Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 3 – LA REBELIÓN GLOBAL Y LOS PATRIARCAS – PARA EL 16 DE ENERO DE 2016

11 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


Drunkenness of Noah bellini.jpg

“La Borrachera de Noe” Giovanni Bellini – Italia, 1515


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 3: Para el 16 de enero de 2016

LA REBELIÓN GLOBAL Y LOS PATRIARCAS

Sábado 9 de enero______________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Génesis 3:9, 10; 4:1-15; 4:9; 6:1-13; Salmo 51:1; Génesis 22; 28:12-15.

PARA MEMORIZAR:

He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho” (Gén. 28:15).

LAS HISTORIAS QUE SIGUEN a la Caída llevan los temas de engaño y relaciones rotas, primero vistas en el Edén, a un nivel más profundo. Durante este tiempo, el conflicto se difunde y se diversifica sobre el globo.

En la historia de Caín y de Abel, la adoración fue el catalizador de la discordia y la muerte, un tema que se repite a través de la historia.

La narración del Diluvio revela el modo en que la rebelión y el pecado hacen que se enmarañe todo lo que Dios creó. El pecado no solo distorsiona la creación, directamente la destruye.

La experiencia de Abraham es un gran estímulo positivo en medio del conflicto, pues Dios demuestra su disposición de asumir las consecuencias de la rebelión sobre sí mismo. Él llegaría a ser nuestro Sustituto.

Cuando en las historias de Jacob y de Esaú, y de José y de sus hermanos, vemos la continua interacción de relaciones fracturadas como el medio que Satanás usa para destruir familias y grupos de pueblos.

No obstante todo esto, la fidelidad de Dios continúa sosteniendo y nutriendo a sus hijos acosados.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cristo es la escalera que Jacob vió, cuya base descansaba en la tierra y cuya cima llegaba a la puerta del cielo, hasta el mismo umbral de la gloria. Si esa escalera no hubiese llegado a la tierra, y le hubiese faltado un solo peldaño, habríamos estado perdidos. Pero Cristo nos alcanza donde estamos. Tomó nuestra naturaleza y venció, a fin de que nosotros, tomando su naturaleza, pudiésemos vencer. Hecho “en semejanza de carne de pecado,” vivió una vida sin pecado. Ahora, por su divinidad, echa mano del trono del cielo, mientras que por su humanidad llega hasta nosotros. El nos invita a obtener por la fe en él la gloria del carácter de Dios. Por lo tanto, hemos de ser perfectos, como nuestro “Padre que está en los cielos es perfecto” (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, p. 278).

Muchos tienen ideas confusas acerca de lo que constituye la fe, y viven por debajo de sus privilegios. Confunden sentimiento y fe, y están continuamente angustiados y perplejos, porque Satanás toma toda ventaja posible de su ignorancia e inexperiencia. … Debemos aceptar a Cristo como nuestro Salvador personal, o fracasaremos en nuestro intento por llegar a ser vencedores. No nos traerá ningún beneficio mantenernos alejados de él, creer que nuestro amigo o nuestro vecino pueden tenerlo por su Salvador personal, pero que nosotros no podemos experimentar su amor perdonador. Debemos creer que somos elegidos de Dios, para ser salvados por el ejercicio de la fe, a través de la gracia de Cristo y la obra del Espíritu Santo; y debemos alabar y glorificar a Dios por esta maravillosa manifestación de un favor que no merecemos. Es el amor de Dios el que conduce el alma a Cristo para ser benignamente recibida y presentada al Padre (Nuestra elevada vocación, {NEV}, p. 79).

Presentad a Dios vuestras necesidades, tristezas, gozos, cuidados y temores. No podéis agobiarle ni cansarle. El que tiene contados los cabellos de vuestra cabeza no es indiferente a las necesidades de sus hijos. “Porque el Señor es muy misericordioso y compasivo (Santiago 5:11)”. Su amoroso corazón se conmueve por nuestras tristezas y aun por nuestra presentación de ellas. Llevadle todo lo que confunda vuestra mente. Ninguna cosa es demasiado grande para que El no la pueda soportar, pues sostiene los mundos y rige todos los asuntos del universo. Ninguna cosa que de alguna manera afecte nuestra paz es tan pequeña que El no la note. No hay en nuestra experiencia ningún pasaje tan obscuro que El no lo pueda leer, ni perplejidad tan grande que no la pueda desenredar. Ninguna calamidad puede acaecer al más pequeño de sus hijos, ninguna ansiedad puede asaltar el alma, ningún gozo alegrar, ninguna oración sincera escaparse de los labios, sin que el Padre celestial lo note, sin que tome en ello un interés inmediato. El “sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas (Salmo 147:3).” Las relaciones entre Dios y cada una de las almas son tan claras y plenas como si no hubiese otra alma por la cual hubiera dado a su Hijo amado (El camino a Cristo, {CC}, pp. 100, 101).

19


Lección 3 // Domingo 10 de enero___________________________________

CAÍN Y ABEL

Lee Génesis 4:1 al 15. ¿Qué nos dice acerca de cuán profundamente ha llegado a arraigarse el pecado?

Eva estaba extasiada cuando nació Caín. Creía plenamente que acababa de dar a luz al Libertador prometido en Génesis 3:15. “Por voluntad de Jehová he adquirido varón” (Gen. 4:1). Una traducción literal del texto dice: “He hecho a un hombre, el Señor”. Esto revela que Eva pensó que había traído a Aquel que Dios le había prometido (Gén. 3:15).

No se dice nada de la niñez de Caín, ni de estos nuevos padres gozando su primer bebé. La narración salta a un segundo nacimiento y, luego, a los dos jóvenes en adoración. Sin embargo, a veces las diferencias acerca de la adoración llevan a la tragedia.

Lee Génesis 3:9 y 10, y 4:9. Compara la reacción de Adán con la reacción de Caín cuando Dios los interrogó después de pecar. ¿Qué tienen de similar? ¿Qué tienen de diferente?

Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. Génesis 3

Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? Génesis 4

Nota las diferencias en las emociones de Adán comparadas con las de Caín. Adán parece confundido, asustado y avergonzado (Gén. 3:10), pero Caín está enojado (Gén. 4:5), es cínico y rebelde (vers. 9). En lugar de ofrecer una excusa como hizo Adán, Caín dice una mentira flagrante.

Pero, aun en la desesperación, surge cierta medida de esperanza. Con el nacimiento de Set, Eva otra vez cree que ha engendrado al Prometido (Gén. 4:25). El nombre “Set” viene de una palabra que significa “poner o ubicar”, la misma palabra usada en Génesis 3:15 para indicar a un Libertador que sería puesto para desafiar a la serpiente y aplastar su cabeza. En un paralelo adicional a Génesis 3:15, Eva describe a su nuevo hijo como “otro hijo” (“otra simiente”, VM) para remplazar a Abel. De este modo, a medida que el Gran Conflicto entre el bien y el mal continúa, las personas todavía se aferran a la esperanza de la redención. Sin ella, ¿qué nos queda?

Imagínate el dolor de Adán y de Eva por la muerte de su hijo, agravado por el hecho de que su otro hijo lo había matado. De este modo, perdieron a los dos. Nosotros, ¿hemos aprendido la dura lección de que el pecado tiene consecuencias mucho más allá del pecado inmediato?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Cain y Abel posiblemente eran hermanos gemelos; Génesis 4 dice: 1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. Si quitáramos el comentario que hizo Eva cuando nació Caín, el texto dijera: Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y después dio a luz a su hermano Abel.  Como todos sabemos en la Biblia la expresión “conoció a su mujer” significa tener relación sexual, y la Biblia siempre usa ésta expresión para denotar la concepción de un personaje bíblico, especialmente al principio de la Biblia. Por lo tanto cabe la posibilidad  que Caín y Abel pudieran ser gemelos ya que  la Biblia menciona solamente una vez el conocimiento de Eva por Adán, en el nacimiento de estos dos hermanos.

Pues resulta ser que el primer patriarca de éste mundo resulto ser el primer asesino de la historia de la tierra, y él mas grande asesino de todo los tiempos de la humanidad, ya que con su asesinato le resta a la población de la tierra un 25 % de sus habitantes, para ese tiempo.

En ésta historia encontramos al primer muerto de éste mundo y el primer muerto del universo también; Abel tuvo una muerte violenta. Cualquier muerte trae tristeza al mundo, pero la circunstancias de la muerte de Abel fueron devastadoras y sin precedentes, Adán y Eva prueban por primera vez el fruto de su pecado, y pierden dos hijos en el mismo día, uno que era el patriarca por nacimiento, y el otro que podría ser el patriarca por elección directa de Dios.  A Caín lo pierden por destierro y a Abel lo pierden por entierro.

Caín y Abel tenían mucho en común, tenían el mismo origen ya que procedían de los mismos padres; tenían una relación, eran hermanos; los dos ellos tenían un trabajo honesto, uno era labrador y el otro era pastor; los dos tenían la misma religión, y los dos habían venido a ofrecer sacrificios; y es allí precisamente donde encontramos dos altares con dos ofrendas diferentes.

En ésta escena llegamos a la conclusión que la religión ha actuado en los hombres desde los primeros días de la existencia de éste; en el caso de Caín podemos contemplar que la religión actuando “naturalmente” en el hombre, la religión es esencialmente defectuosa:  es defectuosa en sus ofrendas, es defectuosa por la falta de  poder que ejerce para corregir las pasiones del hombre, y es defectuosa por que carece de piedad y compasión.

Dos altares fueron erigidos al mismo Dios; y dos ofrendas diferentes fueron consagradas al mismo Dios. Cualquiera pudiera decir que las ofrendas de los dos ellos eran ofrendas buenas, ya que las dos ofrendas tenían connotaciones divinas: la ofrenda de Caín podía anunciar el Buen Sembrador y la buena semilla, y la ofrenda de Abel podía anunciar al Buen Pastor y la oveja perdida, pero no es así; el altar de Abel significa alcanzar la salvación de Dios por la gracia y los méritos de Cristo, mientras que el altar de Caín significa alcanzar la salvación por lo méritos u obras propias del individuo.

