Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 1 – CRISIS EN EL CIELO – PARA EL 2 DE ENERO DE 2016

11 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


 

 

Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid - España

“Miguel Expulsando a Lucifer” Peter Paul Ruben (1577-1604),  Alemania                          Aceite al oleo- Museo del Prado, Madrid- España


 Lección 1: Para el 2 de enero de 2016

CRISIS EN EL CIELO

Sábado 26 de diciembre____________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Isaías 14:4, 12-15; Ezequiel 28:2, 12-19; Juan 12:31; Apocalipsis 12:7-13; Lucas 10:1-21.

PARA MEMORIZAR:
 “La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero” (Apoc. 7:10).

“SIENDO LA LEY DEL AMOR el fundamento del gobierno de Dios, la felicidad de todos los seres inteligentes depende de su perfecto acuerdo con los grandes principios de justicia de esa ley. Dios desea de todas sus criaturas el servicio que nace del amor, de la comprensión y del aprecio de su carácter. No halla placer en una obediencia forzada, y otorga a todos libre albedrío para que puedan servirlo voluntariamente” (PP 12).

Mientras todos los seres creados reconocieron su lealtad de amor, hubo armonía perfecta en el universo entero. Todo lo que hizo falta fue un rebelde, Lucifer, y todo cambió; este pensó que podía hacer una tarea mejor que la que Dios había hecho. Quería el puesto de Dios y el prestigio que va con él.

Su ansia de poder resultó en una “guerra en el cielo” (Apoc. 12:7). Al engañar a Adán y a Eva en el árbol prohibido en el Edén, Satanás trajo esa guerra a la tierra, y hemos estado viviendo con las consecuencias desde entonces. El plan de salvación es la manera en que Dios trata con la rebelión, y con la restauración del orden y la armonía que Satanás interrumpió.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Desde la caída de Satanás ha existido enemistad entre la verdad y la falsedad. El ser que ahora se dedica en forma tan constante a sembrar la semilla del error, ocupó una vez una de las posiciones más exaltadas en las cortes celestiales. Sin embargo, no se sintió satisfecho con su posición. Se propuso alcanzar mayor exaltación y se empeñó en llevar adelante sus proyectos ambiciosos, hasta que hubo guerra en el cielo.

Satanás y aquellos a quienes había engañado y que lucharon con él, fueron expulsados del cielo, pero la guerra continuó sobre la tierra (Alza tus ojos, {ATO}, p. 75).

El cielo se entristeció al comprender que el hombre estaba perdido y que el mundo creado por Dios iba a poblarse de mortales condenados a la miseria, la enfermedad y la muerte, sin remisión para el ofensor. Toda la familia de Adán debía morir. Vi al amable Jesús y contemplé una expresión de simpatía y tristeza en su semblante. Luego lo vi acercarse a la deslumbradora luz que envolvía al Padre. El ángel que me acompañaba dijo: “Está en íntimo coloquio con su Padre.” La ansiedad de los ángeles parecía muy viva mientras Jesús estaba conversando con su Padre. Tres veces quedó envuelto por la esplendente luz que rodeaba al Padre. La tercera vez salió de junto al Padre, y fué posible ver su persona. Su semblante era tranquilo, exento de perplejidad y duda, y resplandecía de amor y benevolencia inefables. Dijo entonces a los ángeles que se había hallado un medio para salvar al hombre perdido; que había estado intercediendo con su Padre, y había ofrecido dar su vida como rescate y cargar él mismo con la sentencia de muerte, a fin de que por su intervención pudiesen los hombres encontrar perdón; para que por los méritos de la sangre y la obediencia de él a la ley de Dios, ellos obtuviesen el favor del Padre y volviesen al hermoso huerto para comer del fruto del árbol de vida.

Al principio los ángeles no pudieron alegrarse, porque su Caudillo no les había ocultado nada, sino que les había declarado explícitamente el plan de salvación. Jesús les dijo que se interpondría entre la ira de su Padre y el hombre culpable, que soportaría iniquidades y escarnios, y que muy pocos lo reconocerían como Hijo de Dios. Casi todos le odiarían y rechazarían. Dejaría toda la gloria que tuvo en el cielo, para aparecer en la tierra como hombre, humillándose como tal, y relacionándose, por una experiencia personal, con las diversas tentaciones que asediarían a los hombres, a fin de saber cómo auxiliar a los tentados; y que, por último, una vez cumplida su misión como maestro, sería entregado en manos de los hombres, para sufrir cuantas crueldades y tormentos pudiesen inspirar Satanás y sus ángeles a los malvados; que moriría de la más cruel de las muertes, colgado entre los cielos y la tierra como culpable pecador; que sufriría terribles horas de agonía, de la cual los mismos ángeles esconderían el rostro, pues no podrían tolerar el espectáculo. No sería sólo agonía del cuerpo la que sufriría, sino también una agonía mental con la que ningún sufrimiento corporal podría compararse. Sobre él recaerían los pecados del mundo entero. Les dijo que moriría, que resucitaría al tercer día y ascendería junto a su Padre para interceder por el hombre rebelde y culpable.

Los ángeles se prosternaron ante él. Ofrecieron sus vidas. Jesús les dijo que con su muerte salvaría a muchos, pero que la vida de un ángel no podría pagar la deuda. Sólo su vida podía aceptar el Padre por rescate del hombre (Primeros escritos, {PE}, pp. 149, 150).

5


Lección 1 // Domingo 27 de diciembre__________________

LA CAÍDA EN EL CIELO

Lee Isaías 14:4, y 12 al 15. ¿Qué rasgos del rey de Babilonia indican que Isaías habla de otro ser más grande que un mero gobernante humano?

Isaías 14: 4

pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro! 

Isaías 14: 12-15

12 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. 15 Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. 16 Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos;

Ningún rey terrenal cayó del cielo, lo que sugiere que los versículos 12 al 15 consideran a alguien más grande que un rey, aun siendo el de Babilonia. Además, las imágenes de ascender al cielo, de estar en una posición más elevada que los ángeles y de presidir sobre la asamblea en el monte al extremo norte, todas son descripciones conocidas de divinidades en el antiguo Medio Oriente. Las ambiciones de Satanás aparecen aquí, en esta “doble” profecía.

Jesús usa un plan similar al describir la destrucción de Jerusalén (Mat. 24). Los discípulos le preguntaron por la destrucción del Templo; pero, en su respuesta, Jesús describe la destrucción de Jerusalén por los romanos y, además, la realidad mayor del fin del mundo. Isaías describe los atributos de un rey terrenal, pero los aplica a algo mucho más grande que un rey humano.

Lee Ezequiel 28:2, y 12 al 19. ¿Cómo se describe a Satanás aquí?

Ezequiel 28: 2

Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios;

Ezequiel 28: 12-19

12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. 13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. 18 Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. 19 Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser.

Ezequiel describe a un ser prefecto, un querubín protector ante el trono de Dios, presente en el jardín del Edén y engalanado con piedras preciosas (que se ven más tarde en el pectoral del sumo sacerdote). Sin embargo, el ser perfecto se corrompió por causa de su “hermosura”.

Al usar paralelos humanos, podemos comprender realidades divinas. Los profetas usaron lo familiar para ellos, que les era más comprensible, para explicar algo que podría ser difícil de entender. Lo que sucedió en el cielo no nos es fácil de captar, pero podemos entender los efectos de las ambiciones políticas destructivas de gobernantes terrenales. Isaías y Ezequiel nos dan un vistazo de algo inexplicable: cuando todo lo que era perfecto y hermoso en el orden divino fue desfigurado por la ambición destructora.

Si un ser perfecto, creado por un Dios perfecto, en un ambiente perfecto, pudo estropearse tanto por causa del orgullo, ¿qué nos dice esto acerca de cuán mortal es este sentimiento?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Vamos a comenzar estudiando el nombre de Lucifer; para esto recurrimos al Departamento de Investigaciones Bíblicas de la Iglesia Adventista del 7mo Día y ellos nos dan una respuesta muy interesante:

¿Cuál es el origen del nombre “Lucifer”?

“En realidad, hasta donde sepamos, este nombre no aparece en ninguna de las versiones en español. En inglés, aparece solamente en la versión King James, en Isaías 14:12. Su pregunta nos brinda la oportunidad de examinar el papel de las antiguas traducciones en la interpretación del texto bíblico. Mi respuesta puede parecer algo técnica, pero si sigue la discusión entenderá algunas de las complejidades del tema. Afortunadamente, podemos identificar cómo el nombre Lucifer llegó hasta nuestros días.

1. Origen del título “Lucifer”. El término Lucifer es la traducción al español del término hebreo helel (“dar luz”, “brillar”). El significado del sustantivo hebreo fue preservado en la traducción griega de la Biblia hebrea a través del término heōsfóros (“portador del alba” o “estrella matutina”). El español “Lucifer” proviene del latín, que traduce el griego heōsfóros al latíno lucifer, que simplemente significa “portador de luz”. Los Padres de la iglesia primitiva emplearon el término latino “Lucifer” como un nombre propio para referirse a Satanás. Los traductores de la versión King James decidieron retener el término latino en su traducción, que llegó a ser “Lucifer”, otro nombre de Satanás. El término hebreo no es un nombre propio, sino un epíteto. {epíteto = apodo, sobrenombre, adjetivo calificativo}

2. El significado hebreo. La expresión hebrea utilizada en Isaías 14:12 podría ser traducido como “el que brilla [helel] hijo de la mañana [ben shajar]”. Tradicionalmente, helel, utilizado sólo aquí en el Antiguo Testamento, ha sido entendido como una designación de algo que es brillante o refulgente, que proviene del verbo halal, “brillar”, “dar luz”. Se ha sugerido que el término hebreo se refiere a Venus, el astro matinal, pero no existe ninguna evidencia lingüística que apoye esta interpretación. La sugerencia podría estar fundamentada en que, en ocasiones, el término griego heōsfóros y el latino lucifer son utilizados para designar a Venus.

Otro argumento que podría ser utilizado está fundamentado en el significado de la frase “hijo de la mañana”. En este caso, el término hijo expresa la idea de “perteneciente a”; es decir, su brillantez pertenece a la mañana o es la luz de ella. Las versiones griega y latina rezan “[la estrella de la mañana] que asoma temprano”, en lugar de “hijo de la mañana”, fortaleciendo la idea de que “estrella matutina” se refiere a Venus. El sustantivo sajres utilizado en el Antiguo Testamento para denominar la primera luz o claridad de la mañana, el alba. El hebreo podría ser traducido como “lucero [estrella], la claridad de la mañana” y podría estar refiriéndose a Venus, tal como éste aparece en el cielo matutino. Esta interpretación es muy probable, pero aún está lejos de ser certera y descansa demasiado en antiguas traducciones.

Probablemente, sea mejor entender “Lucero, hijo de la mañana” como una manera de enfatizar la gloria de su ser, al igual que su posición de privilegio. Está siendo comparado con la belleza del alba matutina, la primera luz de la mañana que anuncia el comienzo de un nuevo día. Esa posición gloriosa y destacada es empleada metafóricamente para referirse a este glorioso ser. El nombre “Lucifer” viene a expresar la idea de un ser celestial; y a eso hace referencia la idea básica del texto bíblico.

