Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica


17 comentarios

LECCIÓN 13 – ¿CÓMO ESPERAREMOS? – PARA EL 24 DE SEPTIEMBRE DE 2016



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


Image result for jesus second coming paintings

11 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Apocalipsis 19    John McNaughton, Utah, Estados Unidos de Norte America


Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 13: Para el 24 de septiembre de 2016

¿CÓMO ESPERAREMOS?

Sábado 17 de septiembre_________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 24:35-25:46; 2 Pedro 3; Santiago 2:14-16; Juan 4:35-38; 1 Corintios 3:6-8; Apocalipsis 21:1-4.

PARA MEMORIZAR:


“En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración; compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad” (Rom. 12:11-13).

ANTES DEL TERREMOTO DE SAN FRANCISCO en 1906, las iglesias adventistas eran muy activas. Los miembros visitaban a enfermos y a menesterosos. Fundaron orfanatos y trabajaban en favor de los desempleados. Enseñaban la Biblia de casa en casa. Distribuían publicaciones cristianas y daban clases para el sano vivir. Dirigían una escuela primaria en el subsuelo de la casa de culto. Tenían un hogar para obreros, una misión médica, una tienda de alimentos saludables y un café vegetariano. Comenzaron la misión a los barcos anclados en el puerto local, y sus ministros dirigían reuniones en grandes salas de la ciudad.

Elena de White llamó a estas iglesias las dos “colmenas”, y estaba entusiasmada por su trabajo (R&H, 5 de julio de 1900). Esto es lo que debemos y podemos hacer ahora mientras esperamos la Segunda Venida. ¿Qué estamos haciendo mientras esperamos?

De esa respuesta depende el destino de almas.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Se nos da esta palabra de ánimo: “No nos cansemos, pues, de hacer bien”, “creciendo en la obra del Señor siempre” (1 Corintios 15:58). Hay un mundo que salvar, una obra que hacer, que solo puede ser realizada por la proclamación del mensaje del evangelio. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). ¿No agradeceremos al Señor de corazón y alma por su don inefable? ¿No estaremos dispuestos a dedicar toda capacidad y talento a la obra de representar a Cristo delante del mundo?… Las “buenas obras” comenzarán a aparecer cuando la experiencia de arrepentimiento y conversión sea encamada en la vida… Al mostrar que nuestro carácter ha sido cambiado por creer en la verdad damos a conocer a los demás el poder transformador de la gracia de Dios (Reflejemos a Jesús, p. 279).

Si estáis viviendo a la luz de Cristo irradiaréis luz a esas pobres almas que están heladas en la vida religiosa. Con la justicia de Cristo cubriéndoos como un ropaje, ¡cuánto no podríais hacer para bendecir a otros!…

Debéis tener un compañerismo con el Padre y con el Hijo, y crecer en el conocimiento de la perfección divina. Creceréis en reverencia, obtendréis confianza en la comunión con Dios. Mirando firmemente a Jesús creceréis en fe, y aprenderéis a desconfiar del yo, y apreciaréis estas palabras de Cristo: “Sin mí, nada podéis hacer” (Juan 15:5). Podéis tener un espíritu ferviente, y vuestro corazón radiante con el amor de Jesús. Permaneced en Cristo como el vástago en la vid. Extrayendo sustancia de la vid, seréis ramas florecientes, y llevaréis mucho fruto para la gloria de Dios. ¡Oh, necesitáis mucho contemplar fijamente a Jesús! Perseverad contemplando sus encantos. Mientras lo contempléis se mantendrán brillando y ampliándose hasta que seáis llenos con toda la plenitud de Dios, y llevéis mucho fruto para su gloria. El sarmiento está demasiado firmemente implantado en la cepa como para ser separado por cualquier viento. La fortaleza y el crecimiento vigoroso dicen al mundo que estáis arraigados en Jesús, que vuestro fundamento es seguro (Nuestra elevada vocación, p. 218).

Pablo trabajaba algunas veces noche y día, no solamente para su propio sostén, sino para poder ayudar a sus colaboradores. Compartía sus ganancias con Lucas, y ayudaba a Timoteo. Hasta sufría hambre a veces, para poder aliviar las necesidades de otros. La suya era una vida de abnegación. Hacia el fin de su ministerio, en ocasión de su discurso de despedida a los ancianos de Éfeso, en Mileto, pudo levantar ante ellos sus manos gastadas por el trabajo, y decir: “La plata, o el oro, o el vestido de nadie he codiciado. Antes, vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario, y a los que están conmigo, estas manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, es necesario sobrellevar a los enfermos, y tener presente las palabras del Señor Jesús, el cual dijo: Más bienaventurada cosa es dar que recibir” (Hechos 20:33-35) (Los hechos de los apóstoles, pp. 283, 284).

89


Lección 13 // Domingo 18 de septiembre_____________________

MIENTRAS ESPERAMOS A JESÚS

Los discípulos habían estado admirando la gloriosa escena de los rayos del sol que se reflejaban en el Templo. Jesús, queriendo concentrar su atención en la realidad que afrontaría a la iglesia cristiana en el futuro cercano, y al final del tiempo, los llevó a la realidad al decir: “¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada” (Mat. 24:2). Sorprendidos por su comentario, los discípulos preguntaron: “¿Cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? (vers. 3). En Mateo 24:4 al 31, Jesús luego les dice las cosas que podrían ver desenvolverse en el mundo antes de que retornara.

Al revelar las señales, Jesús advierte: “Pero aún no es el fin” (vers. 6), y “todo esto será principio de dolores” (vers. 8). La respuesta directa a la pregunta de los discípulos aparece en el versículo 14: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.

Los primeros 35 versículos de Mateo 24 nos motivan para tomar las señales en serio, pero Jesús también dice cómo hemos de esperar “el fin del mundo” (vers. 3, NVI). Es decir, no nos quedaremos sentados esperando su venida como nos sentaríamos a esperar en un ómnibus. No, se nos ha dado mucho para hacer mientras esperamos al Señor.

Lee Mateo 24:36 a 25:46. Cada una de estas parábolas habla acerca de lo que debemos hacer mientras esperamos a Jesús. Resume lo que el Señor nos dice aquí. Luego, debemos preguntarnos: ¿Cuán bien es- tamos siguiendo las instrucciones del Señor para nosotros en cada una de estas parábolas?

36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. (Mateo 24)

46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna. (Mateo 25)

Jesús aquí exhorta a sus discípulos acerca de la manera en que sus seguidores esperarán su regreso. Durante este período, los discípulos de Jesús mostrarán amor, interés y respeto mutuo mientras esperan; estarán alerta, se prepararán de antemano y serán responsables por su propia condición espiritual. Multiplicarán los recursos que Dios ha puesto en sus manos, invertirán talentos y dinero en la causa de Dios, y se preocuparán por “los más pequeños”.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

La iglesia Adventista del Séptimo Día, es la encargada de dar el evangelio en los últimos días de éste mundo, mientras estamos esperando a Jesús. Nuestra iglesia es una de las pocas iglesias, por no decir la única, que quedan alrededor del mundo donde estudiamos y mantenemos la verdad bíblica en su esencia.

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación. Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, 10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; Apocalipsis 14

Juan comienza la visión viendo tres ángeles volar en medio del cielo. Los ángeles  están volando en medio del cielo, arriba en el cielo, como vuela un águila y tenían el evangelio eterno para predicar a las naciones.

Interesante-mente el evangelio que nos toca predicar no son precisamente “Buenas Nuevas” al contrario, parece que son “malas noticias”. En éste evangelio se está anunciando, temor, juicio, beber del vino de la ira de Dios, habla de la ira de Dios y habla de castigo con fuego y azufre.

Lo mas interesante de esto es que en estos evangelios no se menciona a Jesucristo y tampoco está hablando de una promesa de salvación.

Cada vez que estudiamos el evangelio de Jesucristo encontramos que el evangelio está dividido en dos partes: La primera que anuncia que el reino de Dios está cerca y la segunda parte es donde se da la orden de arrepentimiento.

En el Evangelio de Juan encontramos las dos mismas partes pero invertidas; primero dice “temed a Dios y dadle Gloria” esto es sencillamente arrepentirse, y luego encontramos “por que la hora de su juicio ha llegado” que envuelve el acercamiento del reino de Dios a éste mundo que trae juicio como también salvación.

El evangelio que nos toca dar es un mensaje serio de advertencia, un mensaje que denota la urgente necesidad de hacer algo radical en la vida del humano para poderse librar de la ira y castigo de Dios.

El mensaje llega con toda su fuerza, claridad, consistencia y determinación al in-converso; pero llega con más fuerza, claridad, consistencia y determinación al mensajero. El hecho que sepamos la verdad y asistamos a la “iglesia verdadera” no es suficiente para la salvación, nosotros como pueblo de Dios necesitamos un total desprendimiento del mundo, si no es así, somos los candidatos favoritos para recibir el castigo de Dios, por que sabiendo el bien y lo correcto no lo hacemos.

El segundo ángel se presenta con un mensaje enfocado a la “gran Babilonia” mensaje parecido a Isaías 21:9 donde dice: “Cayó, cayó Babilonia; y todos los ídolos de sus dioses quebrantó en tierra.” “porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación”

El tercer ángel advierte de la venganza de Dios contra aquel que deliberadamente se une al anticristo aún después de haber escuchado el mensaje de los dos ángeles anteriores.

Todo aquel que insista en la idolatría, siguiendo a la bestia y promoviendo su causa  “él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; “ Tanto la idolatría pagana como la idolatría al papa es un pecado condenador, y se probará contra todos aquello que aún al  ser advertidos, se nieguen a salir de Babilonia. Ellos recibirán ” la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira;”

12 Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús.

Muchos creemos que la paciencia es una característica “pasiva” de una persona. Muchas veces creemos que al pedirle a Dios paciencia, el nos concede la paciencia  para hacernos inmunes a los problemas de ésta vida; en pocas palabras creemos que con la paciencia en nuestras vidas, los problemas ya no nos van a afectar.

Santiago nos presenta el caso del labrador, quien también está esperando. Su paciencia se demuestra en la siembra, su paciencia continua con las primeras lluvias que harán la planta nacer y crecer, su paciencia continua con las últimas lluvias que prepararán el fruto para la cosecha, y su paciencia continua hasta la cosecha del producto. En pocas palabras la paciencia del labrador tiene que continuar hasta recibir el fruto, si no tiene paciencia para llegar hasta el final, entonces trabajo por gusto.

En nuestra vida espiritual la paciencia no es cuestión de un momento, es cuestión  de toda la vida. Nuestra paciencia tiene que llegar hasta la cosecha final  que es la segunda venida de Cristo. ¿Porqué la segunda venida de Cristo? Por qué allí sucede el milagro y evento más esperado por millones y millones de hijos de Dios que han pasado al descanso; y es la resurrección.

Si no tenemos la paciencia para llegar hasta el final, entonces también hemos trabajado por gusto. El objetivo final de la paciencia es que consigamos la vida eterna.

La paciencia tiene como objetivo específico la segunda venida de Cristo: “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor.” (Santiago 5:7) La segunda venida de Cristo es el evento que motiva al cristiano a perseverar en los momentos duros y problemas que enfrentamos en la vida. Ese anhelo de una patria mejor, es la idea latente del moribundo a la orilla de la tumba. Con himnos de esperanza despedimos a los seres amados que pasan al descanso, con la esperanza de volverlos a ver en la venida de Cristo. El verdadero fruto de la paciencia será presenciar el mas grande de todos los milagros: La Resurrección.

La paciencia no sólo es el acto de esperar, sino el acto tener un comportamiento correcto en la espera: Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones;” (Santiago 5:8)

Este texto está escrito en imperativo, no se no está sugiriendo algo, se nos está dando una orden. En el proceso de la espera de la segunda venida de Cristo, no tiene que haber un comportamiento débil ó derrotado; se nos dice que afirmemos nuestros corazones, en pocas palabras mientras esperamos al Señor, nuestro comportamiento tiene que ser valiente, fuerte y muy activo.

Muchos creen que la paciencia la necesitamos para lidiar con los problemas, las pruebas, dificultades, tristezas, dolores y decepciones que ésta vida nos da, y esto es verdad, pero es incompleto.  ¿Porqué? Al tomar uno de los frutos mas grandes y sublimes que nos puede dar el cielo a través del Espíritu Santo, y solamente usarlos para los problemas de la tierra, es como si usted se ganara la lotería de 400 millones de dólares y decidiera invertir parte de ese dinero poniendo una venta de periódicos en la calle. Tenemos que tomar la paciencia, tesoro incalculable que nos da Dios, e invertirlo en el mas ambicioso negocio que pudiéramos hacer en nuestras vidas; invertirlo en la ciudadanía celestial.

La verdadera paciencia tiene como propósito sostenernos aquí en la tierra hasta alcanzar a ver la segunda venida de Cristo, ya sea que estemos vivos ó ya sea que estemos muertos; la segunda venida de Cristo marca el momento de la historia universal donde los sufridos, los afligidos, los perseguidos, los humillados, los asesinados por la causa de Jesús y el evangelio, recibiremos el premio de la vida eterna por la bendita gracia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Jesús dijo a sus discípulos que velaran, pero no respecto a un tiempo definido. Sus seguidores han de estar en la posición de aquellos que escuchan las ordenes de su Capitán; han de vigilar, esperar, orar y trabajar, mientras se acerca el tiempo para la venida del Señor; pero nadie podrá predecir justamente cuándo vendrá ese tiempo; pues “el día y hora nadie sabe”. No podéis decir que él vendrá de aquí a un año, o dos, o cinco años, ni tampoco debéis postergar su venida declarando que no ocurrirá antes de diez o de veinte años… No hemos de saber el tiempo definido, ni del derramamiento del Espíritu Santo ni de la venida de Cristo (El evangelismo, p. 165).

Necesitamos confiar en Dios con serenidad. Es imperiosa la necesidad de esto. El ruido y el bullicio que hacemos en el mundo no es lo que demuestra nuestra utilidad. ¡Ved cuán silenciosamente obra Dios! No oímos el ruido de sus pasos, y sin embargo está caminando alrededor de nosotros, obrando para nuestro bien. Jesús no buscó notoriedad; su poder vivificante fluía hacia los necesitados y los afligidos por medio de acciones silenciosas cuya influencia se extendía ampliamente por todos los países, y se sentía y expresaba en la vida de millones de seres humanos. Los que desean trabajar con Dios necesitan cada día de su Espíritu; necesitan caminar y trabajar con mansedumbre y humildad de espíritu sin procurar hacer cosas extraordinarias, sino satisfechos con hacer la obra que está ante ellos, y hacerla fielmente. Quizá los hombres no vean o aprecien sus esfuerzos, pero los nombres de estos fieles hijos de Dios están escritos en el cielo entre los más nobles obreros del Señor, como los que esparcen la semilla divina teniendo en cuenta una gloriosa cosecha. “Por sus frutos los conoceréis” (Comentario bíblico adventista, tomo 4, p. 1166).

Por cuanto no sabemos la hora exacta de su venida, se nos ordena que velemos. “Bienaventurados aquellos siervos, a los cuales cuando el Señor viniere, hallare velando”. Los que velan esperando la venida de su Señor no aguardan en ociosa expectativa. La espera de la venida de Cristo debe inducir a los hombres a temer al Señor y sus juicios sobre los transgresores. Les ha de hacer sentir cuán grande pecado es rechazar sus ofrecimientos de misericordia. Los que aguardan al Señor purifican sus almas obedeciendo la verdad. Con la vigilancia combinan el trabajo ferviente. Por cuanto saben que el Señor está a las puertas, su celo se vivifica para cooperar con los seres divinos y trabajar para la salvación de las almas. Estos son los siervos fieles y prudentes que dan a la familia del Señor “a su tiempo… su ración”. Declaran la verdad que tiene aplicación especial a su tiempo. Como Enoc, Noé, Abrahán y Moisés declararon cada uno la verdad para su tiempo, así también los siervos de Cristo dan ahora la amonestación especial para su generación (El Deseado de todas las gentes, p. 588).

90


Lunes 19 de septiembre // Lección 13________________________

REAVIVAMIENTO Y REFORMA MIENTRAS ESPERAMOS

Lee 2 Pedro 3. Resume las enseñanzas de este capítulo que tienen que ver con el reavivamiento y la reforma. ¿En qué sentido esas enseñanzas se relacionan con el tema de este trimestre?

