Escuela Sabatica Para Maestros

Material Auxiliar Para Maestros de Escuela Sabatica

LECCIÓN 11 – FALSOS MAESTROS – PARA EL 10 DE JUNIO DE 2017

10 comentarios



** SI NECESITA ESTE DOCUMENTO EN FORMATO PDF, POR FAVOR HAGA UN CLICK AQUÍ MISMO SOBRE ESTE ANUNCIO Y LUEGO DESCÁRGUELO EN SU TELÉFONO, TABLETA, O COMPUTADORA. **


Si usted desea estudiar las lecciones anteriores, esto es lo que tiene que hacer:

1-Entre a la página central de Escuela Sabática Maestros, y a su lado derecho encontrará una barra llamada “CATEGORÍA”. Allí por favor elija el trimestre del año que desea estudiar.

2-Una vez usted haya elegido el trimestre del año que desea estudiar, el sistema automáticamente le proveerá la última lección del trimestre que usted escogió, que es la lección 13.

3-Si usted desea estudiar las lecciones anteriores a la lección 13, al final de la lección encontrará una barra llamada “ENTRADAS ANTIGUAS”. Si usted está en la lección 13, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 12. Si usted está en la lección 12, ésta barra lo llevará a la lección anterior que es la 11, y así puede repetir éste proceso hasta que llegue a la lección que usted, desea estudiar.

Tenemos las lecciones disponibles para su estudio, desde el segundo trimestre del año 2014.


Si usted desea dejar su comentario, por favor vaya al final de ésta página, y allí encontrará el lugar para hacerlo. Si usted hace una pregunta, se le responderá por el mismo medio, en la misma lección donde usted deje su pregunta.


 “El llamado de Pedro y de Andrés” Por Michelangelo Merisi da Caravaggio  – Italia  (1571-1610)


Los pensamientos pertenecientes a la GUÍA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA – EDICIÓN PARA MAESTROS de la Escuela Sabática no representan la postura oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día local, regional ni mundial. Más bien, es el trabajo,  esfuerzo y pensamiento de un hermano laico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo principal objetivo es proveer información adicional para quien estudia la lección de Escuela Sabática. Provee una ayuda extra para el maestro, a fin de entenderla mejor, y explicar de una manera más clara y nutrida la lección de Escuela Sabática. Tratamos de no presentar temas controversiales, ni polémicos y evitamos las ideas que promueven el fanatismo y el extremismo en nuestra iglesia. Si nuestro comentario no es de ayuda o de agrado para usted, se le pide que, por favor, lo descarte. Cualquier comentario, pregunta o sugerencia, por favor escriba a elhermanotony@gmail.com


Letra Negra: Lección de Escuela Sabática

Letra Ocre: Lección de Escuela Sabática 

Letra Roja: La Biblia

Letra Café: Nuestro comentario

Letra Azul: Espíritu de profecía


Lección 11: Para el 10 de junio de 2017

FALSOS MAESTROS

Sábado 3 de junio____________________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 2 Pedro 2:1-22; Juan 8:34-36; Mateo 12:43-45; Judas 1:4-19; Génesis 18:16-33.

PARA MEMORIZAR:

“Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció” (2 Ped. 2:19).

EN SU PRIMERA EPÍSTOLA, Pedro, con gran preocupación pastoral, intentó animar a sus lectores con respecto a los peligros de la persecución. Aunque no sabemos exactamente a qué forma de persecución se estaba refiriendo, sí sabemos que la iglesia enfrentaría terribles tribulaciones, a medida que el Imperio Romano buscaba extinguir el movimiento creciente de personas llamadas “cristianas”.

Pero Satanás lanzó un ataque de doble punta. Ciertamente, la persecución desde afuera, es decir, la fuerza bruta y la violencia, era una herramienta poderosa. Pero la iglesia enfrentaba otra amenaza, quizás aún más peligrosa que la persecución externa. Se trataba de la amenaza interna. Al igual que la nación judía, en el pasado, había tenido que lidiar con falsos profetas, los seguidores de Jesús en la época de Pedro habrían de tener que lidiar con falsos maestros que “introducirán encubiertamente herejías destructoras” (2 Ped. 2:1) en la iglesia misma. Y, peor aún, Pedro advirtió que muchos seguirían estas “prácticas vergonzosas” (2 Ped. 2:2, NVI).

¿Cuáles fueron algunas de estas enseñanzas de las que estaba advirtiendo Pedro? ¿Cómo reaccionó Pedro ante ellas, y qué lecciones podemos aprender de sus advertencias para nosotros hoy, al enfrentar también amenazas desde dentro de la iglesia?

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Toda la Biblia es una revelación, pues toda revelación para los hombres viene a través de Cristo y toda se centra en él. Dios nos ha hablado por su Hijo, a quien pertenecemos por creación y por redención… Jesucristo es el gran depositario de la revelación divina. Por medio de él tenemos un conocimiento de lo que debemos esperar en las escenas finales de la historia de esta tierra. Dios le dios ésta revelación a Cristo…

Esta instrucción debe ser el objeto de nuestro estudio cuidadoso y con oración, pues estamos viviendo en un tiempo cuando hombres que no siguen la enseñanza del Espíritu Santo introducirán falsas teorías. Esos hombres han estado en puestos encumbrados y tienen proyectos ambiciosos que cumplir. Procuran ensalzarse y revolucionar el desarrollo completo de las cosas. Dios nos ha dado una instrucción especial para que estemos en guardia contra tales personas (Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 7, p. 965).

Todos nosotros seremos probados severamente. Personas que pretenden creer la verdad vendrán a nosotros y nos instarán a aceptar doctrinas erróneas, que harán tambalear nuestra fe en la verdad presente si les prestamos oído. Solamente la verdadera religión soportará la prueba del juicio.

Cristo predijo que las manifestaciones de los engañadores estarían acompañadas por más peligro para sus discípulos que la propia persecución.

Esta advertencia se repite varias veces. Habría que guardarse de los seductores con sus problemas científicos con más cuidado que de cualquier otro peligro que encontrasen, porque la admisión de estos espíritus seductores significaría la entrada de errores especiosos que Satanás había preparado ingeniosamente para disminuir las percepciones espirituales de los que habían tenido solo poca experiencia en la obra del Espíritu Santo, y de los que estuviesen satisfechos con un conocimiento espiritual muy limitado. El esfuerzo de los seductores ha consistido en minar la confianza en la verdad de Dios y en hacer imposible la distinción entre la verdad y el error. Problemas científicos admirablemente agradables y fantásticos son presentados a los incautos para que les den consideración. Y a menos que los creyentes estén en guardia, el enemigo disfrazado de ángel de luz los conducirá hacia sendas extraviadas…

Satanás puede jugar hábilmente el juego de la vida con muchas almas, y trabaja en una forma solapada y engañosa para arruinar la fe de la gente en Dios y para desanimarla… Trabaja hoy como lo hizo en el cielo, para dividir al pueblo de Dios en la etapa final misma de la historia de este mundo. Procura crear disensión y hacer surgir contiendas y discusiones, y trata de quitar si es posible, los pilares antiguos de la verdad dados por Dios a su pueblo. Procura hacer aparecer a Dios como si se contradijera a sí mismo (El evangelismo, pp. 263, 264).

75


Lección 11 // Domingo 4 de junio_________________________________________________

FALSOS PROFETAS Y MAESTROS

A veces es fácil idealizar a la iglesia temprana, y pensar en ella como una época de gran paz y armonía entre los primeros creyentes en Jesús.

Eso sería un error. Aun desde los días de Jesús, la iglesia enfrentó luchas, a menudo desde adentro (piensa en Judas). Como lo muestran las epístolas del Nuevo Testamento, muchos de los problemas fueron provocados por falsas enseñanzas en su medio. La iglesia temprana luchó no solamente con la persecución desde afuera, sino también con problemas desde adentro. En esta carta, Pedro aborda algunos de esos desafíos internos. ¿Cuáles eran? “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Ped. 2:1-3). No parece en absoluto una época de gran paz y armonía interna entre los hermanos y las hermanas, ¿verdad?

Lee 2 Pedro 2:1 al 3, y 10 al 22. ¿De qué está advirtiendo Pedro aquí? ¿Cuáles son algunas de las falsas enseñanzas que estaban siendo promovidas en las iglesias?

2 Pedro 2:1-3

1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

2 Pedro 2:10-22

10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores, 11 mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor. 12 Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición, 13 recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Estos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores. 14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición. 15 Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad, 16 y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta. 17 Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre. 18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. 19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. 20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. 21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Segunda de Pedro 2:1 probablemente revela la razón por la que el Señor inspiró a Pedro a escribir la carta. Les estaba advirtiendo que, así como había habido falsos profetas en el pasado, habrá falsos maestros en el futuro. Pedro presenta una letanía interesante de acusaciones contra estos maestros, desde ser responsables por “herejías destructoras” (2 Ped. 2:1) hasta llevar a otros a la esclavitud de la corrupción (2 Ped. 2:19), y una hueste de otros errores también. Por lo que escribió Pedro, podemos ver que se trataba verdaderamente de enseñanzas peligrosas, lo que explica por qué reaccionó tan fuertemente contra ellos. Pedro no concebía la idea de que la doctrina no tiene importancia.