3. Alcances teológicos.  La imagen retórica del Nuevo Testamento de la estrella matutina, sugerida por el griego, se aplica a Jesús. Originalmente, “Lucifer” no estuvo totalmente satisfecho con su posición celestial y buscó ascender al cielo, entronarse en el monte celestial del testimonio (Isa. 14:13). Esta búsqueda de grandeza provocó su caída del cielo. En contraste, Jesús no persiguió la grandeza; voluntariamente, descendió de su elevada posición para servir a otros, y Dios “lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre” (Fil. 2:9, NVI). Cristo es el único que puede reclamar verdaderamente el título de “la estrella resplandeciente de la mañana” (Apoc. 22:16). Esperamos, expectantes, el momento en el que nuestro Lucero de la mañana aparezca para traernos salvación (ver 2 Ped. 1:19).”

¿Por qué Dios creo a Lucifer?; Si Dios sabía que Lucifer se rebelaría, ¿por qué lo creó?

Esta es una de las preguntas que muchas personas tanto cristiana como ateas, se hacen constantemente; la respuesta la sacamos nuevamente del Instituto de Investigación Bíblica, con cede en las Oficinas Mundial de la Iglesia Adventista del 7mo Día, en Silver Spring, Maryland  USA;  y en ésta ocasión la respuesta la da el Pastor Ángel Manuel Rodríguez:
Por favor lea despacio y lea varias veces ésta declaración, para que llegue a la  completa comprensión y dominio, de ésta importante información provista para usted.

“Esta es una pregunta a la que es prácticamente imposible darle una respuesta definitiva. Este tema no es abordado explícitamente en la Biblia. Por lo tanto, todo intento de respuesta será incompleto y en algún sentido incluirá elementos de la especulación. Preguntas como estas cargan en su interior el temor a que Dios, de alguna manera, pueda estar implicado en el origen del pecado en el universo. Permítame compartir algunos pensamientos.

1. La conexión de Dios con el pecado y el mal. Cuando se refiere al origen del pecado y del mal, la Biblia rechaza el monismo (Dios es el originador tanto del bien como del mal) y el dualismo (el bien y el mal son dos principios eternos que han estado peleando eternamente entre sí). La Biblia ofrece un dualismo modificado que niega la naturaleza eterna del pecado y el mal, al afirmar que este fenómeno tuvo un comienzo y también tendrá un final. Dado que Dios es eterno y el pecado y el mal no, podemos llegar a la conclusión de que no pertenecen a la esencia divina. Pero ¿podrían formar parte de la actividad creativa de Dios? ¿Los creó Dios? La respuesta bíblica es clara: todo lo que Dios creó “era bueno en gran manera” (Gén. 1:31). Esto afirma la virtud esencial de lo que vino a la existencia por medio del poder creativo de Dios.

2. La conexión de Dios con Lucifer. ¿Y con respecto a Lucifer? Fue creado por Dios. La Biblia declara tres cosas importantes acerca de él. Primero, es una criatura; segundo, cuando Dios lo creó, era “perfecto”; y tercero, posteriormente “se halló en [él] maldad” (Eze. 28:15). El texto afirma la virtud de la creación de Dios, al mismo tiempo que reconoce que algo horrible le ocurrió a esta criatura (“se halló en ti maldad”). Pero la última frase, ¿sugiere algo intrínsecamente malo en Lucifer que, en algún momento, se hizo manifiesto?

Aquí enfrentamos el misterio del origen del pecado: su irracionalidad. Si bien el querubín perfecto se puede explicar claramente como el producto de la creación divina, la maldad es un fenómeno inesperado que “se halló” (del hebreo matsá) en él. El uso pasivo del verbo en otros contextos legales nos lleva a concluir que aquí también tiene un sentido legal (ver Ester 2:23; Sal. 17:3; 1 Sam. 25:28). La conducta extraña del querubín fue examinada legalmente y resultó ser malvada. El procedimiento legal era necesario porque la conducta del querubín no correspondía con lo que se esperaba de él. La corte llegó a la conclusión de que había “maldad” en él.

{Comentario de Escuela Sabática para Maestros: En éste último párrafo la parte esencial que necesitamos comprender es el verbo hebreo MATSÁ. Este verbo denota una acción legal o un juicio, por ejemplo Ester 2 23 dice: Se hizo investigación (MATSA) del asunto, y fue hallado cierto; por tanto, los dos eunucos fueron colgados en una horca. Y fue escrito el caso en el libro de las crónicas del rey. A Lucifer no fue que se le declaró su pecado solo por ver su comportamiento, ¡no!, hubo un juicio en el cielo, se  celebró juicio en contra de él, y en el juicio se le encontró “Maldad”}

3. Explorando la mente divina. El hecho de que Dios sea omnisciente significa que sabía por anticipado que Lucifer, el portador de luz, se convertiría en Satanás, el acusador. Dado que Dios es omnipotente, el pecado y el mal existen porque Dios permitió que existieran. ¿Por qué Dios lo permitió? Esta es la pregunta básica. Algunos teólogos han establecido una distinción entre la naturaleza de Lucifer y su voluntad. Su naturaleza, tal como fue creada por Dios, era buena; pero su voluntad, tal como fue utilizada por él, lo condujo al pecado y al mal. Dios es responsable de lo primero, {DE SU NATURALEZA PERFECTA} pero no de lo segundo {DE SU VOLUNTAD}. El mal uso de la voluntad está basado en la libertad que Dios le otorgó a sus criaturas inteligentes, pero no estuvo predeterminado por Dios.

¡Pero Dios no es como nosotros! Una vez que decidió crear, ninguna fuerza real o potencial lo forzaría a alterar sus planes. De otra manera, el temor al pecado lo hubiera derrotado antes de crear algo. Dios es el Valiente que, sin cambiar su plan, decidió enfrentar el problema del pecado y del mal, y resolverlo de una vez por todas por medio de su Hijo. ¡Y lo hizo!

Quizá esto es lo que sucedió, aunque no lo puedo demostrar en forma categórica.”

Los habitantes del cielo y de los demás mundos, no estando preparados para comprender la naturaleza ni las consecuencias del pecado, no podrían haber reconocido la justicia y misericordia de Dios en la destrucción de Satanás. De haber sido éste aniquilado inmediatamente, aquéllos habrían servido a Dios por miedo más bien que por amor. La influencia del seductor no habría quedado destruida del todo, ni el espíritu de rebelión habría sido extirpado por completo. Para bien del universo entero a través de las edades sin fin, era preciso dejar que el mal llegase a su madurez, y que Satanás desarrollase más completamente sus principios, a fin de que todos los seres creados reconociesen el verdadero carácter de los cargos que arrojara él contra el gobierno divino y a fin de que quedaran para siempre incontrovertibles la justicia y la misericordia de Dios, así como el carácter inmutable de su ley. {CI 11.3}

 ESPÍRITU DE PROFECÍA

Satanás se propuso ser primero en los concilios celestiales, e igual a Dios. Comenzó su obra de rebelión con los ángeles que estaban a sus órdenes, procurando difundir entre ellos el espíritu de descontento. Y trabajó en una forma tan engañosa que muchos de los ángeles se decidieron por su causa antes de que se conocieran plenamente sus propósitos. Aun los ángeles leales no pudieron discernir plenamente su carácter ni ver dónde llevaba su obra. Cuando Satanás consiguió ganar a muchos ángeles para su bando, llevó su causa a Dios, pretendiendo que era el deseo de los ángeles que él ocupara el puesto que tenía Cristo.

El mal continuó obrando hasta que el espíritu de descontento se tradujo en una revuelta activa. Entonces hubo guerra en el cielo y Satanás, con todos sus simpatizantes, fue expulsado. Satanás había lidiado en procura del dominio en el cielo, y había perdido la batalla. Dios no podía dispensarle más honor y supremacía, y éstos le fueron quitados junto con la parte que había tenido en el gobierno del cielo.

Desde entonces Satanás y su ejército aliado han sido los enemigos declarados de Dios en nuestro mundo, y han luchado siempre contra la causa de la verdad y la justicia. Satanás ha continuado presentando a los hombres, así como lo hizo a los ángeles, sus falsas descripciones de Cristo y de Dios, y ha ganado al mundo para su bando. Aun las iglesias que profesan ser cristianas se han puesto del lado del primer gran apóstata ( Mensajes selectos, {1MS}, t. 1, pp. 260, 261).

Cuán pocos tienen en cuenta que el tentador fue una vez un querubín protector, un ser a quien Dios creó para la gloria de su propio nombre. Satanás cayó de su elevada posición por causa de su ensalzamiento egoísta; abusó de la magnifica capacidad con que Dios lo dotó tan ricamente. Cayó por la misma razón por la que miles están cayendo hoy en día: debido a la ambición de ser primeros y a la renuencia a estar bajo restricciones. El Señor quiere enseñar al hombre la lección de que aunque esté legalmente unido a la iglesia no está salvado hasta que el sello de Dios sea colocado sobre él…

El Señor tiene una obra para que todos la hagamos; y si la verdad no está arraigada en el corazón, si los rasgos naturales de carácter no son transformados por el Espíritu Santo, nunca podremos ser colaboradores con Jesucristo. El yo aparecerá constantemente y el carácter de Cristo no se manifestará en nuestras vidas (Comentario bíblico adventista, {7BC}, t. 7, p. 980).

Hubo ángeles que fueron expulsados del cielo porque no quisieron obrar en armonía con Dios. Cayeron de su elevada condición porque querían exaltarse a sí mismos…

Todos deberían aprender su lección de esto, en el sentido de que son individualmente responsables ante Dios. Si aman a Dios con todo el corazón, serán sabios para la salvación. Harán su voluntad y su luz siempre será su gloria y no se apagará porque reconocen, temen y sirven a su Señor. La solemne obra que recae sobre cada ser consiste en considerar que es siervo de Jesucristo, solemnemente comprometido por sus votos bautismales a vestirse de la justicia de Cristo. ¿Seguiremos el ejemplo viviente del Señor Jesucristo? (Cada día con Dios, {CDCD}, p. 128).

6


Lunes 28 de diciembre // Lección 1____________________

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO

Lee Juan 12:31; 14:30; y 16:11. ¿Por qué Jesús llamó a Satanás “el príncipe de este mundo”?

Juan 12: 31

31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.

Juan 14: 30

30 No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.

Juan 16: 11

11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.

Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su mayordomía sobre ellos. Generalmente, el que tiene autoridad sobre algo puede darle un nombre; así, al nombrar a todas las criaturas, Adán estaba claramente demostrando su posición como gobernante del mundo.

Cuando Adán perdió ese dominio, Satanás muy rápidamente llenó el vacío. Parte de la restauración de la raza humana, hecha posible por el sacrificio de Cristo en el Calvario, sucederá cuando los redimidos recibirán el privilegio de Adán y de Eva de reinar con Dios por el resto de la eternidad como “reyes y sacerdotes” (Apoc. 1:6; 5:10).

Los capítulos iniciales del libro de Job nos revelan cuán extensa fue la pérdida de Adán. Al darnos un vistazo de la sala del Trono del universo, también podemos ver cuán subordinada a la naturaleza ha llegado a estar la raza humana desde la Caída.

Lee Job 1:6 y 7; y 2:1 y 2. ¿Por qué Satanás se presenta a la asamblea de los hijos de Dios como el que “rodea la tierra y anda por ella”?

Job 1: 6-7

Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.

Job 2: 1-2

1 Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Jehová, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella.

