Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 3 – EL SERMÓN DEL MONTE – PARA EL 16 DE ABRIL DE 2016

11 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


File:Jan Brueghel the Elder - The Sermon on the Mount - Google Art Project.jpg

“El Sermón del Monte” por Jan Brueghel the Elder, Bélgica (1598)


 

Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente la descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 3: Para el 16 de abril de 2016

EL SERMÓN DEL MONTE

Sábado 9 de abril______________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 5-7; Romanos 7:7; Génesis 15:6; Miqueas 6:6-8; Lucas 6:36; Mateo 13:44-52; Romanos 8:5-10.

PARA MEMORIZAR:
 “Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas” (Mat. 7:28, 29).

EN ÉXODO, VEMOS CÓMO DIOS saca a los hijos de Israel de Egipto, los “bautiza” en el mar Rojo, los conduce por el desierto durante cuarenta años, obra señales y maravillas, y se encuentra con ellos personalmente en la cumbre de un monte donde les da su Ley.

En Mateo, vemos cómo Jesús sale de Egipto, es bautizado en el río Jordán, va al desierto durante cuarenta días, obra señales y maravillas, y se encuentra personalmente con Israel en un monte, donde amplifica esta misma Ley. Jesús caminó por la historia de Israel, y en él se cumplieron todas las promesas del pacto de Dios con Israel.

El Sermón del Monte es el sermón más poderoso alguna vez predicado. Sus palabras influyeron en sus oyentes inmediatos, pero también en todos los que oyeron sus mensajes transformadores a través de los siglos hasta hoy.

No obstante, no se trata solamente de escuchar este sermón; también tenemos que aplicarlo. Esta semana, veremos lo que dijo Jesús en el Sermón del Monte (Mat. 5-7), y lo que dijo en Mateo 13 acerca de aplicar sus palabras a nuestras vidas.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cristo podría haber abierto ante los hombres las más profundas verdades de la ciencia. Podría haber descubierto misterios cuya penetración habría requerido muchos siglos de fatiga y estudio. Podría haber hecho insinuaciones en los ramos científicos que habrían proporcionado alimento para el pensamiento y estímulo para la inventiva hasta el fin de los tiempos. Pero no lo hizo. No dijo nada para satisfacer la curiosidad o para gratificar las ambiciones de los hombres abriéndoles las puertas a las grandezas mundanas. En toda su enseñanza, Cristo puso la mente del hombre en contacto con la Mente infinita. No indujo a sus oyentes a estudiar las teorías de los hombres acerca de Dios, su Palabra o sus obras. Les enseñó a contemplarlo tal como se manifestaba en sus obras, en su Palabra y por sus providencias. Relacionó sus mentes con la del infinito (Consejo para los Maestros, p. 34)

Las multitudes se asombraban de estas enseñanzas, que eran tan diferentes delos preceptos y ejemplos de los fariseos. El pueblo había llegado a pensar que la felicidad consistía en la posesión de las cosas de este mundo, y que la fama y los honores de los hombres eran muy codiciables. Era muy agradable ser llamado “Rabbí,” ser alabado como sabio y religioso, y hacer ostentación de sus virtudes delante del público. Esto era considerado como el colmo de la felicidad. Pero en presencia de esta vasta muchedumbre, Jesús declaró que las ganancias y los honores terrenales eran toda la recompensa que tales personas recibirían jamás. El hablaba con certidumbre, y un poder convincente acompañaba sus palabras. El pueblo callaba, y se apoderaba de él un sentimiento de temor. Se miraban unos a otros con duda. ¿Quién de entre ellos se salvaría si eran ciertas las enseñanzas de este hombre? Muchos estaban convencidos de que este maestro notable era movido por el Espíritu de Dios, y que los sentimientos que expresaba eran divinos (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, pp. 270, 271).

Jesús se revistió de humanidad para poder encontrarse con la humanidad. El coloca a los hombres bajo el poder transformador de la verdad encontrándolos donde están. Obtiene acceso al corazón conquistando la simpatía y la confianza, logrando que todos sientan que él está plenamente identificado con la naturaleza humana y los intereses de los hombres. La verdad salía de sus labios hermosa en su sencillez, y sin embargo revestida de dignidad y poder. ¡Qué maestro era nuestro Señor Jesucristo! ¡Cuán tiernamente trató a cada honrado investigador de la verdad, para ganar su simpatía, y hallar lugar en su corazón! (Testimonio para los Ministros, {TM}, p. 190).

Hemos de crecer diariamente en belleza espiritual. Fracasaremos con frecuencia en nuestros esfuerzos de imitar el modelo divino. Con frecuencia tendremos que prosternarnos para llorar a los pies de Jesús debido a nuestras faltas y errores, pero no hemos de desanimarnos. Hemos de orar más fervientemente, creer más plenamente y tratar otra vez, con mayor firmeza, de crecer a la semejanza de nuestro Señor. Al desconfiar de nuestro propio poder, confiaremos en el poder de nuestro Redentor y daremos alabanza al Señor, quien es la salud de nuestro rostro y nuestro Dios (Mensajes selectos, {1MS}, t. 1, p. 395).

19


Lección 3 // Domingo 10 de abril___________________________

PRINCIPIOS Y NORMAS

Repasa brevemente el Sermón del Monte en Mateo 5 al 7. Resume en las líneas que siguen lo que te parece que se destaca más y qué te dice a ti.

“Tal vez ningún otro discurso religioso en la historia de la humanidad ha atraído tanto la atención como el Sermón del Monte. Filósofos y activistas desde muchas perspectivas no cristianas han rehusado adorar a Jesús y, no obstante, han admirado su ética. En el siglo XX, Mohandas Gandhi fue el más famoso no cristiano devoto del sermón”.−Craig L. Blomberg, The Gospel of Matthew; The New American Commentary: Matthew, t. 22, pp. 93, 94.

Se ha valorado este sermón de diversas maneras. Algunos ven en él una norma moral imposiblemente elevada, que nos impulsa a arrodillarnos y nos obliga a reclamar la justicia de Cristo como nuestra única esperanza de salvación, porque todo hemos quedado cortos en alcanzar la norma divina a la que Dios nos llama. Otros lo ven como un discurso de ética civil, un llamado al pacifismo. Algunos han visto en él un evangelio social, un llamado a traer el Reino de Dios a la Tierra por el esfuerzo humano.

En cierto sentido, todos ponemos algo de nosotros al leer este sermón, pues este nos toca en áreas vitales de nuestra propia vida; todos reaccionamos ante él de forma particular.

Elena de White escribe: “En el Sermón del Monte, [Jesús] trató de deshacer la obra que había sido hecha por una falsa educación, y de dar a sus oyentes un concepto correcto de su reino y de su propio carácter. […] Las verdades que enseñó no son menos importantes para nosotros que para la multitud que lo seguía. No necesitamos menos que dicha multitud conocer los principios fundamentales del Reino de Dios” (DTG 266).

Sea lo que fuere que pongamos en él, el Sermón del Monte presenta los principios fundamentales del Reino de Dios. Nos muestra el desempeño de Dios como gobernante de su Reino, y nos señala lo que Dios nos llama a ser como súbditos suyos. Es un llamado radical, de los principios y las normas de los pasajeros reinos de este mundo, a los principios y las normas del Reino que existirá para siempre. (Ver Dan. 7:27.)

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La mayoría de las iglesias cristianas creen y sostienen que Cristo en su venida a este mundo abolió la ley. Pero aquí estamos leyendo lo contrario, Cristo no solamente guardo la ley, también afirmó la existencia de la ley, y lo mas grande es; que en vez de achicar la ley, hizo todo lo contrario, la agrandó mas.

Antes de la venida de Cristo, para quebrantar el mandamiento requería una acción. Con la venida de Cristo el mandamiento se vuelve mas difícil y complicado ya que para quebrantar el mandamiento ya no es necesaria una acción, sino que basta con el pensamiento. Ahora el mandamiento es mas sensible, Cristo lo agranda de tal manera que la persona es culpada de adulterio solamente con codiciar.

Ahora que nos hemos dado cuenta que con la venida de Cristo, el mandamiento se ha agravado, y que yo no se necesita el acto meramente, sino que se necesita sólo el pensamiento para quebrantar el mandamiento, ahora pedimos a nuestros hermanos las respuestas a las siguientes preguntas:

-¿Cómo nos pueden explicar que Cristo abolió la ley, cuando el hizo todo lo contrario al engrandecerla y al hacer el mandamiento mas sensitivo?

-¿Cómo nos pueden explicar que ahora Cristo declara que para pecar se necesita sólo el pensamiento? ¿eso es abolir la ley?

-¿Cómo nos pueden explicar que Cristo dijo que cualquiera que violara los mandamientos ya sea por acción ó enseñanzas no entraría al reino de los cielos?

-¿Como nos pueden explicar que la ley está abolida cuando Cristo dijo que no venía a abolir la ley y los profetas?

Este es uno de los textos que cuando se nos presenta, a nosotros los Adventistas se nos hace bien difícil contestar, por eso es que constantemente lo estamos escribiendo. Quizás éste pensamiento usted ya lo leyó varias veces, pero constantemente se nos están agregando miles de hermanos a nuestro sitio semanalmente, que desconocen ésta información y creemos que les ayudará mucho.

Lucas16

16-La ley y los profetas fueron hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es predicado, y todos se esfuerzan por entrara a el.

Este es un texto bíblico muy controversial con las demás religiones.

Al leerlo rápidamente llegamos a la conclusión de que la ley y los profetas están terminando con el ministerio de Juan;    como lo sugieren muchos teólogos de otras religiones.

Lo que el texto nos está tratando de decir es que hasta Juan estuvo el Antiguo Testamento, como la única guía para la salvación del hombre. Hasta Juan los hombres habían tenido el Antiguo Testamento y los profetas como guía de salvación.
Pero a partir de Juan comienza una nueva etapa en la esfera divina.
Lo que los profetas habían anunciado por tanto tiempo, ya se ha cumplido con la venida de Cristo.

Todas las profecías escritas en el antiguo testamento llegaron al clímax de su realización con el aparecimiento de Jesús como el Mesías. Y Juan, es el ultimo profeta antes de la venida de Cristo encargado de predicar, anunciar, presentar y bautizar al Mesías.

Juan el Bautista es precisamente la transición entre el Viejo Testamento y el Nuevo Testamento, es precisamente Juan quien se encarga de ser el último profeta que anunciaba al Mesías y también Juan fue el primer miembro de la iglesia Cristiana en morir como mártir.

Con la venida del evangelio no se está aboliendo el Antiguo Testamento, de ninguna manera, todo lo contrario el Antiguo Testamento se está reforzando, complementado y confirmando .
El evangelio ó el Nuevo Testamento no está eliminando el Antiguo Testamento, se está uniendo y así se está completando la palabra de Dios.