Observa cuán fuertemente reaccionó Pedro contra estas falsas enseñanzas. ¿Qué debería decirnos esto acerca de cuán importante es la verdad? ¿Cómo podemos protegernos contra cualquier y todo intento de introducir falsas doctrinas en la iglesia?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.  Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,  y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.”
“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros”
El uso de la palabra pero denota que aparte de que hay falsos profetas, también hay verdaderos profetas. Los estudiosos de la Biblia nos explican que la traducción más completa de este texto, sería de la siguiente manera: “Pero hubo también falsos profetas entre los gentiles, como habrá entre los judíos falsos maestros…” “que introducirán encubiertamente herejías destructoras”.
Pedro usa la expresión herejías destructoras. La palabra destrucción figura seis veces en el corto texto del apóstol, denotando de esa manera la urgencia del escritor por acentuar los cuidados necesarios con la religión para evitar el fatal destino de la destrucción o la condenación.
En los tiempos de los apóstoles había por lo menos tres doctrinas heréticas que estaban en su nacimiento o en su florecimiento.  
Una de ellas era el gnosticismo, promovido por Simón el mago.
La segunda  de ellas eran la predestinación y la tercera doctrina herética era la  redención parcial. Estas dos últimas doctrinas más tarde llegaron a ser adoptadas, enseñadas y popularizadas por Calvino; por eso se las denomina doctrinas calvinistas.
Ambas doctrinas están muy relacionadas entre sí. En la predestinación, se cree que Dios ya tiene seleccionado al que se va a salvar, así como ya tiene seleccionado al que se va a perder. Es muy diferente que Dios seleccione, a que Dios sepa el futuro perfecto.
Dios, en su presciencia -conocimiento perfecto del futuro- sabe quién se va a salvar y quién se va a perder.  Pero Dios deja al libre albedrío individual la decisión de cada persona, sin intervenir él en el proceso de elección del ser humano.
Debido a que Dios conoce el futuro perfectamente, él pudo decir con toda libertad antes que Jacob y Esaú nacieran, que él había amado a Jacob y no había ocurrido con Esaú  :  11 (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), 12 se le dijo: El mayor servirá al menor. 13 Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.”  (Romanos 9)
Dios no hizo nada para hacer bueno a Jacob o para hacer malo a Esaú; Dios simplemente sabía las decisiones espirituales de cada uno de ellos, y por eso la Biblia se expresa de esa manera. Este texto es uno de los pasajes que se usa para apoyar la falsa doctrina de la predestinación.
La falsa doctrina de la redención parcial se basa en creer que Jesús vino a este mundo para morir solamente por un sector de la humanidad. Dicho de otra manera, la salvación no está disponible para toda la humanidad, sino solamente para una parte de ella, seleccionada por Dios. Por supuesto también esta doctrina es herética, ya que Dios no hace acepción de personas: no lo hace para salvar ni lo hace para castigar. Si la redención parcial fuera verdad, la sangre de Cristo sería un desperdicio, al no poder o no querer salvar a toda la humanidad.
 
“y aun negarán al Señor que los rescató”
Una de las historias más conocidas en la Biblia y de la que se habla muy a menudo, es la negación de Pedro.
Posiblemente Pedro es el máximo representante de aquellos que niegan a Cristo, cualquiera sea la razón.
¿Qué llevó a Pedro a escribir estas notables palabras en su epístola? Usualmente cuando nuestra conciencia está manchada por un acto malo, casi siempre huimos del tema, y buscamos la manera de no hablar de nuestro fracaso. Sólo una vida completamente perdonada, transformada y llena de humildad, tiene la libertad y la confianza de hablar de sus malos actos o de sus malas decisiones en el pasado, con el fin de ayudar a otros a no cometerlos.
Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,  y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas.
 
Una de las manchas más grandes de las civilizaciones pasadas ha sido la esclavitud. La esclavitud tiene dos maldiciones al mismo tiempo: Convierte al esclavo en un objeto o propiedad, y convierte al esclavizador, en la mayoría de los casos, en un bruto.
 
El cristianismo que presenta el Nuevo Testamento, no tiene siquiera una palabra de reprensión o condenación para la esclavitud. A pesar de ello, el cristianismo mató la esclavitud.
 
El cristianismo no trabajó en contra de la diabólica institución de la esclavitud; el cristianismo trabajó en el corazón de las personas.
 
El cristianismo va en contra de todos de todos los principios de la esclavitud, es imposible practicar el vil pecado de la esclavitud, cuando se comprenden y se aceptan los nobles principios de respeto y de amor que nos enseña Dios a través de la Biblia.
 
A pesar de lo infame de la esclavitud, solamente hay una esclavitud que la Biblia, el cristianismo y  el cielo aceptan; además de aceptarla, se convierte en una alegría y en un deleite para estas tres instituciones. Ese título de esclavitud se lo dio mucho el apóstol Pablo, cuando ceñía sobre su frente una corona de sacrificio con la leyenda que decía: “Yo, Pablo, esclavo de Cristo Jesús y elegido por Dios para ser apóstol y enviado a predicar su Buena Noticia…” (Romanos 1: 1) Dios es el único que es nuestro Dueño incondicional; él ejerce sobre nosotros autoridad incondicional, y a él le debemos sumisión y obediencia incondicional. 
 
“3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas.”
En este párrafo bíblico no sólo encontramos al esclavo y al esclavizador, sino que también vemos aquí el abominable mercado negro de las almas. Este triste, temible y funesto mercado, es aborrecible a los ojos de Dios y es también aborrecible a los ojos de los santos.
De acuerdo con las Sagradas Escritura, el pecado que mantiene el mercado de las almas abierto y negociando, es el amor al dinero o la avaricia.
Los falsos maestros enseñan por amor al dinero. Simón el mago ofreció dinero para poder tener el don del Espíritu Santo y de esa manera realizar actos milagrosos, como los que hacían los apóstoles.
Uno de los mercados más lucrativos del paganismo siempre fue y sigue siendo, revelar los secretos desconocidos o revelar los secretos del futuro. Encontramos magos, adivinos, leedores de cartas, leedores de manos y observadores de bolas de cristal, haciendo una fortuna por presuntamente predecir el futuro o las cosas ocultas. Esta misma filosofía entró al cristianismo, disfrazada en diferentes formas de herejías.
Hay cierto vicios que prevalecen en los falsos profetas, entre ellos podemos encontrar el deseo de alcanzar la popularidad y la gloria, y el deseo de almacenar grandes riquezas, a lo que se llama avaricia.
Nuestra iglesia no está exenta de este detestable mercado de las almas.  Nuestra iglesia no sufre por la presencia de falsos profetas, pero sufre por la avaricia que hace muchos estragos a nuestra organización mundial
Uno de los problemas grandes de nuestra iglesia, es la forma avarienta de la distribución de los diezmos y las ofrendas.
Dios dejó para el levita los diezmos
21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.

24Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. Números 18
 
El levita tenía que tomar el 10% de los diezmos que ellos recibían y el 10% de esos diezmos que ellos recibían, era entregado a los sacerdotes, es decir que el levita se quedaba con el 9% de los diezmos, y el 1% de los diezmos pertenecía al gremio sacerdotal:
26Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os he dado como vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos, como ofrenda mecida a Jehová, el diezmo de los diezmos…28Así presentaréis también vuestra ofrenda a Jehová de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Israel; se la daréis al sacerdote Aarón como ofrenda reservada a Jehová. Números 18
Además del 1% de los diezmos que recibía el sacerdote de parte del levita, Dios dejó a los sacerdotes todas las ofrendas del pueblo:
3Y este será el derecho de los sacerdotes de parte del pueblo, de los que ofrecieren en sacrificio buey o cordero: darán al sacerdote la espaldilla, las quijadas y el cuajar. 4Las primicias de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas le darás; Deuteronomio 18
8Jehová dijo a Aarón: Yo te he dado también el cuidado de mis ofrendas. Todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te las he dado a ti y a tus hijos en virtud de la unción, por estatuto perpetuo. 9Esto será tuyo de la ofrenda de las cosas santas, reservadas del fuego: todas las ofrendas que me han de presentar, todo presente suyo, toda expiación por su pecado y toda expiación por su culpa, será cosa muy santa para ti y para tus hijos. 10En el santuario la comerás; todo varón comerá de ella. Cosa santa será para ti.
11Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones y todas las ofrendas mecidas de los hijos de Israel; te las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas por estatuto perpetuo. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas. 12De aceite, de mosto y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, para ti las he dado. 13Las primicias de todas las cosas de su tierra, las cuales traerán a Jehová, serán tuyas. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas. 14Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo. Número 18
Como iglesia, el adventismo cuenta con distintivos que lo singularizan en el mundo religioso.
Algunos distintivos son:
1-Somos poseedores de la verdad
2-Tenemos grandes riquezas, para llevar adelante la predicación del evangelio de una manera efectiva, productiva y agigantada
3-Se nos ha encargado específicamente la culminación de la predicación del evangelio en este mundo
4-Conocemos la urgencia de predicar el mensaje, ya que estamos conscientes que el fin del mundo está a las puertas
5-Tenemos el mensaje del segundo advenimiento de Cristo
6-Se nos ha depositado el conocimiento de doctrinas fundamentales para el evangelio como la doctrina del santuario
Necesitamos ser más diligentes y cuidadosos en nuestra entrega a DIOS, en nuestra mayordomía de los bienes que el Creador y Dueño de todo, pone a nuestro alcance. Quien integra el pueblo de Israel moderno, al igual que levitas y sacerdotes, hemos de revisar nuestra entrega al Señor, como fieles mayordomos. También los administradores de la Iglesia deben permitir que el Cielo dirija las decisiones que se toman, para exaltar a CRISTO y por el bien de las almas que perecen.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Habrá que hacer frente a esos falsos profetas. Tratarán de engañar a muchos induciéndolos a aceptar esas teorías falsas. Muchos pasajes bíblicos serán aplicados erróneamente en forma tal que las teorías engañosas parecerán basadas en las palabras que Dios ha hablado. Se hará uso de verdades preciosas para apoyar y establecer el error. Estos falsos profetas que pretenden ser enseñados por Dios tomarán hermosos pasajes bíblicos, que han sido dados para adornar la verdad, y los utilizarán como un ropaje de justicia para cubrir las teorías falsas y peligrosas. Y hasta algunas personas que en tiempos pasados han sido honradas por Dios se apartarán tan lejos de la verdad que apoyarán teorías engañosas con respecto a muchas fases de la verdad, incluyendo el asunto del santuario (El evangelismo, p. 264).

Debido a la falta de persecución, han ingresado en nuestras filas hombres que aparentan estar firmes y tener un cristianismo incuestionable, pero quienes, si la persecución surgiese, se apartarían de nosotros…

Cuando se anule la vigencia de la ley de Dios, la iglesia será zarandeada por terribles pruebas, y una parte más grande de sus miembros que la que ahora podríamos anticipar irá en pos de espíritus seductores y de doctrinas de demonios. Muchas personas en lugar de fortalecerse cuando encuentran dificultades, demuestran que no son sarmientos vivos de la Vid verdadera, no llevan fruto, y el viñador los corta (El evangelismo, pp. 264, 265).

El cristiano ha de estar “arraigado y fundado” en la verdad, para que pueda permanecer firme contra las tentaciones del enemigo. Debe experimentar una constante renovación de sus fuerzas, y debe retener firmemente la verdad bíblica. Fábulas de toda clase serán introducidas para seducir al creyente apartándolo de su lealtad a Dios, pero él ha de mirar hacia arriba, creer en Dios y permanecer firmemente arraigado y fundado en la verdad.