Realmente Caín es el fundador de la otra iglesia,  la iglesia gigante,  la iglesia que es falsa:

-Esa iglesia falsa tiene mucho de bueno en su religión

-Esa iglesia falsa está basada en la conveniencia

-Esa iglesia falsa carece de fe

-Esa iglesia falsa abunda en buenas obras

-Esa iglesia falsa cuando se le contradice y se le enoja; esa iglesia falsa, persigue y asesina

Se cuenta la historia de un orgulloso rey que decidió construir la catedral de su reino sin la ayuda económica de nadie, el rey estaba tan ansioso de construirla y su obsesión era que todo el crédito se le diera solamente a él. En su intento egoísta dio la orden que no se recibiera, ni se solicitara ninguna ayuda, ni ninguna ofrenda. además el rey ordenó que en la piedra conmemorativa de la catedral se esculpiera su nombre, como el  único constructor de la Iglesia.  Cierta noche mientras dormía, tuvo un sueño, y en el sueño pudo contemplar a un ángel que descendió del cielo, llegó hasta la piedra conmemorativa borró su nombre y esculpió el nombre de una viuda pobre que vivía en la ciudad. Al despertar estaba consternado por el sueño, pero le consternó mas cuando días mas tarde se volvió a repetir el sueño exactamente como la primera vez y con la misma claridad y detalle. Por tercera se le presentó el sueño de la misma manera que las anteriores, y llegó a la conclusión que ese era un mensaje directo para él, de parte del cielo. Comenzó a buscar la viuda del sueño, para ver si ella existía en realidad y después de varios días de búsqueda, dieron con ella. La viuda se presentó ante la corte real por mandato del rey, y él le preguntó: ¿Que es lo que has estado haciendo para ayudar en la construcción de la catedral?  Ella respondió que siempre había soñado con ayudar en la construcción de la casa de Dios, pero en su pobreza lo único que había podido hacer era recoger el heno del campo, amarrarlos en pequeños manojos y así bocadear  a los cansados caballos cuando estos pasaban al frente de su casa, mientras transportaban las grandes y pesadas piedras de la catedral. El rey comprendió que Dios estaba aceptando la ofrenda de amor y fe que era entregada diariamente por la viuda, y también comprendió que Dios rechazaba su ofrenda de arrogancia, vanagloria y justicia propia. De ese día en adelante ordenó que todo el pueblo ayudara en la construcción de la catedral, y que en esa piedra conmemorativa se escribiera el nombre de él y el nombre da la viuda, como los constructores de la catedral. 

El  orgullo es la valoración desmedida de los intereses y los deseos personales, esto  conduce automáticamente a la terrible consecuencia de no tener cuidado por nuestros semejantes.

El primer sermón que el orgullo predicó en éste mundo se tituló: ¿Soy yo acaso guardián de mi hermano? y fue un asesino quien lo predicó. El evangelio del orgullo se sigue predicando en nuestros días y su mensaje principal es invitar al hombre a cuidar solamente de sus intereses y asuntos personales, sin importar el sufrimiento de sus semejantes, el sufrimiento de sus amigos, de su familia, de su iglesia, de sus hermanos, de su pastor de iglesia y ni siquiera de nuestro Dios. Vivimos en un tiempo llenos de DERECHOS, pero carecemos de obligaciones y deberes. El evangelio de Cristo no es un evangelio de derechos, sino un evangelio de obligaciones y deberes. El evangelio de Cristo nos enseña a entrenar nuestras mentes en los deberes, pero lo mas importante nos enseña a entrenar nuestros espíritus en el amor de Dios. De ésta manera el evangelio se convierte en un amigo y protector del hombre, de las naciones y de la tierra.

En la familia de Caín podemos encontrar a Jabal, padre de todos los ganaderos que habitan en tiendas, podemos encontrar a Jubal quien fue el padre de los músicos, “de los que tocan lira y flauta,” encontramos a Tubal-caín quienes eran expertos en la metalúrgica, especialmente en el bronce y el hierro, y encontramos a Lamec que agregó otro pecado más al de Caín, al adoptar la poligamia como una manera de vivir, Lamec fue el primer hombre en la tierra que tuvo por lo menos dos mujeres; a Ada y a Zila.

Es interesante-mente ver como el esfuerzo mental y la invención encuentra albergue en la familia de Caín, ellos sintiéndose alejados de Dios, se entregaron a conseguir consuelo en sus investigaciones naturales, en sus habilidades artísticas, en las fines artes  y en sus poesía ilusorias. Uno de los poemas mas antiguos que el hombre conoce es la “Canción de la Espada” dicha por Lamec a sus dos esposas:  ” Ada y Zila, oíd mi voz; mujeres de Lamec, prestad oído a mis palabras, pues he dado muerte a un hombre por haberme herido, y a un muchacho por haberme pegado. 24 Si siete veces es vengado Caín,entonces Lamec lo será setenta veces siete.” En éste poema Lamec denota seguir los mismos pasos de su asesino tras-tatarabuelo Caín. Esta canción de Lamec es un poema en su lengua original, pero pierde la belleza de su rima en la traducción a los demás idiomas.

No hay duda alguna que los descendientes de Caín encontraban placer en los banquetes que preparaban los hijos ganaderos de Jabal, los instrumentos y la música de la familia de Jubal  les alegraba el corazón y posiblemente esas primeras composiciones musicales fueron dedicadas a los dioses de metal que construían los hijos de Tubal-caín. Tubal-caín manipulando los metales pudo elaborar esas joyas que siempre han alagado a los ojos de los humanos de todas las edades, además sabiendo trabajar los metales se pudieron crear armas para la destrucción de la humanidad.

Los dones y habilidades que el hombre posee, pero que no tienen la gracia de Dios, son simple y sencillamente antorchas de luz que le ayudan al hombre a encontrar el camino que lo conduce mas rápidamente a la muerte. 

En la familia de Caín se da inicio a esa vida que es ajena a la sencillez de los hijos de Dios. Los hijos de Caín, son todos aquellos que están llenos de sensualismo, vanagloria, lujo, fama, grandezas, pompa, música, fortunas, orgullo, ostentación, bebida, comida, deleites, extravagancia, farándula, ropas, peinados, joyas, modas  y vanidad.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Caín se creía justo, y sólo presentó a Dios una ofrenda de agradecimiento. No hizo ninguna confesión de pecado, y no reconoció ninguna necesidad de misericordia. Abel, en cambio, se presentó con la sangre que simbolizaba al Cordero de Dios. Lo hizo en calidad de pecador, confesando que estaba perdido; su única esperanza era el amor inmerecido de Dios. Dios apreció la ofrenda de Abel, pero no tomó en cuenta a Caín ni a la suya. La sensación de la necesidad, el reconocimiento de nuestra pobreza y pecado, es la primera condición para que Dios nos acepte. “Bienaventurados los pobres en espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos (Palabras de vida del gran Maestro, {PVGM}, pp. 117, 118).

El mismo espíritu que fomentara la rebelión en el cielo, continúa inspirándola en la tierra. Satanás ha seguido con los hombres la misma política que siguiera con los ángeles. Su espíritu impera ahora en los hijos de desobediencia. Como él, tratan éstos de romper el freno de la ley de Dios, y prometen a los hombres la libertad mediante la transgresión de los preceptos de aquélla. La reprensión del pecado despierta aún el espíritu de odio y resistencia. Cuando los mensajeros que Dios envía para amonestar tocan a la conciencia, Satanás induce a los hombres a que se justifiquen y a que busquen la simpatía de otros en su camino de pecado. En lugar de enmendar sus errores, despiertan la indignación contra el que los reprende, como si éste fuera la única causa de la dificultad. Desde los días del justo Abel hasta los nuestros, tal ha sido el espíritu que se ha manifestado contra quienes osaron condenar el pecado.

Mediante la misma falsa representación del carácter de Dios que empleó en el cielo, para hacerle parecer severo y tiránico, Satanás indujo al hombre a pecar. Y logrado esto, declaró que las restricciones injustas de Dios habían sido causa de la caída del hombre, como lo habían sido de su propia rebeldía.

Pero el mismo Dios eterno da a conocer así su carácter: “¡Jehová, Jehová, Dios compasivo y clemente, lento en iras y grande en misericordia y en fidelidad: que usa de misericordia hasta la milésima generación; que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado, pero que de ningún modo tendrá por inocente al rebelde!” (Éxodo 34:6, 7, VM) (El conflicto de los siglos, {CS} pp. 554, 555).

Al perdonarle la vida a Caín el homicida, Dios dió al mundo un ejemplo de lo que sucedería si le fuese permitido al pecador seguir llevando una vida de iniquidad sin freno. La influencia de las enseñanzas y de la conducta de Caín arrastraron al pecado a multitudes de sus descendientes, hasta “que la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.” “Y corrompióse la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia” (Génesis 6:5, 11)

Fué por misericordia para con el mundo por lo que Dios barrió los habitantes de él en tiempo de Noé. Fué también por misericordia por lo que destruyó a los habitantes corrompidos de Sodoma. Debido al poder engañador de Satanás, los obreros de iniquidad se granjean simpatía y admiración y arrastran a otros a la rebelión. Así sucedió en días de Caín y de Noé, como también en tiempo de Abraham y de Lot; y así sucede en nuestros días. Por misericordia para con el universo destruirá Dios finalmente a los que rechazan su gracia (El conflicto de los siglos, {CS} pp. 598, 599).

20


Lunes 11 de enero // Lección 3______________________________________

EL DILUVIO

Lee Génesis 6:1 al 13. ¿De qué maneras vemos expresado aquí el gran conflicto entre el bien y el mal, solo que ahora más intensamente que antes?

1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antig:uedad fueron varones de renombre. Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé. 10 Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet. 11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. 12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. 13 Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra.