“Andar por la tierra” no es solo una acción de los turistas. En la Escritura, es una señal de posesión. Cuando Dios le dio la tierra a Abraham, le dijo que fuera “por la tierra a lo largo de ella y a su ancho” (Gén. 13:17); y en forma similar a Moisés y a Josué (Deut. 11:24; Jos. 1:3). Satanás, en un sentido, se está pavoneando como “el dios de este siglo” (“mundo”, NVI; 2 Cor. 4:4).

La presentación de Satanás en los primeros dos capítulos de Job es un paralelo de lo que sucedió en Génesis 3. Satanás inicia los problemas en el paraíso y luego deja detrás de sí a las víctimas humanas para que sufran.

¿Qué evidencia podemos ver de la obra de Satanás en este mundo? ¿De qué modo puedes encontrar esperanza en la promesa de que un día todo este desorden terminará?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Sin ninguna duda Adán perdió el principado de éste mundo ante Satanás; ahora éste mundo tiene un príncipe temporal, que tiene ya su tiempo contado para ser eliminado para siempre de la posición que usurpó a nuestros primeros padres. Mientras llegue ese tiempo, sigue haciendo de sus fechoría, haciendo el mal e impartiendo su maldición a todos los habitantes de la tierra.

En los primeros capítulos de Job, encontramos dos versículos muy interesantes que son dignos de nuestra estudio y atención, y estos dos versículos son:

Job 1: 6-7

Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.

Job 2: 1-2

1 Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Jehová, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella.

Aquí hay un grupo de individuos, que a a cada cierto tiempo suelen  presentarse ante Dios, y ellos son llamados “Los Hijos de Dios”; ahora la pregunta es ¿Quienes son  “los Hijos de Dios”?

Encontramos que los  “Hijos de Dios” ya  existían desde ante de la creación de la tierra.  Cuando Dios creó la tierra, ellos ya estaban presentes:

¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?
Házmelo saber, si tienes inteligencia.

¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes?
¿O quién extendió sobre ella cordel?

¿Sobre qué están fundadas sus bases?
¿O quién puso su piedra angular,

Cuando alababan todas las estrellas del alba,
Y se regocijaban todos los hijos de Dios?  Job 38

En la creación de la tierra encontramos a dos grupos de seres: uno de ellos son las “estrellas del alba” que se encontraban alabando a Dios por la creación de la tierra; y el segundo grupo son “los hijos de Dios” que se encontraban llenos de felicidad por la creación de un nuevo planeta.

En el libro de Apocalípsis capítulo 12 del versículo 3 al 9 encontramos que las estrellas del alba son los ángeles;  pero la pregunta sigue estando ¿Quienes son los Hijos de Dios?

Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.

1 Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Jehová, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella.

En estos dos párrafos encontramos ciertas verdades muy importantes:

La primera verdad es que  “los hijos de Dios” no habitan todo el tiempo en la presencia del Padre, en realidad ellos no habitan con el Padre. ¡Extraño!; ¿No es cierto?  Ellos llegan a cada cierto tiempo a presentarse ante el Padre, a cada determinado tiempo tiene una reunión especial todos ellos, junto con el Padre.

La Segunda verdad que descubrimos, es que Satanás “vino con ellos” Satanás no pertenecía a éste selecto o distinguido grupo, evidentemente Satanás se sentía con derecho de pertenecer a éste grupo; ¿Qué era lo que hacía a Satanás sentirse con derecho de mezclarse con éste grupo? En Lucas 4 encontramos las respuesta:

Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada,  (la tierra) y a quien quiero la doy.

Satanás se creía el dueño de la tierra. Desde el momento en que Adán decidió obedecerlo, Adán perdió su principado y automáticamente el principado de éste mundo es entregado y tomado por Satanás, esa es la razón por la cual, Satanás se atreve a presentarse ante Dios, como el representante de la tierra, junto con “los hijos de Dios”

 La tercera verdad, es que Satanás, llegó representando al planeta tierra, y si Satanás llegó a ésta reunión, representando al planeta tierra; ¿De dónde venía “los hijos de Dios”?; ¿Venían ellos, también representando otros planetas? La respuesta es si.

El espíritu de profecía da a entender que los representantes de los mundos no caídos o sea “los hijos de Dios”, son los 24 ancianos que menciona el libro de Apocalípsis. En el libro El Conflicto de los Siglos,  versión inglesa, página 581 dice: “Las escrituras declaran que en la ocasión, que los ÁNGELES DE DIOS, se vinieron a presentar delante del Señor, Satanás vino en medio de ellos (Job 1:6), {Satanás} no vino para postrarse ante el Eterno Rey, si no para continuar sus designios maléficos en contra de la justicia. Con esas mismas intenciones se presenta cuando los hombre se reúnen para adorar a Dios”

Aquí está el original en Ingles para todos aquellos que dominan el ingles: “The Scriptures declare that upon one occasion, when the angels of God came to present themselves before the Lord, Satan came also among them (Job 1:6), not to bow before the Eternal King, but to further his own malicious designs against the righteous. With the same object he is in attendance when men assemble for the worship of God” p. 518

En Apocalípsis 4: 4 se da una descripción mas detalladas de los 24 ancianos: Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas”

De éste texto aprendemos lo siguiente:

-Ellos son una clase especial de “seres”  a manera de ángeles que nosotros aquí en la tierra desconocemos en su totalidad,  ya que ellos solo representan los mundos que no han caído. En la caída de Adán y Eva, el “hijo de Dios” o “anciano”  que representaba a éste mundo, dejó de hacerlo. Estos 24 ancianos o “Hijos de Dios” tienen uno de los mas grandes y altos privilegios en el universo entero; y es el de tener su propio trono, allí,  en el mismo lugar donde Dios tiene su trono,  y se pueden sentar de frente a Dios.

-Ellos son llamados “ancianos” así mismo como su Padre Dios; la diferencia es que Dios Padre es llamado el “Anciano de Días”:  Seguí mirando hasta que se establecieron tronos, y el Anciano de Días se sentó. Su vestidura era blanca como la nieve, y el cabello de su cabeza como lana pura, su trono, llamas de fuego, y sus ruedas, fuego abrasador.  Daniel 7: 9

-Cuando en el cielo, se “establecen”,”colocan”, “ponen”, “aderezan” los tronos, incluye el trono de Dios y el de sus 24 hijos; los 24 “ancianos” del universo

-Ellos están sentados en sus tronos; de la misma manera que Dios está sentado en su trono, por lo tanto quiere decir que son gobernantes o soberanos, de la misma manera que Dios es Gobernante y Soberano ¿De donde son gobernantes? Aquí está la clave para descubrir que  los “hijos de Dios” son los 24 ancianos del libro de Apocalípsis. Ellos gobiernan de la misma manera que lo hace Dios, pero debido a que ellos no pasan en el cielo, quiere decir que no son gobernantes del cielo, si no de alguna otra parte del universo.

Si Satanás se presentó con ellos, para representar la tierra, entonces  quiere decir que los 24 ancianos son gobernantes de otros planetas, planetas habitados por seres sin pecado. Satanás aprovechó la oportunidad de colarse en una reunión de representantes planetarios.

Ellos son una imagen de la esencia del Padre: son llamados “ancianos” como su Padre; tienen y se sientan es sus “tronos” en el mismo lugar donde está el trono del Padre,  usan “coronas” como lo hace el Padre, visten “vestiduras blancas,” como las del Padre; podríamos decir que casi parecen una clase de mini-dioses, pero no es así, ellos son todo lo contrario de Lucifer, ellos nunca han pretendido tener la posición de Dios, son criaturas, que reconocen la majestad del Padre y el Señorío de Jesucristo. Cabe una gran posibilidad que éste grupo de 24 ancianos  fue el concilio,   que le celebró juicio a Lucifer y encontró y determinó  que en Lucifer  existía “maldad”

-Ellos tiene coronas; quiere decir que ellos son reyes ¿De donde son reyes?

-Están vestidos de ropas blancas como Dios el Padre, cuando se sientan en sus tronos, Daniel 7: 9 (leer arriba)

-Ellos son criaturas: 10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.  Apocalípsis 4

El libro del espíritu de profecía en Ingles:  Liberación de Manuscritos (Manuscript Releases V 12) dice:  Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. La visión presentada a Juan hizo su impresión en la mente de Juan. El destino de cada nación estaba contenida en el libro. Juan estaba angustiado cuando cuando no había ni un ser humano, ni una inteligencia angelical capaz de leer las palabras, y ni siquiera poder ver el libro. Su alma fue empujada hasta el punto de la agonía y el suspenso, cuando uno de los FUERTES  ÁNGELES tuvo compasión de él, y poniendo su mano sobre él, le aseguro diciendo: Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos”

Aquí está su original en Ingles, para los que saben Ingles: “I wept much, because no man was found worthy to open and to read the book, neither to look thereon” [verse 4]. The vision as presented to John made its impression upon his mind. The destiny of every nation was contained in that book. John was distressed at the utter inability of any human being or angelic intelligence to read the words, or even to look thereon. His soul was wrought up to such a point of agony and suspense that one of the strong angels had compassion on him, and laying his hand on him assuringly, said, “Weep not: behold, the Lion of the tribe of Judah, the Root of David, hath prevailed to open the book, and to loose the seven seals thereof” [verse 5].” MR, v. 12, pp. 296, 297

Hay tres errores  con respecto a éste tema, que nosotros los cristianos enseñamos, y esto incluye también a muchos de nuestra propia iglesia, y nos gustaría aclararlos en ésta lección:

1- El primer error que muchos enseñamos, es que Satanás se presentaba entre “los hijos de Dios”, por que Adán había perdido ese privilegio. En  otras palabras, si Adán no hubiera pecado, Adán se  hubiera presentado ante Dios como el representante de nuestro mundo. Esto no es así, ya que los “hijos de Dios”  o sea los representantes de los mundos ante Dios, son identificados por el espíritu de profecía como “poderosos ángeles”, además “los hijos de Dios” ya estaban presente en la creación del mundo, por lo tanto Adán, si aún no hubiera pecado, no podía ser uno de ellos, ya que Adán fue creado después de la creación del mundo. La Biblia Nueva Versión Internacional dice que los hijos de Dios, gritaban de alegría ante Dios, cuando él creaba el mundo.

2- El segundo error que muchos enseñamos, es que los 24 ancianos, son personajes provenientes de la tierra. ¿Porqué muchos llegan a ésta conclusión? En Apocalípsis 5: 8 y 9  encontramos que ellos están cantando un cántico nuevo: Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; La expresión “con tus sangre nos has redimido para Dios” denota que ellos son provenientes de la tierra, ya que Jesús murió solamente para los habitantes de la tierra. Esta expresión “nos has redimido para Dios” se ha estudiado y se ha llegado a la conclusión que es un error de traducción. Hay que notar que  éste cánticos era cantado por dos grupos, uno de ellos eran los 4 seres vivientes, o sea los serafines, y el otro grupo eran los 24 ancianos. Los serafines nunca han sido redimidos por la sangre del cordero, ya que ellos nunca han pecado, ni tampoco son de la tierra; éste pensamiento también se le aplica exactamente a los 24 ancianos, ya que son los seres mas encumbrados en el universo, nunca han pecado, son “poderosos ángeles”. La traducción correcta de éste texto dice así:  y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre has redimido al hombre para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación

Ya las nuevas versiones de la Biblia en Ingles, están corrigiendo éste texto, por ejemplo la Nueva Versión Internacional, La traducción Phillips, la version NASB, la versión RSV, la versión NEB, la Biblia católica TNA, la Biblia Weymouth, la Biblia Jerusalén, el Nuevo Testamento Judío, entre otras, están sacando sus nuevas versiones con éste error de traducción ya rectificado. Aun no sabemos cuando, las versiones de la Biblia en español, comenzarán a corregir éste error de traducción.