Manteneos fuertemente asidos del Señor Jesús, y nunca os deshagáis de él. Tened firmes convicciones en cuanto a lo que creéis. Que las verdades de la Palabra de Dios os induzcan a consagrar el corazón, la mente, el alma y las fuerzas a hacer su voluntad. Aferraos resueltamente a un sencillo “Así dice el Señor”. Sea vuestro único argumento: “Escrito está”. Así hemos de contender por la fe que fue dada una vez a los santos. La fe no ha perdido nada de su sagrado y santo carácter, por objetable que sus opositores piensen que es.

Los que siguen su propio juicio y andan en su propio camino, formarán caracteres torcidos. Se introducirán vanas doctrinas y sutiles sentimientos con presentaciones plausibles para engañar, si es posible, a los mismos escogidos. ¿Están los miembros de la iglesia edificando sobre la Roca? Viene la tormenta, la tormenta que probará la fe de todo hombre, no importa de qué clase sea. Los creyentes deben estar ahora firmemente arraigados en Cristo; o de otra manera serán desviados por alguna fase del error. Esté vuestra fe fundada en la Palabra de Dios. Asíos firmemente del testimonio vivo de la verdad. Tened fe en Cristo como Salvador personal. Él ha sido y siempre será nuestra Roca, la Roca de los siglos. El testimonio del Espíritu de Dios es verdadero. No cambiéis vuestra fe por ninguna fase de doctrina, por agradable que parezca, que seduzca el alma (El evangelismo, p. 265).

 76

Lunes 5 de junio // Lección 11____________________________________________________

¿LIBERTAD EN CRISTO?

“Pronunciando discursos arrogantes y sin sentido, seducen con los instintos naturales desenfrenados a quienes apenas comienzan a apartarse de los que viven en el error” (2 Ped. 2:18, NVI). ¿De qué está advirtiendo Pedro en este versículo? ¿Qué dice en 2 Pedro 2:19 que ayuda a explicar su preocupación? ¿Cuál es la importancia de la palabra “libertad” en el versículo 19?

2 Pedro 2:19

19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.

En el lenguaje más fuerte posible, Pedro está advirtiendo a sus lectores contra los peligros de los falsos maestros. En 2 Pedro 2:18 al 21 advierte que estos falsos maestros, aunque prometían libertad, en realidad llevaban a las personas a la esclavitud.

¡Qué perversión completa del evangelio! La libertad en Cristo debería significar libertad de la esclavitud del pecado (Rom. 6:4-6). Cualquier concepto de libertad en Cristo que deja a una persona bajo la esclavitud del pecado es el tipo de error sobre el que está advirtiendo Pedro aquí. Aunque los eruditos han debatido la herejía específica a la que se estaba refiriendo aquí, está claramente vinculada con la cuestión general del pecado y de la esclavitud al pecado.

Lee Juan 8:34 al 36. ¿De qué manera las palabras de Cristo aquí nos ayudan a entender lo que está diciendo Pedro?

Juan 8:34-36

34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. 35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. 36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Sea lo que fuere que estaban presentando estos falsos maestros, estaban llevando a sus pobres víctimas, personas que recientemente habían encontrado al Señor Jesús, a regresar a su antigua manera pecaminosa de vivir. Es fácil imaginar algún tipo de evangelio de gracia barata que desestimaba la necesidad de pureza y santidad, algo que los hacía caer nuevamente en la misma “corrupción” (2 Ped. 2:19) del mundo de la que acababan de escapar. Con razón Pedro habló de forma tan vehemente y categórica contra estas enseñanzas y advirtió de los resultados de seguirlas.

¿Qué entiendes por libertad en Cristo? ¿De qué te ha libertado Cristo?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.
19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.
20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.
21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.
Los verdaderos maestros de cristianismo enseñan y predican la obediencia a Dios: enfatizan la necesidad de la sumisión voluntaria a Dios, refuerzan las obligaciones del cristianismo, y muestran las bendiciones que se obtienen cuando se obedece la ley de Dios.
Por el otro lado encontramos que los falsos maestros usan los halagos, las palabras vanas, y conducen al pueblo a la desobediencia y a la rebelión.
Prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos del pecado. Esto es lo mismo ahora como lo fue desde el principio:
¡Libertad, libertad! fue la primera tentación susurrada a la santa pareja, cuando aun ningún pétalo había caído al suelo en el  perfecto huerto del Edén.
La libertad es la que allana el camino para todas las tentaciones y los pecados de la humanidad.
La libertad es una extraña luz que usa Satanás, para confeccionarse una vestimenta que mesmeriza, confunde y engaña a muchos hombres.
La Libertad es uno de los fantasmas más peligrosos que terminan fácilmente con la vida del hombre.
La libertad ha matado más hombres que todos los tiranos juntos que hayan existido alguna vez en esta tierra.
La libertad ha cegado ya por varios milenios al hombre, y en todo ese tiempo el hombre no ha logrado aprender que la verdadera libertad sólo se encuentra en la sumisión y en la estricta obediencia a la ley de Dios y a la ley del hombre.
El hombre, por los requerimientos de su propia naturaleza, necesita servir. El hombre no puede existir sin la presencia de un amo, de un jefe o caudillo; el hombre necesita de un poder dominante que sea el supremo gobernador de su corazón. Sólo hay dos servicios que el hombre puede escoger: el servicio del bien, o el servicio del mal; es decir, el servicio a Cristo, o el servicio al mundo.
No hay peor mentira que creer que el hombre consigue la libertad, solamente porque tiene libre albedrío, y tiene la capacidad de expulsar a Dios de su vida y de su corazón. Aún con el libre albedrío y con la decisión de expulsar a Dios de su vida, el hombre no es libre.  Las flores que adornan su collar de libertad están encadenadas, se vuelve víctima de su propia degradación, se vuelve ignorante de su verdadera realidad y estado, se vuelve esclavo de su propio cuerpo; sus pasiones bajas sobresaltan, convirtiéndose de esa manera en un ser embrutecido: llega a ser el más grande esclavo de sus propios temores.
La palabra sumisión o esclavitud tiene sonidos discordantes al oído y es una idea desagradable a la mente. Los promotores de los vicios de este mundo han tomado ventaja de las falsas impresiones de la libertad, y la han usado constantemente para desacreditar la religión.
La verdadera libertad nos coloca en una situación donde existe la justicia y el orden, y podemos decidir y actuar de acuerdo con nuestras propias decisiones, sin ser estorbados por una fuerza externa o por un violento impulso interno.
Los vicios son inconsistentes con la libertad:
-Los vicios privan al hombre del poder decidir con libertad; los vicios dominan al hombre bajo la gratificación y los hábitos.
-La religión induce al hombre a la razón; los vicios dominan al hombre con tiranía, bajo la falsa impresión de la pasión y los placeres.
-El pecador cede a los impulsos simplemente porque no puede resistirlos, entre más se entrega a los vicios, su situación se vuelve más degradante y más miserable.
La libertad no es una licencia sin ley, la libertad no es conducirse sin orden ni ley.
La verdadera libertad tiene como fundamento la obediencia a la ley y un comportamiento con respeto y con orden.
A ningún hombre, en ninguna condición de la vida, se le permite que actué como él desea;  si se dejara al hombre actuar como él lo desea, entonces no existiría la sociedad.
Una libertad que no es regida por la ley, el orden y el respeto, no es libertad, sino que libertinaje. Libertad y libertinaje son conceptos opuestos.
Donde existen la leyes más sabias, también existen las libertades más grandes. Cada vez que nos colocamos voluntariamente bajo una ley sabia, nuestros derechos de libertad son altamente protegidos. Esta realidad se da con exactitud, lo mismo en el gobierno, en la sociedad, y en la religión. 

ESPÍRITU DE PROFECÍA

En muchos de los despertamientos religiosos que se han producido durante el último medio siglo, se han dejado sentir, en mayor o menor grado, las mismas influencias que se ejercerán en los movimientos venideros más extensos. Hay una agitación emotiva, mezcla de lo verdadero con lo falso, muy apropiada para extraviar a uno. No obstante, nadie necesita ser seducido. A la luz de la Palabra de Dios no es difícil determinar la naturaleza de estos movimientos. Dondequiera que los hombres descuiden el testimonio de la Biblia y se alejen de las verdades claras que sirven para probar el alma y que requieren abnegación y desprendimiento del mundo, podemos estar seguros de que Dios no dispensa allí sus bendiciones. Y al aplicar la regla que Cristo mismo dio: “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16), resulta evidente que estos movimientos no son obra del Espíritu de Dios.

En las verdades de su Palabra, Dios ha dado a los hombres una revelación de sí mismo, y a todos los que las aceptan les sirven de escudo contra los engaños de Satanás. El descuido en que se tuvieron estas verdades fue lo que abrió la puerta a los males que se están propagando ahora tanto en el mundo religioso. Se ha perdido de vista en sumo grado la naturaleza e importancia de la ley de Dios. Un concepto falso del carácter perpetuo y obligatorio de la ley divina ha hecho incurrir en errores respecto a la conversión y santificación, y como resultado se ha rebajado el nivel de la piedad en la iglesia. En esto reside el secreto de la ausencia del Espíritu y poder de Dios en los despertamientos religiosos de nuestros tiempos (El conflicto de los siglos, p. 458).

La pureza, la santidad de la vida de Jesús tal como se la presenta en la Palabra de Dios, poseen un mayor poder para reformar y transformar el carácter que todos los esfuerzos realizados para ilustrar los pecados y crímenes de los hombres con sus seguros resultados. Una mirada resuelta al Salvador levantado sobre la cruz, hará más para purificar la mente y el corazón de toda impureza, de lo que podrán lograr todas las explicaciones científicas expuestas por la lengua más hábil.

Ante la cruz el pecador observa toda la desemejanza de su carácter al de Cristo. Ve las terribles consecuencias de la transgresión; odia el pecado que ha practicado antes, y se aterra de Jesús por medio de una fe viviente. Ha juzgado su grado de pureza a la luz de la presencia de Dios y de los seres celestiales. La ha medido con la norma de la cruz. La ha pesado en las balanzas del santuario. La pureza de Cristo le ha revelado al hombre su propia impureza en sus colores más odiosos. Entonces se aparta del pecado degradante, mira a Jesús y vive.

En Cristo encuentra un carácter cautivante, impresionante y atractivo. Él es quien murió para librarlo de la deformidad del pecado, por lo cual declara con los labios temblorosos y los ojos arrasados en lágrimas: “Él no habrá muerto por mí en vano” (Exaltad a Jesús, p. 291).