En el Diluvio vemos una inversión parcial de los actos especiales de la Creación; muchas de esas cosas que Dios había separado ahora se unen de nuevo. Las aguas arriba y abajo, el mar y la tierra seca, la reunión de los peces del mar, las aves del aire y todas las criaturas que se mueven sobre la tierra. La tierra parece retroceder hacia el estado de “desordenada y vacía” (Gén. 1:2).

A pesar de esta aparente victoria de las fuerzas del mal, el genio creador de Dios todavía está en operación. Él inicia una nueva creación, al separar los diferentes elementos. Primero, separa a Noé (un hombre justo y perfecto) de la gente de su tiempo, cuya maldad es grande y cuyo pensamiento es solo hacia el mal, corrompida y violenta (comparar Gén. 6:8, 9, y los vers. 5, 11-13). Dios entonces le da a Noé la tarea de construir un barco enorme. Luego separa un grupo pequeño de personas, aves y animales, y los pone en la seguridad del barco de modo que puedan sobrevivir a lo que se viene. Basada en la gracia de Dios, la vida seguirá, y surgirá un mundo nuevo de los restos del anterior. Hay una creación nueva.

Pero difícilmente es una creación perfecta. Algún tiempo después del Diluvio, al establecerse Noé y su familia nuevamente, se les recuerda la fragilidad de la bondad humana. Noé se emborracha, y ocurren cosas vergonzosas (Gén. 9:20-27). De este modo, aun uno de los héroes de la fe (ver Heb. 11:7) tuvo sus momentos malos. El Gran Conflicto continúa, no solo en una escala masiva, sino también en el corazón de las personas.

La Biblia describe el Diluvio como la exterminación de toda vida (Gén. 7:4, BJ). Una expresión similar (borrar, destruir) se usa en otras partes de la Biblia para describir las acciones del Redentor al perdonar los pecados (Isa. 25:8; 43:25; Sal. 51:1). O se borra nuestra vida, o se borran nuestros pecados. ¿Cómo nos muestra esta cruda realidad, el modo en que estos problemas son, asuntos de blanco o negro?

 COMENTARIO DE LA LECCIÓN
1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.
 
Aquí encontramos un texto de la Biblia, que ha confundido a muchas personas. Muchos creen que los hijos de Dios, se está refiriendo a los ángeles, y las hijas de los hombres, por supuesto se refiere a las hijas de los humanos. El espíritu de profecía nos aclara con respecto a ésta confusión y dice de la siguiente manera:
 
Los descendientes de Set fueron llamados hijos de Dios; los de Caín, hijos de los hombres. Cuando los hijos de Dios se mezclaron con los hijos de los hombres, los primeros se corrompieron y, al casarse con los segundos perdieron, mediante la influencia de sus esposas, su carácter santo y peculiar, y se unieron con los hijos de Caín para practicar la idolatría. Muchos dejaron a un lado el temor de Dios y pisotearon sus mandamientos. Pero unos pocos obraron justamente; eran los que temían y honraban a su Creador. Noé y su familia se contaban entre los pocos justos que había. {HR 64.1 -Historia de la Redención}
 
También en la Biblia podemos encontrar explicación para ésta confusión. Cuando los hombres se comenzaron a multiplicar; las dos familias, tanto la de Caín como la de Set, llegaron a estar en contacto. Las hijas de Caín, distinguidas por su hermosura, embellecidas por las fines artes,  teniendo el atractivo de la música y canciones y desprovistas de esas nobles cualidades que caracterizan a una hija de Dios, fueron la trampa facíl para los hijos de Dios, que estaban acostumbrados a vivir en la montaña, en contacto con la naturaleza y siguiendo una vida sencilla, pacífica y sin vanidad.
 
Viendo los hijos de Dios que las hijas de las hombres eran hermosas, escogieron  para si mujeres, escogiendo entre todas.

La expresión “hijos de Dios” se confunde con la expresión de Job 38: 7 que dice: “… Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?” Los hijos de Dios en Job 38, como estudiamos hace dos semana, son una clase de poderosos ángeles, que son los representantes de los mundos NO caídos,  estos “hijos de Dios” realmente son los 24 ancianos que habla el Apocalípsis.

Todo ángel ha sido creado como ángel y no como humano. El ángel carece de sexo, un ángel es un ángel.  En la raza humana se puede encontrar al sexo masculino y al sexo femenino, pero en la familia angelina, el ángel es un ángel y al carecer de sexo, también carece de deseo sexual. Mateo 22: 30 dice: 30 Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo. Esto quiere decir, que después de la resurrección la facultad de reproducción no será mas en la raza humana, y el humano llegará a ser a la manera de ángel, que no se puede reproducir, por lo tanto el sexo de la persona será obsoleto, sin importancia o simplemente “quizás” desaparecerá. Por lo tanto la Biblia también bota por el suelo  la creencia de muchos, que cuando los hijos de Dios, se casaron con las hijas de los hombres, fueron ángeles, ya sea caído o no, que se ajuntaron con las hijas de los hombres.

Esta unión entre los hijos de Dios y las hijas de los hombres, aceleró la destrucción del mundo a través del diluvio:

Cuando los hijos de Dios se mezclaron con los hijos de los hombres, los primeros se corrompieron y, al casarse con los segundos perdieron, mediante la influencia de sus esposas, su carácter santo y peculiar, y se unieron con los hijos de Caín para practicar la idolatría. Muchos dejaron a un lado el temor de Dios y pisotearon sus mandamientos. Pero unos pocos obraron justamente; eran los que temían y honraban a su Creador. Noé y su familia se contaban entre los pocos justos que había. {HR 64.1 Historia de la Redención}

 Noé es el segundo padre de la raza humana, y después del diluvio Noé recibe una bendición de Dios, muy parecida a la que se le dio al primer padre de la humanidad. 

Esta fue la bendición que Dios le dio a Adán: …Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla…”

Esta es la bendición que Dios le dio a Noé: Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.”

Pero tenemos que notar que a  la bendición  que Dios dio a Noé, Dios le agregó otros permisos y prohibiciones,  que no se habían dado antes:

La primera de ella es el temor del hombre sobre los animales: El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados.

La segunda cláusula es el permiso para el hombre de poder comer carne: Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Por muchos años el hombre se ha beneficiado del trabajo de los animales y también se ha beneficiado de la fuente alimenticia que ellos proporcionan. Es pecado abusar de los animales, usar de la crueldad con ellos, provocar-les dolor, y quitarles la vida por maldad o por deporte. El espíritu de profecía afirma, que Dios tiene “el ángel de las bestias” Este ángel es el encargado de llevar un registro minucioso de todos los abusos que el hombre comete en contra de todas la criaturas del Señor.  Con toda seguridad, Dios no dará por inocente a aquellos que destruyen e infligen dolor, sufrimiento y muerte innecesaria a los animales.

La tercera cláusula que Dios introduce, es la prohibición de ingerir la sangre: Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis. A Adán y Eva se le prohibió el comer del fruto prohibido, a Noé y su descendencia se le prohibió comer sangre.

Y la cuarta cláusula es la introducción de la pena capital o la pena de muerte en el mundo para el homicida: El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.

Hay muchas personas que se oponen a la pena capital o la sentencia de muerte; pero aquí encontramos que es Dios quién realmente instituyó la pena de muerte para todo aquel que quite la vida de otra persona. Dios da la sentencia y es una ley muy sencilla “muerte por muerte.” Esta orden de Dios es realmente una ley de venganza, y es también una de las reglas mas equitativas que pueden existir en nuestro mundo; todo aquel que le prive a otra persona de la vida, tiene que pagar las consecuencias con una pérdida igualmente proporcional al daño que ocasionó. “El que a hierro mata a hierro muere…”; “ojo por ojo y diente por diente…”

Cuando Caín asesinó a Abel, Caín demostró una nueva cara del pecado que había en él. Caín tuvo miedo de la venganza del hombre por su crimen: 14 He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. 15 Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara. Hasta éste momento en la historia bíblica,  no hay una ley abierta que se encargue de refrenar el crimen del hombre en contra del hombre. Pero a partir de Noé, Dios entrega una ley, donde la vida del hombre es mas respetada por el mismo hombre, ya que hay una ley que castigará con la muerte a todo aquel que tenga la osadía de quitarle la vida a otra persona.

En ésta nueva ley para el asesino, Dios es el legislador de la ley, y el mismo hombre se vuelve en el ejecutante de la ley, es decir Dios dio la ley, y el hombre vengará la muerte. Ahora el hombre que asesine a otra persona es responsable por su pecado ante Dios  y también ante el hombre.

Dios deseaba que la nueva familia que se encargaría de poblar la tierra, tuviera paz y seguridad; fue por eso que el instituyó el temor en los animales y también instituyo la pena de muerte para el asesino. El temor de los animales, protegería al hombre de la fiereza de los animales, y la pena capital al asesino, protegería al hombre de la violencia del hombre.

El primer patriarca que estudiamos en ésta semana resultó ser el primer asesino de ésta tierra, el segundo patriarca que fue Set, resultó ser un verdadero seguidor de Dios. Ahora que estamos estudiando al tercer patriarca de la lección de ésta semana, nos estamos llevando la triste desilusión de su borrachera. El  pecado que cometió Noé, resultó terminando en una maldición para cierta parte de la raza humana, esa maldición alcanza hasta nuestros días y aún sigue afectando a nuestro mundo moderno, lo afecta en diferentes maneras y en diferentes proporciones.

20 Entonces Noé comenzó a labrar la tierra, y plantó una viña. 21 Y bebió el vino y se embriagó, y se desnudó en medio de su tienda. 22 Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y se lo contó a sus dos hermanos que estaban afuera. 23 Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, lo pusieron sobre sus hombros, y caminando hacia atrás cubrieron la desnudez de su padre; y sus rostros estaban vueltos, y no vieron la desnudez de su padre. 24 Cuando Noé despertó de su embriaguez, y supo lo que su hijo menor le había hecho, 25 dijo: Maldito sea Canaán; siervo de siervos será para sus hermanos. 

