como Ananías, que son ministros que aparecen en los momentos de crisis en la vida de otra persona, hacen un  trabajo formidable, ayudan, confortan, sustentan, convencen, bendicen, reparan, corrigen, enderezan, y después desaparecen, como si no hubieran existido nunca.

¿Quién era Ananías?

1-ERA UN HOMBRE: En la salvación de las almas, Dios no usa ángeles, Dios usa al mismo hombre. Inclusivo al mismo Saulo que Cristo lo llamó él mismo, encontramos a un hombre interviniendo en la joven fe del nuevo converso

2-ERA UN CREYENTE: Habiendo sido salvado él mismo, tenía la virtud de mostrar a otros el camino de la salvación.

3-ERA UN HOMBRE DE CARÁCTER: Todos esos que ganamos almas para el cielo, tenemos que tener un buen reporte de nuestra persona: “Allí había un hombre llamado Ananías, que era muy piadoso y obediente a la ley de Moisés; todos los judíos que vivían en Damasco hablaban muy bien de él.”

4-ESTABA  EN CERCANA Y COMPLETA COMUNIÓN CON DIOS: Dios le reveló directamente a él, la misión que tenía que realizar.

5-ERA OBEDIENTE A LA VOZ DE DIOS: A pesar del peligro que representaba visitar a Saulo, no dudo por un momento en llevar el evangelio al nuevo converso

¿Cómo el cristianismo había crecido en Damasco? eso a ciencia cierta no lo sabemos. Pero se cree que después de la muerte de Esteban, la persecución llevó a alguno a vivir allí, donde luego conversos fueron añadidos a la iglesia. Aparentemente judíos y cristianos vivían apaciblemente y aún en términos amigables, no siendo afectados por las controversias que ocurrían en Jerusalén.  Ananías aparentemente no tenía ninguna posición oficial en la iglesia, le podemos llamar un “cristiano privado” pero sus credenciales lo describen como un discípulo de Cristo. 

Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha

En esta calle viven personas muy interesantes. La gente que vive en la calle Derecha, son personas honestas y honorables, son personas que no mienten bajo ninguna circunstancia. Muchos creen que no es interesante vivir en ésta calle, ya que en la calle Derecha, no hay esquinas de mentiras, ni callejones tramposos, hay muchos que creen que ni los negocios pueden florecer en la calle Derecha. En la calle Derecha las personas son bondadosas, y mantienen todo en orden y limpio. Muchos veces los habitantes de la calle Derecha cometen errores, pero sus motivos son siempre puros. Allí a esa calle había sido llevado Saulo en su ceguera, ahora en su condición podía habitar en la calle Derecha.

Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora

Ya el cielo había tomado nota de lo que está ocurriendo en la calle Derecha. Desde el momento en que Saulo comenzó a orar, el cielo se dio cuenta y Dios comenzó a escuchar. Dios sabía la calle, la casa, la persona y el pedido. Para Dios no es tan importante la lucha de la vida, ni tampoco la pompa y la ostentación, para Dios es importante un corazón sincero que clama y que gime, eso es necesario para lograr abrir el corazón de Dios: Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído…

Ananías tenía temor de ir a donde estaba Saulo, era como ponerse voluntariamente en frente de la cueva del león. Pero Dios dijo: porque he aquí, él ora” Muy bien, -dijo Ananías-  si Saulo ora, eso es suficiente. Todo el que ora en secreto será confiado en público.

Cuenta la historia de dos viajeros que se encontraban viajando por los bosques de Suiza. Dicho sea de paso, se cuentan muchas historias espeluznantes que sucedían en los hospedajes de los bosques de Suiza. Uno de ellos, el que no era un creyente le dijo al otro que era cristiano: “Me da mucho miedo parar a dormir por estos lugares, es muy peligroso” Pero de todas maneras los dos fueron a una casa a solicitar hospedaje. El dueño de la casa, les dijo antes de irse a dormir: “caballeros, yo siempre estudio la Biblia y oro con mi familia antes de ir a la cama: ¿Les gustaría acompañarnos?” Claro que si respondieron ellos, con mucho placer. Cuando los viajeros subieron a sus habitaciones, el incrédulo le dijo al otro: “ya no tengo mas miedo de hospedarnos en ésta casa”  ¿Por qué? preguntó el cristiano; “por que el dueño de la casa en un hombre que ora” dijo en incrédulo. “¡Muy bien!” dijo el cristiano: “después de todo, parece que tu piensas en la religión, ya que la oración de un hombre te hace dormir en paz en su casa”

