Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

Lección 4 – LAS OFRENDAS PARA JESÚS – Para el 28 de enero de 2023

Deja un comentario


Lección 4 en PDF, haga «CLICK» aquí


Enlace para el libro:

https://citasselectasdelespiritudeprofecia.com/


Por favor visite esta página mas tarde para encontrar el enlace, o visite escuela sabática maestros Tony Garcia en YouTube.

Usualmente el video es subido al internet, el sábado por la noche o el domingo.


LECCIONES FUTURAS DE ESCUELA SABÁTICA

Año

1er Trimestre

2o Trimestre

3er Trimestre

4o Trimestre

2023

Mayordomía El Mensaje de los Tres Ángeles Efesios Norma Cultural y Mente Misionera de Personajes Bíblicos*

2024

Salmos El Gran Conflicto Marcos Juan

2025

Amor y Justicia en la Biblia Como Estudiar la Profecía y la Inspiración Éxodo Como Permanecer en Relación con Dios

2026

Colosenses – Filipenses Religión en el Mercado** Josué El Espíritu de Profecía

2027

1 & 2 de Corintios Mayordomía Eclesiología Ezequiel

2028

* Bible Characters as Counter Cultural and Mission Minded

** Religion in the Market Place


Si desea ver esta lección en YouTube, por favor haga «CLICK» en los siguiente enlace.


Lección 4: Para el 28 de enero de 2023

LAS OFRENDAS PARA JESÚS

Sábado 21 de enero______________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 2 Corintios 9:6, 7; Deuteronomio 16:17; Salmo 116:12–18; 1 Crónicas 16:29; Marcos 12:41–44; 14:3–9.

PARA MEMORIZAR:

 “¿Qué pagaré al Señor por todos sus beneficios hacia mí? Levantaré la copa de la salvación e invocaré el nombre del Señor. Ahora cumpliré mis votos al Señor, ante todo su pueblo” (Sal. 116:12-14).

Además del diezmo, están las ofrendas, que provienen del noventa por ciento que permanece en nuestro poder después de devolver el diezmo a Dios. Aquí es donde comienza la generosidad. El pueblo de Dios daba diferentes tipos de ofrendas, como las ofrendas por el pecado, dadas en respuesta a la gracia de Dios; o las ofrendas de agradecimiento, dadas para reconocer la protección de Dios y las bendiciones de salud, prosperidad y poder sustentador. También había ofrendas para los pobres, y ofrendas para construir y mantener la casa de adoración.

Cuando consideramos la magnitud de los dones que Dios nos da, empezamos a ver nuestra ofrenda como algo más que pavimentar el estacionamiento o comprar túnicas para el coro. Traemos nuestra ofrenda en respuesta a lo que Dios ha hecho por nosotros, especialmente en el sacrificio de Jesús. “Nosotros lo amamos a él porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). La iglesia, entonces, ya sea en el nivel local, de Asociación o mundial, emplea nuestras donaciones para el avance de la causa de Dios. Esta semana repasaremos lo que dice la Biblia acerca de las ofrendas como parte de nuestra administración de los asuntos de Dios en la Tierra.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Dios no recibe las ofrendas de nadie porque las necesite y no pueda tener gloria y riquezas sin ellas, sino porque es para beneficio de sus siervos entregar a Dios las cosas que son del Señor. El recibirá las ofrendas de buena voluntad del corazón contrito, y recompensará al dador con las más ricas bendiciones. Las recibe como el sacrificio de agradecida obediencia. Requiere y acepta nuestro oro y plata como una evidencia de que todo lo que tenemos y somos pertenece a él. El requiere y acepta el buen aprovechamiento de nuestro tiempo y nuestros talentos como el fruto de su amor que existe en nuestro corazón.  Obedecer es mejor que el sacrificio. Sin amor puro la más cara ofrenda es demasiado pobre para que Dios la acepte (Testimonios para la iglesia, t. 2, p. 576).

La liberalidad abnegada provocaba en la iglesia primitiva arrebatos de gozo; porque los creyentes sabían que sus esfuerzos ayudaban a enviar el mensaje evangélico a los que estaban en tinieblas. Su benevolencia testificaba de que no habían recibido en vano la gracia de Dios. ¿Qué podía producir semejante liberalidad sino la santificación del Espíritu? En ojos de los creyentes y de los incrédulos, era un milagro de la gracia.

La prosperidad espiritual está estrechamente vinculada con la liberalidad cristiana. Los seguidores de Cristo deben regocijarse por el privilegio de revelar en sus vidas la caridad de su Redentor. Mientras dan para el Señor, tienen la seguridad de que sus tesoros van delante de ellos a los atrios celestiales (Los hechos de los apóstoles, p, 277).

Debemos ser representantes de Cristo sobre la tierra: puros, amables, justos, misericordiosos, llenos de compasión, mostrando generosidad en palabras y obras. La avaricia y la codicia son vicios que Dios abomina. Son frutos del egoísmo y del pecado, y estropean toda labor en la cual se les da entrada. La rudeza y la tosquedad de carácter son imperfecciones que las Escrituras condenan categóricamente como deshonras a Dios.

«Sean vuestras costumbres [vuestra disposición y hábitos] sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré». «Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia [la gracia de la liberalidad cristiana]». «Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios» (El ministerio médico, p. 241).

La perfección del carácter cristiano se obtiene cuando el impulso de ayudar y beneficiar a otros brota constantemente de su interior. Cuando una atmósfera de tal amor rodea el alma del creyente, produce un sabor de vida para vida, y permite que Dios bendiga su trabajo.

Un amor supremo hacia Dios y un amor abnegado hacia nuestros semejantes, es el mejor don que nuestro Padre celestial puede conferirnos. Tal amor no es un impulso, sino un principio divino, un poder permanente. El corazón que no ha sido santificado no puede originarlo ni producirlo. Únicamente se encuentra en el corazón en el cual reina Cristo. «Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero». En corazón que ha sido renovado por la gracia divina, el amor es el principio dominante de acción. Modifica el carácter, gobierna los Impulsos, controla las pasiones, y ennoblece los afectos. Ese amor, cuando uno lo alberga en el alma, endulza la vida, y esparce una influencia ennoblecedora en su derredor (Los hechos de los apóstoles, p. 440).


Domingo 22 de enero____________________________________________________

MOTIVACIÓN PARA DAR

Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero. Si damos, es en respuesta a su maravilloso regalo para nosotros, Jesús. De hecho, se nos dice: “El Señor no necesita nuestras ofrendas. No podemos enriquecerlo con nuestros donativos. El salmista dice: ‘Todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos’ (1 Crón. 29:14, RVR 60). Dios nos permite manifestar nuestro aprecio de sus mercedes por medio de esfuerzos abnegados realizados para compartirlas con otras personas. Esta es la única manera posible en que podemos manifestar nuestra gratitud y nuestro amor a Dios, porque él no ha provisto ninguna otra” (CMC 20, 21).

Cuando entregamos “nuestro” dinero a Jesús, en realidad esto fortalece nuestro amor por él y por los demás. Por lo tanto, el dinero puede ser un verdadero poder para el bien. Jesús dedicó más tiempo a hablar de dinero y de riquezas que de cualquier otro tema. Un versículo de cada seis en Mateo, Marcos y Lucas trata sobre el dinero. Lo bueno del evangelio es que Dios puede librarnos del mal uso y del amor al dinero.

Lee Mateo 6:31 al 34 y Deuteronomio 28:1 al 14. ¿Qué promete Dios hacer por nosotros si le somos obedientes? ¿Es egoísmo de nuestra parte reclamar las promesas de Dios?

Mateo 6:31-34

31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Deuteronomio 28:1-14

1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. 10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. 11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. 12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. 13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, 14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.

Las ofrendas son una evidencia de nuestra voluntad de sacrificarnos por Dios. Pueden ser una experiencia profundamente espiritual, una expresión del hecho de que nuestra vida está completamente entregada a Dios como nuestro Señor. Para nosotros, como dice un refrán, es “corroborar con el monedero lo que decimos con la boca”. Puedes decir que amas a Dios, pero las ofrendas generosas ayudan a revelar (e incluso fortalecer) ese amor.

Una ofrenda proviene de un corazón que confía en un Dios personal que constantemente provee para nuestras necesidades según lo considere mejor. Nuestras ofrendas se basan en la convicción de que hemos encontrado la seguridad de la salvación en Cristo. No son para apaciguar a Dios ni una búsqueda de su aceptación. Más bien, nuestras ofrendas fluyen de un corazón que ha aceptado a Cristo por fe como el único y suficiente medio de gracia y redención.

Lee 2 Corintios 9:6 y 7. ¿Qué nos está diciendo el Señor aquí? ¿Qué significa dar como uno “propuso en su corazón”? ¿Cómo aprendemos a dar con alegría?

2 Corintios 9:6-7

Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Atañe al interés eterno de cada uno el escudriñamiento de su propio corazón y que se mejore cada facultad dada por Dios. Recuerden todos que no hay un motivo en el corazón de hombre alguno que el Señor no vea claramente. Los motivos de cada uno se pesan tan cuidadosamente como si el destino del instrumento humano dependiera de ese resultado. Necesitamos relacionarnos con el poder divino para que aumente nuestra dará comprensión y nuestro entendimiento de cómo razonar de causa a efecto. Es preciso que cultivemos las facultades de comprensión haciéndonos participantes de la naturaleza divina, por haber huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. Considere cada uno cuidadosamente la solemne verdad: Dios en el cielo es verdadero, y no hay un solo designio, por intrincado que sea, ni un solo motivo, por más cuidadosamente que se haya ocultado, que él no comprenda claramente. Él lee las maquinaciones secretas de cada corazón (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 3, p. 1178).

Si habéis fomentado un mal espíritu, desterrado del alma. Vuestro deber es desarraigar del corazón todo lo que contamine; debiera arrancarse cada raíz de amargura, para que otros no se contaminen con su perniciosa influencia. No permitáis que quede en el terreno del corazón ninguna planta venenosa. Arrancadla esta misma hora, y plantad en su lugar la planta del amor. Entronícese a Jesús en el alma.

Cristo es nuestro ejemplo. El fue haciendo bienes. Vivió para bendecir a otros. El amor embelleció y ennobleció todas sus acciones, y se nos ordena que sigamos sus pisadas (A fin de conocerle, p. 188).

Los cristianos no deberían permitir ser perturbados por preocupaciones ansiosas por las necesidades de la vida. Si los hombres aman y obedecen a Dios, y cumplen su parte, Dios satisfará todas sus necesidades. Aunque los recursos para subvenir a las necesidades de la vida diaria deben obtenerse con el sudor de la frente, no debemos desconfiar de Dios, porque en el gran plan de su providencia él suplirá lo que se necesite cada día. Esta lección de Cristo constituye un reproche para los pensamientos ansiosos, las perplejidades y las dudas del corazón infiel. Nadie puede añadir un palmo a su estatura, no importa cuánto se esfuerce por conseguirlo. No es menos irrazonable angustiarse por el día de mañana y sus necesidades. Cumplid con vuestro deber y confiad en Dios, porque él sabe de qué cosas tenéis necesidad (Consejos sobre mayordomía cristiana, pp. 239, 240).

La liberalidad, tanto en lo espiritual como en las cosas temporales, se enseña en la lección de la semilla sembrada. El Señor dice: «Dichosos vosotros los que sembráis sobre todas aguas». Isaías 32:20. «Esto empero digo: El que siembra escasamente también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará». 2 Corintios 9:6. El sembrar sobre todas las aguas significa impartir continuamente los dones de Dios. Significa dar dondequiera que la causa de Dios o las necesidades de la humanidad demanden nuestra ayuda. Esto no ocasionará la pobreza. «El que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará». El sembrador multiplica su semilla esparciéndola. Tal ocurre con aquellos que son fieles en la distribución de los dones de Dios. Impartiendo sus bendiciones, estas aumentan. Dios les ha prometido una cantidad suficiente a fin de que puedan continuar dando. «Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida, y rebosando darán en vuestro seno». Lucas 6:38.

Y abarca más que esto la siembra y la cosecha. Cuando distribuimos las bendiciones temporales de Dios, la evidencia de nuestro amor y simpatía despierta en el que las recibe la gratitud y el agradecimiento a Dios. Se prepara el terreno del corazón para recibir las semillas de verdad espiritual. Y el que proporciona la semilla al sembrador hará que estas germinen y lleven fruto para vida eterna (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 63, 64).


Lunes 23 de enero_______________________________________________________

¿QUÉ PORCIÓN PARA LAS OFRENDAS?

Lee Deuteronomio 16:17. Más que un porcentaje, ¿qué criterio da Dios como base para la cantidad de nuestras ofrendas?

Deuteronomio 16:17

17 cada uno con la ofrenda de su mano, conforme a la bendición que Jehová tu Dios te hubiere dado.

Nuestras ofrendas son un reconocimiento y una expresión de nuestra gratitud a Dios por sus abundantes dones: la vida, la Redención, el sustento y las bendiciones constantes de muchas clases. Por ende, como vimos en el pasaje anterior, el volumen de nuestras ofrendas es según hayamos sido bendecidos. “A quien se le dio mucho, mucho se le reclamará; y al que mucho se le confió, más se le pedirá” (Luc. 12:48).

Lee Salmo 116:12 al 14. ¿Cómo se supone que debemos responder la pregunta planteada en el versículo 12? ¿Cómo encaja el dinero en la respuesta?

Salmo 116:12-14

12 ¿Qué pagaré a Jehová Por todos sus beneficios para conmigo? 13 Tomaré la copa de la salvación, E invocaré el nombre de Jehová. 14 Ahora pagaré mis votos a Jehová Delante de todo su pueblo.

¿Cómo podríamos pagar a Dios por todas sus bendiciones en nuestro favor? Es que nunca podríamos, sencillamente. Parece que lo mejor que podemos hacer es ser generosos con la causa de Dios y ayudar a nuestros semejantes. Cuando Jesús envió a sus discípulos en un viaje misionero, les dijo: “De gracia recibieron, den de gracia” (Mat. 10:8). Nuestras ofrendas contribuyen al desarrollo de un carácter semejante al de Cristo. De ese modo cambiamos del egoísmo al amor; debemos preocuparnos por los demás y por la causa de Dios como lo hizo Cristo.