La clave en este texto es entender la palabra “Hasta”

La palabra griega que se usa para “HASTA” es “μέχρι” que se pronuncia MECHRI o MEJRI. Cuando nosotros leemos la palabra “HASTA”, inmediatamente entendemos en español que la palabra “HASTA” es un asunto de terminación, entendemos que está hablando de un final. Pero esto no es así en el griego; la palabra MECHRI, no denota una terminación, si no que denota una etapa de tiempo.

Para entender esto hay que estudiar otro texto bíblico que contenga la misma palabra “MEJRI” en griego; y ese texto lo encontramos en Romanos 5: 14 Y dice así:14 No obstante, reinó la muerte desde Adán “MEJRI” (hasta) Moisés…

¿Quiere decir que la muerte termino hasta Moisés?¿Desde Moisés para acá nadie muere?

Si eso fuera verdad que después de Moisés nadie muere, entonces se puede aceptar que la ley terminó con Juan.

Penosamente todos seguimos muriendo, y exactamente de la misma forma que seguimos muriendo, también la ley sigue vigente y se tiene que seguir guardando. Esto es una prueba que la palabra “HASTA” o “MEJRI” no significa terminación, sino una etapa de tiempo.

La luz del Nuevo Testamento no disminuye el valor del Antiguo Testamento; todo lo contrario el Nuevo Testamento necesita al Antiguo Testamento, para confirmar que todas las profecías predichas en el antiguo testamento se cumplieron y se están cumpliendo en el Nuevo Testamento. Si Cristo hubiera invalidado la ley ó el Antiguo Testamento: ¿Cómo supiéramos que el Nuevo Testamento es verdadero?

HOMICIDIO

21 Oísteis que fue dicho por los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare estará expuesto a juicio. 22 Mas yo os digo que cualquiera que sin razón se enojare contra su hermano, estará en peligro del juicio; y cualquiera que dijere a su hermano: Raca, estará en peligro del concilio; y cualquiera que le dijere: Fatuo, estará expuesto al infierno de fuego. 23 Por tanto, si trajeres tu ofrenda al altar, y allí te acordares que tu hermano tiene algo contra ti; 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y ve, reconcilíate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25 Ponte de acuerdo pronto con tu adversario, mientras estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez te entregue al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante. Mateo 5

Nuevamente Jesucristo magnifica la ley, hablando del sexto mandamiento.

En el Antiguo Testamento se está leyendo acerca de la muerte como una acción, pero ahora en el Nuevo Testamento Cristo magnifica éste mandamiento, dividiéndola en tres partes:

1- El que se enoja contra su hermano “SIN RAZON” está en peligro de Juicio

2- Cualquiera que dijere a su hermano “RACA” estará en peligro del concilio.

3- Cualquiera que le dijere a su hermano “FATUO” estará expuesto al fuego eterno

Vamos a estudiar estas tres subdivisiones que Cristo hizo al sexto mandamiento.

Muchas veces nos enojamos contra nuestro prójimo y con razón, y esto no tiene nada de malo. Para eso tenemos una reglas bíblica muy hermosa y es: Efesios 4: 26 – Airaos, pero no pequéis…

 

1-El que se enoja contra su hermano “SIN RAZÓN” está en peligro de juicio…

22-Mas yo os digo que cualquiera que sin razón se enojare contra su hermano, estará en peligro de juicio….

El asesinato tiene su origen en el enojo. La semilla que se tiene que sembrar para asesinar a alguien se llama enojo. Pero aquí hay una frase que no la podemos pasar por alto y es: “SIN RAZÓN” ¿Porqué nos enojamos sin razón contra una persona?

-Envidia

-Orgullo

-Celos

-Favoritismo (usted no es el favorito de esa persona)

-Egoísmo

-Prejuicio

-Discriminación

-Intelecto ó conocimiento

-Liderazgo ó capacidad

-Belleza ó virtudes

El “ENOJO SIN RAZÓN” tiene siempre un motivo, y el motivo siempre es pecaminoso.

Cuantas personas son infelices y hacen a otras infelices, solamente por que una de ella tiene mas posesiones económicas, materiales, espirituales, intelectuales, físicas, ETC. y la otra persona que tiene menos no puede aceptar esa realidad.

El asesinato tiene su principio en la falta de amor; donde el amor falta, es el odio que se encarga de llenar esa posición vacía. El enojo es la antesala del odio.

Cada vez que nosotros tengamos esos resentimientos contra otra persona sin razón, tenemos que llevárselo a Dios en oración para que seamos sanados.

De otra manera el enojo, nos llevará a la siguiente etapa que es el odio.

Posiblemente nunca asesinaremos a esa persona que odiamos, pero si, seremos culpados de asesinato. Lo único que nos separa de la acción es una falta de oportunidad, ó las consecuencias de nuestra acción.

2-Cualquiera que dijere a su hermano “RACA” está en peligro del concilio

La palabra RACA viene de la palabra griega “RHAKA” y significa “sin valor” ó “Estúpido” Esta palabra es un fuerte insulto a la persona que carece de inteligencia.

El humano tiene que tratar con respeto a la persona mas ignorante y degradada que puede encontrar en su vida.

En una de las reglas rabínicas sostiene que toda aquella persona que le llamara “esclavo” a otra sería expulsado de la sinagoga durante 30 días , y cualquiera que le llamare a otra persona “Bastardo” debería recibir 40 latigazos.

3-Cualquiera que le dijere “FATUO” estará expuesto al fuego eterno

La palabra fatuo tiene su origen en la palabra hebrea “MOREH” que su significado podría ser “Bribón” ó “Truhán”

Esta palabra está mostrando desprecio por los motivos de una persona.

Judas 9 Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a usar juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.

Si Jesús mismo no se atrevió a preferir juicio contra el Diablo, mucho menos nosotros en nuestra situación pecaminosa podemos tildar ó condenar a una persona por sus comportamientos ó motivos.

Enojarse sin razón, describe nuestra pobres situación llena de orgullo y envidia cuando no podemos aceptar a otra persona que es superior que nosotros.

En la palabra RACA la ofensa es contra la falta de inteligencia de la persona.

En la palabra FATUO  la ofensa es contra el comportamiento necio de una persona.

NO MATARAS

El mandamiento “NO MATARAS” no se limita solo a quitarle la vida física a una persona.

Le podemos quitar la vida a una persona a través de nuestras acciones y palabras.

-Cuantas vidas hay tronchadas en este mundo, solamente por el maltrato verbal

-Cuantas personas bajan al sepulcro con dolor en el alma por una ofensa que se le cometió injustamente.

-Cuantas personas hay enfermas por que sus seres mas amados no les dan el lugar que en realidad se merecen, y al contrario las abusan con insultos de degradación e infamia.

-Cuantos asesinos hay en el hogar que no respetan la fragilidad emocional de sus cónyuges, y trochan vidas jóvenes, simple y sencillamente porque no pueden tener palabras de amor y elogios para sus hijos.

-Cuantos asesinos tenemos en la iglesia Adventista del Séptimo Día, que no pueden tolerar a un dirigente con mas capacidad y conocimiento; y recurren a la difamación y a la calumnia. Ese dirigente y su iglesia no van a prosperar como Dios quiere, ya que les hace falta el ingrediente mas esencial: Amor. Han reemplazado el amor por el odio, y se convierten en estopas para el fuego eterno.

Ahora se nos complicó todo, ahora resulta que todos los humanos hemos cometido el crimen del asesinato mas de una vez en nuestra vida. Con todo esto, nuestros pobres hermanos de otras religiones dicen que Cristo vino a abolir la ley….

ADULTERIO

Mateo 5

27 Oísteis que fue dicho por los antiguos: No cometerás adulterio. 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea lanzado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que uno de tus miembros se pierda, y no que todo tu cuerpo sea lanzado al infierno. 31 También fue dicho: Cualquiera que repudiare a su esposa, dé le carta de divorcio. 32 Pero yo os digo que cualquiera que repudiare a su esposa, salvo por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la divorciada, comete adulterio.

Hemos estado estudiando que Jesús sigue magnificando la ley.

Ahora Cristo hace mas grande y sensible el mandamiento del adulterio, como también hace mas difícil el divorcio. Comienza diciendo “oísteis que fue dicho por los antiguos: No cometerás adulterio, pero yo os digo que cualquiera que mira una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.”

“La belleza femenina es un don del amante Creador, de quien procede toda verdadera belleza. La limpia apreciación de esa hermosura es correcta. Además, la atracción que cada sexo tiene para el otro fue implantada en los hombres y las mujeres por el Creador, y cuando se manifiesta dentro de los límites ordenados por Dios, es intrínsecamente buena, pero cuando se la pervierte para servir a intereses impíos y egoístas, se transforma en una de las fuerzas destructoras más grandes del mundo. Codiciarla.” CBA Los Evangelios

El adulterio, igual que el homicidio comienza en el pensamiento, y en muchas ocasiones el pensamiento nace mucho tiempo antes que se cometa la acción.

El adulterio es la relación sexual entre una persona casada con otra persona que no es su cónyuge.

Este mandamiento igual que el adulterio, ahora pasa aun plano mas alto, mas grande, pasa de la acción al pensamiento.

Se comete adulterio cuando una persona desea a otra persona con lujuria.

¿Habrá una persona libre de adulterio en nuestra iglesia? ¿O resultará que nuestra iglesia está llena de asesinos y adúlteros?

También el divorcio es magnificado por Jesucristo.

“por la dureza de vuestros corazones” se había permitido el divorcio, pero ahora Jesucristo dice que la única manera de divorciarse es por causa de infidelidad. Como vimos antes, Moisés permitió el divorcio aun cuando sabía que no era parte del plan original de Dios.

“Si tu ojo derecho es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti….”

La mayoría de pecados entran a nuestras mentes a través de nuestra vista y el sistema auditivo.

“El que se niega a ver, escuchar, gustar, oler o tocar lo que incita al pecado, ha ganado buena parte de la batalla para evitar los pensamientos pecaminosos. El que inmediatamente desecha los malos pensamientos, cuando fugazmente pasan como un relámpago en su conciencia, evita así la formación de una manera de
pensar que se hace hábito y que condicionan la mente para que peque cuando se presente la oportunidad. Cristo vivió una vida sin pecado porque “no había en él nada que respondiera a los sofismas de Satanás” (DTG 98).

Uno de los pactos que nosotros debiéramos de imitar: Job 3: 11 “Hice pacto con mis ojos…”

1ra Corintios 9:27 “sino que sujeto mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre; no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo venga a ser reprobado.”

