Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 6 – ACTOS SIMBÓLICOS – PARA EL 7 DE NOVIEMBRE DE 2015

4 comentarios


Este es un estudio libre para toda persona que lo desee usar, compartir ó distribuir. Es una cortesía de SevenDay Radio y su servidor, Tony García. Cualquier pregunta ó comentario por favor escriba a *elhermanotony@gmail.com* Este documento es subido a la red los días Sábados  por la tarde, alrededor de las 3 de la tarde hora del este de los Estados Unidos de Norte América.

Toda información dada en éste documento es tomada de la vastedad de libros que la Iglesia Adventista del 7mo Día tiene disponible gratuitamente para el público en general, en Ingles y Español. A éste documento también se le agrega otras informaciones de otros libros, que también se encuentran disponible gratuitamente en el Internet para el uso del  público en general.

Aquí no le estamos presentando una nueva luz, nuestro trabajo es sencillamente recopilar información, y presentarla en un lenguaje sencillo y entendible,  para que se le haga mas fácil al maestro de Escuela Sabática comprender y prepararse mejor, para impartir la lección de Escuela Sabática.

Estudio de Escuela Sabática para los siguientes años

2016: 

1er Trimestre: “La Gran Controversia”

2do Trimestre: “El libro de Mateo”

3er Trimestre: “El Papel de la Iglesia en la Comunidad”

4to Trimestre: “Job”

2017: 

1er Trimestre: “El Espíritu Santo y la Espiritualidad”

2do Trimestre: “1ra y 2da de Pedro”

3er Trimestre: “Unidad en Cristo”

4to Trimestre: “Mayordomía”

2018:   

1er Trimestre: “Isaías”

2do Trimestre: “Preparación para los Días Finales”

3er Trimestre: “El libro de los Hechos”

4to Trimestre: “Justicia Social”

2019:

1er Trimestre: “El Libro de Apocalipsis”

2do Trimestre: “Esdras-Nehemías”

3er Trimestre: “El Libro de Daniel”

4to Trimestre: “Romanos”

2020:

1er Trimestre: “Como interpretar las escrituras”

2do Trimestre: “Educación”

3er Trimestre: “Juan”

4to Trimestre: “La Familia/Santidad del Matrimonio”

Recordamos a los hermanos que ésta información está sujeta a cambios.


INVITAMOS A NUESTROS LECTORES A SUSCRIBIRSE A NUESTRO ESTUDIO SEMANAL. PARA HACERLO, POR FAVOR USAR LA BARRA QUE DICE “SEGUIR”; EL SISTEMA AUTOMÁTICO LE MANDARA EL ESTUDIO A SU DIRECCIÓN DE CORREO EN EL PRECISO MOMENTO EN QUE NOSOTROS PUBLIQUEMOS EL ESTUDIO SEMANAL.  

SI SE LE DIFICULTA INSCRIBIRSE EN EL SISTEMA AUTOMÁTICO POR FAVOR ESCRIBANOS A: ELHERMANOTONY@GMAIL.COM DEJE LA DIRECCIÓN DE SU E-MAIL Y NOSOTROS LO INSCRIBIREMOS.

LA PAGINA TAMBIÉN ESTA DISPONIBLE EN FACEBOOK,  POR FAVOR BUSQUE: ESCUELA SABÁTICA MAESTROS Y SOLICITE HACERSE AMIGO O SEGUIDOR, Y USTED PODRÁ VER LA PAGINA CADA VEZ QUE LA PUBLIQUEMOS.

SI DESEA VER LAS LECCIONES DE LOS TRIMESTRES PASADOS, BÚSQUENOS EN LA SIGUIENTE DIRECCIÓN:               

* WWW.ESCUELASABATICAMAESTROS.COM*


Este es un estudio extra para el maestro de Escuela Sabática, y es realizado por hermanos laicos de la Iglesia Adventistas del 7mo Día. En este lugar evitamos la crítica, la censura y los temas polémicos. Nuestro principal propósito es elevar la mente hacia Dios,  por medio de pensamientos elevados, para que podamos comprender la lección de una manera sencilla, precisa y al mismo tiempo profunda. 

Si tiene algún comentario, duda, pregunta ó sugerencia, siéntase libre en escribirnos a: *elhermanotony@gmail.com* déjenos la dirección de su correo y nosotros le contestaremos lo más pronto posible.


 ** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **

El Primer Luto (Adán y Eva llorando la muerte de Abel) Por William-Adolphe Bouguereau – 1888 Pintura de aceite sobre lienzo


Letra negra: Lección de Escuela Sabática

Letra ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 6: Para el 7 de noviembre de 2015

ACTOS SIMBÓLICOS

Sábado 31 de octubre_________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Génesis 4:3-7; Números 21:1-9; Isaías 29:16; Romanos 9:18-21; Jeremías 19; Hebreos 5:14; Jeremías 13:1-11.

PARA MEMORIZAR:
 “¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?” (Rom. 9:21).

CADA ESTUDIANTE DE LA BIBLIA SABE que las Escrituras están llenas de símbolos, cosas que representan ideas y conceptos diferentes de ellas mismas. Todo el servicio del Santuario terrenal, por ejemplo, era una profecía simbólica del plan de salvación. “El significado del sistema de culto judaico todavía no se entiende plenamente. Verdades vastas y profundas son bosquejadas por sus ritos y símbolos. El evangelio es la llave que abre sus misterios. Por medio de un conocimiento del plan de redención, sus verdades son abiertas al entendimiento” (PVGM 103). Por medio del simbolismo del Santuario terrenal, o de los símbolos en los libros proféticos (tales como Daniel y el Apocalipsis), y también de otras maneras, Dios usó los símbolos para transmitir verdades. También, el propio Jesús, con sus parábolas y lecciones objetivas, usaba símbolos para explicar verdades profundas.

El libro de Jeremías mismo es rico en simbolismos e imágenes. Esta semana consideraremos unos pocos de ellos, qué eran, qué significaban y qué lecciones debemos aprender de ellos.

La zarza ardiente, en la cual Cristo apareció a Moisés, revelaba a Dios. El símbolo elegido para representar a la Divinidad era una humilde planta que no tenía atractivos aparentes. Pero encerraba al Infinito. El Dios que es todo misericordia velaba su gloria en una figura muy humilde, a fin de que Moisés pudiese mirarla y sobrevivir. Así también en la columna de nube de día y la columna de fuego de noche, Dios se comunicaba con Israel, les revelaba su voluntad a los hombres, y les impartía su gracia. La gloria de Dios estaba suavizada, y velada su majestad, a fin de que la débil visión de los hombres finitos pudiese contemplarla. Así Cristo había de venir en “el cuerpo de nuestra bajeza,” “hecho semejante a los hombres.” A los ojos del mundo, no poseía hermosura que lo hiciese desear; sin embargo era Dios encarnado, la luz del cielo y de la tierra. Su gloria estaba velada, su grandeza y majestad ocultas, a fin de que pudiese acercarse a los hombres entristecidos y tentados.

Dios ordenó a Moisés respecto a Israel: “Hacerme han un santuario, y yo habitaré entre ellos,” y moraba en el santuario en medio de su pueblo. Durante todas sus penosas peregrinaciones en el desierto, estuvo con ellos el símbolo de su presencia. Así Cristo levantó su tabernáculo en medio de nuestro campamento humano. Hincó su tienda al lado de la tienda de los hombres, a fin de morar entre nosotros y familiarizarnos con su vida y carácter divinos. “Aquel Verbo fué hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, pp. 14, 15).

“La Biblia nos muestra a Dios como autor de ella; y sin embargo fue escrita por manos humanas, y la diversidad de estilo de sus diferentes libros muestra la individualidad de cada uno de sus escritores. Las verdades reveladas son todas inspiradas por Dios (2 Timoteo 3:16); y con todo están expresadas en palabras humanas. Y es que el Ser supremo e infinito iluminó con su Espíritu la inteligencia y el corazón de sus siervos. Les daba sueños y visiones y les mostraba símbolos y figuras; y aquellos a quienes la verdad fuera así revelada, revestían el pensamiento divino con palabras humanas (Mensajes selectos, {1MS}, t. 1, p. 28)

La manera en que Cristo enseñaba era bella y atrayente, y se caracterizaba siempre por la sencillez. El revelaba los misterios del reino de los cielos por el empleo de figuras y símbolos con los cuales sus oyentes estaban familiarizados; y el común del pueblo le oía gustosamente, porque podía comprender sus palabras. No usaba palabras altisonantes, para cuya comprensión habría sido necesario consultar un diccionario (Consejos para los maestros, {CM}, pp. 27, 28).

40


Domingo 1o de noviembre // Lección 6_____________________

LA VERDAD EN SÍMBOLOS

La Escritura es sumamente rica en símbolos. Los hay en abundancia y de toda clase, y en la mayoría de los casos representan verdades mayores que ellos mismos.

Lee Génesis 4:3 al 7. ¿Qué simbolizan las dos clases de sacrificios ofrecidos?

Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante?Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. Génesis 4

Muy temprano en la Biblia podemos ver la diferencia entre el intento de obrar para alcanzar el cielo (en la ofrenda de Caín) y la percepción de que la salvación es solo por gracia, puesta a nuestra disposición únicamente mediante los méritos de un Salvador crucificado (en la ofrenda de Abel).

Lee Números 21:4 al 9. ¿Qué simbolizaba la serpiente de bronce levantada sobre un madero? (ver también Juan 12:32.)

Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel. Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía. Números 21

“Los israelitas salvaban su vida mirando la serpiente levantada en el desierto. Aquella mirada implicaba fe. Vivían porque creían la palabra de Dios, y confiaban en los medios provistos para su restablecimiento” (PP 458).

En todo el Antiguo Testamento, el servicio del Santuario terrenal actuaba como una representación simbólica muy detallada del plan de salvación. Cuánto entendían los israelitas acerca del significado de todos los ritos ha sido tema de debate por milenios, aunque sin duda muchos captaron la verdad más importante enseñada allí: la expiación sustitutiva, la idea de que para que el pecado fuera perdonado un sustituto debía morir en su lugar (ver 1 Cor. 5:7).

