Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 3 – JUSTICIA Y MISERICORDIA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO – I – PARA EL 16 DE JULIO DE 2016

11 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


“El Trabajo de la Misericordia” por David Tenier, 1645; Bélgica – Musée du Louvre, París, Francia


Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente la descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


La semana pasada, yo puse un pensamiento que ha causado un poquito de conmoción y me gustaría comenzar la semana dando un poco mas de información en cuanto al tema.

 La semana pasada yo escribí:

“Adán tenía dominio sobre el mundo entero, era Dios quien enseñaba a Adán día a día, los grandes secretos y mecanismos de la naturaleza, su dominio estaba sobre todos los animales, no importando el medio que usaban para desplazarse; tierra, agua o cielo. Tenemos que recordar que Adán podía volar, de acuerdo al espíritu de profecía uno de sus pasatiempos favoritos era estudiar las nubes, de ésta manera era fácil para él, tener dominio sobre las aves del cielo también.”

En verdad no hay ningún texto ni en la Biblia, ni en el espíritu de profecía que diga literalmente “y Adán podía volar”.

 Hace mucho tiempo yo leí un párrafo del espíritu de profecía donde decía que el hombre recuperaría el vuelo, que perdió por causa del pecado. Ese texto lo he buscado en ésta semana, pero no lo he podido encontrar, cuando lo encuentre lo compartiré con ustedes.

 Pero hay otros textos que compartiré con ustedes, para que podamos tener una noción mas clara de éste tema.

 Lo primero que necesitamos entender es que el hombre será restaurado a lo que fue antes del pecado:

 Pero el Señor dio a su Hijo unigénito para que el más pecador, el más degradado, no tuviera que perecer, sino que, mediante su fe en Jesucristo, pudiera ser rescatado, regenerado, y restaurado a la imagen de Dios, y de ese modo tener vida eterna.—The Signs of the Times, 20 de noviembre de 1893. {EJ 206.4}

La restauración comienza desde el momento de la resurrección:

 Cuando los niñitos salen inmortalizados de sus lechos polvorientos, inmediatamente vuelan hacia los brazos de sus madres. Se reúnen para nunca más separarse. Pero muchos niñitos no tienen madres allí. Procuramos en vano escuchar el canto de triunfo entonado con arrobamiento por la madre. Los ángeles reciben a los niños sin madres y los conducen hacia el árbol de la vida. {2MS 297.2} (Mensajes Selectos)

Jesús coloca el dorado anillo de luz, la corona, sobre sus cabecitas. Dios permita que la querida madre de “Eva” pueda estar allí, que sus pequeñas alas puedan plegarse sobre el feliz pecho de su madre.—The Youth’s Instructor, abril de 1858. {2MS 297.3}

 Si la restauración comienza con la resurrección y los niños que resucitan lo primero que hacen es volar y vuelan con alas, eso quiere decir que el hombre perdió el vuelo y las alas cuando pecó.

 El monte de Sion estaba delante de nosotros, y sobre el monte había un hermoso templo. Lo rodeaban otros siete montes donde crecían rosas y lirios. Los pequeñuelos trepaban por los montes o, si lo preferían, usaban sus alitas para volar hasta la cumbre de ellos y recoger inmarcesibles flores. Toda clase de árboles hermoseaban los alrededores del templo: el boj, el pino, el abeto, el olivo, el mirto, el granado y la higuera doblegada bajo el peso de sus maduros higos, todos embellecían aquel paraje. Cuando íbamos a entrar en el santo templo, Jesús alzó su melodiosa voz y dijo: “Únicamente los 144.000 entran en este lugar”. Y exclamamos: “¡Aleluya!” {CPI 63.1} (consejos para la Iglesia)

No solamente los niños tiene alas, sino también los adultos:

Mientras Satanás está reuniendo su ejército, los santos están en la ciudad contemplando la hermosura y la gloria del Paraíso de Dios. Jesús los encabeza y los guía. De repente el amable Salvador se ausentó de nuestra compañía; pero pronto oímos su hermosa voz que decía: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.” Nos reunimos en derredor de Jesús, y precisamente cuando cerraba las puertas de la ciudad, la maldición fué pronunciada sobre los impíos. Las puertas se cerraron. Entonces los santos usaron sus alas y subieron a la parte superior de la muralla de la ciudad. Jesús estaba también con ellos; su corona era gloriosa y resplandeciente. Estaba formada por una corona dentro de otra corona, hasta un total de siete. Las coronas de los ángeles eran del oro más puro, y estaban cuajadas de estrellas. Sus rostros resplandecían de gloria, pues eran la imagen expresa de Jesús; y cuando se levantaron y subieron todos juntos a la cumbre de la ciudad, quedé arrobada por el espectáculo. {PE 53.1}

 Recordemos que la ciudad santa tiene 12, 000 estadios de altura que equivale aproximadamente a 400 millas o 643 kilómetros.

 

Adán era un gran estudiante de la creación de Dios, y entre una de las cosas que estudiaba eran las nubes…

Toda criatura viviente era familiar para Adán, desde el poderoso leviatán que juega entre las aguas hasta el más diminuto insecto que flota en el rayo del sol. A cada uno le había dado nombre y conocía su naturaleza y sus costumbres. La gloria de Dios en los cielos, los innumerables mundos en sus ordenados movimientos, “las diferencias de las nubes” (Job 37:16), los misterios de la luz y del sonido, de la noche y el día, todo estaba al alcance de la comprensión de nuestros primeros padres. El nombre de Dios estaba escrito en cada hoja del bosque, y en cada piedra de la montaña, en cada brillante estrella, en la tierra, en el aire y en los cielos. El orden y la armonía de la creación les hablaba de una sabiduría y un poder infinitos. Continuamente descubrían algo nuevo que llenaba su corazón del más profundo amor, y les arrancaba nuevas expresiones de gratitud. {PP 30.1}

A Elena de White en una visión se le prestaron alas, para poder acompañar al ángel, muchas veces ella dice “fui llevada en espíritu” o “fui transportada”, pero en ésta ocasión el acompañante es un ángel, y para mantenerse al paso del acompañante, se le prestaron alas:

El Señor me mostró en visión otros mundos. Me fueron dadas alas, y un ángel me acompañó desde la ciudad a un brillante y glorioso lugar. La hierba era de un verde vivo y las aves gorjeaban un dulce canto. Los moradores de aquel lugar eran de todas estaturas, nobles, majestuosos y hermosos. Llevaban la manifiesta imagen de Jesús, y su semblante refulgía de santo júbilo, como expresión de la libertad y dicha que en aquel lugar disfrutaban. Le pregunté a uno de ellos por qué eran mucho más bellos que los habitantes de la tierra, y me respondió: “Hemos vivido en estricta obediencia a los mandamientos de Dios, y no incurrimos en desobediencia como los habitantes de la tierra.” … Supliqué a mi ángel acompañante que me dejara permanecer en aquel sitio. No podía sufrir el pensamiento de volver de nuevo a este tenebroso mundo. El ángel me dijo entonces: “Debes volver, y si eres fiel, tendrás, con los ciento cuarenta y cuatro mil, el privilegio de visitar todos los mundos y ver la obra de las manos de Dios.”8 {HC 492.2}

Aparentemente el uso de las alas comienza de nuevo en ésta tierra, cuando sea la persecución final:

Pero los que esperan en el SEÑOR Renovarán sus fuerzas. Se remontarán con alas como las águilas, Correrán y no se cansarán, Caminarán y no se fatigarán. Isaías 40: 31

Una de las reglas de la interpretación de la profecía dice, que usted no puede tomar una parte de un texto de manera simbólica y la otra parte literal, o lo toma 100 % simbólico o lo toma 100% literal.

Este texto no es simbólico, sino es literal. Es una promesa de salvación para aquel que sufre persecución,

Así como Elias cuando camino 40 día y cuarenta noches sin parar por el desierto, con dos tortas de pan y dos vasijas de agua que le trajo un ángel, asi como Moisés que estuvo ante la presencia del Señor cuarenta días y 40 noches.

El texto es literal, correremos y no nos cansaremos, caminaremos y no nos fatigaremos, y cuando lleguemos a los precipicios, o cuando estemos acorralados, entonces tomaremos las alas como águilas y remontaremos el vuelo.

Y finalmente, posiblemente necesitamos de las alas o el vuelo, para visitar los otros mundos en la tierra nueva:

Todos los tesoros del universo se ofrecerán al estudio de los redimidos de Dios. Libres de toda traba encumbran el vuelo por mundos infinitos. Con deleite indecible los hijos de la tierra entran en el gozo y en la sabiduría propios de seres que jamás cayeron. Con visión jamás ofuscada contemplan la gloria de la creación, de soles, estrellas y sistemas, que giran todos en su orden señalado en derredor del trono de la divinidad. {CNS 175.2}

No hay duda, ni la menor que el hombre usará alas y podrá volar cuando sea restaurado, y si es restaurado con alas, quiere decir que antes del pecado era lo mismo, el hombre tenía alas y podía volar.

Aun les debo ese texto, cuando lo encuentre lo compartiré con ustedes.


Lección 3: Para el 16 de julio de 2016

JUSTICIA Y MISERICORDIA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO – I

Sábado 9 de julio_______________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Éxodo 22:21-23; 23:2-9; Amós 8:4-7; Isa. 1:13-17; 58:1-4; Hechos 20:35.

PARA MEMORIZAR:“Que hace justicia a los agraviados, que da pan a los hambrientos. Jehová liberta a los cautivos; Jehová abre los ojos a los ciegos; Jehová levanta a los caídos; Jehová ama a los justos. Jehová guarda a los extranjeros; al huérfano y a la viuda sostiene, y el camino de los impíos trastorna” (Sal. 146:7-9).

HACE UN TIEMPO, DURANTE UN DÍA FRÍO en la ciudad de Nueva York, un muchachito de diez años, descalzo y temblando, observaba el escaparate de una zapatería. Una mujer se acercó al niño y le preguntó por qué estaba mirando tan seriamente la vidriera; él le respondió que le estaba pidiendo a Dios que le diera un par de zapatos. La mujer lo tomó de la mano y entraron en la tienda. Le pidió al empleado que trajera seis pares de medias, y también una palangana con agua y una toalla. Llevó al muchacho a la parte posterior de la tienda, se quitó los guantes, le lavó los pies y los secó con la toalla. El vendedor volvió con las medias. La mujer le puso un par en los pies, y le compró además un par de zapatos. Ella le palmeó la cabeza mientras le preguntaba si sentía más cómodo ahora. Cuando ella se volvió para irse, el niño asombrado la tomó las manos y, con lágrimas en los ojos, le preguntó: “¿Es usted la esposa de Dios?”−www.inspirationalstories.com/1/198.html.

Ese niño dijo una verdad más grande de lo que imaginaba. La iglesia de Dios es la esposa de Dios. Su carácter se expresa en el versículo para memorizar de esta semana. Como miembros transformados de su iglesia, debemos reflejar ese carácter. Si realmente somos suyos, atenderemos apasionadamente a los pobres y a los impotentes, y haremos provisión para ellos.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Mediante Cristo la tierra está conectada con el cielo, porque él es la escalera mística que Jacob vio en visión en Betel. Cuando nos separamos de Dios, Cristo vino para reconciliarnos con el Padre. Con amor compasivo colocó su brazo humano alrededor de la raza caída, y con su brazo divino se aferró del trono del Infinito, conectando así al hombre finito con el Dios infinito. Mediante el plan de salvación estamos unidos con las agencias del cielo. Gracias a los méritos de un Redentor crucificado y resucitado podemos levantar la vista y contemplar la gloria de Dios que alumbra del cielo a la tierra. Deberíamos estar agradecidos de Dios por el plan de salvación. Hemos recibido muchas clases de bendiciones y por agradecimiento deberíamos darle a Dios nuestros corazones indivisos.