Resultó ser que cuando Noé se emborrachó, le agarró  por desnudarse, y en esa situación, lo encontró su hijo menor. Cam posiblemente no sabía que su padre estaba desnudo en la tienda. El gran pecado de Cam consistió en parar a observar la desnudez de su padre, la mayoría de veces nos podemos dar cuenta que una persona está desnuda, sin poner nuestra vista  directamente en la persona.

El hijo mayor de Noe fue Sem, y Sem tuvo cinco hijos, ésta son las naciones que descendieron de los hijos de Sem:

De Elam apareció Arabia

De Asur, apareció Asiria

De Lud apareció Lidia

De Aram apereció Armenia, Mesopotamia y Siria

De Arphaxad apareció Abraham

El segundo hijo de Noe fue Jafet,  Jafet tuvo 7 hijos y estas son las naciones que descendieron de los hijos de Jafet

De Javan aparecieron los griegos y romanos, de donde mas tarde se derivan los franceses, italianos, españoles y portugueses

De Magog aparecieron los de Bulgarias, Eslovakia y Croacia

De Madai aparece India, los Medos y Persas, Afganistan y Kurdistan

De Tubal aparecen todos los que viven al sur del mar negro

De Tiras aparecen los alemanes y los escandinavos 

De Mesec aparecen los rusos

y de Gomer  aparece el pueblo céltico en otras palabras lo que ahora es Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia, Irlanda y Wales)

Los hijos de Cam, fueron cuatro y estos son las naciones que aparecieron de ellos:

De Mizraim apareció Egipto

De Cus apareció Sudan y Etiopía

De Put apareció Libia

y de Canaán apareció el mundo cananeo; el heveo, el jebuseo, el amorreo, los hititas, etc

La mayor cantidad de habitantes del mundo africano han sido descendientes de Cam, ellos han estado por mucho tiempo bajo el poder de los romanos y de los turcos.  Debido a la idolatría y la superstición en la que han vivido la mayoría de las naciones africanas, los africanos se convirtieron en pueblos llenos de ignoracia, barbarie, pobreza y esclavitud en la mayoría de sus habitantes. El mundo europeo especialmente, se ha encargado de arrancarlos de sus tierras natales y venderlos alrededor del mundo en los mercados, donde comunmente se venden las bestias de trabajo. Jafet o sea el pueblo europeo ha logrado subyugar a Sem, también Sem ha logrado subyugar a Jafet, Sem y Jafet han subyugado al mundo Camita o africano, pero no ha habido una vez que Cam haya logrado subyugar al Medio Oriente o al mundo europeo.

La esclavitud tiene su origen  en las guerras y en las conquistas entre las naciones. Cada vez que una nación era conquistada o capturada, los vencedores daban muerte a los cautivos de la nación vencida, si los vencedores eran caníbales, entonces  ellos devoraban  a los cautivos de la nación vencida, pero si los vencedores eran de naciones economistas y comerciantes, entonces ponían a trabajar forzada-mente a los cautivos de la nación vencida. Una esclavitud impuesta sin consentimiento, o impuesta sin que las personas esclavizadas hayan cometido un crimen, es simple y sencillamente un acto de maldad. Aparte de robar al hombre su libertad, la esclavitud también destruye al matrimonio, rompe los lazos familiares y aniquila la conciencia de las personas esclavizadas. .

Esto es lo que el espíritu de profecía dice en cuanto a la esclavitud:

“En las filas de los observadores del sábado hay unos pocos que simpatizan con los dueños de esclavos. Cuando abrazaron la verdad no dejaron atrás todos los errores que debieran haber abandonado. Necesitan beber con más abundancia de la fuente purificadora de la verdad. Algunos han traído consigo sus antiguos prejuicios políticos, que no armonizan con los principios de la verdad. Sostienen que el esclavo es propiedad de su amo, y que no debieran quitárselo. Clasifican a los esclavos con el ganado y dicen que es perjudicar al dueño quitarle sus esclavos, tanto como se lo perjudicaría privándolo de su ganado. Se me mostró que no tenía importancia la suma que el amo había pagado por la carne humana y las almas de los hombres; Dios no les da título sobre las almas humanas, de modo que no tienen derecho a mantenerlos como propiedad suya. Cristo murió por toda la humanidad, sean blancos o negros. Dios ha creado al hombre un ser humano libre, ya sea blanco o negro. La institución de la esclavitud invalida esto y permite al hombre ejercer sobre sus semejantes un poder que Dios nunca le concedió, y que pertenece únicamente a Dios. El dueño de los esclavos se ha atrevido a asumir la responsabilidad de Dios sobre sus esclavos, y en conformidad con eso será tenido por responsable de los pecados, la ignorancia y el vicio del esclavo. Será llamado a rendir cuentas del poder que ha ejercido sobre el esclavo. La raza de color es propiedad de Dios; únicamente su Hacedor es su amo, y los que se han atrevido a encadenar el cuerpo y el alma del esclavo, manteniéndolo en estado de degradación como las bestias, tendrán su pago. La ira de Dios ha dormitado, pero despertará y se derramará sin mezcla de misericordia. “{1TI 319.3 – Testimonios para las Iglesias}

Jesucristo es blanco y es rubio, es tan rubio que su pelo parece que es oro de alta calidad,  pero también Jesucristo es negro, su cabello es crespo, no nos confundamos con un cabello colocho, el cabello de Cristo es crespo como el cabello típico del negro, y es tan negro como el cuervo.  Dios creo al hombre a su imagen y a su semejanza, Jesucristo en blanco para el blanco, amarillo para el amarillo, cafe para el cafe, rojo para el rojo y negro para el negro. El libro de Cantares es una carta de amor entre Jesucristo y su novia que es la iglesia, y alli podemos descubrir el color de la piel de Jesús.

Mi amado es blanco y rubio, señalado entre diez mil. Su cabeza, como, oro finísimo; Sus cabellos crespos, negros como el cuervo. Cantares 5: 10-11

ESPÍRITU DE PROFECÍA

¡Cuán poco sabemos de la influencia que ejercen nuestros actos sobre la historia futura, nuestra y ajena! Muchos piensan que lo que hacen es de poca importancia, que no ocasionarán daño si se les ocurre asistir a este concierto, o unirse con el mundo en tal diversión. Así Satanás los dirige y controla sus deseos, y no consideran que los resultados pueden ser trascendentales. Pueden ser el eslabón de la cadena de sucesos que ligará a un alma a una trampa de Satanás y determinará su ruina eterna.

Cada acto, por pequeño que sea, tiene su lugar en el gran drama de la vida. Consideremos que el deseo de satisfacer una sola vez al apetito introdujo el pecado en nuestro mundo, con sus terribles consecuencias. Los matrimonios profanos de los hijos de Dios con las hijas de los hombres resultaron en una apostasía que llevó a la destrucción del mundo por el diluvio. El acto más trivial de indulgencia propia ha resultado en grandes revoluciones. Tal es el caso ahora. Son muy pocos los que son circunspectos. Como los hijos de Israel, no quieren prestar atención a las palabras de consejo, sino seguir su propia inclinación (Joyas de los testimonios, {1JT} t. 1, p. 605).

Ahora es el momento de prepararnos para la venida de nuestro Señor. La preparación para salir a su encuentro no puede lograrse en un momento. En preparación para esta solemne escena, debiéramos esperar en actitud vigilante y velar, combinando todo ello con trabajo ferviente. Así glorifican a Dios sus hijos. En medio de las agitadas escenas de la vida, se oirán sus voces pronunciando palabras de ánimo, fe y esperanza. Todo lo que tienen y son está consagrado al servicio del Maestro (Dios nos cuida, {DNC}, p. 250).

Debemos recordar que todos cometen equivocaciones. Aun hombres y mujeres que han tenido años de experiencia a veces yerran. Pero Dios no los abandona a causa de sus errores: a cada descarriado hijo o hija de Adán, les da el privilegio de otra oportunidad. El verdadero seguidor de Jesús manifiesta un espíritu como el de Cristo hacia su descarriado hermano (En lugares celestiales, {ELC}, p. 290).

Jesús se complace en que vayamos a él como somos, pecaminosos, impotentes, necesitados. Podemos ir con toda nuestra debilidad, insensatez y maldad y caer arrepentidos a sus pies. Es su gloria estrecharnos en los brazos de su amor, vendar nuestras heridas y limpiarnos de toda impureza.

Miles se equivocan en esto: no creen que Jesús les perdona personal e individualmente, No creen al pie de la letra lo que Dios dice. Es el privilegio de todos los que llenan las condiciones, saber por sí mismos que el perdón de todo pecado es gratuito. Alejad la sospecha de que las promesas de Dios no son para vosotros. Son para todo pecador arrepentido. Cristo ha provisto fuerza y gracia para que los ángeles ministradores las lleven a toda alma creyente. Ninguno hay tan malvado que no encuentre fuerza, purez0.a y justicia en Jesús, que murió por los pecadores (La fe por la cual vivo, {FV}, p. 136).

21


Lección 3 // Martes 12 de enero_____________________________________

ABRAHAM

Aunque Abraham (antes, Abram) es conocido por su fidelidad, sus experiencias tratan más sobre la fidelidad de Dios hacia él.

Dos veces Dios le aseguró a Abraham que tendría un hijo. Primero se lo dijo cuando tenía unos 75 años (Gén. 12:2, 4), y se lo repitió unos diez años más tarde (Gén. 13:16).

Finalmente, después de muchos tropiezos de Abraham, nació el hijo de la promesa –el hijo del pacto–, y se reveló la fidelidad de Dios a su siervo a veces vacilante (ver Gén. 17:19, 21; 21:3-5).

Lee Génesis 22:1 al 19. ¿Qué esperanza se revela aquí con respecto al Gran Conflicto?