En realidad, por medio del servicio del Santuario, se nos han dado símbolos no solo de la muerte de Jesús sino también de su ministerio sumosacerdotal en el cielo, del juicio previo al advenimiento y de la eliminación final del pecado al final de la historia.

¿Qué otros símbolos bíblicos del plan de salvación puedes recordar? ¿Cuáles te hablan más de la gracia salvadora de Jesús y de la esperanza que puede derivar de ella?

Cain y Abel posiblemente eran hermanos gemelos; Génesis 4 dice: 1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. Si quitáramos el comentario que hizo Eva cuando nació Caín, el texto dijera: Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y después dio a luz a su hermano Abel.  Como todos sabemos en la Biblia la expresión “conoció a su mujer” significa tener relación sexual, y la Biblia siempre usa ésta expresión para denotar la concepción de un personaje bíblico, especialmente al principio de la Biblia. Por lo tanto cabe la posibilidad  que Caín y Abel pudieran ser gemelos ya que  la Biblia menciona solamente una vez el conocimiento de Eva por Adán, en el nacimiento de estos dos hermanos.

En esta escena encontramos al primer sacrificio de animales registrado en la Biblia, también encontramos al primer muerto de éste mundo y del universo; una muerte violenta, cualquier muerte trae tristeza al mundo, pero la circunstancias de la muerte de Abel fueron devastadoras y sin precedentes, con la muerte de Abel se le resta un 25% a la población del mundo de ese tiempo.  También encontramos al primer asesino de éste mundo y del universo, por el resto de su vida Caín lleva el sello de su vil y horrendo asesinato, la vida de Caín fue perdonada por Dios, pero fue expulsado de la sociedad para el resto de su larga vida aquí en la tierra.

Caín y Abel sentían la necesidad espiritual de ofrecer sacrificio. Sin ninguna duda ellos habían podido presenciar muchos sacrificios que su padre Adán había realizado en dedicación para Dios. Sin ninguna duda Caín y Abel habían aprendido de Adán a como construir un altar, habían aprendido de él a como seleccionar la mejor ofrenda para Dios y también habían aprendido a seleccionar la ofrenda correcta y aceptable a los ojos de Dios.

En ésta escena llegamos a la conclusión que la religión ha actuado en los hombres desde los primeros días de la existencia de éste; en el caso de Caín podemos contemplar que la religión actuando “naturalmente” en el hombre, la religión es esencialmente defectuosa:  es defectuosa en sus ofrendas, es defectuosa por la falta de  poder que ejerce para corregir las pasiones del hombre, y es defectuosa por que carece de piedad y compasión.

Aquí los encontramos a los dos ellos, posiblemente ofreciendo el primer sacrificio de sus vidas; pero la vida espiritual de Abel tenía una característica que la vida de Caín no la tenía y eso era la fe: Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella. Hebreos 11 Abel ofrecía su sacrificio con fe, Caín lo ofrecía por que había la orden de hacerlo. La experiencia de Caín es la experiencia de muchos de nosotros, entregamos una ofrenda a Dios por que es un requerimiento espiritual, ofrendamos a Dios de una manera obligatoria y para salir del compromiso, no importa lo que demos, con solo que lo demos, creemos que es suficiente para apaciguar nuestra conciencia. En otras ocasiones, ofrendamos solo para ser vistos y reconocidos por los demás, en pocas palabras ofrendamos para complacer nuestro egoísmo. 

Caín y Abel tenían mucho en común, tenían el mismo origen ya que procedían de los mismos padres; tenían una relación, eran hermanos; los dos ellos tenían un trabajo honesto, uno era labrador y el otro era pastor; los dos tenían la misma religión, y los dos habían venido a ofrecer sacrificios; y es allí precisamente donde encontramos dos altares con dos ofrendas diferentes.

Dos altares erigidos al mismo Dios; y dos ofrendas diferentes consagradas al mismo Dios. Cualquiera pudiera decir que las ofrendas de los dos ellos eran ofrendas buenas, ya que las dos ofrendas tenían connotaciones divinas: la ofrenda de Caín podía anunciar el Buen Sembrador y la buena semilla, y la ofrenda de Abel podía anunciar al Buen Pastor y la oveja perdida, pero no es así.  La lección dice que el altar de Abel significa alcanzar la salvación de Dios por la gracia y los méritos de Cristo, mientras que el altar de Caín significa alcanzar la salvación por lo méritos u obras propias del individuo.

Realmente Caín es el fundador de la otra iglesia,  la iglesia gigante,  la iglesia falsa:

-Esa iglesia falsa tiene mucho de bueno en su religión

-Esa iglesia falsa está basada en la conveniencia

-Esa iglesia falsa carece de fe

-Esa iglesia falsa abunda en buenas obras

-Esa iglesia falsa cuando se le contradice y se le enoja; esa iglesia falsa, persigue y asesina

Se cuenta la historia de un orgulloso rey que decidió construir la catedral de su reino sin la ayuda económica de nadie, el rey estaba tan ansioso de construirla y su obsesión era que todo el crédito se le diera solamente a él. En su intento egoísta dio la orden que no se recibiera, ni se solicitara ninguna ayuda, ni ninguna ofrenda. además el rey ordenó que en la piedra conmemorativa de la catedral se esculpiera su nombre, como el  único constructor de la Iglesia.  Cierta noche mientras dormía, tuvo un sueño, y en el sueño pudo contemplar a un ángel que descendió del cielo, llegó hasta la piedra conmemorativa borró su nombre y esculpió el nombre de una viuda pobre que vivía en la ciudad. Al despertar estaba consternado por el sueño, pero le consternó mas cuando días mas tarde se volvió a repetir el sueño exactamente como la primera vez y con la misma claridad y detalle. Por tercera se le presentó el sueño de la misma manera que las anteriores, y llegó a la conclusión que ese era un mensaje directo para él, de parte del cielo. Comenzó a buscar la viuda del sueño, para ver si ella existía en realidad y después de varios días de búsqueda, dieron con ella. La viuda se presentó ante la corte real por mandato del rey, y él le preguntó: ¿Que es lo que has estado haciendo para ayudar en la construcción de la catedral?  Ella respondió que siempre había soñado con ayudar en la construcción de la casa de Dios, pero en su pobreza lo único que había podido hacer era recoger el heno del campo, amarrarlos en pequeños manojos y así bocadear  a los cansados caballos cuando estos pasaban al frente de su casa, mientras transportaban las grandes y pesadas piedras de la catedral. El rey comprendió que Dios estaba aceptando la ofrenda de amor y fe que era entregada diariamente por la viuda, y también comprendió que Dios rechazaba su ofrenda de arrogancia, vanagloria y justicia propia. De ese día en adelante ordenó que todo el pueblo ayudara en la construcción de la catedral, y que en esa piedra conmemorativa se escribiera el nombre de él y el nombre da la viuda, como los constructores de la catedral. 

“Por la fe Abel ofreció a Dios mayor sacrificio que Caín” (Hebreos 11:4). Abel comprendía los grandes principios de la redención. Veía que era pecador, y que el pecado y su pena de muerte se interponían entre su alma y la comunión con Dios. Trajo la víctima inmolada, la

vida sacrificada, y así reconoció las demandas de la ley que había sido quebrantada. En la sangre derramada contempló el futuro sacrificio, a Cristo muriendo en la cruz del Calvario; y al confiar en la expiación que iba a realizarse allí, obtuvo testimonio de que era justo, y de que su ofrenda había sido aceptada.

Caín tuvo la misma oportunidad que Abel para aprender y aceptar estas verdades. No fué víctima de un propósito arbitrario. No fué elegido un hermano para ser aceptado y el otro para ser desechado. Abel eligió la fe y la obediencia; Caín, en cambio, escogió la incredulidad y la rebelión. Todo dependió de esta elección.

Caín y Abel representan dos clases de personas que existirán en el mundo hasta el fin del tiempo. Una clase se acoge al sacrificio indicado; la otra se aventura a depender de sus propios méritos; el sacrificio de éstos no posee la virtud de la divina intervención y, por lo tanto, no puede llevar al hombre al favor de Dios. Sólo por los méritos de Jesús son perdonadas nuestras transgresiones. Los que creen que no necesitan la sangre de Cristo, y que pueden obtener el favor de Dios por sus propias obras sin que medie la divina gracia, están cometiendo el mismo error que Caín. Si no aceptan la sangre purificadora, están bajo condenación. No hay otro medio por el cual puedan ser librados del dominio del pecado (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 59, 60).

“Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado; para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna.”

Para entender el castigo de Dios para Israel, con las serpientes ardientes del desierto, tenemos que leer la historia del mal comportamiento de Israel, y esto lo encontramos en el libro de Números, capítulo 21 y dice: Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel.Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía.

En éste texto se le cobran varios pecados a Israel, entre ellos están: el familiar pecado de la murmuración, la mentira, el descontento y la ingratitud.

La murmuración: Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto?

La Mentira: Pues no hay pan ni agua;

El descontento y la ingratitud: y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. 

El castigo: Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel

El arrepentimiento: Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes.

La solución: Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.

En el momento de ésta historia, el pueblo de Israel ya tenía alrededor de 38 años de andar peregrinando por el desierto, y el impresionante pueblo de Israel a pesar de tantos castigos que había recibido por murmurar, estaba  de nuevo murmurando en contra de Dios y de su líder. La roca del agua los seguía donde quiera que ellos iban,  y ellos dijeron que sufrían de sed. Dijeron que sufrían de hambre y el maná caía todas las mañanas; si tan solo tuviéramos maná en nuestros días, fuéramos personas muy bien nutridas, saludables, vigorosas, esbeltas, sin obesidad y sin duda alguna viviéramos mucho tiempo más.

Los israelitas estaban cansados de comer maná; lo hacían en sopa, lo hacían guisado, lo hacían frito, lo hacían  tostado, lo hacían empanizado,  lo hacían a la braza, lo hacían orneado,  lo comían crudo, lo hacían en bebidas calientes y lo hacían en bebidas frías. Después de 38 años de probar el maná , yo creo que ellos habían aprendido hacer el maná en  pan, tortillas, tortas, empanadas, arepas, quesadillas, tacos, flautas, burritos, chilaquilas, humitas, fajitas, baleadas, provoleta, pupusas, tamales, torrejas, buñuelos, polenta, rellenos, hilachas, salpicón, rosquillas, cajetas,  fainas, sancocho, ceviche, ají de maná, maná a la huancaína, maná saltado, alfajores, sopapillas, hamburguesas y hasta pizza. ¡Que fastidio! Maná en la mañana, maná al mediodía, maná todo el día.

