Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 11 – VIVIR FOR FE – PARA EL 14 DE MARZO DE 2015

Deja un comentario


Este es un estudio libre para toda persona que lo desee usar, compartir ó distribuir. Es una cortesía de SevenDay Radio y su servidor, Tony García. Cualquier pregunta ó comentario por favor escriba a tonygarcialopez@yahoo.com ó tglopez@sevendayradio.com. Este documento es subido a la red los días Domingos a las 6:00 de la mañana hora de Madrid, España; la media noche del día Sábado de la costa este de los Estados Unidos.

Toda información dada en éste documento es tomada de la vastedad de libros que la Iglesia Adventista del 7mo Día tiene disponible gratuitamente para el público en general, en Ingles y Español. A éste documento también se le agrega otras informaciones de otros libros, que también se encuentran disponible en el Internet para el uso del  público en general.

Aquí no le estamos presentando una nueva luz, nuestro trabajo es sencillamente recopilar información, y presentarla en un lenguaje sencillo y entendible,  para que se le haga mas fácil al maestro de Escuela Sabática comprender y prepararse mejor, para impartir la lección de Escuela Sabática.

 Deseamos compartir con ustedes los tópicos  de las lecciones de los próximos años.

4 trimestres por año

2015:  (2)”El Libro de Lucas” (3)”Misioneros” (4)”Jeremías”

2016:  (1)”La Gran Controversia” (2)”El libro de Mateo” (3)”El Papel de la Iglesia en la Comunidad” (4)”Job”

2017:  (1)”El Espíritu Santo y la Espiritualidad” (2)”1ra y 2da de Pedro” (3)”Unidad en Cristo” (4)”Asuntos de Justicia Social”

2018:   (1)”Mayordomía” (2)”Preparación para los Días Finales” (3)”El libro de los Hechos” (4)”El Libro de Apocalipsis”

2019: (1)”Esdras-Nehemías” (2)”El Libro de Daniel” (3)”Romanos” (4)”Como interpretar las escrituras”

Recordamos a los hermanos que ésta información está sujeta a cambios.


INVITAMOS A NUESTROS LECTORES A SUSCRIBIRSE A NUESTRO ESTUDIO SEMANAL. PARA HACERLO, POR FAVOR USAR LA BARRA QUE DICE “SEGUIR”; EL SISTEMA AUTOMÁTICO LE MANDARA EL ESTUDIO A SU DIRECCIÓN DE CORREO EN EL PRECISO MOMENTO EN QUE NOSOTROS PUBLIQUEMOS EL ESTUDIO SEMANAL.  SU INFORMACIÓN ES MANTENIDA 100% CONFIDENCIAL.


Gracias a todos los hermanos que toman el tiempo para escribirnos sus comentarios y agradecimientos. Es un hermoso gesto de parte de ustedes, y a nosotros nos causa mucha alegría y nos hace mucho bien, el poder leer de los beneficios de éste estudio. Gracias, mil gracias;  todo lo que hacemos lo hacemos para la honra y gloria de Dios y para el enriquecimiento de nuestras vidas espirituales.


 

Lección 11: Para el 14 de marzo de 2015

VIVIR POR FE

 Sábado 7 de marzo____________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Proverbios 28:4, 7, 9; Romanos 1:16, 17; Gálatas 3:24; Proverbios 28:5; 1 Juan 2:15-17; Proverbios 29:13.

PARA MEMORIZAR: 
“El temor del hombre pondrá lazo; mas el que confía en Jehová será exaltado” (Prov. 29:25).

Muchas voces nos llaman de muchas direcciones. ¿Cómo sabe la gente qué es lo bueno y qué es lo malo? La respuesta se encuentra en Dios y en su revelación escrita. Debemos aprender a depender de Dios y a obedecer su Ley. El resto seguirá de por sí.

Jesús nos dijo esto cuando afirmó: “Buscad primeramente el reino de Dios”, y luego todo será suplido (Mat. 6:33). Hemos de hacer nuestra primera prioridad el confiar en Dios y seguirlo; de otro modo, haremos que otra cosa sea esa prioridad; lo cual, sencilla y directamente, es idolatría. Y podemos aprender a confiar en Dios solo viviendo una vida de fe. El caminar del cristiano es precisamente esto, un caminar; tenemos que elegir hacer las cosas que Dios nos ha dicho que hagamos, y dejar con él las consecuencias.

Hay pocos que realmente aprecian y aprovechan el precioso privilegio de la oración. Deberíamos ir a Jesús y contarle todas nuestras necesidades. Podemos llevarle nuestras cargas y problemas, pequeños y grandes. Todo lo que pueda causarnos dificultades, deberíamos llevarlo al Señor en oración.

Perdemos muchas preciosas bendiciones al dejar de llevar nuestras necesidades, problemas y pesares a nuestro Salvador. Él es el admirable Consejero. Vela sobre su iglesia con intenso interés, y con un corazón lleno de tierna simpatía se impone de la hondura de nuestras necesidades. Pero nuestros caminos no son siempre sus caminos. El ve el resultado de cada acción y nos pide que confiemos con paciencia en su sabiduría, no en los supuestamente sabios planes de nuestra propia hechura.

No ceséis de orar. Si la respuesta se tarda, esperadla. Poned todos vuestros planes a los pies del Redentor. Asciendan vuestras oraciones importunas a Dios. Si es para la gloria de su nombre, oiréis las confortantes palabras: “Sea hecho conforme a tu palabra”.

No podemos cansar a Cristo con fervientes súplicas. No dependemos de Dios tanto como debiéramos. Dejemos sin pronunciar toda palabra de queja. Hablemos de fe y de ánimo mientras esperamos a Dios… Tened temor de la duda, para que no llegue a ser un hábito que destruya la fe El proceder del Padre celestial puede parecernos oscuro, misterioso e inexplicable, sin embargo debemos confiar en él.

Toda oración sincera que se eleva es mezclada con la eficacia de la sangre de Cristo. Si la respuesta tarda es porque Dios desea que mostremos una santa osadía en reclamar la palabra que él empeñó. Fiel es el que prometió. Nunca abandonará al alma que se entrega plenamente a él (En lugares celestiales, {ELC}, p. 74).

Dios no desea que quedemos abrumados de tristeza, con el corazón angustiado y quebrantado. Quiere que alcemos los ojos y veamos su rostro amante. El bendito Salvador está cerca de muchos cuyos ojos están tan llenos de lágrimas que no pueden percibirlo. Anhela estrechar nuestra mano; desea que lo miremos con fe sencilla y que le permitamos que nos guíe. Su corazón conoce nuestras pesadumbres, aflicciones y pruebas. Nos ha amado con un amor sempiterno y nos ha rodeado de misericordia. Podemos apoyar el corazón en El y meditar a todas horas en su bondad. El elevará el alma más allá de la tristeza y perplejidad cotidianas, hasta un reino de paz (Reflejemos a Jesús, {RJ}, p. 356).

75


Lección 11 // Domingo 8 de marzo_________________

GUARDAR LA LEY

De las trece veces que aparece la palabra toráh, “ley” o “enseñanza”, en el libro de Proverbios, cuatro están en Proverbios 28 (vers. 4, dos veces, 7 y 9). Aunque este uso en Proverbios se aplica normalmente a la “enseñanza” de los hombres sabios (Prov. 13:14), en la tradición israelita la palabra tiene una connotación espiritual y se refiere a la revelación divina, como lo atestigua el libro de Proverbios mismo (Prov. 29:18).

Lee Proverbios 28:4, 7 y 9. ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de la importancia de la Ley en nuestra manera de vivir?