1 Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: Heme aquí. Y Dios dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Abraham se levantó muy de mañana, aparejó su asno y tomó con él a dos de sus mozos y a su hijo Isaac; y partió leña para el holocausto, y se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho. Al tercer día alzó Abraham los ojos y vio el lugar de lejos. Entonces Abraham dijo a sus mozos: Quedaos aquí con el asno; yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros. Tomó Abraham la leña del holocausto y la puso sobre Isaac su hijo, y tomó en su mano el fuego y el cuchillo. Y los dos iban juntos. Y habló Isaac a su padre Abraham, y le dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, hijo mío. Y dijo Isaac: Aquí están el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto? Y Abraham respondió: Dios proveerá para sí el cordero para el holocausto, hijo mío. Y los dos iban juntos. Llegaron al lugar que Dios le había dicho y Abraham edificó allí el altar, arregló la leña, ató a su hijo Isaac y lo puso en el altar sobre la leña. 10 Entonces Abraham extendió su mano y tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo. 11 Mas el ángel del Señor lo llamó desde el cielo y dijo: ¡Abraham, Abraham! Y él respondió: Heme aquí. 12 Y el ángel dijo: No extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único. 13 Entonces Abraham alzó los ojos y miró, y he aquí, vio un carnero detrás de él trabado por los cuernos en un matorral; y Abraham fue, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 14 Y llamó Abraham aquel lugar con el nombre de El Señor Proveerá, como se dice hasta hoy: En el monte del Señor se proveerá. 15 El ángel del Señor llamó a Abraham por segunda vez desde el cielo, 16 y dijo: Por mí mismo he jurado, declara el Señor, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado tu hijo, tu único, 17 de cierto te bendeciré grandemente, y multiplicaré en gran manera tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena en la orilla del mar, y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos. 18 Y en tu simiente serán bendecidas todas las naciones de la tierra, porque tú has obedecido mi voz. 19 Entonces Abraham volvió a sus mozos, y se levantaron y fueron juntos a Beerseba. Y habitó Abraham en Beerseba.

 Fue para grabar en la mente de Abraham la realidad del evangelio, así como para probar su fe, por lo que Dios le mandó sacrificar a su hijo. La agonía que sufrió durante los aciagos días de aquella terrible prueba fue permitida para que comprendiera por su propia experiencia algo de la grandeza del sacrificio hecho por el Dios infinito en favor de la redención del hombre. Ninguna otra prueba podría haber causado a Abraham tanta angustia como la que le causó el ofrecer a su hijo.

“Dios dio a su Hijo para que muriera en la agonía y la vergüenza. A los ángeles que presenciaron la humillación y la angustia del Hijo de Dios, no se les permitió intervenir como en el caso de Isaac. No hubo voz que clamara: ‘¡Basta!’ El Rey de la gloria dio su vida para salvar a la raza caída. ¿Qué mayor prueba se puede dar del infinito amor y de la compasión de Dios? [Se cita Rom. 8:32].

“El sacrificio exigido a Abraham no fue solo para su propio bien ni tampoco exclusivamente para el beneficio de las futuras generaciones; sino también para instruir a los seres sin pecado del cielo y de otros mundos. El campo de batalla entre Cristo y Satanás, el terreno en el cual se desarrolla el plan de la redención, es el libro de texto del universo. Por haber demostrado Abraham falta de fe en las promesas de Dios, Satanás lo había acusado ante los ángeles y ante Dios de no ser digno de sus bendiciones. Dios deseaba probar la lealtad de su siervo ante todo el cielo, para demostrar que no se puede aceptar algo inferior a la obediencia perfecta y para revelar más plenamente el plan de la salvación” (PP 150, 151).

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

El llamado de Dios a Abrahám fue para levantar la verdadera religión en su vida y en el mundo,  Abrahám fue llamado de en medio del paganismo y  de religiones extrañas. Abrahám no salió de su tierra por pobrezas, ni tampoco salió de su tierra por persecución, ni por amor a la aventura o a la vida migratoria o viajera que es un elemento peculiar de los habitantes del medio oriente. Abrahám salió de sus tierras por la Palabra de Dios: 1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Abrahám salió de su tierra por la inspiración Divina, Dio se le presentó como un Dios viviente y verdadero. Ahora el Dios de Sem, es también el Dios de Abrahám, un nuevo patriarca ha sido electo por Dios, un patriarca que cambiará la historia en la vida de este mundo.

Cuando Dios nos llama a la religión, no es para que seamos mejores que los demás, Dios nos llama a la religión  para que seamos mejores de lo que nosotros somos, la religión es relativa al individuo, es decir; la verdadera religión actúa en la persona como individuo, la religión nunca actúa en las personas como grupo.

En la experiencia de Abrahám encontramos varias verdades fundamentales del cristianismo:

La primera verdad es que cuando Dios nos llama, el hombre no tiene otra que hacer sino obedecer, la obediencia es uno de los exámenes mas altos que tiene la materia de la santidad.

La segunda verdad que encontramos es que la obediencia se fundamenta sobre la fe, sin fe es imposible obedecer.

La tercera verdad es que todos los cristianos somo llamados a salir  y a separarnos del mundo; esto muchas veces involucra dolor,  sacrificios, abandonar hábitos viejos, abandonar apetitos viejos, abandonar viejos amigos, abandonar viejas asociaciones, abandonar maneras de pensar y de accionar, todo esto es muy severo para el cristiano que está comenzando una nueva vida en Cristo Jesús

¿En qué consistía la grandeza de Abrahám? La grandeza de Abrahám consistía en la obediencia, usted posiblemente puede estar pensando que la grandeza de Abrahám era  la fe y hasta cierto punto tiene razón.

Nosotros los Adventistas del Séptimo Día tenemos la fe de la segunda venida de Cristo, de 17 millones de feligreses somos pocos los que nos vamos a salvar, por que creer que Cristo viene no es suficiente, lo mas importante es obedecer y  somos pocos los que obedecemos como Dios lo espera. Creer solamente no sirve de mucho, eso lo hace Satanás  y sus demonios, aún más, ellos creen y tiemblan,  y el destino es el mismo. La diferencia la hace el que obedece lo que ha creído y aprendido.

Y ACONTECIO después de estas cosas, que tentó Dios á Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, á quien amas, y vete á tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. (Reina Valera 1909)

Dios no tienta a nadie de acuerdo a Santiago 1: 13 “Cuando uno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado con el mal, ni Él tienta a nadie;”  pero en el caso de Abraham, la Biblia dice que Dios tentó a Abraham:

El espíritu de profecía aclara éste texto y dice que cuando la Biblia dice que Dios tienta a alguien es solamente la expresión. Pero en verdad Dios no tienta a nadie,  Dios si da el permiso para  que el especialista en tentación se encargue de hacerlo. Una vez Dios ha dado el permiso para que el diablo tiente, entonces entra en acción la expresión “Dios tentó a Abraham” o “Dios tentó a los hijos de Israel”

Se ha permitido que vengan pruebas sobre el pueblo de Dios. Se emplean expresiones como: “Dios tentó a Abraham”, “Dios tentó a los hijos de Israel”. Esto significa que el Señor permitió que Satanás los tentara a fin de que se evidencie la fe de ellos para gloria y honor cuando el tribunal se siente y cada persona sea juzgada de acuerdo a sus obras. Dios conoce cada corazón, cada motivo, cada inclinación del corazón, pero permite que Satanás tiente y pruebe a los creyentes para que ellos revelen su confianza en Dios… {CT 188.3 El Cristo Triunfante}

¿Por qué en verdad Dios permitió a Abraham una prueba tan severa? 
1-La primera razón era por que Abraham tenía dos cuentas pendientes que saldar.  La primera ocasión fue cuando oculto que Sara era su esposa y encima de eso dijo una mentira diciendo que Sara era su hermana. Aunque Sara era su media hermana, esa no era realmente la verdad en su 100 %, por lo tanto se constituyó en una mentira. La segunda ocasión de su desobediencia o falta de fe, fue cuando tomó  a Agar como esposa para ayudar a Dios con la promesa del nacimiento de un heredero. Según la historia egipcia, Agar era una princesa egipcia, ella era una hija del Faraón, el Faraón se la dio a Sara como esclava, para compensar el grave error que había cometido en contra de ella, cuando la quiso para esposa y la colocó en uno de sus arenes, todo esto pasó cuando Abraham le mintió diciéndole que Sara era su hermana.

 “Tanto Abraham como Sara desconfiaron del poder de Dios, y este error fue la causa del matrimonio con Agar. Dios había llamado a Abraham para que fuera el padre de los fieles, y su vida había de servir como ejemplo de fe para las generaciones futuras. Pero su fe no había sido perfecta. Había manifestado desconfianza en Dios al ocultar el hecho de que Sara era su esposa, y también al casarse con Agar. {PP 127.3 -Patriarcas y Profetas}

2-La segunda razón es que en el cielo se presentó un reclamo de Satanás.  De la misma manera que se   reclamó en contra de las bendiciones que Job recibía, el diablo también presentó en las cortes del cielo, e hizo un reclamo legal en contra de  las bendiciones que Abraham recibía injustamente, de acurdo a él.  La diferencia grande es que en el caso de Job, no había ninguna razón en su contra, pero en el caso de Abraham, si habían razones para presentar el reclamo, ya que Abraham había fallado en su fe y obediencia a la orden de Dios, en dos ocasiones.

Por haber demostrado Abraham falta de fe en las promesas de Dios, Satanás lo había acusado ante los ángeles y ante Dios de no ser digno de sus bendiciones. Dios deseaba probar la lealtad de su siervo ante todo el cielo, para demostrar que no se puede aceptar algo inferior a la obediencia perfecta y para revelar más plenamente el plan de la salvación. {PP 133.1- Patriarcas y Profetas}
3-La tercera razón era para enseñar  a los ángeles y a los mundos no caídos, las primeras lecciones de lo que Dios y su Hijo pronto experimentarían en la cruz del calvario, en la redención del mundo.
El sacrificio exigido a Abraham no fue solamente para su propio bien ni tampoco exclusivamente para el beneficio de las futuras generaciones; sino también para instruir a los seres sin pecado del cielo y de otros mundos. El campo de batalla entre Cristo y Satanás, el terreno en el cual se desarrolla el plan de la redención, es el libro de texto del universo. {PP133.1 – Patriarcas y Profetas}
Había sido difícil aun para los ángeles comprender el misterio de la redención, entender que el Soberano del cielo, el Hijo de Dios, debía morir por el hombre culpable. Cuando a Abraham se le mandó a ofrecer a su hijo en sacrificio, se despertó el interés de todos los seres celestiales. Con intenso fervor, observaron cada paso dado en cumplimiento de ese mandato. Cuando a la pregunta de Isaac: “¿Dónde está el cordero para el holocausto?” Abraham contestó: “Dios proveerá cordero”; y cuando fue detenida la mano del padre en el momento mismo en que estaba por sacrificar a su hijo y el carnero que Dios había provisto fue ofrecido en lugar de Isaac, entonces se derramó luz sobre el misterio de la redención, y aun los ángeles comprendieron más claramente las medidas admirables que había tomado Dios para salvar al hombre. Véase 1 Pedro 1:12. {PP 133.3}
 
La prueba de Abraham ha sido una de las pruebas mas duras que un  hombre haya recibido en la tierra, inclusive fue mas severa que la que se le impuso a Adán.