1 Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles; sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 11 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, 12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! 13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. 14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. 15 Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, 16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. 17 Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. 18 Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén. (2 Pedro 3)

Dios desea que todos “demuestren arrepentimiento” (Mat. 3:8, NVI). Aunque no podemos hacer el trabajo del Espíritu Santo en llevar a la gente al arrepentimiento, debemos alcanzarla con el mensaje de salvación, que, si lo aceptan, llevará al arrepentimiento,

Nosotros también, como miembros de la iglesia, necesitamos tener una actitud de arrepentimiento. El arrepentimiento es parte del proceso de reavivamiento y reforma. Reavivamiento significa volver a la vida, renovarse, restaurarse. Reforma significa dar nueva forma, ser una creación nueva (2 Cor. 5:17). “La mayor y más urgente de todas nuestras necesidades es la de un reavivamiento de la verdadera piedad en nuestro medio. Procurarlo debería ser nuestra primera obra” (MS 1:141).

La sección de ayer, “cómo debemos esperar”, ilustra los resultados del reavivamiento y la reforma. Vemos que las diez vírgenes necesitaron ser reavivadas, despertadas del sueño (Mat. 25:1-13). Las vírgenes insensatas necesitaban más del Espíritu Santo en sus vidas. Cuando nos humillamos, morimos al yo, oramos sin egoísmo y estudiamos la Palabra de Dios, y la compartimos con amor a otros con hechos amantes, somos llenados con el Espíritu Santo, con el poder de la lluvia tardía. Sin embargo, es posible estudiar la Biblia y ser todavía una persona egoísta, o pedimos un reavivamiento y la lluvia tardía, pero los queremos solo para nosotros. El reavivamiento siempre conducirá a una preocupación abnegada por otros. Cuando estemos llenos del Espíritu Santo, seremos reformados en discípulos, centrados en la misión y el servicio.

Necesitamos reavivamiento y reforma en nuestras oraciones, en el estudio de la Biblia y en pedir el Espíritu Santo con la abundancia de la lluvia tardía. Pero, como iglesia, también necesitamos reavivamiento y reforma en nuestras actitudes y métodos, y en acciones hacia “los más pequeños”. Este fue el foco este trimestre.

¿De qué forma podemos protegernos contra la complacencia, y tener siempre ante nosotros la realidad y la urgencia del retorno del Señor?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Lección muy completa; entre la lección y el espíritu de profecía, queda muy clara.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cristo es la fuente de todo buen impulso. Él es el único que puede implantar en el corazón enemistad contra el pecado. Todo deseo de verdad y de pureza, toda convicción de nuestra propia pecaminosidad, es una prueba de que su Espíritu está obrando en nuestro corazón. Jesús dijo: “Yo, si fuere levantado en alto de sobre la tierra, a todos los atraeré a mí mismo” (S. Juan 12:32). Cristo debe ser revelado al pecador como el Salvador que muere por los pecados del mundo; y cuando consideramos al Cordero de Dios sobre la cruz del Calvario, el misterio de la redención comienza a abrirse a nuestra mente y la bondad de Dios nos guía al arrepentimiento. Al morir Cristo por los pecadores, manifestó un amor incomprensible; y este amor, a medida que el pecador lo contempla, enternece el corazón, impresiona la mente e inspira contrición en el alma…

Los que en vuestro corazón anheláis algo mejor que lo que este mundo puede dar, reconoced este deseo como la voz de Dios que habla a vuestras almas. Pedidle que os dé arrepentimiento, que os revele a Cristo en su amor infinito y en su pureza perfecta. En la vida del Salvador quedaron perfectamente ejemplificados los principios de la ley de Dios y el amor a Dios y al hombre. La benevolencia y el amor desinteresado fueron la vida de su alma. Contemplándolo, nos inunda la luz de nuestro Salvador y podemos ver la pecaminosidad de nuestro corazón (El camino a Cristo, pp. 24-26).

El Espíritu de Dios se está retirando de la tierra, y una calamidad sigue a otra por tierra y mar. Hay tempestades, terremotos, incendios, inundaciones, homicidios de toda magnitud. ¿Quién puede leer lo futuro? ¿Dónde hay seguridad? No hay seguridad en nada que sea humano o terrenal. Rápidamente los hombres se están colocando bajo la bandera que han escogido. Inquietos, están aguardando y mirando los movimientos de sus caudillos. Hay quienes están aguardando, velando y trabajando por la aparición de nuestro Señor. Otra clase se está colocando bajo la dirección del primer gran apóstata. Pocos creen de todo corazón y alma que tenemos un infierno que rehuir y un cielo que ganar.

La crisis se está acercando gradual y furtivamente a nosotros. El sol brilla en los cielos y recorre su órbita acostumbrada, y los cielos continúan declarando la gloria de Dios. Los hombres siguen comiendo y bebiendo, plantando y edificando, casándose y dándose en casamiento… el tiempo de gracia está llegando rápidamente a su fin, y cada caso está por ser decidido para la eternidad. Satanás ve que su tiempo es corto. Ha puesto todos sus agentes a trabajar a fin de que los hombres sean engañados, seducidos, ocupados y hechizados hasta que haya terminado el tiempo de gracia, y se haya cerrado para siempre la puerta de la misericordia.

Solemnemente llegan hasta nosotros, a través de los siglos, las palabras amonestadoras de nuestro Señor desde el Monte de las Olivas: “Mirad por vosotros, que vuestros corazones no sean cargados de glotonería y embriaguez, y de los cuidados de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día”. “Velad pues, orando en todo tiempo, que seáis tenidos por dignos de evitar todas estas cosas que han de venir y de estar en pie delante del Hijo del hombre” (El Deseado de todas las gentes, pp. 590, 591).

91


Lección 13 // Martes 20 de septiembre
_______________________

LA MISIÓN DE LA IGLESIA MIENTRAS ESPERAMOS

Lee Santiago 2:14 al 26. ¿De qué modo estos versículos encapsulan quiénes somos y por qué estamos aquí?

14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? 17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. 18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. 19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. 20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? 21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? 22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? 23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios. 24 Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe. 25 Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? 26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. (Santiago 2)

El domingo vimos que los discípulos señalaron la belleza de los edificios del Templo. Jesús dirigió su atención a la condición de la iglesia que había adentro y su misión para un mundo que se acaba. Realmente, la iglesia existe porque hay una misión, y no al contrario.

La misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, como se expresa en el Working Policy [Reglamento] de la Asociación General (A 05), es “hacer discípulos en todas las naciones, comunicando el evangelio eterno [el evangelio del Reino (Mat. 24:14)] en el contexto de los mensajes de los tres ángeles de Apocalipsis 14:6 al 12, llevándolos a aceptar a Jesús como Salvador personal y unirlos con su iglesia remanente, discipulándolos para servirlo como Señor, y preparándolos para su pronto regreso”. Predicar, enseñar y sanar son los métodos sugeridos para realizar esta misión. Bajo “Curación”, el Reglamento dice: “Al afirmar los principios bíblicos del bienestar de la persona completa, hacemos de la conservación de la salud y de la curación de los enfermos una prioridad, y por medio de nuestro ministerio a los pobres y los oprimidos cooperamos con el Creador en su obra compasiva de restauración”.

Este trimestre notamos que Jesús quiere restaurar su imagen en la humanidad y darnos poder para ser instrumentos de una restauración holística en nuestras comunidades. “El mundo necesita hoy lo que necesitaba 1.900 años atrás: una revelación de Cristo. Se requiere una gran obra de reforma, y solo mediante la gracia de Cristo podrá realizarse esa obra de restauración física, mental y espiritual” (MC 102).

Después de un seminario que presentaba un pastor acerca de Jesús como modelo y la misión para su iglesia del tiempo del fin, un feligrés declaró: “En nuestra parte del mundo, no estamos muy abiertos a ideas nuevas y maneras nuevas de hacer las cosas. Lo que hemos oído acerca de seguir el método del ministerio de Jesús no es nuevo. Es una idea antigua. Solo que la olvidamos”.

“La fe sin obras es muerta”. ¿Cómo ves la realidad de cuán estrechamente vinculadas están la fe y las obras? ¿De qué manera las obras aumentan tu fe?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

¿cómo nos relacionamos con un hermano en la iglesia que tiene necesidad? Las palabras no son suficientes. No podemos decir sencillamente: “Vete en paz. Dios proveerá”, cuando Dios nos ha provisto a nosotros para ayudar a ese hermano.

Por supuesto, las necesidades pueden no tener fin, y no podemos atender todas. Pero hay un principio llamado “el poder de uno”. Nosotros somos las manos y los pies de Jesús, y podemos ayudar a otros una persona a la vez. De hecho, esa es la manera en que Jesús generalmente actuaba. En Marcos 5:22 al 34, encontramos a un hombre, cuya hija estaba enferma, que pidió ayuda a Jesús. En esa misma ocasión, una mujer se acercó desde atrás y tocó la vestimenta de Jesús. Después de ser sanada, Jesús podría haber seguido su camino y la mujer se hubiera ido feliz. Pero Jesús sabía que ella necesitaba más que la sanidad física. Así que, se detuvo, y se tomó el tiempo necesario para que todos pudieran aprender a ser testigos de Jesús, a compartir así como a recibir. Luego dijo las mismas palabras de Santiago: “Ve en paz” Pero, a diferencia de las palabras en Santiago, en este caso tenían un significado especial.

Cuando reconocemos una necesidad pero no hacemos nada acerca de ella, perdemos la oportunidad de ejercer fe. La fe se debilita y muere un poco. Por eso, la fe sin obras muere.

Encontramos muchas iglesias ó personas, que predican solamente la justificación por la fe y otras predican solamente la justificación por las obras

Muchas veces escuchamos las frases: “justificación por la fe” y “justificación por las obras” ¿Que es realmente la Justificación por la fe y la justificación por las obras?

La justificación por la fe, es el acto de creer. Un ejemplo de esto es el perdón: Somos perdonados por que confesamos nuestros pecados y creemos que somos perdonados. Esto es precisamente la justificación por la fe. La justificación por la fe es sencillamente el acto de creer; creer que Jesús murió por mi, creer que él está en el cielo, y creer que seremos salvos.

Entonces encontramos religiones ó personas que predican “solamente” la justificación por la fe, y se convierten en personas con una religión liviana, barata, fácil de llevar. Acomodan el evangelio  a las necesidades de su vida ó a su forma de vivir. Creen que para ser salvo lo único que hay que hacer es creer, y no hay que hacer nada mas. Esto es una fe muerta. Sostienen que todo lo que se hace por Dios ó por la vida espiritual, por mejor que se intente hacer, siempre está manchada de pecado y de nada sirve esforzarse tanto.

Por el otro lado encontramos personas ó religiones que predican “solamente”  la justificación por las obras. Ellos dicen: Es verdad que Dios nos salva, pero nosotros tenemos que poner de nuestra parte y mostrarle a Dios nuestro deseo de ser salvo haciendo buenas obras aquí en la tierra.

Se convierten de ésta manera en iglesias ó personas que tienen una religión exterior, lo que está pasando en el interior de sus vidas no importa tanto, pero si importa la apariencia ó lo exterior.

Recuerdo que cuando era un niño, asistía al Club de Conquistadores y hubo una etapa donde se nos decía que le teníamos que hacer un nudo al pañuelo del uniforme por cada buena acción que realizabamos. Ese día Domingo, que era el día del club, muchos nos levantábamos temprano para buscar  buenas obra para hacer, con el fin de poder llevar un pañuelo lleno de nudos, símbolo de nuestras buenas acciones. ¿Qué estaba pasando en el interior de nuestras vidas? No importaba mucho, pero el exterior se veía bueno. Esto es justificación por las obras.

Santiago está tratando de enseñarnos que la fe y las obras nunca pueden ir separadas. La fe sin obras es muerta. Es un matrimonio espiritual, inseparable, si deseamos tener una religión verdadera.

Para entender esto vamos a tomar el caso de Noé:

Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe. Hebreos 11

Si Noé hubiera creído, y no se hubiera puesto a trabajar en lo que creyó, hubiera perecido como los demás. Los demás creyeron, pero no obraron, por eso perecieron, un fe sin obras es muerta y no salva.

Santiago usa tres términos muy importante para describir una fe sin obras:

1- Una fe sin obras no es buena

2- Una fe sin obras no salva

3- Una fe sin obras es muerta.

La iglesia Adventista del 7mo Día como organización, ha descuidado la fe genuina, una fe viva que como resultados tiene obras que salvan.

El evangelio tiene que ser predicado con mucha claridad y diligentemente. Muchas veces las personas encargadas de planear y dirigir las campañas evangelísticas, pasan por alto el “Ministerio de los Pobres” y muchas personas que asisten a las campañas evangelísticas con serias necesidades materiales, se mandan a sus hogares con la promesa de un Dios que hará un milagro en sus vidas y suplirá las necesidades materiales. Muchas veces se ora con la persona que pide ayuda y se manda con las manos vacías; ¿podrá funcionar un evangelio que se predica sólo de palabras? No, eso es imposible.

Es verdad que la iglesia nunca va a suplir las necesidades de los menesterosos completamente, pero también un evangelio sólo de palabras es inefectivo, una fe que no tiene obras, es una fe muerta, es una fe que no salva, no es una fe buena.

Por eso hemos martillado todo éste trimestre de volver al sistema bíblico de los diezmos y las ofrendas. Los líderes de nuestra iglesia, almacenan grandes sumas de dinero y no quieren ayudar al pobre, nosotros la iglesia, quedamos barridos con el dinero ya que la Conferencia comete el abuso de tomar el 40% de las ofrendas locales, y aunque tengamos el mas ferviente deseo no podemos ayudar al necesitado, como se debiera. Tenemos que estirar nuestro dinero para todo, y lo que nos queda es lo suficiente para la sobre-vivencia de nuestra familia. Si los diezmos y las ofrendas se repartieran como Dios ordena, el evangelio fuera mas efectivo, no estuviera estancado, y tampoco pecáramos por negligencia.

Las obras realmente no salvarán a nadie, pero sin ellas tampoco seremos salvos.

Le invitamos a que lea el estudio: “La Verdad de los Diezmos y las Ofrendas”. Está justamente después del estudio del día Viernes.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Los tiempos en que vivimos requieren que dispongamos de colaboradores de alma íntegra. El carácter práctico de las doctrinas que profesamos impresionarán los corazones, porque los mensajeros celestiales colaboran con el obrero cuya fe y cuyas obras están bien complementadas. Quien tenga una relación vital con Jesucristo tendrá un testimonio que dar en favor del Maestro. “Vosotros sois mis amigos —dijo Cristo— si hacéis lo que yo os mando” (Juan 15:14).

Todos los que verdaderamente sean amigos de Cristo harán sus obras. Estamos sumamente inclinados a manifestar los rasgos de carácter no santificados y carentes de conversión en el gobierno de nuestras familias y en la iglesia, y esos rasgos influyen para que nuestras palabras, nuestros modales y nuestro espíritu no solo sean una ofensa para el hogar, sino para la iglesia y el universo celestial. Dios lo califica de espíritu perverso.

Si todos pudieran ver cómo considera Dios esa disposición egoísta y mezquina, se despreciarían a sí mismos y harían esfuerzos decididos para apartarse de todo acto desagradable. La idea de que los hombres pueden unirse con la familia de Dios sin modificar en esta vida todos esos desagradables rasgos de carácter, es el mayor de los engaños.

El poder para vencer depende, no de las circunstancias, no de nadie que viva en la actualidad, por erudito que sea, sino del pronto auxilio que Dios proporciona. La verdad no es algo que se pueda mantener envasado para usarla solo en ocasiones especiales. Si la verdad mora en el corazón, quien la reciba manifestará esa fe que obra por el amor y purifica el alma. Los principios permanentes grabados en el corazón se manifestarán en todo tiempo y en toda oportunidad.

Todo nuestro éxito y nuestra eficiencia residen en Cristo. Continuamente debemos mirar más allá de toda ayuda terrenal, más allá del mayor poder humano, más allá de los apóstoles. Nuestra fe debe estar puesta directamente en Cristo mismo. Afirmó: “Separados de mí nada podéis hacer” (S. Juan 15:5). “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí” (Juan 15:4) (Cada día con Dios, p. 289).

Vi que en la providencia de Dios han sido colocados en estrecha relación cristiana con su iglesia, viudas y huérfanos, ciegos, mudos, cojos y personas afligidas de varias maneras; es para probar a su pueblo y desarrollar su verdadero carácter. Los ángeles de Dios vigilan para ver cómo tratamos a estas personas que necesitan nuestra simpatía, amor y benevolencia desinteresada. Esta es la forma en que Dios prueba nuestro carácter. Si tenemos la verdadera religión de la Biblia, sentiremos que es un deber de amor, bondad e interés el que hemos de cumplir para Cristo en favor de sus hermanos; y no podemos hacer nada menos que mostrar nuestra gratitud por su incomparable amor manifestado hacia nosotros mientras éramos pecadores indignos de su gracia, revelando un profundo interés y un amor abnegado por aquellos que son nuestros hermanos, y que son menos afortunados que nosotros…

La verdadera simpatía entre el hombre y su prójimo ha de ser la señal que distinga a los que aman y temen a Dios de los que no tienen en cuenta su ley. ¡Cuán grande es la simpatía que Cristo expresó al venir a este mundo para dar su vida como sacrificio por un mundo agonizante! (El ministerio de la bondad, pp. 39, 40).