Recordemos siempre que “de tal manera amó Dios […] que dio” (ver Juan 3:16). Al contrario, tan cierto como que el día sigue a la noche, cuanto más atesoremos para nosotros, más egoístas en nuestro corazón nos volveremos y más miserables nos sentiremos también.

Depende de nosotros determinar qué cantidad damos y qué entidad recibe nuestras ofrendas. Pero traer una ofrenda al Señor es un deber cristiano con implicaciones espirituales y morales. Descuidar esto es hacernos un daño espiritual a nosotros mismos, quizá más de lo que nos damos cuenta también.

¿Qué dicen tus ofrendas, y tu actitud al darlas, acerca de tu relación con Dios?

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cada uno con la ofrenda de su mano, conforme a la bendición que Jehová tu Dios te hubiere dado. Deuteronomio 16: 17…

En el sistema bíblico de diezmos y ofrendas las sumas pagadas por diferentes personas pueden, por supuesto, variar grandemente, siendo que están en proporción con los ingresos. Para el pobre, el diezmo será una suma comparativamente pequeña y sus ofrendas estarán de acuerdo con sus posibilidades…

Aquel a quien Dios ha confiado un cuantioso capital, si ama y teme a Dios, no encontrará gravoso satisfacer las exigencias de una conciencia iluminada en lo que se refiere a los derechos de Dios…

Todos los que poseen este espíritu, el espíritu de Cristo, con gozosa presteza llevarán sus donativos a la tesorería del Señor (In Heavenly Places, p. 304; parcialmente en En los lugares celestiales, p. 306).

Cuando Jesús envió a los doce en su primera misión de misericordia, les encargó que fueran «a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos». Lucas 9:2. «Y yendo —les dijo— predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia». Mateo 10:7, 8. Y mientras ellos iban «por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando por todas partes» (Lucas 9:6), las bendiciones del cielo descansaban sobre sus labores. El cumplimiento de la misión del Salvador por parte de sus discípulos, hizo de su mensaje un poder de Dios para salvación, y por sus esfuerzos muchos fueron llevados al conocimiento del Mesías.

La comisión del Salvador a sus discípulos incluye a todos los creyentes hasta el fin del tiempo. Todos aquellos a quienes ha llegado la inspiración celestial, reciben el evangelio como cometido. A todos los que reciban la vida de Cristo se les ordena que trabajen por la salvación de sus semejantes. Para esta obra ha sido establecida la iglesia, y todos los que se ligan por sus sagrados votos se comprometen con ello a ser colaboradores con Cristo (Consejos para los maestros, pp. 451, 452).

No es posible que esperes todas las bendiciones de Dios y no retribuyas con nada. Por medio de Cristo poseemos todas las cosas. Sin Cristo no tendríamos más que pobreza, miseria y desesperanza.

¿Responderemos a este amor que Dios ha derramado sobre nosotros?  El ser hijos de Dios es poseer todas las cosas. ¿Qué más puedes desear? Si el cristiano no está contento con una herencia tal, nada puede darle contentamiento. Estamos obligados al Señor por todo lo que poseemos. Por lo tanto, devolvamos al Dador todo lo que reclama como suyo. No cometamos un robo contra Dios…

El que amó tanto al hombre que vino desde regiones de bienaventuranza, desde su trono real, y se humilló a sí mismo cubriendo su divinidad con la humanidad, nos ha dado una inequívoca muestra de su amor y del valor que da al hombre. El que ha hecho por nosotros este infinito sacrificio nos constriñe a estimar el valor de un alma, haciendo el balance entre la ganancia terrenal y la pérdida celestial; entre el éxito temporal y la pérdida eterna (En los lugares celestiales, p. 307).


Martes 24 de enero______________________________________________________

LAS OFRENDAS Y LA ADORACIÓN

La Biblia no nos da un orden para el culto de adoración. Pero al parecer, hay al menos cuatro cosas presentes en los servicios de adoración. En el Nuevo Testamento esta lista incluye estudio/predicación, oración, música, y diezmos y ofrendas.

Tres veces al año, los hombres (y las familias) de Israel debían presentarse ante el Señor en Jerusalén. Y “ninguno se presentará ante el Señor con las manos vacías” (Deut. 16:16). En otras palabras, parte de la experiencia de adoración era devolver el diezmo y ofrendar. En Pascua, Pentecostés y la Fiesta de los Tabernáculos, los hijos de Dios llevaban sus diezmos y ofrendas. Es difícil imaginar que alguien llegara a esas fiestas con las manos vacías.

En otras palabras, para el antiguo Israel, la entrega de sus diezmos y ofrendas era una parte central de su experiencia de adoración. La adoración, la verdadera adoración, no es solo expresar en palabras, cánticos y oraciones nuestro agradecimiento y gratitud a Dios, sino también expresar ese agradecimiento y gratitud a Dios al llevar nuestras ofrendas a la casa del Señor. Ellos las llevaban al Templo; nosotros las traemos a la iglesia el sábado (al menos como una forma de devolver nuestro diezmo y ofrendas), un acto de adoración.

Lee 1 Crónicas 16:29; Salmo 96:8 y 9; y 116:16 al 18. ¿Cómo aplicamos los principios expresados aquí a nuestra propia experiencia de adoración?

1 Crónicas 16:29

29 Dad a Jehová la honra debida a su nombre; Traed ofrenda, y venid delante de él; Postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad.

Salmo 96:8-9

Dad a Jehová la honra debida a su nombre; Traed ofrendas, y venid a sus atrios. Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; Temed delante de él, toda la tierra.

Salmo 116:16-18

16 Oh Jehová, ciertamente yo soy tu siervo, Siervo tuyo soy, hijo de tu sierva; Tú has roto mis prisiones. 17 Te ofreceré sacrificio de alabanza, E invocaré el nombre de Jehová. 18 A Jehová pagaré ahora mis votos Delante de todo su pueblo,

Como hijos de Dios que tenemos la responsabilidad de administrar sus asuntos en la Tierra, es un privilegio, una oportunidad y una responsabilidad llevar nuestras ofrendas. Si el Señor nos ha dado hijos para criarlos, debemos compartir con ellos el gozo de llevar los diezmos y las ofrendas a la Escuela Sabática y a los cultos de la iglesia. En algunos lugares, la gente devuelve su diezmo en línea o por otros medios. Como sea que lo hagamos, la devolución de los diezmos y las ofrendas es parte de nuestra experiencia de adoración a Dios.

¿Cuál ha sido tu experiencia con el rol de devolver el diezmo y las ofrendas como parte de la adoración? ¿De qué forma esta práctica impacta tu relación con Dios?

ESPÍRITU DE PROFECÍA

«Dios ama al dador alegre», y los que le aman darán con liberalidad y alegría cuando al hacerlo pueden adelantar su causa y aumentar su gloria. El Señor nunca requiere que su pueblo dé más de lo que puede, pero se complace en aceptar y bendecir sus ofrendas de gratitud dadas conforme a sus posibilidades. Que la obediencia voluntaria y el amor puro enlacen sobre el altar cada ofrenda dada al Señor porque con tales sacrificios se complace, mientras que aquellos que son ofrecidos de mala gana, le ofenden. Cuando las iglesias o individuos no ponen su corazón en las ofrendas, sino que procuran limitar el costo de llevar a cabo la obra de Dios, midiéndola con sus propias opiniones estrechas, demuestran decididamente que no tienen una conexión vital con Dios (Testimonios para la iglesia, t. 5, p. 250).

El alabar a Dios de todo corazón y con sinceridad, es un deber igual al de la oración. Hemos de mostrar al mundo y a los seres celestiales que apreciamos el maravilloso amor de Dios hacia la humanidad caída, y que esperamos bendiciones cada vez mayores de su infinita plenitud…

Dios nos imparte sus dones para que podamos también dar, y hacer así que el mundo conozca su carácter. En el sistema judío, las ofrendas formaban una parte esencial del culto de Dios. Se enseñaba a los israelitas a destinar una décima parte de todas sus entradas al servicio del santuario. Además de esto habían de traer ofrendas por el pecado, ofrendas voluntarias, y ofrendas de gratitud. Estos eran los medios para sostener el ministerio del evangelio en aquel tiempo. Dios no espera menos de nosotros de lo que esperaba de su pueblo antiguamente (Palabras de vida del gran Maestro, p. 241).

Nuestra casa de oración podrá ser humilde pero no por eso será menos conocida por Dios. Si adoramos en espíritu y en verdad y en la hermosura de la santidad, ella será para nosotros la misma puerta del cielo. Cuando se repiten las asombrosas lecciones de las obras de Dios y cuando la gratitud del corazón se expresa en oración y canto, ángeles del cielo Inician una melodía y se unen en alabanza y agradecimiento a Dios. Estas prácticas rechazan el poder de Satanás.

Dios nos enseña que debemos congregarnos en su casa para cultivar los atributos del amor perfecto. Esto preparará a los moradores de la tierra para habitar en las mansiones que Cristo fue a preparar para todos los que le aman. Entonces, ellos se congregarán en el santuario de sábado en sábado, de una nueva luna a otra, uniéndose en los acordes de exaltados cánticos, a fin de agradecer y alabar al que está sentado en el trono y al Cordero por siempre jamás (In Heavenly Places, p. 288; parcialmente en En los lugares celestiales, p. 290, y en El Cristo triunfante, p. 246).

El salmista dice:… «Dad a Jehová la honra debida a su nombre… adorad a Jehová en la hermosura de la santidad». «Cantad a Jehová… y celebrad la memoria de su santidad» Salmo 96:8, 9; 30:4.

En las bendiciones de gracia que nuestro Padre celestial nos ha concedido, podemos discernir innumerables evidencias de un amor que es infinito, y una tierna piedad que sobrepasa la simpatía y el deseo vivo de una madre por su hijo descarriado. Cuando estudiamos el carácter divino a la luz de la cruz, vemos misericordia, ternura y perdón mezclados con equidad y justicia. Con el lenguaje de Juan exclamamos: «Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios». 1 Juan 3:1 (Reflejemos a Jesús, p. 276).


Miércoles 25 de enero____________________________________________________

DIOS TOMA NOTA DE NUESTRAS OFRENDAS

Lee Marcos 12:41 al 44. Seamos ricos o no, ¿qué mensaje podemos obtener de esta historia? ¿Qué principio nos enseña y cómo podemos aplicarlo a nuestra experiencia de adoración?

Marcos 12:41-44

41 Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. 42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. 43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; 44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero esta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.

Jesús y los discípulos estaban en el atrio del Templo donde se encontraban los cofres de la tesorería, y él miraba a los que traían sus ofrendas. Estaba bastante cerca como para ver que una viuda había dado dos monedas de cobre. Ella puso todo lo que tenía. “Pero Jesús comprendía su motivación. Ella creía que el servicio del Templo era ordenado por Dios, y anhelaba hacer cuanto pudiese para sostenerlo. Hizo lo que pudo, y su acto había de ser un monumento a su memoria para todos los tiempos, y su gozo en la Eternidad. Su corazón acompañó a su donativo, cuyo valor se había de estimar, no por el de la moneda, sino por el amor hacia Dios y el interés en su obra que había impulsado la acción” (CMC 174).

Otro aspecto sumamente importante es que esta es la única ofrenda que Jesús elogió: una ofrenda para una iglesia que estaba a punto de rechazarlo, una iglesia que se desvió mucho de su llamado y su misión.

Lee Hechos 10:1 al 4. ¿Por qué un centurión romano recibió la visita de un ángel celestial? ¿Qué dos acciones suyas se notaron en el Cielo?

Hechos 10:1-4

1 Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la compañía llamada la Italiana, piadoso y temeroso de Dios con toda su casa, y que hacía muchas limosnas al pueblo, y oraba a Dios siempre. Este vio claramente en una visión, como a la hora novena del día, que un ángel de Dios entraba donde él estaba, y le decía: Cornelio. Él, mirándole fijamente, y atemorizado, dijo: ¿Qué es, Señor? Y le dijo: Tus oraciones y tus limosnas han subido para memoria delante de Dios.

Aparentemente, no solo se escuchan nuestras oraciones en el Cielo, sino también se toma nota de la motivación de nuestras ofrendas. El pasaje señala que Cornelio era un dador generoso. “Porque donde esté el tesoro de ustedes, allí estará también su corazón” (Mat. 6:21). El corazón de Cornelio acompañaba sus ofrendas. Estaba dispuesto a aprender más acerca de Jesús. La oración y la limosna están íntimamente unidas, y demuestran nuestro amor a Dios y a nuestros semejantes, los dos grandes principios de la Ley de Dios: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza y todo tu entendimiento; y a tu prójimo como a ti mismo” (Luc. 10:27). El primero se revela en la oración; el segundo, en los donativos.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El acto de la viuda que puso dos blancas todo lo que tenía— en la tesorería, fue registrado para animar a los que, aunque luchan con la pobreza, desean sin embargo ayudar a la causa de Dios mediante sus dones. Cristo llamó la atención de los discípulos a esa mujer, que había dado «todo su alimento». Consideró su dádiva de más valor que las grandes ofrendas de aquellos cuyas limosnas no exigían abnegación. De su abundancia ellos habían dado una pequeña porción. Para hacer su ofrenda, la viuda se había privado aun de lo que necesitaba para vivir, confiando que Dios supliría sus necesidades para el mañana. Respecto a ella el Salvador declaró: «De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca». Marcos 12:44, 43. Así enseñó que el valor de la dádiva no se estima por el monto, sino por la proporción que se da y por el motivo que impulsa al dador (Los hechos de los apóstoles, p. 275).

Con frecuencia, los que reciben la verdad se hallan entre los pobres en bienes terrenos; pero no deben hacer de ello una excusa para descuidar aquellos deberes que les incumben en reconocimiento de la preciosa luz que han recibido. No deben dejar que la pobreza les impida allegarse tesoros en los cielos. Las bendiciones que están al alcance de los ricos lo están también al de los pobres. Si son fieles en emplear lo poco que poseen, su tesoro en los cielos aumentará de acuerdo con su fidelidad. Es el motivo, no la cantidad, lo que hace valiosas sus ofrendas a la vista del cielo.