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Para gloria del Maestro, ambicionad cultivar todas las gracias del carácter. Debéis agradar a Dios en todos los aspectos de la formación de vuestro carácter. Podéis hacerlo, pues Enoc agradó al Señor aunque vivía en una época degenerada. Y en nuestros días también hay Enocs.

Permaneced firmes como Daniel, el fiel hombre de estado a quien ninguna tentación pudo corromper. No chasqueéis a Aquel que os amó de tal manera que dio su propia vida para expiar vuestros pecados. “Sin mí nada podéis hacer”, dice. Recordad esto. Si habéis cometido errores, ganáis ciertamente una victoria si los veis y los consideráis señales de advertencia. De ese modo transformáis la derrota en victoria, chasqueando al enemigo y honrando a vuestro Redentor.

Un carácter formado a la semejanza divina es el único tesoro que podemos llevar de este mundo al venidero. Los que en este mundo andan de acuerdo con las instrucciones de Cristo, llevarán consigo a las mansiones celestiales toda adquisición divina. Y en el cielo mejoraremos continuamente. Cuán importante es, pues, el desarrollo del carácter en esta vida.

Los seres celestiales obrarán con el agente humano que con determinada fe busque esa perfección de carácter que alcanzará la perfección en la acción. Cristo dice a cada uno de los que se ocupan en su obra: Estoy a tu mano derecha para ayudarte.

Cuando la voluntad del hombre coopera con la voluntad de Dios, llega a ser omnipotente. Cualquier cosa que debe hacerse por orden suya, puede llevarse a cabo con su fuerza. Todos sus mandatos son habilitaciones (Palabras de Vida del Gran Maestro, {PVGM}, pp. 267, 268).

En todas sus lecciones, Cristo buscó impresionar en las mentes y los corazones de sus oyentes los principios que subyacen a la gran norma de justicia. Les enseñó que si guardaban los mandamientos de Dios, el amor por Dios y por sus prójimos se manifestaría en su vida diaria. Buscó inculcar en sus corazones el amor que sentía por la humanidad. De esta forma sembró las semillas de la verdad, cuyos frutos producirán una rica cosecha de santidad y belleza de carácter. La santa influencia no sólo se seguirá extendiendo mientras el tiempo dure, sino que sus resultados se sentirán por toda la eternidad. Santificará las acciones y tendrá una influencia purificadora donde quiera que exista. 

Sentado allí en el monte, rodeado por sus discípulos y una gran multitud… Jesús “abriendo su boca les enseñaba diciendo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. 

Estos no son murmuradores o quejosos, sino aquellos que se contentan con su condición y sus circunstancias en la vida. No albergan el sentimiento de que merecen una posición mejor que la que la Providencia le ha asignado, sino que manifiestan un espíritu de gratitud por cada favor derramado sobre ellos. Todo pensamiento orgulloso y sentimiento exaltado son desterrados del alma… (Reflejemos a Jesús, {RJ}, p. 53).

20


Lección 3 // Lunes 11 de abril_____________________________

EL SERMÓN VERSUS LA LEY

Algunos cristianos consideran el Sermón del Monte como una nueva “ley de Cristo”, que reemplaza la “Ley de Dios”. Afirman que un sistema legalista fue reemplazado por un sistema de gracia, o que la “ley de Jesús” difiere de la “Ley de Dios” mismo. Estos son conceptos erróneos acerca del Sermón del Monte.

¿Qué dicen los siguientes textos acerca de la Ley, e indirectamente sobre la idea de que, de algún modo, la Ley (es decir, los Diez Mandamientos) fueron reemplazados en el Sermón del Monte? Mat. 5:17-19, 21, 22, 27, 28 (ver también Sant. 2:10, 11; Rom. 7:7).

Craig S. Keener escribe: “La mayor parte del pueblo judío entendía los mandamientos en el contexto de la gracia […]. Jesús […] sin duda tenía la intención de que las demandas del Reino estuvieran a la luz de la gracia (comparar Mat. 6:12; Luc. 11:4; Mar. 11:25; Mat. 6:14, 15; Mar. 10:15). En las narraciones de los evangelios, Jesús abraza a quienes se humillan y reconocen el derecho que Dios tiene a reinar, incluso cuando, en la práctica, no alcanzan la meta de la perfección moral (5:48). Pero, el Reino de gracia que Jesús proclamó no era la gracia sin obras de gran parte del cristianismo occidental; en los evangelios, el mensaje del Reino transforma a quienes humildemente lo abrazan, así como aplasta al arrogante, al que está satisfecho religiosa y socialmente”.−The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, pp. 161, 162.

Lee Génesis 15:6. ¿De qué modo esto nos ayuda a comprender que la salvación siempre ha sido por fe?

La fe de Jesucristo no era una fe nueva: la fe es la misma desde la Caída hasta hoy. El Sermón del Monte no enseña acerca de una salvación por gracia que reemplaza la salvación por obras. La salvación siempre fue por gracia. Los hijos de Israel fueron salvados por gracia en el Mar Rojo antes de que se les pidiera que obedecieran en el Sinaí. (Ver Éxo. 20:2.)

¿Qué debería enseñarte tu propia experiencia con el Señor y su Ley acerca de por qué la salvación fue siempre por fe y no por el cumplimiento de la Ley?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

(DÍA LUNES Y MIÉRCOLES)

Interesante manera de plantear la lección de éste día: La ley de Dios y la ley de Cristo, y es que la verdad, es que la mayoría de cristianos creen que la ley de Dios y la ley de Cristo, son dos leyes diferentes, la mayoría de ellos creen que la ley que dio Cristo en el sermón del monte, abolió y destituyó la ley de Dios.

¿Cómo podemos saber que la ley de Dios es también la ley de Cristo? ¿Son dos leyes diferentes?; ¿Si son diferentes, en que consiste la diferencia?

Primero, vamos a realizar un estudio de cómo fue dada la ley de Dios, es decir los Diez Mandamientos.

LAS TABLAS DE PIEDRA:

La mayoría de cristianos, cuando pensamos en las tablas de piedras de la ley, siempre nos imaginamos dos tablas de piedra de color gris. Pero esa idea no la tienen los judíos, los judíos enseñan que las tablas de piedras eran de color azul, que es el mismo color de la piedra de zafiro, dicho en otras palabras las tablas de la ley eran de zafiro. Además los judíos enseñan que las tablas de la ley de Dios, fueron arrancadas del mismo trono de Dios, o sea que Dios uso parte de su trono para entregar al hombre, el mas fino documento que el cielo haya podido entregar al humano.

Dicho sea de paso, los diez mandamientos, es la única porción dela Biblia que no es inspirada por Dios a los hombre, sino que fue escrita directamente por Dios. La piedra significa duración eterna, pero también la piedra significa que esa ley puede ser fácilmente rota; la piedra es eterna, pero también se puede quebrar.

Éxodo 24 dice: Y subieron Moisés y Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; 10 y vieron al Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno.

Esta impresionante postal la encontramos en la altura del monte Sinaí, Dios había descendido al monte, y su trono se había asentado sobre el monte, y alrededor de su trono todo se había convertido del mismo material del trono de Dios que es zafiro, podríamos decir que el trono de Dios había inundado, derretido y convertido todo alrededor del trono en Zafiro, incluyendo el suelo donde Dios tenía sus pies.

Ezequiel en el capítulo 1 describe el trono de Dios, y dice: 26 Y sobre la expansión que había sobre sus cabezas se veía la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre él.

Con estos textos llegamos a la conclusión que el trono de Dios es de zafiro y es color azul, y si el trono de Dios había inundado la parte del monte Sinaí donde éste se había asentado, cabe la probabilidad que en verdad las tablas de piedras de los mandamientos eran de zafiro, o de color azul. Ya sea que Dios haya tomado las tablas de piedra de su mismo trono o de sus alrededores, todo esa porción de tierra alrededor del trono de Dios, en ese momento se había derretido y convertido en zafiro.

En el libro de número capítulo 15 encontramos una orden muy interesante que Dios a Israel: 37Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 38 Habla a los hijos de Israel, y diles que se hagan franjas en los bordes de sus vestidos, por sus generaciones; y pongan en cada franja de los bordes un cordón de azul. 39Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis. 40 Para que os acordéis, y hagáis todos mis mandamientos, y seáis santos a vuestro Dios.”

El color azul es el color oficial de los israelitas hasta el día de hoy, tanto a nivel gubernamental como a nivel eclesiástico.

La bandera Israelita, es color blanco con franjas azules; el blanco representa la severidad de Dios a través de su justicia y el color azul representa los diez mandamientos de Dios.

En Isaías 54, Dios está hablando de Israel y de su gran amor para con la nación, y él les dice: 11 Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo; he aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundaré.

Posiblemente los judíos tiene razón cuando enseñan que las tablas de piedra, no fueron piedras comunes y corrientes, sino que fueron tablas especiales, tablas azules, tablas de zafiro, del mismo material del trono de Dios; la Biblia dice; “Justicia y juicio es el trono de Dios”

En los Estados Unidos de Norte América, toda las leyes que tengan que ver con religión se llaman: “Leyes Azules” Por el momento no hay ninguna “Ley Azul” pendiente en la cámara baja o la cámara de los representantes, que son las dos antesalas para que una ley logre llegar al senado; en el senado es donde se vota a favor o en contra de una ley.

Muy pronto las “leyes azules” comenzaran a aparecer en las mesas de los legisladores de la última potencia bíblica de ésta tierra como lo es los Estados Unidos de Norte América. Este país protege tres cosas fundamentales que son: la libertad religiosa, la libertad de culto, y la libertad de expresión. Cuando aparezcan nuevas “leyes azules” en los Estados Unidos, tendrán como objetivo eliminar estos tres principios benditos del humano, y cuando esto pase, el fin de éste mundo estará a las puertas.

Hay que recordar que las primeras tablas de los mandamientos fueron hechas por Dios, pero esas tablas fueron quebradas por Moisés, pero las segundas tablas, no fueron hechas por Dios, esas tablas fueron hechas por Moisés, él rompió el delicado y fino trabajo de Dios, a él le tocó reponer el daño hecho.

15Y volvió Moisés y descendió del monte, trayendo en su mano las dos tablas del testimonio, las tablas escritas por ambos lados; de uno y otro lado estaban escritas. 16Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas. Éxodo 32

1- Y Jehová dijo a Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste. 2Prepárate, pues, para mañana, y sube de mañana al monte de Sinaí, y preséntate ante mí sobre la cumbre del monte. 3Y no suba hombre contigo, ni parezca alguno en todo el monte; ni ovejas ni bueyes pazcan delante del monte. 4Y Moisés alisó dos tablas de piedra como las primeras; y se levantó de mañana y subió al monte Sinaí, como le mandó Jehová, y llevó en su mano las dos tablas de piedra. Éxodo 34

 

LOS DUEÑOS:

Deuteronomio 30: 10 Cuando oyeres la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; cuando te convirtieres a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.