Otra razones que los 24 ancianos no son provenientes de la tierra, es por que ellos ya existían antes de la creación de la tierra. Otra punto que tenemos que recordar es que ellos estaban presentes en el cielo cuando, Jesucristo ascendió al cielo, después de su resurrección;  esto quiere decir que los 24 ancianos no son partes de los resucitados, por que ellos ya estaban en el cielo. Los únicos humanos que se fueron al cielo antes de la resurrección de Cristo, fue Enoc, que fue transportado, Elías que también fue transportado, y Moisés que fue resucitado. Solo son tres, no 24.

“Todo el cielo estaba esperando para dar la bienvenida al Salvador a los atrios celestiales. Mientras ascendía, iba adelante, y la multitud de cautivos libertados en ocasión de su resurrección le seguía. La hueste celestial, con aclamaciones de alabanza y canto celestial, acompañaba al gozoso séquito.

Al acercarse a la ciudad de Dios, la escolta de ángeles demanda:  Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria.”  Gozosamente, los centinelas de guardia responden: “¿Quién es este Rey de gloria?”
Dicen esto, no porque no sepan quién es, sino porque quieren oír la respuesta de sublime loor:  “Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria.”
Vuelve a oírse otra vez: “¿Quién es este Rey de gloria?” porque los ángeles no se cansan nunca de oír ensalzar su nombre. Y los ángeles de la escolta responden:  “Jehová de los ejércitos, El es el Rey de la gloria.” (Salmos 24)
 
Entonces los portales de la ciudad de Dios se abren de par en par, y la muchedumbre angélica entra por ellos en medio de una explosión de armonía triunfante.
 
Allí está el trono, y en derredor el arco iris de la promesa. Allí están los querubines y los serafines. Los comandantes de las huestes angélicas, los hijos de Dios, los representantes de los mundos que nunca cayeron, están congregados. El concilio celestial delante del cual Lucifer había acusado a Dios y a su Hijo, los representantes de aquellos reinos sin pecado, sobre los cuales Satanás pensaba establecer su dominio, todos están allí para dar la bienvenida al Redentor. Sienten impaciencia por celebrar su triunfo y glorificar a su Rey. {DTG 773.10 – Deseado de Todas las Gentes}

El tercer error que muchos enseñamos, es que Lucifer era el cuarto en posición en el universo. Realmente no es así, Lucifer era el numero 28 en el universo. El Padre, El Hijo, El Espíritu Santos, los 24 ancianos, Lucifer. Lucifer era el cuarto en el cielo, no en el universo. Podemos decir que Lucifer era el administrador de las huestes angélicas en el cielo. Uno de los deseos de Lucifer era subir al trono de Dios, pero los 24 ancianos tienen cada uno de ellos su propio trono, allí cerca, enfrente, alrededor del trono de Dios.

También necesitamos notar que “los hijos de Dios” siempre se diferenciaron de los ángeles:  en la creación de acuerdo a libro de Job; “las estrellas del alba alaban”  y separados de ellos encontramos a “los hijos de Dios” que se regocijaban. En la ascensión de Cristo al cielo, también los “hijos de Dios” se encuentran en un lugar diferente de la multitud de ángeles; los “hijos de Dios” se encuentran junto al Padre, esperando a Jesucristo para darle la bienvenida. Los ángeles se encuentran acompañando a Jesucristo en su ascensión al cielo.

En conclusión los “hijos de Dios” podíamos decir son los primero hijos del Padre en el universo, son los hijos mas mayores, los “ancianos”, los encargado ante Dios, de los mundos que no cayeron. Si ellos son los representantes de los mundo, ellos tuvieron que ser creados antes que la creación  de los mundo comenzara. “Los hijos de Dios” existen desde los días mas remotos de la eternidad, por eso se les llaman también los ancianos y son 24. Ellos son gobernadores, son reyes, tienen sus propios tronos, tienen coronas, tienen vestiduras blancas, un grupo muy elevado  de seres celestiales a los cuales nosotros no conocemos, ya que somos un mundo caído y ellos solamente representan a los mundos libres de pecados. Recordemos que todos somos hijos de Dios, Adán es el hijo de Dios original de ésta tierra, Adán es hijo de Dios por creación, nosotros también somos hijos de Dios pero por “pro-creación” Jesucristo es el “UNIGÉNITO” Hijo de Dios, no hay nadie en el universo como Jesucristo, ya que él mismo es Dios. Los 24 ancianos son probablemente los originales “hijos de Dios” en el universo, ya que también son llamados “ancianos” como su Padre “el Anciano de Días.” 

Entre  ésta hueste especial de seres,  se coló  Satanás. Ya que no había un anciano representante de la tierra, Satanás trataba de representar a la tierra, como el dueño y señor de ella. Entre ese grupo selecto se metió Satanás, pero ya los tronos estaban tomados, el más excelso es de Dios y los otros 24 tronos le pertenecen a 24 “hijos de Dios” que representan a todos los mundos sin pecados. Cuando la tierra sea renovada,  El Cordero Inmolado será el representante de éste planeta, ya que: fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.”

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Jesús… no dio a Satanás ventaja alguna. Cuando iba a dar los últimos pasos en su humillación, cuando estaba por rodear su alma la tristeza más profunda, dijo a sus discípulos: “Viene el príncipe de este mundo; mas no tiene nada en mí.” “El príncipe de este mundo es juzgado.” Ahora será echado. Con ojo profético, Cristo vió las escenas que iban a desarrollarse en su último gran conflicto. Sabía que cuando exclamase: “Consumado es,” todo el cielo triunfaría. Su oído percibió la lejana música y los gritos de victoria en los atrios celestiales. El sabía que el toque de muerte del imperio de Satanás resonaría entonces, y que el nombre de Cristo sería pregonado de un mundo al otro por todo el universo.

Cristo se regocijó de que podía hacer más en favor de sus discípulos de lo que ellos podían pedir o pensar. Habló con seguridad sabiendo que se había promulgado un decreto todopoderoso antes que el mundo fuese creado. Sabía que la verdad, armada con la omnipotencia del Espíritu Santo, vencería en la contienda con el mal; y que el estandarte manchado de sangre ondearía triunfantemente sobre sus seguidores. Sabía que la vida de los discípulos que confiasen en él sería como la suya, una serie de victorias sin interrupción, no vistas como tales aquí, pero reconocidas así en el gran más allá (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, pp. 633, 634).

Las Sagradas Escrituras declaran que en cierta ocasión, cuando los ángeles de Dios vinieron para presentarse ante el Señor, Satanás vino también con ellos (Job 1:6), no para postrarse ante el Rey eterno, sino para mirar por sus propios y malévolos planes contra los justos. Con el mismo objeto está presente allí donde los hombres se reunen para adorar a Dios. Aunque invisible, trabaja con gran diligencia, tratando de gobernar las mentes de los fieles. Como hábil general que es, fragua sus planes de antemano. Cuando ve al ministro de Dios escudriñar las Escrituras, toma nota del tema que va a ser presentado a la congregación, y hace uso de toda su astucia y pericia para arreglar las cosas de tal modo que el mensaje de vida no llegue a aquellos a quienes está engañando precisamente respecto del punto que se ha de tratar. Hará que la persona que más necesite la admonición se vea apurada por algún negocio que requiera su presencia, o impedida de algún otro modo de oír las palabras que hubiesen podido tener para ella sabor de vida para vida (El conflicto de los siglos, {CS}, pp. 572, 573).

Al ser creado, Adán recibió el señorío de la tierra. Pero al ceder a la tentación, cayó bajo el poder de Satanás. Y “el que es de alguno vencido, es sujeto a la servidumbre del que lo venció” (2 Pedro 2:19). Cuando el hombre cayó bajo el cautiverio de Satanás, el dominio que antes ejercía pasó a manos de su conquistador. De esa manera Satanás llegó a ser “el dios de este siglo” (2 Corintios 4:4). El había usurpado el dominio que originalmente fué otorgado a Adán. Pero Cristo, mediante su sacrificio, al pagar la pena del pecado, no sólo redimiría al hombre, sino que también recuperaría el dominio que éste había perdido. Todo lo que perdió el primer Adán será recuperado por el segundo (Patriarcas y profetas, {PP}, p. 53).

7


Lección 1 // Martes 29 de diciembre____________________

GUERRA EN EL CIELO

No tenemos idea de lo que significa una guerra en el cielo; es decir, no sabemos qué clase de batallas físicas se pelearon, fuera de la expulsión de Satanás y de sus ángeles. La Biblia no dice nada acerca de las consecuencias físicas de este conflicto celestial. En cambio, trata de los resultados espirituales aquí sobre la Tierra.

Lee Apocalipsis 12:7 al 16. ¿De qué manera el Gran Conflicto impactó el cielo y, luego, la Tierra?

Apocalipsis 12:7-16

Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. 10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. 11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. 12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. !!Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo. 13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. 15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca.

Nota la forma positiva en que Juan habla acerca de la guerra continua entre “el acusador de nuestros hermanos” y los vencedores. Él la vincula con la salvación y la venida del Reino de Dios (Apoc. 12:10, 11). Este tema positivo se subraya en todo el capítulo, y es un aspecto importante del Gran Conflicto.

Es vital que notemos el contexto general del capítulo 12. Aquí se describen tres grandes amenazas, pero cada una es seguida por una liberación increíble. En una visión dramática, se le muestra a Juan la lucha entre Cristo y Satanás, y cuán totalmente despareja parece ser.

Por ejemplo, un gran dragón rojo (Satanás, Apoc. 12:9) se prepara para devorar a un bebé (Jesús) a punto de nacer. ¿Qué bebé podría sobrevivir a eso? Pero lo hace, y es arrebatado al Trono de Dios.

El dragón luego intenta perseguir a la madre (símbolo del pueblo de Dios; ver Apoc. 12:13). ¿Cuánto puede defenderse de un dragón una madre que acaba de dar a luz? Pero, ella también escapa milagrosamente (vers. 14).

En un tercer intento de destruir a los escogidos, el dragón envía una inundación tras la mujer (vers. 15). ¿Una mujer contra una inundación? Pero, otra vez, Dios interviene y la libera (vers. 16).

El dragón ahora vuelve su atención al remanente de la descendencia de la mujer. Está furioso y pelea contra ellos. La historia muestra la forma en que el pueblo de Dios ha sido acosado, perseguido y oprimido a lo largo de los siglos. A menudo, vemos lo imposible que es la lucha, y nos preguntamos cómo sobrevivirán los fieles, olvidándonos de que la historia no termina allí. Sigue en Apocalipsis 14, donde vemos a los fieles ante el Trono de Dios; ellos también han sido liberados.

Cuando te sientes abrumado por fuerzas más grandes que tú mismo, ¿cómo puedes tomar ánimo del Señor, quien es más grande que todas las cosas?

COMENTARIO DE LA LECCIÓNDÍA MARTES & MIÉRCOLES

Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.

{Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. 10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. 11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. 12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.}

13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. 15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca. 17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

La pregunta para contestar en éste día es: ¿Cuándo fue que se realizó la gran batalla del cielo entre Miguel y el dragón? Si leemos detenidamente el capítulo 12 de Apocalípsis, nos damos cuenta que el versículo 7 al 12 es un paréntesis que se le hace a la lectura, es decir, que si leemos del versículo 1 al 6, y del 13 en adelante, le encontraremos mucho sentido y fluidez a la lectura del capítulo 12.