77


Lección 11 // Martes 6 de junio___________________________________________________

EL PERRO VUELVE A SU VÓMITO

Lee 2 Pedro 2:17 al 22; y Mateo 12:43 al 45. ¿Cuáles son los peligros cuando un converso al cristianismo regresa a su anterior estilo de vida?

2 Pedro 2:17-22

17 Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre. 18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. 19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. 20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. 21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Mateo 12:43-45

43 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. 44 Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. 45 Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.

Pedro estaba especialmente preocupado acerca del destino de aquellos a quienes los falsos maestros llevan a sus antiguos pecados (2 Ped. 2:18). Los falsos maestros prometen libertad, pero, tal como lo señala Pedro, la libertad que prometen es radicalmente diferente de la clase de libertad que Jesús prometió a aquellos que lo sigan.

Observa la advertencia poderosa que dio Pedro. Habría sido mejor “no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás” (2 Ped. 2:21), a sus antiguos caminos.

Por supuesto, esto no significa que el caso de ellos no tenga esperanza. Todos conocemos historias de aquellos que se han apartado del Señor y que después han regresado. Y sabemos que el señor está muy feliz cuando lo hacen, y gozoso de recibirlos nuevamente (ver Luc. 15:11-32). Significa solamente que apartarse es un curso peligroso de acción, y tampoco es una decisión placentera. Un perro que vuelve a su vómito es una forma cruda y dura de describirlo, pero Pedro enfatiza su idea con esa imagen.

Quizás el eco de las palabras de Jesús en 2 Pedro 2:20 sea intencional (ver Mat. 12:45; Luc. 11:26). Jesús cuenta la parábola de un hombre que ha sido librado de un espíritu inmundo. El espíritu deambula sin un lugar propio y luego regresa para ver “mi casa de donde salí” (Mat. 12:44). Al llegar, la encuentra vacía y ordenada. Entonces, se muda nuevamente, pero trae consigo varios otros espíritus más inmundos que él mismo. Como lo dice Jesús: “El postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero” (Mat. 12:45). El peligro ilustrado por Jesús, y que también describe Pedro, es real. El nuevo creyente debe asegurarse de que las cosas del Espíritu reemplacen las cosas que dominaban anteriormente en su vida. Si involucrarse en la iglesia y compartir su nueva fe no reemplazan las actividades seculares anteriores, es demasiado fácil volverse a los antiguos caminos.

¿De qué maneras, como familia de la iglesia, podemos nutrir mejor y discipular a todos nuestros miembros, especialmente los más nuevos?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.
 
Este texto puede llevar el título de “apostasía”.
 
Una persona puede haber escapado de la prisión, de un naufragio, de un accidente, de una terrible enfermedad, y ese escape es siempre un motivo de agradecimiento. Más que por gratitud, ese escape se conmemora por muchos años después del suceso.
El escape al que se refiere el apóstol Pedro, es uno de los escapes más memorables y grandes que un hombre puede realizar, y es el escaparse de las contaminaciones del mundo.
 
En cada iglesia tenemos historias de hermanos que han hecho escapes milagrosos de las garras del mundo.  Pudieran escribirse miles de gruesos libros, narrando todos esos formidables escapes. Vemos grandes personajes que se unen a nuestra iglesia,  que son prometedores y poseen habilidades superiores. Muchos de ellos han escapado o han sido rescatados de la avaricia, de la deshonestidad, de la intemperancia, de la promiscuidad, y de cualquier clase de vicio que pueda existir en el mundo: ellos han venido a ser miembros de mucho honor en nuestra iglesia, y también nos han producido mucho gozo en el corazón.
Pero se dan muchos tristes casos que en un momento de tentación, en un momento de debilidad, quienes han escapado de las cadenas del mundo, vuelven a mirar hacia atrás, y regresan a su antigua vida de pecado.  “su postrer estado viene a ser peor que el primero” dice Dios a través del apóstol Pedro.  
 
22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.
Los proverbios son los dichos preferidos de las gentes porque poseen 5 excelencias:
1- Su antigüedad: son transmitidos de padres a hijos, o de personas mayores a personas jóvenes, y casi siempre que los repetimos nos hacen recordar a aquellos que ya partieron.
2- Su brevedad: son concisos y precisos, se pueden portar y evocar en la mente con mucha facilidad
3- Su significado: se comprenden muchas cosas en pocas palabras
4- La experiencia que transmiten: los mayores ya trataron esas doctrinas anteriormente, y recomiendan a los jóvenes poner atención a esas enseñanzas.
5-  La verdad que enseñan
 
22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.
Este proverbio es muy antiguo, ya que podemos encontrarlo en el libro de Proverbios escrito por Salomón, casi 1000 años antes de que Pedro lo repitiera en su epístola .11 Así como el perro vuelve a su vómito, el necio repite su necedad.” (Proverbios 26)
 
 
El perro posee muchas cualidades, entre ellas podemos mencionar la fidelidad y el cariño, convirtiéndose en la mayoría de veces en el animal favorito de los humanos.
 
A pesar de que el perro es de mucha ayuda al humano, sigue siendo perro, su naturaleza no cambia, se mantiene la misma.
 
Los perros tiene un lado oscuro: son voraces, son egoístas, y raras veces logran descubrir cuando ya obtuvieron lo suficiente; cuando vomita su comida, siempre vuelve a ella para ingerirla de nuevo. Por cruda que suena la escena, todo aquel que regresa a su antigua vida de pecado, se le compara con el perro que regresa a ingerir su propio vómito.
 
 
Lo mismo sucede con el cerdo. Este animal ama la suciedad: no importa cuán bien se le asee, el cerdo, en cuanto tenga la oportunidad, vuelve al lodo, donde se siente cómodo pisoteando y masticando lo peor que pueda encontrar en el lodo y en la pudrición.  Cuántos alcohólicos ya reformados, en un momento de desquicio vuelven a la intoxicante copa, sumergiéndose de esa manera en el lodo del vicio de sus antiguas vidas.


El cerdo es una vulgar criatura, que tiene un voraz apetito y es capaz de quitarle el alimento a sus compañeros. Lo mismo encontramos hombres que son rapaces en la vida y son capaces de quitar el bocado de pan que consiguen sus prójimos.  


Los cerdos son destructores y devoradores de todos los medios de sobrevivencia que la naturaleza provee.  Este es un emblema perfecto de todo quien no tiene ninguna herencia en el reino de los cielos, y lucha aquí en la tierra por devorar lo más que pueda, hasta no dejar nada bueno a su derredor. Si a los codiciosos se les dejara hacer su voluntad, no dejarían crecer ni una sola planta de maíz en el mundo, todas esas plantas estarían en sus propias tierras o arruinándose en los graneros de sus pertenencias.


Cuando el cerdo se enoja, se eriza, y espumea de la cólera. Hay muchos corazones que sufren de impaciencia, ellos también espumean de la ira, y con sus afilados colmillos no dudan ni un momento en colmar con más heridas a todos aquellos que ya han sufrido lo suficiente en este mundo.


Tanto el perro como el cerdo, vuelven a sus mismas suciedades; así mismo es el hombre que vuelve a su antigua vida de pecado y de concupiscencia, volviéndose de esa manera más degenerado que las mismas bestias. Es impresionante leer que Dios nos creó un poco menores que los ángeles, pero nosotros con nuestro mal proceder nos colocamos en una posición igual o un poco superior a la de las bestias de la tierra.
 
Cierta dama muy adinerada fue movida a compasión, cuando encontró a una familia de cinco personas viviendo en una bodega en paupérrimas condiciones. Al día siguiente llamó a su mayordomo y le comentó que la noche anterior no había podido dormir pensando en la terrible condición en que vivían esas pobres criaturas. Comisionó a su mayordomo para que consiguiera una casa decente para esta familia, y que ella supliría los gastos que esto conllevara. Días después, el mayordomo había movido a la pobre familia a una bonita casa en un vecindario muy tranquilo y les había suplido de todo lo que una familia necesita para vivir decentemente. El mayordomo regresó a visitar la familia y descubrió que ellos habían tapado las ventanas con gruesos cartones y habían removido la mayoría de los bombillos eléctricos. Ellos dijeron que la luz del sol les causaba picazón en la piel, y que tanta luz eléctrica les molestaba la vista. Días mas tarde el mayordomo volvió a visitar a la familia y ya no los encontró mas en la casa. Ellos habían regresado a la obscura, húmeda y sucia bodega, -¡No hay lugar mejor que nuestro hogar!- Dijeron ellos al mayordomo.
“22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.”
 

ESPÍRITU DE PROFECÍA

En los días de Cristo, como hoy, eran muchos los que parecían momentáneamente emancipados del dominio de Satanás; por la gracia de Dios habían quedado libres de los malos espíritus que dominaran su alma. Se gozaban en el amor de Dios; pero, como los oyentes representados en la parábola por el terreno pedregoso, no permanecían en su amor. No se entregaban a Dios cada día para que Cristo morase en su corazón y cuando volvía el mal espíritu, con “otros siete espíritus peores que él”, quedaban completamente dominados por el mal.

Cuando el alma se entrega a Cristo, un nuevo poder se posesiona del nuevo corazón. Se realiza un cambio que ningún hombre puede realizar por su cuenta. Es una obra sobrenatural, que introduce un elemento sobrenatural en la naturaleza humana. El alma que se entrega a Cristo, llega a ser una fortaleza suya, que él sostiene en un mundo en rebelión, y no quiere que otra autoridad sea conocida en ella sino la suya. Un alma así guardada en posesión por los agentes celestiales es inexpugnable para los asaltos de Satanás. Pero a menos que nos entreguemos al dominio de Cristo, seremos dominados por el maligno. Debemos estar inevitablemente bajo el dominio del uno o del otro de los dos grandes poderes que están contendiendo por la supremacía del mundo. No es necesario que elijamos deliberadamente el servicio del reino de las tinieblas para pasar bajo su dominio. Basta que descuidemos de aliamos con el reino de la luz. Si no cooperamos con los agentes celestiales, Satanás se posesionará de nuestro corazón, y hará de él su morada. La única defensa contra el mal consiste en que Cristo more en el corazón por la fe en su justicia. A menos que estemos vitalmente relacionados con Dios, no podremos resistir los efectos profanos del amor propio, de la complacencia propia y de la tentación a pecar. Podemos dejar muchas malas costumbres y momentáneamente separamos de Satanás; pero sin una relación vital con Dios por nuestra entrega a él momento tras momento, seremos vencidos (El Deseado de todas las gentes, pp. 290, 291).