¡Que ingratitud, que inconformidad! Era comida de los ángeles compartida con ellos, se les proporcionaba en abundancia, era gratis, era fresca y nueva todas las mañanas, y ellos estaban saludables, vigorosos y esbeltos, pero habladores, murmuradores e inconformes. 

La primera característica del pecado es quejarse en contra de Dios y en contra de sus órdenes

La segunda característica del pecado es menospreciar los regalos de Dios: “miserable pan del cielo” dijeron los israelitas

La tercera característica es el deseo terrenal y sensual “nos acordamos de Egipto” dijeron los Israelitas

La murmuración de los israelitas siempre era expresada en la misma nota musical, la rebelión de ellos siempre se manifestaba por los mismos motivos.

El quejarse es el camino que conduce al ateísmo, el murmurar es derribar el altar de Dios, el reprochar las decisiones de Dios es retar la sabiduría divina, el descontento crea en el hombre su propia agonía.  Tengamos cuidados como tratamos la vida, nunca creamos que en  el acto de quejarnos pasamos inadvertidos, el cielo escucha nuestras palabras, y pronto tendremos nuestra recompensa si somos murmuradores, inconformes y rebeldes.

El pueblo de Israel está hablando por gusto y sin razón, y ahora Dios les da una razón  justa y verdadera para que ellos hablen de verdad; les manda las serpientes ardientes para que  mueran en el desierto.  

Las serpientes pronto hicieron estragos en el pueblo de Israel, y la murmuración del pueblo se había cambiado a un clamor verdadero, ahora se rogaba a Moisés y a Dios para sobrevivir el veneno fatal de la plaga. Dios tenía un plan, maravilloso, efectivo, pero iba a tomar varios minutos o posiblemente horas; había que buscar  bronce y fundir una serpiente y colocarla sobre una asta para la salvación del pueblo: Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.

La serpiente de bronce que hizo Moisés, pasó casi 500 años con el pueblo de Israel, siendo idolatrada por ellos, hasta que el rey Ezequías la destruyó: El quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces le quemaban incienso los hijos de Israel; y la llamó Nehustán. 2 Reyes 18  Nehustán significa: Pedazo de bronce, recordándole a los judíos que esa serpiente no era ningún dios, ni tampoco tenía poder para sanar, era simplemente un Nehustán (un pedazo de bronce).

Esta es una de las mas famosas y familiares historias de la Biblia, se menciona en el Antiguo Testamento, pero también se menciona en el Nuevo Testamento, en  la conversación de Jesús con Nicodemo en  San Juan 3: 14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado.. En este texto encontramos la clave para entender el símbolo de la serpiente en el asta, irónicamente la serpiente colgada en el asta, es el símbolo de Jesús en la cruz.

La serpiente fue maldita por Dios – Jesucristo se hizo maldición por nosotros; 13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero ) 2 Corintios 5

La serpiente de bronce tenía la forma de una serpiente pero sin veneno – Cristo tomó la forma de pecado pero sin pecado

La serpiente fue levantada en una asta públicamente – Jesucristo fue levantado en una cruz públicamente

Solo había una serpiente de bronce para salvar a todo el campamento de Israel, también hay solo Salvador para el mundo entero

De la misma manera que el hombre envenenado por la serpiente era sanado al contemplar la serpiente en el asta,  así también el hombre envenenado por el  pecado de  la serpiente antigua puede ser salvo, contemplando a Cristo colgado en la cruz

Este era terreno familiar para Nicodemo. El símbolo de la serpiente alzada le aclaró la misión del Salvador. Cuando el pueblo de Israel estaba muriendo por las mordeduras de las serpientes ardientes, Dios indicó a Moisés que hiciese una serpiente de bronce y la colocase en alto en medio de la congregación. Luego se pregonó por todo el campamento que todos los que mirasen a la serpiente vivirían. El pueblo sabía muy bien que en sí misma la serpiente no tenía poder de ayudarle. Era un símbolo de Cristo. Así como la imagen de la serpiente destructora fué alzada para sanar al pueblo, un ser “en semejanza de carne de pecado” iba a ser el Redentor de la humanidad. Muchos de los israelitas consideraban que el ceremonial de los sacrificios tenía virtud en sí mismo para libertarlos del pecado. Dios deseaba enseñarles que no tenía más valor que la serpiente de bronce. Debía dirigir su atención al Salvador. Ya fuese para curar sus heridas, o perdonar sus pecados, no podían hacer nada por sí mismos, sino manifestar su fe en el don de Dios. Habían de mirar y vivir (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, p. 146).

41


Lección 6 // Lunes 2 de noviembre________________________

EL BARRO DEL ALFARERO

¿Qué verdades vitales se enseñan en estos versículos y el simbolismo que allí aparece? (Ver Gén. 2:7.)

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Génesis 2

Jer. 18:1-10

1 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel. En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir. Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles, y en un instante hablaré de la gente y del reino, para edificar y para plantar. 10 Pero si hiciere lo malo delante de mis ojos, no oyendo mi voz, me arrepentiré del bien que había determinado hacerle.

Isa. 29:16

16 Vuestra perversidad ciertamente será reputada como el barro del alfarero. ¿Acaso la obra dirá de su hacedor: No me hizo? ¿Dirá la vasija de aquel que la ha formado: No entendió?

Isa. 45:9


9 ¡Ay del que pleitea con su Hacedor! ¡el tiesto con los tiestos de la tierra! ¿Dirá el barro al que lo labra: ¿Qué haces?; o tu obra: ¿No tiene manos?

Isa 64:8

Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros.

Rom. 9:18-21

18 De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece. 19 Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? 20 Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? 21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? 

Por causa del constante rechazo y la persecución que afrontó, sin duda Jeremías quería abandonar todo. ¿Valía la pena luchar y pelear en favor de la nación? A veces, seguramente sintió que la respuesta era “¡No!”

Sin embargo, sin duda mientras observaba las manos del alfarero, se le dio una imagen, un símbolo, del modo en que Dios obra con el barro humano. Aunque hay otras verdades en la imagen del alfarero y el barro, esta enseña la soberanía total de Dios. Es decir, por desesperanzada que pudiera haber parecido una situación desde la perspectiva de Jeremías, el simbolismo del alfarero y el barro le mostraron que, en última instancia, y a pesar de las decisiones equivocadas –incluso intencionalmente equivocadas– que toma la gente, Dios está en el control del mundo. Él es la fuente absoluta de poder y autoridad, y al final triunfará, no importa cuáles sean ahora las perspectivas.

Siglos después de Jeremías, Pablo toma esta imagen del Antiguo Testamento en Romanos 9 y la usa, básicamente, para enseñar la misma lección que debía enseñar Jeremías. En realidad, en Romanos 9:21, Pablo podría aun referirse directamente a Jeremías 18:6. A pesar de la realidad de la libertad de elección humana y los resultados frecuentemente calamitosos del abuso del libre albedrío, al final, tenemos la seguridad de que podemos esperar en la absoluta soberanía de nuestro Dios amante y dispuesto al sacrificio propio, cuyo amor se reveló en la Cruz. El mal no triunfará; pero Dios y su amor sí. ¡Qué esperanza tenemos!

¿De qué forma podemos aprender a confiar en la lección del alfarero y el barro, no importa cuáles sean las circunstancias actuales? ¿Qué otros textos bíblicos nos muestran la realidad de la soberanía de Dios?

Este tema ya se estudió la semana pasada, aquí está nuevamente para que lo volvamos a repasar

La figura del alfarero ha sido usada con bastante frecuencia en la Biblia.  Posiblemente por que sea fácil de entender para la mayoría de generaciones  que han vivido en éste mundo, ya que la rueda o el torno es uno de los instrumentos o herramientas que ha sido modificado muy poco a través de siglos y por que no decirle a través de los milenios.
 
En todos los textos bíblicos es enfatizado el poder absoluto que el alfarero tiene sobre el barro, pero hay que notar que el trabajo depende de la calidad y constitución del barro. Hay barro que es muy dócil y fácil de trabajar, hay cierto barro que es demasiado blando y hay otro tipo de barro que es demasiado duro. Otro barro es excesivamente blanco y es de éste barro que se hacen las finas piezas de porcelana.
También hay otro barro que es riquísimo en hierro y éste se usa para hacer objetos que llevarán colores encendidos y vistosos, ya que la presencia del hierro en el barro, tiende a resaltar los colores en la cerámica. Hay otro barro que deja duda en el alfarero, ya que muchas veces se logra formar un hermoso objeto pero se tiene la sospecha que se quebrará o se torcerá cuando se introduzca al fuego para su curación.
El barro en el campo espiritual representa al hombre, de la misma manera que se encuentra barro de diferentes naturalezas y consistencias, así también se encuentran hombres con diferentes caracteres y consistencias; algunos son buenos, otros son malos, y otros son indiferentes.
El alfarero nunca descarta ningún barro, si el alfarero  cree que la vasija  saldrá mal, las deshace y la vuelve a hacer. El alfarero no puede usar piedra cuando trabaja el barro, ni tampoco puede hacer una vasija de agua. De la misma manera hay hombres que son como la piedra en las manos de alfarero, que son duros para ser moldeados y hay otros que son tan débiles o flojos, que siempre terminan deformándose en las manos del alfarero. Pero el Alfarero Divino siempre hace algo con el barro humano, posiblemente el barro humano no tenga la consistencia para ser una hermosa y grande vasija de porcelana, pero posiblemente tiene las cualidades para ser un pequeño salero, que es muy útil en una casa. Si la materia es el hombre; el Alfarero Divino siempre hará milagros y formará una pieza de arte del barro humano.
Hasta aquí estamos entendiendo todo muy fácilmente, el problema comienza cuando el pequeño salero se da cuenta que él pudiera ser algo mejor de lo que es. ¿Cómo el hombre puede estar satisfecho cuando está consciente que no es lo que él quisiera ser?; ¿Si esas son muchas veces nuestros pensamientos y nuestros deseos; cómo serán los deseos de Dios para con nosotros?; ¿Si nosotros estamos inconformes con nosotros mismos, como estará el Señor?