En el versículo 4 y 5 encontramos el corazón de éste conflicto, cuando nos damos cuenta que la Biblia describe al dragón en espera del nacimiento del bebé Mesías, para destruirlo lo mas pronto posible.

Con la información que obtenemos de capítulo 12 de Apocalípsis, llegamos a la conclusión que ésta batalla del cielo entre Miguel y el dragón, calza con los sucesos que se dieron en los días de la muerte de Cristo, ya que ocurre después del nacimiento del Mesías pero antes de la persecución de la iglesia;  en medio del nacimiento del Mesías y la persecución de la iglesia, está la muerte de Cristo.

El mejor lugar para colocar la expulsión de Satanás es alrededor de la cruz de Cristo, Cristo aseguró que la expulsión de Satanás, sería  un resultado de su muerte:

17 Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. 18 Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. 19 He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. 20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos. Lucas 10

31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. 32 Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. 33 Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir.  Juan 12

En Isaías 14:12 un ser celestial es arrojado a la Tierra después de fracasar en el intento de hacerse a sí mismo como Dios.  Apocalípsis 12:7 al 12 nos informa que aquel acceso, aunque limitado, llegó a su fin cuando Cristo dio su vida en la cruz.

12 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Isaías 14

Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. 10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. 11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. 12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo. Apocalípsis 12 En éste texto, denota que se hace una expulsión de Satanás, y se hace un recordatorio que éste es la misma “serpiente antigua”, la que estaba en el Edén, la que engaño a nuestros primeros padres, y su nombre es diablo y Satanás.

Ahora recurrimos al espíritu de  profecía, y  encontramos que hay una primera expulsión de Lucifer, y ésta expulsión ocurrió aún antes de la tierra ser creada:

Rebelarse contra el gobierno de Dios era un crimen enorme. Todo el cielo parecía estar en conmoción. Los ángeles se ordenaron en compañías; cada división tenía un ángel comandante al frente. Satanás estaba combatiendo contra la ley de Dios por su ambición de exaltarse a sí mismo y no someterse a la autoridad del Hijo de Dios, el gran comandante celestial.
Se convocó a toda la hueste angélica para que compareciera ante el Padre, a fin de que cada caso quedase decidido. Satanás manifestó con osadía su descontento porque Cristo había sido preferido antes que él. Se puso de pie orgullosamente y sostuvo que debía ser igual a Dios y participar en los concilios con el Padre y comprender sus propósitos. El Señor informó a Satanás que sólo revelaría sus secretos designios a su Hijo, y que requería que toda la familia celestial, incluido Satanás, le rindiera una obediencia absoluta e incuestionable; pero que él (Satanás) había demostrado que no merecía ocupar un lugar en el cielo. Entonces el enemigo señaló con regocijo a sus simpatizantes, que eran cerca de la mitad de los ángeles, y exclamó: “¡Ellos están conmigo! ¿Los expulsarás también y dejarás semejante vacío en el cielo?” Declaró entonces que estaba preparado para hacer frente a la autoridad de Cristo y defender su lugar en el cielo por la fuerza de su poder, fuerza contra fuerza.  {Historia de la Redención 18.1}
Entonces hubo guerra en el cielo. El Hijo de Dios, el Príncipe celestial y sus ángeles leales entraron en conflicto con el archirrebelde y los que se le unieron. El Hijo de Dios y los ángeles fieles prevalecieron, y Satanás y sus seguidores fueron expulsados del cielo. Toda la hueste celestial reconoció y adoró al Dios de justicia. Ni un vestigio de rebeldía quedó en el cielo. Todo volvió a ser pacífico y armonioso como antes. Los ángeles lamentaron la suerte de los que habían sido sus compañeros de felicidad y bienaventuranza. El cielo sintió su pérdida. {Historia de la Redención  19.1}
Si notamos en ésta expulsión, Satanás no fue arrojado a la tierra, como muchos creen, ya que la tierra aún no había sido creada. Satanás fue expulsado del cielo, ¿A donde fue? no lo sabemos posiblemente a otros planetas, ya que la intención de él era hacer caer al mayor número de planetas posible, de la misma manera en que lo había logrado con la mitad de los ángeles.
El Padre consultó con el Hijo con respecto a la ejecución inmediata de su propósito de crear al hombre para que habitara la tierra. Lo sometería a prueba para verificar su lealtad antes que se lo pudiera considerar eternamente fuera de peligro. Si soportaba la prueba a la cual Dios creía conveniente someterlo, con el tiempo llegaría a ser igual a los ángeles. Tendría el favor de Dios, podría conversar con ellos y éstos con él. Dios no creyó conveniente ponerlos fuera del alcance de la desobediencia. {Historia de la Redención 19.2}
Ahora nos encontramos ya, con la creación de la tierra y sus dos habitantes, ellos fueron advertidos, del problema que se había originado en el cielo, y del riesgo que estaba corriendo el universo entero, incluyendo al joven plantea tierra:
Dios congregó la hueste angélica para tomar medidas con el fin de evitar el mal que amenazaba. Se decidió en los consejos del cielo enviar al Edén ángeles que advirtiesen a Adán del peligro en que estaba por parte del enemigo. Dos ángeles fueron a visitar a nuestros primeros padres. La santa pareja los recibió con gozosa inocencia, manifestándoles cuán agradecidos estaban a su Creador por haberlos rodeado de tanta abundancia. Podían disfrutar de todo lo apetecible y hermoso y todo estaba sabiamente adecuado a sus necesidades; pero lo que estimaban en más que cualquier otro beneficio era la compañía del Hijo de Dios y de los santos ángeles, porque a cada visita tenían mucho que referirles respecto a lo que descubrían y echaban de ver en las bellezas de la naturaleza en su hermosa morada del Edén, así como tenían que hacer muchas preguntas respecto a varias cosas que no podían comprender plenamente. Los ángeles les dieron con gran placer y amor las explicaciones deseadas, y también les relataron la triste historia de la rebelión y caída de Satanás. Después les informaron explícitamente de que el árbol del conocimiento estaba plantado en medio del Edén para servir de prenda de su obediencia y amor a Dios; que los ángeles mantenían su alto y dichoso estado bajo condición de obediencia; que ellos estaban en análoga situación; que podían obedecer la ley de Dios y ser indeciblemente felices, o desobedecerla y perder su elevada posición, quedando sumidos en irremediable desesperación. {2 Testimonios Selectos  28.1}
Les dijeron a Adán y Eva que Dios no quería forzarlos a obedecer; que no los había privado de la potestad de contrariar sus designios, porque eran agentes morales, libres para obedecer o desobedecer. Sólo había puesto Dios una prohibición que le pareció conveniente, y si quebrantaban la voluntad de Dios, seguramente morirían. También les dijeron que el más excelso ángel, inmediatamente inferior a Cristo en categoría, no quiso obedecer la ley establecida por Dios para el gobierno de los seres celestiales; que su rebelión había provocado en el cielo una guerra cuyas consecuencias fueron la expulsión del rebelde con todos los ángeles unidos a él para discutir la autoridad del gran Jehová, y que aquel ángel caído era a la sazón un enemigo de todo cuanto se relacionase con el interés de Dios y de su amado Hijo. {2 Testimonios Selectos 28.2}

 En éste texto encontramos las verdaderas intenciones de Satanás, muchos creen que el tuvo en mira solamente la tierra, y no es así, el pensamiento de él era arrastrar a todos los habitantes de los demás mundos, de la misma manera en que ya había logrado arrastrar a la mitad de la población angelical: El gobierno de Dios no incluía sólo a los habitantes del cielo sino también a los de todos los mundos que él había creado; y Satanás pensó que si podía arrastrar a los ángeles del cielo en su rebeldía, podría también arrastrar a los habitantes de los demás mundos. {El Conflicto Inminente 10.1}

 
Entonces llegamos a la conclusión que han habido dos expulsiones de Satanás del cielo: La primera se da después de su rebelión y la segunda se da después de la muerte de Cristo.
Yo personalmente creo que la segunda expulsión de Satanás se dio en el día Domingo de la resurrección; el Domingo en la mañana, cuando María lo encontró, Jesús no permitió el contacto físico de ella con él, ella estaba a punto de abrazarlos y Jesús se lo impidió: Le dice Jesús: No me toques; porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. Juan 20: 17    Mas tarde en ese mismo día Jesús se le presenta a los 11 discípulos a la hora de la cena, y él les invita a tocarlo y darse cuenta que él no es un espíritu:  36 Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.  37 Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu.  38 Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? 39 Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.  40 Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. Lucas 24

Pero ahora, con su propia voz familiar, Jesús le dijo: “¡María!” Entonces supo que no era un extraño el que se dirigía a ella y, volviéndose, vió delante de sí al Cristo vivo. En su gozo, se olvidó que había sido crucificado. Precipitándose hacia él, como para abrazar sus pies, dijo: “¡Rabboni!” Pero Cristo alzó la mano diciendo: No me detengas; “porque aun no he subido a mi Padre: mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.” Y María se fué a los discípulos con el gozoso mensaje.

 Jesús se negó a recibir el homenaje de los suyos hasta tener la seguridad de que su sacrificio era aceptado por el Padre. Ascendió a los atrios celestiales, y de Dios mismo oyó la seguridad de que su expiación por los pecados de los hombres había sido amplia, de que por su sangre todos podían obtener vida eterna. El Padre ratificó el pacto hecho con Cristo, de que recibiría a los hombres arrepentidos y obedientes y los amaría como a su Hijo. Cristo había de completar su obra y cumplir su promesa de hacer “más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ophir al hombre.”3 En cielo y tierra toda potestad era dada al Príncipe de la vida, y él volvía a sus seguidores en un mundo de pecado para darles su poder y gloria. {Deseado de Todas las Gentes 734.3}
Ese día Domingo, fue un día muy especial, Jesús se presentó en el cielo para recibir la aprobación del Padre por su sacrificio, su obra se había realizado en armonía con las exigencias del Padre y cumplía con las demandas del cielo para la salvación del hombre. El imperio de Satanás, había caído, ahora Jesús con su muerte, con su resurrección y con la aprobación de Dios, había logrado arrebatar la tierra a su antiguo príncipe, para mi, es allí donde se cumplen las palabras de capítulo 12 de Apocalípsis: Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. 10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. 11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. 12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.
De acuerdo al espíritu de profecía, la tierra no había sido creada en la primera expulsión, pero en ésta segunda expulsión Satanás es arrojado a la tierra directamente, la “serpiente antigua” es arrojada a su antiguo dominio. 
La segunda expulsión de Satanás, no pudo ser antes de la muerte de Cristo, ya que se tenían que pronunciar las palabras “CONSUMADO ES” que eran las palabras que le ponían el toque final al imperio de Satanás en ésta tierra.
La expulsión de Satanás tampoco pudo ser el día viernes de la muerte de Cristo, por que Cristo estaba siendo enjuiciado y siendo muerto aquí en la tierra. La Biblia dice que fue Miguel, el que expulsó a Lucifer del cielo, como todos sabemos Miguel es otro nombre que tiene Jesucristo.
La expulsión de Satanás no pudo ser en Sábado, por que Cristo estaba descansando en la tumba.
La expulsión de Satanás tuvo que ser en ese día Domingo de la resurrección de Cristo, allí en ese mini-concilio que se realizó en el cielo, donde Dios aprueba 100% la obra y  el sacrificio de su Hijo, de allí en adelante ya no se acepta mas al acusador en el cielo, de allí en adelante sus días están contados, y le espera el juicio ejecutivo y final a aquel que ha causado tantos estragos en el universo, aquel que  le ha causado tantos estragos a Dios, y nos ha causado tantos estragos a nosotros los humanos; allí se cumple el versículo 10 que dice: 10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche
Elena de White, visitó el cielo en muchas ocasiones y encontró el sistema de seguridad angelical a la entrada del cielo; posiblemente para evitar el acceso al cielo de algún ser no deseado o expulsado anteriormente:
En la santa ciudad hay perfecto orden y armonía. Todos los ángeles comisionados para visitar la tierra llevan una tarjeta de oro que, al salir o entrar en la ciudad, presentan a los ángeles de la puerta. El cielo es un lugar agradable. Yo anhelo estar allí y contemplar a mi hermoso Jesús que por mí dió la vida, y ser transmutada a su gloriosa imagen. ¡Oh! ¡quién me diera palabras para expresar la gloria del brillante mundo venidero! Estoy sedienta de las vivas corrientes que alegran la ciudad de nuestro Dios. {Primeros Escritos 39.2}
 