Si José y María hubiesen fortalecido su ánimo en Dios por la meditación y la oración, podrían haberse dado cuenta del carácter sagrado de su cometido, y no habrían perdido de vista a Jesús. Por la negligencia de un día, perdieron de vista al Salvador; pero el hallarle les costó tres días de ansiosa búsqueda. Por la conversación ociosa, la maledicencia o el descuido de la oración, podemos en un día perder la presencia del Salvador, y pueden requerirse muchos días de pesarosa búsqueda para hallarle, y recobrar la paz que habíamos perdido…

Muchos asisten a los servicios religiosos, y se sienten refrigerados y consolados por la Palabra de Dios; pero por descuidar la meditación, la vigilancia y la oración, pierden la bendición, y se hallan más indigentes que antes de recibirla. Con frecuencia les parece que Dios los ha tratado duramente. No ven que ellos tienen la culpa. Al separarse de Jesús, se han privado de la luz de su presencia (El Deseado de todas las gentes, pp. 62, 63).

78


Miércoles 7 de junio // Lección 11________________________________________________________

PEDRO Y JUDAS

Muchas personas han observado que Judas 1:4 al 19 repite en gran medida el mensaje de 2 Pedro 2:1 al 3:7. Cuando la Escritura repite un mensaje, deberíamos ser conscientes de que Dios desea transmitir algo importante. En estos pasajes similares, Pedro y Judas se esfuerzan por notificarnos de una verdad importante: Dios está en el control del destino de los malvados. Tanto Pedro como Judas no nos dejan la menor duda de que Dios está monitoreando de cerca el mal. Ya sea la humanidad impía o los ángeles caídos, Dios ha tomado nota especial de su maldad y ha planificado su castigo en el Día del Juicio (2 Ped. 2:9, 17; Jud. 1:6).

Lee 2 Pedro 2:1 al 3:7; y Judas 1:4 al 19. ¿Qué ejemplos dan Pedro y Judas de venganzas previas de Dios, para enfatizar el hecho de que Dios trata con suma seriedad el pecado?

2 Pedro 2:1-22

1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados(porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos), sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; 10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores, 11 mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor. 12 Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición, 13 recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Estos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores. 14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición. 15 Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad, 16 y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta. 17 Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre. 18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. 19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. 20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. 21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

2 Pedro 3:1-7

1 Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento,para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles;sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.

Judas 1:4-19

Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron.Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores. Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda. 10 Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales. 11 ¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.12 Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; 13 fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas. 14 De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, 15 para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él. 16 Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho. 17 Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; 18 los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. 19 Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.


Pedro y Judas registran tres ejemplos de la venganza de Dios en el pasado. Incluyen la destrucción del mundo antediluviano por el Diluvio, la incineración de Sodoma y Gomorra, y el encadenamiento de seres angélicos para la destrucción (2 Ped. 2:4-6; 3:7; Jud. 1:6, 7). Todos estos episodios están envueltos en una sensación rotunda de irrevocabilidad. Aunque la Escritura habla mucho acerca de la misericordia y la gracia de Dios, la justicia de Dios también juega un papel importante en la destrucción final del pecado.

¿Cuáles fueron los pecados que conllevaron un castigo tan severo? Incluyen la introducción de herejías destructivas, el desprecio a la autoridad, la esclavitud de la corrupción, la perversión de la gracia de Dios con inmoralidad licenciosa, la negación de Jesucristo como único Soberano y Señor, la contaminación de sus propios cuerpos, el hablar palabras infladas y vanas, y la difamación (2 Ped. 2:1, 10, 19; Jud. 1:4, 8; 2 Ped. 2:18; Jud. 1:10).

Es interesante que estas descripciones no incluyan actos violentos y otras atrocidades malvadas que a menudo nos indignan. Más bien, describen pecados más sutiles que tienen una cosa en común: se trata de pecados que a veces son excusados dentro de la comunidad misma de la iglesia. Este hecho debería despertarnos a la gran necesidad de arrepentimiento y reforma sincera en la iglesia.

Lee 2 Pedro 2:12 y Judas 1:10. Aquí, Pedro y Judas describen a aquellos que están enfrentando destrucción como habiéndose degradado al punto de ser “animales irracionales” (2 Ped. 2:12), o “animales sin entendimiento” (Jud. 1:10, DHH), gobernados por el instinto. ¿De qué manera se compara esta descripción con el modo en que Dios creó originalmente la humanidad, y cómo puedes evitar que eso ocurra en tu vida?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Si deseamos entender la historia del diluvio, necesitamos primeramente entender la historia de la familia de Caín.
Caín y Abel posiblemente eran hermanos gemelos; Génesis 4 dice: Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. 
Si quitáramos el comentario que hizo Eva cuando nació Caín, el texto dijera: Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y después dio a luz a su hermano Abel. 
Como todos sabemos en la Biblia la expresión “conoció a su mujer” significa tener relación sexual y, como resultado natural, la concepción. La Biblia siempre usa esta expresión para denotar la concepción de un personaje bíblico, especialmente al principio de la Biblia. Por lo tanto cabe la posibilidad de que Caín y Abel pudieran haber sido hermanos gemelos, ya que la Biblia menciona solamente una vez el conocimiento de Eva por Adán, en el nacimiento de estos dos hermanos.
Pues resulta ser que el primer patriarca de este mundo resultó ser el primer asesino de la historia de la tierra, y el más grande asesino de todos los tiempos de la humanidad, ya que con su asesinato le resta a la población de la tierra para esos días, un 25 % de sus habitantes.
En esta historia encontramos al primer muerto de este mundo y el primer muerto del universo también; Abel tuvo una muerte violenta. Cualquier muerte trae tristeza al mundo, pero las circunstancias de la muerte de Abel fueron devastadoras y sin precedentes. Adán y Eva prueban por primera vez el fruto de su pecado, y pierden dos hijos en el mismo día, uno que era el patriarca por nacimiento, y el otro que podría ser el patriarca por elección directa de Dios.  A Caín lo pierden por destierro y a Abel lo pierden por entierro.
Caín y Abel tenían mucho en común: tenían el mismo origen, ya que procedían de los mismos padres; tenían una relación, eran hermanos.  Ambos tenían un trabajo honesto: uno era labrador y el otro era pastor; los dos tenían la misma religión, y los dos habían venido a ofrecer sacrificios; y es allí precisamente donde encontramos dos altares con dos ofrendas diferentes.
En esta escena llegamos a la conclusión de que la religión ha actuado en los hombres desde los primeros días de la existencia de éste; en el caso de Caín podemos observar que la religión actuando “naturalmente” en el hombre, la religión es esencialmente defectuosa:  es defectuosa en sus ofrendas, es defectuosa por la falta de  poder que ejerce para corregir las pasiones del hombre, y es defectuosa porque carece de piedad y compasión.
Dos altares fueron erigidos al mismo Dios, y dos ofrendas diferentes fueron consagradas al mismo Dios. Cualquiera pudiera decir que las ofrendas de los dos eran ofrendas buenas, ya que las dos ofrendas tenían connotaciones divinas: la ofrenda de Caín podía anunciar el Buen Sembrador y la buena semilla, y la ofrenda de Abel podía anunciar al Buen Pastor y la oveja perdida.  Pero no es así; el altar de Abel significa alcanzar la salvación de Dios por la gracia y los méritos de Cristo, mientras que el altar de Caín significa alcanzar la salvación por los méritos u obras propias del individuo.
Realmente Caín es el fundador de la otra iglesia, la iglesia gigante, la iglesia popular, la iglesia que es falsa:
-Esa iglesia falsa tiene mucho de bueno en su religión
-Esa iglesia falsa está basada en la conveniencia
-Esa iglesia falsa carece de fe
-Esa iglesia falsa abunda en buenas obras
-Esa iglesia falsa, cuando se la contradice y se la enoja, esa iglesia falsa persigue y asesina
En la familia de Caín podemos encontrar a Jabal, padre de todos los ganaderos que habitan en tiendas; podemos encontrar a Jubal, quien fue el padre de los músicos, “de los que tocan lira y flauta,” encontramos a Tubal-caín experto en metalurgia, especialmente en el bronce y el hierro. También  encontramos a Lamec que agregó otro pecado más al de Caín, al adoptar la poligamia como una manera de vivir. Lamec fue el primer hombre en la tierra que tuvo por lo menos dos mujeres; a Ada y a Zila.
Es interesante ver cómo el esfuerzo mental y la invención encuentran albergue en la familia de Caín: sintiéndose alejados de Dios, ellos se entregaron a conseguir consuelo en sus investigaciones naturales, en sus habilidades artísticas, en las artes finas  y en sus poesías ilusorias. Uno de los poemas más antiguos que el hombre conoce es la “Canción de la Espada” dicha por Lamec a sus dos esposas:  “Ada y Zila, oíd mi voz; mujeres de Lamec, prestad oído a mis palabras, pues he dado muerte a un hombre por haberme herido, y a un muchacho por haberme pegado. 24 Si siete veces es vengado Caín, entonces Lamec lo será setenta veces siete.” (Génesis 4)
En este poema Lamec denota seguir los mismos pasos de su asesino tras-tatarabuelo -Caín. Esta canción de Lamec es una poesía hermosa en su lengua original, pero pierde la belleza de su rima cuando se traduce a otros idiomas.
No hay duda de que los descendientes de Caín encontraban placer en los banquetes que preparaban los hijos ganaderos de Jabal; los instrumentos y la música de la familia de Jubal les alegraba el corazón y posiblemente esas primeras composiciones musicales fueron dedicadas a los dioses de metal que construían los hijos de Tubal-caín. Tubal-caín manipulando los metales pudo elaborar esas joyas que siempre han halagado a los ojos de los humanos de todas las edades.  Además, sabiendo trabajar los metales, se pudieron crear armas para la destrucción de la humanidad.
Los dones y habilidades que el hombre posee, sin la  gracia de Dios, son simple y sencillamente antorchas de luz que ayudan al hombre a encontrar el camino que lo conduce más rápidamente a la muerte. 
En la familia de Caín se da inicio a esa vida que es ajena a la sencillez de los hijos de Dios. Los hijos de Caín, son todos aquellos que están llenos de sensualismo, vanagloria, lujo, fama, grandezas, pompa, música, fortunas, orgullo, ostentación, bebida, comida, deleites, extravagancia, farándula, ropas, peinados, joyas, modas  y vanidad.
Aquí encontramos el principio de la decisión divina del diluvio: la familia de Caín creció tanto, que comenzaron a unirse con la familia de Set, que también se había multiplicado grandemente.
1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.
 