Ananías fue a la calle Derecha, a la casa indicada y encontró al hombre ciego que esperaba por él. Parecía que Ananías fuera un experto y amigable cirujano tratando un caso difícil, demostró de una manera grande y sublime como lidiar con el enfermo. Enfrente de él tenía al hombre que se había ensuciado las manos con sangre de cristianos inocentes, al hombre que si no hubiera sido por la intervención divina hubiera puesto al mismo Ananías en la prisión o en la tumba. Allí estaba, ya perdonado y con sus pecados puestos en el olvido, las amigables manos de Ananías fueron puestos sobre los ojos de Saulo, y con dulce voz, se escucharon las palabras: “Hermano Saulo” estas eran las frases que se usaban para un cristiano saludar a otro. Este saludo comenzó más de dos mil años atrás y continua hasta el día de hoy, es un saludo que es una prueba y una  esperanza de la promesa divina de un día regresar a la patria celestial, donde nos encontraremos con nuestro verdadero Padre  y nuestro Hermano Mayor, quién es también nuestro Salvador.

Si en verdad le queremos hacer un bien al hombre, lo tenemos que tratar como hermano. Tenemos que sentarnos a la par de ellos, poner nuestros manos sobre ellos, hacerlos sentir que ellos están y son partes de nuestro hogar, aún cuando ellos sean los peores pecadores que hemos conocido en la vida.

La linea de la hermandad tiene que ser educada, no tendría que haber dificultad en el contacto con nuestros hermanos, ningún hermano por pobre y humilde que sea, tiene que sentirse cohibido en darle un apretón de mano o un abrazo a otro hermanos aunque éste sea un rico y encumbrado; ningún hermano por rico y encumbrado que sea tiene que negarle un apretón de mano o un abrazo a otro hermano que sea de proceder humilde.

El estado social, intelectual, académico y económico de Saulo estaba mucho mas arriba que el de Ananías, pero aún así, Ananías fue a la casa donde estaba Saulo, no fue a esa casa en su propio nombre, fue en el nombre de Jesús, y puso sus manos sobre Saulo, le miró a los ojos, y con ternura le llamó ¡Hermano! Ananías pudo haberse acercado a Saulo con rencor o con un espíritu de reproche o de revancha al observar al perseguidor en su estado deplorable, pero no lo hizo así, Ananías se acercó a Saulo con un espíritu de amor y de humildad, sus palabras estaban llenas de esperanzas y bendiciones. La caída de las escamas de los ojos de Saulo, y la recuperación de la vista, fueron las pruebas claras del mensaje de luz, y lleno de amor y de esperanza que el cielo le permitió a Ananías, entregar al nuevo apóstol de la religión cristiana. 

Los rabinos se enorgullecían de su superioridad, no sólo sobre los habitantes de otras naciones, sino sobre las multitudes de la suya propia. Dominados por el odio hacia sus opresores romanos, abrigaban la determinación de recobrar por la fuerza de las armas su supremacía nacional. Odiaban y daban muerte a los seguidores de Jesús, cuyo mensaje de paz era tan opuesto a sus proyectos ambiciosos. Y en esta persecución Pablo era uno de los más crueles e implacables actores.

A las puertas de Damasco, la visión del Crucificado cambió todo el curso de su vida. El perseguidor se convirtió en discípulo, el maestro en alumno. Los días de oscuridad pasados en la soledad, en Damasco, fueron como años para su vida. Su estudio lo constituían las Escrituras del Antiguo Testamento, atesoradas en su memoria, y Cristo era su Maestro. También fue para él una escuela la soledad de la naturaleza. Fue al desierto de Arabia para estudiar las Escrituras y aprender de Dios. Limpió su alma de los prejuicios y las tradiciones que habían amoldado su vida y recibió instrucción de la Fuente de verdad.

Su vida ulterior fue inspirada por el principio de la abnegación, el ministerio del amor. “A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios—dijo—soy deudor”. “El amor de Cristo nos constriñe” (La educación {ED}, p. 65, 66).

