Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 4 – LA SALVACIÓN Y EL TIEMPO DEL FIN – PARA EL 28 DE ABRIL DE 2018

2 comentarios


** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea estudiar las lecciones anteriores, esto es lo que tiene que hacer:

1-Entre a la página central de Escuela Sabática Maestros, y a su lado derecho encontrará una barra llamada “CATEGORÍA”. Allí por favor elija el trimestre del año que desea estudiar.

2-Una vez usted haya elegido el trimestre del año que desea estudiar, el sistema automáticamente le proveerá la última lección del trimestre que usted escogió, que es la lección 13.

3-Si usted desea estudiar las lecciones anteriores a la lección 13, al final de la lección encontrará una barra llamada “ENTRADAS ANTIGUAS”. Si usted está en la lección 13, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 12. Si usted está en la lección 12, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 11, y así puede repetir éste proceso hasta que llegue a la lección que usted, desea estudiar.

Tenemos la lecciones disponibles para su estudio, desde el segundo trimestre del año 2014.


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


 Image result for jesus and his apostles

Los pensamientos pertenecientes a la GUÍA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA – EDICIÓN PARA MAESTROS de la Escuela Sabática no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional ni mundial. Más bien, es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer información adicional para quien estudia la lección de Escuela Sabática. Provee una ayuda extra para el maestro, a fin de entenderla mejor, y explicar de una manera más clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversiales, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de ayuda o de agrado para usted, se le pide que, por favor, lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 4: Para el 28 de abril de 2018

LA SALVACIÓN Y EL TIEMPO DEL FIN

Sábado 21 de abril__________________________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Juan 14:9; Sofonías 3:17; Juan 1:1-3; Romanos 8:38, 39; Salmo 91:15, 16; Apocalipsis 14:6, 7; Efesios 1:4, 5.

PARA MEMORIZAR:

“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1 Juan 4:10).

Una diferencia fascinante pero crucial entre el cristianismo y las religiones no cristianas es que, si bien estas enfatizan lo que sus fundadores les han enseñado, no enfatizan lo que sus fundadores han hecho por ellos. Y eso es porque, más allá de lo que sus fundadores pudieron haber hecho, no podrían salvarlos. Todo lo que estos líderes pudieron hacer fue tratar de enseñar a la gente cómo “salvarse” a sí misma.

En contraste, los cristianos enfatizan no solo lo que Jesús enseñó, sino también lo que hizo, porque lo que Cristo hizo provee el único medio por el que somos salvos. La encarnación de Cristo (Rom. 8:3), su muerte en la Cruz (Rom. 5:8), su resurrección (1 Ped. 1:3) y su ministerio en el cielo (Heb. 7:25): solo son los actos lo que nos salva. Indudablemente, no hay nada en nosotros mismos. “Si ustedes reúnen todo lo bueno, santo, noble y amable en el hombre, y luego lo presentan ante los ángeles de Dios como si desempeñara una parte en la salvación del alma humana o como un mérito, la propuesta sería rechazada como una traición” (FO 22).

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Satanás está determinado a que los hombres no vean el amor de Dios que lo indujo a dar a su Unigénito para salvar a la raza perdida, pues es la bondad de Dios la que guía a los hombres al arrepentimiento. ¿Cómo tendremos éxito en presentar delante del mundo el profundo y precioso amor de Dios? En ninguna otra forma podremos abarcarlo, a menos que exclamemos: “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios”. 1 Juan 3:1. Digamos a los pecadores: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Juan 1:29. Presentando a Jesús como el representante del Padre, podremos despejar la sombra que Satanás ha proyectado sobre nuestro sendero a fin de que no veamos la misericordia y el inexpresable amor de Dios como se manifiestan en Jesucristo. Mirad a la luz del Calvario. Es una promesa permanente del ilimitado amor, de la infinita misericordia del Padre celestial (Mensajes selectos, tomo 1, p. 183).

No pienses que quizá Dios perdonará tus transgresiones y permitirá que vayas a su presencia. Dios ha dado el primer paso. Aunque te habías rebelado contra él, salió a buscarte. Con el tierno corazón del pastor, dejó las noventa y nueve y salió al desierto a buscar la que se había perdido. Torna en sus brazos de amor al alma lastimada, herida y a punto de morir, y gozosamente la lleva al aprisco de la seguridad.

Los judíos enseñaban que antes de que se extendiera el amor de Dios al pecador, éste debía arrepentirse. A su modo de ver, el arrepentimiento es una obra por la cual los hombres ganan el favor del cielo. Y éste fue el pensamiento que indujo a los fariseos a exclamar con asombro e ira: “Este a los pecadores recibe”. De acuerdo con sus ideas, no debía permitir que se le acercaran sino los que se habían arrepentido. Pero en la parábola de la oveja perdida, Cristo enseña que la salvación no se debe a nuestra búsqueda de Dios, sino a su búsqueda de nosotros. “No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; todos se apartaron”. Romanos 3:11, 12. No nos arrepentimos para que Dios nos ame, sino que él nos revela su amor para que nos arrepintamos (Palabras de vida del gran Maestro, p. 147).

El amor es el principio fundamental del gobierno de Dios en los cielos y en la tierra, y debe ser el fundamento del carácter del cristiano…

Y el amor se revelará en el sacrificio… El don de Dios en favor del hombre excede a todo cálculo. Nada se escatimó. Dios no podía permitir que se dijera que podía haber hecho algo más, que podía revelar a la humanidad un amor mayor. En el don de Cristo, dio todo el cielo (La maravillosa gracia de Dios. p. 176).

26


Domingo 22 de abril | Lección 4____________________________________________________

EL AMOR DEL PADRE

No mucho antes de la Cruz, Jesús habló con su círculo íntimo sobre el modo en que las personas pueden ir al Padre a través de él. Fue allí cuando Felipe dijo: “Señor, muéstranos el Padre, y nos basta” (Juan 14:8).

¿Cómo le respondió Jesús a Felipe? Juan 14:9. Esta respuesta ¿qué nos muestra acerca del Padre, y qué conceptos erróneos sobre Dios debería despejar?

Juan 14:9

Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

Algunos dicen que el Dios del Antiguo Testamento es un Dios de justicia en comparación con el del Nuevo Testamento, que está lleno de misericordia, gracia y perdón. Hacen entre los dos una distinción que no es válida. Es el mismo Dios, con los mismos rasgos, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo.

Una de las razones por la que Cristo vino a este mundo fue para revelar la verdad acerca de Dios el Padre. A lo largo de los siglos, se habían generalizado ideas equivocadas acerca de él y de su carácter, no solo entre los paganos, sino también entre la nación escogida por Dios. “La Tierra quedó a oscuras por causa de una falsa interpretación de Dios. Para que pudiesen iluminarse las lóbregas sombras, con el fin de que el mundo pudiera ser traído de nuevo a Dios, debía romperse el poder engañoso de Satanás” (DTG 13).

Dios no cambia. Si conociéramos bien todos los hechos que rodearon los acontecimientos del Antiguo Testamento, descubriríamos que Dios es igual de misericordioso en ambos Testamentos. La Biblia declara: “Dios es amor” (1 Juan 4:8) y Dios no cambia. “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Heb. 13:8).

Recuerda, también, que fue el Dios del Antiguo Testamento el que pendió de la Cruz.

Este Dios también es lento para la ira; es fiel, compasivo y misericordioso; y está lleno de amor (Éxo. 34:6, 7). Dios tiene un amor infalible (Sal. 143:8) y se deleita en sus seguidores (Sal. 147:11). Dios planea darle prosperidad y esperanza a la gente (Jer. 29:11). En su amor, ya no reprende sino que se regocija por su pueblo con cantos (Sof. 3:17). Esto, y mucho más, es Dios el Padre.

Piensa en el hecho de que Jesús representa a Dios el Padre. ¿Por qué es una verdad tan maravillosa y esperanzadora, especialmente para aquellos que, a veces, podrían tener miedo de Dios?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? (Juan 14)

Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.

En este pedido que hace Felipe a Cristo encontramos  y descubrimos el llanto espiritual más profundo que puede tener el ser humano en su alma; el pedido de Felipe toca el corazón de la religión misma y es un pedido tan viejo como la misma existencia de la humanidad en esta tierra.