Cuando los hombres comenzaron a multiplicarse, las dos familias, tanto la de Caín como la de Set, llegaron a estar en contacto. Las hijas de Caín, distinguidas por su hermosura, embellecidas por las artes finas, teniendo el atractivo de la música y la danza y desprovistas de esas nobles cualidades que caracterizan a una hija de Dios, fueron la trampa fácil para los hijos de Dios, que estaban acostumbrados a vivir en la montaña, en contacto con la naturaleza y siguiendo una vida sencilla, pacífica y sin vanidad.
 
Esta unión entre los hijos de Dios y las hijas de los hombres, aceleró la destrucción del mundo a través del diluvio:
“Los descendientes de Set fueron llamados hijos de Dios; los de Caín, hijos de los hombres. Cuando los hijos de Dios se mezclaron con los hijos de los hombres, los primeros se corrompieron y, al casarse con los segundos perdieron, mediante la influencia de sus esposas, su carácter santo y peculiar, y se unieron con los hijos de Caín para practicar la idolatría. Muchos dejaron a un lado el temor de Dios y pisotearon sus mandamientos. Pero unos pocos obraron justamente; eran los que temían y honraban a su Creador. Noé y su familia se contaban entre los pocos justos que había.” {HR 64.1 -Historia de la Redención}
Noé es el segundo padre de la raza humana.  Después del diluvio Noé recibe una bendición de Dios, muy parecida a la que se le dio al primer padre de la humanidad. 
Esta fue la bendición que Dios le dio a Adán: …Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla…” (Génesis 1)
Esta es la bendición que Dios le dio a Noé: ” Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.” (Génesis 9)
Pero tenemos que notar que en la bendición  que Dios dio a Noé, Dios le agregó otros permisos y prohibiciones,  que no se habían dado antes:
La primera de ella es el temor del hombre sobre los animales: El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados. (Génesis 9)
La segunda cláusula es el permiso para el hombre de poder comer carne: Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. (Génesis 9) Por muchos años el hombre se ha beneficiado del trabajo de los animales y también se ha beneficiado de la fuente alimenticia que ellos proporcionan.
Debe recalcarse que es pecado abusar de los animales: usar de la crueldad con ellos, provocarles dolor, y quitarles la vida por maldad o por deporte. El espíritu de profecía afirma que Dios tiene “el ángel de las bestias” Este ángel es el encargado de llevar un registro minucioso de todos los abusos que el hombre comete en contra de todas la criaturas del Señor.  Con toda seguridad, Dios no dará por inocente a quienes destruyen e infligen dolor, sufrimiento y muerte innecesaria a los animales.
La tercera cláusula que Dios introduce, es la prohibición de ingerir la sangre:Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.” (Génesis 9) A Adán y Eva se le prohibió el comer del fruto prohibido, a Noé y su descendencia se le prohibió comer sangre.
Y la cuarta cláusula es la introducción de la pena capital o la pena de muerte en el mundo para el homicida: El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre. (Génesis 9)
Hay muchas personas que se oponen a la pena capital o la sentencia de muerte; pero aquí encontramos que es Dios quien realmente instituyó la pena de muerte para todo aquel que quite la vida de otra persona. Dios da la sentencia y es una ley muy sencilla “muerte por muerte.” Esta orden de Dios parece realmente una ley de venganza, y es también una de las reglas más equitativas que pueden existir en nuestro mundo; todo aquel que le prive a otra persona de la vida, tiene que pagar las consecuencias con una pérdida igualmente proporcional al daño que ocasionó.“El que a hierro mata a hierro muere…”; “ojo por ojo y diente por diente…”
Cuando Caín asesinó a Abel, Caín demostró una nueva cara del pecado que había en él. Caín tuvo miedo de la venganza del hombre por su crimen: 14 He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. 15 Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara. (Génesis 4) 
Hasta este momento en la historia bíblica,  no hay una ley abierta que se encargue de refrenar el crimen del hombre en contra del hombre. Pero a partir de Noé, Dios entrega una ley, donde la vida del hombre es más respetada por el mismo hombre, ya que hay una ley que castigará con la muerte a todo aquel que tenga la osadía de quitarle la vida a otra persona.
En esta nueva ley para el asesino, Dios es el legislador de la ley, y el mismo hombre se vuelve en el ejecutante de la ley, es decir Dios dio la ley, y el hombre vengará la muerte. Ahora el hombre que asesine a otra persona es responsable por su pecado ante Dios y también ante el hombre.
Dios deseaba que la nueva familia que se encargaría de poblar la tierra, tuviera paz y seguridad; fue por eso que él instituyó el temor en los animales y también instituyó la pena de muerte para el asesino. El temor de los animales protegería al hombre de la fiereza de los animales, y la pena capital al asesino protegería al hombre de la violencia del hombre.
 

La violencia se ha vuelto a apoderar del mundo nuevamente, el mundo necesita ser aseado de nuevo, y así será. Esta vez será para siempre, Dios renovará la tierra nuevamente, el pecado será eliminado, y el dolor y la muerte nunca mas existirá.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Tenemos la historia de los antediluvianos y de las ciudades de la llanura, cuyo curso de conducta degeneró de liviandad y frivolidad en pecados envilecedores que hicieron descender la ira de Dios en una destrucción espantosísima, a fin de eliminar de la tierra la maldición de su contaminadora influencia. La propensión y la pasión sobrepujaron la razón. El yo era su dios, y el conocimiento del Altísimo casi quedó raído por la complacencia egoísta de corruptas pasiones.

El pecado de los antediluvianos consistió en pervertir lo que era lícito en sí mismo. Corrompieron los dones de Dios usándolos para complacer sus deseos egoístas. La complacencia del apetito y de las bajas pasiones hizo que sus pensamientos fueran completamente corruptos. Los antediluvianos eran esclavos de Satanás; guiados y controlados por él.

Rindieron culto a la complacencia egoísta —comiendo, bebiendo, divirtiéndose— y recurrían a actos de violencia y crimen si se coartaban sus deseos y pasiones.

En los días de Noé, la abrumadora mayoría se oponía a la verdad y estaban prendada de una trama de falsedades. La tierra estaba llena de violencia. Guerra, crimen, asesinato estaban a la orden del día. Así también será antes de la segunda venida de Cristo (Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 1, p. II04).

¿Apuntarán alto los profesos seguidores de Cristo y alcanzarán la norma de la santidad? Es mejor ser mundano que cristiano profeso común y vulgar. Atreveos a salir del mundo y a ser diferentes. Atreveos a ser singulares, porque amáis a Jesús más que al mundo, y la justicia con persecución más que la desobediencia con prosperidad mundana. La santa y completa obediencia mediante la dependencia del Señor Jesús fortalecerá al alma para que permanezca firme en la fe y la esperanza del evangelio.

Jesús dijo: “Separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5). La unión con Cristo es el único medio a nuestra disposición para vencer el pecado. Si vivimos en Cristo, nos adherimos a Cristo, somos apoyados y alimentados en Cristo, podremos dar fruto a la semejanza de Cristo. Vivimos y nos movemos en él; somos uno con él y con el Padre. El nombre de Cristo es glorificado en el hijo creyente de Dios. Esta es la religión bíblica (That I May Know Him, p. 318; parcialmente en A fin de conocerle, p. 317).

Me dirijo a nuestros hermanos. Si os acercáis a Jesús, y tratáis de adornar vuestra profesión con una vida bien ordenada y una conversación piadosa, vuestros pies serán guardados de extraviarse en sendas prohibidas. Si tan solo queréis velar, velar continuamente en oración, y tan solo hacéis todo como si estuvieseis en la presencia inmediata de Dios, seréis salvados de caer en la tentación, y podréis esperar llevar hasta el fin una vida pura sin mancha ni contaminación. Si mantenéis firme hasta el fin el principio de vuestra confianza, vuestros caminos serán afirmados en Dios, y lo que la gracia empezó, lo coronará la gloria en el reino de nuestro Dios. Los frutos del Espíritu son amor, gozo, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Si Cristo está con nosotros crucificaremos la carne con sus afectos y concupiscencias (Testimonios para la iglesia, tomo 5, p. 138).

79


Lección 11 // Jueves 8 de junio___________________________________________________

MÁS LECCIONES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lee 2 Pedro 2:6 al 16. ¿Qué otros ejemplos usa Pedro para dar su advertencia acerca de a qué nos puede llevar la maldad?

2 Pedro 2:6-16

y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados(porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos),sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; 10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores, 11 mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor. 12 Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición, 13 recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Estos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores. 14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición. 15 Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad, 16 y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.

La primera referencia significativa a Sodoma en la Biblia se encuentra en Génesis 13:12 y 13. Lot y Abraham deciden separarse por razones “financieras”. Lot eligió el valle del Jordán, y “fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma” (Gén. 13:12). La Biblia comenta: “Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera” (Gén. 13:13). Más tarde, cuando Dios advirtió a Abraham que estaba planeando destruir Sodoma, Abraham negoció un acuerdo para que Dios no la destruyera si se encontraban diez personas justas allí (Gén. 18:16-33). La poca probabilidad de hallar incluso diez personas justas en Sodoma quedó demostrada por lo que sucedió con los mensajeros enviados a visitar a Lot. La ciudad fue debidamente destruida; solamente Lot y sus dos hijas escaparon (Gén. 19:12-25).

Pedro deriva dos lecciones de esta historia. Primero, las dos ciudades proveen un ejemplo del castigo que recae sobre los impíos (2 Ped. 2:6). Segundo, muestra que el Señor sabe cómo librar al justo de la aflicción y la tentación (2 Ped. 2:7-9). Pedro, entonces, señala algunas de las características de aquellos que fueron destruidos en Sodoma y Gomorra: siguen la carne, andando en concupiscencia e inmundicia; desprecian el señorío; son atrevidos y contumaces; y no temen decir mal de las potestades superiores (2 Ped. 2:10, 11). Estas características tienen similitudes con cómo Pedro describe a los falsos maestros y sus seguidores.