Para que pudiera alcanzar la norma más alta, Dios lo sometió a otra prueba, la mayor que se haya impuesto a hombre alguno. En una visión nocturna se le ordenó ir a la tierra de Moria para ofrecer allí a su hijo en holocausto en un monte que se le indicaría. {PP 127.4 – Patriarcas y Profetas}

Los seres celestiales fueron testigos de la escena en que se probaron la fe de Abraham y la sumisión de Isaac. La prueba fue mucho más severa que la impuesta a Adán. La obediencia a la prohibición hecha a nuestros primeros padres no entrañaba ningún sufrimiento; pero la orden dada a Abraham exigía el más atroz sacrificio. Todo el cielo presenció, absorto y maravillado, la intachable obediencia de Abraham. Todo el cielo aplaudió su fidelidad. Se demostró que las acusaciones de Satanás eran falsas. Dios declaró a su siervo: “Ya sé que temes a Dios [a pesar de las denuncias de Satanás], por cuanto no me has rehusado a tu hijo, tu único”. El pacto de Dios, confirmado a Abraham mediante un juramento ante los seres de los otros mundos, atestiguó que la obediencia será premiada. {PP 133.2 – Patriarcas y Profetas}

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El mensaje de Dios a Abrahán era: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré”… “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir por heredad; y salió sin saber dónde iba” (Génesis 12:1; Hebreos 11:8). La obediencia incondicional de Abrahán es una de las más notables evidencias de fe de toda la Sagrada Escritura. Para él, la fe era “la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven.” Vers. 1. Confiando en la divina promesa, sin la menor seguridad externa de su cumplimiento, abandonó su hogar, sus parientes, y su tierra nativa; y salió, sin saber adónde iba, fiel a la dirección divina…

No fué una prueba ligera la que soportó Abrahán, ni tampoco era pequeño el sacrificio que se requirió de él. Había fuertes vínculos que le ataban a su tierra, a sus parientes y a su hogar. Pero no vaciló en obedecer al llamamiento (Patriarcas y profetas, {PP}, p. 118).

La prueba de Abrahán fué la más severa que pudo recibir un ser humano. Si hubiera fracasado, nunca habría sido considerado como el padre de los fieles. … La lección sirvió para que brillara a través de los siglos. Para que aprendiéramos que no hay ninguna cosa demasiado preciosa para dársela a Dios. Nos aseguramos la bendición celestial cuando consideramos todo don como de propiedad del Señor, y para utilizarlo en su servicio. Devolvedle a Dios las posesiones que se os han confiado y más se os confiará. Mantened vuestras posesiones para vosotros mismos, y no recibiréis ninguna recompensa en esta vida y perderéis la recompensa de la vida venidera. …

Hay muchos que no han hecho una entrega sin reservas de sí mismos a Dios. No tienen una idea correcta del sacrificio infinito que Dios hizo para salvar a un mundo arruinado. Si Dios les hablara, como lo hizo a Abrahán, no estarían suficientemente familiarizados con su voz para saber que él los estaba llamando a realizar un sacrificio, a fin de probar la profundidad de su amor y la sinceridad de su fe. La plaga del egoísmo es tan contagiosa como la lepra. Aquellos que han de entrar en las cortes celestiales deben ser purificados de todo indicio de esta plaga. …

El Señor tiene una gran obra para que hagamos, y él nos invita a contemplarlo, a confiar en él, a andar con él, y a conversar con él. El nos invita a realizarle una entrega sin reservas de todo lo que tenemos y de todo lo que somos, para que cuando nos llame a sacrificarnos por él, estemos listos y dispuestos a obedecer. Gozaremos de la plenitud de la gracia divina únicamente cuando le entreguemos todo a Cristo. Conoceremos el significado de la verdadera felicidad únicamente cuando mantengamos el fuego ardiendo en el altar del sacrificio. Dios recompensará en el futuro a aquellos que han hecho el máximo en el presente. … El nos prueba cada día, bajo diferentes circunstancias; y elogia a sus obreros en cada esfuerzo sincero que éstos realizan, no porque sean perfectos, sino porque están deseosos de trabajar desinteresadamente para él, y porque ven que mediante la relación con él pueden obtener perfección (Nuestra elevada vocación, {NEV}, p. 193).

22


Miércoles 13 de enero // Lección 3___________________________________

JACOB Y ESAÚ

La lucha entre los propósitos de Dios y la rebelión individual se muestra también en la historia de Jacob y de Esaú. En la antigüedad, era costumbre que el hijo mayor (el primogénito) recibiera la bendición del padre antes de la muerte de éste. El primer hijo recibía la mayor parte de la riqueza de la familia y pasaba a ser responsable por el bienestar de la familia.

Esaú odió a su hermano después que éste lo despojara con engaño de ese gran honor, e hizo planes para matarlo después de que su padre muriera (Gén. 27:41). Rebeca lo hizo marchar para protegerlo, pensando que todo estaría bien después de unos pocos días (vers. 43, 44). Los pocos días se volvieron veinte años, y Rebeca nunca más vio a Jacob.

Lee Génesis 28:12 al 15. ¿Qué gran esperanza encontró Jacob en este sueño?

12 Y tuvo un sueño, y he aquí, había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba hasta el cielo; y he aquí, los ángeles de Dios subían y bajaban por ella. 13 Y he aquí, el Señor estaba sobre ella, y dijo: Yo soy el Señor, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac. La tierra en la que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14 También tu descendencia será como el polvo de la tierra, y te extenderás hacia el occidente y hacia el oriente, hacia el norte y hacia el sur; y en ti y en tu simiente serán bendecidas todas las familias de la tierra. 15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido.

Al repetir las promesas hechas a Abraham, Dios le estaba asegurando a Jacob que los planes seguían vigentes. Aun cuando Jacob parecía ignorarlos, Dios todavía estaba allí para él. Sin embargo, Jacob tuvo que soportar veinte años de ser engañado por su suegro, primero con su casamiento y luego con su salario (Gén. 29:20, 23, 25, 27; 31:7). No obstante, en un giro imprevisto, todos esos años de servir por su esposa le parecieron unos pocos días, el mismo tiempo que Rebeca pensó que Jacob estaría lejos (Gén. 29:20).

Cuando Jacob decidió volver a su casa, primero lo persiguió Labán (Gén. 31:25, 26), y luego Esaú salió a su encuentro con cuatrocientos hombres. Ambas situaciones amenazaban su vida, y Dios tuvo que liberarlo dos veces: primero con un sueño dado a Labán, para que no hiciera daño a Jacob (vers. 24); luego en persona, para luchar con Jacob y herirlo (Gén. 32:24-30). El ver a Jacob, cojeando apoyado en un bastón, podría haberle sugerido a Esaú que su hermano ya no era una amenaza. Los regalos enviados por Jacob y la manera cuidadosa en que habló parecieron suficientes para sanar la ruptura entre los dos hermanos. Lo último que sabemos de ellos juntos fue cuando sepultaron a su padre (Gén. 35:29); y cualquier plan previo de Esaú de matar a Jacob después del funeral estaba ahora olvidado.

Considera el dolor y el sufrimiento que las elecciones necias trajeron a estas personas, tanto a los inocentes como a los culpables. ¿Cómo podemos aprender a pensar, pensar, pensar y pensar antes de actuar?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

12 Y tuvo un sueño, y he aquí, había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba hasta el cielo; y he aquí, los ángeles de Dios subían y bajaban por ella. 13 Y he aquí, el Señor estaba sobre ella, y dijo: Yo soy el Señor, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac. La tierra en la que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14 También tu descendencia será como el polvo de la tierra, y te extenderás hacia el occidente y hacia el oriente, hacia el norte y hacia el sur; y en ti y en tu simiente serán bendecidas todas las familias de la tierra. 15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido.

El día que Jacob huyó fue un día desolado para él, y esa noche del sueño también fue una noche desolada para él. En su cansancio del día, se quedó profundamente dormido, y en su dormir, comenzó a soñar. El sueño era el reflejo de los pensamientos del día, sin duda alguna Jacob había comenzado una nueva etapa de su vida. En su sueño no contempló la ira  y la venganza de su hermano, no contempló el complot y los equivocados planes de su madre, ni tampoco contemplo a su anciano padre.

Jacob no estaba durmiendo bajo el techo de la hermosa tienda en la que acostumbraba a dormir, ni estaba con su suave almohada que le había servido por años, estaba a la intemperie; por techo tenía al cielo y por almohada una piedra, y por sueño una escalera cuyos extremos unían al cielo con la tierra. Desde ese día en adelante, y ya casi por cuatro mil años, la historia de ese sueño se ha contado vez tras vez, y tanto adultos como niños, disfrutan y se embelesan en seguir escuchando la historia del sueño de esa noche, entre un fugitivo y su Creador.