El pedido de Felipe es el llorar de una alma que sufre de tristeza profunda, porque ha perdido lo más esencial en la vida: ha perdido la razón su existencia, ya que ha perdido al Padre Celestial.

Este llanto del hombre se compone de lágrimas puras, que son derramadas por un huérfano espiritual que está en una constante lucha por encontrar y regresar a su Padre. 

La ausencia del Padre en nuestras vidas crea un vacío que nadie ni nada puede llenar. Aparte del vacío, la ausencia del Padre también nos crea confusión, nos crea desaliento y, al final, nos crea un insuperable temor a todo lo que se aproxima a nuestras vidas.

Tenemos temor a perder la vida, la niñez, la juventud, o la seguridad familiar; temor a la incertidumbre laboral, a la vejez, a las enfermedades, y al final temblamos cuando sabemos que la muerte nos está acechando constantemente.

Por eso Felipe exclama: “Señor, muéstranos al Padre, y nos basta”

En la conversación de Felipe con Jesucristo, encontramos implicaciones sumamente importantes:

1-El pedido de Felipe denota que el humano tiene una creencia perfecta en la existencia de un Padre celestial. El problema para algunos de nosotros no es que no sepamos si existe el Padre, nuestro problema es que no sabemos cómo encontrarlo.

2-El pedido de Felipe denota la ausencia  del ateísmo: se cree completamente en Dios, ya que Dios es la esencia de todas las ideas que el hombre  puede tener.

3-El pedido de Felipe denota la ausencia del panteísmo: no se anda buscando a Dios en la naturaleza, se anda en busca de una persona específica, se anda en busca de un Padre.

4-El pedido de Felipe denota la ausencia del molochismo: el corazón humano clama por el Padre y no anda tratando de hacer sacrificios, penitencias o castigos corporales para dar paz y tranquilidad a su necesidad espiritual. El hombre puede hacer sacrificios religiosos, servicios, ceremonias, sacramentos, penitencias y oraciones, pero todo esto no es suficiente para contestar el pedido del humano que anda en busca de su Padre.

De la misma manera en que la presencia del sol primaveral convierte en música las flores y la naturaleza entera,  también la presencia del Padre no sólo aquieta el llanto de sus niños, sino que también nos llena y nos sana el corazón por esa ruptura filial que el pecado ha producido en nuestras vidas.

La religión no es solamente historia; la religión es filosofía en su esencia. En verdad, la religión ha creado las bases para todas las preguntas de filosofía que una vez haya tenido o inventado la humanidad entera.

Por ejemplo, podemos encontrar de qué manera el hombre filosofa, tratando de comprender temas como el pecado, el mal, la muerte, la mediación de Cristo, la salvación, y el futuro, entre otros temas trascendentales. Todos estos problemas o incógnitas son tan perplejos y difíciles de comprender que han diezmado las mejores mentes que han existido en el mundo y aun siguen sin haber sido resueltas.

El hombre se ha dedicado al estudio de la filosofía de la religión, ya que el hombre prefiere mejor contemplar una sonrisa del Padre antes de contemplar su cetro, ya que el hombre prefiere  conseguir la aprobación del Padre antes de ver su furor; desde que el hombre pecó, la historia describe al mismo hombre en busca de la paternidad divina perdida.

Por eso la respuesta de Cristo es una de las respuestas más sublimes del universo: “¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?”

Cristo es la respuesta a la incansable búsqueda del hombre, por salir del triste orfanatorio donde nos encontramos recluidos y regresar a los amantes brazos paternales que perdimos hace varios miles de años.

El mundo no era sino el único orfanatorio en el universo, donde se encontraban perdidos un vasto grupo de hijos del Padre universal.

El Hijo mayor del Padre celestial vino a hacer los arreglos necesarios, y el orfanatorio fue comprado con su sangre preciosa; ahora miles de millones de esos niños que se encontraban perdidos, están solamente a la espera de la transacción final, para volver a su antigua morada, a las bellas moradas paternales donde el Padre de todos ellos espera ese feliz encuentro  y restauración de una familia entera que estaba perdida.

“Señor, muéstranos al Padre, y nos basta”

“… y nos basta”

Felipe estaba en lo correcto: todo aquel que logre mostrarnos al Padre, con eso nos basta. Jesucristo lo hizo, él nos mostró al Padre a través de su vida santa, a través de miles de milagros hechos a la humanidad, nos mostró el amor del Padre al morir en la cruz por la raza caída.

Tanto el Hijo Jesucristo como el Santo Espíritu laboran incansablemente para hacernos ver al Padre: hay una perfecta armonía entre ellos, para darnos esa visión salvadora. Con justa razón el himnógrafo escribió:

Abre mis ojos a la luz; tu rostro quiero ver, Jesús. Pon en mi corazón tu bondad, y dame paz y santidad. Humildemente acudo a ti, porque tu tierna voz oí. Mi guía sé, Espíritu consolador. (Himnario adventista, 195)

Mostrarnos al Padre era la característica principal de toda la enseñanza de Jesucristo en esta tierra; al final, la suma y el propósito final de la religión es lograr ver al Padre.

Quien sea que el Padre use para revelarse a nosotros y para transportarnos a la luz de su gloria, viene a ser nuestro Maestro más grande y verdadero. En este caso es nuestro Señor Jesucristo: con su vida en esta tierra, él logró mostrarnos al Padre y ya “con eso nos basta”. 

ESPÍRITU DE PROFECÍA

En su humanidad, [Cristo] era la personificación del carácter divino. Dios hizo carne sus atributos en su Hijo: su poder, su sabiduría, su bondad, su pureza, su fidelidad, su espiritualidad, su benevolencia. En él, aunque humano, moraba toda la perfección del carácter, toda la excelencia divina. Y al pedido de su discípulo, “muéstranos al Padre, y nos basta’’, pudo contestar: “¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos al Padre?” “Yo y el Padre uno somos”. Juan 14:8, 9; 10:30 (A fin Je conocerle, p. 111) .

¡Qué amor, qué amor incomparable, que nosotros, pecadores y extranjeros, podamos ser llevados de nuevo a Dios y adoptados en su familia! Podemos dirigimos a él con el nombre cariñoso de “Padre nuestro”, que es una señal de nuestro afecto por él, y una prenda de su tierna consideración y relación con nosotros…

Todo el amor paterno que se haya transmitido de generación a generación por medio de los corazones humanos, todos los manantiales de ternura que se hayan abierto en las almas de los hombres, son tan solo como una gota del ilimitado océano, cuando se comparan con el amor infinito e inagotable de Dios. La lengua no lo puede expresar, la pluma no lo puede describir. Podéis meditar en él cada día de vuestra vida; podéis escudriñar las Escrituras diligentemente a fin de comprenderlo; podéis dedicar toda facultad y capacidad que Dios os ha dado al esfuerzo de comprender el amor y la compasión del Padre celestial: y aún queda su infinidad. Podéis estudiar este amor durante siglos, sin comprender nunca plenamente la longitud y la anchura, la profundidad y la altura del amor de Dios al dar a su Hijo para que muriese por el mundo. La eternidad misma no lo revelara nunca plenamente (Testimonios para la iglesia, tomo 5, p. 691).

Satanás presentaba a Dios como un ser egoísta y opresor, que lo pedía todo y no daba nada, que exigía el servicio de sus criaturas para su propia gloria, sin hacer ningún sacrificio para su bien. Pero el don de Cristo revela el corazón del Padre. Testifica que los pensamientos de Dios hacia nosotros son “pensamientos de paz, y no de mal” (Jeremías 29:11). Declara que aunque el odio que Dios siente por el pecado es tan fuerte como la muerte, su amor hacia el pecador es más fuerte que la muerte. Habiendo emprendido nuestra redención, no escatimará nada, por mucho que le cueste, de lo que sea necesario para la terminación de su obra. No se retiene ninguna verdad esencial para nuestra salvación no se omite ningún milagro de misericordia, no se deja sin empleo ningún agente divino. Se acumula un favor sobre otro, una dádiva sobre otra. Todo el tesoro del cielo está abierto a aquellos a quienes él trata de salvar. Habiendo reunido las riquezas del universo, y abierto los recursos de la potencia infinita, lo entrega todo en las manos de Cristo y dice: Todas estas cosas son para el hombre. Úsalas para convencerlo de que no hay mayor amor que el mío en la tierra o en el cielo. Amándome hallará su mayor felicidad (El Deseado de todas las gentes, p. 39).