Es triste que estemos tan lejos de Cristo debido a nuestra indiferencia hacia los intereses eternos; tampoco vemos la gloria de Dios que brilla sobre cada peldaño de la escalera; no ascendemos confiados en Cristo realizando progresos en la vida divina. Si lo hiciéramos, reflejaríamos la imagen de Cristo, teniendo pureza de carácter y siendo luces en el mundo. Deberíamos contemplarlo constantemente, hasta quedar prendados de las gracias de su carácter; entonces no dejaríamos de hablar de él y de su amor. Entonces deberíamos poseer las bendiciones eternas que el mundo no puede darnos ni quitarnos, a la vez que perder nuestro gusto por el pecado (Exaltad a Jesús, {EJ}, p. 233).

La obra de Cristo debe servirnos de ejemplo. Continuamente iba de un lugar a otro haciendo bienes. En el templo y en la sinagoga, en las calles de las ciudades, en los mercados y en los talleres, a la orilla del mar y sobre los montes, predicaba el Evangelio y sanaba a los enfermos. Su vida de servicio desinteresado debe servirnos de manual. Su tierno amor compasivo condena nuestro egoísmo y la dureza de nuestro corazón.

Doquiera fuera, Jesús esparcía bendiciones a su paso. Entre los que profesan creer en él, ¿cuántos hay que han aprendido sus lecciones de bondad, tierna compasión y amor desinteresado? Oídle dirigiéndose a los que están débiles, cansados y desvalidos: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar” (Mateo 11:28). Nada podía cansar su paciencia, ni reprimir su amor.

El Salvador nos invita a realizar esfuerzos pacientes y perseverantes en favor de millones de personas esparcidas en todo país, que perecen en sus pecados, como náufragos en una playa desierta. Los que quieran participar de la gloria de Cristo deben también tomar parte en su ministerio y ayudar a los débiles, a los desdichados y desanimados.

Hagan de la vida de Jesús su estudio constante aquellos que emprenden esta obra (Testimonios para la iglesia {9TI}, t. 9, p. 26).

“La gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).

Vuestra fortaleza y vuestro crecimiento en la gracia provienen sólo de una fuente. La victoria es vuestra si os ponéis valientemente del lado de lo correcto cuando sois tentados. Estáis un paso más cerca de la perfección del carácter cristiano. Una santa luz del cielo llena las cámaras de vuestra alma, y quedáis rodeados por una atmósfera pura y fragante (La maravillosa gracia de Dios, {MGD}, p. 304).

19


Lección 3 // Domingo 10 de julio
____________________

MISERICORDIA Y JUSTICIA: ATRIBUTOS DEL PUEBLO DE DIOS

Desde el principio, la justicia social fue una parte de las leyes de Dios y de su ideal para su pueblo. La justicia social es la intención original de Dios para la sociedad humana: un mundo en el que se atienden las necesidades básicas, las personas prosperan y la paz reina.

Lee los siguientes versículos, y resume lo que dicen acerca de la misericordia y la justicia, o lo que a veces se llama “justicia social”. Éxo. 22:21-23; 23:2-9; Lev. 19:10; Prov. 14:31; 29:7.

Éxodo 22: 21-23

21 Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. 22 A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. 23 Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor;

Éxodo 23: 2-9

No seguirás a los muchos para hacer mal, ni responderás en litigio inclinándote a los más para hacer agravios; ni al pobre distinguirás en su causa. Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo. Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda? Antes bien le ayudarás a levantarlo. No pervertirás el derecho de tu mendigo en su pleito. De palabra de mentira te alejarás, y no matarás al inocente y justo; porque yo no justificaré al impío. No recibirás presente; porque el presente ciega a los que ven, y pervierte las palabras de los justos. Y no angustiarás al extranjero; porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

Levítico 19:10

10 Y no rebuscarás tu viña, ni recogerás el fruto caído de tu viña; para el pobre y para el extranjero lo dejarás. Yo Jehová vuestro Dios.

Proverbios 14:31

31 El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor; Mas el que tiene misericordia del pobre, lo honra.

Proverbios 29:7

Conoce el justo la causa de los pobres; Mas el impío no entiende sabiduría.

La misericordia y la justicia también se subrayan en las leyes del sábado dadas al antiguo Israel. Dios bosquejó tres tipos de sábados.

¿De qué modo la idea de la misericordia y la justicia se reflejan en cada uno de estos sábados? Éxo. 20:8-10; 23:10, 11; Lev. 25:8-55.

Éxodo 20: 8-10

Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

Éxodo 23: 10-11

10 Seis años sembrarás tu tierra, y recogerás su cosecha; 11 mas el séptimo año la dejarás libre, para que coman los pobres de tu pueblo; y de lo que quedare comerán las bestias del campo; así harás con tu viña y con tu olivar.

Levítico 25: 8-55

  1. Las instrucciones para observar el sábado del séptimo día incluían suministrar a todos –incluyendo a los esclavos, los animales y los extranjeros– iguales oportunidades para descansar.
  2. Cada siete años, el año sabático era el momento de cancelar deudas y mostrar preocupación por los pobres y por los esclavos liberados. Dios instruyó a su pueblo para que incluyera a los animales en los beneficios del año sabático (ver Lev. 25:6, 7).
  3. El año del jubileo se celebraba cada cincuenta años, después de que hubiesen pasado siete años sabáticos. Las propiedades que se habían vendido eran devueltas a sus propietarios originales, se perdonaban las deudas, y los prisioneros y los esclavos eran libertados. El jubileo era un igualador de la sociedad, un reinicio para dar a todos la oportunidad de comenzar de nuevo. Era una “salvaguardia contra los extremos tanto de la riqueza como de la pobreza” (MC 139).

Aquí, en la misma trama de la sociedad hebrea, podemos ver el modo en que la justicia y la misericordia trabajaban juntas en favor de los menos afortunados de la sociedad.

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

DÍA DOMINGO Y LUNES

La Justicia social consiste en el trato que se le da a otro ser humanos, sin importar su posición económica, su nivel académico, su religión, su origen, su idioma, o el color de su piel.

La justicia social lucha a favor de los derechos humanos de los pobres, de los oprimidos y de los débiles.

La justicia social lucha en contra de los abusos a la humanidad, en contra de la discriminación y en contra de las guerras.

La lección de ésta semana incluye varias leyes de Dios que trabajan a favor de la justicia social, entre ellas están:

1-No oprimir al extranjero

2-No afligir a la viuda y al huérfano

3-No hacer el mal

4-No usar un juicio para hacer el mal

5-Ayudar a los animales, incluyendo animales que le pertenece a enemigos

6-No ir en contra del mendigo en su pleito

7-Alejarse de toda mentira

8-No matar

9-No recibir regalos de nadie, ya que eso tuerce el juicio y la justicia

10-Ser liberal con el pobre

11-No oprimir al pobre

12 Y el mas espectacular de todos en la justicia social, está el guardar el día Sábado.

El guardar el sábado es una bendición tanto para el que lo guarda, como para los que se relacionan con el guardador del sábado. Los esclavos, los extranjeros y los animales en el tiempo antiguo, descansaban el día sábado, de la misma manera que lo hacía su amo; y el acto de poder descansar un día a la semana es una gran bendición.

En nuestros tiempos modernos hay muchos hermanos dueños de empresas, donde es la costumbre descansar el día sábado, el trabajador de estos empresarios adventistas descansan el sábado y son bendecidos directa o indirectamente por el acto de descansar el día sábado. Por lo tanto el guardar el sábado se convierte en una herramienta mas para la justicia social.

Dios nos ofrece descanso a través de todas las Escrituras, comenzando desde la creación hasta el Apocalipsis. El cuarto mandamiento de la ley de Dios, es una orden de descansar; no es una sugerencia.

El cuarto mandamiento es una orden para parar en nuestro correr diario, y dedicar tiempo al Señor nuestro Creador. En realidad el mandamiento de observar el día sábado, es el primer mandamiento que se da al hombre, justo después de la creación y fue dado al hombre aun antes del hombre haber pecado; esto nos demuestra que la ley de Dios, no se le dio al hombre por que pecó, como muchos creen; sino que nos demuestra que la ley de Dios, siempre ha existido en el universo y es para todos, la ley de Dios es para seres que han pecado como nosotros, y es también para seres que nunca han pecado.

¿Porqué es importante comprender y obedecer el mandamiento de reposar en el día sábado? El guardar el día sábado, es la entrada o la antesala para poder conseguir los demás descansos que Dios nos ofrece a través de todas las Escrituras.

Todo aquellos que no son capaces de guardar y de descansar el día sábado aquí en la tierra, no tendrán el privilegio de disfrutar de los demás descansos que ofrece Dios, no podrán disfrutar de los descansos que se han ofrecido mientras vivamos en la tierra, ni tampoco disfrutarán de los descansos que se han ofrecido cuando vivamos en el cielo y en la tierra nueva.

El Sábado es un regalo del CREADOR para sus CRIATURAS, esto incluye HOMBRES Y ANIMALES.

Si nos damos cuenta nuestro calendario está regido por movimientos en el universo

Un año- Es el tiempo que toma a la tierra para girar alrededor del sol

Un mes- Es el tiempo que le toma a la luna en girar alrededor de la tierra

Un día- Es el tiempo que toma a la tierra para girar en su propio eje

¿Y la semana? La semana no tiene ningún movimiento en el universo, la semana es sencillamente instituido por Dios.

16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. Lucas 4: 16

La palabra costumbre, que Lucas utilizó, proviene de una palabra griega relacionada con hábitos constantes en el tiempo y también en la práctica. En otras palabras, Jesús asistía con regularidad a la sinagoga todos los sábados que podía. De hecho, esto es tan importante para que Lucas  en todo su Evangelio, menciona cuatro veces que Jesús asistió a la sinagoga en sábados diferentes

Además, Lucas identifica especialmente el sábado como el séptimo día de la semana 54 Y era día de la víspera de la Pascua; y estaba para rayar el sábado. 55Y las mujeres que con él habían venido de Galilea, siguieron también y vieron el sepulcro, y cómo fué puesto su cuerpo. 56Y vueltas, aparejaron drogas aromáticas y ungüentos; y reposaron el sábado, conforme al mandamiento. Lucas 23

1Y el primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las drogas aromáticas que habían aparejado, y algunas otras mujeres con ellas. Lucas 24

El hecho de que Jesucristo, durante su ministerio terrenal, observó el sábado junto con los judíos, testifica que el ciclo semanal no se había perdido desde que la Ley había sido dada en el Sinaí o, incluso, desde la creación. Su ejemplo como observador del sábado es un modelo para seguir por los cristianos, tanto en cuanto al día correcto como en la forma apropiada de guardarlo.

Las sinagogas Judías estaban abiertas todos los días y tenían tres servicios religiosos diarios, pero al que todos asistían era al de la tarde y al de la noche, a pesar que era obligación para un buen judío religioso asistir a los tres servicios.

Las sinagogas estaban repartidas por toda Judea, ó en los lugares donde vivían familias judías, las sinagogas no se originaron como una instrucción divina, como lo fue el templo; las sinagogas aparecieron por las exigencias de las personas, y el servicio primordial de las sinagogas era perpetuar el conocimiento de Moisés y de los profetas, se cree que las primeras sinagogas comenzaron a aparecer en los días de Esdras.