2 Reyes 10: 31 Mas Jehú no cuidó de andar en la ley de Jehová Dios de Israel con todo su corazón, ni se apartó de los pecados de Jeroboam, el que había hecho pecar a Israel.

San Juan 15 :10 Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; como también yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.

 

Los dueños de la ley de Dios, son el Padre y el Hijo, los dos se llaman Jehová

Génesis 15:24 Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos;

San Juan 10: 30 Yo y mi Padre uno somos.

 

EL ESCRITOR:

Éxodo 31: 18 Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios.

Deuteronomio 9: 10 y me dio Jehová las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios; y en ellas estaba escrito conforme a todas las palabras que os habló Jehová en el monte de en medio del fuego, el día de la asamblea.

Nos vamos a concentrar a estudiar la frase “el dedo de Dios” el primer texto en la Biblia donde aparece esta expresión es en Éxodo 8: 19 “Entonces los encantadores dijeron a Faraón: Dedo de Dios es éste. Mas el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó; como Jehová lo había dicho.”

El cuarto texto y último en la Biblia que menciona esta frase se encuentra en Lucas 11: 20 “Pero si yo por el dedo de Dios echo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.”

¿Quién es el dedo de Dios? La respuesta clara la encontramos en Mateo 12: 28 “Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, entonces el reino de Dios ha llegado a vosotros.”

El “Dedo de Dios” es el Espíritu Santo. El Espíritu Santo estuvo presente en toda la vida de Jesús.

Lucas 1: 34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. 35 Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también lo Santo que de ti nacerá, será llamado el Hijo de Dios.

Lucas 3: 22 y descendió el Espíritu Santo sobre Él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado, en ti tengo complacencia.

Lucas 4: 18 El Espíritu del Señor está sobre mí: Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres: Me ha enviado para sanar a los quebrantados de corazón: Para predicar libertad a los cautivos: Y a los ciegos vista: Para poner en libertad a los quebrantados:

El Espíritu Santo a sido el encargado de escribir la ley en los corazones de los hombres.

Ezequiel 36: 27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis mandamientos, y guardéis mis decretos y los pongáis por obra.

Romanos 12: 15 “ya que muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, su conciencia dando testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras defendiéndolos,” (Biblia de las Américas)

El Espíritu Santo es el escritor por excelencia, él sabe escribir sobre la piedra, sobre el corazón y aun sobre la conciencia.

 

LOS TESTIGOS:

Deuteronomio 33: 2 “Y dijo: Jehová vino de Sinaí, y de Seir les esclareció; resplandeció del monte de Parán, y vino con diez mil santos; a su diestra la ley de fuego para ellos.”

Salmos 68:17 “Los carros de Dios son veinte mil, y más millares de ángeles. El Señor está entre ellos, como en el Sinaí, así en el santuario.”

Hechos 7: 53 “Que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis.”

Hebreos 2: 2 “Porque si la palabra dicha por los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución”

“Entonces los truenos cesaron; ya no se oyó la trompeta; y la tierra quedó quieta. Hubo un plazo de solemne silencio y entonces se oyó la voz de Dios. Rodeado de un séquito de ángeles, el Señor, envuelto en espesa oscuridad, habló desde el monte y dio a conocer su ley. Moisés al describir la escena, dice: “Jehová vino de Sinaí, de Seir los alumbró, resplandeció desde el monte de Parán, avanzó entre diez millares de santos, con la ley de fuego a su mano derecha. Aún amó a su pueblo; todos los consagrados a él estaban en su mano. Por tanto, ellos siguieron tus pasos, recibiendo dirección de ti”. Deuteronomio 33:2, 3. – {PP 277.1}

 

(DÍA MIÉRCOLES)

La Ley de Cristo

37—“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente” —le respondió Jesús—. 38Éste es el primero y el más importante de los mandamientos. 39 El segundo se parece a éste: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” Mateo 22

38Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. 42Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. 43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? 48Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Mateo 5

Cristo no vino a este mundo a abolir la ley, todo lo contrario Cristo la engrandeció. Hay dos maneras en que Cristo magnificó la ley: La primera es por que hizo el mandamiento mas sensible. Antes; el adulterio era un acto físico, ahora con Cristo, el acto de codiciar a una mujer en el corazón se constituye adulterio. Lo mismo sucede con el asesinato, antes; el pecado se contaba por la muerte física de una persona, ahora con Cristo el asesinato comienza y se consuma con el pensamiento. Por lo tanto, la ley en vez de ser achicada es engrandecida por Cristo

La segunda manera como Cristo magnificó la ley, fue por que le agrego la palabra “AMOR”

Para entender esto déjeme compartir una experiencia de la vida real:

Hace algún tiempo conocí a un hermano de nuestra iglesia muy trabajador, pero de escasos recursos. Cierto día apareció en la iglesia conduciendo un automóvil BMW, casi nuevo, posiblemente meses de viejo. El comenzó a contar la historia, que por ese vehículo había pagado el equivalente de unos $500.00 dólares Norte-Americanos.

Era imposible de creer, que por ese vehículo que costaba casi el equivalente de $100,00.00 dólares Norte-Americanos este hermano haya pagado esa pequeña cantidad, prácticamente era un regalo.

Esto fue lo que sucedió: El dueño de ese automóvil había fallecido y en el testamento de herencia, había estipulado que con ese vehículo se podían hacer dos cosas:

La primera era entregárselo a la señorita “X” como un regalo de parte de él.

La segunda opción era venderlo y el dinero conseguido con la venta del vehículo, entregárselo a la misma señorita “X” como un regalo de parte de él.

La señorita “X” había sido amante del recién muerto. La esposa optó por la opción numero dos, y cuando nuestro bendito hermano se presentó a la casa de la señora viuda a trabajar; y la señora escuchó la necesidad de nuestro hermano, ella misma le ofreció el vehículo con la mínima cantidad del equivalente de $500.00 dólares. Esa fue la manera como nuestro hermano logró conseguir esa gran bendición.

Ahora viene la pregunta para la señora vendedora del vehículo; ¿Que ley quebrantó?

¿La ley de Dios (la dada en el Sinaí)? No, definitivamente ésta ley no la quebrantó, por que ese dinero fue dado a la señorita “X” como su difunto esposo lo había estipulado, cumpliendo el mandamiento “NO ROBARAS”

¿Quebranto la ley de Cristo, basada en el amor? Si, esa ley la quebrantó. La quebrantó por que lo más conveniente hubiera sido decidir por la opción numero uno que estipulaba entregar el vehículo a la señorita “X” Pero debido a la ausencia de amor de la esposa hacia la señorita “X” (que es fácil de entender) optó por la opción numero dos, destruyendo una gran ayuda para la señorita “X”, beneficiando por lo consiguiente a nuestro querido hermanito.

La ley de Dios es una ley generalizada, Cristo en su primera venida a ésta tierra tomó el mismo mandamiento y lo hizo mas amplio, mas detallado, mucho mas difícil de cumplir, ya que tiene como base el amor a Dios y el amor al prójimo.

Como ejemplo vamos a tomar el mandamiento “NO ROBARAS”

La palabra Robar significa: Quitar la propiedad de otra persona sin derecho y sin permiso.

Es bien fácil el mandamiento de Dios dado en el Sinaí. Ahora agreguemos la palabra “amor” para ver el mismo mandamiento del punto de vista de Cristo:

-Roba el que adultera un producto volviéndolo de calidad inferior y manteniendo el mismo precio.

-Roba el que usa medidas y pesas falsas en sus transacciones.

-Roba el que oculta defectos.

-Roba el que presenta una calidad tramposa.

-Roba aquel que ha encontrado algo sabiendo quien es su dueño, y lo encontrado lo mantiene para sí.

-Roban los que reciben comisión a espaldas de sus jefes.

-Roban aquellos que se posesionan de algo que no está detallado en un contrato.

-Roba todo trabajador que no hace el trabajo para el cual fue contratado.

-Roban aquellos que hacen trabajos descuidados, sin el esmero con que tendría que hacerse dicho trabajo.

-Roban aquellos que no cuidan los bienes del propietario, derrochando y menoscabando los bienes que no le pertenecen.

-Roban los empleadores cuando retienen los salarios.

-Roban los empleadores cuando no cumplen sus promesas con los beneficios prometidos.

-Roban los empleadores cuando hacen trabajar a los trabajadores horas extras sin el debido pago.

-Roban los empleadores cuando privan a sus trabajadores de algo que ellos merecen.

-Todos aquellos viajeros que no declaran, ó desfiguran y ocultan sus propiedades al inspector de aduanas son ladrones.

-Roban todos aquellos que se meten a deuda que saben que les será imposibles pagar.

-Roban aquellos que antes de una bancarrota transfieren todos sus bienes a alguien con el convenio de serles devueltas.

-Roba el que acepta el reconocimiento de trabajo ó la idea de otro.

-Roba aquel que usa lo ajeno sin permiso de su propietario.

-Es ladrón al que se aprovecha de su prójimo en cualquier forma.

-Roba aquel que no entrega a su dueño lo escrito en una herencia.

-Roba el que encuentra algo y no lo reporta al centro de objetos perdidos.

-Roba él que le compra a un ladrón.

-Se puede robar a otros quitándoles las FE mediante las dudas y las críticas.

-Se roba a Dios con los diezmos y las ofrendas.

-Se roba el buen nombre de una persona a través de chismes calumniosos y perniciosos.

Ahora estamos en serios problemas, por que la ley de amor que presenta Cristo, donde nos obliga a amar a nuestro prójimo, la hemos quebrantado la mayoría de nosotros, la mayoría de nosotros hemos robado, y continuamos robando, convirtiendo la Iglesia Adventista del Séptimo Día en “una cueva de ladrones”

Ahora vienen las siguientes preguntas:

¿Cual ley es mas fácil de guardar; la del Sinaí ó la ley de Cristo donde el amor es el ingrediente primordial?

¿En que posición quedan nuestros hermanos que creen que Cristo vino a este mundo a abolir la ley?

La ley de Dios es una ley general que abarca todo el mundo.

La mayoría de gobiernos, por no decir todos los gobiernos del mundo, tienen los Diez Mandamientos como ley base en sus constituciones políticas.

La ley de Cristo es la misma ley de Dios, es el mismo mandamiento pero magnificado, agrandado, hecho mas sensible.