A todos se debe enseñar a hacer lo que puedan por el Maestro; a devolverle según él los prosperó. El pide como deuda justa un diezmo de sus ingresos, sean grandes o pequeños; y aquellos que lo retienen, cometen un robo hacia él, y no pueden esperar que su mano prosperadora esté con ellos. Aun cuando la iglesia se componga mayormente de hermanos pobres, el asunto de la benevolencia sistemática debe explicarse cabalmente, y debe adoptarse el plan de todo corazón. Dios puede cumplir sus promesas. Sus recursos son infinitos, y él los emplea todos en el cumplimiento de su voluntad. Y cuando ve un fiel cumplimiento del deber en el pago del diezmo, a menudo, en su sabia Providencia, abre caminos para que aumenten los ingresos. El que cumpla la disposición de Dios en lo poco que le haya sido dado, recibirá el mismo pago que aquel que da de su abundancia (Obreros evangélicos, pp. 234, 235).

Algunos no tienden naturalmente a la devoción, y por lo tanto debieran fomentar y cultivar el hábito de examinar detalladamente sus propias vidas y motivos y debieran fomentar de un modo especial el amor por los ejercicios religiosos y por la oración secreta (Testimonios para la iglesia, t. 2, p. 455).


Jueves 26 de enero______________________________________________________

PROYECTOS ESPECIALES: OFRENDAS DE FRASCOS

Las investigaciones han demostrado que solo un nueve por ciento de los activos de la gente son líquidos y que podrían aportarse como ofrenda en cualquier momento. El efectivo, las cuentas corrientes, los ahorros, los fondos del mercado monetario y demás generalmente se consideran activos líquidos, al menos para los que poseen cosas como estas. La mayoría de nuestros activos, alrededor del 91 por ciento, están “invertidos” en bienes raíces, como nuestras casas, nuestro ganado (si vivimos en zonas rurales) u otros activos no líquidos.

Las diferencias en los porcentajes de activos líquidos y no líquidos se pueden ilustrar poniendo 1.000 centavos en dos frascos de vidrio diferentes, donde 10 centavos representan cada punto porcentual. Por lo tanto, tendrías 90 centavos en un frasquito que representa el 9 por ciento de los activos líquidos y 910 centavos en un frasco grande de un litro, que representa el 91 por ciento de los activos no líquidos.

La mayoría da sus ofrendas o contribuciones del frasquito, de sus activos líquidos. Esto es lo que tienen en su cuenta corriente o en la billetera. Pero cuando alguien realmente se entusiasma con algo, da del frasco grande. La Biblia cuenta muchas de esas historias.

Lee Marcos 14:3 al 9 y Juan 12:2 al 8. ¿Quiénes son los personajes principales en la fiesta de Simón? ¿Cuál era el valor del regalo de María? ¿Por qué ungió a Jesús en este momento?

Marcos 14:3-9

Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa, vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio; y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza. Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella. Pero Jesús dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis? Buena obra me ha hecho. Siempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando queráis les podréis hacer bien; pero a mí no siempre me tendréis. Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura. De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que esta ha hecho, para memoria de ella.

Juan 12:2-8

Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto. Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mí no siempre me tendréis.

El regalo de María valía trescientos denarios, el salario de casi todo un año. Muy probablemente, era una ofrenda de “frasco grande”. Después de este incidente, Judas traicionó a Jesús por un poco más de la tercera parte de esa cantidad: una ofrenda de “frasquito”, treinta piezas de plata (Mat. 26:15). Se necesita verdadero amor y compromiso para ofrendar del frasco grande: de nuestras inversiones. Pero, cuando nos volvemos codiciosos, como Judas, podemos vender nuestra alma por casi nada.

La obra y las actividades de Bernabé se mencionan 28 veces en el Nuevo Testamento. Lo conocemos principalmente como compañero del apóstol Pablo y como gran misionero. Pero el fundamento de todo esto se establece en el primer pasaje donde se lo menciona. En Hechos 4:36 y 37, leemos acerca de su entrega; verdaderamente, una ofrenda de “frasco grande”. Qué poderoso ejemplo de las palabras de Cristo: “Porque donde esté el tesoro de ustedes, allí estará también su corazón” (Mat. 6:21).

¿Por qué dar con sacrificio es tan importante para los que dan como para los que reciben?

ESPÍRITU DE PROFECÍA

En su misericordia, Jesús había perdonado sus pecados, había llamado de la tumba a su amado hermano, y el corazón de María estaba lleno de gratitud. . . A costa de gran sacrificio personal, había adquirido un vaso de alabastro de «nardo líquido de mucho precio» para ungir su cuerpo… Quebrando el vaso de ungüento, derramó su contenido sobre la cabeza y los pies de Jesús, y llorando postrada le humedecía los pies con sus lágrimas y se los secaba con su larga y flotante cabellera…

María oyó las palabras de crítica. Su corazón temblaba en su interior. Temía que su hermana la reprendiera como derrochadora. El Maestro también podía considerarla impróvida. Estaba por ausentarse sin ser elogiada ni excusada, cuando oyó la voz de su Señor: «Dejadla; ¿por qué la fatigáis?» Él vio que estaba turbada y apenada. Sabía que mediante este acto de servicio había expresado su gratitud por el perdón de sus pecados, e impartió alivio a su espíritu. Elevando su voz por encima del murmullo de censuras, dijo: «Buena obra me ha hecho; que siempre tendréis los pobres con vosotros, y cuando quisiereis les podréis hacer bien; mas a mí no siempre me tendréis. Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura» (El Deseado de todas las gentes, pp. 512-514).

El apóstol Pablo, en su ministerio entre las iglesias, era incansable en sus esfuerzos por inspirar en los corazones de los nuevos conversos un deseo de hacer grandes cosas por la causa de Dios. A menudo los exhortaba a ejercer la liberalidad. Al hablar con los ancianos de Efeso respecto a sus labores anteriores entre ellos, dijo: «En todo os he enseñado que, trabajando así, es necesario sobrellevar a los enfermos, y tener presente las palabras del Señor Jesús, el cual dijo: Más bienaventurada cosa es dar que recibir». Hechos 20:35. «El que siembra escasamente —escribió a los corintios también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre». 2 Corintios 9:6, 7.

Casi todos los creyentes macedonios eran pobres en bienes de este mundo, pero sus corazones rebosaban de amor a Dios y a su verdad, y daban alegremente para el sostén del evangelio. Cuando se hicieron colectas generales entre las iglesias gentiles para aliviar a los creyentes judíos, la liberalidad de los conversos de Macedonia se presentaba como un ejemplo a las otras iglesias. Escribiendo a los creyentes corintios, el apóstol les llamó la atención a «la gracia de Dios que ha sido dada a las iglesias de Macedonia: que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su bondad.

La buena voluntad de los creyentes macedonios para sacrificarse era resultado de la consagración completa. Movidos por el Espíritu de Dios, «a sí mismos se dieron primeramente al Señor» (2 Corintios 8:5); entonces estaban dispuestos a dar generosamente de sus medios para el sostén del evangelio (Los hechos de los apóstoles, pp. 275, 276).


Viernes 27 de enero______________________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

El libro celestial de las memorias también anota la fidelidad financiera de los miembros de la familia de Dios. “El ángel registrador toma nota fiel de cada ofrenda que se dedica a Dios y se entrega en la tesorería, y también de los resultados finales de los medios así ofrendados. El ojo de Dios observa cada centavo que se dedica a su causa, igualmente como la actitud de regocijo o mezquina del dador. También se registra la motivación de la dádiva. Las personas abnegadas y consagradas que le devuelven a Dios lo que le pertenece, del modo en que él lo requiere, serán recompensadas de acuerdo con sus obras. Aunque se gastaran equivocadamente los medios así consagrados y no cumplieran los propósitos para los cuales el dador los había destinado –la gloria de Dios y la salvación de las almas–, los que realizaron el sacrificio con sinceridad, con el fin único de glorificar al Señor, no perderán su recompensa” (TI 2:460).

“Dios desea que su pueblo ore y haga planes para el avance de su obra. Pero, como Cornelio, debemos unir la oración con los donativos. Nuestras oraciones y limosnas deben ascender ante Dios como una conmemoración. La fe sin obras está muerta; y sin una fe viva es imposible agradar a Dios. Mientras oramos, debemos dar todo lo que podamos, tanto de nuestro trabajo como de nuestros medios, para el cumplimiento de nuestras oraciones. Si ponemos en práctica nuestra fe, Dios no se olvidará de nosotros. Él anota cada acto de amor y de abnegación. Él abrirá caminos por los que podremos mostrar nuestra fe mediante nuestras obras” (Elena de White, Atlantic Union Gleaner, 17/6/1903).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿Cómo se conjugan el orar y el dar? Es decir, ¿cómo podría la oración ayudarte a saber qué dar, cuándo y cuánto dar?
  2. Una revista famosa en los Estados Unidos hablaba de jóvenes profesionales en Wall Street que ganaban mucho dinero y, sin embargo, eran muy miserables, se sentían vacíos, llenos de angustia y preocupación. Uno de ellos, un administrador de fondos, dijo: “¿Qué importancia tendría después de que muera si hubiera obtenido una ganancia adicional del uno por ciento en mi cartera?” ¿Podemos sacar de esta historia la lección de que dar, incluso con sacrificio, puede ser muy beneficioso espiritualmente para el dador, ya que nos ayuda a liberarnos del “engaño de las riquezas” (Mat. 13:22)?
  3. En la cita anterior de Elena de White, observa la parte sobre los fondos que se utilizan “equivocadamente”. ¿Por qué es importante que quienes damos tengamos en cuenta este aspecto?

COMENTARIO DEL VIDEO

(Actualizado)

LA VERDAD ACERCA DE LOS DIEZMOS Y LAS OFRENDAS A LA LUZ DE LA BIBLIA Y EL ESPÍRITU DE PROFECIA

La primera vez que la palabra -diezmos- se menciona en la Biblia se encuentra en Génesis 14 donde leemos:

18Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; 19y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; 20y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.

¿Quién era Melquisedec? Melquisedec es identificado por los eruditos de la Biblia, como Sem, el hijo mayor de Noé, quien fue el último de los patriarcas de edad longeva y en su larga vida logró conocer hasta Isaac y su hijo Jacob, por lo tanto, cabe la posibilidad que en los tiempos antiguos los diezmos se les entregaban a los patriarcas, que al mismo tiempo eran sacerdotes.

La segunda vez que la Biblia menciona la palabra -diezmos- lo encontramos en Génesis 28, donde Jacob hace la promesa de devolver los diezmos a Dios, si regresaba con bien de su forzado viaje:

20E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, 21y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 22Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

La tercera vez que encontramos la palabra -diezmos- en el libro de Números capitulo 18. En este capítulo encontramos la institución oficial de dos grupos de trabajadores religiosos como lo fueron los sacerdotes y los levitas, y también la institución oficial de los diezmos y las ofrendas.

Esto lo hizo Dios por escrito, en el monte Sinaí a través de Moisés.

En el capítulo 18 de Números aparte de encontrar la institución de los levitas, sacerdotes y el diezmo, también encontramos una detallada explicación de los servicios religiosos de los sacerdotes y levitas, como también una detallada explicación de la distribución de los diezmos y ofrendas que serviría para el sostén del santuario y para pagar el salario de los sacerdotes y levitas.

De acuerdo con el libro de Números capitulo 18, los sacerdotes eran los encargados de hacer exclusivamente los trabajos religiosos del altar, mientras que los levitas eran los encargados de hacer todo tipo de trabajo religioso fuera del altar.

Tanto los sacerdotes como los levitas predicaban y enseñaban al pueblo, la diferencia era que los sacerdotes lo hacían desde el altar y los levitas predicaban y enseñaban en cualquier otro lugar, con tal que no fuera el altar.

A parte del trabajo de la predicación, los levitas también eran los encargados de todo el mantenimiento del templo en todas sus formas. Estos dos trabajos no se podían mezclar, Dios ordenó so pena de muerte, que el levita desempeñara el trabajo del sacerdote y viceversa.

Jehová dijo a Aarón: Tú y tus hijos, y la casa de tu padre contigo, llevaréis el pecado del santuario; y tú y tus hijos contigo llevaréis el pecado de vuestro sacerdocio. Y a tus hermanos también, la tribu de Leví, la tribu de tu padre, haz que se acerquen a ti y se junten contigo, y te servirán; y tú y tus hijos contigo serviréis delante del tabernáculo del testimonio. Y guardarán lo que tú ordenes, y el cargo de todo el tabernáculo; mas no se acercarán a los utensilios santos ni al altar, para que no mueran ellos y vosotros. Se juntarán, pues, contigo, y tendrán el cargo del tabernáculo de reunión en todo el servicio del tabernáculo; ningún extraño se ha de acercar a vosotros. Y tendréis el cuidado del santuario, y el cuidado del altar, para que no venga más la ira sobre los hijos de Israel. Porque he aquí, yo he tomado a vuestros hermanos los levitas de entre los hijos de Israel, dados a vosotros en don de Jehová, para que sirvan en el ministerio del tabernáculo de reunión. Mas tú y tus hijos contigo guardaréis vuestro sacerdocio en todo lo relacionado con el altar, y del velo adentro, y ministraréis. Yo os he dado en don el servicio de vuestro sacerdocio; y el extraño que se acercare, morirá

A continuación, en el mismo capítulo 18 de Números, Dios indica la distribución de los diezmos y las ofrendas entre los sacerdotes y los levitas:

Para los sacerdotes son todas las ofrendas:

Dijo más Jehová a Aarón: He aquí yo te he dado también el cuidado de mis ofrendas; todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te he dado por razón de la unción, y a tus hijos, por estatuto perpetuo.

Para los levitas son todos los diezmos:

21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.

24Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. Números 18

Para los sacerdotes solamente el 1% de los diezmos, dado a ellos por los levitas; dicho en otras palabras, los levitas tenían que pagar sus diezmos a los sacerdotes, de todo el diezmo que ellos recibían departe del pueblo de Israel:

26Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os he dado como vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos, como ofrenda mecida a Jehová, el diezmo de los diezmos… 28Así presentaréis también vuestra ofrenda a Jehová de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Israel; se la daréis al sacerdote Aarón como ofrenda reservada a Jehová. Números 18

En el libro de Nehemías capítulo 10 encontramos la orden divina puesta en acción, en la descripción que hace Nehemías en cuanto a la recolección de los diezmos y su distribución:

NEHEMÍAS 10

37 que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, y del vino y del aceite, para los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra para los levitas; y que los levitas recibirían las décimas de nuestras labores en todas las ciudades; 38 y que estaría el sacerdote hijo de Aarón con los levitas, cuando los levitas recibiesen el diezmo; y que los levitas llevarían el diezmo del diezmo a la casa de nuestro Dios, a las cámaras de la casa del tesoro. 39 Porque a las cámaras del tesoro han de llevar los hijos de Israel y los hijos de Leví la ofrenda del grano, del vino y del aceite; y allí estarán los utensilios del santuario, y los sacerdotes que ministran, los porteros y los cantores; y no abandonaremos la casa de nuestro Dios.

Tenemos una guía clara en la Biblia, instituida por Dios, para la distribución de los diezmos y las ofrendas en nuestra iglesia.

En nuestros días modernos los sacerdotes son todos los pastores de nuestra iglesia sin importar su rango o posición en la iglesia y los levitas son todos los laicos que trabajan para la obra de Dios, que no son -dedicados-para la obra como los pastores ya que son de sostén propio.

Los administradores de nuestra iglesia enseñan que los levitas modernos son los pastores y obreros bíblicos, entonces queda la pregunta: ¿Quiénes son los sacerdotes en nuestros tiempos modernos?

El capítulo 18 de Números es bien definido, los sacerdotes son los que hacen el trabajo del altar, (bautizar, predicar, casar, presentar niños, oficiar ritos etc.) Los levitas trabajan con el evangelismo y con el cuido de la iglesia, hoy en día los laicos predican debido a la escases que hay de pastores.

Entonces de acuerdo con Dios, dicho por Él mismo en el capítulo 18 de Números, encontramos que esta sería la distribución de los diezmos y ofrendas en nuestros días modernos en nuestra iglesia:

Conferencia, misión o asociación: Todas las ofrendas que recibe la iglesia, más el 1% de todos los diezmos

Iglesia local: 9% de los diezmos que recibe la iglesia.

Hasta el año 2022, el reporte de ministros activos en la iglesia adventista alrededor del mundo es de 20,924 en contraposición de eso, la membresía de nuestra iglesia está casi llegando a los 22 millones, dicho en otras palabras, hay solamente 1000 pastores disponibles para cada millón de miembros.

Dios diseñó que el 9 % de los diezmos se quedara con los casi 22 millones de laicos, para cubrir los gastos del evangelio, y que el 1% de los diezmos, más todas las ofrendas, se entregara a los 21,000 pastores del mundo.

¿QUE PODEMOS HACER CON NUESTROS DIEZMOS Y OFRENDAS CUANDO PERDEMOS LA CONFIAZA EN LOS LIDERES DE NUESTRA IGLESIA?

Hay un documento llamado “Gospel Financing: Pulling Together” (Finanzas Evangelísticas: Puestas Juntas) escrito por el pastor Frank B Holbrook, quien es director asociado del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Conferencia General.

Como todos sabemos el Instituto de Investigaciones Bíblicas, es la máxima autoridad teológica de nuestra iglesia, es allí donde nace nueva luz teológica y es allí donde se lleva cualquier pregunta teológica que sea difícil de contestar, allí está la crema y la nata mundial de la teología de nuestra iglesia.

El pastor Holbrook, nos dice en su documento lo siguiente:

(Traducción al español en todo este estudio ha sido realizada por el hermano Tony García)

 

Original: “Whereshall I send my tithe? I no longer have confidence in church leadership. May I give it to anyone who claims to preach ‘the straight testimony’ of the Adventist faith? May I assist self-supporting units with it?» In other words, am I free, as a church member, to direct my tithe into any channel I see fit? Can I expect the Lord’s approval of such a course of action?

Traducción: “¿Dónde mandaré mis diezmos? Si yo ya no tengo confianza en el liderazgo de la iglesia. ¿Puedo entregarle ese diezmo a cualquiera que dice predicar el testimonio de la fe Adventista?; ¿Puedo ayudar a esas organizaciones evangelistas que son de sostén propio con mis diezmos? En otras palabras ¿Cómo miembro de iglesia, soy libre de dirigir mis diezmos a cualquier canal que crea conveniente? ¿Puedo esperar la aprobación de Dios si tomo cualquiera de las acciones mencionadas?

 

Original: «These are practical questions–and sincere. Unfortunately, they reflect an uncertainty among some of our members over the role and function of the organized world church of Seventh-day Adventists. Since we are a Bible-based church, we believe that Israel’s experience with organization and tithing can provide sound insights to assist modern Adventists in resolving such questions.”

Traducción: Estas son preguntas prácticas y sinceras. Desafortunadamente (estas preguntas) reflejan la incertidumbre de ciertos miembros de iglesia sobre el trabajo y las funciones de la iglesia Adventista del Séptimo Día mundial. Debido a que nosotros somos una iglesia basada en la Biblia, nosotros creemos que la experiencia de Israel con la organización y los diezmos, nos pueden proveer un sonido claro asistiendo a los adventistas modernos para contestar estas preguntas”

El pastor Holbrook continúa explicando lo que nosotros hemos dicho anteriormente, él dice:

Original: «The Levites (living in the 48 cities allotted to them throughout the tribal territories–Num. 35: 7) periodically gathered the tithes from the people. They in turn tithed what they received and brought this «tithe of the tithe» to the sanctuary storehouse chamber, where it was redistributed to the priests (and in later years to other Levitical personnel) who served in the sanctuary service and worship (see Num. 18:26-28).»

Traducción: Los levitas (que vivían en 48 ciudades asignadas a ellos a través de los territorios de las otras tribus—Números 35: 7) periódicamente recogían los diezmos del pueblo. Ellos diezmaban los diezmos que recibían, y traían el “diezmo de los diezmos” al aposento del granero (alfolí) del santuario, allí era redistribuido a los sacerdotes (y en años más tarde a otro personal levita) quienes servían en los servicios del santuario y adoración. (véase número 18: 26-28)

Aquí encontramos que el Levita, traía al templo, el diezmo de los diezmos, y también traía todas las ofrendas al templo, para ser distribuida entre los sacerdotes, es decir que ellos se cobraban su salario, antes de traer el diezmo de los diezmos al templo.

DE ACUERDO CON EL ESPÍRITU DE PROFECIA, TODOS TENEMOS LA OBLIGACION Y EL PRIVILEGIO DE INVERTIR NUESTROS BIENES DONDE MÁS SE NECESITEN:

Original: «The Lord has made us individually His stewards. We each hold a solemn responsibility to invest our means ourselves. God does not lay upon you the burden of asking the conference, or any council of men, whether you shall use your means as you see fit to advance the work of God.»– Special Testimonies to Battle Creek, pp. 41, 42.

Traducción: “El Señor nos ha hecho individualmente sus mayordomos. Cada uno de nosotros tenemos la solemne responsabilidad de invertir nuestros bienes nosotros mismos. Dios no te dejó la carga de estar preguntando a la conferencia, o ninguna junta de hombres, si puedes usar tus bienes, de la manera que tu veas conveniente para el avance del trabajo de Dios”– Special Testimonies to Battle Creek, pp. 41, 42.

Hay otra declaración de Elena de White que se encuentra en “Manuscritos y Testimonios no Publicados de Elena de White” Página 177, y dice así:

Unpublished Manuscript

Testimonies of Ellen G. White,

Original: “God grant that the voices which have been so quickly raised to say that all the money invested in the work must go through the appointed channel at Battle Creek (the church headquarters at the time), shall not be heard. The people to whom God has given His means are amenable to Him alone. It is their privilege to give direct aid and assistance to missions.” (Ibid. Pg. 177) (Signed) Ellen G. White. {SpM 177. 3} Neglect of the Southern Field. Oakland, Ca., July 8, 1901.

Traducción: “Dios permita que las voces que prontamente se han levantado para decir que todo el dinero que se invierte en la obra tiene que ser canalizada por medio de Battle Creek (Las oficinas mundiales de esos días) no sean escuchadas. A la gente a quien Dios les ha dado bienes son responsables solamente a El (a Dios). Es privilegio de ellos que den directamente su ayuda y asistencia a las misiones*” (Ibid Página 177) (Firmado) Elena G White. {SpM 177.3} Negligencia del Campo del Sur. Oakland, California, Julio 8, 1901

Cuando las Iglesias Adventistas comenzaron a colectar los diezmos, la pregunta grande era: ¿Qué se haría con ese dinero? El pastor James White contestó esa pregunta en una publicación de la revista “Review” en marzo 5 de 1859 y él escribió:

 

Original: «We suggest that each church keep at least $5 in the treasury to help those preachers who occasionally visit them, and labor among them. This seems necessary. Such is the scarcity of money that our good brethren very seldom are prepared to help a messenger on his journey. Let there be a few dollars in every church treasury.”

Traducción: “Sugerimos que cada iglesia mantenga por los menos 5 dólares en su tesorería para ayudar a esos predicadores que ocasionalmente los visitan y trabajan entre ellos. Esto parece necesario. Es tanta la escases de dinero que hay, que nuestros buenos hermanos casi nunca están preparados para ayudar a un mensajero en su viaje. Permitamos que haya unos cuantos dólares en cada tesorería de la iglesia”

Dos años mas tarde, el pastor James White da un reporte de los diezmos de su iglesia, la iglesia de Battle Creek (BC)

 

Original: «As the result of strictly carrying out Heaven’s plan, there is now in our treasury (B.C.) $150 waiting for some worthy object which will really advance the cause of truth.»–RH January 29, 1861.

Traducción: “Como resultado de llevar el estricto plan del cielo, ahora en nuestra tesorería tenemos (B.C.) 150 dólares esperando por algún objetivo que valga la pena, que realmente adelante la causa de la Verdad”—RH enero 29, 1861

¿QUE DIJO Y QUE HIZO ELENA DE WHITE ANTE EL MISMO PROBLEMA DE LA PERDIDA DE CONFIANZA EN LA ADMINISTRACION DE LA IGLESIA?

Esta es una carta escrita por Elena de White, al presidente de la conferencia del estado de Colorado, en enero 22 de 1905

Los hermanos adventistas negros del sur habían sido descuidados y abandonados por la Conferencia General, muchos de ellos habían trabajado en la obra sin ser pagados por muchos meses, y estaban sufriendo de pobrezas, tanto los pastores como sus familias.

Cierto día, la “Sociedad Misionera del Sur” como se llamaban en esos días los hermanos negros del Sur de los Estados Unidos, tuvieron la oportunidad de viajar al estado de Colorado, y después de exponer su precaria situación financiera a los hermanos de una iglesia determinada en ese estado, la iglesia decidió tomar de su tesorería 400 dólares que eran diezmos y se los donó a la “Sociedad Misionera del Sur”

Cuando el presidente de la conferencia de Colorado se dio cuenta de esto, condenó públicamente la acción de los hermanos del sur, hizo un escándalo terrible y exigió a la “Sociedad Misionera del Sur” que devolvieran esos 400 dólares que eran diezmos.

Al darse cuenta Elena de White, de este escándalo, escribió la siguiente carta al presidente, y esto es lo que ella le dijo:

 

Original: «My brother, I wish to say to you, Be careful how you move. You are not moving wisely. The least you have to speak about the tithe that has been appropriated to the most needy and the most discouraging field in the world, the more sensible you will be.

Traducción: Mi hermano, deseo decirte, que seas cuidadoso con tu manera de actuar. Tú no estás actuando sabiamente. Entre menos hables acerca de los diezmos que han sido posesionados por los más necesitados y por el campo más desalentador del mundo, más sensible serás.

 

Original: «It has been presented to me for years that my tithe was to be appropriated by myself to aid the white and colored ministers who were neglected and did not receive sufficient properly to support their families. When my attention was called to aged ministers, white or black, it was my special duty to investigate into their necessities and supply their needs. This was to be my special work, and I have done this in a number of cases. No man should give notoriety to the fact that in special cases the tithe is used in that way.

Traducción: Me ha pasado que, por muchos años, yo me halla apropiado de mis propios diezmos, para ayudar a ministros blancos y negros quienes han sido abandonados y no han recibido propiamente lo suficiente para ayudar a sus familias. Cuando mi atención ha sido llevada a los ministros de edad avanzada, ya sean blancos o negros, es mi obligación especial de investigar sus necesidades y suplirlas. Este fue mi trabajo especial, y lo he hecho en muchas ocasiones. Ningún hombre tendría que dar tanto énfasis al asunto que en casos especiales el diezmo sea usado de esa manera.

 

Original: «In regard to the colored work in the South, that field has been and is still being robbed of the means that should come to the workers in that field. If there have been cases where our sisters have appropriated their tithe to the support of the ministers working for the colored people in the South, let every man, if he is wise, hold his peace.

Traducción: Con respecto al trabajo de los negros en el sur, ese campo ha sido robado y aún sigue siendo robado de los medios que tendrían que llegar a los trabajadores en ese campo. Han habido casos donde nuestras hermanas se han apropiado de los diezmos para ayudar a los ministros que trabajan para la gente negra del sur, deja a todo hombre, que, si es sabio, se mantendrá en paz.

 

Original: «I have myself appropriated my tithe to the most needy cases brought to my notice. I have been instructed to do this; and as the money is not withheld from the Lord’s treasury, it is not a matter that should be commented upon, for it will necessitate my making known these matters, which I do not desire to do, because it is not best.

Traducción: Yo me he apropiado de mis propios diezmos para ayudar a los casos más necesitados que me han hecho saber. Yo he sido instruida para hacer esto, y el dinero no se ha retenido de los tesoros de Dios. Este es un asunto que no debería ser comentado, para esto necesitaría dar a conocer mis obras en este asunto, y es cosa que no deseo hacer, porque no es lo mejor.