Aquí es exactamente donde comienzan las mil preguntas para Dios; ¿Estará Dios decepcionado del trabajo que él hizo en mí?; ¿Está Dios limitado en su forma de trabajar en nosotros?; ¿Intentó Dios con nosotros en hacer una fina pieza de porcelana y falló?; ¿Acaso no fue el Alfarero el que fue a buscar al barro y él mismo lo trajo  al taller?; ¿Acaso no sabía el Alfarero que clase de barro estaba consiguiendo?

Lo que necesitamos entender es que la fineza y los colores de la cerámica depende de la calidad  y de la constitución del barro,  y el alfarero  no puede hacer nada con respecto a la calidad del barro. El único trabajo del Alfarero es darle forma al barro y él lo hace perfectamente. Si el barro es fino y de alta calidad así será el producto, y si el barro no es lo mejor, también así será el resultado. Entre mas crudo y mas áspero es el barro, mas se admira la maestría del Alfarero, cuando le está dando forma.

Dios nunca intentó crear a todos los hombres iguales, en la creación de Dios existe la diversidad y no la uniformidad. Todos admitimos que no es posible para el hombre que todos tengamos la misma moral, el mismo carácter, los mismos gustos y  los mismos deseos, eso es simplemente imposible. Lo importante que tenemos que aprender en la vida, es a ser fieles al trabajo para el cual nosotros fuimos creados.  Dios va a estar contento solamente con lo mejor; ¿Pero que es lo mejor?:  ¿Sería lo mejor que todo barro se transforme en una inmaculada cerámica blanca, brillosa y resplandeciente?  La respuesta es no. Lo mejor es que el hábil Alfarero convierta el barro de acuerdo a su calidad  y consistencia en diferentes utensilios que ayuden a todas las diferentes necesidades que existen en la tierra y que el  propósito  de su servicio sea cumplidos.

En el mundo encontramos personas , con diferentes aptitudes, con diferentes caracteres, con diferente orientación, con diferente mentalidad, y con diferentes habilidades; todos ellos son necesitados, todos ellos son necesarios, todos ellos son indispensables.

También nuestra iglesia está llena de personas con diferentes talentos, espíritus, personalidades, mentalidades, cualidades, ideas, dones, talentos y habilidades; todos ellos son necesitados para cumplir la voluntad de Dios y todos ellos son necesarios para formar el maravilloso cuerpo de la iglesia de Cristo, donde Cristo mismo es la cabeza.

Dios trabaja perfectamente con el barro y le da la forma perfecta de acuerdo a la calidad  y consistencia del barro, ya sea que el barro sea de la montaña, sea de los valles, sea de la llanura, sea de los volcanes, o sea de la costa, siempre es barro. El rico, el pobre, el estudiado,  el ignorante, el encumbrado, el humilde, el ejecutivo, el obrero, el hombre, la mujer, el blanco,  el negro, el niño y el anciano; todos ellos son diferentes, pero es el mismo barro; todos ellos son  diferentes,  pero son de hechuras hermosas, ya que todos fueron creados a imagen de Dios. No importa con quien nos encontremos en la vida, no importa su origen o su apariencia, es siempre barro,  barro que fue formado por el mismo Alfarero, un Alfarero experto y perfecto.

21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? 

¿Cómo Dios puede hacer una vaso para honra y otro para deshonra?

Todo lo que Dios hace es perfecto y justo; Dios no puede hacer las cosas imperfectas aunque a nosotros nos parezca de esa manera. Esto incluye a sus mismos hijos, todos esos hijos de Dios que se van a salvar, todos son hechos diferentes los unos de los otros. Hay que recordar que no importan cuan buenos y santos sean los hijos de Dios que se salven, ninguno de ellos se merecía la salvación, la salvación es un absoluto y completo regalo de Dios, y las gracias son dadas solamente a Dios por nuestra salvación. De los hijos que se pierdan, la crítica le pertenece solamente a ellos, ellos son los únicos culpables de su perdición; Oseas 13: 9 dice: Te perdiste, oh Israel, mas en mí está tu ayuda.

¿Cómo es que Dios puede hacer “un vaso para honra y otro para deshonra”?

Esta era una expresión común en el mundo hebreo y no significa lo que nosotros entendemos en nuestro idioma español o en otro idioma, inclusivo el ingles.

En hebreo un vaso de honra es aquel utensilio hecho para un uso honorable, o diseñado para un uso constante, o para un propósito noble o refinado.

Un vaso de deshonra es todo aquel utensilio hecho o diseñado para un uso común.

Es tan importante el recipiente de barro que se usa para cocinar, como el servicio sanitario, los dos son importantes, los dos son necesarios, los dos son de barros, los dos son hechos por el mismo alfarero. En el hebreo la olla de barro se le puede llamar una vaso de honra, o un vaso especial; y el servicio sanitario se le puede llamar una vaso de deshonra, o un vaso común; al final los dos ellos son sumamente importantes, los dos ellos de hechos de barro.

Lo que el texto está diciendo es que nosotros los hombres pecadores no tenemos ningún derecho de cuestionar a Dios por sus decisiones. El versículo denota el absoluto poder de Dios sobre el hombre, representado por el absoluto poder del alfarero sobre el barro. Por lo tanto nosotros no tenemos ningún derecho de pelear, murmurar  o enojarnos con Dios, por las decisiones que él toma de donde él va a depositar sus bendiciones, y sobre quienes él quiere depositar sus bendiciones. A unos de sus hijos los hace grandes, sabios, fuertes, ricos y poderosos, a otros no. Con esta decisión Dios no le está haciendo ningún mal a nadie, simple y sencillamente el tiene el poder absoluto sobre el humano y Dios es quien decide a quién va a dar y a quién no, a quién lo va hacer para un uso refinado y especial y a quién va a diseñar para un uso común, simple o sencillo. Al final el vaso de honra o el de deshonra está hecho exactamente de la misma masa de barro y  cumplirá los designios de su Creador.

El alfarero toma arcilla, y la modela según su voluntad. La amasa y la trabaja. La despedaza y la vuelve a amasar. La humedece, y luego la seca. La deja después descansar por algún tiempo sin tocarla. Cuando ya está bien maleable, reanuda su trabajo para hacer de ella una vasija. Le da forma, la compone y la alisa en el torno. La pone a secar al sol y la cuece en el horno. Así llega a ser una vasija útil. Así también el gran Artífice desea amoldarnos y formarnos. Y así como la arcilla está en manos del alfarero, nosotros también estamos en las manos divinas. No debemos intentar hacer la obra del alfarero. Sólo nos corresponde someternos a que el divino Artífice nos forme (El ministerio de curación, {MC}, p. 374).

El instrumento humano sufre mientras proyecta y hace planes para sí con algo que Dios le ha negado que haga. Se queja y lamenta, y todavía se aumentan las dificultades. Pero cuando se somete para ser como arcilla en las manos del alfarero, entonces Dios convierte al hombre en un vaso de honra. La arcilla se somete para ser moldeada. Si se permitiera obrar a Dios, centenares serán moldeados y convertidos en vasos como a él mejor le pareciera.

Permitid que la mano de Dios trabaje la arcilla para su servicio. El conoce exactamente qué clase de vaso necesita. A cada hombre ha dado su obra. Dios conoce cuál es el lugar para el cual el hombre es más idóneo. Muchos están trabajando en contra de la voluntad de Dios, y echan a perder el diseño. El Señor desea que cada uno esté sumiso bajo su dirección divina. El colocará a los hombres donde se sometan para ser modelados en unidad con Cristo, llevando su semejanza divina. Si el yo se somete para ser moldeado, si cooperamos con Dios, si oramos en unidad, si trabajamos en unidad, si todos ocupamos nuestro lugar como hebras en la trama de la vida, nos desarrollaremos convirtiéndonos en un bello tejido que regocijará al universo de Dios (Exaltad a Jesús, {EJ}, p. 59).

Con todo, la inteligencia limitada de los hombres resulta inadecuada para comprender los planes del Dios infinito. Nuestras investigaciones no nos harán descubrir jamás las profundidades de Dios. No debemos intentar con mano presuntuosa levantar el velo que encubre su majestad. El apóstol exclama: “¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33). No obstante podemos comprender lo bastante su modo de tratar con nosotros y los motivos que le hacen obrar como obra, para reconocer un amor y una misericordia infinitos unidos a un poder sin límites. Nuestro Padre celestial dirige todas las cosas con sabiduría y justicia, y no debemos vivir descontentos ni desconfiados, sino inclinarnos en reverente sumisión. El nos revelará sus designios en la medida en que su conocimiento sea para nuestro bien, y en cuanto a lo demás debemos confiar en Aquel cuya mano es omnipotente y cuyo corazón rebosa de amor.

Si bien es cierto que Dios ha dado pruebas evidentes para la fe, él no quitará jamás todas las excusas que pueda haber para la incredulidad. Todos los que buscan motivos de duda los encontrarán. Y todos los que rehusan aceptar la Palabra de Dios y obedecerla antes que toda objeción haya sido apartada y que no se encuentre más motivo de duda, no llegarán jamás a la luz (El conflicto de los siglos, {CS}, pp. 581, 582).

42


Martes 3 de noviembre // Lección 6_______________________

LA DEGENERACIÓN DE UNA NACIÓN

“Porque me dejaron, y enajenaron este lugar, y ofrecieron en él incienso a dioses ajenos, los cuales no habían conocido ellos, ni sus padres, ni los reyes de Judá; y llenaron este lugar de sangre de inocentes” (Jer. 19:4).