92


Miércoles 21 de septiembre // Lección 13_____________________

PREPARACIÓN PARA LA COSECHA FINAL MIENTRAS ESPERAMOS

Jesús usó el lenguaje de las granjas en su enseñanza acerca del Reino, como se indicó en la lección No 5. Como vimos, la agricultura no es meramente un evento; ¡es un proceso paciente! Es un ciclo repetido con regularidad, con diferentes etapas y tareas diferentes para personas diferentes, y en momentos diferentes. Necesitamos estar abiertos a la conducción del Espíritu Santo y a la providencia de Dios con respecto a cómo podemos ser usados por el Señor en el proceso de preparar el terreno, plantar las semillas y recoger la cosecha.

Lee Juan 4:35 al 38. ¿Qué clase de imágenes se usan allí, y cuál es el mensaje para nosotros con respecto al modo en que debemos trabajar por otros?

35 ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. 36 Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega. 37 Porque en esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro es el que siega. 38 Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y vosotros habéis entrado en sus labores. (Juan 4)

El hecho es que no conocemos el corazón de la gente. No sabemos cómo el Espíritu Santo estuvo trabajando en sus vidas. Podemos mirar a diversas personas y pensar que tienen mucho que andar antes de estar listas para ser cosechadas cuando, en realidad, todo lo que necesitan es alguien que las anime a hacer su compromiso con Jesús. Hay una batalla por el corazón y la mente de cada ser humano, y Dios nos está llamando para ayudar a la gente a elegirlo a él.

Lee 1 Corintios 3: 6 al 8. ¿Cuál es el mensaje para nosotros en el contexto de extendernos hacia otros?

Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. (1 Corintios 3)

A su manera, Pablo está diciendo aquí lo que Jesús dijo en el ejemplo anterior. La obra de alcanzar a otros es como la obra de un agricultor. No todos estaremos haciendo la misma tarea, pero esa obra todavía es una parte vital en el proceso de alcanzar y ganar almas. Y, aunque hemos de ser usados por Dios en diversas maneras, al fin solo es Dios el que puede producir la conversión de un alma.

¿De qué forma podemos aprender a ser agradecidos y humildes para realizar cualquier función que Dios nos haya dado al ministrar a otros? ¿Por qué realmente es un privilegio?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Lección muy completa.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Hoy día, en el gran campo de la mies, Dios necesita sembradores y segadores. Recuerden los que salen a trabajar, algunos para sembrar y otros para segar, que nunca han de atribuirse la gloria y el éxito de su obra. Los agentes de Dios han estado antes que ellos preparando el camino para la siembra de la simiente y la siega de la mies…

Los que siembran la semilla, presentando ante congregaciones grandes y pequeñas la verdad decisiva para este tiempo, a costa de mucho trabajo, no recogen tal vez siempre la mies. Muchas veces los obreros del Señor encuentran acerba oposición, y su obra es estorbada. Ellos hacen lo mejor que pueden; con esfuerzo ferviente y esmerado, siembran la buena simiente. Pero el elemento de oposición se vuelve más y más violento. Algunos de los oyentes pueden estar convencidos de la verdad, pero quedan intimidados por la oposición manifestada, y no tienen el valor de reconocer sus convicciones…

La semilla sembrada en medio de pruebas y desaliento demostrará tener vida en sí. La adversidad, el pesar, la pérdida de bienes, los cambios de la providencia de Dios, recordarán con vivida claridad las palabras dichas años atrás por el fiel siervo de Dios. La semilla sembrada nace y da fruto.

Dios necesita hombres y mujeres prudentes que quieran trabajar ardorosamente para hacer la obra a ellos confiada. Los empleará como instrumentos suyos en la conversión de las almas. Algunos sembrarán, y algunos segarán la mies de la semilla sembrada. Haga cada uno lo mejor que pueda para aprovechar sus talentos, a fin de ser sembrador o segador (Obreros evangélicos, pp. 425, 426).

La obra de los ángeles consiste en acercarse a los probados, dolientes o tentados. Trabajan incansablemente en favor de aquellos por quienes Cristo murió… De todo esfuerzo de nuestra parte por disipar las tinieblas y difundir el conocimiento de Cristo, se lleva un informe al cielo. Y al referirse la acción ante el Padre, el gozo conmueve todas las huestes celestiales.

Los principados y las potestades de los cielos están contemplando la guerra que, en circunstancias aparentemente desalentadoras, están riñendo los siervos de Dios. Se verifican nuevas conquistas, se ganan nuevos honores a medida que los cristianos, congregándose en derredor del estandarte de su Redentor, salen a pelear la buena batalla de la fe. Todos los ángeles celestiales están al servicio de los humildes y creyentes hijos de Dios; y cuando el ejército de obreros canta aquí en la tierra sus himnos de alabanza, el coro celestial se une a él para tributar loor a Dios y a su Hijo (Los hechos de los apóstoles, pp. 124, 125).

No es el poder que emana del hombre el que da éxito a la obra, sino que el poder de los seres celestiales que cooperan con los agentes humanos lleva la obra a la perfección. Un Pablo puede plantar y un Apolo regar, pero es Dios el que da el crecimiento. El hombre no puede hacer la parte de Dios en la obra. Como agente humano, puede cooperar con los seres celestiales, y con sencillez y humildad hacer lo mejor que pueda, comprendiendo que Dios es el gran artífice Maestro (Servicio cristiano, p. 322).

93


Lección 13 // Jueves 22 de septiembre_______________________

TERMINÓ LA ESPERA

Hace muchos años, el autor inglés Charles Dickens escribió un libro titulado A Tale of Two Cities [Una historia de dos ciudades]. Estas ciudades eran Londres y París. En un sentido, se podría decir que la Biblia también es una historia de dos ciudades. En este caso, las dos ciudades son Babilonia y Jerusalén.

En Apocalipsis capítulo 18, y 14:8, el apóstol Juan describe a Babilonia. Ella ha sido el hogar de demonios y la guarida de malos espíritus. Ha hecho que todas las naciones cometan adulterio espiritual. Su destino ha sido pronunciado y ha sido declarada “caída”. Esta ciudad, un símbolo del mal, de apostasía y de rebelión contra Dios, un día será derrotada y destruida.

Lee Apocalipsis 21:1 al 4. ¿De qué forma se contrasta Jerusalén con Babilonia?

1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. (Apocalipsis 21)

La segunda ciudad es la Santa Ciudad, la Nueva Jerusalén, descrita en Apocalipsis 21 y 22. Esta ciudad alberga a todos los que eligieron al Novio, y rechazaron el egoísmo y el adulterio espiritual de Satanás y sus seguidores. Por la gracia de Dios, los redimidos han obedecido sus mandamientos y reflejaron la fe de Jesús (Apoc. 14:12). Su paciente perseverancia y su ansiedad por abrazar el ministerio de Jesús les dieron un sabor del Reino de los cielos aquí en la Tierra. Han sido salvados por la fe en Jesús; solo la justicia de Jesús los hizo dignos del cielo. Su cuidado por “los más pequeños” (Mat. 25:40) fue la manifestación exterior de esa fe.

Por la sangre del Cordero (Apoc. 5), la iglesia ha pasado de la restauración compasiva a la celebración jubilosa (ver Apoc. 5:13, 14). En esa Ciudad Santa “enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apoc. 21:4). Ha ocurrido la restauración plena de la imagen de Dios, mental, espiritual y físicamente. El Gran Conflicto ha concluido, y “desde el átomo más imperceptible hasta el mundo más vasto, todas las cosas animadas e inanimadas declaran, en su belleza sin mácula y en júbilo perfecto, que Dios es amor” (CS 737).

Lee Apocalipsis 22:21. ¿En qué sentido este versículo, el último de la Biblia, capta la esencia de todo lo que creemos?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

4Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Seis cosa serán eliminadas por Dios en la tierra nueva: el mar, las lagrimas, la muerte, el lloro, la queja y el dolor.

La lágrima, científicamente hablando, es un desperdicio químico del cerebro. Nosotros creemos que hay lágrimas de tristeza y lágrimas de alegría, pero en verdad no es así. Todas las lágrimas que el humano derrama, todas son de tristeza, no hay ni una lágrima de alegría. Aquellos que se encuentran después de muchos años de separación; ¿lloran de alegría? no, ellos no están llorando de alegría, sino de tristeza, ese encuentro está trayendo a la memoria años de separación, de soledad, de aflicción, ese encuentro está reviviendo en la mente, toda los estragos que una separación trajo consigo.

Las lágrimas tiene su fuente, y la fuente o el origen de la lágrima es el pecado. Desde que el hombre pecó en ésta tierra, no ha pasado un día que no se haya derramados lágrimas en el mundo, si no es por una cosa en por otra, pero las lágrimas abundan en éste mundo de dolor.

¿Por qué derramamos lágrimas?

-Muchas veces derramamos lágrimas por una amistad defectuosa. Muchos de nuestros amigos son amigos, mientras el sol de la prosperidad brilla en nuestras vidas, pero cuando nuestro cielos se llena de nubes negras y de recios vientos, nuestros amigos nos abandonan en nuestras tempestades, esas lágrimas son muy dolorosas.

-Muchas veces derramamos lágrimas por nuestras relaciones defectuosas, hay muchos hogares donde las lágrimas se derraman mas, que las que se derraman en un servicio fúnebre.

-Muchas veces derramamos lágrimas por la aflicción: Lágrimas nos brotan cuando vemos a nuestros amados transitar velozmente de la salud a la enfermedad, del vigor a la debilidad, de la fortaleza al dolor, de la vida a la muerte.

-Muchas veces derramamos lágrimas por nuestras malas acciones, cuantas veces deseamos volver el reloj hacia atrás, comenzar de nuevo y evitar tanto dolor que hemos ocasionado a nuestros prójimos, como a nosotros mismos.

-Muchas veces derramamos lágrimas por culpas de otros. Lágrimas que no se pueden evitar, somos golpeados por la crueldad de otros, por la ignorancia, por el orgullo, el despotismo, la venganza y la maldad de otros.

Dios promete quitar las lágrimas de sus hijos; solamente él lo puede hacer, él es el Padre de la misericordia, el Dios de la gracia, el es la fuente de consuelo. El trabajo será completo, Dios lo ha prometido, Dios lo cumplirá.

A la venida de Cristo, hay dos resurrecciones, el pasaje siguiente del espíritu de profecía, está hablando de una resurrección especial, que sucede antes de la venida de Cristo. En ésta resurrección especial , son tres grupos diferentes que regresan a la vida:

El primer grupo son aquellos que murieron bajo el mensaje del tercer ángel: 12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. 13 Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor.

El segundo grupo son aquellos  que participaron en el enjuiciamiento y muerte de Jesucristo.

El tercer grupo son todos aquellos que en la historia de éste mundo han sido los enemigos # 1 del evangelio y de la iglesia. Hay que notar que ésta resurrección sucede antes de la venida de Cristo, quiere decir que todos ellos podrán contemplar por varios días los sucesos aterradores de la naturaleza que precede a la segunda venida de Cristo.

Los sepulcros se abren y “muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Daniel 12:2. Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley. “Los que le traspasaron” (Apocalipsis 1:7), los que se mofaron y se rieron de la agonía de Cristo y los enemigos más acérrimos de su verdad y de su pueblo, son resucitados para mirarle en su gloria y para ver el honor con que serán recompensados los fieles y obedientes. {CS 621.1}

Densas nubes cubren aún el firmamento; sin embargo el sol se abre paso de vez en cuando, como si fuese el ojo vengador de Jehová. Fieros relámpagos rasgan el cielo con fragor, envolviendo a la tierra en claridad de llamaradas. Por encima del ruido aterrador de los truenos, se oyen voces misteriosas y terribles que anuncian la condenación de los impíos. No todos entienden las palabras pronunciadas; pero los falsos maestros las comprenden perfectamente. Los que poco antes eran tan temerarios, jactanciosos y provocativos, y que tanto se regocijaban al ensañarse con el pueblo de Dios observador de sus mandamientos, se sienten presa de consternación y tiemblan de terror. Sus llantos dominan el ruido de los elementos. Los demonios confiesan la divinidad de Cristo y tiemblan ante su poder, mientras que los hombres claman por misericordia y se revuelcan en terror abyecto. {CS 621.2}

Por un desgarrón de las nubes una estrella arroja rayos de luz cuyo brillo queda cuadruplicado por el contraste con la oscuridad. Significa esperanza y júbilo para los fieles, pero severidad para los transgresores de la ley de Dios. {CS 622.2}

Mientras estas palabras de santa confianza se elevan hacia Dios, las nubes se retiran, y el cielo estrellado brilla con esplendor indescriptible en contraste con el firmamento negro y severo en ambos lados. La magnificencia de la ciudad celestial rebosa por las puertas entreabiertas. Entonces aparece en el cielo una mano que sostiene dos tablas de piedra puestas una sobre otra. El profeta dice: “Denunciarán los cielos su justicia; porque Dios es el juez”. Salmos 50:6. Esta ley santa, justicia de Dios, que entre truenos y llamas fue proclamada desde el Sinaí como guía de la vida, se revela ahora a los hombres como norma del juicio. La mano abre las tablas en las cuales se ven los preceptos del Decálogo inscritos como con letras de fuego. Las palabras son tan distintas que todos pueden leerlas. La memoria se despierta, las tinieblas de la superstición y de la herejía desaparecen de todos los espíritus, y las diez palabras de Dios, breves, inteligibles y llenas de autoridad, se presentan a la vista de todos los habitantes de la tierra. {CS 622.3}

Desde el cielo se oye la voz de Dios que proclama el día y la hora de la venida de Jesús, y promulga a su pueblo el pacto eterno. Sus palabras resuenan por la tierra como el estruendo de los más estrepitosos truenos. El Israel de Dios escucha con los ojos elevados al cielo. Sus semblantes se iluminan con la gloria divina y brillan cual brillara el rostro de Moisés cuando bajó del Sinaí. Los malos no los pueden mirar. Y cuando la bendición es pronunciada sobre los que honraron a Dios santificando su sábado, se oye un inmenso grito de victoria. {CS 623.3}

Pronto aparece en el este una pequeña nube negra, de un tamaño como la mitad de la palma de la mano. Es la nube que envuelve al Salvador y que a la distancia parece rodeada de oscuridad. El pueblo de Dios sabe que es la señal del Hijo del hombre. En silencio solemne la contemplan mientras va acercándose a la tierra, volviéndose más luminosa y más gloriosa hasta convertirse en una gran nube blanca, cuya base es como fuego consumidor, y sobre ella el arco iris del pacto. {CS 624.1}

Aquí sucede la segunda resurrección:

Entre las oscilaciones de la tierra, las llamaradas de los relámpagos y el fragor de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a los santos dormidos. Dirige una mirada a las tumbas de los justos, y levantando luego las manos al cielo, exclama: “¡Despertaos, despertaos, despertaos, los que dormís en el polvo, y levantaos!” Por toda la superficie de la tierra, los muertos oirán esa voz; y los que la oigan vivirán. Y toda la tierra repercutirá bajo las pisadas de la multitud extraordinaria de todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos. De la prisión de la muerte sale revestida de gloria inmortal gritando: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria?” 1 Corintios 15:55. Y los justos vivos unen sus voces a las de los santos resucitados en prolongada y alegre aclamación de victoria. {CS 627.1}

Jesucristo tiene tres venidas a la tierra: La primera venida es cuando vino a éste mundo como un niño indefenso, la segunda venida es cuando venga a recoger a su pueblo, que es antes del milenio, y la tercera venida es cuando viene a purificar la tierra y esto sucede después del milenio.

En la primera venida, Jesús vino él solo, en la segunda venida vendrá Jesús y sus ángeles, pero la tercera venida vendrá Jesús con  los salvos de la tierra y una comitiva de ángeles, que aparentemente no es grande. En la tercera venida, que también será en las nubes de los cielos,  nosotros acompañaremos a Cristo, de la misma manera que los ángeles acompañaron a Cristo en la segunda venida. Es sumamente importante e impresionante, el saber que todos los redimidos formamos parte de la tercera venida de Cristo a ésta tierra, en las nubes de los cielos en gloria y majestad.