 

Original: «Some cases have been kept before me for years, and I have supplied their needs from the tithe, as God has instructed me to do. And if any person shall say to me, Sister White, will you appropriate my tithe where you know it is most needed, I shall say Yes, I will; and I have done so. I commend those sisters who have placed their tithe where it is most needed to help to do a work that is being left undone. If this matter is given publicity, it will create a knowledge which would better be left as it is. I do not care to give publicity to this work which the Lord has appointed me to do, and others to do.

Traducción: En algunos casos los he mantenido (el diezmo) por años, y he suplido las necesidades con los diezmos, como Dios me ha instruido hacerlo. Y si alguna persona me dijera: Hermana White, tomarías mis diezmos para repartirlos donde más se necesiten, yo les diría que sí, y así lo he hecho. Yo recomiendo a esas hermanas quienes han puesto sus diezmos donde más se necesitan, a que ayuden a hacer un trabajo que se ha quedado sin terminar. Si a este asunto se le diera publicidad, crearía un conocimiento que sería mejor dejarlo como está. No deseo darle publicidad al trabajo que Dios me ha designado para hacer, y que también les ha designado a otros a hacer.

 

Original: «I send this matter to you so that you shall not make a mistake. Circumstances alter cases. I would not advise that anyone should make a practice of gathering up tithe money. But for years there have now and then been persons who have lost confidence in the appropriation of the tithe, who have placed their tithe in my hands and said that if I did not take it they would themselves appropriate it to the families of the most needy ministers they could find. I have taken the money, given a receipt for it, and told them how it was appropriated.

Traducción: Yo te envío este asunto para que tu no cometas un error. Las circunstancias alteran los casos. Yo no recomiendo a nadie que haga la práctica de recoger (o alzar) el dinero de los diezmos. Pero por años hay y han habido personas que han perdido su confianza en la distribución de los diezmos, estas personas han puesto sus diezmos en mis manos y han dicho que, si yo no los tomo, ellos repartirán a las familias de los ministros más necesitadas que puedan encontrar. Yo he tomado el dinero, les he dado recibo de ese dinero, y les he dicho como se repartió ese diezmo.

 

Original: «I write this to you so that you shall keep cool and not become stirred up and give publicity to this matter, lest many more shall follow their example.»– Letter 267, 1905.

Traducción: Yo te escribo para que te mantengas tranquilo, y no te vuelvas agitado y le des publicidad este asunto, así menos van a seguir el ejemplo de ellos” – Carta 267, 1905

¿QUE SE PUEDE HACER SI HAY MALA ADMINISTRACION EN LA IGLESIA?

“Aquellos que están laborando en esta obra, ven que no hay dinero para pagar a los ministros. Ellos (los Administradores) están retirando el dinero para cubrir otros gastos. Dios no ha sido glorificado con este tipo de obra. Tenemos que levantar nuestra voz, contra este tipo de administración” Manuscrito 17, 14 de Marzo de 1897

El diezmo es sagrado y ha sido reservado por Dios para sí mismo. Hay que traerlo a su tesorería para que se use en el sostén de los obreros evangélicos. Se ha robado al Señor durante mucho tiempo, porque hay quienes no comprenden que el diezmo es la porción que Dios se ha reservado.

Algunos no han estado satisfechos y han dicho: “No seguiré pagando el diezmo, porque no tengo confianza en la forma como se administran las cosas en el corazón de la obra. ¿Pero robaréis a Dios porque pensáis que la dirección de la obra no es adecuada? Presentad vuestras quejas claramente y con franqueza, con el espíritu debido y a las personas responsables. Pedid que se hagan los ajustes necesarios; pero no retengáis lo que le corresponde a la obra de Dios, y no seáis infieles, porque otras personas no están obrando correctamente (Testimonios para la iglesia, tomo 9, p. 200).

“Ahora, desde la luz que tengo, como se me presentó en figuras: había un recinto estrecho aquí; Allí dentro de ese estrecho hay un poder gobernante monárquico y de realeza. Aquí las salidas están bloqueadas. Y el trabajo en todo nuestro campo exige un curso de acción completamente diferente al que hemos tenido. Ya hemos escuchado suficiente, en abundancia, sobre eso de: «Todo debe pasar por las líneas regulares». Cuando vemos que las líneas regulares están transformadas, purificadas y refinadas, y el molde de Dios de los cielos está en las líneas regulares, entonces es nuestro deber establecer las líneas regulares. Pero cuando vemos el mensaje tras el mensaje que Dios ha dado ha sido aceptado, pero no ha habido cambios, y todo permanece como antes, entonces es evidente que sangre nueva debe ser llevada a las líneas regulares. Los líderes de las líneas regulares, deben tener un cambio completo, una organización completamente nueva, y tener un comité que albergará no solo media docena, es decir, ser un poder manipulador y controlador, sino que tenga representantes de entre aquellos que han sido puestos en responsabilidad dentro nuestros intereses educativos, en nuestros Sanitarios, que están trabajando; y la vida en ellos, constantemente en el trabajo, agregando constantemente, constantemente dando al campo el talento que proviene de él.” SPM 163.1

«El Señor ha bendecido la obra que J.E.White ha tratado de hacer en el Sur. Quiera Dios que las voces que se han levantado tan rápidamente para decir que todo el dinero ha invertirse en la obra debe pasar por los canales señalados de Battle Creek, no sean oídas. El pueblo a quien Dios ha otorgado sus bienes estén sujetos solo a Él. Es su privilegio el dar ayuda directa y asistencia a las misiones. Es por causa de las malversaciones de los recursos que los campos del Sur no han tenido una mejor proyección de la que han tenido hoy.» SpM 176.7

 

Original: “God calls for a revival and a reformation”

Original: “El llamado de Dios a un reavivamiento y una reforma”

Original: “For years the same routine, the same ‘regular way’ of working has been followed, and God’s work has been greatly hindered. The narrow plans that have been followed by those who did not have clear, sanctified judgment have resulted in a showing that is not approved by God.

Traducción: “Por años se ha seguido la misma rutina, se ha seguido la misma “Manera Regular”, y la obra de Dios ha sido grandemente estorbada. El angosto plan que se ha seguido por esos que no tienen un claro ni santificado juicio, ha resultado en una proyección que no es aprobada por Dios.”

The ‘regular lines’ have not done the work which God desires to see accomplished. Let revival [and] reformation make constant changes… Let every yoke be broken. Let men awaken to the realization that they have an individual responsibility.” (Unpublished Manuscript Testimonies of Ellen G. White Pag. Ibid. Pg. 174-176).

(Signed) Ellen G. White. {SpM 177. 3} Neglect of the Southern Field. Oakland, Ca., July 8, 1901.

Traducción: “Dios nos llama a un reavivamiento y una reforma. Las “líneas regulares” no han hecho el trabajo que Dios deseaba completar. Dejemos que el reavivamiento y la reformación hagan cambios constantes… Permitamos que cada yugo sea quebrantado. Permitamos que cada hombre despierte a la realidad que cada uno de ellos tiene una responsabilidad individual” (Manuscritos y Testimonios de Elena de White no Publicados Pág. 174-176 ) (Firmado) Elena G White. {SpM 177.3} Negligencia de el Campo del Sur. Oakland, California, Julio 8, 1901

 

TANTO EL DADOR COMO EL ADMINISTRADOR TIENE QUE SER CUIDADOSO CON LOS BIENES DE DIOS

Los miembros de la iglesia deben contribuir alegremente al sostén del ministerio. Deben practicar la renunciación y la economía, para no quedar atrasados en ningún buen don. Somos peregrinos y advenedizos, que buscan una patria mejor, y cada alma debe hacer un pacto con Dios con sacrificio. Es corto el tiempo que nos queda para salvar almas, y todo lo que no se necesita para suplir necesidades positivas debe ser traído como ofrenda de acción de gracias a Dios.

Y es deber de los que trabajan en palabra y doctrina revelar igual renunciación. Descansa una solemne responsabilidad sobre los que reciben los generosos donativos de la iglesia y administran los recursos de la tesorería de Dios. Deben estudiar cuidadosamente las providencias de Dios, para discernir dónde impera la mayor necesidad. Han de ser colaboradores con Cristo en establecer su reino en la tierra, en armonía con la oración del Salvador: “Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. Mateo 6:10 (Obreros evangélicos, p. 469).

Si las personas a quienes se ha confiado el dinero de Dios fueran fieles en llevar a la tesorería del Señor los medios que les fueron prestados, su obra avanzaría con rapidez. Mucha gente sería ganada para la causa de la verdad, y el día del regreso de Cristo se apresuraría… (Testimonios para la iglesia, tomo 9, p. 47).

El ministro, por medio de la palabra y el ejemplo, debe enseñar a la gente a considerar el diezmo como algo sagrado. No debe pensar que, por ser ministro, puede retener el diezmo y usarlo siguiendo los dictados de su juicio personal. No le pertenece. No puede tomarse la libertad de dedicar para sí mismo lo que piensa que le corresponde. No debe apoyar ningún plan para desviar de su uso legítimo el uso de los diezmos y las ofrendas que han sido dedicados a Dios. Deben colocarse en su tesorería y destinarse para su servicio, tal como él lo ha establecido. {9TPI 199.2}

 

LAS PROMESAS QUE HAGAMOS A DIOS LAS TENEMOS QUE CUMPLIR

Dios ha dispuesto que la proclamación del evangelio dependa de las labores y dádivas de su pueblo. Las ofrendas voluntarias y el diezmo constituyen los ingresos de la obra del Señor. De los medios confiados al hombre, Dios reclama cierta porción: la décima parte. Los deja libres a todos de decir si han de dar o no más que esto. Pero cuando el corazón se conmueve por la influencia del Espíritu Santo, y se hace un voto de dar cierta cantidad, el que ha hecho el voto no tiene ya ningún derecho a la porción consagrada. Las promesas de esta clase hechas a los hombres serían consideradas como obligación; ¿y no son más obligatorias las que se hacen a Dios? ¿Son las promesas consideradas en el tribunal de la conciencia menos obligatorias que los acuerdos escritos de los hombres? (Los hechos de los apóstoles, p. 61).

Aquellos que han hecho promesas para posibilitar el avance de la obra de Dios no deben arrepentirse de sus votos y retener para sí lo que prometieron. Quienes asumen la responsabilidad de anular una promesa que ha sido hecha a Dios están haciendo algo de lo cual no querrán dar cuenta en el día del ajuste final. —Carta 104, del 19 de marzo de 1907, dirigida “A los que dan grandes donaciones para la causa de la verdad presente”. (Alza tus Ojos – 19 de Marzo).

 

SE PUEDE NEGOCIAR CON LAS RIQUEZAS CON TAL DE TENER MÁS FONDOS PARA LA OBRA

El propósito de Dios es que los medios que se nos han confiado sean empleados para edificar su reino. Se confían sus bienes a sus mayordomos, para que éstos negocien cuidadosamente con ellos, y le produzcan réditos en la salvación de almas para la vida eterna. Y estas almas a su vez se convertirán en mayordomos de la verdad, para cooperar con los intereses del reino de Dios (Cada día con Dios, p. 301)

 

EL DIEZMO NO ES OBLIGATORIO

Esta cita la encontramos en “Joyas de los Testimonios” tomo 1, página 374:

“Dios no obliga a los hombres a dar. Todo lo que ellos dan debe ser voluntario. El no quiere que afluyan a su tesorería ofrendas que no se presenten con buena voluntad…

En cuanto a la cantidad requerida, Dios ha especificado que sea la décima parte de los ingresos. Esto queda a cargo de la conciencia y generosidad de los hombres, cuyo juicio debe ejercerse libremente en este asunto del diezmo. Y aunque quede librado a la conciencia, se ha trazado un plan bastante definido para todos. No se requiere compulsión alguna”

En este texto se da a entender que el asunto de los diezmos es un asunto de conciencia y no un asunto de obligación.

Hay otro texto muy interesante, que lo encontramos en el libro “Estudios Escogidos de los Testimonios” en la lección 45 que es “El Diezmo” Página 392 leemos lo siguiente:

“Lo que Dios requiere: En cuanto a la cantidad requerida, Dios ha especificado la décima parte del rédito. Esto se deja a la conciencia y a la benevolencia de los hombres, cuyo juicio en este sistema del diezmo debería de tener libre acción. Pero mientras se deja librado a la conciencia, un plan bastante definido ha sido sancionado para todos, aunque no se exija su cumplimiento”

En estos textos encontramos que ningún hombre, ni pastor, ni anciano, ni tesorero, ni junta de iglesia puede ejercer autoridad o emitir juicio a favor o en contra de ningún hermano cuando se refiere al tema de los diezmos y las ofrendas. Es muy común encontrar en las juntas de nombramientos la elección de hermanos para cargos de iglesia basándose en la fidelidad de estos. Este error se tiene que evitar en nuestra iglesia, el diezmar y ofrendar es un asunto de libertad de conciencia entre Dios y el hombre y no es un asunto compulsorio entre el hombre y el hombre.

EL DIEZMO SE PUEDE USA PARA LA CONTRUCCIÓN DE TEMPLOS:

Elena de White dijo que, en casos de pobrezas extremas, el diezmo podría ser tomado para la construcción de una iglesia:

While making clear that well established churches such as those in Oakland and Battle Creek should not use tithe funds for church expense, Ellen White did at the same time (1897) recognize that there were circumstances where tithe funds might be used for church buildings: (HUT 11.1)

Cuando hizo claro que las iglesias bien establecidas como las iglesias en Oakland, California y Battle Creek en Michigan no deberían usar los diezmos para los gastos de iglesia, Elena de White al mismo tiempo (18797) reconoció que hay ciertas circunstancias donde el dinero de los diezmos pudiera ser usado para la construcción de templos. {HUT 11.1 The History and use of the tithe – La Historia y uso de los diezmos (panfleto)}

Original: “There are exceptional cases, where poverty is so deep that in order to secure the humblest place of worship, it may be necessary to appropriate the tithes.” Ms 24, 1897. {HUT 12.1 The History and use of the tithe – La Historia y uso de los diezmos (panfleto)}

Traducción: “Hay casos excepcionales, donde la pobreza es tan profunda que la única manera para asegurar un humilde lugar de adoración tendría que ser necesario apropiarse de los diezmos” 4T 464 {Testimonios tomo 4}

También Elena de White dijo que a parte de la construcción de iglesias, el diezmo también se podía usar para la construcción de otros edificios.