Jacob estaba durmiendo al pie de la montaña, las piedras sobre piedras llegaban hasta la cima de la montaña, formando de esa manera las gradas de la gigante catedral de la naturaleza, la audiencia de esa noche dormía profundamente, sus amigos que solían alegrar sus noches con sus juegos, gritos y alegrías, no estaban presentes, las bestias salvajes que ya habían salido de sus cuevas, recibieron una orden expresa de su Dueño, de no perturbar la paz del atribulado y cansado viajero,  su pecado lo había llevado a ese lugar, Jacob estaba solo, pero en esa soledad Dios había planeado tener una importante reunión con el fugitivo.  Fue una noche grande, una noche sublime, una noche que al terminar, el viajero es-clamó con profundo temor:  Ciertamente el Señor está en este lugar y yo no lo sabía... ¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo.

Jacob soñaba con una escalera que un extremo estaba depositada en la tierra y el otro extremo estaba depositado justo a la puerta del cielo y ángeles bajaban y subía por ella. El cielo y la tierra han estado separados por causa del pecado, pero la escalera era un medio de comunicación entre el cielo y la tierra, la escalera era el medio usado por los ángeles para hacer los mandados de misericordias encargados por Dios, para un mundo descarriado y sufriente.

La escalera es un símbolo de Jesucristo, quien es el mediador entre el cielo y la tierra, el sueño le anunciaba a Jacob, que el cielo y la tierra no estaba dividida por un oceáno impasable, el sueño le aseguraba a Jacob que había una manera para reconciliar al hombre con Dios, también le aseguraba a Jacob que el amor de Dios aun velaba y estaba pendiente sobre la raza caída, la escalera es un símbolo de Jesucristo, quien es el mediador entre el cielo y la tierra.

En el libro el camino a Cristo, capítulo 19, dice: La mística escalera de su sueño representaba al Señor Jesús, el único medio de comunicación entre Dios y el hombre.

Mas tarde Jesús hablando con Natanael, le dijo que él era la escalera por la cual los ángeles subían y bajaban del cielo:

49 Natanael le respondió: Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel. 50 Respondió Jesús y le dijo: ¿Porque te dije que te vi debajo de la higuera, crees? Cosas mayores que éstas verás. 51 Y le dijo: En verdad, en verdad os digo que veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del Hombre. Juan 1

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Jacob estaba afligido porque había cometido un error en su vida. Fue arrojado a lo más profundo. Solo, cansado, desanimado, torturado por el recuerdo de sus pasados errores, y abrumado por el temor del futuro, se puso a descansar y usó una piedra como almohada. Si Jacob hubiera tenido la conciencia limpia, su corazón hubiera sido fuerte en Dios. Pero sabía que las perplejidades, los temores y las pruebas que estaba pasando eran consecuencias de sus pecados. Este pensamiento le amargaba la vida. Jacob se había arrepentido, pero no se sentía bien con lo que había hecho. Sólo por medio de la tribulación y el sufrimiento físico y mental podía hallar el camino que había de conducirlo de nuevo al favor de Dios.

Se acostó triste, con el corazón agobiado, arrepentido y temeroso. Esperaba que nuevas pruebas le sobrevendrían a la mañana siguiente mientras avanzara fatigado por su camino.

No había amigos cerca para dirigir a Jacob palabras de consuelo, nadie a quien decirle que se había arrepentido sinceramente, y que había hecho todo lo posible. Pero el ojo de Dios estaba sobre su siervo. Envió a sus ángeles para que le mostraran una luminosa escalera que ascendía desde la tierra hasta las alturas de los cielos, y a los ángeles de Dios que ascendían y descendían por aquella gloriosa escalera, que le mostraba a Jacob la relación que existe entre estos dos mundos, y el intercambio que continuamente se está produciendo entre ellos. Cuando Jacob se despertó sus dificultades no habían desaparecido del todo, pero tenía tal confianza en Dios que se sintió consolado. Con humilde y cordial gratitud adoró a su Salvador y lo honró en forma especial mediante su almohada de piedra (Cada día con Dios, {CDCD}, p. 323).

Jacob y Esaú se encontraron junto al lecho de muerte de su padre. En otro tiempo, el hijo mayor había esperado este acontecimiento como una ocasión para vengarse; pero desde entonces sus sentimientos habían cambiado considerablemente. Y Jacob, muy contento con las bendiciones espirituales de la primogenitura, renunció en favor de su hermano mayor a la herencia de las riquezas del padre, la única herencia que Esaú había buscado y avalorado. Ya no estaban distanciados por los celos o el odio; y sin embargo, se separaron, marchándose Esaú al monte Seir. Dios, que es rico en bendición, había otorgado a Jacob riqueza terrenal además del bien superior que había buscado. La posesión de los dos hermanos “era grande, y no podían habitar juntos, ni la tierra de su peregrinación los podía sostener a causa de sus ganados.” Esta separación se verificó de acuerdo con el propósito de Dios respecto a Jacob…

No hubo una elección arbitraria de parte de Dios, por la cual Esaú fuera excluido de las bendiciones de la salvación. Los dones de su gracia mediante Cristo son gratuitos para todos. No hay elección, excepto la propia, por la cual alguien haya de perecer. Dios ha expuesto en su Palabra las condiciones de acuerdo con las cuales se elegirá a cada alma para la vida eterna: la obediencia a sus mandamientos, mediante la fe en Cristo. Dios ha elegido un carácter que está en armonía con su ley, y todo el que alcance la norma requerida, entrará en el reino de la gloria (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 206, 207).

23

 Lección 3 // Jueves 14 de enero______________________________________

JOSÉ Y SUS HERMANOS

Así como Jacob merecía una suerte peor que la de su hermano Esaú por la forma en que lo trató, vemos algo parecido en la historia de José y sus hermanos.

Aquí, de nuevo, vemos al hermano que odia al hermano porque uno recibió más favores que el otro (Gén. 37:3, 4). La túnica de muchos colores no fue hecha simplemente de una sábana rayada. La palabra original implica que era un manto costoso que usaban las familias reales, y habrían estado cubierto con ricos bordados y labores, que solía llevar un año hacerlos.

Además, cuando José les contó sus sueños a sus hermanos (Gén. 37:5-11), se produjo aún más odio y envidia contra él. Por eso, en la primera oportunidad, tramaron un plan para eliminarlo (Gén. 37:19, 20). Ellos deben de haberse felicitado por lo fácil que había sido sacarlo de sus vidas. No obstante, ninguno tenía la menor idea del modo en que Dios usaría esta situación para salvar a toda su familia años más tarde.

Lee Génesis 45:4 al 11. ¿Cuál fue el cuadro más grande que vio José? ¿En qué se concentró?

Y José dijo a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron, y él dijo: Yo soy vuestro hermano José, a quien vosotros vendisteis a Egipto. Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido aquí; pues para preservar vidas me envió Dios delante de vosotros. Porque en estos dos años ha habido hambre en la tierra y todavía quedan otros cinco años en los cuales no habrá ni siembra ni siega. Y Dios me envió delante de vosotros para preservaros un remanente en la tierra, y para guardaros con vida mediante una gran liberación. Ahora pues, no fuisteis vosotros los que me enviasteis aquí, sino Dios; y El me ha puesto por padre de Faraón y señor de toda su casa y gobernador sobre toda la tierra de Egipto. Daos prisa y subid adonde mi padre, y decidle: “Así dice tu hijo José: ‘Dios me ha hecho señor de todo Egipto; ven a mí, no te demores. 10 ‘Y habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos y los hijos de tus hijos, tus ovejas y tus vacas y todo lo que tienes. 11 Allí proveeré también para ti, pues aún quedan cinco años de hambre, para que no pases hambre tú, tu casa y todo lo que tienes.”

Piensa en lo que pudo pasar por la mente de José como jovencito en cadenas, caminando detrás de un camello y mirando hacia las colinas del hogar de su niñez mientras desaparecían en la distancia. Luego, fue expuesto en para ser rematad y los compradores inquisitivos lo humillaron mientras lo inspeccionaban antes de hacer su oferta. Muchos han renunciado a su fe por una humillación y sufrimiento menor que este.

José pudo haber elegido amargarse y volverse contra Dios pero, en cambio, decidió mantener su fe en medio de esta lucha angustiosa, experimentando el Gran Conflicto en su propia vida de manera dramática. Pronto se ajustó a la casa de uno de los militares más importantes del país y, bajo la bendición de Dios, ganó su confianza (Gén. 39:1-4). Finalmente, el esclavo llegó a ser un líder de Egipto.

A pesar de la increíble disfunción familiar revelada en esta historia, a pesar de la traición y del mal, el final fue feliz. No obstante, ¿de qué modo podemos mantener intacta nuestra fe y tener una actitud llena de gracia cuando las cosas no parecen salir tan bien como a José?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Realmente José no fue un patriarca, el patriarcado le pertenecía a Rubén quien era el primogénito  de Jacob, pero debido a su pecado, el de haberse acostado con una de las mujeres de su padre, Rubén perdió ese derecho:

 3 Rubén, tú eres mi primogénito, mi poderío y el principio de mi vigor, prominente en dignidad y prominente en poder. Incontrolable como el agua, no tendrás preeminencia, porque subiste a la cama de tu padre, y la profanaste: él subió a mi lecho. Génesis 49
Jacob adoptó a los dos hijos de José, Manasés y Efraín,  como  hijos propios, y la bendición que le pertenecía a Rubén se la dio a los 2 hijos de José, y encima de eso le dió una bendición sumamente especial a José, de esta manera José se queda con la primogenitura,  es decir, con la doble bendición que le pertenecía al primogénito  de Jacob que era Rubén.

Dijo Jacob: “Ahora bien, tus dos hijos, Efraín y Manasés, que te nacieron en la tierra de Egipto antes de venir a reunirme contigo a la tierra de Egipto, son míos; al igual que Rubén y Simeón, serán míos”. Habían de ser adoptados como sus propios hijos, y llegarían a ser jefes de tribus separadas. De esa manera uno de los privilegios de la primogenitura, perdida por Rubén, había de recaer en José; a saber, una porción doble en Israel. {PP 211.3 – Patriarcas y Profetas}

De ésta manera las bendiciones mas importantes no fueron entregadas a Rubén, si no que se dividieron en tres hijos: Leví tomó el sacerdocio de Israel, a la tribu de Judá se le entregó la promesa del nacimiento del Mesías, y la doble porción que le pertenecía al primogénito que era Rubén, se la entregó a José, una mitad para José y la otra mitad para Manasés y Efraín.