Los días que las sinagogas se llenaban más, eran los días sábados por ser el día de descanso, pero también los días lunes y jueves, que era los días de mercado. Los días Lunes y Jueves, era cuando la gente del campo venía a la ciudad y además en estos dos días se celebraban los días de las cortes y de los juicios. Las sinagogas siempre se construían en el lugar mas alto de la ciudad ó lo más cerca posible al lugar más alto de la ciudad. Sus formas era siempre rectangulares, y el extremo opuesto de la entrada, siempre tenía que estar apuntando a Jerusalén, ó sea que cuando las personas entraban, se sentaban , se paraban ó se arrodillaban, su rostro siempre estaba en dirección de Jerusalén.

El año Sabático era celebrado cada 7 años, en ese séptimo año, la tierra no se tenía que sembrar, ni cortar ningún fruto que la tierra produjera naturalmente, además se tenían que perdonar las deudas. Dios había prometido una cosecha especial durante el año sexto, además había prometido una bendición especial sobre los granos que se alzaran para sobrevivir el año séptimo. Dios había dicho que él los multiplicaría de tal manera que serían suficiente para alimentar a Israel durante los dos siguientes años, hasta que se cosechara de nuevo la tierra.

Este año séptimo era un año de descanso para el agricultor, para sus trabajadores ya sean libres, esclavos o extranjeros, era un descanso para los animales, y también era un descanso para la tierra.

El pueblo de Israel por casi 500 años desobedeció ésta orden directa de Dios. En esos 500 años la tierra tenía que haber descansado 70 años intercalada-mente.

Dios mandó a su siervo Nabucodonosor quien llevó cautivo a Israel, lo mantuvo cautivo por 70 años y así Dios hizo descansar la tierra, como él lo había ordenado.

Estos son los mandamientos que regulaban la observancia del reposo del Año Séptimo, esto ha sido tomado de los “613 MITZVOS” que los explicamos mas abajo.

  • Dejar que la tierra repose en el año sabático (Ex. 23:11; Lev. 25:2)
  • No cortar hasta lo último del fruto (Ex. 23:11; Lev. 25:2)
  • No recoger de la cosecha lo que quede en tierra en el año sabático (Lev. 25:4)
  • No podar los árboles en el año sabático (Lev. 25:4)
  • No cortar el fruto que nazca en el año sabático (Lev. 25:5)
  • No recoger el fruto de los árboles en el año sabático (Lev. 25:5)
  • Sonar el cuerno de carnero en el año sabático (Lev. 25:9)
  • Perdonar las deudas en el séptimo año (Deut. 15:2)
  • No exigir devolución de préstamos después que haya pasado el año sabático (Deut. 15:2)
  • No abstenerse de prestar al pobre por estar cerca el año sabático (Deut. 15:9)
  • Congregar al pueblo para oír la Ley al final del año sabático (Deut. 31:12)

El año del jubileo, era otra forma de descanso:

¿Qué era el “año del jubileo”? En el libro de Levíticos capítulo 25, encontramos las provisiones, reglas y estatutos para éste año muy especial llamado el año del jubileo. Esta ordenanza fue dada por Dios al pueblo de Israel, y tenía como propósito curar cuatro males que oprimían a Israel. Aún en nuestros días modernos algunos de estos cuatro males siguen oprimiendo a la mayoría de naciones del mundo, estos males eran y son: la esclavitud, las deudas, la pobreza crónica y el alienamiento ó despojamiento de las tierras de las gentes más pobres de la nación.

El año de jubileo era el sistema divino que tenía la intención de aliviar con anticipación estos males de la nación hebrea.

El año del jubileo se celebraba a cada cincuenta años; después de éste año todo hombre que era esclavo, tenía que quedar en libertad, cuando las personas quedaban libres, entonces la nación entera comenzaba un proceso nuevo, fresco y vivificante.

Los hombre venían a quedar esclavos por diferentes y variadas razones, entre ellas encontramos los que eran capturados en las guerras y también aquellos que se vendían a ellos mismos ó a sus hijos para cancelar deudas que ellos no podían cancelar.

También en el año del jubileo, las deudas eran perdonadas, habían muchos que acumulaban deudas que eran imposible poderlas pagar; en el año del jubileo éstas deudas tenían que ser perdonadas y canceladas por el acreedor.

La pobreza crónica afectaba a muchos en la nación, para ellos también había un chance de un nuevo comienzo, ya sea que su pobreza fuera la causa de una incapacidad física, de una enfermedad, cualquier vicio ó intemperancia que hubieran practicado, ó cualquier otra razón que lo hubiera conducido a la pobreza extrema y crónica, ellos también tenían una nueva oportunidad.

Este mismo año, también las propiedades que habían sido hipotecadas, alienadas ó quitadas a sus dueños, tenían que volver a sus dueños originales, ningún hombre ó familia podía partir de casa de su antiguo amo ó patrón, sin recuperar sus tierras ó propiedades.

Muchas veces nuestra cautividad del pecado no parece ser cautividad, estamos dormidos en placeres que los consideramos deleites, y no nos damos cuenta que nos están llevando y empujando al sepulcro día tras día.

Muchas veces somos esclavos de nuestro conocimiento, poder ó riquezas:

Somos esclavos de una mente que no puede descansar

Somos esclavos de las cosas que codiciamos tanto por que no las podemos tener

Somos esclavos de los miedos y temores que no podemos evadir, de las circunstancias que no podemos evitar

Somos esclavos de los sueños que no podemos concretar y de la felicidad que no podemos disfrutar.

Para todos los que sufrimos de éstas esclavitudes, Jesús nos dice: Este es “el año favorable del SEÑOR”; “Hoy es el día da la salvación”

Las leyes en la Biblia, que nosotros mas comúnmente conocemos y hablamos de ellas, son en primer lugar los diez mandamientos, también hablamos de la ley ceremonial, la ley civil y de la ley de salud; pero en realidad Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio encontramos que son un total de 35 leyes diferentes que Dios entregó a Moisés.

Esas leyes son:

1-Los Diez Mandamientos, 2-Dios, 3-Ley, 4-Señales y Símbolos, 5-Oraciones y Bendiciones, 6-Amor y Hermandad, 7-El Pobre y el Desafortunado, 8-El Trato a los Gentiles, 9-Matrimonio, Divorcio y Familia, 10-Relaciones Sexuales Prohibidas, 11-Descansos y Fiestas, 12-Leyes Dietéticas, 13-Prácticas de Negocios, 14-Empleados, Sirvientes y Esclavos, 15-Votos, Promesas y Juramentos, 16-El Año Sabático y el Año del Jubileo, 17-La Corte y el Proceso Judicial, 18-Daños y Perjuicios, 19-Propiedades y Derecho a la Propiedad, 20-Leyes Criminales, 21-Castigo y Restitución, 22-Profecías, 23-Idolatría, Idolatras y Prácticas Idólatras, 24-Agricultura y Ganadería, 25-Vestimentas, 26-Primogénitos, 27-Sacerdotes y Levitas, 28-Ofrendas, Diezmos e Impuestos, 29-El  Templo, El Santuario y los Objetos Sagrados, 30-Sacrificios y Ofrendas, 31-Rituales de Pureza e Impureza, 32-Leprosos y Lepra, 33-El rey, 34-Nazarenos y 35-Guerra.

La próxima vez que alguien le diga que la ley está abolida, pregúntele cual de las 35 leyes es la que está abolida. Posiblemente ellos están hablando de la ley 30 que es “Sacrificios y Ofrendas”, o posiblemente la ley 29 que es la ley de “El Templo, El Santuario y los Objetos Sagrados”, posiblemente la ley 33 que es una ley para el rey de la nación, o la ley 34 que es la ley de los nazarenos, o la ley 16 que es “El año sabático y el año del Jubileo”

Muchas de esas leyes no funcionan para el mundo gentil, pero aun siguen funcionando para los judíos, cuando usted lea los mandamientos de los libros de Moisés, se dará cuenta claramente cuales son los mandamientos abolidos o que no se usan mas, y cuales son los que siguen vigentes, donde el transgresor sigue siendo castigado tanto por Dios como por el hombre.

El mundo judío a estos 613 mandamientos, ellos le llaman “613 MITZVOS”

Hay eruditos judíos que encuentran mas de 613 mandamientos y hay otros que encuentran menos de 613 mandamientos, pero en un sentido general se reconoce y se sostiene ya por mas de 11 siglos, que son 613 mandamientos los que Dios dio a Moisés en los primeros cinco libros de la Biblia.

Hay que notar que muchos consideran el numero 613 como un número “GEMATRICO” Un número o cifra gemátrica es aquella que tiene mas de un significado. Un ejemplo es el 666, como número significa 666, pero gemátricamente hablando, también significa otra cosa.

Ellos dicen que el número 613 aparte de ser el número 613 literalmente hablando, también es un numero gemátrico ya que representa al número 10: 6 + 1 + 3 = 10

Ellos dicen que así como el 10 se puede encontrar en el 613, también los diez mandamientos se pueden encontrar en los 613 mandamientos y viceversa. En otras palabras para ellos los 613 mandamientos es una derivación de los 10 mandamientos, los cuales son la base y fundamento para cualquier otra ley que exista aquí en la tierra; ¡Muy interesante Pensamiento!

En estas leyes encontramos otros mandamientos que son de justicia social, es decir que Dios los dio para el bienestar del prójimo:

AMOR Y HERMANDAD

  1. Amar a los humanos que están bajo el pacto de la ley (Lev. 19:18)
  2. No atentar contra la vida del prójimo (Lev. 19:16)
  3. No engañar al prójimo (Lev. 25:17)
  4. No difamar (Lev. 19:16) (N)
  5. No guardar odio en el corazón (Lev. 19:17)
  6. No vengarse (Lev. 19:18)
  7. No guardar rencor (Lev. 19:18)
  8. No permitirás que tu hermano erre (Lev. 19:17)
  9. No maldecir al sordo, tampoco maldecir al que puede escuchar (Lev. 19:14)
  10. No poner tropiezo al ciego (Lev. 19:14)
  11. Corregir al pecador (Lev. 19:17)
  12. Ayudar a otro que trata de levantar su bestia caída (Ex. 23:5)
  13. Ayudar a otro a mover la carga de su bestia caída (Deut. 22:4)
  14. No dejar sin auxilio a la bestia que ha caído bajo su carga (Deut. 22:4)

EL POBRE Y EL DESAFORTUNADO

  1. No maltratar a la viuda ni al huérfano (Ex. 22:21) (N)
  2. No segar el terreno hasta las orillas (Lev. 19:9; Lev. 23:22)
  3. Dejar lo no segado para el pobre (Lev. 19:10)
  4. Al segar, no recoger las espigas que se caen (Lev. 19:9)
  5. Dejar las espigas que se caen para el pobre (Lev. 19:9)
  6. No coger de la viña el fruto defectuoso (Lev. 19:10)
  7. Dejar para el pobre el fruto defectuoso de la viña (Lev. 19:10; Deut. 24:21)
  8. No recoger las uvas que se han caído (Lev. 19:10)
  9. Dejar las uvas, solas, en el viñedo, para el pobre (Lev. 19:10)
  10. No volverse a recoger las ramas de olivas (Deut. 24:19)
  11. Dejar para el pobre las ramas que se quedaron (Deut. 24:19-20)
  12. No abstenerse de ayudar al hermano pobre dándole lo que necesita (Deut. 15:7)
  13. Hacer caridad según la capacidad de uno (Deut. 15:11)

EL TRATO A LOS GENTILES

  1. Amar al extranjero (Deut. 10:19)
  2. No engañar al extranjero (Ex. 22:20) (N)
  3. No explotar al extranjero en la compra y venta (Ex. 22:21)
  4. No contraer matrimonio con los paganos o gentiles (Deut. 7:3)
  5. Puede exigirse el pago al extranjero (Deut. 15:3)
  6. Al extranjero se le puede prestar con interés (Deut. 23:21)