Original: «Institutions that are God’s instruments to carry forward His work on the earth must be sustained. Churches must be erected, schools established, and publishing houses furnished with facilities for doing a great work in the publication of the truth to be sent to all parts of the world. These institutions are ordained of God and should be sustained by tithes and liberal offerings. As the work enlarges, means will be needed to carry it forward in all its branches.»– 4T 464.

Traducción: “Las instituciones que son los instrumentos de Dios para llevar adelante su trabajo en esta tierra, tienen que ser sostenidas. Iglesias tiene que ser construidas, escuelas tienen que ser establecidas, y casas publicadoras tiene que ser provistas con facilidades para hacer un gran trabajo de la publicación de la Verdad, para ser enviadas a todas las partes del mundo. Estas instituciones son ordenes de Dios y deben ser sostenidas por los diezmos y las ofrendas liberales. A medida el trabajo se engranda, medios serán necesarios para llevar adelante todas estas ramificaciones.” 4T 464

Debemos tener en consideración que todos los edificios administrativos, las oficinas, las universidades y escuelas, los hospitales y clínicas, y los campos de retiro o campamentos, entre otros, son adquiridos y construidos con los diezmos y ofrendas de las iglesias: ¿Por qué entonces cuesta tanto conseguir dinero para la construcción de una iglesia local? ¿Por qué se tienen que hacer préstamos con intereses para la construcción de una iglesia local cuando son los diezmos de la misma iglesia?

LOS DIEZMOS Y LAS PUBLICACIONES

“In commissioning His disciples to go ‘into all the world, and preach the gospel to every creature,’ Christ assigned to men the work of spreading the gospel. But while some go forth to preach, He calls upon others to answer to His claims upon them for tithes and offerings with which to support the ministry and to spread the printed truth all over the land. This is God’s means of exalting man. .”—Testimonies for the Church 4:472.

«Al comisionar a sus discipulos a ir «por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura» Cristo asignó al hombre el trabajo de propagar el evangelio. Pero mientras algunos van adelante con la predicación del evangelio, El (Cristo) llama a otros a que respondan a su pedido de diezmos y ofrendas con la cual se sostendrá el ministerio y se propagará la verdad impresa sobre toda la tierra. Esta es la manera de Dios de exaltar al hombre.» Testimonios para la Iglesia 4: 472

SALARIOS PAGADOS CON LOS DIEZMOS A OTROS TRABAJADORES  DE LA OBRA QUE NO SON MINISTROS

“Until within a few years past, the tithe has been used almost wholly for sustaining ministers of the gospel, those who preach from the stand. In some way it seemed to be universally understood that no others were entitled to any of the tithe. But more recently it has become customary to pay our Tract and Missionary State Secretaries from the tithe, and our auditing committees have settled with them the same as ministers. It has taken, in many cases, considerable argument to bring this about.

Hasta hace algunos años atrás, el diezmo ha sido usado casi todo para sostener a los ministros del evangelio, esos que predican desde el púlpito. De alguna manera parece ser universal la idea que ninguna otra persona tiene derecho a ninguna parte de los diezmos. Pero recientemente sea ha hecho una costumbre  pagar a nuestro personal y a las secretarias de las oficinas misioneras de los diezmos, y también los comites de auditoría han sido pagados de la misma manera que los ministros. Esta acción ha tomado, en muchos casos, considerable discusiones al respecto

“With the last year or two another class has also been laboring in the cause, and the question has been raised, How shall these be paid? We refer to the colporteurs and missionary workers of different classes, laboring in field or in city missions. These have in many cases been paid from the tithe. But in several instances it has been a heavy strain upon the treasury, and in some cases the ministry have not had a reasonable support because of this. The question has come to the front in a manner so forcible that it must be met and settled.

En los últimos dos años, otra clase de trabajadores se ha unido a la causa, y la pregunta se ha levantado, ¿cómo estos serán pagados? Nos referimos a los colportores y a los trabajadores misioneros de diferentes clases, que trabajan en los campos, o en las misiones de las ciudades. En muchos casos estos han sido pagados de los diezmos. Pero en muchas circunstancias estos pagos han sido una pesada carga sobre la tesorería y en algunos casos los ministros no han tenido un pago razonable debido a estos gasto. La pregunta ha venido al frente de una manera muy fuerte, y tiene que ser contestada y solucionada.

“Many can labor as effectively in the missionary work as colporteurs and laborers as those who preach from the desk. Many, no doubt, will canvass, and pay their way by the profits on sales, but there are many others who cannot be supported in this way, whose labors are necessary to carry the truth. How shall these be sustained?

Muchos pueden trabajar en el campo misioneros como colportores y obreros y se pueden comparar en efectividad a los ministros que predican desde el pulpito. Otros, sin duda alguna, pueden ir de casa en casa, y pagarse con la ganancias de sus ventas, pero hay otros que no pueden se pagados de esta manera, estos son los obreros necesarios para llevar la verdad, ¿cómo ellos serán sostenidos?

“After giving the matter much reflection we have settled the question in our own mind. We believe that tithing is designed of God for the support, as far as it will go, of all laborers who are called by the cause of God to give their time to this work. We know of no other special system for this purpose.”—G. I. Butler in An Examination of the Tithing System From a Bible Standpoint, pp. 71, 72.

Después de dar mucha reflexión a este asunto nosotros hemos resuelto esta pregunta en nuestras mentes. Nosotros creemos que los diezmos han sido diseñados por Dios para ayudar, hasta donde se necesite, todos los obreros que son llamados por la causa de Dios a dar su tiempo en este trabajo. Nosotros no conocemos otro sistema especial para este próposito. G.I. Butler en «Una examinación al sistema de los diezmos desde el punto de vista bíblico, pp. 71,72»

“The tithe should go to those who labor in word and doctrine be they men or women.”—Evangelism, 492.

El diezmo tendría que ir a aquellos que trabajan en la Palabra y la doctrina ya sean hombres o mujeres.  -Evangelismo, 492

ALGUNOS TRABAJADORES DE LA OBRA TIENEN QUE SER PAGADO CON LOS DIEZMOS

En los años 1890 Elena de White habló de pagar a las mujeres que trabajaban para el evangelio ya sea desde el “escritorio sagrado” o las que llevaban el evangelio de puerta en puerta, ella dijo:

 Original: «A great work is to be done in our world, and every talent is to be used in accordance with righteous principles. If a woman is appointed by the Lord to do a certain work, her work is to be estimated according to its value. Every laborer is to receive his or her just due…

Traducción: “Un gran trabajo debe ser terminado en nuestro mundo, y todo talento debe ser usado con los principios correctos. Si una mujer es designada por el Señor para hacer un determinado trabajo, su trabajo tiene que ser calculado de acuerdo con su valor. Cada trabajador debe recibir lo que se le debe, ya sea hombre o mujer…

 Original: «Those who work earnestly and unselfishly, be they men or women, bring sheaves to the Master; and the souls converted by their labor will bring their tithes to the treasury.»–Ev 491, 492.

Traducción: Esos que trabajan honestamente y desinteresadamente, ya sea hombre o mujer, ellos traen gavillas al Maestro, y esas almas que se han convertido por su trabajo, traerán los diezmos al tesoro”– Ev 491-492

O sea que es una inversión para el evangelio, mientras más se invierte en obreros bíblicos, más almas se convertirán al evangelio y como consecuencia, más diezmos entrarán a los tesoros de la iglesia, gracias a los nuevos conversos.

De acuerdo con el consejo de Elena de White. Estos son los trabajadores que tienen derecho a ser pagados con los diezmos de la iglesia:

1- Los Ministros

“Let each regularly examine his income, which is all a blessing from God, and set apart the tithe as a separate fund, to be sacredly the Lord’s. This fund should not in any case be devoted to any other use; it is to be devoted solely to support the ministry of the gospel.”—The Review and Herald, May 9, 1893; Counsels on Stewardship, 81.

“The tithe is to be used for one purpose—to sustain the ministers whom the Lord has appointed to do His work. It is to be used to support those who speak the words of life to the people, and carry the burden of the flock of God…. When a man enters the ministry, he is to be paid from the tithe enough to sustain his family. He is not to feel that he is a beggar.”—Ms 82, 1904.

2-Los Instructores Bíblicos

“The tithe should go to those who labor in word and doctrine, be they men or women.”—Evangelism, 492.

“There are ministers’ wives—Sisters Starr, Haskell, Wilson, and Robinson—who have been devoted, earnest whole-souled workers, giving Bible readings and praying with families, helping along by personal efforts just as successfully as their husbands. These women give their whole time, and are told that they receive nothing for their labors because their husbands receive wages. I tell them to go forward and all such decisions will be revised. The Word says, ‘The laborer is worthy of his hire.’ When any such decision as this is made, I will in the name of the Lord protest. I will feel it my duty to create a fund from my tithe money to pay these women who are accomplishing just as essential work as the ministers are doing.”—Letter 137, 1898; MR 959.

3-Los Maestros de la Biblia (solamente), que trabajan en las escuelas enseñando solamente la materia de Biblia

“Some women are now teaching young women to work successfully as visitors and Bible readers…. Should not such labor be looked upon as being as rich in results as the work of the ordained ministers? Should it not command the hire of the laborers? Would not such workers be defrauded if they were not paid?… “In many respects a woman can impart knowledge to her sisters that a man cannot. The cause would suffer great loss without this kind of labor. Again and again the Lord has shown me that women teachers are just as greatly needed to do the work to which He has appointed them as are men.”—Ms 43a, 1898; MR 330.

“The best ministerial talent should be employed to lead and direct in the teaching of the Bible in our schools. Those chosen for this work need to be thorough Bible students; they should be men who have a deep Christian experience, and their salary should be paid from the tithe.”—Counsels to Parents, Teachers, and Students, 431 (1913).

4-Los misioneros tanto locales como internacionales

“In some of the larger conferences the tithe may be more than sufficient to sustain the laborers now in the field. But this does not sanction its use for any other purpose. If the conferences were doing the work that God desires them to do, there would be many more laborers in the field, and the demand for funds would be greatly increased. The conferences should feel a burden for the regions beyond their own borders. There are missions to be sustained in fields where there are no churches and no tithes, and also where the believers are new and the tithe limited. If you have means that is not needed after settling with your ministers in a liberal manner, send the Lord’s money to these destitute places.”—Ms 139, 1898; Manuscript Releases 1:182, 184.

“More and more we must come to realize that the means that come into the conference in the tithes and gifts of our people should be used for the support of the work not only in the American cities, but also in foreign fields. Let the means so zealously collected be unselfishly distributed. Those who realize the needs of mission fields will not be tempted to use the tithe for that which is not necessary.”—Ms 11, 1908; Manuscript Releases 1:192.

5-Los directores de departamentos de publicaciones

W. C. White wrote W. S. Lowry on May 10, 1912: “In many conferences in past years the question has arisen as to whether it was lawful and expedient to pay the State canvassing agent from the tithe. This matter has been discussed in Union and in General Conference councils, and our brethren feel clear in supporting the State agent from the tithe because the books are very effective preachers. Whenever this question has been brought to Mother, she has given her approval of the plan generally adopted by our people.”

6-Medicos misioneros (ministros y doctores)

“Some, who do not see the advantage of educating the youth to be physicians both of the mind and of the body, say that the tithe should not be used to support medical missionaries, who devote their time to treating the sick. In response to such statements as these, I am instructed to say that the mind must not become so narrowed down that it cannot take in the truth of the situation. A minister of the gospel, who is also a medical missionary, who can cure physical ailments, is a much more efficient worker than one who cannot do this. His work as a minister of the gospel is much more complete.”—Medical Ministry, 245.

7-Beneficios a Pastores retirados y sus familias

“Many workers have gone into the grave heartbroken, because they had grown old, and could see that they were looked upon as a burden. But had they been retained in the work, and given an easy place, with a whole or part of their wages, they might have accomplished much good. During their term of labor, these men have done double labor. They felt so heavy a burden for souls that they had no desire to be relieved of overwork. The heavy burdens borne shortened their lives. The widows of these ministers are never to be forgotten, but should, if necessary, be paid from the tithe.”—Ms 82, 1904; Manuscript Releases 1:189.

On February 24, 1911, E. R. Palmer wrote Ellen White describing the details of the newly adopted sustentation plan. He stated, “Each of our conferences contributes five percent of its tithes to the Sustentation Fund.” Ellen White responded:

“I was pleased to receive a letter from you, as one who has been appointed to act a part in the distribution of the sustentation fund…. It is right that sure plans be laid for the support of our aged workers, or the younger workers who are suffering because of overwork.”—Letter 10, 1911; MR 193.

8-Salario parcial para algunos colportores.

According to W. C. White, some colporteurs were provided a partial salary in Australia while Sister White was there. On June 11, 1902, he wrote the publishing director of the Lake Union Conference:

“I see no light whatever in any wholesale move for placing canvassers on the payroll, and taking their commissions. I have studied the proposition many times, and I see nothing in it but financial ruin to the conference, and demoralization to the canvassers.

“There are many places, however, where our canvassers ought to be, but which are too difficult to work; and I believe it would be greatly to the advantage of our work if faithful men and women were selected to go into our cities and other fields that are especially difficult, with the promise of two to three dollars per week to assist them in their living expenses during those times in their work when their commissions do not give them ample support. I have seen this plan followed with excellent results, and I believe in it most heartily.

“In the Australian Colonies we could not afford to support Bible workers on the old-fashioned plan; but we secured as many colporteurs as we could get to sell the Bible Echo, the Health Journal, and our smaller books, in the large cities, and we paid these workers from two to two and a half dollars a week each from the conference tithe to assist them in their expenses. I believe that it will be necessary to follow a plan similar to this in many difficult fields.”—W. C. White to J. B. Blosser, June 11, 1902.