27


Lección 4 | Lunes 23 de abril_______________________________________________________

EL AMOR DE CRISTO

El pecado separó a la raza humana de Dios; un abismo incipiente se abrió entre ellos, y a menos que ese abismo se cerrara la humanidad estaría condenada a la destrucción eterna. El golfo era profundo y peligroso. Se necesitaba algo totalmente increíble para resolver el problema del pecado y reunir a la humanidad pecadora con un Dios justo y santo. Requería que Alguien eterno como Dios mismo, Alguien tan divino como Dios mismo, se convirtiese en un ser humano y, en esa humanidad, se ofreciese como sacrificio por nuestros pecados.

Lee Juan 1:1 al 3 y 14, y Filipenses 2:5 al 8. ¿Qué nos enseñan estos textos acerca de quién es Jesús?

Juan 1:1-3 y 14

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 

14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

Filipenses 2:5-8

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Cristo era eterno y no dependía de nadie ni de nada para su existencia. Él era Dios; no la mera apariencia exterior de Dios, sino Dios mismo. Su naturaleza esencial era divina y eterna. Jesús retuvo esa divinidad, pero se convirtió en ser humano para guardar la Ley en carne humana y morir como Sustituto de quienes han violado la Ley, que somos todos nosotros (Rom. 3:23).

Cristo se hizo humano, sin ninguna ventaja sobre los demás seres humanos. Guardó la Ley de Dios no mediante su poder divino e interno, sino confiando en el mismo poder divino y externo disponible para cualquier otro ser humano.

Jesús era completamente Dios y completamente humano. Esto significa que el que sostiene “todas las cosas con la palabra de su poder” (Heb. 1:3) era el mismo que fue hallado como un “niño acostado en el pesebre” (Luc. 2:16). Significa que el que “es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten” (Col. 1:17) es el mismo que, como niño humano, “crecía en sabiduría y en estatura” (Luc. 2:52). Esto significa que Aquel sin quien “nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3) es el mismo al que “mataron colgándolo de un madero” (Hech. 5:30).

Si todo esto nos revela el amor de Cristo por nosotros, y el amor de Cristo por nosotros no es más que una manifestación del amor del Padre por nosotros, ¡entonces no es de extrañar que tengamos tantas razones para regocijarnos y ser agradecidos!

Lee Romanos 8:38 y 39. ¿En qué medida lo que leímos en el estudio de hoy nos da poderosas razones para confiar en lo que Pablo nos dice aquí?

Romanos 8:38-39

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.  Este era en el principio con Dios.  Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. (Juan 1) 

¿En qué fecha encontramos a ese Verbo? En el principio

¿Con quién estaba el Verbo? Con Dios

¿Qué era el Verbo? Dios

 La traducción y escritura de este texto no puede ser mejorada, porque las palabras son claras y contundentes y no se necesita una investigación profunda; el texto revela con toda claridad que los sujetos son Cristo y Dios.  

 De este texto aprendemos lo siguiente:

-Cristo es el eterno revelador del Padre, ya que en el principio Cristo era la Palabra; no es que era una palabra solamente, sino que él era la Palabra completa.

 -Por la fidelidad de Cristo al Padre, Cristo es el más grande revelador del intelecto y el corazón del Padre.

 -Por una vida completa y sin manchas, Cristo es la entera revelación de la santidad y la pureza Padre.

 -Por la fuerza y el vigor de la vida de Cristo, el Hijo revela a su Padre como Dios, y también se revela a sí mismo como Dios. La palabra de los humanos muchas veces es poderosa, no siempre es aire; algunas veces las palabras son una fuerza contundente. Las palabras de Cristo siempre son palabras que implican acciones, son palabras que crean, sanan, bendicen y salvan.

 14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.  (Juan 1)

 Encontramos cuatro contrastes en este texto, que se aplican a Cristo:

 1-Su esencia:  El era Verbo o Palabra y fue hecho carne.

Verbo denota poder, espiritualidad pura, eternidad.

La carne es materialidad, debilidad y mortalidad

 2-Su existencia: En el principio era el Verbo, pero con el tiempo el Verbo se hizo carne. El Eterno se volvió un infante de días.

Aquel que nunca había tenido un principio, cuando se hizo carne, tuvo un principio en el cual se podían contar los días, los meses y los años de su existencia.

 3-Su asociación: En los brazos de su Padre celestial recibía y devolvía amor puro.

En los brazos de su madre terrenal, fue el principio para comenzar a experimentar el odio y la crueldad del hombre.

 4-Su naturaleza: Este es el contrate más supremo de Cristo.

El es Creador y también criatura, el es Eterno pero fue afectado por el calendario humano, a pesar de que él es la vida tuvo que probar lo que era morir. Contrastes inseparables que se estudiarán a lo largo de la eternidad, sin llegar a comprenderlas en su totalidad.

 

1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.  (Juan 1)

 Este texto es un argumento irrefutable en contra de tres grupos de heréticos que han existido en la historia de la humanidad:

 1-Los arrianos: Ellos creen que Cristo es inferior al Padre, creen que Jesucristo es criatura y que tuvo un principio

 2-Los sabelianos: Ellos creen que no hay distinción entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Ellos creen que muchas veces Dios se manifiesta como el Padre, otras veces se manifiesta como el Hijo y otras veces Dios se manifiesta como el Espíritu. Llegan a la conclusión de que el Padre y el Espíritu Santo también murieron en la cruz.

 3-Los unitarios: Ellos creen que Jesucristo nunca fue Dios, solamente un humano, el más perfecto y santo ser humano que haya existido, pero solamente un humano.

Los antiguos cristianos-gnósticos sostenían que el mundo no fue creado por Dios, sino que fue creado por Demiurgo quien era un espíritu que descendía de Aeón, y este último era una derivación de Dios. Juan 1 está opuesto diametralmente con esta creencia. De esto aprendemos lo siguiente:

1-Que Cristo es mas antiguo que el universo, el productor siempre es más antiguo que su misma producción; el Creador siempre es más antiguo que su misma creación.

 2-Que Cristo es más sublime que el mismo universo. El arquitecto siempre es más sublime que el edificio que construyó, el autor es más grande que su obra literaria, y el artista siempre es más grande que su obra de arte.

Cristo es más sublime y más grande que el mismo universo.

-Cristo es más grande en extensión, ya que Cristo se extiende más allá del universo desconocido.

-Cristo es más grande en fuerza que el universo, ya que él mismo dirige su nacimiento, su existencia, su orden y su travesía.

-Cristo es más grande en belleza que el mismo universo; si de su mente surge tanta belleza, él es más bello y más hermoso que su misma creación.

 Cuenta la historia que el comienzo del cristianismo en Japón sucedió de la siguiente manera: una dama de los Estados Unidos, de nombre Princesa, estaba interesada en Japón y fue enviada como misionera junto con otras cuatro o cinco personas. Ellos no hicieron otra cosa que ocuparse de traducir la Biblia al idioma japonés. Después de vivir un tiempo en Japón, esta dama ofreció a un joven japonés enseñarle inglés y le dio como tarea el evangelio de Juan para que él lo comenzara a traducir al idioma japonés. Después de unos cuantos días de trabajo de este joven traduciendo el libro de Juan, se le veía agitado e inquieto, caminando de arriba para abajo en su oficina. El joven llegó a un momento en que no se pudo contener mas y fue donde Princesa, y le preguntó: -¿Quién es este hombre llamado Jesús? Ustedes le llaman hombre, pero éste tiene que ser Dios. Unas pocas palabras de la Biblia habían fomentado en la mente de este joven la convicción  de que Jesús era realmente Dios

 

Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.  (Juan 3)

Todas las cosas fueron hechas en él, por él y para él.

En él: Toda idea de la creación en todas sus formas, colores, olores y sabores residen en la infinita sabiduría de la mente de Cristo.