ESPÍRITU DE PROFECÍA

Hay una gran rebelión en el universo terrenal. ¿No hay un gran caudillo de esa rebelión? ¿No es, acaso, Satanás, la vida y el alma de todas la variedades de rebelión que él mismo ha instigado? ¿No es él el primer gran apóstata que se apartó de Dios? Existe una rebelión. Lucifer renunció a su lealtad y está en guerra contra el gobierno divino. Se le ha confiado a Cristo el sofocar la rebelión. Él hace de este mundo su campo de batalla. Está a la cabeza de la familia humana. Reviste su divinidad con humanidad y recorre el terreno donde cayó Adán y soporta todos los ataques de las tentaciones de Satanás; pero no se rinde en un solo detalle. La salvación de un mundo está en juego. Él resistió al supremo engañador. Tuvo que vencer como hombre en lugar del hombre, y el hombre de la misma manera debe vencer mediante un “escrito está” (Comentario bíblico adventista, {4BC}, t. 4, pp. 1184, 1185).

Nos sobrevendrán tentaciones. La iniquidad abunda donde menos la esperáis. Se abrirán negros capítulos que son de los más terribles que agobiarán al alma; pero no necesitamos fracasar ni desalentarnos mientras sepamos que el arco de la promesa está sobre el trono de Dios.

Nos veremos sujetos a pesadas pruebas, oposición y aflicciones; pero sabemos que Jesús pasó por todo esto. Estas experiencias son valiosas para nosotros. Las ventajas no están de ninguna manera limitadas a esta corta vida. Alcanzan los siglos eternos…

A medida que nos acercamos al fin de la historia de esta tierra, o avanzamos más y más rápidamente en el crecimiento cristiano, o retrocedemos en proporción igualmente decidida

Satanás es el enemigo personal de Cristo… Ha engañado al género humano por largo tiempo, y grande es su poder sobre la familia humana; y su ira contra el pueblo de Dios aumenta al darse cuenta de que el conocimiento de los requerimientos divinos se extiende a todas partes del mundo, y que la luz de la verdad presente está brillando entre los que por mucho tiempo han estado sentados en tinieblas…

La Palabra de Dios… debe ser nuestra defensa cuando Satanás obre con tales milagros engañosos que, si fuere posible, engañe aun a los escogidos. Es entonces cuando los que no se han mantenido firmes por la verdad se unirán con los incrédulos, los que aman la mentira y la hacen. Cuando se realicen estos milagros, cuando enfermos sean sanados y se obren otras maravillas, ellos serán engañados. ¿Estamos preparados para los tiempos peligrosos que son inminentes? ¿O estamos en una posición en la cual seremos presa fácil de las trampas del diablo? (Mensajes selectos, {3MS}, t. 3. Pp. 465, 466).

Cuando se colocan los pies sobre la sólida Roca, Jesucristo, como el fundamento, se recibe una dotación de poder de la Fuente de todo conocimiento, toda sabiduría y eficacia espiritual, para que todos sepan a qué grupo pertenece: al de los que guardan los mandamientos o al de los que los transgreden. La bandera del Príncipe Emanuel, que ondea sobre su cabeza, no dejará de aclarar cualquier duda y de hacer comprender a todos que guardamos los mandamientos de Dios y tenemos el testimonio de Jesucristo. El amor de Jesús posee un poder constreñidor (A fin de conocerle, {AFC}, p. 216).

8


Miércoles 30 de diciembre // Lección 1__________________

SATANÁS EXPULSADO

La guerra no se limitó al cielo, sino también afectó la Tierra. Por un tiempo, parece que Satanás (el “acusador de nuestros hermanos”, Apoc. 12:10) podía presentarse ante el Trono de Dios y acusar al pueblo de Dios. Job fue un personaje bíblico que sufrió esta afrenta.

Lee Lucas 10:1 al 21. ¿Qué significan aquí las palabras de Cristo acerca de Satanás?

Lucas 10: 1-21

1 Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludéis por el camino.En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros. Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios. 10 Mas en cualquier ciudad donde entréis, y no os reciban, saliendo por sus calles, decid: 11 Aun el polvo de vuestra ciudad, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros. Pero esto sabed, que el reino de Dios se ha acercado a vosotros. 12 Y os digo que en aquel día será más tolerable el castigo para Sodoma, que para aquella ciudad. 13 !!Ay de ti, Corazín! !!Ay de ti, Betsaida! que si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que sentadas en cilicio y ceniza, se habrían arrepentido. 14 Por tanto, en el juicio será más tolerable el castigo para Tiro y Sidón, que para vosotras. 15 Y tú, Capernaum, que hasta los cielos eres levantada, hasta el Hades serás abatida. 16 El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió. 17 Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. 18 Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. 19 He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. 20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos. 21 En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.

Antes de enviar a los Setenta, Jesús les indicó que no llevaran consigo dinero ni ropa (Luc. 10:4) y que pidieran la bendición de Dios sobre sus huéspedes (vers. 5). Les advirtió que serían como corderos que caminan entre lobos (Luc. 10:3), lo que se refleja en Apocalipsis 12, donde el dragón intenta hacer guerra contra el pueblo de Dios.

Al regresar gozosos (Luc. 10:17), informaron que los demonios les estaban sujetos, y esto debió de haberle agradado a Jesús (vers. 21). En este contexto, Jesús declaró que Satanás caía como un rayo del cielo. Advirtió a sus discípulos que su gozo no debía basarse en su éxito sobre los demonios, sino más bien en tener sus nombres escritos en el cielo (vers. 20). Este recordativo pone la salvación humana firmemente donde debe estar: en las manos de nuestro Salvador. Es Jesús, y no nosotros, quien derrotó al enemigo.

Los seguidores de Jesús tienen el privilegio de testificar acerca de la salvación que Jesús ha ganado. Este episodio, en Lucas 10:17 al 20, parece vincular la obra de testificar, que Jesús confía a su pueblo, con el poder sobre Satanás en este Gran Conflicto. Testificar erosiona el poder que Satanás tiene sobre los habitantes del mundo, y da a la humanidad la oportunidad de recuperar su tarea original: expandir las fronteras del Reino de Dios.

El poder sobre el adversario es solo posible por causa de la victoria que Jesús ganó en la Cruz. Pablo declara que Jesús “desarmó a los poderes y a las potestades” y triunfó sobre ellos (Col. 2:15, NVI). En él, el pueblo de Dios triunfa. La desaparición de Satanás es segura. “El príncipe de este mundo será echado fuera” (Juan 12:31) para nunca más acusar al pueblo de Dios. ¡Podemos regocijarnos en que la batalla sea del Señor.

“Regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos”. Medita en estas palabras. ¿Qué nos dicen, y por qué es una razón para regocijarnos?

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los obreros en la causa de Dios pueden aprender valiosas lecciones de las instrucciones que Jesús dio a los setenta discípulos, y de sus experiencias. Estos discípulos fueron enviados a los pueblos y ciudades adonde Jesús mismo iba a ir después, para despertar interés en la obra de Cristo, a fin de que la gente pudiera estar preparada para recibir las grandes verdades que el Maestro les iba a impartir…

“En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios” (Lucas 10:8, 9).

Este debía ser el tema de su predicación. No debían perder de vista este mensaje, ni entrar en controversia sobre asuntos que no eran esenciales; en caso contrario iban a cerrar la puerta a las importantes verdades que Jesús les había mandado que presentaran. Debían enseñar basándose en el Antiguo Testamento, para explicar las profecías relativas a la misión y la obra de Cristo, y para presentar verdades capaces de ablandar el corazón de la gente, a fin de que pudiera estar preparada para recibir a Cristo cuando él viniera después (Cada día con Dios, {CDCD}, p. 113).

Hay cristianos que piensan y hablan demasiado del poder de Satanás. Piensan en su adversario, oran acerca de él, hablan de él y parece agrandarse más y más en su imaginación. Es verdad que Satanás es un ser fuerte; pero, gracias a Dios, tenemos un Salvador poderoso que arrojó del cielo al maligno. Satanás se goza cuando engrandecemos su poder. ¿Por qué no hablamos de Jesús? ¿Por qué no magnificamos su poder y su amor?

Jesús añadió: “Mas no os gocéis de esto, que los espíritus se os sujetan; antes gozaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.” No os gocéis por el hecho de que poseéis poder, no sea que perdáis de vista vuestra dependencia de Dios. Tened cuidado, no sea que os creáis suficientes y obréis por vuestra propia fuerza, en lugar de hacerlo por el espíritu y la fuerza de vuestro Señor. El yo está siempre listo para atribuirse el mérito por cualquier éxito alcanzado. Se lisonjea y exalta al yo, y no se graba en otras mentes la verdad de que Dios es todo y en todos. El apóstol Pablo dice: “Porque cuando soy flaco, entonces soy poderoso.” Cuando nos percatamos de nuestra debilidad, aprendemos a no depender de un poder inherente. Nada puede posesionarse tan fuertemente del corazón como el sentimiento permanente de nuestra responsabilidad ante Dios. Nada alcanza tan plenamente a los motivos más profundos de la conducta como la sensación del amor perdonador de Cristo. Debemos ponernos en comunión con Dios; entonces seremos dotados de su Espíritu Santo, el cual nos capacita para relacionarnos con nuestros semejantes. Por lo tanto, gozaos de que mediante Cristo habéis sido puestos en comunión con Dios, como miembros de la familia celestial. Mientras miréis más arriba que vosotros mismos, tendréis un sentimiento continuo de la flaqueza de la humanidad. Cuanto menos apreciéis el yo, más clara y plena será vuestra comprensión de la excelencia de vuestro Salvador. Cuanto más estrechamente os relacionéis con la fuente de luz y poder, mayor luz brillará sobre vosotros y mayor poder tendréis para trabajar por Dios. Gozaos porque sois uno con Dios, uno con Cristo y con toda la familia del cielo (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, pp. 455, 456).

9


Lección 1 // Jueves 31 de diciembre____________________

LA BATALLA CONTINÚA

Así como, debido a los reflejos de contorsión, una serpiente venenosa recién muerta pueden inyectar su veneno en la persona que la levanta, la mordedura de Satanás todavía es mortal. Fue derrotado en el Calvario, pero el peligro no ha pasado todavía.