La historia de Balaam se encuentra en Números 22:1 al 24:25. Había sido contratado por Balac, rey de Moab, para maldecir a los israelitas. Aunque reticente al principio, fue persuadido finalmente para aceptar esta tarea, por causa del ofrecimiento de una mayor suma de dinero (Núm. 22:7-21). En el camino, fue confrontado por el “ángel de Jehová” y fue librado de la muerte únicamente cuando su asna se desvió. Balaam, entonces, azotó a su asna y solamente se dio cuenta de su error cuando fueron abiertos sus ojos, y él mismo vio al “ángel de Jehová” (Núm. 22:22-35). Al final, Balaam terminó bendiciendo a Israel (Núm. 23:4-24:24). Pedro usó a Balaam como un ejemplo de los que son atraídos por el adulterio y la codicia (2 Ped. 2:14, 15). Tales personas son como Balaam. Han dejado el camino que deberían seguir.

Piensa en todo lo que nos ha sido dado, tanto en la Biblia como en los escritos de Elena de White. Con eso en mente, ¿por qué como adventistas del séptimo día no podemos decir jamás que no hemos sido advertidos?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

Todos somos peregrinos en este mundo: estamos de pasada.  Nuestra estadía es corta; esta tierra es nuestro hogar temporal; nos encaminamos a nuestro verdadero hogar, que es la patria celestial y un mundo ya renovado.
Estas son algunas de las características de nosotros los peregrinos:
1-Un peregrino nunca siente que está en su hogar: nunca encuentra un lugar al que puede llamar hogar, puede residir en muchos lugares por el tiempo que lo desee, puede cambiar de etapas y de situaciones día a día, puede encontrar hermosos  y placenteros lugares, pero nunca encuentra un lugar donde realmente se pueda sentir como en casa.
2-Un peregrino se siente solo en este mundo: puede encontrar a otros viajeros en la vida, y algunos se pueden unir a su compañía, pero siempre serán extraños por su manera de actuar o de pensar. Muchas veces los otros viajeros que se nos unen en el camino, en vez de ayudar en el viaje, muchas veces ellos son una molestia o una obstrucción en el camino.
3-Un viajero siempre se siente vulnerable al peligro: cuando se viaja por tierras extrañas, se descubre la diferencia de costumbres e idiosincrasias. Por lo tanto el peregrino nunca puede depositar su confianza en nadie con quien conversa, sin importar que la persona se muestre amigable o no. El peregrino siempre está expuesto al fraude, a la injusticia, y a la maldad de gente que no tiene escrúpulos y que no tiene ley. 
4-El peregrino es agradecido con cualquier ayuda que recibe en su viaje: es sensible a la dependencia, providencia y favores que recibe de otras personas. Es agradecido por un buen camino, por un buen clima, por un buen descanso y por los alimentos. El peregrino se muestra agradecido con cada extraño que en buena fe y amablemente le provee de cualquier ayuda.
5-El peregrino nunca toma más de lo necesario para su viaje.
El peregrino no es un ermitaño: A menudo es muy común confundir, espiritualmente hablando, a un peregrino con un ermitaño. Pero estos dos, aparte de que son diferentes, nos presentan un contraste muy demarcado. El ermitaño no aparece en la Biblia, no se lo encuentra en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento. El ermitaño no aparece en ninguna parte del plan de Dios. Es interesante notar que la modalidad ermitaña es una de las instituciones favoritas del paganismo y en los antiguos tiempos era una manera de vivir prevaleciente.
La idea del ermitaño fue adoptada en Egipto y ha sido difundida por todo el Oeste hasta nuestros países en América.
Un ermitaño o eremita es una persona que elige profesar una vida solitaria, sin contacto permanente con la sociedad. Este término se extendió para significar a todo aquel que vive en soledad, apartado de los vínculos sociales.
Hay  muchos cristianos que asocian la vida ermitaña con la vida espiritual. En estos casos la vida ermitaña tiene por finalidad alcanzar una relación con Dios que se considera más perfecta. La vida del ermitaño por lo general se caracteriza por valores que incluyen el ascetismo, la penitencia, el alejamiento del mundo urbano, el silencio, la oración, y el trabajo.
El ermitaño está en constante pleito con la sociedad, y toma la decisión de separarse lo más posible de cualquier contacto con sus semejantes. El ermitaño se separa ya sea viviendo en un lugar solitario, encerrándose en las paredes de un convento, y muchos han llegado al extremo de hacer sus hogares en lugares altos, como en los árboles y en las cimas de las montañas donde se hace difícil acceder a ellos.
Este no es el caso del peregrino: el peregrino es una persona totalmente diferente. El peregrino no se pelea con la sociedad, ni se separa de los hombres; todo lo contrario. El peregrino siempre se caracteriza por ser una persona amigable y social, que busca la compañía de otros, que comparte sus experiencias y está dispuesta a ayudar a otros en su peregrinaje. Pero el peregrino tiene algo muy peculiar, que no importa en qué lugar esté viajando, nunca es tentado a quedarse en determinado lugar. El desierto con todas sus dificultades no lo detendrá, el jardín con todas sus flores, no lo detendrá, porque siempre estará avanzando.
Si somos peregrinos confesaremos ante el hombre nuestra fe y nuestro peregrinaje en este mundo
Si somos peregrinos será un crimen tener una religión que se ajuste y se conforme con los placeres de este mundo
Si somos peregrinos no tendremos en nuestra mente la filosofía del ermitaño
Si somos peregrinos, somos herederos de las promesas de Dios, y estaremos felices con nuestro peregrinaje. Todos nuestros esfuerzos, peligros, pruebas, sufrimientos  y dificultades que encontremos en nuestro peregrinaje, los tendremos como nada comparado por el inmenso peso de gloria que habrá cuando lleguemos a nuestro verdadero y definitivo hogar.
La historia del peregrino Lot y el peregrino Abrahán nos enseña una gran lección: Lot escoge el lugar equivocado, y como consecuencia de su nueva mala elección es rescatado por segunda vez, su esposa es muerta por desobedecer el mandato de Dios, sus hijas lo embriagan y cometen incesto con él, los moabitas y los amonitas surgen como resultado del incesto. Al final los moabitas y los amonitas son pueblos que desaparecen y los que quedan con vidas son diseminados entre las naciones.
Hay un refrán muy interesante que dice: “Las cosas que los necios hacen al final, son las cosas que los sabios hacen al principio”
En el rescate de Lot, descubrimos que los ángeles de Dios pasaron la noche en medio de un pueblo malo. Los ángeles estuvieron en Sodoma, en su última noche de existencia; estuvieron rodeados de una turba de pecadores, que tenían motivos impuros y degenerados, eso no fue ningún problema para los ángeles. En medio de la impureza, ellos siguieron siendo ángeles puros y santos.
Si nosotros vamos a Sodoma y a Gomorra a hacer negocios y a obtener ganancias, pronto estaremos contaminados de la suciedad moral de esas ciudades, pero si vamos a Sodoma y a Gomorra a salvar a los hombres, como lo hicieron los ángeles, no nos contaminaremos con las impurezas de la ciudad. Muchas veces llegaremos hasta el corazón de Sodoma, donde el aire que se respira está cargado de blasfemias y de pecados, pero si nuestra decisión es salvar al pecador, nada del lodo de esas ciudades se pegará a nuestras vestimentas.
Si hubiéramos estado en esa última solemne y temible noche de Sodoma y de Gomorra, nunca hubiéramos sospechado de la inminente destrucción que se deslumbraba al amanecer.
No había nada que indicara el terrible suceso que estaba por acontecer. No había señales extrañas en la noche, ni sonidos raros que despertaran la curiosidad o la superstición de sus habitantes; el sol no había dado ninguna señal especial cuando se ocultó pacíficamente tras las montañas, el ganado regresó tranquilamente a sus establos, mientras se escuchaba a los niños jugar, reír  y gritar en las calles y en los campos de la ciudad.  La luna salió usualmente, mientras miles de insectos entonaron sus monótonas melodías nocturnas.
A pesar de la paz y la quietud en la ciudad, una temible conferencia se estaba llevando a cabo en el suntuoso hogar de Lot.
En ese hogar se habían reunidos dos grupos, un grupo de ellos era celestial y el otro grupo era terrenal. La conferencia que se llevaba en ese lugar era totalmente discordante:
-El hombre era un maestro en la cortesía y hospitalidad, los ángeles eran ministros divinos de misericordia y de venganza
-El hombre hablaba de comida y descanso, y los ángeles hablaban de la ira y de la destrucción divina.
-El hombre hablaba de disfrutar una hermosa tarde en un hogar lleno de lujo y de comodidad, con la promesa del retorno de un hermoso amanecer, y los ángeles hablaban de escapar con vida de la ira y de la venganza de Dios.
Dos mundos opuestos que continúan hasta el día de hoy. Uno de ellos dice: disfruta de lo que tienes; el otro dice: escapa por tu vida. Un mundo dice: no te alarmes, siéntete bien y ten una vida llena de placeres; el otro mundo dice – Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas.
 
15 Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad. 16 Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.  (Génesis 19)
Muchas veces los justos tienen que ser apurados:
-Tienen que ser apurados para obedecer a Dios
-Tienen que ser apurados para salir del mundo
-Tienen que ser apurados para dar el mensaje a sus familiares
-Tienen que ser apurados en todas las cosas espirituales
 
¿Por qué los justos tienen que ser apurados?
-Porque la carne es débil
-Porque ser perseverante el algo difícil de cumplir
-Porque Sodoma tiene una fuerte influencia sobre sus ciudadanos
-Porque los quehaceres de este mundo, ocupan la mente humana y muchas veces decidir se vuelve más difícil
-Porque el placer en el sedentarismo es mucho peor; usualmente las personas que son sedentarias en el mundo, también son sedentarias en la religión.
no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas.”
La mitología griega nos relata en su leyenda que Orfeo, con su maravillosa música, podía mover hombres, bestias, aves, peces y aun los árboles y las rocas. La leyenda nos continúa relatando que cuando su esposa Eurídice fue mordida por una serpiente y murió, él la siguió hasta las regiones infernales, donde tocó su música con tan exquisita  maestría, que conmovió al mismo Pluto y a su esposa Proserpina (los dioses del infierno, de acuerdo con la mitología griega).
Pluto le concedió a Orfeo tomar a su esposa de nuevo, al mundo de los vivientes, con una condición: no mirar a sus alrededores, mientras ellos ascendían.  La leyenda dice que mientras ascendían al mundo de los vivientes, Orfeo vio a sus alrededores, ya sea por amor, por duda o por olvido, logró ver a su esposa por un corto momento y esa fue la última vez que la vio, ya que ella desapareció para siempre.
Lot dejaba atrás grandes riquezas, dejaba atrás los frutos del trabajo de toda su vida, dejaba atrás a sus yernos que habían rehusado huir de la ciudad con él, dejaba atrás muchos amigos y allí se le entrega una temible orden: “no mires atrás” 
Cuando se mira atrás regresamos a esas amistades y compañeros antiguos que nos hicieron tanto daño, cuando miramos atrás se despierta la codicia y los deseos de placeres que nos tenían esclavizados, cuando miramos atrás muchas veces es solamente para negociar con el diablo, negocio en el cual siempre salimos perdiendo.
Esta es la segunda vez que Lot es rescatado. La primera vez fue rescatado por un humano, esa vez su tío lo rescata en las montañas de Sodoma y Gomorra, después de las batallas con los reyes. La segunda vez es rescatado por ángeles, y se le ordena ir al mismo lugar de su primer rescate, se le ordena ir a las montañas de Sodoma y de Gomorra.  
Las montañas son baluartes naturales que han servido a los hijos de Dios, cuando buscan refugio de las garras destructoras del mundo pagano.
La misma orden se nos entrega a nosotros en estos días: “escapa por tu vida, y no mires atrás”
No miremos atrás
-Para consultar con el mundo
-Para entablar relaciones con carne ni sangre
-Para razonar con el diablo
“ni pares en toda esta llanura”
-La llanura de la inestable seguridad humana
-La llanura de los placeres y los deseos
-La llanura de la tardanza y la indecisión
-La llanura de la duda y la desesperación
 