Por él: El es el único productor y sustentador de las cosas que existen. La diferencia entre el Creador y la criatura es que la criatura habla de las cosas que existen, pero el Creador habla para que las cosas existan.  El humano puede trabajar con los materiales que Dios le provee: observa los materiales, los imita, los combina, los transforma, pero no puede crearlos. El mejor pintor del mundo que está componiendo la más bella obra de arte que pueda proceder de la mano de un hombre, no puede crear nada: ni el lienzo, ni los colores, ni las brochas, ni sus propias manos, tampoco la imaginación para hacer su trabajo, ya que la imaginación es el resultado del genio del hombre y el genio del hombre es un regalo de la sabiduría divina.

La creación niega el ateísmo porque anuncia la existencia de un Dios Creador   

La creación niega el politeísmo porque confiesa la existencia de un solo Dios Creador

La creación niega el materialismo porque enseña que en “el principio” la materia fue creada, y fue creada de la nada

La creación niega el panteísmo porque separa a Dios de la creación y de sus criaturas

Le creación niega el fatalismo porque muestra un Dios que no es tirano, sino que da libertad  de elección a sus criaturas

Para él: Todas las cosas viven para Cristo. Vivir para Cristo es la única explicación y ley que tienen todas las criaturas.

Hagamos nuestra la plegaria del Himnario adventista (#68) para expresar a CRISTO nuestra humilde sumisión a su santa voluntad:
 

Mi Creador, mi Rey,

te debo lo que soy.

De amor la fuente es tu ley

y en ti contento estoy;

de amor la fuente es tu ley

y en ti contento estoy.

 

Tu criatura soy,

mi vida está en ti;

el don que me entregas hoy

más vale que el rubí;

el don que me entregas hoy

más vale que el rubí.

 

Señor, ¿qué puedo dar?

¡Los cielos tuyos son!

Tu amor demanda sin cesar

un grato corazón;

tu amor demanda sin cesar

un grato corazón.

 

Inspira mi alma, oh Dios,

con celo y virtud,

y alzaré a ti mi voz

en santa gratitud;

y alzaré a ti mi voz

en santa gratitud.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Aunque la Palabra de Dios habla de la humanidad de Cristo cuando estuvo en esta tierra, también habla definidamente acerca de su preexistencia. El Verbo existía como un ser divino, como el Hijo eterno de Dios en unión y en unidad con el Padre. Desde la eternidad era el Mediador del pacto, aquel en quien serían bendecidas todas las naciones de la tierra, tanto judíos como gentiles, si lo aceptaban. “El Verbo, era con Dios, y el Verbo era Dios”. Juan 1:1. Antes de que los ángeles fuesen creados, el Verbo estaba con Dios, era Dios (El evangelismo, p. 446).

¡Pensad en lo que la obediencia de Cristo significa para nosotros! Significa que con la fortaleza de él nosotros también podemos obedecer. Cristo fue un ser humano. Sirvió a su Padre celestial con toda la fortaleza de su naturaleza humana. Tiene una naturaleza doble: es, al mismo tiempo, humana y divina. Es tanto Dios como hombre.

Cristo vino a este mundo para mostramos lo que Dios puede hacer y lo que nosotros podemos hacer en cooperación con Dios. Fue al desierto en la carne humana para ser tentado por el enemigo. Sabe lo que es tener hambre y sed. Conoce las debilidades y flaquezas de la carne. Fue tentado en todo como nosotros somos tentados.

Nuestro rescate ha sido pagado por nuestro Salvador. Nadie necesita estar esclavizado por Satanás. Cristo está ante nosotros como nuestro ejemplo divino, nuestro ayudador todopoderoso. Hemos sido comprados por un precio que es imposible de calcular. ¿Quién puede medir la bondad y misericordia del amor redentor? (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 6, p. 1074).

Al contemplar a Cristo, nos detenemos en la orilla de un amor inconmensurable. Nos esforzamos por hablar de este amor, pero nos faltan las palabras. Consideramos su vida en la tierra, su sacrificio por nosotros, su obra en el cielo como abogado nuestro, y las mansiones que está preparando para aquellos que le aman; y solo podemos exclamar: ¡Oh! ¡Qué altura y profundidad las del amor de Cristo! “En esto consiste el amor: no que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó a nosotros, y ha enviado a su Hijo en propiciación por nuestros pecados”. “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios” 1 Juan 4:10; 3:1 (Los hechos de los apóstoles, p. 263)

El amor de Cristo por sus hijos es tan vigoroso como tierno. Es un amor más fuerte que la muerte, pues él murió por nosotros. Es un amor más verdadero que el de una madre por su hijo. El amor de la madre puede cambiar, pero el amor de Cristo es inmutable…

En cada prueba tenemos consolación eficaz. ¿No se conmueve nuestro Salvador al comprender nuestras debilidades? ¿No ha sido tentado en todo como nosotros? ¿Y no nos ha invitado a llevarle cada prueba y perplejidad? Entonces no nos aflijamos por las cargas del mañana. Valerosamente y alegremente llevemos las cargas de hoy. Hemos de tener la confianza y la fe para hoy. Pero no se nos pide que vivamos más que un día a la vez. El que da fuerza para hoy dará fuerzas para mañana (In Heavenly Places, p. 269; parcialmente en En los lugares celestiales, p. 271).

28


Martes 24 de abril | Lección 4______________________________________________________

EL AMOR DEL ESPÍRITU

El Espíritu Santo ha sido incomprendido, casi tanto como el Padre. Algunos teólogos creen que el Espíritu es el amor entre el Padre y el Hijo. En otras palabras, que el Espíritu es mero afecto entre el Padre y el Hijo. Esto lo reduce a una relación entre dos miembros de la Deidad y niega que él sea un miembro de ella por sí mismo.

Las Escrituras, sin embargo, revelan su personalidad. Los cristianos se bautizan en su nombre junto con los del Padre y del Hijo (Mat. 28:19). El Espíritu glorifica a Cristo (Juan 16:14) y convence a la gente (Juan 16:8). Se lo puede agraviar (Efe. 4:30). Es Consolador (Juan 14:16), Abogado Defensor (NTV) y Consejero (PDT). Enseña (Luc. 12:12), intercede (Rom. 8:26) y santifica (1 Ped. 1:2). Cristo dijo que el Espíritu guía al pueblo a toda verdad (Juan 16:13).

En síntesis, el Espíritu Santo es Dios, como lo son el Padre y el Hijo. Juntos, son un solo Dios.

Todo lo que el Espíritu hace revela el amor divino. ¿Cuáles son algunas de las cosas que hace? Luc. 12:12; Juan 16:8-13; Hech. 3:2.

Lucas 12:12

12 porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.

Juan 16:8-13

Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; 10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. 12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Hechos 3:2

Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo.

La mayor evidencia de que el Espíritu Santo es Dios es la encarnación de Cristo. Jesús nació del Espíritu Santo (Mat. 1:20). Solo Dios podía “crear” de ese modo.

El Espíritu Santo pudo realizar dos milagros opuestos para Cristo. Primero, trajo al Cristo omnipresente al seno de María; el mismo Cristo que ascendió físicamente al cielo con cuerpo humano, confinado dentro de ese cuerpo. En segundo lugar, el Espíritu vuelve a traer al Cristo confinado por su humanidad y, en otro milagro inexplicable, hace que esté presente para los cristianos de todo el mundo.

De modo que el Espíritu Santo, junto con el Padre y el Hijo, está trabajando en nuestro favor. “La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención” (CSS 219).

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nos aman de igual modo y trabajan con el fin de salvarnos para el Reino eterno de Dios. ¿Cómo podremos descuidar una salvación tan grande?

¿Cuánto consuelo podemos obtener del hecho de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo trabajan juntos por nuestro bienestar eterno?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Hay un grupo exageradamente grande de personas a quienes les cuesta aceptar que el Espíritu Santo es una persona. Tal vez la dificultad radica, en parte, por la manera en que la Biblia se refiere a la tercera Persona de la Deidad: el Dios Espíritu Santo.

 La Biblia describe al Espíritu Santo como:

1. paloma

2. lluvia

3. aceite

4. viento, y también como

5. fuego.