Lee Juan 16:33. ¿De qué manera advirtió Jesús a sus discípulos acerca de la lucha continua contra el mal?

Juan 16:33

33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Jesús fue claro al decir a sus seguidores que su vida no sería fácil; pero, en lugar de concentrarse en los desafíos, lo hizo en la victoria que tendrían con él. Al reflexionar en esta garantía, Pablo aseguró a los creyentes de Roma que Dios aplastaría a Satanás debajo de sus pies (Rom. 16:20); y Juan le dijo a la iglesia de los últimos días lo mismo: su victoria estaba asegurada por medio de la sangre del Cordero (Apoc. 12:11).

Lee Hebreos 12:1 y 2. ¿Quiénes son los “testigos”, y cómo nos animan? Ver Hebreos 11.

Hebreos 12: 1-2

1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Hebreos 11

1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. 11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido. 12 Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar. 13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; 15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. 16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se averg:uenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad. 17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, 18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; 19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir. 20 Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras. 21 Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón. 22 Por la fe José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos. 23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey. 24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón. 27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible. 28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos. 29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados. 30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días. 31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz. 32 ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; 33 que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35 Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección. 36 Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. 37 Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; 38 de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. 39 Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; 40 proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.

Hebreos 11 brevemente bosqueja las vidas de algunos de los famosos héroes de la fe. Abel ofreció un sacrificio perfecto, y no ha sido olvidado aun cuando está muerto. Enoc habitualmente se acercó a Dios, y fue llevado directamente al cielo para estar con Dios. Noé advirtió al mundo sumergido en pecado acerca de eventos invisibles, y le ofreció salvación. Abraham abandonó una gran civilización para ir a una tierra de promesa. Sara dio a luz al hijo prometido aunque era estéril y demasiado anciana para concebir. Moisés eligió sufrir con su pueblo antes que vivir en el palacio de un rey. Y Rahab testificó de la grandeza de Dios (Jos. 2:9-11). Estos son algunos de los que componen la gran nube de testigos mencionada en Hebreos 12:1. No son testigos pasivos, como espectadores que miran un juego; en cambio, testifican activamente que Dios es fiel y que los sustentó en todas las luchas que afrontaron. No estamos solos en esta gran batalla.

Considera algunos de los personajes mencionados en Hebreos 11. ¿Quiénes y cómo eran? ¿Qué ánimo podemos obtener del hecho de que no fueron seres humanos impecables y perfectos, sino personas con debilidades justo como las nuestras?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

“Si Cristo no ha resucitado de entre los muertos, esa larga serie de eventos redentores para salvar a su pueblo acaba en un callejón sin salida, en un sepulcro. Si la resurrección de Cristo no es una realidad, entonces no tenemos seguridad de que Dios sea un Dios vivo, porque la muerte ha tenido la última palabra. La fe es vana porque su objeto no se ha vindicado como el Señor de la vida. La fe cristiana queda entonces prisionera en el sepulcro, junto con la última y más elevada auto revelación de Dios en Cristo, si Cristo en realidad está muerto”.−George E. Ladd, Teología del Nuevo Testamento, p. 443.

Nuestra fe, tiene que basarse en el acto mas sublime que ha ocurrido en la tierra que es la resurrección de Cristo.

La resurrección de Cristo fue todo un festival de alegría: Ese ha sido el día más glorioso, esa ha sido la victoria más gloriosa, esa ha sido la fe más gloriosa, y esa ha sido la esperanza más gloriosa, de los días de nuestro planeta tierra, después de la caída de nuestros primeros padres.

La muerte de Cristo fue una muerte real: según los cálculos de la historia para ese tiempo había alrededor de millón y medio de habitantes en la región, que de una manera u otra fueron testigos de la muerte de Jesús.

El entierro ó sepultura de Cristo también fue real: El sepultar a un criminal, especialmente uno que había muerto en la cruz,  era un privilegio y permiso muy difícil de conseguir de parte de las autoridades de ese tiempo. Pero la Providencia Divina se encargó de eliminar el  miserable miedo a los escribas y sacerdotes, y Jesucristo fue sepultado en una tumba nueva y una tumba de que le pertenecía a un rico, como lo decía la profecía. Esto se hizo para multiplicar la cantidad de testigos que darían fe de la resurrección de Cristo.

La resurrección de Cristo fue un suceso real: El acto de que la tumba de Cristo está vacía, es  por que su resurrección fue un suceso real.

¿Cómo la tumba de Cristo vino a estar vacía? Hay solamente dos teorías: La primera teoría de acuerdo a los que gobernaban es esos días  dice: que el cuerpo de Cristo fue robado. La segunda teoría que es la de los apóstoles dice: Que Jesús resucitó de entre los muertos. Es evidente que los enemigos de Cristo no iban a robar el cuerpo de Cristo, pero tampoco los discípulos. ¿Cómo un puñado de hombres y que encima de todo estaban escondidos por causa del miedo, podían tener la osadía de enfrentarse a los militares romanos y cometer éste delito?; ¿Cómo se podía robar un cuerpo en medio de una ciudad que estaba convulsionada por el suceso de la muerte de Cristo, y que por esa época del año,  la luna brilla en todo su esplendor en el cielo del medio oriente?  Es imposible de creer que los apóstoles robaron el cuerpo de Cristo, por lo tanto la teoría bíblica de que Cristo resucitó,  deja de ser una teoría y se convierte en una realidad.

La Resurrección es una vindicación de todas las profecías que hablaban del carácter, vida, muerte y resurrección del Mesías.

La Resurrección es el sello de aceptación del sacrificio de Jesús y como consecuencia es el momento en que se confirma la esperanza de todo el mundo

La Resurrección es la garantía de nuestra propia resurrección, es una promesa de inmortalidad  de parte del segundo Adán y su muerte para toda la raza humana

La Resurrección es un estímulo para todos nosotros. Cristo no está muerto, él está vivo, vivo para escuchar nuestros pedidos, Cristo está vivo para interceder por nosotros, vivo para darnos la salvación.

La Resurrección de Cristo destrona completamente el “materialismo”, deja en estado de coma al “panteísmo” y rompe los fundamentos en los cuales está asentado  el “escepticismo”

El materialismo es la filosofía que sostiene que lo único que existe es lo material. El materialismo niega le existencia de las cosa espirituales y busca una explicación física para todos los fenómenos ó milagros divinos que ocurren en ésta tierra.

El Panteísmo es la filosofía que sostiene que la naturaleza, el universo y Dios es una misma cosa. En otras palabras la suma de la naturaleza y el universo está representado por el término “DIOS”  La palabra panteísmo es la composición de dos palabras griegas: PAN que significa “TODO”; y  THEOS que significa “DIOS” ésta frase unida dice: Dios es todo y todo es Dios.

El escepticismo es la filosofía que está basada en la duda. La persona que es escéptica es aquella que profesa duda en todo lo que se le dice ó se le enseña; generalmente siempre están en contra ó en desacuerdo con todas esas cosas que comúnmente son  aceptadas como una verdad.

Cristo dejó en la tumba las especies con las cuales fue sepultado, el olor que quedó en la tumba no fue olor de  muerte, sino olor de vida y  victoria, dejó sus ropas con las cuales envolvieron su cuerpo, dejo el sudario con el cual su cabeza fue envuelta, dejo la tumba guardada por ángeles; ¿Qué más dejó Cristo en la tumba? dejó una tumba abierta, hermosas noticias para nosotros: ¡La casa de la muerte quedó sin puerta! Nuestro Sansón arranco las puertas de la tumba junto con sus fundamentos, y se llevó con él las llaves de la muerte y del sepulcro : 17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; Yo Soy el Primero y el Ultimo; 18 y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del sepulcro. Apocalípsis 1 Jesucristo tiene las llaves de la muerte en su poder y pronto las usará y libertará a millones que aún se encuentran apresados por la tumba, pero que han muerto con la bendita esperanza de la resurrección.

La vida no siempre es justa; de hecho, a menudo no es justa. No siempre vemos la justicia en nuestra sociedad. Las personas inocentes sufren mientras que los impíos parecen prosperar. Muchas personas no reciben lo que merecen. Pero, el mal y el pecado no reinaran para siempre. Jesús vendrá “para recompensar a cada uno según sea su obra” (Apoc. 22:12).

Aparentemente cuando una persona se convierte al cristianismo lleva todas la de perder. De cualquier manera sufre de abuso de parte de su familia, amigos y cualquier gente particular, además de humillaciones, maltratos y en muchos casos hasta la muerte.

Pero las personas que son los que abusan del cristiano, también sufren sus consecuencias, debido a ciertas promesas que ha dejado Dios para la humanidad: No os engañéis; Dios no puede ser burlado; pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Gálatas 6: 7

Ademas de ésta promesa, también está escrito : Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os volverán a medir  Mateo 7: 22 Por lo tanto todo el mal que se le inflige al prójimo será devuelto al malhechor, esto es una ordenanza de Dios para contener el mal en el mundo. No nos vamos de éste mundo sin pagar nuestras mala acciones, una por una. 

También hay palabras del Señor para aquellos que sufren de parte del prójimo: Amados, no os venguéis vosotros mismos, antes, dad lugar a la ira; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Romanos 12: 19

No importa a que bando pertenecemos, tenemos por delante el sufrimiento

Estas son unas de la razones por la cual nosotros sufrimos en éste mundo:

Sufrimos por nuestras decisiones equivocadas: Muchas veces nosotros los humanos somos nuestros propios enemigos, y nos convertimos en auto-destructores. Casos patéticos son: Adán y Eva, Jonás, David, Saúl, Judas.

-Muchas veces se sufre por los pecados de otros: Dios nunca causaría éste tipo de sufrimiento, ni lo comenzaría , ni lo apoyaría; todo lo contrario va en contra de su naturaleza que es santa y pura. Ejemplo de estos casos son Betsabe, Daniel, Tamar, Oseas, el Buen Samaritano, Pablo, etc

-Algunas veces se sufre sencillamente por desgracias que ocurren en la vida: Hay un interesante dicho que usa el mundo de habla inglesa y se podría traducir así: “Hasta el mejor santo de Dios, tiene su noche obscura” Este tipo de sufrimiento no es ningún indicador de abandono divino, no; simple y sencillamente la vida es dura.

-Muchas veces su sufre con enfermedades y muerte: Esto pasa y pasará a cada persona de éste mundo sin excepción. Tenemos cero protección en contra de las enfermedades y la muerte.

-Muchas veces sufrimos por la tierra: Vivimos en una tierra físicamente activa que es afectada por tornados, terremotos, fuegos, maremotos, huracanes. Desastres naturales son partes naturales de este sistema viviente, cambiante y fluctuante mundo en que vivimos. Entre mas destruyamos la tierra, mas va a protestar en contra de su destrucción.

-Muchas veces sufrimos por nuestros enemigos viciosos: Hay muchos enemigos viciosos que están dispuestos a robar, matar y destruir  por tomar posesión de esas cosas que son bonitas y buenas.

-Al final sufrimos por el pecado en general

No importa de que bando somos, estamos sentenciado a sufrir en éste mundo. La pregunta sería cuando yo resucite; ¿quiero resucitar para seguir sufriendo el castigo y la muerte eterna; o deseo resucitar para vida eterna, sin sufrimiento y dolor? Esa es nuestra decisión en este mundo, Dios nos va recompensar de acuerdo a nuestras obras, y es un juicio justo y perfecto, donde no hay equivocación. Dios juzgará los motivos, no las obras.