Al fin de los mil años, Cristo regresa otra vez a la tierra. Le acompaña la hueste de los redimidos, y le sigue una comitiva de ángeles. Al descender en majestad aterradora, manda a los muertos impíos que resuciten para recibir su condenación. Se levanta su gran ejército, innumerable como la arena del mar. ¡Qué contraste entre ellos y los que resucitaron en la primera resurrección! Los justos estaban revestidos de juventud y belleza inmortales. Los impíos llevan las huellas de la enfermedad y de la muerte. {CS 643.1}

El siguiente texto especifica que la santa ciudad, viene después que Cristo, los redimidos y la comitiva de ángeles han venido a la tierra.

Cristo baja sobre el Monte de los Olivos, de donde ascendió después de su resurrección, y donde los ángeles repitieron la promesa de su regreso. El profeta dice: “Vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos”. “En aquel día se afirmarán sus pies sobre el Monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén, al oriente. El Monte de los Olivos, se partirá por la mitad […] formando un valle muy grande”. “Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será único, y único será su nombre”. Zacarías 14:5, 4, 9 (RV95). La nueva Jerusalén, descendiendo del cielo en su deslumbrante esplendor, se asienta en el lugar purificado y preparado para recibirla, y Cristo, su pueblo y los ángeles, entran en la santa ciudad. {CS 644.1}

Hay un pensamiento que existe y que lo compartiré con ustedes, por favor recuerde que es solo un pensamiento, no es nada mas que eso, por favor no lo vaya a presentar como una verdad, o realidad, mucho menos como una doctrina. Esto yo siempre lo escribo y siempre lo escribiré, por que tiene como fin, no levantar una polémica, sino instruirnos en lo que las demás religiones piensan y creen, así tenemos mejor base para contestar si alguna vez se llagara a tocar éste tema con usted.

Hay muchos teólogos de diversas religiones, que creen que el infierno va a durar 6 días. ¿De donde toman ellos esa idea? La toman de 2 Pedro 3: 8 Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.

Ellos creen que Dios tomara mil años de pecado por un día de castigo, en otras palabras todos los pecados cometidos en mil años serán castigados en un día, y si la tierra tiene 6, 000 años de pecados, equivale a 6 días de castigo, ya que para Dios, mil años es como un día. Ellos dicen que la tierra ha pecado 6,000 años, y el milenio será el descanso de la tierra, en lo cual están correctos. De la misma manera ellos dice que la tierra será castigada y purificada por 6 días y al Séptimo día será el reposo final. Muy interesante, ¿No lo cree? recuerde es solo un pensamiento,

La Biblia no dice, cuantos días durará el infierno, el espíritu de profecía dice: mientras otros sufren muchos días.”  Para mi la expresión: “Muchos días” son más de 6 días, personalmente para mi “muchos días” serían mas de 10, 15 0 20 días, que eso es mucho para mi. No importa cuantos días, dure el castigo, ya sean pocos o muchos, nuestro blanco tiene que ser no llegar a ese lugar.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El dolor no puede existir en el ambiente del cielo. Allí no habrá más lágrimas, ni cortejos fúnebres, ni manifestaciones de duelo…

En la ciudad de Dios “no habrá ya más noche”. Nadie necesitará ni deseará descanso. No habrá quien se canse haciendo la voluntad de Dios ni ofreciendo alabanzas a su nombre. Sentiremos siempre la frescura de la mañana, que nunca se agostará. “No necesitan luz de lámpara, ni luz del sol; porque el Señor Dios los alumbrará” (Apocalipsis 22:5, V.M.). La luz del sol será sobrepujada por un brillo que sin deslumbrar la vista excederá sin medida la claridad de nuestro mediodía. La gloria de Dios y del Cordero inunda la ciudad santa con una luz que nunca se desvanece. Los redimidos andan en la luz gloriosa de un día eterno que no necesita sol (El conflicto de los siglos, pp. 734, 735).

Luego las puertas del cielo se abrirán para recibir a los hijos de Dios y de los labios del Rey de gloria resonará en sus oídos, como la más rica música, la bendición: “¡Venid, benditos de mi Padre, poseed el reino destinado para vosotros desde la fundación del mundo!” (Mateo 25:34). Entonces los redimidos serán recibidos con gozo en el lugar que Jesús les está preparando.

Vi que Jesús conducía a los redimidos a la puerta de la ciudad; y al llegar a ella la hizo girar sobre sus resplandecientes goznes y mandó que entraran todas las gentes que hubiesen guardado la verdad. Dentro de la ciudad había todo lo que pudiese agradar a la vista. Por doquiera los redimidos contemplaban abundante gloria. Jesús miró entonces a sus santos redimidos, cuyo semblante irradiaba gloria, y fijando en ellos sus ojos bondadosos les dijo con voz rica y musical: “Veo el fruto de la aflicción de mi alma, y estoy satisfecho. Esta excelsa gloria es vuestra para que la disfrutéis eternamente. Terminaron vuestras aflicciones. No habrá más muerte ni llanto ni pesar ni dolor”…

Las palabras son demasiado pobres para intentar una descripción del cielo. Siempre que se vuelve a presentar ante mi vista, el espectáculo me anonada de admiración. Arrobada por el insuperable esplendor y la excelsa gloria, dejo caer la pluma exclamando: “¡Oh, qué amor, qué maravilloso amor!” El lenguaje más exaltado no bastaría para describir la gloria del cielo ni las incomparables profundidades del amor del Salvador (La maravillosa gracia de Dios, p. 359).

A veces, cuando veo una nube en el cielo, exclamo involuntariamente: “Ven, Señor Jesús; ven pronto”. Tiempos como éste revelarán el carácter de cada cual. Anhelo ver quebrantado el poder engañoso del enemigo. Pero no permitamos que nuestra fe falle. El único verdadero consuelo que encuentro consiste en mirar más allá del conflicto y contemplar el triunfo final, la gloria de Dios que refleja su resplandor sobre los vencedores. La profecía señala con certeza el resultado final del conflicto, y por fe lo podemos ver…

Dentro de poco el Señor Dios del cielo establecerá su reino, que no será destruido. Ha llegado el momento de desarrollar un carácter puro y celestial. La obra aumentará en fervor e intensidad hasta el mismo fin. Necesitamos que nuestra fe aumente. Debemos velar en oración (Cada día con Dios, p. 198).

94


Viernes 23 de septiembre // Lección 13______________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee Mateo 5:16; Colosenses 3:17; Hebreos 13:15 y 16; y “En el monte de las Olivas” y “Estos mis hermanos pequeñitos”, El Deseado de todas las gentes, pp. 581-591, 592-597.

Jesús nos dijo que las señales del fin ocurrirían antes de que él regresara, y no son hermosas. Guerras, rumores de guerras, pestilencias, etc. Si la gente a menudo usa la excusa del mal para rechazar a Dios, ciertamente tiene abundancias de excusas ahora, y tendrá más excusas a medida que nos acerquemos más al fin. Así, llega a ser aún más vital para el pueblo de Dios, los que afirman ser sus seguidores, reflejar su carácter al mundo y ayudar a la gente a obtener un mejor cuadro de cómo es Dios. “Si nos humilláramos delante de Dios, si fuéramos bondadosos, corteses, compasivos y piadosos, habría cien conversiones a la verdad donde ahora hay una sola” (TI 9:152). ¡Qué afirmación sencilla pero poderosa con respecto al esfuerzo y el ministerio por alcanzar a otros! Mientras esperamos la segunda venida de Jesús, él espera que los miembros de su iglesia prediquen y vivan todo el evangelio; que nos entreguemos a su obra e invirtamos en ella nuestros recursos; que amemos y respetemos a la gente, y nos interesemos en ella; y que abramos nuestras vidas al Espíritu Santo en su plenitud. Esto es un testimonio que todos los argumentos del mundo no pueden anular.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. En la clase, conversen acerca de la diferencia entre lo que sería vivir en “Babilonia” comparado con vivir en “Jerusalén”. ¿Cuáles serían las diferencias más grandes entre las dos ciudades? Es decir, ¿dónde se encuentra la mayor diferencia: en el modo en que se ve el lugar o en quiénes viven en él?
  2. La mayor pregunta para los cristianos no es: “¿Qué función tienen las obras en la fe cristiana?” Por supuesto, tienen una función; no obstante, la pregunta es: “Si las obras no pueden salvarnos, entonces ¿cuál es su rol en la fe cristiana?” ¿De qué manera respondemos a esa pregunta, especialmente en el contexto de alcanzar y ministrar a otros necesitados?
  3. ¿Cómo esperamos el retorno de Jesús? Es decir, ¿qué estamos haciendo en nuestras vidas que revela que creemos realmente en su regreso? ¿Por qué debemos vivir en forma diferente de quienes no creen en la Segunda Venida?

95

 

 

LA VERDAD ACERCA DE LOS DIEZMOS Y LAS OFRENDAS

EL ESTUDIO BÍBLICO QUE UN ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA, NUNCA RECIBIÓ

El tema del dinero es un tema muy sensitivo, no importando en que esfera se toque el tema. El asunto de los diezmos y las ofrendas, no es la excepción en nuestra iglesia, cada vez que se toca éste tema monetario, crea mucho malestar en cualquier persona de la iglesia, sin importar cual es su posición con respecto a los diezmos y las ofrendas.

Nuestro propósito con éste tema, es darle información a los hermanos acerca de los diezmos y las ofrendas, visto desde el punto de vista bíblico y desde el punto de vista del espíritu de profecía. Además compartiremos las noticias de la iglesia Adventista mundial, para que usted se de cuenta que es lo que se está haciendo con los diezmos y las ofrendas de nuestras iglesias.

La primera vez que los diezmos se mencionan en la Biblia es en Génesis 14 que dice:

18Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; 19y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; 20y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.

Hay mucha confusión cuando se habla de Melquisedec, aunque él no es el tema, Melquisedec es identificado por los eruditos de la Biblia, como Sem, el hijo mayor de Noé, quien fue el último de los patriarcas de edad longeva y en su larga vida logró conocer hasta Isaac y su hijo Jacob, por lo tanto cabe la posibilidad que en los tiempos antiguos los diezmos se le entregaban a los patriarcas, que al mismo tiempo eran sacerdotes.

La Biblia también registra que Jacob aunque no dice a quien, él también pagaba sus diezmos, o al menos hizo la promesa de pagar los diezmos a Dios; esto lo encontramos en Génesis 28 que dice:

20E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, 21y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 22Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

Años mas tarde, en el Monte Sinaí, Dios instituye para su servicio religioso a dos distinguidos cuerpos de servidores  como fueron los sacerdotes y los levitas.

También Dios instituyó los diezmos y las ofrendas, y en ésta ocasión lo hizo oficialmente y por escrito, y esto fue hecho a través de Moisés;  esto lo hizo Dios para instituir el salario tanto de los sacerdotes, como de los levitas.

Los sacerdotes, eran los encargados de hacer exclusivamente los trabajos del altar, Dios dejo como pago para los sacerdotes la décima parte de los diezmos, mas todas las ofrendas y para los levitas que eran los encargados de todos los trabajos de la iglesia que no fueran del altar, Dios les dejo a ellos como pago el 90% de los diezmos.

Tanto los sacerdotes como los levitas predicaban y enseñaban al pueblo, la diferencia era que los sacerdotes lo hacían desde el altar y los levitas predicaban y enseñaban en cualquier otro lugar, con tal que no fuera el altar; a parte de esto, los levitas eran los encargados de todo el mantenimiento de la iglesia, en todas sus formas. Encima de todo, Dios ordenó so pena de muerte, que el levita y el sacerdote mezclaran los trabajos de ellos dos.

Dios dejó para los levitas el diezmo:

21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión. Números 18

24Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. Números 18

El levita tenía que diezmar los diezmos que ellos recibían y éste diezmo de los diezmos era entregado a los sacerdotes:

26Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os he dado como vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos, como ofrenda mecida a Jehová, el diezmo de los diezmos… 28Así presentaréis también vuestra ofrenda a Jehová de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Israel; se la daréis al sacerdote Aarón como ofrenda reservada a Jehová. Números 18

Además del diezmos de los diezmos, Dios  dejó para los sacerdotes las ofrendas del pueblo:

3Y este será el derecho de los sacerdotes de parte del pueblo, de los que ofrecieren en sacrificio buey o cordero: darán al sacerdote la espaldilla, las quijadas y el cuajar. 4Las primicias de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas le darás; Deuteronomio 18

8Jehová dijo a Aarón: Yo te he dado también el cuidado de mis ofrendas. Todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te las he dado a ti y a tus hijos en virtud de la unción, por estatuto perpetuo. 9Esto será tuyo de la ofrenda de las cosas santas, reservadas del fuego: todas las ofrendas que me han de presentar, todo presente suyo, toda expiación por su pecado y toda expiación por su culpa, será cosa muy santa para ti y para tus hijos. 10En el santuario la comerás; todo varón comerá de ella. Cosa santa será para ti.

11Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones y todas las ofrendas mecidas de los hijos de Israel; te las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas por estatuto perpetuo. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas. 12De aceite, de mosto y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, para ti las he dado. 13Las primicias de todas las cosas de su tierra, las cuales traerán a Jehová, serán tuyas. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas. 14Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo. Número 18

De aquí precisamente es que la Iglesia Adventista del Séptimo Día, toma como base, la doctrina de los diezmos y las ofrendas para nuestra iglesia.

Hay un documento llamado “Gospel Financing: Pulling Together” (Finanzas Evangelísticas: Puestas Juntas) escrito por el pastor Frank B Holbrook, quien es director asociado del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Conferencia General. Como todos sabemos el Instituto de Investigaciones Bíblicas, es la máxima autoridad teológica de nuestra iglesia, es allí donde nace nueva luz teológica y es allí donde se lleva cualquier pregunta teológica que sea difícil de contestar, allí esta la crema y la nata mundial de la teología no solo de nuestra iglesia, sino del cristianismo en general.

El pastor Holbrook, nos dice en su documento lo siguiente:

Original: “Whereshall I send my tithe? I no longer have confidence in church leadership. May I give it to anyone who claims to preach ‘the straight testimony’ of the Adventist faith? May I assist self-supporting units with it?” In other words, am I free, as a church member, to direct my tithe into any channel I see fit? Can I expect the Lord’s approval of such a course of action?

Traducción: “¿Dónde mandaré mis diezmos? Si yo ya no tengo confianza en el liderazgo de la iglesia. ¿Puedo entregarle ese diezmo a cualquiera que dice predicar el testimonio de la fe Adventista?; ¿Puedo ayudar a esas organizaciones evangelistas que son de sostén propio con mis diezmos? En otras palabras ¿Cómo miembro de iglesia, soy libre de dirigir mis diezmos a cualquier canal que crea conveniente? ¿Puedo esperar la aprobación de Dios si tomo cualquiera de las acciones mencionadas?

Original: “These are practical questions–and sincere. Unfortunately, they reflect an uncertainty among some of our members over the role and function of the organized world church of Seventh-day Adventists. Since we are a Bible-based church, we believe that Israel’s experience with organization and tithing can provide sound insights to assist modern Adventists in resolving such questions.”

Traducción: Estas son preguntas prácticas y sinceras. Desafortunadamente (estas preguntas) reflejan la incertidumbre de ciertos miembros de iglesia sobre el trabajo y las funciones de la iglesia Adventista del Séptimo Día mundial. Debido a que nosotros somos una iglesia basada en la Biblia, nosotros creemos que la experiencia de Israel con la organización y los diezmos, nos pueden proveer un sonido claro asistiendo a los adventistas modernos para contestar estas preguntas”

El pastor Holbrook continua explicando lo que nosotros hemos dicho anteriormente, él dice:

Original: “The Levites (living in the 48 cities allotted to them throughout the tribal territories–Num. 35: 7) periodically gathered the tithes from the people. They in turn tithed what they received and brought this “tithe of the tithe” to the sanctuary storehouse chamber, where it was redistributed to the priests (and in later years to other Levitical personnel) who served in the sanctuary service and worship (see Num. 18:26-28).”

Traducción: Los levitas (que vivían en 48 ciudades asignadas a ellos a través de los territorios de las otras tribus—Números 35: 7) periódicamente recogían los diezmos del pueblo. Ellos diezmaban los diezmos que recibían, y traían el “diezmo de los diezmos” al aposento del granero (alfolí) del santuario, allí era redistribuido a los sacerdotes (y en años mas tarde a otro personal levita) quienes servían en los servicios del santuario y adoración. (ver número 18: 26-28)

Aquí encontramos que el Levita, traía al templo, el diezmo de los diezmos, y también traía todas las ofrendas al templo, para ser distribuida entre los sacerdotes, es decir que ellos se cobraban su salario, antes de traer el diezmo de los diezmos al templo.