Cuando Cristo agrega la palabra “AMOR” se nos hace mucho mas difícil el mandamiento, ya que hay que lograr amar a nuestros prójimos y mas que eso tenemos que amar aún a nuestros enemigos. Eso no se consigue por el esfuerzo humano, eso solamente se consigue a través de la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas; amar a nuestro enemigo se consigue a través del Espíritu Santo escribiendo en nuestras mentes y corazones, esa hermosa ley de respeto y amor; al mismo tiempo poniendo el mas grande de sus frutos en nuestras vidas, el cual se llama AMOR.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cuando los judíos rechazaron a Cristo, rechazaron el fundamento de su fe. Y, por otro lado, el mundo cristiano de hoy, que pretende tener fe en Cristo pero rechaza la ley de Dios, está cometiendo un error similar al de los engañados judíos. Los que profesan aferrarse a Cristo, centralizando sus esperanzas en él, al paso que manifiestan su desdén por la ley moral y las profecías, no están en una posición más segura que la que adoptaron los judíos incrédulos. No pueden llamar a los pecadores al arrepentimiento en una forma comprensible, pues son incapaces de explicar adecuadamente de qué deben arrepentirse. El pecador, al ser exhortado a abandonar sus pecados, tiene derecho a preguntar: ¿Qué es pecado? Los que respetan la ley de Dios, pueden responder: Pecado es la transgresión de la ley. Confirmando esto, dice el apóstol Pablo: No hubiera conocido el pecado sino por la ley.

Sólo los que reconocen las demandas válidas de la ley moral pueden explicar la naturaleza de la expiación. Cristo vino para mediar entre Dios y el hombre, para hacer al hombre uno con Dios, poniéndolo en obediencia a la ley divina. No había poder en la ley para perdonar a su transgresor. Sólo Jesús podía pagar la deuda del pecador. Pero el hecho de que Jesús haya pagado la deuda del pecador arrepentido, no le da a él licencia para continuar transgrediendo la ley de Dios, sino que debe, de allí en adelante, vivir en obediencia a esa ley. 

La ley de Dios existía antes de la creación del hombre, o de lo contrario Adán no podría haber pecado. Después de la transgresión de Adán, los principios de la ley no fueron cambiados, sino que fueron definidamente ordenados y expresados para responder a las necesidades del hombre en su condición caída. Cristo, en consejo con su Padre, instituyó el sistema de ofrendas de sacrificio para que la muerte, en vez de recaer inmediatamente sobre el transgresor, fuera transferida a una víctima que prefiguraba la ofrenda, grande y perfecta, del Hijo de Dios (Mensajes selectos, {1MS}, t. 1, pp. 269, 270).  

En el don incomparable de su Hijo, Dios rodeó al mundo entero con una atmósfera de gracia tan real como el aire que circula en derredor del globo. Todos los que decidan respirar esta atmósfera vivificante vivirán y crecerán hasta alcanzar la estatura de hombres y mujeres en Cristo Jesús. Como la flor se vuelve hacia el sol para que los brillantes rayos le ayuden a perfeccionar su belleza y simetría, así debemos volvernos hacia el Sol de justicia, a fin de que la luz celestial brille sobre nosotros y nuestro carácter se transforme a la imagen de Cristo.

El Señor Jesús enseña la misma cosa cuando dice: “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como no puede el sarmiento llevar fruto de sí mismo, si no permaneciere en la vid, así tampoco vosotros, si no permaneciereis en mí. … Porque separados de mí nada podéis hacer” (S. Juan 15: 4, 5) (El Camino a Cristo, {CC}, pp. 67, 68).

La gracia es un atributo de Dios puesto al servicio de los seres humanos indignos. Nosotros no la buscamos, sino que fué enviada en busca nuestra. Dios se complace en concedernos su gracia, no porque seamos dignos de ella, sino porque somos rematadamente indignos. Lo único que nos da derecho a ella es nuestra gran necesidad (El ministerio de la curación, {MC}, p. 119).

21


Lección 3 // Martes 12 de abril
____________________________

LA JUSTICIA DE LOS ESCRIBAS Y LOS FARISEOS

Lee Mateo 5:20. ¿Qué quiso enseñar Jesús cuando dijo que a menos que nuestra justicia “supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley” (NVI) no podremos entrar en el Reino de los cielos?

Aunque la salvación siempre ha sido por fe y aunque el judaísmo, como debería haber sido practicado, siempre fue un sistema de gracia, el legalismo se infiltró como puede hacerlo en cualquier religión que toma en serio la obediencia, tal como el adventismo del séptimo día. En el tiempo de Cristo, muchos líderes religiosos (pero no todos) habían caído en una clase de “ortodoxia religiosa dura […] destituida de contrición, ternura o amor”, que los transformaba de tal modo que su influencia “no tenía poder para proteger al mundo contra la corrupción” (DMJ 49).

Las meras formas externas, especialmente las fabricadas por el hombre, no tienen poder para cambiar las vidas o transformar los caracteres. La única fe verdadera es la que obra por el amor (Gál. 5:6); solo ella hace que las acciones externas sean aceptables a la vista de Dios.

Lee Miqueas 6:6 al 8. ¿De qué modo esto es un resumen del Sermón del Monte?

Aun en los tiempos del Antiguo Testamento, los sacrificios no eran un fin en sí mismos, sino un medio para un fin; y ese fin era una vida en la que los seguidores de Dios reflejaran su amor y su carácter, algo que solo puede hacerse por medio de una entrega total a Dios y de una percepción de nuestra total dependencia de su gracia salvadora. A pesar de todas sus apariencias externas de piedad y fe, muchos de los escribas y fariseos no eran, decididamente, un modelo de cómo debía vivir un seguidor del Señor.

Aun si eres un gran creyente en la salvación por la fe sola y aceptas que solo la justicia de Jesús puede salvarte, ¿cómo puedes estar seguro de que formas sutiles del legalismo no han penetrado en tu fe?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

¿Qué es la justicia de los fariseos?

20Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.

Hay dos problemas graves que afectan al cristianismo moderno: El primer problema es para aquellos cristianos que no quieren aceptar la ley de Dios; como consecuencia de ésta posición, estos cristianos se vuelven liberales, sin fundamento, y con un evangelio barato y fácil.

El segundo problema es para aquellos que aceptan la ley de Dios; como resultado de aceptar la ley de Dios, éste grupo padece de 2 problemas graves: El primer problema es que se vuelven legalistas y fanáticos, y el segundo problema es la hipocresía; para mantener vivo y fuerte el fanatismo, se le necesita inyectar la importante vitamina llamada hipocresía.

Eso era lo que pasaba precisamente a los escribas y fariseos, se habían vuelto fanáticos e hipócritas.

Un ejemplo de esto es lo siguiente:

Durante un encuentro de Jesús con los escribas y los fariseos ellos lo interrogaron en cuanto a una tradición de los ancianos, que no figura en la ley de Moisés. Según esta tradición, toda persona se debía de lavar las manos antes de comer, algo que los discípulos de Jesús no habían hecho.

Cristo respondió citando otra tradición de los fariseos que invalidaba el quinto Mandamiento.

9Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. 10Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. 11Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, 12y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, 13invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas.     Marcos 7

Pareciera que los fariseos habían encontrado la excusa perfecta para negar a los padres el sustento que necesitaban. Habían ampliado la ley de Dios y algunos principios los habían transformado en mandamientos de hombres, que según su propio pensamiento, podían sustituir los mandamientos de Dios.

El lavarse las manos es un buen hábito higiénico, que todos los humanos lo han venido practicando por toda la existencia en este mundo. Enseñamos a nuestros pequeños a ser aseados en todas las etapas de la vida.

Aquí los discípulos de Jesús no están violando una ley escrita ó mosaica, aquí ellos están violando una “tradición de los ancianos” una ley transmitida oralmente por generaciones, que ellos mismos habían elevado hasta alcanzar el grado de pecado.

Jesús no está defendiendo a la gente que no practica éste buen hábito, aquí Jesús está atacando a los fariseos, por que cuidaban de las cosas que no deberían de cuidar y descuidaban las cosas que si deberían de cuidar.

Aquí los fariseos son confrontados por Jesús por que están cuidando un mandamiento de hombre, y están terriblemente pisoteando un mandamiento de la ley de Dios.

En su hipocresía total, los fariseos estaban cuidando el lavarse las manos, que no tenía ninguna importancia espiritual; pero estaban descuidando el mandamiento expresamente dado por Dios que protege a los padres ancianos.

La tradición los habían llevado a cometer serios pecados contra Dios y contra el prójimo. Estaban molestando a Jesús por algo que ni siquiera estaba contemplado en la ley, y ellos eran dignos de muerte por sus aberraciones.

Esta no es la única ocasión en la que Jesús lidió con la misma perversión espiritual: “Mas ¡ay de vosotros, fariseos! Que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasáis por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello” Lucas 11:42 Los fariseos debían haber guardado ambos mandamientos, honrar primero a su padre y a su madre, sin dejar de lado sus ofrendas al Señor.

No es sorprendente que Jesús haya resumido su argumento aplicando a los fariseos la descripción que Isaías había hecho de los israelitas: “Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres” Mateo 15: 8, 9 . Una vez más, Cristo sostuvo en alto los Diez Mandamientos y contrastó su propia posición con la de los fariseos.

Nuestra iglesia Adventista moderna también sufre de fanatismo y de hipocresía.

Les vamos a dar un ejemplo de lo que es fanatismo e hipocresía: En Escuela Sabática Maestros publicamos siempre una pintura religiosa que va de acuerdo con el tema de la semana.

Hay un grupo de hermanos, que al no mas ver la pintura, la relaciona inmediatamente con la iglesia católica; y muchos de ellos nos han escrito para hacernos saber su malestar y desacuerdo con la obra de arte.

Pero muchos de estos hermanos, publican cosas en el internet que no deberían de publicar. Constantemente recibimos vídeos de cantantes de música mundana, que ellos publican para que sus amigos las disfruten, ésta es la manera que hacen obra misionera, pero esa obra misionera no es para Dios. Estas personas están criticando lo divino, pero ellos están publicando lo mundano. ¡Eso se llama, fanatismo e hipocresía!

Esa misma era la justicia de los fariseos, cuidaban lo que no tenían que cuidar, y descuidaban lo que en verdad tenían que cuidar. Cuidaban de lavarse las manos, pero descuidaban honrar a sus padres en la vejez, con una justicia así, no se puede entrar al reino de los cielos.

Jesús condenó a los escribas y a los fariseos por el fanatismo y la hipocresía, y también condena el fanatismo y la hipocresía de la iglesia Adventista del Séptimo Día actual; cuando dijo: 20Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.

Muchas veces sufrimos de fanatismo, por que desconocemos muchas cosas importantes de la historia de éste mundo; deseamos compartir un poquito de historia con usted:

En el tiempo medieval, la Biblia fue prohibida por la iglesia católica, y fue a través de las pinturas y de los himnos, la manera en que se mantuvo vivo el cristianismo.