Los que dejan la ley alaban a los impíos; Mas los que la guardan contenderán con ellos. El que guarda la ley es hijo prudente; Mas el que es compañero de glotones avergüenza a su padre. El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable. Proverbios 28

Lo que hizo que el pueblo de Israel fuera diferente de las otras naciones no era tanto su manera de pensar, o aun sus conceptos “espirituales” y teológicos abstractos. Era sus elecciones concretas en la vida, acerca de, entre otras cosas, la comida, el descanso, el ambiente natural y sus relaciones con sus vecinos y familias que los hacían “santos” o “puestos aparte” de todas las demás naciones. E idealmente, esas elecciones debían centrarse en los principios que se encuentran en la Ley.

Después de todo, los humanos no podemos ser sabios por nosotros mismos; no podemos siempre distinguir entre el bien y el mal (1 Rey. 3:9). Por eso, necesitamos la Ley divina para ayudarnos a adquirir discernimiento. En otras palabras, la adquisición de la sabiduría no depende de ejercicios intelectuales o espirituales; esencialmente, está relacionada con la obediencia a la Ley que reside fuera de nosotros mismos.

Por supuesto, esta Ley es la eterna Ley de Dios. Y seguirla es realmente un acto de fe. “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:16, 17).

¿Qué dificultades y problemas has evitado porque hiciste un compromiso de fe de guardar la Ley de Dios? ¿Cuán diferente hubiera sido tu vida si no la guardaras?

Los que dejan la ley alaban a los impíos; Mas los que la guardan contenderán con ellos.

Los que abandonan la ley de Dios, alaban al impío, por que a ellos les gusta el pecado y la iniquidad también, además les gusta contemplar cuando la influencia pecaminosa se extiende a los alrededores, y muchas veces se vuelven aguerridos enemigos de aquellos que están en favor de lo bueno y la santidad y que en muchas ocasiones les reprochan sus malos comportamientos.

En realidad las personas que no tienen la ley ó abandonan la ley, terminan automáticamente apoyando el lado del pecado.  A cada momento escuchamos las voces de los que no tienen a Dios, levantándose para apoyar algo que está abiertamente en contra de los principios de Dios. Estas personas lo hacen en forma verbal, lo hacen a través de cualquier forma de propaganda, manifestaciones públicas  ó por cualquier medio informativo que está disponible en nuestros días modernos.

Es fácil de comprender el porqué de éste comportamiento y es debido a dos razones: La primera, es que las personas que se alejan de la ley de Dios, están interesadas en destruir ó disminuir las normas de conducta ó patrones de la moral pública. Mientras más reduzcan las normas morales; la condenación y las críticas que reciben por sus propios actos malos, también serán menos; y también está la posibilidad de llegar a ser apreciados y estimados por sus logros obtenidos en esa parte de la sociedad que es liberal y desenfrenada.

La segunda razón y posiblemente la de más peso, es por la influencia segadora del pecado. “Los hombres malos no entienden el juicio” Vers 5  Estas es la mas temida consecuencia y el efecto más fatal que el pecado puede tener sobre el hombre; no entender el juicio de Dios. Al no entender el juicio de Dios, la conciencia del hombre se deprava, se pierde el sentido entre lo malo y lo bueno, y se termina aprobando por “buenas”, todas esas acciones que antes se odiaban y se denunciaban. Todo se contempla a través de una luz falsa, la verdad parece que es falsa, la sabiduría parece que es necedad, las acciones buenas parecen ser malas, guiando de ésta manera al fracaso y a la muerte espiritual  al hombre que optó por abandonar la ley de Dios.

Por el otro lado encontramos la función del justo ó el que guarda la ley. De acuerdo al versículo de éste día, una de las funciones del justo, es contender con el impío. Esto fue el trabajo de Noé, de Lot, de Elías, de Daniel, de Nehemías, de Juan el Bautista y de Pablo; y también ha sido el trabajo de todos aquellos que han tendido un corazón leal y verdadero al acto de guardar y mantener en alto los mandamientos de Dios en ésta tierra. “Contender” no es la más alta, ni la más noble y amena actividad que nos toque desempeñar, pero muchas veces es necesario hacerlo y en muchos casos es un noble y santo servicio.

El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable. Dios no solo aborrece las acciones de una persona que se aparta de la ley, Dios también aborrece la demostración de un acto religioso hipócrita, donde se está haciendo una demostración de ser bueno y santo, cuando en realidad no lo es. Toda persona que aparta su oído de la ley de Dios, tarde ó temprano caerá en aflicción ó problemas, cuando ese momento llegue, con toda seguridad doblará sus rodilla para orar a Dios, Dios no solo dejará de prestar atención al pedido de ésta persona, más que eso; despreciará y aborrecerá el pedido de oración,  de la misma manera que la persona ha despreciado la ley de Dios.  Se cumplirá el texto de Salmos 109: 7 que dice: Cuando sea juzgado, salga culpable; y su oración sea para pecado.
Todo lo contrario para el justo, por haber oído y haber guardado la ley de Dios, cuando llegue la aflicción y los problemas a su vida, doblará su rodilla y clamará a Dios, y será escuchado por un Dios justo y su oración nunca será despreciada.

Este pensamiento, tendría que estar en el fondo de nuestra mente y corazón, y nos tendría que ponernos a temblar; muchos de nosotros somos quebrantadores de la ley de Dios, muchas veces abierta y deliberadamente. Volvamos a Dios, para recibir perdón de nuestros pecados y transgresiones, y ponernos  a cuenta con Dios, antes que sea demasiado tarde. Tarde ó temprano la aflicción, la tristeza, la desgracia ó la enfermedad  tocará a nuestras vidas; y no habrá cosa más desesperante, que nuestro Padre Celestial se niegue a escucharnos y que menosprecie nuestras palabras de pedido de auxilio y socorro, en momentos que en verdad necesitamos de su ayuda.

Un pensamiento profundo y hermoso de Gregorio I: “Nuestros corazones nos critican, cuando elevamos nuestras oraciones sabiendo que nuestra mente está en oposición directa hacia  aquel que nos implora que guardemos sus preceptos. Nuestras oraciones se vuelven abominaciones y nos volvemos extraños a los favores de Dios, cuando tenemos un punto de partida para ponernos fuera del control de la ley de Dios. Las oferta que Dios nos propone es  un ” cristianismo práctico” junto con la “oración” y si esa es su oferta, tendríamos que pedirla y buscarla con todo nuestro corazón. El “cristianismo práctico” tiene que ser sostenido por la “oración”; y la oración tiene que ser sostenida por un “cristianismo práctico”

Las leyes que Dios dio antaño a su pueblo eran más sabias, mejores y más humanas que las de las naciones más civilizadas de la tierra. Las leyes de las naciones tienen las características de las debilidades y pasiones del corazón irregenerado, mientras que la ley de Dios lleva el sello divino.

Dice el salmista: “La ley de Jehová es perfecta”. ¡Cuán maravillosa en su sencillez, en lo fácil de comprender, y en su perfección es la ley de Jehová! Es tan breve que fácilmente se puede aprender de memoria cada precepto de ella, y no obstante tan abarcante que expresa toda la voluntad de Dios y tiene que ver no solamente con los actos externos, sino con los pensamientos y las intenciones, los deseos y las emociones del corazón. Las leyes humanas no pueden hacer esto. Sólo pueden referirse a los actos externos. Un hombre puede ser transgresor, y a pesar de eso, ocultar sus delitos de los ojos humanos; puede ser criminal, ladrón, asesino o adúltero, pero mientras no se lo descubra, la ley no lo puede condenar como culpable…

La ley de Dios es sencilla y fácil de comprender. Si los hijos de los hombres quisieran obedecer esta ley de la mejor manera posible, obtendrían fortaleza mental y capacidad de discernimiento para comprender aún más los propósitos y los planes de Dios. Y este progreso continuaría no solamente durante la vida actual, sino durante las edades eternas; porque no importa cuánto se avance en el conocimiento de la sabiduría y del poder de Dios, siempre hay una infinidad por delante que recorrer (Hijos e hijas de Dios {HHD}, p. 41).