Debido a que la Biblia usa estas metáforas para describir al Espíritu Santo, alguien puede llegar a la conclusión de que el Espíritu Santo no es una persona, sino una cosa, una fuerza, un objeto, un líquido o una corriente de energía.

Estas comparaciones que hace la Biblia del Espíritu Santo son figuras que solamente ilustran o describen, cada una de ellas, una función del Espíritu Santo.

 El Espíritu Santo no es una paloma, no es lluvia, no es aceite, no es viento, tampoco es fuego.

 La lluvia reverdece y vivifica: eso hace en una persona la presencia del Espíritu Santo.

El aceite da luz y calor; del viento solamente se ve el efecto, pero no se lo puede ver; lo mismo ocurre con el Espíritu Santo: se ve o se siente su efecto, pero a él no se lo puede ver.

El fuego purifica: esa es la obra del Espíritu Santo en una vida pecaminosa.

Estas metáforas solamente son símbolos de la obra del Espíritu Santo en la santificación de los hijos de Dios.

 Hay un grupo que se ha levantado dentro de nuestra misma iglesia que cree y enseña que el Espíritu Santo es cualquier cosa, pero no es una Persona divina.

Ellos aceptan que sí existe el Espíritu Santo, pero no es una persona. A pesar de que la idea luce un poco muy infantil, hay quienes la creen y la aceptan. Estos hermanos se aferran de algunos textos de la Biblia y los sacan de su contexto, pero quizá les cuesta ver la postal entera que la Biblia presenta en torno al Consolador Espíritu Santo.

 Si nosotros aceptamos que el Espíritu Santo es cualquier cosa, pero no una persona, entonces hemos colocado un ídolo en nuestras propias iglesias, tenemos un ídolo en el centro de nuestros mismos altares, ya que adoramos y pedimos la presencia en nuestras iglesias y en nuestras vidas de  un  “Dios” que no es una persona, sino que es solamente un objeto, una cosa o una energía.

 Si esta postura de nuestros hermanos fuera ortodoxa y verdadera, entonces tendríamos un Dios injusto que ha castigado a naciones enteras por idolatría, cuando, por otro lado, él mismo ha promovido la adoración y respeto a una “ídolo” que presuntamente es  “Dios”,  pero en realidad no es una persona, sino un objeto, un fenómeno o una cosa.

Estos hermanos, nominalmente “adventistas”, curiosamente están divididos en su creencia en cuanto a la personalidad del Espíritu Santo; algunos creen que el Espíritu Santo es cualquier cosa, menos una Persona; otros creen que el Espíritu Santo es la esencia del Padre y también la esencia del Hijo.

 Ante textos bíblicos en los que encontramos al Espíritu Santo engendrando a Cristo, ungiéndolo en su bautismo o siendo capaz de ser ofendido, ellos explican que el Hijo se engendró él solo en María, que el Hijo se ungió él solo en su bautismo, y creen que la ofensa contra el Espíritu Santo es el pecado que se hace en contra de la espiritualidad de Cristo.  

 Entonces ellos llegan a la siguiente conclusión: el pecado en contra del Espíritu Santo es aquel pecado que se hace en contra de la espiritualidad de Cristo, y ese pecado no se puede perdonar. El pecado que se comete contra la humanidad de Cristo sí se puede perdonar.

Esa es una infantil manera de pensar: en pocas palabras se puede decir que a Jesucristo sí se le puede asesinar, pero no se le puede ofender con palabras.

 Otra de las “doctrinas” que nuestros hermanos creen y enseñan es que los hermanos católicos inventaron la doctrina de la Trinidad. Admitimos que la palabra trinidad no aparece en la Biblia, pero la doctrina sí. Como tal, la palabra trinidad es una de las palabras más cercanas que existen para describir a un Dios que es tres en uno: tres Personas que comparten una total armonía de pensamiento y acción.

 La palabra trinidad comienza a sonar en el mundo griego, aun antes del nacimiento terrenal de nuestro Señor Jesucristo. El hombre ha venido estudiando la Biblia desde que ésta existe, agregando día a día nueva luz.

 En el concilio de Nicea, celebrado en el año 325 después de Cristo, se reunieron los dirigentes de los grupos religiosos que existían en esos días, incluyendo la iglesia católica, para estudiar el tema de la Trinidad y entre todos llegar a una mejor luz.

 En este congreso se estudió especialmente la relación entre Cristo y el Padre. El tema a discutir era si Jesucristo había sido creado por el Padre y tenía principio, o si Jesucristo era eterno, sin un comienzo, como Dios el Padre.

Alejandro y Anastasio de Alejandría defendieron que Cristo era eterno y que nunca había tenido principio, mientras que el presbítero Arrio y Eusebio sostenían que Jesucristo fue lo primero que el Padre creó, por lo tanto Jesucristo tenía un principio y no era igual a Dios, sino una criatura.

De la creencia del presbítero Arrio, es donde nace el “arrianismo”, la doctrina que aceptan quienes creen que Jesucristo es una criatura con principio y no precisamente Dios.

 En este Concilio de Nicea, la idea del presbítero Arrio fue aplastada completamente y las religiones de esos días llegaron a la conclusión de colocar a Jesús como Dios, tan eterno como el Padre y sin un inicio.

 En el siguiente concilio ecuménico que se celebró en Constantinopla, en el año 381 después de Cristo, se tocó solo el tema de la personalidad de Espíritu Santo y, con base en las Sagradas Escrituras, los teólogos de las religiones existentes en esos tiempos, incluyendo la católica, llegaron a la conclusión de que el Espíritu Santo es Dios, de la misma manera en que lo son el Padre y el Hijo.

 Posiblemente en este concilio fue donde se dio publicidad a la palabra “trinidad”, aunque no se originó allí. A pesar de que la palabra trinidad no la encontramos ni una vez en la Biblia, la doctrina de la trinidad la podemos encontrar en la Biblia de pasta a pasta.

 Nuevos vocablos se agregan cada día a nuestro vocabulario castellano.  Hace unas decenas de años no existían las palabras como avión, computadora, internet, cohete, electricidad, refrigeradora, astronauta, tren, etc., etc. Estas palabras se han sumado a nuestro diccionario de acuerdo con las invenciones o descubrimientos del hombre.

 Esto también sucede en el idioma religioso. Nosotros aquí en Escuela Sabática para Maestros, usamos con libertad la palabra trinidad, ya que no hay nada de malo, ni herético, ni pecaminoso en usarla. Esa es la palabra más cercana que existe para describir a un Dios triuno, es decir, que son tres en uno.

 A todos los hermanos que han mandado videos y estudios acerca de la idea Apostasía Omega, donde sostienen que el Espíritu Santo no es persona, yo personalmente les agradezco mucho: los he estudiado con paciente oración, y he llegado a la conclusión de que esta manera de pensar es inconclusa, es confusa, sin sentido y anti-bíblica. Todo aquel que la acepte está poniendo en juego su salvación eterna, ya que nuestra salvación depende tanto del Padre, como del Hijo y también del Espíritu Santo; eliminar a una de esas Personas en nuestra esfera espiritual, es prácticamente jugar con nuestra salvación, y colocarse en el campo de la perdición.

 

En los siguientes versículos descubrimos que el Espíritu Santo es una Persona.

 A una cosa u objeto o energía no se le puede contristar ni entristecer, ya que carece de sentimientos.

Efesios 4:30

30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

A una cosa u objeto no se le puede mentir, ya que no tiene conocimiento. (Hechos 5: 3 )

Hechos 5:3

Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?

A una cosa u objeto no se le puede tentar, ya que no tiene uso de la razón.

Hechos 5: 9

Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti.

En el siguiente versículo descubrimos que el Espíritu Santo reparte regalos entre los hijos de Dios “como él quiere” es decir que el Espíritu Santo tiene su propia voluntad. La voluntad es un atributo que le pertenece solamente a una persona. Las cosas, objetos o energías no tienen voluntad

1 Corintios 12:11

11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

El Espíritu Santo tiene amor; al saber que puede tener amor, sabemos que es una persona. Una cosa, objeto o energía no tiene no amor, ni afecto.

 

Romanos 15:30

30 Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios,  

En este último versículo descubrimos de nuevo a tres personas diferentes: el Hijo, el Espíritu Santo y el Padre -en ese orden.