Hay hermosas catedrales alrededor del mundo que tiene ventanales que usted puede pasar horas y horas contemplando las maravillosas obras de arte en vidrio de sus ventanas. En esa ventanas, los artistas plasmaron las historias mas importantes de las Biblia, como fue la creación, el diluvio, Sodoma y Gomorra, Abraham, el éxodo y los milagros de Israel, el nacimiento, el ministerio y la muerte de Cristo, y la vida de los apóstoles.

Era a través de esos ventanales que se le enseñaban a los niños y a los adultos las historias de la Biblia, era a través de las pinturas y de los himnos que se enseñaba la Biblia.

La pintura de la semana pasada tenía unos ángeles que eran niños volando en el cielo. Ya todos sabemos que los ángeles no son niños, pero esa era la manera de esos días obscuros, para llegar a la tierna mente infantil, e iniciarles un amor hacia lo divino. En nuestros días se le presenta a Super-man, el hombre araña y Batman; y es así como se les despierta el amor no a Dios, sino a la violencia.

En esos días se les enseñaba a los niños con la figura de “angelitos”, de la misma manera que ahora se les enseña a los niños a orar a “Jesusito” Ya todos sabemos que esa oración está incorrecta, por que toda oración va dirigida al Padre en el nombre de Jesús; ¿Tiene algo de malo en enseñar a los niños a orar a “Jesusito? No, esa es la manera de abrir la tierna mente del niño y despertar el amor a “Jesusito”

Hay que recordar que muchos de los artistas del tiempo medieval eran protestantes, no todos ellos eran católicos.

Encima de todo, ellos tiene muchas cosas que son verdades y nosotros las ignoramos. Hay una antigua pintura donde está Jesús, y sobre su cabeza está descendiendo una paloma dorada, que es el Espíritu Santo. Cuando yo contemplaba esa pintura siempre me pregunte porqué habían pintado la paloma color oro. Tiempo mas tarde descubrí que el espíritu de profecía, dice que la paloma que descendió sobre Jesús en su bautismo, era dorada; de la misma manera que la antigua pintura lo mostraba. ¿Cómo ellos sabían eso? Yo no lo se.

La palabra “misa” la relacionamos con la iglesia católica inmediatamente. En realidad “misa” es un tipo de música que se usaba en Alemania. La palabra “misa” es como quien diga bolero, salsa, cumbia, ballenato, ranchera, etc. La iglesia católica escuchó esa música, le gusto por su forma solemne de ser cantada e interpretada, la adoptó y ahora se le llama al servicio religioso de ellos “misa” ¿Se dio cuenta? No todo lo antiguo es católico.

En nuestros días el fanatismo se ha despertado de una manera impresionante en nuestra iglesia, especialmente cuando se tocan temas demasiados complicados, como por ejemplo la ordenación de la mujer. Se usan las redes sociales para insultar a dirigentes de la iglesia, solamente por que han dado una opinión que no va de acuerdo con nuestras creencias. A estas personas se les ha tratado de demonios, diablos, infiltrados, traidores, jesuitas, anticristo, sinvergüenzas e ignorantes.

Invitamos a todos los hermanos a profundizar en la Biblia con mucha oración, para estar seguros antes de dar nuestra opinión. La mayoría de veces nuestra falta de conocimiento, solo logra que quedemos en ridículo, que nos hagamos de enemigos, que nos enojemos, que insultemos o maltratemos a nuestro prójimo, y que faltemos el respeto a los demás. El fanatismo no es edificador, es una de las armas mas poderosas que usa el enemigo para dividir la iglesia, la mayoría de veces, el fanatismo está basado en la ignorancia.

La historia de los escribas y fariseos, se repite en nuestros días con nuestra propia iglesia, la hipocresía la tenemos a flor de piel, y el fanatismo nos brota por los poros; cuidamos de la apariencia, y descuidamos la sinceridad y la honestidad. Si practicamos una justicia así, entonces se nos compara con los escribas y fariseos; y también se nos niega la entrada al reino de los cielos.

Para entrar al cielo se necesita sinceridad, honestidad e integridad.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los rabinos consideraban su justicia como pasaporte para el cielo; pero Jesús declaró que era insuficiente e indigna. Las ceremonias externas y un conocimiento teórico de la verdad constituían la justicia farisaica. Los rabinos aseveraban ser santos por sus propios esfuerzos en guardar la ley; pero sus obras habían divorciado la justicia de la religión. Mientras eran escrupulosos en las observancias rituales, sus vidas eran inmorales y degradadas. Su así llamada justicia no podría nunca entrar en el reino delos cielos.

En el tiempo de Cristo, el mayor engaño de la mente humana consistía en creer que un mero asentimiento a la verdad constituía la justicia. En toda experiencia humana, un conocimiento teórico de la verdad ha demostrado ser insuficiente para salvar el alma. No produce frutos de justicia. Una estimación celosa por lo que se llama verdad teológica acompaña a menudo al odio de la verdad genuina manifestada en la vida. Los capítulos más sombríos de la historia están cargados con el recuerdo de crímenes cometidos por fanáticos religiosos. Los fariseos se llamaban hijos de Abrahán y se jactaban de poseer los oráculos de Dios; pero estas ventajas no los preservaban del egoísmo, la malicia, la codicia de ganancias y la más baja hipocresía. Pensaban ser los mayores religiosos del mundo, pero su así llamada ortodoxia los condujo a crucificar al Señor de la gloria (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, pp. 275, 276).

Aunque la ley es santa, los judíos no podían alcanzar la justicia por sus propios esfuerzos para guardarla. Los discípulos de Cristo debían buscar una justicia diferente de la justicia de los fariseos, si querían entrar en el reino de los cielos. Dios les ofreció, en su Hijo, la justicia perfecta de la ley. Si querían abrir sus corazones para recibir plenamente a Cristo, entonces la vida misma de Dios, su amor, moraría en ellos, transformándolos a su semejanza; así, por el don generoso de Dios, poseerían la justicia exigida por la ley. Pero los fariseos rechazaron a Cristo; “ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia”, no querían someterse a la justicia de Dios. 

Jesús procedió entonces a mostrar a sus oyentes lo que significa observar los mandamientos de Dios, que son en sí mismos una reproducción del carácter de Cristo. (El discurso maestro de Jesucristo, {DMJ}, p. 119).

Cuando Cristo mismo, durante su ministerio terrenal, fué interrogado así por un doctor de la ley: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento grande en la ley?” le contestó: “Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente. Este es el primero y el grande mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas” (Mateo 22:36-40). 

Estas claras expresiones de los profetas y del Maestro mismo deben ser recibidas como voz del Cielo para toda alma. No debemos desperdiciar oportunidad alguna de cumplir actos de misericordia, de tierna prevención y cortesía cristiana en favor de los cargados y oprimidos. Si nos es imposible hacer más, podemos dirigir palabras de aliento y esperanza a los que no conocen a Dios y a quienes podemos alcanzar con más facilidad mediante la simpatía y el amor (Profetas y reyes, {PR}, pp. 241, 242).

22


Lección 3 // Miércoles 13 de abril__________________________

LOS PRINCIPIOS DEL REINO

Tal vez la enseñanza más radical de Jesús se encuentre en Mateo 5:48. Lee el texto. ¿De qué modo se espera que nosotros, especialmente como pecadores, logremos esto?

De todas las enseñanzas del Sermón del Monte, esta ha de ser una de las más asombrosas, la más “extrema”. ¿Ser perfectos como “vuestro Padre que está en los cielos”? ¿Qué significa esto?

Un componente vital para comprender este texto se encuentra en la segunda palabra: “pues”. Es decir, implica una conclusión, una inferencia de lo que había antes. ¿Qué había antes?

Lee Mateo 5:43 al 47. ¿De qué modo estos versículos, que culminan con Mateo 5:48, nos ayudan a entender mejor lo que Jesús quiso decir en este último versículo? Ver también Luc. 6:36.

No es la primera vez que una idea como esta se ve en la Biblia. Ya en Levítico el Señor le dijo a su pueblo: “Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios” (19:2). En Lucas 6:36, Jesús dijo: “Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso”.

Todo el contexto aquí, en Mateo 5:43 al 48, no tiene que ver con una conformidad externa a reglas y normas, por importantes que estas que sean. En cambio, todo el foco de esta sección trata de amar a otros, no solo a quienes cualquiera podría amar, sino a aquellos que, según las normas humanas, normalmente no amaríamos (otra vez, esto tiene que ver con las normas del Reino de Dios, no con las del hombre).

Lo importante para recordar aquí es que Dios no nos pide nada que él no pueda lograr en nosotros. Si dependiera de nosotros, si estuviésemos dominados por nuestro corazón egoísta y pecaminoso, ¿quién amaría a nuestros enemigos? Esta no es la forma en que opera el mundo, pero ahora nosotros somos ciudadanos de otro reino. Tenemos la promesa de que, si nos entregamos a Dios, “el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Fil. 1:6). Y ¿qué obra mayor podría hacer Dios en nosotros que amar, en nuestra propia esfera, como él nos ama?

¿Cuán diferente sería tu vida, ahora mismo, si amaras a tus enemigos?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La lección de éste día está junta con la del día lunes.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La vida espiritual es lo que constituirá una bendición para la humanidad. Si el hombre está en armonía con Dios, dependerá continuamente de él para sus fuerzas. “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. La obra de nuestra vida debe ser un esfuerzo continuo por alcanzar la perfección del carácter cristiano, esforzándonos siempre por conformarnos a la voluntad de Dios. Los esfuerzos comenzados en la tierra continuarán durante toda la eternidad. La norma divina para el hombre se eleva al significado más completo del término, y si se comporta de acuerdo con la calidad humana que Dios le ha dado promoverá una felicidad tal en esta vida que lo conducirá a la gloria y a la recompensa eterna de la vida venidera (Exaltad a Jesús, {EJ}, p. 90).

Cristo nos dice: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5:48). Él es nuestro ejemplo. Durante su vida terrenal, siempre fue bondadoso y gentil. Su influencia fue siempre fragante, pues en él moraba el perfecto amor. Nunca era agrio ni intratable, y nunca transigía con el error para obtener un favor. Si tenemos su justicia, seremos como él en gentileza, en tolerancia, en amor desinteresado. Morando en la luz del sol de su presencia, ¿no seremos ablandados por su gracia?  (En Lugares Celestiales, {ELC}, p. 31).

El ideal del carácter cristiano es la semejanza con Cristo. Como el Hijo del hombre fue perfecto en su vida, los que le siguen han de ser perfectos en la suya. Jesús fue hecho en todo semejante a sus hermanos. Se hizo carne, como somos carne. Tuvo hambre y sed, y sintió cansancio. Fue sostenido por el alimento y refrigerado por el sueño. Participó de la suerte del hombre, aunque era el inmaculado Hijo de Dios. Era Dios en la carne. Su carácter ha de ser el nuestro… (Reflejemos a Jesús, {RJ}, p. 16).