Todo aquel que rehusa entregarse a Dios está bajo el dominio de otro poder. No es su propio dueño. Puede hablar de libertad, pero está en la más abyecta esclavitud. No le es dado ver la belleza de la verdad, porque su mente está bajo el dominio de Satanás. Mientras se lisonjea de estar siguiendo los dictados de su propio juicio, obedece la voluntad del príncipe de las tinieblas. Cristo vino a romper las cadenas de la esclavitud del pecado para el alma. “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.” “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús—se nos dice—me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.”…

La única condición bajo la cual es posible la libertad del hombre, es que éste llegue a ser uno con Cristo. “La verdad os libertará;” y Cristo es la verdad. El pecado puede triunfar solamente debilitando la mente y destruyendo la libertad del alma. La sujeción a Dios significa la rehabilitación de uno mismo, de la verdadera gloria y dignidad del hombre. La ley divina, a la cual somos inducidos a sujetarnos, es “la ley de libertad” (El Deseado de todas las gentes, {DTG}, pp. 431, 432).

Dios ama a sus criaturas con un amor a la vez tierno y fuerte. Ha establecido las leyes de la naturaleza; pero sus leyes no son exigencias arbitrarias. Cada: “No harás,” sea en la ley física o moral, contiene o implica una promesa. Si obedecemos, las bendiciones acompañarán a nuestros pasos; si desobedecemos, habrá como resultado peligro y desgracia. Las leyes de Dios están destinadas a acercar más a sus hijos a él. Los salvará del mal y los conducirá al bien, si quieren ser conducidos; pero nunca los obligará. No podemos discernir los planes de Dios, pero debemos confiar en él y mostrar nuestra fe por nuestras obras (Joyas de los testimonios, {2JT}, t. 2, pp. 144, 145).

76


Lunes 9 de marzo // Lección 11___________________

BUSCAD AL SEÑOR

Por importante que es para una vida de fe, la Ley (la Torá) no es en sí misma la fuente de vida; por el contrario, la Ley señala el pecado, y el pecado conduce a la muerte (ver Romanos 7:7-13). En cambio, lo que hace que la Torá sea efectiva es que proviene de Dios. Aparte de Dios, la Torá sería un credo legalista que no tiene nada que ver con sus intenciones originales. Una vida de obediencia a la Ley de Dios está relacionada con una vida con Dios. La Torá no reemplaza a Dios; es solo un maestro que (de acuerdo con la analogía de Pablo) conduce a los estudiantes a su maestro (Gálatas 3:24).

Lee Gálatas 3:24 en su contexto. ¿De qué modo la Ley señala a Jesús, para que podamos realmente ser “justificados por fe”?

24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Gálatas 3

El libro de Proverbios no es solo un libro de sabiduría; primero de todo es un libro acerca del Dios que ha revelado sabiduría. Buscar sabiduría obedeciendo la Ley nos acercará a Dios y a la salvación que él gratuitamente nos ofrece por fe en Jesús.

Lee Proverbios 28:5. ¿Cuál es la clave para que “entendamos todas las cosas”?

Los hombres malos no entienden el juicio; Mas los que buscan a Jehová entienden todas las cosas. Proverbios 28

La palabra “entender” se usa dos veces en el versículo 5, así como la palabra “ley” en el versículo 4. Los dos versículos están relacionados: guardar la Ley (vers. 4) y buscar a Dios (vers. 5) van juntos. El alcance de esta actividad, sin embargo, no es solo conocer y hacer lo que es recto (“justicia” [vers. 5]). Esta comprensión concierne a “todos”, sencillamente porque deriva del Dios de “todo”. Para el antiguo Israel, el conocimiento de todas las cosas no estaba separado de la experiencia religiosa. La fe estaba estrechamente vinculada con la inteligencia y la comprensión racional. Era inconcebible el tener fe sin pensar, o el pensar sin fe, porque Dios era el fundamento de ambos dominios.

¿Por qué sostener la fe en Dios es una posición racional? ¿Por qué es más ilógico e irracional rechazar a Dios que creer en él?

La mayoría de las iglesias cristianas creen y sostienen que Cristo en su venida a este mundo abolió la ley.

Pero realmente es todo lo contrario, Cristo no solamente guardo la ley, también afirmó la existencia de la ley, y lo mas grande es; que en vez de achicar la ley, hizo todo lo contrario, la agrandó mas.
Antes de la venida de Cristo, el quebrantamiento de un mandamiento requería una acción.
Con la venida de Cristo el quebrantamiento de un mandamiento sube de una acción al pensamiento.
Ahora el mandamiento es mas sensible, Cristo los agranda de tal manera que la persona es culpada de adulterio solamente con codiciar.
No se necesita el acto meramente, se necesita sólo el pensamiento para quebrantar el mandamiento.
Entonces ahora podemos preguntar a nuestros hermanos de otras denominaciones:
-¿Cómo nos pueden explicar que Cristo abolió la ley, cuando el hizo todo lo contrario al engrandecerla y al hacer el mandamiento mas sensitivo?
-¿Cómo nos pueden explicar que ahora Cristo declara que para pecar se necesita sólo el pensamiento? ¿Eso es abolir la ley?
-¿Cómo nos pueden explicar que Cristo dijo que cualquiera que violara los mandamientos ya sea por acción ó enseñanzas no entraría al reino de los cielos?
-¿Como nos pueden explicar que la ley está abolida cuando Cristo dijo que no venía a abolir la ley y los profetas?

Hay un texto bíblico que muchas veces lo citan nuestros hermanos que no guardan la ley y éste texto nos pone a pensar un poco:
Lucas 16
16-La ley y los profetas fueron hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es predicado, y todos se esfuerzan por entrara a el.

Este es un texto bíblico muy controversial con las demás religiones.
Al leerlo rápidamente llegamos a la conclusión de que la ley y los profetas están terminando con el ministerio de Juan el bautista;  como lo sugieren muchos teólogos de otras religiones.
Lo que el texto nos está tratando de decir es que hasta Juan estuvo el Antiguo Testamento, como la única guía para la salvación del hombre.
Hasta Juan los hombres habían tenido el Antiguo Testamento y los profetas como guía de salvación.
Pero a partir de Juan comienza una nueva etapa en la esfera divina.
Lo que los profetas habían anunciado por tanto tiempo, ya se ha cumplido con la venida de Cristo.
Todas las profecías escritas en el antiguo testamento llegaron al clímax de su realización con el aparecimiento de Jesús como el Mesías.
Y Juan, es el último profeta antes de la venida de Cristo encargado de predicar, anunciar, presentar y bautizar al Mesías.
Con la venida del evangelio no se está aboliendo el Antiguo Testamento, de ninguna manera, todo lo contrario el Antiguo Testamento se está reforzando, complementado y confirmando .
El evangelio ó el Nuevo Testamento no está eliminando el Antiguo Testamento, se está uniendo y así se está completando la palabra de Dios.

La clave en este texto es entender la palabra “Hasta”
Esta palabra no esta imponiendo un significado de culminación, clausura ó finalización.
Esta palabra esta exponiendo una etapa de tiempo, un lapso de tiempo , una etapa.

La palabra que se usa en el griego para la palabra española “HASTA” es  la palabra griega “MEJRI”

Para entender esto hay que estudiar otro texto bíblico que contenga la misma palabra “MEJRI” en griego; que la traducción en español es “HASTA”
Y ese texto lo encontramos en Romanos 5: 14
Y dice así:
14 No obstante, reinó la muerte desde Adán “MEJRI” (hasta) Moisés…
¿Quiere decir que la muerte termino en Moisés?
¿Desde Moisés para acá nadie muere? Si eso fuera verdad que después de Moisés nadie muere, entonces se puede aceptar que la ley terminó con Juan. Penosamente todos seguimos muriendo, de la misma manera que la ley sigue vigente.

En griego la palabra “MEJRI” no significa terminación.