Las características distintivas de una persona son: conocimiento (o entendimiento), sentimiento y voluntad.

Solamente un ser personal puede ser contristado o entristecido. Ninguna cosa o energía, tiene la capacidad de entristecerse o alegrarse.

Sólo se puede mentir o engañar a un ser personal. Ninguna cosa o energía puede estar consciente de que se le ha engañado.

Únicamente un ser personal tiene la habilidad de elegir como le plazca y ejercer su propia voluntad.  La voluntad es quizás uno de los elementos más distintivos y característicos de cualquier personalidad. Ninguna cosa o energía tiene voluntad en sí misma.

Y solamente un ser personal tiene la capacidad para amar. El amor verdadero es inconcebible de una manera abstracta e impersonal. El amor conlleva un toque muy personal.  Ninguna cosa o energía tiene la capacidad de amar.

Estos enunciados de la personalidad indican que el Espíritu Santo es un ser con conciencia propia, conocimiento propio, voluntad propia y determinación propia; la Persona Espíritu Santo es capaz de amar. No es una influencia imprecisa ni una esencia impersonal.

El Espíritu Santo es presentado en estos términos personales, porque Dios mismo es un Dios personal.

“El Espíritu Santo tiene una personalidad; de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros espíritus y con nuestros espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que están ocultos en la mente de Dios” (Ev 447).

 

26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. (Juan 14)

De acuerdo con este texto, también el Espíritu Santo tiene como misión enseñar y hacernos recordar todo lo que hemos aprendido. El Espíritu Santo enseñó “todas las cosas” a los discípulos, y esto los capacitó para llevar adelante la misíón de Cristo en la oficina apostólica de Jerusalén.

Otra de las promesas maravillosas de este versículo, es el poder que el Espíritu Santo ejercerá en nuestras mentes para poder recordar todas las cosas que hemos aprendido. El Espíritu Santo nunca nos podrá hacer recordar aquellas cosas que nunca aprendimos.

“y os recordará todo lo que yo os he dicho.”

Esta promesa que hizo Jesús, era sumamente importante para los discípulos, porque ellos tenían por delante la gran tarea de escribir la segunda sección de la Biblia, es decir el Nuevo Testamento.

Cuando ellos comenzaron a escribir el Nuevo Testamento, posiblemente ya no recordarían la mayoría de las palabras que dijo Jesús, o posiblemente ya no las recordarían con la misma exactitud.

Pero la promesa del Espíritu Santo para ellos era recordarles todas las cosas que Jesús había dicho; esa promesa fue un sello de garantía para nosotros, una promesa que nos asegura que el Nuevo Testamento no es de invención humana, sino que son los sucesos vividos y las palabras habladas por Jesús, que los discípulos plasmaron en el papel, con la formidable ayuda del Espíritu Santo, quien es la Persona encargada de enseñarnos, y también de hacernos recordar todas las cosas espirituales, necesarias para nuestra salvación.

Gracias al Espíritu Santo, los discípulos pudieron escribir las doctrinas, los discursos y mandatos, las palabras y la vida de Jesús, que eran necesarias para la fundación de la iglesia y para la edificación de la religión cristiana por las siguientes generaciones, hasta llegar al día de hoy.

Me gusta pensar que, en el reino de los cielos, Dios tiene miles de oficinas que atienden las necesidades del universo entero.

A la caída del hombre, Dios tuvo que abrir muchas oficinas de emergencia, temporales y misteriosas para satisfacer las necesidades urgentes de un mundo en desgracia; muchas de esas oficinas son tan misteriosas que ni los mismos ángeles pueden comprender el trabajo que allí se realiza; ese trabajo solo lo comprende el Salvador que está salvando, y el pecador que está siendo redimido de la muerte que le confiere su estado pecaminoso.

Entres esas nuevas oficinas celestiales para la tierra encontramos dos que son bastante misteriosas, complicadas y opuestas; esas oficinas son la oficina del olvido y la oficina del recuerdo.

La oficina del olvido es una de las oficinas que ha traído las más grandes alegrías al hombre. A esta oficina se llevan millones y millones de pecados confesados y perdonados. Dios echa esos pecados al fondo del mar y él dice que nunca más se acordará de ellos. La oficina del olvido es una de las oficinas que más alegría nos ha traído a usted y a mí.

Pero hay una oficina opuesta a la oficina del olvido y es la oficina del recuerdo, donde el Espíritu Santo es el director y único y suficiente trabajador de esta oficina.

El es el único en el universo que se encarga de hacernos recordar las cosas espirituales que aprendemos y que nuestros pobres cerebros continuamente tienen la tendencia a olvidar.

No hay duda alguna de que hay mentes poderosas que tienen la capacidad de memorizar y recordar las cosas perfectamente por largo tiempo; esto también es un regalo de Dios.

Pero el resto de nosotros, con tristeza  olvidamos hermosas cosas religiosas que aprendemos; por ejemplo, himnos, pasajes de las Escrituras, impresiones, pensamientos, sentimientos, poemas y sermones… Parece que cuando los aprendemos los gravamos con cinceles de hierro en nuestra mente, pero al pasar el tiempo los olvidamos completamente. Es precisamente en este departamento donde se especializa el Espíritu Santo, haciéndonos recordar todas las cosas religiosas que ya memorizamos.

Muchas veces tenemos himnos o pasajes bíblicos que han estado adormecidos en nuestras mentes, y de repente despiertan y los recordamos con una claridad admirable. Esa es la obra del Espíritu Santo.

Otras veces hemos leído pasajes de la Biblia decenas de veces y en una de esas veces, esos pasajes nos revelan cosas admirables que antes no habíamos podido comprender; esa es también la obra del Espíritu Santo.

No hay duda, el Espíritu Santo es Dios; es una persona: él nos recuerda y nos recordará todas las cosas espirituales que hemos aprendido. Ninguna “cosa” o “energía” tiene la capacidad de enseñarnos y de hacernos recordar lo aprendido.

Todas las “cosas” que nos pueden enseñar, tienen la intervención del hombre: un libro fue hecho por el hombre, una computadora fue hecha por el hombre, un reloj nos recuerda la puntualidad y fue hecho por el hombre, el calendario nos recuerda nuestra edad y fue hecho por el hombre. Pero esto no lo que ocurre con el Espíritu Santo, él nos enseña las profundidades del evangelio y nos capacita para recordarlas. Tales atributos no pueden pertenecer a alguna “cosa” o alguna “energía”. Esos atributos sólo pueden pertenecer a una persona, tan grande, tan sublime, tan poderosa como el mismo Dios. El Espíritu Santo es una persona y, por supuesto, es también Dios.

Gracias a Dios por haber abierto la oficina del olvido, y gracias a Dios por haber abierto también la oficina del recuerdo.

Gracias al Espíritu Santo por ser el Director de la oficina del recuerdo. Posiblemente usted y yo olvidaremos todo lo que aprendimos pero, a su debido tiempo, el Espíritu Santo nos recordará todas las cosas espirituales que hemos aprendido y podremos evocarlas, para usarlas otra vez, completamente de memoria.

 Por el momento llenemos nuestro maravilloso cofre de tesoros bíblicos. Llegará el momento en que abriremos ese cofre lleno de riquezas, lo negociaremos en el mundo, y dará frutos de salvación; esto sólo podrán hacerlo quienes son limpios de manos y puros de corazón.

¿Por qué es importante reconocer que el Espíritu Santo es una persona y no “cualquier cosa o energía”?

¿Habría esperanzas de salvación para nosotros sin el Padre? No

¿Habría esperanza de salvación para nosotros sin el Hijo? No

¿Habría esperanzas de salvación para nosotros sin el Espíritu Santo? No, por eso es tan importante aceptar esta verdad fundamental. Si uno de ellos nos falta en nuestra vida, nuestra salvación queda en incógnita.

La mayoría de las religiones del mundo creen en Dios el Padre.

Hay ciertas religiones que no creen en la completa divinidad del Hijo; pero la mayoría de religiones tienen una total confusión cuando se habla del Espíritu Santo; por eso es importante conocer muy bien lo concerniente al Espíritu Santo.