En este texto se dan unos pocos ejemplos de los males que cometió Judá. Además de abandonar a Dios, ofrecieron incienso a “dioses ajenos”, derramaron sangre inocente y “profanaron este lugar” (NVI). El verbo hebreo aquí significa “hacer extranjero”, “hacer extraño” o “profanar”. Si “este lugar” era el Templo mismo o Jerusalén, el texto no lo dice. El punto vital, sin embargo, es que la nación tenía que ser santa, especial para Dios (ver Éxo. 19:5, 6), algo diferente y distintivo de las naciones que los rodeaban. Pero eso no ocurrió. Perdieron su carácter peculiar, lo distintivo que los hubiera hecho un testimonio para el mundo. Llegaron a ser sencillamente igual a todos.

¿Qué lecciones hay aquí para nosotros?

“Y edificaron lugares altos a Baal, para quemar con fuego a sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento” (Jer. 19:5).

Aunque el concepto de sacrificios humanos era conocido en el mundo antiguo, era anatema para Dios, quien prohibió esa práctica a los israelitas (Deut. 18:10). La frase traducida “ni me vino al pensamiento”, en hebreo dice: “no subió en mi corazón”. Esta era una expresión idiomática que mostraba cuán ajena y lejana de la voluntad de Dios era tal práctica. Si nosotros, endurecidos por el pecado, seres caídos, lo encontramos aborrecible, ¡imagínate lo que debió haber sido para Dios!

¡No obstante, con el tiempo, el poder de la corrupción y la cultura abrumaron tanto a su pueblo que se habían degradado hasta realizar este horrendo rito. Qué lección debe ser esto para nosotros acerca de cuán fácilmente podemos quedar enceguecidos por la cultura dominante que aceptamos o por las prácticas en que tomamos parte y que, si estuviéramos conectados con Dios y en sintonía con su Palabra como debemos, ni siquiera consideraríamos, sino que nos horrorizarían (ver Heb. 5:14).

“Porque me dejaron, y enajenaron este lugar, y ofrecieron en él incienso a dioses ajenos, los cuales no habían conocido ellos, ni sus padres, ni los reyes de Judá; y llenaron este lugar de sangre de inocentes”

Hay una condenación en contra de Israel por su idolatría y ahora se le agrega un pecado horrendo como lo es el asesinato. Jerusalén estaba llena de sangre derramada  de personas inocente, pero aquí se  está condenando  a Israel por dos diferentes tipos de asesinatos, la primera clase de asesinatos la encontramos en Jeremías 2 y leemos: 34 Aun en tus faldas se halló la sangre de los pobres, de los inocentes. No los hallaste en ningún delito…”  Las personas pobres eran asesinadas, aquellos que no se podían defender caían presas de los fuertes y poderosos, y la ciudad de Jerusalén estaba llena de sangre de gente inocente que clamaba al cielo por justicia.

La segunda clase de asesinato, es el asesinato infantil:  “Y edificaron lugares altos a Baal, para quemar con fuego a sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento.” 

En Salmos 106: encontramos una descripción mas horrenda del asesinato infantil que practicaban los judíos:  37 Sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios, 38 Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, Que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán, Y la tierra fue contaminada con sangre.

No sabemos quién realmente escribió éste Salmo, muchos creen que por su estilo literario y por su mensaje, fue Daniel quien lo escribió, pero a ciencia cierta no se sabe con seguridad. Yo personalmente no deseo saber que fue Salomón quién escribió éste salmo, por que él mismo fue uno de los mas culpables en el pueblo de Israel, por haber comenzado  éste horrendo pecado en Israel, cuando la nación aún era libre de idolatría “oficializada.” La idolatría oficialmente como religión de Israel,  la empezó Salomón; ¡Increíble!; es incomprensible como la sabiduría del hombre  se destruye cuando el hombre abandona a Dios,  el hombre se convierte en un ser mas imbécil que las mismas bestias del campo, cuando separa su mente de la mente divina: Entonces edificó Salomón un lugar alto a Quemos, ídolo abominable de Moab, en el monte que está enfrente de Jerusalén, y a Moloc, ídolo abominable de los hijos de Amón. 1 Reyes 11

El sacrificio de los niños era una práctica de los cananeos para sus dioses, los israelitas que tenían la misión de destruir a los cananeos, habían fallado, y como consecuencia de ésta falla, ellos habían aprendido de los cananeos sus costumbres, sus acciones y su religión. La práctica de un pecado conduce a muchos pecados mas, el mismo pecado de Israel que era la idolatría se había convertido en su mismo castigo, cuando ellos asesinaban a sus propias criaturas;  y eso es exactamente lo que pasa con el pecado. Nuestro pecado se convierte en nuestro verdugo, el Diablo que es el tentador se convierte en el atormentador.

Los israelitas ofrecían a sus propios hijos al sacrificios a dioses paganos, sus propio niños, su propia piel y sangre, esos niños eran pedazos de ellos mismos, ofrecidos a una tierna edad, en el momento mas inocentes de sus vidas, en ese momento que los niños no habían cometido ningún pecado, ni ningún crimen,  el puro era asesinado por el impuro, el santo era asesinado por el pecador. Dios exigía un cordero como sacrificios para él, pero ellos entregaban lo mas difícil de entregar y se lo entregaban a un demonio;  es incoherente, y ustedes me van a perdonar, pero yo estoy 100% con Dios, el pecado era horrendo, terrible, sin nombre, así tenía que ser el castigo para ésta gente loca, desquiciada y pecadora.

Este tipo de pecado grotesco, que es incomprensible a la mente del cualquier mente humana, en cualquier época de éste mundo, estaba pronto a ser castigada por Dios de una manera irreversible. 

Entendiendo la magnitud del pecado de Israel en el estudio de éste día, podemos entender el significado del  siguiente símbolo que es el estudio del día de mañana: 1Así dijo Jehová: Ve y compra una vasija de barro del alfarero, y lleva contigo de los ancianos del pueblo, y de los ancianos de los sacerdotes; y saldrás al valle del hijo de Hinom, que está a la entrada de la puerta oriental, y proclamarás allí las palabras que yo te hablaré. Dirás, pues: Oíd palabra de Jehová, oh reyes de Judá, y moradores de Jerusalén. Así dice Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí que yo traigo mal sobre este lugar, tal que a todo el que lo oyere, le retiñan los oídos. Porque me dejaron, y enajenaron este lugar, y ofrecieron en él incienso a dioses ajenos, los cuales no habían conocido ellos, ni sus padres, ni los reyes de Judá; y llenaron este lugar de sangre de inocentes. Y edificaron lugares altos a Baal, para quemar con fuego a sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento.

He visto que existe el peligro de que aun los que profesan ser hijos de Dios se corrompan. La disolución está cautivando a los seres humanos. Parecen infatuados e incapaces de resistir y vencer sus apetitos y pasiones. En Dios hay poder; en él hay fuerza. Si tan sólo quieren pedirlo, el poder vivificante de Jesús estimulará a todos los que han aceptado el nombre de Cristo. Nos rodean peligros y riesgos, y estamos seguros únicamente cuando sentimos nuestra debilidad y nos asimos con la mano de la fe a nuestro poderoso Libertador. El tiempo en que vivimos es terrible. Ni un solo instante podemos dejar de velar y orar. Nuestras almas impotentes deben confiar en Jesús, nuestro compasivo Redentor (Joyas de los testimonios, {1JT}, t. 1, pp. 399, 400).

Cuando Cristo envió a los discípulos con el mensaje evangélico, la fe en Dios y en su Palabra casi había desaparecido del mundo. El pueblo judío, que profesaba conocer a Jehová, había desechado la Palabra de Dios para substituirla con la tradición y las especulaciones humanas. La ambición egoísta, el amor de la ostentación y el lucro absorbían los pensamientos de los hombres. Al desaparecer la reverencia para con Dios, desapareció también la compasión hacia los hombres. El egoísmo era el principio dominante, y Satanás realizaba su voluntad en la miseria y degradación de la humanidad.

Los agentes de Satanás se posesionaban de los hombres. Los cuerpos humanos, hechos para ser morada de Dios, venían a ser habitación de demonios. Los órganos, los sentidos, los nervios de los hombres, eran empleados por agentes sobrenaturales para satisfacer la más vil concupiscencia. En los semblantes humanos se veía estampada la marca de los demonios. Esos rostros reflejaban la expresión de las legiones del mal que poseían a los hombres.

¿Cuál es la condición del mundo hoy? ¿No está la fe en la Biblia tan efectivamente destruída por la “alta crítica” y la especulación moderna como lo fué por la tradición y el rabinismo en los días de Cristo? ¿No tienen tan dominados los corazones de los hombres ahora como en aquel tiempo la codicia, la ambición y el amor del placer? En el mundo que se llama cristiano, y aun en las mismas iglesias que dicen ser de Cristo, ¡cuán pocos están gobernados por principios cristianos! En los negocios, en los círculos sociales, domésticos, y aun religiosos, ¡cuán pocos hacen de las enseñanzas del Cristo la regla diaria de su vida! (El ministerio de curación, {MC}, pp. 100, 101).

43


Lección 6 // Miércoles 4 de noviembre_____________________

ROMPER EL VASO

Como vimos ayer, la nación había caído en una profunda apostasía. No recibían el mensaje. Dios entonces usó a Jeremías para hacer un acto fuertemente simbólico que, idealmente, los ayudaría a despertarse ante el peligro que afrontaban.

Lee Jeremías 19:1 al 15. ¿Qué debía hacer Jeremías, y qué significaba este acto?