Esta es la bendición de Jacob para Judá: A ti Judá, te alabarán tus hermanos; tu mano en la cerviz de tus enemigos; se inclinarán a ti los hijos de tu padre. Cachorro de león es Judá; de la presa, hijo mío, has subido. Se agazapa, se echa como león, o como leona, ¿quién lo despertará? 10 El cetro no se apartará de Judá, ni la vara de gobernante de entre sus pies, hasta que venga Siloh, y a él sea dada la obediencia de los pueblos. 11 El ata a la vid su pollino, y a la mejor cepa el hijo de su asna; él lava en vino sus vestiduras, y en la sangre de las uvas su manto. 12 Sus ojos están apagados por el vino, y sus dientes blancos por la leche. Génesis 49

Y ésta es la bendición de Jacob para José:  “Rama fructífera es José, rama fructífera junto a una fuente, sus vástagos se extienden sobre el muro. Le causaron amargura, le lanzaron flechas, lo aborrecieron los arqueros, mas su arco se mantuvo poderoso y los brazos de sus manos se fortalecieron por las manos del Fuerte de Jacob, por el nombre del Pastor, la Roca de Israel, por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, por el Dios omnipotente, el cual te bendecirá con bendiciones de los cielos de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones de los pechos y del vientre. Las bendiciones de tu padre fueron mayores que las de mis progenitores; hasta el término de los collados eternos serán sobre la cabeza de José, sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermano”. Génesis 49

Similaridad entre  Jesús y José :

Jesús nació por un milagro, el de la concepción y la virginidad; José nació por un milagro, su madre era estéril

Jesús es el primogénito de María; José es el primogénito de Raquel

Jesús fue y es muy amado por su Padre Dios; José fue muy amado por su padre Jacob

Jesús tenía una túnica especial; José tenía una túnica especial

Jesús fue despojado de su túnica; José fue despojado de su túnica

Jesús fue odiado por sus hermanos; José fue odiado por sus hermanos

Jesús fue mandado por el Padre en busca de sus hermanos; José fue enviado por su padre en busca de sus hermanos

Jesús fue vendido por Judas; José fue vendido por idea de Judá (Judá hebreo= Judas Griego)

Jesús fue vendido por el precio de un esclavo, 30 piezas de plata;  José fue vendido por el precio de un esclavo, 20 piezas de plata

Jesús fue tomado prisionero, José fue tomado prisionero

Jesús fue llevado a Egipto; José fue llevado a Egipto

Jesús comenzó su ministerio a los 30 años; José comenzó su ministerio a los 30 años

Jesús fue un siervo de la humanidad; José fue un siervo de la humanidad

Jesús fue acusado falsamente; José fue acusado falsamente

Jesús resistió la tentación; José resistió la tentación

Jesús fue sin pecado; José es registrado en la Biblia sin cometer un pecado

Jesús tiene su esposa que es gentil; José tuvo su esposa que fue gentil

Jesús es el Buen Pastor; José fue pastor de ovejas

Jesús fue colocado con dos prisioneros, uno que se salvó y otro que se perdió; José fue colocado con dos prisioneros, uno que se salvó y otro murió

Jesús perdonó a sus ofensores, José perdonó a sus ofensores

Jesús salvó al mundo de la muerte del  pecado; José salvó al mundo de la muerte del hambre

Jesús fue exaltado por su Padre después de su sufrimiento, José fue exaltado por su padre después de su sufrimiento

ESPÍRITU DE PROFECÍA

¡Qué cambio de condición! ¡De hijo tiernamente querido había pasado a ser esclavo menospreciado y desamparado! Solo y sin amigos, ¿cuál sería su suerte en la extraña tierra adonde iba? Durante algún tiempo José se entregó al terror y al dolor sin poder dominarse.

Pero, en la providencia de Dios, aun esto había de ser una bendición para él. Aprendió en pocas horas, lo que de otra manera le hubiera requerido muchos años. Por fuerte y tierno que hubiera sido el cariño de su padre, le había hecho daño por su parcialidad y complacencia. Aquella preferencia poco juiciosa había enfurecido a sus hermanos, y los había inducido a llevar a cabo el cruel acto que lo alejaba ahora de su hogar. Sus efectos se manifestaban también en su propio carácter. En él se habían fomentado defectos que ahora debía corregir. Estaba comenzando a confiar en sí mismo y a ser exigente. Acostumbrado al tierno cuidado de su padre, no se sintió preparado para afrontar las dificultades que surgían ante él en la amarga y desamparada vida de extranjero y esclavo.

Entonces sus pensamientos se dirigieron al Dios de su padre. En su niñez se le había enseñado a amarle y temerle. A menudo, en la tienda de su padre, había escuchado la historia de la visión que Jacob había presenciado cuando huyó de su casa desterrado y fugitivo. Se le había hablado de las promesas que el Señor le hizo a Jacob, y de cómo se habían cumplido; cómo en la hora de necesidad, los ángeles habían venido a instruirle, confortarle y protegerle. Y había comprendido el amor manifestado por Dios al proveer un Redentor para los hombres. Ahora, todas estas lecciones preciosas se presentaron vivamente ante él. José creyó que el Dios de sus padres sería su Dios. Entonces, allí mismo, se entregó por completo al Señor, y oró para pedir que el Guardián de Israel estuviese con él en el país adonde iba desterrado.

Su alma se conmovió y tomó la alta resolución de mostrarse fiel a Dios y de obrar en cualquier circunstancia cómo convenía a un súbdito del Rey de los cielos. Serviría al Señor con corazón íntegro; afrontaría con toda fortaleza las pruebas que le deparara su suerte, y cumpliría todo deber con fidelidad. La experiencia de ese día fué el punto decisivo en la vida de José. Su terrible calamidad le transformó de un niño mimado que era en un hombre reflexivo, valiente, y sereno (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 214, 215).

24


Viernes 15 de enero // Lección 3____________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Como lo muestran estas historias, no hay dudas de que la vida sobre esta Tierra, en medio del Gran Conflicto, no siempre resulta como quisiéramos. Por ejemplo, Adán y Eva no podrían haber previsto, mientras tenían a sus recién nacidos en sus brazos, que uno mataría al otro. Séfora, al casarse con Moisés, no tuvo el futuro que seguramente había esperado. Y ¿te parece que el matrimonio de Lea fue lo que, como niña, había soñado que tendría? El joven Jeremías –cualesquiera que hayan sido sus esperanzas y ambiciones– ciertamente no incluían el ser insultado, castigado y considerado traidor por su propia nación. David y Betsabé ¿no hubieran preferido una experiencia diferente de la que en última instancia se desarrolló (sin duda Urías sí)? Y ¿qué decir de Jesús? Por supuesto, él vino a la tierra para morir, ese era el principal objetivo. Sin embargo, desde su lado humano, el lado formado por la misma arcilla que nosotros, el que clamó en Getsemaní: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa…” (Mat. 26:39), ser azotado, burlado, insultado y crucificado a los 33 años seguramente no era lo que nadie hubiera esperado. No hay dudas, la vida puede jugarnos malas pasadas, y eso no debería sorprendernos, ¿verdad? ¿Qué esperas de un mundo caído, pecaminoso: el paraíso? El Edén pasó hace mucho tiempo. Pero volverá; y cuando esto suceda, la brecha entre la vida actual y la futura será infinitamente mayor que la brecha entre lo que esperado y lo que, en cambio, recibimos.

 

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Cuáles son las diferencias importantes entre los hermanos que mantuvieron su fe en Dios y los que no vieron la necesidad de hacerlo?
  2. Cuando hoy las rivalidades y los celos entre hermanos parecen superar los propósitos de Dios para las familias, ¿cómo es posible que vean un mañana positivo? ¿Qué puede hacerse para que las familias de tu iglesia ayuden a otras a ver el propósito mayor que Dios tiene para ellas?
  3. ¿Qué puede hacerse por las personas en tu congregación que sienten que están solas en el mundo y que sus vidas no tienen sentido ni valor?
  4. Cuando tu vida no resulta ser como habías esperado, ¿de qué modo puede la promesa de vida eterna ayudarte a evitar que la desilusión te abrume?

25


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

11 pensamientos en “LECCIÓN 3 – LA REBELIÓN GLOBAL Y LOS PATRIARCAS – PARA EL 16 DE ENERO DE 2016

  1. NUEVAMENTE AGRADECIDO POR EL MARAVILLOSO TRABAJO QUE SÁBADO A SÁBADO USTEDES SE ESFUERZAN EN BRINDARNOS. BENDICIONES

  2. Un privilegio gosar de estas bendiciones aunque personalmente no los conozco se que nos veremos. En el cielo oren por hermanos

  3. Gracias hermanos de sevenday radio. Es de gran bendición sus comentarios de la lección de la escuela sabatica.

  4. Grasias hno Dios les bendiga muchooooooooo

  5. gracias por el material de une studio completo Dios bendiga muchisimo en el el minsiterio de e studio de la Biblia

  6. Una buena bendicion Dios los bendiga

  7. bendiciones

  8. Gracias por lo que hacen.Dios les recompense

  9. Excelente material de estudio.
    Lo sigo disfrutando

  10. hola cuando Dios mando el diluvio quedo noe y su familia verdad y ninguno era gigante x curiosidad de donde salieron despues cuando fueron a canaan los espias o con david ?

    • Gigantes siempre han habido en toda la historia de éste mundo. Como no se ha mantenido un record, no sabemos cuan gigante era los gigantes prediluvianos , pero si se creen que eran extremadamente altos, ya que la Biblia los compara con los árboles. La raza humana siempre tiene, en sus cromosomas la posibilidad de activar un gen de donde pueda salir una persona gigante. Aun en nuestro siglos hay historia de gentes gigante. Son raros y contados pero los hay, un recuerdo para nosotros de la verdadera estatura del hombre antes del pecado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s