Esta palabra significa una etapa de tiempo, que precede a otra mejor ó similar a la que ya pasó.
La luz del Nuevo Testamento no disminuye el valor del Antiguo Testamento; todo lo contrario el Nuevo Testamento necesita al Antiguo Testamento, para confirmar que todas las profecías predichas en el antiguo testamento se cumplieron y se están cumpliendo en el Nuevo Testamento.
Si Cristo hubiera invalidado la ley ó el Antiguo Testamento:
¿Cómo supiéramos que el Nuevo Testamento es verdadero?

Los hombres malos no entienden el juicio; Mas los que buscan a Jehová entienden todas las cosas.

El hombre malo no entiende lo que es el juicio, su concepción moral  está pervertida y casi nunca puede distinguir entre lo que es correcto ó incorrecto. Hay muchos hombres que se han entregado tanto a la inmoralidad, que se han hecho ciegos a todo lo que tenga relación con el  juicio divino. Esta fue la situación del rey Acab: “Pero ninguno fue como Acab, quien se vendió a hacer lo malo ante los ojos de Jehová…” 1 Reyes 21: 21  Los malos son expertos y conocen muy bien como hacer el mal, pero no tienen conocimiento para hacer el bien, desconocen la ley de Dios, no conocen las reglas del juicio, de justicia y equidad, lo pueden saber por haberlo escuchado, pero lo desconocen minuciosamente ó espiritualmente hablando.

No es así para los que buscan al Señor,  el texto dice que ellos entienden todas las cosas, Dios revela a sus mentes lo que es correcto e incorrecto en todas las circunstancias de la vida, aún en medio de las grandes dificultades; sus caracteres describen la santidad del Dios que constantemente están buscando; ordenan sus casas para seguir al Señor; buscan constantemente a Cristo, para obtener de él justicia, descanso, vida y salvación; logran entender todas las cosas que respecta a la caída del hombre, depravación, y el miserable estado del pecador, de la misma manera que logran entender el camino para volver al Redentor: “Mas vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.” 1 Juan 2: 20

Nuestro Redentor declara: “He aquí, he dado una puerta abierta delante de ti, la cual ninguno puede cerrar” (Apocalipsis 3:8). A través de esta puerta abierta que da al templo de Dios, vemos la ley real, depositada en el arca del testamento. A través de esta puerta abierta la luz brilla desde esa ley, santa, justa y buena, presentando al hombre la verdadera norma de justicia, para que no cometa error en la formación de un carácter que cumplirá los requerimientos de Dios. Esa ley condena el pecado, y debemos desecharlo. El orgullo y el egoísmo no pueden encontrar lugar en el carácter sin expulsar a Aquel que fué manso y humilde de corazón…

La ley de Dios dada en el Sinaí es una copia de la mente y la voluntad del Dios infinito. Los santos ángeles la reverencian como sagrada. Sus requisitos perfeccionarán el carácter cristiano y restaurarán al hombre, mediante Cristo, a la condición en que se encontraba antes de la caída. Los pecados prohibidos por la ley, nunca podrán encontrar lugar en el cielo.

Fué el amor de Dios al hombre lo que lo indujo a expresar su voluntad en los diez preceptos del Decálogo. … La ley envía a los hombres a Cristo, y Cristo les señala la ley (Nuestra elevada vocación, {NEV}, p. 140).

Las leyes de Dios se fundan en una inmutable rectitud, y han sido conformadas para promover la felicidad de los que las obedecen…

En la lección de fe que Cristo enseñó en el monte se revelan los principios de la verdadera religión. La religión conduce al hombre a una relación personal con Dios, pero no exclusivamente con él; porque los principios del cielo han de vivirse de manera que puedan ayudar y bendecir a la humanidad. Un verdadero hijo de Dios lo amará con todo su corazón, y amará a su prójimo como a sí mismo. Se interesará en sus semejantes. La verdadera religión es el resultado de la obra de la gracia en el corazón, que hace que la vida fluya en forma de buenas obras, como lo hace una fuente alimentada de corrientes vivas. La religión no consiste meramente de meditación y oración. La luz del cristiano se manifiesta en buenas obras, y así lo reconocen los demás. No habrá de divorciarse la religión de la vida de los negocios. Debe penetrar y santificar sus compromisos y empresas. Si un hombre está verdaderamente conectado con Dios y el cielo, el espíritu que mora en el cielo influirá en todas sus palabras y acciones. Glorificará a Dios en sus obras y conducirá a otros a honrarle (Dios nos cuida, {DNC}, p. 34).

Dios es omnipotente, omnisciente, inmutable. Siempre sigue un camino recto. Su ley es verdad—verdad inmutable, eterna. Sus preceptos están en consonancia con sus atributos. Pero Satanás los hace aparecer bajo una falsa luz. Al pervertirlos trata de dar a los seres humanos una impresión desfavorable del Dador de la ley. Mediante su rebelión ha tratado de hacer aparecer a Dios como un ser injusto y tiránico… Ha cegado los ojos de los hombres para que no puedan ver debajo de la superficie y discernir su verdadero propósito (En lugares celestiales, {ELC}, p. 146).

77


Lección 11 // Martes 10 de marzo__________________

PALABRAS A LOS RICOS

Lee 1 Juan 2:15 al 17. ¿Contra qué se nos advierte aquí, y cómo podemos protegernos del peligro del que hablan estos versículos?

15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. 1 Juan 2

Aunque la idea de lo que significa ser “rico” varía grandemente, el libro de Proverbios tiene algunas instrucciones sobre cómo llegar a ser “rico”, y luego cómo tratar con esas “riquezas”, una vez que las obtienes.

  1. No te enriquezcas a costa de los pobres (Prov. 28:8). Tu riqueza no se justifica, si la obtienes a expensas de los pobres. Como ya vimos, la Biblia habla en tono muy fuerte contra los que explotan a los pobres para su propia ganancia.
  2. Dar a los pobres (Prov. 28:27). En contraste con los “altivos de ánimo” (“ambiciosos”, NVI) en Proverbios 28:25, la persona que es generosa hacia los pobres será bendecida.
  3. Trabajar arduamente (Prov. 28:19). La riqueza no debe ser el resultado del robo o del azar, sino una recompensa por el trabajo arduo. Lo que se obtiene depende de la calidad de nuestra labor. Si llegamos a ser ricos, debería ser porque lo merecemos.
  4. No trates de ser rico rápidamente (Prov. 28:20, 22). Estos proverbios presentan dos escenarios potenciales: (1) cuando cerramos un ojo a una acción deshonesta y, como resultado, llegamos a ser cómplices en esa acción (Prov. 28:22); y (2) cuando estamos tan ansiosos de gozar de la riqueza de nuestros padres que les quitamos lo que necesitan ahora para vivir (Prov. 28:24). O, aún peor, aquellos que hacen esas cosas pueden justificarlas, en sus mentes, hasta convencerse de que sus acciones equivocadas no han sido malas. Por lo tanto, dicen: “No he pecado”.

El dinero es una fuerza muy poderosa en este mundo, y por eso la Biblia habla mucho de él. Si deseas dinero, como casi todos los demás, ¿cómo puedes asegurarte de no caer en la trampa de lo que Jesús llamó “el engaño de las riquezas” (Mar. 4:19)?

 

NO TE ENRIQUEZCAS CON LOS POBRES:

El que aumenta sus riquezas con usura y crecido interés, para el que se compadece de los pobres las aumenta. Proverbios 28: 8

El verdadero valor de las riquezas no es para aquel que las logra conseguir, sino para aquel que las logra disfrutar. Si alguien consigue riquezas enfermiza-mente; enfermiza-mente las va a gastar. Todas las riquezas que se han conseguido por la fuerza ó por fraudes, riquezas que se han conseguido por medios pecaminosos, oprimiendo al pobre, o por altos intereses cobrados, o por altos precios cobrados por un producto, regresarán a manos de un justo; un justo que es misericordioso con los pobres, esta fortuna no es para ser gastadas por él ó por su familia ó por sus descendientes, sino para que el justo haga buen uso de esa fortuna, repartiéndola a los pobres de acuerdo a la necesidad de ellos; todo esto gracias a la ley económica de gravitación y de justicia, que Dios ha impuesto en  el versículo 8.