1Así dijo Jehová: Ve y compra una vasija de barro del alfarero, y lleva contigo de los ancianos del pueblo, y de los ancianos de los sacerdotes; y saldrás al valle del hijo de Hinom, que está a la entrada de la puerta oriental, y proclamarás allí las palabras que yo te hablaré. Dirás, pues: Oíd palabra de Jehová, oh reyes de Judá, y moradores de Jerusalén. Así dice Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí que yo traigo mal sobre este lugar, tal que a todo el que lo oyere, le retiñan los oídos. Porque me dejaron, y enajenaron este lugar, y ofrecieron en él incienso a dioses ajenos, los cuales no habían conocido ellos, ni sus padres, ni los reyes de Judá; y llenaron este lugar de sangre de inocentes. Y edificaron lugares altos a Baal, para quemar con fuego a sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento. Por tanto, he aquí vienen días, dice Jehová, que este lugar no se llamará más Tofet, ni valle del hijo de Hinom, sino Valle de la Matanza. Y desvaneceré el consejo de Judá y de Jerusalén en este lugar, y les haré caer a espada delante de sus enemigos, y en las manos de los que buscan sus vidas; y daré sus cuerpos para comida a las aves del cielo y a las bestias de la tierra. Pondré a esta ciudad por espanto y burla; todo aquel que pasare por ella se asombrará, y se burlará sobre toda su destrucción.Y les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas, y cada uno comerá la carne de su amigo, en el asedio y en el apuro con que los estrecharán sus enemigos y los que buscan sus vidas. 10 Entonces quebrarás la vasija ante los ojos de los varones que van contigo, 11 y les dirás: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de barro, que no se puede restaurar más; y en Tofet se enterrarán, porque no habrá otro lugar para enterrar. 12 Así haré a este lugar, dice Jehová, y a sus moradores, poniendo esta ciudad como Tofet. 13 Las casas de Jerusalén, y las casas de los reyes de Judá, serán como el lugar de Tofet, inmundas, por todas las casas sobre cuyos tejados ofrecieron incienso a todo el ejército del cielo, y vertieron libaciones a dioses ajenos. 14 Y volvió Jeremías de Tofet, adonde le envió Jehová a profetizar, y se paró en el atrio de la casa de Jehová y dijo a todo el pueblo: 15 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí, yo traigo sobre esta ciudad y sobre todas sus villas todo el mal que hablé contra ella; porque han endurecido su cerviz para no oír mis palabras. Jeremías 19

Jeremías debía ir otra vez a la casa del alfarero. Sin embargo, esta vez, Dios quería asegurarse de que llevara consigo a un testigo para que viera exactamente lo que estaba por hacer. Los testigos eran los ancianos y los sacerdotes de Judá (Jer. 19:1). Como líderes, eran responsables por lo que ocurría en la nación, por lo que necesitaban recibir el mensaje que Jeremías había de darles mediante el poder de un acto simbólico. La Puerta de los Alfareros (Jer. 19:2, NVI), donde debía romper una vasija de barro, podría haber estado cerca de donde trabajaban los alfareros, y donde ellos volcaban los pedazos de los jarrones que se rompían. De este modo, el simbolismo llegaría a ser aún más fuerte.

¿De qué sirve un jarrón de barro quebrado? Si el jarrón estuviera rajado, algún uso se le podría encontrar, aun si esa no hubiera sido la intención original para ese jarrón. Pero Jeremías no debía solo rajarlo. Debía quebrarlo totalmente, volviéndolo totalmente inútil. Entre la acción misma y las palabras que siguieron, es difícil imaginarse cómo la gente no podría entender la advertencia. Por supuesto, comprender una advertencia y actuar en armonía con ella son dos cosas muy diferentes.

Lo más aterrador es la aparente irrevocabilidad del acto. ¿Quién puede reparar un jarrón quebrado en pedazos? Aunque Dios le diera a la nación esperanza para el futuro, a menos que cambiaran, los habitantes de Judá estaban sentenciados, ellos y sus hijos. Todos los lugares que habían contaminado con sus abominaciones y actos pecaminosos pronto serían contaminados con sus cadáveres. Tal vez la profundidad de su depravación pueda entenderse mejor por la profundidad del castigo que vendría sobre sus cabezas.

Piensa en algo arruinado, que sea irreparable. ¿Para qué se lo había fabricado, y qué sucedió que ahora lo hace inservible? ¡Cuán cuidadosos debemos ser para que esto no nos ocurra a nosotros!

  1Así dijo Jehová: Ve y compra una vasija de barro del alfarero, y lleva contigo de los ancianos del pueblo, y de los ancianos de los sacerdotes; y saldrás al valle del hijo de Hinom, que está a la entrada de la puerta oriental, y proclamarás allí las palabras que yo te hablaré10 Entonces quebrarás la vasija ante los ojos de los varones que van contigo, 11 y les dirás: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de barro, que no se puede restaurar más; y en Tofet se enterrarán, porque no habrá otro lugar para enterrar.
La vasija se barro se tenía que quebrar en el mismísimo ignominioso  valle de Hinom, la sentencia de destrucción y de ex-terminación  para el pueblo judío, se tenia que promulgar nuevamente en el mismo lugar donde ellos asesinaban a sus hijos, ofreciéndoles en holocausto al dios Moloch.
La diferencia entre el barro en las manos del alfarero y la vasija de barro que compró Jeremías, es que el barro en manos del alfarero mientras está fresco se puede moldear,  se puede deshacer y se puede volver a hacer; pero la vasija que ya está terminada ya no se puede volver a hacer, la única solución para darle una transformación a una vasija terminada es destruyéndola.  El mensaje para el barro en manos de alfarero es re-formación, pero el mensaje para la vasija ya terminada es la destrucción. 
Hay una etapa donde el alfarero puede “jugar” todo lo que quiera con el barro fresco y húmedo, él puede hacer una vasija alta o baja; delgada o ancha,  la puede hacer de figura fina o tosca, la puede deshacer si no le gusta y  la puede volver a hacer. Lo mismo hace Dios con el hombre, hay una etapa donde Dios puede moldear al hombre a su manera, pero llega el momento en que ya es imposible moldear a algo que ya está moldeado y endurecido. Dios puede quitar reyes y poner reyes, puede crear reinos y también hacerlos desaparecer, pero cuando llega a la materia del hombre, el respeta la decisión tomada por el hombre, y se limita a quedarse a la entrada de la puerta y llamar, esperando en la voluntad del hombre para que él abra la puerta y se le permita entrar.
Una vasija de barro es el verdadero emblema de la vida humana, delicada y frágil. Cuando la vasija se agrieta, se raspa, se descascara, se des-colorea o se estropea,  o se rompe,  nunca mas puede volver a su estado anterior.
En el pueblo de Israel los juicios divinos caerían en los pecados que ellos mismos habían provocado, el valle de Hinon fue la escena del gran pecado de Israel en su forma mas grotesca. En el valle de Hinon no solamente se practicaba el pecado de la idolatría, también se practicaba el pecado del asesinato infantil, ignominioso nombre el de Hinon, allí mismo en ese lugar se tenía que romper la vasija, símbolo del quebrantamiento y castigo de Israel.
En ese mismo lugar donde se escucharon los gritos de los pequeñitos que era asesinados para Moloch, allí mismo se escucharía la sentencia del castigado de Dios para Israel, por tan horrenda abominación: Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de barro, que no se puede restaurar más;

La mayoría de nosotros por nuestra propias malas decisiones, o por circunstancias difíciles que hemos vividos en la vida, o por acciones de otros o por nuestras mismas acciones, nos hemos deformado después que salimos de las manos del alfarero. ¿Que vamos hacer ya con nuestra vida deformada? Ya los errores y pecados cometidos en nuestras vidas ya no se pueden enmendar, ya lo hecho, hecho está. Hay un texto muy interesante que lo encontramos en Mateo 21: y dice así: 43 Por eso os digo que el reino de Dios os será quitado y será dado a una nación que produzca sus frutos. 44 Y el que caiga sobre esta piedra será hecho pedazos; pero sobre quien ella caiga, lo esparcirá como polvo. 45 Al oír sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, comprendieron que hablaba de ellos  Aquí en éste texto, Dios aún sigue luchando con el pueblo de Israel, ya el pueblo de Israel había quedado completamente sanado de la idolatría, la idolatría ya no era mas su pecado. Ahora el pecado de Israel era el formalismo y el fanatismo religioso, ellos tenían una oportunidad mas para seguir siendo el pueblo elegido de Dios, pero aún continuaron rechazando a Dios y a su hijo Jesucristo, y su suerte queda sellada para la eternidad cuando sacrificaron al hijo de Dios.

En el valle de Hinon ellos sacrificaron a sus propios hijos, y fueron castigados, en el monte calvario ellos sacrificaron al Hijo de Dios, y fueron malditos por Dios, por pedido de ellos mismos: 24 Viendo Pilato que nada adelantaba, sino que se hacía más alboroto, tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo; allá vosotros. 25 Y respondiendo todo el pueblo, dijo: Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos. Mateo 27 Esta son una de las pocas veces que Dios escucha las malas oraciones de sus hijos y las cumple.

44 Y el que caiga sobre esta piedra será hecho pedazos; pero sobre quien ella caiga, lo esparcirá como polvo. Este texto es dirigido a una vasija deformada que necesita ser reformada, y la invitación que hace Jesús es que nos dejemos caer sobre él mismo, quién es la Roca y que nosotros voluntariamente nos quebrantemos ante él, de otra manera la Roca caerá sobre la vasija y caerá sobre la vasija para destrucción final, la piedra caerá y convertirá  la vasija en polvo para la eternidad: “…porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás”

Muchos que consagran sinceramente su vida al servicio de Dios, se chasquean y sorprenden al verse como nunca antes frente a obstáculos, y asediados por pruebas y perplejidades. Piden en oración un carácter semejante al de Cristo y aptitudes para la obra del Señor, y luego se hallan en circunstancias que parecen exponer todo el mal de su naturaleza. Se revelan entonces defectos cuya existencia no sospechaban. Como el antiguo Israel, se preguntan: “Si Dios es el que nos guía, ¿por qué nos sobrevienen todas estas cosas?”

Les acontecen porque Dios los conduce. Las pruebas y los obstáculos son los métodos de disciplina que el Señor escoge, y las condiciones que señala para el éxito. El que lee en los corazones de los hombres conoce sus caracteres mejor que ellos mismos. El ve que algunos tienen facultades y aptitudes que, bien dirigidas, pueden ser aprovechadas en el adelanto de la obra de Dios. Su providencia los coloca en diferentes situaciones y variadas circunstancias para que descubran en su carácter los defectos que permanecían ocultos a su conocimiento. Les da oportunidad para enmendar estos defectos y prepararse para servirle. Muchas veces permite que el fuego de la aflicción los alcance para purificarlos (El ministerio de curación, {MC}, p. 373).

La paciencia de Dios hacia los impíos envalentona a los hombres en la transgresión; pero el hecho de que su castigo se demore no lo hará menos seguro ni menos terrible. “Jehová se levantará como en el monte Perasim, como en el valle de Gabaón se enojará para hacer su obra, su extraña obra, y para hacer su operación, su extraña operación” (Isaías 28:21).