Cuanto más se acerque a Jesús, tanto más culpable aparecerá ante sus propios ojos, porque su visión será más clara, y sus imperfecciones serán vistas en un contraste más nítido con su perfecta naturaleza. Pero no se desanime. Esta es una evidencia de que los engaños de Satanás han perdido su poder; de que la influencia vivificante del Espíritu de Dios está surgiendo en usted, y que su indiferencia y despreocupación están desapareciendo.

Ningún amor profundo por Jesús puede morar en el corazón de aquellos que no ven ni comprenden su propia pecaminosidad. El alma que es transformada por la gracia, admirará su carácter divino; pero si no vemos nuestra propia deformidad moral, es una evidencia inequívoca de que no hemos tenido una visión de la belleza y excelencia de Cristo. Cuanto menos cosas de estima veamos en nosotros mismos, tanto más veremos para apreciar en la infinita pureza y amor de nuestro Salvador. Una visión de nuestra propia pecaminosidad nos conduce hacia Aquel que puede perdonar (Dios nos cuida, {DNC}, p. 101).

23


Lección 3 // Jueves 14 de abril_____________________________

RECIBIR LAS PALABRAS DEL REINO

Jesús no solo predicó en la cumbre de un monte. Predicó el mismo mensaje del Reino por todo Israel. Mateo 13 registra que Jesús enseñó desde una barca “y toda la gente estaba en la playa” (Mat. 13:2). Jesús, entonces, les contó parábolas con la intención de que comprendieran la importancia no solo de oír su palabra, sino también de aplicarla.

Lee Mateo 13:44 al 52. ¿Qué se dice en esta parábola que es de importancia especial para nosotros, a fin de comprender cómo aplicar a nuestra vida las verdades reveladas en el Sermón del Monte?

Dos puntos se destacan en las dos primeras de estas historias. En ambas está la idea de separación, de eliminar lo que uno tiene a fin de obtener algo nuevo, sea un tesoro en un campo o una perla. El otro punto vital es el gran valor que cada hombre pone en lo que ha encontrado. En ambos casos, fueron y vendieron todo lo que poseían para obtenerlo. Aunque no podemos comprar la salvación (Isa. 55:1, 2), el punto de la parábola es claro: nada que tenemos en este reino, en este mundo, ni nada de lo que podamos tener, es digno de perdernos el otro Reino.

De este modo, para aplicar a nuestra vida lo que Dios pide de nosotros, necesitamos elegir separarnos de todas las cosas del mundo, de la carne, y permitir, en cambio, que el Espíritu de Dios nos llene (Rom. 8:5-10). Esto puede no ser fácil; requerirá de una muerte al yo y de tomar nuestra cruz. Pero, si siempre recordamos el valor y la excelencia de lo que se nos promete, tendremos toda la motivación que necesitamos para elegir y tomar las decisiones correctas.

Lee la última parábola (Mat. 13:47-50). También habla de separación. ¿De qué modo la separación que se ve en las dos primeras parábolas nos ayuda a comprender lo que sucede en la tercera?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

El tesoro escondido

44Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo

Esta es una de las parábolas que puede llamar mas la atención del ser humano, ya que casi en cada villa del mundo, existe una historia de alguna persona que se ha vuelto rica de la noche a la mañana, por haber encontrado un tesoro que fue escondido por alguien, en tiempo de guerra o de revueltas.

Hay muchas personas que tienen como trabajo el buscar tesoros perdidos, olvidados o escondidos, y hay muchos que viajan a lugares específicos con la esperanza de encontrar uno de esos tesoros que se han mantenido ocultos por cientos de años.

La parábola dice que el hombre encontró el tesoro y no se lo comunicó al dueño de la propiedad, sino que lo mantuvo en secreto, mientras él reunía todo el dinero para comprar la propiedad. El proceder de éste hombre, no va con la moral y la honestidad de nuestros días; pero esto no se aplica en la parábolas, ya que el propósito mas importante de la parábola no es describir la deshonestidad de sus protagonistas, sino enfatizar una lección al lector. Por eso encontramos también la parábola del mayordomo infiel y también encontramos la parábola del juez injusto. La parábola quiere que el lector se concentre en el esfuerzo y el sacrificio de éste hombre para conseguir el tesoro, que él mismo había descubierto.

Hay muchas personas que tienen tesoros en sus manos, y no saben de ellos, hasta que viene un experto en la materia y lo descubre. Hay niños que han pasado jugando toda su vida con un pedazo de vidrio de color; de repente llega un extraño, observa la piedra, la mide y la pesa, ve su volumen y su composición, coloca la piedra en contra del sol, observa como danza la luz a través de la piedra y como se re-fracciona, le ofrece al niño una cantidad de dinero pobre y miserable, el niño se emociona, vende la piedra, y el extraño convierte la tosca piedra en un diamante de una fortuna incalculable.

La ley judía para objetos encontrados dice: “Si un hombre encuentra un tesoro perdido en medio de los cereales o granos, ese tesoro puede ser de él, si él compra el grano; si un hombre encuentra un tesoro perdido en el suelo o en la tierra, ese tesoro le puede pertenecer, si el prueba que esa propiedad le pertenece a él”

Cuenta la historia que Michael Sparks, en los Estados Unidos, fue a una tienda de objetos usados, a comprar ciertos utensilios para su casa. En la tienda terminó comprando un pequeño candelero, un contenedor de sal y otro de pimienta, y una replica de la declaración de la independencia de los Estados Unidos, que le costó 2 dólares con 48 centavos.

Después de observar la declaración de independencia por varios días, el señor Sparks llegó a la conclusión que la replica lucía mas vieja de lo que tendría que lucir, y después de una minuciosa investigación, descubrió que en verdad la replica que él tenia en sus manos, era una de las 200 copias originales que se habían hecho de la declaración de la independencia de los Estados Unidos. De esas 200 copias originales que se hicieron, solo existen 36 en todos los Estados Unidos.

Al señor Sparks, se le dijo que por esa copia se le podía dar alrededor de 250,000 dólares, él la subastó, y en la subasta logró conseguir casi medio millón de dólares.

La parábola del tesoro escondido, nos enseña que el tesoro es el evangelio, y aquel que lo descubre, no escatima esfuerzo ni sacrificio, con tal de obtenerlo y preservarlo.

La perla de gran precio

45También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 46que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

-Los buscadores de perlas, son personas que sufren muchos riesgos cuando se sumergen en las aguas, cuando van en busca de ellas.

-Las perlas son de mucho valor, quienes las poseen, son considerados muy ricos

-Las perlas tienen un hermoso brillo tanto externo como interno

-Las perlas nunca pierden el brillo y la belleza, a pesar del tiempo o de su constante uso

-Las perlas tiene una composición tan fuerte que no pueden ser quebradas fácilmente y el fuego convencional tampoco les hace daño.

-La ignorancia hace que muchas personas confundan las perlas con sencillas piedras

-Cristo es considerado una perla por que para encontrarlo, hay que buscarlo diligentemente

-Cristo es considerado a una perla por que él es eterno y nunca cambia

-Cristo es considerado a una perla por que él es uno de los mas finos adornos que un alma puede tener

-Cristo es considerado a una perla por su increíble valor

Hay muchas factorías que han logrado almacenar grandes fortunas por crear perlas artificiales; tienen grandes edificios, miles de trabajadores y grandes maquinarias y herramientas. Con diferentes materiales logran crear una perla artificial, para sustituir la verdadera perla acuática.

Lo mismo sucede en el mundo, el hombre está en constante trabajo creando una nueva salvación, el hombre siempre tiene la idea de crear una “nueva perla de gran precio” Ellos toman un poquito de “buenas obras” lo mezclan con un poco “sentimientos poéticos” y crean un nuevo producto que ellos le llaman perla. Esa perla sin duda alguna no va a sobrevivir en el día del fuego,

Los esclavos de Brasil, cuando encontraban un diamante de un tamaño estipulado, corrían donde sus amos con la joya en la mano, gritando: ¡Libertad!, ¡Libertad! Encontrar un diamante de determinado tamaño, era el pasaporte para ellos conseguir su libertad. Pasaban días, semanas, meses y años, buscando diligentemente la piedra que le confería la libertad.

La parábola nos invita a que nos sumerjamos en la profunda mar de la misericordia divina, y después de pasar en el frío de las aguas, y en la obscuridad de nuestras dudas y convicciones, emerjamos enriquecidos, con una brillante perla en la mano, gritando ¡Libertad! ¡Libertad! por toda la eternidad.

La red

47Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces; 48y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera. 9Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, 50y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Cuando se tira la red para pescar, el resultado es una mezcla de bueno y de malo, este es el resultado natural de éste tipo de pesca, donde es imposible ser selectivo.

Lo mismo sucede en la iglesia; hay varios tipos de pesca y hay varias clases de pescadores. Hay un pescador que usa su varita, y con mucha paciencia va pescando uno por uno. Se encarga de darle estudio bíblico a una sola persona a la vez, lo trae a la iglesia y después va con mucha paciencia en busca de otro pez.

Pero hay pescadores en nuestra iglesia, que sueñan en grande, tienden grandes barcos, tienen grandes redes, tienen una gran personal que los respalda. Estos son esos evangelistas que lanzan campañas masivas, que tiene la capacidad de rentar un estadio, miles de hermanos los respaldan, todo lo hacen en grande, la predicación es en grande, y cuando las redes se recogen, allí viene de todo, y de repente encontramos nuestras iglesias con todo tipo de nuevos hermanos, muchos de ellos con buenas ideas, pensamientos y sueños excelentes, y muchos de ellos liberales, extraños, descuidados y paganos.

Nuestra iglesia que estaba acostumbrada a dar estudios bíblicos y hacerle un examen a la persona, para asegurarse que si había entendido la Biblia, antes de bautizarla; ahora se encuentra que se les han unido 100 miembros de la noche a la mañana, pero la mayoría de estos no saben donde encontrar el libro de Salmos.

Esta gente mala que quedó en nuestra iglesia como resultado de la pesca con red, no la ha traído el diablo a la iglesia precisamente, sino es el resultado del tipo de pesca, en la red viene de todo, y encima de todo, Jesucristo dijo que ésta gente se van a quedar en nuestra iglesia hasta el fin del mundo. Será hasta el día del juicio que el pescado bueno será apartado y el pescado malo será expulsado y destruido.

Jesús uso la varita para pescar de uno en uno, pero él también uso la red para pescar masiva-mente, lo mismo hicieron los apóstoles, y lo mismo hacemos nosotros. Los resultados fueron los mismos, desde Jesús hasta el día de ahora, no todos los que han sido pescado de uno en uno se han quedado, ni todos los que han sido pescados con la red se han quedado. De las dos pescas siempre ha surgido el buen pescado como el mal pescado.