El siguiente párrafo es tomado de las directrices de la iglesia, éste es el punto número 1 en la declaración oficial de nuestra iglesia con respecto a los diezmos:

Original: (1) Only conference organizations are authorized to make allocations from tithe funds. The tithe is the Lord’s and should be returned to the storehouse, the conference treasury, through the member’s home church. “Bring ye all the tithes into the storehouse, that there may be meat in mine house, and prove me herewith, saith the Lord of hosts, if I will not open you the windows of heaven, and pour you out a blessing, that there shall not be room enough to receive it.”-Mal. 3:10.

Traducción: (1) Solo las organizaciones de la conferencia están autorizadas para distribuir los fondos de los diezmos. El diezmo le pertenece a Dios y tiene que ser devuelto al alfolí (granero), que es la tesorería de la conferencia, esto es a través de la iglesia local de los miembros. 10Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. (Malaquías 3: 10)

Esta declaración que fue aprobada en Octubre 14, de 1985, es desaprobada por muchos miembros de la iglesia, ya que el alfolí del cual habla la Biblia, no es la tesorería de la conferencia, sino el templo, mas bien dicho la iglesia. Era al templo donde se traían los diezmos de los diezmos y las ofrendas, y de allí eran distribuidas a los sacerdotes.

Aquí comete un error garrafal la organización de nuestra iglesia, ellos dicen que el alfolí es la tesorería de la conferencia. ¡La Biblia no dice eso, ni tampoco el espíritu de profecía! Por lo tanto ésta declaración de los administradores de nuestra iglesia, no es válida, porque no tiene fundamento bíblico. Todo lo contrario es una declaración anti-bíblica.

También en ésta declaración encontramos un segundo error, ellos dicen que “solamente” la conferencia “está autorizada para distribuir los fondos de los diezmos”

¿De donde se basan ellos para ésta declaración? En todo éste estudio, usted descubrirá que ésta declaración no tiene base ni fundamento, no hay nada en la Biblia que ampare ésta declaración, y al contrario de esto, encontramos muchas declaraciones que prueban lo contrario.

Elena de White reconoció la Conferencia como un agente administrador, pero ella fue clara y enfática al decir, que no solo a través de la Conferencia se podía repartir los diezmos y las ofrendas, ella dijo que si la Conferencia fallaba en la manera de la distribución de los diezmos y las ofrendas, Dios nos da la plena libertad de tomar cartas en el asunto, para poderlo distribuir de una manera práctica y efectiva; esto lo estudiaremos mas adelante.

Los levitas en el tiempo actual son los laicos, ellos son los que hacen el trabajo mas duro de nuestra iglesia, que es la propagación del evangelio de puerta en puerta. Si el 90% de los diezmos quedaran en nuestra iglesia, entonces se pudieran pagar obreros bíblicos, médicos y enfermeras, se ayudaría a los pobres de nuestra iglesia y a los que no son de nuestra iglesia, y de esa manera se pudiera impartir un evangelio parecido al de Jesús.

¿Porqué las iglesias locales no tiene un crecimiento vibrante, positivo, y una membresía que esté llena de esperanzas?

Las iglesias necesitan empeñarse en crecer espiritualmente, se necesita un pastor que sea efectivo, se necesitan buenos maestros y líderes efectivos, pero también se necesita recursos financieros para cumplir nuestro sueño de crecimiento y servicio.

Se necesita dinero para:

-Construir y mantener atractivos y funcionales edificios

-Comprar equipos modernos que produzcan y reproduzcan materiales religiosos de alta calidad

-Contratar y entrenar ministros y trabajadores administrativos de la iglesia

-Entrenar y contratar obreros bíblicos

-Proveer servicios de adoración, que sean de alta calidad y creativos

-Proveer servicios religiosos para niños y jóvenes que sean dinámicos y contagiantes

-Proveer fondos para alcanzar la comunidad con diferentes actividades de beneficencia, incluyendo el uso de la televisión, radio e internet

-Atraer pastores talentosos y con visión; es muy duro para pastores jóvenes talentosos mantener su pasión por el evangelio, cuando continuamente están atados a la restricción financiera.

Encontramos en nuestro tiempo que hay mega-iglesias en todas partes del mundo. En los Estados Unidos hay unas cuantas iglesias, donde existen congregaciones hasta de 40,000 miembros. Para mantener una de éstas iglesias se necesita un presupuesto financiero muy alto. Algunas de éstas iglesias tienen un presupuesto mensual hasta de 30 millones de dólares. Con eso pagan las utilidades, servicios de comunicación y logísticas, servicios de media como radio, televisión e internet, material evangelístico, constate modernización del templo, servicio de transporte para los miembros de iglesia, ayuda de beneficencia a sus miembros y a la comunidad, y cientos de trabajadores que se necesitan constantemente para darle servicio y mantenimiento a un templo de esa magnitud. Usualmente éstas iglesias tienen entre 5 a 20 pastores a su servicio. Sería ilógico e imposible, que el pequeño grupo de pastores se apoderaran de todo el diezmo más el 40% de la ofrenda, y trataran de pagar todos los gastos de la iglesia, con el 60% de las ofrendas restantes.

En el tiempo de Israel era lo mismo, los sacerdotes eran bien pocos, el número gigante de trabajadores eran los levitas, ellos se encargaban de enseñar la Palabra al pueblo fuera del altar, ellos cuidaban del templo en todas sus formas, y ellos ayudaban en los miles de sacrificios que diariamente allí se ofrecían, hay mucha sabiduría de parte de Dios, cuando dejo el diezmo al mundo levita.

Lo mismo sucede en nuestros días, los encargados de llevar el evangelio de casa en casa es el mundo laico, el pastor solo hace el trabajo del altar, que es predicar, presentar niños, bautizar, casar, oficiar la santa cena y encargarse de las cosas administrativa de la iglesia. Tenemos que recordar que por la escases de pastores, el laico tiene que también predicar desde el altar, muchas veces tiene que presentar niños, también oficiar la Santa Cena, e inclusive hay lugares que se les permite bautizar; pero bíblica-mente hablando, el trabajo del altar,  es un trabajo que le pertenece a los pastores de nuestra iglesia exclusivamente.

Hasta el año 2014, el reporte de ministros activos en la iglesia Adventista alrededor del mundo es de 18, 846, en contraposición de eso, los laicos de la iglesia ha traspasado en éste momento los 20 millones de miembros, dicho en otras palabras, hay menos de mil pastores para cada millón de laicos.

Los diezmos de un millón de laicos es demasiado dinero para pagar a mil sacerdotes;  Hay sabiduría en Dios, cuando él diseño el sistema de diezmos y ofrendas de una manera diferente. Dios diseñó que el 90 % de los diezmos se quedara con el millón de personas, para cubrir los gastos del evangelio, y que el 10% de los diezmos, mas las ofrendas, se fueran para los sacerdotes, ese es suficiente dinero para pagarse a ellos.

Como todo está al revés, esa es la razón de tanto abuso y despilfarro en nuestra iglesia, y lo peor de todo es que nadie se hace responsable del despilfarro en nuestra iglesia, al final nadie sabe, que es lo que se hace con el dinero de los diezmos.

Interesante-mente la religión judía, ya no entregan mas los diezmos. Los Rabís dicen, que como el mundo levita ya no existe más, no hay necesidad de dar los diezmos, ya que los diezmos fueron instituidos por Dios, específicamente para la tribu de Leví. La tribu de Leví,  se quedó sin heredad, entre el pueblo de Dios, y por ésta razón, Dios dejó para ellos los diezmos del pueblo de Israel. En nuestros tiempos modernos, los Rabís sobreviven con las ofrendas que dan los feligreses, y es una costumbre rabínica desde los tiempos antiguos, que los Rabís no almacenan dinero extra, todo dinero extra que ellos reciben, lo reparten inmediatamente entre los necesitados de sus congregaciones y también con gente que no pertenece a sus congregaciones. Esta es una manera, “según ellos” de mostrar con otros, la bondad y los favores que Dios tiene para con ellos. 

Hay otro mandamiento muy interesante que Dios deja al pueblo de Israel:

28Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren. Deuteronomio 14

Hasta hace unos cuantos años atrás, la dirección de nuestra iglesia había dicho en sus declaraciones oficiales, que el diezmo no era para ayudar a los pobres, contradiciendo abiertamente la Palabra de Dios. Alrededor del año 2007 esa clausula fue quitada, y no existe más, a pesar que fue quitada, la dirigencia de nuestra iglesia no le importan los pobres de la iglesia, mucho menos los pobres del mundo. ¿Suena duro verdad? Tristemente esa es la verdad, y si se quiere convencer, vaya a pedir ayuda a su conferencia por un necesitado de su iglesia o de su comunidad, y usted se dará cuenta que la ayuda le será negada. Con toda seguridad lo mandaran a orar por el necesitado, pero ellos no colaborarán, teniendo ellos en su poder los medios suficiente para hacerlo.

Este mandamiento maravilloso que dio Dios, tiene como fin varias cosas importantes, y entre ellas podemos mencionar:

1-Que las riquezas no sean almacenadas

2-Que no se vuelva rico cierto grupo o cierto sector de la iglesia

3-Que el fin de los diezmos y las ofrendas cumpla su objetivo de aliviar las necesidades del mundo

4-Que los pobres y los necesitados sean bendecidos con los diezmos que se le traen al Señor

¿Para que mas sirve el diezmo y las ofrendas?

17Ni comerás en tus poblaciones el diezmo de tu grano, de tu vino o de tu aceite, ni las primicias de tus vacas, ni de tus ovejas, ni los votos que prometieres, ni las ofrendas voluntarias, ni las ofrendas elevadas de tus manos; 18sino que delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita que habita en tus poblaciones; te alegrarás delante de Jehová tu Dios de toda la obra de tus manos. 19Ten cuidado de no desamparar al levita en todos tus días sobre la tierra. Deuteronomio 12

El diezmo sirve para fiestas religiosas especiales; Por ejemplo, si en su país se celebra una vez al año el día de la hermandad, puede tomar del diezmo para sufragar los gastos de esa actividad. Si no lo cree, por favor lea el último texto de nuevo, allí descubrimos que el diezmo es también para las fiestas especiales que tiene nuestra iglesia. Si en su país celebran una fiesta espiritual, puede tomar parte del diezmo y dedicarlo para los gastos de esa actividad. Muchas veces nuestros pobres hermanos hacen grandes sacrificios, para venir a dichas actividades que usualmente se celebran en las ciudades capitales de sus respectivos países, y vienen casi con las manos vacías y con unos cuantos centavos para comer, cuando Dios ordenó todo lo contrario. Tome su familia, tome sus trabajadores, tome con usted aquellos amigos que les está impartiendo la Palabra de Dios y vaya a esas fiestas espirtuales, pero no vaya miserablemente, vaya con abundancia, con alegría en su corazón, siéntase rico y dichoso de ser un hijo de Dios, compre comida y disfrute de los bueno que es Dios con usted. Dios le ordena que lo haga así en el versículo 18: “te alegrarás delante de Jehová tu Dios de toda la obra de tus manos. ¡Esto es Palabra de Dios!

Si hay una fiesta “ESPIRITUAL” en la iglesia, los hermanos pueden tomar parte de los diezmos para esos gastos, tiene que haber alegría por las bendiciones que dio Dios por medio del trabajo. Lo contrario de eso es que muchas veces los hermanos asisten a éstas reuniones con mucho sacrificio, con mucha tristeza y con mucha preocupación por que no pueden sufragar los gastos de dichas reuniones, Dios ordenó todo lo contrario.

Este mandamiento lo siguen muy bien los altos dirigentes de nuestra iglesia. Ellos celebran sus días especiales, en estados o países lejanos, despilfarrando millones de dólares en viaje, alojamiento y alimentación.

Hay muchos delegados (Administradores y pastores de alto nivel) que asisten a los Congresos Mundiales o a otros congresos regionales, y sus respectivas conferencias les entregan una tarjeta de crédito, para que ellos gastes sin ninguna restricción. Es muy común verlos invitando a amigos y familiares a cenas en restaurantes caros y hospedándose en los mejores hoteles de la ciudad, con un carro rentado para cada uno de ellos. Todo esto es cortesía de los diezmos sagrados y del levita que se come las uñas en su iglesia, para darle una buena vida a los de allá arriba.

Entre una de las noticias mas absurdas que conozco, fue el viaje de un grupo de personas desde los Estados Unidos hasta Grecia, ellos fueron a orar a una casa que supuestamente se descubrió que el apóstol Pablo, había estado allí. Ellos viajaron con todo los viáticos pagado, entre ellos transporte, estadía y alimentación. El pretexto de  éste viaje que costó mucho dinero que era parte de los diezmos, era una oración en la supuesta casa, donde se cree que se hospedó el apóstol Pablo. ¿Qué le parece?

Hay conferencias que tiene sus reuniones directivas anuales y en vez de hacerlo en sus propios lugares que son lo suficiente grande y suntuosos, escogen el extremo del país y muchas veces el extranjero, para llevar a cabo dichas reuniones.

Todo esos gastos son pagados en su totalidad para los que asisten, y esto es usando los “diezmos sagrados” Hay un despilfarro total en la dirigencia de la Iglesia Adventista, mientras que ellos enseñan que el diezmo es sagrado, y que así lo es, ellos no tratan como sagrado al diezmo, y lo despilfarran sin misericordia.

¿Qué dijo o que hizo Elena de White?

Aquí hay una carta escrita por Elena de White, al presidente de la conferencia del estado de Colorado, en Enero 22 de 1905

Esta es la historia para que entendamos el porqué de su carta:

Los hermanos Adventistas negros del sur, habían sido descuidados y abandonados por la Conferencia General, muchos de ellos había trabajado en la obra sin ser pagados por muchos meses, sufriendo pobrezas, tanto los pastores como sus familias.

Cierto día, la “Sociedad Misionera del Sur” como se llamaban en esos días, tuvieron la oportunidad de viajar al estado de Colorado, y después de exponer su precaria situación financiera a los hermanos de una determinada iglesia en ese estado, la iglesia decidió tomar de su tesorería 400 dólares que eran en su total diezmos y se los donó a la “Sociedad Misionera del Sur”

Cuando el presidente de la conferencia de Colorado se dio cuenta de esto, condenó públicamente la acción de los hermanos del sur, hizo un escándalo terrible y exigió a la “Sociedad Misionera del Sur” que devolvieran esos 400 dólares que eran diezmos. Al darse cuenta Elena de White, de éste escándalo, escribió la siguiente carta al presidente, y esto es lo que ella le dijo:

Original: “My brother, I wish to say to you, Be careful how you move. You are not moving wisely. The least you have to speak about the tithe that has been appropriated to the most needy and the most discouraging field in the world, the more sensible you will be.

Traducción: Mi hermano, deseo decirte, que seas cuidadoso con tu manera de actuar. Tu no estás actuando sabiamente. Mientras menos hables acerca de los diezmos que han sido posesionados por los mas necesitados y por el campo mas desalentador del mundo, mas sensible serás.

Original: “It has been presented to me for years that my tithe was to be appropriated by myself to aid the white and colored ministers who were neglected and did not receive sufficient properly to support their families. When my attention was called to aged ministers, white or black, it was my special duty to investigate into their necessities and supply their needs. This was to be my special work, and I have done this in a number of cases. No man should give notoriety to the fact that in special cases the tithe is used in that way.

Traducción: Se me ha presentado por muchos años, que yo me halla apropiado de mis diezmos, para ayudar a ministros blancos y negros quienes han sido abandonados y no han recibido propiamente lo suficiente para ayudar a sus familias. Cuando mi atención ha sido llevada a los ministros de edad avanzada, ya sean blancos o negros, es mi obligación especial de investigar sus necesidades y suplirlas. Este fue mi trabajo especial, y lo he hecho en muchas ocasiones. Ningún hombre tendría que dar tanto énfasis al asunto que en casos especiales el diezmo sea usado de esa manera.

Original: “In regard to the colored work in the South, that field has been and is still being robbed of the means that should come to the workers in that field. If there have been cases where our sisters have appropriated their tithe to the support of the ministers working for the colored people in the South, let every man, if he is wise, hold his peace.

Traducción: Con respecto al trabajo de los negros en el sur, ese campo ha sido robado y aun sigue siendo robado de los medios que tendrían que venir a los trabajadores en ese campo. Si han habido casos donde nuestras hermanas se hayan apropiado de los diezmos para ayudar a los ministros que trabajan para la gente negra del sur, entonces todo hombre, si es sabio, que guarde silencio.