Dar a los pobres:

El que da al pobre, no tendrá pobreza: Mas el que aparta sus ojos, tendrá muchas maldiciones. Proverbio 28: 27

Hay una promesa para el que es generoso, y también una sentencia para el que “aparta sus ojos” de los pobres. Dios de alguna manera compensará con ricas bendiciones a todo aquel que no desampara al pobre. No necesitamos ser ricos para hacer esto, necesitamos tener un buen corazón y el amor de Dios en nuestras vidas para socorrer a aquel que está en más malas condiciones que en las que nosotros nos encontramos. El que no tiene caridad, muchas veces aparta sus ojos para no contemplar la miseria que hay a su alrededor, ó en muchas ocasiones pretende no verla, de esa manera mantiene dormida su compasión para el necesitado. El que desampara al necesitado se encontrará con las maldiciones proferidas por aquellos que alguna vez en su vida no ayudó cuando estuvo en su potestad el poder hacerlo, encima de eso también tiene una retribución de parte de Dios por no haber obrado con misericordia con el necesitado: Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré…  Isaias 1: 15

 

Trabajar arduamente

El que labra su tierra, se saciará de pan; mas el que sigue a los ociosos, se hartará de pobreza. Proverbios 28: 19

Encontramos una verdad general,  el secreto de la abundancia lo encontramos en la industria, la empresa y el trabajo fuerte del hombre; el secreto de la pobreza lo encontramos en la ociosidad y en la indulgencia de los placeres. El que labra tierra, tendrá suficiente pan hasta saciarse y aún le sobrará para compartir de todo lo que ha logrado almacenar; más el que anda con ociosos, gasta tiempo con ellos, se llenará de la misma pobreza de los ociosos, más que eso les ganará a los ociosos en pobreza, pasará angustias, se  vestirá con andrajos y se privará del pan de cada día. Este texto nos está invitando a evitar personas ociosas: “el que anda en la miel algo se le pega” y “el que con lobos anda, a aullar aprende”

 

No trates de ser rico rápidamente

Tener suficiente dinero para comprar una casa bonita, para la educación de nuestros hijos, para el progreso del evangelio en ésta tierra, y para ayudar en las necesidades humanas, es algo muy bueno de pensar, de desear y de lograrlo. Todos nosotros enfrentamos el futuro, por lo tanto tenemos que hacer los planes necesarios para obtener nuestras metas y nuestro sueños. Para aquellos que ya lo consiguieron, tiene que haber gratitud para Dios, por su benevolencia y sus bendiciones. El problema consiste en el pensamiento de conseguir riquezas solo por el acto de quererlas poseer, y aquí es donde muchas personas caen en el pecado de la avaricia, entregan sus corazones y sacrifican lo mejor y lo más valioso que tienen en sus vidas, con tal de hacer sus sueños enfermizos una realidad.

El hombre de verdad (fiel) tendrá muchas bendiciones; mas el que se apresura a enriquecerse, no será sin culpa.
El hombre de mal ojo (avaro) se apresura a ser rico; y no sabe que le ha de venir pobreza.
Proverbios 28: 20-22

Encontramos  dos personas diferentes, con dos diferentes escalas de valores; el hombre de verdad tiene sus bases en las normas morales y el hombre avaro tiene sus bases en las normas del oro ó las riquezas. El dramaturgo griego Menander dijo: “nadie puede crecer en riquezas rápidamente y ser justo al mismo tiempo”

El hombre de verdad ó fiel, es primeramente verdadero a Dios y al evangelio que ha conocido, es verdadero a la religión ó sus convicciones, es un hombre verdadero a él mismo, es verdadero a su familia, es verdadero a sus amigos, es verdadero a su trabajo, y a sus promesas; cumple con sus contratos, cumple con todas sus obligaciones, es fiel a todo lo que otras personas le han confiado, es cuidadoso en todos los asuntos de la vida ya sean grandes ó pequeños, un hombre así, recibirá la gratitud y la alabanza de los hombres;  también la Biblia y Dios le aseguran las bendiciones del cielo. Un hombre fiel también es caritativo y beneficioso, canal de bendiciones del cielo, para repartir a los pobres de la tierra.

Lo contrario del hombre verdadero, tenemos al hombre avaro, está ansioso y tiene un incontrolable deseo de ser rico, persigue su meta y su sueño con todas sus fuerzas y deseos, trabaja día y noche, y a pesar que no use ningún método criminal ó en contra de la ley para obtener sus riquezas, a pesar que no le puede hacer mal a su prójimo en el proceso de obtener riquezas, aún no es inocente, debido a la gran ansiedad que hay en él, esa ansiedad es pecado y se llama avaricia. Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. 1 Timoteo 6: 9 Ahora si en el proceso de hacer riquezas usa métodos criminales e injustos, la situación está más complicada para él, no será inocente ni ante Dios ni ante los hombres.

Los cuidados, las riquezas, los placeres, todos son usados por Satanás en el juego de la vida para conquistar el alma humana. Se nos da la amonestación: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, mas es del mundo”. Aquel que lee el corazón de los hombres como un libro abierto dice: “Mirad por vosotros, que vuestros corazones no sean cargados de glotonería y embriaguez, y de los cuidados de esta vida”. Y el apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, escribe: “Los que quieren enriquecerse, caen en tentación y lazo, y en muchas codicias locas y dañosas, que hunden a los hombres en perdición y muerte. Porque el amor del dinero es la raíz de todos los males: el cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (Palabras de vida del Gran Maestro, {PVGM}, p. 36).

Muchos que profesan creer en la Palabra de Dios parecen no comprender el engañoso trabajo del enemigo. No se dan cuenta que el fin del tiempo está cerca. Pero Satanás lo sabe y, mientras los hombres duermen, él trabaja. Los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida dominan a hombres y mujeres… Egoísmo, corrupción y maldad de toda clase han tomado firme arraigo sobre los corazones. Muchos desdeñan la preciosa Palabra de Dios. Una novela o un libro de cuentos ocupan la atención y fascinan la mente. Lo que estimula la imaginación es ansiosamente devorado, mientras la Palabra de Dios es rechazada (En lugares celestiales, {ELC}, p. 309).

Malgastar el tiempo y despreciar nuestra inteligencia resulta pecaminoso. Perdemos todo momento que dedicamos a nuestros intereses egoístas. Si supiéramos apreciar cada momento y dedicarlo a cosas buenas, tendríamos tiempo para hacer todo lo que necesitamos hacer para nosotros mismos o para los demás. Al desembolsar dinero, al hacer uso del tiempo, de las fuerzas y oportunidades, mire todo cristiano a Dios y pídale que le dirija. “Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, demándela a Dios, el cual da a todos abundantemente, y no zahiere, y le será dada” (Santiago 1:5) (El ministerio de curación, {MC}, p. 159).

… Muchos están determinados a ser ricos; esta es su preocupación, y en su celo no ven valores eternos. Son cegados por Satanás y se convencen a sí mismos que es para un buen propósito que desean esta ganancia; constriñen sus conciencias, se engañan a ellos mismos, y constantemente codician las riquezas. Los tales se han apartado de la fe y se han traspasado con muchos dolores. Han sacrificado sus principios de elevada nobleza, han entregado su fe por riquezas, y, si no se frustran en su propósito, se desaniman en la felicidad que pensaron que las riquezas les traerían (Testimonios para la iglesia, {1TI}, t. 1, pp. 472, 473).