9-Secretari@s y tesor@s de congregaciones grandes

C. F. McVagh, president of the Southern Union Conference, wrote W. C. White on October 24, 1912:

“Brethren Nicola, Hart, and others of the older brethren tell me that they distinctly remember that years ago Sister White said that the tithe collector and clerk of the Battle Creek church should be paid out of the tithe, and up to the time of the Haughey administration, I guess it is a fact that the Battle Creek church paid its clerk and treasurer out of the tithe, and then turned the balance over to the conference.”

In responding, W. C. White said his recollections were the same:

“My memory of the matter is in full harmony with the statements of Brother Nicola, Hart, and others. In the olden days, when the Battle Creek church was growing, it was found that unless the work of collecting the tithe was followed up regularly that the amount received was very much less than if the matter were followed up in a businesslike way by a collector who made the work his regular duty. We also found that this work demanded more time than it was right for us to ask any one, two, or three of the deacons to give to the matter, and it was thought by the church council that it would be good policy, and for the best interests of the tithe payers, and for the best interests of the conference, to have a good collector chosen and employed and paid a reasonable amount for his time.

“This plan, with the reasons therefore, was placed before Father

and Mother, and received their hearty approval. I cannot name the time or the place, nor can I repeat the words, but I am very positive that Mother gave her hearty approval to this plan, and it seems to me that the wisdom of the plan can be clearly discerned from the business standpoint, and that it should be maintained even though we may not find a written testimony bearing upon the subject.

“In years past there was no effort made to conceal from other churches the fact that Battle Creek managed its affairs in this way. Our brethren largely recognized that different methods must be followed in churches of different circumstances. I am glad to tell you that the St. Helena Sanitarium church employs a faithful tithe collector and pays for actual service done from the tithe. Should this plan be discontinued, I think the conference would lose from five to ten times as much as it paid to the collector. But we do not find that our smaller churches need to follow this plan or that they are brought into perplexity because this plan is followed in our very large churches.”—W. C. White to C. F. McVagh, October 31, 1912.

¿CITAS CONTRADICTORIAS?

“El diezmo ha sido puesto aparte con un propósito especial. No debe considerarse como un fondo para pobres. Debe dedicarse especialmente al sostén de los que predican el mensaje de Dios al mundo; y no hay que desviarlo de este propósito” (CMC 108).

Definitivamente el diezmo no es un fondo para pobres, si así fuera, todo el dinero se usara para los pobres y siempre tuviéramos pobres, nosotros quedaríamos barridos económicamente por tanta pobreza, y nuestra iglesia no tuviera fondos. Si todos los ricos compartieran su dinero con los pobres, la pobreza no se eliminaría y todos llegáramos a ser pobres. Esta nota no es contradictoria, el propósito primordial de los diezmos no son los pobres, sino la predicación del evangelio.

A pesar de que el propósito primordial de los diezmos no son los pobres, Dios hizo provisión para ellos con el tercer diezmo, éste es al tercer año y al sexto del ciclo de siete años:

28Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren. Deuteronomio 14

Dios ha dado instrucciones especiales para el uso del diezmo. No quiere que su obra se vea estorbada por la falta de recursos. Para evitar que la obra se haga en forma descuidada y se cometan errores, ha presentado claramente cuál es nuestro deber en relación con estos puntos. La porción que Dios se ha reservado no debe desviarse para ningún otro propósito que no sea el que él ha especificado. Que nadie se sienta con derecho a retener el diezmo para usarlo de acuerdo con su propio juicio. No deben usarlo con fines personales en caso de una emergencia, ni dedicarlo a un fin específico, aun en lo que consideren que es la obra del Señor. TPI 199.1

El diezmo tiene como propósito primordial la predicación del evangelio, según el libro de números capítulo 18, el diezmo es de los levitas, que son los laicos de la actualidad. El texto dice que no se tiene que desviar el diezmo a ningún otro propósito que no sea el especificado por Dios.

Lo que Dios especifico es lo siguiente:

21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.

26Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os he dado como vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos, como ofrenda mecida a Jehová, el diezmo de los diezmos… 28Así presentaréis también vuestra ofrenda a Jehová de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Israel; se la daréis al sacerdote Aarón como ofrenda reservada a Jehová. Números 18

Dios desea que sus mayordomos sigan con exactitud las disposiciones divinas. No deben desvirtuar los planes de Dios efectuando alguna obra de caridad, haciendo una donación o dando una ofrenda cuando ellos, los agentes humanos, lo vean conveniente. Es un procedimiento muy pobre intentar mejorar los planes de Dios e inventar un substituto, y luego promediar las donaciones hechas como resultado de buenos impulsos ocasionales y compararlas con los requerimientos del Señor. Dios pide que todos respeten sus disposiciones. Ha dado a conocer su plan, y todos los que colaboran con él deben promover ese plan en lugar de atreverse a tratar de mejorarlo. TPI 199.3

Impresionante mensaje, si todos siguiéramos el consejo de la Biblia en dar los diezmos a los laicos estrictamente para la predicación del evangelio y todas las ofrendas para los sacerdotes, no existieran las discusiones que existen en día en cuanto al uso de los diezmos y las ofrendas.

El Señor instruyó a Moisés: “Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas, para el alumbrado, para hacer arder continuamente las lámparas”. Éxodo 27:20. Esta debía ser una ofrenda continua, para que la casa de Dios estuviera debidamente provista con lo que se necesitaba para su servicio. Su pueblo de la actualidad debe recordar que la casa de culto es propiedad del Señor y que se debe cuidar escrupulosamente. Pero los fondos para este fin no deben proceder del diezmo. TPI 199.4

Los diezmos no se usan para el mantenimiento de las iglesias, este mismo texto que es correcto en su esencia de debería de aplicar a todos los edificios administrativos de nuestra iglesia alrededor del mundo. De la misma manera que las iglesias dan una ofrenda extra para el mantenimiento de los templos, todos los trabajadores administrativos deberían de dar una ofrenda extra para mantener los edificios administrativos y no tocar los diezmos.

Si se siguiera la orden bíblica de entregar todas las ofrendas a los sacerdotes más el 1% de los diezmos no existiera el problema que existe ahora, ellos estarían en toda su libertad de usar esas ofrendas en todas las construcciones de los edificios administrativos, escuelas, hospitales, clínicas e iglesias, sin ningún problema.

Se me ha dado un mensaje muy claro y definido para nuestro pueblo. Se me ha pedido que les diga que están cometiendo un error al aplicar el diezmo a diversos objetivos que, aunque son buenos en sí mismos, no son los objetivos a los cuales el Señor ha dicho que debe dedicarse el diezmo. Quienes dedican el diezmo a esos fines, se están apartando de las disposiciones de Dios. El Señor juzgará esas cosas. TPI 200.1

Nuevamente, el diezmo tiene su destino, y es para pagar el trabajo religioso hecho por los levitas.

Alguien puede pensar que el diezmo se puede aplicar al sostenimiento de una escuela de iglesia. Otros pueden decir que los colportores debieran sostenerse con el diezmo. Pero se comete un grave error cuando se desvía el diezmo del objetivo para el cual se ha establecido, que es el sostén de los ministros. Debiera haber en la actualidad en el campo cien obreros bien capacitados donde ahora hay uno solo. TPI 200.2

Este texto posiblemente sea el texto cumbre, la última parte dice: Debiera haber en la actualidad en el campo cien obreros bien capacitados donde ahora hay uno solo. Estos obreros que menciona la hermana Elena son laicos 100%.

Para sus días, la iglesia no tenía ni escuelas, ni universidades para pastores, como las tenemos ahora. Todos los predicadores y encargados de iglesias eran laicos.

Si un hermano tenía capacidad espiritual y tomaban la responsabilidad de dirigir una iglesia, se les daba el título de ministro.

Por eso ella habla de capacitar, son los laicos los que se capacitan para que lleguen a ser obreros bíblicos, tienen el trabajo de diseminar el evangelio de puerta en puerta, parecido a lo que hacían los levitas del tiempo de Israel.

Al final, ni la Biblia, ni el espíritu de profecía se contradicen, la discusión de este tema brota como un resultado de hacer las cosas al revés de lo que Dios mandó. Dios ordenó para los levitas el diezmo y a los sacerdotes todas las ofrendas más el 1 % de los diezmos.

Con el 1% de los diezmos fácilmente pueden cubrir los salarios de los pastores y con las ofrendas todo tipo de gasto para el avance de la obra.

Si donde hay un obrero bíblico hubieran 100 la obra avanzara como Dios quiere que se haga.

LA BIBLIA NOS HABLA DE TRES DIEZMOS, UN DIEZMO POR AÑO REPETIDO EN SEIS AÑOS

EL PRIMER DIEZMO

SIRVE PARA PAGAR A LOS LEVITAS

21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.

26Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os he dado como vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos, como ofrenda mecida a Jehová, el diezmo de los diezmos… 28Así presentaréis también vuestra ofrenda a Jehová de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Israel; se la daréis al sacerdote Aarón como ofrenda reservada a Jehová. Números 18

  

EL SEGUNDO DIEZMO

SIRVE PARA LA CELEBRACIÓN DE LAS FIESTAS RELIGIOSAS

17Ni comerás en tus poblaciones el diezmo de tu grano, de tu vino o de tu aceite, ni las primicias de tus vacas, ni de tus ovejas, ni los votos que prometieres, ni las ofrendas voluntarias, ni las ofrendas elevadas de tus manos; 18sino que delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita que habita en tus poblaciones; te alegrarás delante de Jehová tu Dios de toda la obra de tus manos. 19Ten cuidado de no desamparar al levita en todos tus días sobre la tierra. Deuteronomio 12

EL TERCER DIEZMO

 SIRVE PARA AYUDAR A LOS MENESTEROSOS

28Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren. Deuteronomio 14

En nuestra iglesia, hay algunas personas que enseñan que el segundo y tercer diezmo eran diezmos temporales. Sostienen que estos dos diezmos cesaron cuando el pueblo de Israel fue llevado en cautiverio. A mi manera de ver, los diezmos no eran temporales, cesaron para con un pueblo que decidió no seguir a Dios y sus ordenanzas.

¿EL SEGUNDO Y TERCER DIEZMO ERAN DIEZMOS TEMPORALES?

La mayoría de las cosas espirituales en esta tierra son temporales: la oración, la confesión, el perdón de los pecados, el bautismo, la fe, la esperanza, entre otros, incluyendo los diezmos y las ofrendas. Cuando lleguemos al cielo ya no habrá necesidad de todos estos dones que usamos y necesitamos en la tierra.

La Biblia no dice si el segundo y el tercer diezmo eran temporales para el pueblo de Israel, si sabemos que cesaron cuando el pueblo de Israel fue llevado cautivo. Pero encontramos en el libro de Nehemias y Malaquias que hay una continuación del segundo y tercer diezmo. Es más, Malaquías es un mensaje de retribución a los sacerdotes de Israel por ser infiel al segundo y el tercer diezmo.

En la actualidad los judíos no devuelven sus diezmos, ellos sostienen que debido a que los levitas no existen más y no se saben quiénes son (Adolfo Hitler destruyó toda su historia y registros) el diezmo no se da más, ya que Dios estipuló los diezmos para los levitas.

La mayoría de ellos dan un diezmo parecido al diezmo del tercer año, un diezmo de caridad para ayudar a los necesitados, quedando libres a qué lugar donar esa ayuda, y sin ser supervisados por nadie en cuanto a esta devolución.

 

LOS DIEZMOS Y LAS OFRENDAS SON DEJADAS PARA QUE NOSOTROS RECIBAMOS PROSPERIDAD Y BENDICION, CUANDO LAS DEVOLVEMOS FIELMENTE.

Sobre todos los que se han consagrado a Dios como colaboradores con El, descansa la responsabilidad de custodiar los intereses de su causa y de su obra. Deben vivir la verdad que pretenden creer. Deben mantener constantemente a Cristo delante de sí como su modelo, y mediante sus buenas obras deben hacer que fluya la alabanza de los corazones hambrientos y sedientos del Pan de Vida. No solamente deben ministrar la necesidad espiritual de aquellos a quienes están tratando de ganar para Cristo, sino que deben suplir también sus necesidades temporales. Esta obra de misericordia y amor se presenta constantemente, y cumpliéndola fielmente los siervos de Dios han de mostrar lo que la verdad ha hecho por ellos. Deben ser fieles mayordomos, no solamente de la verdad del Evangelio sino de todas las bendiciones que Dios les ha dado. No solamente deben hablar palabras de simpatía, sino que con sus obras deben mostrar la realidad de su bondad y amor. Manuscrito 20, del 22 de abril de 1894, sin título. (Alza tus Ojos – 22 de Abril).

 

Las contribuciones que se les exigían a los hebreos para fines religiosos y de caridad representaban por lo menos la cuarta parte de su renta o entradas. Parecería que tan ingente leva de los recursos del pueblo hubiera de empobrecerlo; pero, muy al contrario, la fiel observancia de estos reglamentos era uno de los requisitos que se les imponía para tener prosperidad.”Historia de los Patriarcas y Profetas, 566.

“Dios prueba a los hombres, a algunos de una manera, a otros de otra. Prueba a algunos derramando sobre ellos sus bienes en abundancia, y a otros retirándoles sus favores. Prueba a los ricos para ver si amarán a Dios, el Dador, y a su prójimo como a sí mismos. Cuando el hombre hace buen uso de estos bienes Dios queda complacido; puede confiarles luego mayores responsabilidades….  FV 172.2

Los que cultivan la benevolencia no solo están haciendo una buena obra para otros, y bendiciendo a los que reciben su buena acción, sino que también se están beneficiando a sí mismos, al abrir sus corazones a la benigna influencia de la verdadera benevolencia.

Cada rayo de luz que brilla sobre otros será reflejado sobre nuestros propios corazones. Cada palabra bondadosa y llena de compasión que se dirija a los dolientes, cada acción que tienda a producir alivio a los oprimidos, y cada don que supla las necesidades de nuestros prójimos, dado y realizado para la gloria de Dios, resultará en bendiciones para el dador. Los que trabajan de esta manera están obedeciendo una ley del cielo, y recibirán la aprobación de Dios. El placer que se siente al hacer bien a otros, imparte un resplandor a los sentimientos que se irradia por los nervios, estimula la circulación de la sangre e induce salud mental y física (Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 60). 