Original: “I have myself appropriated my tithe to the most needy cases brought to my notice. I have been instructed to do this; and as the money is not withheld from the Lord’s treasury, it is not a matter that should be commented upon, for it will necessitate my making known these matters, which I do not desire to do, because it is not best.

Traducción: Yo me he apropiado de mis diezmos para ayudar a los casos mas necesitados que me han hecho saber. Yo he sido instruida para hacer esto, y el dinero no se ha retenido de los tesoros de Dios. Este es un asunto que no debería  ser comentado, para esto necesitaría dar a conocer mis obras en éste asunto, y es cosa que no deseo hacer, por que no es lo mejor.

Original: “Some cases have been kept before me for years, and I have supplied their needs from the tithe, as God has instructed me to do. And if any person shall say to me, Sister White, will you appropriate my tithe where you know it is most needed, I shall say Yes, I will; and I have done so. I commend those sisters who have placed their tithe where it is most needed to help to do a work that is being left undone. If this matter is given publicity, it will create a knowledge which would better be left as it is. I do not care to give publicity to this work which the Lord has appointed me to do, and others to do.

Traducción: En algunos casos lo he mantenido (el diezmo) por años, y he suplido sus necesidades con los diezmos, como Dios me ha instruido hacerlo. Y si alguna persona me dijera: Hermana White, tomarías mis diezmos para repartirlos donde mas se necesiten, yo les diría que sí lo haré, y así lo he hecho. Yo recomiendo a esas hermanas quienes han puesto sus diezmos donde mas se necesitan, a que ayuden a hacer un trabajo que se ha quedado sin terminar. Si a éste asunto se le diera publicidad, crearía un conocimiento que sería mejor dejarlo como está. No deseo darle publicidad al trabajo que Dios me ha designado para hacer, y que también les ha designado a otros a hacer.

Original: “I send this matter to you so that you shall not make a mistake. Circumstances alter cases. I would not advise that anyone should make a practice of gathering up tithe money. But for years there have now and then been persons who have lost confidence in the appropriation of the tithe, who have placed their tithe in my hands and said that if I did not take it they would themselves appropriate it to the families of the most needy ministers they could find. I have taken the money, given a receipt for it, and told them how it was appropriated.

Traducción: Yo te mando este asunto para que tu no cometas un error. Las circunstancias alteran los casos. Yo no recomiendo a nadie que haga la práctica de recoger (o alzar) el dinero de los diezmos. Pero por años hay y han habido personas que han perdido su confianza en la distribución de los diezmos, estas personas han puesto sus diezmos en mis manos y han dicho que si yo no los tomo, ellos repartirán a las familias de los ministros mas necesitadas que puedan encontrar. Yo he tomado el dinero, les he dado recibo de ese dinero, y les he dicho como se repartió ese diezmo.

Original: “I write this to you so that you shall keep cool and not become stirred up and give publicity to this matter, lest many more shall follow their example.”– Letter 267, 1905.

Traducción: Yo te escribo para que te mantengas tranquilo, y no te vuelvas agitado y no le des publicidad a éste asunto, para que muchos mas no vayan a seguir el ejemplo de ellos” – Carta 267, 1905

Cuando las Iglesias Adventistas comenzaron a colectar los diezmos, la pregunta grande era: ¿Qué se haría con ese dinero? El pastor James White contestó esa pregunta en una publicación de la revista “Review” en Marzo 5 de 1859 y él dijo:

Original: “We suggest that each church keep at least $5 in the treasury to help those preachers who occasionally visit them, and labor among them. This seems necessary. Such is the scarcity of money that our good brethren very seldom are prepared to help a messenger on his journey. Let there be a few dollars in every church treasury.”

Traducción: “Sugerimos que cada iglesia mantenga por los menos 5 dólares en su tesorería para ayudar a esos predicadores que ocasionalmente los visitan y trabajan entre ellos. Esto parece necesario. Es tanta la escases de dinero que hay, que nuestros buenos hermanos casi nunca están preparados para ayudar a un mensajero en su viaje. Permitamos que hayan unos cuantos dólares en cada tesorería de la iglesia”

Si usted invita a una persona a predicar no lo mande con las manos vacías, ellos pagaron un pasaje para llegar a su iglesia, ellos llenaron el tanque de combustible para llegar a su iglesia, toda persona que usted invita a predicar o a cantar o a tocar un instrumento en su iglesia, esa persona recurre en un gasto personal, que tendría que ser compensado por la iglesia que lo invitó. Al principio de nuestra iglesia, había un fondo para ayudar a estas personas ¿Porqué no seguir con tan bonito ejemplo? No le pregunte al predicador o al invitado si necesita ayuda financiera, por ética le dirá que no. Solo entrégueselo para suplir los gastos de asistir a su iglesia para predicar. Para esto también son los diezmos.

Dos años mas tarde, el pastor James White da un reporte de los diezmos de su iglesia, la iglesia de Battle Creek (BC)

Original: “As the result of strictly carrying out Heaven’s plan, there is now in our treasury (B.C.) $150 waiting for some worthy object which will really advance the cause of truth.”–RH January 29, 1861.

Traducción: “Como resultado de llevar el estricto plan del cielo, ahora en nuestra tesorería tenemos (B.C.) 150 dólares esperando por algún objetivo que valga la pena, que realmente adelante la causa de la Verdad”—RH Enero 29, 1861.

En estos dos textos podemos darnos cuentas que las iglesias comenzaron a retener los diezmos en sus iglesias, además parte de los diezmos, por lo menos 5 dólares, que eso era mucho en ese tiempo, estaban destinados a aquellos predicadores u obreros que visitaban las iglesias.

Elena de White dijo, que en casos de pobrezas extremas, el diezmo podría ser tomado para la construcción de una iglesia:

Original: “There are exceptional cases, where poverty is so deep that in order to secure the humblest place of worship, it may be necessary to appropriate the tithes.” 4T 464

Traducción: “Hay casos excepcionales, donde la pobreza es tan profunda que la única manera para asegurar un humilde lugar de adoración, podría ser necesario apropiarse de los diezmos” 4T 464

También Elena de White dijo que el diezmo se podía usar para la construcción de iglesias y otros edificios.

Original: “Institutions that are God’s instruments to carry forward His work on the earth must be sustained. Churches must be erected, schools established, and publishing houses furnished with facilities for doing a great work in the publication of the truth to be sent to all parts of the world. These institutions are ordained of God and should be sustained by tithes and liberal offerings. As the work enlarges, means will be needed to carry it forward in all its branches.”– 4T 464.

Traducción: “Las instituciones que son los instrumentos de Dios para llevar adelante su trabajo en ésta tierra, tienen que ser sostenidas. Iglesias tiene que ser construidas, escuelas tienen que ser establecidas, y casas publicadoras tiene que ser provistas con facilidades para hacer un gran trabajo de la publicación de la Verdad, para ser enviadas a todas las partes del mundo. Estas instituciones son ordenes de Dios y deben ser sostenidas por los diezmos y las ofrendas voluntarias. A medida el trabajo se engranda, medios serán necesarios para llevar adelante todas estas ramificaciones.” 4T 464

En los años 1890 Elena de White habló de pagar a las mujeres que trabajaban para el evangelio ya sea desde el “escritorio sagrado” o las que llevaban el evangelio de puerta en puerta, ella dijo:

Original: “A great work is to be done in our world, and every talent is to be used in accordance with righteous principles. If a woman is appointed by the Lord to do a certain work, her work is to be estimated according to its value. Every laborer is to receive his or her just due. . . .

Traducción: “Un gran trabajo debe ser terminado en nuestro mundo, y todo talento debe ser usado con los principios correctos. Si una mujer es designada por el Señor para hacer un determinado trabajo, su trabajo tiene que ser calculado de acuerdo a su valor. Cada trabajador debe recibir lo que se le debe, ya sea hombre o mujer…

Original: “Those who work earnestly and unselfishly, be they men or women, bring sheaves to the Master; and the souls converted by their labor will bring their tithes to the treasury.”–Ev 491, 492.

Traducción: Esos que trabajan honestamente y desinteresadamente, ya sea hombre o mujer, ellos traen  gavillas al Maestro, y esas almas que se han convertido por su trabajo, traerán los diezmos al tesoro”– Ev 491-492

O sea que es una inversión para el evangelio, mientras mas se invierte en obreros bíblicos, mas almas se convertirán al evangelio y como consecuencia, mas diezmos entrarán a los tesoros de la iglesia, gracias a los nuevos conversos.

De acuerdo al consejo de Elena de White. Estos son los trabajadores que tienen derecho a ser pagados con los diezmos de la iglesia:

1- Los Pastores

2-Los Instructores Bíblicos

3-Los Maestros de la Biblia (solamente), los que trabajan en las escuelas enseñando solamente la materia de Biblia

4-Los misioneros tanto locales como internacionales

5-Los directores de departamentos de publicaciones

6-Medicos misioneros (ministros y doctores)

7-Pastores retirados y sus familias

8-Salario parcial para los colportores. De acuerdo a W.C. White, algunos colportores en Australia fueron provistos de un salario parcial, cuando Elena de White estuvo allí.

Esta es una de las declaraciones mas controversiales de Elena de White:

Original: “The Lord has made us individually His stewards. We each hold a solemn responsibility to invest our means ourselves. God does not lay upon you the burden of asking the conference, or any council of men, whether you shall use your means as you see fit to advance the work of God.”– Special Testimonies to Battle Creek, pp. 41, 42.

Esta declaración es controversial por varias razones: la primera razón es que el documento donde se tomó ésta declaración ya no está mas disponible para el público, solo se han publicado trozos de ésta declaración. Es también controversial por que muchos dicen que ella no está hablando de los diezmos, sino de las ofrendas, y es controversial por que dicen que no es ella quien escribió ésta declaración.

Este documento se encuentra los archivos del “Estado de Elena de White”  Este archivo es el archivo #DF123 y consiste en un documento de tres páginas escrito a maquina que no tiene fecha, ni firma. Se ha reportado que este documento fue escrito por los pastores W. C. White, A.G. Daniells and W. W. Prescott; donde ellos explican que la posición de Elena de White en cuanto a los diezmos, es que no siempre tiene que ser distribuidos por medio de la iglesia.

A mi manera de ver “El estado de Elena de White” que es la comisión que preserva, estudia, interpreta y publica sus escritos, en vez de estar explicando partes de ésta declaración, deberían permitir, que ésta publicación sea libre para el público nuevamente, así uno pudiera leer y decidir realmente de lo que ella estaba hablando en ésta declaración. Solo con el acto de ocultar algo que antes estaba libre para el público, despierta inmediatamente las dudas y las sospechas.

La declaración se traduce así: “El Señor nos ha hecho individualmente sus mayordomos. Cada uno mantenemos la solemne responsabilidad de invertir nuestros bienes nosotros mismos. Dios no te dejó la carga de estar preguntando a la conferencia, o  ninguna junta de hombres, si se debiera usar tus bienes, de la manera que tu veas conveniente para el avance del trabajo de Dios”– Special Testimonies to Battle Creek, pp. 41, 42.

Hay otra declaración de Elena de White que no ha sido publicada, se encuentra “Manuscritos y Testimonios no Publicados de Elena de White” Página 177, y dice así:

(Unpublished Manuscript-Testimonies of Ellen G. White)

Original: “God grant that the voices which have been so quickly raised to say that all the money invested in the work must go through the appointed channel at Battle Creek (the church headquarters at the time), shall not be heard. The people to whom God has given His means are amenable to Him alone. It is their privilege to give direct aid and assistance to missions.” (Ibid. Pg. 177) (Signed) Ellen G. White. {SpM 177. 3} Neglect of the Southern Field. Oakland, Ca., July 8, 1901.

Traducción: “Dios permita que las voces que prontamente se han levantado para decir que todo el dinero que se invierte en la obra, tiene que ser canalizada por medio de Battle Creek (Las oficinas mundiales de esos días) no sean escuchadas. A la gente a quien Dios les ha dado bienes son responsables solamente a El (a Dios). Es privilegio de ellos que den directamente su ayuda y asistencia a las misiones*” (Ibid Página 177) (Firmado) Elena G White. {SpM 177.3} Negligencia de el Campo del Sur. Oakland, California, Julio 8, 1901 *(misiones en ingles, significa toda obra o proyecto que hace una iglesia)

Hay un grupo que sufre terriblemente por la mala administración de nuestra iglesia, y son los pastores. Estos hombres realmente no tienen amigos, tienen vidas solitaria. Hay muchas iglesias y miembros que son crueles con ellos y la administración tampoco los trata dignamente de su convicción y profesión. (Para todo caso existe la excepción.)

Sufren durante todo el período de su trabajo, pero sufren mas al principio de su ministerio y al final de su ministerio, cuando les toca retirarse.

Al principio de su ministerio comienzan ganando una miseria que no es suficiente ni para cubrir lo gastos básicos. Muy a menudo encontramos a muchos pastores jóvenes que no tienen ni para pagar el pasaje del omni-bus, para ir a predicar a sus iglesias, muchos que vienen de familias pudientes no tiene dinero para la gasolina de sus vehículos.

Después que se han jubilado no tienen lo suficiente para sobrevivir en la vejez, por que las Conferencias tratan de quitarles la máxima cantidad de años de servicio, para entregarles menos dinero por pago de jubilación. A la hora del retiro se les hace mucha injusticia, a muchos se les quitan muchos años de servicio que han dedicado a la obra.

Los pastores se retiran con una cantidad de dinero que es relativa al número de años que han servido a la obra. Entre mas años de servicios tiene para la obra, mas dinero para su retiro. Es común que al pastor a la hora de retirarse, le roban muchos años de su servicio, para evitar entregarles el dinero que se merecen.

Estimado hermano, si usted ve a un pastor joven que no tiene como sobrevivir, en el Nombre Bendito de Jesús, no lo desampare. Tome sus diezmos y ayude directamente a éste siervo de Dios, que para eso es el diezmo. En vez de entregar sus diezmos para que los administradores cambien vehículo nuevo cada año, ponga ese dinero específicamente donde se necesita.

Fue costumbre de Elena de White usar sus diezmos para los ministros retirados y para los pastores negros, que en ese tiempo eran descuidados por la obra. ¿Porqué no lo podemos hacer ahora nosotros? ¿Hay algo que se lo impide? No, nada.

Si usted encuentra a un pastor retirado que está pasando por penas, tampoco lo desampare, ya gastó su vida por el evangelio y es digno de tener un final digno aquí en la tierra.

Estos pastores sufren sencillamente por que el sistema Adventista de los diezmos y las ofrendas de nuestra iglesia es incorrecto.

Para la información de todos; por línea general, casi es una medida estándar, las conferencias logran pagar el salario de los pastores solamente usando el 30% de todos los diezmos que reciben. Ahora viene la pregunta ¿Qué hacen con el resto del 70% de los diezmos que sobran?

La Conferencia General ha venido arreglando muchas irregularidades con el uso de los diezmos y las ofrendas. En el año 2006 y 2007, se formó una comisión de 60 personas de todo el mundo, líderes y laicos, para que estudiaran la distribución de los diezmos y las ofrendas, y como resultados de los estudios de esa comisión, se hicieron muchos cambios a los estatutos de la Iglesia Adventista Mundial, en cuanto al uso de los diezmos y las ofrendas.

El mundo ya comenzó a preguntar que se hace con los diezmos y las ofrendas. Para el año 2007, la iglesia recibió 1 billón con 600 millones de dólares, dicho en otras palabras 1,600 millones de dólares.

En el año 2014 la iglesia mundial recibió 2, 314 millones con 826,002 dólares de Diezmos, es decir 2 billones y 315 millones de dólares.

Las ofendas de Escuela Sabática fueron 73 millones de dólares y la recolección fueron 9 millones de dólares. ¿Se invirtió el dinero de la ofrenda de Escuela Sabática en los proyectos para los cuales se pedía en la última página del estudio de la la lección?

¿Para donde se va ese dinero? Nadie lo dice con claridad, nadie sabe a ciencia cierta que se hace con todo ese dinero, lo único que se sabe y que constantemente se nos dice es que no hay dinero suficiente para los gastos de la iglesia en general. ¡Es tiempo de dar cuentas clara y hacer a personas responsables, de lo que se hace con ese dinero!

Lo único que sabemos es que la conferencia o asociación local se queda con el 70% de los diezmos y el 30% restante de los diezmos es divido entre la unión y la conferencia general.

Uno de los estatutos dice que solo la conferencia tiene la autoridad de la distribución de los diezmos, cuando Elena de White hizo y enseño que había libertad para hacerlo de otra manera

Por ejemplo está prohibido el uso del diezmo para los gastos de operaciones de una iglesia local y esto incluye evangelismo.