PRÁCTICAS DE NEGOCIOS

  1. No actuar mal al comprar o vender (Lev. 25:14)
  2. No cobrar interés sobre préstamos a los israelitas (Lev. 25:37)
  3. No prestar con interés (Deut. 23:20)
  4. No participar de ninguna transacción usurera entre prestamista y el que presta (Ex. 22:24)
  5. No prestar con usura al pobre (Ex. 22:24)
  6. No demandarás del pobre el pago de la deuda si no puede pagar (Ex. 22:24)
  7. No tomar como prenda, utensilios necesarios en la cocina (Deut. 24:6)
  8. Al prestar no entres a casa del deudor para elegir qué pieza tomar por prenda (Deut. 24:10) (N)
  9. No retener la prenda si su dueño la necesita (Deut. 24:12) (N)
  10. Devolver la prenda a su dueño (Deut. 24:13)
  11. No tomar prenda de la viuda (Deut. 24:17)
  12. No cometer fraude en la medida (Lev. 19:35)
  13. Asegurar que el peso de la balanza sea correcto (Lev. 19:36)
  14. No poseer pesos y medidas falsos (Deut. 25:13-14)

EMPLEADOS, SIRVIENTES Y ESCLAVOS

  1. No demorar o retener el pago del trabajador (Lev. 19:13)
  2. Permitir al trabajador comer del producto que está cosechando (Deut. 23:25-26)
  3. El trabajador no podrá tomar más de lo que pueda comer (Deut. 23:25)
  4. El labrador no podrá comer del producto que no esté siendo cosechado (Deut. 23:26)
  5. Pagar al labrador el salario a su debido tiempo (Deut. 24:15)
  6. Tratar con el esclavo hebreo según la ley del esclavo (Ex. 21:2-6)
  7. No obligar al sirviente hebreo a hacer trabajos de esclavo (Lev. 25:39)
  8. No vender al sirviente hebreo como esclavo (Lev. 25:42)
  9. No tratar al sirviente hebreo con rigor (Lev. 25:43)
  10. No permitir que el pagano que ha comprado un sirviente hebreo lo trate con dureza (Lev. 25:53)
  11. No despedir con las manos vacías al sirviente cuando sea liberado de su servicio (Deut. 15:13)
  12. Regalarle al siervo hebreo generosamente cuando su obligación termine (Deut. 15:14)
  13. Redimir al siervo hebreo (Ex. 21:8)
  14. No vender a la sierva hebrea a otra persona (Ex. 21:8)
  15. Casarse con la sierva hebrea (Ex. 21:8-9)
  16. Retener para siempre al esclavo canaanita (Lev. 25:46)
  17. No entregar al esclavo, que ha huido a la tierra de Israel, a su dueño que vive fuera (Deut. 23:15-16)
  18. No oprimir al esclavo que busca refugio (Deut. 23:17)
  19. No poner bozal al buey cuando trilla, para no impedir comer mientras trabaja (Deut. 25:4)

VOTOS, PROMESAS Y JURAMENTOS

  1. El hombre debe cumplir lo que promete (Deut. 23:24) (N)
  2. No jurar innecesariamente (Ex. 20:7)
  3. No violar un juramento o jurar falsamente (Lev. 19:12)
  4. En caso de anular un voto, actual según manda la ley (Num. 30:2-17)
  5. No romper un voto (Num. 30:3)
  6. Jurar por el nombre de Dios (Deut. 10:20)
  7. No tardarse en cumplir votos, o en traer las ofrendas voluntarias prometidas (Deut. 23:22)

EL AÑO SABÁTICO Y EL AÑO DE JUBILEO

  1. Dejar que la tierra repose en el año sabático (Ex. 23:11; Lev. 25:2)
  2. No cortar hasta lo último del fruto (Ex. 23:11; Lev. 25:2)
  3. No recoger de la cosecha lo que quede en tierra en el año sabático (Lev. 25:4)
  4. No podar los árboles en el año sabático (Lev. 25:4)
  5. No cortar el fruto que nazca en el año sabático (Lev. 25:5)
  6. No recoger el fruto de los árboles en el año sabático (Lev. 25:5)
  7. Sonar el cuerno de carnero en el año sabático (Lev. 25:9)
  8. Perdonar las deudas en el séptimo año (Deut. 15:2)
  9. No exigir devolución de préstamos después que haya pasado el año sabático (Deut. 15:2)
  10. No abstenerse de prestar al pobre por estar cerca el año sabático (Deut. 15:9)
  11. Congregar al pueblo para oír la Ley al final del año sabático (Deut. 31:12)
  12. Contar los años del jubileo en ciclos de siete años (Lev. 25:8)
  13. Santificar el año del jubileo dejando que la tierra repose (Lev. 25:10)
  14. No cultivar la tierra ni hacer ningún trabajo en los árboles en el año del jubileo (Lev. 25:11)
  15. No recoger lo que nazca en el campo en el año del jubileo (Lev. 25:11)
  16. No cortar el fruto de los árboles en el año del jubileo (Lev. 25:11)
  17. La tierra debe ser redimida en el año del jubileo (Lev. 25:24)

LEYES CRIMINALES

  1. No matar personas inocentes (Ex. 20:13)
  2. No secuestrar a ninguna persona de Israel (Ex. 20:13)
  3. No robar usando violencia (Lev. 19:13)
  4. No defraudar (Lev. 19:13)
  5. No codiciar los bienes ajenos (Ex. 20:14)
  6. No desear los bienes ajenos (Deut. 5:18)
  7. No deleitarse con malos pensamientos y miradas (Num. 15:39)

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Bajo el sistema judío, se le enseñaba al pueblo a abrigar un espíritu de liberalidad, tanto en el sostén de la causa de Dios, como en la provisión de las necesidades de los pobres. En ocasiones especiales había ofrendas voluntarias. En ocasión de la cosecha y la vendimia, se consagraban como ofrenda para el Señor los primeros frutos del campo: el trigo, el vino y el aceite. Los rebuscos y las esquinas del campo se reservaban para los pobres. Las primicias de la lana cuando se trasquilaban las ovejas, y del grano cuando se trillaba el trigo, se apartaban para Dios. Así también se hacía con el primogénito de todos los animales. Se pagaba un rescate por el primogénito de toda familia humana. Los primeros frutos debían presentarse delante del Señor en el santuario, y se dedicaban al uso de los sacerdotes.

Por este sistema de benevolencia, el Señor trataba de enseñar a Israel que en todas las cosas él debía ser el primero. Así se les recordaba que él era el propietario de sus campos, sus rebaños y sus ganados; que era él quien enviaba la luz del sol y la lluvia que hacían crecer y madurar la sementera. Todas las cosas que ellos poseían eran de él. Ellos no eran sino sus mayordomos. No es propósito de Dios que los cristianos, cuyos privilegios exceden por mucho a los de la nación judía, den menos liberalmente que los judíos. “A cualquiera que fué dado mucho—declaró el Salvador,—mucho será vuelto a demandar de él” (Lucas 12:48) (Los hechos de los apóstoles, {HAp}, pp. 271, 272).

Cristo dijo que habrá siempre pobres entre nosotros; e identifica su interés con el de su pueblo afligido. El corazón de nuestro Redentor se compadece de los más pobres y humildes de sus hijos terrenales. Nos dice que son sus representantes en la tierra. Los colocó entre nosotros para despertar en nuestro corazón el amor que él siente hacia los afligidos y los oprimidos. Cristo acepta la misericordia y la benevolencia que se les muestre como si fuese manifestada para con él. Considera como dirigido contra él mismo cualquier acto de crueldad o de negligencia hacia ellos.

Si la ley dada por Dios en beneficio de los pobres se hubiera observado y ejecutado siempre, ¡cuán diferente sería el estado actual del mundo, espiritual y materialmente! El egoísmo y la vanidad no se manifestarían como ahora se manifiestan, sino que cada uno de los hombres respetaría benévolamente la felicidad y el bienestar de los demás, y no existiría la indigencia hoy tan generalizada en tantas tierras (Patriarcas y profetas, {PP}, pp. 576, 577).

No hay que ocultar a Cristo en el corazón y encerrarlo como un tesoro codiciado, sagrado y dulce, para ser disfrutado únicamente por el que lo posee. Debemos tener a Cristo en nuestro corazón como una fuente de agua que salta para vida eterna, que refresca a todos los que se ponen en contacto con nosotros. Debemos confesar a Cristo abiertamente y con valor, y demostrar en nuestro carácter su humildad, mansedumbre y amor, hasta que los hombres experimenten el encanto de la hermosura de la santidad. La mejor forma de preservar nuestra religión no es colocarla en una botella, como si fuera perfume, para que no se escape su fragancia (Consejos sobre la salud, {CSI}, p. 397).

20


Lunes 11 de julio // Lección 3_______________________

PREOCUPACIONES UNIVERSALES

Lee Génesis 2:1 al 3. ¿Qué nos indica acerca de la universalidad del sábado?

1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Si realmente observamos el sábado, no permaneceremos satisfechos solo con nuestro propio descanso (Éxo. 23:12), redención (Deut. 5:12-15) y, en última instancia, la restauración de la Tierra (Isa. 66:22, 23). En realidad, el sábado del séptimo día nos dice que Dios es el Creador y el Proveedor de descanso para todos los que viven sobre esta Tierra. La universalidad del reposo del sábado implica algo que es común a todos nosotros, ricos y pobres. La Paternidad universal de Dios significa igualdad y preocupación comunes entre los seres humanos.

Además, como vimos ayer, la preocupación por la justicia social se extiende de los sábados semanales a los años sabáticos y al año del jubileo. Los principios que están detrás de los tres sábados descritos en Levítico 23 y 25 se extienden también a todos los cristianos. El sábado semanal siempre señalará hacia atrás, a la Creación, así como también hacia adelante, a la Cruz y la Tierra Nueva. Fortalecerá nuestra relación con nuestro compasivo Creador y Salvador, y nos traerá más cerca de aquellos que amamos profundamente: personas que tienen grandes necesidades, que son pobres o están sufriendo.

Sin embargo, noten que, aunque el año sabático y el año del jubileo ilustran principios eternos, esto no significa que hoy hemos de observar literalmente estas fiestas. A diferencia del sábado semanal, que fue instituido durante la Creación en un mundo anterior a la Caída, los otros dos estaban entre los sábados ceremoniales que eran una “sombra de lo que” había de venir (Col. 2:16, 17): señalaban hacia adelante, al ministerio y el sacrificio de Jesús, y a la culminación con su muerte en la cruz. En cambio, estos sábados ceremoniales apuntan a un principio con respecto al modo en que debemos tratar a otros, especialmente a los necesitados. Como pueblo redimido, Israel tenía la obligación de ser una luz en el mundo, mostrando la misericordia de Dios hacia los demás sin discriminación. Con gratitud habían de representar el carácter de Dios a quienes no lo conocían.

Lee Amós 8:4 al 7. ¿Qué sucede aquí y cómo podemos asegurarnos de que, al tratar a otros, no seamos culpables de hacer lo mismo? ¿Qué importancia encuentras, además, dado el contexto, en las palabras: “No me olvidaré jamás de todas sus obras”?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

El día Lunes está explicado en el día Domingo, solo queremos recalcar que de los tres sábados para guardar, solo uno de ellos queda vigente el cual es el día Sábado semanal.