Hace muchos años atrás había el los Estados Unidos de Norte América, una superstición muy generalizada en toda la población. Cierto día se anunció un eclipse solar total y  lo peculiar de éste eclipse es que ocurriría a las 12 del mediodía. Pronto se comenzó a decir que era la señal del fin del mundo por la hora de su acontecimiento y la población entera comenzó a entrar en pánico. El congreso de los Estados Unidos estaba reunido para esa precisa hora, la mitad de los miembros del congreso creían que la densa obscuridad que causaría el eclipse total al mediodía, era el presagio del juicio divino. Había una alarma general,  varios de los congresistas y de los más agitados, propusieron que el congreso se suspendiera inmediatamente. En medio del caos y del pánico del distinguido lugar, mientras unos gritaba apoyando la suspensión del congreso, un venerado y anciano congresista “puritano”, quién había aprendido lecciones nobles de los puritanos ingleses, quienes para ese tiempo era la crema y la nata de Inglaterra, se levanto y dijo: “Señor presidente, se nos ha enseñado que nuestros deberes son siempre eminentes, se nos ha enseñado que nuestros deberes son siempre obligatorios, aquí hay muchos que creen que éste día es el último día que tendremos en nuestras vidas, y posiblemente ellos estén correctos; yo también tengo la leve sospecha que los que creen que hoy es el último día, están correctos, pero nuestras  responsabilidades no puede parar, en vez de proponer que el congreso sea suspendido, yo propongo que en éste momento de obscuridad que se aproxima, traigamos las candelas y que  sea nuestra luz para continuar nuestro importante trabajo.” Ese hombre hablaba como un verdadero cristiano y vivía como un verdadero cristiano. Pronto llegará el día en que la luz será apagada a éste mundo. UNA TEMPLANZA ASÍ SE NECESITA PARA LOS DÍAS FINALES

La hermosa respuesta que  la mártir Margaret Maintland dio a sus verdugos en Escocia antes de morir. Los verdugos habían atado a otro mártir a la estaca en medio de la marea alta y la marea baja, en las playas del mar. Los verdugos tenían la esperanza que cuando Margaret contemplara el sufrimiento y la muerte de su compañera, ella se aterrorizara y renunciará y se retractara de Cristo y de su evangelio. Margaret contempló la escena de su compañera con profunda simpatía, pero sin ninguna manifestación de terror. Cuando los verdugos le preguntaron: ¿Margaret que es lo que estás contemplando?  ella les dijo: – estoy contemplando a Cristo sufrir en uno de sus amados hijos.- Ella sabía que su turno era el próximo, ella sabía que pronto moriría ahogada por las aguas del mar, pero también sabía que Cristo estaría con ella, sabía que Cristo compartiría el sufrimiento con ella, sabía que Cristo la sostendría en esos momentos terribles de la vida, y así fue. UNA FE ASÍ SE NECESITA PARA LOS DÍAS FINALES
 

Al famoso predicador-reformador  Juan Wesley, cierto día una dama le pregunto: ¿Imagínate que tu supieras que mañana a la medianoche vas a morir; cómo gastarías estas horas que te quedan de vida?  Wesley dijo: “De la misma manera que lo tengo planeado hacerlo ahora. Esta noche predicaría en Gloucester, y lo volviera a hacer mañana a las cinco de la mañana. Después de eso me transportaría hasta Tewkesbury, para predicar por la tarde y allí me reuniría con la junta después del sermón. Después de eso iría a la casa de mis amigos; la familia Martin, quiénes me han invitado a una comida, allí conversaría y oraría con ellos de la manera que usualmente lo sabemos hacer. A las 10 de la noche me retiraría a mi dormitorio, me encomendaría a mi Padre Celestial, me acostaría a descansar, para más tarde despertar en gloria” UNA CONVICCIÓN ASÍ SE NECESITA PARA LOS DÍAS FINALES

ESPÍRITU DE PROFECÍA

En su conversación de despedida con sus discípulos la noche antes de la crucifixión, el Salvador no se refirió a los sufrimientos que había soportado y que debía soportar todavía. No habló de la humillación que lo aguardaba, sino que trató de llamar su atención a aquello que fortalecería la fe de ellos, induciéndolos a mirar hacia adelante a los goces que aguardan al vencedor. Se regocijaba en el conocimiento de que podría hacer más por sus seguidores de lo que había prometido y de que lo haría; que de él fluirían amor y compasión que limpiarían el templo del alma y harían a los hombres semejantes a él en carácter; que su verdad, provista del poder del Espíritu, saldría venciendo y para vencer.

“Estas cosas os he hablado—dijo,—para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: mas confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Cristo no fracasó, ni se desalentó; y los discípulos debían manifestar una fe igualmente constante. Debían trabajar como él había trabajado, dependiendo de él como fuente de fuerza. Aunque su camino iba a ser obstruído por imposibilidades aparentes, por su gracia habían de avanzar, sin desesperar de nada y esperándolo todo (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, pp. 19, 20).

No es la voluntad de Dios que su pueblo esté abrumado por el peso de la congoja. Pero tampoco nos engaña. No nos dice: “No temáis; no hay peligros en vuestro camino.” El sabe que hay pruebas y peligros, y nos trata con franqueza. No se propone sacar a su pueblo de en medio de este mundo de pecado y maldad, pero le ofrece un refugio que nunca falla. Su oración por sus discípulos fué: “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.” “En el mundo—dice,—tendréis tribulación; pero tened buen ánimo; yo he vencido al mundo” (S. Juan 17:15; 16:33).

En el sermón sobre el monte Cristo enseñó a sus discípulos preciosas lecciones en cuanto a la necesidad de confiar en Dios. Estas lecciones tenían por fin alentar a los hijos de Dios a través de los siglos, y han llegado a nuestra época llenas de instrucción y consuelo. El Salvador llamó la atención de sus discípulos a cómo las aves del cielo entonan sus dulces cantos de alabanza sin estar abrumadas por los cuidados de la vida, a pesar de que “no siembran, ni siegan.” Y sin embargo, el gran Padre celestial les provee lo que necesitan. El Salvador pregunta: “¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” (S. Mateo 6:26) (El camino a Cristo, {CC}, pp. 124, 125).

10


Viernes 1o de enero // Lección 1_______________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: No sabemos por qué el pecado surgió en Lucifer. Elena de White nos dice que “poco a poco, Lucifer llegó a albergar el deseo de ensalzarse” (PP 13). El hecho de que esto ocurrió en un ser perfecto revela de una manera poderosa la realidad del libre albedrío y la libertad de elección como parte del gobierno de Dios. Dios creó buenas a todas las criaturas inteligentes; eran seres morales con una buena naturaleza moral. No había nada en ellas que las inclinara hacia el mal. Entonces, ¿cómo surgió el pecado en Lucifer? La respuesta es que no hay respuesta. No hay excusa para el pecado. Si pudiera encontrarse una excusa, entonces Dios, en última instancia, sería responsable por el pecado. Como humanos, estamos acostumbrados a las relaciones de causa y efecto. Pero, el pecado no tiene una causa; sencillamente, no hay razón para él. Es irracional y no tiene sentido. Lucifer no podía justificar sus acciones, especialmente por haber sido tan favorecido por Dios. No obstante, de alguna manera, por el abuso de su libertad de elección, Lucifer se corrompió y, de ser un “portador de luz”, llegó a ser Satanás, “el adversario”. Aunque hay mucho que no comprendemos, tenemos que entender lo suficiente como para ser cuidadosos con el sagrado don de la libertad de elección y el libre albedrío.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Los celos desempeñaron un papel destacado en la rebelión de Satanás contra Dios. En tu propia experiencia, ¿qué clase de daños te han causado los celos? ¿De qué modo puedes aprender a luchar contra esta emoción tan común?
  2. Medita en el asombroso don de la libertad de elección y el libre albedrío. ¿De qué formas usamos estos dones cada día? Considera algunas de las terribles consecuencias del mal uso de este don. ¿Cómo puedes aprender a usarlo correctamente?
  3. Piensa en la función de la Ley en el contexto de la libertad de elección. El mero hecho de que Dios tiene una ley debería ser un testimonio de la realidad del libre albedrío. Después de todo, ¿cuál es el propósito de una ley moral a menos que haya criaturas morales que puedan elegir seguirla? Medita acerca de las implicaciones de la Ley y lo que dice acerca de la libertad humana.
  4. Hay una fuerte tendencia, en ciertas partes del mundo, a rechazar la idea de un diablo literal. ¿Por qué este concepto es tan contrario incluso a la comprensión más básica de la Biblia?

11


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
Madrid, España 2015

11 pensamientos en “LECCIÓN 1 – CRISIS EN EL CIELO – PARA EL 2 DE ENERO DE 2016

  1. Gracias bendiciones de parte de Dios

  2. Excelente Hnos bendiciones feliz año nuevo

  3. muchas gracias por tan completo y excelente material!

  4. Hnos. y amigos:

    Les agradezco infinitamente el tiempo que invierten en preparar y compartir la lección cada semana. Esto ha sido una gran ayuda para mí durante el año y he aprendido bastante.

    Que Dios los siga bendiciendo en todo aspecto y puedan seguir proporcionando este tesoro como hasta ahora.

    Que el año 2016 sea para ustedes de gran bendición y crecimiento espiritual.

  5. Esos son los talentos que Dios da, y ponerlos a su servicio es lo mejor que podemos hacer, como forma de gratitud.
    Que tengan un feliz termino de año, y primero Dios los proyectos que tienen para este nuevo año bajo la aprobación de Dios ..puedan. Llevarse a cabo. Bendiciones..
    Excelente material.

  6. Gracias

    El 26/12/15, Escuela Sabatica Para Maestros

  7. Estupenda lección, un trabajo muy bueno
    Adelante !!!!! Que Dios te vendiga mucho
    Saludos

  8. Simplemente gracias ya que dios prevé de conocimiento y sabiduría a ciertos hombres que proyecto tan la luz admirable de dios reflejada en usted. Y que brinda este alimento espíritual en esta hambruna generada por el pecado gracias por que con esto crece nuestro desarrollo de fe acia nuestro creador

  9. felicidades Dios los bendiga por su apoyo, y le siga dando sabidura.

    ________________________________

  10. Buenas tardes:
    Por favor me explica como se llega de un tiempo, tiempos y medio tiempo a 1260 días.

    Aprovecho para agradecer..leo sus comentarios detenidamente, me bautice en noviembre de 2013 y mi fuente de estudio es su estudio semanal.

    • 2 Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.
      3 Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Apocalipsis 11

      Hermana María, la profecía de los 2300 días como se le conoce en Daniel, es conocida en Apocalipsis tambien como los 42 meses. Esta profecía son 3 años y medios, pero lunares. Los años lunares son de 360 días. En el tiempo antiguo un tiempo era un año; TIEMPOS son dos años, y de alli para adelante, se le pone numero; por ejemplo 3 tiempos, 4 tiempos, 5 tiempos etc. Ahora vamos a hacer la operaciones: (tiempos: 360 x 2= 720); (medio tiempo es la mitad de 360= 180); y un tiempo que es 360. La suma es 720 + 36o + 180 = 1260 De esta pequeña ecuación es donde surge la profecia de los 2300 días, que comienza, desde la orden de construir a Jerusalen dada por Artajerjes, que fue dada en el año 457 antes de Cristo y culmino en el año 1844, de nuestra era. Espero éste le haya respondido su pregunta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s