Para nuestro Dios misericordioso, el acto del castigo es un acto extraño. “Vivo yo, dice el Señor Jehová, que no quiero la muerte del impío, sino que se torne el impío de su camino, y que viva” (Ezequiel 33:11). El Señor es “misericordioso, y piadoso; tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad, … que perdona la iniquidad, la rebelión, y el pecado.” No obstante, “de ningún modo justificará al malvado” (Éxodo 34:6, 7). Aunque no se deleita en la venganza, ejecutará su juicio contra los transgresores de su ley. Se ve forzado a ello, para salvar a los habitantes de la tierra de la depravación y la ruina total. Para salvar a algunos, debe eliminar a los que se han empedernido en el pecado. “Jehová es tardo para la ira, y grande en poder, y no tendrá al culpado por inocente” (Nahúm 1:3). Mediante terribles actos de justicia vindicará la autoridad de su ley pisoteada. El mismo hecho de que le repugna ejecutar la justicia, atestigua la enormidad de los pecados que exigen sus juicios, y la severidad de la retribución que espera al transgresor (Patriarcas y profetas, {PP}, p. 680).

44


Jueves 5 de noviembre // Lección 6_______________________

EL CINTURÓN DE LINO

Lee Jeremías 13:1 al 11. ¿Cuál era el acto simbólico que se le ordenó hacer a Jeremías? ¿Qué lección importante debía enseñar?

1 Así me dijo Jehová: Ve y cómprate un cinto de lino, y cíñelo sobre tus lomos, y no lo metas en agua. Y compré el cinto conforme a la palabra de Jehová, y lo puse sobre mis lomos. Vino a mí segunda vez palabra de Jehová, diciendo:Toma el cinto que compraste, que está sobre tus lomos, y levántate y vete al Eufrates, y escóndelo allá en la hendidura de una peña. Fui, pues, y lo escondí junto al Eufrates, como Jehová me mandó.Y sucedió que después de muchos días me dijo Jehová: Levántate y vete al Eufrates, y toma de allí el cinto que te mandé esconder allá. Entonces fui al Eufrates, y cavé, y tomé el cinto del lugar donde lo había escondido; y he aquí que el cinto se había podrido; para ninguna cosa era bueno. Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo:Así ha dicho Jehová: Así haré podrir la soberbia de Judá, y la mucha soberbia de Jerusalén. 10 Este pueblo malo, que no quiere oír mis palabras, que anda en las imaginaciones de su corazón, y que va en pos de dioses ajenos para servirles, y para postrarse ante ellos, vendrá a ser como este cinto, que para ninguna cosa es bueno. 11 Porque como el cinto se junta a los lomos del hombre, así hice juntar a mí toda la casa de Israel y toda la casa de Judá, dice Jehová, para que me fuesen por pueblo y por fama, por alabanza y por honra; pero no escucharon. Jeremías 13

Este acto simbólico ha dado dificultades a los intérpretes, porque el río Éufrates (una interpretación corriente del hebreo, pero no necesariamente la única) estaba a centenares de kilómetros de Jerusalén. Esdras necesitó cuatro meses para viajar solamente en un sentido (Esd. 7:9). A fin de comprender mejor el mensaje, Dios hizo que Jeremías lo recorriera cuatro veces. De este modo, algunos eruditos alegan que debió haber sido algún otro lugar geográfico. Por otro lado, algunos afirman que la distancia larga que había de viajar lo ayudaba a mostrar cuán lejos serían llevados los hijos de Israel. Lo que es más, después de volver de un viaje tan largo, Jeremías podía comprender el gozo del regreso después de setenta años de cautividad.

Cualquiera que sea el caso, el cinturón simbolizaba a Jerusalén, con el Templo puro y sin manchas en ocasión del llamado. El hombre que viste el cinturón es Dios mismo. Esto muestra, entre otras cosas, cuán estrechamente Dios estaba vinculado con su pueblo. Algunos comentadores han visto la importancia del hecho de que el cinturón estuviera hecho de lino, el mismo material de las vestimentas sacerdotales (Lev. 16:4); después de todo, Judá había de ser una nación sacerdotal (Éxo. 19:6).

Así como el cinturón se había arruinado, el orgullo de la nación también se iba a estropear. Como un cinturón se aferra a la cintura de una persona, el pueblo estuvo una vez aferrado a Dios, y fue la fuente de alabanza y gloria para él. Pero luego se había opacado y arruinado en contacto con las culturas circundantes.

Lee Jeremías 13:11, y compara con Deuteronomio 4:5 al 8. ¿De qué manera estos dos versículos juntos muestran lo que sucedió con la nación? ¿Qué nos indican también a nosotros estos versículos?

Jeremías 13:11

11 Porque como el cinto se junta a los lomos del hombre, así hice juntar a mí toda la casa de Israel y toda la casa de Judá, dice Jehová, para que me fuesen por pueblo y por fama, por alabanza y por honra; pero no escucharon.

Deuteronomio 4: 5-8

Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta. Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?

 Ahora tenemos  el símbolo del cinto de lino, ceñido al lomo y nunca metido en agua, (nunca lavado) La expresión “ceñido al lomo” muchas veces no la podemos entender en su totalidad, pero casi siempre quiere decir que es un cinto amarrado o colocado a la cintura.
El lino es una de las telas mas finas que pueden existir en el mundo, y unas de las mas caras también, ya que su elaboración toma bastante tiempo, el lino es hecho de la planta que comúnmente conocemos  como linaza, es una tela absorbente y extremadamente fresca, siendo ideal para climas cálidos. En el tiempo de los israelitas, la ropa de lino era tan cara, que solo la podía comprar la realeza y los sacerdotes.
Los sacerdotes tenían que usar ropas de lino y de color blanco cuando oficiaban en el templo, Josué uso ropas de lino, también José tuco una túnica de lino elaborada por su padre. Jesucristo uso ropa de lino y sin costuras, era una sola pieza tejida desde arriba hasta abajo, exactamente de la misma forma en que Dios había ordenado y diseñado las vestiduras sacerdotales.
Ahora Dios ordenó a Jeremías conseguir un ancho cinto de lino y llevarlo a la cintura por bastante tiempo; Jeremías andaba estrenando un cinto de lino, y todo el pueblo se había dado cuenta que el profeta tenía una nueva prenda de vestir, un hermoso cinto de lino.
Así me dijo Jehová: Ve y cómprate un cinto de lino, y cíñelo sobre tus lomos, y no lo metas en agua. Y compré el cinto conforme a la palabra de Jehová, y lo puse sobre mis lomos. Vino a mí segunda vez palabra de Jehová, diciendo:Toma el cinto que compraste, que está sobre tus lomos, y levántate y vete al Eufrates, y escóndelo allá en la hendidura de una peña. Fui, pues, y lo escondí junto al Eufrates, como Jehová me mandó.Y sucedió que después de muchos días me dijo Jehová: Levántate y vete al Eufrates, y toma de allí el cinto que te mandé esconder allá. Entonces fui al Eufrates, y cavé, y tomé el cinto del lugar donde lo había escondido; y he aquí que el cinto se había podrido; para ninguna cosa era bueno. Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo:Así ha dicho Jehová: Así haré podrir la soberbia de Judá, y la mucha soberbia de Jerusalén.
El río Eufrates está a 250 millas  o 402 kilómetros de Jerusalén,  ese era un largo viaje para el profeta no importando los medios de transporte que hubiera usado, aún en nuestros días con carreteras y en automóviles, es  un viaje que tomaría varias horas en re-alisarlo. Este viaje Jeremías lo tuvo que hacer 2 veces, recorriendo un total de 1000 millas o 1608 kilómetros.
El pueblo estaba curioso por saber cual era el nuevo mensaje del profeta, ya que Jeremías siempre presentaba mensajes muy peculiares e interesantes. Después de andar el cinto a su cintura por muchos días, ahora el profeta desaparece por muchos meses, Jeremías que era un fastidio constante para los príncipes, reyes, sacerdotes y el pueblo en general, ahora había desaparecido, no se encontraba en ningún lugar, llevaba  varios meses de ausencia, y el pueblo se encontraba preguntando que había pasado con Jeremías.
A los meses el profeta vuelve a aparecer, pero no tiene su cinto de lino; ¿Qué hizo Jeremías con el cinto de lino? Fue hasta Babilonia para esconderlo en  las riveras de uno de los ríos de Babilonia. Cabe la posibilidad que a su regreso el pueblo preguntó a al profeta a donde había estado y él les contó a donde había ido y lo que había hecho. 
Y sucedió que después de muchos días me dijo Jehová: Levántate y vete al Eufrates, y toma de allí el cinto que te mandé esconder allá. De acuerdo a los experimentos que se han hecho, una pieza de lino toma por lo menos cinco meses para podrirse cuando se deja a la intemperie.
Después de varios días, ahora el profeta vuelve a desaparecer y comienza de nuevo su largo camino de otras 500 millas ida y vuelta: Entonces fui al Eufrates, y cavé, y tomé el cinto del lugar donde lo había escondido; y he aquí que el cinto se había podrido; para ninguna cosa era bueno. Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo:Así ha dicho Jehová: Así haré podrir la soberbia de Judá, y la mucha soberbia de Jerusalén.
Hay muchos comentaristas que creen que Jeremías no tuvo que hacer ésta gran travesía solo para dar una ilustración al pueblo de Judá. Yo personalmente  creo que si la Biblia dice que Jeremías fue hasta el río Eufrates, al Eufrates fue.
-La distancia era demasiado lejos para el profeta para caminar- el pecado de Israel había ido demasiado lejos  y así seria su castigo también; serían castigados en tierras lejanas y tierras extrañas.
-Babilonia era el lugar donde Jeremías enterró el cinturón de lino para que se pudriera, Babilonia sería el lugar donde Dios llevaría a Israel para que la soberbia de Israel se pudriera
-¿Cuantos no habrán recordado la ilustración de Jeremías, mientras eran llevados cautivos a Babilonia?; ¿Cuantos recordaron las palabras de Dios por medio del profeta: Así ha dicho Jehová: Así haré podrir la soberbia de Judá, y la mucha soberbia de Jerusalén. cuando se encontraban en esclavitud en Babilonia?
Si hay un pecado que nosotros tendríamos que temer y huir de el, es la soberbia : Antes del quebrantamiento es la soberbia; y antes de la caída la altivez de espíritu. Proverbios 16: 18 Este texto nos llevaría a meditar mucho, en esos momentos que hemos tenido de humillación en la vida, o a cuidarnos de la arrogancia para no llegar a momentos de humillación en la vida.
La arrogancia o el orgullo no hace pensar mas alto de nosotros mismos de lo que en verdad somos
La arrogancia es la corrupción del amor hacia nosotros mismos
La arrogancia hace al hombre confiar demasiado en sus propias obras
La arrogancia trae la ruina al hombre, por ejemplo: Lucifer, Faraón, Goliat, Absalón, los fariseos, Belsazar y Amán
La arrogancia nos hace menospreciar a otros
La arrogancia nos hace tener conversaciones jactanciosas
La arrogancia nos hace tener acciones injustas
La arrogancia hace que el hombre nos deteste y nos odie
La arrogancia nos separa de Dios