La revelación del amor de Dios al hombre tiene su centro en la cruz. No hay lengua que pueda expresar su pleno significado; no hay pluma que pueda describirla; no hay mente humana que la pueda comprender… Cristo crucificado por nuestros pecados, Cristo resucitado de los muertos, Cristo ascendido a lo alto, es la ciencia de la salvación que hemos de aprender y enseñar (La maravillosa gracia de Dios {MGD}, p. 178).

Cada alma convertida tiene una obra que hacer. Debemos recibir gracia para dispensarla gratuitamente. Debemos permitir que alumbre la luz que proviene de la estrella resplandeciente de la mañana, para que esa luz resplandezca mediante obras de abnegación y sacrificio, siguiendo el ejemplo que Cristo nos ha dado mediante su propia vida y su carácter. Debemos recibir de la raíz esa savia que nos capacitará para llevar mucho fruto. Toda alma que haya escuchado la divina invitación debe comunicar el mensaje desde la colina hasta el valle, diciendo a todos aquellos que se relacionan con ella: “Ven”…

Cada verdadero creyente capta los rayos de la Estrella matutina, y transmite su luz a los que se hallan en tinieblas. No sólo resplandecen en medio de las tinieblas de su propio vecindario, sino que como iglesia envían la luz a las regiones distantes. El Señor espera que cada cual cumpla su deber. Todo el que se une con la iglesia debe unirse a Cristo también para difundir los rayos de la Estrella matutina, y debe convertirse en la luz del mundo. Cristo y su pueblo serán copartícipes en la gran tarea de salvar a la humanidad (Cada día con Dios (CDCD}, p. 327).

78


Miércoles 9 de septiembre // Lección 11________________

PABLO EN EL CAMPO MISIONERO

“Desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo” (Rom. 15:19). ¿Qué elemento vital para cualquier clase de trabajo misional podemos encontrar en este texto? Ver también 1 Cor. 1:23; 2:2; Gál. 6:14; Fil. 1:15-18.

23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; 1 Corintios 1

Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 1 Corintios 2

14 Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo. Gálatas 6

15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio. 18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún. Filipenses 1

Una cosa es cierta acerca de todas las actividades misionales de Pablo: no importaba dónde fuera, la predicación de Cristo y de él crucificado era el centro de su mensaje. Al hacer esto, era fiel al llamado que Cristo le había hecho, de que predicara acerca de Jesús. El mensaje para las misiones hoy es obvio: más allá de lo que prediquemos y enseñemos (y como adventistas tenemos muchas cosas que debemos compartir con el mundo), debemos mantener a Cristo y a él crucificado al frente y en el centro de toda nuestra obra misional y de extensión.

No obstante, Pablo no predicaba a Jesús como una especie de verdad objetiva y luego seguía su camino. En su obra, era central iniciar comunidades cristianas y organizar iglesias región tras región, en todas las partes del mundo que podía alcanzar. En el sentido más verdadero, su obra fue “plantar iglesias”.

Además, hay otro elemento en la obra misionera de Pablo.

Lee Colosenses 1:28. ¿Qué parece que está enseñando Pablo? Es decir, ¿es esto evangelismo o discipulado?

28 a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; Colosenses 1

Al leer las epístolas de Pablo, se hace claro que, a menudo, no son evangelizadoras, por lo menos en el sentido en el que usamos el término hoy: el alcanzar a los que no están pertenecen a nuestra iglesia. Por el contrario, muchas de sus cartas fueron escritas a comunidades eclesiásticas establecidas. En otras palabras, entre las actividades misionales de Pablo, estaba la obra del cuidado pastoral, y de la edificación y la alimentación de las iglesias.

Entonces, podemos ver por los menos tres elementos centrales en la actividad misionera de Pablo: proclamar a Jesús, plantar iglesias y nutrir a las iglesias establecidas.

Piensa en la última vez que testificaste a alguien. ¿Cuán central fue Jesús en lo que dijiste? ¿Cómo puedes estar seguro de que siempre lo mantienes a él en el centro?

En el estudio de éste día se está delineando el trabajo de la iglesia en el campo misionero:

1-Predicar el evangelio

2-Plantar iglesias

3-Alimentar y sostener el crecimiento de las iglesias plantadas

¿Qué más le pudiéramos agregar al estudio de éste día? Realmente muy poco, es claro nuestro trabajo como iglesia.