 

UNA DE LAS MAS HERMOSAS CITAS DEL ESPÍRITU DE PROFECÍA

La dadivosidad es uno de los planes divinos para el crecimiento. El cristiano ha de ganar fortaleza fortaleciendo a otros. “El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado”. Proverbios 11:25. Esta no es meramente una promesa. Es una ley divina, una ley por la cual Dios establece que los arroyos de benevolencia fluyan continuamente de vuelta hacia su fuente, como las aguas de lo profundo se mantienen en constante circulación. En el cumplimiento de esta ley encontramos el secreto del crecimiento espiritual… (Dios nos Cuida – 26 de Agosto).

 

COMPRENDIENDO MALAQUIAS 3: 10

Malaquías no es nombre, es un titulo

Esta palabra “Malaquías” viene del hebreo malak (malaj) que significa mensajero, mal-’ā-ḵî. (malaji) significa -mi mensajero- La traducción de Malaki aterriza en el español como Malaquías.

Debido a que en la historia no existe nadie con este nombre se cree que la palabra es un título que se le da en este caso al mensajero que Dios ha escogido para entregar esta “carga” -profecía o encomienda- a los sacerdotes levitas de Israel.

Este párrafo se ha usado por muchas religiones casi como un texto de exigencia de los diezmos a la congregación, pero estudiándolo cuidadosamente nos damos cuenta de que la mayoría de veces se aplica este texto, fuera de su contexto.

¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.  Malaquías 3

El libro de Malaquías no fue escrito para la congregación de ninguna iglesia, sino que fue escrita para los sacerdotes de Israel. La carta se dirige a Israel, a los levitas y a los sacerdotes, está dando la pauta para que no haya ninguna equivocación a quien es dirigida la misiva, dicho en otras palabras, es dirigida a los sacerdotes que son levitas, del pueblo de Israel.

El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? Y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? Malaquías 1

El capítulo 2 vuelve a recalcar que esta carga, o encomienda es para los sacerdotes de Israel

Ahora, pues, oh sacerdotes, para vosotros es este mandamiento. Si no oyereis, y si no decidís de corazón dar gloria a mi nombre, ha dicho Jehová de los ejércitos, enviaré maldición sobre vosotros, y maldeciré vuestras bendiciones; y aun las he maldecido, porque no os habéis decidido de corazón. Malaquías 2

Porque los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría, y de su boca el pueblo buscará la ley; porque mensajero es de Jehová de los ejércitos. Mas vosotros os habéis apartado del camino; habéis hecho tropezar a muchos en la ley; habéis corrompido el pacto de Leví, dice Jehová de los ejércitos. Por tanto, yo también os he hecho viles y bajos ante todo el pueblo, así como vosotros no habéis guardado mis caminos, y en la ley hacéis acepción de personas. Malaquías 2

Los sacerdotes estaban haciendo varias cosas malas ante los ojos de Jehová, se estaban quedando con la mejor tajada de las ofrendas y los diezmos para ellos, y daban a Dios la parte inservible.

El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? Y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. Malaquías 1

Los sacerdotes recibían dos porciones, la primera era la décima parte de los diezmos (1%) que era entregado a ellos por los levitas, y la segunda porción eran las primicias, que era el primer fruto de la cosecha y los primogénitos de los animales.

La amonestación de Dios para los sacerdotes era que ellos estaban tomando el mejor ganado para ellos y el ganado inservible lo ofrecían a Dios en sacrificio.

En el libro de Levítico 27 encontramos una explicación de como se seleccionaban los animales que eran para  diezmos y ofrendas del templo:

32 Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová. 33 No mirará si es bueno o malo, ni lo cambiará; y si lo cambiare, tanto él como el que se dio en cambio serán cosas sagradas; no podrán ser rescatados.34 Estos son los mandamientos que ordenó Jehová a Moisés para los hijos de Israel, en el monte de Sinaí.

Se contaba todo animal que pasaba bajo el cayado del pastor y todo número 10 le pertenecía al Señor. Ese animal no se cambiaba, y si era algún animal hermoso que el dueño lo cambiaba por otro de menor calidad, entonces los dos animales le pertenecían al Señor. Por este proceso de seleccionar animales, los sacerdotes recibían toda calidad de animales. De todos esos animales, ellos escogían los mejores para ellos, y los animales enfermos, ciegos y cojos eran ofrecidos a Dios en sacrificio, haciendo de esa manera despreciable la mesa del Señor.

Este pecado de los sacerdotes de Israel es el quebrantamiento del segundo diezmo de los Israelitas, éste era el diezmo que se daba el año segundo y quinto del ciclo de siete años:

17Ni comerás en tus poblaciones el diezmo de tu grano, de tu vino o de tu aceite, ni las primicias de tus vacas, ni de tus ovejas, ni los votos que prometieres, ni las ofrendas voluntarias, ni las ofrendas elevadas de tus manos; 18sino que delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita que habita en tus poblaciones; te alegrarás delante de Jehová tu Dios de toda la obra de tus manos. 19Ten cuidado de no desamparar al levita en todos tus días sobre la tierra. Deuteronomio 12

Además de entregar lo inservible a Dios en sacrificio, tenían un segundo problema y era que se habían vuelto asalariados, ellos no hacían ningún trabajo para Dios, sino eran debidamente remunerados.

10 ¿Quién también hay de vosotros que cierre las puertas o alumbre mi altar de balde? Yo no tengo complacencia en vosotros, dice Jehová de los ejércitos, ni de vuestra mano aceptaré ofrenda.  Malaquías 1

Pero los acompañaba un tercer problema y era que estaban fastidiados con el trabajo del sacerdocio:

13 Habéis además dicho: ¡Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová. 14 Maldito el que engaña, el que teniendo machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejércitos, y mi nombre es temible entre las naciones. Malaquías 1

El capítulo 1 de Malaquías relata el problema de los sacerdotes, que en realidad consistía en quebrantar el segundo diezmo que se daba en el pueblo de Israel

El segundo capítulo de Malaquías se concentra en explicar las consecuencias que enfrentarán los sacerdotes si no escuchaban las amonestaciones del libro de Malaquías.

El tercer capítulo comenta la primera venida de Cristo a esta tierra y el quebrantamiento del tercer diezmo de parte de los sacerdotes.

Y el cuarto capítulo nos comenta la segunda venida de Cristo a esta tierra

A parte de quebrantar el segundo diezmo, los sacerdotes también quebrantaban el tercer diezmo:

¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Malaquías 3

Este texto para comprenderlo bien lo compararemos a su original en hebreo y usaremos algunas versiones diferentes de Biblias.

Brenton’s Septuagint Translation

8Will a man insult God? for ye insult me. But ye say, Wherein have we insulted thee? In that the tithes and first-fruits are with you still. 9And ye do surely look off from me, and ye insult me. 10The year is completed, and ye have brought all the produce into the storehouses; but there shall be the plunder thereof in its house: open to you the torrents of heaven, and pour out my blessing upon you, until ye are satisfied.

8-¿Puede un hombre insultar a Dios? Ustedes me han insultado ¿En qué te hemos insultado? En que los diezmos y las primicias de los frutos aún están con ustedes. 9-y con firmeza apartan su mirada de mi y me insultan. 10-El año se ha completado, y aún no han traído todos los productos a los almacenes, por lo mismo habra saqueo en esta casa…

 Malaquías 3 – Biblia Kadosh Israelita Mesiánica

8 ‘¿Puede una persona insultar a Elohim? ° Sin embargo, ustedes me insultan. ° Pero preguntan: ¿Cómo te hemos insultado? En la décima parte y en los primeros frutos aun están con ustedes.

9 Ustedes ciertamente vuelven la vista de Mí, y me insultan.

10 El año ha terminado, y ustedes han traído todo el producto a los almacenes [18] pero habrá saqueo en esta casa, regresen ahora en Su Nombre,’ dice YAHWEH-HaElyon. ‘Miren si no abriré para ustedes las ventanas de inundación de los cielos ° y derramaré para ustedes una bendición ° hasta que estén satisfechos. °

En esta traducción, el número [18] que está después de la palabra -almacenes- en el versículo 10, se refiere a otros lugares de almacenamiento que no pertenecen al templo donde se tienen que traer los diezmos y las primicias.

Malaquías 3 – La Biblia Textual 3a Edicion

8 ¿Robará el hombre a ’Elohim? ¡Pues vosotros me habéis robado! Pero decís: ¿En qué te hemos robado? ¡En los diezmos y en las ofrendas!°

9 ¡Me habéis maldecido con maldición,° porque vosotros, la nación toda, me estáis robando!

10 ¡Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento° en mi Casa! Y probadme luego en esto, dice YHVH Sebaot, si no os abro las ventanas de los cielos y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

¿Por qué esta diferencia en las traducciones?

Reina Valera

Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.

La Biblia Textual

9 ¡Me habéis maldecido con maldición,° porque vosotros, la nación toda, me estáis robando!

La versión de la -Biblia Textual- es la que da una explicación al pie de la página del porqué de la diferencia en la traducción del versículo 9 y esto es lo que ellos explican:

Ellos explican que los sorefim o escribas hicieron un cambio del original porque consideraron demasiada ofensiva la expresión “me habéis maldecido con maldición” pusieron una nota de la enmienda del porqué del cambio al pie de la traducción y es así como se descubre esta mala traducción.

Desde el siglo sexto hasta el décimo después de Cristo, aparece el texto masorético, fue un monumental trabajo hecho tanto en Babilonia como en Palestina por los escribas conocidos desde este entonces hasta acá como los escribas masoretas. Este trabajo consistió en agregar vocales a la escritura hebrea, que hasta estos días no poseía vocales sino solo consonantes.

Entonces el texto de Malaquías 3:9 ha recibido dos cambios, el primero fue por los escribas que consideraron demasiada ofensiva la expresión, y el segundo cambio fue hecho por los escribas masoretas que hicieron un ligero cambio en las consonantes (ne en vez de me) convirtiendo en activa la palabra “malditos” que estaba en forma pasiva “maldecidos”  De los textos masoréticos es donde han sido traducidas el 99% las versiones modernas de la Biblia

La Biblia de los setenta fue traducida del original hebreo al griego alrededor del año 250 antes de Cristo y ellos conservaron el original.

Para la traducción de la versión de los Setenta, o Septuaginta se reunieron 72 escribas y cada uno de ellos hizo su propia traducción. Al final se compararon las 72 traducciones y se escogieron las palabras o frases más comunes que usaron los traductores.  

La versión de la -Biblia Textual- termina su explicación con la siguiente nota textual:

«Ahora bien, observando cómo este y otros pasajes que tocan el tema del diezmo están siendo utilizados en la perversa comercialización del evangelio, y en consideración a las circunstancias por las cuales actualmente transita la iglesia de Dios, hemos sentido la urgencia de explicar este sencillo, pero incomprensible pasaje de la escritura.»

Malaquías 3: 9 y 10 se aplica usualmente a la congregación, pero realmente se tiene que aplicar a los sacerdotes que están transgrediendo el tercer diezmo, ¿De dónde sacamos esta conclusión? De Malaquías 3: 5 que dice:

Versión Biblia Textual 5 ‘Entonces me acercaré a ti en juicio; ° y seré un testigo que tamiza ° contra hechiceros, ° y contra la adúltera, ° y contra aquellos que juran falsamente por Mi Nombre; ° contra aquellos que retienen los jornales; ° y aquellos que oprimen a la viuda y afligen al huérfano; ° contra aquellos que le roban al extranjero de sus derechos ° y no me temen a mí,’ dice YAHWEH-HaElyon. °

 

EL TERCER DIEZMO

SIRVE PARA AYUDAR A LOS MENESTEROSOS

28Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren. Deuteronomio 14

En resumen: Dios enjuiciará de acuerdo con Malaquías 3 a los sacerdotes que no han traído al templo el diezmo que pertenece a los huérfanos, a las viudas y a los extranjeros. Cuando Dios dice que tiene que haber alimentos en su casa es para que coman los pobres de Israel y no los sacerdotes, la condenación para ellos es que ya termino ese año (el tercero o el sexto) y ellos mantienen en sus almacenes lo que tendría que estar en el templo para alimentar a los pobres. Debido a la escases, les anuncia que la gente saqueará las cámaras del templo para obtener un poco de alimento.

Esta es la explicación de Malaquías visto desde el punto de vista de su idioma original.  

El libro de Malaquías se calcula que fue escrito en el año 450 antes de Cristo, alrededor de 100 años después que los judíos regresaron del exilio de babilonia.

INFORME FINANCIERO MUNDIAL DEL AÑO 2020

DIEZMOS MUNDIAL

$2, 398, 079, 593

2 BILLONES 398 MILLONES CON 79, 503 DOLLARES

OFRENDAS DE MISIONES INCLUYENDO ESCUELA SABÁTICA

$66, 544, 458.

66 MILLONES Y MEDIO

OTROS FONDOS GENERALES

$16,932

FONDOS DE LAS INTRADIVISIONES

$65, 583,757

65 MILLONES Y MEDIO

RECOLECCIÓN

$5, 606,696

MÁS DE 5 MILLONES Y MEDIO

FONDO PROVENIENTE DE LAS OFRENDAS DE LA IGLESIA

$729, 824, 572.

CASI LOS 730 MILLONES

TOTAL DE DINERO RECIBIDO EN EL AÑO 2020

$3, 273, 571,110

3 BILLONES CON 273 MILLONES Y 571,110 DOLARES

DICHO EN OTRAS PALABRAS 3,273 MILLONES Y MEDIO

ESTE ES EL ENLACE DONDE USTED PUEDE VER TODAS LAS ESTADISTICAS MUNDIALES DE NUESTRA IGLESIA HASTA EL ANO 2021 -ESTÁ EN INGLES, PERO ES FÁCIL DE ENTENDER-

Haz clic para acceder a ASR2021.pdf

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.