Cualquier desvío que el hombre haga en la economía de la salvación de Dios, pone en peligro la gran inversión que el Cielo ha hecho para salvar al pecador. 

Es propicio el momento para entonar jubilosamente una alabanza a la tercera Persona de la Deidad.

Santo Espíritu de Dios
brilla en mi corazón;
vuelve en día la oscuridad
de mi noche de aflicción.

2
Poderoso Espíritu,
limpia este corazón,
porque sobre mi alma el mal
ejerció cruel opresión.

3
Oh, divino Espíritu,

mora en mi corazón.
Quita todo ídolo,
reina en plena posesión.

Himnario adventista, 196

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El Consolador que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes —el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo— son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (El evangelismo, p. 446).

Nunca se deben estudiar las Sagradas Escrituras sin oración. Antes de abrir sus páginas debemos pedir la iluminación del Espíritu Santo, y ésta nos será dada…

El Espíritu Santo exalta y glorifica al Salvador. Está encargado de presentar a Cristo, la pureza de su justicia y la gran salvación que obtenemos por él. El Señor Jesús dijo: El Espíritu “tomara de lo mío, y os lo anunciará”. Juan 16:14. El Espíritu de verdad es el único maestro eficaz de la verdad divina. ¡Cuánto no estimará Dios a la raza humana, siendo que dio a su Hijo para que muriese por ella, y manda su Espíritu para que sea de continuo el maestro y guía del hombre! (El camino a Cristo, p. 91).

[El Espíritu Santo] viene al mundo como el representante de Cristo. No es solamente un Testigo fiel y verdadero de la Palabra de Dios, sino que es el escudriñador de los pensamientos y los propósitos del corazón. Es la fuente a la cual debemos acudir para la eficaz restauración de la imagen moral de Dios en el hombre. En las escuelas de los profetas, buscaban con ansias el Espíritu Santo; su influencia transformadora armonizaba los pensamientos con la voluntad de Dios, y establecía una conexión viva entre la tierra y el cielo (Fundamentals of Christian Education, p. 526).

Sobre los discípulos que esperaban y oraban vino el Espíritu con una plenitud que alcanzó a todo corazón. El Ser Infinito se reveló con poder a su iglesia. Era como si durante siglos esta influencia hubiera estado restringida, y ahora el Cielo se regocijara en poder derramar sobre la iglesia las riquezas de la gracia del Espíritu. Y bajo la influencia del Espíritu, las palabras de arrepentimiento y confesión se mezclaban con cantos de alabanza por el perdón de los pecados. Se oían palabras de agradecimiento y de profecía. Todo el Cielo se inclinó para contemplar y adorar la sabiduría del incomparable e incomprensible amor. Extasiados de asombro, los apóstoles exclamaron: “En esto consiste el amor”. Se asieron del don impartido. ¿Y qué siguió? La espada del Espíritu, recién afilada con el poder y bañada en los rayos del cielo, se abrió paso a través de la incredulidad. Miles se convirtieron en un día.

“Es necesario que yo vaya —había dicho Cristo a sus discípulos—; porque si yo no fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas si yo fuere, os le enviaré”. “Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir”. Juan 16:7, 13 (Los hechos de los apóstoles, p. 31).

29


Lección 4 | Miércoles 25 de abril___________________________________________________

LA SEGURIDAD DE LA SALVACIÓN

Algunos adventistas del séptimo día se preguntan si serán salvos. Les falta seguridad y anhelan conocer su futuro, en términos de vida eterna. Se esfuerzan por ser buenos y, sin embargo, se quedan cortos. Miran introspectivamente y es poco lo que encuentran que los anime en su experiencia de vida.

Cuando vemos la inmensa brecha entre el carácter de Jesús y el nuestro, o cuando leemos un versículo como “estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mat. 7:14), ¿quién no tiene momentos en los que se pregunta si lo logrará?

A fin de estar preparados para el tiempo del fin, debemos contar con la seguridad de la salvación en el presente. Debemos deleitarnos en la realidad de la salvación para enfrentar el futuro sin temor. Como hemos visto, toda la Deidad trabaja para salvarnos y, por lo tanto, podemos y debemos vivir con la seguridad de nuestra salvación.

Lee los siguientes versículos. ¿Qué esperanza y garantías extraemos de ellos con respecto a la salvación, y lo que Dios ha hecho por nosotros y lo que promete hacer?

Salmos 91:15-16

15 Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. 16 Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.

 

Joel 2:31-32

31 El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. 32 Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado.

Juan 10:28

28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Romanos 10:9-13

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

1 Juan 5:11-13

11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. 13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.

Se nos llama, e incluso se nos ordena, llevar una vida santa, pero esta vida es el resultado de haber sido salvados por Cristo, no el medio para lograr esa salvación. Aunque debemos ser fieles, incluso hasta la muerte, siempre debemos depender del don divino como nuestra única esperanza de salvación. El pueblo de Dios será hallado fiel y obediente en los últimos días, una fidelidad y una obediencia que surgen de la seguridad de lo que Cristo ha hecho por él.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La lección y los textos del espíritu de profecía, se complementan muy bien para el estudio de este día.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Quienquiera que tome la posición de que no significa nada si guardamos o no los mandamientos de Dios, no conoce a Cristo. Jesús dice: “He guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15:10), y los que siguen a Jesús, harán como él ha hecho…

Satanás tratará de atraeros para que entréis en las sendas del pecado, prometiendo que algún bien maravilloso resultará de la transgresión de la ley de Dios; pero es un engañador. Tan solo busca vuestra ruina… Cristo vino para quebrantar el dominio del maligno… y para dar libertad a los cautivos. El hombre se ha debilitado tanto con la transgresión, que no posee suficiente poder moral para apartarse del servicio de Satanás (A fin de conocerle, p. 126).

Con fe, la mujer de Fenicia se lanzó contra las barreras que habían sido acumuladas entre judíos y gentiles. A pesar del desaliento, sin prestar atención a las apariencias que podrían haberla inducido a dudar, confió en el amor del Salvador. Así es como Cristo desea que confiemos en él. Las bendiciones de la salvación son para cada alma. Nada, a no ser su propia elección, puede impedir a algún hombre que llegue a tener parte en la promesa hecha en Cristo por el evangelio (Conflicto y valor, p. 297).

En los atrios celestiales. Cristo intercede por su iglesia, intercede por aquellos para quienes pagó el precio de la redención con su sangre. Los siglos de los siglos no podrán menoscabar la eficiencia de su sacrificio expiatorio. Ni la vida ni la muerte, ni lo alto ni lo bajo, pueden separamos del amor de Dios que es en Cristo Jesús; no porque nosotros nos asimos de él tan firmemente, sino porque él nos sostiene con seguridad. Si nuestra salvación dependiera de nuestros propios esfuerzos, no podríamos ser salvos; pero ella depende de Uno que garantiza todas las promesas.

Jesús, precioso Jesús, “misericordioso y piadoso; lardo para la ira, y grande en misericordia y verdad: que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado” Éxodo 34:6. 7. ¡Oh, cuán privilegiados somos porque podemos venir a Jesús tal como somos y podemos descansar en su amor! No tenemos esperanza fuera de Jesús. Solo él puede tomamos con su mano y sacarnos de las profundidades del desánimo y la impotencia para colocar nuestros pies sobre la Roca. Aunque el alma humana puede aferrarse a Jesús comprendiendo desesperadamente su gran necesidad, Jesús se aferrará de las almas compradas con su propia sangre con mayor firmeza aunque la del pecador que se aterra de él (A fin de conocerle, pp. 80, 81).

30


Jueves 26 de abril | Lección 4______________________________________________________

EL EVANGELIO ETERNO

Lee Apocalipsis 14:6 y 7. ¿Qué es el “evangelio eterno”?

Apocalipsis 14:6-7

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

Al evangelio se lo denomina “eterno”. Esta es otra evidencia de que Dios no cambia. Un Dios inmutable tiene un evangelio inmutable. Este evangelio eterno les da seguridad a todos los que estén dispuestos a aceptarlo. El evangelio revela el amor inmutable de Dios, y es este mensaje el que necesita llegar al mundo. Todos deben tener una oportunidad para escucharlo y necesitan hacerlo, por lo que Dios ha llamado a su pueblo a difundirlo.

“Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad” (Efe. 1:4, 5). ¿Qué nos dice esto acerca de cuán “eterno” es el evangelio?

Escogidos en él “antes de la fundación del mundo”. ¡Hablando de evangelio “eterno”! Incluso antes de la creación de este mundo, el plan de Dios era que tuviéramos salvación en él.

Reflexiona en algunas de estas palabras: “escogido”, “predestinado”, “puro afecto”, “adopción”. En estos dos versículos, observa el énfasis del deseo de Dios de que tengamos vida eterna “en él”. Y el hecho de que Dios haya hecho todo esto en la eternidad pasada (ver además 2 Tes. 2:13; 2 Tim. 1:9) apunta claramente a su gracia, al mostrar que nuestra salvación no proviene de algo que podamos hacer ni de ningún mérito que tengamos como criaturas, sino como un acto que surge enteramente del propio carácter amante de Dios. ¿De qué modo podría la salvación provenir de algo que pudiésemos hacer, si fuimos escogidos para ser salvos en él incluso antes de existir? Está en nosotros elegir si la aceptamos o la rechazamos.

Y, ¿cómo se manifiesta esta decisión en la vida de los escogidos? Siendo “santos y sin mancha delante de él, en amor” (Efe. 1:4). Para esto también fuimos escogidos.

Somos llamados a difundir el “evangelio eterno” al mundo como parte del mensaje del tiempo del fin antes del regreso de Cristo. ¿Por qué debemos conocer y experimentar la realidad del “evangelio eterno” en nuestra vida antes de poder compartirla con los demás?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La lección se este día mas el espíritu de profecía hacen muy clara la lección de este día.

Solo deseamos dejar en su mente, que el evangelio eterno, a pesar que es un evangelio antiguo, también es un evangelio nuevo.

Cada día que abrimos la Palabra de Dios, sin importar cuantas veces lo hallamos abierto anteriormente, siempre encontramos nuevos pensamientos, nuevas ideas y nuevas dimensiones que no habíamos descubierto anteriormente.

El evangelio de Jesucristo es eterno, es antiguo, pero cada mañana encontramos nuevas misericordias de Dios, fresquitas, recien hechitas, recién salidas del horno, misericordias que sustentan, que sanan y que salvan.

22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.

23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.  (Eclesiástes 3)

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La invitación del evangelio ha de ser dada a todo el mundo, “a toda nación y tribu y lengua y pueblo”. Apocalipsis 14:6. El último mensaje de amonestación y misericordia ha de iluminar el mundo entero con su gloria. Ha de llegar a toda clase de personas, ricas y pobres, encumbradas y humildes. “Ve por los caminos y por los vallados dice Cristo, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa”.

El mundo está pereciendo por falta del evangelio. Hay hambre de la Palabra de Dios. Hay pocos que predican esa Palabra sin mezclarla con la tradición humana. Aunque los hombres tienen la Biblia en mis manos, no reciben las bendiciones que Dios ha colocado en ella para los que la estudian. El Señor invita a sus siervos a llevar su mensaje a la gente. La Palabra de vida eterna debe ser dada a aquellos que están pereciendo en sus pecados…

En gran medida esto debe realizarse mediante un trabajo personal. Este fue el método de Cristo. Su obra se realizaba mayormente por medio de entrevistas personales. Dispensaba una fiel consideración al auditorio de una sola alma. Por medio de esa sola alma a menudo el mensaje se extendía a millares.

No hemos de esperar que las almas vengan a nosotros; debemos buscarlas donde estén. Cuando la palabra ha sido predicada en el pulpito, la obra solo ha comenzado. Hay multitudes que nunca recibirán el evangelio a menos que éste les sea llevado (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 180, 181).

Dios quiere que todos los hombres se salven, porque se ha hecho una amplia provisión para pagar el rescate del hombre, mediante su Hijo unigénito. Aquellos que perezcan, perecerán porque rehusarán ser adoptados como hijos de Dios a través de Jesucristo. El orgullo del hombre le impide que acepte la provisión para la salvación. Pero el mérito humano no bastará para admitir un hombre a la presencia de Dios. Lo que hace aceptable a un hombre delante de Dios, es la gracia impartida de Cristo, a través de la fe en su nombre. No se puede colocar ninguna confianza en las obras, ni en los felices vuelos de los sentimientos, como evidencia de que los hombres han sido elegidos por Dios, porque los elegidos lo son a través de Cristo.

Jesús dice: “Y al que a mí viene, no le echo fuera”. Juan 6:37. Cuando el pecador arrepentido acude a Cristo, consciente de su culpa y de su indignidad, comprendiendo que merece el castigo, pero confiando en la misericordia y el amor de Cristo, él no lo echará afuera. Se le concede el amor perdonador de Dios, y de su corazón surge gozosa gratitud por la infinita comprensión y el amor de su Salvador. Esa provisión fue hecha para él en los concilios celestiales, antes de la fundación del mundo, y la comprensión de ello, y de que Cristo tuvo que cargar con la penalidad que merecía la transgresión del hombre, e imputarle a él su justicia, lo abruma de asombro (Nuestra elevada vocación, p. 80).

31


Lección 4 | Viernes 27 de abril_____________________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

Podemos tener seguridad de la salvación, pero no debemos ser presuntuosos al respecto. ¿Existe tal cosa como una falsa seguridad de salvación?

Por supuesto que sí. Y Jesús lo advirtió al decir: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mat. 7:21-23).

Esta gente cometió dos errores fatales. Primero, a pesar de las grandes cosas que había hecho en nombre del Señor, no hizo la voluntad del Señor, que era obedecer su Ley. Jesús no dijo: “Apartaos de mí” ustedes que no están “sin pecado” o que no están “sin culpa” o que no son “perfectos”. Al contrario, los describió como “hacedores de maldad”, una traducción de anomian, o “sin ley”. En segundo lugar, observa su énfasis en sí mismos y en lo que han logrado: ¿No hicimos esto en tu nombre? O ¿No hicimos aquello en tu nombre? O ¿No hicimos esto otro, y todo en tu nombre también? ¡Por favor! ¿Cuán lejos de Cristo deben de estar para llamar la atención sobre sus propias obras en un intento por justificarse delante de Dios? Las únicas obras que nos salvarán son las de Cristo, que nos son acreditadas por la fe. Aquí está nuestra seguridad, no en nosotros mismos ni en nuestras obras, sino solo en lo que Cristo ha hecho por nosotros. ¿Quieres seguridad? Descansa solo en los méritos de la justicia de Cristo, y tendrás toda la seguridad que necesitas.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Al parecer, Martín Lutero dijo: “Cuando me fijo en mí, no sé cómo puedo ser salvo. Cuando miro a Jesús, no sé cómo puedo perderme”. ¿Qué gran acierto encontramos en estas palabras? ¿Por qué es una buena idea conservar esta actitud siempre delante de nosotros?
  2. Reflexiona en esta idea de que hemos sido escogidos para la salvación incluso antes de la fundación del mundo. ¿Por qué esto no significa que todos serán salvos? Si la gente no se salva, ¿será porque Dios no la escogió o por las decisiones que tomó? Analiza esta pregunta en clase.
  3. La realidad del panorama del Gran Conflicto ¿cómo nos ayuda a afrontar la realidad del mal incluso en un mundo al que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo aman?

32


Escrito por: Tony García.

Gramática revisada por:
Pastor Noel Ruiloba y Nory Ester Garcia-Marenko

Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
www.sevendayradio.com
www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2018

2 pensamientos en “LECCIÓN 4 – LA SALVACIÓN Y EL TIEMPO DEL FIN – PARA EL 28 DE ABRIL DE 2018

  1. herman@ queridos porfabor sigan a delante la reconpesa por todo lo que ustedes hasen para ayudarnos acreser y tener madurez espiritual ustedes están colaborando her manos sino es mucho pedir podrían en viarme un resumen de cada lecsion

  2. gracias mi hermano por las lecciones, que El Señor lo siga bendiciendo en sabiduría y servicio.

    hrm. Gina Avendaño Barinas Venezuela 0414-5660901 ________________________________

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.