Pero las conferencias usan los diezmos para los gastos de locales de campamentos y para los campamentos en si. Es una ironía grande que el diezmo no se puede usar para un local de adoración, pero si se puede usar para un facilidad de recreación. Aquí está muy mal la dirigencia de nuestra iglesia.

La parte interesante es que si usted asiste a esos campamentos, especialmente en los Estados Unidos, usted tiene que pagar su estadía en esos lugares. O sea que ellos usan los diezmos para la mantención de los campamentos y usted sale pagando la entrada. Eso se llama negocio redondo.

Encontramos un texto del espíritu de profecía terriblemente importante y dice así:

Original: “Divine wisdom must have abundant room in which to work. It is to advance without asking permission or support from those who have taken to themselves a kingly power. In the past one set of men have tried to keep in their own hands the control of all the means coming from the churches and have used this means in a most disproportionate manner, erecting expensive buildings where such large buildings were unnecessary and uncalled for, and leaving needy places without help or encouragement. . . . ”

Traducción: “La sabiduría divina tiene una abundante obra en la que podemos trabajar. Esta obra se puede adelantar sin estar pidiendo permiso o ayuda de parte de esos que ha tomado para ellos mismos el poder parecido al de un rey. En el pasado un grupo de hombre ha tratado de mantener en sus manos el control de todo el dinero proveniente de las iglesias y han usado estos bienes de una manera muy desproporcionada, han construidos caros edificios, estos gigantes edificios no fueron pedidos y eran innecesarios, dejando de ésta manera sin ayuda y sin ánimos, lugares donde en verdad se necesitaba ayuda”

Original: “For years the same routine, the same ‘regular way’ of working has been followed, and God’s work has been greatly hindered. The narrow plans that have been followed by those who did not have clear, sanctified judgment have resulted in a showing that is not approved by God.

Traducción: “Por años se ha seguido la misma rutina, se ha seguido la misma “Manera Regular”, y la obra de Dios ha sido grandemente estorbada. El angosto plan que se ha seguido por esos que no tienen un claro ni santificado juicio, ha resultado en una proyección que no es aprobada por Dios.”

Original: “God calls for a revival and a reformation. The ‘regular lines’ have not done the work which God desires to see accomplished. Let revival [and] reformation make constant changes . . . . Let every yoke be broken. Let men awaken to the realization that they have an individual responsibility.” (Unpublished Manuscript Testimonies of Ellen G. White Pag. Ibid. Pg. 174-176). (Signed) Ellen G. White. {SpM 177. 3} Neglect of the Southern Field. Oakland, Ca., July 8, 1901.

Traducción: “Dios nos llama a un reavivamiento y una reforma. Las “líneas regulares” no han hecho el trabajo que Dios deseaba completar. Dejemos que el reavivamiento y la reformación hagan cambios constantes… Permitamos que cada yugo sea quebrantado. Permitamos que cada hombre despierte a la realidad que cada uno de ellos tiene una responsabilidad individual” (Manuscritos y Testimonios de Elena de White no Publicados Pág. 174-176 ) (Firmado) Elena G White. {SpM 177.3} Negligencia de el Campo del Sur. Oakland, California, Julio 8, 1901

En estos textos nos damos cuenta que Elena de White no está en contra de la organización de la iglesia, como muchos asumen. Ella reconoce que la Conferencia es el “granero” pero al mismo tiempo reconoce que no es el único “granero” como la Conferencia insiste en enseñar.

Ella deja completamente claro, que si la Conferencia no está a la altura en la distribución de los diezmos y las ofrendas y ellos negligentemente dejan áreas sin ayudar, entonces nosotros con todo derecho tenemos que asumir la responsabilidad de ayudar esa áreas donde la Conferencia falla, y esto lo podemos hacer directamente, como ella lo hizo. En este caso ella estaba abogando por el campo misionero del sur, especialmente hablando del estado de Tennessee, donde la Conferencia para esos días en Battle Creek se negaba a mandar ayuda para ellos.

“Permitamos que cada yugo sea quebrantado. Permitamos que cada hombre despierte a la realidad que cada uno de ellos tiene una responsabilidad individual” Este es un llamado que hace Elena de White para que nos liberemos de éste mal que afecta a la alta dirigencia de nuestra iglesia.

Este problema de la mala distribución de los diezmos y las ofrendas, existía ya desde el inicio de la obra, a través de su ejemplo y de sus palabras, Elena de White nos enseña, a no permitir el abuso de los administradores con los diezmos de la iglesia. ¿Vamos a pelear con ellos? No, pero usted si puede hacer mucho poniendo esos diezmos y ofrendas donde verdaderamente se necesiten, y se puede hacer con una conciencia limpia.

Este asunto de nuestra administración de tomar el dinero y construir grandes edificios para ellos y no usar el dinero para la predicación del evangelio, ha sido un problema que ha existido desde el principio de nuestra iglesia.

Elena de White experimentó éste problema, ella deseaba que la obra del Sur fuera ayudada con el dinero que recibía la Conferencia, pero en vez de eso, las personas de la Conferencia usaban ese dinero para la construcción de edificios innecesarios, solo para ellos estar cómodos, olvidándose así, de la necesidades del evangelio y también del verdadero propósito de los diezmos y ofrendas.

Esta son segmentos de la carta que Elena de White mandó al pastor Arthur Grosvenor Danniells, quien era el Presidente de los Adventistas desde 1901 a 1922; dicho sea de paso es la persona con mas años en la presidencia de la iglesia; 21 años en total.

Original: Dear Brother Daniells:–

I am sending you some things which I wrote some time ago, but have not before had the strength to search for. {SpM 174.2}

Traducción: Estimado hermano Daniells:

Te estoy mandando algo que escribí algún tiempo atrás, pero no había tenido la fuerza necesaria para buscarla. {SpM 174.2}

Original: When my brethren wrote to me about erecting another building in Battle Creek, saying that money could be obtained with which to do this, my heart was pained, and I have not been free from the pain since. The work in the South should be given the attention which it should have had long ago. It has been robbed of its just dues. And yet those who have done so little for this new field now propose to put up another building in Battle Creek, for the purpose of gaining greater room and conveniences.

Traducción “Cuando mis hermanos me escribieron informando de la construcción de un nuevo edificio en Battle Creek, diciendo que con el dinero obtenido se haría esto, mi corazón tuvo dolor, y no se ha liberado del dolor desde esa fecha. El trabajo en el Sur se le tendría que haber dado la atención que necesitaba desde hace mucho tiempo atrás. Ellos han sido robados de una ayuda justa. Y todavía esos que ha hecho tan poco por éste nuevo campo, ahora se proponen levantar otro edificio en Battle Creek, con el único propósito de obtener un lugar con mas amplitud y comodidades”

Original: What would be the influence of such an action, after the light that God has given on this subject? Take the four thousand dollars that would be needed for the erection of this building, and place it where it belongs, that it may bear fruit to the glory of God.{SpM 179.3}

Traducción: “Cual podría ser la influencia de una acción tal, después de haber recibido la iluminación de Dios sobre éste asunto? Tomas los 4, 000 dólares que se pudieran necesitar para la construcción de éste edificios, y ponlo en el lugar que le corresponde, esto podría llevar frutos para la gloria de Dios. {SpM 179.3}

Original: Nashville is to be made a center from which the light of truth is to shine forth. Place the money in the work there. Make restitution to the Southern field. Learn constantly in the school of Christ. Keep your principles pure and holy. It would be wrong to add another building to the buildings already erected in Battle Creek. {SpM 179}

Traducción: Nashville tiene que ser un centro donde la luz de la verdad brille para el frente. Pon el dinero en la obra allí. Has restitución al Campo del Sur. Aprendamos constantemente de la escuela de Cristo. Manten tus principios puros y santos. Sería algo equivocado, agregar otro edificios a los edificios ya construidos en Battle Creek. {SpM 179}

También Elena de White le mandó una carta al pastor Evans, con el mismo problema de haber abandonado la obra del sur, parte de la carta dice:

Original: Dear Brother Evans:– I can not sleep past one o’clock. I awake with an aching heart, for I have been in conversation with you, presenting before you the necessities of the Southern field. I was in acouncil meeting. The Spirit of the Lord came upon me, and I addressed you, my brother, saying, “What more can be said to impress you with the necessities of the cause of God? Why do you feel inclined to do so little for the Southern field? Where do you suppose its help is coming from? {SpM 177. 4}

Estimado hermano Evans: No puedo dormir y es pasada la una. Me desperté con dolor en el corazón, por la conversación que he tenido contigo, presentándote las necesidades del Campo del Sur. Yo estuve en un una reunión de consejo. El Espíritu de Dios vino sobre mi, y yo me dirijo a ti, mi hermano, diciendo: ¿Qué más se puede decir para impresionarte con las necesidades de la causa de Dios?; ¿Porqué te inclinas a hacer tan poco por el Campo del Sur?; ¿De donde tu supones que está viniendo ayuda?

Original: At the different places at which I stopped on my way from Battle Creek, I tried to create an interest in the work in the South, but received only a little money; I think one thousand dollars would be all that was given.

Neglect of the Southern Field.

Oakland, Ca., July 8, 1901.

Traducción: En los diferentes lugares que he parado en mi camino de regreso de Battle Ceek, he tratado de crear un interés en el trabajo del Sur, pero solo he recibido muy poco dinero; creo que mil dólares pueda ser todo lo que se ha dado.

El Descuidado Campo del Sur

Oakland, Ca., July 8, 1901

En estas dos cartas podemos ver el problema de nuestros dirigentes en no poner el dinero donde mas se necesitaba, también podemos ver a Elena de White, pidiendo un cambio a ese comportamiento, además podemos observar que ella trataba de conseguir el dinero para ponerlo donde en verdad estaba la necesidad económica, para poder predicar el evangelio.

Según la Conferencia, no se pueden usar los diezmos para la construcción y mantenimiento de las iglesias:

No hay cosa mas sagrada en la tierra que nuestros templos.

-Desde ese altar se predican miles de sermones

-Desde ese altar Dios ofrece el perdón y la esperanza al hombre pecador

-En ese altar se presentan millones de niños, que son los futuros dirigentes de la iglesia

-En ese altar nacen muchos nuevos hogares

-A ese altar llegan los santos a elevar sus plegarias y pedidos a un Dios que es supremo

-Desde ese altar se ofrece la Santa Cena a todo pecador, que es además el recordatorio de la muerte de Cristo y su pronto regreso a ésta tierra

-Desde ese altar miles y millones se despiden de sus vidas mundanales y deciden hacerse ciudadanos de la Patria Celestial, inscribiendo sus nombres en el Libro de la Vida

-Desde ese altar, los ángeles acompañan a los mortales en sus alabanzas a Dios

-Desde ese altar Dios se hace presente a través del Espíritu Santo

-Desde ese altar se despiden con himnos de esperanzas a los santos que se marchan de ésta tierra y que esperan en quietud el glorioso día de la resurrección.

¿No es sagrado el Templo?; ¿Qué más quiere escuchar?; ¿Quién ha inventado que los diezmos sagrado no se pueden usar en un templo que es sagrado desde el suelo hasta el techo?

Si los diezmos es para el avance del evangelio, una de nuestras principales inversiones sería en tener hermosos templos, confortables, atrayentes y dignos de un pueblo que fue llamado por Dios a ser cabeza y no cola.

Muchos hermanos se reúnen en galeras, donde el techo y las paredes están cubiertas de láminas galvanizadas, por el calor es extremadamente difícil predicar o escuchar la Palabra de Dios. En situaciones como estas, los niños se desesperan por el calor, las iglesias se vuelven irreverentes y en vez de ser un deleite ir a la iglesia, se convierte en una pesadilla.

No hay dinero mas sagrado, que aquel que se invierte en un cómodo banco de iglesia, no hay dinero mas sagrado que aquel que se invierte en un hermoso púlpito para predicar la Palabra, no hay dinero mas sagrado que el que se invierte en un hermoso bautisterio, no hay dinero mas sagrado que aquel que se usa para hermosear el templo de Dios, no hay dinero mas sagrado que aquel que se usa en la construcción de un templo, aquí en la tierra.

Si el diezmo es sagrado, y también un templo es sagrado, ¿De donde saca nuestra administración que el diezmo no se puede usar para la construcción de un templo?

Cuando ellos dicen que el diezmo no se puede usar para la construcción o mantenimiento de un templo, se convierte en una de las declaraciones mas anti-bíblicas, mas destructoras del evangelio, y se convierten en una de las declaraciones mas sin sentido dentro de las religiones del mundo.

Ellos en cambio usan millones y millones de dólares de diezmos y ofrendas en la construcción y mantenimiento de suntuosos edificios, donde otros millones se invierten constantemente para modernizarlos con toda la tecnología del día, donde otros millones se usan para ponerlos cómodos, desde sus asientos, aire acondicionado, cafeterías, bibliotecas hasta los servicios sanitarios.

Si ellos pueden hacer eso hermosos centros administrativos con los diezmos y las ofrendas: ¿Porqué no podemos construir un templo con los diezmos y las ofrendas?

Elena de White, llamó a la reforma de los diezmos y las ofrendas, desde sus días. Es tiempo de desmantelar la oficina de la Conferencia, y dejar el diezmo en las iglesias, para que se termine la obra de Dios y éste despilfarro de dinero que nosotros somos en parte culpable de que suceda.

En el Antiguo Testamento el diezmo se usaba tanto para la mantención de los sacerdotes, como para los gastos de los servicios religiosos, por lo tanto ya paremos de enseñar que la Biblia prohíbe el uso de los diezmos para las operaciones de una iglesia local.

Para que haya equidad y un avance del evangelio parejo, las iglesia deberían de seguir el consejo que Dios dio: el diezmo es para la iglesia; y el diezmo del diezmo mas todas las ofrendas le pertenecen a la Conferencia.

Otros de los reglamentos de la iglesia dice que con los diezmos se puede pagar hasta un 30 % del salario de todos los maestros y hasta un 30% de todos los gastos de las escuelas elementarias.

Con los diezmos también se paga el 100% del salario de los maestros de Biblia, directores y decanos de las academias.

Con los diezmos también se paga el 100% total de los salarios de los decanos, y directores de los departamentos de Biblia de las universidades, además se paga el 100% de los gastos de los departamentos de Biblia de las universidades.

Elena de White dijo que con el diezmo se podía pagar a los maestros  que enseñaban la Biblia “SOLAMENTE”, esto tiene que incluir tanto a los maestros de escuelas como a los obrero bíblicos. Pero ahora con los diezmos pagan hasta el 30% del salario de los maestros en general y hasta el 30% del gastos de las escuelas elementarias, allí se va cualquier cantidad de diezmos. Muchas veces nuestros dirigentes toman de los consejos de la hermana White, solamente la parte que les conviene.

La ironía es que con los diezmos se pueden pagar maestros, pero no se pueden pagar mas pastores ni obreros bíblicos. Los pastores están sobrecargados con trabajo, y para ese departamento no hay mas dinero, no hay un centavo para agregar un ministro más, pero en cambio, usan “el diezmo sagrado” para pagar maestros. La iglesia no es una institución educativa, la iglesia es una institución evangelista.

Tristemente la mayoría de familias adventistas no pueden pagar para sus hijos el estudio en las escuelas adventistas, por que son demasiadas caras, éstas escuelas son en la mayoría de veces para los hijos de los pastores y para las personas pudientes. ¡Este es otro negocio redondo!

Otra manera que la administración usa los “diezmos sagrados” es en abogados. Ellos gastan excesivas cantidades defendiendo lideres de iglesias que son corruptos, y que están involucrados en demandas judiciales que se hacen en contra de la iglesia.

Un ejemplo de esto es el famoso caso llamado “David Dennis Lawsuit” se traduciría “La Demanda de David Dennis”

David Dennis fue el director de auditoría de la Conferencia General desde el año 1976 hasta el 1994. El llevó a la Conferencia General a la corte, acusando a la Conferencia General de un alto nivel de corrupción.

Tengo la copia de una “carta abierta” de David Dennis dirigida al Pastor Paulsen, donde se describe todos los abusos, despilfarro y crímenes de diferentes dirigentes de nuestra iglesia. Son cosas que hasta da vergüenza hablar de eso.

El pastor Paulsen no quiso enfrentar las acusaciones de David Dennis, ni tampoco aceptó el pedido que hicieron los hermanos de la Iglesia Adventista, para hacer una investigación interna y privada de las acusaciones de David Dennis contra la iglesia.