El año sabático y el año del jubileo, ya fueron abolidos, pero a pesar de su abolición, sacamos profundas y hermosas enseñanzas de estas dos ordenanza, en el tema del trato con nuestro prójimo. Es impresionante el gran cuidado que Dios tenía para los pobres, los menesterosos, los débiles, los huérfanos, las viudas, los ancianos, los animales y hasta con la misma tierra, para todos ellos Dios dejo mandamientos de las cosas que se necesitaban hacer para el bienestar de ellos.

A pesar que el año sabático y el año del jubileo, están abolidos, los tenemos como una muestra del cuidado y el amor de Dios para con los necesitados, y también los tenemos como un punto de referencia, como un manual de consultas para tomar decisiones correctas en nuestras vidas.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El sábado fue dado a la humanidad entera para conmemorar la obra de la creación. Después de colocar los fundamentos de la tierra, después de vestir al mundo entero con su manto de hermosura, y de crear todas las maravillas de la tierra y el mar, el gran Jehová instituyó el día sábado y lo santificó. Cuando cantaban juntas las estrellas del alba, y todos los hijos de Dios daban voces de júbilo, el sábado fue apartado como un monumento divino. Dios santificó y bendijo el día durante el cual reposó de toda su obra admirable. Y este sábado, santificado por Dios, debía guardarse como un pacto perpetuo. Era un monumento conmemorativo que debía perdurar durante todas las edades, hasta el fin de la historia terrenal. Dios rescató a los hebreos de su esclavitud egipcia, y les ordenó observar su sábado, y guardar la ley que había sido dada en el Edén. Realizó un milagro cada semana, con el fin de establecer en sus mentes el hecho de que al comienzo del mundo había instituido su sábado…

Hay quienes sostienen que el sábado fue dado únicamente para los judíos; pero Dios nunca dijo esto. Le confió su sábado a su pueblo Israel como un depósito sagrado; pero el mismo hecho de que eligiera el desierto de Sinaí, y no Palestina, para proclamar su ley, revela que su propósito era dársela a toda la humanidad. La ley de los Diez Mandamientos es tan antigua como la creación. Por lo tanto, la institución del sábado no tiene ninguna relación especial con los judíos, que no tenga con todos los demás seres creados. Dios ha hecho que la observancia del sábado sea obligatoria para todos los seres humanos. “El sábado—se dice claramente—fue hecho para el hombre”. Por lo tanto, que cada persona que se encuentra en peligro de ser engañada en este punto escuche la Palabra de Dios en vez de las aseveraciones humanas (Exaltad a Jesús, {EJ}, p. 47).

“Vosotros sois la luz del mundo.” Los judíos pensaban limitar los beneficios de la salvación a su propia nación; pero Cristo les demostró que la salvación es como la luz del sol. Pertenece a todo el mundo. La religión de la Biblia no se ha de limitar a lo contenido entre las tapas de un libro, ni entre las paredes de una iglesia. No ha de ser sacada a luz ocasionalmente para nuestro beneficio, y luego guardarse de nuevo cuidadosamente. Ha de santificar la vida diaria, manifestarse en toda transacción comercial y en todas nuestras relaciones sociales.

El verdadero carácter no se forma desde el exterior, para revestirse uno con él; irradia desde adentro. Si queremos conducir a otros por la senda de la justicia, los principios de la justicia deben ser engastados en nuestro propio corazón. Nuestra profesión de fe puede proclamar la teoría de la religión, pero es nuestra piedad práctica la que pone de relieve la palabra de verdad. La vida consecuente, la santa conversación, la integridad inquebrantable, el espíritu activo y benévolo, el ejemplo piadoso, tales son los medios por los cuales la luz es comunicada al mundo (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, pp. 272, 273).

21


Lección 3 // Martes 12 de julio______________________

UNA VOZ PROFÉTICA – I

“Abre tu boca por el mudo en el juicio de todos los desvalidos. Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende la causa del pobre y del menesteroso” (Prov. 31:8, 9). ¿De qué forma podemos obtener estos principios y aplicarlos hoy?

Hasta aquí, esta semana hemos notado que Dios quiere que su pueblo exprese sus propias características de misericordia y justicia como parte de su conducta ideal. Los profetas hebreos, a menudo, hablaban en favor de los necesitados, llamando al pueblo de Dios a que se arrepintiera por representar mal la preocupación divina por los marginados y los oprimidos. De hecho, Dios iguala la conducta redentora abnegada con la verdadera adoración.

Lee Isaías 1:13 al 17. ¿Qué enseña esta declaración sobre la definición divina de la adoración verdadera? ¿De qué manera podemos tomar lo que aquí se expresa, en este contexto inmediato, y aplicarlo a nosotros hoy? Es decir, ¿qué deben enseñarnos estos versículos ahora?

13 No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes. 14 Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas. 15 Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos. 16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; 17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.

Aunque, por supuesto, muchos de los profetas del Antiguo Testamento apuntaban a eventos futuros más allá de su propia vida, también se concentraron fuertemente en reformas espirituales y morales, y en el servicio abnegado en su presente. La voz profética de los siervos de Dios sonó más potente cuando el pueblo hacía esfuerzos extravagantes para adorar pero no reflejaba la compasión de Dios por los sufrientes que los rodeaban. Es imposible imaginarse un peor testigo que aquel que está tan ocupado “adorando” a Dios que no tiene tiempo para ayudar a los necesitados. ¿No será que quienes sirven al Señor ministrando a otros revelan una forma de “adorar”?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

“Abre tu boca por el mudo en el juicio de todos los desvalidos. Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende la causa del pobre y del menesteroso”

“Abre tu boca” no solo para aquel que naturalmente es mudo, sino para todo aquel que le cuesta defenderse, ya sea que no tenga la elocuencia para hacerlo, ó que no conozca las leyes, para aquellos que son tímidos, temerosos, miedosos, ó para todos aquellos que son intimidados por las majestuosidades de las cortes terrenales, por la grandeza de jueces y abogados; para los huérfanos y las viudas; a todas éstas personas que son débiles, se recomienda defenderlos, libremente, prontamente, valientemente e intrépidamente.

Hay muchos que son demasiados débiles para ayudar a sus prójimos, hay otros que son demasiados egoístas para compartir una ambición ó un sueño, pero el hombre fuerte y que también es bueno, el hombre de poder que tiene el espíritu de Dios, éste se va a regocijar en su poder, especialmente por que el poder que posee le ayudará a proteger y a defender a todos aquellos que se dirigen a la ruina, debido a la falta de una persona que les ayude.

Entre las personas que pueden ser ayudadas están:

1-Todos aquellos que sufren de privaciones físicas: por ejemplo, los ciegos, los sordos, los mudos.

2-Todos los que sufren ó carecen de cualidades mentales: los débiles mentales, los tímidos y reservados.

3-Todos aquellos que son demasiado pobres para pagar la ayuda que se necesita y que es tan esencial para proteger el derecho y conseguir la justicia.

4-Todos aquellos a quienes les ha venido desastres ó desgracias, y que al mismo tiempo están sufriendo de amenazas.

El hombre fuerte y bueno ayudará a todos aquellos que han sido acusados injustamente, será amigable con aquellos que son desafortunados y desolados, estará al lado de aquellos que no pueden reclamar sus propios derechos, será ojos para el ciego, y será voz para el mudo, hará que la viuda y el huérfano canten de gozo y alegría, hará que el que ha sido destituido sin causa vuelva al camino de la competencia y del honor.

Trabajar por éstas personas promoviendo la justicia, es un verdadero privilegio, es el gozo más profundo que un justo poderoso puede experimentar y la corona más brillante que el poder y la justicia puede lucir.

13No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes. 14Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas. 15Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos. 16Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; 17aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.

Dios no quiere una religión muerta en nuestra iglesia; una religión que es buena en sus demostraciones religiosas, que es excelente en su apariencia, pero que cuando llega el momento de ayudar a los necesitados, nos hacemos los disimulados. Una religión así, es condenada por Dios, una religión así es cansa-dora para Dios, es una abominación, y es muy gravosa para Dios. La invitación se nos hace a tener una religión práctica, una religión que actúa y auxilia, cuando se confronta con las necesidades del prójimo.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Nuestro prójimo es toda persona que necesita nuestra ayuda. Nuestro prójimo es toda alma que está herida y mallugada por el adversario. Nuestro prójimo es todo el que le pertenece a Dios.

Cualquiera que sufre es nuestro prójimo. Cualquier hijo e hija de Adán que se haya extraviado, entrampado por el enemigo de las almas, y se encuentre esclavizado por malos hábitos que agostan la virilidad de origen divino, es mi prójimo.

Nuestro prójimo no son solamente nuestros compañeros y amigos dilectos, ni los que pertenecen a nuestra iglesia, o piensan lo mismo que nosotros. Nuestro prójimo es toda la raza humana. Debemos hacer el bien a todas los hombres, y especialmente a los que pertenecen a la familia de la fe. Debemos exponer ante el mundo lo que significa cumplir la ley de Dios. Debemos amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Hoy Dios nos da la oportunidad de demostrar si amamos a nuestro prójimo. El que verdaderamente ama a Dios y a sus semejantes es el que revela misericordia hacia los pobres, enfermos, heridos y moribundos. Dios invita a todos los hombres a que emprendan esta obra que se ha descuidado, a fin de tratar de restaurar la imagen moral del Creador en la humanidad (Meditaciones matinales 1952, p. 239).

Jesús miró las inocentes víctimas de los sacrificios, y vió cómo los judíos habían convertido estas grandes convocaciones en escenas de derramamiento de sangre y crueldad. En lugar de sentir humilde arrepentimiento del pecado, habían multiplicado los sacrificios de animales, como si Dios pudiera ser honrado por un servicio que no nacía del corazón. Los sacerdotes y gobernantes habían endurecido sus corazones con el egoísmo y la avaricia. Habían convertido en medios de ganancia los mismos símbolos que señalaban al Cordero de Dios. Así se había destruído en gran medida a los ojos del pueblo la santidad del ritual de los sacrificios. Esto despertó la indignación de Jesús; él sabía que su sangre, que pronto había de ser derramada por los pecados del mundo, no sería más apreciada por los sacerdotes y ancianos que la sangre de los animales que ellos vertían constantemente (El Deseado de todas la gentes, {DTG}, pp. 540, 541).

La religión no ha de limitarse a las formas o ceremonias externas. La religión que proviene de Dios es la única que conducirá a Dios. A fin de servirle debidamente, debemos nacer del Espíritu divino. Esto purificará el corazón y renovará la mente, dándonos una nueva capacidad para conocer y amar a Dios. Nos inspirará una obediencia voluntaria a todos sus requerimientos. Tal es el verdadero culto. Es el fruto de la obra del Espíritu Santo. Por el Espíritu es formulada toda oración sincera, y una oración tal es aceptable para Dios. Siempre que un alma anhela a Dios, se manifiesta la obra del Espíritu, y Dios se revelará a esa alma. El busca adoradores tales. Espera para recibirlos y hacerlos sus hijos e hijas (El Deseado de todas la gentes, {DTG}, pp. 159, 160).

22


Miércoles 13 de julio // Lección 3____________________

UNA VOZ PROFÉTICA – II

Isaías 58 proporciona un mensaje profético especial de reprensión y esperanza para el pueblo de Dios del tiempo de Isaías, y también para nosotros hoy.

Después del anuncio de que está molesto con su pueblo (ver Isa. 58:1), ¿cuál es la descripción que hace Dios de aquellos a quienes se dirige? Lee Isa. 58:2.

Isaías 58:1

1 Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado.

Isaías 58:2

Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios.