Cristo señala la forma como los que poseen riquezas y sin embargo no son ricos delante de Dios pueden obtener las riquezas verdaderas. Él ha dicho: “Vended lo que poseéis y dad limosna” (Lucas 12:33), y haceos tesoros en el cielo. El remedio que él propone es una transferencia de sus afectos a la herencia eterna. Al invertir sus recursos en la causa de Dios para ayudar en la salvación de las almas y aliviar a los necesitados, se enriquecen en buenas obras y atesoran “para sí buen fundamento para lo por venir” para “que echen mano de la vida eterna” (1 Timoteo 6:19). Esto resultará una inversión segura (Consejos sobre mayordomía cristiana, {CMC}, p. 157).

78


Miércoles 11 de marzo // Lección 11________________

MANUAL PARA LOS POBRES

Lee Proverbios 29:13. ¿Qué se analiza aquí?

13 El pobre y el usurero se encuentran; Jehová alumbra los ojos de ambos. Proverbios 29

Los pobres y los ricos son iguales (Prov. 29:13). La imagen de la luz que se usa en este proverbio pone el problema en la perspectiva de la creación. Tanto el rico como el pobre fueron creados por Dios (Prov. 22:2). Ambos gozan del don de la vida, y el sol brilla sobre ambos. Así como el rico ha sido advertido acerca de cómo tratar al pobre, el pobre ha de amar aun a sus opresores, que en algunos casos podrían ser los ricos (Mat. 5:44, 45).

¿Cuál es el mensaje de Proverbios 28:3?

El hombre pobre y robador de los pobres. Es como lluvia torrencial que deja sin pan.  Proverbios 28

El pobre tiene los mismos deberes que el rico (Prov. 28:3). La pobreza no debería ser una excusa para la maldad. El hecho de que pudiste haber sido oprimido no te da licencia para oprimir a otros. La parábola de Jesús del siervo no perdonador, que oprime a uno más pobre que él, muestra que esta reacción, aunque inesperada por parte del pobre (de quien podrías considerar que simpatizaría más con otros pobres), no es inusual (Mat. 18:22-35). En Proverbios 28:3, la imagen de la lluvia, que generalmente es una bendición, resulta en un torrente destructivo. Esta imagen ilustra la anormalidad de esa conducta y los chascos que produce.

¿Cuál es el mensaje de Proverbios 28:6?

Mejor es el pobre que camina en su integridad, Que el de perversos caminos y rico. Proverbios 28

Los justos pobres son mejores que los ricos impíos (Prov. 28:6). De acuerdo con la sabiduría tradicional, se supone que la persona justa no es pobre, ya que la pobreza, supuestamente, es el castigo justo de la pereza (Prov. 24:34). No obstante, la realidad de la vida es más compleja. El pobre puede ser una víctima de injusticias, o de circunstancias que están fuera de su control. Esto puede ocurrir a menudo. No obstante, la escala de valores defendida por el libro de Proverbios es clara y sin ambigüedades. La justicia es más importante que la riqueza, y el éxito no es un indicador infalible de la justicia.

¿Qué podemos hacer cuando somos tentados a comprometer nuestros valores para obtener ganancias materiales? ¿Cómo podemos protegernos de hacer algo como esto, siendo que es más fácil de realizar de lo que pensamos?

3

El hombre pobre y robador de los pobres. Es como lluvia torrencial que deja sin pan. No hay peor opresor para el hombre pobre, que otro hombre pobre. Muchas veces la opresión viene en secreto a través de una fraude, muchas veces la opresión viene de parte de una persona que ha sido pobre y en el presente es un rico, muchas veces la opresión viene para ver si se puede conseguir una compensación, muchas veces la opresión viene abierta y descaradamente y otras veces la opresión viene de una persona que ha conseguido un puesto de autoridad, que se olvida de donde viene, y en vez de tener misericordia del pobre, como él lo fue ó todavía lo sigue siendo, le impone mano dura y rígida, exprimiendo lo poquito que le queda al pobre.

La Biblia compara al hombre pobre y robador de los pobre, como una lluvia torrencial, que en vez de alimentar y fertilizar a la semilla, hierva ó planta y ayudarle a que crezca, lava la tierra de alrededor de la semilla, y también lava la misma semilla, destruyéndola y trayendo el hambre como consecuencia de ésta acción.

Este versículo está demostrando lo antinatural ó intolerable que es la opresión del pobre, por otro que también ha sido ó sigue siendo pobre, y lo está comparando con el proceso antinatural de destrucción que tiene el agua, que en vez de  ayudar y hacer fructificar las plantas, está trayendo destrucción y muerte.

En muchos países, las oficinas del gobierno se les entrega a personas que están en grandes necesidades ó simplemente son persona pobres, cuando ésto pasa, estos hombres usan de su poder para ayudarse a ellos mismos, oprimiendo a los pobres de su nación. Pero ésta opresión abarca más que ésto, también incluye a los empleadores que están en necesidades económicas, y para ayudarse, exprimen a los trabajadores más pobres con sueldos miserables y retención de salarios, para ellos poder salir adelante con sus necesidades y prioridades en sus vidas.

La opresión de los pobres también incluye a todos esos dictadores que están en el poder gubernamental  y usan su posición y su poderío para mantener a los pobres bajo opresión. Los revolucionistas pobres, que logran llegar al poder son los más difíciles de soportar, son los más rapaces e inicuos.

También se encuentra en éste grupo el contratista que está hambriento; muchas veces toma trabajos dando el precio más bajo que puede ofrecer, y asegura su ganancia consiguiendo trabajadores más hambrientos y más débiles que él mismo, para hacer dicho trabajo, pagándoles el salario más degradante que pueda existir : “salario para aguantar hambre”

El pobre y el usurero se encuentran; Jehová alumbra los ojos de ambos.

El pobre y el usurero se necesitan el uno al otro, se buscan,  se encuentran y conversan. El pobre necesita de ayuda económica y el usurero necesita hacer sus negocios. Interesante-mente Dios alumbra los ojos de ambos,: “para que seáis hijos de vuestro Padre que está en el cielo; porque Él hace que su sol salga sobre malos y buenos; y envía lluvia sobre justos e injustos.” Mateo 5: 45;  Dios también alumbra la mente de los dos, con la luz de la razón.

Tanto la luz natural, que significa vida, lo mismo la lluvia que es símbolo de vida y bendición para humanidad, ó la luz de la mente, que hace razonar al hombre; Dios la entrega a los dos sin ninguna discriminación; se las entrega indiferentemente; y es una invitación para que los dos aprendan del amor y de la benevolencia de Dios para con el humano, es una invitación para que comprendan que Dios es un Dios que cuida de todos sus hijos, y hace caer sus bendiciones sobre todos de igual manera, para que comprendan que Dios desea que se lleven bien y hagan todos sus negocios de una manera decente y honestamente llegando a un convenio justo para los dos, también es  una invitación para que ellos hagan el bien el uno al otro; el usurero dejando de cobrar esas injusticias de intereses que hunde más en la miseria y que también aflige al pobre,  y el pobre siendo honrado y honesto en devolver lo más pronto posible lo prestado.
Hay esperanzas para los dos, tanto para el pobre como para el usurero, Dios los ama a los dos, Dios es el Creador y Sustentador de los dos, Dios también ha llamado a su ministerio publicanos, cobradores de impuestos y extorsionistas como lo fueron Mateo y Zaqueo.

Los pobres fieles y confiados se hacen ricos delante de Dios utilizando juiciosamente lo poco que poseen para bendecir a otros. Sienten que tienen obligaciones hacia su prójimo que no pueden descartar si quieren obedecer el mandamiento de Dios: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Consideran la salvación de sus semejantes de más importancia que todo el oro y la plata contenidos en el mundo (Consejos sobre mayordomía cristiana, {CMC}, p. 157).