Lo único que pudiéramos decir es no confundir entre la predicación del evangelio y la fijación de blancos. Es muy común que cuando se comienza el nuevo año en la iglesia, el departamento de Obra Misionera, siempre se pone un blanco de almas para bautizar. En verdad esto no tiene nada de malo, el problema es que muchas veces ésta idea se comercializa de tal manera, que lo único que importa es alcanzar el blanco del año. Realmente eso no le importa a Dios, Dios no nos dejo un blanco por año, o un blanco por Iglesia, por misión, por asociación, por conferencia o por unión. El trabajo que Jesús nos dejo fue predicar el evangelio a todo el mundo. ¿Cuántas almas usted alcanzará en su vida? eso no lo sabemos y en verdad no nos tiene que importar.

Lo primero que nos tiene que importar es que siempre nos mantengamos predicando la palabra de Dios a aquellos que no todavía no han conocido a Dios. ¿Será que yo voy a sembrar, o a regar, o a cosechar? eso tampoco lo sabemos.  La mayoría de iglesias, siempre tienen a  sus “doce apóstoles”, casi siempre sobre estos pobres hermanos recae el peso entero de la predicación del evangelio, si la iglesia entera tomara conciencia del mandato divino, la cosecha fuera mas abundante y menos estresante.

Lo segundo que nos tiene que importar es asegurarse que aquel que recibe la palabra de Dios, sea bien enseñado en la doctrina; muchas veces cometemos el error de empujar a la gente al bautismo, aún cuando estamos conscientes que  no están preparados para ello. De esa forma miles y millones, vienen a formar parte de la iglesia y también miles y millones se nos escapan por la puerta trasera de la iglesia. Si la iglesia hubiera retenido a todos los miembros que se han bautizado en nuestra iglesia, posiblemente la feligresía de nuestras iglesia fuera el doble o el triple. ¿Qué significa todo esto? Significa que solo estamos afanados en cumplir el punto número uno del sistema de evangelismo de Pablo.  En pocas palabras sufrimos un desequilibrio en la predicación del evangelio de magnitud exagerada.

1-Predicar el evangelio: Bautizamos millones y millones: punto numero uno cumplido en el sistema evangelístico de Pablo.

2-Plantar iglesias: Aquí fallamos de una manera olímpica, hay tanta necesidad en el mundo para construir iglesias, pero nunca están los fondos necesarios para hacerlo. De ésta manera la feligresía se le impone una carga económica ya que tiene que correr con los diezmos y además con sus limitadas ofrendas tiene que construir sus propias iglesias.

3-Alimentar y sostener el crecimiento de las iglesias plantadas: Si en el punto número dos fallamos olímpicamente, en el punto número tres, somos un desastre total.

Estas son las estadísticas mundial de la iglesia Adventista del 7mo día  MUNDIAL hasta diciembre 31 del 2012

 Iglesias 78, 810

Compañías o grupos  69,213

Miembros de Iglesia  18, 479, 257

Bautismos en el año 2012  1, 057, 645

Profesión de fe en el año 2012  33,577

Ministros activos 18, 846

Empleados 260,181

Países donde  la  iglesia está establecida   216  países de 238 países reconocido por la ONU

Lenguajes y dialectos usados por la iglesia Adventista   947

Escuelas 7,579    el año 2011 habían  7, 883 en un año se han cerrado 304 escuelas alrededor del mundo

Estudiantes 1, 8o7, 693

Orfanatos 34

Hospitales y sanatorios 173

Clínicas 238

Aviones 10

Pacientes atendidos 18 millones

Casas publicadoras 62

Diezmos  en dólar Estadounidense  $2,314,826,002 (dos billones o dos mil trescientos catorce millones, ocho cientos veinte y seis mil, dos)

Ofrendas de Escuela Sabática para las misiones (Décimo Tercer Sábado)  en dólar Estadounidense  $73,275,709 (Setenta y tres millones y cuarto +/-)

Recolección  en dólar  Estadounidense $9,189,884 (Nueve millones, ciento ochenta y nueve mil, ocho cientos ochenta y cuatro)

Obtenido de la oficina de estadísticas, archivos e investigación de la Conferencia General de los Adventistas del 7mo día

Pablo habló a los judíos tesalonicenses de su celo anterior por la ley ceremonial, y del asombroso suceso que le había ocurrido junto a las puertas de Damasco. Antes de su conversión había confiado en una piedad heredada, una falsa esperanza. Su fe no había estado anclada en Cristo; en vez de eso, había confiado en formas y ceremonias. Su celo por la ley había estado desvinculado de la fe en Cristo, y no tenía ningún valor. Mientras se vanagloriaba de ser intachable en el cumplimiento de los requerimientos de la ley, había rechazado a Aquel que daba valor a la ley.