Este litigio duro casi 7 años y se cree que la Conferencia General gastó alrededor de 5 millones de dólares en abogados, tratando de evitar que estas acusaciones se llegarán a escuchar en la corte de los Estados Unidos de Norte América, y lo consiguieron. Este caso fue terminado y cerrado en el año 2001, y no hubo la oportunidad de escuchar de que se trataban las acusaciones. La iglesia gano éste caso amparándose a la primera “Enmienda” de la Constitución Americana. La primera enmienda de la Constitución Americana habla, de muchos derechos, y entre ellos está la libertad en el establecimiento de una religión y también habla del ejercicio libre de la religión.

Posiblemente usted se escandalice por que estamos hablando en contra de la dirigencia de la Iglesia Adventista, pues deseamos informarles que en Los Estados Unidos, éstas noticias las pasan por periódicos y por televisión, lo que nosotros como adventistas ignoramos en los países hispanos, lo sabe toda la población de habla inglesa de los Estados Unidos y Canadá, gracias a los medios informativos.

Lo que para nosotros es un tabú y quizás hasta un pecado, y hasta evitamos hablar del tema, es la noticia del día en los Estados Unidos. Ante noticias como éstas, nosotros muchas veces optamos por no ver, no oír ni escuchar, el resto del mundo que no es de nuestra iglesia, hace todo lo contrario, ellos le ponen mucha atención a todos estos casos.

La prensa norteamericana, no perdona al sacerdote católico con su problema de homosexualismo y su abuso sexual infantil, tampoco perdona a los ministros adventistas con sus escándalos y despilfarro monetarios,  que son los problemas que más afectan a nuestra iglesia a nivel mundial, ni tampoco perdonan a ninguna otra religión cuando cometen errores.

¿De donde sale tanto dinero, para hacer tantas inversiones, si no hay dinero?

Este reporte se dio en el año 1987 por el pastor Donald Gilbert, tesorero de la Conferencia General y miembro del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Conferencia General. El Pastor Gilbert sirvió a la obra por 45 años y se retiró en el año 1995, en el Congreso Mundial de Holanda.

El reporte explica donde la Conferencia General ha hecho sus inversiones:

-Bienes y Raíces                                               $10, 000, 000 (diez millones de dólares)

-Depósitos a corto plazo                                $23, 000, 000 (23 millones)

-Depósitos a largo plazo                                 $68, 000, 000 (68 millones)

-Inversiones en diferentes corporaciones  $130, 500, 000 (ejemplo: McDonalds, K-Mart, Burger King, Microsoft, ETC.) (130 millones y medio)

-Gobierno Federal                                    $168, 000, 000 (168 millones)

Estos son unos de esos reportes que no los encontramos muy a menudo, éste es único en su tipo.

“Aquellos que están laborando en ésta obra, ven que no hay dinero para pagar a los ministros. Ellos (los Administradores) están retirando el dinero para cubrir otros gastos. Dios no ha sido glorificado con éste tipo de obra. Tenemos que levantar nuestra voz, contra éste tipo de administración” Manuscrito 17, 14 de Marzo de 1897

Cuando se necesita construir una iglesia, no hay dinero. Si se necesita poner una pastor más, no hay dinero. Pero nos damos cuenta que si hay dinero para invertir en la bolsa de valores y para hacer proyectos archi-millonarios que dejan grandes ganancias, como también generan perdidas millonarias.

En el área de Silver Spring, en el estado de Maryland, de los Estados Unidos; donde se encuentra la Conferencia General, La iglesia ha adquirido 4 hospitales en la ultima década: en 1997 adquirió el hospital llamado “Hackettstown Regional Medical Center” éste hospiatl está en el norte del estado de New Jersey. En el año 2000 se adquirió el hospital psiquiátrico llamado “Potomac Ridge Behabioral Center ” y ese mismo año también se adquirió el hospital infantil “Reginald S. Lourie Center for Infants and Young Children” En el año 2001 la Iglesia se asoció con el hospital Kessler Rehabilitation Corporation para abrir el hospital llamado “The Kessler-Adventist Rehabilitation Hospital”

La semana pasada de éste mes de Agosto-2016 se anunció públicamente que la Iglesia Adventista se estará asociando con el Gobierno Federal de los Estados Unidos de Norte América,  para abrir un nuevo hospital en Silver Spring, Maryland, a unos 10 minutos (manejando) de la Conferencia General.

Este hospital será construido en 44 acres de terreno que le pertenecen a la FDA-Food and Drug Adminstration (Administración de Alimento y Drogas) y estará listo para finales del año 2019. Esta es una inversión gigantescas que requiere de una excesiva suma de dinero; pero nuestra administración no tiene dinero para construir una iglesia, o para emplear a un nuevo ministro que acaba de salir de la universidad.

Todos estos hospitales cobran tan caro como el resto de hospitales, y no hay departamento de ayuda para nadie.

¿Realmente es el diezmo sagrado para ellos? No, no lo es. No se engañe mi querido hermano.

Aquí en los estados de Maryland, Washington DC y Virginia, hay una escases de ministros para las iglesias hispanas, por que no hay dinero.

No hemos hablado de la recolección, que es también una de las vergüenzas de nuestra iglesia. Nuestra iglesia debe aprender de instituciones como la Cruz Roja Internacional, que cuando piden dinero para ayudar al necesitado, en verdad así lo hacen. Otra institución que nos da un ejemplo de honestidad e integridad cuando se trata de ayudar a los damnificados, es también la iglesia Católica.

No hemos hablado que hay algunas uniones o conferencias que imponen a los pastores una venta anualmente de libros. Hay muchas conferencias que exigen que sus pastores vendas 300 libros al año o más, por la fuerza. Si ellos no logran vender esos libros a sus iglesias, o a  los miembros de sus iglesias, o al público en general, automáticamente se les descuenta ese dinero de su salario. Escuché el caso de un pastor en Centro América, que no pudo vender los libros en su totalidad. Su conferencia le quito ese dinero de su cheque, y de la angustia que pasó el hombre con los gastos de su casa y de su familia, se estresó  tanto que terminó dándole un ataque al corazón.

Hasta aquí paramos de hablar de los males de nuestra administración; pudiéramos seguir y escribir miles de páginas; éste tema se presta para criticar, y aunque esa no es la intención, se termina haciendo. Tristemente  hablando de los errores de nuestra administración, es la única manera en que podemos darnos cuenta de los desastres que tenemos como iglesia.

El sistema de diezmos y ofrendas que tiene nuestra iglesia es conocido por el mundo religiosos como: “ Centralización de Diezmos”

 Este sistema tiene ventajas; entre ellas podemos mencionar las siguientes:

1-Una mejor distribución de salarios entre los obreros locales de una conferencia

2-Este sistema puede ayudar a los misioneros y evangelistas que viajan por el mundo, llevando la Palabra de Dios

3-Ayuda a crear instituciones como hospitales, universidades, academias y escuelas

 Pero por el otro lado, éste sistema tiene sus desventajas:

 La primera consecuencia es que las iglesias locales están condenadas a quedar sin fondos, en otras palabras, con el sistema de “Centralización de Diezmos”, las iglesias sufren de miseria económica, por que el sistema es un sistema arrasador. Hay muchas congregaciones de nuestra iglesia en diferentes países del mundo, que están en contra de éste sistema, y simplemente no siguen el sistema de “Centralización de Diezmos” y también hay muchos hermanos que secretamente han comenzado a desviar sus diezmos para usarlos directamente en proyectos de sus iglesias locales. Una gran prueba de esto, es que los fondos o diezmos que los hermanos han estado dando para el evangelismo alrededor del mundo, han estado menguando por los últimos 50 años.

 La segunda consecuencia negativa de la “Centralización de Diezmos,” es que las decisiones que se hacen en cuanto al uso de los diezmos y las ofrendas, tienden a favorecer y a suplir las necesidades solamente de los administradores;  a ellos se les olvida y no les importa suplir las necesidades de las iglesias locales.

 El problema mas grande es que es solamente un pequeño grupo de personas, las encargadas de decidir lo que se va a hacer con grandes sumas de dinero, y ellos por supuesto van a velar por sus prioridades y nunca van a velar por las necesidades de las iglesias locales.

Este pequeño grupo que decide que hacer con los diezmos de una conferencia, siempre está compuesto por personas que conocen bien las necesidades de las Conferencias, Uniones , Divisiones y también conocen las necesidades de la Conferencia General.

 Las necesidades de las Conferencias, Uniones y Divisiones, son siempre continuas y urgentes para ellos, pero las necesidades de las iglesias locales, ellos solamente quieren componerlas pidiendo a los  hermanos que solucionen todo a través de la fe . Para ellos es mas fácil recargar a un pobre pastor con una iglesia mas, que aflojar el dinero para emplear a otro pastor.

Esa es la razón que encontramos a pobres pastores encargados hasta de 20 iglesias y con todo eso, mal pagados, y exigidos casi al nivel de esclavos, es muy común de la administración el amenazar a un  pastor con la pérdida de trabajo, sino se comporta a la altura y requerimientos de la administración.

Este sistema de “Centralización de Diezmos” fue un excelente sistema cuando la iglesia empezó. Los diezmos se centralizaban y de allí se pagaba todo tipo de obrero que viajaba a los diferentes países del mundo, para sembrar el mensaje Adventista.

 Pero éste sistema ya es obsoleto en nuestros días, solo quedan algunos países donde la obra no ha entrado y es casi siempre por que los gobiernos de esos países no lo permiten.

Ahora hay miles y hasta millones de adventistas en los diferentes países del mundo, ahora el sistema de diezmos debería de cambiar, fortaleciendo todas las iglesias locales para un crecimiento regional o nacional en todos los países donde la religión ya está presente.

La pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿Es el sistema de diezmos y ofrendas de nuestra Iglesia, el mejor sistema para la evangelización del mundo? La respuesta es no, nuestro sistema es obsoleto, ya no funciona como en el principio, necesitamos volver al sistema original que dio Dios.

Posiblemente éste temas es un tabú para usted, posiblemente quizás usted prefiriera no hablar de éste tema aunque sepa que está incorrecto.

Esto no pasa con los hermanos del resto del mundo, ellos constantemente están haciendo ejercer su derecho y constantemente están pidiendo cuentas de lo que se hace con ese dinero, esto pasa especialmente con la Unión Norte-Americana. Ellos constantemente hacen escuchar sus voces, y muchas reglas de la distribución de los diezmos y las ofrendas, es por la influencia y la presión que ellos constantemente ejercen, y no realmente por que esa es la mejor manera de distribuir los diezmos y las ofrendas.

La Unión Norte-Americana es la responsable de dar un poco mas del 50 % de los diezmos y ofrendas del mundo. La Unión Inter-Americana da aproximadamente un 11% de todos los diezmos del mundo y la Unión Sud-Americana da aproximadamente el 12% de los diezmos del mundo. El resto del los diezmos mundiales o sea el restante 27 % de los diezmos mundiales, vienen de afuera de las tres Divisiones Americanas.

Posiblemente su iglesia no esté pasando dificultades económicas, si eso es así, usted es la excepción, pero el resto del mundo, está sufriendo una epidemia de abuso y de despilfarro, por que simple y sencillamente, la alta dirigencia de la iglesia adventista no es espiritual y también por que los laicos de la iglesia Adventista, somos personas demasiado ignorantes en cuanto a los diezmos y las ofrendas, y además somos las personas mas conformistas que pueden haber entre las religiones del mundo.

Cuando se habla de éste tema; la mayoría de Adventistas nos callamos y la única respuesta que damos es que Dios juzgará las obras de cada quien, y eso es una gran verdad. Dios va juzgar a esos que derrochan el diezmos, ya sea que nosotros hagamos algo con respecto a éste problema, o no hagamos absolutamente nada; Dios los va a juzgar de todas maneras.

Aquí el problema grande, es que para mientras ese momento llega, grandes fortunas  se derrochan alrededor del mundo, mientras las iglesias sufren de pobreza y pasa muchas necesidades y miserias sin necesidad, simplemente por que somos ignorantes con respecto al tema de los diezmos y las ofrendas.

Dios nos ha indicado lo que tenemos que hacer y también el espíritu de profecía, pero aparentemente estamos hipnotizados por un sistema que está en contra de lo que Dios dice, y encima de todo no cuida de los fondos de Dios.

El día que se cambie la distribución de los diezmos y las ofrendas, el día que vuelva al plan original que Dios instituyó, entonces las iglesia tendrán la capacidad económica para llevar adelantes grandes obras a favor de sus propias comunidades locales, habrá una explosión en el crecimiento de la iglesia, se predicará el evangelio a todo el mundo, se acabará éste mundo de pecado y vendrá Cristo.

Para mientras los dejaremos con un pensamiento del espíritu de profecía que dice:

Original: “Some have been dissatisfied and have said: ‘I will not longer pay my tithe, for I have no confidence in the way things are managed at the heart of the work.’ But will you rob God because you think the management of the work is not right? Make your complaint, plainly and openly, in the right spirit, to the proper ones. Send in your petitions for things to be adjusted and set in order; but do not withdraw from the work of God, and prove unfaithful, because others are not doing right” (Testimonies, vol. 9, pp. 247-249).

Traducción: “Algunos han estado insatisfecho y han dicho: ‘Yo no pagaré mas los diezmos, por que no tengo confianza en la manera como se administran las cosas en el corazón de la obra’ Pero, ¿Robarías a Dios solo por que piensas que el manejo de la obra no es correcto? Pon tu queja, clara y abiertamente, con el espíritu correcto, a las personas indicadas. Envía tus peticiones para que las cosas sean ajustadas y puestas en orden, pero nunca te retires del trabajo de Dios, y te muestres infiel, solo por que otros no están actuando correctamente” (Testimonies, Vol. 9, pp. 247-249)

¿Qué puede hacer usted para hacer la diferencia?

Usted puede hacer mucho:

1-Compartir éste tema con sus hermanos de confianza y maduros de la iglesia, de ésta manera se propagará éste estudio y conocimiento bíblico que la mayoría de hermanos de latino América y también del resto del mundo desconocemos. Esto nos ayudará a abrir los ojos y a hacer la diferencia.

2-Cambie su manera de dar los diezmos, deje el 90% para su iglesia, y mande el 10% de los diezmos y todas las ofrendas a la conferencia. Eso así lo instituyó Dios, y si nuestra iglesia tomó el ejemplo del pueblo de Israel, usted está bíblicamente correcto si lo hace así.

Recuerde que si en algún momento alguien le dice que eso era solo para los judíos, entonces todo el tema de los diezmos era solamente para los judíos y nosotros que no somos judíos, no tenemos nada que ver con éste tema. En el Nuevo Testamento no se habla de Diezmo.

El Nuevo Testamento solo se dice que los miembros de iglesias traían el 100% de sus propiedades vendidas a los pies de los apóstoles y ellos lo repartían a los pobres de la iglesia, y no había pobre en la iglesia. ¿Se imagina usted los líderes de nuestra iglesia distribuyendo todas las riquezas de la iglesia para evitar la pobreza en nuestra iglesia? Sería lo ideal ¿Verdad?

También Pablo dice que el que trabaja para el evangelio, que viva del evangelio. Usted nunca va ha encontrar que el Nuevo Testamento habla  específicamente de los diezmos, solamente se habla que recogían ofrendas para los pobres.

3-Si su conciencia no se lo permite, no haga nada. Todo lo que hacemos lo tenemos que hacer con una conciencia limpia y transparente, por eso le hemos presentado un tema apoyado con textos bíblicos y también con el espíritu de profecía.

4- Si su iglesia también es robada de las ofrendas, entonces distribuya usted mismo los diezmos. Elena de White, así lo hizo, puso sus diezmos ahorrados donde en verdad se necesitaban. Para hacer esto tiene que ser una gran mayordomo, una vez ese dinero se ha ahorrado y se ha dedicado a Dios, no lo puede tocar, ni prestarse a usted mismo, no vaya hacer que en vez de una bendición, se le transforme en una maldición. No se olvide de dar el 10% de los diezmos y las ofrendas a su Conferencia, así lo mandó Dios.

La División Inter-Americana y la División Sud-Americana aparte de tomar el 100% de los diezmos, también toman el 40% de las ofrendas de la iglesia. Estimado hermano ese abuso y robo, tiene que parar, es un descaro, eso no es tener humanidad, y ser totalmente desconsiderados con las necesidades de las iglesias locales.

Todo éste abuso tiene que parar; le invito a que extienda éste estudio a sus amigos y también le invito a que corrija la manera de dar su diezmo y sus ofrendas, todo error tiene que ser corregido y éste puede ser el principio para despertar, abrir los ojos, y corregir uno de los mas denigrantes abusos de los dirigentes de nuestra iglesia.


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015