Vi que los que no tienen propiedades, pero poseen fuerza física, son responsables delante de Dios por su fuerza. Deberían ser diligentes en los negocios y tener un espíritu ferviente; no deberían dejar que los que tienen recursos realicen todo el sacrificio. Vi que ellos también pueden sacrificarse, y que es su deber hacerlo así, lo mismo que los que tienen posesiones. Pero con frecuencia los que carecen de bienes no comprenden que pueden negarse a sí mismos en muchas formas, que pueden gastar menos en sus cuerpos, y para complacer sus gustos y apetitos, y encontrar más a fin de ahorrar para la causa, y en esta forma hacerse tesoros en el cielo.

Los que poseen fuerza física deben emplearla en el servicio de Dios. Deben trabajar con sus manos y ganar dinero para utilizarlo en la causa de Dios. Los que pueden trabajar deben hacerlo fielmente, y aprovechar las oportunidades de ayudar a los que no pueden conseguir trabajo (Consejos sobre mayordomía cristiana, {CMC}, pp. 127, 128).

Hace unos años algunos hermanos de los más pobres estaban en peligro de perder sus almas por impresiones equivocadas. Satanás los tentaba por todas partes respecto a los ricos. Estos pobres hermanos estaban constantemente esperando ser favorecidos, cuando era su deber poner su esperanza en sus propias energías; y si hubieran sido favorecidos, habría sido lo peor que se habría hecho por ellos. Por todas las filas de los observadores del sábado, Satanás estaba buscando derribar la clase pobre por medio de sus tentaciones. Algunos faltos de juicio y sabiduría han seguido sus propias inclinaciones, no dispuestos a buscar consejo y a seguirlo. Algunos han tenido que sufrir por sus miserables cálculos, y no obstante, estas mismas personas estaban propensas a creer que sus hermanos dueños de propiedades tenían el deber de ayudarles…

Algunos que profesan creer la verdad carecen de discernimiento y no logran apreciar el valor moral. Las personas que hacen alarde de su fidelidad a la causa y hablan como que piensan que saben todo lo que es de valor conocer, no son humildes de corazón. Pueden poseer dinero y propiedades, y esto es suficiente para darles influencia sobre otros; pero esto no les dará ni un ápice de ventaja delante de Dios. El dinero tiene dominio y ejerce una poderosa influencia. La excelencia de carácter y el valor moral son a menudo pasados por alto si los poseen personas de escasos recursos. Pero, ¿está Dios preocupado por dinero o posesiones?… No hace acepción de personas (Testimonios para la iglesia, {1TI}, t. 1, pp. 467, 468).

79


Lección 11 // Jueves 12 de marzo__________________

AMAR LA VERDAD

De todas las cosas que podríamos enseñar a nuestros hijos, a nuestros estudiantes o a cualquiera que está listo para aprender de nosotros, tal vez la lección más importante podemos encontrarla aquí, cuando Pablo, que escribe a los perdidos, dice que “no recibieron el amor de la verdad” (2 Tesalonicenses. 2:10). Por supuesto, como Jesús es la Verdad, enseñar a otros a amar la verdad es enseñarles a amar a Jesús, ¿y qué otra cosa resulta más importante?

“Cualquier ramo de investigación que emprendamos con el sincero propósito de llegar a la verdad, nos pone en contacto con la Inteligencia poderosa e invisible que obra en todas las cosas y por medio de ellas. La mente del hombre se pone en comunión con la mente de Dios; lo finito, con lo infinito. El efecto que tiene esta comunión sobre el cuerpo, la mente y el alma sobrepuja toda estimación” (Ed 14).

Lee Proverbios 29:15 (ver también Prov. 29:19). ¿Qué principio importante ves aquí, no solo en la educación sino en la vida, en general?

15 La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre. Proverbios 29

19 El siervo no se corrige con palabras; Porque entiende, mas no hace caso. Proverbios 29

Aunque nuestro ejemplo es importante –especialmente frente a aquellos que no podemos reprender o castigar−, en algunos casos hace falta más que eso. Esto es especialmente cierto con nuestros hijos. A veces, los niños necesitan ser castigados a fin de corregirlos.

Nuestras naturalezas son caídas y corruptas, y esto incluye aun a esos seres pequeños y cariñosos a quienes amamos, nuestros hijos. No les hacemos ningún favor a nuestros hijos o a nosotros mismos si les dejamos hacer lo que quieran. Los hijos, en realidad, no solo necesitan disciplina: la desean. Necesitan saber que existen límites, y que ellos necesitan mantenerse dentro de ellos. Una madre que cree que tiene que respetar la libertad de su hijo y le deja hacer lo que quiera sin decirle nunca “No”, en última instancia acarreará “vergüenza” para ella (Prov. 29:15); y, sin duda, tristeza a los hijos, si no ahora, ciertamente cuando los niños lleguen a ser adultos.

¿Cuáles son algunas de las lecciones que aprendiste como niño que han perdurado hasta que llegaste a la adultez? ¿Cómo te ayudó ese conocimiento para hacer que tu vida sea mejor?

15 La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre.

La corrección y la instrucción van de la mano en la conducción de un niño, el uso de la vara tiene que ver con el castigo corporal, y la corrección tiene que ver con la disciplina aplicada con las palabras cuando el muchacho comete algún error.

La Biblia dice que el niño que es abandonado a hacer su voluntad y placer, avergonzará a su madre, ¡y también a su padre!; pero la Biblia en éste texto menciona solo a la madre, posiblemente por que ella es la más culpable en la mal crianza de un hijo, debido que en muchas ocasiones no logra entender la diferencia entre el amor y la alcahuete-ría y casi siempre por sus indulgencia es la más culpable en las desgracias y crímenes que comete un hijo; además el niño aprende a aprovecharse de la debilidad de su madre y de la ternura de su naturaleza.

Educar a los niños es una gran tarea que se les ha encomendado a los padres y hasta cierto grado también a los educadores, la razón principal es prepararlos para la vida eterna. Otras razones pudieran ser; tener una vida mejor y más placentera en éste mundo, mantenerlos fuera de problemas, mantenerlos dentro de la iglesia y que también sean fuente de bendición. No tenemos que olvidar que cuando educamos a los niños, estamos transmitiendo a ellos, mucha sabiduría y conocimiento adquiridos a través de muchos años de experiencia; conocimiento y sabiduría que no queremos llevarlo a la tumba, sin antes transmitirlo a las nuevas generaciones. Esta es una de las mejores y mas eficaces formas de mantener y preservar la sabiduría y conocimiento que los humanos hemos adquirido por cientos y miles de años de existencia en éste planeta.

Una de las esperanzas que tenemos cuando instruimos a un niño, es que cuando sea grande no se aparte del camino de Dios. Muchos se han apartado del camino de Dios en el cual fueron instruidos, Salomón también lo hizo. Pero la instrucción dada en la niñez ayudará al descarriado a encontrar de nuevo la senda que abandonó, al menos deja en los padres la satisfacción que ellos cumplieron con su tarea de instruirlos de la mejor manera que ellos lo pudieron y supieron hacer.

¿Qué es instruir al niño ?

-Cuidarlo con esmero y dulzura en su frágil edad
-Acostumbrarlo a su temprana edad a la obediencia y la sumisión
-Inspirarlo con un amor predominante hacia la verdad, la sinceridad y la franqueza
-Entrenarlos a que tengan diligencia, esmero y dedicación en las cosas que emprenden
-Guiarlos cuidadosamente a la humildad y a la modestia
-Enseñarles a que tengan afectos sinceros y un buen corazón hacia todas las personas, no importando su color, origen, religión, estado social y económico.
-Entrenarlos a ser pacientes en el sufrimiento, fuertes en las desgracias, y que se comporten pacíficamente en cualquier situación apremiante.
-Enseñarles del papel fundamental de la religión en nuestras vidas
-Enseñarles de Dios, de su amor, de su misericordia y de su perdón para con el pecador.
 