Pero al convertirse, todo había cambiado. Jesús de Nazaret, a quien había estado persiguiendo en la persona de sus santos, se le apareció como el Mesías prometido. El perseguidor le vió como el Hijo de Dios que había venido a la tierra en cumplimiento de las profecías, y en cuya vida se cumplían todas las especificaciones de los Escritos Sagrados.

Mientras Pablo proclamaba con santa audacia el Evangelio en la sinagoga de Tesalónica, se derramaron raudales de luz sobre el verdadero significado de los ritos y ceremonias relacionados con el servicio del tabernáculo. Condujo el pensamiento de sus oyentes más allá del servicio terrenal y del ministerio de Cristo en el santuario celestial, al tiempo cuando, habiendo completado su obra mediadora, Cristo volverá con poder y grande gloria y establecerá su reino en la tierra. Pablo creía en la segunda venida de Cristo. Tan clara y vigorosamente presentó las verdades concernientes a este suceso, que ellas hicieron en la mente de muchos que oían una impresión que nunca se borró (Los hechos de los apóstoles {HAp}, p. 185).

El apóstol Pablo sentía una profunda responsabilidad por los que se convertían por sus labores. Por encima de todas las cosas, anhelaba que fueran fieles, “para que yo pueda gloriarme en el día de Cristo—decía,—que no he corrido en vano, ni trabajado en vano” (Filipenses 2:6). Temblaba por el resultado de su ministerio. Sentía que hasta su propia salvación podría estar en peligro si no cumpliera su deber y la iglesia no cooperase con él en la obra de salvar almas. Sabía que la sola predicación no bastaba para enseñar a los creyentes a proclamar la palabra de vida. Sabía que línea sobre línea, precepto sobre precepto, un poquito aquí y otro poquito allí, debían ser enseñados a progresar en la obra de Cristo.

Es un principio universal que cuando quiera que uno se niegue a usar las facultades que Dios le da, éstas decaen y mueren. La verdad que no se vive, que no se imparte, pierde su poder vivificante, su virtud sanadora (Los hechos de los apóstoles {HAp}, p. 168).

79


Lección 11 // Jueves 10 de septiembre_________________

MISIÓN Y MULTICULTURALISMO

“Multiculturalismo” es un término reciente, que apareció impreso (en inglés) en la década de 1960, según el Oxford English Dictionary. Para muchos pueblos antiguos, la humanidad se dividía solo en dos categorías: nosotros y ellos, nuestra tribu y los que no son de ella. Para los griegos, todos los que no eran griegos eran “bárbaros”. Para los judíos, todos los no judíos eran “gentiles”.

Como ya vimos, el éxito de la misión entre los gentiles forzó a la iglesia naciente y a sus dirigentes a tratar con la división judíos/gentiles. En esencia, el tema era si los gentiles podían ser cristianos sin antes ser judíos.

Lee Gálatas 2:1 al 17. ¿De qué manera este incidente ilustra el desafío del “multiculturalismo” en la proclamación y la misión?

1 Después, pasados catorce años, subí otra vez a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito. Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles. Mas ni aun Tito, que estaba conmigo, con todo y ser griego, fue obligado a circuncidarse; y esto a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas, que entraban para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para reducirnos a esclavitud, a los cuales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros. Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas , a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron. Antes por el contrario, como vieron que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el de la circuncisión (pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión, actuó también en mí para con los gentiles), y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión. 10 Solamente nos pidieron que nos acordásemos de los pobres; lo cual también procuré con diligencia hacer. 11 Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 13 Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. 14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? 15 Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles, 16 sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. 17 Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera. Gálatas 2

“Cuando Pedro visitó más tarde Antioquía, ganó la confianza de muchos por su prudente conducta hacia los conversos gentiles. Por un tiempo procedió de acuerdo con la luz proveniente del cielo. Se sobrepuso a su natural prejuicio hasta el punto de sentarse a la mesa con los conversos gentiles. Pero, cuando ciertos judíos celosos de la ley ceremonial vinieron de Jerusalén, Pedro cambió imprudentemente su actitud hacia los conversos del paganismo […]. Esta manifestación de debilidad de parte de los que habían sido respetados y amados como dirigentes causó la más penosa impresión en la mente de los creyentes gentiles. La iglesia estaba amenazada por un cisma” (HAp 163).