Aunque no sabemos exactamente el “tono de voz” con el que se expresó Dios aquí, es claro que está condenando la muestra exterior de piedad y fe, porque él sabe cuán falso es todo. En otra versión, el versículo dice: “Porque día tras día me buscan, y desean conocer mis caminos, como si fueran una nación que practicara la justicia, como si no hubieran abandonado mis mandamientos […]” (Isa. 58:2, NVI).

Lee Isaías 58:3 al 14. ¿Qué otra cosa dice Dios a este pueblo acerca de lo que está mal en sus formas religiosas (en este caso, el ayuno)? ¿Cuál es el mayor problema aquí?

¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores. He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová?¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; 10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. 11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. 12 Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar. 13 Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, 14 entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado.

Nota algo crucial: muy a menudo, la adoración puede estar centrada en uno mismo; nuestras oraciones parecen decir: “Señor, haz esto y aquello para mí”. Por supuesto, hay momentos para buscar a Dios por nuestras propias necesidades. No obstante, lo que Dios está diciendo aquí es que la verdadera adoración incluirá llegar a los “hambrientos”, los “afligidos” y los “pobres”. Pero, lo asombroso es que este ministerio a otros bendice no solo a quienes reciben la ayuda, sino también a los que la dan. Lee lo que dicen los textos acerca de lo que sucede a quienes van hacia los necesitados y los ayudan. Al ministrar a otros, al dar a otros, obtenemos nosotros mismos una bendición. ¿Quién no ha experimentado, en algún momento y hasta cierto grado, la realidad de estas promesas de Dios? ¿Quién no ha vivido el gozo, la satisfacción y la esperanza que sienten aquellos que ayudan a los que no pueden ayudarse a sí mismos? Es difícil de imaginar una manera mejor de reflejar el carácter de Cristo al mundo.

Lee Hechos 20:35. ¿De qué manera has experimentado la realidad de estas palabras en tu propio ministerio a otros?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Miércoles y Jueves

Dios ordena a Isaías a denunciar a voz en cuello, la religión muerta que profesaban los judíos: 1 Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado.

El mismo mensaje de Isaías se aplica a nosotros también, la misma denuncia es contra nosotros y el mismo mensaje de arrepentimiento y esperanza también se aplica a nosotros.

Es verdad que nuestra iglesia se encuentran hermanos que son avaros, egoístas, descuidados, egocéntricos y despiadados, estos hermanos los podemos encontrar en todos los niveles de la iglesia, desde el mas humilde siervo hasta el mas alto dirigente de nuestra iglesia.

Pero en nuestros días modernos estamos enfrentando un problema mayor que eso, y esa es la escases de fondos económicos de parte de las iglesias locales, para auxiliar a una inmensa necesidad que encontramos día a día, tanto en el mundo, como también dentro de nuestra propia iglesia.

Dentro de nuestras iglesias hay una multitud de hermanos con necesidades reales que la iglesia le gustaría suplir, afuera de nuestras iglesias encontramos personas con necesidades de emergencia que nos gustaría ayudar completamente, pero no tenemos los fondos económicos para hacerlo.

Para estas necesidades las oraciones y las palabras bonitas de esperanzas que podemos colocar en la mente de un necesitado no son suficientes, el hambre tiene que ser tratada con alimentos, así mismo la enfermedad tiene que ser tratada con ayuda médica y medicina, y para esto se necesita dinero.

¿En que estamos fallando?; ¿Porqué nuestras iglesias locales no son capaces de suplir las necesidades básicas de los necesitados?; ¿porqué hay muchas veces que nuestras iglesias no son capaces ni de comprar una Biblia para poderla regalar? La respuesta la encontramos en la distribución de los diezmos y  las ofrendas.

Vamos a estudiar el plan divino para la distribución de los diezmos y de las ofrendas:

Dios dejó dos clases de trabajadores para atender su iglesia en Israel: Uno de ellos eran los sacerdotes y los otros eran los levitas.

Habían dos trabajos para hacer en el templo, uno de ellos era el trabajo del altar, es decir todo lo concerniente a los servicios religiosos o espirituales y el otro trabajo era el cuidado del templo. Esto lo encontramos en el libro de Número 18 que dice: 5Y tendréis el cuidado del santuario, y el cuidado del altar, para que no venga más la ira sobre los hijos de Israel.

Los Sacerdotes eran los encargados de todo el trabajo del altar y del santuario del templo, dicho en otras palabras los sacerdotes eran los que hacían el trabajo religioso y espiritual.

7Mas tú y tus hijos contigo guardaréis vuestro sacerdocio en todo lo relacionado con el altar, y del velo adentro, y ministraréis. Yo os he dado en don el servicio de vuestro sacerdocio; y el extraño que se acercare, morirá. Número 18

Por el otro lado el Levita tenía que hacer todo el trabajo del templo, el cuido, el mantenimiento, las reparaciones, la limpieza, el movimiento de los mobiliarios del templo, todo trabajo relacionado con el templo que no fuera lo espiritual, era trabajo del levita.

Dicho en otras palabras el trabajo del templo estaba dividido en dos: El trabajo espiritual y el trabajo físico, el trabajo espiritual era de los sacerdotes y el trabajo físico era de los levitas.

También los levitas eran los encargados de ayudar en los miles de sacrificios que el pueblo de Israel ofrecía a Dios

Luego ocuparon sus puestos, según les está asignado en la ley de Moisés, hombre de Dios. Los sacerdotes rociaban la sangre que les entregaban los levitas.

También el levita era el encargado de enseñar la ley, la ley era la porción de la Biblia que ya existía para esos días, es decir los primeros cinco libros de la Biblia. El levita iba al pueblo y enseñaba la Biblia, de la misma manera que los hermanos de nuestras iglesias andan dando estudios bíblicos.

Los hermanos laicos de nuestros días hacen exactamente el papel de los levitas del pueblo antiguo de Israel. Ellos hacen el trabajo duro de andar enseñando de casa en casa y el pastor solo hace el trabajo del altar, él viene a bautizar, así lo estipulo Dios.

Y como todo el pueblo lloraba al oír los términos de la ley, tanto el gobernador Nehemías como el maestro y sacerdote Esdras, y los levitas que explicaban la ley al pueblo, dijeron a todos que no se pusieran tristes ni lloraran, porque aquel día estaba dedicado al Señor, su Dios.

Hay que recalcar que el sacerdote era superior al levita y esto era por orden expresa de Dios, el levita era como un siervo del sacerdote, toda instrucción y orden que daba un sacerdote, era seguida al pie de la letra por un levita.

2Y a tus hermanos también, la tribu de Leví, la tribu de tu padre, haz que se acerquen a ti y se junten contigo, y te servirán; y tú y tus hijos contigo serviréis delante del tabernáculo del testimonio. 3Y guardarán lo que tú ordenes, y el cargo de todo el tabernáculo; mas no se acercarán a los utensilios santos ni al altar, para que no mueran ellos y vosotros. Números 18

Porque yo he tomado a vuestros hermanos, los levitas, de entre los hijos de Israel, dados a vosotros como un don de Jehová, para que sirvan en el ministerio del Tabernáculo de reunión. Números 18

En el versículo siguiente hay una ley donde Dios prohíbe mezclar los trabajos, el sacerdote no podía hacer el trabajo del levita, ni mucho menos el levita el trabajo del sacerdote:

Ellos estarán a tu servicio y al servicio de la tienda, pero no deberán acercarse a los utensilios del santuario ni al altar; de lo contrario, morirán ellos y ustedes también. Números 18

Por lo tanto si usted ve a un pastor que no toma la escoba, la pala o la brocha, no se escandalice por favor, ha sido el plan de Dios originalmente que no se mezclen los trabajos del sacerdote con el levita.

Ahora; los sacerdotes tenían que recibir su salario por su trabajo y los levita también tenían que recibir su salario por su trabajo; y ésta es la manera como Dios distribuyó los diezmos y las ofrendas para la manutención de estos dos cuerpos de trabajadores eclesiásticos:

21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión. Números 18

24Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. Números 18

En éstos dos textos de arriba, encontramos una verdad que golpea, una verdad que sacude nuestros fundamentos como iglesia, descubrimos que los diezmos no le pertenecen a los sacerdotes, sino a los levitas. En nuestros días modernos pudiéramos decir que  el diezmo no es para la conferencia, asociación o misión, sino  que el diezmo es para  la iglesia, para pagar al mundo laico, que son todos aquellos que hacen el trabajo duro de la iglesia.

 Si el diezmo se queda con el levita: ¿Entonces que es lo que le pertenece al Sacerdote como salario? De acuerdo al siguiente texto, al sacerdotes se le tenía que entregar la décima parte de los diezmo, es decir el diezmo del diezmo, o el 1% de los diezmos.

26«Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os he dado como vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos, como ofrenda mecida a Jehová, el diezmo de los diezmos… 28Así presentaréis también vuestra ofrenda a Jehová de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Israel; se la daréis al sacerdote Aarón como ofrenda reservada a Jehová. Números 18

Este es el mismo versículo en la Nueva Versión Internacional

26 «Diles a los levitas que cuando reciban de los israelitas esa décima parte de sus productos que yo les he dado como su propiedad, deberán reservar un décimo de ella para ofrecérmelo a mí… 28 Así, de esa décima parte que les dan los israelitas, los levitas apartarán su contribución al Señor y se la darán al sacerdote Aarón.

En nuestros días hacemos todo lo contrario, el sacerdote se lleva el 100% de los diezmos y deja las ofrendas al levita, y aun mas, hay ciertos países donde el sacerdote le quita una porción de las ofrendas al levita.

Ese es el problema serio de nuestra iglesia, que los fondos se van a las personas equivocadas. A los que no necesitan mucho dinero para sobrevivir, recibe fortunas increíbles, y a los que en verdad necesitan el dinero, por que son el centro, base, y fundamento de la predicación, solo les queda una pequeña cantidad de dinero, que no es suficiente para cubrir los gastos necesarios de la iglesia.

En el plan divino el diezmo es de la iglesia, o sea del laico de nuestros días, y el diezmo de ese diezmo se tendría que usar para pagar al sacerdote.

Jesús en ésta tierra entregó salvación y esperanza al mundo, pero al mismo tiempo entrego comida y sanación. Ese es la manera verdadera de predicar el evangelio. Nuestra predicación no es solo impartir “La Fe de Jesús” u otro estudio bíblico, sino también repartir la ropa, la comida y la salud.

Nosotros tenemos miles de ministros jóvenes, recién salidos de la universidad “sin empleo” o trabajando para otras cosas para la cual no estudiaron, y esto es por que  la iglesia Adventista del Séptimo Día “No tiene recursos para emplearlos”

Tenemos miles de pastores recargados con excesivo trabajo, mucho de ellos tiene a su cargo 4, 5 y hasta 15 iglesias, y esto es por que la Iglesia Adventista del Séptimo Día “No tiene los recursos” para aliviar su trabajo.

Nuestras iglesias locales sufren de pobrezas, no hay fondos para enviar a nuestros jóvenes a campamentos o a otras  actividades que son de mucho beneficios para ellos, y como consecuencia organizaciones como El Club de Conquistadores tienen que pedir la ayuda de la gente de afuera de la iglesia, por que no hay fondos en nuestras iglesias locales para ayudar a los jóvenes.

En los estados Unidos, hay muchas conferencias que de cada dólar recibido, invierten por los 60, 7o o 80 centavos para la educación y el resto de cada dolar lo reparten entre los otros departamentos, dejando solamente unos cuantos centavos de cada dólar para evangelismo. Nuestra Iglesia es una iglesia con fines religiosos y misioneros, no es una iglesia con fines educativos, no estamos en contra de la educación, pero nuestra prioridad es la predicación del evangelio.