Se les había encargado especialmente a los israelitas que no olvidasen los mandamientos de Dios, en cuya obediencia hallarían fortaleza y bendición. He aquí las palabras que el Señor les dirigió por Moisés: “Guárdate, y guarda tu alma con diligencia, que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida: y enseñarlas has a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.” Vers. 9. Las escenas pavorosas relacionadas con la promulgación de la ley en el Sinaí no debían olvidarse jamás. Habían sido claras y decididas las advertencias dadas a Israel contra las costumbres idólatras que prevalecían entre las naciones vecinas. El consejo que se le había dado había sido: “Guardad pues mucho vuestras almas, … porque no os corrompáis, y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna,” “y porque alzando tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, no seas incitado, y te inclines a ellos, y les sirvas; que Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.” “Guardaos no os olvidéis del pacto de Jehová vuestro Dios, que él estableció con vosotros, y os hagáis escultura o imagen de cualquier cosa, que Jehová tu Dios te ha vedado” (Vers. 15, 16, 19, 23).

Moisés explicó los males que resultarían de apartarse de los estatutos de Jehová. Invocando como testigos los cielos y la tierra, declaró que si, después de haber morado largo tiempo en la tierra prometida, el pueblo llegara a introducir formas corruptas de culto y a inclinarse ante imágenes esculpidas, y si rehusara volver al culto del verdadero Dios, la ira del Señor se despertaría y ellos serían llevados cautivos y dispersados entre los paganos. Les advirtió: “Presto pereceréis totalmente de la tierra hacia la cual pasáis el Jordán para poseerla: no estaréis en ella largos días sin que seáis destruídos. Y Jehová os esparcirá entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las gentes a las cuales os llevará Jehová: y serviréis allí a dioses hechos de manos de hombres, a madera y a piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen.” Vers. 26-28.

Esta profecía, que se cumplió en parte en tiempo de los jueces, halló un cumplimiento más completo y literal en el cautiverio de Israel en Asiria y de Judá en Babilonia.

La apostasía de Israel se había desarrollado gradualmente. De generación en generación, Satanás había hecho repetidas tentativas para inducir a la nación escogida a que olvidase “los mandamientos, estatutos, y derechos” (Deuteronomio 6:1) que había prometido guardar para siempre. Sabía él que si tan sólo podía inducir a Israel a olvidarse de Dios, y a andar “en pos de dioses ajenos” para servirlos y postrarse ante ellos, “de cierto” perecería (Deuteronomio 8:19) (Profetas y reyes, {PR}, pp. 220, 221).

Ningún amor profundo por Jesús puede morar en el corazón de aquellos que no ven ni comprenden su propia pecaminosidad. El alma que es transformada por la gracia, admirará su carácter divino; pero si no vemos nuestra propia deformidad moral, es una evidencia inequívoca de que no hemos tenido una visión de la belleza y excelencia de Cristo. Cuanto menos cosas de estima veamos en nosotros mismos, tanto más veremos para apreciar en la infinita pureza y amor de nuestro Salvador. Una visión de nuestra propia pecaminosidad nos conduce hacia Aquel que puede perdonar (Nuestra elevada vocación, {NEV}, p. 29).

45


Lección 6 // Viernes 6 de noviembre______________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: La imagen del alfarero y el barro, especialmente como se la ve en Romanos 9, plantea preguntas importantes acerca del modo en que tratamos de entender los actos de Dios. Por supuesto, el hecho es que, a menudo, no lo hacemos. Esto no debe sorprendernos. Lee Isaías 55:8. Como seres humanos, sencillamente estamos muy limitados en lo que podemos saber sobre un tema, mucho más acerca de todos los caminos de Dios.

Este punto, la limitación del conocimiento humano, se revela por lo que se ha llamado el “problema de la autorreferencia”. Considera esta oración: “El barbero de Sevilla afeita a todo aquel que no se afeita a sí mismo”. ¿Se afeita a sí mismo el barbero de Sevilla? Si se afeitara a sí mismo, no debería afeitarse a sí mismo porque él afeita a todo aquel que no se afeita a sí mismo. Pero si él no se afeita a sí mismo, entonces tiene que afeitarse por la misma razón: porque él afeita a todo aquel que no se afeita a sí mismo. La respuesta constituye una paradoja insoluble que revela los límites de la razón. De este modo, si la razón se enreda en algo tan mundano como a quién afeita el barbero de Sevilla, ¿cuánto más en algo tan profundo como la naturaleza y la extensión del trato de Dios en el mundo? Lo que sí tenemos es la Cruz, que nos da razón abundante para confiar en él y en su amor aun cuando lo que suceda en su mundo no tenga ningún sentido para nosotros.

“Para muchos el origen del pecado y el por qué de su existencia es causa de gran perplejidad. Ven la obra del mal con sus terribles resultados de dolor y desolación, y se preguntan cómo puede existir todo eso bajo la soberanía de aquel cuya sabiduría, poder y amor son infinitos. Es esto un misterio que no pueden explicarse. Y su incertidumbre y sus dudas los dejan ciegos ante las verdades plenamente reveladas en la Palabra de Dios y esenciales para la salvación” (CS 546).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Qué desafíos nos presenta la idea de la absoluta soberanía de Dios con respecto al tema del mal? ¿De qué modo el escenario de la gran controversia nos ayuda al considerar preguntas difíciles, por lo menos parcialmente por ahora?
  2. ¿Qué otros símbolos puedes encontrar en la Biblia? ¿Por qué Dios usa símbolos? ¿Cuáles son las ventajas de los símbolos?

46


Este es un estudio serio para los maestros de Escuela Sabática. Si usted es una persona que le gusta la lectura, y profundizar en temas religiosos, este es el lugar para usted.

Este material no reemplaza el estudio de la Escuela Sabática; para comprender este material usted tiene que haber estudiado la lección de Escuela Sabática.
Este material es libre para ser copiado, compartido y distribuido. En este documento no hay nada una nueva luz, ni doctrinas nuevas, todo lo que aquí le presentamos está escrito en la Biblia, Lección de Escuela Sabática, Espíritu de Profecía, Comentarios Bíblicos, diccionarios religiosos y seculares, libros de historia y ciencia, enciclopedias, temas e ilustraciones. Nuestro trabajo aquí en 7Day Radio es poner juntos esos pensamientos esperando que usted pueda comprender mejor la lección. Este documento es subido al “INTERNET” todos los días Sábados a las  3 de la tarde del este de los Estados Unidos de Norte América.
Si usted desea contactarnos con nosotros para cualquier comentario, contribución o pregunta lo puede hacer escribiendo a elhermanotony@gmail.com
Si usted desea recibir este material auxiliar de Escuela Sabática directamente, por favor escribanos a:
director@sevendayradio.com Si lo desea recibir en su teléfono, por favor, deje el número de teléfono incluyendo el código de su país.
Si lo desea recibir por “E-Mail”,  por favor escríbanos a elhermanotony@gmail.com deje su dirección de correo electrónico ó “E-MAIL”  y con gusto le estaremos mandando esta información semanalmente; en el preciso momento que la publiquemos usted también la estará recibiendo en su correo electrónico.
Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
Madrid, España 2015

4 pensamientos en “LECCIÓN 6 – ACTOS SIMBÓLICOS – PARA EL 7 DE NOVIEMBRE DE 2015

  1. gracias hermano Tony, por tener siempre presente enviármela, Dios,te bendiga y te siga llenando de sabiduría y prosperidad. “Porque sol y escudo es Jehova Dios; gracia y gloria dará Jehová, No quitara el bien a los que andan en integridad. Jehová de los ejércitos, dichoso el hombre que en ti confía” salmo 84:11-12 Disfrutemos de sus extraordinarias bendiciones: Protección, Gracia y Gloria, Bendición Integral, y Gozo. feliz tarde.

    Date: Sat, 31 Oct 2015 19:06:56 +0000 To: gina_avel@hotmail.com

  2. hola hnos ! muy buenas las lecciones!!! los felicito!!! y q Dios los siga bendiciendo!!!

  3. Querido Hermano Tony: Hace muchos anos trabajando como maestra de las clases de ninos en la iglesia me di cuenta de que en 1939 Dios mando mana a una mision adventista en Africa ya que estaban pasando por una sequia tremenda y hambruna.Lo que nunca me imagine es que ese milagro continua pasando en la misma mision adventista!!!!. Un pastor adventista retirado (ahorita no tengo el nombre a la mano) fue a dar seminarios y visito la mision,el vio el mana,tomo fotografias y trajo una muestra a Brasil donde fue analizado por un laboratorio.Los resultados del laboratorio son sorprendentes,contiene todo lo que el ser humano necesita para vivir y no es nada conocido aqui en la tierra.Que Dios tan MARAVILLOSO Y MISERICORDIOSO!!!!! Tengo toda la informacion si le interesa.Lo que me sorprende es que a todo adventista que yo le pregunto de esto nadie sabe,incluyendo a mi Pastor.Porque no se le da difusion a este milagro tan grande? Que Dios lo bendiga junto con todo su equipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s