Pablo afrontó el problema con Pedro y tomó una posición firme para lo que hoy llamamos una iglesia multicultural. Sus conversos gentiles no tenían que convertirse en judíos a fin de llegar a ser cristianos. Los antecedentes de Pablo como fariseo devoto, ex alumno del Rabban Gamaliel, ciudadano romano, celoso perseguidor fundamentalista y, finalmente, converso y apóstol de Jesucristo, lo calificaban muy bien para diferenciar los divinos absolutos eternos e inmutables de los elementos culturales y religiosos temporarios.

¿De qué forma distinguimos entre los elementos esenciales de nuestra fe y lo que es meramente cultural, social o, incluso, preferencias personales?

La Biblia es una fuente muy rica de expresiones frescas, honestas, naturales y sinceras de los sentimientos y pensamientos humanos. La fe, la reverencia, la admiración, las aflicciones, los miedos, las tentaciones y los pecados de los escritores de la Biblia, han sido guardadas para nuestra instrucción, de la misma manera han sido guardadas las doctrinas divinas para nuestro enriquecimiento espiritual. En la Biblia encontramos una galería de fotos espirituales donde podemos apreciar el verdadero trabajo del artista. Allí podemos descubrir la vanidad, el orgullo, los deseos, y las traiciones de las personas bíblicas, tal como ellos fueron. La Biblia no solo es la revelación de Dios, es también la revelación del hombre; la Biblia es el libro mas divino, como también el Libro más humano que se haya escrito en la historia de éste mundo.

Un pecado abierto necesita una reprobación abierta. La amistad no tiene que interferir cuando se necesita reprobar un pecado, una falta notoria necesita ser reprobada con mucha valentía y resolución. Recordemos que cuando una persona eminente en la iglesia cae, nunca cae sola, muchas personas de la iglesia también caerán con él.

De acuerdo a la tradición, y de acuerdo a los historiadores que vivieron en el tiempo de los apóstoles y que escribieron de ellos y también los describieron, dicen que Pablo era de una estatura bastante pequeña, muy marcado por las costumbres judías, pero con un acento griego en su forma de pensar y de actuar. Dicen que era calvo, y tenía una barba larga y delgada, con brillantes ojos color gris y con sus cejas un poco arqueadas, era alegre e inspiraba confianza. Por el otro lado de Pedro dicen que eran un hombre alto y fornido, sus ojos eran obscuros, su piel era amarillenta y pálida, su cabello era corto, ondulado y negro, con sienes bastante redondas.

La reprobación del apóstol Pablo al apóstol Pedro, es uno de los eventos mas remar-cables en la historia sagrada.

EL PECADO de Pedro era la disimulación, reprensible por cualquiera, mucho mas por el apóstol Pablo

LA OCASIÓN del pecado, era el miedo a los hombre, acto que enardecía más el evento. Recordemos que Pedro era de naturaleza tímida, arrebatado para actuar, rápido para vacilar, y con miedo a la oposición.

EL EFECTO era el descarrío de otros, incluyendo a Bernabe

LA GRAVEDAD era la deshonestidad, que es anticristiano

LA REPRENSIÓN era dictada por el amor a Cristo, hecho por un hombre y abiertamente