Se rumora de grandes fortunas que se han perdido en la bolsa de valores, donde se han hecho negocios e inversiones que han resultado en pérdidas multe-millonarias de fondos que se pudieran haber invertido en la propagación del evangelio.  De una cosa tenemos que estar seguros, y es que la iglesia Adventista del Séptimo Día, hace grandes inversiones en la bolsa de valores; de nuevo, la iglesia no es una entidad financiera, sino una entidad religiosa-evangelizadora.

En el plan divino el diezmo es para el levita, y el diezmo del diezmo es para el sacerdote; si siguiéramos el plan divino, nuestras iglesias locales fueran ricas, tuvieran fondos para llevar grandes actividades misioneras, tuvieran muchos obreros bíblicos pagados para la predicación del evangelio, muchas iglesias tuvieran centros de salud completamente gratis, hubieran centros de educación y muchas mas escuelas, no tuviéramos tantos ministros desempleados, nuestros pastores concentraran y dedicaran todos sus esfuerzos al crecimiento de una sola iglesia, y sus sueldos serían mucho mas elevados de los que son ahora, y las iglesias tendrían la capacidad de no tener un solo pastor, sino que posiblemente dos o tres, y por lo consiguiente no fuéramos 17 millones de miembros, posiblemente fuéramos 300 millones de miembros alrededor del mundo .

Otra cosa importante que  descubrimos es que Dios dejo algo sumamente maravillo en su plan financiero para la iglesia, y es que el diezmo no era solamente para el levita. Cada tercer año, el diezmo de todo ese año se tenía que repartir entre los pobres.

28Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren. Deuteronomio 14

Este mandamiento maravilloso que dio Dios, tiene como fin varias cosas importantes, y entre ellas podemos mencionar:

1-Que las riquezas no sean almacenadas

2-Que no se vuelva rico cierto grupo o cierto sector de la iglesia

3-Que el fin de los diezmos y las ofrendas cumpla su objetivo de aliviar las necesidades del mundo

4-Que los pobres y los necesitados sean bendecidos con los diezmos que se le traen al Señor

Ya hablamos de los diezmos, ahora vamos a hablar de las ofrendas.

¿Para quién son las ofrendas?

3Y este será el derecho de los sacerdotes de parte del pueblo, de los que ofrecieren en sacrificio buey o cordero: darán al sacerdote la espaldilla, las quijadas y el cuajar. 4Las primicias de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas le darás; Deuteronomio 18

8Jehová dijo a Aarón: «Yo te he dado también el cuidado de mis ofrendas. Todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te las he dado a ti y a tus hijos en virtud de la unción, por estatuto perpetuo. Esto será tuyo de la ofrenda de las cosas santas, reservadas del fuego: todas las ofrendas que me han de presentar, todo presente suyo, toda expiación por su pecado y toda expiación por su culpa, será cosa muy santa para ti y para tus hijos. 10 En el santuario la comerás; todo varón comerá de ella. Cosa santa será para ti.

11»Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones y todas las ofrendas mecidas de los hijos de Israel; te las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas por estatuto perpetuo. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas. 12 De aceite, de mosto y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, para ti las he dado. 13 Las primicias de todas las cosas de su tierra, las cuales traerán a Jehová, serán tuyas. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas. 14 Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo.

15»Todo lo que abre matriz, de toda carne, tanto de hombres como de animales que se ofrecen a Jehová, será tuyo. Pero harás que se redima el primogénito del hombre y harás también redimir el primogénito de animal inmundo. 16De un mes de nacidos harás efectuar su rescate, conforme a tu estimación, por el precio de cinco siclos, conforme al siclo del santuario, que es de veinte geras. 17Pero no redimirás el primogénito de vaca, el primogénito de oveja y el primogénito de cabra: santificados son. Rociarás su sangre sobre el altar y quemarás su grasa, ofrenda quemada de olor grato a Jehová. 18Su carne será tuya; así como el pecho de la ofrenda mecida y la pierna derecha. 19Todas las ofrendas elevadas de las cosas santas que los hijos de Israel presenten a Jehová, las he dado para ti, tus hijos y tus hijas por estatuto perpetuo. Un pacto de sal perpetuo es éste delante de Jehová para ti y tu descendencia.» Números 18

Aquí Dios entrega las ofrendas a los sacerdotes, las ofrendas de animales como las ofrendas vegetales son de los sacerdotes, incluso el precio de rescate que se pagaba por todo primogénito ya sea humano o animal, era propiedad de los sacerdotes. (Todo primogénito le pertenecía a Dios; si era animal se ofrecía en sacrificio o se pagaba el precio del animal para preservarlo, excepto el primogénito de la vaca y de la cabra, ese primogénito se tenía que sacrificar; si era humano se entregaba al servicio de Dios tal como lo hizo Ana entregando a Samuel, o se pagaba el precio del rescate)

¿Se da cuenta que tenemos todo al revés? El diezmo se tiene que quedar en la iglesia, y la ofrenda se tiene que ir para la conferencia, asociación o misión.

Diciéndolo de una manera muy simple es así: La Iglesia se queda con el 9% de los diezmos y la conferencia se lleva el 1% de los diezmos y también se llevan todas las ofrendas de la iglesia.

Hay que recordar que habían ofrendas especiales dedicadas a la construcción de templos, esto sucedió en la construcción del santuario con Moisés, el templo de Salomón, el nuevo templo que construyó Esdras, y todas las remodelaciones y reparaciones que se hicieron al templo en diferentes ocasiones.

Hay muchas conferencias, asociaciones o misiones de nuestra iglesia que exigen un porcentaje de las ofrendas que las iglesias recogen, y ellos están completamente correctos, inclusive deberían de tomar el 100% de las ofrendas para ellos, ya que así lo estipuló Dios.

Pero hay que recalcar que ellos necesitan  dejar el 9 % del diezmo para las iglesias, y solo tomar un 1% de los diezmos, ya  que así también los estipuló Dios. Pero si ellos se llevan el diezmo total, mas un 20% de las ofrendas, eso va en contra de lo estipulado por Dios.

En estos textos que hemos leído se encuentra prácticamente toda la información acerca de la institución de los diezmos y de las ofrendas de parte de Dios. La Biblia habla bien escasamente de éste tema.

Hay otros lugares de la Biblia que habla de los diezmos y ofrendas, por ejemplo:

La Biblia habla que Abraham entregó sus diezmos al sacerdote Melquisedec, pero Pablo dice que quien recibió los diezmos fue Leví, aunque Leví no había nacido todavía. Todo eso apuntaba por medio de la fe, a la orden de Dios de entregar al mundo levita los diezmos de su pueblo: 9Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos;” Hebreos 7

Malaquías habla en contra de los que roban los diezmos y las ofrendas y hace una invitación para ser fiel con los diezmos, al mismo tiempo prometiendo una bendición para los que obedezcan.

En el tiempo de los apóstoles se habla de poner todas las riquezas de los miembros de Iglesia a los pies de los apóstoles y ellos repartían a cada quien según su necesidad, de esa manera la iglesia no estaba llena ni de ricos, ni de pobres, todos era iguales, no había entre ellos personas que estaban necesitadas.

32Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. 33Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. 34Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, 35y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad. Hechos 4

Y al final encontramos que Pablo siempre exhortaba a las iglesias gentiles a recoger una ofrenda dedicada para los miembros cristianos pobre de Jerusalén, después de esto casi es muy poco lo que la Biblia habla de las ofrendas y los diezmos.

¿Qué podemos hacer con respecto a éste serio problema que afrenta nuestra iglesia?

1-¿Pelear y hacer una revolución?: ¡NUNCA! El evangelio de Dios no crece, ni trabaja en medio de los pleitos, guerras, contiendas y divisiones. No podemos usar las herramientas del diablo, para hacer los delicados trabajos de Dios.

2-¿Orar para la solución de éste problema?: SI, solo Dios será capaz de cambiar un sistema que no está en armonía con lo que él dice.

3-¿Que puedo hacer yo?

Ore a Dios y Dios pondrá en su mente que es lo que usted necesita hacer. 

Nuestro trabajo aquí en Escuela Sabática para Maestro, no es convencerlo de que crea o deje de creer, ese trabajo lo hará el Espíritu Santo en usted, nuestro trabajo es mostrarle lo que la Biblia dice y nada mas, creyendo en la gran promesa que ha hecho Dios, que dice:

“¡CONOCERÉIS LA VERDAD Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES!”

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El Señor requiere que se realice un cambio de corazón, que haya buenas obras que broten de un corazón lleno de amor. Todos deben considerar con cuidado y oración los pasajes arriba citados [Isaías 58:1-11]…

Aquí se habla a un pueblo que hace una alta profesión de fe, que tiene costumbre de orar, y que se deleita en los ejercicios religiosos, pero al cual, sin embargo, le falta algo. Se da cuenta de que sus oraciones no reciben contestación; sus esfuerzos celosos y fervientes no son observados en el cielo, y pregunta con anhelo por qué el Señor no le responde. No es que haya negligencia de parte de Dios. La dificultad estriba en el pueblo mismo. Mientras profesa tener piedad, no lleva frutos para gloria de Dios; sus obras no son lo que debieran ser. Descuida sus deberes positivos. A menos que los cumpla, Dios no puede contestar sus oraciones para su gloria (Testimonios para la iglesia, {2TI}, t. 2, p. 133).

Nuestra misión es la misma que fue anunciada por Cristo al comienzo de su ministerio. “El Espíritu del Señor está sobre mí”, dijo él, “por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor” (Lucas 4:18, 19).

Hemos de llevar a cabo la obra que el Maestro ha puesto en nuestras manos. El dice: “…si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan”. “Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra”. “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas” (Isaías 58:10, 11; Deuteronomio 15:11; Mateo 7:12).

Nos veremos tentados a ser codiciosos y avaros, a cultivar un deseo insaciable de tener más. Si cedemos a esta tentación, nos acarreará los mismos peligros que cayeron sobre la antigua Jerusalén. No lograremos conocer a Dios ni representarlo por medio del carácter. Es preciso que nos vigilemos de cerca para que no caigamos por causa de la incredulidad, como los judíos. Hemos de trabajar abnegadamente (Testimonios para la iglesia, {8TI}, t. 8, p. 146).

23


Lección 3 // Jueves 14 de julio______________________

UNA FUERZA PARA EL BIEN

Conocer la verdad, por maravilloso que sea, no es suficiente. En Isaías 58, el pueblo de Dios era apasionado acerca de sus formas y prácticas religiosas, y no obstante era débil en aplicar su fe de una manera práctica. Como un eco del llamado de los profetas del Antiguo Testamento, Dios está llamando hoy a su iglesia a ser una fuerza para el bien, a demostrar la verdad acerca de su carácter.

Lee los siguientes textos. ¿De qué forma podemos, como iglesia local y como iglesia mundial, procurar realizar lo que Dios nos está llamando a hacer en esta área?

Salmos 82:3

Defended al débil y al huérfano; Haced justicia al afligido y al menesteroso.

Isaías 1:17

17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.

En una iglesia urbana de una gran ciudad, ubicada en una comunidad plagada por violencia armada, la clara voz profética de su pastor resonó durante un congreso de ministerio urbano en 2011. He aquí algunos extractos de su discurso: “¡Los cristianos deben detener la marcha de la muerte!” Refiriéndose a la historia bíblica de cuando Jesús detuvo una procesión fúnebre y resucitó al hijo de la viuda de Naín (Luc. 7:11-17), él explicó que la iglesia no podía quedarse tranquila mientras la violencia callejera aumentaba en su comunidad. Les preguntó a sus oyentes: “¿Somos sencillamente una iglesia que se levanta para dar discursos en sepelios? No se trata de preguntarle a Dios: ‘¿Por qué permites el sufrimiento?’ Es Dios quien nos dice: ‘¿Por qué ustedes permiten el sufrimiento?’ ”

Esta iglesia también es muy activa en el desarrollo comunitario. Durante siete años, el coro salía a las calles de su comunidad, y cantaba, repartía volantes y ofrecía los servicios de la iglesia a quienes tenían necesidades. A través de este contacto con su comunidad, la iglesia ayudó de muchas maneras y benefició grandemente a los necesitados. Por medio de numerosos y variados programas, la iglesia produjo una gran diferencia en su comunidad.