Esta parábola nos enseña a que no nos escandalizarnos, si usted es de la persona que pesca de uno en uno, y de repente hay una pesca masiva hecha con la red y miles de almas quedan en la iglesia, entre ellos buenos y malos, por favor no se ponga a criticar, no se ponga a murmurar, no se enoje, ni se decepcione, Jesús aprobó los dos tipos de pesca, tanto el tipo de pesca individual como el tipo de pesca masiva, pero recuerde que también Jesús nos advirtió del resultado de la pesca masiva que se hace con la red.

Usted y yo mantengámonos desarrollando el ministerio al cual fuimos llamados, y de esa forma terminaremos la obra de Dios, y nosotros también estaremos seguros de no ser expulsado junto con los pecados malos en el día del juicio.

51Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor. 52 El les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.

Todo predicador siempre trae tesoros viejos y también tesoros nuevos. Siempre presenta el viejo sermón pero con una perspectiva nueva, el mismo tema lo puede leer muchas veces y cada vez que lo lee, lo logra comprender de una dimensión diferente. El evangelio de Cristo es antiguo pero todos los días también se convierte en un evangelio nuevo.

Siempre se predican los modales o hábitos antiguos como la cortesía cristiana, la devoción diaria, el estudio de la Biblia, la oración secreta, la conversación amable, la meditación privada, la mayordomía cristiana, la dignidad masculina y la gracia femenina, la obra misionera, el cumplir con las obligaciones que asumimos, además de cultura y moral religiosa, todos eso son los tesoros antiguos que diariamente un predicador saca del baúl de los tesoros del evangelio.

Pero también hay nuevos tesoros que el predicador saca del evangelio, nueva luz, nuevas verdades, nuevas relaciones, nuevo poder, nuevos ajustamientos para la cortesía y el comportamiento cristiano, nuevas tareas, nuevas metas y nuevas inspiraciones.

El evangelio de Cristo es antiguo pero es nuevo, el evangelio de Cristo es eterno y se estudiará por la eternidad, y por la eternidad nunca se llegará a comprenderlo en su totalidad, siempre habrán nuevas dimensiones para estudiar.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

“También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró” (Mateo 13:45, 46).

Esta buena perla representa el inapreciable tesoro de Cristo, así como también el tesoro oculto en el campo. En Cristo tenemos todo lo que necesitamos para nosotros en esta vida, y lo que constituirá el gozo del mundo venidero. Todo el dinero del mundo no comprará el don de la paz, el descanso y el amor. Recibimos estos dones por la fe en Cristo. No podemos comprarlos de Dios; no tenemos nada con qué comprarlos. Somos la propiedad de Dios; pues la mente, el cuerpo y el alma han sido comprados por el rescate de la vida del Hijo de Dios…

Entonces, ¿con qué se ha de comprar el tesoro eterno? Sencillamente, devolviéndole a Jesús lo que le pertenece, recibiéndolo en el corazón por fe. Significa cooperación con Dios; llevar el yugo con Cristo; sostener sus cargas…

Por la gracia de Cristo podemos ser fortalecidos y madurados para que, aunque somos imperfectos, podamos llegar a ser completos en él. Nos hipotecamos a Satanás, pero Cristo vino a rescatarnos y redimirnos… Somos salvados únicamente por gracia, el don gratuito de Dios en Cristo (A fin de conocerle, {AFC}, p. 85).

Nuestra situación en el mundo no es lo que debiera ser. Distamos mucho de ser lo que seríamos si nuestra vida cristiana hubiese estado en armonía con la luz y las ocasiones que se nos depararon, si desde el principio hubiésemos marchado adelante y siempre hacia arriba. Si hubiésemos andado en la luz que se nos dió, si hubiésemos continuado en el conocimiento del Señor, nuestra senda se habría visto cada vez más iluminada. Pero muchos de los que tuvieron luces especiales, se conforman tanto con el mundo, que no pueden distinguirse ya de los mundanos. No se destacan como pueblo peculiar escogido por Dios y precioso en sus ojos. Es difícil discernir entre el que sirve a Dios y el que no le sirve (Joyas de los testimonios, {3JT}, t. 3, p. 251).

Hemos sido invitados a ser el pueblo especial del Señor en un sentido mucho más elevado de lo que muchos comprenden. El mundo yace en maldad y el pueblo de Dios tiene que salir de él y mantenerse separado. Tiene que estar libre de las costumbres y los hábitos mundanos. No debe concordar con los sentimientos del mundo; por el contrario, los suyos deben ser distintos, como pueblo peculiar del Señor que es, manifestando fervor en todos sus servicios. No tiene que comulgar con las obras de las tinieblas (Cada día con Dio, {CDCD}, p. 248).

Los hijos de Dios son sabios cuando confían sólo en la sabiduría que viene de arriba, y cuando no tienen otra fuerza sino la que viene de Dios. Necesitamos separarnos de la amistad y el espíritu del mundo, si deseamos estar unidos al Señor y permanecer en él. Nuestra fortaleza y nuestra prosperidad consisten en que estemos conectados con el Señor, elegidos y aceptados por él. No puede haber unión entre la luz y las tinieblas. Dios se propone que los suyos sean un pueblo peculiar, apartados del mundo, y sean ejemplos vivos de santidad, para que el mundo pueda ser iluminado y convencido de pecado, o condenado, según como traten la luz recibida. La verdad que se ha presentado al entendimiento, la luz que ha brillado en el alma, juzgará y condenará si se la descuida y se la abandona (Testimonios para la iglesia, {2TI}, t. 2, p. 607).

24


Viernes 15 de abril // Lección 3____________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “El Sermón del Monte”, El Deseado de todas las gentes, pp. 265-281; y el libro El discurso maestro de Jesucristo (ambos disponibles en línea en http://www.egwritings.org en español).

En las parábolas de Mateo 13:44 al 46, el hombre encontró algo de gran valor. En este contexto –especialmente después de que Jesús contó la tercera parábola (Mat. 13:47-50)–, lo que encontró era “la verdad”; verdad que conduce a la vida eterna, en oposición a la destrucción eterna “en el horno de fuego”. Esto es importante, porque vivimos en una época en que la misma idea de “verdad” se considera anticuada, en el mejor de los casos, o peligrosa, en el peor. Lamentablemente, esta es una idea falsa que algunos cristianos han aceptado. No obstante, el mensaje de estas parábolas es no solo que existe la verdad, sino también que la verdad marcará la diferencia eterna en cada vida humana. Esto no debe sorprendernos. La Biblia se basa en la idea de una verdad absoluta. Después de todo, Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6). Si eso no es afirmar una verdad absoluta, entones, ¿qué es? Por supuesto, cuando alguien con tanto conocimiento de la verdad como Pablo dijo que “en parte conocemos” (1 Cor. 13:9), es obvio que hay mucho que no sabemos; y su mera declaración de que conocemos “en parte” implica que hay más verdad por conocer; verdad que, literalmente, produce una diferencia ya sea para vida eterna o para muerte eterna. ¿Vida eterna o muerte eterna? Nada puede ser más absoluto que eso.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Cómo sería vivir en un mundo donde todos siguieran los principios que se encuentran en el Sermón del Monte?
  2. Jesús narró la parábola del constructor sabio y del necio (ver Mat. 7:24-27) a la vista del mar de Galilea. En la estación seca, la diferencia en la apariencia de la roca y de la arena de la orilla es casi imperceptible, y un constructor podría edificar su casa sobre la arena, pensando que es roca. Cuando vienen las lluvias, se revela el fundamento arenoso, y la casa colapsa. Jesús compara a quienes oyen sus palabras pero no las practican con un fundamento de arena. ¿De qué modo las tormentas en nuestra vida revelarán si nuestro fundamento es de roca o de arena? ¿Cómo podemos tener un fundamento que nos mantendrá estables y firmes aun en medio de la peor de las pruebas?

25


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

11 pensamientos en “LECCIÓN 3 – EL SERMÓN DEL MONTE – PARA EL 16 DE ABRIL DE 2016

  1. Amén

  2. Excelente explicación de los temas, y muy contundente los refuerzos del espíritu de profecía

  3. AGRADECIDO POR EL MATERIAL DIOS LOS BENDIGA

  4. gracias Dios les bendiga y feliz semana

    ________________________________

  5. Muy buen material. ¡Dios lo bendiga!

  6. Hermano Tony no he podido abrir la escuela sabatica por ningún modo ni abriendo mi correo me enlaza que podría estar pasando?? Sin mas por el momento Dios con ustedes…..amen!!!

  7. He venido trabajando en la elaboración de algunos tratados para esclarecer temas como el del lunes. Aquí les va uno. Espero que les sea de utilidad. ¡BENDICIONES!

    ¿Cambió Jesús la ley de Dios?

    “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mateo 5.17-18).
    En tiempos de Jesús, los fariseos, es decir, los maestros judíos de la ley, habían instituido tantas tradiciones, que ya no era posible al pueblo distinguir entre esas exigencias y la pura ley de Dios. El Señor Jesucristo les llamó duramente la atención por esto: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad” (Mateo 23.27-28), y declaró que a diferencia de ellos, que violaban la verdadera ley de Dios con sus tradiciones, él había venido para dar ejemplo de la forma correcta en que se debía guardar, observar, cumplir la ley. Además, añadió que ninguna parte de la ley sería cambiada, sustituida, suprimida mientras existan el cielo y la tierra.

    ¿Entonces no enseñó que basta con amar a Dios y al prójimo?
    “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás al prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas” (Mateo 22.37-40)
    A los fariseos les molestaba la vida de Jesús, pues esta testificaba de las faltas de ellos. Así que buscaban ocasión de juzgarle por algún error. Eran grandes conocedores de las Escrituras y si Jesús decía algo que no se correspondía con ellas, eso bastaría para aprehenderlo. Por tanto, la respuesta de Jesús debía pasar la prueba de estos eruditos…y la pasó, ya que el texto no relata que hayan podido señalarle alguna imprecisión. ¿Cómo lo hizo? Pues no dijo nada nuevo, sino que citó textos bien conocidos:
    “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6.5).
    “No te vengarás ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová” (Levítico 19.18)
    Sí, el amor a Dios y al prójimo eran principios que debían regir la vida del pueblo judío, a quienes también se les dio la ley.

    ¿Cambió Jesús la ley de Dios?

    El propio Jesús declaró que “NO”. Afirmó que de los principios de amor a Dios y al prójimo “depende” la ley y los profetas, es decir, que cumplir la ley es la manera de expresar amor a Dios y al prójimo.

  8. Amén Dios nos sana de toda enfermedad

  9. Hay alguna forma de poder comunicarne con ustedes personalmente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s