LA REPRENSIÓN FUE JUSTA ya que el mal proceder de Pedro iba en contra del espíritu y la doctrina de Cristo
LA REPRENSIÓN FUE SIN MIEDO, sin tomar en cuenta la edad de Pedro, ni su posición, sin miedo a los demás, la ofensa fue pública, por lo tanto la reprensión tenía que ser pública
LA REPRENSIÓN FUE AL PUNTO  Si tú, siendo judío”
LA REPRENSIÓN FUE DOCTRINAL; Pablo indicó que la ofensa estaba en contra de la justicia, de la gracia y del ministerio de Cristo
El pecado de la DISIMULACIÓN es un pecado de hipocresía, no solamente está consciente que está engañando a otros y que se está engañando a sí mismo, sino que el problema es que está engañando a todos a un mismo tiempo.
No siempre el mas celoso espiritual es el más categórico o firme. Muchas veces el fuego que desparramamos por pequeños errores se convierten en incendios difíciles de apagar. Casi siempre el temor al hombre deforma el carácter del mejor cristiano, muchas veces se necesita un poco de valor o coraje para prevenir un resultado vergonzoso,  muchas veces un paso firme y decisivo o una palabra dicha sin temor, es necesaria para corregir al adversario, cuando esto no se hace, entonces se pierde la libertad y la independencia y el carácter del humano es degradado.
Pedro no había pecado solo, había sido arrastrado por la circunstancias y él también había arrastrado a otros al mismo pecado, de allí aprendemos la suprema necesidad de la honestidad, la verdad siempre tiene que ser defendida de una manera cortes, amable, pero con firmeza.

La reprensión de Pablo fue un éxito, la verdad venció al final. Un poco de firmeza en el momento preciso, y en la manera correcta, corrigió un terrible mal que afectaba a la iglesia apostólica. 

En casi cada iglesia había algunos miembros que eran judíos de nacimiento. Los maestros judíos llegaron con facilidad a esos conversos, y mediante ellos se afianzaron en las iglesias. Usando argumentos escriturísticos era imposible refutar las doctrinas enseñadas por Pablo; por eso usaron los medios mas inescrupulosos para contrarrestar su influencia y debilitar su autoridad. Declaraban que no había sido discípulo de Jesús, ni había sido comisionado por él; pero que, sin embargo, se había atrevido a ensenar doctrinas directamente opuestas a las anunciadas por Pedro, Santiago y los otros apóstoles. De esa manera los emisarios del judaísmo tuvieron éxito en alejar de su maestro en el evangelio a muchos de los conversos cristianos. Luego de triunfar en este punto los inducían que volvieran a la observancia de la ley ceremonial como esencial para la salvación. La fe en cristo y la observancia de los Diez Mandamientos eran consideradas como de menor importancia. Divisiones, herejías y sensualismo se propagaban rápidamente entre los creyentes de Galacia.

El alma de Pablo estaba conmovida cuando vio los males que amenazaban con destruir rápidamente esas iglesias. Inmediatamente escribió a los gálatas, expuso las falsas teorías de ellos, y con gran severidad reprochó a los que se habían apartado de la fe…

Aun los mejores hombres, si actúan por sí mismos, cometerán graves equivocaciones. Mientras mayores responsabilidades se coloquen sobre el agente humano, mientras más encumbrado sea su cargo para determinar y controlar, más males hará con seguridad pervirtiendo mentes y corazones si no sigue cuidadosamente el camino del Señor. Pedro fracasó en Antioquía en los principios de integridad. Pablo tuvo que resistirle frente a frente a su influencia destructora. Esto está registrado para bien de otros, y para que la lección pueda ser una advertencia solemnes para los hombres que estan en cargos elevados, a fin de que no falten contra su integridad, sino se adhieran a los principios.

Después de todos los fracasos de Pedro, después de su caída y restauración, de su larga carrera de servicio, de su trato familiar con Cristo, de su conocimiento de la forma pura y recta en que Cristo practicaba los principios; después de toda la instrucción que había recibido, de todos los dones, conocimiento y gran influencia al predicar y enseñar la palabra, ¿No es extraño que el fingiera y evadiera los principios del evangelio por temor a los hombres, o para ganar su estima?

¿No es extraño que vacilara y tuviera dos caras en su oposición?

Quiera Dios dar a cada hombre un sentido de su propia impotencia personal para timonear, con rectitud y seguridad, su propio barco hasta el puerto. La gracia de Cristo es esencial cada día. Solo su gracia incomparable puede hacer que nuestros pies no se extravíen (Comentario bíblico adventista {CBA}, t. 6 pp. 1108, 1109).

80


Viernes 11 de septiembre // Lección 11_________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

“A todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él” (1 Cor. 9:22, 23).