Esto es solo un ejemplo de las muchas formas en que nosotros, como iglesia, podemos ser una fuerza ministradora y sanadora en nuestras comunidades.

¿Qué puede hacer tu iglesia local para ayudar a los necesitados de tu comunidad?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Explicada junto con el día Miércoles.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El verdadero amor a Dios siempre se manifestará. No se lo puede ocultar. Los que guardan los mandamientos de Dios en verdad revelarán el mismo amor que Cristo reveló hacia su Padre y hacia sus prójimos. Aquel en cuyo corazón mora Cristo lo revelará en el carácter, en su obra en favor de los que constituyen la familia de la fe y en beneficio de aquellos que necesitan ser atraídos al conocimiento de la verdad. Mostrará siempre por medio de sus buenas obras el fruto de su fe, revelando a Cristo mediante obras de amor y actos de misericordia…

… Es por misericordia y amor que tenemos fuerzas para trabajar. El abre caminos para que podamos obtener riqueza terrenal, no para que el yo sea exaltado, no para que el tesoro obtenido sea acumulado, sino para que el nombre de Dios pueda ser glorificado, para que los necesitados puedan ser ayudados, para que la tesorería de Dios pueda ser provista con lo que El requiere en dones y ofrendas, a fin de que la obra de llevar la norma de la verdad a regiones más distantes no languidezca, sino que pueda avanzar hacia adelante y hacia arriba.

Sobre todos los que se han consagrado a Dios como colaboradores con El, descansa la responsabilidad de custodiar los intereses de su causa y de su obra. Deben vivir la verdad que pretenden creer. Deben mantener constantemente a Cristo delante de sí como su modelo, y mediante sus buenas obras deben hacer que fluya la alabanza de los corazones hambrientos y sedientos del Pan de Vida. No solamente deben ministrar la necesidad espiritual de aquellos a quienes están tratando de ganar para Cristo, sino que deben suplir también sus necesidades temporales. Esta obra de misericordia y amor se presenta constantemente, y cumpliéndola fielmente los siervos de Dios han de mostrar lo que la verdad ha hecho por ellos. Deben ser fieles mayordomos, no solamente de la verdad del Evangelio sino de todas las bendiciones que Dios les ha dado. No solamente deben hablar palabras de simpatía, sino que con sus obras deben mostrar la realidad de su bondad y amor (Alza tus ojos, {ATO}, p. 124).

El Señor ha comprometido su palabra para ayudarnos en cualquier esfuerzo que hagamos hacia la justicia. Somos débiles y desprovistos de sabiduría, pero Dios ha prometido: “Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5). Pero aprenda a ser concienzudo; si quiere perseverar en su servicio nunca se suelte de la mano de Dios, y será vencedor mediante la sangre del Cordero. Al realizar esta obra por sí solo usted ejerce una influencia sobre muchos otros con quienes se relaciona.

¡Cuán buenas son las palabras habladas a su debido tiempo! ¡Cuánta fuerza le dará una palabra de esperanza, valor y determinación—dicha oportunamente—a alguien que se siente inclinado a resbalar hacia hábitos desmoralizadores! El firme propósito que usted pueda tener en la práctica de buenos principios, ejercerá una influencia que conducirá a las almas en la dirección debida. No hay límite para el bien que pueda hacer (Exaltad a Jesús, {EJ}, p. 123).

24


Viernes 15 de julio // Lección 3______________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “La ley dada a Israel” y “Dios cuida de los pobres”, Patriarcas y profetas, pp. 310-324, 570-577.

Los conceptos de justicia y misericordia se ven a través de todo el Antiguo Testamento. Considera, por ejemplo, Deuteronomio 24:10 al 22. Nota las instrucciones específicas dadas en esos casos. Podemos ver, claramente, la preocupación divina por los pobres, los trabajadores, los que tienen deudas. Esta preocupación no está expresada meramente en lenguaje abstracto y elevado acerca del cuidado de los menos afortunados; en cambio, por lo menos aquí, también se expresa en instrucciones prácticas y concretas acerca de qué hacer y qué no hacer en circunstancias específicas, como el caso de un deudor o de un obrero pobre. Estos conceptos son demasiado importantes para dejarlos librados a la interpretación personal según la idea que cada uno tiene sobre la justicia y la benevolencia. Nota, además, la forma en que el Señor les recuerda el lugar en el que estuvieron una vez, cuando ciertamente se encontraban entre los menos afortunados. “Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto; por tanto, yo te mando que hagas esto” (Deut. 24:22). Como cristianos, debemos tener siempre presentes la gracia y el favor inmerecidos que Dios nos otorgó, no importa cuál sea nuestra situación financiera. De este modo necesitamos, por las riquezas y la abundancia de lo que tenemos en Cristo (Efe. 3:19; Col. 2:10), estar listos para servir y ayudar a quienes necesitan nuestro servicio y ayuda.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. ¿De qué manera la afirmación del cuarto Mandamiento, de que los siervos deben descansar los sábados, reafirma la idea de la igualdad de toda la humanidad ante Dios? Además, ¿debería esto ayudarnos a comprender, en general, de qué forma debemos tratar con justicia a quienes trabajan para nosotros o a aquellos que, hasta cierto punto, están bajo nuestro control? A su vez, ¿en qué sentido la universalidad de lo que Cristo hizo en la cruz revela aún más fuertemente la igualdad de todos los seres humanos ante Dios?
  2. “Cuando la mente de Cristo llega a ser nuestra mente, y sus obras nuestras obras, podremos ayudar como lo describe el profeta Isaías: ‘¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión […]?’ (Isa. 58:6). Determina qué necesitan los pobres y sufrientes; luego, con amor y ternura, ayúdalos a cobrar ánimo, y a tener esperanza y confianza, compartiendo con ellos las cosas buenas que Dios te ha dado”.−Elena de White, Pacific Union Recorder, 21 de julio de 1904. ¿Cómo hacemos esto? Es decir, ¿de qué manera compartimos lo que se nos ha dado en Cristo en una forma tangible que realmente ayude a los necesitados?

25


Escrito por: Tony García.
Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2015

11 pensamientos en “LECCIÓN 3 – JUSTICIA Y MISERICORDIA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO – I – PARA EL 16 DE JULIO DE 2016

  1. hermano Tony Garcia,quisiera agradecer a Dios por usted que le siga bendiciendo las lecciones de escuela sabática, llega como una bendición que bueno con toda la historia desde el pasado eso aumenta mi fe y me acerca mas a mi salvador Jesús,hermano oren por nuestros hermanos del planeta,bendicines

  2. Excelente, gracias mi estimado hermano.

  3. Apreciado hermano Tony, me gusta mucho el comentario de la lección que usted hace, cada semana yo lo utilizo para preparar mi clase de la Escuela Säbatica. Pero yo noto que cuando usted pone algo que no está revelado explícitamente hay problemas con algunas personas, y es normal porque hay muchas corrientes nuevas y las personas le teme a eso, yo utilizo lo recomendado por la Biblia “Examinadlo todo y retened lo bueno”. Pero si usted aclara bien que es su forma de ver las cosas en ese asunto del cual está tratando por lo que dice aquí o dice allá, evitaría mal entendidos, porque usted tiene derecho de tener sus propios criterios, los cuales deben de ser respetados, pero debe de estar claro que son sus criterios.
    Siga adelante, por lo demás todo es mágnifico. Dios lo siga usando….Bendiciones……

    • Estimada hermana Miriam, justo debajo de la foto del estudio de la lección, está especificado, lo que usted sugiere y dice así:

      07/09/2016
      3 comentarios
      LECCIÓN 3 – JUSTICIA Y MISERICORDIA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO – I – PARA EL 16 DE JULIO DE 2016

      7 Votos

      ** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCARGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **
      Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.

      “El Trabajo de la Misericordia” por David Tenier, 1645; Bélgica – Musée du Louvre, París, Francia
      Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo, esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente la descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com

      • Los pensamientos pertenecientes a “Escuela Sabática para Maestros” no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional o mundial. Este es el trabajo, esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer extra información a la Lección de Escuela Sabática, para que le sea de ayuda al maestro para poder entender y explicar de una manera mas clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversia-les, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de su ayuda o de su agrado, le pedimos por favor, que sencillamente la descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com

  4. Buen día hermano Tony. Muy agradecida por su ayuda y comentarios de la Escuela Sabática. Son muchas anotaciones que debo tomar para compartir con mis hermanos, por ejemplo el desglose que hizo de las diferentes leyes.
    La afirmación de que el año sabático y el jubileo fueron abolidos, pregunto: Lo abolió el hombre por no cumplirlo o porque en alguna parte de la Biblia o Espíritu de profecía lo dice. En mi poco conocimiento creo que si se cumpliera, la tierra no necesitaría de químicos para fortalecer la tierra para sembrar.
    Dios les bendiga con doble porción de su Espíritu

  5. Respeto su comentario pero no lo comparto

  6. Buenas noches mi hermano Tony. De antemano agradezco por su valiosa colaboración en compartir estos estudios ampliados de la Escuela Sabática. No es fácil realizarlo y mucho más tocar temas espinosos y tabú dentro de nuestra iglesia. No desmaye, siga aportando con estas ampliaciones y quien tiene deseos de profundizar en la palabra de Dios, precisamente en cualquier punto que sea tal vez “polémico” debe motivarme a Investigar y no colocar lo que me han dicho o me han “enseñado”.
    Adelante y ante declaraciones opuestas o anticristianas , dejelo en las manos de Dios. Recuerde que hay otros grupos de personas que tenemos sed de crecer en la fe, conocimiento, etc para beneficio en las diferentes áreas de nuestra vida , de las iglesias que militamosy poder compartir con otras personas del mensaje de salvación y pronto retorno de nuestro amado Jesús. Gracias. Bendiciones.

  7. Buenos días, con respecto al comentario de la lección del miércoles, cuando se refiere a los diezmos , siempre he pensado que los diezmos se deben quedar en la iglesia y diezmar el diezmo , así nuestros templos no serian tan descuidados y no tendríamos que estar pidiendo mucho a los miembros , por que si nos caracterizamos es por pedir , así supliríamos las nesecidades de nuestros miembros más pobres y los de afuera también y podríamos pagar a los laicos que hacen la obra en otros lugares ( campos , pueblos , barrios de difícil acceso ) ya que ellos aveces no tienen ni para el transporte . Gracias por sus comentarios Dios lo bendiga

  8. Feliz Sábado querido Hno Tony!
    Gracias a Dios x la inteligencia que nuestro Padre Dios le a dado y por compartirnos las lecciones de la escuela sabática. Estoy aprendiendo mucho. Y especialmente en esta semana aprendí algo que yo no sabía acerca de los diezmos y ofrendas. Alabado y glorificado sea nuestro Dios por ponerlo a Ud en este medio.
    Que nuestro Dios le siga bendiciendo y dando sabiduría, vida y buena salud en abundancia.
    Un abrazo fuerte y saludos desde California.

  9. muy buenos sus envios y sus comentatios, muchas gracias

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s