“escapa a las montañas”
-Los que se refugian en Cristo, encuentran un lugar seguro
-Los que se refugian en Cristo, encuentran descanso para sus almas
-Los que se refugian en Cristo, son bendecidos con la paz del cielo

ESPÍRITU DE PROFECÍA

El pecado por naturaleza se extiende y crece. Desde el primer pecado de Adán, se ha difundido de una generación a otra como una enfermedad contagiosa. Mientras el mundo aún era joven, el pecado llegó a ser terrible por sus proporciones. El odio por la ley divina y, como consecuencia inevitable, el odio por todo lo bueno, llegó a ser universal. Dios, que creó al hombre y lo dotó generosamente con la abundancia de su providencia, fue deshonrado por los seres que había creado, despreciado y desdeñado por los receptores de sus dones…

En los días de Noé, la impiedad del mundo llegó a ser tan grande que Dios no pudo soportarla más… Pero tuvo piedad de la raza humana, y en su amor proveyó un refugio para todos los que lo aceptaran. Dio este mensaje a Noé para que lo entregara a los hombres: “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre” (Génesis 6:3)… El Espíritu de Dios continuó trabajando con denuedo por los hombres rebeldes hasta que el tiempo estipulado estuvo a punto de expirar, Noé y su familia entraron en el arca, y la mano de Dios cerró la puerta. La misericordia había bajado del trono dorado para no interceder más por el pecador culpable (Reflejemos a Jesús, p. 313).

En esta época de corrupción, cuando nuestro adversario el diablo ronda como león rugiente buscando a quien devore, veo la necesidad de elevar mi voz en amonestación. “Velad y orad, para que no entréis en tentación”. Mateo 26:41. Son muchos los que poseen talentos brillantes y que los dedican impíamente al servicio de Satanás.

¿Qué advertencia puedo dar a un pueblo que profesa haber salido del mundo, y haber dejado las obras de las tinieblas? ¿A un pueblo a quien Dios ha hecho depositario de su ley, pero que como la higuera frondosa ostenta sus ramas aparentemente florecientes ante la misma faz del Altísimo y, sin embargo, no lleva frutos para gloria de Dios? Muchos de ellos albergan pensamientos impuros, imaginaciones profanas, deseos no santificados y bajas pasiones. Dios aborrece el fruto que lleva un árbol tal. Los ángeles, puros y santos, miran la conducta de los tales con aborrecimiento, mientras Satanás se regocija. ¡Ojalá que los hombres y mujeres considerasen lo único que pueden ganar al transgredir la ley de Dios! En cualquier circunstancia, la transgresión deshonra a Dios y resulta en una maldición para el hombre. Debemos considerarla así, por hermoso que sea su disfraz y cualquiera que sea la persona que la cometa (Testimonios para la iglesia, tomo 5, p. 136).

Balaam había sido una vez hombre bueno y profeta de Dios; pero había apostatado, y se había entregado a la avaricia; no obstante, aún profesaba servir fielmente al Altísimo. No ignoraba la obra de Dios en favor de Israel; y cuando los mensajeros le dieron su recado, sabía muy bien que debía rehusar los presentes de Balac, y despedir a los embajadores. Pero se aventuró a jugar con la tentación…

Muchos se lisonjean creyendo que por un tiempo pueden apartarse de la probidad estricta para alcanzar alguna ventaja mundana, y que después de haber logrado su fin, podrán cambiar de conducta cuando quieran. Los tales se enredan en los lazos de Satanás, de los que rara vez escapan (Patriarcas y profetas, pp. 468, 469).

80


Viernes 9 de junio // Lección 11__________________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: A menudo escuchamos a cristianos hablar de la “libertad en Cristo”. Y, por supuesto, este es un concepto válido. Ser libres de la condenación de la Ley y tener la seguridad de la salvación por lo que Cristo ha hecho por nosotros, y no por nuestras propias obras, es realmente ser libres. La historia de Martín Lutero y la esclavitud que sufrió antes de entender la gracia es un gran ejemplo de lo que puede significar esta libertad. Sin embargo, como vimos en Pedro, la verdad maravillosa puede ser distorsionada. “La gran verdad de nuestra plena dependencia en Cristo para la salvación se encuentra cerca del error y la presunción. Miles han interpretado erróneamente la libertad en Cristo considerándola una forma de ilegalidad: y siendo que Cristo vino a liberarnos de la condenación de la Ley, muchos afirman que la Ley ha sido abrogada y que aquellos que la observan han caído de la gracia. De este modo, como la verdad y el error se encuentran cercanos, las mentes que no sean guiadas por el Espíritu Santo serán inducidas a aceptar el error y, al hacerlo, se colocarán bajo el poder del engaño de Satanás. De este modo conducirán al pueblo a recibir el error por la verdad. Satanás está trabajando para asegurarse el homenaje del mundo protestante” (CT 326).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Medita en 2 Pedro 2:19 y las otras cosas que dice Pedro acerca de los resultados de las falsas enseñanzas. ¿Por qué debemos asegurarnos de aprender por nosotros mismos las verdades cruciales en las que creemos? ¿Cuán importante es que todos estemos de acuerdo exactamente en qué debemos creer? ¿Cuándo se vuelve “peligroso” pensar ideas que son diferentes de las del resto de nuestros hermanos creyentes?
  2. Observa el lenguaje fuerte que utiliza Pedro con respecto al tema del castigo y el Juicio: “Atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina” (2 Ped. 2:1); “perecerán en su propia perdición” (2 Ped. 2:12); “reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (2 Ped. 2:9); “y su perdición no se duerme” (2 Ped. 2:3). ¿Qué deberían decirnos estos textos, no solamente acerca de la realidad del Juicio, sino también acerca de cuán fuertemente condena Dios a aquellos que llevan a su pueblo al error?
  3. ¿Qué piensas que quieren decir en general aquellos que hablan acerca de la “libertad en Cristo”, no en el contexto de la Ley en general (aunque algunos lo hacen), sino en el contexto de guardar el cuarto Mandamiento, el mandamiento del sábado? ¿De qué manera este argumento nos ayuda a ver otra forma en que la idea de la “libertad en Cristo” puede ser distorsionada?

81


Escrito por: Tony García.

Gramática revisada por:
El Pastor Noel Ruiloba y Nory Ester Garcia-Marenko

Este documento es una cortesía de 7day Media Group.
“One World – One Dream”
http://www.sevendayradio.com
http://www.escuelasabaticamaestros.com
Madrid, España 2017

10 pensamientos en “LECCIÓN 11 – FALSOS MAESTROS – PARA EL 10 DE JUNIO DE 2017

  1. Muchas gracias por la lección ^falsos maestros^ y a explicación de un verdadero maestro. Muchas bendiciones.

  2. gracias por sus grandes comportimientos de sus comentarios en estas lecciones, que son de gran ayuda para nuestros cambios en nuestras vidas. DIOS LOS ILUMINE

  3. Agradezco el esfuerzo por este trabajo tan maravilloso excelente los comentarios y el apoyo del espiritu de profecia, pero tengo una pequeña critica y a la ve una sugerencia y es que no utilices terminos discriminatorios como “EL MERCADO NEGRO DE LAS ALMAS” desde cuando los mercados se clasifican por colores y por que el color negro es sinonimo de algo malo o de pecado?. pues dejeme decirle que esta clase de terminos ofenden a la poblacion negra o afrodecendiente especialmente la que vive en colombia.
    Feliz dia hno Dios te bendiga y un abrazo.

  4. solamente gracias por el esfuerzo q realizan ..para ayudarnos a entender mejor la leccion ,y bueno que Dios disipe de nuestra mente cualquier prejuicio…..gracias

  5. esta muy bien … esta lecco y hagLAN TAMBIEN EN AUDIO TAL CUAL COMO LO ESCRIBEN

  6. HERMANO:

    Buenas tardes disculpe la pregunta usted hablo sobre los hijos de DIOS es un tema que no me queda del todo claro el cual tengo un amigo que testigo de Jehová el cual me asegura q los hijos de DIOS son los Ángeles los cuales tuvieron relaciones con mujeres de la tierra, una vez atrás usted hablo con detalles de este tema pero yo recién estaba ingresando a este método de estudio ya que no tengo mucho tiempo en la iglesia gracias por su pronta ayuda muchas gracias

    ________________________________

  7. gracias saludos muchas bendiciones,

    ________________________________

  8. Buenos días Dios les bendiga por este estudio de escuela sabatica muchas gracias pues me encanta leer el comentario de la lección y el Espíritu de profecía en ellos nos ayudan a entender muchas cosas que no sabíamos yo lo hago todas las mañanas con mi esposo. Y nos ponemos tristes cuando han sido interrumpidos pero ya estamos muy agradecidos con ustedes que Dios les de cada día sabiduría y entendimiento para seguir con esta gua de estudios Dios los guardé siempre ATM

  9. Esta página presenta sutiles rencores….eso de “manejo avariento de los diezmos…”” es un juicio.
    Increible la mente humana.

  10. Felicidades por volver a realizar esta bendición de trabajo para Dios como extrañaba sus clases, Dios los siga bendiciendo con mucha sabiduría y orientación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s