Nosotros fallamos demasiado en la instrucción de los niños debido a nuestra ignorancia. Hay un grupo de padres en la iglesia, especialmente los hombres, que tienen un concepto totalmente equivocado en cuanto a la instrucción del niño. Muchos creen que el acto de ser estrictos, intolerantes, enseñarles de la Biblia, llevarlos a la iglesia, y darles unos cuantos palos, creemos que ya cumplimos con la conducción del niño; ¡Pues no! estamos un poquito desviado del tema, por que la instrucción de un niño toma más que lo que acabamos de mencionar.
Estas son algunas de las cosas que nosotros como padre necesitamos tener, hacer ó cumplir para dar una buena instrucción al niño:
1-Estudiar el temperamento del niño y conducirnos con el niño de acuerdo a su temperamento; el temperamento del niño representa el suelo que será cultivado. No todos los temperamentos son los mismos, hay temperamento vivaces y rápidos para aprender, hay temperamento que son mas sensitivos que otros hacia lo bueno y también hacia lo malo, hay temperamentos que son más afectuosos y cariñosos que otros y hay temperamentos que son quietos y otros demasiados activos. De acuerdo a la temperamento del niño; así es la tendencia hacia  las virtudes como a los vicios. Necesitamos descubrirlos y conocerlos antes de actuar con ellos.
2-RESPETAR A LOS HIJOS: ELLOS NO SON NUESTRA PROPIEDAD. Nuestros hijos le pertenecen a Dios, nosotros les pertenecemos a Dios, cuando el mundo sea renovado todos llegaremos a ser hermanos, hijos de un mismo Padre. La mayoría de los padres conocemos muy bien la mitad de la doctrina en cuanto a la crianza de los hijos: “Honra a tu padre y a tu madre…” Pero se nos olvida la segunda parte de la doctrina en cuanto a la crianza del niño: Colosenses 3: 21 dice: Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, para que no se desanimen. Tenemos que entender la verdadera belleza de la niñez, tenemos que comprender la pureza de los niños, y tenemos que entender la inocencia de los niños. Tenemos que ser como niños para que ellos nos respondan de una manera positiva, muchos somos padres tiranos, padres coléricos, padres sin paciencia y padres arrebatados; éstas son las características perfectas de un mal padre, y las desgracias perfectas de un padre que es especialista en alejar a los hijos de él mismo, de la iglesia y de Dios.
3-ENSENARLES POR EJEMPLO: Si su hijo no puede ver la película ó el programa de televisión, significa que tampoco usted lo puede ver. Muchas veces tenemos la hipocresía de decirle a nuestros hijos que ellos no pueden participar de ciertas cosas por que están muy pequeños, no tenemos el valor de decirles que no pueden participar por que es malo. De todas maneras ellos lo descubren y llegan a la conclusión que cuando alcanzan determinada edad ya tienen también licencia para disfrutar de las cosas malas de éste mundo. Una instrucción de ésta manera, nunca ha dado, ni dará resultados. Para instruir bien a nuestros hijos en el camino del Señor, nosotros los padres, necesitamos estar en los caminos del Señor. No mande a caminar a su hijo por donde usted le cuesta, no puede ó no quiere caminar.
4-Cultivemos la confianza, y con amor ganemos el afecto de los nuestros hijos.

Padres, al educar a vuestros hijos, estudiad las lecciones que Dios ha dado en la naturaleza. Si queréis cultivar un clavel, o una rosa, o un lirio, ¿cómo lo hacéis? Preguntad al jardinero por medio de qué proceso logra que prosperen gloriosamente toda rama y hoja y se desarrollen con simetría y hermosura. El os dirá que no es mediante un trato rudo ni un esfuerzo violento; porque eso no haría sino romper los delicados tallos. Es por medio de pequeñas atenciones repetidas con frecuencia. Riega el suelo y protege las crecientes plantas del viento impetuoso y del sol abrasador, y Dios las hace prosperar y florecer con hermosura. Al tratar con vuestros hijos, seguid el método del jardinero. Por toques suaves, por un ministerio amante, tratad de moldear su carácter según el carácter de Cristo.

Estimulad la expresión del amor hacia Dios y de unos hacia otros. La razón por la cual hay tantos hombres y mujeres de corazón duro en el mundo es porque el verdadero afecto ha sido considerado como debilidad, y ha sido desalentado y reprimido. La mejor naturaleza de estas personas fué ahogada en la infancia; y a menos que la luz del amor divino derrita su frío egoísmo, su felicidad quedará arruinada para siempre. Si queremos que nuestros hijos posean el tierno espíritu de Jesús y la simpatía que los ángeles manifiestan por nosotros, debemos estimular los impulsos generosos y amantes de la infancia (El Deseado de todas la gentes, {DTG}, p. 475).

La vida es una disciplina. Mientras esté en el mundo, el creyente arrostrará influencias adversas. Habrá provocaciones que prueben su genio; y es afrontándolas con el espíritu debido como se desarrollan las gracias cristianas. Si se soportan mansamente injurias e insultos, si se responde a ellos con contestaciones amables, y a los actos de opresión con la bondad, se dan evidencias de que el Espíritu de Cristo mora en el corazón, y de que fluye la savia de la Vid viviente por los pámpanos. En esta vida estamos en la escuela de Cristo, donde hemos de aprender a ser mansos y humildes de corazón; en el día del ajuste final de cuentas veremos que todos los obstáculos que encontremos, todas la penurias y molestias que fuimos llamados a soportar, eran lecciones prácticas en la aplicación de los principios de la vida cristiana. Si se soportan bien, desarrollan en el carácter virtudes como las de Cristo, y distinguen al cristiano del mundano (Joyas de los testimonios, t. 2, p. 113).

80


 

Viernes 13 de marzo // Lección 11_________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Las leyes de Dios se fundamentan en una inmutable rectitud, y han sido conformadas para promover la felicidad de los que la obedecen […] La religión conduce al hombre a una relación personal con Dios, pero no exclusivamente con él; porque los principios del cielo han de vivirse de manera que puedan ayudar y bendecir a la humanidad” (HHD 269).

“El grave descuido de la educación de los niños para Dios ha perpetuado el mal y arrojado a las filas del enemigo a muchos que, con un cuidado juicioso, hubieran podido ser colaboradores de Cristo. Las falsas ideas y un afecto in- sensato y desviado han alimentado rasgos que han hecho a los niños desagradables e infelices, han agriado las vidas de los padres y han extendido su influencia malsana de generación en generación. Cualquier niño a quien se le permita obrar a su propio gusto deshonrará a Dios y les causará agravio a su padre y a su madre. […] Por medio del descuido de su deber y el consentimiento de los niños en lo malo, los padres les están cerrando las puertas de la ciudad de Dios” (TI 5:305).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. El autor ruso León Tolstoi, aunque fue criado en un hogar cristiano, abandonó su fe durante muchos años. Cuando fue mayor, enfrentó una crisis: ¿qué significa la vida, especialmente una vida que ciertamente terminará con la muerte? Aunque buscó respuestas en todas las áreas del conocimiento, no encontró nada allí. Finalmente, se dio cuenta de que la única respuesta lógica al tema de la vida y su significado tenía que encontrarse en la fe, en algo que iba más allá de la lógica misma. Es decir, su lógica le dijo que avanzara más allá de la lógica, hacia el mundo de la fe, a fin de obtener respuestas acerca del sentido de la vida. ¿Por qué, entonces, la fe en Jesús es realmente la elección más lógica que podemos hacer con respecto al significado y al propósito de la vida?
  2. ¿Cómo entiendes lo que significa amar la verdad? ¿Cómo amamos la verdad? Amar la verdad, por supuesto, significaría que tenemos que conocerla primero. ¿Cómo llegamos a un conocimiento de la verdad? ¿Y cómo podemos estar seguros de que no permitiremos que nada se interponga en el camino de nuestra confianza amante, por sobre todo lo demás?

81

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s