Lee 1 Corintios 9:19 al 23. La misionología moderna aplica el término “contextualización” a los métodos misioneros de Pablo indicados aquí. La contextualización se define como “el intento de comunicar el evangelio en palabras y actos, y de establecer la iglesia de tal manera que tenga sentido para la gente dentro del contexto cultural local, presentando el cristianismo de modo que satisfaga las necesidades más profundas, penetre en su cosmovisión y permita, así, que sigan a Cristo y se mantengan dentro de su propia cultura”.−Darrell L. Whiteman, “Contextualization: The Theory, the Gap, the Challenge”, International Bulletin of Missionary Research, t. 21 (enero de 1997), p. 2.

“Los cristianos judíos que vivían viendo el Templo permitían, como era natural, que sus mentes se volvieran a los privilegios peculiares de los judíos como nación. Cuando vieron que la iglesia cristiana se apartaba de las ceremonias y las tradiciones del judaísmo, y se dieron cuenta de que la santidad peculiar con la cual habían estado investidas las costumbres judías pronto se perdería de vista a la luz de la nueva fe, muchos se indignaron contra Pablo, acusándolo de haber causado, en gran medida, esta transformación. Aun los mismos discípulos no estaban preparados para aceptar de buen grado la decisión del Concilio. Algunos defendían con entusiasmo la ley ceremonial, y consideraban a Pablo con desagrado porque creían que sus enseñanzas con respecto a las obligaciones de la ley judía eran indefinidas” (HAp 162, 163).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Lee 1 Corintios 9:20. ¿Qué lecciones podemos obtener de estas palabras, que pueden ayudarnos a comprender y contextualizar el modo de “hacer misión”, o desarrollar nuestro ministerio y testificación personales?
  2. A pesar del pasado pecaminoso de Pablo, Dios lo perdonó y lo usó de una manera poderosa. ¿De qué forma podemos aprender nosotros a perdonarnos por lo que hayamos hecho y, reclamando la justicia de Cristo como nuestra, procurar también ser usados en forma poderosa por él?

81


Este es un estudio serio para los maestros de Escuela Sabática. Si usted es una persona que le gusta la lectura, y profundizar en temas religiosos, este es el lugar para usted.

Este material no reemplaza el estudio de la Escuela Sabática; para comprender este material usted tiene que haber estudiado la lección de Escuela Sabática.
Este material es libre para ser copiado, compartido y distribuido. En este documento no hay nada una nueva luz, ni doctrinas nuevas, todo lo que aquí le presentamos está escrito en la Biblia, Lección de Escuela Sabática, Espíritu de Profecía, Comentarios Bíblicos, diccionarios religiosos y seculares, libros de historia y ciencia, enciclopedias, temas e ilustraciones. Nuestro trabajo aquí en 7Day Radio es poner juntos esos pensamientos esperando que usted pueda comprender mejor la lección. Este documento es subido al “INTERNET” todos los días Domingos a las  6 de la mañana, hora de Madrid, España; 12:00 AM hora del este de los Estados Unidos de Norte América.
Si usted desea contactarnos con nosotros para cualquier comentario, contribución o pregunta lo puede hacer escribiendo a elhermanotony@gmail.com 
Si usted desea recibir este material auxiliar de Escuela Sabática directamente, por favor escribanos a:
director@sevendayradio.com Si lo desea recibir en su teléfono, por favor, deje el número de teléfono incluyendo el código de su país.
Si lo desea recibir por “E-Mail”,  por favor escríbanos a elhermanotony@gmail.com deje su dirección de correo electrónico ó “E-MAIL”  y con gusto le estaremos mandando esta información semanalmente; en el preciso momento que la publiquemos usted también la estará recibiendo en su correo electrónico.
Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
Madrid, España 2015

Un pensamiento en “LECCIÓN 11 – PABLO: ANTECEDENTES Y LLAMADO – PARA EL 12 DE SEPTIEMBRE DE 2015

  1. Querido Hermano: No sea tan fatalista respecto a los numeros o los blancos para alcanzar.Recuerde ante todo que Dios dirige la obra aunque se tenga que valer de hombres.Somos una organizacion religiosa MUNDIAL;para el avance de una organizacion de semejante envergadura se necesitan reglas administrativas,medios de control,parametros de evaluacion,etc.etc. Sin embargo siempre hay espacio para mejorar.Los numeros no son los unicos datos que nos dicen la realidad,ni todos los miembros que se salen de la iglesia van a permanecer afuera.LA OBRA QUE DIOS EMPEZO LA TERMINARA!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s